Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Trastornos al comer: Anorexia y Bulimia nerviosa

Enviado por latiniando



  • ¿Qué son los trastornos del comer?
  • ¿Quién contrae los trastornos del comer?
  • ¿Qué causa los trastornos del comer?
  • ¿Qué tan serios son los trastornos del comer?
  • ¿Cuáles son los síntomas de los trastornos del comer?

¿Qué son los trastornos del comer?

Los trastornos del comer son enfermedades conductuales devastadoras producidas por una compleja interacción de factores, que pueden incluir trastornos emocionales y de la personalidad, presiones familiares, una posible sensibilidad genética o biológica y el vivir en una cultura en la cual hay una sobreabundancia de comida y una obsesión con la delgadez.

Los trastornos del comer generalmente se categorizan como bulimia nerviosa y anorexia nerviosa. Bulimia nerviosa, que es más común, describe un ciclo de atascamiento y de purgación. Anorexia nerviosa es un estado de inanición (hambre) y emaciación, que puede ser realizado con seguir una dieta severa o con purgar. (Una tercera categoría nueva, atascamiento - el comer compulsivo y excesivo- sin purgación, no se trata aquí pero puede encontrarse en el informe de Well-Connected sobre La Obesidad).

Bulimia y anorexia comparten características comunes -la depresión, la ocultación y una obsesión con la pérdida de peso -, pero difieren en gravedad, rasgos de personalidad y en otros factores. Estos no son trastornos nuevos. Las descripciones de autoinanición se han encontrado en redacciones medievales y anorexia nerviosa fue definida por primera vez como un problema médico en 1873.

Bulimia Nervosa. Bulimia nerviosa generalmente empieza a principios de la adolescencia cuando las mujeres jóvenes intentan las dietas restrictivas, fracasan y reaccionan con atascarse (comer mucho). En respuesta a atascamientos, los pacientes se purgan mediante el tomar de laxantes, pastillas para la dieta o medicamentos para reducir los líquidos, o inducen el vómito. Pacientes también pueden revertir a la dieta severa, lo cual regresa al ciclo de atascamiento si el(la) paciente no pasa a convertirse en anoréxica(o). Los atascamientos del comer promedian cerca de 1,000 calorías pero pueden ser tan altos como 20,000 calorías o tan bajos como 100. Los pacientes diagnosticados con bulimia tienen cerca de 14 episodios de atascamiento-purgación por semana. En general, las personas con bulimia tienen un peso corporal de

nivel normal-alto, pero éste puede fluctuar por más de 10 libras debido al ciclo de atascamiento-purgación.

Anorexia Nervosa.

Personas con anorexia nerviosa se vuelven enflaquecidas al punto de inanición, perdiendo por lo menos 15% a un máximo de 60% del peso corporal normal. Las motivaciones primarias de su repulsa para el comer son un temo abrumador de estar sobrepeso junto con una imagen distorsionada de sus propios cuerpos. Aún cuando se vuelven enflaquecidas, las mujeres con anorexia a menudo todavía están convencidas de que están sobrepeso. Los alimentos se convierten en el enemigo; un investigador describe la anorexia como la fobia del peso. La mitad de estas pacientes reducen sus pesos al restringir severamente sus dietas y se conocen como anoréxicas restrictoras; la otra mitad, las pacientes anoréxicas bulímicas, mantienen la emaciación a través de la purgación. Aunque ambos tipos son graves, el tipo bulímico, que impone estrés adicional a un cuerpo desnutrido, es el más dañoso. El tabaquismo y los ejercicios compulsivos son otros riesgos que a menudo son parte de esta condición.

¿Quién contrae los trastornos del comer?

Sexo y edad.

La estimación de la prevalencia de ambas bulimia y anorexia en los Estados Unidos fluctuan de 2% a 18%. La gran mayoría de pacientes - cerca de 90%- son mujeres. Aunque sólo 10% de adultos con anorexia son hombres, sus números están incrementando; en los niños, 25% son niños. Factores de riesgo para hombres, incluyendo un autoestima pobre y un incidencia más alta de lo normal de los abusos físico y sexual durante la niñez, son similares a los factores de riesgo para mujeres. Contrario a la opinión popular, la homosexualidad no es un factor de riesgo. Los hombres son más aptos para ocultar un trastorno del comer que las mujeres, haciendo el tratamiento más difícil porque la enfermedad puede estar bien avanzada cuando se diagnostique. También puede ser no reportada lo suficiente. Es más, un estudio sobre hombres mayores de edad encontró que un 11% tenían alguna forma de trastornos del comer que dio lugar a la malnutrición.

Estimaciones de la prevalencia de bulimia nerviosa entre mujeres jóvenes varían de 4% a 10%. Algunos expertos contienden que éste problema es sumamente subestimado porqué muchas personas con bulimia son capaces de ocultar sus purgaciones y no se vuelven perceptiblemente enflaquecidas. Bulimia con frecuencia es diagnosticada después de la edad de 18 años. Bulimia ha incrementado a un paso más rápido que anorexia a través de los últimos

cinco años.

Anorexia nerviosa es la tercera enfermedad crónica más común en mujeres adolescentes y se estima que ocurrirá en 0.5% a 3% de todos los adolescentes. Generalmente ocurre en la adolescencia, aunque todos los grupos de edades

son afectados, incluyendo ancianos y niños tan pequeños como de seis años. Una encuesta reciente de estudiantes en quinto y sexto grado reportó que 73% de las niñas y 43% de los niños querían estar más delgados y 10% del grupo

expresó actitudes desordenadas hacia el comer. Entre los mediados de los 1950's y los 1970's, la incidencia de anorexia incrementó por casi 300%. Indicaciones, sin embargo, muestran que la taza puede estar estabilizándose.

Geografía y etnicidad. Los trastornos del comer no se limitan a los Estados Unidos; las tazas son comparables en otro países desarrollados.

Por ejemplo, mujeres noruegas tienen un riesgo de toda la vida de 1.6% para bulimia y 0.4% para anorexia. Trastornos del comer son raros en países menos desarrollados. Cerca de 94% de las personas con anorexia son blancas. Cuando aparece en las poblaciones no blancas, no existen diferencias en las características de la enfermedad. Vivir en la ciudad es un factor de riesgo para bulimia pero no para anorexia.

Atletas y bailarines.

Las atletas y las bailarinas femeninas se enfrentan con un gran riesgo para la anorexia. El éxito actual en el ballet, por ejemplo, depende del desarrollo de un cuerpo flexible y sumamente esbelto. En atletismo, las mujeres en los deportes

de "apariencia", incluyendo la gimnasia y el patinaje de formas (figure skating), y los deportes de resistencia como las carreras y las carreras a campo traviesa están en un riesgo particular. Las estimaciones para los episodios de los trastornos del comer entre tales atletas corren tan altos como 60% a 70%. Tales personas firmemente competitivas generalmente son perfeccionistas, un rasgo común entre las personas con trastornos del comer. Esta lucha por la

mejora constante aparece en sus hábitos dietéticos así como en sus desempeños atléticos o del baile. La anorexia también pospone la pubertad, haciendo que las atletas femeninas jóvenes retengan una forma muscular de niño, o sea sin la acumulación normal de los tejidos grasosos en los senos y en las caderas, lo cual puede mitigar su borde competitivo. Los entrenadores y los maestros a menudo multiplican el problema al alentar una cuenta de calorías y pérdida de los tejidos grasosos y al excesivamente controlar las vidas de los atletas. Algunos son hasta abusivos si sus atletas se pasan del límite de peso y los humillan en frente de los demás miembros del equipo o les imponen castigos.

El problema en los deportes, así como en otras áreas de la cultura, existe principalmente en las mujeres. Los hombres a riesgo parcial para una dieta excesiva incluyen los luchadores y los remeros de peso pluma.

Aunque los atletas masculinos pueden seguir una dieta tan restrictivamente como las mujeres durante una temporada de deportes, los hombres son más aptos para resumir los modelos de comer normales una vez que la temporada haya concluido.

¿Qué causa los trastornos del comer?

Causas que provocan los trastornos del comer.

No hay una causa única de los trastornos del comer. Un número de factores, incluyendo las presiones culturales y familiares, los desajustes químicos y emocionales y los trastornos de la personalidad, colaboran como gatillos para ambas la anorexia y la bulimia, aunque cada tipo de trastorno es determinado por diferentes combinaciones de estas influencias.

Tipos de trastornos de la personalidad. Las personas con trastornos del comer comparten ciertos rasgos: tienen miedo de perder el control y de engordar y tienen una autoestima baja. Tanto personas con anorexia como personas con bulimia tienden tener dificultad identificando y comunicando sus emociones. Estudios indican que mujeres con trastornos del comer tienen menos interés en el sexo que la población general y que mujeres anoréxicas también eran menos probables de estar involucradas en una relación íntima. Aunque los resultados son polémicos, algunas investigaciones han encontrado dos tipos de trastornos de la personalidad entre los subgrupos de las personas con anorexia.

Algunos estudios definen a cerca de una tercera parte de los anoréxicos restrictores como "personalidades evasivas". Las personas con anorexia tienden ser perfeccionistas y estar inhibidas emocionalmente y sexualmente. También con frecuencia tienen una reducida vida de fantasía (sexual) que las personas con bulimia o sin trastornos del comer. Rara la vez se rebelan y son percibidas generalmente como siempre siendo "buenos". Una experta describió a una de sus pacientes como careciendo completamente un sentido de sí - mucho más allá de un autoestima baja. Por que carecen un sentido fuerte de identidad, personas con anorexia son sumamente sensibles al fracaso y toda crítica - no importa qué tan leve sea - refuerza su propia creencia de que "no son buenos". Un ejemplo trágico de esta personalidad es el de la gimnasta de clase mundial Christy Heinrich. En el momento en que estaba alcanzando su nivel de desempeño máximo, un juez casualmente indicó que Heinrich estaba "demasiado gorda para entrar al equipo Olímpico de gimnasia". Christy pesaba 93 libras en aquel momento y medía 4 pies 10 pulgadas. Según sus amigos y familia, ese único comentario la obsesionó y la condujo a seguir una dieta severa de la cual nunca se recuperó. Después de que su peso bajó a 47 libras durante el transcurso de cuatro años, Christy se murió debido a una falla de muchos órganos.

Alcanzando la perfección, con todo lo que implica, equivale a siendo amado. Para la persona con anorexia esto significa volviéndose libre de problemas y necesitando nada (incluyendo la comida). Como parte del equipaje de la perfección está una imagen ideal de delgadez que nunca podrá ser atendida, porque la persona con anorexia nunca se verá perfecta. Cuando el fracaso inevitable llega, como lo hará cuando el paciente anoréxico fracase en alcanzar la perfección y entonces el amor y la aprobación total y absoluta de su familia y amigos, éste proceso se convierte en un acto de venganza silenciosa: "¿Ven? Estoy desapareciendo lentamente y ustedes estarán muy triste cuando ya no esté".

En contraste, sin embargo, casi 40% de las personas que tienen anorexia bulímica - quiénes pierden peso con atascarse y purgarse - son personalidades dudosas. Tales personas tienden tener estados de ánimo, modelos de pensamiento, comportamiento y autoimágenes inestables. No pueden estar solas y exigen la atención constante. Las personas con personalidades dudosas se han descrito como causar caos a sus alrededores mediante el uso de armas emocionales como berrinches, amenazas de suicidio e hipocondría. Idealizan a las personas y a menudo son decepcionadas y rechazadas. Una investigación ha indicado que la gravedad de este trastorno de la personalidad predice la dificultad en tratar bulimia y puede ser más importante que la presencia de los

problemas psicológicos, como la depresión.

Trastornos psicológicos. Los trastornos del comer con frecuencia están acompañados por la depresión, trastornos de la ansiedad o ambos. Si la depresión o la ansiedad son causas o resultados reales de la anorexia es polémico. Han sido limitados los estudios sobre la relación entre los trastornos psicológicos y la anorexia. La mayoría simplemente informa sobre la aparición de problemas psicológicos si están presente cuando el trastorno de comer ha sido diagnosticado.

Las personas con anorexia a menudo experimentan trastornos de ansiedad, incluyendo fobias y el trastorno obsesivo-compulsivo (OCD, obsessive-compulsive disorder). Cerca de 25% de pacientes con anorexia tienen fobias sociales - el temor de ser escrutado y humillado públicamente. Sin embargo, son aún más propensos al trastorno obsesivo-compulsivo. Un estudio sobre OCD informó que ocurría en un 83% de pacientes anoréxicos aunque otros estudios han encontrado una tasa mucho menor. Las obsesiones son imágenes mentales, pensamientos o ideas recurrentes o persistentes, que pueden dar lugar al comportamiento compulsivo - un comportamiento repetitivo y rígido y rutinas autoprescritas que son concebidas para prevenir la manifestación de la obsesión. Mujeres con anorexia pueden volverse obsesionadas con el ejercicio, el estar a dieta y con la comida.

A menudo desarrollan rituales compulsivos por ejemplo pesando cada pedacito de comida, cortándola en pedazos diminutos, o poniéndola en envases pequeños. Aunque pueden reconocer que estos pensamientos obsesivos y modelos de comportamiento ritualizados no tienen sentido y que son excesivos y hasta peligrosos, no pueden detenerlos a pesar de sus esfuerzos estrenuos para ignorar o suprimir estos pensamientos y acciones.

Entre un 40% a un 80% de todos los pacientes con trastornos del comer experimentan la depresión. Algunos expertos reclaman que la depresión no desempeña una función causal, particularmente en la anorexia, porque los trastornos del comer rara la vez se curan cuando la medicación antidepresiva se da como el único tratamiento y la gravedad del trastorno del comer no se correlaciona con la gravedad de ninguna depresión existente. Además, la depresión a menudo mejora después de que los pacientes anoréxicos empiezan a subir de peso. Por otro lado, estudios han descubierto cantidades bajas de ciertos neurotransmisores - mensajeros químicos en el cerebro - en algunas personas con anorexia y bulimia severa, que permanecen bajas incluso

después de que han recuperado el peso. Niveles reducidos de estos neurotransmisores, la serotonina y la norepinefrina, también se encuentran en las personas con depresión y las anormalidades de la serotonina se ven en las personas con el trastorno obsesivo-compulsivo. Un enlace interesante es el carácter estacional; el mes de apogeo para el inicio de la anorexia es mayo, el cual es también el mes de apogeo para el inicio de la depresión y para el suicidio.

Si en realidad causan o no los trastornos del comer, la ansiedad y la depresión hacen a una persona más susceptible a los sentimientos de autoestima baja, que con certeza contribuyen al desarrollo de los trastornos del comer.

Influencias culturales. La autoinanición ha sido observada en muchas culturas y a través de la historia, y algunos expertos de Asia han sugerido que médicos y psiquiatras occidentales no deben limitar sus pensamientos sobre los motivos psicológicos de anorexia a un simple miedo de aumentar de peso. La cuestión

puede correr mucho más profunda. Sin embargo, las presiones socioculturales occidentales sin duda desempeñan una función principal en el desencadenamiento de muchos casos tanto de anorexia como de bulimia nerviosa. Cuando uno incluye el atascamiento que conduce a la obesidad como un tercer trastorno del comer, se vuelve indiscutible que el comportamiento insalubre del comer es epidémico en los Estados Unidos. Una profusión de anuncios propagan programas para la reducción de peso, mientras que otros venden cusquerías (comidas insalubres como comidas grasosas, papitas , golosinas, etc.) y propagan una vida sedentaria.

La ropa está diseñada y modelada para cuerpos delgados a pesar del hecho de que pocas mujeres pueden usarlas con éxito. Las mujeres jóvenes más a riesgo de estas presiones culturales son aquellas cuyos sentidos de autoestima se basan en la aprobación externa y en la apariencia física, pero pocas mujeres son

inmune a estas influencias. Un estudio en Carolina del sur informó que dos terceras partes de los estudiantes de escuela secundaria estaban a dieta, aunque sólo 20% en realidad estaban sobrepeso. Otros estudios informan que un 79% de mujeres estudiantes de universidades se han atascado y que más de la mitad de las mujeres en los Estados Unidos están a dieta. En un estudio de cómo niñas comían antes y después de la pubertad, las niñas más jóvenes comían cantidades de comidas apropiadas a sus pesos corporales, estaban satisfechas con sus cuerpos y la depresión estaba asociada con un consumo de comida menor. Después de la pubertad, las niñas comían casi tres cuartas partes de la comida recomendada, tenían una autoimagen más pobre y la depresión incrementaba con consumos de comida mayores. Estas no eran niñas con trastornos del comer, pero el estudio indica como esta edad vulnerable puede hacer los adolescentes susceptibles a los factores que causan los trastornos del comer.

Influencias familiares. Es evidente a muchos expertos que los factores emocionales negativos en la familia u en otras relaciones íntimas desempeñan una función principal en el desencadenamiento y perpetuación de los trastornos del comer. Algunos estudios han encontrado que las madres de anoréxicos tienden estar demasiado involucradas en la vida de sus hijos, mientras que las madres de bulímicos son criticonas y desinteresadas. Aunque las madres pueden tener una influencia fuerte en sus hijos con trastornos del comer, los estudios también han indicado que los padres y los hermanos que también son excesivamente criticones puede desempeñar una función principal en el desarrollo de anorexia en las niñas. Un estudio sugiere que las personas

que tienen una imagen distorsionada de sus cuerpos son más probables de haber carecido de afecto físico cuando niños. Mujeres con trastornos del comer tienen una incidencia mayor de abuso sexual que la población general pero no más alta que personas con el trastorno de depresión. (Un estudio reportó, sin embargo, que entre 22% y 30% habían sufrido abuso sexual). Personas con bulimia pueden ser más probables de tener una historia familiar del abuso de sustancias que personas con anorexia o sin trastornos del comer.

Anormalidades pituitarias y del hipotálamos. Algunas investigaciones están concentrándose en la interacción entre el sistema neurológico y el aparato endocrino, u hormonal, de personas con trastornos del comer. Las anormalidades neuroendocrinas pueden estar relacionadas con el desarrollo de trastornos del comer en algunas personas. De interés específico es un área del cerebro conocido como el hipotálamo, el cual reglamenta la glándula pituitaria, a veces conocida como la glándula maestra debido a su importancia en coordinar los sistemas nerviosos y hormonales. Estudios informaron que las personas con daño en el hipotálamo tendían tener síntomas de anorexia. Anormalidades del hipotálamo parecen causar una mayor

producción de las hormonas esteroideas relacionadas con el estrés, que a la vez bloquean el neuropéptido químico Y, un estimulante potente en la respuesta a la alimentación, que es reducido en las personas con anorexia.

El sistema hipotálamo-pituitario también es responsable de la producción de hormonas reproductivas importantes que son agotadas severamente en la anorexia, dando lugar a la cesación menstrual. Aunque muchos expertos argumentan que estas anormalidades reproductivas son un resultado de la anorexia, otros han informado que en 30% a 50% de personas con anorexia, las perturbaciones menstruales ocurrieron antes de que la malnutrición severa haya ocurrido y permanecieron un problema por mucho tiempo después del aumento de peso. Esta se considera evidencia de que un problema hipotálamo-pituitario precede el trastorno mismo.

Problemas alrededor del nacimiento. En algunas personas con anorexia, había una alta incidencia de problemas durante el embarazo de la madre o después del nacimiento que puede haber desempeñado una función en el desarrollo posterior de los trastornos del comer. Estos problemas incluyen infecciones, traumas físicos, crisis convulsivas, bajo peso al nacer y una edad materna mayor. Las personas con anorexia a menudo tenían problemas del estómago e intestinales a edades muy tempranas.

Factores genéticos.

Parece que hay un riesgo hereditario tanto para bulimia como para anorexia. La anorexia es 8 veces más común en las personas que tienen parientes con el trastorno, pero los expertos no saben precisamente lo qué el factor heredado puede ser. Muchos anoréxicos tienen un metabolismo más rápido que las personas normales, quizás dificultando más el subir de peso. Esta propensión genética hacia la delgadez acompañada de factores culturales y psicológicos podría predisponer a algunas personas a desarrollar anorexia. Algunos expertos creen que las personas anoréxicas heredan una cantidad extraña de narcóticos naturales llamados opioids, los cuales son descargados en condiciones de inanición y que promueven una adicción al estado de hambre. Otros rasgos hereditarios que pueden contribuir al desarrollo de anorexia pueden ser un trastorno de la personalidad común, una vulnerabilidad a un trastorno emocional como la depresión o el trastorno obsesivo-compulsivo, o una propensión para la obesidad que puede promover una dieta compensatoria.

Causas que perpetúan a Bulimia Nervosa.

Las respuestas físicas al atascamiento o dietas restrictivas pueden ser parcialmente responsables por este ciclo insidioso y perpetuo. Algunos expertos creen que el metabolismo se adapta al ciclo bulímico de atascamiento y purgación mediante la desaceleración, de ese modo aumentando el riesgo de aumentar de peso y perpetuando el proceso. El proceso de vomitar y el uso de los laxantes puede estimular la producción de opioids naturales - narcóticos en el cerebro que causan una adicción al ciclo bulímico. Otros investigadores creen que las personas con bulimia tienen una cantidad baja de serotonina, un producto químico en el cerebro que reduce la depresión y el estrés. El comer dulces aumenta la serotonina, de ese modo causando una dependencia psicológica en el aspecto atascador de bulimia.

Causas que perpetúan a la anorexia nerviosa. Respeto y estima de los compañeros. Una vez que el proceso del estar a dieta haya resultado en la

emaciación, es sumamente importante no subestimar el sentido y nivel de logro como factores primarios que perpetúan estos problemas insidiosos. La pérdida de peso trae un sentido de triunfo sobre la impotencia. En el país donde la obesidad es epidémica, mujeres jóvenes que logran la delgadez creen que han realizado una victoria cultural principal al superar las tentaciones de los cusquerías mientras que, al mismo tiempo, copian las imágenes corporales idealizadas por los medios de comunicación. Este sentido de logro a menudo es reforzado por la envidia de las amigas más pesadas que perciben a las pacientes de anorexia ser emocionalmente más fuertes y sexualmente más atractivas que ellas. Efectos de la inanición. El hambre intensifica la depresión. Este deterioro en el estado de ánimo puede reducir aún más los sentidos de autoestima y confianza, aumentando la necesidad de renovar la vigilancia sobre el control de peso, por lo tanto perpetuando el ciclo. La inanición también puede dar un sentido falso de plenitud debida a la actividad reducida del estómago, haciéndolo cada vez más y más fácil para no comer.

¿Qué tan serios son los trastornos del comer?

Complicaciones de bulimia nerviosa sin anorexia.

Problemas médicos. Hay pocos problemas principales de salud para las mujeres bulímicas que mantienen su peso normal y no llegan a ser anoréxicas. La erosión de los dientes, las caries y los problemas de las encías son comunes debido al comer de dulces. Los episodios bulímicos también pueden resultar en la retención de agua e hinchazón y en inflamación abdominal. Ocasionalmente, el proceso de atascamiento-purgación da lugar a la pérdida de líquidos y a niveles bajos de potasio, lo cual puede causar debilidad extrema y casi parálisis;

esto se revierte cuando se administra el potasio. Niveles de potasio peligrosamente bajos pueden resultar en un ataque cardíaco. Incidentes de rupturas de una de las tuberías del esófago debido al vomitar forzado se han

asociado con dolores agudos del estómago y hasta con la ruptura del esófago, o tubería alimentaria. Problemas psicológicos y comportamiento auto-destructor. Las mujeres con bulimia son propensas a la depresión y se encuentran también en peligro de los comportamientos impulsivos peligrosos, como la cleptomanía y la promiscuidad sexual. El uso indebido del alcohol y de las drogas es más común en las personas con bulimia que en la población general. En un estudio de mujeres bulímicas no anoréxicas, 33 abusaban del alcohol y un 28% abusaban de las drogas, con un 18% tomando dosis excesivas retiradamente. La cocaína y las anfetaminas son las drogas abusadas con mayor frecuencia por mujeres con bulimia. En el mismo estudio, otros tipos de comportamientos autodestructores eran comunes; 8% se cortaban regularmente

y 21% robaban. El abuso severo de drogas y el robo generalmente se reportaban en las mismas personas.

Medicamentos sin prescripción. Las mujeres con bulimia con frecuencia abusan los medicamentos sin prescripción como los laxantes, supresores de apetito, los diuréticos y las drogas que inducen el vómito - generalmente el ipecac. Ninguno de estos medicamentos son sin riesgo. Por ejemplo, se han reportado casos de intoxicación por ipecac y algunas personas se vuelven dependientes en los laxantes para el funcionamiento intestinal normal. Las pastillas para la dieta que contienen phenylpropanolamine (Acutrim, Dexatrim)

normalmente son seguras pero se han sabido causar presión arterial alta severa y accidentes cerebrovasculares si se ingieren dosis de 75 mg o más en su forma de distribución inmediata.

Riesgo de muerte. Muchos estudios de grupos de pacientes anoréxicos han encontrado tasas de mortalidad que varían de 4% a 20%. Debe notarse que el riesgo de muerte aumenta significativamente cuando el peso es

menos de 60% de lo normal. Algunos de estos estudios incluyen la muerte por suicidio, que se ha calculado comprender la mitad de las defunciones en anorexia. (Uno puede razonablemente considerar todos los casos

de anorexia como intentos suicidas). El riesgo para la muerte prematura es dos veces más alto en bulímicos anoréxicos así como en los tipos que restringen sus dietas. Las personas en mayor riesgo también incluyen a las que han estado enfermas por más de 6 años, quienes estaban obesas antes de que se volvieran anoréxicas, tenían trastornos de la personalidad y matrimonios disfuncionales. Los hombres están a un riesgo particular para los problemas médicos potencialmente mortales, probablemente porque son diagnosticados más tarde que las mujeres, ya que el problema es menos probable de ser reconocido en ellos. En 1988, el Centro Nacional para las Estadísticas de la Salud reportó 67 muertes por anorexia en 1988 y 54 en 1991. Estas cifras parece sorprendente bajas si los cálculos son hechos utilizando las tasas de mortalidad mencionadas arriba, lo cual colocaría el número anual de muertes en los miles.

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos del comer?

Síntomas de bulimia.

Los síntomas de bulimia pueden ser muy sutiles, ya que las mujeres con este trastorno lo practican en secreto y aunque pueden pesar menos de lo normal, no siempre son anoréxicas. En general, las personas con bulimia están

preocupadas con comida y pueden abusar de los laxantes, las pastillas para la dieta, los eméticos (drogas que inducen vómitos) o los diuréticos (medicamentos que reducen los líquidos). Las personas con bulimia también pueden ser compulsivas con el ejercicio. El esfuerzo de vomitar a veces puede causar vasos sanguíneos rupturas en los ojos y glándulas salivales hinchadas que aparecen como áreas infladas debajo de las esquinas de la boca. Los dientes son propensos a las caries y a la erosiones del esmalte debido al ácido excesivo, las encías pueden estar infectadas, y salpullidos y acné pueden brotar en la piel.

Síntomas de la anorexia nerviosa.

El síntoma básico de la anorexia es la pérdida de peso mayor causada por seguir dietas excesiva y continuas. La emaciación puede seguir ya sea el seguir una dieta restrictiva, o el atascamiento y purgación. El ser vegetariano(a)

puede ser una máscara para anorexia si alguien ha dejado de comer carne solamente para evitar la grasa en vez de por otros motivos como el amor por los animales. Si una dieta vegetariana coincide con una pérdida de peso rápida y si la persona está evitando ciertas comidas como tofu, nueces y productos lácteos que contienen aceites y grasas, el comportamiento anoréxico debe ser sospechado. En las mujeres, la menstruación puede ser infrecuente o estar ausente. A menudo, el hacer ejercicios compulsivamente acoplado con la emaciación conduce a problemas ortopédicos, particularmente en bailarines y atletas; esto puede ser el primer signo de dificultad que obliga a un paciente a buscar ayuda médica. Con el tiempo, la capacidad para hacer ejercicios es impedida. La piel puede estar seca y cubierta con pelo fino y los pacientes pueden experimentar la pérdida de cabello. Los pies y las manos pueden

estar fríos o a veces hinchados. El estómago a menudo es afectado después de comer. El pulso puede ser lento y la presión arterial baja. Pensamientos pueden ser confusos o desacelerados y un paciente anoréxico puede tener una memoria pobre y carecer de juicio.




Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Enfermedades

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda