Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Emociones del corazon




  1. ¿Qué dice la ciencia?
  2. Sistema Nervioso Cardiaco Intrínseco
  3. ¿Qué dice la NO ciencia?
  4. ¿Qué dice Gaby Vargas? sobre el corazón y la emoción
  5. ¿Qué podemos vislumbrar?

¿Qué dice la ciencia?

Probablemente el corazón sea la víscera más estudiada por la medicina, desde la antigüedad, primero por los chamanes y luego por los médicos, se menciona como una de las vísceras más importantes e inquietantes del mundo animal. Hubo una época en la antigüedad que le dotaba de características que van más allá de la recirculación de la sangre, después la ciencia, que por eso es ciencia, cambio de parecer y la considero como una simple y compleja bomba de desplazamiento positivo, con cuatro cavidades y cuatro válvulas para generar el flujo de la sangre, esta bomba fue estudiada de una manera admirable por los científicos estableciéndose gran cantidad de parámetros (presión, flujo, ritmo, frecuencia, sonidos, etc.) para conócela tanto fisiológicamente como patológicamente, dando por resultado que existen una gran cantidad de remedios para mantenerla en funcionamiento, desde un ahora un común marcapasos electrónico, hasta las más asombrosas cirugías robotizadas.

Pero no es hasta estas últimas décadas de finales del siglo XX y principios del XXI cuando la ciencia al fin ciencia se ha decidido ir un poco más allá y los pasos que están dando desencadenara unos descubrimientos que nos trasladará algunos siglos a la antigüedad, veamos este botón de muestra:

Sistema Nervioso Cardiaco Intrínseco

Por mucho tiempo se consideró que los ganglios intracardiacos eran simples estaciones de relevo de las fibras del nervio vago. Sin embargo, la evidencia acumulada en las últimas décadas, señala que las neuronas intracardiacas también pueden regular significativa mente la actividad del corazón.

Actualmente se reconoce que existe un Sistema Nervioso Cardiaco Intrínseco (Ardell, 2004; Gray A. L. et al., 2004; Estévez Báez M., 2007a; Armour J. A., 2004, 2008). Estos autores exponen que el tejido nervioso intrínseco cardíaco constituye una estructura de control constituida por múltiples elementos, que en definitiva tienen las mismas características anatómicas y funcionales básicas esenciales de todo sistema nervioso, con sus tres sectores neuronales: aferentes, intercalado o de asociación y eferentes, que proveen una base anatómica y funcional a una red nerviosa compleja en el corazón.

Se reporta la presencia de neuronas en ganglios cardiacos que emiten axones solamente a otras neuronas dentro del mismo ganglio, otras que proyectan axones a neuronas de otros ganglios intratorácicos, mientras otras proyectan axones a neuronas centrales. También, muchos circuitos locales de neuronas intratorácicas reciben entradas desde fuentes extratorácicas. Algunas de estas neuronas tienen grandes somas (30 µ m) en forma de rosetas, dentro de su respectivo ganglio, con sus dendritas interconectándose en el centro del ganglio. Todos estos datos sugieren la presencia de procesamiento de información local (Armour J.A., 2008).

Además, se reporta la presencia de cientos de ganglios intrínsecos, miles de neuronas, subplexos y nervios en el epicardio de diferentes mamíferos como: perros (Ardel J. L et al. 1991; Arora R. C et al., 2003a; Chen J, Wasmund S. L. y Hamdan M. H., 2006; Armour J. A. 2008), Conejillos de Indias (Batulevicius D et al. 2005), conejos (Papka RE 1976), cerdos (Arora R.C., 2003b ; Batulevicius D. et al 2008) y en humanos (Armour J. A. et al. , 1997, Pauziene N. y Pauza D. H., 2003). Chen J et al. (2006) describen que en perros, las neuronas postganglionares parasimpáticas se agrupan principalmente en tres conglomerados de grasa llamados en ingles "fat pads". Dos ubicados dorsalmente, uno adyacente a la intersección de las venas pulmonares derechas y la aurícula derecha y que envía fibras postganglionares al nodo sinusal, otro en la intersección de la vena cava inferior y la aurícula derecha, cuyas neuronas postganglionares se proyectan al nodo AV, y un tercero llamado "estación principal" localizado entre la vena cava superior y la raíz de la arteria aorta, a través del cual la mayor parte de sus fibras parecen viajar antes de llegar a sus destinos. Por otra parte, Armour J.A. (2008) identifica en perros también, siete plexos con importancia funcional. Batulevicius D. (2008) describe en cerdos cinco subplexos cardiacos y una compleja y rica red de nervios epicárdicos.

Por otra parte, se reporta que el corazón de mamíferos (en ratas y humanos) posee células intrínsecas adrenérgicas. (Estas células propias y únicas del corazón poseen receptores que cuando reciben una señal de un neurotransmisor causa, por lo general, una respuesta simpaticomimética, como la reacción de lucha o huida. Por ejemplo, la frecuencia cardíaca aumentará y las pupilas se dilatarán, se movilizará la energía corporal y la sangre fluirá a órganos esenciales.) A través de estudios inmuno-istoquímicos y de microscopia electrónica se ha demostrado que: estas células poseen un perfil morfológico único, que las diferencia de las neuronas simpáticas, realizan biosíntesis de catecolaminas, pues se ha visto la presencia de RNA mensajero y de las proteínas enzimáticas involucradas en su síntesis, además de la liberación de adrenalina y noradrenalina por estas células in vitro. La presencia de esta población específica de células adrenérgicas puede ser esencial durante la ontogenia cardiaca, ya que en su ausencia mueren los fetos de insuficiencia cardiaca. Además, pueden tener implicaciones importantes para la regulación de la función cardiaca postnatal. Estas células se identifican en corazones fetales humanos en un estadio de desarrollo, incluso antes de que la inervación simpática del corazón haya ocurrido. Estos descubrimientos sustentan el concepto de que estas células constituyen un sistema capaz de participar en la regulación cardiaca y que parece ser independiente de la inervación simpática (Abboud F. M. 1996; Huang M. H. et al. 1997, 2005).

Este complicado sistema nervioso intracardiaco, conjuntamente con neuronas autonómicas extracardiacas, inervan el corazón y modulan toda la actividad cardiaca (el ritmo, la conducción de los impulsos y la fuerza contráctil del miocardio). Todo esto, tanto en condiciones fisiológicas, como patológicas como es en los diversos trastornos del ritmo cardiaco (Ardell, 2004; Kukanova B y Mravec B., 2006; Batulevicius D.,et al 2008). Además, que se comporta como un sistema de control estocástico (Se denomina estocástico del latín stochasticus, que a su vez procede del griego st??ast???? stochastikós "hábil en conjeturar" al sistema cuyo comportamiento es intrínsecamente no determinista. Un proceso estocástico es aquel cuyo comportamiento es no determinista, en la medida que el subsiguiente estado del sistema está determinado tanto por las acciones predecibles del proceso como por elementos aleatorios.) (Waldmann M. et al 2006). Todo ello ha llevado a Armour J.A. (2008) a llamar al sistema nervioso intrínseco cardiaco "Pequeño Cerebro".

De lo anterior podemos concluir que este "Pequeño Cerebro" no es tan pequeño, pudiera serlo en tamaño, pero tiene características que pudieran hacerlo diferente del sistema nervioso central.

A pesar de ser tan pequeño comparado con el cerebro "PRINCIPAL" pero siendo un sistema nervioso completo (eferente y aferente) y que su función principal es muy simple, es decir únicamente tiene que controlar el flujo sanguíneo, ya que la presión es generada por el flujo, para lo cual únicamente tiene que controlar cuatro válvulas y los músculos para contraerse y expandirse.

Ahora si especulando, podemos pensar, que este sistema nervioso completo pudiera tener otras funciones hasta ahora desconocidas por la ciencia, ya que la complejidad de un sistema nervioso como que no hace sentido para controlar únicamente una variable conocida como flujo sanguíneo, hubiera sido más económico dejársela al sistema nervioso central.

Continuando con la especulación, este pequeño cerebro pudiera gestionar las emociones, y comunicar estas al sistema nervioso central donde caerían dentro del campo conocido como neurociencia afectiva, término acuñado por J. A. Panksepp (1992) que se define como: "El campo de investigación científica que estudia las bases neurales de los procesos afectivos y sociales de los seres humanos y animales, que abarca niveles conductuales, morales y neurales de análisis" (Schmidt, 2003, p. 3).

Propuesta de experimento, hacer una ecocardiografía tridimensional o al menos un electrocardiograma, múltiple y simultáneo, entre dos o más sujetos sometidos a una misma emoción, el resultado pudiera ser sorprendente.

Monografias.com

Ver animación en:https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/12/CG_Heart.gif/240px-CG_Heart.gif

Monografias.com

Vista frontal de un corazón humano. Las flechas blancas indican el flujo normal de la sangre. 1. Aurícula derecha; 2. Aurícula izquierda; 3. Vena cava superior; 4. Arteria aorta; 5. Arterias pulmonares, izquierda y derecha; 6. Venas pulmonares; 7. Válvula mitral; 8. Válvula aórtica; 9. Ventrículo izquierdo; 10. Ventrículo derecho; 11. Vena cava inferior; 12. Válvula tricúspide; 13. Válvula pulmonar.

¿Qué dice la NO ciencia?

¿Por qué? bajo ciertas circunstancias del entorno, no puedes transmitir una anécdota por nimia que sea a uno u varios oyentes, te gana la emoción, las palabras no salen, no puedes hablar, las lágrimas brotan sin control, tratas de razonar la situación, le piensas como manejarla, haces malabares con las palabras y estas no salen, estas emocionado, perdiste el control, tu cerebro no funciona como tú quieres, ¿qué está pasando?. Tú no eres tú o mejor dicho Yo no soy Yo, ¿entonces qué o quién soy?, eres tu corazón que de cierta manera se comunicó o sincronizo con otro u otros corazones y te permite llorar con cierta facilidad o al menos que no te importa el que dirán, total ya me metí en este berenjenal, y no me importa lo que digan o piensen total estoy entre los míos, ¿Por qué?, porque esto salió del corazón, así de sencillo.

¿Qué dice Gaby Vargas? sobre el corazón y la emoción

Una fuerza superior

Fecha 2017-06-01 12:55:41

Había algo en el aire que hizo que los transeúntes nos detuviéramos hipnotizados. Era una fuerza que no podíamos resistir y que me recordó una de esas películas de ciencia ficción, en la que los personajes obedecen como muñecos a un poder superior. Sólo que en esa calle angosta y empedrada del antiguo barrio de Barcelona, la diversidad de apariencias, edades y nacionalidades llamaba la atención.

Esa fuerza era una voz que salía de una señora humilde, regordeta y desaliñada que cantaba magistralmente el aria de una ópera con un bote enfrente para colectar monedas. Era imposible ignorarla y seguir adelante. Cualquiera que doblaba la esquina quedaba atrapado irremediablemente. Pero la magia la lograba no la voz, sino lo que había debajo de la voz que nos envolvía y unificaba. Ese elemento por el que perdemos todas las diferencias y encontramos la similitud de nuestra esencia, del espíritu y de la verdad: el corazón.

En la vida diaria escuchamos la palabra "corazón" en expresiones como: "Le puso todo el corazón", "le rompieron el corazón", "me llegó al corazón", "nos conectamos de corazón", "sigue tu corazón" y demás. Sin embargo, ¿a qué corazón se refieren todas estas expresiones? Lo curioso es que no se refieren al órgano físico hecho de músculo y compuesto por varias cámaras, que bombea sangre y oxígeno a cada célula de nuestro cuerpo y que es eficiente como ninguna otra bomba en el mundo entero.

Cuando los filósofos, los místicos o las religiones nos hablan de la sabiduría del corazón, del asiento del alma, del maestro interior, del lugar desde donde se da la conexión con un poder superior, no se refieren a las cualidades de un órgano y sus funciones fisiológicas. "En la diferencia entre las definiciones del corazón físico y el emocional se encuentra la raíz de la división tan profunda que hay entre cuerpo y mente en la medicina de hoy", comenta el doctor Stephan Rechtschaffen, autor del libro Time Shifting. "La ciencia actualmente acepta cada día más que las emociones y los pensamientos tienen consecuencias importantes en nuestra salud, la longevidad y el bienestar en general."

Si revisamos los más de 200 años durante los cuales la razón se ha impuesto, a partir del llamado Siglo de las Luces, por encima de aquello que no es cuantificable, vemos que si bien hemos avanzado a pasos agigantados en lo que a la tecnología, la ciencia y la medicina se refiere, no ha sido así en los niveles de felicidad.

Imagina que tuvieras guardado en tu garage y sin usar un auto último modelo, capaz de llevarte a mundos distantes y lugares fantásticos a velocidades inimaginables. Eso hemos hecho con el corazón. ¡Qué desperdicio! Si desarrolláramos más su lado metafórico, místico, intuitivo; si sólo reconociéramos su fuerza y poder más allá de su capacidad de ser una bomba eficiente, nuestra vida cambiaría.

La promesa de esa evolución que tanto necesitamos se encuentra no en la mente, no en la ciencia, sino en el corazón. Es ahí, en ese órgano que hemos olvidado, que radica la base de nuestro poder personal más profundo y del cambio social que el mundo necesita con urgencia. Esa fuerza superior que todos traemos dentro de nosotros es: el amor.

La realidad no es la realidad

Fecha 2017-05-19 11:01:33

Sin duda algo en el cuarto cambió, pero ¿qué fue?

"Formen un círculo entre todas –nos ordenó el maestro a las 15 alumnas–. Ahora caminen cinco pasos en la dirección que les plazca y después deténganse." Una vez ubicadas en los sitios que elegimos, el profesor tomó a tres compañeras de los hombros y las cambió de lugar. "Sólo observen qué sucede", nos dijo.

Al sacar a Alicia del círculo que habíamos formado y dejarla viendo hacia afuera, varias sentimos que algo se contraía en nuestro plexo solar. Físicamente hubo un cambio, pero energéticamente también, y ése es el punto al que quiero llegar.

¿Alguna vez has sentido la mirada de alguien que se posa sobre ti, aun cuando estás de espaldas? ¿O te ha pasado que durante una conversación en grupo te has sentido invisible cuando el orador no te incluye con su mirada? ¿Al entrar a una casa has experimentado agrado o desagrado? La responsable de lo que narro es la energía. Ese elemento intangible que afecta nuestras vidas de manera inconsciente y es una realidad. Pero...

¿Qué es la realidad?

Esto se lo preguntó Donald Hoffman, un científico cognitivo reconocido por la National Academy of Sciences, quien afirma que esa cuestión es a la fecha el mayor enigma científico. En su plática en ted comparte que esto que llamamos realidad no es la realidad, sino una reconstrucción de nuestro cerebro hecha a partir de patrones familiares.

La realidad es mucho más hermosa y compleja de lo que nuestra vista puede percibir. Hoffman pone el ejemplo siguiente: "¿si en tu computadora ves el archivo de textos rectangular y de color azul en la esquina superior de la pantalla, significa que ahí se encuentra dicho archivo? Por supuesto que no, está ahí para ocultarnos la realidad que hay atrás de la pantalla. ¿Te interesaría saber y ver los procesos de los diodos, las resistencias y los megabytes? ¡No! La evolución nos ha dado esa interfaz para ocultar lo que está detrás.

A partir de este punto regresemos a eso que se encuentra más allá de nuestra "realidad", que no vemos pero que sí percibimos, que sentimos y que a diario nos afecta, seamos conscientes o no de ello: la energía que fluye absolutamente en todo. Imposible pensar en un mundo sin energía, porque estaría muerto, ¿cierto?

En el día a día nos comunicamos con el mundo entero gracias a una red energética formada por las frecuencias de radio, televisión, celulares y demás; es un campo electromagnético invisible a los ojos del que, sin embargo, no dudamos. De igual forma, te invito a abrirte a la posibilidad de una comunicación trascendental que excede las palabras. Se trata de un mundo que se puede descubrir mediante la contemplación de lo que aparentemente está más allá de la realidad.

Date cuenta de que cada persona emite un tipo de energía diferente de acuerdo con su estado de ánimo, razón por la cual nos sentimos a gusto o a disgusto en su presencia. Pero no sólo eso, cada ser, sean árboles, plantas, flores, animales, piedras, incluso el mar y las montañas, el aire, los colores, los lugares, emiten una energía y frecuencia vibratoria que si bien no vemos, percibimos constantemente. Darnos cuenta de ello es parte del despertar de la conciencia.

¿Qué tipo de energía emites?

El primer punto de contacto entre dos personas no es la piel, es la energía. De la misma forma la energía que emitimos –gracias al corazón, que es el órgano eléctrico más potente en nuestro organismo– genera un campo electromagnético cuya comunicación es más fuerte y clara que un diálogo, de ahí la importancia de volvernos conscientes de lo que emitimos. ¿Es armónico o disonante? Primero dentro de nosotros mismos y después hacia el entorno y que se reflejará en el ambiente y en nuestras relaciones.

Te invito a preguntarte ¿Qué energía emito en ese momento? ¿Aprecio, rechazo, gratitud? ¿Mi casa, mi oficina, qué pulsan? Si nos hiciéramos esa pregunta de manera regular, seríamos más responsables de lo que transmitimos. Quizás eres una persona que ilumina un lugar cuando llega, o tal vez desentonas con el grupo en el que estás –familia, empresa o amigos. Cuando todos pulsan una misma frecuencia se llama sinergia, el conjunto avanza, se nutre y funciona de manera más eficiente.

Todo esto forma parte de lo que en verdad es la realidad. ¿La puedes ver?

De corazón a corazón

Fecha 2017-05-11 16:22:39

¿Alguna vez te has sentido escuchado y comprendido por una persona, incluso más de lo que tú mismo a veces te puedes comprender o escuchar? ¡Cuánto se agradece! Hay pocos regalos tan valiosos y generosos como éste. Una comunicación de esa naturaleza la llevamos a cabo no de mente a mente, sino de corazón a corazón. Lo más asombroso es que aquello que dice la canción de "dos corazones que laten como uno", no es sólo poesía sino dato científico.

Cuando en el corazón sentimos aprecio, gratitud y compasión por alguien entramos en lo que los científicos llaman "estado de coherencia", lo cual significa que los corazones de ambas personas se sintonizan en la misma frecuencia electromagnética generada por el corazón de una de ellas. Es por eso que nos sentimos tan bien cuando estamos entre amigos que queremos. O tan incómodos cuando la situación es totalmente adversa y los sentimientos hostiles.

Las palabras comunican sólo 7 por ciento del mensaje, los gestos, el tono de voz y el lenguaje no verbal, comunican el restante 93 por ciento; pues el corazón comunica el cien por ciento, sólo basta estar atentos. La energía que emana de un corazón entra en contacto con la energía del otro antes que lo hagan las palabras, las máscaras o se dé el contacto físico. Si quieres comprobarlo, sólo observa lo que te ocurre en las distintas situaciones sociales y lo verás muy claro.

El corazón es el principal centro de inteligencia

Hay estudios que afirman que "el corazón es el principal centro de inteligencia en los seres humanos. La conexión que se da entre las personas desde este centro de inteligencia es mucho más profunda y auténtica que cualquier otra.

Me parece fascinante saber que si pones dos células del cerebro de dos personas en una placa de Petri, éstas extenderán sus dendritas para tratar de conectarse; sin embargo, como no están diseñadas para vincularse fuera del cerebro, eventualmente se darán por vencidas y morirán. En cambio, cuando pones en la placa de Petri células de diferentes corazones comenzarán a unirse y comunicarse de inmediato. Y unidas continuarán latiendo como una durante el tiempo que los científicos decidan continuar con el experimento.

Por lo tanto, la idea de que podemos pensar con el corazón ya no es meramente una metáfora, sino que es un fenómeno muy real. Literalmente tenemos un "cerebro" en el corazón, que no hemos explotado en todo su potencial. Si bien las culturas antiguas siempre lo supieron, en la era moderna perdimos del mapa esta información.

Si la persona promedio vive con estrés, no es de extrañar que 70 por ciento de los errores y conflictos en el trabajo, las relaciones y la familia se deban a una mala comunicación.

A veces desde el cerebro no comprendemos los motivos que mueven a las personas a realizar algo, pero basta dirigirnos al corazón y lo comprendemos todo. No obstante, es imposible conectarnos con los otros si estamos desconectados de nosotros mismos.

Cuando quieras influir y motivar a alguien, viaja del cerebro al corazón. Ahí los seres humanos tenemos más cosas en común que diferencias. Lo primero es mantener la calma interior para que tanto la comunicación interna de tu cuerpo, como la externa en relación con los demás, sea coherente. Por eso es importante revisar qué energía envías al otro a través de tu corazón y de tu campo electromagnético y notar de qué forma afecta el entorno (seamos conscientes o no de ello).

Te invito, querido lector, al seminario que daré el día 21 de junio sobre este apasionante tema y sobre el gran poder que el corazón tiene. Puedes obtener informes en gaby@gabyvargas.com

Conoce tu sorprendente fortaleza

Fecha 2017-02-13 10:27:07

La gente se encontraba sentada en el Lincoln Center de Nueva York el 18 noviembre de 1995. Esperaba con ansiedad escuchar la música maravillosa que surgiría del Stradivarius tocado por el afamado violinista israelí Itzhak Perlman.

El concierto dio inicio después de que Perlman subió con gran lentitud al escenario, ayudado por las muletas que usaba debido a la polio que adquirió en la infancia.

A medio concierto ocurrió algo inusual: una cuerda del Stradivarius salió disparada por el salón, al tiempo que el público escuchaba el estallido. ¿Se suspendería el concierto? La gente y los músicos sabían que sin una cuerda del primer violín sería imposible continuar con la interpretación de la obra sinfónica. Después de que se hizo un profundo silencio, Perlman cerró los ojos, inhaló y dio la señal al director para continuar con el concierto.

"Esa noche tocó con tanta pasión y poder y con una claridad que nunca antes nadie había escuchado –comenta Álvaro Sierra Mayer, quien estaba presente–, continuó tocando al mismo tiempo que recomponía, modulaba, cambiaba esa pieza en su cabeza. Tenía que encontrar en tres cuerdas una pieza hecha para cuatro."

"Al término del concierto la gente aplaudió de pie por tiempo prolongado. Perlman sonrió, alzó su arco para agradecer y dijo: 'Algunas veces la tarea del artista es probar cuánta música puede crear con lo que le queda'". Vaya lección de resiliencia. ¿De dónde surge esa fortaleza y capacidad para salir adelante a pesar de las adversidades? Del corazón.

A esto quiero llegar, a invitarte a ver que lejos de ser el órgano sensible, servil, blando y cursi que asociamos con el 14 de febrero, es la bomba más eficiente que existe en el mundo entero, además de un músculo fuerte y poderoso, fuente de la vida misma y un centro que procesa información a velocidades mayores que el cerebro.

Permíteme compartir contigo, querido lector, la pasión que ha despertado en mí este órgano que tenemos, literalmente, debajo de las narices y que desde el siglo xviii –el llamado Siglo de las Luces, la era de la razón y el conocimiento– hemos arrinconado.

Una mina de oro

El corazón es una mina de oro interior, que no hemos explotado porque ni siquiera sabemos que la tenemos. Es tan generoso como el sol, da más energía de la que toma. Es el poder de la vida y de la inteligencia que impregna y subyace al universo entero. Mediante el corazón te conectas con tu espíritu, con tu fuerza interna, con tu verdadera esencia y con una forma más elevada de saber.

El corazón tiene en sí la posibilidad de hacernos felices y hacernos vivir en abundancia, además de muy sanos. Su poder es el que yace en el centro mismo del universo. Este órgano tiene una energía que puede regenerar, hacer que distintas partes del cuerpo funcionen mejor, por ejemplo, el cerebro, las hormonas y el sistema inmunológico, ¿lo sabías?

La ciencia no se explica qué hace que el corazón comience a latir e inicie la vida. Muchos de los grandes maestros de las tradiciones espirituales alrededor del mundo describen al corazón como fuente de verdadero poder, como la puerta para conectarse con el alma, la creación, el Universo, Dios, el espíritu humano, la sabiduría y la intuición.

Me fascina saber que las investigaciones de hoy nos muestran que aquellos maestros estaban en lo correcto. El corazón es precisamente el órgano que nos hace resilientes y, como a Perlman, nos permite ser creadores de nuestra vida en lugar de víctimas. Te invito a reconocerlo, a honrarlo y a agradecerle que te encuentras vivo.

¿Fingir o ver la realidad?

Fecha 2017-02-16 15:02:11

Vemos a una pareja que discute con agresividad mientras mueve las manos agitadamente. De repente, él saca el celular para tomarse una selfie, ella se une de inmediato y los dos sonríen como si celebraran su aniversario.

Una vez enviada la foto a las redes sociales retoman la discusión y las caras de reclamo y descontento reaparecen. La escena se repite varias veces. Para dejar claro el mensaje: somos una sociedad que gusta de fingir y evita ver la realidad.

Este video me llamó la atención porque refleja la realidad. En las redes sociales solemos ver las vidas perfectas y felices que viven los demás mientras recorren el mundo entero. Abrazos familiares, parejas románticas en atardeceres perfectos, pasteles de cumpleaños rodeados de amigos, en fin... Si cuando vemos las fotos nos sentimos tristes, solos, enojados o heridos, pensamos que estamos mal y que nuestra vida es un pantano sin remedio, en el que nos inundamos de estrés.

Entonces buscamos "algo" que nos saque rápido del pozo y nos evite pensar o sentir.

Terapia de exposición imaginativa

Las emociones son como el foquito del coche que se prende en el tablero para avisarnos que ya no tenemos gasolina. Cuando eso sucede, lo último que haríamos sería fingir y seguir adelante como si todo estuviera bien. Por supuesto que lo sensato y recomendable es abastecerse de combustible.

No hay emociones negativas, todas son avisos para tomar conciencia de algo que tenemos que atender o abastecer: más amor, más perdón, más responsabilidad, más compasión, tú nómbrala. Aun las emociones muy dolorosas, como el duelo o el dolor del desamor se convierten en aliadas cuando las honramos, pues nos hacen detenernos para aprender y crecer.

Cuando vivimos una situación estresante lo común es repasarla en la mente una y otra vez ad infinitum, y las investigaciones muestran que esto puede tener un beneficio.

Imagina que comiste pesado y en abundancia, ahora te duele el estómago, tienes indigestión o náuseas. Estos síntomas se quedarán ahí hasta que hayas digerido y procesado la comida, ¿cierto? Pues con las pesadillas, los recuerdos dolorosos y los pensamientos negativos sucede lo mismo. "Son señales de que el asunto todavía no está concluido o cerrado. La manera de digerirlo es recordar la realidad y hablarla para separar los hechos de la experiencia", comentan los investigadores.

El estudio se llama "Terapia de exposición imaginativa" y se realizó en la Universidad de Oxford en mayo de 2005. A un grupo de pacientes que vivió una experiencia traumática se le pidió que reviviera el suceso en la memoria de la manera más realista posible. El objetivo del estudio era que lejos de olvidar el incidente, las personas lo recrearan para procesarlo y entenderlo hasta hacer las paces con el pasado.

Después de tres meses se encontró que quienes participaron en dicha terapia redujeron 50% la probabilidad de sufrir el llamado "efecto postraumático", en comparación con otros pacientes que no participaron en el procedimiento

Con frecuencia fingimos una actitud para evitar ver o sentir una realidad; esto puede causarnos más estrés que el estrés derivado del suceso mismo. Démosle la bienvenida a esa emoción y sus consecuencias. Consideremos que el estrés es una respuesta natural del organismo para avisarnos que es hora de abastecernos. ¿De qué? Quizá de aceptación, perdón, buenos pensamientos y buenas emociones. Claro, una vez que hayamos digerido la experiencia. Ver la realidad siempre será mejor que fingirla.

¿Qué podemos vislumbrar?

La ciencia está dando los pasos que no se atrevía a dar, una cosa lleva a la otra, probablemente el corazón que dice Gaby Vargas que debemos desarrollar su lado metafórico, místico e intuitivo y reconocer su fuerza y poder, resulte que estamos hablando de la misma bomba material y eficiente pero ahora entendamos sus campos y fuerzas electromagnéticas y salgan otras áreas de la ciencia aun renuentes a entrarle a esta investigación y puedan develar la matemática necesaria para crear un modelo que nos aclare cómo esta mina interior que todos tenemos la podamos entender y aprovechar, de manera que en un futuro nos olvidemos de las tabletas, teléfonos celulares, televisión, radio, resonancias magnéticas nucleares, Internet y consideremos esas tecnologías como obsoletas e ineficientes como las señales de humo y las palomas mensajeras y nos comuniquemos por medio de los CORAZONES.

Y por qué no, si le entendemos al corazón, podamos entender cosas más profundas, como la relación, mente-materia-energía, el inconsciente, las consciencias individuales y colectiva, el alma y el espíritu y entonces sabremos quienes somos, de dónde venimos, a donde vamos y porque estamos en este universo que de paso conoceremos, le entenderemos y lo concientizaremos.

 

 

 

Autor:

Cesar Humberto Valdez Chapa

Junio de 2017

© Cesar Humberto Valdez Chapa


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Columna Lumbar

    Inserciones. Desarrollo y osificación. El Dolor lumbar o lumbago. Causas de dolor lumbar....

  • Anatomía de superficie

    Niveles anatómicos de las vértebras. Proyección de vértebras y esternón. Relación de pleura con las costillas y lineas a...

  • Tejido Epitelial

    Especializaciones de la Superficie Lateral. Adhesión Celular y Moléculas de Adhesión Celular. Especializaciones de la Su...

Ver mas trabajos de Anatomia

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda