Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El determinismo tecnológico: indicaciones para su interpretación

Enviado por Antonio Diéguez



Partes: 1, 2

  1. Resumen
  2. Variantes del determinismo tecnológico
  3. Los problemas para justificar el determinismo tecnológico
  4. Referencias

Se nos dice que "eso" aparece ante nosotros como una fuerza irresistible, un dinamismo alterador del mundo que transformará nuestros trabajos, revolucionará nuestras familias y educará a nuestros hijos. También cambiará la agricultura y la medicina de métodos tradicionales y modificará los genes de organismos vivos, quizá incluso el organismo humano. Enfrentados con "eso" no hay ninguna alternativa, no queda sino aceptar lo inevitable y celebrar su venida. De ahora en adelante "eso" decidirá nuestro futuro.

El "eso" de estas frases es, por supuesto, la tecnología.

Langdon Winner, "Dos visiones de la civilización tecnológica", p. 55.

Resumen

Tras el tópico "no se le pueden poner puertas al campo" y otros similares tan repetidos en los medios de comunicación cuando se anuncian avances tecnológicos preocupantes para la opinión pública se esconde un determinismo tecnológico popular cuyo sentido e intenciones intentaremos clarificar. Después de señalar algunas variantes del determinismo tecnológico y encajar en ellas esta versión popular, se revisarán algunos de los puntos débiles, tanto éticos como empíricos, de las tesis deterministas. Finalmente se sugerirá que el florecimiento de actitudes anticientíficas en tiempos recientes está ligado en buena medida, como reacción radical, al auge del determinismo tecnológico.

La revista "Science" publicaba el 13 de febrero de 2004 un breve artículo de un equipo de científicos coreanos que había logrado obtener varios embriones humanos por la técnica de transferencia nuclear a partir del núcleo de una célula diferenciada de un adulto (la misma técnica que la utilizada con la oveja Dolly). No se trataba de un avance teórico importante. Esto mismo ya se había logrado con anterioridad. Pero sí constituyó un avance práctico muy destacable que situaba más cerca las esperanzas y también los temores que suscita la clonación en diferentes sectores de la población. Los embriones obtenidos hasta ese momento con esa técnica nunca habían pasado de unas pocas células. Se habían quedado en un estadio de desarrollo insuficiente para aislar las tan deseadas células madres, cuya obtención es el objetivo último de estos experimentos. Como es sabido, las células madres tienen un gran potencial terapéutico por su capacidad para regenerar tejidos dañados. Su utilización podría permitir en un futuro el tratamiento de enfermedades muy comunes, como el Parkinson, el Alzheimer, la diabetes, las lesiones medulares o el infarto. Además, no se producirían rechazos inmunológicos en los transplantes de los tejidos logrados con su cultivo si fueran obtenidas a partir de embriones clónicos del individuo transplantado. En el trabajo realizado por el equipo coreano algunos embriones alcanzaron un estadio de desarrollo más avanzado, llegando a formar un grupo de un centenar de células conocido como blastocisto. En dicha fase es posible extraer del embrión células madres, y así lo consiguieron hacer con 20 de ellos, aunque sólo una línea celular de estas 20 fue estable.

Cuando, al día siguiente, se publicó la noticia en los medios de comunicación hubo comentarios para todos los gustos. Pero particularmente volvieron a airearse algunos tópicos que se manejan cansinamente siempre que una noticia relacionada con el poder de la tecnociencia alcanza al gran público. El primero de ellos (defendido por cuatro personas distintas durante esa mañana en la misma emisora de radio) es que, con independencia de lo que pensemos sobre esta cuestión, la ciencia seguirá su camino porque "no se le pueden poner puertas al campo". En otra emisora, al día siguiente, un prestigioso tertuliano sentenciaba: "todos los avances tienen aspectos buenos y aspectos malos"; con lo que venía a decir que sería absurda cualquier pretensión de levantar un debate ético sobre este asunto. Esta opinión era redondeada con un nuevo lugar común: "si no lo hacemos nosotros, lo harán otros y quedaremos de nuevo rezagados en la investigación científica".

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Tecnología

    Prehistoria. Edad Antigua. Edad Media. Edad Moderna. Edad Contemporánea. Arado, Escritura, Fuego, Rueda, Herramientas d...

  • El nuevo milenio

    El progreso técnico y científico. La revolución de las comunicaciones. Un Mundo Global. Los problemas del comienzo del n...

  • Recipientes de almacenamiento

    Almacenamiento de líquidos. Almacenamiento de gases. Tanques atmosféricos. Tanques elevados, abiertos. Tejados flotantes...

Ver mas trabajos de Tecnologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda