Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Las enfermedades cardiovasculares: prevalencia en la salud de la población

Enviado por Georgina Diaz



Partes: 1, 2

  1. Resumen
  2. Introducción
  3. ¿Qué son las enfermedades cardiacas y cardiovasculares?
  4. ¿Cuáles son los diferentes tipos de enfermedades cardiacas y cardiovasculares?
  5. ¿Qué factores incrementan las probabilidades de que sufra enfermedades cardiacas y cardiovasculares?
  6. ¿Cómo puedo reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas y cardiovasculares?
  7. ¿Cuáles son los síntomas?
  8. ¿Cuál es su pronóstico?
  9. ¿Quién puede padecerlo?
  10. ¿Qué hacer si tiene o cree padecer un infarto agudo de miocardio?
  11. Conclusiones
  12. Referencias bibliográficas

Resumen

Se elaboró esta revisión bibliográfica con el objetivo de brindar conocimientos más actualizados acerca de las enfermedades cardiovasculares y su repercusión en la salud de la población. Para profundizar en el tema se utilizaron, referencias bibliográficas entre otras fuentes de información; lo que permitió llegar a la conclusión de que estas afecciones constituyen la segunda causa de muerte en el municipio. Como problema científico se determinó: ¿Cuál es la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en el mundo y específicamente en Cuba? Y como objetivo general: Determinar la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en el mundo y específicamente en Cuba. Se emplearon diferentes métodos y técnicas para trabajar los objetivos propuestos, los cuales permitieron profundizar en el estudio de bibliografía sobre el tema y hacer una revisión estadística para determinar la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en el mundo y específicamente en Cuba. Se concluye planteando que: Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en nuestro país y en nuestro municipio la segunda y el no tener en cuenta o descuidar los factores de riesgos que pueden ocasionar las enfermedades cardiovasculares origina que el número de casos con estas patología aumenten progresivamente.

Palabras claves: Enfermedades cardiovasculares, factores de riesgo, mortalidad.

Introducción

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) han emergido poco a poco como un importante problema de salud en el mundo en desarrollo. Sin embargo, debido a las grandes limitaciones en las estadísticas de salud pública, en la mayoría de estos países no se dispone de una descripción adecuadamente detallada sobre las tendencias de mortalidad y de sus factores de riesgo. Cuba es una excepción importante y pudiera ofrecer nuevas luces acerca de los patrones cambiantes de ECV en los países no industrializados. Se revisaron las estadísticas sanitarias disponibles, un grupo de encuestas poblacionales realizadas e informes sobre la utilización de los servicios de salud en Cuba. Las ECV han sido la principal causa de muerte en el país, al menos desde 1970. A partir del 2003 se observó una reducción de un 41 % en la mortalidad ajustada por edad. La tendencia descendente ha sido más acusada en las enfermedades isquémicas del corazón desde la segunda mitad de la década de los años noventa. Sin embargo, la reducción en las enfermedades cerebrovasculares ha sido más discreta y se ha concentrado en los últimos años. El perfil actual de los factores de riesgo incluye prevalencias moderadas de hipercolesterolemia, hipertensión y diabetes, pero también tasas altas mantenidas de tabaquismo. Dentro de sus recursos limitados, el sistema de atención médica cubano ha respondido enérgicamente al reto de las ECV; los niveles de tratamiento y control de la hipertensión son de los más altos del mundo. Como se ha demostrado en otras áreas de la salud pública, las fortalezas del sistema de bienestar social, únicas en el caso de Cuba, crean el inmenso potencial para controlar las ECV mediante la prevención primaria, aunque esto requiere un giro estratégico, que va, de una creciente confianza en la tecnología y servicios de salud, a iniciativas políticas e intervenciones basadas en la comunidad, para cambiar, sobre todo, los patrones de dieta y de tabaquismo.

Teniendo en cuenta los altos índices de ocurrencia de las enfermedades cardiovasculares y sus consecuencias para las personas que las padecen, es que los autores de este trabajo se proponen el siguiente problema científico:

¿Cuál es la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en el mundo y específicamente en Cuba?

El problema anterior se concreta en el siguiente objetivo general:

Determinar la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en el mundo y específicamente en Cuba.

Como objetivos específicos se proponen:

  • Profundizar en los referentes teóricos relacionados con las enfermedades cardiovasculares.

  • Determinar los factores de riesgos que pueden provocar las enfermedades cardiovasculares.

  • Determinar la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en el mundo y específicamente en Cuba.

Se emplearon diferentes métodos y técnicas para trabajar los objetivos propuestos, los cuales permitieron profundizar en el estudio de bibliografía sobre el tema y hacer una revisión estadística para determinar la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en el mundo y específicamente en Cuba.

Desarrollo

¿Qué son las enfermedades cardiacas y cardiovasculares?

Aunque con frecuencia se piensa que son el mismo padecimiento, las enfermedades cardiacas y cardiovasculares son distintas e involucran a diferentes partes del cuerpo.

La enfermedad cardiaca se refiere únicamente a las enfermedades del corazón y del sistema de vasos sanguíneos del corazón.

La enfermedad cardiovascular se refiere a las enfermedades del corazón y a las enfermedades del sistema de vasos sanguíneos (arterias, capilares, venas) de todo el organismo, tales como el cerebro, las piernas y los pulmones. "Cardio" se refiere al corazón y "vascular" al sistema de vasos sanguíneos.

El corazón es un músculo fuerte que actúa como bomba y es un poco más grande que el puño. Bombea sangre continuamente a través del sistema circulatorio, que es la red de tubos elásticos que permiten que la sangre fluya por todo el organismo.

El sistema circulatorio comprende dos órganos principales, el corazón y los pulmones, así como los vasos sanguíneos (arterias, capilares y venas.) Las arterias y capilares transportan la sangre, rica en oxígeno y nutrientes, del corazón y los pulmones a todas las partes del cuerpo. Las venas regresan la sangre, reducida en oxígeno y nutrientes, al corazón y los pulmones.

Los problemas del corazón y los vasos sanguíneos no suceden rápidamente. Con el tiempo, las arterias que llevan la sangre al corazón y al cerebro pueden obstruirse, debido a la acumulación de células, grasa y colesterol (placa.) La disminución en el flujo de sangre al corazón debido a obstrucciones en las arterias ocasiona ataques cardiacos. La falta de flujo de sangre al cerebro ocasionada por un coágulo de sangre o una hemorragia en el cerebro debido a la rotura de los vasos sanguíneos es lo que ocasiona un derrame cerebral.

¿Cuáles son los diferentes tipos de enfermedades cardiacas y cardiovasculares?

Hay muchos tipos de enfermedades cardiacas y cardiovasculares, y la siguiente es una descripción de las más comunes. El Centro Nacional de Información sobre la Salud de la Mujer (NWHIC por sus siglas en inglés) ha proporcionado vínculos al inicio de estas preguntas frecuentes y, también al final, para obtener información adicional.

Aterosclerosis. La aterosclerosis es un tipo de arteriosclerosis (o adelgazamiento y endurecimiento de las arterias.) Conforme envejecemos, podría ocurrir espontáneamente cierto endurecimiento de las arterias. Cuando una persona padece de aterosclerosis, las paredes internas de las arterias se estrechan más debido a la acumulación de placa.

La placa es el resultado de depósitos de grasa, colesterol y otras sustancias. Se forman coágulos de sangre que obstruyen el flujo sanguíneo; esto puede provocar ataques cardiacos y derrames cerebrales. El colesterol elevado en la sangre, fumar, la hipertensión sanguínea, la diabetes, la obesidad y no ser físicamente activo, le colocan en un riesgo mayor de padecer de aterosclerosis.

Enfermedad cardiaca coronaria (o enfermedad de las arterias coronarias.) La enfermedad cardiaca coronaria, la forma más común de enfermedad cardiaca, afecta los vasos sanguíneos (o las arterias coronarias) del corazón. Ocasiona angina de pecho (dolor de pecho) y ataques cardiacos.

Las mujeres mayores de 40 años tienen más riesgo de sufrir esta enfermedad porque los problemas relacionados con el corazón tienden a incrementarse con la edad. Y, las mujeres afroamericanas tienen más probabilidades de morir a causa de una enfermedad cardiaca que las mujeres blancas.

La buena noticia es que usted puede hacer algo al respecto para prevenir esta enfermedad. La hipertensión sanguínea y el colesterol elevado, fumar, la obesidad y no ser físicamente activo, le colocan en un riesgo mayor de sufrir una enfermedad cardiaca coronaria.

Angina de pecho. Un dolor o molestia en el pecho que ocurre cuando alguna parte del corazón no recibe suficiente sangre. Sensación de presión o dolor, como si algo lo apretara, a menudo en el pecho, debajo del esternón, pero en algunas ocasiones también ocurre en los hombros, brazos, cuello, mandíbula o espalda.

El factor más común que provoca la angina de pecho es el esfuerzo físico. Otros factores pueden ser el estrés emocional, el frío o calor excesivo, el alcohol y fumar. La angina de pecho raras veces ocasiona daños permanentes en el corazón, tal como lo hace un ataque cardiaco. El ataque cardiaco ocurre cuando el flujo sanguíneo que va a alguna parte del corazón se suspende súbita y permanentemente.

Derrame cerebral. La falta de flujo de sangre al cerebro ocasionada por un coágulo de sangre o una hemorragia en el cerebro debido a la rotura de los vasos sanguíneos es lo que ocasiona un derrame cerebral. Sin un buen suministro de sangre, las células cerebrales no pueden obtener suficiente oxígeno y comienzan a morir.

Usted también puede tener lo que algunas veces se denomina" derrame cerebral de poca amplitud" o un ataque isquémico transitorio (AIT), en el cual no resulta dañado el cerebro. Pero aún cuando estos ataques no dañen el cerebro, los AIT son graves y pueden ponerlo en un riesgo mayor de sufrir un derrame cerebral total. No controlar la hipertensión, fumar y la diabetes incrementa el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

Presión sanguínea elevada (o hipertensión.) Existen maneras para medir la presión sanguínea y medicamentos para tratar la hipertensión (disminuyen esta presión.) La lectura de la presión sanguínea mide la fuerza de la sangre bombeada desde el corazón, contra las paredes de los vasos sanguíneos.

Para leer la presión sanguínea se usan dos números: un número más alto, la presión sistólica, o la presión de la sangre en los vasos mientras el corazón late, y un número más bajo, la presión diastólica, o la presión de la sangre entre cada latido del corazón (cuando el corazón está en descanso.) Aunque la lectura promedio de la presión sanguínea para los adultos es 120/80, una lectura ligeramente mayor o menor (en cualquiera de los números) podría no ser un problema. Se hace un diagnóstico de hipertensión sanguínea cuando la lectura excede constantemente 140/90.

Con frecuencia se le denomina asesina "silenciosa" porque normalmente no hay señales o síntomas. La hipertensión sanguínea puede ocasionar insuficiencia cardiaca en las mujeres, y también puede provocar un derrame cerebral, insuficiencia renal y otros problemas de salud. Más de la mitad de todas las mujeres mayores de 55 años padecen de esta enfermedad grave. Y es más común y más grave en las mujeres afroamericanas. Consulte a su médico y pida que le midan la presión sanguínea con regularidad. Si usted tiene hipertensión sanguínea, la dieta, el ejercicio y los medicamentos pueden ayudarle a disminuir y controlar su presión sanguínea.

Insuficiencia cardiaca. La insuficiencia cardiaca significa que el corazón no es capaz de bombear sangre al organismo tan bien como debería hacerlo. No significa que el corazón se detiene literalmente. La insuficiencia cardiaca se desarrolla lentamente, y puede tener un impacto importante en la vida de la persona y en su capacidad para realizar actividades cotidianas como vestirse, bañarse y desplazarse.

Insuficiencia cardiaca congestiva es un término usado frecuentemente para describir la insuficiencia cardiaca. Pero la congestión, o la acumulación de líquidos, es solamente un síntoma de insuficiencia cardiaca y no la padecen todas las personas que tienen la insuficiencia cardiaca. Existen dos categorías principales de insuficiencia cardiaca, sistólica y diastólica, y dentro de cada categoría, los síntomas pueden ser distintos de persona a persona. La insuficiencia cardiaca sistólica ocurre cuando disminuye la capacidad del corazón para bombear sangre.

El corazón no puede enviar suficiente sangre al sistema circulatorio, lo que ocasiona que la sangre que va al corazón desde los pulmones regrese y gotee líquido en los pulmones (llamada congestión pulmonar.) La insuficiencia cardiaca diastólica ocurre cuando el corazón tiene dificultades para relajarse o descansar.

El músculo del corazón se entumece y no puede llenarse de sangre, lo que ocasiona que el líquido se acumule (con más frecuencia en los pies, tobillos y piernas) y tenga lugar la congestión pulmonar.

Consulte a su médico de inmediato si experimenta alguno de los síntomas de insuficiencia cardiaca. Existen medicamentos para tratar la insuficiencia cardiaca. Llevar una dieta sana y hacer ejercicio con regularidad puede disminuir el riesgo de padecer de una insuficiencia cardiaca.

¿Qué factores incrementan las probabilidades de que sufra enfermedades cardiacas y cardiovasculares?

Muchos factores pueden poner a una persona en riesgo de sufrir enfermedades cardiacas y cardiovasculares. Mientras más factores de riesgo (o elementos que incrementen el riesgo) tengan una persona, mayores serán las probabilidades de que desarrollará una enfermedad cardiaca o cardiovascular. Existen algunos factores que usted no puede controlar, tales como la edad, los antecedentes médicos familiares y el origen étnico.

Pero usted puede hacer algo con respecto a los tres principales factores de riesgo de las enfermedades cardiacas y cardiovasculares: fumar, hipertensión sanguínea y nivel alto de colesterol. Dejar de fumar reducirá el riesgo y usted puede obtener ayuda para dejar de hacerlo a través de grupos de apoyo, programas especiales para modificar el comportamiento y medicamentos.

La hipertensión sanguínea y el colesterol elevado en la sangre pueden controlarse con la dieta, el ejercicio y los medicamentos. Consulte con su médico acerca de la elaboración de un plan para la salud cardiaca y cardiovascular.

Los estudios han mostrado que la inactividad física aumenta el riesgo de las personas de sufrir una enfermedad cardiaca o cardiovascular. Las personas que no son activas tienen el doble de probabilidades de desarrollar enfermedades cardiacas y cardiovasculares, en comparación con las que son más activas. Se ha vinculado el sobrepeso en las personas con enfermedades cardiacas coronarias, el derrame cerebral, la insuficiencia cardiaca congestiva y la muerte debido a causas relacionadas con el corazón. Entre más sobrepeso tenga, mayor será su riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca.

Diabetes, referida algunas veces como altos niveles de azúcar en la sangre, es una condición grave que aumenta el riesgo de las personas de sufrir enfermedades cardiacas y cardiovasculares. Las personas con diabetes tienen un riesgo mayor de tener enfermedades cardiacas y derrame cerebral que las personas sin diabetes. La diabetes, la hipertensión sanguínea, el colesterol elevado y la obesidad, a menudo van de la mano y aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas. Además, se ha descubierto que la diabetes duplica el riesgo de sufrir un ataque cardiaco en las mujeres, pero no en los hombres.

Respirar el humo del tabaco durante largos periodos de tiempo, o todo el tiempo, puede incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, aunque no fume. Las píldoras anticonceptivas de dosis reducidas de hoy en día, conllevan un riesgo menor de sufrir enfermedades cardiacas y derrame cerebral, del que conllevaron anteriormente las píldoras de altas dosis. Pero este no es el caso para las mujeres que fuman o tienen hipertensión sanguínea.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas y cardiovasculares?

La actividad física regular puede ayudarle a reducir el riesgo de sufrir estas enfermedades. El ejercicio ayuda a las personas a eliminar el peso excesivo, controlar la presión sanguínea, disminuir la necesidad de insulina de una persona diabética y aumenta el nivel de colesterol "bueno." Algunos estudios muestran que estar inactivo incrementa el riesgo de las enfermedades cardiacas. Para reducir este riesgo:

  • Deje de fumar, hable con su médico si necesita ayuda para dejar de fumar.

  • Reduzca el consumo de alimentos con un contenido alto de grasas saturadas y colesterol.

  • Revise los niveles de la presión sanguínea, el colesterol y de azúcar en la sangre y manténgalos bajo control.

  • Haga ejercicio físico al menos 30 minutos diarios, la mayor parte de los días de la semana (o todos los días)

  • Baje de peso si tiene sobrepeso y mantenga un peso saludable.

¿Cuáles son las señales de que ocurrirá un ataque cardiaco o derrame cerebral?

Sepa que no todas las personas experimentan las siguientes señales de alerta cuando sufren un ataque cardiaco o derrame cerebral. Además, algunas veces estas señales pueden desaparecer y presentarse de nuevo. Los tratamientos resultan más efectivos, si se administran durante la primera hora inmediatamente posterior al comienzo del ataque.

Entre las señales del ataque cardiaco, se encuentran las siguientes:

• Sensación de malestar en el pecho, o de presión o dolor, como si algo lo aplastara o estrujara o un dolor en el centro del pecho, que puede prolongarse por espacio de varios minutos, o desaparecer y reanudarse.

• El dolor puede extenderse a uno o ambos brazos, la espalda, la mandíbula o el estómago.

• Sudor frío y sensación de náusea.

Al igual que en los hombres, el síntoma de ataque cardiaco más común que experimentan las mujeres, es un dolor o malestar en el pecho. No obstante, las mujeres tienen un poco más de probabilidades que los hombres de experimentar otras señales de alerta, en particular la respiración entrecortada, náusea, vómito y dolor en la espalda o mandíbula.

¿Qué es un infarto agudo de miocardio?

El aparato circulatorio está constituido fundamentalmente por el corazón (el órgano motor), las arterias y las venas.

El corazón es una bomba que, con su acción impulsora, proporciona la fuerza necesaria para que la sangre y las sustancias que ésta transporta circulen adecuadamente a través de las venas y las arterias. En cada latido, el corazón expulsa una determinada cantidad de sangre hacia la arteria más gruesa (aorta) y por sucesivas ramificaciones que salen de la aorta, la sangre llega a todo el organismo.

El corazón es un órgano muscular (miocardio) y, como todos los músculos, necesita para su funcionamiento oxígeno y nutrientes, que obtiene, como el resto del cuerpo, de la sangre. Ésta le llega a través de las arterias coronarias que salen de la aorta. Las arterias coronarias recorren la superficie externa del corazón en todo su contorno formando una especie de corona (de ahí su nombre) y de ella parten ramas que hacen llegar la sangre a todo el músculo cardiaco.

Las arterias coronarias son dos: derecha e izquierda. La coronaria izquierda se divide en dos grandes ramas: descendente anterior y circunfleja. Tenemos así tres grandes arterias: coronaria derecha, descendente anterior y circunfleja. Las necesidades de oxígeno del músculo cardiaco no son siempre las mismas.

Cuando el organismo precisa más aporte de energía, el corazón responde a esa necesidad aumentando su trabajo. Este incremento hace que se eleven las necesidades de oxígeno del propio músculo cardiaco, exigencias que son resueltas mediante un mayor aporte de sangre a través de las arterias coronarias.

Las Enfermedades Cardiovasculares son aquellas que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Son la primera causa de muerte en los países desarrollados y provocan el 31,2% de las que tienen lugar en España.

La principal causa de estos fallecimientos es el infarto de miocardio, que representa más del 50% de la mortalidad cardiovascular total.

La Cardiopatía Isquémica es la enfermedad ocasionada por la arteriosclerosis de las arterias coronarias, es decir, las encargadas de proporcionar sangre al músculo cardíaco (miocardio). La arteriosclerosis coronaria es un proceso lento de formación de colágeno y acumulación de lípidos (grasas) y células inflamatorias (linfocitos). Estas tres causas provocan el estrechamiento (estenosis) de las arterias coronarias.

Existen tres tipos de cardiopatías isquémicas distintas:

• Infarto agudo de miocardio

• Angina de pecho inestable

• Angina de pecho estable

Infarto agudo de miocardio también llamado Síndrome Coronario Agudo con Elevación del ST.

Se trata de un síndrome coronario agudo. El infarto agudo de miocardio es una enfermedad grave que ocurre como consecuencia de la obstrucción de una arteria coronaria por un trombo (coágulo). La consecuencia final de la obstrucción de la arteria es la muerte (necrosis) del territorio que irriga la arteria obstruida. Por tanto, la importancia del infarto de miocardio dependerá de la cantidad de músculo cardíaco que se pierda.

El infarto suele ser un evento inesperado que se puede presentar en personas sanas, aunque generalmente es más frecuente en quienes tienen factores de riesgo y en enfermos que ya han padecido otra manifestación de cardiopatía isquémica.

El infarto se manifiesta por un dolor en el pecho de similares características a la angina, pero mantenido durante más de 20 minutos. Puede ir acompañado de fatiga, sudor frío, mareo o angustia. Va asociado con frecuencia a una sensación de gravedad, tanto por la percepción del propio enfermo, como por las respuestas urgentes que habitualmente provoca en el entorno sanitario que lo atiende. Pero la ausencia de esta sensación no excluye su presencia. Puede ocurrir en reposo y no remite espontáneamente.

La necrosis del territorio que se queda sin riego sanguíneo es progresiva. El daño se incrementa con el tiempo y, una vez muere la porción de músculo cardiaco, es imposible recuperar su función. Sin embargo, el daño sí se puede interrumpir si el miocardio vuelve a recibir sangre por medio de procedimientos que desatascan la arteria bloqueada.

Por ello, es fundamental que la persona con un infarto llegue al hospital lo antes posible. Lo ideal es que reciba atención en el transcurso de la primera hora desde el inicio de los síntomas. Si esto no es posible, durante las horas siguientes al infarto deberán aplicarle tratamientos como trombolisis (fármacos administrados por vía intravenosa que disuelven el trombo) o angioplastia (recanalización mecánica con catéteres de la arteria obstruida. Cuanto antes sea atenido el paciente, mayores posibilidades tiene de evitar daños definitivos.

Diagnóstico y tratamiento del infarto de miocardio en la Clínica 

El infarto de miocardio se reconoce por la aparición brusca de los síntomas característicos: dolor intenso en el pecho, en la zona precordial (donde la corbata), sensación de malestar general, mareo, náuseas y sudoración. El dolor puede extenderse al brazo izquierdo, a la mandíbula, al hombro, a la espalda o al cuello.

Se debe acudir inmediatamente al médico, si se tiene un dolor extraño en el pecho (más intenso que el de una angina típica) que dura 5 minutos o más.

Con un electrocardiograma se demuestran alteraciones evolutivas típicas, y con analítica se valora la elevación de los niveles en sangre de las enzimas cardíacas. Se debe realizar también una radiografía de tórax para ver si el corazón esta agrandado o si hay líquido en los pulmones.

El infarto agudo de miocardio es una entidad englobada en el grupo de síndromes coronarios agudos. Todos ellos se caracterizan por la aparición brusca de un cuadro de sufrimiento isquémico (falta de riego) a una parte del músculo del corazón producido por la obstrucción aguda y total de una de las arterias coronarias que lo alimentan.

El infarto de miocardio es la principal causa de muerte de hombres y mujeres en todo el mundo.

Muchos de los factores de riesgo cardíacos son modificables, de modo que muchos ataques del corazón pueden evitarse si logra mantenerse un estilo de vida más saludable.

¿Cuáles son los síntomas?

El infarto se reconoce por la aparición brusca de los síntomas característicos: dolor intenso en el pecho, en la zona precordial (donde la corbata), sensación de malestar general, mareo, náuseas y sudoración. El dolor puede extenderse al brazo izquierdo, a la mandíbula, al hombro, a la espalda o al cuello.

Hay que advertir que aproximadamente la mitad de los infartos aparecen sin síntomas previos, o sea, que el infarto es la primera manifestación de la cardiopatía isquémica.

Otras veces, en cambio, unos meses antes de tener el infarto el paciente presenta molestias precordiales, sensación de malestar, cansancio, mayor irritabilidad, etc, o incluso en ocasiones molestias de estómago, que hacen confundir los síntomas de infarto con los procedentes de otros órganos.

¿Cuál es su pronóstico?

La mayoría de los pacientes que padecen un infarto agudo de miocardio se recuperan con rapidez y lo suficiente como para poder desempeñar una vida prácticamente normal. Los pocos que no lo consiguen también pueden ser sometidos a procedimientos de revascularización percutánea o ser intervenidos, con lo que se consiguen recuperaciones muy aceptables.

La única diferencia entre el paciente que ha presentado un infarto respecto del que no lo ha tenido es que se debe ser mucho más estricto en lo relativo al abandono del tabaco, la práctica de ejercicio físico regular, la alimentación adecuada (incluyendo restricción de grasas de origen animal y mantenimiento del peso correcto) y el control de las cifras de tensión, del colesterol y de azúcar en sangre.

Generalmente hay que tomar medicinas después del infarto. Aunque la recuperación del infarto sea satisfactoria, la persona que lo padeció debe prevenir la aparición de otras complicaciones cardiovasculares (otro infarto, accidente cerebral, aneurismas, etc), a las que es ligeramente más propenso que otras personas sin infarto por razón de sus factores de riesgo particulares.

¿Quién puede padecerlo?

Buena parte de los infartos de miocardio aparecen en personas que tienen los denominados factores de riesgo.

Estos son, aparte de una cierta predisposición familiar y de la edad, el tabaquismo, la hipertensión arterial, la diabetes y las alteraciones de las grasas en sangre (colesterol).

¿Qué hacer si tiene o cree padecer un infarto agudo de miocardio?

Toda persona que presente un dolor precordial acompañado de malestar general, debe acudir lo más rápidamente posible a un Servicio de Urgencias. Lo más adecuado es avisar al Servicio de Atención Urgente Domiciliaria que corresponda (Teléfono 112).

La razón es que el riesgo principal del infarto agudo de miocardio está en la fase extrahospitalaria (es decir, antes de ingresar al hospital): la mortalidad en esta fase supera el 40%. Una vez ingresado en el hospital, si se hace con la debida antelación (antes de las cuatro horas idealmente), los tratamientos modernos (angioplastia, trombolisis) permiten una recuperación satisfactoria del infarto y las complicaciones son relativamente poco frecuentes.

Las principales causas de muerte en todas las edades relacionadas con el tema son las siguientes:

A nivel mundial:

Mortalidad de enfermedades cardiovasculares por países

Monografias.comPaísMonografias.com

Monografias.comAño evaluadoMonografias.com

Monografias.comVaronesMonografias.com

Monografias.comMujeresMonografias.com

Monografias.comMonografias.comArgentina

1995-98

62.1

40.7

Monografias.comMonografias.comBrasil

2000

85.5

61.7

Monografias.comMonografias.comChile

1995-98

66.1

49.4

Colombia

1996

68

-

Costa Rica

1995-98

38.8

35.3

Cuba

1995-98

51.5

50.4

Ecuador

1985-88

36

-

España

1995-98

43.7

34

México

1995-98

38.9

36.3

Puerto Rico

2000

29.3

24.1

 

 

ACV1

EIC2

EHC3

Subtotal/CV4

Diabetes

Total, CV+ Diabetes

Cuba

48

105

8

161

15

175

Argentina

48

44

9

102

16

171

Barbados

82

56

12

149

67

216

Jamaica

121

72

45

237

84

321

Trinidad

95

151

32

278

108

386

EE.UU.

27

86

8

121

14

114

Canadá

24

78

2

104

10

135

1. Accidentes cardiovasculares,

2. Enfermedad isquémica del corazón,

3. Enfermedad hipertensiva del corazón,

4. Enfermedades cardiovasculares (ACV, EIC y EHC).

Fuente: Health Situation in the Américas. Basic Indicators 2015. PAHO, Washington, DC, 2015.

Principales causas de muerte en todas las edades. 2000, 2013-2014 en Cuba, según anuario de 2015.

Causas

2000

2013

2015

Número de defunciones

Enfermedades del corazón (I05-I52)

20 258

22 828

23 626

Enfermedades cardiovasculares (I60-I69)

8 143

9 061

9 256

Enfermedades de las arterias, arteriolas y vasos capilares J40-J47)

3 687

2 621

2 921

Diabetes mellitus (E10-E14)

1 490

2332

2 210

Tasa por 100 000 habitantes

Enfermedades del corazón.

181.1

204.5

211.6

Enfermedades cerebrovasculares

72.8

81.2

82.9

Enfermedades de las arterias, arteriolas y vasos capilares

33.0

23.5

26.2

Diabetes mellitus

13.3

20.9

19.8

Fuente: Anuario: 2014.

Defunciones según principales causas de muerte 2015 en Villa Clara.

Enfermedades del corazón: 1 709.

Enfermedades cardiovasculares: 630.

Enfermedades de las arterias, arteriolas y vasos capilares: 380.

Diabetes mellitus: 147.

La población total del municipio de Manicaragua es de 66492 habitantes.

Las enfermedades del corazón constituyen la segunda causa de muerte en el territorio.

Actualmente se contabilizan 106 defunciones, que representa una tasa de 175.6 %.

Meses

Enfermedades del corazón

IMA

Enero

9

3

Febrero

6

-

Marzo

7

-

Abril

10

1

Mayo

6

5

Junio

10

3

Julio

9

1

Agosto

4

-

Septiembre

8

3

Octubre

9

1

Noviembre

9

2

Total

87

19

Fuente: Estadísticas del 2015.

Poblados del municipio

IMA

Manicaragua

14

Güinía

2

La Campana

2

Mataguá

1

Jibacoa

0

Total

19

Conclusiones

  • 1. La revisión de la bibliografía, teniendo en cuenta la más actualizada permitió profundizar en los referentes teóricos sobre las enfermedades cardiovasculares para poder determinar su prevalencia a nivel mundial y en Cuba.

  • 2. Las enfermedades cardiovasculares sonla primera causa de muerte en nuestro país y en nuestro municipio la segunda.

  • 3. El no tener en cuenta o descuidar los factores de riesgos que pueden ocasionar las enfermedades cardiovasculares origina que el número de casos con estas patología aumenten progresivamente.

Referencias bibliográficas

1. Álvarez, Roberto. Medicina General Integral. -La Habana: Ed. Ciencias Médicas, 2008.

2. American Heart Association. Heart Disease and Stroke Statistics 2010. Update: A Report From the American Heart Association. Dallas. Circulation [serie en Internet] 2010. [Consultado  3 Jun 2011]; 121:46-215. Disponible en: http://circ.ahajournals.org/cgi/content/full/121/7/e46

3. COLECTIVO DE AUTORES. Temas de Medicina Interna. - La Habana: Ed. Ciencias Medicas, 2002.

4. Comisión económica para América latina y el caribe. centro latinoamericano y caribeño de demografía. La Situación de las Personas Mayores. CEPAL y CELADE, Santiago de Chile, 2003.

5. Comportamiento de la enfermedad cerebrovascular en un período de dos años /Rodríguez Rueda, Juan Miguel…/et al. /. - En Revista Cubana Med. Mil--Año 35, n04, 2006.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Enfermedades

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda