Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

América: remembranzas de emprendedores (Poesía)




Partes: 1, 2

América: remembranzas de emprendedores - Monografias.com

P O E S Í A 2 0 1 6

Monografias.com

Monografias.com

A todos los escritores, poetas y poetisas de Hispanoamérica

A Silvio Meza, El Pescador de Sueños en memoria

NOTA

Forman esta pequeña y humilde colección, treinta y un títulos (31) de poesías para cantarle a toda la obra de las generaciones que han hecho posible nuestra realidad contemporánea. Desde un lejano pueblo al pie de la Cordillera Andina de nombre Sanare (conocido también como "Jardín de Lara"), ubicado en el estado Lara, Venezuela; se han escrito con vehemencia este conjunto armonioso de palabras para simbolizar el entusiasmo por defender nuestros más nobles valores e ideales.

Pretender obsequiarles a los escritores, escribidores, poetisas y poetas, un elogio a la hermosura y hechura del Continente Americano es un honor a tanta grandeza reconocida y a tanto decoro creativo que vendrá reflejado en los proyectos de todos los emprendedores. Se asume pues, el reto de ser humanamente mejores; de una tierra preparada siempre para la hospitalidad y la paz.

EL AUTOR.

Sanare, Venezuela, 29 de agosto de 2016.

NAZCA, EN EL PROYECTO DEL SOL

Hilando, he visto en el vasto tejido

reflejarse el murmullo de los pueblos,

no sé y no sabemos cuánto transcurre entre el suave desplazamiento de las cosas

etéreas, dormidas o apaciguadas, ensimismadas y deprimidas

robustas o amarradas al carro de las indecisiones.

Nací o nacimos en la rueda de ángeles, astronómica y pulsante

calculada en la ecuación, proyectada en la mente asombrosa de los recuerdos

trabajados sobre líneas asombrosas divisadas desde el espacio;

arrugado, viejo y taciturno desde su libre creación

de tiempos generadores, espacio-tiempo

la luz deambulando, subiendo por todas las partículas

creando y alimentando formas materiales.

Nazca, corazón del Sol, sentir y palpitar de la unidad, binario el pensamiento

construcción y armonía de seres omnipresentes, materialmente trascendentes.

Nazca, más allá de ti, de tu forma presente de citar al pasado

está tu inefable presencia, tu gigantesca maravilla

con trazos de planetas esbozados y adheridos a tus manos

a tu piel, regada en el reflejo de los suspiros del sol naciente

concierto de flautas dulces y notas, de lo extraordinariamente nuevo

inscrito en lo propuesto, organizado y ejecutado.

A TRAVÈS DE UN ESTRECHO CUALQUIERA

El día enmudeció atravesando unas incomodas nubes

el mar rugió estruendosamente con un fuerte dolor de sus entrañas

y la huérfana niña fue raptada por unos gigantes vestidos de algodón

empapados de sol hirviente, plasma y estrellas que surgen apoteósicamente

nada más inestable al alma de los seres errantes y meditabundos

sobre la señal y al paso de la evolución sonora se acomodaron los insectos

aleteando las insípidas barcas como de cartón.

Por el estrecho aquel cuyo nombre se quedó impregnado de olvido

a orillas de un manantial de amores fueron pasando los enjutos pobladores

ensimismados como dolidos al paso del insigne y verdugo tiempo.

Puedo contar con los dedos de unos niños traviesos el destino

asumir el fracaso de los colores y cantos de los pájaros

revertir las nobles caricias de los vientos cansados y arrecostados a la costa

inmersos en la tibia arena carcomidos por arañas y tortugas.

El trote va consumiendo a los valientes y emprendedores, inventores de nuevas

vírgenes tierras, tan antiguas como su infinita creación, agua y sumergida de ellas

cuando los gigantes Andes se enamoraban del alba

y un pequeño hombre como de un pulgar sobrevenido de las tierras del fuego

remontaba la cuesta y las estrellas atravesando un laberinto oscuro

peldaño y construcción del sueño y del arca de los genes.

LA QUINTA SINFONÍA DE LAS ALMAS

Así transcurre este día de convulsionadas horas

el niño se aproxima a la ventana que rompe su mirada

y el vidrio salta por entre las paredes vivientes de la locura.

La noche está atragantada con la tarde ausente

la luna se eclipsa por el aparente cuento de una tierra áspera

cuando su sombra le acecha tras el recuerdo.

La mirada que vuelve sobre el misterioso mundo

cuando se inspira el suave respirar de las aves moribundas

la poesía da pasos entronizada en sus vivencias;

ha crecido el río corriendo por las hojas de los cantos.

Atropella el cauce hacia el mar

lluvia que invade el olor de lo mojado, tierra absorbida por el poderoso aliento

y el calor se sumerge en la impávida arena

serena, humectante donde se estacionan los cuerpos atraídos por la gravedad

el sol avanza como un demoledor de tiempos

uniéndose al eco de sorprendentes campanitas de cristal;

el alma recuerda la quinta sinfonía, sonaditas de las manos

que se aproximan para festejar lo nuevo que vendrá.

Celebrar con el corazón despejado, filtrado de cosas menuditas

y el agua avanza hasta mojar los poros abiertos

cubiertos de anhelos, rocío y espera.

La tierra rellena de luna con bordes de sol

sol solecito al canto sinfónico de parpadear sobre este continente vivo

hermoso y vasto, repleto de aconteceres dinámicos

viviente evolutivo con grandeza de espiritualidad;

camina y se entrega al poniente crepuscular

para organizar un nueva jornada para un nuevo mundo.

UN DÍA DESPUÉS DEL GRITO DE "TIERRA"

Ruidoso, el hombre nuevo de la tierra inhóspita se volvió invasor

sobre suelos europeos

el hermoso y vistoso arco le ha servido para profanar imperios

sus trampas para cazar la humilde presa animal, la ha exhibido

en el escenario mundial junto a la hecatombe

nuclearmente inverosímil se ha portado el invasor netamente americano.

A veces cruje el paso del viento tras su norte, preguntándose a dónde va

duerme el tiempo a su bebé al igual que rendido en el regazo de la madre joven

se asusta el destino al despertarse con el aullido del perro

enormes cosas van y vienen revoloteando con alas de olas del mar,

gaviotas cual suspiros se meten sigilosas por las costas sudorosas

y los pechos se acumulan de sufrimientos como en la guerra atiborrada de armas

y uniformes camuflados de pestilencias

silenciosas y sigilosas transitan las cosas por el mundo ancho

de sus vericuetos sólo un ojo portentoso los capta.

Un día apresurado tras la llegada pautada para un disparatado navegante

no fue capaz de asistir porque la gran causa le colocó la barrera en Portugal

y presuroso en el aventurero mar fue aventajado y apresado;

del nuevo mundo tu nombre América tras el robo infame de tus cartas

y cuando el corazón se levanta, el sol también lo hace.

SENOS DE MAÍZ

A la danza muy adentro de Guatemala, México o en el corazón radiante

de un pueblo centroamericano, cazadores o rudimentarios

como volcán, y desde sus entrañas brotaban unos verdes dedos

que amasaban en los platos o recipientes, el barro original.

Grandes, voluptuosas moviéndose sobre los conucos mayas y el sol ardiente

abrazando el sudor que emanaba y tallando en rocas el quehacer de los sueños,

siderales, espirituales, materialmente inspirados

atornillados en las almas inquietantes en impresionante sencillez

contaban, sumaban y multiplicaban en la exponencialidad de un silbido

de algún duende tan abstracto y tecnológico residente o viviente en el presente.

Sobre la siembra y el olor, el humo recorría los espacios

avasallando los cuerpos danzantes de esta historia

la vara o la coa subía como el agua venciendo la gravedad;

ingrávida la mente que surca el acontecer y se debate en la cómoda ola

que respira sobre el naciente río

luego la espiga se convierte y asoma en su flor el dorado amor de las entrañas

bajo la escritura de ser autóctonos u originarios;

identidad vegetal e inteligencia

cuerpos con sabores del tierno maíz.

ROSAS IMPERIALES

Fluctuante, la historia que se dilata al compás de las fechas

seducen la ínfima ilusión de los cardos amontonados y la espina adormece

la leve sonrisa del tiempo, si te nombro te escucho elaborar la pregunta.

A lo largo, quizás a lo ancho de este supremo instante de contradicciones

nuestros más indómitos y selváticos territorios estaban abarrotados de pétalos,

el enorme crisol atraía diversos colores, cual gama realmente impresionante;

dibujos, trazos de grafitos inherentes a la huella del sometimiento.

La luz que se posa inesperada sobre la vertiente del cansado torrente,

la caravana que va desde la voluntad y asustadiza descubre el dominio;

las botas, los cascos, los uniformes, la raza que impone el color implacable

los ejércitos que cruzan los mares y tras la búsqueda una masa de tierra

de pueblos, un encuentro desigual, un ramo de flores sin pétalos

en la deslumbrante y sombría tierra de promesas.

Voz de trompetas, estruendoso despertar de los imperios europeos

burguesía y poder, esclavitud y crimen en el amor más inmenso

las rosas han aportado sus tallos para los injertos, noblezas y castas

detalle e ingenuidad, arrojo y valentía del germen americano

y como surgen las cenizas al levantarse las olas del mar

se impuso la fuerza y la dinámica capitalista europea

y el obsequio fue entregado tras la rosa de la tarde.

EL NUEVO MUNDO COMO EL AMANECER

Maíz, frijol, tomates en la tierra agradecida y perforada por la coa

aurora que se perfila tras la cumbre, copos de algodón ingrávidos

fuente respiratoria de todo impulso y arte.

Fantasía y magia, un caudal de abanicos que se mueven al soplar del viento

gigante, apostado frente a la fuerte suma de enanísimos presentimientos

finos atardeceres enamorados del crepúsculo

simbolismos de culturas milenarias y sabias

mayas, aztecas, incas, chibchas como confederaciones de inteligentes pueblos

sacerdotes y guerreros, castas y gente libre, creadores de dioses libertarios

fauna exótica, impetuosa necesidad de las colonias

y van surcando los tejedores y alfareros, la columna o el puntal

nazca o sol, técnica o amor rotatorio sobre el disco en la precesión

movilización y desplazamiento, surco y siembra, conuco y extensión

cosechas y animales, granero de nuestra estrella, astronomía y matemáticas

el esfuerzo supremo en la construcción

de palacios de piedra, jardines de aromas sobre la cumbre vieja

sistema de riego cercanos a la adoración al Sol

en el péndulo de la creación orgánica,

pirámides, rotación, cultivo y ciencia

mundo nuevo para el nuevo mundo, luz de amaneceres.

EL TRABAJO LABORIOSO

Arco y flecha sobre el abrazo de la tierra madre en la caza de la histona

de nuestro suelo, lo orgánico se hizo olor como abanico de lombrices

transformadoras, la multiplicación de los bondadosos seres

tejiendo y devolviendo alimentos frescos, una fauna vistosa entre matorrales

selva, estepa, sabana, armonía de la luz sobre lo inhóspito de lo concedido,

entregado con el esfuerzo de una lucha espiritual de siglos.

Madre y reverencia para otorgarte la libertad y la plenitud, verdades encontradas

adversidades superadas, manto de amores que cubren tiernamente el duro ascenso

tras la colina empinada y la mordida del serpentario, sufren y andan las manos

encallecidas rotando en los recuerdos del trabajo, la faena de la fatalidad que

llegará tras el mar, en el oleaje de los animales monstruosos de la madrugada

inspirada, absorbida por la espuma agitadas del ímpetu de la arrogancia.

Intensos nubarrones se apoderaron de la vida, fraguando la dispersión

nómadas, incursionando en fuerza, poderío y civilización

piedra, madera preciosa, arte y labor, aprendizaje, fuego en la resistencia

y del mar, los nutrientes tanto por el Atlántico o por el Pacífico

la recolección, la caza y la compartida pesca

vientre, alimento, cimentación, el ejemplo hecho obra de dioses prácticos

de guerreros y guerreras de carne, corazones sembrados en la esperanza

en la posibilidad de seguir existiendo más allá de sí mismo, en el encuentro.

LA LIBERTAD COMO MADRE DE CIMARRONES

Si desde allá partieron, a oscuras los navegantes cuando el mal presagio

acechaba, venían cometidos y desafiantes gente de historias denigrantes

cultos e incultos por lotes, obligados a incursionar en el mar, en la tierra nueva

desconocida, intrigante, misteriosa, indómita, encantada y de pasiones.

Oro, metales y ambiciones desmedidas, la palabra saqueada, la verdad plagiada

tergiversada, oscurantista y ácida; borrados los papiros, los cueros y suplantada

la escritura de profetas, de misioneros de la paz, de luces del espíritu.

Dolor, hambre, discordia al acecho de la danza de los demonios desatados

de la espada y la cruz, fulminantes, hirientes asesinas

bastardas, ignominiosas y en la rueda sin tangentes de las Carimbas

marca y fuego sobre la piel para favorecer al esclavista

terror implacable para destruir las razas, su color, su ancestral dimensión

el látigo endurecido sobre la mente o el alma, la cadena y el grillete

sobre los huesos, desaparecidos en el temblor de la muerte.

Y por encima de la piel las ansias de libertad de cimarrones

quienes se constituyeron en Las Cumbes, hacha y resistencia

asentamientos y conspiración de libertarios

camino y selvas, conuco e ilusiones

intimidades y profundidad de los seres en el tejer constante

de las redes humanas, hilando las cosas y las fuerzas del porvenir.

LOS GUERREROS DEL TRABAJO

La sociedad mercantilista tocó suelo por la costa, el mal se ha tragado las sirenas

que abundan en las costas, en la imaginación exuberante

de los escritores y poetas.

Las venas se han abierto depositando la sangre en la tierra originaria

de sus entrañas sólo el desastre que queda y lo que vale, que se va

a las grandes metrópolis de la vida de los imperios.

Capital sobre lo amasado en la explotación, monopolio de todos los órdenes

sufrimiento y labor, la decadencia en la opulencia

El estado, la hacienda y el impuesto, la mercancía hecha barro y carne

Mercantilismo europeo en suelo de la gran Patria, la patria integra y sana

originaria de soberanía sin imposiciones ideológicas

piratería y presunta legalidad en todas las actividades humanas

producción, relaciones de trabajo, renacimiento y barbarie

soledad y tristeza, tambor con alegría, dispersión en el canto

colonias, salvajismo, saqueos y suelo arrasado

mientras las embarcaciones están abarrotadas de ganancias

oro, perlas, cacao, la minería y las actividades agropecuarias

cultivo y crisol; indio, negro y europeo;

negra belleza, lindo talento indígena

la flor lograda en el trabajo productivo.

UN MOSAICO PARA UN CONTINENTE

Razas, credos, múltiples ideas y colores de piel, del alma,

de las riquezas del espíritu, hispanidad y confluencia, violencia y amor

sometimiento y sufrimiento, tonalidades del sol naciente, nacimiento y ocaso.

Mestizos, mulatos, zambos, pardos, blancos y negros la pirámide se formó

rocas y diamantes, fortaleza de sangre y estirpe, genética de tierras buscadas

prometidas, ansiadas, edificadas sobre lo original; culto y labrado,

siembras de tiempos, de torbellinos y de siglos.

Paraíso e infierno, el Edén de Eva en su cuerpo de América

pintura, escultura, arte que se muestra en la hechura natural del trópico

abundancia temerosa, pisadas de duendes, voces, espíritus del agua

sombreros grandes, colosales encantos de almas traviesas

perdidas en las faldas de las bellas americanas

tiernas, hermosas, selváticas, amorosas, el silvestre fuego del destino

invertido en el supremo proyecto de la tierra prometida

del siguiente suelo patrio

de todas las repúblicas surgidas, de todas las cosas pensadas

materializadas, hechas obras en el plan de Santiago

de los misioneros auténticos, de los que vigilan la magna labor

desde la creación misma, del maíz, en las manos callosas de la anciana madre

que lo adorna para el dulce pan.

DIFICULTADES Y TERRITORIOS

El trompo está ebrio al final del precipicio

sobre la precesión o el bamboleo de la esfera

se sumerge el espantado pájaro en el ala sensible estropeada

maltratada, aniquilada suspendida con los hilos manejados por el muñeco

de trapo, imperialista, fantoche de plástico en el desperdicio de las ideas.

Así se desmonta la verdad en el quehacer de los minutos

trazados a punta del lápiz ignominioso del detalle

cada punto se une al papel y los ríos tejen programados, los mapas,

sujetos al capricho de la ambición y la tentación.

La represión colonial se hizo identidad, patrón de la forma de vida

vistosos animales y plantas cubrieron con nuevos cantos los bríos americanos

explotados y arrasados los corazones del suelo, extraída su savia

su formidable potencial en la inmensidad imperiosa de sus recursos,

diversidad, variedad apoteósica, colorida, riqueza interminable.

Grupos, empresas, intrusos, la dinámica mercantil

plantaciones, agotamiento de suelos, máquinas infernales y demonios

demacrados, fantasmas y procesos

trabajo y desigualdad, manos y sudor por millones

los dedos mutilados de la naciente civilización

injusta, inhumana, de toda la periferia, de toda la inmensa región subyugada.

LA CONSTRUCCIÓN DE LA VIEJA CASA

Las fronteras aparecieron en la magia de los chipilines encantadores

de serpientes, faquires montados sobre un fugaz proyecto

las hojas expelidas por un frío viento encontrado entre el norte y el sur

se acumularon doradas por el amarillo sol asustadizo entre el crujiente rojo

de la tarde, del amoroso crepúsculo traído inesperadamente al recuerdo.

Los marchantes, quiero decir los navegantes divisaron un faro

cual visión un poco dantesca mostraba una luz mortecina

atenuada por los ojos cansados del trabajo extenuante del mar.

El mecanismo se fundió al estrellarse con la roca endurecida

abortada al principio por los ríos desembocantes;

la fracción y la división está en el cerebro de los actuantes

en el baile de los imperios acorralados por la avaricia

por la pasión; fue entonces que la dominación se hizo cultura

arraigada en la herencia nefasta del sometimiento

por la fuerza, por la cantada decadencia no verificada

fortalecida en la genuflexión de los siglos

de los seres hambrientos, desterrados, amarillentos

de la peste cerebral del conformismo permanente

hecho verbo y religión desde el poder

usurpante, hecho tradición en la memoria colectiva de los pueblos.

PERCUSIÓN DE LAS RAZAS

Rasgos trasladados, sorpresas de la fatalidad

en el porvenir una sombra se acercará a romper el enigma

que como flores cromáticas de un aromático jardín

se fueron acrisoladas extendiéndose en el vasto territorio

bajo lo inclemente, lo selvático y adverso de una cultura imperante.

Ilustrados en valijas adosados a los migrantes de generaciones

manos abundantes, sufrimiento, rencores, miedos, triunfos y fracasos

identidad y apariencia experimentada, la soledad en el recuerdo fulgurante

aparecido tras la antorcha del vencedor imbuido en el relámpago del Catatumbo

luz propagada, velocidad inalcanzable, navío fletado de quimeras;

utópicamente alistados los seres humanos de la patria grande, pequeño el corazón

de los guerreros asustados, ensimismados ante el susto de perder la gloria

y la vida, azarosa y atroz en toda la guerra infructuosa e imperial

contra los desvalidos, los indefensos claveles apostados en la novedosa tierra

de bronceadas amapolas y cabellos de ángeles despiertos

lo majestuoso del escenario se escenifica y desmontan los lujosos caballeros

apadrinados, suprema fuerza de la audacia

tambores, bailes, música en el sendero preparado para la libertad

mosaica irreverencia, el niño salvado de las aguas ha nacido

entre el maíz de América como en la cosecha de la copiosa libertad,

de la irreverente libertad acumulada en la plaza pública

sumada en todas las revueltas, en todos los anhelos solidarios

de múltiples épocas y bañadas en sublimes cataratas

Niágara, Iguazú, Salto Ángel y la confluencia material y espiritual más entregada.

IDEAS ILUSTRADAS

Al levantase el sol que soñaba una mañana fresca llena de olivos

se oía el respirar de los pájaros lejanos en bandadas volantonas

que surcaban los espacios tragándose el aire puro, envuelto en bombitas

florecientes, cantos hermosos de emancipación.

Desde la Europa llegaban viajantes las ideas más revolucionarias

ondeaban banderas y sembraban las semillas los segadores

libertad como una tierna muñeca de trapo, ojos saltones

igualdad, como la almohada mostrada por la princesita de los cuentos

fraternidad, corazón de la humanidad toda, el regalo de la eternidad.

El mago burgués exhibió sus tarantines, la magia delirada comenzó

a elevarse en inventos y descubrimientos, el encantamiento de la máquina

sonora, productiva, innovadora; la rapidez de la mecánica

la industrialización del pensamiento va discurriendo por el mar

intranquila, avanza y llega con las ideas innovadoras;

solidaridad e independencia, preludio a la luz de luces, al soberano siglo,

la aceleración del plan de la creación,

movimientos ondulantes, fuerzas desplegadas

acciones de grandes colectivos, la Gran Comuna de Paris

las mujeres y hombres libertarios de América

firma y sello del contrato antiguo, del compromiso de la causa más noble.

CIUDADES COLONIALES

Una ciudad es un cúmulo de gente, una multiplicación de bienes y servicios

pobladas, encerradas, calles y casas; al lado de la costa muy cerca del agitado mar

pueblos rurales, campesinos; pueblos urbanos, españoles, portugueses y criollos

paisaje y diversidad en la distribución.

Dispersión, selva adentro, acecho e inmensidad

tentativas y reconocimientos, arboledas y esclavos

la emancipación condicionada, la cultura incendiada, profanada, intervenida

asediada por el fuete imperialista, dinámico el hecho, excepcional convergencia.

Costumbres de ciudad imperial, moldeada, copiada, traída al mundo aparecido

saqueado, explotado y exportado, arraigado y expoliado

expresiones culturales transmitidas, obligadas, cantadas, pintadas, hechas verbo

dibujadas en la mentalidad sembrada, cultivada, servida en la dominación

esparcida con la espada y la cruz, insertada, incrustada en los tuétanos

en la mente, en el delirio remanente de los sufridos seres

atiborrados de engaños y por los siglos en adelante

futuros, sumidos en el prometido porvenir a oscuras.

Leyendas, cultura popular, el silbido de los llanos

el llanto de las urbes, el mito; el cuento,

lo poético de las cosas inventadas, atragantadas en el corazón

de las generaciones de las ciudades eternas y desafiantes.

ROSAS LIBERTARIAS

En la visión apresurada al despertar de la conciencia

y desde las churuatas ancladas en los territorios dominados

desasistidos, olvidados, en el dolor y el olor de la servidumbre

apareció la canción esparcida como el eco y las sombras

sonora, tan vibrante, ruido de estrelladas caídas durante su larga formación

mitos abrumados y espíritus dispersos a la orilla de la escala del retorno.

Amaneció un día de estos apresurados tan oscuros como precipitados

con personas simbológicamente pintadas, engalanadas con la geometría

onoto, celebración y autonomía; gritos de libertad en el baile universal.

Así es la tonada que aflora de las almas en su eterna y prolongada reconciliación

la búsqueda permanente de lo colectivo, tecnológico o progresista

la rima de la música que brota acelerada y se contrapone a lo inerte y mudo.

Edificante y próspero, esperanza obsequiada de los dioses naturales

y de su encuentro victorioso, enigma y causalidad, viento agitado

en la vaguada y la tormenta, torbellino y huracán que asechan la artesanía

del tejido de lo finamente bordado, plasmado en la tela seleccionada

succionada desde la madre y amamantada en la ubre de la virgen tierra.

Han sido capaces de romper el cerco impuesto, el chamán ha salido a danzar

en la roca con jeroglíficos de unas extrañas rosas

con olores inscritos y pétalos grabados en la fuerza de la ley.

HAITÌ, CUNA DE AMÉRICA

Llora tu aliento en el cantado mar, serena está la historia

en su rebeldía, acomodada y tardía se ha puesto la luna

en el lecho del marinero, suave se inclina

al soñar en las oscuras noches de navegantes.

Se mece el libre viento a través de las hojas caídas

esparcidas en el largo vendaval, saturadas del polen adherido de los siglos

escritos en duros papiros inspirados de palabras

dichas, oídas pero aprendidas en las odiseas de los héroes

victorias verdaderas que remecen y arrullan la existencia.

Así se despliegan las insignes tareas

acordadas, esforzadas y cumplidas cual misión

de rebeliones para lo justo en el progreso de los seres,

papel que venía dentro de las botellas arrojadas al mar

millones de combatientes de a caballo seguidos de polvorines

y toda forma rudimentaria instrumental, al eco del tambor

y al grito regado entre el querer y la libertad.

¿Y por qué se llamará así esta sublime causa?

debería ser por el mestizaje impreso, por la decisión de ser diferentes

apostando a la integridad y la hermandad de los seres

canela y flor, negrura y color, pasión y vergüenza, entrega y suma total.

REVUELTAS, REVOLUCIONES Y REPÚBLICAS

Largo y jadeante ha sido el apretado camino que impulsa las ruedas del progreso,

mariposas que se fueron cayendo como una lluvia incendiaria

de cometas y risas, estuvimos por allí en la lontananza de los recuerdos

merodeando con la presencia el intenso respirar de los combatientes.

Nada es posible al remontar la cuesta de la montaña perdida, extraviada

asolada, degradada en la fina tormenta polvorienta de los ingrávidos tiempos

andados, pisoteados, forzados en el carrusel del circo histórico.

Desde el arco y la flecha en la sofisticación de los juguetes

bélicos, arcabuces y trompetas han recorrido alzando o enarbolando

el terror y la muerte, la soledad y la traición; la monstruosidad más ingeniosa

se ha trucado para alzarse y reinar con todos los dioses de la guerra.

Sentimientos, patria adentro, sobrevivencia y supervivencia; liberación

y la voz ondulada que se vuelve torbellino entre las llamas

planteamientos, presentimientos, puños alzados, memorias y victorias

reveses, guerrillas y gobiernos, banderas y colores

matices, andes, valles llanuras, plenitud

maravillas creadas por el espíritu universal

por la fuerza del amor en la obra de las generaciones.

Gratitud plasmada en memorias frescas

en los navegantes y constructores de repúblicas soberanas.

EN EL UMBRAL DE LOS LIBERTADORES

Pan, del padre nuestro, sol difundido

amasado en las amorosas manos, en las tiernas mujeres americanas

fundido en el horno formado de levaduras

reacciones que aceleran su sabor;

pan, de valores cultivados en utensilios de arcilla

alfarería, anatomía de las luchas emprendidas.

Sintonía de pedazos de sonajero que despertaron al humilde fulgor

convocando sonidos inmersos en los pechos de doncellas

sirenas que van asustadizas al mar,

de donde salieron caracoles cuando el agua se había dilatado buscando más costa.

Nunca más retornaron a sus antiguas casas los atrevidos

brotes que consumieron las flores de la independencia,

ya para entonces se vistieron los campos con guirnaldas

tomadas de finos tornasoles para festejar la llegada de las ideas más nobles.

Surgieron los nombres de muchas y muchos;

cuántas cosas no son propiamente de ellos, de los valientes

y en todas las ciudades de este vasto conglomerado de pueblos

habrá un recuerdo, una rememoración que va unida a la grandeza

de libertadores y emprendedores de sociedades modernas

de dignos representantes de la amistad más sencilla y diáfana.

JUVENTUDES LIBERTARIAS

Te vi nacer juventud rebelde

como vertiente indomable que rompe montañas

que labra caminos

eras un torbellino incontenible

una ráfaga social

una máquina llena de virtudes transformando la tierra en la dulce miel

convirtiendo el trabajo en la flor del pan.

Eras un credo de mil formas

la alegría desorbitada

un canto de dimensiones

la sonrisa del sol que extiende su adiós a la tarde.

Eras el sentimiento puro de una doncella

semilla y polen de mariposas

gaviota de horizontes infinitos

y una red de primaveras invernales

donde se une mi alma con la tuya.

Eras el cultivo alternado de los jardines sanareños

de los cafetos a las rosas

de las patatas a los claveles

el viento acariciando los sauces y ondulando el crepúsculo.

No eras el rocío envenenado ni el aire impuro

eras el verde olivo de la esperanza y el mar de las serranías; eras la estepa dormida

el frailejón merideño

eras el Yacambú irreductible transformando realidades, eras la mano del dios vivo

en el vientre vivo y despierto de la naturaleza

como un grito de amor en la guerra.

eso y mucho más fuiste

ahora, qué eres…

un llanto desesperado que corre por las calles vacías y truncadas

una madre soñolienta en el tiempo aletargado

vistiendo caminos de un destino incierto

un niño que ya no comparte las ilusiones viejas que caminan muertas.

Ya no se ven las flores visitando los jardines

ni la lluvia perenne pintando arrecifes

ni las tardes perfumadas con poesías en el elixir de musas, poetisas y poetas,

sólo se palpan los cardos

en el intenso rasguño de los vientos

la soledad de los suelos

la marchitez del mundo, el vicio y la corrupción de muchos

quienes sembrando el odio

esperan cosechas.

Juventud rebelde dónde está tu fuerza

Hacia dónde se fue tu misión creadora…

Despierta con un dolor intenso

con un amor renovador

y derriba al tirano y al opresor.

CULTIVO HUMANO

Amigo Renato, ciudadano del mundo…

Hoy estamos solidarizándonos con el verso sublime de tus sueños

con las mil rosas sonrientes de tu música reinante

que vuela intermitente

por las sólidas esperanzas de una tierra cambiante

renacer del manantial de tus cuentos y alegría de los niños

fuego de la vida misma

como antorcha de vencedores.

Cómo no recordar que naciste en el canto estrellado de los pájaros

en la semilla húmeda y germinada de los campos

en el polen etéreo de las estrellas nuevas

transportado por mariposas gigantes con plumajes de ilusiones

con pies de lunas errantes.

Qué decir de tu fuerza redentora

que ha hecho creación de las formas creadas

fecundando orquídeas indomables

lilas aromáticas y transmutables en el recio acontecer de la selva indígena.

Tú que has abierto los corazones rojos

con la bondad azul de esa voluntad creadora

y que guardas en tus labradas manos la violeta encendida y la huella de la virtud

de los incansables caminantes

concibiendo la existencia como esa odisea interminable

la búsqueda intranquila desde la pequeñez de un día,

hasta que aparezca muy pronto, la grandeza infinita de un segundo.

Sólo podemos dedicarte un eco de palabras en esta charla muda

de la llanura insondable, en el transitar de los perfiles

el alba y el rocío estaban contigo en una mañana eterna

de profunda poesía,

y cuando la tarde declinó su rostro en la vieja Europa

un remolino profético te trajo hasta nosotros

en las hojas vivas del otoño de oro

cuando el suave declinar de las cosas puramente gravitatorias

le tomaron la inspiración al dueño del tiempo,

grandeza pura y diáfana de Natura.

Ahora estás aquí como el sándalo hindú

perfumando las letras de verdad y de razón,

siembras e imprimes en cada corazón que cultivas.

Sin ser cultistas ni idólatras

cuando por convicción comulgamos con los pueblos verdaderamente unidos

verdaderamente rebeldes y revolucionarios

anhelamos para ti…Amigo Renato, ciudadano digno del mundo nuevo…

la fuerza que te mantenga mil años entre nosotros

para vencer por siempre

a la oscura intención que nos quiere destruir.

EL TORBELLINO DE LOS CAMINANTES

Los incansables caminantes de la eterna vida

aquella libre y dedicada, abnegada y simple

regresaron victoriosos arriesgándose por vericuetos

de muchas y ensordecedoras existencias

junto a ellos figuraban estrellitas de algodón de suave caminar;

el cosmos se ha vuelto un papelucho arrugado sobre el que está pegado el mar

y un pedazo de tierra, el aire puja como espantado por una presión irresistible

cuando el agua apetitosa apaga la sed de las gigantes bocas de fuego.

De pronto me arrebataron el silencio de las cosas inertes

un torbellino de luz se hizo rosca

apoderándose de la razón de los cuatro elementos,

mientras el tiempo aplastaba con su lapidante minuto un quinto elemento

sembrado en el jardín áspero de las orquídeas trepidantes

sonaban así las esferas al crecer las plantas

cuando los pueblos avanzaban brazo a brazo

como miedo a miedo, devorándose los espacios y las sombras.

Del Sanare pueblo antiguo, un poco de "casas y naturaleza muertas"

majestuosos arbustos como el Taro, raramente una sentimental Margarita

brota por los solares de alguien

entretanto una dulce Guayaba es transportada por un atrevido Azulejo.

Han crecido los niños caminantes y de sus interesantes historias

tras los espantos no se recuerda casi nadie

sino una inquietante familia quienes no han dejado la noble tarea

de aprovechar el calorcito intrínseco del tierno recinto de la cocina

en una noche lluviosa y de truenos,

a veces mientras el humo impacta, las sonrisas se quedan

en la oscura noche húmeda y delirante,

en la princesa engalanada o asustada

atrapada en los hilos de seda, tela o filigrana

en la anécdota o el cuento.

ACONTECER DEL INSOMNIO

Se terminó el angustioso día

y el poderoso insomnio avanzó sigiloso y opaco por el entramado del cerebro,

la azul frase se enquistó en la almohada humedecida de los sueños

anhelante las sábanas se habían puesto un poco marchitas

tras la dureza de los inoportunos días.

Avanza el regurgitar de los espasmosos instantes

que no concilia la más mínima paz,

y el verso se instala en el mismo miedo del amanecer siguiente

ya han rodado los trasnochos como bloques por empinadas laderas

en el precipicio sin fin de una extremidad empujada por la otra.

Al alba la secunda una poderosa bruma sonora del espumoso sudor del sol

avasallante, impetuoso e imponente sobre el poniente americano;

las manos se desencadenan unas a millones en la tierra aprisionada con la sangre

fluye el agua acelerada por el aprisionamiento del rocoso sentimiento

en la cordillera se nota la gota del rocío esparcida

y dilatada por el golpe del abismo,

del occidente al oriente donde circunda una explosión de actividad humana

y en contra de la luz diaria se aproxima la tormenta

que invade los pueblos y sus islas

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.