Historia Argentina

Enviado por landau

Introducción

El año 1880 es un año clave en el proceso histórico argentino, se consolida la organización del Estado con la designación de Buenos Aires como capital de la República y con el general Roca como presidente (1880-1886); sin embargo, el proceso organizativo ya había comenzado años atrás. En 1853 se sancionó la constitución cuyo artículo 25 decía: "El Gobierno Federal fomentará la inmigración europea; y no podrá restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias e introducir y enseñar las ciencias y las artes".

Previo a esta década tres personalidades disímiles se sucedieron en el ejercicio de la presidencia : Mitre de 1862 a 1868, Sarmiento de 1868 a 1874 y Avellaneda de 1874 a 1880. Lo más visible de sus obras fue el afianzamiento del orden institucional de la república unificada y el cambio total de la estructura social y económica de la nación.

Proceso inmigratorio

El paso audaz en la promoción del cambio económico-social fue la apertura del país a la inmigración. La República comenzó a atraer inmigrantes a los que se les ofrecían facilidades para su incorporación al país, pero sin garantizarles la posesión de las tierras; así lo estableció la ley de colonización de 1876, que reflejaba la situación del Estado frente a la tierra pública, entregada sistemáticamente a los grandes poseedores.

Algunas causas de la inmigración:

  • La necesidad de Argentina de integrarse al Mercado Europeo.
  • La situación inversa con respecto a las necesidades Argentinas y Europeas. Argentina necesitaba mano de obra, como consecuencia del proyecto de expansión del sector agropecuario; y Europa liberaba mano de obra, como consecuencia de la tecnificacion del agro y la Segunda Revolución Industrial.
  • Se contaba con una zona muy apta para la explotación agropecuaria: La Pampa Húmeda, cuya explotación requería mano de obra y capitales, escasos en nuestro país.
  • La política de la generación de los '80 de transformar el país a la imagen Norteamericana, por la política industrial del anglosajón, y Europea, por sus ciudades modernas y bien estructuradas.

Los inmigrantes tenían escasas posibilidades de transformarse en propietarios y se ofrecieron como mano de obra, en algunos casos yendo y viniendo a su país de origen (trabajadores golondrina). El saldo inmigratorio fue de 76.000 inmigrantes en la década del 60 al 70 y de 85.000 en la década del 70 al 80. Sin embargo la distribución tuvo una tendencia definida y la corriente inmigratoria se fijo preferentemente en la zona del litoral y en las grandes ciudades. Solo pequeños grupos se trasladaron al centro y al oeste del país.

Así comenzó a acentuarse intensamente la diferenciación entre el interior del país y la zona del litoral, antes contrapuestas por sus recursos económicos y ahora por diferencias demográficas y sociales. Para tener una idea aproximada de lo que se entiende por este "enorme flujo de inmigrantes" , tenemos que entre 18861y 1870 el país recibió 160.000 inmigrantes mientras que entre 1881 y 1890 la cantidad de inmigrantes fue de 841.000 .

Esta inmigración fue predominantemente de origen latino: español e italiano. La agrupación de las colectividades insinuaba la formación de grupos marginales, ajenos a los intereses tradicionales del país y orientados exclusivamente hacia la solución de los problemas individuales.

La construcción del ferrocarril creó una importantes fuente de trabajo para los inmigrantes y desencadenó un cambio radical en la economía del país. Buenos Aires fue la principal beneficiaria del nuevo desarrollo económico. La ciudad se europeizó en sus gustos y en sus modas.

Buenos aires : cosmopolita en su población , renovadora su arquitectura, cultas sus minorías y activo su puerto, la capital ponía de manifiesto todos los rasgos del cambio que operaba en el país.

A medida que se constituía ese impreciso sector de inmigrantes e hijos de inmigrantes , la clase dirigente criolla comenzó a considerarse como una aristocracia, a hablar de su estirpe y a acrecentar los privilegios que la prosperidad le otorgaba sin mucho esfuerzo. Despreció al humilde inmigrante que venía de los países pobres de Europa, precisamente cuando se sometía sin vacilaciones a la influencia de los países europeos más ricos.

La lectura social es tan importante como otras claves de la época , porque la sociedad argentina, a través de la inmigración, se configura de otra manera, debido al flujo impresionante y casi incomparable de extranjeros que llegan y, en su mayoría, se quedan.

Principales grupos étnicos:

Italianos:

Estos conformaron el grupo más numeroso. Por su número, sus industrias, sus comercios, sus capitales y sus profesionales; ocupaban un lugar prominente en la vida económica y social de la ciudad de Buenos Aires. También era muy importante este grupo en Santa Fe y Rosario. Hasta 1894 vinieron fundamentalmente del norte de Italia y luego en su mayoría del sur.

Españoles:

Siguen en importancia a los italianos, este grupo llega más tardíamente pero es muy numeroso. Los españoles tienen ingresos superiores a los italianos. Vinieron fundamentalmente de Galicia, Asturias, El País Vasco, Cataluña y Castilla.

Ingleses, franceses, alemanes o suizos:

Numéricamente, la más débil, pero desempeñó un importante papel económico. Tuvieron generalmente calificación profesional, cierto grado de instrucción, y medios capitales que invirtieron en el campo y la industria.

Rusos, sirios, libaneses y armenios:

Se distinguen de los otros grupos por su ingreso tardío y por las diferencias de lenguas (árabe, ruso) y de religión (judía, musulmana, ortodoxa) y sus costumbres

Consecuencias de la inmigración europea

El aporte inmigratorio tuvo algunas consecuencias directas e indirectas en la

conformación de la Argentina actual. Algunas de las más importantes y visibles son:

  • La inmigración europea contribuyó a un aumento de la raza blanca argentina.
  • Contribuyeron al proceso de rápida urbanización de la población, y aportaron mano de obra para el desarrollo industrial.
  • Los extranjeros, sin proponérselo, produjeron cambios en el lenguaje y las costumbres de los argentinos.
  • La inmigración ayudó al crecimiento en gran escala de la población.
  • La propagación del socialismo y el anarquismo, por los inmigrantes llegados con formaciones políticas, y la creación de sindicatos.
  • Lo anterior llevó a una política anti-inmigratoria generando leyes represivas como la "Ley de residencia" de 1902 y la "Ley de defensa social" de 1910.
  • La sobre población de las zonas urbanas llevó a la desocupación con sus posteriores huelgas.
  • La creación de "conventillos", que eran grandes mansiones coloniales en ruinas, en las cuales se amontonaban los que no tenían dónde vivir.

La inmigración cambió profundamente la historia argentina, puesto que por la organización que tenían los dirigentes y latifundistas no tuvieron ningún problema social grave, vivían en un "paraíso"; pero de repente, con la llegada de los inmigrantes, para realizar un plan de explotación de ellos en el campo, las cosas no salieron como lo esperaban, y los inmigrantes se adueñaron de las zonas urbanas como Buenos Aires, y se produjo desocupación, que con las formaciones políticas que éstos inmigrantes tenían (socialistas y anarquistas), crearon sindicatos, boletines del trabajador, entorpeciendo la "vida fácil" de los latifundistas, los cuales, ante éstos problemas crean leyes de represión.

Tampoco se cumplió el objetivo de que inmigraran anglosajones a nuestro país, sino que vinieron en mayor medida españoles e italianos, de pocos recursos económicos y que eran toscos para los trabajos.

De todas maneras, estos inmigrantes contribuyeron al progreso del país y a llegar a ser "El país europeo de Latinoamérica". Con la inmigración se da por finalizada la llamada "Era criolla" argentina para ingresar en la Argentina moderna.

Con relación a los recién llegados, la dificultad para acceder a la propiedad constituye un de las características distintivas del proceso inmigratorio argentino. La distribución de la población y su composición social se originan en gran medida en ese aspecto de la estructura productiva. El grupo tradicional de grandes propietarios y sus representantes en el poder no concebían a la inmigración más que como una fuente de mano de obra barata, a pesar de su admiración por el modelo norteamericano. La clase dominante de grandes estancieros no favorecía al pequeño agricultor independiente por que necesitaba mano de obra barata de gran movilidad para construir la infraestructura económica, aprovechar transitoriamente las tierras, realizar tareas agrícolas estacionales y lograr un buen funcionamiento que su tren de vida requería.

Por eso, la "frontera" que al sur de La Pampa , separaba hasta 1880 los territorios explotados de las zonas amenazadas por los indios, no era un frente pionero abierto como en América del Norte. Cuando esa frontera fue suprimida por la "campaña del desierto", las nuevas tierras incorporadas al patrimonio nacional no se destinaron a la colonización, fueron vendidas, en parte por adelantado, para cubrir los gastos de la expedición del general Roca.

Por otro lado, la permanencia de una inflación continua a partir de 1880, que provocó la transferencia de ingresos de los trabajadores y de todos los sectores de la actividad nacional a los intereses agropecuarios exportadores, reforzó el poder económico de estos y alejó todavía más a los recién llegados de la posibilidad de adquirir tierras.

Es evidente que esa movilidad deseada por el grupo que detentaba el poder económico constituyó un factor desfavorable para el proceso de formación de una sociedad nacional integrada y coherente. Los grandes propietarios no estimaban necesario compartir la riqueza agropecuaria, origen del prestigio social y motor de la economía con los recién llegados, así como nunca mostraron interés en incorporarlos definitivamente a la sociedad política Argentina.

En un país de inmigración , la división en clases estables, con limites culturales marcados, se efectúa poco a poco y el ascenso de los recién llegados es todavía relativamente fácil

La aspiración fundamental de los inmigrantes es de mejorar su condición, que es la razón misma de su partida de Europa.

Si bien, es prematuro hablar de clases sociales en Argentina de la primera mitad del siglo XIX, la existencia de grupos sociales no es discutible. En líneas generales pueden percibirse tres conjuntos de grupos estratificados: el grupo dominante es el eje de la sociedad Argentina, las alienaciones sociales se ordenan en función de sus normas y valores. Estos tres grupos eran: la "gente distinguida" en la cúspide, el "populacho" indistinto, la chusma" debajo de todo, y entre los dos una población entremezclada, bulliciosa, deseosa de confundirse a veces con los "olímpicos" que a veces se califica peyorativamente como "medio pelo".

Está de más decir que la base del poder social de ésta capa superior es la propiedad de la tierra. Es verdad que en los orígenes de las grandes "familias tradicionales" se encuentra frecuentemente al comercio y a las finanzas, pero la posesión de tierra pone los verdaderos cimiento del prestigio oligárquico.

Sea como fuere , la oligarquía tenía su centro geográfico: su círculo interno estaba formado por los más grandes granaderos de la provincia de Buenos Aires. Esos estancieros pertenecían a la famosa Sociedad Rural Argentina, que formaba con el Jockey Club y con el Club del Progreso los tres bastiones tradicionales de loa oligarquía triunfante.

Generación del 80

Muchas veces se ha dicho que 1880 representa " el fin de la Argentina épica y el comienzo de la Argentina moderna" , sin embargo la frase es válida sólo en un determinado sentido: las guerras y los levantamientos de caudillos fueron dejadas atrás y es cierto que nacieron los partidos políticos y los debates parlamentarios, pero también nacieron nuevos problemas y enfrentamientos , especialmente con la inmigración

Los hombres que vivieron alrededor del eje cronológico del año 1880 se los llamó generación del ’80. Esta generación se caracterizó por un grupo de hombres que en la política, la enseñanza y la literatura dieron un nuevo signo a su tiempo: práctico, ejecutivo y programático, con tinte europeo pero a la vez con sello nacional.

En 1880 año importante para la historia Argentina: generación del 80 estaba constituida por un conjunto de intelectuales y dirigentes, una elite que culmino la obra denominada "organización nacional"

Por otro lado, es preciso destacar que la Argentina no nació con la inmigración. Los recién llegados descubrieron un país que poseía una cultura, una organización política, antiguas estructuras sociales u sobre todo un grupo dirigente emprendedor que apelaba a la inmigración para servir a sus propios intereses. La yuxtaposición de rasgos culturales criollos y extranjeros constituyó la principal característica de esta "sociedad en transición".

Esta dificultad básica para la adquisición de tierras y la integración en el ámbito productivo del país se extendió a los demás campos: el político, cultural y social. Mientras algunos aplaudieron la llegada de los inmigrantes otros más conservadores la rechazaron completamente. La sociedad argentina pronto quedó dividida en dos: los patricios por un lado y los inmigrantes por el otro.

En este marco, lo interesante será rastrear estos antecedentes y descubrir el pensamiento de una época tan importante y develar la visión acerca de los inmigrantes que tenía un sector de la generación del ’80.

La ubicación de la Argentina en el mundo estaba condicionada, pues, tanto por su situación americana como por sus relaciones con la Europa dominante. En ese clima internacional y regional habría de actuar una generación decisiva , polémica y eficaz según los temas y los aspectos que se consideren. La generación del ’80 fue, en ese sentido, el nombre de una encrucijada, reconocida como tal por cierta historiografía y como punto de partida de una envidiable aventura política, social y cultural según otras perspectivas.

La consolidación de un régimen político se había convertido en una necesidad nacional a causa de una Argentina herida por las luchas civiles.

Las diferencias existentes entre Mitre y Roca como cabezas de las facciones rivales, en lo que se refiere al papel central de cada uno, a las expectativas que rodearon su liderazgo y al modo como se practicó la sucesión de sus respectivas gestiones presidenciales, obligatoria por la astucia práctica con que Alberdi dotó el texto constitucional prohibiendo la reelección inmediata del presidente. Bartolomé Mitre encarnó más que ninguno de los dirigentes del partido porteño – bonaerense formado por ex - emigrados y ex - rosistas, las ansias de restauración de su propia hegemonía sobre el resto de las provincias.

Descarado desconocimiento de la convención constituyente de 1853 y la secesión de la de la provincia de Bs. As del resto de la confederación, lo que le permitió conservar como en la era de Rosas, las rentas de la aduana nacional y con este y otros recursos mayores de su riqueza, sobornar jefes enemigos para obtener la supremacía militar.

La culminación de ese proceso fue el triunfo político de lograr el fin de las luchas civiles bajo una configuración de la hegemonía porteña bonaerense.

Entre Ríos como provincia relativamente autónoma y el interior sometido por Buenos Aires en razón de su mayor riqueza para contratar camarillas y organizar ejércitos dotados de armamento que le permitía derrotar a sus enemigos para luego exterminarlos mediante métodos genocidas.

El ciclo inmediatamente precedente por la revolución mitrista de 1874, se cerrará con una rebelión bonaerense que, derrotada por el gobierno nacional de Avellaneda, despejará el último obstáculo para una consecuencia decisiva : la federalización de Buenos Aires. El título de la última obra de Juan B. Alberdi será, precisamente, "La República Argentina consolidada en 1880 con la ciudad de Buenos Aires por Capital", donde el intelectual intentará la explicación de acontecimientos y de lógicas interiores que como político no logró traducir en actos concurrentes.

En 1880 varios hechos se imponen: una lucha cruenta en el conflicto de dominación "revivió" entre Buenos Aires y el interior, que había invadido con políticos notables la presidencia de Avellaneda; la federalización de Buenos Aires como capital de la república y la consagración previsible de Julio A. Roca como sucesor presidencial.

Era un régimen político que identificamos como el resultado de la "alianza de los notables" y que se traduce en una república aristocrática / orden conservador, lograrán consolidar "un sistema de poder". Los hombres de la generación del 80 dieron esas respuestas, no extrañas a la óptica normativa de la constitución nacional: la república aristocrática era una forma política en funcionamiento. El régimen, esta expresión no se refería de manera casi escéptica al sistema de poder reglado por la Constitución y distribuido según las normas de una democracia liberal y republicana, sino que evocaba la república verdadera, vista desde la oposición reformista o revolucionaria; un orden que reservaba a unos pocos el privilegio de la competencia por el poder, aunque reconociese a muchos la posibilidad del progreso y del acenso social.

Natalio Botana identifica en El orden conservador : la integridad territorial , la identidad nacional y la organización de un régimen político. Se darían nítidos los rasgos propios de una oligarquía funcional y capaz de controlar la rotación del poder: presidentes, ministros, gobernadores y senadores operarían con las reglas del juego de la "alianza de los notables", para quienes el club era sede para la relación política y ámbito para el reclutamiento dirigente.

El presidente Roca era un caudillo pragmático, político hábil, conservador inteligente y conocedor zagas de las debilidades ajenas. La gente se acostumbró a llamarlo el zorro, pero en el inventario de los adjetivos de la política argentina, habría de ser zorro y león a un tiempo como quería Maquiavelo. El partido Autonomista Nacional el (P.A.N.) le sirvió como plataforma y canal de comunicación política. "La liga de gobernadores", alianza táctica de las oligarquías provinciales que sirvió como despegue político primero y a la victoria de Roca después, fue parte integrante de la estructura del poder. El ejército de línea que Roca conocía bien y en el que había ganado justo prestigio, sería otra de las bases del sistema

Bajo la presidencia de Domingo F. Sarmiento y Nicolás Avellaneda

  1. Un cierto impulso de planes de colonización agraria.
  2. Una mayor atención a la salud pública y a la educación.
  3. La federalización de la ciudad de Bs. As.
  4. La aprobación de una legislación arancelaria proteccionista impulsada por el grupo parlamentario liderado por Vicente Fidel López.
  5. La creación del partido Republicano, primera agrupación política que plantea como eje el cumplimiento verdadero de la constitución y la superación de las prácticas electorales viciadas eternamente por la violencia y el fraude.
  6. La promoción de un debate político más serio sobre los problemas nacionales y democráticos.

Sin embargo este conjunto de avances políticos quedó trunco y dejó saldos débiles como para promover la transformación del Estado faccioso.

El liderazgo de Roca para llegar a la presidencia de asentó principalmente en el reparto arbitrario, faccioso y latifundista de las tierras que su exitosa expedición arrebató a los Mapuches. Así se abrió pasa al unicato.

Durante el gobierno de Juárez Celman se decidió el predominio del capital extranjero en la economía y en la política Argentina. Su política global de privatizaciones fue acompañada por una aguda corrupción. Al unicato de Juárez Celman no le faltaron críticos: Sarmiento, Alem y Aristóbulo del Valle denunciando la enajenación del patrimonio nacional , los negociados, la burla de la voluntad popular mediante el fraude y la violencia.

A medida que la crisis fue avanzando, la agitación política creció, especialmente dentro de la juventud de las capas medias.

La juventud porteña se reunía con dirigentes mayores, como Vicente Fidel López, Aristóbulo del Valle, Leandro N. Alem y Pedro Goyena. Se lanza la idea de formar una unión juvenil que demostrara la mayoría opositora entre los jóvenes de los sectores ilustrados de la clase alta, principalmente universitarios.

El cambio cualitativo que se fue gestando bajo el gobierno de Juárez Celman, surgimiento de un movimiento político democrático, que aunque fracasa e el intento de tomar el poder , perdura y de ese modo condolida la transformación de poder como expresión del Estado conservador acuerdista.

El control de gobierno nacional no era solamente la clave del acceso a las rentas públicas como fuente de las fortunas privadas, sino de la tierra pública, cuyo reparto fraudulento y signado por el favoritismo fue la fuente principal de la consolidación de las primeras fortunas familiares, burguesía terrateniente, comercial y financiera, ubicada así en la cúspide de la pirámide social de la Argentina dependiente.

El denominado unicato, es decir el definido predominio personalista del presidente de la República como distribuidor de los favores personales que constituían la médula del estado faccioso, fue la última fase de dicho estado asentado bajo la primera presidencia de J. A. Roca y llevada a su máximo esplendor bajo la de su sucesor, el Dr. Juárez Celman.

En ausencia de un sistema de reglas objetivas y respetadas "para dar a cada uno lo suyo", a cargo de diversos funcionarios de la administración o bien de los jueces en caso de controversias, la legitimación del reparto de la riqueza requiere de la concentración de las decisiones en un único vértice puntual de estado.

En unicato de J. Celman fue el esplendor de lo facciosos (fortunas personales, dictador de gigantescas privatizaciones sin justificación racional, algo que como en el caso del exitoso Ferrocarril de Oeste, beneficiaba sólo al capital británico).

Puede adjudicarse la inmanejabilidad del proceso social por parte del estado faccioso a los aspectos cualitativos que fue generando esa evolución la formación de una burguesía agraria ya relativamente estable, cuya situación comenzó a depender de la evolución económica global que del favor público, la diferenciación dentro de esa burguesía entre grandes terratenientes y productores mediano y pequeños, la presencia de sectores medios y urbanos, con mucho mayor peso que los propietarios rurales, pero cuyo papel en la formación de la opinión pública no podía ser desperdiciado, los efectos disolutivos sobre el conjunto del aparato productivo.

La acción de esos dirigentes tuvo por obra llevar al país a la crisis de 1890 , precedida por el unicato fraudulento y represivo del Dr. Juárez Celman, quien accedió a la presidencia por ser concuñado del presidente saliente Julio A. Roca y designado sucesor por este para que asegurara y ampliara los favores y beneficios obtenidos por la trenza oligárquica a la que ambos pertenecían a expensas de las tierras y el dinero público.

A partir de la segunda mitad del siglo pasado Argentina estaba en la etapa de organización y consolidación como estado, y su clase dirigente decidió que había que insertarse en el mercado europeo, cuyas necesidades eran esencialmente que se los proveyera de materias primas, como la lana, carne, cereales, etc. Para llevar a cabo éste objetivo era indispensable cambiar la estructura económica Argentina, y nada mejor para ello que tomar como ejemplo a Estados Unidos.

Economía y sociedad contenía factores de movilidad tan fuertes que la constelación de poderes de la Argentina del 80 al Centenario fue reconociendo la aparición de estrellas nuevas , todavía menores al lado de las más arraigadas de la república aristocrática. No había poder sindical, en el sentido de lo que se verá surgir décadas después, y el poder económico era un actor menos complejo que hoy. Antes del 80 había aparentemente pocas, pero con la década tomaron fuerza las ideas socialistas y anarquistas que llegaron con la inmigración y no sólo por la vía de los intelectuales; los obreros panaderos ganaron una huelga relevante en 1888. La serie de huelgas laborales fue casi ininterrumpidas hasta el 90 estimuladas no sólo por los dirigentes sino por la situación económica y política. Si hubo factores que enervaron las luchas, el principal fue la división interna en el anarquismo obrero y enseguida la oposición de los círculos socialistas afines al pensamiento de Marx.

Giro del 90

La revolución de 1890 generó dos efectos permanentes de importancia: 1) dio origen al primer partido político, de la historia argentina, la Unión Cívica Radical 2) Forzó al estado faccioso a transformarse en un estado conservador acuerdista.

El alzamiento cívico - militar de 1890 fue el primero de la sociedad argentina posterior a Caseros que tuvo un objetivo cabalmente político, a saber, superar el régimen faccioso, fraudulenta y corrompido, dando cause a un cumplimiento efectivo de las normas de la constitución, un control de las rentas y el reparto de las tierras públicas y un sistemas electoral con reglas de juego objetivas y respetadas.

Si bien el alzamiento fue derrotado y por ellos no logró tales finalidades, de todos modos dio fin a la etapa de estado meramente faccioso, obligándolo a convertirse a un estado conservador fundado en el acuerdo de las facciones preexistentes.

Alrededor de 1890 se produjo otro giro histórico de tanta importancia como el paso del estado faccioso al estado Conservador acuerdista; es el paso en el plano productivo y económico del ciclo de la lana al predominio de las carnes refrigeradas (principalmente vacunas) y los cereales, dentro de la estructura agro - exportadora .

Un tercer elemento de la evolución histórica es el desarrollo de una mayor complejidad social que se manifiesta cuantitativamente en el aumento de la población y cualitativamente de muy diversas maneras.

El denso entramado social y las nuevas tensiones surgidas del triunfo de las trenzas facciosas sobres sus enemigos, planteo la necesidad del establecimiento efectivo de reglas objetivas.

Aspectos económicos

La Argentina entre 1880 y las vísperas de la guerra del 14 comparada consigo misma o con el resto del mundo exhibe índices de crecimiento económico impresionantes. La Argentina económica se orientó hacia las exportaciones.

En un país donde predomina una estructura agro - exportadora (modelo agro - exportador 1850-1930), se sobre entiende que ello implica un escaso desarrollo de las actividades industriales. Todos estos desarrollos agro - exportadores tienen por causa esencial el acelerado desarrollo industrial moderno que comenzó en Gran Bretaña.

La revolución industrial produce tanto un brusco crecimiento de la población como un no menos espectacular desarrollo de actividades que requieren enormes masas de materias primas, produciendo una creciente demanda que es la que induce el desarrollo de actividades agro - exportadoras en muchas zonas del mundo.

Aspectos de la estructuración interna de sociedades agro - exportadoras:

  1. Ocupación de nuevas áreas geográficas para el desarrollo de actividades agro - exportadoras. Se recurrió también a una verdadera importación de mano de obra, mediante un masivo proceso inmigratorio proveniente principalmente de España e Italia.
  2. Unificación del mercado interno que se realizó mediante el ferrocarril y con un trazado estructural apropiado a la función agro - exportadora dentro del mundo, es decir destinado a sacar hacia los puertos las materias primas de producción local e introducir en el mercado interno las manufacturas provenientes de los centros industriales capitalistas. En el caso argentino: el claro predominio del puerto de Bs. As dio al trazado del ferrocarril la forma de un abanico con vértice en dicho puerto.
  3. El tráfico de ida y vuelta por vía marítima se hizo mediante la moderna navegación a motor ( inicialmente vapores) y cuando la naturaleza misma de la materia prima de agro - exportación lo requirió, se recurrió a decisivas innovaciones tecnológicas por ej. La refrigeración de las carnes.

El período de la economía agro - exportadora (1850-1930) tuvo dos etapas que se han denominado "el ciclo de la lana y el ciclo de la carne y los cereales" . E l período que corresponde a la década del 80’ concuerda con la etapa del ciclo de las carnes y los cereales.

EL ganado vacuno, que había sido desplazado desde la pampa húmeda a las tierras marginales, durante la segunda etapa vuelve a las tierras ricas, desplazando a las ovejas hacia la Patagonia, Corrientes, Catamarca, etc. Las características del ganado vacuno en la segunda etapa del período, no se trataba como antes, de los viejos vacunos criollos, ahora era animales mestizados, las razas británicas cómo: Shorthon, Hereford, etc.

La pampa húmeda estaba distribuida entre la agricultura (especialmente cereales, trigo y maíz) y ganado vacuna. La agricultura dio un nuevo impulso a la demanda de mano de obra (agricultura, ganadería, ferrocarriles, frigoríficos en materia de carne, silos y molinos en materia de cereales) y con ello el aumento de la población.

Es imposible explicarse la historia política Argentina sin referencia a este marco económico. La exportación de lanas introdujo a la producción Argentina dentro de los abatares del mercado mundial capitalista.

En el siglo XIX éste estaba sometido a crisis periódicas de expansión y contracción, ocurriendo en esta fase que caían los volúmenes y los precios de las materias primas.

Hacia la mitad del ciclo de la lana, un sector de los productores argentinos cuya expresión política más relevante fue el grupo parlamentario liderado por Vicente Fidel López, planteó por primera vez una postura económica nacionalista y proteccionista, destinada a la promoción de una industria textil argentina que actuara como reaseguro de la producción lanera ante los avatares del mercado mundial y los proteccionismos foraños.

A partir de 1880 se inicia una etapa de expansión económica en la Argentina, que se prolonga hasta la 1ra. Guerra Mundial, con excepción de la crisis de 1885 - 1890. La expansión se debió fundamentalmente al desarrollo económico ganadero, ya que Argentina era proveedora esencial de materias primas para Europa, particularmente de Gran Bretaña, quién invertía en nuestro país capitales, como por ejemplo, en 1880 la inversión fue de 25 millones de libras esterlinas, y en 1885 de 45 millones. Estos capitales se utilizaron para pagar deudas contraídas con empréstitos anteriores, la extensión de vías ferroviarias y la creación de bancos.

El ferrocarril y la mano de obra de la inmigración aumentaron la superficie cultivada en Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba y Buenos Aires. Así aumentó la producción y posterior exportación de trigo, maíz y lino.

Al fundarse en 1890, un momento de inflexión entre el ciclo de la lana y el de la carne / cereales bien puede decirse que la U.C.R. nace sintetizando experiencias.

Pero también la situación económica social generó problemas y conflictos. En los últimos años del siglo XIX la prohibición británica de importar ganado en pie de la Argentina produjo una enorme transferencia de ingresos de los ganaderos hacia el grupo frigorífico británico. El acrecimiento de la mano de obra de origen inmigratorio había sido acompañado de un importante desarrollo sindical, que desplegaba lucha por las reivindicaciones obreras, lo que obligaba al régimen a oscilar entre una creciente represión o estudiar posibles concesiones .

La transformación demográfica del país respondía a los intensos cambios producidos desde que comenzaron a refinarse los ganados vacunos y ovinos y a extenderse las áreas de cultivo de cereales. En 1883 se instalaron los primeros frigoríficos argentinos, que al cabo de poco tiempo fueron sobrepasados por los que se crearon con capitales británicos y norteamericanos para servir a la demanda del mercado inglés. Quedaron en su poder los dos grande sistemas industriales de carácter moderno que se habían organizado hasta entonces: los ferrocarriles y los frigoríficos , pero al mismo tiempo surgieron entre 1880 y 1890 , especialmente en Buenos Aires, otras industria menores, especialmente en el campo de las artes gráficas, de la alimentación , de la construcción y del vestido.

A partir de esto se comienzan a advertir las consecuencias de los cambios provocados por la política económica- social que habían adoptado las minorías dirigentes. El naciente proletariado industrial comenzaba a exigir mejoras y manifestaba su actitud a trabes de las huelgas. Eran generalmente obreros extranjeros quienes la desencadenaban, y la política comenzó variar el contenido gracias a las ideas y al lenguaje que introdujeron esos inmigrantes urbanos que habían adquirido en sus países de origen.

Prensa y Literatura

La sociedad no había cambiado solo en sus características y composición: la atmósfera general estaba cargada de conflictos que se multiplicaron mientras dentro del anarquismo avanzaba la idea de la huelga general procedida por actos de violencia, boicot y acciones directas. Las huelgas obreras constituían un hecho regular que movilizaba muchos trabajadores. El territorio nacional era cruzado por esas movilizaciones en las ramas y servicios más diferentes, aunque Buenos Aires y los suburbios fueron el epicentro. Ese fue el clima de la llamada " ley de residencia" que permitía al poder ejecutivo " ordenar la salida de todo extranjero cuya conducta comprometa la seguridad nacional o perturbe el orden público". En tres años, pues, el estado de la opinión pública y el ánimo de los protagonistas políticos había cambiado de tal modo que un proyecto análogo de Cané rechazado por innecesario o excesivo en 1899 sería retomado y convertido en ley, en 24 horas, el 22 de noviembre de 1902.

En una Argentina que crece y se moderniza, el impacto demográfico de la inmigración y los primeros resultados de la política de alfabetización impulsada por el liberalismo dan origen a un público con apetitos y necesidades hasta entonces desconocidos.

Comienzan a coexistir, un público con tradición literaria (especialmente francesa) que se nutre con los surtidos catálogos de las grandes librerías porteñas de Joly, Espiasse, Jacobsen, Brédhal, Moen y Lajouanne, y un nuevo público que devoraba los folletines de La Patria Argentina y más tarde los "novelones " de centavos y los cuadernillos gauchescos que editan Tomassi, Rolleri, Matea, etc.

Desde los albores de 1880 asistimos al nacimiento de una novelística que paga tributo al naturalismo en boga, pero que al mismo tiempo trata de explorar sus propios caminos.

Así también, la imprenta rioplatense se perfecciona e incorpora la tecnología industrial más avanzada, aunque muchos autores y editores, por razones de costo o de prestigio , recurren todavía a las prensas de Viena, París, Leipzig, Barcelona y Madrid. Jacobo Peuser, por ejemplo, se inicia como editor en 1881 con la importante " Descripción amena de la República Argentina" de Estanislao Cevallos, y en sus talleres se realizaron las primeras fototipias y fotocromías del país, y se compone el primer libro en linotipo (1898).

En el terreno periodístico aparecen La Prensa, La Nación, La Libertad, El Porteño, El Siglo, La Tribuna Nacional, La Ilustración Argentina, El Diario (de Manuel Lainez), Sud América, Don Quijote, El Censor, etc. Las revistas literarias, los magazines aparecidos a partir de 1890 señalarán, por su parte las líneas de desarrollo de este proceso cultural y los sucesivos ajustes que imponen las nuevas capas de lectores reclutados en la clase media urbana.

En los últimos años del siglo prevalece aún la "edición de autor", que constituye una aventura económica que pocos se atreven a intentar, según Ruben Darío "publicar un libro era una obra magna, posible sólo a un Anchorena, un Alvear o un Santamarina; algo como comprar un automóvil ahora, o un caballo de carrera".

La mayoría de los escritores, utilizó más frecuentemente las vías del periodismo y el magazine, y de manera más adverticia la edición, emprendida con los sacrificios y postergaciones del caso.

De todos modos en el ambiente de la Argentina finisecular la imagen del escritor ya está prácticamente configurada.

Roberto J. Payró es un buen ejemplo del nuevo tipo de escritor "profesional" que adviene a fines del siglo XIX . Payró se consagraría de manera exclusiva a la doble profesión de escritor y periodista. Desde el punto de vista ideológico, Payró no se aparta de las grandes líneas de la crítica social del siglo XIX, aunque también aflore una sublimación de la idea de arte "desinteresado’ y de la categoría de "trascendente" de artista, que se contrapone a los nuevos valores del mundo mercantil e industrializado y es heredera directa de la vieja teoría del l’art pour l’art.

La generación de 1880, traza teórica y metódica de una literatura con señales propias, acentúa la coloración europeizante y la primacía cultural de Buenos Aires por antonomasia. Todavía no son significativas las letras de provincia. La poesía es lírica e imprecatoria: Leopoldo Díaz y Almafuerte; el ensayo es un género reciente: José Manuel Estrada, Pedro Goyena y Joaquín V. Gonzáles; la narrativa pendula entre lo social y el costumbrismo: Miguel Cané, Eugenio Cambaceres, Julián Martel, Francisco Sicardi y Carlos María Ocantos.

Hacia final de siglo, de la mano y la letra de Rubén Darío, surge el modernismo. Preciosismo y simbolismo resumen la nueva estética, la que dará la voz más alta de la poesía argentina contemporánea: Leopoldo Lugones, a quien se debe, asimismo, el primer cuento de ciencia ficción en nuestra literatura. Lugones es el paradigma que censura en dos campos la literatura argentina. La voz de Lugones, entonces, resonará por largo tiempo, pero, lateralmente, surgen otras dos líneas de creación: el criollismo, pontificador del realismo rural con Horacio Quiroga y Roberto J. Payró, y el sencillismo, una poética de lo popular con Evaristo Carriego y Baldomero Fernández Moreno.

Un intermedio crítico permite rescatar, entre otros, el tradicionalismo de Ricardo Güiraldes y Guillermo E. Hudson; el preciosismo de Enrique Larreta; y el " Mester de juglaría" de Enrique Banchs.

Educación y Cultura

La educación y la inmigración se constituyeron en factores de cambio político y, socioeconómico, y en cierta medida cultural.

La lectura de los valores no es por fin, indiferente, porque si habían sido nombrados en el preámbulo de la Constitución, catecismo laico de la época, serán reinterpretados a través de la secularización cultural, de la mentalidad evolucionista y de la ideología del progreso.

Hay un paso decisivo entre el romanticismo que penetró al patriciado y el positivismo de esa nueva oligarquía, perseverante y cerrada hasta producir una explotación política práctica de la ideología que exponían insustituible par el "progreso argentino"

En la literatura y prensa de la época se expresa la ideología de un amplio sector de la sociedad: su modo de entender e interpretar los cambios sociales.

Los escritores argentinos de está época tuvieron un papel muy destacado en estos años; no se remitieron al ámbito cultural sino que, atrapados por la pasión y el interés de la cosa pública, su influencia alcanzó la actividad política.

Así es como, también, desempeñaron simultáneamente un papel de políticos y de escritores interesados no sólo en la creación de un público suficientemente capacitado para valorar sus esfuerzos literarios sino también en ejercer una vigilancia crítica generalizada sobre todas las etapas del proceso nacional. Por eso es que la literatura de la generación del ’80 proporciona una materia prima tan interesante.

Los comentarios referidos a los inmigrantes están intrínsecamente dotados de una gran carga ideológica. Esto se debe a que los intereses de los inmigrantes llegados a nuestro país en los años en cuestión, la mayoría de las veces entraron e pugna con los escritores son de la generación del 80.

El recorrido social de las ideas y las ideologías va a ser canalizado por hombres en su mayoría pragmáticos en términos políticos, sociales y económicos, y por el surgimiento de una opinión pública a la hechura de los "notables" . La profunda reforma ideológica en torno de las reformas laicas atrapará a protagonistas significativos que sobreviven a sus propias diferencias, como Sarmiento, Alberdi y Mitre. La batalla estaba ganada, por entonces por un laicismo que era idea corriente y que había penetrado la corriente de ideas. Los reformadores aparecen como liberales innovadores, y sus contradictorios como liberales reaccionarios en el nuevo clima ideológico del ’80. Y esa contradicción, más aparente que real, sería bien explotada por los paladines de la buena ley de 1420 y del movimiento secularizador que venía de la mano de la modernidad. Claro que cuando el movimiento laico se hace "laicista" y los modernizadores "modernistas" , la época se tiñe de resonancias europeas, particularmente francesas.

La inmigración como parte de las políticas específicas y deliberadas de los gobernantes de la época y de excedentes de mano de obra en Europa, más crisis políticas y sociales recurrentes, fue una de las claves controladas por el gobierno argentino.

La política educativa tendiente a la nacionalización cultural según las concepciones de la época en la que convergían las prédicas (entre otros temas) de Sarmiento y Alberdi y las escasas restricciones gubernamentales al comercio más la movilidad aceptada, harían el resto.

Las clases altas tradicionales y criollos actuaron en oportunidades como una suerte de alianza objetiva frente a la amenaza del inmigrante, quien venía a la conquista de un espacio social - económico y en menor medida político.

Esa conciencia de clase, o aun de casta, no es más que un aspecto manifiesto de la distribución del poder social. Para sus miembros , la oligarquía Argentina se caracteriza por su perfecta e indiscutible legitimidad. Los otros grupos sociales, particularmente los de origen inmigratorio comparten generalmente esta opinión. Nadie se le puede disputar la preeminencia a los descendientes de los fundadores de la Argentina moderna. Ella es la elite " única y natural" que condujo al país a la prosperidad y que lo reveló al mundo. Herederos de los padres fundadores, los "patricios argentinos" – como gustaban hacerse llamar – consideraban que tenían derecho de manejar el destino del país. En efecto, el inmigrante sólo era un visitante, debía saber conservar su lugar y aceptar la suerte que tuviera.

La oligarquía argentina era un grupo social modernizador. El proyecto de transformación nacional puesto en marcha a partir de 1880 se proponía introducir "la civilización europea" en el país de los querandíes y de los renqueles. Liberal y cosmopolita, la elite establecida ejercía sobre el país una dominación ilustrada. Defendía ferozmente sus privilegios, pero se apoyaba en la razón: animadora del progreso , su conservadurismo se teñía de filosofía positivista. Como escribe uno de los representantes de la "generación del 80", Miguel Cané, " la elite argentina se caracteriza por un espíritu abierto a la poderosa evolución del siglo, con fe en la ciencia y en el progreso humano" .

La prensa y la escuela son los dos conductos institucionales para esa infiltración ideológica que contribuye a moldear las mentalidades. Los dos diarios argentinos más importantes, La Nación , fundada por el general Mitre y La Prensa son instituciones nacionales hoy día centenarias. Estos órganos, propiedad de grandes familias , reflejan los intereses del grupo dominante.

La escolarización más amplia tenía que afianzar la cohesión nacional. La "canonización laica" de los héroes civiles (Rivadavia, Sarmiento, Mitre, etc.) precursores o antepasados de la oligarquía, asegura de hecho la continuidad de la evolución argentina. El dogma patriótico permite hacer compartir por todos los ciudadanos la ideología dominante.

Entendemos como ideología en términos marxistas, " como el modo en que los hombres se representan sus condiciones materiales de vida, de acuerdo a sus condiciones de producción, a una base real" . Por tanto al igual que Marx consideramos que "la división del trabajo determina también las relaciones de los individuos entre sí", por consiguiente las ideas y las representaciones de la conciencia están directamente entrelazadas con la actividad material. Así mismo vale destacar que la clase que ejerce el poder dominante en lo material, en nuestro estudio los patricios, son los que ejercen el poder espiritual dominante. Por lo tanto la ideología dominante de la Argentina de 1880 es de la clase patricia (entendiéndose como una ideología totalizante). La prensa y la Literatura de la época llevaban el sello de esta ideología.

Así reconocida por las otras categorías sociales y dotada de una legitimidad, la oligarquía puede ejercitar sin esfuerzo ni violencia una coacción que, a pesar de ser asimétrica, nadie la considera sin reciprocidad. Y gracias al contenido de una instrucción ampliamente difundida y a la prensa, el grupo dominante incluso puede "controlar a distancia" los asuntos públicos y la evolución de la sociedad, después de haber dictado su código social y su concepción de la existencia a los grupos intermedios .

Discutidos en cuanto a su nivel, comprometidos en cuanto a sus filiaciones culturales y estilos mentales, los debates ardientes que suscitó la cuestión escolar en la década del 80 es otro de los temas significativos para entender la época. La mentalidad evolucionista y la idea del progreso, tal como lo identificara Marcelo Montserrat tuvo varios cultores relevantes. La ley de 1420 evoca un rigor una mezcla desordenada de convicciones personales, de creencias vigentes en las elites gobernantes, de la obediencia complaciente hacia el poder, de la crítica sistémica de los católicos respecto a las ideologías dominantes, y de factores genuinos que hacían necesarias de una buena ley de organización y nacionalización de la enseñanza primaria. En su gestión influyeron el liberalismo y el fenómeno polivalente de la inmigración. Gravitó el laicismo, pero con él la posición crítica de la iglesia católica hacia manifestaciones expresivas de la sociedad moderna. El monopolio estatal de la enseñanza superior universitaria y el discurso ideológico de Gambetta; en 1880, la supresión de la actividad docente de órdenes y congregaciones religiosas por la acción de Jules Ferry; en 1882instrucción laica, obligatoria, en todos los grados de enseñanza; por fin la supresión legal de los institutos religiosos.

El debate está teñido por argumentos afrancesados. Pero cabe preguntarse si el clima ideológico del 80 tenía correspondencia ceñida con el clima sociológico de la Argentina acostumbrada a la influencia política y moral de los hombres de la iglesia, pero también la dependencia de la iglesia católica respecto al Estado. En la formación del Estado argentino la iglesia católica interviene como factor pre-estatal, pero la tradición regalista viene con ella. Durante la Organización Nacional la iglesia tiene el papel que le reconoce la propia constitución, pero el rosismo, los años de anarquía sucesiva y las luchas civiles la dejaron en la indigencia o tributaria de los dineros del Estado, nacional o provincial.

En la época del patriciado la escuela no era cuestión, era problema. En la década del 80 el problema educativo fue cuestión. Años después, disipado en parte por el clima sociológico más claro el perfil del positivismo pedagógico, la metodología naturalista de Francisco Berra y la prédica de Carlos Octavio Bunge o Víctor Mercante. Pero en el 80 los viejos ideales estaban en crisis, el choque de dos sociedades era patente y en el claroscuro del tiempo, "publicar un libro en Bs. As era como recitar un soneto de Petrarca en la Bolsa de Comercio", según la observación traviesa e indignada de Miguel Cané.

La querella escolar del 80 es un dato y un tema y no se explica con suficiencia sin discernir el significado de ciertas ideologías de combate, más allá de sus potencias diferentes.

La ideología laicista, en la forma que adopta en la década del 80, no era expresión inocente de la laicidad, sino una concepción del Estado y una idea de la vida y de la verdad que adoptó el tono y la forma del enemigo que combatía.

Objetivamente y fuera del contexto ideologizado de los debates, la Argentina de la inmigración necesitaba de una ley de educación común obligatoria y gratuita, con una base moral y cívica que afirmase los valores privilegiados por el país nuevo, en cambio progresista. La Ley de 1420 tuvo los méritos de esta intención y los defectos de su tiempo. Fue el resultado de debates apasionados, del tributo pagado a las luchas por la hegemonía política, de la aspiración por la nacionalización cultural y del clima ideológico de la secularización.

EL liberalismo conservador (compleja mixtura) será por entonces ideología dominante, con lo cual se quiere decir que es la ideología de justificación de un orden, de un régimen y de un tipo de sociedad, como lo fue en la década del 80.

BIBLIOGRAFIA:

  • Carlos A. Floria y Cesar A. García Belsunce: "Historia Política de la Argentina Contemporánea 1880-1983", Editorial. Alianza, Buenos Aires, 1998.
  • Chiaramonte, José C.: "Nacionalismo y liberalismo económico en la Argentina 1860 –1880", Ficha de Cátedra, Historia II, Ciencia de la Comunicación, UBA.
  • Karl, Marx: "La ideología alemana". Editorial Pueblos Unidos, Montevideo, 1958, pág. 20.
  • Latino, Anibal: "Tipos y Costumbres Bonaerenses", Editorial Hyspamérica, Buenos Aires, 1984.
  • Rivera, Jorge: "El Escritor y la Industria Cultural, el camino hacia la profesionalización (1810-1900)" , Módulo III, Historia General de los Medios y Sistemas de Comunicación, Cátedra: Rivera, Ciencias de la Comunicación, UBA.
  • Romero, José Luis: "Breve Historia de la Argentina", Editorial Abril, Buenos Aires, 1991.
  • Rouquié, Alain: "Poder militar y sociedad política en la Argentina", Tomo I - hasta 1943, Emecé Editores, Buenos Aires,1994.
  • Vazeilles, José: "El giro histórico de 1890", Ficha de Cátedra, Historia II, Ciencias de la Comunicación, UBA.
  • Vazeilles, José: "El esquema de la estructura agro-exportadora (1850-1930)", Ficha de Cátedra, Historia II, Ciencias de la Comunicación, UBA.

Trabajo realizado por:

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

   

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda