• Compartir en:   
  • Facebook 
  • Twitter  
  •   Pregunte en los foros

Filosofia

 
Mitología (66)
Páginas: [<<] 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 ... [>>]


  • Sobre la sabidur√≠a

    Una reflexión sobre la sabiduría, las definiciones que se nos ofrecen de ella en el diccionario y cual podría ser una buena definición para ella.

    Publicado: Vie Ene 15 2016  |  91 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Filosof√≠a teol√≥gica

    Tratado de la Teolog√≠a desde el punto de vista de la Filosof√≠a, como componente de esta √ļltima.

    Publicado: Jue Ene 14 2016  |  118 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Simbolos fundamentales de la ciencia sagrada, por Ren√© Gu√©non

    Mucho menos peligroso y comprometedor que enfrentar en el campo de la pol√©mica a un ad-versario de la erudici√≥n y la penetrante inteligencia de Gu√©non, es correr sobre su nombre y su obra un velo de silencio. La consigna parece haber sido no discutirlo y, por supuesto, tampoco citarlo. √Čsta ha sido la actitud m√°s corriente de quienes ten√≠an la obligaci√≥n de expedirse acerca de una obra intelectual cumplida a lo largo de treinta a√Īos. M√ļltiples son las razones de esta permanente hostilidad hacia el hombre y su obra y entre esas razones las hay de orden personal y general. Las primeras no pueden haber sido numerosas ni importantes, porque quienes le conocieron elogiaron sin reservas su natural bonhom√≠a y su generosidad y, adem√°s, los veinte √ļltimos a√Īos de su existencia transcurrieron en su voluntario exilio de El Cairo. Veamos algunas de las razones de orden general: 1) Su implacable cr√≠tica a la civilizaci√≥n occidental y, en particular, al mundo moderno, intolera-ble para los representantes del ‚Äúmodernismo‚ÄĚ. A pesar de la resistencia pasiva de los orientalistas oficiales, las obras que consagr√≥ al an√°lisis del mundo moderno influyeron en dos autores: Daniel Rops y Ananda Coomaraswamy; el primero escribi√≥ un libro cuyo t√≠tulo revela el influjo guenoniano, Un mundo sin alma, y el segundo un ensayo titulado Sabidur√≠a oriental y conocimiento occidental, publicado originariamente en Isis XXIV, Part 4, 1943 y recogido despu√©s en el volumen titulado The Bugbear of Literacy (London, Dennis Dobson Ltd., 1947). En un trabajo in√©dito titulado La crisis del mundo moderno: Heidegger y Gu√©non, lanzamos la hip√≥tesis de una influencia de Gu√©non sobre Heidegger, bas√°ndonos en las sorprendentes coincidencias entre las ideas enunciadas por el primero en sus libros ya mencionados y los conceptos del segundo formulados en La √©poca de la imagen del mundo, trabajo incluido en la obra Holzwege

    Publicado: Lun Ene 11 2016  |  91 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Trayectorias l√≥gicas de la complejidad

    En las primeras décadas del siglo XX tuvo lugar una serie de transformaciones epistemológicas que afectó los sistemas de representación del conocimiento heredados de la episteme clásica1. Una de estas transformaciones impactó profundamente la representación que de lo lógico tenía el hombre. En el marco de este texto vamos a destacar algunos aspectos relevantes de esta transformación para ponerlos en relación con la cuestión de la complejidad.

    Publicado: Jue Ene 07 2016  |  104 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Vocabulario plat√≥nico

    Nuestra naturaleza: el t√©rmino naturaleza tiene un significado muy particular en la filosof√≠a griega en cuanto principio de vida. En este texto, Plat√≥n se refiere a la naturaleza humana, compuesta por cuerpo y alma. El cuerpo pertenecer√≠a al mundo sensible, es una c√°rcel y obst√°culo para que el alma alcance la sabidur√≠a y el conocimiento de su lugar natural: el mundo suprasensible. Educaci√≥n: la educaci√≥n es un punto fundamental en la filosof√≠a pr√°ctica plat√≥nica. Es una obligaci√≥n del Estado educar a los ciudadanos en un r√©gimen estricto, que ir√° dando lugar a los distintos tipos de clases sociales: trabajadores manuales, guardianes y, por √ļltimo, los fil√≥sofos, llamados a ejercer la autoridad. Con este fin, Plat√≥n ide√≥ un sistema educativo meticuloso, completo y largo, que pod√≠a finalizar hasta alcanzar los 35 a√Īos.

    Publicado: Jue Ene 07 2016  |  95 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Principales teor√≠as de los fil√≥sofos

    -Y adem√°s -repuso Cebes interrumpi√©ndole-, seg√ļn ese argumento, S√≥crates, que t√ļ sueles con tanta frecuencia repetir, de que el aprender no es sino el recordar, resulta tambi√©n, si dicho argumento no es falso, que es necesario que nosotros hayamos aprendido en un tiempo anterior lo que ahora recordamos. Mas esto es imposible, a no ser que existiera nuestra alma en alguna parte antes de llegar a estar en esta figura humana. De suerte que tambi√©n seg√ļn esto parece que el alma es algo inmortal. -Pero, oh Cebes replic√≥ Simmias, tomando la palabra-, ¬Ņcuales son las pruebas de esto? Recu√©rdamelas, pues en este momento no las conservo bien en la memoria. -Se basan -contest√≥ Cebes- en un √ļnico y excelente argumento; al ser interrogados los hombres, si se les hace la pregunta bien, responden de por s√≠ todo tal y como es; y ciertamente no ser√≠an capaces de hacerlo si el conocimiento y el concepto exacto de las cosas no estuviera ya en ellos. As√≠, pues, si se les enfrenta con figuras geom√©tricas o con otra cosa similar, se delata de manera evident√≠sima que as√≠ ocurre.

    Publicado: Mie Ene 06 2016  |  97 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Teor√≠a y construcci√≥n del curr√≠culo

    Todo proceso organizado de acciones educativas requiere de un CURR√ćCULO, que es el instrumento principal para orientarlas y organizarlas, d√°ndole un car√°cter de sistema concatenado hacia fines y objetivos determinados. Existen dis√≠miles definiciones de curr√≠culo que responden a diversos criterios filos√≥ficos; as√≠ como de concepciones psicol√≥gicas y pedag√≥gicas de c√≥mo de ser la estructura, contenido y prop√≥sitos del acto educativo. Una definici√≥n, de este autor, que nos orienta el alcance del curr√≠culo en el mundo contempor√°neo es la siguiente: Curr√≠culo es el modelo pedag√≥gico que orienta, propone y regula el sistema de experiencias de aprendizaje que deben lograrse por lo estudiantes en un proceso educativo, en funci√≥n del desarrollo de conocimientos, habilidades y valores humanos, para promover s√≥lidas competencias de actuaci√≥n en correspondencia con las necesidades de la sociedad. En el mundo contempor√°neo: la sociedad de la informaci√≥n y el conocimiento, todo curr√≠culo debe concebirse para lograr una adecuada integraci√≥n de la instrucci√≥n y la educaci√≥n en su sentido m√°s amplio, no es posible, en el mundo de hoy, concebir acciones independientes, las influencias educativas deben potenciar al m√°ximo el desarrollo total del ser humano, como ser bio psico social.

    Publicado: Mie Ene 06 2016  |  97 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Teor√≠as sobre el origen de la vida

    Todav√≠a a mediados del siglo pasado era una opini√≥n generalizada que la vida en la Tierra hab√≠a sido creada por una fuerza sobrenatural, despu√©s de un acto creativo √ļnico o bien a intervalos sucesivos. Se aceptaba literalmente lo que dec√≠a la Biblia, de ese modo, se aceptaba el relato del G√©nesis sobre la Creaci√≥n. Adem√°s, esta teor√≠a sosten√≠a que cada una de las distintas especies se hab√≠a originado separadamente de las otras y que no hab√≠a experimentado modificaci√≥n alguna en el transcurso de las generaciones sucesivas (inmovilismo de las especies). Hoy d√≠a se entiende que la Biblia trata sobre cuestiones religiosas y morales, y que no se debe tomar como fuente para dilucidar cuestiones cient√≠ficas. La ciencia, por su parte, tampoco puede resolver cuestiones morales o religiosas. Ciencia y religi√≥n se ocupan de campos diferentes y no tienen por qu√© entrar en conflicto.

    Publicado: Lun Ene 04 2016  |  92 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • De las pasiones, por David Hume

    Del mismo modo que las percepciones de la mente pueden dividirse en impre¬¨siones e ideas, las impresiones admiten otra divisi√≥n en originales y secundarias. Esta divisi√≥n de las impresiones es la misma que la que yo emple√© (49) por primera vez cuando distingu√≠ entre impresiones de sensaci√≥n y reflexi√≥n. Impresiones origi¬¨nales o impresiones de sensaci√≥n son las que, sin ninguna percepci√≥n antecedente, emergen en el esp√≠ritu, originadas por la constituci√≥n del cuerpo, por los esp√≠ritus animales o por la impresi√≥n de los objetos sobre los √≥rganos externos. Impresiones secundarias o reflexivas son aquellas que proceden de alguna de estas originales o inmediatamente o por la interposici√≥n de su idea. Del primer g√©nero son todas las impresiones de los sentidos y todos los dolores y placeres corporales. Del segundo son las pasiones y otras emociones semejantes. Es cierto que el esp√≠ritu, en sus percepciones, debe comenzar en alguna parte, y puesto que las impresiones preceden a sus correspondientes ideas, deben existir impresiones que sin precedente alguno hagan su aparici√≥n en el alma. Como √©stas dependen de causas naturales y f√≠sicas, el examen de ellas me llevar√≠a demasiado lejos de mi presente asunto a materias de las ciencias, de la anatom√≠a y filosofia natural. Por esta raz√≥n debo aqu√≠ limitarme a estas otras impresiones que yo he llamado secundarias o reflexivas, por surgir o de las impresiones originales o de sus ideas. El placer y dolor corporales son el origen de varias pasiones cuando son sen¬¨tidas y consideradas por el esp√≠ritu, pero surgen originalmente en el alma o en el cuerpo -sea lo que sea- sin ning√ļn pensamiento o percepci√≥n que los preceda. Un acceso de gota produce una larga serie de pasiones, como pena, esperanza, temor; pero no se deriva inmediatamente de una afecci√≥n o, idea.

    Publicado: Mar Dic 29 2015  |  90 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Tres teor√≠as que dieron origen al pensamiento complejo

    La perspectiva sist√©mica se ha convertido en uno de los tipos de explicaci√≥n contempor√°nea que promete ser poderosa. En la antig√ľedad predominaba la explicaci√≥n teleol√≥gica o finalista y en la modernidad predomina todav√≠a la explicaci√≥n mecanicista. Pero ambos tipos de explicaci√≥n han sido muy cuestionados y tienen, cada uno, sus limitaciones. Frente a ellos surgi√≥, a comienzos del siglo XX, la explicaci√≥n sist√©mico-cibern√©tica. Pero analicemos con m√°s detenimiento por qu√© puede ser una explicaci√≥n m√°s poderosa que las anteriores. El bi√≥logo LUDWIG VON BERTALANFFY, es considerado el padre de la Teor√≠a General de Sistemas. Su obra m√°s conocida es Teor√≠a general de sistemas. Otras de sus obras son: Concepci√≥n biol√≥gica del cosmos, Robots, hombres y mentes: la psicolog√≠a en el mundo moderno, Perspectivas en la teor√≠a general de sistemas, Tendencias en la Teor√≠a general de sistemas. No es f√°cil presentar la teor√≠a de sistemas por cuanto es una teor√≠a que obliga a pensar de manera relacional; es decir, si tratamos de definir alguno de sus aspectos, nos damos cuenta que esa definici√≥n depende de la definici√≥n de cada uno de los otros aspectos de la teor√≠a. De hecho, √©sta es una primera caracter√≠stica de lo sist√©mico. Pensar de manera sist√©mica es pensar de manera relacional. O, en otras palabras, para comprender lo sist√©mico necesitamos ubicarnos en otra manera de comprender diferente a la habitual.

    Publicado: Mar Dic 29 2015  |  99 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Del entendimiento, por David Hume

    Del origen de nuestras ideas. Todas las percepciones de la mente humana se reducen a dos g√©neros distintos que yo llamo impresiones e ideas. La diferencia entre ellos consiste en los grados de fuerza y vivacidad con que se presentan a nuestro esp√≠ritu y se abren camino en nuestro pensamiento y conciencia. A las percepciones que penetran con m√°s fuerza y violencia llamamos impresiones, y comprendemos bajo este nombre todas nues¬¨tras sensaciones, pasiones y emociones tal como hacen su primera aparici√≥n en el alma. Por ideas entiendo las im√°genes d√©biles de √©stas en el pensamiento y razona¬¨miento, como, por ejemplo, lo son todas las percepciones despertadas por el presen¬¨te discurso, exceptuando solamente las que surgen de la vista y tacto y exceptuando el placer o dolor inmediato que pueden ocasionar. Creo que no ser√° preciso emplear muchas palabras para explicar esta distinci√≥n. Cada uno por si mismo podr√° percibir f√°cilmente la diferencia entre sentir y pensar. Los grados comunes de √©stos son f√°cil¬¨mente distinguidos, aunque no es imposible en casos particulares que puedan aproxi¬¨marse el uno al otro. As√≠, en el sue√Īo, en una fiebre, la locura o en algunas emocio¬¨nes violentas del alma nuestras ideas pueden aproximarse a nuestras impresiones del mismo modo que, por otra parte, sucede a veces que nuestras impresiones son tan d√©biles y tan ligeras que no podemos distinguirlas de nuestras ideas. Pero a pesar de esta pr√≥xima semejanza en pocos casos, son en general tan diferentes que nadie puede sentir escr√ļpulo alguno al disponerlas en dos grupos distintos y asignar a cada uno un nombre peculiar para marcar esta diferencia .

    Publicado: Lun Dic 28 2015  |  92 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Una √©tica de los deberes prima facie - por Jonathan Dancy

    Seg√ļn la concepci√≥n cl√°sica, una teor√≠a moral deber√≠a incluir una lista de principios morales b√°sicos, una justificaci√≥n de cada elemento de la lista y alguna explicaci√≥n de c√≥mo deducir m√°s principios ordinarios de los inicialmente enunciados. El ejemplo obvio es el utilitarismo cl√°sico, que nos ofrece un √ļnico principio b√°sico, nos dice algo acerca de por qu√© debemos aceptar este principio (este fragmento suele pasarse por alto, pero no deber√≠a) y muestra a continuaci√≥n c√≥mo deducir de √©l principios como ¬ęno mientas¬Ľ v ¬ęcuida a tus padres¬Ľ (un ejemplo que utilizo cada vez m√°s). Si nuestra teor√≠a ofrece m√°s de un principio b√°sico, tambi√©n tiene que mostrar c√≥mo aquellos que ofrece encajan entre s√≠ en conjunto. Esto puede hacerse de diversas maneras. Podr√≠amos decir directamente que no deber√≠a aceptarse ninguno de ellos a menos que se aceptasen los restantes o, de manera m√°s indirecta, que en conjunto constituyen una concepci√≥n coherente y atractiva de un agente moral -y por supuesto hay tambi√©n otras formas.

    Publicado: Lun Dic 28 2015  |  92 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • La deliberaci√≥n en la ret√≥rica de Arist√≥teles (Alberto Buela)

    10 de 10 estrellas (1 voto)

    Es sabido que Arist√≥teles trata de manera profusa y detenida el tema de la deliberaci√≥n en libro III de la √Čtica Nicomaquea cuando habla acerca de las virtudes intelectuales y , a prop√≥sito de la t√©chne= t√©cnica, y all√≠ distingue claramente entre las dos funciones intelectuales que realiza todo hombre: especular y deliberar. As√≠ piensa y filosofa sobre los fines, grandes o peque√Īos, y delibera sobre los medios.

    Publicado: Mie Dic 23 2015  |  112 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Marx contra la moralidad, por Allen Wood

    10 de 10 estrellas (1 voto)

    Los marxistas expresan a menudo una actitud despectiva hacia la moralidad, que (seg√ļn dicen) no es m√°s que una forma de ilusi√≥n, una falsa conciencia o ideolog√≠a. Pero otros (tanto si se consideran marxistas como si no) a menudo consideran dif√≠cil de comprender esta actitud. Los marxistas condenan el capitalismo por explotar a la clase trabajadora y condenar a la mayor√≠a de la gente a llevar una vida alienada e insatisfecha. ¬ŅQu√© razones pueden ofrecer para ello, y c√≥mo pueden esperar que otros hagan lo mismo, si abandonan toda llamada a la moralidad? Sin embargo, el rechazo marxista de la moralidad comienza con el propio Marx. Y √©sta es ‚ÄĒseg√ļn voy a argumentar‚ÄĒ una concepci√≥n defendible, una consecuencia natural, como dice Marx de ella, de la concepci√≥n materialista de la historia. Aun s√≠ no aceptamos las restantes ideas de Marx, su ataque a la moralidad plantea cuestiones importantes relativas a la manera en que debemos concebir √©sta.

    Publicado: Mie Dic 23 2015  |  88 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Muy complejo, hipercomplejo y humano

    Cuando MORIN (1999) habla de la hipercomplejidad, se refiere a la complejidad antropol√≥gica del hombre. Esto es, no hace solamente referencia a simple y a complejo cuando se refiere a lo humano, sino a m√°s y m√°s complejidad, es decir, a hipercomplejidad. ¬ŅC√≥mo entender un ser que vive en el mundo, es determinado por √©l y al mismo tiempo es creador o destructor del √°mbito en que vive, de s√≠ mismo, de los artefactos que lo determinan y de la sociedad que lo hace hombre? ¬ŅC√≥mo entender su capacidad para utilizar el error, la fantas√≠a, el talento, el desorden y el desbordamiento?, ¬ŅC√≥mo entender a un hombre que r√≠e a carcajadas, llora desconsoladamente y dif√≠cilmente sacia sus deseos? ¬ŅC√≥mo aproximarse comprensivamente al hombre f√≠sico, biol√≥gico y antropol√≥gico, sujeto y objeto al mismo tiempo de su comprensi√≥n? ¬ŅC√≥mo dilucidar un ser biol√≥gico que es consciente de su finitud, y en esta conciencia recrea, burla, padece y trasciende la muerte? Posiblemente estamos entrando al an√°lisis de un tejido intrincado entre biolog√≠a y cultura, entre cerebro, hecho biol√≥gico, y conciencia, hecho cultural; estamos de esta forma atravesando un terreno que tiene que ser dicho como m√°s que complejo.

    Publicado: Mie Dic 23 2015  |  94 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Pensamiento complejo para una educaci√≥n interdisciplinaria

    Responder al tema propuesto para esta intervenci√≥n supone situarnos en dos perspectivas: a) la invitaci√≥n de los griegos, con su paideia, a pensar en una respuesta integrada que diera cuenta de la educaci√≥n en los tres aspectos constituyentes del ser humano: mente, coraz√≥n y brazos; en otras palabras, pensamiento, sentimiento y acci√≥n; b) el mundo de la investigaci√≥n, avanzado en el campo de las ciencias, dispuesto a convertirse en materia de ense√Īanza: las disciplinas. Porque disciplina es la parte de la ciencia que se ense√Īa.

    Publicado: Lun Dic 21 2015  |  104 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Sentidos y derivaciones de la complejidad

    La palabra epistemología se podría tomar en dos sentidos: uno estricto y uno amplio. En el primero, por epistemología se entiende el estudio del conjunto de reglas metodológicas o condiciones que determinan lo científico. En el segundo, por epistemología se entienden los presupuestos de base implicados en el conocimiento en general. Actualmente el sentido amplio puede identificarse con una gnoseología filosófica, con base en la siguiente distinción. La gnoseología ha sido tradicionalmente un campo filosófico que reflexiona sobre las condiciones y características a priori del conocimiento en general, y no exclusivamente del conocimiento científico. En el contexto actual han crecido las reflexiones sobre el conocimiento en general, no exclusivamente del científico, que no son filosóficas, ni a priori, pero que son fundamentales para la ciencia, y de las que incluso dependen las reflexiones metodológicas. Por ejemplo, reflexiones sobre las condiciones sociohistóricas de la ciencia, sobre la racionalidad de la ciencia moderna y de la modernidad en general, sobre la biología y la sicología del conocimiento, etc.

    Publicado: Lun Dic 21 2015  |  93 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Introducci√≥n a la complejidad

    10 de 10 estrellas (1 voto)

    Objetivos Introducir a la teor√≠a y la pr√°ctica de las t√©cnicas de complejidad Clarificar los principios epistemol√≥gicos que rigen el modelado en general y el modelado complejo en particular Establecer posibilidades y constre√Īimientos de la investigaci√≥n Metaheur√≠sticas - Tratabilidad Realizar ejercicios de pr√°ctica para un ulterior an√°lisis y dise√Īo de la ciudad sustentable

    Publicado: Vie Dic 18 2015  |  91 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • El prescriptivismo universal - por R. M. Hare

    El prescriptivismo universal puede definirse como el intento de localizar tanto los errores como las ideas verdaderas de otras teor√≠as √©ticas actuales, de remediar los errores manteniendo estas ideas y de proporcionar una s√≠ntesis entre ellas. La expresi√≥n ¬ęteor√≠a √©tica¬Ľ engloba los intentos por determinar qu√© planteamos cuando planteamos cuestiones morales. ¬ŅQu√© queremos decir con los t√©rminos u oraciones que utilizamos en el discurso moral? ¬Ņcu√°l es la naturaleza de los conceptos morales o de la moralidad? Estos intentos, si tienen √©xito, tendr√°n implicaciones para otra cuesti√≥n, de car√°cter epistemol√≥gico, que tambi√©n ata√Īe a la teor√≠a √©tica: ¬Ņc√≥mo hemos de responder racionalmente a nuestros interrogantes morales? O quiz√°s no pueda haber una forma racional de hacerlo -¬Ņes esto s√≥lo cuesti√≥n de como nos sentimos o de qu√© dictan las costumbres vigentes? Por otra parte, si puede haber una discusi√≥n racional acerca de las cuestiones morales, ¬Ņsupone esto que existe una verdad acerca de ellas, o un conjunto de hechos, susceptibles de ser descubiertos?

    Publicado: Jue Dic 17 2015  |  84 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Pensamiento de Plat√≥n

    5 de 10 estrellas (1 voto)

    Tratar de interpretar el pensamiento de Plat√≥n desde la perspectiva del concepto com√ļn de filosof√≠a, nos resultar√≠a sumamente dif√≠cil. Cuando tratamos de profundizar en su contenido, y a trav√©s de esquemas intentamos encerrarlo y reducirlo a f√≥rmulas muy concisas, surgen un sin n√ļmero de dificultades, y su aparente claridad se convierte en un c√ļmulo de contradicciones. Su pensamiento es todo vibraci√≥n, plasticidad y movilidad, por lo que muchos de sus int√©rpretes coinciden en no considerarlo como un sistema de pensamiento, sino m√°s bien como un conjunto de ensayos, bellos paisajes mentales, mas sin la pretensi√≥n de abarcar la realidad en un panorama completo. Cuando intentamos penetrar en el esp√≠ritu de Plat√≥n, descubrimos que su vida entera, se constituye en un esfuerzo hacia lo absoluto y trascendente. Busca incesantemente la respuesta a un conjunto de problemas que se plantea, como son, el ser, la ciencia, la verdad y el sentido de la vida humana, que iluminados por la potencia de su genio, adquieren un sentido nuevo y m√°s profundo. Plat√≥n experimenta la escasez de los conceptos y de las palabras para expresar lo trascendente, y por ello se vale de una infinidad de recursos no tan intelectuales como lo son los mitos, las f√°bulas, el amor y los sentimientos. A√ļn cuando Plat√≥n no escribi√≥ ning√ļn tratado espec√≠fico sobre la √©tica, todo su pensamiento refleja una importante l√≠nea de pensamiento orientada hacia la moralidad. La filosof√≠a no representa para Plat√≥n una simple meditaci√≥n, sino una tarea en la que se busca entender cu√°l es el destino final del Hombre. Para Plat√≥n ‚Äú No hay Filosof√≠a sin virtud, ni virtud sin Filosof√≠a ‚ÄĚ.Siendo, su m√°s importante b√ļsqueda, el darle un sentido trascendente a la vida del hombre, todo su √≠mpetu se traduce en una creaci√≥n, que trata de apoyar de forma racional, lo que en principio, para √©l fue el deseo de establecer un orden sentimental. Intentamos por tanto exponer su concepto del ser, incluyendo los dos grandes √°mbitos de la realidad: el mundo trascendente de las Ideas, y el mundo f√≠sico de los seres sensibles.

    Publicado: Jue Dic 17 2015  |  98 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Fuentes, autores y corrientes que trabajan la complejidad

    Establecer una diferencia entre antecesores, pioneros y corrientes de la complejidad, tiene sentido si asumimos que s√≥lo se ha hablado de ‚Äúconocimiento complejo‚ÄĚ y ‚Äúpensamiento complejo‚ÄĚ, en el pensamiento contempor√°neo. Por ello utilizamos la denominaci√≥n de ‚Äúantecesores‚ÄĚ para referirnos a aquellos pensadores antiguos que en su √©poca hicieron planteamientos similares. En contraste, denominamos ‚Äúpioneros‚ÄĚ a aquellos que permitieron la articulaci√≥n del conocimiento complejo a partir de los desarrollos de la ciencia contempor√°nea, as√≠ no hubieran utilizado este t√©rmino en sus obras. Por otra parte, denominamos ‚Äúcorrientes‚ÄĚ a las propuestas que a partir de la d√©cada de 1970 se han presentado en diferentes pa√≠ses, especialmente en Europa y en Estados Unidos, las cuales utilizan el t√©rmino de ‚Äúcomplejidad‚ÄĚ para referirse a una nueva comprensi√≥n en las ciencias. Sin embargo, la mayor√≠a de los malentendidos en relaci√≥n con la complejidad se deben a que dicho t√©rmino, por ser llamativo, se ha utilizado indiscriminadamente en varias situaciones problem√°ticas dentro de las ciencias contempor√°neas. La moda de la complejidad ha hecho pensar equivocadamente en un discurso muy articulado, cuando realmente se trata de un discurso muy prometedor, que se encuentra todav√≠a en estado germinal, con muchos aspectos por resolver.

    Publicado: Mie Dic 16 2015  |  85 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Glosario de la obra de Edgar Morin

    Sistema es una interrelaci√≥n de elementos que constituyen una entidad global o unidad global. Tal definici√≥n comporta dos caracteres principales. El primero es la interrelaci√≥n de los elementos y el segundo es la unidad global constituida por estos elementos en interacci√≥n. [‚Ķ] se puede concebir el sistema como unidad global organizada de interrelaciones entre elementos, acciones o individuos. (El m√©todo I, p.123-124). La teor√≠a del sistema se anima all√≠ donde hay juego activo de interacciones, retroacciones, emergencias, constre√Īimientos; all√≠ donde los antagonismos entre partes, entre las partes y el todo, entre lo emergente y lo sumergido, lo estructural y lo fenom√©nico, se ponen en movimiento. (Ib√≠d., p.179). Los elementos deben ser definidos, pues, a la vez en y por sus caracteres originales, en y con las interrelaciones de las que participan, en y con la perspectiva de la organizaci√≥n en la que est√°n dispuestos, en y con la perspectiva del todo en el que se integran. Inversamente, la organizaci√≥n debe definirse con relaci√≥n a los elementos, a las interrelaciones, al todo, y as√≠ sin interrupci√≥n. El circuito es polirrelacional. (Ib√≠d., p.151).

    Publicado: Mie Dic 16 2015  |  88 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • El m√©todo y la teor√≠a moral - por Dale Jamieson

    Los fil√≥sofos morales contempor√°neos han abordado una amplia gama de cuestiones. Entre √©stas figura la significaci√≥n del lenguaje moral, la naturaleza del valor y la obligaci√≥n, la plausibilidad de las diversas teor√≠as normativas y los deberes que podemos tener para con los animales y las generaciones futuras. Los fil√≥sofos morales contempor√°neos se han interesado mucho menos por cuestiones relativas a las propias teor√≠as morales: qu√© son √©stas, por qu√© podemos desear√≠as y qu√© m√©todos debemos utilizar para formularlas. En el presente art√≠culo voy a abordar algunas de estas cuestiones. Principalmente voy a centrarme en cuestiones acerca de la teor√≠a moral m√°s que en cuestiones de teor√≠a moral. Una de las razones por las que se han descuidado relativamente las cuestiones acerca de la teor√≠a moral es que, hasta fecha reciente, parec√≠a existir un acuerdo general acerca de la naturaleza de las teor√≠as morales y de la aceptabilidad de las diversas pr√°cticas metodol√≥gicas. Com√ļnmente se consideraba a las teor√≠as morales como estructuras abstractas cuya funci√≥n es proporcionar mas una justificaci√≥n que una motivaci√≥n. La mayor√≠a consideraba que el m√©todo correcto era una versi√≥n de la teor√≠a de la coherencia (v√©ase secci√≥n 3 punto 2 para el examen de esta noci√≥n). Si bien √©stas siguen siendo las ideas dominantes, el panorama intelectual no es tan uniforme como anta√Īo.

    Publicado: Mar Dic 15 2015  |  87 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • El naturalismo, por Charles R. Pigden

    En filosofía, son objeto de disputa no sólo las doctrinas sino también las definiciones de las doctrinas. Esto sucede con el naturalismo ético. Por ello, mi definición es personal pero -confío- no-idiosincrásica. Entiendo por naturalismo más o menos lo que entienden otros filósofos -aunque variara más o menos de un caso a otro. Así pues, el naturalismo es una doctrina (o familia de doctrinas) cognitivista. Afirma que los juicios morales son proposiciones, susceptibles de verdad y falsedad. Los juicios morales pretenden decir cómo son las cosas. El naturalismo se opone así al no-cognitivismo, al emotivismo y al prescriptivismo que conciben los juicios morales de manera diversa como exclamaciones, estímulos psicológicos y cuasi-mandatos.

    Publicado: Mar Dic 15 2015  |  100 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • El realismo - por Michael Smith

    Es sabido que valoramos la conducta y actitudes de los dem√°s desde el punto de vista moral. Por ejemplo, decimos que hicimos mal cuando nos negamos a hacer una donaci√≥n este a√Īo a la ayuda para el hambre, aunque quiz√°s hicimos bien cuando devolvimos el monedero que encontramos en la calle; que seriamos mejores si tuvi√©semos una mayor sensibilidad hacia los sentimientos de los dem√°s, aunque quiz√°s peores si al hacerlo perdi√©semos la preocupaci√≥n especial que tenemos por nuestros familiares y amigos. La mayor√≠a de nosotros damos bastante por supuesta una valoraci√≥n de este tipo. En la medida en que nos preocupa la valoraci√≥n moral, simplemente nos preocupa efectuarla correctamente. Tambi√©n los fil√≥sofos se han interesado por obtener la respuesta correcta a los interrogantes morales. Sin embargo, tradicionalmente tambi√©n se han interesado por la empresa toda de la propia valoraci√≥n moral. Este inter√©s puede presentarse atendiendo a dos de los rasgos m√°s caracter√≠sticos de la pr√°ctica moral; pues, para nuestra sorpresa, estos rasgos se contraponen mutuamente, amenazando as√≠ con volver incoherente la idea misma de un punto de vista ¬ęmoral¬Ľ.

    Publicado: Mar Dic 15 2015  |  87 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
25 Anteriores Próximos 25

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda