Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Justo Rufino Barrios fue asesinado o murió en batalla?

Enviado por Ariel Batres V.



Partes: 1, 2



Monografias.com
3 General Justo Rufino Barrios (1835-1885) ?No debemos permitir que ciertos hombres hundan su memoria en el olvido, si su peregrinación por la vida, al caminar, marcó el paso rectamente para señalar una ruta a la dignidad, amor al estudio, empeño a la honradez y fe a la amistad? Manuel Coronado Aguilar ?El Imparcial?, 21 de febrero de 1966

Monografias.com
7 PRESENTACIÓN En la mayoría de libros relacionados con la historia guatemalteca se da cuenta de la vida y obra del gobernante liberal Justo Rufino Barrios (1835-1885), quien en su intento de lograr la unión de Centro América y coronarse como presidente de toda la región, murió en la batalla de Chalchuapa (El Salvador), exactamente en la mañana del 2 de abril de 1885. Sin embargo, el abogado e historiador Manuel Coronado Aguilar (1895-1982) se atrevió a lanzar una hipótesis en 1968: que no necesariamente fue peleando como ocurrió el deceso de Barrios, sino producto de un vil y planificado asesinato, por medio de un ataque premeditado y traidor de los soldados del Batallón Jalapa que le acompañaban y a quienes él dirigía debido a que se habían negado a pelear bajo las órdenes del coronel bisoño que tenían asignado por jefe, siendo esta negativa parte de su estratagema para lograr el propósito malévolo. No obstante, es de aclarar que Coronado Aguilar en ningún momento señaló que se trataba de una hipótesis; simplemente dio como un hecho cierto y probado lo del asesinato. El denominar como tal a su conjetura es responsabilidad del autor de estas líneas. A pesar de la certeza con que expone su argumento, es mejor tomarlo como una presunción que amerita una mínima verificación para darla por válida, toda vez que no fue el primero ni el último en presentarla. En efecto. Prácticamente el mismo día de la muerte del gobernante que promovió la aplicación del liberalismo en Guatemala, en su versión tropical, hubo dos militares que achacaron al Batallón Jalapa el ser los causantes, entre ellos su sobrino el general José María Reina Barrios, a la sazón Jefe del Batallón Canales y quien en 1892 llegaría a convertirse en presidente de la nación. Pero, esta afirmación publicada en un diario capitalino, fue desmentida en sus memorias por el que otrora fuera secretario privado de Justo Rufino Barrios, el abogado hondureño Rafael Meza, para quien ?No ha tenido fundamento cierta especie que en aquellos días se hizo circular, asegurándose que soldados jalapas habían sido los que le dieron muerte al General Barrios. En primer lugar, porque los del Batallón que él llevó los había distribuido por ambos lados para atacar y se encontraban ya en acción, y los que quedaban estaban retirados a retaguardia, que no lo veían y que no podían haber hecho fuego sobre él sin hacerlo sobre los ayudantes, de los que ninguno apareció herido; y en segundo lugar porque fue herido de frente y no por detrás, no pudiendo en aquel momento encontrarse adelante un soldado de los jalapas sin estar confundido con los del enemigo, cuyo supuesto es inadmisible?, agregando que lo de la

Monografias.com
8 insubordinación del citado Batallón se dio porque ?aquí no tenemos verdaderos ejércitos disciplinados, sino masas inconscientes que pelean y se sacrifican no por deber sino por amor y por respeto al Jefe que han tenido y conocen, y que de algún modo ha sabido ganárselos y dominar sus instintos.? Y es que a pesar de que Meza no observó directamente la acción –se encontraba en el campamento militar y no en la línea de fuego– para dar visos de verdad a lo que expone tuvo a bien conversar y citar lo que el coronel salvadoreño Andrés Téllez le comentó inmediatamente después de la muerte de Barrios, por ser este un testigo de vista del suceso, del cual no cabría dudar habida cuenta que entre el general y el coronel existía una íntima amistad de veinticinco años, que venía desde 1860 cuando ambos ingresaron a la Universidad de San Carlos de Guatemala en calidad de estudiantes de la carrera de abogacía y notariado. En agosto de 1891 el periódico ?El Patriota? en dos ediciones publicó un extenso artículo donde describe la situación en su momento cumbre, achacando al Batallón Jalapa y al soldado Onofre Obando la muerte de Barrios. Pero claro, debe comprenderse que en tal mes y año la campaña electoral estaba en su apogeo, había que encontrar razones válidas para quitar fuerza a la campaña de los liberales por mantenerse en el poder y lograr que los conservadores volvieran a ocuparlo, lo cual no ocurrió pues ganaron de nuevo los representantes del liberalismo y herederos de Barrios. Y por si hubiera duda respecto a la causal de la muerte, el coronel Ramón G. Cáceres que acompañaba a Barrios en el momento preciso del deceso, aclara en 1924 que la bala fatal provino ?de las trincheras salvadoreñas, que estaban en alto, [ingresando] En conclusión, Barrios murió en el fragor de la batalla por una bala disparada desde las filas enemigas, siendo que él constituía un buen blanco al estar sentado sobre la yegua y colocado en un promontorio; dicha bala fue factible que ingresara de arriba abajo en su cuerpo, proviniendo de las trincheras salvadoreñas, que estaban en alto. , y no como se ha dicho en muchas ocasiones, que de parte de las tropas Jalapa procedió ese tiro, no siendo posible, me creo con el derecho de aclarar cierta aberración que hay a ese respecto, por ser testigo ocular de esos momentos y posición en que se encontraba el General Barrios.? Nótese que el coronel Cáceres fue testigo ocular por encontrarse prácticamente a la par del general Barrios en su último instante de vida. Pero como siempre hay un pero, otro historiador, el abogado Luis Beltranena Sinibaldi (1898-1983) señaló en 1979 que ?Los cronistas difieren en cuanto a lo que siguió inmediatamente después que Barrios asumió el mando del batallón Jalapa.? En esto tiene razón, según se trate de Rafael Meza, de Casimiro

Monografias.com
9 Rubio, Batres Jáuregui, Reyna Barrios o el periódico ?El Patriota?, las versiones resultan disímiles en algunos puntos de la descripción, especialmente en las horas en que señalan que ocurrió determinado hecho, que en este caso son cruciales para el historiador toda vez que no se está hablando de algo que se desarrolló durante varios meses sino en tan solo dos horas después de las 8:00 a.m. Obviamente que al escribir la historia, don Manuel Coronado Aguilar desvirtuó o mal interpretó los hechos y de ahí su obsesión por demostrar que el general Barrios fue asesinado, olvidando que este con sus impulsos de tigre o pantera como se le conocía, en lugar de designar a su amigo el coronel Andrés Téllez como éste se lo pidió, decide comandar él mismo al Batallón Jalapa y al colocarse en el punto de mira fue derribado de un certero balazo. Lo demás, sólo cupo en la mente del respetable Coronado Aguilar, lo que no es motivo para dudar de su capacidad, solo de la calidad de sus afirmaciones. Igual ocurrió con Beltranena Sinibaldi: él mismo señaló en forma dubitativa: ?Barrios muerto por los suyos o en combate?. Si bien Manuel Coronado Aguilar en su artículo de 1968 relacionado con la muerte de Barrios planteó de nuevo que este no murió en batalla sino por medio del asesinato fraguado y planificado por sus enemigos internos y externos, disfrazado como una acción de guerra, esto solamente tiene visos de hipótesis, pero como no fue comprobada queda en presunciones. En igual situación está la versión de Beltranena Sinibaldi; él también se basó en fuentes de segunda mano y no en lo que pudieron contar los testigos presenciales. En conclusión, Barrios murió en el fragor de la batalla por una bala disparada desde las filas enemigas, siendo que él constituía un buen blanco al estar sentado sobre la yegua y colocado en un promontorio; dicha bala fue factible que ingresara de arriba abajo en su cuerpo, proviniendo de las trincheras salvadoreñas, que estaban en alto.

Monografias.com
I. 1 2 3 4 11 ¿JUSTO RUFINO BARRIOS FUE ASESINADO O MURIÓ EN BATALLA? ?Cuando se ha estudiado a fondo, alegar propiedad por la hipótesis (o peor aún, el solo uso del término, no cuenta. De lo que se trata, más bien, es de documentar, describir y explicar este proceso. El debate entonces deberá ir sobre las mejores y más completas explicaciones, y no sobre el simple empleo del término.? Manolo Vela (2011) ANTECEDENTES En el mes de marzo de 2012 fue publicada la Cronología de Manuel Coronado Aguilar (1895-1982), donde se reseñan las principales actividades realizadas por el togado durante su vida familiar, profesional, laboral y especialmente como escritor prolífico en distintos temas, sobre todo de carácter histórico nacional. 1 Un esbozo biográfico se encuentra en las páginas referentes al ensayo que contiene el análisis de una de sus novelas, intitulado “El año 2001” visto en 1947 por Manuel Coronado Aguilar. 2 Coronado Aguilar nunca tuvo como santo de su devoción al caudillo de la Revolución Liberal de 1871 y por ello lo acusa de la entrega a México de una buena parte del territorio en 1882. 3 De igual forma, trata peyorativamente al régimen de Barrios que sustituyó al del mariscal Vicente Cerna, señalando: ?En el país se ha operado un cambio radical. Una especie de paternal absolutismo ha caído, en tanto otro absolutismo, esta vez tenebroso por su misma especie, ha escalado lo alto del poder.? 4 Y tan poca estimación guardaba para con Barrios, que al publicar su artículo Así murió el general J. Rufino Barrios (?El Imparcial?, 29 de marzo de 1968), a propósito anota solamente J. Rufino, basándose en que el propio general no utilizó su primer nombre cuando firmó los variados decretos, acuerdos y cartas que expidió, así como que en su acta de matrimonio aparece tres veces el nombre Véase Cronología de Manuel Coronado Aguilar (1895-1982) en el sitio: Martes 6 de marzo de 2012, en: The Black Box –Blog económico y político de Centro América, http://ca- bi.com/blackbox/?p=6433 Publicado en: El Diario del Gallo, Blog sobre Literatura Guatemalteca, 15 de junio de 2011 - http://diariodelgallo.files.wordpress.com/2011/06/el-ac3b1o-2001-manuel-coronado-aguilar.pdf Coronado Aguilar, Manuel; Apuntes histórico-guatemalenses. Guatemala : Tercera edición. Talleres del Centro Nacional de Libros de Te to y Material Didáctico ?José de Pineda Ibarra? –CENALTEX–, del Ministerio de Educación, 1987. Página 54. Idem., página 522.

Monografias.com
5 6 7 12 de José Rufino y no Justo Rufino; una niñería de parte de dicho autor, difícil de aceptar en un historiador que se respete, sobre todo cuando anota en forma sarcástica: ?[…] en el instante más solemne de su vida privada, como lo fue cuando contrajo matrimonio con doña Francisca Aparicio Mérida, en Quezaltenango, el 5 de marzo de 1874, dijo, y como lo dijo lo aceptó, llamarse José Rufino. Tal aparece por tres veces, escrito en su acta matrimonial, según lo comprueba el ilustrado «barrista» don Casimiro Rubio en su libro Biografía del Jeneral Justo Rufino Barrios, edición julio de 1935, Tipografía Nacional, página 217.5 Uno se llama y a uno se le llama, como a uno le conviene que le llamen, como dijera Perogrullo. Volvamos a nuestro tema.? 6 Acerca de la esposa del dictador, procede referir algunos rasgos biográficos: Francisca Aparicio Mérida (1858-1943), nació el 2 de julio de 1858 en Guatemala y murió el 30 de enero de 1943 en la ciudad de Berna, Suiza. Casó con Justo Rufino Barrios el 24 de julio de 1877 habiendo procreado con él 7 hijos. Después del fallecimiento de éste en 1885 parte inmediatamente a residir en la ciudad de Nueva York donde conoce a José Martínez de Roda, Marqués de Vista Bella, con quien se casa en 1892, heredando el título de Marquesa de Vista Bella en razón que la pareja no tuvo hijos. 7 Algunos detalles respecto a qué hizo Francisca Aparicio después de la muerte de ?la pantera? los narra el abogado e historiador Antonio Batres Jáuregui en: La América Central ante la historia : 1821-1921, memorias de un siglo. Tomo III. Bien haría el lector en consultarlos, toda vez que se trata de la versión personal que ofrece dicho ?memorialista? respecto a algunas presiones y rabietas que recibió de la viuda por asuntos de dinero y herencia. Así por ejemplo, refiere que pocos días después de la muerte de Barrios, ocurrida el 2 de abril de 1885: En efecto, en dicha página se incluye el ?Acta Matrimonial? asentada por el Cura de la Catedral de Quezaltenango en el ?libro de matrimonios de ladinos, número 11, al folio 24, frente y vuelto? donde se lee por tres veces el nombre de José Rufino. El único lapsus de Coronado es que el enlace no se efectuó en el mes de marzo sino en agosto. Coronado Aguilar, Manuel; Así murió el general J. Rufino Barrios. Guatemala : El Imparcial, edición del viernes 29 de marzo de 1968. Página 3. Fundación para la Cultura y el Desarrollo. Asociación de Amigos del País; ?Aparicio Mérida, Francisca?. Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala. Guatemala : Primera edición. Editorial Amigos del País, 2004.

Monografias.com
8 13 ?Yo poseo datos verídicos sobre cómo acaeció la muerte del general Barrios; datos que me fueron suministrados por su asistente, el coronel José Angel Jolón, que se encontraba con él, cuando fue mortalmente herido. Estaba yo en Nueva York, algún tiempo después, para recibir en esa gran ciudad a la esposa de don Rufino, con sus hijos, todavía pequeños. La acompañaban Luciano Barrios, el coronel Jolón y la señorita Luz Ruiz. Doña Paca Aparicio v. de Barrios, ocupó una casa en la 5ª avenida, frente al Parque Central. Esa mansión lujosa y bien situada la había comprado don Rufino, pero, como la señora no sabía las prácticas domésticas de la gente rica de allá, puso al coronel Jolón de portero, sin duda, por la seguridad que dicho guatemalteco ofrecía, como honrado y leal. Ya en vísperas de regresar yo a Guatemala, fui, una de tantas veces, a visitar a doña Paca, a quien procuré servir, haciendo que entrase, sin pagar derechos, que importaban diez mil dólares, un gran equipaje, varios caballos, y otras muchas cosas, que de aquí llevó a los Estados Unidos.? 8 Por su parte, el norteamericano Francisco Goldman en su novela El Esposo Divino (2004) al tratar de ofrecer una versión acerca del supuesto idilio entre José Martí y la hija del general Miguel García Granados en 1877, ?la niña de Guatemala, la que se murió de amor?; incluye varios capítulos donde describe a la Francisca Aparicio, de cómo esta vive Nueva York, acompañada de su amiga María de las Nieves. Véase en particular el capítulo 3. Habiendo Barrios salido en su última campaña militar, tiene tiempo para redactar su testamento el 23 de marzo de 1885, dejando a doña Francisca como única heredera: ?Estoy en completa campaña, hago mi declaración como Militar: 1.—Mi mujer legítima lo es doña Francisca Aparicio, del vecindario de Quezaltenango. Durante nuestro matrimonio, hemos procreado siete hijos y son como sigue: Elena, Luz, María, Carlos, José y Francisca. 2. —De mis propiedades e intereses la única dueña lo es doña Francisca Aparicio de Barrios. Ella sabrá darlas a nuestros hijos ya mencionados, cuando éstos estén en su mayor edad lo que les corresponda, pues en ella tengo toda confianza. 3.—Le dará 25,000 a mi sobrino Luciano Barrios en dos o tres partidas por los servicios que este sobrino me ha prestado y no dudo siga prestando a mi dicha mujer doña Francisca de Barrios. Batres Jáuregui; La América Central ante la historia : 1821-1921, memorias de un siglo. Tomo III. Introducción por Manuel Galich. Guatemala :Tipografía Nacional, 1949. Página 499.

Monografias.com
9 10 14 4.—Se aconsejará si lo cree conveniente, de don Francisco Aparicio. Tío de mi ya dicha mujer. 5.—Acabará de costear la educación de Antonio Barrios que se halla en los Estados Unidos de América. 6.—Le queda completo poder para exigir y hacer efectivos todos los créditos que estén a mi favor, tanto en este país como en el extranjero. Todos los mayordomos o administradores de mis propiedades, sólo darán cuenta a doña Francisca de Barrios o a la persona que ella nombre en mi representación. Son las cinco de la mañana. En estos momentos estoy para salir de esta ciudad con dirección a Jutiapa en donde está el Ejército.? 9 Francisca de Barrios 10 Estrada Monroy, Agustín; Datos para la historia de la iglesia en Guatemala. Tomo III. Guatemala : Tipografía Nacional, 1979. Páginas 215 a 216. Rubio, Casimiro D.; Biografía del General Justo Rufino Barrios : reformador de Guatemala. Op. Cit., página 213.

Monografias.com
II. 11 15 BIOGRAFÍA DE JUSTO RUFINO BARRIOS Previo a entrar en materia respecto a si la muerte de Justo Rufino Barrios ocurrió en batalla o fue producto de un asesinato fraguado previamente, para conocimiento de lectores nacionales y de otros países precisa dar a conocer una síntesis biográfica del personaje, con el fin de comprender por qué continúa la discusión acerca de la causa de su deceso. Con tal propósito, continuación se transcribe literalmente la Biografía publicada en el blog de Wikiguate, 11 cuya última revisión corresponde al 12 de septiembre de 2012, la cual puede consultarse directamente en: http://wikiguate.com.gt/wiki/Justo_Rufino_Barrios. Justo Rufino Barrios (San Marcos, 19 de julio de 1835-El Salvador, 2 de abril de 1885) fue un notario público, General militar y Presidente de Guatemala desde 1873 hasta 1885. Fue uno de los líderes de la Revolución Liberal de 1871 junto con Miguel García Granados, que derrocaron el gobierno del mandatario Vicente Cerna. Murió en 1885, siendo aún presidente de la nación, cuando intentaba conquistar territorio salvadoreño (Móbil, 2011). Contenido 1 Vida 2 Legados como mandatario 3 Referencias bibliográficas Vida Barrios nació en San Lorenzo, San Marcos, el 19 de julio de 1835. Fue hijo de Ignacio Barrios y Josefa Auyón (Asociación de Amigos del País, 2004). Estudió la carrera de leyes por dos años en la Universidad de San Carlos de Guatemala. En 1862, recibió el título de escribano público o notario. Ese mismo año regresó a San Marcos y dividió su tiempo entre el ejercicio de su profesión y el cultivo de su finca, El Malacate. Más tarde en su vida, Barrios contrajo matrimonio con Francisca Aparicio, de las principales familias Según se describe en el propio blog: ?Wikiguate es una breve enciclopedia en línea sobre Guatemala, desarrollada y coordinada por el Instituto de Lingüística e Interculturalidad de la Universidad Rafael Landívar. Esta plataforma virtual es una iniciativa del Grupo Multimedios y opera con financiamiento del Programa de Apoyo a la Calidad Educativa (PACE), de la cooperación técnica alemana (GTZ). El objetivo del portal es ofrecer a estudiantes y docentes insumos en español, maya k?iche? y maya mam, relacionados con los contenidos del Currículum Nacional Base del Nivel Medio.?

Monografias.com
16 acaudaladas de Quetzaltenango, el 5 de agosto de 1874. Él tenía cuarenta años y ella menos de quince (Móbil, 2011). En 1867, Barrios abandona el país y decide residir en México. Es en este país donde se une a varios revolucionarios guatemaltecos e ingresa junto a ellos a Guatemala para organizar constantes guerrillas contra las autoridades guatemaltecas del gobierno de Vicente Cerna, de las cuales logra huir (Asociación de Amigos del País, 2004). De vuelta en México, se une a Miguel García Granados, quien tenía en su poder armas y contaba también con buenas conexiones en Guatemala para ayudarle a derrocar al Gobierno del presidente de Guatemala, Vicente Cerna. El 3 de junio, en consejo de comandantes, Barrios firmó el Acta de Patzicía, mediante la cual se nombró Presidente Provisorio de Guatemala a Miguel García Granados, tras varios enfrentamientos contra el gobierno de turno (Asociación de Amigos del País, 2004). El 30 de junio de 1871 las fuerzas liberales entraron en la Ciudad de Guatemala y García Granados se convirtió oficialmente en presidente provisional, gobernando hasta el 4 de junio de 1873. De inmediato, Barrios fue nombrado Comandante General de Los Altos. En septiembre de 1871 proclamó, en Quetzaltenango, la separación entre el gobierno y la Iglesia Católica. Mientras García Granados combatía en oriente -junio de 1872-, ocupó interinamente la Presidencia, ocasión que aprovechó para expulsar al Arzobispo Bernardo Piñol y Aycinena, a los jesuitas y a los miembros de la Congregación de San Felipe de Neri del país. Además, estableció el servicio militar obligatorio para todos los hombres comprendidos entre los 18 y 50 años de edad (Asociación de Amigos del País, 2004). En marzo de 1873, Barrios ganó las elecciones presidenciales, y tomó posesión el 4 de junio (Móbil, 2011). En 1882, Barrios firmó un tratado de límites con México mediante el cual Guatemala renunciaba a toda reclamación sobre Chiapas y Soconusco y se establecía la frontera común (Asociación de Amigos del País, 2004). Más adelante en su gobierno, decidido a llevar a cabo la unión centroamericana, Barrios invadió el territorio salvadoreño con un ejército de 15 000 hombres, penetró el suelo de El Salvador y se libró el primer combate en el "Coco". El ejército salvadoreño constaba de 10 000 soldados, por lo tanto los guatemaltecos avanzaban con empuje guiados por emigrantes salvadoreños que comandaba el general Francisco Méndez. Barrios iba a la vanguardia montado en una yegua inglesa. Lo acompañaban su hijo Venancio y un joven cadete, Adolfo Hall. Cercaron Chalchuapa, y en este combate que ocurría el viernes santo 2 de abril de 1885, el jefe unionista se aproximó tanto a las líneas enemigas sin medir el peligro, cuando una bala certera le rompió la clavícula derecha para atravesarle el corazón.

Monografias.com
17 Al saberse la noticia de su muerte, cundió el desconcierto en las tropas y se desbandaron, se organizó la retirada, se embalsamó el cadáver de Barrios y fue enterrado en el Cementerio General de Guatemala (Haeussler, 1983). Legados como mandatario La obra material efectuada durante su gobierno reformista fue considerable y afortunada: habilitó el Puerto de Champerico, inauguró la primera vía férrea del país y trazó el ferrocarril de occidente. Además, varios capitalistas fundaron bajo el patrocinio gubernamental el Banco Internacional, se organizaron de forma moderna los servicios postales, se estableció el servicio urbano de tranvías y se organizó en la costa norte un puerto moderno que se denominó Puerto Barrios (Móbil, 2011). Repartió muchos terrenos baldíos y dispuso que las zonas incultas conocidas con el nombre de El Palmar y Costa Cuca que eran favorables al cultivo del café y que contaban con más de dos mil caballerías propiedad de la nación, fueran vendidas al precio de quinientos pesos, en cinco anualidades, repartidas en lotes de una a cinco caballerías. Esta disposición se proponía la creación de la pequeña propiedad privada agrícola, pero adversamente, constituyó la base para la creación de los nuevos latifundios que surgieron posteriormente (Móbil, 2011). Barrios también dispuso conceder en los departamentos de Izabal, Zacapa y Baja Verapaz, lotes no menores de una manzana, ni mayores de una caballería, con el objeto de aumentar el cultivo del trigo. A la vez, fundó el Banco Nacional de Guatemala en 1874 (Móbil, 2011). Como presidente en aquel momento también dictó el decreto que creaba el sistema de habilitación de mano de obra indígena para el cultivo del café y que obligó a los indígenas de tierras altas a trasladarse a la costa y bocacosta con este objeto. Además, se incluye en su mandato la construcción de carreteras en el interior del país para facilitar la extracción de sus productos agrícolas (Móbil, 2011). Barrios fundó el Registro de la Propiedad Inmueble, organizó la Dirección General de Estadística, inició la reforma monetaria, inauguró el servicio de telégrafos y del alumbrado público y emitió el Código de Comercio. También fomentó la industria y la ganadería y dio su apoyo a la instalación de fábricas de hilados y tejidos, Se preocupó por el desarrollo cultural de la nación: mejoró la instrucción primaria y reorganizó la Escuela Normal para Varones, el Instituto Nacional, la Escuela Politécnica y organizó la Biblioteca Nacional, dotándola de 15 000 libros. Durante su gobierno también fueron creados el Instituto Normal de Señoritas Belén, la Escuela Normal de Señoritas y los institutos normales

Monografias.com
? ? ? 18 departamentales de Chiquimula, Quetzaltenango, Antigua Guatemala, Jalapa, Cobán y San Marcos (Móbil, 2011). También empezaron sus labores la Escuela de Artes y Oficios de Varones, la Escuela de Agricultura, el Conservatorio Nacional de Música y Escuela de Sustitutos, la Escuela Especial para Indígenas, la Escuela de Comercio, la Escuela Nacional de Dibujo, la Escuela de Comadronas y anexas y el Hospicio de Huérfanos. A la vez que fueron creadas dos escuelas para niños y niñas pobres. Su mandato incluye la apertura de escuelas nocturnas para artesanos así como la Sociedad de Artesanos, la Sociedad Literaria El Porvenir y la Sociedad Científica de Ingenieros (Móbil, 2011). El gobierno de Barrios se caracterizó por su dictadura férrea. Decidido a impulsar la economía capitalista del país, emprendió una ardua y continuada batalla contra la iglesia, los grandes terratenientes ociosos y los restos del partido político conservador, que gobernó Guatemala casi ininterrumpidamente desde los inicios de la vida independiente del país, hasta 1871, fecha del triunfo de la revolución liberal (Móbil, 2011). Referencias bibliográficas Asociación de Amigos del País (2004). Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala. Guatemala, Guatemala. Fundación para la Cultura y el Desarrollo de Guatemala. Móbil, J. (2011). Personajes Históricos de Guatemala. Editorial Serviprensa, S. A. Haeussler, C. (1983). Diccionario General de Guatemala. Guatemala: Sin editorial.

Monografias.com
III. 12 19 ¿JOSÉ O JUSTO RUFINO BARRIOS? En 1971, y sin hacer referencia a Coronado Aguilar, el historiador Francis Gall en la ?Nota Liminar? a la obra del norteamericano Paul Burguess, Justo Rufino Barrios: una biografía (1926) se preocupó por deslindar el entuerto acerca de si el general se llamó José o Justo, y para ello acude no solo al acta matrimonial mencionada, sino a la partida de bautismo, a resultas de lo cual se aprecia que eso de discutir respecto al primer nombre de pila no es más que perder tiempo, pues en realidad su llamó ?Justo?, aunque en muchos de sus actos públicos no haya sido igual de justo. Una copia en facsímil de la partida nacimiento de Justo Rufino Barrios la proporciona Paul Burguess: 12 Burguess, Paul; Justo Rufino Barrios: una biografía. Traducción del inglés, Documentación y Nota Liminar de Francis Gall. Guatemala : Publicación Especial No. 17 de la Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala. Editorial del Ejército, 1971. Página XXVII. Nota: la obra fue escrita en 1920. La primera edición en inglés fue publicada en 1926 por la editorial Dorrance and Company de Philadelphia, con el título Justo Rufino Barrios - A Biography. En Guatemala hubo nueva edición en inglés, impresa en Quetzaltenango por Tipografía ?El Noticiero Evangélico?, 1946.

Monografias.com
20 Francis Gall escribe al respecto: ?La fotografía de la partida de bautismo de Barrios aclara una duda que durante decenios existía, sobre el nombre con el cual se le inscribió en la parroquia de San Marcos el 21 de julio de 1835. Después de un detenido examen de la grafía, de la tinta y del papel, se pudo constatar que NO existe alteración alguna en su nombre: JUSTO RUFINO. Debido a que en su partida de casamiento (5 de agosto de 1874) figura como JOSE RUFINO, Burguess comenta en llamada de pie de página que Barrios =pudiera ser que por entonces no supiera que su primer nombre era Justo‘. Al respecto, deseo exponer aquí lo siguiente, que estoy seguro aclarará más de alguna duda: 1º. La partida de bautismo asentada en el libro número doce (12) de bautismos, folio tres (3) anverso, de la Parroquia de San Marcos, tanto en el texto como en su anotación al margen dice claramente JUSTO RUFINO. 2º. El resultado de un examen cuidadoso de la letra, de la tinta y del papel demuestra que NO EXISTE BORRON O ENMIENDA ALGUNA EN EL NOMBRE. […] 4º. La certificación de la partida de bautismo fue realizada en el mes de septiembre de 1861, o sea durante la época en que Barrios estudiaba para Notario Público en la ciudad de Guatemala. Es decir, que indudablemente ha de haber sabido para entonces bajo cuál nombre había sido bautizado. 5º. Barrios nació el 19 de julio de 1835, que en el Santoral corresponde a SANTA JUSTA y SANTA RUFINA, vírgenes y mártires. Entonces, al igual que ahora, ha sido práctica común que a los recién nacidos se les dé el nombre del santo del día en que nacieron, =como aparece en el almanaque‘. […] 6º. ¿Por qué en muchos decretos que emitió, en gran número de documentos, así como en varias citas de sus contemporáneos se menciona a Barrios como JOSE RUFINO? Puede mencionarse al respecto lo siguiente: a) A la fecha no se ha encontrado documento alguno, fidedigno y de la época que aclare esta interrogante y, de consiguiente, cualquier hipótesis no pasaría de ser precisamente eso. Empero, sí se desea hacer hincapié en lo que sigue: 1. Que se sepa, Barrios no firmó como JUSTO RUFINO ni como JOSE RUFINO, sino que siempre con una ?J? inicial: J. RUFINO BARRIOS, seguido de su rúbrica.

Monografias.com
13 21 2. Su padre se llamó José Ignacio de Barrios; su madre fue María Josefa Auyón. 3. Por la época en que nació Barrios (1835), el Martirologio Romano conmemoraba el día 20 de julio —un día posterior a su nacimiento y uno anterior a su bautismo— a San José Justo, o San José llamado el Justo, propuesto por los apóstoles con San Matías para suplir el lugar de Judas, pero le tocó la suerte a Matías. 4. Se conoce el hecho que los amigos íntimos de Barrios lo llamaban únicamente por su nombre RUFINO. 5. Su padrino de bautismo fue José Lino Villagrán.? 13 Biografías acerca de Justo Rufino Barrios las hay para todos los gustos: en algunas se le idolatra y en otras se le execra. Autores hay que lo tratan como un dios, magnificando su obra material, en tanto que varios lo califican de déspota, sanguinario y dictador. Prácticamente todas se ocupan de lo realizado como líder o gobernante durante 1871 a 1885, incluyendo algunos pasajes de su vida antes de llegar al poder. Quizá por esa razón el guatemalteco José Luis García Aceituno escribió en 1958 la novela Don Rufino, publicándola al año siguiente. Al estilo de novela histórica o biografía novelada, el ?motivo? de la obra es adentrarse en lo que otros autores habían soslayado, la niñez y juventud del líder revolucionario, para entender mejor ?la Vida del Hombre? que fue como gobernante y hasta dictador. Por tal razón, el autor hace un repaso detallado de dicha vida en 522 páginas, que abarcan desde su nacimiento hasta el 30 de junio de 1871 cuando el movimiento que junto con Miguel García Granados dirigían, dan al traste con el gobierno conservador del general Vicente Cerna. No se describe en esta novela qué hizo y dejó de hacer el gobernante durante 1871-1885, eso deberá buscarlo el lector en otras biografías, toda vez que al autor le interesó especificar los años anteriores, anticipando sus ?Motivos?: ?Ciertamente, no es éste el primer libro que se escribe para dar a conocer la vida de don Rufino; bastantes se han publicado. Unos, en cantos a sus proezas; otros, con Gall, Francis; ?Nota Liminar?. En: Burguess, Paul; Justo Rufino Barrios: una biografía. Op. Cit. páginas XVII a XX.

Monografias.com
14 15 22 anécdotas que pintan los rasgos de su carácter; y otros, en sencilla recopilación documental de su labor administrativa. En buena parte de estas publicaciones se incluyeron intentos biográficos donde el pasaje de la niñez pasó rápidamente y, de un salto, se llegó al hombre. No se da a conocer al revolucionario. Apenas se trata el período de su forja, cuando penetraron en su alma las injusticias que hacen sentir corajes renovadores. En todos los demás, sólo se exaltan sus días de grandeza. Y, caso extraño, en labios de la gente del pueblo la vida de don Rufino es tema de leyendas sabrosas, evocadoras de un pasado magnífico, mientras en los políticos unos se desbordan con adjetivos y exaltaciones apasionadas, en tanto que otros e ecran su memoria.? 14 ?También narramos algunas tradiciones de acontecimientos vividos cuando se formaba el niño, el adolescente y el hombre. Los detractores de don Rufino pintan su pasado con rasgos sombríos; para desvanecerlos, sus biógrafos no han penetrado hasta los días de su niñez, en busca del origen y la calidad de sus ancestros, con qué proclamar la verdad. Por eso escribimos esta historia en la forma aquí contenida. Con historia documental, hubimos de establecer la estructura de nuestra sociedad y las ideas que la alentaban en aquel entonces. Determinar la cuna del caudillo. Evocar el ambiente vivido por Guatemala cuando sucedieron cosas de las que apenas tenemos referencias o una vaga idea de lo que fueron. Las causas que en la mente del niño pusieron ideas de hombre. Las circunstancias que al hombre sencillo le hicieron el brazo de acero. Su gestación intelectual en las aulas universitarias, y su cosecha de enseñanzas en esa otra gran escuela llamada =Vida‘. Ese es nuestro argumento: la Vida del Hombre. Así lo vemos y así escribimos su novela.? 15 García Aceituno, José Luis; Don Rufino. Guatemala : Tipografía Nacional, 1959. Página 7. Idem., páginas 9 y 10.

Monografias.com
IV. 16 17 23 ¿MISTERIOSA MUERTE DE BARRIOS? La muerte de Barrios continúa siendo un misterio para la historia; y si no es arcano por lo menos ese tinte han querido darle algunos. La mayor parte de autores señalan que murió en batalla, y algunos cuantos dicen que fue asesinado antes de la batalla decisiva en Chalchuapa, El Salvador. Sin que ese sea su propósito, el antropólogo y novelista norteamericano radicado en Panajachel, Guatemala Robert E. Hinshaw, quien llegó al país por primera vez en 1961 como asistente del también antropólogo Sol Tax, pone en duda la forma en que murió Barrios en su novela My Lake at the Center of the World (2007), traducida al español con el título Los coyotes tienen suerte (2012). Como la novela narra la vida de Rodolfo Luis Ajcojóm Yach desde que nace en 1890, toma en cuenta algo de la vida de sus padres, pasando por la muerte de Barrios en 1885, al señalar que el cura Rodolfo Luis (en cuyo homenaje le pusieron el nombre a Rodolfo) tras su muerte cruenta por andar difundiendo ideas libertarias: ?[…] Sin la confusión creada por la muerte del presidente Barrios, Rodolfo Luis no se hubiera atrevido a correr ese riesgo. Hasta ahora había logrado distribuir los volantes en las fincas de varias parroquias vecinas, además de la propia, sin que los poderosos finqueros dieran señales de agitación.? 16 ?—Mataron a Barrios —exclamó Chepe sin aliento, dejando caer el volante en la hamaca de Esteban y acostándose en la suya. —Justo Rufino Barrios, ¿el presidente? —Esteban levantó los pies y se sentó en la hamaca. —Sí, lo mataron en El Salvador en una batalla para unir todos los países alrededor de Guatemala y hacer uno solo… como Mé ico. Él quería mandar en todo el territorio. Había un cura afuera de la tienda repartiendo unas hojas y explicando todo. Parecía muy indignado por el trato que recibimos del gobierno y los finqueros. Es la primera vez que escucho a alguien que no es natural hablarnos con respeto.?17 ?—¿De veras cree que el trabajo forzado en las fincas va a seguir por tanto tiempo? —reflexionó Chepe mientras cerraba su matate—. El padre Rodolfo Luis Hinshaw, Robert E.; Los coyotes tienen suerte. Guatemala : F&G Editores, 2012. Página 23. Idem., página 26.

Monografias.com
18 19 24 dijo que ahora que el presidente Barrios está muerto, si suficientes campesinos nos negamos a trabajar, el gobierno tiene que cambiar la ley.? 18 Nótese que los diálogos anteriores se producen en 1885; nadie habla de asesinato, solo de la muerte de Barrios. Sin embargo, pasados los años, entre 1935 y 1940, Rodolfo Ajcojóm ha transcurrido su vida como caporal en una finca de Panajachel y Eliseo –de origen indígena aunque no muchos lo saben– le comenta al padre Jacobo –español de pura cepa– qué Rodolfo es un sabio –principal– y el origen de su nombre, hablando ahora del asesinato de Barrios ya no como simple muerte. Y como el eclesiástico como que no muy cree que Rodolfo sea sabio, Eliseo le ratifica: ?—¡Exactamente! Sabio y totalmente autosuficiente, eso es lo que es. Elena también. ¿Alguna vez le conté que Rodolfo fue bautizado así en memoria de un sacerdote? —¡No! ¿En serio hombre?, ¿quién era el sacerdote? —Rodolfo Luis… nunca supe su apellido. Un español asesinado en La Bendición más o menos al mismo tiempo que yo me hice cargo de la tienda. Estaba agitando a los indígenas en contra de los mandamientos después de que Justo Rufino Barrios había sido asesinado en El Salvador. El papá de Rodolfo quedó impresionado después de escuchar al cura hablarle a los trabajadores la tarde que fue macheteado.? 19 Idem., página 40. Idem., página 294.

Monografias.com
V. 20 25 UNA HIPÓTESIS ARRIESGADA O SIN PRUEBAS Debido a que en prácticamente todos los libros de historia se cuenta que Justo Rufino Barrios murió en la batalla de Chalchuapa (El Salvador), exactamente en la mañana del 2 de abril de 1885, don Manuel Coronado Aguilar se atreve a lanzar la hipótesis: que no necesariamente fue peleando que ocurrió su deceso, sino producto de un vil y planificado asesinato. Debe hacerse notar que él en ningún momento señaló que se trataba de una hipótesis, sino más bien lo dio como un hecho cierto y probado. El denominar como tal a su conjetura, el asesinato, es responsabilidad del autor de estas líneas. Sin embargo, a pesar de la certeza con que expone su argumento, es mejor tomarlo como una presunción que amerita una mínima verificación para darla por válida, toda vez que no fue el primero ni el último en presentarla. Por tal razón, al inicio de este apartado se transcribió la advertencia que efectúa Manolo Vela: ?Cuando se ha estudiado a fondo, alegar propiedad por la hipótesis (o peor aún, el solo uso del término, no cuenta. De lo que se trata, más bien, es de documentar, describir y explicar este proceso. El debate entonces deberá ir sobre las mejores y más completas e plicaciones, y no sobre el simple empleo del término.? 20 Para probar su certidumbre, expuesta originalmente en la ?Revista conservadora del pensamiento centroamericano? (Volumen 18, No. 89: páginas 51-52, Nicaragua, Febrero, 1968) y reproducida nuevamente en Guatemala el 29 de marzo de 1968, Coronado utiliza como fuente la obra de Casimiro Rubio, Biografía del General Justo Rufino Barrios : reformador de Guatemala, publicada en 1935, precisamente cuando se celebró el Centenario del nacimiento del Reformador, así como los comentarios publicados en un periódico de 1891. Y, quien lo iba a pensar, su gran amigo el periodista Clemente Marroquín Rojas le hace una aclaración el martes 2 de abril de 1968, tendiente a desmentir los resultados de la comprobación empírica realizada por el historiador. Vela Castañeda, Manolo E. (coordinador); Guatemala, la infinita historia de las resistencias. Guatemala : Edición de la Secretaría de la Paz de la Presidencia de la República. Magna Terra editores, 2011. Página 18.

Monografias.com
21 22 26 He aquí lo expuesto por Coronado Aguilar, adosado con la transcripción de las fuentes que cita, para finalmente incluir lo señalado por Marroquín Rojas, así como otros ?detalles? complementarios, que a j
Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda