Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Salud ocupacional en medicina veterinaria

Enviado por clever jimenez



Partes: 1, 2

  1. Introducción
  2. Generalidades de la salud ocupacional
  3. Riesgos
  4. Protección en la medicina veterinaria
  5. Medidas de prevención
  6. Conclusiones
  7. Bibliografía
  8. Agradecimiento

Introducción

La práctica de la medicina veterinaria constituye una actividad asociada a riesgos para la salud humana, durante los últimos años, se ha realizado estudios sobre el riesgo biológico que conlleva al estar constantemente tratando con los animales.

En el mundo globalizado existen múltiples procesos que afectan directamente la salud de los trabajadores; el deterioro de la calidad de la vida y el predominio de procesos tecnológicos y altamente productivos conducen a concentrar el capital, aumentar los niveles de pobreza y a generar desempleo. La salud ocupacional se ha desarrollado durante las últimas décadas, con un enfoque que enfatiza en la prevención de los riesgos profesionales (accidentes de trabajo y enfermedades profesionales) y en la promoción de la salud en el trabajo. De esta forma se ha dado mayor prioridad a mejorar la calidad de vida del trabajador no solamente dentro del trabajo sino fuera del mismo, y de esta forma se ha contribuido al desarrollo de la sociedad y del país. En este proceso intervienen factores sociales, culturales, económicos y políticos que obstaculizan o facilitan sus propósitos tanto en el marco nacional como en el internacional.

Dentro del importante campo de la actividad agropecuaria debemos considerar a la gestión de la Salud Ocupacional, como una "herramienta de tipo gerencial", que nos permitirá mejorar la productividad y la rentabilidad de las empresas. Los que estamos inmersos en la evaluación y seguimiento de los costos de producción y la necesidad continua y urgente de hacer rentable nuestros sistemas productivos; debemos visualizar que hoy en día la globalización de los mercados en donde aparecen nuevos competidores más eficientes y de mayor tamaño; exigen el incluir a la Salud Ocupacional como una herramienta de inversión que busca ir reduciendo los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, para mejorar la productividad y la rentabilidad de las empresas.

CAPITULO I

Generalidades de la salud ocupacional

  • ¿Qué es salud ocupacional?

La Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.), define la Salud ocupacional como "la disciplina que tiene por finalidad, promover y mantener el más alto grado de bienestar físico, mental y social de los trabajadores en todas las profesiones; evitar el desmejoramiento de la salud causado por las condiciones de Trabajo; protegerlos en sus ocupaciones de los riesgos resultantes de los agentes nocivos ubicar y mantener a los trabajadores de manera adecuada a sus aptitudes fisiológicas y sicológicas; y en suma, adaptar el trabajo al hombre y cada hombre a su trabajo." (Glosario Básico de Salud Laboral, 2003).

Nos encontramos así frente a una doble posibilidad, el trabajo, en cualquiera de sus formas, ya sea este remunerado o no, es necesario para la vida humana saludable pero en muchos casos es, ese trabajo, capaz de dañar la propia salud de quienes lo realizan en forma individual o colectiva. Aparece de esta forma el trabajo como uno de los determinantes del estado de salud..

Una fuerza de trabajo saludable es uno de los bienes más preciados con que debe contar cualquier país o comunidad. No solo contribuye a la productividad y riqueza del país sino a la motivación, satisfacción y calidad de vida de la población.

La Salud Ocupacional a nivel mundial es considerada como un pilar fundamental en el desarrollo de un país, siendo la salud ocupacional una estrategia de lucha contra la pobreza sus acciones están dirigidas a la promoción y protección de la salud de los trabajadores y la prevención de accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales causadas por las condiciones de trabajo y riesgos ocupacionales en las diversas actividades económicas.

En América Latina y el Perú aún no se conoce bien la magnitud que alcanzan las enfermedades ocupacionales. La OIT estima, que en países en vías de desarrollo, el costo anual de los accidentes y enfermedades ocupacionales está entre el 2% al 11% del Producto Bruto Interno (PBI), en el Perú es de aproximadamente $ 50,000 millones de dólares americanos, es decir entre $1,000 y $5,500 millones de dólares americanos anuales.

1.2 Antecedentes de la salud ocupacional

Desde el siglo IV AC el griego Hipócrates de Cos menciona enfermedades que presentan solo los trabajadores mineros de entonces, llamados "trabajadores de las canteras En el mismo siglo XVI Paracelso escribe la primera monografía "Vonder Birgsucht Und Anderen BergranK Heiten", que relaciona la acción de las sustancias usadas en el trabajo y la enfermedad en el trabajador, describe la toxicidad del mercurio, mencionando los principales síntomas. En el año 1700 Bernardino Ramazzini (Italia), a quien se le conoce como el Padre de la Medicina del Trabajo publica el libro "De Morbis Artificum Diatriba", en el que señala la relación entre riesgo y enfermedad, basado en la observación y en respuesta a una pregunta simple que recomienda no olvidar: ¿Cuál es tu ocupación?.

El Perú tiene una tradición milenaria en la que el trabajo es considerado como un deber social. Durante la Conquista por los españoles, el sistema productivo se modificó. Desde la Colonia hasta la etapa Republicana se cimienta la coexistencia del modo de producción variado que influye en el paso del Perú al proceso productivo industrial.

En 1824 se suprime el trabajo forzado de los indios en las minas, y en 1900 se promulga el primer Código de Minería. En 1911 se dio la primera Ley sobre Accidentes de Trabajo, Ley N° 1378 (José Matías Manzanilla), norma pionera en la región y avanzadísima para su época, introduce la teoría de responsabilidad por riesgo, quien crea un puesto de trabajo está creando un riesgo, no siendo necesario demostrar la culpa del empresario pues éste responde al riesgo existente en el trabajo por él creado. Los empresarios para cubrirse de esta responsabilidad aseguraban a sus trabajadores contratando pólizas con seguros privados; esto duró 60 años. En 1936 se crea el Seguro Social Obrero, en el que se establece cobertura por enfermedad, maternidad, invalidez, vejez y muerte, no considerando los accidentes y enfermedades ocupacionales. El 5 de Agosto de 1940 por Decreto Supremo se crea el Departamento de Higiene Industrial dentro del Ministerio de Salud Pública y Previsión Social. En 1957 el Departamento de Higiene Industrial se transforma en Instituto de Salud Ocupacional (ISO), durante este periodo se realizaron diversos estudios de investigación: "Diámetro transverso del corazón en los mineros de altura", Diversos Estudios sobre Control de Polvos Contaminantes en Plantas Mineras" , "Silicosis" , "Tuberculosis y Mal de Montaña Crónico", "Intoxicación por Insecticidas en valles de Cañete, Chincha, Pisco e Ica", "Visita de inspección y control de las condiciones de trabajo", "Investigación sobre la correlación del factor tiempo, concentración y la Silicosis", "Diagnóstico de Silicosis", "Límites".

2.1 LA SALUD OCUPACIONAL EN LA MEDICINA VETERINARIA

Desde sus inicios, la Medicina Veterinaria ha sido descrita como una profesión riesgosa, con el transcurso del tiempo en nuestro país, son numerosos los profesionales afectados en el ejercicio de sus funciones.Las condiciones inadecuadas de trabajo especialmente al actuar en un campo a merced de factores biológicos, físicos y químicos llevan al resentimiento de la salud al profesional de la medicina animal.

Muchas veces se piensa que el trabajo a campo es más saludable que otros trabajos que realiza el profesional veterinario, por el simple hecho de que es un trabajo al aire libre, más fresco y sin tantos usos de sustancias toxicas, atribuyéndole el trabajo de laboratorio mayores riesgos.

Esto ha llevado a que normalmente quienes realizan sus trabajos a campo apliquen menos normas de protección y prevención de accidentes que los que llevan a cabo sus actividades en laboratorios o quirófanos.

Los riesgos a los que se ven expuestos los Médicos Veterinarios son múltiples, destacando ergonométricos, agentes físicos, químicos, biológicos, lesiones traumáticas, etcétera; como consecuencia de su actuación se generan diversas enfermedades profesionales.

El papel del veterinario es fundamental en la asignación de responsabilidades para los programas de salud y seguridad en el trabajo, bien sea en clínicas, zoológicos, laboratorios de investigación, granjas, y otros.

Como plantea Morley, las medidas de bioseguridad que debe tener en cuenta el médico veterinario están relacionadas con la habilidad para prevenir la transmisión de agentes patógenos, así como para controlar su diseminación hacia los humanos y hacia las instalaciones. Es decir que contempla prácticas de manejo dirigidas a reducir la oportunidad de que agentes infecciosos ganen acceso o se dispersen dentro de una unidad de producción, de hospitales, regiones o países.

CAPITULO II

Riesgos

El entorno de trabajo de un médico veterinario puede exponerlo a un número de riesgos. • Mecánicos (por ejemplo, lesiones al usar equipos para sujeción de animales tales como cepos para ganado bovino o accidentes vehiculares causados por los períodos prolongados que los veterinarios de grandes animales pasan en la ruta).

.2.1.Riesgos Químicos

Los Agentes Químicos, son sustancias presentes en el aire, que al ingresar al organismo por la vía respiratoria, cutánea o digestiva, pueden generar una enfermedad profesional. (Glosario Básico de la Salud Laboral, 2003).

La intoxicación con metales pesados, es un riesgo generado por agentes químicos, estos pueden causar daño por la acumulación crónica en el organismo; algunos metales pesados susceptibles de causar daño son: Cromo, Arsénico, plomo, Mercurio, Manganeso, etc.; varios de estos metales son componentes habituales de productos que están al alcance de los profesionales.

La intoxicación con Pesticidas, presenta mayores probabilidades de causar daño al corto y largo plazo, además su manipulación arrastra peligros, no sólo al que los manipula, sino también, a la familia que se ve expuesta a la sustancia al trasladar ropas contaminadas al hogar.

Se define como pesticida a "todo producto destinado a ser aplicado en el medio ambiente, con el objeto de combatir organismos capaces de producir daño al hombre, animales, plantas, semillas y objetos inanimados". Esta definición, por ser tan amplia, envuelve a diferentes tipos de sustancias, entre las que destacan, Insecticidas, Acaricidas, Funguicidas, Herbicidas, Nematicidas, Molusquicidas, Raticidas, Fumigantes, etc.

Existen más de 10.000 presentaciones comerciales referidas a estas sustancias, varias se encuentran normalmente en las actividades del Médico Veterinario.

Los órganos fosforados, encontrados habitualmente en insecticidas, herbicidas y funguicidas, son la principal causa de intoxicación y de accidentes mortales en nuestro país; son absorbidos por vía cutánea o inhalación.

El Trichlorfon, Phoxim, Fenthión, son solo algunos de los órgano fosforados utilizados habitualmente por los Médicos Veterinarios.

Los síntomas de intoxicación aguda por Órgano Fosforados son: sudoración abundante, hipersalivación, miosis, hipersecreción bronquial, colapso respiratorio, tos, vómitos, cólicos, diarrea, fasciculaciones musculares, hipertensión arterial transitoria, confusión mental, convulsiones, depresión de centros cardiorrespiratorios, coma y muerte.

2.2 Riesgos Físicos.

Los Agentes Físicos, son manifestaciones de la energía, que pueden causar alteraciones en el organismo. Tales manifestaciones son principalmente: Energía acústica en forma de Ruido, Energía Mecánica en forma de Vibración, Energía Calórica en forma de Calor o Frío, Energía Electromagnética en forma de radiaciones y la Energía Lumínica en forma de Luminosidad.

En Medicina Veterinaria, la energía electromagnética presente en forma de radiación Gamma y X, es la que presenta mayor cercanía de producir alteraciones, sin embargo, el equipo generador de rayos X, es un instrumento escasamente utilizado en el área de animales mayores, debido a su elevado costo; sin embargo, cuando se tiene la posibilidad de contar con uno, se producen graves incorrecciones en la protección radiológica del profesional que lo opera, constituyéndose en un importante foco de riesgo de producir enfermedades profesionales por exposición crónica a la radiación X.

Las consecuencias que genera la exposición a los rayos X, se pueden dividir en efectos genéticos, afectando las gónadas provocando mutaciones cromosómicas de carácter recesivo, estas secuelas pueden manifestarse después de varias generaciones; efectos somáticos como: alopecia, eritema, radiodermatitis crónica, cancerización; efectos determinísticos, probablemente debidos a mutaciones celulares como leucemias, cáncer, etc.

Dentro de los riesgos físicos, se encuentran también los riesgos mecánicos, es aquel que puede producir lesiones corporales traumáticas tales como: cortes, abrasiones, punciones, contusiones, atrapamientos, golpes por objetos proyectados, quemaduras, etc. El riesgo puede producirse en toda operación donde se utilicen herramientas de mano, maquinarias, etc.

2.3. Riesgos Ergonométricos.

Según la International Ergonomics Society, Ergonomía es tanto la disciplina científica relacionada con la comprensión de las interacciones entre humanos y otros elementos de un sistema, así como la profesión que aplica teoría, principios y métodos para diseñar a fin de optimizar el bienestar humano y el rendimiento global del sistema.

La Sociedad de Ergonomistas, define la Ergonomía cómo un enfoque, que pone las necesidades y capacidades humanas como el foco del diseño de sistemas tecnológicos. Su propósito es asegurar que los humanos y la tecnología trabajen en completa armonía, manteniendo los equipos y las tareas en acuerdo con las características humanas.

Los Ergonomistas contribuyen al diseño y evaluación de tareas, trabajos, productos, ambientes y sistemas en orden de hacerlos compatibles con las necesidades, habilidades y limitaciones de las personas.

Los desórdenes músculo-esqueléticos, incluyen un grupo de condiciones que involucran a los nervios, tendones, músculos, y estructuras de apoyo como los discos intervertebrales. Representan una amplia gama de desórdenes que pueden diferir en grado de severidad desde síntomas periódicos leves hasta condiciones debilitantes crónicas severas.

2.4 Riesgos Biológicos.

El Riesgo Biológico es el daño causado por cualquier microorganismo (virus, Bacteria, Hongos, Protozoos), cultivo celular, endoparásito o ectoparásito capaz de producir enfermedades, infecciones, alergias o toxicidad. Las personas que pueden verse expuestas a agentes biológicos son principalmente campesinos, médicos veterinarios y trabajadores de hospitales.

Las vías de entrada de los agentes biológicos son: vía respiratoria, por inhalación de macropartículas en el medio de trabajo, que son producidos por la centrifugación de muestras, agitación de tubos, aspiración de secreciones, toser o estornudar; vía digestiva, por ingestión accidental, al pipetear con la boca, al comer, beber o fumar en el lugar de trabajo; vía sanguínea, piel o mucosas, como consecuencia de pinchazos, cortes, erosiones, salpicaduras, etc.

2.5 Riesgos por Accidentes.

Los choques automovilísticos relacionados con el tráfico son la causa principal de la muerte ocupacional por lesión.

Sin embargo, el ambiente en el que ocurren estos choques es complejo y podría no ser tan fácil controlarlo como en otros lugares de trabajo. Los factores difíciles de controlar incluyen conductores agresivos o que no están en plenas facultades para manejar o que ignoran los peligros de compartir la carretera con vehículos comerciales.

Monografias.com

Los riesgos por accidentes que están más expuestos los profesionales de la medicina veterinaria son los golpes, corneadas, etc., por los diferentes tipos de bovinos equinos a los que se les trata alguna dolencia o enfermedad.

CAPITULO III

Proteccion en la medicina veterinaria

3.1 PROTECCION CONTRA RIESGOS

Aunque se suele pensar en el EPP (equipo de protección personal) como el primer nivel de protección contra agentes patógenos o lesiones, existen otras barreras que se pueden implementar entre la persona y el riesgo cuando sea posible. Los controles de ingeniería eliminan el riesgo en la fuente o aceleran el cumplimiento con los procedimientos de seguridad. Los ejemplos de estos controles incluyen las instalaciones para el lavado de manos cerca de las áreas donde se trabaja con animales, la colocación de contenedores para objetos cortantes cerca de las áreas donde se utilizan agujas y bisturís, y áreas de aislamiento para animales enfermos. Los controles administrativos incluyen el diseño del trabajo para mantener al individuo alejado del riesgo. Un ejemplo de esto consiste en evitar que los trabajadores sin vacunas preventivas (antirrábica, antitetánica, antigripal) participen en determinadas situaciones. La capacitación adecuada es otro componente que sirve para garantizar que todos puedan identificar los riesgos (agentes patógenos o lesiones inminentes) y conozcan las políticas de seguridad (sujeción de animales, administración de medicamentos) para proteger la salud propia y de los demás. Los médicos veterinarios deben servir de ejemplo y promover los hábitos seguros de trabajo.

3.2 TIPOS Y NIVELES DE PROTECCION PERSONAL

Los médicos veterinarios utilizan varios tipos de protección personal diariamente. Los ejemplos incluyen un uniforme (guardapolvo) u overoles, calzado con punta cerrada, guantes desechables impermeables, botas desechables o de goma, máscaras quirúrgicas y protección ocular cuando existe riesgo de salpicaduras o de rociaduras sobre el cuerpo. Casos de exposición o situaciones específicas justifican el uso de medidas adicionales de protección que se ajusten al riesgo existente. Examinaremos los diversos tipos de EPP para médicos veterinarios y describiremos su uso para la prevención de enfermedades.

Planifique con anticipación para que el equipo de protección personal se encuentre disponible cuando se examina a un paciente sospechoso de tener una enfermedad contagiosa. También resulta importante planificar la correcta eliminación o el lavado de los equipos de protección contaminado. Cuando se llevan artículos contaminados al hogar para su limpieza se coloca a otras personas en riesgo de exposición,

Se debe contar con un área para desinfectar el calzado, y con una lavadora/secadora para lavar en la clínica o instalación para animales.

3.3 MATERIALES E INSTRUMENTO DE PROTECCIONA PERSONAL

3.3.1 PROTECCION PARA EL CUERPO

Una de las razones para utilizar el equipo de protección personal es la reducción del contacto dérmico (de la piel). Se puede evitar el contacto con fluidos corporales, productos químicos, luz solar, y hasta mordeduras de insectos (garrapatas, mosquitos) mediante elementos adecuados para crear protección de barrera tales como guardapolvo, batas de laboratorio y overoles. Estas prendas de vestir también pueden reducir la propagación de patógenos al lavarlos o cambiarlos cuando se encuentran contaminados. Aunque estas barreras externas "parezcan limpias", no deben ser usadas fuera de la clínica o en varias visitas. Es importante que todo el equipo de protección utilizado sea lo más cómodo posible sin impedir o interferir con las tareas.

  • Delantal/Bata/Guardapolvo de laboratorio

Las barreras externas (tales como guardapolvos, batas de laboratorio u overoles) utilizadas en el ejercicio de la medicina veterinaria se suelen usar para evitar la contaminación de la ropa de calle. No obstante, estos artículos ofrecen protección mínima contra lesiones o exposición a fluidos corporales que pueden contener patógenos.

• Los uniformes o guardapolvos de mangas cortas que llegan hasta la cintura dejan los brazos y las piernas expuestos a la contaminación.

• Los guardapolvos, batas de laboratorio y overoles de mangas largas ofrecen mayor protección de superficie, pero la mayoría de las prendas utilizadas para trabajos de rutina son relativamente finas y no resistentes a los fluidos.

En aquellas situaciones donde se corre riesgo por líquidos contaminantes, tales como al examinar un animal con vómitos o diarrea, al asistir en un parto, o al realizar una necropsia, los veterinarios deben seleccionar una barrera impermeable o resistente a los líquidos. Esta barrera protege a la ropa de mojarse y contaminarse.

  • Overoles

Existen varios tipos de overoles que ofrecen una variedad de protección contra agentes patógenos, productos químicos u organismos desconocidos. Los overoles utilizados sobre la ropa de calle deben ser suficientemente grandes para permitir el movimiento.

• Overoles de tela (lavables): Los mismos se utilizan en el ámbito típico de la clínica o el campo y cubren la mayor parte del cuerpo, pero suelen ser de manga corta o sin mangas (con tirantes suspensores). Por lo tanto, una protección adicional para los brazos puede resultar necesaria. Se deben utilizar overoles limpios para cada instalación de animales que se visite o se deben cambiar al tratar animales de distinto estatus sanitario en el mismo lugar.

• Overoles resistentes al rasgado (por ej. Tyvek): Estos overoles son resistentes al rasgado para evitar la contaminación por material particulado; aun así no son impermeables pero evitan la penetración de la humedad. Generalmente dichos overoles son elementos desechables de un solo uso y también se encuentran modelos con capucha. Algunos overoles desechables cuentan con ventilación y se los puede adherir a otros protectores de barrera, tales como guantes de examinación, para crear un sello hermético. Los overoles como por ejemplo el tyvek tienen una vida útil limitada y se deben almacenar en un lugar fresco y seco; es aconsejable controlar la fecha de vencimiento y desechar los productos.

• Overoles resistentes a productos químicos (por ej. Tychem): Estos overoles ofrecen protección contra el material particulado y también protegen contra líquidos. Estos overoles suelen ser elementos desechables de un solo uso.

A diferencia de los overoles resistentes al rasgado, los overoles resistentes a productos químicos no permiten la respiración y pueden contribuir fácilmente al sobrecalentamiento en ciertas situaciones. Al arrodillarse para realizar tareas, se deben utilizar rodilleras para proteger la integridad de los overoles.

• Otros overoles: Existen varios tipos de trajes corporales y overoles de material durable para quienes responden a situaciones de emergencia y necesitan niveles elevados de protección. Generalmente los veterinarios no necesitan estos altos niveles de protección en un entorno laboral cotidiano. Durante una emergencia de sanidad animal del USDA, la agencia proporcionará el EPP adecuado a los veterinarios.

3.3.2. PROTECCION CONTRA ODJETOS CORTANTES

Los pinchazos de aguja son una de las lesiones más frecuentes en el ejercicio de la medicina veterinaria; por ello, se debe tomar precauciones para minimizar el riesgo. En lo posible se debe evitar volver a tapar las agujas ya que ésta es una causa común de los pinchazos de aguja. Deseche las agujas directamente en un contenedor autorizado para la eliminación de objetos cortantes; no camine hasta su vehículo u otro lugar con la aguja expuesta. Los contenedores rígidos para la eliminación de objetos cortantes vienen disponibles en una variedad de formas y tamaños que pueden ser fácilmente incorporados en el uso diario. No debe utilizar envases de plástico destinados a contener bebidas. Las agujas y las hojas de bisturí pueden perforar estos contenedores con facilidad y lastimar al portador. Deseche rápidamente de las agujas de sutura y de las hojas de bisturí desechables de un solo uso en un contenedor rígido para la eliminación de objetos cortantes. Considerando los elementos antes y después de un procedimiento, y previamente a la limpieza, puede ayudar a disminuir las lesiones evitables.

PROTECCION EN EL ROSTRO

  • PROTECCION FACIAL

La protección de los ojos, la nariz y la boca es importante para prevenir la exposición a riesgos biológicos y químicos tales como enfermedades zoonóticas y los vapores químicos. Se dispone de diversos productos, entre ello máscaras quirúrgicas, respiradores, máscaras faciales y gafas protectores, que ofrecen distintos tipos y niveles de protección.

La utilización de una máscara facial puede proteger la piel de la cara y prevenir salpicaduras o rociaduras en los ojos, nariz o boca. La recolección de un cerebro animal para realizar la prueba de rabia o el examen a un gato con descarga nasal sospechado de tener peste serían situaciones apropiadas para utilizar una máscara facial.

Al utilizar protección ocular o facial (por ej. gafas protectoras, máscaras faciales, etc.) únicamente se deben usar productos certificados que cumplen con los estándares del Instituto Nacional Estadounidense de Estándares (ANSI, por sus siglas en inglés). A continuación examinaremos los distintos niveles de protección que ofrecen los diversos tipos de protección facial y respiratoria, y las situaciones en las que se debe utilizar cada uno.

  • Máscaras faciales/Máscaras quirúrgicas desechables

Se utilizan máscaras faciales/máscaras quirúrgicas como barrera física para proteger al usuario de riesgos como las salpicaduras de gotas grandes de sangre o de otros materiales que contengan patógenos. También se espera que las máscaras quirúrgicas bloqueen las partículas exhaladas y las excreciones respiratorias del usuario como ayuda para mantener un área médica estéril.

Las máscaras faciales son autorizadas por la FDA y comercializadas legalmente en los Estados Unidos para su uso en la prevención de enfermedades. Las máscaras autorizadas por la FDA han probado su resistencia a la sangre y los fluidos corporales. No están diseñadas o certificadas para prevenir la inhalación de pequeños contransmitidos por vía aérea. *Máscara facial es un término utilizado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) para hacer referencia a las máscaras autorizadas por la FDA: quirúrgicas, médicas, de procedimientos médicos, dentales, láser y de aislamiento. Aunque las máscaras quirúrgicas pueden ofrecer protección adecuada contra las enfermedades transmitidas exclusivamente a través de las micro gotas o por contacto directo de las manos contaminadas con la nariz, no brindan protección adecuada contra los contaminantes transmitidos por aerosoles. Se requiere protección respiratoria para prevenir la transmisión por aerosoles. Se necesitan sellos más ajustados que los provistos por las máscaras quirúrgicas alrededor de la nariz y la boca para prevenir la inhalación de aerosoles. Únicamente se pueden utilizar los respiradores certificados por el Instituto Nacional para la Salud y Seguridad Ocupacional

PROTECCION OCULAR

Se deben utilizar anteojos o gafas protectoras junto con máscaras quirúrgicas desechables o respiradores, respectivamente, para proteger a los ojos de las exposiciones por vía aérea y de salpicaduras o rociaduras. Los respiradores purificadores de aire de media cara y desechable (que se desarrollan en la sección siguiente) no siempre funcionan con todos los tipos de gafas protectoras. Por lo tanto, se deben probar las combinaciones de gafas protectoras y respiradores antes de su uso para garantizar su ajuste correcto.

  • PROTECCION RESPIRATORIA

Un respirador es un dispositivo de protección personal que se usa en la cara, cubre como mínimo la nariz y la boca, y se utiliza para reducir el riesgo de que el usuario inhale, vapores, partículas peligrosas aerosolizadas (tales como partículas de polvo y agentes patógenos). Los respiradores protegen al usuario mediante la purificación o el suministro de aire.

Los respiradores purificadores de aire de ajuste hermético son el tipo más común utilizado por médicos veterinarios ante una respuesta a una emergencia y crean una carga fisiológica para el usuario. Por tal razón, se debe comprobar el ajuste, probar el hermetismo y utilizar todos los respiradores de forma correcta para reducir la exposición a los contaminantes transmitidos por aerosoles. Este tipo de respirador está diseñado para ajustarse al rostro y ofrecer un sello hermético entre el borde del respirador y el rostro. Un sello adecuado entre el rostro del usuario y el respirador obliga al aire inhalado a pasar a través del material filtrante del respirador y no por los espacios entre el rostro y el respirador.

La prueba de ajuste periódica garantiza el ajuste correcto de un respirador hermético y es necesaria para la utilización del mismo. Si utiliza anteojos y se empañan al utilizar el respirador, entonces no existe un cierre hermético. Además, se debe realizar una prueba de sellado en el usuario cada vez que utilice un respirador para garantizar un ajuste correcto sobre el rostro. Si se solicitara que utilice un respirador en una respuesta a emergencia de sanidad animal controlada por el USDA-APHIS, recibirá capacitación y pruebas de ajuste adecuadas antes de ser movilizado.

La prueba de sellado es la acción realizada por el usuario para determinar si el respirador se ajusta correctamente al rostro, garantizando que la inhalación se produzca a través del filtro y no por los bordes del respirador. Este proceso se puede realizar de distintas maneras según el tipo y modelo de respirador.

Se requiere una evaluación médica antes de utilizar un respirador. Ésta evaluación implica responder una serie de preguntas para evaluar el estado de salud, el uso de medicamentos y las condiciones de trabajo mientras se utiliza el respirador. Según las respuestas, puede resultar necesario un análisis clínico adicional con su médico para examinar la función pulmonar y otros asuntos

  • Respiradores desechables o con mascarilla filtrante contra partículas

Esta clase de respiradores únicamente ofrece protección contra material particulado (incluyendo partículas que contienen virus y bacterias). Cubren la boca y la nariz pero no protegen los ojos contra la exposición por lo que también se deben usar gafas protectoras u otro tipo de protección ocular. A diferencia de las máscaras quirúrgicas, estos respiradores ofrecen un sellado hermético sobre la cara cuando se usan correctamente (si se controla el sellado y se prueba el ajuste).

La máscara del respirador está compuesta de material filtrante en su totalidad. Algunos respiradores con mascarilla filtrante también poseen una válvula de exhalación que puede disminuir la resistencia respiratoria, reducir la acumulación de humedad dentro del respirador e incrementar la tolerancia al trabajo y la comodidad de los usuarios del respirador:

• N - No resistentes al aceite

• R - Algo resistentes al aceite

• P - Altamente resistentes al aceite

Existen nueve clases diferentes de respiradores con mascarilla filtrante: tres para cada grado de eficiencia del filtro y tres para cada tipo de protección contra aceites. Por ejemplo, existen tres tipos distintos de respiradores de nivel 95: N95, R95 y P95. Los respiradores N95 protegen adecuadamente contra la mayoría de las exposiciones normales que se pueden encontrar en un entorno veterinario general.

  • Respiradores reutilizables o elastoméricos

Se puede limpiar, reparar y reutilizar la mascarilla, pero los filtros del cartucho se desechan y reemplazan cuando no son aptos para otro uso. Por lo general, son necesarios para los veterinarios sólo en situaciones de respuesta a emergencias. Un tipo de respirador elastomérico (Cualquier material, como el caucho natural o sintético, que puede volver a su forma original cuando se elimina una fuerza deformadora) son los respiradores purificadores de aire (APR, por sus siglas en inglés). Estos respiradores ofrecen filtración pasiva del aire con cartuchos del filtro reemplazables diseñados para fines específicos (por ej. vapores, material particulado, etc.). Se encuentran disponibles en modelos de media cara o cara completa.

• APR de media cara: Estos respiradores cubren la boca y la nariz y deben ser utilizados junto con gafas protectoras máscaras faciales para proteger a los ojos de la exposición (foto superior).

• APR de cara completa: Estos respiradores funcionan como los respiradores de media cara pero ofrecen un mayor nivel de protección que los mismos cuando se comprueba el ajuste y se los utiliza correctamente. Cubren todo el rostro y también protegen los ojos (foto media).

• Respirador purificador de aire forzado (PAPR, por sus siglas en inglés): Un PAPR utiliza un ventilador a batería para aspirar el aire a través de filtros que atrapan el material particulado existente (incluyendo el material que contiene virus y bacterias) y luego transporta el aire filtrado a la mascarilla del usuario. Los PAPR disminuyen la resistencia a la respiración y pueden actuar como dispositivo de enfriamiento pero las baterías y el ventilador agregan un peso adicional al equipo.

• Aparato de Respiración Autónomo (SCBA, por sus siglas en inglés): Este respirador viene equipado con su propio suministro de aire para permitir su utilización en ambientes de alto riesgo. El SCBA ofrece el máximo grado de protección respiratoria contra el ambiente exterior frente a los demás respiradores. No suelen ser necesarios en el campo de la medicina veterinaria

Recursos sobre respiradores El nivel y tipo de protección obtenida de un respirador varía considerablemente entre los distintos tipos de respiradores disponibles. Por ejemplo, un respirador N95 ofrece protección adecuada contra las partículas en el aire pero no puede proteger contra los vapores o gases.

La OSHA exige que los respiradores sean utilizados en el marco de un Programa de Protección Respiratoria (PPR) completo. El mismo incluye un análisis de riesgo, una evaluación médica, capacitación, pruebas de ajuste y pruebas de sellado en el usuario para garantizar la selección y la utilización correctas del respirador.

  • Protección auditiva

Los médicos veterinarios y su personal pueden estar expuestos a altos niveles de ruido en su entorno laboral, lo que puede causar pérdida auditiva incapacitante y permanente a largo plazo. El ladrido de los perros, el chillido de los cerdos o el movimiento del ganado vacuno a través de una manga pueden exceder fácilmente los límites de exposición ocupacional establecidos. Se deben suministrar y utilizar tapones para los oídos y protectores para las orejas cuando sea apropiado para proteger la audición. Como en el caso de los respiradores, se debe elegir la protección auditiva para garantizar un ajuste adecuado. Actualmente existen dispositivos (tapones y protectores) que facilitan la comunicación verbal entre los trabajadores pero bloquean los ruidos ambientales peligrosos.

Estas son algunas de las situaciones en las que se recomienda el uso de protección auditiva:

• Si debe levantar la voz para hablar con una persona ubicada a un brazo de distancia.

• Si espera sonidos fuertes repetitivos y repentinos: ladridos, chillidos de cerdos, ruido de máquinas, etc.

Además de la eficacia de las barreras sonoras, se deben tener en cuenta temas de bioseguridad al animales. En el caso de enfermedades infecciosas, es preferible utilizar productos desechables.

3.3.4 PROTECCION PARA PIES Y MANOS

Los guantes reducen el riesgo de transmisión de enfermedades al ofrecer una protección de barrera y/o protección mecánica para las manos. La elección del tipo de guantes depende de la situación.

• Guantes de exámenes: El látex es una opción frecuente para los guantes de examinación, pero debido a las alergias al látex se recomienda el uso de guantes de vinilo o nitrilo. Se deben cambiar los guantes entre la examinación de animales individuales o grupos de animales y se los debe desechar de manera correcta después de su uso para minimizar la contaminación. Los guantes de examinación se pueden rasgar o pinchar fácilmente, por lo que el uso del doble guante es apropiado cuando se trabaja con objetos cortantes. Además, se puede quitar una capa exterior con suciedad o sangre antes de etiquetar los contenedores de las muestras.

Los guantes desechables tienen una vida útil limitada y deben ser almacenados en un lugar fresco y seco; es aconsejable controlar la fecha de vencimiento en las cajas de guantes con frecuencia y se deben desechar los productos vencidos.

• Mangas de palpación: Durante los exámenes orales o rectales del ganado o al trabajar en situaciones donde es posible quedar expuesto a líquidos o salpicaduras (por ej. necropsias) la utilización de mangas de palpación hasta el hombro junto con guantes desechables puede resultar más apropiada que el uso de guantes únicamente.

• Guantes para uso industrial o resistente a químicos: Los guantes de goma, butilo o neopreno pueden ser necesarios para ofrecer protección suficiente contra algunos riesgos tales como realizar una necropsia a campo o manipular productos químicos como los desinfectantes o la formalina. Estos guantes son reutilizables y deben ser desinfectados entre usos.

• Guantes de trabajo: Se pueden utilizar guantes gruesos de cuero o tela para protección mecánica. No obstante, no son impermeables y pueden remojarse con líquidos potencialmente contaminados. En estos casos, se deben usar guantes de examinación debajo de los mismos para brindar una protección de barrera.

• Metálicos o Guantes anti-cortes (por ej. malla de acero, malla de anillos Kevlar): Durante una necropsia u otro procedimiento que involucre la utilización de instrumentos cortantes se debe utilizar un guante anti-cortes en la mano no dominante cuando dicho uso no dificulte el procedimiento de trabajo.

  • Protección para los pies

Se debe utilizar calzado antideslizante que se pueda limpiar con punta cerrada adecuado para la tarea en cuestión, y para minimizar las posibilidades de sufrir lesiones y propagar patógenos. La selección correcta del calzado puede influir en el control de enfermedades dentro de su trabajo y en las granjas de sus clientes. El calzado debe ser cómodo y de la talla correcta, o el personal se moverá con menos facilidad y correrá riesgo de caer, o no cumplirá con su uso. La situación determinará el tipo y la altura del calzado.

En el entorno de los animales se debe usar calzado de punta cerrada para reducir el riesgo de exposición a secreciones animales infecciosas (orales, nasales o fecales), peligros químicos o peligros físicos, tales como objetos punzocortantes caídos o mordeduras de animales

Los zapatos de vestir, informales o de deporte no suelen ser impermeables, son difíciles de limpiar por completo y no son aconsejables para el trabajo diario. Las opciones de calzado protector para la práctica veterinaria incluyen:

• Botas de trabajo: Existen muchos tipos de botas de trabajo para la práctica diaria. Algunas cuentan con puntas de acero reforzadas o protectores metatarsianos para brindarle mayor protección al pie y al tobillo. A excepción de las suelas, las botas de trabajo no siempre resultan fáciles de desinfectar, pero se deben limpiar cuando tienen tierra para reducir el riesgo de transmisión de patógenos. Este tipo de botas no debe ser utilizado como único calzado cuando se examinan casos confirmados o sospechados de enfermedades contagiosas.

• Botas de material sintético/de goma: Si se las usa como único calzado, estas botas pueden ser desinfectadas y reutilizadas. Se deben limpiar y desinfectar al tratar grupos de animales de distinto estatus sanitario.

• Cubre zapatos: Típicamente, estos productos están hechos de goma y pueden ser utilizados sobre otro calzado. Por lo general se los puede limpiar y desinfectar para múltiples usos a menos que se los utilice en situaciones peligrosas y poco frecuentes. En ese caso se los debe desechar correctamente.

• Cubre zapatos y botas plásticas desechables: Se utilizan como una funda deslizable sobre otro calzado para evitar la contaminación y la propagación de enfermedades. Algunos cubre zapatos son adecuados para ambientes internos secos (por ej. el área quirúrgica) y otros tipos sirven para ambientes externos.

Es importante determinar las tallas necesarias para todo el personal y disponer de este tipo de protección en clínicas y vehículos de práctica para que pueda ser utilizada cuando existe un caso confirmado o sospechado de enfermedad contagiosa. Se los debe desechar en el lugar después de cada uso para minimizar la contaminación.

3.3.5. Elementos protectores plomados

Cuando los controles de ingeniería tales como la limitación química de animales y el uso de bolsas de arena para mantenerlos en posición durante las radiografías no son una opción, la protección plomada es necesaria para proteger a las personas encargadas de los animales de la exposición a la radiación.

• Guardapolvo plomado: Los guardapolvos plomados vienen en una variedad de estilos. Garantizar el ajuste correcto (que no se caiga de los hombros, que cubra áreas de cuerpo expuestas) resulta crucial para proteger al individuo de la exposición a la radiación.

• Guantes plomados: deben ser utilizados por los individuos que sujetan a los animales para tomar radiografías. Aunque protegen de la radiación dispersa, los guantes no protegen de la radiación primaria. Por lo tanto, las manos enguantadas deben estar fuera del haz primario de exposición cuando se toma una radiografía. El haz primario de exposición es el área dentro del campo colimado de luz (será visible sobre el animal o la mesa).

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Métodos de esterilización

    Comprende todos los procedimientos físicos, mecánicos y preferentemente químicos, que se emplean para destruir gérmenes ...

  • Calculo de plantilla de medicina interna

    Datos, criterios y variables. Cálculos y resultados. Resumen, conclusiones y recomendaciones. La dotación en recursos ...

  • Colas animales

    Colágeno. Gelatina. Propiedades del colágeno. Uso cosmético del colágeno. Uso médico del colágeno. Aspectos básicos sobr...

Ver mas trabajos de Salud

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda