Todo sobre ANTRAX: Agentes, desarrollo y guerra

  • Enve este informe por email
  • Busque ms informacin
  • La mejor forma de no preocuparnos en exceso es estando informados.

    Todo sobre ANTRAX: Agentes, desarrollo y guerra

    Con colaboración del catedrático Fernando Solis.(Ludoviko)

    y corresponsales en Washington y Caracas.

    Descubridor: ROBERT KOCK


    (Clausthal 11.12.1843-Baden-Baden 27.5.1910)

    Médico y bacteriólogo alemán quien en 1876 demostró por primera vez que un microorganismo vivo era el agente causante de una enfermedad infecciosa conocida como ántrax o carbunco. Kock fue Director del Instituto Imperial de enfermedades infecciosas de Berlín, es considerado uno de los fundadores de la moderna bacteriología. Desarrolló varios métodos de investigación. En 1882 descubrió el bacilo de la tuberculosis (bacilo de Koch) y logró cultivarlo fuera del organismo humano. En 1883 descubrió el vibrón colérico, agente causante del cólera, y más tarde el agente causante y el método de transmisión de la fiebre recurrente africana. Premio Nobel de medicina en 1905 por sus investigaciones sobre la tuberculosis.

    Antrax o Carbunco

    El Carbunco o Antrax es una epidemia de declaración obligatoria.Es una infección aguda causada por esporas del Bacillus anthracis, ataca a los vertebrados herbívoros pero puede atacar a los humanos cuando estos están expuestos a animales infectados. El Antrax se da principalmente en regiones agrícolas o por Antrax industrial, su inhalación es fatal. Es un proceso irreversible.

    ES MUY RARO

    El Antrax puede transmitirse por inhalación, puede atacar la piel y también adquirirse al consumir carne contaminada. Es muy raro hablar de animales contaminados en los Estados Unidos de América del Norte. Las esporas del Bacillus anthracis pueden vivir en el suelo por muchos años y resistir temperaturas de hasta 103 grados centígrados.

    SÍNTOMAS

    El Antrax se manifiesta en la expulsión de sangre a través de los orificios corporales, seguidos de la muerte repentina. En la piel se forma una pústula tras un periodo de incubación de 4 a 7 días que sufre después una inflamación purulenta. Es una afección muy parecida al resfriado común o a la neumonía tóxica. Produce nauceas, falta de apetito, vómito con sangre, fiebre, dolor abdominal, severa diarrea.

    Identificacion, síntomas y prevencion de ANTHRAX

    -Identificación
    El ántrax es una enfermedad infecciosa aguda que normalmente afecta avertebrados salvajes y domésticos (ganado, ovejas, cabras, camellos,antílopes, y otros herbívoros), pero también puede afectar a humanos cuandose exponen a animales infectados o tejidos de animales infectados.

    -Formas clínicas del ántrax humano
    El ántrax humano tiene tres formas clínicas: cutánea, por inhalación, y gastrointestinal.

    El ántrax cutáneo resulta de la introducción de la espora a través de lapiel; el ántrax de la inhalación es a través del tracto respiratorio, y el ántrax gastrointestinal por ingestión.

    En el cutáneo primero se produce picor superficial en la zona donde se produce la penetración, seguido por una lesión que se vuelve papular, después vesicular y en 2-6 días desarrolla un chancro negro deprimido. El chancro normalmente se rodea por un edema de moderado a severo y muy extenso, a veces con vesículas secundarias pequeñas.

    Las infecciones no tratadas pueden extenderse a los nodos de la linfa regionales y al torrente sanguíneo con una septicemia aplastante. El ántrax cutáneo no tratado tiene una proporción de muertes entre el 5% y el 20%, pero con terapia antibiótica eficaz, ocurren pocas muertes.

    Los síntomas iniciales del ántrax por inhalación son apacibles y no específicos y pueden incluir fiebre, malestar y tos apacible o dolor del pecho; los síntomas agudos de dolor respiratorio, fiebre y shock aparecen en 3-5 días, produciéndose la muerte rápidamente después de esto.

    El ántrax intestinal es raro y más difícil reconocer.

    La confirmación de laboratorio se hace por aislamiento de B. anthracis de la sangre, lesiones superficiales, o las secreciones respiratorias mediante tinción con azul de metileno (M'Fadyean), o por cultivo o inoculación en ratones, o conejos. Se puede realizar la identificación rápida del organismo por immunodiagnóstico, ELISA y PCR.

    -Distribución

    El ántrax es una infección humana poco frecuente y esporádica en la mayoría de países industrializados. Es principalmente un riesgo profesional de obreros que procesan pelo o hueso, de veterinarios y agricultores. El ántrax humano es endémico en regiones agrícolas del mundo donde el ántrax en animales es común; éstos incluyen países en Sur y Centroamérica, Europa del sur y oriental, Asia y África. El ántrax es considerado un agente potencial en bioterrorismo y guerra biológica y, como tal, podría presentarse epidemiológicamente en circunstancias raras.

    -Modo de transmisión

    Los modos de transmisión del ántrax en situaciones normales son:

    -El Cutáneo por contacto con tejidos de animales (ganado, oveja, cabras, caballos, cerdos y otros) infectados, por contacto con pelo contaminado, lana, o los productos fabricados con ellos, como tambores, cepillos o alfombras, o por contacto con tierra asociada con animales infectados. Los artículos y tierra contaminadas con esporas pueden seguir siendo infectivos durante décadas.

    -El ántrax por inhalación es el resultado de la inhalación de esporas en procesos industriales arriesgados, como curtir pieles y procesar lana.

    -El ántrax intestinal se debe a la ingestión de carne sin cocinar contaminada; no hay ninguna evidencia que la leche de los animales infectados transmita ántrax.

    La transmisión de persona a persona es muy rara.

    -Protocolo de vacunación


    La vacuna sólo debe administrarse a los individuos saludables de 18 a 65 años de edad. No se sabe si la vacuna del ántrax puede causar daño fetal, y no deben vacunarse mujeres embarazadas. La inmunización consiste en tres inyecciones hipodérmicas cada dos semanas, seguidas por tres inyecciones hipodérmicas adicionales cada 6, 12, y 18 meses. Se exigen inyecciones de recuerdo anuales de la vacuna para mantener la inmunidad. Y genera una inmunidad cercana al 93%

    -Ántrax y guerra biológica.
    Las esporas del ántrax son al parecer una de las mejores opciones como armas para la guerra biológica Ya que pueden producirse fácilmente y ser guardadas en seco y permanecer almacenadas de forma viable durante décadas, se dispersan fácilmente por el aire y pueden ser inhaladas por tropas indefensas, permaneciendo en tierra durante muchos años.

    Irak, Rusia y otras diez naciones tienen capacidad para cargar esporas de B.anthracis en las armas.

    Las fuerzas militares de EEUU han sido han vacunadas recientemente contra el ántrax debido a la preocupación sobre la perspectiva del uso de esporas del ántrax.

    En un Manual de la Armada americana en la Medicina Operacional y Apoyo de la Flota. (U.S. Navy Manual on Operational Medicine and Fleet Support) se dan una serie de recomendaciones en caso de usarse el B. Anthracis como arma biológica.

    Se pensaba anteriormente que el Ántrax inhalado era casi 100% fatal a pesar del tratamiento antibiótico, particularmente si el tratamiento se empieza después de aparecer los síntomas. Un reciente estudio del Ejército obtuvo un tratamiento exitoso en monos con terapia antibiótica tras la exposición a las esporas del Ántrax. La terapia antibiótica se empezó un día después de la exposición. Este estudio implica que la terapia antibiótica puede ser útil en BW si se comienza poco después de realizado el ataque.

    -Peligros de un ataque con anthrax

    Una bomba atómica de 12.5 kilotones que explotara encima de una ciudad podría causar 80,000 muertes, sólo 100 kilogramos de esporas del ántrax podrían matar entre uno y tres millón de personas.

    Después de la Segunda Guerra mundial el desarrollo de armas biológicas asumió una prioridad relativamente baja. Pero los recientes adelantos en biotecnología han hecho posible la producción más eficaz de virus destructivos y bacterias.

    Los desarrollos de este tipo significan que la amenaza de armas biológicas es muy real en el mundo después de la guerra fría.

    Las armas biológicas podrían causar un gran conflicto, ya que son relativamente baratas además, su uso no esta siendo controlado actualmente por procedimientos de confirmación internacionales como aquellos que aplican, por ejemplo, a las armas nucleares.

    Este hecho quedó patente espantosamente en 1991 durante la Guerra del Golfo cuando Saddam Hussain preparó un programa ofensivo que usaba las esporas del ántrax y la toxina del botulinum que podrían usarse contra las Fuerzas Aliadas.

    Pero existe una manera segura para asegurar que estas armas terribles nunca se usen de nuevo. Siguiendo la tercera conferencia de la Convención de Armas Biológica de 1991, expertos gubernamentales dieron un mandato para desarrollar un protocolo de la confirmación legal llegando a un acuerdo que aplicaría cada uno de los 133 estados de que participaron en la Convención.

    -Defensas contra las Armas Biológicas

    (lo siguiente esta tomado de las indicaciones dadas por el FBI ante un ataque con ántrax)

    Respirador o máscara de gas. Los filtros, normalmente están hechos de carbono activado, deben bloquear partículas más grande que una micra. También es aconsejable proteger contra el contacto con heridas abiertas.

    Escudos protectores. Mejor en un cuarto cerrado, aislado con plástico o algún otro material del impermeable y ventilación con aire filtrado.

    Desinfección. Los desinfectantes tradicionales como formaldehído son eficaces para superficies.

    Vacunación. Debe ser para el agente específico. Algunos agentes requieren varias inoculaciones encima de un periodo extendido antes de inmunidad se confiere. Para muchos agentes, ninguna vacuna está disponible.

    Antibióticos. Eficaz contra algunos pero no todos los agentes bacterianos (y no eficaz contra los virus). Para algunas bacterias susceptibles, la terapia antibiótica debe empezar después de unas horas de exposición, antes de aparecer los síntomas.

    Sistemas de descubrimiento. Unidades de campo rudimentarias. Actualmente disponibles para algunos agentes específicos.

    Antrax mediático, el quinto elemento

    El viernes 12 de octubre un reporte informativo de CNN sobre un nuevo caso de infección por ántrax, en Estados Unidos, ocupó 15 minutos continuos de su transmisión matutina. Al mismo tiempo, el bombardeo anglo-estadunidense a Afganistán se incrementaba. El reporte sobre los 200 muertos civiles sólo duró un minuto en la cadena de Ted Turner.

    En comparación, la BBC de Londres le dedicó 30 segundos al reporte del caso de la trabajadora de NBC y transmitió durante tres minutos una nota sobre el nerviosismo generado en Wall Street ante la posibilidad de un "ataque de terrorismo químico". Los índices bursátiles disminuyeron dos por ciento. Con imágenes de la televisión Al Jazzera, la BBC le dedicó cuatro minutos a la transmisión de las protestas antiestadunidenses en Islamabad.

    Ninguna de las dos agencias televisivas contextualizó el cuarto caso de ántrax. Por ejemplo, no mencionaron que, de acuerdo con reportes de la Organización Mundial de la Salud, al año se reportan 2 mil casos de ántrax y son laboratorios estadunidenses, como el ATCC, los que tienen mayor capacidad para producir el bacilo anthracis, agente que provoca la infección.

    La nota del día ya no fue tanto el cuarto caso de infección, sino la sicosis desatada por casi todo Estados Unidos. El alcalde neoyorquino ordenó aislar el Rockefeller Center, se difundieron imágenes de agentes federales de salud vestidos como en cualquier pesadilla de guerra química promovida por Hollywood; llegó una carta con "polvo sospechoso" a The New York Times. Convenientemente, quedó en segundo plano la información sobre los casi 300 muertos en Afganistán, sobre las protestas en Pakistán y ocho naciones más con movimientos islámicos.

    Todavía un día antes de este brote de sicosis, George W. Bush invitó a los estadunidenses a salir de shopping y a tener una "vida normal". Cómo lo podrán hacer ante el ataque mediático que explota la sensación de temor y vulnerabilidad que se generó desde el 11 de septiembre y que ha ido incrementándose?

    Realmente el quinto elemento que distingue la presente videoguerra de Estados Unidos de otras es el comandante miedo, que ha logrado penetrar y desmovilizar a la sociedad civil estadunidense. La percepción de una nación sitiada por enemigos invisibles, por terroristas inhumanos que envían "mensajes cifrados" a través de la televisión, es promovida por los grandes consorcios mediáticos, no por Osama Bin Laden ni por el Corán ni por los integristas islámicos en Asia central.

    La muerte de miles de neoyorquinos hace un mes ha sido una especie de pegamento que solidifica este brote de sicosis generalizada. Y, al parecer, esto es conveniente con la línea de censura y de control de la información que promueve la Casa Blanca.

    El quinto elemento de esta videoguerra no tiene relación con el quinto estado de la materia que descubrieron los físicos estadunidenses que ganaron este año el Premio Nóbel, ni con la película belicista protagonizada por Bruce Willis, pero ambos casos pueden servir de metáfora que resume lo más pernicioso de esta aventura bélica global que afecta a prácticamente todo el "nuevo orden internacional".

    Este quinto elemento se embona con los cuatro siguientes que han hecho su aparición puntual en los medios globales, desde el inicio de la operación Libertad Duradera:

    A) La censura militar y la autocensura de los medios. Las transmisiones de las cadenas televisivas estadunidenses más importantes (CNN, ABC, CBS y NBC) están prácticamente dominadas por la "versión oficial". La "petición" del Consejo de Seguridad Nacional para no difundir los videos de Al Jazeera con mensajes de Bin Laden fue acatado por estas empresas y las presiones hacia la prensa escrita se han incrementado. Es casual, acaso, que las nuevas víctimas de ántrax se ubiquen entre trabajadores de los medios?

    Sin embargo, en esta nueva guerra la globalidad mediática también le ha jugado una mala pasada a los estrategas del Pentágono. La cadena británica BBC no ha dejado de difundir las imágenes de Al Jazeera y esta pequeña empresa televisiva de Qatar ha establecido que no aceptará restricciones a las libertades de información y de expresión. Al mismo tiempo, a las agencias informativas occidentales más fuertes (Ap, Reuters, Afp y Dpa) no les conviene obviar la versión del "enemigo", difundida principalmente por la agencia Afghan Islamic Press (Aip).

    Sólo personajes como el magnate australiano Robert Murdoch, dueño de la Fox, han afirmado que sus cadenas no transmitirán mensajes de Bin Laden por "deber patriótico".

    Un periodista de tan amplio prestigio como Robert Fisk, veterano corresponsal de guerra, estableció en un artículo reciente publicado en The Independent:

    "Con quien tenemos que ser equitativos es con nuestros lectores y oyentes. Debemos perder todas nuestras facultades críticas por la furia que sentimos ante la masacre de inocentes de Estados Unidos o por nuestro deseo de rendir pleitesía a los "expertos en temas de terrorismo"?

    B) Propaganda contra información. En esta nueva guerra han revivido los métodos de propaganda bélica que favorecen la versión de Estados Unidos, aun cuando la información se contradiga. Por ejemplo, las grandes cadenas sólo transmiten las imágenes proporcionadas por el Pentágono sobre supuestos "blancos" y "objetivos militares" destruidos. Ningún periodista estadunidense le preguntó al secretario de la Defensa, Donald Rumsfeld, sobre la abierta contradicción entre los reportes militares y su versión de que aún no se domina el espacio aéreo afgano.

    Los discursos de George W. Bush han sido transmitidos reiteradamente. La frase más reciente del mandatario estadunidense -''esta no es una guerra contra el pueblo afgano"- no se contrasta con los hechos: hay civiles muertos y un creciente descontento en otras naciones de fuerte presencia islámica por lo que denominan "masacre de afganos inocentes".

    C) Predominio de la imagen (editada). El periodista Ignacio Ramonet estableció en un estudio que desde las guerras de Corea y de Vietnam la televisión se convirtió en un elemento constitutivo de las incursiones militares occidentales. El control de la televisión y de las imágenes se volvió fundamental, sobre todo frente a la prensa escrita y la radio, que difundieron con relativa libertad la descomposición del ejército estadunidense. La guerra de Vietnam, subraya Ramonet, "es la primera confrontación filmada para la televisión, aunque no en tiempo real".

    Ramonet subraya que los británicos aprendieron bien la lección de Vietnam y durante su guerra contra Argentina, por las Islas Malvinas, articularon un discurso televisivo convincente, una especie de "guerra ideal" para la opinión pública: sin víctimas inocentes y sin violencias gratuitas. La manipulación de las imágenes fue absoluta. Parecería una "guerra entre caballeros y futbolistas".

    En Panamá, la televisión estadunidense privilegió las imágenes de las protestas en Rumania que desembocaron en la caída de Ceausescu, mientras los marines mataban a cientos de panameños. La única diferencia es que en Panamá hubo tres mil muertos y en Rumania mil muertos. Las imágenes de la invasión estadunidense no se vieron.

    La intervención militar en el Golfo Pérsico se presentó como la primera video-guerra filmada en tiempo real. Sin embargo, las imágenes a partir de este conflicto se reducen a luces de bengala, infografías convenientemente editadas, animaciones para ocultar los horrores cometidos en Bagdad. El mismo modelo se pretende aplicar ahora en Afganistán. La diferencia parece marcarla la propia televisión árabe, que se sale del control del Pentágono.

    D) Linchamiento y sensacionalismo. La telebasura (conformada por los programas sensacionalistas, los talk shows, los reality shows, el telemarketing, la propaganda religiosa de la peor factura, etc.) se introdujo por completo a la cobertura informativa de las guerras a partir de la operación Tormenta del Desierto. Ahora los códigos de linchamiento y simplificación del enemigo se han convertido en una norma en la incursión en Afganistán.

    El término terrorista parecería explicar en sí cualquier exceso mediático contra naciones, culturas y religiones distintas. Los grandes medios occidentales repiten las imágenes y las historias de Bin Laden, eludiendo, por supuesto, la parte que corresponde a sus alianzas poco claras con Estados Unidos durante el escándalo Irán-contras. La CNN difunde la versión de la FBI, según la cual el jefe militar de Al Qaeda mandó "mensajes cifrados" en su reciente videodiscurso a través del reloj en la mano derecha, el arma detrás de él y su chamarra camuflada. Estas especulaciones, sin la menor confirmación, se dan por buenas y justifican la censura televisiva.

    El problema ahora es que todo linchamiento mediático genera un efecto bumerán. La sicosis que hoy constituye el quinto elemento de la videoguerra en Estados Unidos forma parte de este efecto rebote.



     

    Informe realizado por:
    Jenaro Villamil
    jvillamil@jornada.com.mx
    Publicado en Diario "La Jornada", Domingo 14 de octubre de 2001.