Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

América latina: un continente sin brújula




Monografía destacada
  1. Sub-desarrollo de los trópicos
  2. El libro del desarrollo
  3. Un mundo globalizado
  4. Conclusiónes
  5. Bibliografía

El desarrollo latinoamericano tal vez emane del hecho que, de los libros que han moldeado la conducta del ser humano, ninguno ha logrado penetrar en nuestro continente.

Los libros que asi merecen ser calificados son muy pocos y su numero casi no supera el de los dedos de una mano.

Estos libros se clasifican de la siguiente manera:

  • 1. Los Vedas, libros fueron escritos por varias generaciones que vivieron hace mas de 4.000 años en la region geografica que hoy se denomina India. En cuyos perceptos se fundan el hinduismo, el budismo y otras lineas de religion o filosofia que actualmente influyen sobre el modo de vida de mas de la cuarta parte de la poblacion mundial.

  • 2. Analectas de Confucio, libro escrito hace 2.500 años por los alumnos del maestro Kong Fuzi cuyos proverbios han sido utilizados para justificar los frecuentes cambios inculcados en la sociedad china desde los tiempos milenarios del sistema esclavista y su reemplazo con el sistema feudal sostenido por los sucesivos emperadores que gobernaron hasta mitad del Siglo XX.

  • 3. La Biblia, fue escrita durante un periodo de aproximadamente dos mil años por alrededor de 40 personas pertenecientes a diversas clases sociales y diferentes generaciones. La Biblia se divede en dos partes: el Antiguo Testamento, el cual describe la evolucion del mundo desde su creacion mitica engendrada por un ser llamado Yahve, hasta la sumision del Pueblo Elegido ante el poder del Imperio Romano; y, el Nuevo Testamento, el cual esmpezo a ser escrito en el año 50 despues de Cristo y culmino 70 años mas tarde con la narraccion del Apocalipsis, que hasta hoy constituye el ultimo texto biblico.

  • 4. El Corán, esta escrito en rima y no debe ser leído como si fuera un texto comun, sino que tiene que ser recitado mirando hacia la cuidad de la Meca que se encuentra en territorio de lo que hoy se conoce como Arabia Saudita.

  • 5. La Riqueza de las Naciones, libro meditado y escrito entre 1766 y 1775 por el filósofo escocés Adam Smith. Ademas Adam Smith demostró que La Riqueza de las Naciones no dependia de la explotacion del campo y de los campesinos como aseguraban los fisiócratas y la monarquía feudal ni tampoco del apropiamiento de los metales preciosos extraídos de tierras extrañas que tutelaban los mercantilistas sino de la organización social y productiva del ser humano.

  • 6. El Capital de Carlos Marx, libro escrito en 4 partes, de las cuales solo la primera fue editada completamente por un autor antes de su muerte acaecida en 1883. La segunda y tercera parte fueron publicadas en 1885 y 1894, sobre la base de los manuscritos dejados por Marx en manos de una de sus hijas. La version oficial de la cuarta fue aprobada y publicada por el "Instituto Marxista de Berlín" en 1956.

El libro de Smith fue la más eficiente herramienta revolucionaria de su tiempo, porque sus tesis sepultaron a las dos principales doctrinas de organización económica que hasta ese entonces imperaban en el mundo: el feudalismo respaldado por los fisiócratas y el colonialismo defendido por los mercantilistas. Sin embargo, entre los seis libros mencionados, es él de Marx, ell que logro captar el mayor número de adeptos, solo de manera temporal. Ya que más de la tercera parte de la población mundial vivía bajo regímenes marxistas. Hay quienes aseguran que, aunque el nivel de vida de la mayoría de los pueblos siga en deterioro, el marxismo permanecerá sepultado para siempre.

Es por ello que en el escenario económico y desde nuestra perspectiva, el libro más relevante entre esos seis es La Riqueza de las Naciones.

La frase con la que iniciamos este capítulo, debería ser sustituida por la siguiente: " El subdesarrollo latinoamericano tal vez, emane del hecho que el pensamiento de Adam Smith jamas ha logrado penetrar en nuestro continente".

La frase requiere ser demostrada. A ese objetivo destinamos las siguientes paginas y capitulos que analizaremos a continuacion.

Ausencia

Adam Smith comenzó a escribir La riqueza de las Naciones una vez de haber regresado al pueblo de Kirkcaldy en Escocia (donde nació), luego de haber permanecido ausente por casi tres años debido a un viaje realizado a Paris, Toulouse y Ginebra, escoltando al joven Duque de Buccleugh, cuya familia era solemne y adinerada, donde trabajó en calidad de tutor particular. Smith aprovechó esa oportunidad para conocer e intercambiar ideas con varios de los más connotados filósofos y escritores, la mayoría de los cuales se encontraban inmersos en el convulsionado proceso político e intelectual que se vivía en los tiempos previos a la revolución francesa.

Fue necesario que transcurra la mitad del Siglo XX, para que la obra de Adam Smith finalmente alcance suelo latinoamericano. Recién en 1958, en la ciudad de México se publica una edición de La riqueza de las Naciones, el libro que había logrado conferir al pensamiento económico su categoría de ciencia. Pero para 1958, el pensamiento económico latinoamericano ya se había tornado inmune a cualquier semilla doctrinaria. Todos los espacios de reflexión económica se encontraban inundados con la controversia que intentaba calcular la raíz y la razón de la dependencia de nuestros países, así como su mayor o menor situación periférica

Cuando en 1958 por fin atracó en nuestro continente el libro de Adam Smith, su arribo pasó inadvertido entre el ruido y la gran efervescencia que entonces generaba el recientemente ensamblado "modelo cepalino", nombre que adoptó en honor a la entidad que lo había inventado.

Módelo

El modelo cepalino fue exhibido a lo largo de America Latina bajo la premisa de que se habia descubierto el sendero para salir del subdesarrollo. El unico objetivo de "El modelo" o "Modelo Sustantivo de Importaciones" como fue llamado luego, es como su nombre lo indica sustituir o suprimir algunos de los productos industriales importados desde el Centro. Pero sustituir o suprimir las importancias de un producto, solo es posible si es que se lo puede industrializar domésticamente.

Asi, antes de ensamblar el Modelo se debían resolver tres aspectos: el primer, precisar que productos podían sustituirse; el segundo, construir un escenario que permita industrializar esos productos; y, el tercero, asignar a cada pais las industrias que le correspondía instalar.

El objetivo de unificar los paises en un solo mercado, se desvanecio ante las pequeñas y mezquinas pugnas por tratar de ganar en el proceso mas que el país vecino.

Incógnita

Debido al fracaso surgió una incógnita que no se ha respondido ¿son los paises latinoamericanos desunidos por ser desarrollados? O, más bien, ¿son subdesarrollados por ser desunidos?

Siendo la primera vez que un mismo problema atacaba al mismo tiempo a todos los países del continente por lo tanto era logico pensar que se necesitaba una solucion en conjunto.

Pero en realidad solo habia mas deunion la cual se hizo sentir cuando surgió la necesidad de pagar las deudas en dolares que no se habían generado con el modelo sustantivo de importanciones y con mucha razon ya que este no era el objetivo del modelo, al contrario el modelo proponía no necesitar de los dolares.

Sepelio

La defuncion del Modelo Cepalino colocó a los funcionarios de la CEPAL ante una drastica disyuntiva: cambiar o morir. Ante este dilema y resueltos a que su institucion sobreviva, sobreviva eligieron la alternativa de supervivencia mas sabia:s el sepelio del tradicional Modelo Cepalino,es obvio, también tenía que ser enterrado su principal mano ejecutora: la respetable ALALC. Este hecho y el nacimiento del MERCOSUR, abrieron camino a una nutrida cadena de acuerdos y alianzas comerciales bilaterales, trilaterales y multilaterales, a lo largo y a lo ancho de las tres américas.

Paradoja

A comienzos del Siglo XXI Latinoamérica afronta una visible paradoja. Por un lado, el ruido y oleaje provocados desde 1956 por el fracasado afán de crear una zona libre de comercio, han impedido que Adam Smith puede atracar en nuestras costas e impulsar nuestro desarrollo. Pero, por otro lado, la ausencia de Smith ha restringido las oportunidades de Latinoamérica para alcanzar ese nivel basico de riqueza y de concumo necesarios para competir en un mundo irreversiblemente globalizado.

Sub-desarrollo de los trópicos

En nuestro continente hoy existen 2.124 entidades regionales y nacionales cuyo principal objetivo es apoyar el "desarrollo" de América Latina. Sin embargo, ninguna de ellas ha logrado definir en consenso cual es el significado que tiene la palabra "desarrollo".

En 1966, la UNCTAD, la cual fue creada dos años antes como brazo ejecutor de las políticas de desarrollo de la ONU. Encargo a dos renombradas cofradías la primera fue American Economic Association y la segunda organización, Royal Economic Society. De profesionales en ciencias económicas, para que realicen un estudio encaminado a investigar las fuentes que generan el desarrollo de los países.

Confiados en el prestigio y experiencia de esas instituciones, así como en el visible hecho de que entre los 188 países miembros que tiene la UNCTAD, más de las cuatro quintas partes pertenecen al mundo "no desarrollado", se creyó que en el estudio por fin se lograría definir qué significado tiene el "desarrollo" para los países desarrollados. El documento contiene más de cien páginas, pero algunos latinoamericanos quizá dejaron de leerlo antes de llegar a la segunda página, debido a que en la primera inesperadamente se declara que: "en este informe… no hemos considerado pertinente incluir los problemas del ahorro optimo ni el desarrollo de los países atrasados".

A pesar de eso, el informe encierra una muy valiosa enseñanza: los problemas de los países atrasados pueden no ser pertinentes ni relevantes para las instituciones de los países desarrollados. En consecuencia, el busca una salida al subdesarrollo de América Latina es una tarea obligatoria solo para los latinoamericanos.

No obstante en la búsqueda si se han cosechado frutos. En los principales rincones se ha descubiertos por lo menos una teoría: de la izquierda la Teoría de la Dependencia, del medio la Teoría de la Evolución y de la derecha la Teoría de los Trópicos.

  • Teoría de la Dependencia

Se asienta en el combativo y combatido dogma que asegura que el desarrollo de primer mundo nace, crece y vive gracias al subdesarrollo del tercer mundo. A los países situados en Europa Occidental y Norteamérica, además de Japón, Nueva Zelanda y Australia, se les denominaron bajo el nombre genérico de Primer Mundo; a los países de Europa Oriental y a sus aliados, se les ubico se los ubicó en el Segundo Mundo; y, por exclusión, se designó como Tercer Mundo al conformado por los demás países.

Desde luego, a raíz de la desaparición del Segundo Mundo debido al colapso del bloque comunista, vuelve a tener vigencia la intención original de Alfredo Sauvy. Así, el Tercer Mundo vuelve a representar a los países que permanecen marginados de los designios y negociaciones internacionales.

El Modelo Cepalino sugería reducir la dependencia de América Latina creciendo hacia adentro. Es decir, produciendo para el consumo interno. Pero los oponentes de la CEPAL más bien sugerían seguir la dirección inversa: que América Latina crezca hacia afuera. Es decir, que produzca para exportar.

  • Teoría de la Evolución

Esta teoría intenta equiparar el desarrollo económico de las naciones con el desarrollo y evolución de las especies. Bajo esa óptica, los países subdesarrollados necesariamente tendrán que recorrer el mismo proceso de evolución histórica que ya han recorrido los países desarrollados.

No obstante, quienes conducen las políticas económicas deben actuar exclusivamente en dos circunstancias: la primera circunstancia se produce cuando, por alguna anomalía externa o interna, el país se ha desviado del sendero natural que lo conduce a su evolución; y, en segundo lugar, sí el país se encuentra atrasado en relación a la distancia ya recorrida por otros países que, desde un punto histórico y geopolítico son sus contemporáneos.

La Teoría de la Evolución cuenta con el respaldo implícito de las organizaciones regionales que oficialmente están obligadas a impulsar el desarrollo de Latinoamérica, incluyendo el Banco Interamericano de Desarrollo, el Instituto de Investigaciones del Desarrollo de Latinoamérica, el Consejo Interamericano de Desarrollo Integral, la Agencia de Cooperación y Desarrollo, la Conferencia Permanente sobre el Desarrollo, el Centro de Administración del Desarrollo, el Centro de Competitividad y Desarrollo, etc. En el nombre de todas esos entes se encuentra escrita la palabra desarrollo, pero ninguno intenta definirla.

Así, la Teoría de la Evolución esboza una pincelada optimista en el horizonte del mundo subdesarrollado: todos nuestros países, tarde o temprano, alcanzarán el nivel de desarrollo que actualmente ya han alcanzado los países del Primer Mundo.

  • Teoría de los Trópicos

Esta teoría se basa en la afirmación de que los latinoamericanos son subdesarrollados porque están ubicados en la zona tropical esta teoría ha sido apoyada por el banco interamericano de desarrollo (BID) a pesar de su soberbia estupidez y humilde simpleza este banco en 1998 publica "Naturaleza, Desarrollo y Distribución en América Latina. La evidencia del papel de la Geografía, el Clima y los Recursos Naturales", este documento se respalda a raíz de la crisis de pagos de 1994 la cual proporcionó la innegable evidencia de que los mecanismos de ajuste económico impuestos por los organismos internacionales habían fracasado.

El nuevo diagnóstico, desde luego, requería respaldarse en nuevas hipótesis, para lo cual oportunamente se seleccionaron las tres siguientes:

Hipótesis 1: "Las condiciones tropicales reducen la eficiencia de los trabajadores y sus salarios".

Hipótesis 2: "En el trópico… los recursos naturales constituyen tragaderos de capital".

Hipótesis 3: "En los trópicos… la volatilidad económica lidera el bajo crecimiento y la disparidad de ingresos".

Una segunda interpretación es formulada por Jeffrey Sachs en el documento Subdesarrollo Tropical, en el cual argumenta que el subdesarrollo no se origina en "el clima" de los trópicos como apadrina el BID, sino en "su geografía".

Una tercera variante de la Teoría de los Trópicos, afirma que el subdesarrollo no se origina en "el clima" ni en "la geografía". Sino en "la cultura" de la gente que vive en los trópicos. Esta variante es apoyada por varios profesores de la Universidad de Harvard, siendo Lawrence Harrison el portavoz más visible.

  • Teoría y Práctica

Aunque se pudiera encontrar algo de verdad o falsedad en estas tres teorías lo cierto es que ninguna ha podido encontrar el camino que lleve al desarrollo de América Latina, además que cualquiera de las tres teorías nos condena al subdesarrollo ya que la Teoría de la Dependencia, porque no se puede borrar la historia ya escrita dela conquista, sumisión y coloniaje que enmarcan el nacimiento de nuestros países; condenados bajo la Teoría de la Evolución, porque es imposible transmutar el universal y eterno proceso evolutivo; y, condenados bajo la Teoría de los Trópicos, porque ni el clima, ni la geografía, ni la longitud del planeta pueden ser dominados por el accionar humano. Y por si fuera poco aún permanece inexplorado el pensamiento del fundador de la economía como ciencia social: Adam Smith.

El libro del desarrollo

El progreso económico de las naciones, según Adam Smith, no se basa en su localización geográfica, ni en los procesos evolutivos, ni tampoco en las características tropicales como vimos que afirman las diversas teorías que hasta hoy han liderado el pensamiento económico de América Latina sino en el esfuerzo que realicen todos y cada uno de sus habitantes.

La Riquezas de las Naciones empieza con la siguiente frase:

"El trabajo anual de cada nación es el fondo que la surte originalmente de todas aquellas cosas necesarias y útiles para la vida que se consumen anualmente en ella, y que consiste siempre o en el producto inmediato de aquel trabajo, o en lo que con aquel producto se adquiere de las demás naciones. Según, pues, aquella proporción que este producto, o lo que con él se adquiere, guarde con el numero de los que han de consumirlo, así la nación estará más o menos abastecida de las cosas necesarias y útiles que más conduzcan para su uso o su necesidad"

Por medio una frase resumida del libro de Adam Smith se puede afirmar que la riqueza de una nación depende de tres factores: del eficiente uso de sus recursos naturales y humanos, de un amplio intercambio de sus productos y de una equitativa distribución del ingreso.

Este mensaje tiene gran pre-eminencia para el desarrollo de América Latina.

Lo que no dijo:

Antes de analizar la obra de Adam Smith, es importante destacar que es mayor el número de personas que citan su nombre, de quienes lo han leído. Es necesario señalar que existen tres grandes mitos que suelen ser falsamente atribuidos a Smith: primero, la política del "dejar hacer, dejar pasar"; segundo, la existencia de la "mano invisible"; y tercero, la defensa del "capitalismo".

"Laissez faire, laissez passer"

Jean Claude Marie Vincent de Gournay nació en 1712 en una de las propiedades que su rica familia mantenía en Paris y llegó a ser uno de los comerciantes más adinerados en la etapa previa a la revolución francesa. En 1751 fue nombrado Intendente de Comercio por el penúltimo Rey de Francia, Luis XV, cargo con el que intentó derogar bajo la consigna del "laissez passer" todas las normas que en ese entonces limitaban las actividades comerciales. Ante la reserva de la monarquía "dejar pasar" en la aduana francesa libremente y no se pagaba impuestos de los productos comprados en otros países, Gournay busco apoyo en las crecientes clase industrial para ver lo que se podía "dejar hacer" dentro del territorio francés. Así la consigna se amplió a "Laissez faire, laissez passer".

En Latinoamérica se dio la consigna a Smith, por parte de sus adversarios y sus partidarios coincidían en que la frase "dejar hacer, dejar pasar" demuestra que el fundador de la ciencia económica era radicalmente contrario a la regulación el Estado. En este punto ambos grupos "adversarios" y "partidarios" dejaban de coincidir y tenían cada uno sus propias conclusiones, aunque ambas estaban erradas.

Pero ninguno de los dos grupos tiene razón. En ninguna de las páginas de "La Riqueza de las Naciones" o de la "Teoría de los Sentimientos Morales", su otra gran obra. Smith menciona, transcribe, convoca o hace algún tipo de deferencia a la consigna del "laissez faire, laissez passer"; consigna que, además, coexistía con el entorno de la doctrina mercantilista, a la cual fue precisamente Smith quien combatió y sepultó.

"La mano invisible"

En la primera sección del Capítulo II del Libro IV de su obra, el refiriéndose a la acción individual de las personas, Adam Smith escribe la siguiente frase:

"Ninguno por lo general se propone originariamente promover el interés público.... Cuando prefiere la industria doméstica a la extranjera, sólo medita su propia seguridad, y cuando dirige la primera de forma que su producto sea el mayor valor posible, sólo piensa en su ganancia propia; pero en este y en muchos otros casos es conducido, como por una mano invisible, a promover un fin que nunca tuvo parte en su intención".

A lo largo toda la obra la palabra invisible solo es nombrada una sola vez, esta metáfora ha sido una de las más utilizadas en la argumentación económica, superada tal vez por otra metáfora "libre juego" entre demanda y oferta.

Lo que busca destacarse es la alternativa de que la "mano invisible" pueda modificar parte de la ganancia del comerciante y del productor en ganancias para el resto de la población. Esta alternativa no podrá ser refutada ni por el más grande de los adversarios.

Se ha levantado un mito acerca de la creencia que la "mano invisible" conduce siempre a defender al beneficio común, esto es negado por el mismo Adam Smith una y otra vez.

La defensa del "capitalismo"

El otro gran mito alimentado por algunos de sus "partidarios" y por varios de sus adversarios, gira alrededor de que supuestamente Smith defendía el capitalismo. Cosa que no es así ya que el capitalismo bajo cualquiera de sus muchas definiciones e interpretaciones es un sistema económico que gira únicamente alrededor del factor capital.

Adam Smith murió en 1790 a la edad de 67 años. Medio siglo después, en 1840, Carlos Marx declaraba que "el capitalismo vino al mundo chorreando lodo y sangre por todos sus poros", frase que contiene lo que quizá constituye la primera referencia histórica en contra del "capitalismo". Carlos Marx expresó esa frase cuando tenía 22 años y es natural que ella revele el fragor de su juventud. Desde entonces el "capitalismo" ha recibido diversos calificativos unos pintorescos y otros más complejos.

Mientras que en el pensamiento de Smith, el sistema económico gira alrededor de varios factores entre los que se incluye al capital como un factor más que deben compartir los ingresos y las ganancias, las cuales pasan a convertirse en las rentas, los fondos, los sueldos y los salarios del resto de los factores.

Así lo expresa en el siguiente párrafo:

"Un jardinero, que cultiva su propio huerto con sus mismas manos, reúne en su persona los tres distintos caracteres de propietario, colono y jornalero, y sus productos le pagan la renta del primero, las ganancias del segundo y los salarios del tercero".

Lo que dijo:

Adam Smith era un hombre muy pacifista que, desde luego, no lucho personalmente por la revolución francesa y se puede decir que jamás disparo una pistola. Pero si con sus escrituras peleo por los ideales de libertad, igualdad y fraternidad que inspiraron la toma de la Bastilla y del Palacio de Versalles.

El último párrafo de su obra "La Riqueza de las Naciones" concluye afirmando lo siguiente:

"Más de un siglo hace que están los que gobiernan el Imperio Británico deslumbrando al público con la vana idea de que poseen unos dominios vastos en la parte occidental del Atlántico. Pero este Imperio… habrá de costar siempre un inmenso dispendio sin esperanza de provecho alguno. Si el proyecto no puede llegar a logro debe enteramente abandonarse; si cualquiera de las provincias del Imperio, excúselas… procurando el Gobierno acomodar sus futuras miras y designios a la mediocridad real y verdadera de sus circunstancias nacionales".

En su último mensaje al gobierno británico, Smith ampara la conveniencia de liberar del coloniaje a Norteamérica. Su amparo no se enfoca en emociones anti-imperialista, sino que sus argumentos se dirigen al beneficio económico de los habitantes de Inglaterra.

Adam Smith trascendió los límites del siglo en que vivió y de su nacionalidad. Aunque entre nosotros aun sea ignorado, su filosofía tiene plena vigencia para el desarrollo de la América Latina del Siglo XXI.

Un mundo globalizado

Los problemas que Adam Smith enfoca en "La riqueza de las Naciones" se relacionan, con las circunstancias prevalecientes en la época en que vivió, en vista de que con su obra transforma al pensamiento económico en una ciencia social, su doctrina abarca un horizonte universo que transciende el tiempo y el espacio.

Haciendo un resumen del libro de Adam Smith y traduciendo al lenguaje moderno se puede interpretar que Adam Smith afirma que las políticas del desarrollo económico en cualquier país deben tratar de alcanzar tres objetivos: una tasa de crecimiento del producto, superior a la tasa de crecimiento de la población; un adecuado índice de rentabilidad y estabilidad financiera; y, un reparto eficiente y equitativo del ingreso entre diversos sectores de la población.

Transitando al siglo XXI

Hasta la segunda guerra mundial, la economía latinoamericana se basaba en la producción agrícola y la explotación de materias primas y minerales, ya que estas actividades le habían permitido alcanzar un nivel de bienestar económico similar al los países del primer mundo.

Pero al finalizar la segunda guerra mundial empezó el fin de la era colonial. En el transcurso de cinco años, casi todas las colonias lograron liberarse, una vez liberadas esas colonias, reorientaron su actividad económica en función a su posición geográfica y geología en capacidad para cultivar y explotar de manera espontanea la mayoría de los productos, materias primas y minerales que se originaban en el suelo latinoamericano. Esta globalización de la oferta coloco a las ex-colonias y a Latinoamérica, frente a frente en la competencia por captar y conservar los mercados de consumo de los países industrializados. En esta guerra por capturar los mercados, solo existen dos armas la calidad y los precios. Pero tratándose de productos agrícolas la calidad es diversificada la única arma disponible es, la manipulación de los precios. Sin embargo, para poder participar en una guerra de precios el país que vende deberá aceptar menos dólares aunque entregue mayor cantidad de productos, para que un país pueda exportar el gobierno debe devaluar. Así el productor local obtendrá una cantidad mayor o igual a la moneda nacional aunque al país ingresen menos dólares.

La gran aceptación que en Latinoamérica se dio, impulso a la mayoría de los países a tratar de captar por lo menos el beneficio que obtenía "el centro" instalando fábrica destinada a ensamblar productos que se importaban del mundo industrializado.

Los recursos que el Estado podía ofrecer para incentivar la inversión e instalación de esas nuevas fábricas, provenían de dos fuentes: el gobierno podía exonerar impuestos y podía conceder abundantes y subsidiadas líneas de crédito. Estas dos fuentes generaban un déficit fiscal que los gobiernos tenían la obligación de financiar.

El sistema funciono adecuadamente mientras la cantidad de oro y divisas en poder del banco central, resultaba suficiente para cubrir las transacciones diarias de compra y venta.

El Profesor Phillips

El profesor Phillips tenia la reputación de ser un investigador serio y riguroso por eso, cuando en 1958 publico un trabajo estadístico en el cual demostraba que, durante casi un siglo, el nivel de desempleo en Inglaterra se había movido en dirección inversa al nivel de los precios, inmediatamente quedo sembrada la idea del desempleo e inflación, son como los dos platos de una misma balanza y que, en consecuencia, si el uno baja el otro tiene que subir. En el mundo académico se expandió la idea de que la curva tenía validez en cualquier periodo y en cualquier país. Es posible que hubiese permanecido confinada en algún rincón del mundo académico hasta el día de hoy, pero la elección de Richard Nixon a la presidencia de Estados Unidos lo impidió.

En América del Norte

Una vez electo como presidente Richard Nixon, descubrió un déficit comercial muy antiguo. Un déficit comercial puede ser curado fácilmente devaluando la moneda, pero estados unidos estaba moralmente prohibido devaluar, y pues, la alternativa era reducir la capacidad de gasto de la población, para lo que se pueden elevar los impuestos, las tarifas y los intereses. Pero esta alternativa chocaba frontalmente con la publicitada promesa electoral de Nixon "crecer sin inflación". Nixon utilizo la expresión "fine tuning" que fue tratada al principio por los medios académicos y políticos como un ridículo cliché. Pero esta podía ganar seriedad, si se lograba asimilar a la promesa de balancear la inflación con el desempleo que se encontraba inmersa en la "curva de Phillips".

En América del Sur

A lo lago del siglo XX y hasta antes de la Batallas del Yom Kipur, las tasas de inflación en América Latina rara vez habían llegado a superar el primer digito. Es decir, habían permanecido por debajo del 10%. Pero en 1974 la tasa de inflación promedio supero en 40% anual, y a partir de esa cifra, fue creciendo hasta 1990, año en que la inflación supero el 1000%.

Así, desde la perspectiva oficial, la inflación y el desempleo dejaban de ser dos indeseables imperfecciones del mercado para, a través del mecanismo de la curva, transmutarse en dos fenómenos mutuamente excluyentes pero ambos necesarios. La política económica consistía en mezclar un poco de inflación con un poco de desempleo, hasta obtener el coctel adecuado.

La estanflación palabra que denota la existencia paralela de estancamiento con inflación, desnudo tres características más visibles del subdesarrollo: el creciente nivel de desempleo; el progresivo grado de inestabilidad y dependencia financiera; y la audaz concentración de la riqueza, agravada por la abierta desigualdad en la distribución del ingreso. Pero esas tres lacras tienen su antídoto en el crecimiento, la estabilidad y la equidad que son los tres pilares de la economía libre que propone Adam Smith.

Conclusiónes

Citando al gran economista Adam Smith se puede concluir que, busco resaltar en su obra que las políticas de un país deben tratar de alcanzar tres objetivos para el desarrollo económico que son: una tasa de crecimiento del producto superior al crecimiento de la población; un adecuado índice de rentabilidad y estabilidad financiera, y un reparto eficiente y equitativo del ingreso entre los diversos sectores de la población.

Bibliografía

Libro: América Latina entre sombras y luces

 

 

Autor:

Monografias.com

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITÉCNICA

"ANTONIO JOSÉ DE SUCRE"

VICE-RECTORADO PUERTO ORDAZ

DEPARTAMENTO DE INGENIERÍA INDUSTRIAL

INGENIERÍA FINANCIERA

Asesor Académico:

MSc. Ing. Iván J. Turmero Astros.

PUERTO ORDAZ, NOVIEMBRE DE 2016

 

 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda