Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Factores de riesgo y calidad de vida de los enfermos que sufren lumbalgia




Partes: 1, 2

  1. Resumen
  2. Introducción
  3. Antecedentes Teóricos
  4. Patología
  5. Factores de riesgo para lumbalgia
  6. Calidad de vida
  7. Material y método
  8. Procedimiento
  9. Tratamiento estadístico.
  10. Resultados
  11. Características clínicas de la lumbalgia
  12. Calidad de vida y correlación con las características clínicas
  13. Discusión
  14. Conclusiones
  15. Bibliografía

Resumen

La lumbalgia es uno de los padecimientos más frecuentes de nuestra época que afecta tanto a hombres como a mujeres, adolescentes y adultos, su prevalencia reportada alcanza cifras de hasta el 40% de la población. En este escrito se investigaron los factores de riesgo y el impacto que la lumbalgia tiene en la calidad de vida de los enfermos adscritos al Hospital General Regional No.6 IMSS de la Cd. Madero, Tampico, siendo el primer trabajo de investigación sobre los factores asociados y calidad de vida que se realiza en México. Se utilizó el cuestionario MOS modificado, aplicándolo a 383 pacientes que sufren de dolor bajo de espalda y que acuden a recibir atención médica. Todos los participantes fueron adultos mayores de 20 años de edad, y se aplicaron los cuestionarios sin distinción de sexo y sin importar el tiempo de evolución, la severidad de la patología ni el tratamiento recibido. Como variables independientes se consideraron el Dolor bajo de espalda y el Tabaquismo, la variable dependiente fue la Calidad de vida, definida como el nivel de desempeño en diversas áreas funcionales, que incluyen actividad física, estado funcional, función social, sueño y descanso, percepción de salud y satisfacción de la vida en general. De acuerdo a la información recabada y al puntaje obtenido a través del cuestionario utilizado, 75 pacientes (19,6%) con lumbalgia tenían mala calidad vida mientras que el puntaje registrado en 308 enfermos (80,4%) permitió percibir que tenían buena calidad de vida.

Abstract

Low back pain is one of the most common ailments of our time that affect both men and women, adolescents and adults, prevalence rates can be reported up to 40% of the population. In this paper, we investigated the risk factors and the impact of low back pain has on quality of life of patients assigned to the Regional General Hospital IMSS No.6 of Cd Madero, Tampico, with the first research on the factors partners and quality of life that takes place in Mexico. MOS questionnaire was used, modified, applied to 383 patients suffering from low back pain and who come to medical attention. All participants were adults over 20 years of age, and questionnaires were applied regardless of gender and regardless of time of evolution, the severity of the disease or the treatment received. Independent variables were considered low back pain and smoking, the dependent variable was the quality of life, defined as the level of performance in several functional areas, including physical activity, functional status, social function, sleep and rest, perception health and life satisfaction in general. According to information collected and the scores obtained through the questionnaire used, 75 patients (19.6%) with low back pain had poor quality life while the scores recorded in 308 patients (80.4%) gave notice that they had good quality of life.

Introducción

La lumbalgia es uno de los padecimientos más frecuentes de nuestra época que afecta tanto a hombres como a mujeres, adolescentes y adultos (1-4). Los síntomas clínicos propios de esta patología tienen repercusiones tanto en el área física, psicológica, social y laboral, visto de una manera amplia, la calidad de vida de quien la padece se encuentra afectada (5-14).

Con relación al comportamiento epidemiológico, reportes generados en otros países, nacionales y regionales, ponen de manifiesto un problema de salud de gran magnitud (7, 12, 15, 16). Para dar una idea general al respecto, la prevalencia reportada por autores de otros países alcanza cifras hasta del 40% (7, 17, 18). Se considera que aproximadamente el 80% de la población adulta sufrirá al menos un cuadro agudo de lumbalgia durante su vida (19). En México, aunque no existen datos que documenten la prevalencia real del fenómeno en cuestión, la demanda de atención médica por lumbalgia ocupa uno de los primeros lugares en la consulta externa de especialidades, de tal manera que por su frecuencia de presentación esta condición exige un análisis adecuado (20,21).

Desde el punto de vista económico, el grave problema que la lumbalgia representa actualmente se puede percibir si consideramos que los gastos que se generan en cuidados relacionados a esta patología alcanzan los 50 billones de dólares anuales. Más aun, a la lumbalgia se le considera como la causa más frecuente de ausentismo laboral en población menor de 45 años de edad (22-25).

En nuestra zona, en el área de influencia del Hospital General Regional No.6 del Instituto Mexicano del Seguro Social, en Cd. Madero, Tampico se hace notar que durante el año 2000 se otorgaron 3750 consultas por lumbalgia ocupando el 4 lugar del total de los diagnósticos establecidos en la consulta de especialistas. Además, en este mismo año se registraron 4083 casos por riesgo laboral, de las cuales las afecciones de la región lumbar ocuparon el segundo lugar con 29.5%. Más aún, en un estudio recientemente realizado en población abierta, en edad económicamente activa, se

documentó una prevalencia de 44.5% (26).

La lumbalgia es una patología que durante su evolución clínica, puede incidir en forma negativa en el estado físico, mental, intelectual, familiar, laboral y social de los pacientes, en otras palabras, la calidad de vida de las personas que sufren lumbalgia se encuentra sensiblemente afectada (25,27-36).

En consecuencia se investigaron los factores de riesgo y el impacto que la lumbalgia tiene en la calidad de vida de los enfermos adscritos al Hospital General Regional No.6 IMSS.

Para ello, se utilizará el cuestionario MOS modificado (37,38) a través del cual se recabará información suficiente en cuatro áreas fundamentales a saber: 1.- Estado físico y capacidad funcional del enfermo. 2.- Estado psicológico. 3.- Interacciones sociales y desempeño del papel familiar que le corresponde. 4.- Percepción de salud por parte del paciente.

Antecedentes Teóricos

La lumbalgia o dolor bajo de espalda usualmente definida como dolor, tensión muscular o rigidez localizada abajo del borde costal y arriba del pliegue inferior del glúteo, con o sin dolor en la pierna, constituye un problema de salud de grandes dimensiones que resulta de la alteración de la estructura normal de alguno de los elementos que integran la región lumbosacra (20).

La lumbalgia es un padecimiento común en todos los países, afecta tanto a hombres como a las mujeres (17, 39, 40), adolescentes y adultos (1,5). La prevalencia documentada de lumbalgia oscila en rangos que van de 17.8% a 32% (1, 41,42). Aproximadamente 24.4% de las personas que la padecen presentan episodios de recaídas (6). Se ha documentado que el riesgo de sufrir lumbalgia se incrementa al desarrollar determinadas actividades laborales como en los operadores de maquinaria pesada, estibadores, y en los trabajadores de la construcción (1,35).

Patología

En el desarrollo de la lumbalgia participan diferentes eventos los cuales representan una exageración del proceso normal del envejecimiento, y pueden agravarse o acelerarse por traumatismos, deformidades y enfermedades preexistentes en la columna (20,43).

La degeneración inicial en la columna se produce en el núcleo pulposo. Esta degeneración, que comienza al principio de la vida adulta, se caracteriza por una pérdida gradual de condroitín-sulfato y del contendido de agua, con la consiguiente pérdida de turgencia y elasticidad, así como disminución de la altura actual, o grosor, del espacio discal. El núcleo pulposo pierde líquido, se vuelve más denso, la sustancia fundamental gelatinosa pierde su textura homogénea y se torna algo grumosa. Esto es normal en un individuo mayor de 60 años, se considera anormal en una persona joven si se desarrollan prematuramente.

El disco intervertebral está formado por el anillo fibroso periférico y el núcleo pulposo interno. Al aumentar la edad, el anillo fibroso pierde parte de su elasticidad, sobre todo en la región posterior donde es relativamente delgado. Sus fibras posteriores se separan con más facilidad, o se rompen, y esta región se convierte en una zona débil del anillo por donde el núcleo pulposo puede protruir o herniarse. Una segunda zona de debilidad es la delgada lámina terminal cartilaginosa a través de la cual el material nuclear puede protruir hacia el interior del hueso esponjoso subyacente del cuerpo vertebral y formar así un nódulo de Schmorl. La protrusión del núcleo pulposo y del anillo dentro del canal vertebral tiene una gran repercusión clínica. Ocurre en individuos jóvenes cuyo núcleo pulposo muestra una turgencia considerable, es rara en personas mayores de 50 años (20).

Con el tiempo, la hipertrofia de las facetas y la proliferación ósea excesiva de los platillos vertebrales contribuye a la estenosis progresiva de los agujeros intervertebrales y del canal raquídeo. La estenosis raquídea con el transcurso de los años produce síndromes radiculares, mielopáticos o vasculares.

Según algunas investigaciones, las lesiones musculares y de los ligamentos que fijan las articulaciones intervertebrales constituyen las fuentes más comunes de origen del dolor en la región baja de la espalda. Los principales mecanismos de lesión, de las estructuras de la región baja de la espalda, con mayor frecuencia identificados son: levantar objetos pesados, torsión de la cadera y una pobre condición física (1, 35).

Factores de riesgo para lumbalgia

Los factores de riesgo son características personales, adquiridas o genéticas, que incrementan la probabilidad de desarrollar la enfermedad. Resultados de investigaciones recientes muestran algunos factores de riesgo que favorecen el desarrollo, persistencia y recaída de lumbalgia, a saber: el género, la obesidad, el tabaquismo y la actividad física (17, 44, 45, 46).

En cuanto al género, algunos investigadores han encontrado que la prevalencia de lumbalgia es mayor en mujeres en comparación con los hombres. Wijnhoven y col., (17). Diversas teorías han sido propuestas para explicar la mayor prevalencia de lumbalgia en las mujeres. Algunos investigadores lo atribuyen a una mayor sensibilidad de las mujeres para el dolor (45) y otros a factores psicológicos (46,47).

Por cuanto hace a la obesidad constituye el problema nutricional más frecuente de nuestra época y ha sido asociada con el desarrollo de diversas patologías como: diabetes mellitus tipo 2, intolerancia a la insulina, cáncer y lumbalgia. Shirl y col., (44). Torres Vaca y col., (48) encontraron que el riesgo de sufrir lumbalgia es de 1.5 veces si los sujetos, hombres o mujeres, son obesos.

El mecanismo propuesto por medio del cual la obesidad favorece el desarrollo de lumbalgia no está completamente aclarado. Es posible que la asociación entre obesidad y lumbalgia se deba a trastornos del disco lumbar debido a carga mecánica (49-51), o la carga mecánica como factor iniciador del proceso degenerativo de la columna lumbar

(52).

Por su parte, el tabaquismo aunque constituye un problema importante de salud a nivel mundial y ha sido asociado con el desarrollo de diversas patologías. Algunos investigadores han estudiado una posible asociación entre tabaquismo y lumbalgia, sin embargo, los resultados hasta ahora son discutidos (53). Kwon y col., (54). En cambio Mattila y col., (5) documentaron que el tabaquismo constituye un factor de riesgo importante para la hospitalización de los pacientes con lumbalgia. La relación entre tabaquismo y lumbalgia requiere de mayor investigación.

Finalmente, en cuanto a la asociación entre actividad física y lumbalgia ha sido investigada por diferentes autores. Auvinen y col., (55) han encontrado una relación directa entre la actividad física y la lumbalgia. No obstante, por otro lado, Torres Vaca y col., (48) encontraron una asociación entre sedentarismo y lumbalgia.

Así, la lumbalgia considerada como un problema de salud de gran trascendencia, su magnitud se puede percibir si valoramos el daño que causa a quien la padece, los costos que genera sus manejo y el impacto negativo que tiene sobre la planta productiva y los sistemas de salud. Algunas publicaciones muestran que el 50% de los trabajadores sufren lumbalgia cada año (56) y que el 80-90% de las personas adultas la sufrirá alguna vez en la vida (57). De acuerdo a información actualizada la lumbalgia se ubica dentro de los primeros cinco diagnósticos establecidos en la consulta del primer nivel de atención (57).

Si bien es cierto que muchos de los casos de lumbalgia no son severos y se resuelven dentro de los pocos días o semanas de iniciado el cuadro, aproximadamente 6 a 8% de los enfermos pueden tener recaídas o transitar hacia la cronicidad de la enfermedad. Según algunos autores, aproximadamente el 24.4% de los pacientes que sufren lumbalgia experimentan recaídas de la sintomatología (6) y uno de cada 6 pacientes adultos presentan como secuela limitación funcional (58). La lumbalgia, constituye la segunda causa de perdida de días laborales en trabajadores menores de 45 años de edad (59).

Para dar una idea del costo que genera el manejo de la lumbalgia debemos de señalar lo documentado por Ekman y col. (25) quiénes encontraron que los costos anuales del manejo de la lumbalgia llegan a $20,700 euros; (costos directos $3,100 euros y los costos indirectos llegan a cifras de $17,600 euros, que incluye pérdida de productividad por los días laborales perdidos). Estos autores documentaron además que la calidad de vida de los pacientes con lumbalgia se encuentra severamente deteriorada.

Como se puede apreciar, la lumbalgia constituye un problema de salud de grandes dimensiones, porque los daños que genera a quien la padece no solo al estado físico de las personas sino también a su estado mental, en su interactuar familiar, social y laboral.

Calidad de vida

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no meramente a la ausencia de enfermedad o afecciones.

El estudio de la calidad de vida relacionada con la salud en pacientes que sufren dolor bajo de espalda ha sido objeto de un creciente interés por parte de diversos grupos de investigación, pero la información generada hasta ahora no es muy clara (66). Kovacs y col., (28) demuestran que a los 60 días de iniciado el cuadro clínico, la intensidad del dolor bajo de espalda y el grado de discapacidad no se encuentran

relacionadas con el deterioro de calidad de vida. En cambio, en la muestra estudiada por Oksuz, (7) el puntaje obtenido al aplicar el cuestionario EQ5D-VAS fue menor en los pacientes con lumbalgia en comparación con el obtenido en la población sin lumbalgia, indicando que la calidad de vida de los pacientes se encuentra gravemente afectada. Así mismo, Ekman y col., (25) encontraron que la media del puntaje obtenido al aplicar el cuestionario utilizado fue 12.2 y los resultados médicos que evalúan la actividad física y mental fueron 35.2 y 41.6 respectivamente. Más aún, durante el año 2000 Walker y col.

(60) estudiaron en Australia sobre la prevalencia y discapacidad asociada a la lumbalgia, encontrando que aquellos pacientes con dolor bajo de espalda que buscaron atención médica para aliviar su problema de salud mostraban un grave temor de desarrollar alguna incapacidad el resto de sus vidas a causa de la lumbalgia.

Documentar en que medida la calidad de vida de los enfermos de lumbalgia se encuentra afectada, puede ser un paso importante para establecer un manejo integral de los enfermos, limitar las posibles secuelas asociadas al dolor bajo de espalda y lograr la pronta incorporación de los pacientes a sus actividades familiares, sociales y laborales. Consecuentemente se ha desarrollado el presente trabajo de investigación para determinar los factores de riesgo para lumbalgia y medir la calidad de vida de los enfermos adscritos al Hospital General Regional No.6 del Instituto Mexicano del Seguro Social usando el cuestionario MOS.

El propósito de la investigación fue dar respuesta a la siguiente pregunta:

¿Se encuentra alterada la calidad de vida de los trabajadores, que sufren lumbalgia, del área de influencia del Hospital General Regional No.6 del IMSS? Buscando determinar la calidad de vida de los pacientes que sufren lumbalgia adscritos al Hospital General Regional No.6 del IMSS. Y para ello se determinaron los factores de riesgo para lumbalgia en trabajadores activos y el nivel de calidad de vida en los enfermos con dolor bajo de espalda.

Material y método

El estudio se realizó en el Hospital General Regional No.6 del IMSS en Ciudad Madero, Tamaulipas, cuya área de influencia abarca, Sur de Tamaulipas, Norte de Veracruz, Sur de San Luis Potosí, y el estado de Hidalgo.

Se trató de un estudio transversal, con enfermos que sufren lumbalgia y demandan atención médica por dolor bajo de espalda, para determinar los factores de riesgo y el nivel de calidad de vida en cada uno de ellos. Para determinar la calidad de vida se explorarán las capacidades funcionales y productivas de los pacientes, la severidad de la enfermedad de acuerdo al tiempo de evolución, frecuencia de visitas a medio hospitalario en busca de atención médica, número de días amparados. Así mismo, se valorará la percepción del estado de salud por parte del paciente y el estado psicológico del mismo.

Sujetos

Se incluyeron pacientes que sufren de dolor bajo de espalda que acuden a recibir atención médica en la consulta externa de las especialidades de traumatología, Salud en el trabajo, así como en el servicio de urgencias del Hospital General Regional No.6 del IMSS y en la consulta externa de medicina familiar de la Unidad de Medicina Familiar No.77 IMSS. La población total estudiada fue de 383 pacientes, mayores de 20 años de edad, de uno y otro sexo, sin importar el tiempo de evolución, la severidad de la patología, ni el tratamiento recibido.

Definición de variables

Fueron consideradas como variables independientes el Dolor bajo de espalda por el que entendemos como: Síndrome crónico caracterizado por dolor en la parte bajo de espalda, con diferentes grados de intensidad, fijo o con irradiación que limita o no los movimientos de flexión o rotación del cuerpo, y el Tabaquismo definido como Aspirar y despedir el humo de tabaco. El instrumento utilizado para su medición fue el cuestionario MOS modificado de acuerdo a Edad, Sexo y Tiempo de evolución de la enfermedad.

En cuanto al Tabaquismo activo, este se obtuvo a través de dos preguntas:

  • A) ¿Tú fumas? Las opciones de respuesta fueron (Si, al menos un cigarrillo al día/ Si, pero menos de un cigarrillo a la semana/ Si, al menos un cigarrillo por mes/ Si, pero solo en ocasiones especiales/ No, yo no fumo).

  • B) ¿Has fumado anteriormente? Las opciones fueron (No, Yo nunca he fumado/ Si, yo fume un cigarrillo para probar, pero no he fumado en los últimos 6 meses/ Si, pero lo deje hace más de 12 meses).

Por su parte la variable dependiente considerada fue: Calidad de vida definida como el nivel de desempeño en diversas áreas funcionales, que incluyen actividad física, estado funcional, función social, sueño y descanso, percepción de salud y satisfacción de la vida en general.

Procedimiento

Inicialmente, se procedió a realizar la validación de los instrumentos de medición, en este caso del cuestionario MOS, constituido por 21 preguntas las cuales se encuentran estructuradas de manera que a través de ellas se puede obtener información acerca de sus capacidades físicas y funcionales, percepción de salud por parte del pacientes y estado psicológico de los enfermos. Después, para la validación de este cuestionario se solicitó la evaluación de dicho instrumento por un comité de expertos en el área, quienes sugerirán las modificaciones pertinentes. Finalmente, el cuestionario ya aprobado por los expertos, se aplicó a una muestra equivalente al 10% del grupo total en estudio, y a un número equivalente de sujetos sanos y afectados por otras enfermedades crónicas. Debido a que no contamos con un estándar de oro, se pretende conseguir la validez del contenido.

Asimismo, se diseñó un cuestionario para la recolección de datos generales del paciente como: edad, sexo, ocupación, especialidad del médico que estableció el diagnóstico, tiempo de evolución de la misma, tipo de tratamiento establecido, frecuencia de la utilización de los medicamentos, frecuencia de los síntomas, si ha tenido o no ingresos hospitalarios o visitas al servicio de urgencias, antecedentes heredofamiliares de otras patologías crónicas.

La cronicidad del padecimiento a estudiar se determinó de acuerdo al número de semanas de evolución del cuadro clínico a saber: Aguda.- menos de 6 semanas de evolución; Subaguda.- de 6 a 12 semanas de evolución y Crónica.- Más de 12 semanas de evolución.

La fase de recolección de datos propiamente dicha, se inicio con el llenado de consentimiento informado. Los sujetos que dieron su autorización, procedían a contestar las preguntas del documento anterior y las contenidas en el test MOS modificado.

Tratamiento estadístico.

Se propuso un análisis descriptivo de diagnóstico, por síntomas y tiempo de evolución. Posteriormente se determinó el nivel de calidad de vida de acuerdo a los niveles funcionales, psicológicos o físicos de los pacientes que sufren dolor bajo de espalda de la población en edad productiva.

Finalmente se analizaron los factores de riesgo mediante una regresión logística y OR.

Resultados

Se estudiaron un total de 383 enfermos de lumbalgia, 46,7% fueron varones y el 53,3% resto mujeres. La media de edad de los pacientes incluidos en el estudio fue de 41,33 años con una desviación estándar de 12,59 y una moda de 43,00.

Respecto al nivel educativo de los pacientes incluidos en el estudio, 34,7% habían cursado estudios universitarios y 98 (25,6%) tenían estudios de nivel de primaria o menos.

Entre los datos recogidos, sobre los antecedentes patológicos familiares de los pacientes con lumbalgia incluidos en el estudio, destaca que solo 27 de ellos no tenían antecedentes lo que corresponde al 33,2% y que 256 (66,8%) reportaron tener al menos una enfermedad como antecedente patológico familiar. En la tabla 1 se muestran las características de la presentación del antecedente patológico familiar.

Antecedentes patológicos familiares

Numero

Porcentaje

Sin antecedente

127

33,2

Con una enfermedad en la familia

96

25,1

Con dos o más enfermedades en la familia.

160

41,8

Tabla 1. Características de la presentación del antecedente patológico familiar.

Entre los antecedentes patológicos familiares con mayor frecuencia reportados se anota el de hipertensión con un 51,7%, le sigue el de diabetes mellitus con 44,6%, el de asma con 14,4% y de alergia a medicamentos con 13,1%. De los 256 pacientes con antecedentes patológicos familiares 96 (37.5%) reportaron que sus familiares sufrían de una sola patología y 160 (62.5%) más de dos patologías. El antecedente de diabetes más hipertensión arterial sistémica fue reportado por 121 pacientes y el de diabetes más asma en 38 casos.

Con relación a los antecedentes patológicos personales, 180 enfermos de la muestra incluida en este estudio anotaron no tener antecedentes patológicos de importancia lo que corresponde al 47,0% de la muestra estudiada, en cambio 203 de los pacientes anotaron sufrir de alguna otra patología lo que corresponde al 53,0%. De los 203 enfermos que reportaron tener antecedentes patológicos personales, 72 (35,5%) anotaron sufrir una sola patología diferente a la lumbalgia y los 131 restantes (64,5) sufrían de dos o más patologías. La presencia simultánea de hipertensión arterial sistémica más tabaquismo fue reportada por 19 pacientes (14,5%) y la de diabetes mellitus tipo 2 más tabaquismo por 10 enfermos (7,6%).

En la tabla 2 se anota el número y porcentaje de las enfermedades identificadas con mayor frecuencia en la población estudiada, así como la distribución por sexo de estas mismas variables.

Monografias.com

Tabla 2. Prevalencia de las enfermedades concurrentes en los pacientes con lumbalgia.

Características clínicas de la lumbalgia

La información documentada acerca del mecanismo que dio origen al dolor de la lumbalgia y las características clínicas del mismo son las siguientes: 190 pacientes (49,6%) refirieron haber realizado un esfuerzo extremo, al levantar un objeto pesado, 78 enfermos (20,4%) mencionaron haber recibido un traumatismo y 115 personas (30,0%) no identificaron la causa que dio origen al cuadro clínico de dolor. Del total de pacientes estudiados, 121 (31,6%) anotaron haber iniciado con el cuadro doloroso en el lugar de trabajo, 8 (2,8%) en trayecto a su trabajo y 254 (66,3%) enfermos no identificaron el lugar.

El tiempo de evolución del cuadro sintomático fue el siguiente: 260 pacientes (67,8%) refirieron menos de 6 semanas, y en 123 enfermos (32,2%) la evolución fue mayor a las seis semanas. El diagnóstico de lumbalgia fue establecido por un especialista en 38,6% de los enfermos y en el 61,4% restante por un médico de familia.

En las siguientes tablas se pueden evaluar las características clínicas de las lumbalgias y la distribución por sexo.

Monografias.com

Monografias.com

Monografias.com

175 de los participantes (45,7%) requirieron reposo en su domicilio a causa del dolor bajo de espalda. La media del tiempo en que un paciente recibió atención médica a causa de la lumbalgia fue 52,15 +- 219,8 días. Y la media del tiempo que recibió certificado medico para no trabajar fue 57,2 +- 112,1días.

Calidad de vida y correlación con las características clínicas

De acuerdo a la información recabada y al puntaje obtenido a través del cuestionario utilizado, 75 pacientes (19,6%) con lumbalgia tenían mala calidad vida mientras que el puntaje registrado en 308 enfermos (80,4%) permitió percibir que tenían buena calidad de vida.

La correlación de la valoración de calidad de vida con el género del paciente o sus antecedentes de tabaquismo activo no muestran diferencias significativas.

Entre los enfermos con lumbalgia que tienen mala calidad de vida encontramos un mayor porcentaje de enfermos con alergia a medicamentos (53,8% vs. 17,1%) en comparación con los no alérgicos a medicamentos. Basados en el análisis estadístico sufrir alergia a medicamentos (OR ajustada= 5,02; p <0,001) se correlaciona bien con la calidad de vida en los enfermos de lumbalgia, determinado por un modelo de regresión logística con ajuste para antecedentes de hipertensión, diabetes y asma. En todos los casos, la existencia de una enfermedad concomitante determina una mayor tendencia a que la valoración de calidad de vida sea peor, pero sin que las diferencias resulten significativas estadísticamente.

Para permitir un análisis más detallado de los factores de riesgo para mala calidad de vida en los enfermos con lumbalgia, un modelo de regresión logística examinó la relación entre acceso de tos, estornudos, pujar y mala calidad de vida en pacientes con lumbalgia. Los datos muestran que el antecedente de incremento del dolor de lumbalgia por estornudos (OR ajustado= 3,08; p= 0,003) constituye un factor de riesgo para mala calidad de vida

Monografias.com

Tabla 11.- Calidad de vida en pacientes con lumbalgia correlacionando con las características del dolor.

La tabla 12 muestra un mayor porcentaje de enfermos de lumbalgia con mala calidad de vida entre aquellos enfermos que refirieron limitación de rotar el cuerpo (24,9% vs 4,1%) en comparación con aquellos que sí lo podían hacer. Esta misma tabla muestra que el riesgo de mala calidad de vida en los pacientes con lumbalgia en cinco veces mayor entre aquellos que refieren limitación al rotar el cuerpo en comparación con aquellos que no tienen esta limitación física.

Monografias.com

Tabla 12.- Calidad de vida de los pacientes con lumbalgia e incapacidad física o laboral.

En la tabla 13 se aprecia que la prevalencia mayor de pacientes con lumbalgia que tienen mala calidad de vida se encuentra en los pacientes que tienen sobrepeso (25,3% vs 15,0%) en comparación con los que tienen peso normal o son obesos. Los datos muestran que controlado por las variables peso normal y obesidad, el sobrepeso (OR ajustado= 2,28 p= 0,020) se encuentra asociado con mala calidad de vida en los enfermos de lumbalgia

Monografias.com

Tabla 13.- Calidad de vida de los pacientes con lumbalgia y su correlación con su estado nutricional.

Discusión

De acuerdo a nuestro conocimiento éste es el primer trabajo de investigación, sobre los factores asociados y calidad de vida en los enfermos de lumbalgia, que se realiza en México, particularmente en la región noreste de la Republica Mexicana. La información obtenida en este estudio puede ayudar a mejorar los esquemas de manejo y reforzar los programas para la prevención la lumbalgia.

Por otro lado, se trata de un estudio transversal, por lo tanto ninguna relación causal puede ser inferida, por lo tanto los resultados no pueden ser generalizados a población abierta.

En este estudio, encontramos una mayor prevalencia de lumbalgia en las personas del sexo femenino (53,3% vs. 46,7%). Esta relación ha sido reportado por otros autores (18, 40, 44, 55). Schneider y col., (18) y Mattila y col.,(5) muestran que el género femenino constituye un factor de riesgo importante para hospitalización de los pacientes con lumbalgia.

Reportes recientes muestran que la lumbalgia es causa importante de limitación funcional y laboral de los enfermos (1). Nuestros resultados apoyan estas observaciones al encontrar que en el 60,8% de los casos el dolor cedía con el reposo físico, que el 74,4% los pacientes no podián rotar el cuerpo y que el 45,7% ameritó certificado médico para no laborar.

Adicionalmente, en este estudio, un 49,6% de los enfermos refirieron el antecedente de levantar un objeto pesado como causa del dolor bajo de espalda.

Con relación a la prevalencia de tabaquismo registrada en nuestro estudio que fue de 31,9%. y por las características del diseño de investigación no fue posible establecer una relación de causalidad entre tabaquismo y lumbalgia.

Por lo que hace a la prevalencia documentada de sobrepeso y obesidad en los pacientes con lumbalgia que nosotros estudiamos rebasa el 60% la cual es un factor de riesgo para la lumbalgia.

Se ha documentado que el impacto negativo de la lumbalgia no solo se produce en la persona que padece la enfermedad, sino tambien en la familia, los servicios de salud y a la planta productiva. El ausentismo laboral que frecuentemente acompaña a la lumbalgia como consecuencia de la limitación física que a esta se asocia, es un indicador palpable del impacto negativo que produce a la planta productiva (25). El análisis en este estudio ha permitido corroborar el efcto negativo que la lumbalgia genera a la planta productiva al registrar que el 45,7% de los participantes habían recibidio un certificado medico de incapacidad temporal laboral.

El efecto de la lumbalgia en la calidad de vida de los sujetos estudiados apenas alcanza un 19,6% del total de la muestra estudiada tenía una mala calidad. No obstante, los resultados encontrados en el estudio, un porcentaje mayor de pacientes con lumbalgia que tienen mala calidad de vida se encontró en aquellos enfermos que no podían rotar el cuerpo (24,9% vs. 4,1%) en comparación con aquellos que si podían rotar el tronco sobre la cintura. El riesgo de que un paciente con lumbalgia tenga mala calidad de vida es 5 veces mayor si no puede rotar el cuerpo comparativamente con los tienen una movilidad normal del cuerpo.

De acuerdo a reportes recientes, México es el país con el mayor porcentaje de obesos a nivel mundial. Según la Encuesta Nacional de Salud del año 2006, el 71.9% de la población mayor de 20 años sufre de sobrepeso u obesidad (61). Los resultados en este estudio muestran que el 68.7% de los enfermos tienen sobrepeso o son obesos.

Más aún, basados en los resultados del análisis el porcentaje mayor de pacientes con lumbalgia que tienen mala calidad se encuentra en el grupo de enfermos con sobrepeso en comparación con los que tienen peso normal. El riesgo de que un paciente con lumbalgia tenga mala calidad de vida es doble si sufren de sobrepeso, determinado por un modelo de regresión logistica con ajuste para género, peso normal y obesidad.

Por ello resulta de gran importancia reforzar los programas preventivos de obesidad para limitar el daño que esta produce tanto en personas como en aquellos que son portadores de alguna patología como la lumbalgia.

Conclusiones

I.- El cuestionario aplicado ofrece una elevada confianza para alcanzar los objetivos establecidos en este estudio, pues este ha sido validado a través de múltiples investigaciones y ha mostrado una elevada sensibilidad y especificad para determinar la calidad en las personas.

II.- En nuestro estudio se documentó que el 19.6% de los enfermos con lumbalgia tienen mala calidad de vida.

III.- Los enfermos de lumbalgia con menor nivel educativo presentaron el mayor porcentaje de sujetos con mala calidad de vida.

IV.- El estudio demuestra una correlación significativa entre alergia medicamentosa y mala calidad de vida de los enfermos de lumbalgia (p<0,001).

V.- La prevalencia de mala calidad de vida fue mayor en aquellos enfermos de lumbalgia en donde el dolor aumenta con la presencia de estornudos (p = 0,003).

VI.- Los enfermos de lumbalgia, que tienen limitación para rotar el cuerpo, tienen una mala calidad de vida en comparación con aquellos enfermos que si pueden rotar el cuerpo (p = 0,004).

VII.- Aproximadamente, 68,7% de los enfermos de lumbalgia tenían sobrepeso o eran obesos.

VIII.- La mayor prevalencia de pacientes con lumbalgia que tienen mala calidad de vida se encuentra en los pacientes que tienen sobrepeso (p = 0.020).

IX.- Sin duda la limitación física para rotar el cuerpo es el factor de riesgo más importante para presentar mala calidad de vida en los pacientes con lumbalgia, pero el incremento del dolor por la presencia estornudos y el sobrepeso incrementan el riesgo a tener mala calidad de vida en los enfermos de lumbalgia.

Bibliografía

1.- Landry MD, Raman SR, Sulway Ch, Golightly YM, Hamdan E. Prevalence and risk factors associated with low back pain among health care providers in a Kuwait hospital. Spine 2008;33:539-545

2.- Manek NJ, MacGregor AJ. Epidemiological of back disorders: prevalence, risk factors, and prognosis. Curr Opin Rheumatol 2005;17:134-140

3.- Cassidy JD, Cote P, Carroll LJ, Kristman V. Incidence and course of low back pain episode on the general population. Spine 2005;15:2817-23

4.- Kent PM, Keating JL. The epidemiology of low back pain in primary care. Chiropr Osteopat. 2005;26:13

5.- Mattila VM, Saarni L, Parkkari J, Koivusilta L, Rimpelä A. Predictors of low back pain hospitalization – a prospective follow-up of 57,408 adolescents. Pain 2008;139:209-217 6.- Oleske DM, Lavender SA, Andersson GBJ, Morrisey MJ, Zold-Kilbourn P, Allen Ch, Taylor E. Risk factors for recurrent episodes of work-related low back pain disorders in an industrial population. Spine 2006;31:789-798

7.- Oksuz E. Prevalence, risk factors, and preference-based health states of low back pain in a Turkish population. Spine 2006;31:E968-E972.

8.- Salaffi FDe Angelis R, Stancati A, Grassi W, Marche P. Health-related quality of life in multiple musculoskeletal conditions: a cross-sectional populations based epidemiological study. 11. The MAPPING study. Clin Exp Rheumatol. 2005;23:829-39

9.- Smeets RJ, Wittink H, Hidding A, Knottnerus JA. Do patients with chronic low back pain have a lower level of aerobic fitness than healthy controls?: are pain, disability, fear of injury, working, status, or level of leisure time activity associated with the difference in aerobiofitness level? Spine 2006;31:90-7

10.- Lamers LM, Meerding WJ, Severens JL, Brouwer WB. The relationship between productivity and health-related quality of life: an empirical exploration in persons with low back pain. Qual Life Res. 2005;14:805-13

11.- Lamoth CJ, Daffershofer A, Meijer OG, Beek PJ. How do persons with chronic low back pain speed up and slow down? Trunk-pelvis coordination and lumbar erector spinae activity during gait. Gait Posture 2006;23:230-9

12.- Ehrlich GE. Low back pain. Bulletin of the World Health Organization 2003,81 (9) 13.- Truchon M, Cote D, Fillion L, Arsenault B, Dione C. Low-back pain related disability: an integration of psychological risk factors into the stress process model. Pain 2008;137:564-573

14.- Foster NE, Bishop A, Thomas E, Maimn Ch, Horne R, Weinman J, Hay E. Illness perceptions of low back pain in primary care: what are they, do they change and are they associated with outcomes? Pain 2008;136:177-178.

15.- Prado-León LR, Celis A, Avila-Chaurand R. Occupational lifting tasks as a risk factor in low back pain: a case-control study in a Mexican population. Work. 2005;25:107-14

16.- Folletti I, Belardinelli V, Giovannini G, Cresta B, Fabrizi G, Tacconi C, Stopponi R, Ferrari L. Prevalence and determinants of low back pain in hospital workers. G Ital Med Lav Ergon. 2005;27:359-61

17.- Wijnhoven HA, de Vet HCW, Picavet HSJ. Sex differences in consequences of musculoskeletal pain. Spine 2007;32:1360-1367.

18.- Shneider S, Randoll D, Buchner M. Why do women have low back pain more than men? A representative prevalence study in the Federal Republic of Germany. Clin J Pain 2006;22:738-747.

19.- Wadell G. A new clinical model for the treatment of low-back pain. Spine 1987;12:532-44

20.- Salter RB. Trastornos y lesiones del sistema músculo esquelético, diagnóstico diferencial del lumbago. Maisson- Salvat. México, 2da. Edición. 1995; 10: 249 – 253.

21.- Borenstein DG. Epidemiology, etiology, diagnostic evaluation, and treatment of low back pain. Curr Opin Rheumatol. 1997; 9: 144 – 50

22.-Bratton RL. Assesment and management of acute low back pain. Am Fam Physician 1999; 60: 2299 – 308

23.- Carey TS, Garret J, Jackman A, McLaughlin C, Fryer J, Smucker DR. The outcomes and costs of care for acute low pain back pain among patients seen bay primary care practitioners, chiropractors, and orthopedic surgeons. The North Carolina Back Pain Project. N Engl J Med. 1995; 333: 913 – 7

24.- Hart LG, Deyo RA, Cherkin DC. Physician office visits for low back pain. Frequency, clinical evaluation, and treatment patterns from a U.S. national survey. Spine 1995;20:11-9.

25.- Ekman M, Jönhagen S, Hunsche E, Jönsson L. Burden of illnes of chronic low back pain in Sweden. A cross-sectional, retrospective study in primary care setting. Spine 2005;30:1777-1785

26.- Saldivar GAH, Cruz DLT, Serviere ZL, Vázquez NF, Joffre VVM. Lumbalgia en trabajadores. Rev Med IMSS 2003;41:203-209

27.- Takahashi N, Kikuchi S, Konno S, Morita S, Suzukamo Y, Green J, Fukuhara S. discrepancy between disability and the severity of low back pain: demographic, psychologic, and employment-related factors. Spine 2006;31:931-939

28.- Kovacs FM, Abraira V, Zamora J, del Real MTG, Llobera J, Fernández C, and the Kovacs-Atención primaria Group. Correlation between pain, disability, and quality of life in patients with common low back pain. Spine 2004;29:206-210

29.- Swinkels-Meewisse IE, Roelofs J, Oostendorp RA, Verbeek AL, Vlaeyen JW. Acute low back pain: pain-related fear and pain catastrophizing influence physical performance and perceived disability. Pain. 2005;12:

30.- Moshe S, Levin M. Occupational aspects of low back pain. Harefuah. 2005;144:492-6

31.- Ekman M, Johnell O, Lidgren L. The economic cost of low back pain in Sweden in 2001. Acta Orthop. 2005; 76:275-84

32.- Wheeler AH. Diagnosis and management of low back pain and sciatica. Am Fam Physician. 1995; 52: 1333 - 1341

33.- Frymoyer JW, Cats-Baril WL. An overview of the incidences and costs of low back pain. Orthop Clin North Am. 1991; 22: 263 – 71

34.- Mayer TG, Gatcher RJ. Functional restoration for spinal disorders: The sports medicine approach. Philadelphia: Lea and Febiger. 1988; 3: 207 – 40

35.- Deyo RA, Cherkin D, Conrad D, Volinn E, Cost, controversy, crisis: Low back pain and the health of the public. Annu Rev Public Health. 1991; 12: 141 – 56

36.- Slaboda JC, Boston R, Rudy TE, Lieber SJ. Classifying subgroups of chronic low back pain patients based on lifting patterns. Arch Phys Med Related 2008;89:1542- 1549.

37.- Ware JE Jr, Sherboune CD. The MOS 36-items short-form Health survey (SF-36).

1. Conceptual framework and items selection. Med Care 1992; 30: 473 – 83

38.- McHorney CA, Ware JE, Raczek AE. The MOS 36-item short-form Health Survey (SF-36). 11. Psychometric and clinical tests of validity in measuring physical and mental health constructs. Med Care 1993; 31: 247 – 67.

39.- Kent PM, Keating JL. The epidemiology of low back pain in primary care. Chiropractic & Osteopathy 2005;13:13

40.- Chenot JF, Becker A, Leonhardt C, Keller S, Donner-Banzhiff N, Hildebrandt J, Basler HD, Baum E, et al. Sex differences in presentation, course, and management of low back pain in primary care. Clin J Pain 2008;24:578-584.

41.- Dillon C, Paulose-Ram R, Hirsh R, Gu Q. Skeletal muscle relaxant use in the United States: data from the third National Health an Nutrition Examination Survey (NHANES 111). Spine 2004;29:892-896.

42.- Stranjalis G, Tsamandouraki K, Sakas DE, Alamanos Y. Low back pain in a representative sample of Greek population: analysis according to personal and socioeconomic characteristics. Spine 2004;29:1355-1360

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Enfermedades

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda