Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Lugar de los Derechos Humanos en el modelo Neoliberal

Enviado por acp



Por: PEDRO ARTURO CRUZ P.

Mientras el Neoliberalismo se ha convertido en un "fuerte", todo poderoso credo político, económico, y social, mediante sus políticas de globalización, paralelo a él ha ido cobrando vigencia la doctrina de los Derechos Humanos dentro del contexto social, no sólo a nivel mundial sino también en nuestro país.

Los que pretenden utilizar la doctrina Neoliberal como un instrumento en beneficio de las mayorías, han tratado de luchar por lograr liberarla de intervenciones a favor de grupos privilegiados o por lo menos convertirla en un ente mas independiente que permita superar las condiciones que generan el poner en marcha sus políticas sin medir las consecuencias sociales, sin embargo, esta lucha hasta la fecha ha sido desigual: la reivindicación del poder del mercado y de su papel en el desarrollo económico y social y la prevalencia de lo privado sobre lo público, no deja mucho margen de acción para la consolidación de los derechos humanos; derechos que se suponen son la "base" fundamental de toda democracia a la que sólo le preocupa el "bienestar de sus asociados'', es por ello que cabe aquí preguntarse si ¿ Es el Neoliberalismo una arma letal para el desarrollo de los Derechos humanos? o por el contrario ¿es la condición para que estos se fortalezcan ?,¿ Son los Derechos Humanos el fundamento de un nuevo sistema social diferente al Neoliberal ? ¿Sirven los Derechos Humanos para crear un ambiente de paz en nuestro país ?, Para ello es preciso analizar en primer lugar el fenómeno de el neoliberalismo y en segundo lugar la forma como este aborda el Tema de los Derechos humanos.

Es preciso descartar en primer lugar el error en el cual han incurrido la gran mayoría de los analistas latinoamericanos al examinar la historia política/económica al considerar a Colombia, Venezuela y Costa Rica como las excepciones al autoritarismo prevaleciente en la región a lo largo del siglo XX, pues dicho análisis parte de los supuestos de democracia, entendida ésta como la clase de gobierno imperante en un Estado; y el de redemocratización refiriéndose al sistema político en el cual se da la alternación de poderes, mediante elecciones más o menos competitivas. Distinción esta que no tiene ninguna validez en la actualidad, por cuanto una mirada mas profunda sobre los mismos y sobre la implementación del modelo neoliberal en dichos países y respecto de otros elementos fundamentales de la Democracia Liberal, tales como la prevalencia del estado de Derecho, y el principio de separación y control entre las tres ramas del poder público observaremos claramente que dicha implementación ha estado acompañada por el fortalecimiento de tendencias autoritarias del Estado. En la esfera política, estas tendencias se manifiestan en la concentración cada vez mayor de los procesos fundamentales de toma de decisiones en cabeza de la élite neoliberal y la marginación del resto de la sociedad de estos procesos. En lo institucional el crecimiento del autoritarismo Estatal se expresa en la diversas políticas estatales emprendidas durante los últimos años, las cuales han llevado, de un lado, a un mayor fortalecimiento del ejecutivo , con la consecuente sumisión y pérdida de autonomía de las otras ramas del poder público y de otro lado y de hecho el tema que mas interesa a nuestro análisis, el reforzamiento de la capacidad represiva del Estado con el fin de contrarrestar la protesta y la movilización social.

Por ello centraremos nuestro estudio en las consecuencias en dos contextos a saber: El de la Globalización y el de la Implementación del modelo Neoliberal a través del fortalecimiento de las tendencias autoritarias del Estado. Las cuales, como veremos, se han ido implementando desde hace mucho tiempo mediante las imposiciones de los organismos internacionales tales como las delimitadas por el Banco Mundial, y de los principios básicos que se desprenden de las premisas neoliberales así: el papel positivo de la desigualdad, la eliminación de la función económica y social del Estado y por tanto de cualquier acción redistributiva por parte de éste al lado de estas prácticas , se ha ido creando nuevas maneras de concebir y de llevar a la practica los Derechos Humanos que si bien en algunos casos se confunden con la tradición liberal (con los derechos civiles y políticos) o con la socialista (de los derechos económicos y sociales), que en manera alguna han servido para contrarrestrar los graves efectos de las políticas neoliberales.

Es así que algunos gobiernos autoritarios ven en los Derechos Humanos un impedimento para alcanzar los fines del estado y en nuestro país un impedimento supuesto, para alcanzar la paz. pues si bien, en la teoría vivimos en un estado social de derecho, donde todos los ciudadanos nacemos libres, e iguales ante la ley sin distingos de raza, religión credo o filiación política, en la realidad la orden del día es el desconocimiento de los mismos, como el derecho a la vida, a la libertad de expresión, de participación y el desmedro de los valores tales como la rectitud, la honestidad o la tolerancia, pues ello favorece la aplicación de las políticas neoliberales.

Ya algunos analistas están haciendo una evaluación parcial de los resultados de la aplicación de las políticas Neoliberales en el mundo, diciendo que hay síntomas de inclinación o caída del neoliberalismo y el cambio o desgaste de los gobiernos que lo han aplicado, ya se ven el declive más grande de la economía mundial de los últimos 50 años y un alto número de desempleados : 18 millones en Europa, para citar solo un ejemplo, en Colombia, en los últimos 4 años, el desempleo aumentó un 65%

En todo este contexto, dibujado apenas a vuelo de pájaro, se impulsan diversas políticas neoliberales al interior de los países industrializados, y se imponen a los países del Sur, y se habla más bien de "políticas neoliberales" que de "modelo neoliberal", porque el neoliberalismo parece ser, antes que nada, una ideología "nueva" que postula la preeminencia del mercado y de la libre competencia, más que un verdadero modelo económico global y homogéneo.

Esta ideología ampara una serie de prácticas comunes impuestas por los organismos internacionales dominados por los Estados Unidos, que se aplican de diverso modo en los distintos espacios nacionales. Se trata de políticas económicas desregularizadoras, privatizadoras y liberalizadoras delas economías nacionales y de los proteccionismos tradicionales de los países del llamado Tercer Mundo.

Así, nos ha resultado irrelevante ahondar excesivamente sobre el carácter teórico de este "modelo", que, por cierto, encierra en sí numerosas contradicciones. El análisis, más bien, debe centrarse, para nosotros, en sus implicaciones prácticas ( en las que no debemos olvidar los DDHH) y en sus concretos.

ASPECTO HISTORICO

La situación internacional en la actualidad se caracteriza, tanto en lo económico como en lo político, por la emergencia de nuevas realidades que, sobre todo a partir de la década de los setenta, han acelerado los ajustes y la redefinición de la estructura de las relaciones entre los pueblos, los gobiernos, y las sociedades en general. Destacan en particular:

La caída del socialismo burocrático, que significó el debilitamiento de los límites que representaba para la penetración y dispersión del capitalismo internacional en el escenario mundial, con la consiguiente elevación en la complejidad y profundidad de los efectos de esta penetración en las estructuras nacionales e internacionales.

La conformación de nuevos bloques comerciales y financieros, cuyos países hegemónicos serían: los Estados Unidos de América, Alemania y Japón, con su propia área de influencia económica y política en América, la Europa Unida y la Cuenca del Pacífico, respectivamente.

El nuevo ordenamiento mundial que esta nueva fase trae consigo se debate ahora entre la competencia feroz tanto por los mercados que emprenden las superpotencias, como en la disputa por la hegemonía política mundial, oscilante entre un mundo unipolar ( conducido por los Estados Unidos), o bien un mundo en condominio de poder, con equilibrios concertados.

Una nueva distribución internacional del trabajo, con nuevas fórmulas de acumulación, en cuyo ámbito son desiguales las condiciones que caracterizan a los países industrializados, de las oportunidades reales de que disponen los países en desarrollo. Lo s primeros detentan el monopolio de la tecnología avanzada, poseen los recursos financieros suficientes y en ellos se asientan los principales agentes económicos. Por el contrario, los países históricamente dependientes sólo cuentan con una relativa independencia y capacidad para definir sus espacios económicos en función de las nuevas necesidades del mercado mundial, conducido por las potencias hegemónicas. Así, la contradicción principal en la nueva estructura internacional es la que se da entre el Norte industrializado y el Sur pobre y subdesarrollado.

Las nuevas áreas regionales o bloques de influencia incrementarían tendencialmente el comercio y la libre circulación de capitales a su interior, y no tanto el intercambio entre los bloques. Como ha quedado dicho, el proyecto regional para la América L atina se encuentra conducido por los intereses de la potencia norteamericana.

La revolución científico-técnica y tecnológica-informática actualmente en marcha supone una superconcentración del poder sin precedentes, además de la exclusión de los países del Sur de los frutos del desarrollo, si bien se les impone un particular mod elo tecnológico y científico ajeno a su identidad y a sus necesidades.

Paradójicamente, esta revolución tecnológica se presenta como un desafío para las mayorías populares. Estas pueden apropiarse, por la participación sociopolítica y por el desarrollo de la inteligencia popular, de los procesos de innovación y utilizarlo s como un medio en el horizonte de un mundo más fraterno y sin excluidos. Pero también las mayorías pueden quedar por fuera de estas transformaciones, o simplemente ser utilizadas para la consolidación de las injusticias en que sólo las minorías se benefician de las nuevas posibilidades de la ciencia aplicada.

Los cambios culturales que acontecen en el mundo tienen en la actualidad mucha semejanza con los cambios en el orden económico: las fronteras culturales se van borrando entre países, de suerte que se genera hoy una especie de "mestizaje universal", en que la cultura dominante corresponde a los países más desarrollados pero permite la subsistencia, y aun ciertos influjos de las culturas nacionales.

Asistimos, pues, al derrumbe de una era y de un modo de civilización, que se manifiesta en todas las maneras señaladas, pero también en una "crisis de los paradigmas", o sea en la incapacidad que experimentan actualmente las ciencias sociales para proponer proyectos alternativos que llenen el vacío dejado por el derrumbe de las ideologías, en realidad, del socialismo.

En Latinoamérica, particularmente, los efectos de este nuevo orden mundial se dejan sentir con fuerza, en especial a través de las políticas económicas de corte neoliberal y en la puesta en riesgo de la soberanía de los países que la conforman, dentro de la dinámica de globalización de la economía y de la regionalización a que ésta da lugar.

El agotamiento de los modelos de desarrollo anteriores, basados en la sustitución de importaciones como política macroeconómica fundamental, dio lugar en el subcontinente a una profunda crisis económica de carácter recesivo, a un hipertrofiamiento del Estado, y al tremendo endeudamiento de nuestros países.

Esta crisis del Estado "benefactor" y de las economías dependientes de Latinoamérica, dio origen a lo que la CEPAL ha dado en llamar "La década perdida de América Latina": no sólo crecimiento nulo de las economías de todos los países, sino incluso en a lgunos procesos de desindustrialización y, en todos los casos, una distribución regresiva del ingreso.

La agudización de desequilibrios endémicos de sus economías, la progresiva pérdida de competitividad de sus aparatos productivos, su creciente marginamiento en el escenario internacional, aunados al proceso de reconfiguración del sistema capitalista mu ndial, constituyen factores determinantes en última instancia, de la necesidad de implantar "reformas estructurales" de las economías latinoamericanas.

La izquierda latinoamericana igualmente entró en una profunda crisis tanto por su falta de capacidad para enfrentar los cambios internacionales, como por la caída de los paradigmas que le daban sustento.

La crisis de la izquierda, de su proyecto, de sus métodos, tuvo mucho que ver con el análisis estructural que utilizaba y con el estrecho margen que dejaba a las posibilidades de acción alternativa. En este tipo de análisis, la imagen del sujeto popula r era contradictoria con el rol que se le asignaba en el proyecto de cambio: se le presentaba más como víctima inerme ante la estructura, que como sujeto de transformación de la misma. Sus efectos eran , pues, paralizantes.

En el nivel de las masas, todo esto se tradujo en un grave apoliticismo, tanto por el fracaso político de las opciones alternativas, como por la idealización de ciertas experiencias de base que nunca llegaron a tocar las estructuras sociales marco.

En América Latina fuimos más hábiles en la determinación de las condicionantes históricas externas sobre nuestra acción, que en la especificación histórica y técnica de nuestras propias capacidades para dirigirnos a nosotros mismos. Quizá una traba cen tral para el fin de la miseria y el desamparo de nuestros pueblos está en la capacidad de manifestarnos para dotarnos de un proyecto colectivo y de una ambición mayor en el escenario mundial.

En este proceso, pues, de reconfiguración del espacio económico en el hemisferio americano, el reto comunitario de los países del Continente consiste en velar por la preservación y reproducción de condiciones propicias y eficaces para la estabilidad y el robustecimiento del nuevo arreglo geopolítico y económico en proceso. Para ello, para que cada uno de nuestros países pueda aprovechar el cabal aprovechamiento de sus beneficios potenciales, el país hegemónico ha planteado un estatuto de elegibilidad que contiene las condiciones para estar en el nuevo bloque hemisférico: aceptar el paquete integral neoliberal: ajuste estructural, liberalización económica, desregularización y privatización.

Pero, al mismo tiempo, en nuestros países han visto la luz nuevas formas de movimientos sociales con nuevos sujetos emergentes. Los sectores tradicionales de organización y lucha permanecen -obrero, campesino y popular-, pero junto a ellos florecen nuevos actores sociales que se perciben agraviados por las políticas neoliberales en boga. Ahí están los ecologistas, el movimiento municipalista, las mujeres, los niños trabajadores, los cristianos comprometidos, los pueblos indios y los pequeños y medianos empresarios, entre otros.

En el ámbito cultural existe una dinámica de derechización universal. Ideologías como la del "fin de la historia", la "Nueva Derecha" norteamericana, varios de los postmodernismos, son todas caras diversas de la ola neoconservadora que se extiende por el mundo, en especial sobre la juventud.

ALGUNOS POSTULADOS PROPIOS DE LA IDEOLOGÍA NEOLIBERAL

a) El fin de las utopías: con este repetido lema se postula que los sueños y proyectos de futuro se han acabado. Lo único que cuenta es la acción inmediata. Fácilmente se alude con esto al "fin del socialismo" y de sus anhelos de una sociedad sin explotación.

b) El fin de las ideologías: implica que sólo resta el mercado capitalista y la democracia liberal, y que toda otra alternativa no tiene posibilidad alguna en esta historia que ha llegado a su fin.

c) La inevitabilidad del neoliberalismo: es decir, que sólo podrán acceder al desarrollo aquellos países que hagan su ajuste estructural y su modernización conforme lo dictaminan los cánones neoliberales, y, al mismo tiempo, que en el marco de la globalización mundial no es posible ningún otro tipo de desarrollo.

d) La legitimación, por tanto, de esquemas neoliberales como las únicas y mejores alternativas para la economía mundial.

EFECTOS DEL NEOLIBERALISMO EN AMERICA LATINA

a) en lo económico

1º La reforma estructural, que implica la reestructuración de la propiedad agraria e industrial, para transitar a nuevas fases de desarrollo, lo mismo que una política de reconversión industrial y de flexibilización de los mercados de trabajo, capitales, tecnología, patentes, investigación e información.

2º La privatización, entendida como el adelgazamiento del Estado, una menor intervención suya en la economía -particularmenete en la producción-, la supresión del Estado Benefactor, y el fortalecimiento del capital privado y de sus organismos oligopólicos y monopólicos.

3º. El manejo financiero de las tasas de interés. La política monetaria y de precios. La desaparición del déficit fiscal y el control de la inflación.

4º. La orientación de la economía en función del mercado internacional y el aliento a las exportaciones.

5º. La apertura al capital extranjero y la internacionalización del mercado interno.

6º. Reducción de prácticas proteccionistas.

7º. Fuertes costos sociales, como la caída del salario real y mayor tasa de desocupación, por lo menos en las primeras etapas del proceso, resultado de la recomposición de los procesos productivos.

8º. La aplicación de paquetes compensatorios en las zonas y sectores más deprimidos para atender a la pobreza absoluta y disminuir el riesgo de estallidos sociales.

b) en lo político

1º. El nuevo papel del Estado: Ya no como agente económico directo, sino como garantía de equilibrio social y favorecedor de la actuación del capital privado. Así, el articulador fundamental de la sociedad sería el mercado, y al Estado le correspondería procurar una mayor eficiencia en la gestión pública.

2º- El papel de los sindicatos y organizaciones populares se reduce al máximo. Luego de la desintegración de su papel tradicional, se convertirían en gestoras de una mayor productividad.

3º. Reducción de prácticas clientelistas y populistas. La nueva divisa sería la "mayoría de edad del pueblo".

4º. Democracia moderna y representativa como preferencia para el modelo. Pero, si la democracia representativa es riesgosa en algún momento, se le limita sin miramientos. Se trata, pues, de una nueva forma de dominación distinta a las dictaduras tradicionales.

5º. La debilidad para reaccionar por parte del pueblo y de la sociedad civil. La incapacidad de la izquierda para responder. La aceptación por parte de las masas y de los sectores organizados de los programas neoliberales como algo inevitable. Incluso el apoyo mayoritario a las políticas de ajuste, independientemente del tipo de ajuste que sea impuesto, al menos en un primer momento.

6º. Relación política de subordinación a través del mercado con los países hegemónicos (léase EEUU) en el reacomodo internacional.

7º. Disminución dramática del gasto social. Caída del gasto público, principalmente en los renglones de educación, salud, y seguridad social.

8º. La libre actuación de los gobiernos neoliberales es consecuencia, en parte, de una cierta debilidad y falta de unidad de los sujetos populares y de la sociedad civil.

LO NUEVO DEL NEOLIBERALISMO

1. Neoliberalismo - la cara moderna del viejo capitalismo

Se trata de una forma específica del capitalismo que corresponde a la onda de globalización que crecientemente esta desarmando el capitalismo "socialdemocrata" del los 70 y los 80. Al comienzo de esta década, el colapso del bloque "socialista" permitió al sistema occidental anunciarse a si mismo como el "final de la historia". La Guerra del Golfo consagro políticamente al Nuevo Orden Mundial. Mas tarde, los acuerdos de comercio internacional (GATT/WTO), el acuerdo de Maastricht y el "Tratado de Libre Comercio" norteamericano radicalizaron este proceso.

2. Realidades económicas nuevas

El desarrollo extraordinario de la automatización y la tecnología inteligente han creado una situación radicalmente distinta en que inversiones nuevas están eliminando puestos de trabajo en vez de crearlos. La globalización implica un enorme crecimiento de la movilidad del capital; su concentración anivel mundial en forma de monopolios; y la ampliación de un globo financiero gigante, con una especulación que domina la economía productiva "real". El capital aumenta sus beneficios por el recorte de salarios pero es incapaz de estimular un crecimiento lo suficientemente grande y amplio para superar las tendencias de recesión económica. El mercado mundial prácticamente ha llegado a sus limites (ya no quedan colonias con mercados por invadir).

3. El ataque al estado

Políticas nacionales se están reduciendo a la única función de subordinar su economía a las necesidades de la competencia internacional (programas de austeridad dictados por el FMI, etc.). El rol tradicional de los estados que consiste en la capacidad regulativa de la economía (control de los créditos, intercambio monetarios, inversiones, etc.) ha quedado drásticamente debilitada o cambiado. El capital tiene la descabellada intención de reducir y/o privatizar todos los servicios públicos porque necesita encontrar nuevos "mercados" para invertir. En favor de las relaciones de mercado esta eliminando todas los demás actividades sociales. Prevalece una despolitización general. No existe ninguna discusión política, ningún proyecto de sociedad. La idea del ciudadano en si, con su horizonte universal, ha quedado vaciada de contenido.

4. Centralización del poder

El neoliberalismo es, por lo menos por parte, una respuesta a las luchas populares de los 60 y los 70. Bajo los regímenes socialdemocratas del Norte dificultaban cada vez mas la acumulación de capital. El neoliberalismo fue también una manera efectiva para imponer un régimen cuasi-colonial a la gente del Sur y del Este que lucharon por su liberación y que habían hecho una serie de progresos hacia un desarrollo independiente. En total, se trata de un sistema altamente planeado y centralizado. La "Organización de Comercio Internacional" (WTO) puede invalidar leyes nacionales. Los programas de austeridad en el Norte y en el Sur obedecen a las directrices del FMI, de la OCDE, etc.. Son tan detalladas que por ejemplo imponen explícitamente la restricción de la educación superior por subidas masivas de tasas de estudio, el sabotaje de los servicios públicos de salud, la reducción de los derechos de los desempleados, etc.

Los miembros de este gobierno mundial informal incluso preveen la violencia que estas políticas generan, y como ésta puede ser manejada canalizándola especialmente hacia el plano étnico y nacionalista. (Se trata de un fenómeno general que muestra su evidencia sobre todo en los EE.UU., en la ex-Yugoslavia o en Francia.)

LOS DERECHOS HUMANOS EN EL NEOLIBERALISMO

Si bien los derechos humanos surgieron con el afianzamiento de la democracia y del capitalismo, los mismos no han sido inmunes al paso del neoliberalismo, donde son usados como un arma en contra de la población misma, la cual es una y otra vez engañada mediante el uso de sofismas de distracción que les prometen las políticas de Derechos humanos que prsentan los gobiernos de turno. Así, se habla de un aumento en la participación, la glorifiación del concepto de ser humano, de lo maravilloso de los derechos individuales y de la igualdad como mecanismo regulador de la inequidad, para hacerles creeer que el Estado esta haciendo todo lo posible para mejorar sus condiciones y que si estas no se logran no es a causa de la no actividad del gobierno, sino de ellos mismos por eso es importante ver el tratamiento que hacen de dichos derechos los neoliberales como adelante lo desarrollaremos.

No es algo nuevo decir que el concepto básico de la ideología neoliberal descansa, sobre todo, en la idea de que la libertad del hombre es debida a la protección de la propiedad y al ilimitado aprovechamiento e igualmente ilimitado intercambio de los bienes producidos. En los Bill of Rights de Norteamérica y en la Declaración de los Derechos del Hombre de la Revolución Francesa ya estaban establecidos estos derechos fundamentales que hasta hoy pertenecen a las irrenunciables garantías fundamentales que otorga el Estado de Derecho. Esta es la protección asegurada por tribunales independientes de la libertad, igualdad y propiedad. Cuando el 8 de junio de 1774, el ciudadano Robespierre, armado con un ramo de flores en una mano y una antorcha en la otra, proclamó la Religión de la Humanidad en París, ya era común entre la opinión pública creer que la naturaleza divina, a la cual en última instancia le debemos todo, también encierra los poderes que prometen la felicidad y el bienestar del hombre. El reino de estos poderes sin límites automáticamente garantiza esto. La meta señalada por los economistas liberales es abolir cualquier limitación artificial del comercio y de la industria a fin de que los hombres sean libres para perseguir sus intereses individuales.

El poder de interpretación y por ello en parte también el poder político que hasta entonces correspondía a los representantes de dios en la Tierra se trasladó, en la Ilustración, a los mediadores entre la naturaleza y la sociedad. Con la misma autoridad con la que los líderes eclesiásticos proclamaron la voluntad de Dios y supieron imponer sus intereses, ahora los revolucionarios liberales podían citar el Libro de la Naturaleza, interpretar las leyes naturales y, cuando les era posible, aprovecharlas en su favor. También se podría decir que los liberales sustituyeron a la Biblia por el Libro de la Naturaleza. Cuando antes el benevolente o encolerizado dios dirigía tanto la economía como la sociedad, era entonces la mano invisible la fuerza dinámica e impulsora que, desde atrás, arreglaba la reciprocidad de acción entre oferta y demanda (y si no, habría que preguntarle a Adam Smith que fué lo que pasó).

La nueva tendencia de la humanidad (el Neoliberalismo, con unas muy contadas excepciones), que reconoce al hombre como único ser supremo, ha liberado sus necesidades psíquicas y sus cualidades de carácter de la tutela social, ignorando sus condiciones de desarrollo tanto históricas como sociales y, en consecuencia, las ha elevado al rango de formas naturales de expresión y existencia que no deben ser restringidas. Esta condición del hombre está libre de cualquier responsabilidad social. Perseguir sin límites sus intereses personales también quiere decir perseguir a la naturaleza inconscientemente; ahí donde domina la ley de la selva, donde el instinto lo es todo y la reflexión y la responsabilidad sociales están canceladas. De este modo, la sociedad se convierte en una sociedad de sacrificio total, es decir, el sacrificio pierde su elemento racionalizante y la masacre social lo sustituye. La naturaleza no piensa ni siente. No es un ente social.

Además, las leyes de la naturaleza, que para el liberalismo también incluyen a la economía y la sociedad, están formuladas por un interés dirigido hacia la sumisión y la explotación. Su carácter provisional - las ciencias siempre entienden las leyes de la naturaleza como hipótesis -, el cual amplía el conocimiento de la naturaleza, esto es, la imagen que nosotros nos hacemos de ella, indica, sobre todo, el progreso de las técnicas de explotación de la naturaleza misma. Francis Bacon, quien como accionista de la East Indian Company debía saber esto, en su Nueva Atlantis deja que un representante de la Casa Salomon -una sociedad secreta o consorcio - explique las metas de la empresa: la Casa Salomon tiene la tarea de arrancarle a la naturaleza sus leyes para ponerlas a disposición del bienestar de los ciudadanos de Nueva Atlantis. Con otras palabras, leer el Libro de la Naturaleza quiere decir ganar poder sobre ella. Quien conoce su nombre aprehende sus leyes, es decir, tiene poderes sobre la naturaleza, como nos lo enseña el cuento de los hermanos Grimm del enanito Rumpelstilzchen. Para los revolucionarios liberales del nuevo orden económico, la naturaleza era un dios y un demonio al mismo tiempo; como una arcaica figura de culto que tenían que poner a su servicio.

Sólo la acumulación de la riqueza social e individual, es decir, la ambición de fortuna -en la vida económica la persecución imperturbable de los intereses personales - automáticamente conduce a la tierra prometida. Así lo planteó en todos los casos la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de Norteamérica. Desde entonces, la ambición de fortuna no fue un derecho humano sino un deber.

La idea del progreso condujo - y para entonces ya estamos en el siglo XIX - a ese concepto de evolución que formuló Charles Darwin como la ley de la supervivencia de los más aptos (survival of the fittest). Como lucha por la existencia, este principio de la evolución de las especies se convirtió en un lema empleado para la descripción de liberales procesos económicos y sociales. De todos modos, la experiencia de que cualquier progreso es el resultado de una lucha ha influido profundamente en el pensamiento y las acciones de la sociedad. Hasta hoy, no existe ninguna doctrina económica influyente que de alguna manera no tenga sus bases en el postulado de la libre competencia como fundamento del progreso, el crecimiento y bienestar sociales. Y la única ley que admite el neoliberalismo es la de Darwin pero formulada con un poco más de elegancia: el lugar del survival of the fittest ha sido retomado por el laissez faire.

El neoliberalismo no puede existir y, probablemente no puede aplicarse, cuando no hay una verdadera democracia, cuando no hay libertad económica e individual, cuando no hay competitividad y cuando no hay respeto al trabajo y a la dignidad humana. Las medidas supuestamente neoliberales que han sido impuestas en Latinoamérica no son otra cosa que medidas estatistas mal llamadas neoliberales, que no persiguen otra cosa que facilitar las finanzas y el funcionamiento del Estado, no de los ciudadanos, al contrario, a costa de ellos.

Por otro lado, las Naciones Unidas nacieron preocupadas por la paz y la seguridad internacionales, en no pocas oportunidades se ha discutido sobre el derecho al desarrollo, pero, se lo ha ubicado en el campo de los derechos de solidaridad, (mal denominados derechos de tercera generación). Este derecho consiste en una serie de normas (internacionales principalmente) destinadas a superar la situación de subdesarrollo de los países atrasados es un derecho individual y colectivo al mismo tiempo, que puede ser exigido a los estados y a la comunidad internacional ( a nuestro entender). Este derecho tiene una fundamentación jurídica relativamente amplia, baste citar la resolución 1803 de la Asamblea General acerca de la soberanía permanente de los pueblos sobre sus recursos naturales. Inf. Del secretario General de 1978 y declaración de la UNESCO de 1977.

Miremos ahora algunos derechos y su aplicación con respecto a lo expuesto en los numerales anteriores de este trabajo :

  1. Nivel de vida

El art. 25 de la declaración Universal de los DDHH (dic de 1948) dice :

"1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios ; tiene, así mismo, derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad"

Este artículo 25 lo que nos dice es que la cuestión de los DDHH se inscribe en la órbita más amplia del modelo de desarrollo (neoliberal) así como la relación entre el desmesurado aumento de la deuda externa, el avance de la liberalización de la economía y los DDHH, donde los ricos cada vez son mas ricos y los pobres son cada vez más pobres. Hace falta un replanteamiento más profundo de las economías del llamado tercer mundo, hacia una estrategia de desarrollo más igualitaria para hacer frente al desequilibrio cada vez más hondo en que se están sumiendo nuestas economías.

Así mismo, la carta de Derechos Y deberes económicos de los Estados, Aprobada por abrumadora mayoría en la Asamblea General de la ONU establece :

"B) Soberanía política y económica :

Principios fundamentales de las relaciones económicas internacionales  a) Soberanía, integridad territorial e independencia política de los estados ; g)Igualdad de derechos y libre determinación de los pueblos ; k) respeto a los DDHH y de libertades fundamentales." Y ya vimos como se nos impone la forma de hacer comercio de una manera muy sutil, con clausulas de "países más favorecidos" o certificaciones que no buscan otra cosa que presionarnos para comerciar en las condiciones que ellos quieren y con los productos que ellos quieren.

La Carta citada anteriormente avanza en el concepto de soberanía económica cuando señala : "Art 1 : Todo estado tiene el derecho soberano e inalienable de elegir su sistema económico, así como su sistema político, social y cultural de acuerdo con la voluntad de su pueblo, sin injerencia, coacción ni amenaza externa de ninguna clase" sobran los comentarios, El art. 2 establece "que todo estado tiene y ejerce libremente soberanía plena y permanente, incluso posesión, uso y disposición, sobre toda su riqueza, recursos naturales y actividad económica" (y sino, preguntemosle a Irak)

Después de citar estos artículos, creemos que queda clara su pertinencia en cuanto a que el neoliberalismo y sus políticas anexas atenta contra la soberanía económica de los estados, al homogenizarlos y hacerles creer que es la panacea que cura todos los males del pueblo, pues es él quien genera graves trastornos en los sistemas económicos y políticos de los países subdesarrollados, especialmente en materia de nivel de vida, empleo y soberanía entendida como el derecho de cada pueblo a decidir su propio destino (lease condiciones impuestas por el Banco Mundial y el FMI a los paises deudores).

La desorganización social y la radicalización política combinada con la despolitización son elementos significativos que se viven en Colombia (y también en Venezuela, Perú, Argentina y México, entre otros) debido al modelo económico del neoliberalismo.

La desigualdad social es un problema histórico y estructural en nuestro país y la pobreza se ha agudizado con el desplazamiento masivo de los sectores medios a los sectores bajos, y su pauperización. El Neoliberalismo profundizó e incrementó la concentración de la riqueza.

EL PAPEL POSITIVO DE LA DESIGUALDAD

Un resultado lógico de los argumentos neoliberales en favor de la desigualdad es la defensa de la concentración del ingreso en pocas manos. Entre las medidas practicas que recomiendan sus propagadores está la abolición del impuesto a las grandes compañias, así como el impuesto progresivo, Milton y Rose Friedman sostienen que la extinción tributaria a los sectores más ricos fuerza los mercados de capital, estimula el desarrollo empresarial y promueve una efectiva competencia. En sus propias palabras, los funcionarios de las compañias no deben aceptar una responsabilidad social diferente a la de producir tanto dinero para sus accionistas como sea posible.

Intentan explicar los problemas sociales tales como la pobreza o el desempleo con base en la actitudes personales, culturales y psicológicas. Los pensadores Neoliberales han resucitado estas viejas concepciones liberales que para autores como Malthus y Max Weber, su rasgo esencial consiste en hacer a los pobres responsables de sus penurías económicas lo que es tanto como culpar a la víctima de un delito que se comete contra ella misma.

Tales plantemientos han servido de fundamento a las políticas neoliberales. Diversas reformas puestas en práctica en toda Latinoamérica, como las reformas loborales, salud y seguridad social que sólo han representado enormes beneficios para los conglomerados financieros, que a se aprovechan de exenciones tributarias y de muchos otros incrementos.

LA PARTICIPACION

La democracia participativa se convirtió en la divisa que justificó todas las reformas institucionales emprendidas en nuestro país por el gobierno del revolcón. En forma persistente la élite neoliberal ha venido utilizandola como una arma ideológica en la campaña de desprestigio del Congreso y de la clase política. Donde la descentralización territorial y la confirmación presentadas y definidas por la élite neoliberal como logros revolucionarios ( participación de partidos como el M19 en la constituyente ) se ajustan plenamente a los principios y requerimientos del modelo de desarrollo vigente. En primer lugar se busca el debilitamiento del estado central, tanto en el aspecto financiero como en su función social. En segundo Lugar , se introducen los criterios de eficiencia y rentabilidad en la prestación de los servicios públicos, expresados en la idea de que el usuario debe ser quien pague por ellos. Es decir es el interés privado es el que debe primar sobre el público y por tanto se incentiva la solución individual de las necesidades sociales.

Asi, podemos ver que al presidente Samper sólo se le dio por hablar de Derechos Humanos cuando los EE UU lo solicitó como requisito para seguir apoyando las FFMM en su lucha contra la subversión (ocasionada por las desigualdades sociales y económicas, entre otras cosas) en dicha agenda de DH como la llamó, en ningún aparte se incluye el tema de los derechos económicos y sociales sólo de los Derechos Humanos frente al "conflicto armado"

En definitiva mientras se siga hablando de sólo Derechos Huamnos que es lo único que propone el neoliberalismo para seguir dando contentillo a la gente y no se hable verdaderamente de la implementación de los derechos económicos y sociales, no sepodrá decir que se ha avanzado en el tema de los Derechos humanos, sólo se habra dado paños de agua tibia a un problema mayor, y por lo mismo no se podrá hablar de paz en nuestro país.

Así mismo debemos dejar de mirar el conflicto armado como algo espantoso que no aporta nada a la discusión como lo pretenden hacer ver los neoliberales, por el contrario dichas popuestas se deben encauzar cada vez mas al logro de un concenso que permita sacar ventaja sobre las mismas ideas que vende el noliberalismo.

LA GLOBALIZACION EN CIFRAS :

Algunos datos que corroboran lo expuesto anteriormente, nos pueden mostrar como es que funciona la maquinaria que mueve el Neoliberalismo:

En lo referente a la propuesta liberal de libertad de comercio, no existe nada en común con el monopolio de comercio que a nivel internacional ejercen los globalizadores, o. los monopolios transnacionales, (le'ase imperialismo). Según Jonathan Elliot en 1987 "A nivel del mercado mundial se calcula que el 40% del comercio mundial no se realiza a traves de un mercado libre, sino como comercio intra-empresarial". En 1994 Jules Kagian Middle East International dice: "en los Estados Unidos el 80% de las mercancias facturadas en dólares fuera del país no son exportaciones sino ventas de empresas afiliadas".

La globalización de la economía, es solamente la concentración del valor generado por la sociedad mundial en las transnacionales. Es decir la fusión del capital productivo, bancario y financiero. De 7,000 empresas transnacionales existentes en 1970, aumentaron a 37,000 en 1992; es decir las antes empresas nativas se han venido fusionando con otras de otros países, y mantienen una dependencia de las mas grandes (baste citar el ejemplo de las fusiones de los bancos colombianos con bancos Españoles). El peso económico de las empresas transnacionales es mayor del de muchos estados 'nacionales'. Sus ventas, por ejemplo, ascendian a 5.5 billones de dólares, un 90% de las cuáles se realizan en los países imperialistas (Norte), y solo un 10% en los países productores (SUR). El poder económico de las transnacionales, les da un poder político ilimitado sobre los estados nacionales. (al ganar las mayorías en su participación accionaria y obtener el control de decisión de muchas empresas).

Sin embargo, la lógica neoliberal, se aplica de manera tangencial: es decir, a beneficio de las justificaciones oficiales. Si se aplicara la lógica neoliberal al asunto de los salarios, entonces no deberían de existir los topes salariales ni la pérdida de poder adquisitivo. El salario, que debe ser considerado un precio de la mercancía llamada trabajo, debería entonces enfocarse como el de los demás precios:

-Los salarios aumentan para evitar el desabasto de la fuerza de trabajo.

Así, la política neoliberal tiene un enfoque bastante peculiar, marcado por la inequidad: el problema de la relación de los precios y los salarios --que dibuja el fenómeno de la inflación-- radica en el hecho de que uno de los dos, los precios o los salarios, tienen que pagar el costo de la estabilización. En la ideología neoliberal, la inflación se ataca por el lado de la demanda --es decir: del consumidor que compra en un mercado restringido-- y favoreciendo a los precios.

El FMI sin detenerse a analizar los grandes sacrificios sociales de los pueblos en desarrollo, convence mandatarios tal como se pude apreciar claramente en la defensa que el Expresidente Cesar Gaviria Trujillo hace de las políticas del fondo, reduciendolo a que la desigualdad ha de dejarse de ver como una simple lucha de clases y a aprovechar mas la "ventajas" del mercado, sin considerar los granes sacrificios sociales de los pueblos en desarrollo. Asi por ejemplo es curioso ver como el FMI en el caso Colombiano, no explica como su Director, quien habia recomendado reducir drásticamente a raja tabla y en forma imediata el gasto público cuando la fase recesiva de su economía se hace mas severa y el desempleo se halla en ascenso, ahora pretende adjudicar su estancamiento a problemas de corrupción, narcotráfico, la violencia y crecimiento de la deuda que si bien son problemas internos que hay que combatir y que agravan la situación, no son su fuente, mas bien podriamos decir que ellos son producto del primero.

Por ello muchos han empezado a desmitifcar esa ideología neoliberal que mucho habla de beneficios en el orden tecnológico y de trasferencias económicas, pero nada de los sacrificios sociales que ésta implica para las economías débiles y vulnerables como la nuestra.

En materia de Redistribución, las cosas no mejoran, miremos este informe de el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que en su publicación, Desarrollo Humano: Informe 1992, da un panorama de lo acontecido en el mundo:

"Concluye que el acceso restringido o desigual a los mercados mundiales le cuesta a los países en desarrollo US$ 500.000 millones anuales, cifra que equivale a lo que reciben a manera de asistencia internacional. No debe extrañar, entonces, el hecho de que la disparidad de ingresos a escala mundial se haya doblado en el curso de los tres últimos decenios. El 20% más rico de la población mundial recibe en la actualidad un ingreso 150 veces superior al 20% más pobre". Para mostrar el fundamento de esta afirmación, en la carátula muestra con una gráfica la distribución de ingreso, y la explica de inmediato:

"El 20% más rico de la población mundial recibe el 82.7% de los ingresos totales del mundo, mientras que el más pobre tan sólo recibe el 1.4%. El crecimiento económico mundial casi nunca se filtra hacia abajo. La siguiente es la distribución de los ingresos mundiales por quintiles:

El 20% más rico recibe el 82.7%

El segundo 20% recibe el 11.7%

El tercer 20% recibe el 2.3%

El cuarto 20% recibe el 1.9%

El 20% más pobre recibe el 1.4%

Ante el estudio y análisis del PNUD, William H. Draper III, postula en el prefacio del Informe:

"El mensaje que se desprende claramente de Desarrollo: es que la comunidadinternacional debe brindar un mayor apoyo al desarrollo humano mundial. Debe hacerlo no sólo otorgando mayor asistencia, sino ampliando el acceso de los países en desarrollo a los mercados mundiales. Esto aumentaría ignificativa- mente los flujos de capital del Norte al sur y facilitaría recursos a los países en desarrollo para que pudieran realizar inversiones urgentemente requeridas en sus poblaciones..Porque, como indica el Informe, a fin de eliminar la dependencia crónica de los productos primarios y la asistencia, los países en desarrollo tienen que invertir fuertemente en el capital humano necesario para iniciar el siglo XXI en pie de igualdad con los países i ndustrializados"

Acabar con la desigualdad, eliminar la dependencia, ampliar el acceso a los mercados mundiales, apoyar el desarrollo humano, invertir en el capital humano: Objetivos que todos los pueblos y naciones empobrecidos anhelan. El "neoliberalismo", con sus medidas económicas, políticas y culturales, dice asumir esos anhelos.

El obstáculo fundamental queda ya señalado en el Informe: "El crecimiento económico mundial casi

nunca se filtra hacia abajo". Por eso la disparidad de ingresos da que el 20% más rico de la Tierra

recibe 150 veces más que el 20% más pobre.

Si esto es verdad a nivel de toda la sociedad mundial, lo es también en América Latina y al interior

de cada uno de nuestros países, antes y durante la actual implementación del modelo neoliberal: El

crecimiento es crecimiento de desigualdades, la riqueza generada no se filtra hacia abajo. La peor

disparidad al interior de un país es la de Brasil: 26 veces entre el 20% más rico de la población y el

20% más pobre, de acuerdo con su ingreso per cápita.

A pesar de lo propuesto por el neoliberalismo, la atracción de capitales es menor que la propuesta.

Las mayores inversiones no se encaminan,-todavía, al menos- a la modernización de la industria,

sino al mundo financiero y monetarista de la bolsa y la banca.

La reorganización del nuevo papel del Estado y la "modernización" productiva ha provocado un aumento real o encubierto de desempleo. Se da un porcentaje alto de la población económicamente activa en sector de servicios.

Hay un crecimiento del sector informal, tanto en lo comercial como en lo productivo, como mecanismo de sobreviviencia.

Campesinos e indígenas -pocos- mejoran sus técnicas de producción y mercadeo, y -muchos- venden o abandonan su tierra, se proletarizan o emigran a la ciudad.

La mediana y la más pequeña empresa, incapaz de "modernizarse" sin los créditos y apoyos necesarios, es el sector que más ha sufrido la competencia que acompaña a la apertura de mercados internacionales. No pocas han desaparecido.

La disminución impuesta del gasto social público ha significado un deterioro de la salud, la educación, el transporte, la alimentación y vivienda. Esta situación se agrava en países que todavía sufren la guerra o acaban de salir de ella.

La privatización de la asistencia social encarece los servicios y se vuelve gasto imposible y prohibitivo para las grandes mayorías.

Las medidas compensatorias de algunos países logran frenar temporalmente el descontento popular, pero no alcanzar a superar costos ni remediar de raíz las causas del empobrecimiento, menos cuando son utilizados como apoyos político-electorales.

Todo esto va generando una violencia creciente, que tiene la forma de anemia y provoca un proceso de desintegración nacional. La situación se agrava por el narcotráfico, sostenido por la enorme demanda que vive el mundo más rico.

La corrupción se extiende en todos los ámbitos.

La ley que se impone es la del más fuerte: una especie de darwinismo económico y social. Las víctimas obvias son y serán los más débiles, los pobres. Se olvida que para Darwin la sobrevivencia no está en la fuerza sino en la habilidad de enfrentar y asumir las condiciones de vida.

Otro informe de la Naciones Unidas sobre la Situación Social del Mundo en marzo de 1997 elaborado por el Departamento de Información Ecónomica y Social y Análisis Político de las Naciones Unidas (Desipa). muestra como se expande la brecha social, pues si bien el crecimiento económico mundial fue menor al promedio de la década pasada, aumentaron los niveles de miseria y disminuyó la esperanza de vida, el desempleo y la dismscriminación siguieron atacando a los grupos más vulnerables de la sociedad.

El documento destaca que a nivel mundial no hay país que se escape a los problemas sociales que generan las políticas neoliberales, sin embargo es a los países en vias de desarrollo a quienes les corresponde la carga más pesada de la explosión social, así un cuarto de la población mundial vive en condiciones de pobreza, donde el 25% de la gente del mundo tiene que vivir con menos de un dólar diario. El número total de malnutridos del mundo en desarrollo es superior al total de la población del mundo desarrollado. Viendolo en cifras más concretas sería :

800 millones de personas en países subdesarrollados sufrren de desnutrición crónica.

200 millones de niños son malnutridos.

11 millones de niños menores de 5 años mueren como resultado del hambre y la desnutrición.

EL HAMBRE POR REGION

Afirca 51%

Sur de Asia 22 %

Asia Oriental 16%

Latinoamerica 14%

Donde el comportamiento económico comparado con la década del 80 sigue siendo menor en un 25% al de los países desarrollados, los países en vías de desarrollo siguen padeciendo de condiciones severas de deuda externa y los niveles per cápita de ingreso continua por debajo de los registrados en la decada anterior, como quiera que el neoliberalismo se dedica al aumento y concentración de capital, pero no a la inversión, por ello ahora que ya no queda mas de donde obtener dinero de las masas, su inversión se ha concentrado en los servicios públicos el único reglon rentable en la economía actual y de la cual nosostros rídiculamente nos sentimos felices al ver como estos servicios son comprados por la banca externa.

A MANERA DE CONCLUSIONES

Podemos establecer tres tipos de crítica, una global o general, una económica y otra política al modelo, sin dejar de lado que en todas cabe perfectamente la defensa o el punto de vista de los DDHH. Como lo hicimos anteriormente así como ver el papel del Neoliberalismo y la paz :

1.- Crítica global

Quedan señalados los objetivos que, a nivel teórico y programático, intentan alcanzar los proyectos de economía y sociedad puestos en marcha. La formulación de tales objetivos surgen de una condena implícita o explícita del modelo implementado en l as déc adas recién pasadas, más que en la búsqueda de una solución de raíz de lo que ha provocado el empobrecimiento de cuatro quintas partes de la humanidad y de las mayorías de nuestros grupos y comunidades nacionales.

Cuando tan grave "hipoteca" quede pagada, se podrá aceptar la Iniciativa de las Américas: Sólo así será verdad el intercambio de tecnología, trabajo y conocimiento anunciado. Sin eso, será imposible "invertir en el capital humano", con verdadera educación de todos y para todos.

A pesar de graves deficiencias en la concepción y promoción de la más cabal democracia, se ha despertado la conciencia y la actuación de la sociedad civil, ante la retirada y los errores del Estado.

2.- Crítica económica

El discurso neoliberal es profundamente ideológico porque su fundamento, el libre mercado, es una falacia. La política económica implementada por los gobiernos "neoliberales" dista mucho de los

principios fundantes de la teoría neoclásica. Diversos hechos evidencian que el mercado libre no

existe.

La creciente concentración del poder económico, de la tecnología y de la información muestra que no hay igualdad de oportunidades de "entrada y salida del mercado" y, en cambio, se consolida el poder de los monopolios. A finales de los años ochenta, en los Estados Unidos se vivió un proceso de fusión de empresas sin precedente.

La expresión más clara de la falta de apertura contra el proteccionismo, especialmente en

Estados Unidos y europa es la gran cantidad de trabas de las negociaciones del GATT.

El antiestatismo de la prédica neoliberal no se ha podido llevar a la práctica. El creciente déficit

fiscal de la mayor parte de los países del mundo es un testimonio elocuente de ello. Pese a todos los

esfuerzos, el gasto público como porcentaje del PIB continúa su ritmo ascendente. Antes que una

disminución de los gastos del Estado, lo que se observa es una recomposición.

El fracaso del mercado para lograr el pleno empleo. A mediados de los años setenta, cuando se

pusieron en tela de juicio las políticas de empleo keynesianas, se propuso como alternativa la

no-intervención del Estado y la flexibilización del mercado laboral. Estas nuevas medidas tampoco

lograron los resultados esperados. Ante la imposibilidad de mejorar los niveles de ocupación la

teoría neoclásica no tuvo más remedio que aceptar la presencia de un cierto nivel de desempleo de

carácter "estructural ".

La conformación de tres grandes "bloques" económicos: i) Estados Unidos-Canadá-México, ii)Comunidad Económica Europea, iii) Japón y Sudeste asiático. Muestra que el espacio del "libre comercio" no es contí nuo y homogéneo.Funciona selectivamente y preferencialmente al ineterior de cada uno de los "bloques".

La inoperancia del sistema de tasas de cambio flexibles (WASSERFALLEN 1989, WEINTRAUB 1981, HARVEY 1991, TRIFFIN 1989). Cuando en 1973 el Fondo Monetario Internacional implementó el sistema de cambios flexibles, se esperaba que las variaciones de éstas fueran relativamente estables. Hoy, diez años después, se constata que las fluctuaciones de las tasas de cambio han sido mucho más volátiles de lo que se esperaba y, peor aún, se han agudizado los desequilibrios que se pretendían corregir.

El mercado no funciona por sí solo. Se requieren condiciones institucionales que le sean propicias. Ello significa que, además de la confianza en la autonomía de los agentes económicos, es indispensable que exista un orden institucional y legal que garantice la vigencia de los contratos, la estabilidad de la moneda y la seguridad ciudadana.

La moneda, elemento central de la organización social actual, no puede cumplir sus funciones sin la legitimación del Estado. Esto se convierte, entonces, en el gerente último del sistema de precios.

El freno de la inflación. El control de los agregados monetarios, elemento central de la política neoliberal, es responsabilidad de una autoridad central. Dadas las limitaciones del mercado, se requiere la acción reguladora de la institución monetaria. Finalmente, y a pesar del discurso neoliberal, se ha tenido que aceptar que la estabildad de los precios no se consigue sin una fuerte dosis de intervención estatal.

La reprimarización de las exportaciones. Ante la crisis del modelo de desarrollo hacia "adentro" susitución de importaciones), se optó por vías alternativas que volcaron las economías hacia el exterior. Dentro de los marcos del nuevo esquema, de desarrollo hacia "afuera", se busca que la industria nacional mejore sus niveles de productividad, de manera que pueda competir eficientemente en el mercado internacional. Pero el paso del primer modelo (hacia "adentro") al segundo (hacia "afuera"), se ha dado mediante un acelerado proceso de "reprimarización de las exportaciones". La ventaja comparativa de los países latinoamericanios sigue siendo la agricultura y la producción de materias primas. Estas actividades son su principal fuente de recursos. Este hecho es importante por tres razones:

*Indica que la industria latinoamericana no está en capacidad de competir en el mercado mundial.

*Muestra que los ingresos de divisas de los países siguen siendo muy aleatorios, ya que en el mercado internacional los precios de los productos básicos presentan amplias fluctuaciones.

* Actualmente se dice que el procesode ajuste, esencialmente en materia de apertura comercial, ha sido exitoso en México y Chile. Sin embargo, debe tener en cuenta que ambos países son grandes exportadores de productos básicos: petróleo y cobre, respectivamente. Parece claro, entonces, que el dinamismo de esas economías no estuvo directamente asociado con un mejoramiento de la competitividad de la industria nacional.

La inversión extranjera directa se ha incrementado y se han consolidado diversas formas de subcontrata ción. Las modalidades de "maquila" se multiplican y, en general, la industria latinoamericana comienza a integrarse en una red cada vez más extensa y sofisticada, que debilita las fronteras nacionales.

Se ha intensificado la dependencia de América Latina frente a los grandes polos de poder financiero. Durante la década de los ochenta, la dependencia se dió a través de la deuda. Hoy en día, además de la deuda, se han consolidado otros factores de dependencia. Una de las características centrales del actual orden económico es la internacionalización del sistema financiero. La política económica interna pierde autonomía, porque el control de las variables macroeconómicas domésticas escapa a las au toridades nacionales. La inflación, por ejemplo, no está condicionada unicamente por factores internos, sino que también está influenciada por los precios internacionales, el movimiento de las tasas de cambio, el monto de los intereses de la deuda, etc.

Por lo menos en la primera fase del proceso de ajuste, todos los países de América Latina han experimentado una caída de los indicadores de bienestar social. Recientemente se han presentado los casos de Chile y México como ejemplos de políticas de ajuste exitosas. Aunque es cierto que en estos países los indicadores sociales han comenzado a subir, vale la pena hacer dos tipos de reflexión: la primera tiene que ver con los períodos escogidos para comparar los indicadores. En Chile el proceso de ajuste comenzó desde mediados de la década de los setenta y apenas ahora se perfila un mejoramiento de ciertos indicadores sociales. No debe olvidarse tampoco que, cuando se habla de recuperación, se toma como punto de referencia la situación recesiva que vivió la economía chilena durante casi una década. Segundo, antes de proclamar el éxito del modelo neoliberal, valdría la pena enfatizar el alto costo social que tuvo el programa de ajuste. Para evaluar el impacto del modelo habría que contemplar un período suficientemente largo, que permita contrarrestar las etapas recesivas y los períodos de reactivación. Además, como se señaló antes, la recuperación de la economía chilena está ligada al proceso de reprimación de sus exportaciones y no tanto a la bondad d e los planes de ajuste.

3.- Crítica política

Hay que asumir que el poder del mercado es poder económico y poder político. Si éste no se convierte en poder popular, sino oligárquico -como continúa sucediendo-, la raíz de la descomposición social está sembrada: crece sin norma el mercado informal , y se multiplica el recurso a lo que es hoy tan demandado y propiciado por el Primer Mundo, sobre todo en Estados Unidos: el narcotráfico y la venta ilegal de armas.

La estabilidad social, principio puesto como condición y meta del neoliberalismo, es imposible mientras no se asegure la política de redistribución económica. (Léase tener en cuenta los Derechos económicos y sociales) Y esto no se va dando, ante medidas que congelan los salarios y disminuyen los gastos sociales y alimentarios.

Ni bastan los "paquetes compensatorios" cuando sólo son paliativos de las necesidades o propaganda gubernamental. Estas compensaciones reflejan, más bien, que el neoliberalismo tiene la pobreza extrema como consecuencia y posibilidad de fracaso de su modelo.

Resulta frágil una democracia que queda subordinada a los procesos económicos tenidos como prioritarios en todo e impide lo oposición política y la información social completa y veraz.

Por la disociación que se da entre nuestros países entre la democracia y las decisiones económicas -tomadas sólo por cúpulas-, se fomenta la idea de que es "inevitable" el proceso neoliberal. No es inevitable ni inmodificable el neoliberalismo, como tampoco lo es el capitalismo. Como surgieron históricamente, pueden también desaparecer.

Las dinámicas económicas que producen estos efectos perversos tienden a transformarse en ideologías y a absolutizar ciertos conceptos: el mercado, por ejemplo, de un instrumento útil y hasta necesario para elevar y mejorar la oferta y reducir los precios, pasa a ser el medio, el método y el fin que gobierna las relaciones de los seres humanos.

Para lograrlo, se generalizan en el continente las medidas conocidas como neoliberales.

•Ellas ponen el crecimiento económico y no al ser humano como razón de ser de la economía. •Restringen la intervención del Estado hasta despojarlo de responsabilidades por los bienes mínimos que se merece todo ciudadano por ser persona. •Eliminan los programas generales de creación de oportunidades para todos y los sustituyen por apoyos ocasionales a grupos focalizados. •Privatizan empresas con el criterio de que en todos los casos el Estado es mal administrador.

•Abren sin restricciones las fronteras a mercancías, capitales y flujos financieros y dejan sin suficiente protección a los productores más pequeños y débiles. •Hacen silencio sobre el problema de la deuda externa cuyo pago obliga a recortar drásticamente la inversión social.

•Subordinan la complejidad de la hacienda pública al ajuste de las variables macroeconómicas: presupuesto fiscal equilibrado, reducción de la inflación y balanza de pagos estable; como si de allí se siguiera todo bien común y no se generaran nuevos problemas para la población que tienen que ser atendidos simultáneamente. •Insisten en que estos ajustes producirán un crecimiento que, cuando sea voluminoso, elevará los niveles de ingreso y resolverá por rebalse la situación de los desfavorecidos. •Para incentivar la inversión privada, eliminan los obstáculos que podrían imponer las legislaciones que protegen a los obreros. •Liberan a grupos poderosos de impuestos y de las obligaciones con el medio ambiente, y los protegen para acelerar el proceso de industrialización, y así provocan una concentración todavía mayor de la riqueza y el poder económico.

•Ponen la actividad política al servicio de esta política económica, con lo que caen en la paradoja de quitar todas las trabas al libre ejercicio del mercado, y al mismo tiempo controles políticos y sociales, por ejemplo a la libre contratación de mano de obra, para garantizar la hegemonía del mercado libre.

Hay que reconocer que estas medidas de ajuste han tenido también aportes positivos. Cabe señalar la contribución de los mecanismos de mercado para elevar la oferta de bienes de mejor calidad y precios. La reducción de la inflación en todo el continente. El quitar a los gobiernos tareas que no les competen para darles oportunidad de dedicarse, si quieren, al bien común. La conciencia generalizada de austeridad fiscal que utiliza mejor los recursos públicos. Y el avance de las relaciones comerciales entre nuestras naciones.

Pero estos elementos están lejos de compensar los inmensos desequilibrios y perturbaciones que causa el neoliberalismo en términos de concentración de los ingresos, la riqueza y la propiedad de la tierra; multiplicación de masas urbanas sin trabajo o que subsisten en empleos inestables y poco productivos, quiebras de miles de pequeñas y medianas empresas; destrucción y desplazamiento forzado de poblaciones indígenas y campesinas; expansión del narcotráfico basado en sectores rurales cuyos productos tradicionales quedan fuera de competencia; desaparición de la seguridad alimentaria; aumento de la criminalidad provocada no pocas veces por el hambre; desestabilización de las economías nacionales por los flujos libres de la especulación internacional; desajustes en comunidades locales por proyectos de empresas multinacionales que prescinden de los pobladores.

En consecuencia, al lado de un crecimiento económico moderado, aumenta en casi todos nuestros países el malestar social que se expresa en protestas ciudadanas y huelgas. Vuelve a tomar fuerza en algunos lugares la lucha armada (méxico, ecuador o perú), que nada soluciona. Aumenta el rechazo a la orientación económica general que, lejos de mejorar el bien común, profundiza las causas tradicionales del descontento popular la desigualdad, la miseria y la corrupción.

Detrás de la racionalidad económica que suele llamarse neoliberal hay una concepción del ser humano que delimita la grandeza del hombre y la mujer a la capacidad de generar ingresos monetarios. Exacerba el individualismo y la carrera por ganar y poseer, y lleva fácilmente a atentar contra la integridad de la creación. En muchos casos desata la codicia, la corrupción y la violencia. Y, al generalizarse en los grupos sociales, destruye radicalmente la comunidad.

De manera más general, esta concepción considera normal que nazcan y mueran en la miseria millones de hombres y mujeres del continente incapaces de generar ingresos para comprar una calidad de vida más humana. Por eso, los gobiernos y las sociedades no experimentan el escándalo frente al hambre y la incertidumbre de multitudes desesperanzadas y perplejas ante los excesos de los que usan, sin pensar en los demás, los recursos de la sociedad y de la naturaleza.

La evaluación del neoliberalismo debiera enfocarse desde un punto de vista social. La visión tecnocrática se contenta con la aplicación de un recetario que debiera provocar algunos resultados. La visión social, en cambio, atiende a las necesidades de la gente. El saldo positivo del neoliberalismo (principalmente en mexico y chile) se encuentra en las cifras decrecientes de la inflación, la estabilización del tipo de cambio y las felicitaciones de bancos extranjeros y autoridades económicas estadunidenses. El saldo negativo del neoliberalismo se aprecia en cuando menos tres indicadores sociales: la disminución del empleo, el deterioro de los salarios y la pérdida de bienestar social.

La ley que impone el neoliberalismo es la del más fuerte: una especie de darwinismo económico y social. Las víctimas obvias son y serán los más débiles, los pobres. Se olvida que para Darwin la sobrevivencia no está en la fuerza sino en la habilidad de enfrentar y asumir las condiciones de vida. (claro que por si "acaso" el más fuerte también tiene la fuerza para imponer sus condiciones)

En America Latina la mayor parte de los pobres son asalariados, y una proporcion no era pobre -recibia salarios adecuados- antes de la crisis. Las politicas de ajuste estructural redujeron sus salarios reales y los pauperizaron. No se puede reducir la pobreza sin modificar los salarios reales.

El Neoliberalismo impulsado por empresas transnacionales muy fuertes económicamente, constituye un factor de conculcación del derecho al desarrollo, dadas las condiciones desiguales en que se obliga a competir a los paíse menos desarrollados.

El derecho al desarrollo cosntituye uno de los elementos importantes para establecer un nuevo modelo de desarrollo más igualitario y al servicio de las naciones atrasadas para llegar a un punto de relativo equilibrio con el llamado primer mundo.

La globalización de la economía, es solamente la concentración del valor generado por la sociedad mundial en las transnacionales. Es decir la fusión del capital productivo, bancario y financiero

Por los efectos que produce hasta el momento el establecimiento de las políticas Neoliberales, se ve que el gran desafío que enfrenta este sistema es precisamente el gran reto que el capitalismo liberal no pudo resolver: asegurar la justicia, en favor de las personas, comunidades y naciones más pobres.

Es cierto que la inflación ha disminuído y que en cada país la iniciativa privada económicamente más fuerte aplaude las medidas implementadas, es verdad que había que corregir y se va corrigiendo el "paternalismo" del Estado, pero con efectos dichos.

Un juicio sólo ético puede llevar a la impotencia y la frustración, si no tiene en cuenta la situación interna cional y continental que apremia hacia la ruptura de fronteras nacionales y hacia las medidas económicas necesarias.

LOS DERECHOS HUMANOS EL NEOLIBERALISMO Y LA PAZ

En este orden vemos como la preocupación actual de los EEUU y del mismo gobierno tan solo se de ahora y no con la firmeza que debiera tratarse, esto se debe a varias causas:

1. Por cuanto al lado del terrorismo y la violación de los Derechos Humanos que se viven en nuestro país aparece la secuela obligada de toda guerra, las grandes masas de desempleados que están afectando a EUA por las fuertes migraciones que constantemente están recibiendo, no tanto por la prevalencia d una democracia, pues con ella o sin ella desde que pueda dar margen a sus políticas no hay preocupación por parte de EUA

2. Las masas de pobres y personas afectadas por la violencia afectan la política neoliberal de austeridad en el gasto público, por ello en un informe del BID muestran como los problemas sociales de nuestro país provocan perdidas millonarias pues según la misma investigación por este renglón se pierde entre el 1 y 2 por ciento del PIB generado en el país.

3. El estado colombiano se ha trasformado en un exportador de inseguridad e ingobernabilidad que obviamente afecta la aplicación de las políticas neoliberales y que de no lograrse por parte de nuestra fragmentada élite colombiana una actitud diferente frente a la soluciones planteadas al conflicto, y ellos decidan también ceder para poder si bien no solucionar por completo si en parte las causa generadoras de violencia, pues la salida del país frente a la situación actual de aislamiento a la que la relegó el gobierno actual y el marginamiento en que lo ha sumido Washington no le queda ya mucho margen de acción al país y que de no encontrarse una solución pronta se verá sometido a presiones incalculables, intromisiones indebidas y sanciones inimaginables.

4. El BID se preocupa por la violencia doméstica por cuanto ello hace que los países gasten millones de dólares en el campo militar y por supuesto se llegue a una reducción de la productividad, por ello proponen mas participación de las mujeres según ellos para mejorar sus ingresos pero en verdad es por cuanto esta mano de obra sale mas barata.

Por ello la Paz es una mera ilusión en la realidad de un conflicto como el nuestro donde sus profundos y variados generadores tanto a nivel de la coyuntura política como de la estructura del conflicto, y su actores principales no deseen un verdadero cambio.

Una visión no muy ambiciosa del futuro podría pensarse como dice T.H MARSHALL citado por Berlin que primero hay que abordar los derechos civiles para luego abordar los derechos sociales y los económicos, lo cual es una historia gradual y progresiva, hacia el Estado Benefactor.

Al igual de lo que opinaba Berlin y otros pensadores liberales, si bien los movimientos feministas, ecologístas, antirracistas y demás que se promueven en Latinoamérica que luchan contra diversas desigualdades que si bien no son parte de un proyecto total hay que luchar para que se estructure el mismo.

PERSPECTIVAS

Se forman monopolios y oligopolios globales que llevan a beneficios extraordinarios. Su participacion en los mercados mundiales aumenta exhorbitrariamente, incluso cuando el numero de personas con capaci dad adquisitiva disminuye. No ven ningun motivo de este desarrollo, e incluso si los tuvieran no podran hacerlo. Nunca en la historia el capital se ha moderado a si mismo. Solo la resistencia social llega a civili zar el capital. Si no lo logra se abre -como siempre- el camino de la violencia, la destruccion y la guerra.

El modelo esbozado aqui parece tener un caracter cada vez mas universal. Incluso el modelo aleman/sueco de alta productividad y salarios elevados que hasta hace poco se presentaba como una "alternativa" esta fallando.

A corto plazo, el neoliberalismo parece que tenga la situacion bajo control. Asi lo muestran por lo menos algunas crisis financieras: La crisis que sacudio el sistema monetario europeo en tiempos de la primera agenda para llegar a una moneda comun fue claramente ingeniada por los EE.UU. que prefieron que el dolar quedara sin rival. La magnitud sin precendentes del credito otorgado a Mexico, que asi "estabilizo" su crisis financiera, evidencio la posibilidad de "inventar" montos ilimitados de creditos para responder a tales situaciones de emergencia. Parece no haber nadie para desenmarcarar tales trucos. Tuvo que haber motivos politicos para que en este caso "los mercados" se mostraron sorprendentemente estables.

Por otro lado, todo podra colapsar, y de hecho hay tres razones por las que a largo plazo sucederá:

1) Todo se basa en un continuo crecimiento económico (la acumulacion sin limites) lo cual es imposible en un mundo limitado.

2) Da todo el poder a instituciones que se muestran ciegas tanto frente a las necesidades de los sistemas ecologicos como frente a los seres humanos sin poder adquisitivo.

3) De manera sistematica destruye acervos culturales y relaciones sociales para abrir el espacio para una inestable mezcla de productos y relaciones comerciales.

También es necesario redefinir el concepto de desarrollo el cual no puede equiparase al de crecimiento económico como lo hacen los pesadores neoliberales.

Para salir del atraso se requiere de una estrategia clara que parta de una reforma agraria a fondo que se base en el apoyo y promoción por parte del estado. Pero todo ello parte de una política definida frente a los derechos económicos y sociales pues sin ellos toda propuesta que se haga será letra muerta.

Se debe buscar unir cada uno de los diferentes movimientos generadores de protesta a nivel continental. Deben ser canalizados a fin de poder producir un verdadero cambio frente a las políticas neoliberales que permitan colocarle una talanquera al rigor de éstas(por ejemplo, lo que está haciendo el movimiento zapatista en méxico), como quiera que las nuevas formas adoptadas tales como la democracia participativa y la socialdemocracia avancen hacia la construcción de una mejor región.

Indudablemente mientras que nuestras élites no vean que sólo cediendo ellas a dichas propuestas, y a la condición o el status que tenían asumiendo un papel mas fuerte en lo referente a no arrodillarse ante las exigencias del FMI o el BM. Por ello y ya para terminar citamos un verso de Silvio Rodriguez:

¿ Qué el silencio es culpable de la muerte del hombre?

¿ Qué el silencio en nosotros ha colgado inocentes?,

¿Qué el silencio maldito, ha segado algún hombre?,

¿ Cuántas veces al día mereceremos la muerte?.-

Silvio Rodriguez.

BIBLIOGRAFIA

Amnistía Internacional. 1994. Violencia Política en Colombia. mito y realidad, Londres marzo de 1994 via Internet.

Banco Mundial. 1992. Propecto de Economía Golbal. Washinton D.C.

Banco Mundial. 1993. Informe sobre dasarrollo mundial. Washinton D.C.

Banco Interamericano de Desarrollo. 1991. La Seguridad Social en America Latina . Octubre 1991. Washinton D.C.

Botero Libardo. 1992. "Apertura Económica y Reforma Laboral " Neoliberalismo y subdesarrrolllo, Bogotá, el Ancora Editores.

Cardoso, Oscar Raúl.1995. "Protesta en Argentiana, la punta de Iceberg", El Tiempo, julio 30 de 1995.p.11A.

Cardoso, Fernando Henrique y Enzo Faleto. 19969. Dependencias y Desarrollo en América Latina, México: Siglo XXI Editores.

Prestas, James. 1995 Liberalización Económica en América Latina: "Estrategia global de los E.U.A., Deslinde No.17. agosto de 1995.

Presidencia de la República 1994. El Salto Social . Bases para el Plan Nacional de desarrollo Económico y Social 1994,1998, Snatafé de Bogotá.

KUMITSZKY, Hortsten EL NEOLIBERALISMO, ¿Una nueva Religiòn ? Conferencia dictada en Caracas 26 de Febrero de 1997. vía Internet

RAMONET,I. "El pensamiento único y los nuevos amos del mundo", en Chomsky. N. Y Ramonet,I. Cómo nos venden la moto (Barcelona, Icaria, 1995).

Documento DESAFIO A LA JUSTICIA del seminario César Jerez, realizado en ZIPAQUIRA (Colombia) 5 - 11 julio 1992 vía Internet

SMITH,A., La riqueza de las naciones (cap. II), Méjico, FCE, p.17.

MULLER, Luis Díaz : AMERICA LATINA, DDHH Y RELACIONES INTERNACIONALES México. FCE. 1986

ROCA José M. : CRITICA AL NEOLIBERALISMO Iniciativa Socialista, nº42, diciembre 1996 Rev.

AGUDELO Avilla, Hernando : LA VUELTA DEL PENDULO. Artículo publicado en Lecturas Dominicales de el diario EL TIEMPO 5 de Octubre de 1997

Declaración Universal de los DDHH ONU. 1948

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en su publicación, DESARROLLO HUMANO: Informe 1992.

 

 

Autor:

Arturo cruz p.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda