• Compartir en:   
  • Facebook 
  • Twitter  
  •   Pregunte en los foros

Filosofia

 
Mitología (66)
Páginas: [<<] 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 ... [>>]


  • Plat√≥n - Fed√≥n o de la inmortalidad del alma

    Equ√©crates.‚ÄĒ ¬ŅEstuviste t√ļ, Fed√≥n, con S√≥crates el d√≠a aquel en que bebi√≥ el veneno en la c√°rcel, o se lo has o√≠do contar a otro? Fed√≥n.‚ÄĒEstuve yo personalmente, Equ√©crates. Equ√©crates.‚ÄĒ¬ŅY qu√© es lo que dijo antes de morir? ¬Ņy c√≥mo acab√≥ sus d√≠as? Con gusto te lo oir√≠a contar, porque ning√ļn ciudadano de Fliunte va ahora con frecuencia a Atenas, ni tampoco, desde hace mucho tiempo, ha venido de all√≠ forastero alguno que haya sido capaz de darnos noticia cierta sobre esta cuesti√≥n, a no ser lo de que bebi√≥ el veneno y muri√≥. De lo dem√°s no han sabido decirnos nada. Fed√≥n.‚ÄĒ¬ŅNi siquiera os hab√©is enterado, entonces, de qu√© manera se llev√≥ a cabo el proceso? Equ√©crates.‚ÄĒSi, eso nos lo ha contado alguien. Y nos extra√Īamos por cierto de que, acabado el juicio, hace bastante tiempo, muriera mucho despu√©s, seg√ļn es evidente.¬ŅPor qu√© fue as√≠, Fed√≥n? Fed√≥n.‚ÄĒHubo con √©l, Equ√©crates, una coincidencia: el d√≠a antes del juicio dio la casualidad de que estaba con la guirnalda puesta la popa del nav√≠o que env√≠an los atenienses a Delos. Equ√©crates.‚ÄĒY ese nav√≠o, ¬Ņqu√© es? Fed√≥n.‚ÄĒLa nave en la que, seg√ļn dicen los atenienses, llev√≥ Teseo un d√≠a a Creta a aquellas siete parejas, y no s√≥lo las salv√≥, sino que tambi√©n √©l qued√≥ a salvo. Hicieron entonces los atenienses, seg√ļn se dice, el voto a Apolo de que si se salvaban llevar√≠an todos los a√Īos a Delos una peregrinaci√≥n; peregrinaci√≥n √©sta que desde; entonces env√≠an siempre cada a√Īo al dios, incluso ahora. Pues bien, una vez que comienzan la peregrinaci√≥n, tienen la costumbre de tener libre de impureza a la ciudad durante ese tiempo, y de no dar muerte a nadie por orden estatal, hasta que la nave llegue a Delos y regrese de nuevo a Atenas. Y esto, a veces, cuando por una contingencia los vientos los detienen, lleva mucho tiempo. La peregrinaci√≥n comienza una vez que el sacerdote de Apolo corona la popa de la nave; y esta ceremonia, como digo, era la que casualmente se hab√≠a celebrado la v√≠spera del juicio. Por esta raz√≥n fue mucho el tiempo que pas√≥ S√≥crates en la prisi√≥n desde su sentencia hasta su muerte.

    Publicado: Mar Dic 01 2015  |  121 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Plat√≥n y sus ideales

    Apolodoro (dirigi√©ndose a Glauc√≥n) ‚ÄďMe parece que sobre lo que preguntas estoy preparado. Pues precisamente anteayer sub√≠a a la ciudad desde mi casa de Falero cuando uno de mis conocidos, divis√°ndome por detr√°s, me llam√≥ desde lejos y, bromeando a la vez que me llamaba, dijo: ‚ÄאּEh!, T√ļ, falerense, Apolodoro, esp√©rame. Yo me detuve y le esper√©. Entonces √©l me dijo: ‚ÄďApolodoro, justamente hace poco te andaba buscando, porque quiero informarme con detalle de la reuni√≥n mantenida por Agat√≥n, S√≥crates, Alcib√≠ades y los otros que entonces estuvieron presentes en el banquete, y o√≠r cu√°les fueron sus discursos sobre el amor. De hecho, otro que los hab√≠a o√≠do de F√©nix, el hijo de Filipo, me los cont√≥ y afirm√≥ que tambi√©n t√ļ los conoc√≠as, pero en realidad, no supo decirme nada con claridad. As√≠ pues, cu√©ntamelos t√ļ, ya que eres el m√°s adecuado para informarme de los discursos de tu amigo. Pero antes dime, ¬Ņestuviste t√ļ mismo en esa reuni√≥n o no? Y yo le respond√≠: ‚ÄďEvidentemente parece que tu informador no te ha contado nada con claridad, si piensas que esa reuni√≥n por la que preguntas ha tenido lugar tan recientemente como para que yo tambi√©n haya podido estar presente.

    Publicado: Mar Dic 01 2015  |  124 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Interpretaci√≥n marxista sobre los hechos de los Ap√≥stoles

    El presente trabajo, no pretende analizar exhaustivamente al Marxismo, como teor√≠a dial√©ctica, sino su √ļnico objetivo es demostrar que el accionar de los Ap√≥stoles fue de personas sencillas pero con mucha ‚ÄúPaz‚ÄĚ y ‚ÄúJusticia‚ÄĚ, ense√Īadas por nuestro Gran Maestro Jesucristo, cuyos sustantivos abstractos que expone el marxismo, lo cumplieron a cabalidad nuestros Ap√≥stoles.

    Publicado: Lun Nov 30 2015  |  116 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Las doctrinas hind√ļes - por Abd Al-Wahid Yahia - Ren√© Gu√©non

    Todo lo que se ha dicho hasta aqu√≠ podr√≠a servir de introducci√≥n, de manera absolutamente general, al estudio de todas las doctrinas orientales; lo que ahora diremos se referir√° m√°s particularmente a las doctrinas hind√ļes, adapta¬¨das especialmente a un modo de pensamiento que, conservan¬¨do los caracteres comunes al pensamiento oriental en su conjunto, presentan adem√°s ciertos rasgos distintivos a los cuales corresponden diferencias en la forma, aun all√≠ donde el fondo es rigurosamente id√©ntico al de las otras tradicio¬¨nes, lo que es siempre el caso, por las razones que hemos in¬¨dicado, cuando se trata de metaf√≠sica pura. En esta parte de nuestra exposici√≥n importa precisar, antes que nada, el significado exacto de la palabra "hind√ļ", cuyo empleo m√°s o menos vago da lugar en Occidente a frecuentes equi¬¨vocaciones. Para determinar con precisi√≥n lo que es hind√ļ y lo que no lo es, no podemos dispensarnos de recordar brevemente algunas de las consideraciones que ya hemos desarrollado: esta palabra no puede designar a una raza, puesto que se aplica igualmente a elementos que pertenecen a razas di¬¨versas, ni menos a una nacionalidad, ya que nada seme¬¨jante existe en Oriente. Si se considera a la India en su totalidad, ser√≠a m√°s bien comparable al conjunto de Europa que a tal o cual Estado europeo, y esto no s√≥lo por su exten¬¨si√≥n o por la importancia num√©rica de su poblaci√≥n, sino tambi√©n por las variedades √©tnicas que presenta; del norte al sur de la India las diferencias son tan grandes por lo menos, bajo este aspecto como las de una extremidad a la otra de Europa. No hay, por otro lado, entre sus di¬¨versas regiones, ning√ļn lazo gubernamental o administrati¬¨vo, si no es el que los europeos han establecido all√≠ recien¬¨temente de manera del todo artificial; esta unidad adminis¬¨trativa, es verdad, hab√≠a sido realizada ya antes que ellos por los emperadores mongoles, y quiz√° anteriormente to¬¨dav√≠a por otros, pero siempre tuvo una existencia pasajera con relaci√≥n a la permanencia de la civilizaci√≥n hind√ļ, y hay que notar que casi siempre se debi√≥ a la dominaci√≥n de elementos extranjeros, o en todo caso no hind√ļes; ade¬¨m√°s, no lleg√≥ nunca hasta suprimir completamente la au¬¨tonom√≠a de los Estados particulares, sino que se esforz√≥ m√°s bien por hacerlos entrar en una organizaci√≥n federa¬¨tiva.

    Publicado: Lun Nov 30 2015  |  118 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Los modos generales del pensamiento oriental

    Dijimos ya que, aunque pueda oponerse la mentalidad oriental en su conjunto a la mentalidad occidental, no es posible hablar sin embargo de una civilizaci√≥n oriental como se habla de una civilizaci√≥n occidental. Hay muchas ci¬¨vilizaciones orientales claramente distintas, y cada una posee, como lo veremos m√°s adelante, un principio de unidad que le es propio y que difiere esencialmente de una u otra de estas civilizaciones; pero, por diversas que sean, no obs¬¨tante todas tienen ciertos rasgos comunes, principalmente en el aspecto de los modos de pensamiento, y esto es precisamente lo que permite decir que existe, de manera general, una mentalidad espec√≠ficamente oriental. Cuando se quiere emprender un estudio cualquiera, siempre es oportuno, para poner orden en √©l, comenzar por establecer una clasificaci√≥n basada sobre las divisiones naturales del objeto que se va a estudiar. Por ello, antes de cualquier otra consideraci√≥n, es necesario situar las diferentes civilizaciones orientales unas con relaci√≥n a las otras, ateni√©ndonos por lo dem√°s a las grandes l√≠neas y a las divisiones m√°s generales, suficientes por lo menos en una primera aproximaci√≥n, puesto que no tenemos la inten¬¨ci√≥n de entrar aqu√≠ en un examen detallado de cada una de estas civilizaciones tomada aparte. En estas condiciones, podemos dividir el Oriente en tres grandes regiones que designaremos, seg√ļn su situaci√≥n geo¬¨gr√°fica con relaci√≥n a Europa, como el Cercano Oriente, el Oriente Medio y el Extremo Oriente. El Cercano Orien¬¨te, para nosotros, comprende todo el conjunto del mundo musulm√°n; el Medio Oriente est√° esencialmente constituido por la India; en cuanto al Extremo Oriente, es lo que se designa com√ļnmente bajo este nombre, es decir China e Indochina. Es f√°cil ver, desde el principio, que estas tres divisiones generales corresponden a tres grandes civilizaciones completamente distintas e independientes, que son, si no las √ļnicas que existen en todo el Oriente, por lo menos las m√°s importantes y cuyo dominio est√° mucho m√°s extendido. En el interior de cada una de estas civilizaciones se podr√≠an marcar subdivisiones, que ofrecen variaciones casi del mismo orden que las que, en la civilizaci√≥n europea, existen entre pa√≠ses diferentes; s√≥lo que aqu√≠ no se podr√≠an asignar a estas subdivisiones l√≠mites que sean los de las nacionalidades, cuya noci√≥n misma responde a una concepci√≥n que es, en general, extra√Īa al Oriente.

    Publicado: Lun Nov 30 2015  |  126 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Marco hist√≥rico, sociocultural y filos√≥fico de la √©poca de Plat√≥n

    La Atenas en la que vive Platón está perdiendo su poder hegemónico en el mundo griego, adquirido tras la victoria contra los persas en las guerras médicas, y su liderazgo en la liga de Delos. La derrota en la guerra del Peloponeso frente a Esparta y sus polis aliadas(404 a.C.) supone el inicio del derrumbe de la grandeza ateniense y en general del mundo griego clásico. La pérdida de poder en el mundo griego es paralela a la degradación y decadencia internas de Atenas. Durante el siglo V a.C., el siglo de Pericles, se consolida la democracia ateniense y tiene lugar un gran desarrollo cultural. Entran en crisis los valores de la sociedad tradicional y se aprecia una importante tendencia hacia la racionalización de la vida en todos los sentidos. Este espíritu innovador que se consolida centra su atención en el ser humano. Platón fue un filósofo ateniense que vivió a finales del siglo V a.C. y principios del siglo IV a.C.(427 a.C.-347 a.C.). De origen aristocrático, su pensamiento gira en torno a una pretensión política: la creación de un estado justo y su puesta en práctica. Este estado ideal sirve de contrapunto a la decadencia política y social de la Atenas de su tiempo.

    Publicado: Lun Nov 30 2015  |  114 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Plat√≥n - El mundo de Sof√≠a

    Plat√≥n (427-347 a. de C.) ten√≠a 29 a√Īos cuando a S√≥crates le obligaron a vaciar la copa de veneno. Era disc√≠pulo de S√≥crates desde hac√≠a mucho tiempo, y sigui√≥ el proceso contra √©ste muy de cerca. El hecho de que Atenas fuera capaz de condenar a muerte a su ciudadano m√°s noble, no s√≥lo le caus√≥ una hond√≠sima impresi√≥n, sino que decidir√≠a la direcci√≥n que tomar√≠a toda su actividad filos√≥fica. Para Plat√≥n, la muerte de S√≥crates constitu√≠a una clara expresi√≥n del contraste que puede haber entre la situaci√≥n f√°ctica de la sociedad y lo que es verdadero o ideal. La primera acci√≥n de Plat√≥n como fil√≥sofo fue publicar el discurso de defensa de S√≥crates. En el discurso se refiere a lo que S√≥crates dijo al gran jurado. Te acordar√°s de que el propio S√≥crates no escribi√≥ nada. Muchos de los fil√≥sofos presocr√°ticos s√≠ hab√≠an escrito, el problema es que la mayor√≠a de esos escritos se ha perdido. En lo que se refiere a Plat√≥n, se cree que se han conservado todas sus obras principales. (Aparte del discurso de defensa de S√≥crates, Plat√≥n escribi√≥ una colecci√≥n entera de cartas, y treinta y cinco di√°logos filos√≥ficos.) El hecho de que estos escritos hayan sido conservados se debe, en gran parte, a que Plat√≥n fund√≥ su propia escuela de filosof√≠a fuera de Atenas. La escuela estaba situada en una arboleda que deb√≠a su nombre al h√©roe mitol√≥gico griego Academo. Por lo tanto, la escuela de filosof√≠a de Plat√≥n adquiri√≥ el nombre de Academia. (Desde entonces se han fundado miles de ¬ęacademias¬Ľ por todo el mundo. Incluso hoy hablamos de los ¬ęacad√©micos¬Ľ y de ¬ęmaterias acad√©micas¬Ľ.) En la Academia de Plat√≥n se ense√Īaba filosof√≠a, matem√°ticas y gimnasia. Aunque ¬ęense√Īar¬Ľ no sea, quiz√°s, la palabra adecuada, ya que tambi√©n en la Academia de Plat√≥n la conversaci√≥n viva era lo m√°s importante. Por lo tanto, no es una casualidad que el di√°logo llegara a ser la forma escrita de Plat√≥n.

    Publicado: Lun Nov 30 2015  |  124 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Plat√≥n, el gran ide√≥logo

    ...una a√Īoranza de regresar a la verdadera morada del alma... A la ma√Īana siguiente, Sofia se despert√≥ de golpe. S√≥lo eran poco m√°s de las cinco, pero se sent√≠a tan despejada que se sent√≥ en la cama. ¬ŅPor qu√© llevaba el vestido puesto? De repente, record√≥ todo. Sofia se subi√≥ a un escabel y mir√≥ el estante superior del armario. Pues s√≠, alli estaba la cinta de video. Entonces, no ha¬¨b√≠a sido un sue√Īo; al menos, no todo. Pero no pod√≠a haber visto a Plat√≥n y a S√≥crates Bah, ya no ten√≠a ganas de pensar m√°s en ello. Quiz√°s su madre tuviera raz√≥n en que estaba un poco ida √ļltimamente. No consigui√≥ volverse a dormir. Quiz√°s deber√≠a bajar al Callej√≥n, a ver si el perro hab√≠a dejado otra carta. Sofia baj√≥ la escalen de puntillas, se puso las zapatillas de deporte y sali√≥ al jard√≠n. Todo estaba maravillosamente luminoso y tranquilo. Los pajarillos cantaban con tanta energ√≠a que Sofia estuvo a punto de echarse a re√≠r. Por la hierba se deslizaban las min√ļsculas go-tas de cristal del roc√≠o de la ma√Īana. Un vez ni√°s se le ocurri√≥ pensar que el mundo en un incre√≠ble milagro. Se notaba humedad dentro del viejo seto. Sofia no vio ning√ļn sobre nuevo del fil√≥sofo, pero, de todos modos, sec√≥ un toc√≥n muy grande y se sent√≥.

    Publicado: Lun Nov 30 2015  |  123 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Acerca de la muerte, por Daisaku Ikeda

    Extraído de "Develando los misterios del nacimiento y la muerte: el budismo en el mundo contemporáneo" de Daisaku Ikeda.

    Publicado: Jue Nov 26 2015  |  131 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Breve resumen de la obra de Plat√≥n

    Es una especie de pr√≥logo seguramente escrito por Plat√≥n a√Īos antes del resto. Parte el di√°logo sobre la Justicia de la definici√≥n de Sim√≥nides:"justicia es dar a cada uno lo suyo".A partir de esta definici√≥n se entabla una discusi√≥n buscando lo que es la justicia, la justicia en s√≠, m√°s all√° de las opiniones de unos y otros: "hacer bien al amigo y mal al enemigo" (Polemarco), o, como se√Īala Tras√≠maco, "el inter√©s de! m√°s fuerte", o la idea de que el injusto es m√°s feliz que el hombre justo... S√≥crates defender√° que la justicia es la virtud del alma y como tal es provechosa, siendo la injusticia nociva. El di√°logo termina sin saber, en verdad, qu√© es la justicia. A lo largo de los Libros II, III y IV se intentar√° la definici√≥n de justicia. Se establece el paralelismo entre las clases o grupos sociales que constituyen el Estado (productores, guardianes y gobernantes) y las partes del alma (concupiscible, irascible y racional) cada una con su virtud correspondiente (moderaci√≥n, valor y sabidur√≠a), considerando a la justicia como la virtud total, la perfecta armon√≠a entre las partes, la cual s√≥lo es posible cuando cada una cumpla con su funci√≥n propia y para ello es necesaria una educaci√≥n adecuada, instrumento b√°sico para la armonizaci√≥n del Estado. S√≥lo as√≠ es posible la justicia en el Estado y en el hombre y s√≥lo entonces se puede conseguir la felicidad. Este paralelismo entre individuo y Polis lleva a un c√≠rculo vicioso que funda la perfecci√≥n, la justicia de la ciudad en la del individuo y viceversa. Libro V. Comunismo de mujeres e hijos. Comunidad de bienes. En √©l se expone la igualdad del hombre y la mujer: tienen esencialmente las mismas aptitudes, salvo menores diferencias cuantitativas Las diferencias son de orden social y Plat√≥n pretende eliminarlas suprimiendo la familia y estableciendo un comunismo de mujeres e hijos as√≠ como una comunidad de bienes, con lo que quien gobierne lo har√° pensando en el bien com√ļn y no en el inter√©s propio o de los parientes.

    Publicado: Mie Nov 25 2015  |  116 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Comparaci√≥n de Plat√≥n Arist√≥teles

    Plat√≥n -Dualismo: divide la realidad en dos mundos, el inteligible y el sensible. -La aut√©ntica realidad es la idea, lo universal. -Sit√ļa la esencia de las cosas fuera de ellas, en el mundo sensible. -El dualismo plat√≥nico provoca un corte entre los dos mundos, sensible e inteligible, a partir del cual resulta dif√≠cil poner en comunicaci√≥n ambas dimensiones. Arist√≥teles -Critica con firmeza el dualismo plat√≥nico y s√≥lo admite una realidad: un mundo constituido por sustancias. -La aut√©ntica realidad es lo singular, concreto e individual (la sustancia). -La esencia de las cosas (forma) est√° dentro de ellas, es un coprincipio, que junto con la materia, constituye la sustancia. -La teor√≠a aristot√©lica acaba con la separaci√≥n plat√≥nica de la realidad.

    Publicado: Mie Nov 25 2015  |  133 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • El conocimiento de Plat√≥n reminiscencia y dial√©ctica

    Seg√ļn Plat√≥n es posible conocer la verdad, lo que las cosas son de modo permanente, m√°s all√° de las presencias que percibimos por los sentidos. Establece una distinci√≥n entre conocimiento sensible y conocimiento racional o inteligible. El primero nos ofrece el mundo cambiante tal y como lo muestran los sentidos. El segundo capta lo permanente, la esencia de las cosas: su idea.

    Publicado: Mie Nov 25 2015  |  124 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • La m√°quina del tiempo

    La imaginaci√≥n del hombre lo ha llevado a pensar que, en alg√ļn futuro lejano, pudiera construir una m√°quina del tiempo que viajara m√°s all√° de la velocidad de la luz. Se trata de que nosotros, nuestro cuerpo es la m√°quina del tiempo y nuestra conciencia cu√°ntica (fot√≥n) es el viajero del tiempo.

    Publicado: Mie Nov 25 2015  |  125 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Aristoteles - Obra Biol√≥gica

    El √ļltimo a√Īo de la vida de Arist√≥teles transcurri√≥ en la isla de Eubea. All√≠, en la ciudad de Calcis, dispon√≠a de una casa heredada de su madre. La isla aparece en el Egeo, recostada sobre la fachada oriental de la pen√≠nsula hel√©nica, como formando el complemento de la recortada l√≠nea costera. En algunos puntos Eubea dista de la pen√≠nsula apenas un brazo de mar. Para Arist√≥teles, la casa materna no estaba poblada de recuerdos infantiles; no lo estuvo ni siquiera para su madre. Probablemente los abuelos maternos de Arist√≥teles, griegos de origen Jonio, habr√≠an abandonado estas tierras de Eubea ya antes del nacimiento de su madre para establecerse como colonos en la pen√≠nsula de Calcidia, que pende sobre el mismo mar Egeo, pero desde el norte. Arist√≥teles naci√≥ en la ciudad de Estagira (hoy Stavro), situada en la costa noroccidental de Calcidia. En Eubea, buscaba Arist√≥teles, en las horas que de alg√ļn modo sab√≠a finales, un lugar de asilo, una plaza segura en la que olvidar la violencia ateniense y poner en orden sus recuerdos y sus √ļltimas voluntades.

    Publicado: Lun Nov 23 2015  |  143 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Discurso introductivo sobre la vida y la muerte

    La monografía representa el tentativo de desentrenar el significado de la vida y la muerte, en la primera parte, por la filosofia, y en la segunda parte concluye con la propuesta cristiana.

    Publicado: Lun Nov 23 2015  |  118 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Ciencia y pensamiento en Europa: Apogeo y crisis de la raz√≥n moderna, 1848-1927

    A mediados del siglo XIX el imperio de la Razón brillaba en todo su esplendor. El programa de la Ilustración parecía plenamente realizado ante los ojos de la burguesía europea, que sobrepuesta del sobresalto de las revoluciones de 1848 consolidaba su poder político, afianzado ya su poderío económico.

    Publicado: Mar Nov 17 2015  |  121 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Etica de Emmanuel L√©vinas -El otro

    Nuestro autor comienza manifestando su postura crítica ante la filosofía occidental. En este punto hace mención a los siguientes autores: Husser, Heidegger, Kant y Hegel, a quienes acusa de desarrollar una filosofía reduccionista de la individualidad del Otro, en la que el Otro es absorbida por el Mismo, o sea por la razón. Seguidamente su planteamiento sobre el Deseo metafísico como deseo de lo absolutamente Otro y la superación de lo simplemente ontológico, para terminar desarrollando la ética, como filosofía primera y no así la ontología. La metafísica que él propone no acepta la ontología de la totalidad y nos pone en relación, como él mismo lo dice con lo que está más allá y fuera de la totalidad, es decir con el Otro. Este otro no puede ser reducido a concepto ontológico, sino que éste Otro deriva de la experiencia del encuentro del cara a cara, cuyo rostro queda manifiesto ante mí, y ante el cual, yo soy responsable, dice Levinas.

    Publicado: Mar Nov 17 2015  |  128 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Los fundamentos epistemol√≥gicos de la investigaci√≥n cualitativa

    En esta presentaci√≥n comienzo recorriendo el camino de la reflexi√≥n epistemol√≥gica, la que me permiti√≥ arribar a la coexistencia de paradigmas en las ciencias sociales, ubicar a esos paradigmas en la Epistemolog√≠a del Sujeto Cognoscente y postular, m√°s tarde, a la Epistemolog√≠a del Sujeto Conocido como una nueva y no excluyente forma de conocer. Seguidamente, intento se√Īalar las caracter√≠sticas relevantes de la investigaci√≥n cualitativa para mostrar como, a partir de la Epistemolog√≠a del Sujeto Conocido, es menester revisar los fundamentos primero ontol√≥gicos y, despu√©s, epistemol√≥gicos y metodol√≥gicos de ese tipo de indagaci√≥n. Por √ļltimo, considero a la interacci√≥n cognitiva y a la construcci√≥n cooperativa del conocimiento como dos rasgos primordiales del proceso de investigaci√≥n cualitativa fundado en la Epistemolog√≠a del Sujeto Conocido.

    Publicado: Mie Nov 11 2015  |  127 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Teor√≠a de la propiedad (de la inteligencia), fuente epistemica de la ‚Äúnueva concepcion de la hist

    Supuestos filos√≥fico-emp√≠ricos sobre el sentido de la vida humana. La persona posee la virtud del producto supremo y √ļltimo de la evoluci√≥n natural: el neoc√≥rtex (inteligencia; con aporte suyo en el proceso [feedback], el ser humano es el fruto m√°s exitoso de la evoluci√≥n de la naturaleza); por tanto, puede asociar: pensar, generar el ‚Äúrelato‚ÄĚ conceptual omnicomprensivo total de la existencia.

    Publicado: Lun Nov 09 2015  |  134 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Teor√≠a de sistemas

    10 de 10 estrellas (1 voto)

    Plat√≥n, Leibniz: ‚ÄĚel mejor de los mundos‚ÄĚ, Santo Tom√°s de Aquino: ‚Äúlas cinco v√≠as‚ÄĚ en la b√ļsqueda de Dios‚Ķ.. Constructivismo (Piaget): la inteligencia humana dise√Īa el mundo a partir de visiones que tenga de √©l. Bertalanffy: El todo es m√°s que la suma algebraica de sus partes. El Pensamiento Sist√©mico permite apreciar la realidad con una complejidad extrema y hay necesidad de entenderla para apreciarla y actuar adecuadamente, es decir con criterio ‚ÄúHolista‚ÄĚ = entero, todo.

    Publicado: Jue Nov 05 2015  |  128 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • L√≥gica proposicional 1

    10 de 10 estrellas (1 voto)

    Al tratar de la l√≥gica, es muy com√ļn utilizar frases como: "Es l√≥gico", "hablando con l√≥gica", o, "hay que ponerle l√≥gica al asunto", las mismas que pueden ser objetivamente reemplazadas por expresiones como: "Es correcto", "hablando con correcci√≥n", y "hay que ponerle cuidado y correcci√≥n al tema". Por tanto, la l√≥gica trata sobre la correcci√≥n, y √©sta se refiere de alguna manera, al pensamiento. Y es en este sentido que los tratadistas tradicionales definieron la l√≥gica como la ciencia que ense√Īa a pensar correctamente.

    Publicado: Mie Nov 04 2015  |  131 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • L√≥gica proposicional 3

    10 de 10 estrellas (1 voto)

    Se llama proposición a todo enunciado respecto del cual se disponga de un criterio que nos permita afirmar que su contenido es verdadero (V) o falso (F).

    Publicado: Mie Nov 04 2015  |  120 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Relaci√≥n de Arist√≥teles con otros autores

    10 de 10 estrellas (2 votos)

    Cuando Arist√≥teles entr√≥ en la Academia de Plat√≥n apenas contaba con 17 a√Īos y permaneci√≥ en ella hasta la muerte del maestro, es decir, uno 20 a√Īos. Su actitud fue de respeto hacia Plat√≥n pero con cierta independencia filos√≥fica, lo que se evidenci√≥ posteriormente. Y es que Arist√≥teles comenz√≥ aceptando las doctrinas de Plat√≥n como si fueran propias.

    Publicado: Mar Nov 03 2015  |  149 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • Consideraciones acerca de la Relaci√≥n Filosof√≠a e Historia desde la perspectiva de Fernad Braudel

    10 de 10 estrellas (1 voto)

    No cabe duda de que Braudel fue uno de los te√≥ricos m√°s prestigiosos en la historiograf√≠a actual, ya que propuso un modelo de explicaci√≥n de la realidad hist√≥rica que enriquec√≠a su an√°lisis; a trav√©s de la utilizaci√≥n de una nueva perspectiva interdisciplinaria que inclu√≠a una pertrecha relaci√≥n de la historiograf√≠a con las ciencias sociales que le ata√Īen en sus an√°lisis. La propuesta de Braudel, basada en el concepto de larga duraci√≥n, tuvo un impacto considerable en el trabajo hist√≥rico y cabe destacar que muchas de sus ideas respecto a la manera en que √©ste debe realizarse a√ļn contin√ļan vigentes. El objetivo de este trabajo consiste en ofrecer una visi√≥n acerca de las teor√≠as de Braudel con respecto a la historia y determinar su influencia en dicha actividad, evaluando el alcance de su propuesta historiogr√°fica en su relaci√≥n con la filosof√≠a. Por otro lado describir la Filosof√≠a y la Historia de manera expl√≠cita, para dar a conocer sus puntos de vista de analog√≠a, explicar claramente las funciones de la Filosof√≠a y de la Historia, as√≠ como describir la evoluci√≥n de estas ciencias y por ultimo correlacionar la Filosof√≠a y la Historia rec√≠procamente como ciencias conexas dentro del campo de las ciencias sociales

    Publicado: Lun Nov 02 2015  |  132 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
  • La nueva Atl√°ntida, de Francis Bacon

    10 de 10 estrellas (1 voto)

    La nueva Atlántida pertenece a las grandes utopías clásicas de la historia del pensamiento. La obra de Bacon posee un gran interés dentro del género, debido a que, además de sus valores intrínsecos, su autor es un filósofo eminente y un cltísico literario de la lengua inglesa.

    Publicado: Vie Oct 30 2015  |  129 visitas  |   Calificar  |  Comentar  |  Abrir en otra ventana
25 Anteriores Próximos 25
 

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda