Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La violencia

Enviado por blanka_arellano



QUE ES LA PAZ?

Para que nos entendamos es necesario que aclaremos el vocablo Paz. Que mejor manera que, dado que pertenecemos auna cultura que ha sido la que más ha influido en la historia de laHumanidad (LA MEDITERRÁNEA), repasemos que significaba en la antigüedad este concepto

PARA LOS GRIEGOS

La paz era semejante al concepto social en sintonía con homonoia (armonía). Ambos términos se referían principalmente a un estado de tranquilidad aplicado sólo a los grupos griegos y en el interior de estos grupos: hogar, pueblo, ciudad-Estado. Nunca se refiere a la colaboración o interrelación pacífica entre griegos y extranjeros. Eirene, por consiguiente, describe la unidad interior y social.

Eirene (espiritual) se relaciona con la armonía mental, interior y anímica que se traduce en sentimientos tranquilos y apacibles. Por otro lado este término griego designa el estado temporal entre guerras. La paz no es más que ausencia de guerra, situación opuesta al conflicto violento y bélico

PARA LOS ROMANOS

El concepto de paz se encuentra en el término pax vinculado a pactum. La pax romana constituía todo un sistema de orden y control.

La paz, en sentido literal, era la relación legal y recíproca entre dos partidos.

Etimológicamente representa la idea de respetar «lo legal» y encarna la ley y el orden.

Desde el punto de vista jurídico la pax romana expresa la ausencia de conflicto y violencia (rebelión) impuesta y asegurada dentro del Imperio Romano por su aparato militar. Es por tanto un concepto imperialista y bélico.

Se trata de mantener el status quo de una clase, el control, el dominio político, económico y cultural de un sistema sostenido a través de un «orden interno y externo»

EL TÉRMINO HEBREO SHALOM

En sentido primario shalom significa bienestar material, prosperidad. Se trata de un concepto de paz que cobra verdadero significado dentro de un contexto de relaciones.

1 Relación del pueblo de Dios a través de la Alianza.

2 Relaciones entre el pueblo mismo.

3La realización práctica de shalom del cumplimiento justo y fiel de las relaciones del pueblo está íntimamente ligado a la justicia. Shalom se realiza en estructuras socio económicas que regula las relaciones del pueblo (nivel intranacional) y la forma de llevarse unos con otros (nivel interpersonal).

QUE ES LA VIOLENCIA???

Esta preocupación por la violencia no parece necesario justificarla, y menos en la era nuclear. Recordemos además, que sólo la especie humana es capaz de destruirse y de ejercer su propia fuerza contra sí misma. Este comportamiento del ser humano ha de hacer reflexionar forzosamente a quiénes se interesan por la paz. La violencia es de difícil justificación en nuestra época si se mira al horizonte con las armas nucleares y su capacidad de destrucción total. DOMENACH lo ha expresado así:

«Puesto que no se puede ya contar con la violencia para detener

la violencia, es preciso que cada sociedad, y la humanidad

entera, si quiere salvarse, hagan prevalecer objetivos ecuménicos

sobre los intereses particulares. Es preciso que una práctica del

diálogo y una moral del amor, o simplemente de la comprensión,

modifiquen las instituciones y las costumbres»

DEFINICIÓN DE ALGUNOS ESCRITORES

Veamos, sin embargo, lo que se entiende por violencia, pues es

éste un concepto sometido a muy diferentes interpretaciones.

Para DOMENACH, es una definición poco compleja y de fácil

comprensión, violencia es «el uso de la fuerza, abierta u oculta,

con la finalidad de obtener, de un individuo o de un grupo, algo

que no quiere consentir libremente»

YVES MICHAUD define la violencia como «una acción directa

o indirecta, concentrada o distribuida, destinada a hacer mal a

una persona o a destruir ya sea su integridad física o psíquica,

sus posesiones o sus participaciones simbólicas».

MCKENZIE define la violencia como el «ejercicio de la fuerza

física con la finalidad de hacer daño o de causar perjuicio a las

personas o a la propiedad; acción o conducta caracterizada por

tender a causar mal corporal o por coartar por la fuerza la libertad

personal». Para CURLE, violencia es lo mismo que «no

pacíficida», y para LAIN JOXE la violencia tiene que ver con el

intento de controlar a la sociedad mediante la centralización del

saber.

Estas diferentes interpretaciones del concepto de violencia son, suficientes para hacer comprensible algo elemental: la necesidad de abandonar el concepto limitado de violencia, en el sentido de asimilarlo simplemente a algunos tipos de violencia física. La violencia no es solamente un determinado tipo de acto, sino también una determinada potencialidad. No se refiere sólo a una forma de «hacer», sino también de «no hacer»

INTRODUCCION

Podriamos hablar de diferentes clasificaciones en las que se encuentra la violencia como lo es la Violencia Familiar, Sexual, Juvenil y hasta la violencia Mundial, a todo esto estamos expuestos.

  • Violencia Familiar.

Es aquella en la que algun miembro de la familia maltrata al resto de la familia o solo a uno.

  • Violencia Sexual.

Es aquella utilizada para cometer abusos sexuales con algun individuo, la cual en los ultimos años 1994- 1997 ha aunmentado en un 60%

  • Violencia Juvenil

Trata en si de la expresion violenta de la juventud, su comportamiento que pone en peligro la buena relacion con el resto de la sociedad.

  • Violencia Mundial

Esta es una violencia disfrazada por paises como algo justo, hablamos de las guerras, luchas... Esta violencia en si fue el marco el siglo XX en el cual se dieron las Guerras Mundiales. Lo mas importante de todo es que esta violencia es la mas dificil de combatir.

...En este analisis hablaremos de la Violencia Juvenil, la cual es de los mas grandes problemas actuales...

Violencia Juvenil

ALGUNAS CIFRAS

  • Cada mes del año 1994 fueron víctimas de homicidio el equivalente de más jóvenes menores de 18 años, que los que pueda cargar un avin "Jumbo jet." Esto equivale a más de 12 aviones estrellados en un sólo año, sin que hayan sobrevivientes.
  • Los asesinatos de jóvenes de las edades entre 12 y 17 años, aumentaron en un 95% entre 1980 y 1994.
  • La mayoría de los jóvenes menores de 18 años asesinados en 1994 (53%), fueron asesinados por adultos, 19% por otros jóvenes y 28% por ofensores cuya edad se desconocía.
  • En toda la nación, los jóvenes víctimas de homicidio son en mayor proporción hombres Afroamericanos. Entre 1980 y 1994 el número de jóvenes Caucásicos asesinados aumentó un 15%, mientras que el número de jóvenes Afroamericanos asesinados aumentó 97%.
  • Los jóvenes de edades entre 12 y 17 años están más expuestos a ser víctimas de crímenes durante las horas de 3 a 11 de la noche, que a cualquier otra hora del día.
  • Entre jóvenes menores de 21 años, los homicidios en California aumentaron 111%, de 499 en 1985 a 1,051 en 1993. El crecimiento poblacional por sí sólo no explica este aumento. Durante ese mismo período la población de jóvenes entre 16 y 20 años de edad (el grupo que comprende la gran mayoría de las víctimas de la violencia), aumentó 1%. La población total de jóvenes menores de 21 años aumentó 19%.
  • Durante 1994 en California, los jóvenes Afroamericanos de 16 a 20 años de edad sufrieron heridas no-fatales de escopeta a razón de 681.1 por cada 100,000; los jóvenes Latinos a razón de 329; los Asiáticos y otros grupos de jovenes a razón de 85.1; y los jóvenes Caucásicos a razón de 26.4.
  • En California, la tasa de homicidios para jóvenes menores de 18 años aumentó 60.6% de 1985 a 1994. La tasa de homicidios para víctimas de 40 años y mayores se redujo un 25.3%.

ESTADISTICAS ARMAS DE FUEGO

Violencia Relacionada con Armas de Fuego

  • En 1993, ocurrieron 39,595 muertes relacionadas con armas de fuego en los Estados Unidos. De éstas:
  • 18,940 fueron suicidios
  • 18,571 fueron homicidios
  • 1,521 fueron víctimas ajenas a tiroteos
  • 563 fueron víctimas sin razón aparente.
  • Las armas de fuego son mortales. En 1995, 82% de los homicidios fueron cometidos con armas de fuego. En 1995, casi un 56% de todos los homicidios fueron cometidos con pistolas.
  • De aquellos asesinatos donde se supo la relación entre la vîctima y el agresor, en 75% de los casos personas envueltas se conocían.
  • El aumento en homicidios de víctimas jóvenes desde mediados de los años '80 hasta 1994 en su totalidad estuvo relacionado con armas de fuego. De 1984 a 1994, los homicidios de jóvenes que envolvieron armas de fuego casi se triplicaron, mientras que aqué llos no relacionados con armas de fuego se mantuvieron constantes.
  • De acuerdo a estimados del Centro para la prevención de enfermedades (CDC), entre el 1ro. de junio de 1992 y el 31 de mayo de 1993, los departamentos de emergencia de los hospitales de Estados Unidos, trataron cerca de 99,000 lesiones no-fatales causadas por armas de fuego. Por cada homicidio relacionado con armas de fuego, hubo 3.3 lesiones no-fatales causadas por armas de fuego. Otros estiman que puede que ocurran tanto como siete lesiones no-fatales por cada muerte relacionada con armas de fuego.
  • Es cinco veces más probable que ocurra un suicidio en hogares donde hay pistolas que en hogares donde no las hay. En 1993, los suicidios constituyeron el 26% de las muertes causadas por pistolas entre Californianos entre las edades de 15 a 19 años.
  • Pistolas baratas, pequeñas y de pobre calidad (llamadas "Saturday Night Specials"), fabricadas en California, son usadas desproporcionadamente en crímenes. Siete de los diez modelos de pistolas investigadas más frecuentemente por el Negociado de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego en 1994, fueron pistolas baratas fabricadas en California.

COSTOS EN ARMAS

Violencia Relacionada Con Armas De Fuego

  • Se ha estimado que el costo del cuidado médico intensivo para pacientes con lesiones relacionadas con armas de fuego fue alrededor de $32,000 por cada persona ingresada al hospital.
  • Las heridas causadas por armas de fuego son costosas. El tratamiento para heridas de bala es, como promedio, dos veces más costoso que el tratamiento de heridas por cuchillos u otras heridas intencionales.
  • Los contribuyentes pagan el 80% de los costos médicos por el tratamiento de heridas relacionadas con armas de fuego.
  • En 1992, los jóvenes víctimas de heridas de bala incurrieron casi $50,000,000 en cuentas de hospital, esto solamente por la hospitalización inicial.
  • Las lesiones por heridas producidas por armas de fuego en California costaron $329 millones en 1991. Un poco más de la mitad de dichos costos se debió a hospitalización, 44% a otros gastos médicos y 5% por servicios médicos no relacionados.

REDUCIENDO EL ACCESO A ARMAS DE FUEGO

  • ¿Por qué‚ Pistolas?

Hay una sorprendente conexión entre el aumento en violencia relacionada con armas de fuego y el aumento en la fabricación y ventas de armas de fuego. En 1992 los Californianos compraron legalmente un promedio de 1,000 pistolas diarias. El aumento en la manufactura de armas de fuego puede atribuirse al apoyo que brinda el gobierno a la industria de las armas de fuego. El gobierno le prohibe a las comunidades reglamentar las armas de fuego, libra a la industria de responsabilidad civil y criminal, mantiene las tasas de impuestos sobre armas y municiones artificialmente bajos y no reglamenta ni supervisa responsablemente la industria de armas de fuego en general. El trabajar en conjunto con los defensores del control sobre armas de fuego, puede

poner ante la consideración de los legisladores de California el asunto de la reglamentación adecuada de la industria de armas de fuego.

Mueren más Ciudadanos debido a lesiones de armas de fuego que en accidentes de automóvil. Las muertes causadas por armas de fuego pueden ser clasificadas como suicidio, homicidio, muerte no-intencional, muerte como resultado de una intervención legal o muerte donde se desconoce la causa. Los estudios han determinado que la tasa de suicidio juvenil es menor en poblaciones con menos armas debido a leyes estrictas para el control de armas y que las tasas de muertes son más altas tanto para intentos de suicidios como para asaltos, cuando se utilizan armas de fuego.

Una estimación conservadora fija los costos sociales actuales de lesiones causadas por armas de fuego en $20.4 billones. El 80% de los costos médicos son pagados por los contribuyentes.

  • ¿Qué es más Peligroso, Tener un Arma o no Tenerla?

Tener armas en el hogar es un riesgo para la salud. El mayor error en cuanto a las armas de fuego tal vez sea la idea de que son útiles y hasta indispensables para la defensa personal. Varios estudios han demostrado que lo más probable es que un arma de fuego en el hogar sea usada contra un miembro de la familia o contra algún otro individuo en defensa propia. De hecho, un estudio reciente sobre homicidios en el hogar aumenta tres veces la posibilidad de un homicidio. De modo similar, se ha determinado que tener un arma en el hogar aumenta cinco veces la posibilidad de suicidio.

  • ¿Cuál es el problema con las leyes actuales relacionadas con armas?

Las leyes actuales relacionadas con armas están enfocadas casi exclusivamente sobre el individuo que posee armas. Dado que estas leyes son difíciles de implementar y no toman en consideración el contexto en que ocurren la mayoría de las lesiones, éstas sólo ofrecen prevención mínima. Los fabricantes y distribuidores, quienes podran ser reglamentados más efectivamente, operan con pocas restricciones y supervisión mínima.

  • ¿Se Deberian Prohibir Todas las Armas de Fuego?

No. Los rifles y las escopetas tienen propósitos deportivos legítimos. Debiéramos prohibir todas las armas de asalto, ya que por su diseño sólo son útiles para la eliminación a gran escala de seres humanos y tienen poco valor deportivo. Las pistolas, que son baratas, fáciles de ocultar y usadas en aproximadamente 70% de todas las muertes causadas por armas, también deberían ser prohibidas. Además de estas prohibiciones, las municiones y accesorios para armas debiéran ser tributados de modo que sólo aquellos individuos que deriven beneficio de dichos productos asuman los costos de las lesiones ocasionadas por armas.

  • ¿Qué se necesita hacer?

El Centro del Pacífico para la Prevención de la Violencia esta comprometido a reducir la violencia juvenil. Las armas de fuego no son el factor principal que causa la violencia. No obstante, las armas de fuego sí hacen las acciones violentas más letales y dañinas. Por esa razón, el Centro del Pacífico considera que las próximas tres recomendaciones de política pública eventualmente conducirán a la reducción de la violencia relacionada con armas de fuego:

  • Remover el lenguaje prioritario de las leyes estatales para concederle a las ciudades y condados la autoridad para reglamentar las armas de fuego.
  • Prohibir la posesión, venta y pertenencia de pistolas y armas de asalto.
  • Restringir la disponibilidad de municiones en calibre y cantidad.

Deberán llevarse a cabo las siguientes actividades como apoyo adicional a las tres recomendaciones de política pública:

  • Establecer que la Segunda Enmienda no tiene efecto sobre lareglamentación de armas por el Estado.
  • Establecer un sistema de recolección de datos sobre lesiones relacionadas con armas de fuego, muertes, tipo de arma y circunstancias en las que se usó el arma.
  • Desarrollar y proveer fondos suficientes para una agencia que supervise toda fabricación y venta de armas, y lesiones ocasionadas.
  • Aumentar el costo de licencias para vender armas de fuego.
  • Asignar mayor responsabilidad fiscal a los fabricantes y distribuidores de armas mediante impuestos, requiriendo seguros y extendiendo el derecho a demandas privadas.

DELINCUENCIA JUVENIL Y SEGURIDAD CIUDADANA.

1.- LA DELINCUENCIA JUVENIL

De muchas maneras las comunidades han denominado los grupos de jóvenes y adolescentes calificados en "riesgo social" por sus actitudes, costumbres, situación de vida. Esos nombres varían: pandillas, barras, huelgas, maras, chapulines, gamberros, hooligan, etc.; pero tienen en común dos cosas: por un lado la preocupación y la alarma social que provocan y, por otro, la falta de distinción entre lo que constituye una actividad delictiva propiamente dicha y un comportamiento simplemente desviado de las costumbres y tradiciones, o lo que es peor, "desviado" por los condicionamientos socioeconómicos en que se encuentran y la ausencia de una familia.

El problema ha alcanzado una magnitud tal que pretende motivar y determinar la totalidad de la incipiente política criminal referida a los menores de edad. Esto es grave en virtud de que el problema delincuencial es bastante más heterogéneo y además que muchas de las conductas y actitudes de esos grupos no son delictivas, lo cual debiera descartar la intervención represiva del Estado.

Tenemos claro que "seguridad ciudadana" es un concepto bastante difuso, y que hoy se utiliza con muy diversos propósitos, como en épocas pasadas se utilizaron los conceptos de "seguridad nacional" y "seguridad del Estado" en el plano ideológico, que pretendieron constituirse en la razón de ser de la política criminal y justificaron una gran cantidad de atropellos a los derechos humanos.

Cuando se habla de las pandillas y grupos juveniles, "seguridad ciudadana" se utiliza, por lo general, como sinónimo de seguridad física en las calles y las casas, olvidándose que un verdadero concepto del vocablo debiera incluir también otras libertades públicas y privadas, conformadas por derechos básicos y fundamentales como los derechos políticos, los derechos económicos y los derechos sociales, los cuales nunca se ven afectados -ni amenazados- por la existencia de esos grupos.

Sin embargo hay un verdadero "estado de guerra" generado por la existencia y el accionar de los grupos juveniles, en especial los que se dedican a realizar hechos delictivos, y en esa misma proporción, como veremos, algunos llegan a justificar actuaciones estatales alejadas de los derechos humanos.

La situación se ha agravado porque los ciudadanos han sido culturizados hacia la solución represiva como único medio capaz de defenderse ante estos peligros para la seguridad.

Se trata de un "estado de guerra" provocado psicológicamente por una percepción distorsionada o exagerada de la realidad, en la que no hay concordancia con el verdadero índice de criminalidad. Hay razón por la alarma social que provocan ciertos delitos que van en constante aumento, como los delitos contra la propiedad, sin embargo algunos de éstos provocan mucha alarma social no obstante su nivel relativamente bajo de violencia, como ocurre con los arrebatos de bolsos y carteras, sólo porque son realizados por menores de edad organizados en grupos.

Paralelamente, hay delitos que han aumentado en forma exagerada en relación con años anteriores, que afectan derechos básicos como la vida, pero que no provocan una alarma social proporcionada a esa gravedad.

La criminología distingue entre delito (constituido por el volumen real de la criminalidad y sus repercusiones) y temor al delito (constituido por la percepción de la criminalidad y el riesgo de ser victimizado). La percepción de la criminalidad y el temor a ser víctima de un delito agiganta y distorsiona la realidad, con un efecto multiplicador desproporcionado, sobre todo tratándose de hechos realizados por grupos de jóvenes y adolescentes, lo cual aumenta la posibilidad de adoptar políticas equivocadas e inconstitucionales en aras de la prevención general.

De ahí entonces que haya un sentimiento generalizado en la ciudadanía para resolver el problema de la delincuencia infantil y juvenil por medio de la confrontación y el castigo. En Costa Rica, cuya población se precia de ser pacifista, en 1992 una encuesta publicada en uno de los diarios de mayor circulación reveló que más del 70% de los encuestados estaban de acuerdo con la pena de muerte.

En 1994 hubo muestras públicas de apoyo (cartas en periódicos, recolección de dinero para la defensa, etc) para policías acusados de torturar y asesinar a un joven detenido, quien era sospechoso de haber agredido a un compañero de los policías. En 1995, en un programa de televisión (En la Mira) se hizo una consulta telefónica en que más del 40% de los consultados se mostraron de acuerdo con escuadrones de la muerte, luego de encontrarse un cuerpo sin cabeza ni manos y de acusarse a policías judiciales del hecho.

En otros países latinoamericanos todavía operan grupos paramilitares dedicados a "limpiar" de delincuentes juveniles las calles, según denuncian los cables internacionales, de ahí que clasificamos las respuestas al problema conforme lo hacemos de seguido.

2.- LAS RESPUESTAS TRADICIONALES AL PROBLEMA DE LA DELINCUENCIA JUVENIL (CONSERVADORAS).

Dentro del marco constitucional y en forma bastante más moderada que las anteriores corrientes, algunos sectores (dentro de los cuales se ubican en su mayoría los mismos órganos represivos del Estado y los Tribunales, así como los medios de comunicación colectiva) proponen las "soluciones" tradicionales al problema de la delincuencia en general, y de la delincuencia juvenil en particular.

Estas respuestas tradicionales están inspiradas en la idea de "endurecer" el sistema penal dentro de los límites constitucionales, con algunas medidas que son las que siempre se han utilizado con mayor frecuencia para combatir la criminalidad:

  • Aumentar y militarizar a la policía.
  • Aumentar y endurecer las penas.
  • Aumentar el número de personas detenidas.
  • El aumento y la militarización de la policía.

Es cierto que es necesaria una mayor presencia de los cuerpos de policía civil en las calles. Con ello se previenen hechos delictivos y se facilita una intervención rápida para impedir mayores consecuencias, se logra prestar algún auxilio a las víctimas, y además permite realizar de manera más eficiente la labor de aseguramiento y recolección de pruebas, así como también propicia la identificación y detención de los presuntos agresores, entre otras cosas.

Sin embargo, el aumento del número de policías o su militarización, no se traducen necesariamente en una mayor "seguridad ciudadana".

En primer término porque una gran cantidad de delitos de los que provocan alarma social no se realizan en las calles, pues ocurren en ámbitos de intimidad, al interno incluso de las familias o en oficinas y lugares cerrados.

En segundo lugar, porque la eficiencia del sistema depende del buen funcionamiento de la totalidad de sus componentes (policía, fiscales, jueces, sistema penitenciario, etc.) y el subcomponente policial no actúa mejor cuando aumenta su número o cuando utiliza métodos militarizados en sus actuaciones contra la criminalidad.

En tercer lugar, como ha puesto en evidencia la criminología, no tiene sentido pretender reducir la violencia callejera (en especial las agresiones y los homicidios) aumentando el número de personas armadas en las calles. Como muy bien se afirma "... en los países que transitan por esa vía errada no se ha reducido la criminalidad, y se ha generado en cambio un fenómeno circular: los delincuentes sancionados por el sistema penal pertenecen en forma desproporcionada a los grupos más pobres de la población, y la numerosa policía que los persigue, con salarios miserables, pertenece también al mismo estrato. Y ambos grupos interactúan multiplicando una violencia espantosa que, obviamente, no puede detenerse sino multiplicarse cada vez más de esa manera".

Lo anterior no significa, desde luego, que descartemos la necesaria intervención policial. Por el contrario, creemos que es indispensable para una adecuada y correcta aplicación de la ley penal, sin embargo la forma de mejorar su intervención no se reduce a un problema numérico, ni a militarizar sus actuaciones, sino a la profesionalización y a un mejoramiento de la totalidad de las condiciones laborales y sociales en que se encuentra la policía, incluyendo aspectos como el salario, la capacitación, instrumentos de trabajo, etc.

3.- EL AUMENTO Y EL ENDURECIMIENTO DE LAS PENAS.

Otra de las respuestas que solemos encontrar con mayor frecuencia para combatir la criminalidad en general, es la de aumentar y fortalecer la dureza de las penas previstas en el Código Penal y leyes especiales, con la esperanza de que constituyan una forma de desestimular la conducta proclive al delito. Los penalistas denominan ésta la función de prevención general o intimidación, reservada a la pena incluida en el tipo penal.

Si bien en materia de menores los montos de la pena de prisión previstas en cada figura delictiva no tienen aplicación directa, la verdad es que siempre tiene alguna incidencia porque los tribunales de menores tienden a establecer el tipo de "medida tutelar" en proporción a la gravedad del hecho y a la gravedad de la pena prevista para los adultos en la ley, más que a las necesidades de tratamiento y atención que requiera el menor.

De acuerdo con esta idea, las personas (menores o mayores) no van a cometer hechos delictivos si la pena prevista en la ley para esos delitos es dura y grave. Se tiene la creencia que existe una relación directa entre cantidad y gravedad de la pena por un lado y no inclinación hacia el delito, por otro. Vemos una tendencia en algunos países de América Latina a aumentar las penas de prisión, haciéndolas más largas en el tiempo, así como también a regresar a la pena de muerte (al menos a formalizarla en la legislación).

Nuevamente los criminólogos se han encargado de desencantarnos. Por medio de la "teoría de la indiferencia de las sanciones", las investigaciones han mostrado que cualquiera que sea la sanción prevista en la ley (prisión, muerte, inhabilitación, prueba, trabajo, servicio comunal, multa, etc.) ninguna en especial ha tenido incidencia o eficacia en generar menos niveles de delincuencia que otra por el sólo hecho de encontrarse prevista en abstracto y con independencia de su aplicación real.

Las razones por las cuales las personas deciden realizar hechos delictivos son otras, y la pena prevista en la ley cuenta sólo algunas veces para determinar los costos del hecho (riesgo), como ocurre en materia de drogas, homicidio, o en delitos. como el aborto.

En realidad no existe una relación directa entre gravedad de la sanción y desestímulo del hecho. Baste citar el caso de la lucha contra el tráfico de drogas y el "lavado" de dinero para comprenderlo. En esta materia hemos aumentado y endurecido desproporcionadamente las penas, sin embargo ello no se ha traducido en una reducción de la actividad que se quiere reprimirEn algunos paises se ha incurrido en el mismo error donde recientemente se aumentaron las penas de prisión a 50 años, pero ello no ha tenido ningún efecto positivo para disminuir la delincuencia, sino por el contrario comienza a agravar la solución o la redefinición del conflicto. En los países que han adoptado la pena de muerte tampoco encontramos índices de criminalidad y violencia menores que en los países que no la tienen.

Por lo anterior, tampoco el camino del aumento y del endurecimiento de las penas ha sido eficaz para disminuir o atenuar los índices de criminalidad.

El aumento del número de menores presos en prisión

preventiva o sentenciados.

Al igual que el aumento y el endurecimiento de la pena, el aumento del número de personas detenidas constituye una de las respuestas más populares para combatir la criminalidad. Popular porque exista una generalizada creencia -sobre todo en sectores externos al sistema penal- de que a mayor cantidad de personas detenidas menor índice de delincuencia existirá en el país.

Esta posición tiene dos vertientes. Por un lado se propugna un mayor uso de la prisión preventiva con el fin de "sacar de la circulación" lo más pronto posible a menores que se estima son presuntos violadores de la ley penal desde el inicio de cualquier procedimiento judicial; y por otro también se propugna que la "medida tutelar" definida en sentencia, cuando se determina que el menor efectivamente realizó el hecho delictivo, se aplique en centros cerrados, de manera que también se impida su libre circulación en las calles, para lo cual deben desconocerse todo tipo de beneficios de salida y permisos.

Esta es la respuesta que con mayor frecuencia clama la policía frente a los Tribunales. Su queja constante es que ellos detienen a los presuntos delincuentes y los jueces los dejan en libertad, lesionando así -en su opinión- la seguridad de los ciudadanos. Los ciudadanos también tienen una gran confianza en la prisión (preventiva o no), pues creen que es posible por ese medio frenar los índices de delincuencia, y por lo general se pronuncian contra todos los programas dirigidos a racionalizar el uso de esa medida represiva, como resultan ser las medidas sustitutivas, la libertad bajo palabra, la prueba, la excarcelación, etc.

En realidad no existe ningún estudio técnico que permita afirmar que a mayor cantidad de personas en prisión habrá menor cantidad de delitos, pero sí hay estudios que señalan que los países que han aplicado desproporcionadamente la prisión preventiva no han disminuido los índices de criminalidad, y han multiplicado sus problemas.

En efecto, cuando se hizo el estudio sobre "El preso sin condena en América Latina y el Caribe"

Paraguay mantenía un 94.25% de presos sin condena en proporción a la población total privada de libertad, Bolivia el 89.70% y El Salvador el 82.57%, sin que a la fecha hayan mejorado esas cifras; pero ninguno de esos países ha logrado disminuir los índices de criminalidad y por el contrario en la actualidad están empeñados en modificar totalmente la legislación penal con el fin de buscar nuevas respuestas para resolver este grave problema, con fórmulas menos rígidas y más modernas que la represión indiscriminada. En este

sentido también debiéramos de aprender de la historia, pero lamentablemente parece ser que tampoco es así.

Además de lo anterior, la prisión no constituye un medio eficiente para lograr la reeducación, la Resocialización o la rehabilitación de una persona, ni siquiera sirve para reafirmar en ella la práctica de una vida sin violación de la ley. Por el contrario, los penitenciaristas han insistido en que la finalidad rehabilitadora no pasa de ser una aspiración difícil de alcanzar no sólo por la falta de recursos y el medio en que se habría que desenvolverse, sino también por la naturaleza misma del encierro carcelario, donde las relaciones son impuestas. Enseñar a alguien en la cárcel a vivir en sociedad es como enseñarlo a nadar segregándolo del agua.

Como muy bien se afirma "... ni para adultos ni para menores de edad exacerbar el uso de la prisión parece ser la solución recomendable. En materia de menores UNICEF ha determinado que en América Latina los Institutos de internación alcanzan a cubrir solamente el 4.5% del fenómeno de los llamados menores de edad en "situación irregular". De lo que se desprende que, además de sus desventajas y efectos negativos (tales como el de "prisionización" y "rotulamiento" de los niños), los institutos de internamiento no son la solución posible hacia la que los países en vías de desarrollo podrían orientarse.

En resumen, tampoco la prisión ha constituido un medio eficaz para disminuir los índices de criminalidad, ni para resolver los conflictos provocados por los hechos delictivos, aunque constituye la respuesta más buscada por los ciudadanos para esos fines.

4.- LAS RECOMENDACIONES TECNICAS (NACIONES UNIDAS).

En contraposición a las respuestas inconstitucionales y las tradicionales existe toda una gama de recomendaciones y directrices giradas por los sectores profesionales vinculados directamente con el tratamiento de los menores en riesgo (psicólogos, educadores, trabajadores sociales, abogados, psiquiatras, sociólogos, criminólogos, religiosos, orientadores, etc.), cuyo propósito ha sido dirimir los conflictos provocados con la delincuencia juvenil, disminuir o atenuar este tipo de problemas y dar tratamiento y orientación a los menores, todo dentro del orden constitucional, los derechos humanos, y con profundo respeto para todos los seres humanos involucrados en el conflicto.

Para exponer esas "recomendaciones técnicas" creemos conveniente utilizar principalmente las directrices de Naciones Unidas, recogidas en cuatro textos internacionales de aplicación constante en esta materia:

  • Directrices de las Naciones Unidas para la prevención de la delincuencia juvenil
  • (Directrices de Riad, aprobadas por la Asamblea General de las N.U. mediante
  • resolución 45/112 por recomendación del 8º Congreso de N.U. sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente)
  • Reglas de las Naciones Unidas para la protección de los menores privados de libertad (Proyecto de resolución presentado a la Asamblea General de las N.U. por el 8º Congreso sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente)
  • Reglas mínimas de las Naciones Unidas para la Administración de la justicia de Menores (Reglas de Beijing, Proyecto de resolución presentado a la Asamblea General por el 7º Congreso de las N.U. sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente)
  • Convención sobre los derechos del niño (Aprobada en el cuadragésimo cuarto período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 20 de noviembre de 1989)

Dichos textos constituyen el mejor testimonio y el más adecuado conjunto de ideas que podamos encontrar para resolver este grave problema de la delincuencia juvenil, en especial para dar alguna respuesta serena, profesional y efectiva a la cada vez mayor cantidad de voces que solicitan resolver el conflicto recurriendo a una mayor violencia, como de hecho está ocurriendo en nuestros países.

TIEMPOS DE IRA JUVENIL.

"Se expresan a través de la violencia".

Funcionarios de minoridad opinan sobre violencia juvenil y abuso sexual en niños. Según Marta Pascual, titular del Consejo Provincial del Menor, los jóvenes se expresan a través de la violencia "Hoy" consultó a funcionarios del área de minoridad con relación a dos temáticas preocupantes: la violencia en los ámbitos juveniles y el aumento de los casos de maltrato y abuso sexual de niños.

Según Marta Pascual, titular del Consejo Provincial del Menor, los adolescentes se expresan a través de la violencia. "La violencia no es patrimonio de las clases sociales bajas. Hoy, los adolescentes tienen cortado el diálogo y la posibilidad de expresarse con los adultos, y lo hacen a través de la violencia" indicó.

La funcionaria recordó hechos como la muerte de una joven en una fiesta de egresados en Mar del Plata, la puñalada propinada por una estudiante secundaria a un compañero en una

choriceada, o la pelea del fin de semana en una disco del Camino Centenario, de nuestra ciudad.

Rol trascendente.

En ese sentido, sostuvo que "los chicos vienen con mucha violencia contra sí mismos y contra los demás. La escalada de violencia juvenil tiene que ver con que las familias, la escuela y las instituciones barriales, que fueron las transmisoras de valores, hoy están ausentes, no cumplen ese rol trascendente".

Las causas de la violencia de los jóvenes, para Pascual, se relaciona con un modelo de vida, de sociedad y con una forma de expresarse, que no pasa por palabras, gestos o comunicación interpersonal. "Las instituciones que antes contenían a los jóvenes han desaparecido y la única contención la dan los grupos de pertenencia, como las barras de la

esquina. Además, los chicos tienen otra escala de valores respecto de la vida: no quieren ni les importa su vida y tampoco les importa la de los demás", opinó.

El Estado.

Ante el aumento de los casos de violencia en los que participan jóvenes y adolescentes, "el Estado puede cooperar con las instituciones comunitarias. Este es un trabajo muy fuerte" indicó Marta Pascual, titular del Consejo Provincial del Menor.

"No es cuestión de represión o poner más policías, sino que todo pasa por la prevención y por otorgar espacios a los jóvenes donde puedan canalizar en forma positiva sus valores, sus habilidades y condiciones naturales" concluyó.

Los niños, víctimas sexuales.

México no permanece ajeno al incremento de los casos de maltrato y abuso sexual en que los protagonistas son niños. Lejos de eso, el país ingresó al mercado de la pornografía infantil. Además, según Atilio Alvarez, titular del Consejo Nacional del Menor y la Familia, disminuyeron las edades en la prostitución infantil -a 12/14 años- y se registra un aumento del abuso sexual intrafamiliar.

En diálogo con este medio, Alvarez aseguró que "en la base de la pirámide del problema, se encuentra el abuso sexual intrafamiliar".

La cuestión principal, en abuso intrafamiliar, es la falta de denuncias. "Son muy pocas. No se sabe qué porcentaje representan de la totalidad del cuadro general. Hasta que no se logre en la comunidad una confianza en que hay que denunciar, el abusador queda impune" refirió el funcionario.

"Para evitar la impunidad, es necesario tomar medidas como modificaciones legales y en el trato a la víctima" dijo Alvarez. La víctima de abuso sexual "no debe ser investigada porque eso desalienta la denuncia". En otro orden, la práctica del turismo sexual internacional, que se vale de niñas y niños, también registró un fuerte incremento. Si bien la Argentina no está señalada como una plaza importante, "hay que cuidarse de esto" destacó el titular del Consejo Nacional del Menor y la Familia.

Conclusión

La violencia es un problema que va aumentando dia con dia, no solo a nivel social sino tambien mundialmente. Es esto tambien consecuenca de la gran bombardeo televisivo que dia a dia ataca a los niños, en quienes posteriormente se ve reflejado con actos violentos, ya que la violencia sin medida la vemos cada vez mas en las caricaturas, comic´s y pelicuals infantiles.

Es increible pensar que niñso a corta edad comentan actos de violencia que en muchos casos va mezclado con pandillerismo, la situacion de mexico actualmente es el aumento de violencia, que en si se debe a muchas causas como las escenas Televisivas, el aumento de criminalidad en las calles que se puede basar en motivos de subsitencia a causa de la crisis economica que estamos viviendo, las escenas violentas en la familia... en fin.

En relacion a las armas de fuego opino que las armas de fuego continúan haciendo la violencia juvenil más letal. La glorificación de la violencia con armas se transmite incesantemente a través de pantallas de cine y televisión, de las portadas de libros de mayor venta, y por los anuncios en la transportación pública. Los niños pequeños tienen que padecer el ruido de disparos en sus vecindarios, ver armas en sus escuelas y sufrir cuando amigos y parientes mueren a causa de disparos. Los niños viven con temor. Muchos jòvenes están convencidos que poseer un arma es esencial para sobrevivir. El circulo vicioso de la cultura de las armas continúa. Como sociedad, debemos reducir la disponibilidad de armas de fuego. Simplemente, menos armas significa menos muertes y lesiones. Para lograr ésto debemos superar los recursos de los que promueven las armas. Debemos conocer mejor los temas, debemos trabajar con mayor eficiencia utilizando plenamente nuestra tecnología y recursos humanos. Y debemos crear alianzas que tengan efecto de modo que se escuche nuestra voz colectiva y que nuestras iniciativas de política pública tengan éxito.

FUENTES DE INFORMACION

  • BIBLIOGRAFIA
  • MUÑOZ, Jorge L.

"INTELECTOR"

Ed.Grijalbo

Crisis Familiar

Mexico

  • CHARLES, E. Shaefer.

"COMO HABLAR DE TEMAS DIFICILES CON LOS ADOLESCENTES"

Ed. Selector

Capitulo: Violencia Familiar

Marzo de 1996

Mexico

  • CUAUHTEMOC, Sanchez Carlos.

VOLAR SOBRE EL PANTANO

Ediciones Selectas Diamante

Desarrollo del Libro.

Mexico

  • HEMEROGRAFIA
  • HEMEROTECA

PERIÓDICO SIGLO 21

GUADALAJARA

1992- 1998

  • LA CRISIS AUMENTA LA VIOLENCIA???

El informador

Guillen, Carlos Fedro

Pag, 40

Mexico

  • VIOLENCIA EN EL HOGAR...

Selecciones

Ed. R. Digest

1996

  • UN JOVEN VIOLENTO

Selecciones

Ed. R. Digest

1989

  • VALLARTA VICTIMA DE LA VIOLENCIA

El meridiano

Espinoza, Santiago

Pag. 12

1998

  • MULTIMEDIA
  • ENCICLOPEDIA ENCARTA

MICROSOFT

CAPITULO: VIOLENCIA

1998

  • ENCICLOPEDIA GRIJALBO

Ed, Grijalbo

Capitulo: Educacion Familiar

1997, Enero

  • INTERNET
  • VIOLENCIA EN CRISIS

http://www.mundolatino.org

  • ANALISIS DE LA VIOLENCIA

http://www.tvn.cl/prensa.html.

  • HECHOS VIOLENTOS

http://www.transparencia.org.pe/ceapaz/pensando.htm

 

 

Autor:

BlankA ArellaNo

blanka_arellano[arroba]hotmail.com


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda