Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Reseña del libro "Liberalismo y democracia" (Norberto Bobbio)




  1. Información bibliográfica
  2. Contexto general
  3. Bibliografía

Información bibliográfica

Bobbio, N. (1993). Liberalismo y democracia. Fondo de Cultura Económica. Italia.

Contexto general

La obra de Norberto Bobbio fue publicada en italiano, posteriormente paso a otros idiomas, pues su contexto político y filosófico, permitió que esta última adquiriera una posición de renombre. Dado que, para el autor el curso de la historia encamina a los seres humanos a salir gradualmente de aquellas formas de servidumbre, hacia modelos de libertad democrática, por ello, no separa a esta del liberalismo.

Claro está, Bobbio reconoce que existen diferencias espacio-temporales entre la democracia y el liberalismo, ya que la primera era ejercida por los griegos, entre tanto el segundo es producto de la modernidad. Sin embargo, para el autor dichas concepciones políticas pueden caminar de la mano, porque ambas tienden a buscar la libertad y mayores oportunidades de igualdad para las clases sociales.

2.1 Contexto especifico

Los límites del poder del Estado permiten apreciar en el liberalismo; una garantía de libertad por su pluralismo constitucional, pues acepta la división de poderes y sus respectivas limitaciones por las vías del derecho, lo cual conlleva a una emancipación y establecimiento del Estado mínimo.

Análisis del capítulo III - Los límites del poder del Estado Tesis central

El autor hace una clara diferenciación entre el Estado absoluto que puede llegar a ser en su esencia, arbitrario, autoritario, totalitario e imponente, al negar la posibilidad de libertad, realización social e individual como parte integral de los fundamentos del derecho. Por ello, el Estado máximo que no es absolutista, si no que por el contrario; limita los poderes estatales, es el que conlleva al Estado mínimo, el cual resulta ser la expresión de la libertad civil para vivir en un mundo posmoderno, abierto a la diversidad, el cambio y las transformaciones socioculturales.

Claro está, es importante definir el Estado de derecho, para Norberto Bobbio

[1] "Por Estado de derecho se entiende en general un Estado en el que los poderes públicos son regulados por aquellas normas generales (las leyes fundamentales o constitucionales) y deben ser regidos en el ámbito de las leyes que los regulan".

Esto indica que si el Estado busca por encima de cualquier ideología de tipo político, garantizar la libertad social e individual, deberá someterse a todas las leyes que hayan sido establecidas en la constitución política, pues solo así podrá limitar sus poderes y evitar el absolutismo.

En ese sentido, los poderes públicos no solo deben someterse a las leyes positivas del derecho o aquellas que hacen mención a normas que fueron debatidas desde la racionalidad política y jurisprudencial, si no que desde luego deben apelar a leyes fundamentales que por esencia deberían ser inviolables como es el caso de los derechos humanos.

Por ejemplo, el Estado tiene derecho a proteger los bienes públicos cuando estos sean afectados, pero no a torturar o desaparecer a nadie por ello.

Tesis secundaria

El Estado débil surge cuando el gobierno no logra someterse a las leyes positivas y a su propia constitución, por ello, no se puede enunciar que sea democrático y liberal en materia económica. Entre tanto, es fuerte cuando es capaz de garantizar la libertad en medio de la inestabilidad y los conflictos de intereses.

Por ejemplo, si el Estado reconoce constitucionalmente algunos territorios del país como patrimonio histórico y cultural de la nación, y luego entonces los entrega de forma legal a los pueblos ancestrales, no podrá violar sus principios constitucionales por favorecer a terceros, empresas extranjeras o multinacionales que busquen explotar los recursos naturales y energéticos en dichas zonas. De lo contrario; sería un Estado débil, arbitrario y despótico en todo el sentido de la palabra.

Análisis del capítulo IV – La libertad contra el poder Tesis central

El Estado debe garantizar los mecanismos constitucionales, para proteger a los civiles del poder arbitrario, tanto así como decir: si el poder se sujeta a las leyes positivas y emancipadoras, se limitara a sí mismo para no abusar de su fuerza. Así podrá equiparar las fuerzas y evitar la ley natural del más fuerte, garantizar la libertad y mejorar las relaciones civiles.

Por lo tanto, explica Norberto Bobbio [1] "Es necesario agregar que para el pensamiento liberal la libertad individual está garantizada, no solo por los mecanismos constitucionales del Estado de derecho, sino tambien porque al Estado se le reconocen funciones limitadas en el mantenimiento del orden publico interno e internacional".

Esos límites son precisamente un respeto a la democracia.

Por ejemplo, en ocasiones los políticos más influyentes de un país, y que pertenecen a clases sociales con un gran poder económico, son señalados y acusados públicamente por civiles o políticos de oposición, por su pasado bastante oscuro y relacionado con el tráfico de influencias, desviación ilegal de diversos recursos financieros, enriquecimiento ilícito, etc. Sin embargo, la acusación puede quedar en el aire, porque los poderes del Estado ignoran el asunto o usan el poder para silenciar dichas denuncias y pruebas. Por ende, si el Estado limitara sus poderes y no fuera víctima del conflicto de intereses, dejaría que las investigaciones y denuncias siguieran el curso del derecho penal, y de este modo sería un Estado fuerte y mínimo.

Análisis del capítulo V – El antagonismo es fecundo Tesis central

El Estado como el padre sobreprotector de los ciudadanos, no es una tesis que sea apoyada por el liberalismo, pues para este último es necesario que la propiedad privada y las leyes del mercado permitan una competencia que favorezca a los ciudadanos y al propio Estado.

Según el autor, la idea total del bienestar ciudadano puede conllevar a una pasividad por parte de los civiles al esperar que las políticas públicas hagan por ellos, lo que estos podrían realizar al interior del liberalismo, pues este ofrece la variedad y la diversidad económica para progresar.

Claro está, este tipo de argumentos pueden servir para que el Estado haga uso de las leyes, evite sus responsabilidades sociales y no regule algunos comportamientos del mercado que pueden ser nefastos para la sociedad, como es el caso de la competencia desleal y la posición dominante, ya que esto puede cerrar oportunidades de negocios a los pequeños empresarios o propietarios que no pueden competir contra aquellos grandes monopolios, además de diversas normas y trámites jurídicos que pueden favorecer a los poderosos, y frenar el progreso de los ciudadanos comunes.

Análisis capítulo - VI La democracia de los antiguos y los modernos Tesis central

El liberalismo es algo moderno y la democracia antigua, de ahí que ambos modelos puedan trabajar conjuntamente. El primero para garantizar que en la libertad los civiles puedan obtener progreso material, la segunda sirve para evitar que el progreso económico violente las libertades individuales. Sin embargo, se debe tener mucho cuidado con la democracia, su función, concepto político o social, explica Norberto Bobbio [1] "Lo reconoció el propio Rousseau, admirador apasionado de los antiguos, quien había sostenido la defensa de la democracia directa, sosteniendo: el pueblo inglés piensa que es libre y se engaña, lo es solamente durante la elección de los miembros del parlamento, tan pronto como estos son elegidos, vuelve a ser esclavo, no es nada".

Esto no es un factor algo del pasado, pues se puede observar que los civiles en algunos países, cada cuatro años escogen presidentes y representantes de tipo político, ese día la democracia popular del voto para elección podrá ser el poder del pueblo, pero una vez que son elegidos los políticos para ocupar sus cargos públicos, son ellos los que toman las decisiones y decretan de acuerdo a sus convicciones personales, presiones de partido o mediante el conflicto de intereses, entonces el pueblo vuelve a ser ajeno a la democracia en el periodo de cuatro años más, y así sucesivamente.

Análisis del capítulo VII - Tesis central – Democracia e igualdad

El pretendido fin de la democracia consiste en dividir el poder y evitar que este se concrete en partidos clasistas y ventajosos, de ahí, que el modelo del liberalismo exija que se considere las concepciones del hombre y la sociedad, como algo que puede respetar la individualidad promoviendo la pluralidad constitucional del derecho. Dado que, entre más se desarrolle la

individualidad, la libertad democrática será un signo de progreso económico.

Bibliografía

Bobbio, N. Liberalismo y democracia. Italia. Fondo de Cultura Económica; 1993. 18 - 45 p.

 

 

 

Autor:

Santiago Polanía

Enviado por:

Jose Orlando Melo Naranjo

ASESOR INTELECTUAL

Investigador de la Universidad Autónoma e Independiente de México

Año 2016


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.