Libros poéticos

Este trabajo se encuentra en formato PDF. Para visualizarlo necesita    Adobe Reader (gratuito).

Resúmen

A los libros históricos sigue, en el Canon del Antiguo Testamento, el grupo de los libros llamados didácticos (por su enseñanza) o poéticos (por su forma) o sapienciales (por su contenido espiritual), que abarca los siguientes libros: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Sabiduría, Eclesiástico. Todos éstos son principalmente denominados libros sapienciales, porque las enseñanzas e instrucciones que Dios nos ofrece en ellos, forman lo que en el Antiguo Testamento se llama Sabiduría, que es el fundamento de la piedad. Temer ofender a Dios nuestro Padre, y guardar sus mandamientos con amor filial, esto es el fruto de la verdadera sabiduría. Es decir, que si la moral es la ciencia de lo que debemos hacer, la sabiduría es el arte de hacerlo con agrado y con fruto. Porque ella fructifica como el rosal junto a las aguas (Ecli. 39, 17). Bien se ve cuán lejos estamos de la falsa concepción moderna que confunde sabiduría con el saber muchas cosas, siendo más bien ella un sabor de lo divino, que se concede gratuitamente a todo el que lo quiere (Sab. 6, 12 ss.), como un don del Espíritu Santo, y que en vano pretendería el hombre adquirir por sí mismo. Cf. Job 28, 12 ss. La Liturgia cita todos estos libros, con excepción del de Job y el de los Salmos, bajo el nombre genérico de Libro de la Sabiduría, nombre con que el Targum judío designaba el Libro de los Proverbios (Séfer Hokmah). Los libros sapienciales, en cuanto a su forma, pertenece al género poético. La poesía hebrea no tiene rima, ni ritmo cuantitativo, ni metro en el sentido de las lenguas clásicas y modernas. Lo único que la distingue de la prosa, es el acento (no siempre claro), y el ritmo de los pensamientos, llamado comúnmente paralelismo de los miembros. Este último consiste en que el mismo pensamiento se expresa dos veces, sea con vocablos sinónimos (paralelismo sinónimo), sea en forma de tesis y antítesis (paralelismo antitético), o aun ampliando por una u otra adición (paralelismo sintético). Pueden distinguirse, a veces, estrofas. Al género poético pertenece también la mayor parte de los libros proféticos y algunos capítulos de los libros históricos, p. ej. la bendición de Jacob (Gén. 49), el cántico de Débora (Jueces 5), el cántico de Ana (I Rey. 2), etc. El absorbente y desafiante libro de Job es posiblemente uno de los libros más fascinantes del Antiguo Testamento y comienza una nueva división en las Escrituras. Los libros de Génesis a Ester son todos ellos libros narrativos y son de una enorme importancia para nosotros como parábolas vivientes, como simbolismos que se han representado en la historia misma, haciendo posible que seamos conscientes de lo que está pasando en nuestra propia vida. Job es el principio de otra sección, los libros poéticos de la Biblia, que incluyen también Salmos, Proverbios, Eclesiastés, el Cantar de los Cantares y el breve libro de Lamentaciones, que se encuentra junto al de Jeremías. Job es un gran poema y hasta algunos han llegado a decir que posiblemente sea el mayor poema de toda la literatura. Posiblemente nada de lo escrito por Shakespeare sobrepase a este libro en lo que se refiere a la belleza de su expresión. Es un libro admirado por doquier como uno de los escritos más hermosos que jamás ha conocido el hombre, pero es algo más que un escrito expresivo y dramático, pues encierra, como veremos un mensaje de enorme importancia. Es un drama, un drama épico como el de La Iliada y La Odisea, los poemas escritos por Homero perteneciente al mundo griego, pero el libro de Job es además historia. Job fue, de hecho, un hombre de carne y hueso, y los acontecimientos que se relatan en él sucedieron de verdad, pero Dios hace que el relato llegue hasta nosotros, escritos con un estilo precioso, de manera que podamos tener una respuesta a la antigua e inquietante interrogante: \"¿Por qué el hombre se ve sometido a una tragedia aparentemente sin sentido? En cualquier ocasión en la que usted se encuentre en dificultades haría bien en leer lo que dice el libro de Job. Aquí tenemos el caso de un hombre que experimentó la agonía de la desesperación humana y la aflicción de espíritu que acompaña a las aparentemente insensatas e insensibles tragedias que se produjeron en su vida. Ahora bien, la respuesta definitiva a esta pregunta se nos da al principio mismo del libro. Al comienzo se nos entregan ciertas notas de un plan que nos explica algo acerca del drama, algo que ni siquiera se les permite saber a los actores. La respuesta que se nos da con respecto al sufrimiento que no tiene sentido es el hecho de que Satanás está continuamente desafiando el gobierno de Dios. Así que, al empezar el libro, nos encontramos a Dios reuniéndose con su creación angélica. Entre ellos se encuentra Satanás, que camina a zancadas riéndose despectivamente y dándose aires, convencido de que el propio interés es el único motivo real del comportamiento humano. La filosofía de Satanás es la pregunta: \"¿qué partido le voy a sacar yo? y es la única explicación exacta de por qué hacen las personas las cosas. Y aquí, ante la presencia de Dios, asegura que cualquiera que afirme que los seres humanos actúan por cualquier otro motivo es sencillamente un farsante religioso y además, afirma que lo puede demostrar. Dios dice con suma paciencia: \"está bien, pondremos a prueba tu teoría. Entonces escoge a Job como el campo de prueba. En la II Guerra Mundial, cuando comenzó la guerra entre Japón y los Estados Unidos, daba la impresión de que el conflicto se desarrollaría en el Océano Pacífico, muy posiblemente en las islas de Hawaii, porque la guerra empezó en Pearl Harbor. Pero ya a principio de dicha guerra, como recordarán ustedes, de repente se produjo un marcado cambio en los acontecimientos y sin advertencia alguna todo el teatro de batalla cambió de repente al Pacífico Sur. Por primera vez, los norteamericanos escucharon extraños nombres de islas, como \"Guadalcanal y otras. Allí, en aquellos lugares tranquilos, desconocidos y alejados rincones de la tierra, las grandes potencias del mundo se enfrentaron en un mortal combate y las islas se convirtieron en el campo de batalla de la gran lucha entre imperios. Y algo así fue lo que sucedió en la historia de Job. Nos encontramos a un hombre ocupado en sus propios asuntos, que no es consciente que de repente se ha convertido en el centro de la atención de Dios. Por un tiempo toda la actividad de Dios se ha centrado sobre él y se ha convertido en el campo de batalla para que tenga lugar en él un conflicto entre Dios y Satanás, en el que Dios planea hacerle la pascua a Satanás y descubrir el hecho de que es un farsante. Job es el campo de batalla y Satanás se introduce de inmediato en él con sus fuerzas de choque. En el capítulo 1 leemos que, uno tras otro, se priva a Job de los soportes de su vida. Es como si un mensajero le trajese una serie de mensajes a Job acerca de terribles catástrofes. Aún no ha tenido tiempo de enterarse de una cuando ya se le ha venido otra encima, y los mensajes siguen llegando. Para empezar, todos los bueyes de Job han sido robados por incursiones del enemigo, a continuación sus asnos son diezmados. Luego le llega la noticia de que sus ovejas han perecido por causa de una terrible tormenta eléctrica y de inmediato le dicen que su gran rebaño de camellos, una verdadera riqueza en el mundo oriental, ha sido eliminado por una catástrofe natural. Pero luego le llegan noticias realmente sobrecogedoras de que siete de sus hijos y tres de sus hijas estaban en la casa celebrando un cumpleaños cuando apareció un gran tornado y la casa fue destrozada, muriendo todos sus hijos fatídicamente de una sola vez. Job lo acepta todo como si nada y al final del capítulo 1 su reacción frente a esta terrible serie de accidentes trágicos y sin sentido es: \"Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó. ¡Sea bendito el nombre de Jehová!\" (Job 1:21) (En formato PDF)

 


 Ver trabajo completo (PDF)

 

Enviado por Pastor Guillermo Sebastian Olivera

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

   

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.