Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Enviado por ft11



  

  1. Funciones y poderes

    Períodos de sesiones

    Comisiones Principales

  2. ASAMBLEA GENERAL

    Kofi Annan – Secretario General de la ONU

    Nota biografica

    Secretarios GENERALES ANTERIORES

    FUNCION DEL SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS

    LOUISE FRECHETTE – VICESECRETARIA GENERAL

    NOTA BIOGRAFICA

  3. SECRETARIA GENERAL

    ¿QUÉ ES EL CONSEJO DE SEGURIDAD?

    FUNCIONES Y PODERES

  4. CONSEJO DE SEGURIDAD

    ¿QUÉ ES LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA?

    JURISDICCION

    MIEMBROS

  5. CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA

    ¿QUÉ ES EL CONSEJO ECONOMICO Y SOCIAL?

    FUNCIONES Y PODERES

    PERIODOS DE SECIONES

    ORGANOS SOBSIDIARIOS Y CONEXOS

    RELACIONES CON LAS ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES

  6. CONSEJO ECONOMICO Y SOCIAL (ECOSOC)

    ¿QUÉ ES EL CONSEJO DE ADMINISTRACION FIDUCIARIA?

    FUNCIONES Y PODERES

  7. CONSEJO DE ADMINISTRACION FIDUCIARIA

    INTRODUCCION

    CRONOLOGIA DE ACONTECIMIENTOS

    DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

    CARTA INTERNACIONAL DE DERECHOS HUMANOS

    CONFERENCIA MUNDIAL DE DERECHOS HUMANOS

    DERECHOS HUMANOS EN ACCION

    FORTALECIMIENTO DEL MECANISMO DE DERECHOS HUMANOS

    OFICINA DEL ALTO COMISIONADO DE LA UNO POR LOS DERECHOS HUMANOS

    COMISION DE DERECHOS HUMANOS

    VIGILANCIA DE LAS VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS

    PROCEDIMIENTOS ESPECIALES

    LA SOCIEDAD CIVIL: COLABORADORA EN LA ACCION EN PRO DE LOS DERECHOS HUMANOS

  8. DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

    OPERACIONES DE MANTENIMIENTO DE LA PAZ DE LA ONU. PREGUNTAS Y RESPUESTAS

  9. LA PAZ Y LA SEGURIDAD
  10. ASISTENCIA HUMANITARIA Y AYUDA A LOS REFUGIADOS
  11. OTROS ORGANISMOS DEPENDIENTES DE LA ONU

UNCTAD

UNITAR

ONUDI

GATT/OMC

OIT

UNESCO

FMI

CFI

OACI

UPU

UIT

LA ASAMBLEA GENERAL

La Asamblea General es el principal órgano deliberativo de las Naciones Unidas. Está compuesto por representantes de todos los Estados Miembros, cada uno de los cuales tiene derecho a un voto. Las decisiones sobre cuestiones importantes, como las relativas a la paz y a la seguridad, la admisión de nuevos Miembros y las cuestiones presupuestarias, se deben adoptar por el voto de una mayoría de dos tercios. Las decisiones sobre otras cuestiones se adoptan por mayoría simple.

Funciones y poderes

De confonnidad con la Carta, entre las funciones y poderes de la Asamblea General se cuentan los siguientes:

* Considerar y hacer recomendaciones sobre los principios de cooperación en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, incluso los principios que rigen el desarme y la reglamentación de armamentos;

* Discutir toda cuestión relativa al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales y, salvo en el caso en que el Consejo de Seguridad esté examinando una controversia o situación, formular recomendaciones al respecto;

* Tratar y, con la misma salvedad, hacer recomendaciones sobre cualquier cuestión dentro de los límites de la Carta o que afecte a los poderes o funciones de cualquier órgano de las Naciones Unidas;

* Promover estudios y hacer recomendaciones para fomentar la cooperación política internacional, desarrollar el derecho internacional y su codificación, ayudar a hacer efectivos los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos y fomentar la cooperación internacional en materias de carácter económico, social, cultural educativo y sanitario;

*Hacer recomendaciones para el arreglo pacífico de cualquier situación, sea cual fuere su origen, que pueda perjudicar las relaciones amistosas entre naciones;

* Recibir y considerar informes del Consejo de Seguridad y otros órganos de las Nadones Unidas;

* Examinar y aprobar el presupuesto de las Naciones Unidas y fijar las cuotas a los Membros;

* Elegir los miembros no permanentes del Consejo de Seguridad, los miembros del Consejo Económico y Social y los miembros del Consejo de Administración Fiduciaria que deban ser electos; participar con el Consejo de Seguridad en la elección de los magistrados de la Corte Internacional de Justicia y, a recomendación del Consejo de Seguridad, nombrar al Secretario General.

De conformidad con la resolución "Unión pro paz", aprobada por la Asamblea General en noviembre de 1950, la Asamblea puede adoptar medidas si el Consejo de Seguridad, por falta de unanimidad entre sus miembros permanentes, no adopta medidas en un caso en que parece haber una amenaza a la paz, el quebrantamiento de la paz o un acto de agresión. La Asamblea está facultada para considerar el asunto inmediatamente con el fin de recomendar a los Miembros la adopción de medidas colectivas, inclusive, en casos de quebrantamiento de la paz o de un acto de agresión, el empleo de la fuerza armada si fuera necesario para mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales.

Períodos de sesiones

El período ordinario de sesiones de la Asamblea General, que se inicia anualmente el tercer martes de septiembre, continúa habitualmente hasta mediados de diciembre. Al principio de cada período ordinario de sesiones, la Asamblea elige un nuevo Presidente, 21 vicepresidentes y los presidentes de las siete Comisiones principales. Para asegurar una distribución geográfica equitativa, la presidencia de la Asamblea se rota anualmente entre cinco grupos de Estados: los Estados de África, Asia, Europa Oriental, América Latina y Europa Occidental y otros Estados.

Además de esos períodos ordinarios de sesiones, la Asamblea puede reunirse en períodos extraordinarios de sesiones a solicitud del Consejo de Seguridad, de una mayoría de los Miembros de las Naciones Unidas o de un Miembro si la mayoría de los miembros está de acuerdo. Los períodos extraordinarios de sesiones de emergencia se pueden convocar dentro de las 24 horas de recibida una solicitud del Consejo de Seguridad, aprobada por el voto de nueve de esos Miembros, por una mayoría de los miembros de las Naciones Unidas o por un miembro si la mayoría de los miembros está de acuerdo.

Al principio de cada período ordinario de sesiones, la Asamblea celebra un debate general, en el que a menudo intervienen Jefes de Estado o de Gobierno, en el cual los Estados Miembros expresan sus opiniones acerca de una amplia gama de cuestiones de interés internacional. Debido al gran número de cuestiones que se someten a consideración de la Asamblea (por ejemplo, el programa del período de sesiones de la Asamblea constaba en 1994 de 162 temas distintos), la Asamblea asigna la mayoría de las cuestiones a sus seis Comisiones Principales.

Comisiones Principales:
* Comisión de Desarme y de Seguridad Internacional (Primera Comisión)

* Comisión de Asuntos Económicos y Financieros (Segunda Comisión)

* Comisión de Asuntos Sociales, Humanitarios y Culturales (Tercera Comisión)

* Comisión Política Especial y de Descolonización (Cuarta Comisión)

* Comisión de Asuntos Administrativos y Presupuestarios (QuintaComisión)

* Comisión Jurídica (Sexta Comisión)

Hay también una Mesa, integrada por el Presidente y los 21Vicepresidentes de la Asamblea más los Presidentes de las siete Comisiones Principales, y una Comisión de Verificación de Poderes, integrada por nueve miembros designados por la Asamblea a propuesta del Presidente en cada período de sesiones, la cual informa a la Asamblea sobre los poderes de los representantes.

Aigunas de las cuestiones se consideran sólo en sesión plenaria, y no en una de las Comisiones Principales. Todas las cuestiones se someten a votación en sesión plenaria, por lo común hacia el final del período de sesiones, luego de que las Comisiones han concluido su examen de esas cuestiones y presentado proyectos de resolución al pleno de la Asamblea General.

La votación en las Comisiones se hace por mayoría simple. En sesión plenaria, las resoluciones se pueden adoptar por aclamación, sin objeción o sin votación, o bien mediante votación registrada o por votación nominal.

Aunque carecen de obligatoriedad jurídica para los gobiernos, las decisiones de la Asamblea están sustentadas por el peso de la opinión pública mundial respecto de los principales problemas internacionales y por la autoridad moral de la comunidad internacional.

La labor de las Naciones Unidas durante todo el año se deriva fundamentalmente de las decisiones de la Asamblea General, es decir, de la voluntad de la mayoría de los Miembros expresada en resoluciones adoptadas por la Asamblea. Esta labor la Ilevan a cabo:

* Las Comisiones y otros órganos establecidos por la Asamblea para estudiar cuestiones específicas como el desarme, el espacio ultraterrestre, el mantenimiento de la paz, la descolonización y los derechos humanos e informar al respecto;

* Las conferencias internacionales convocadas por la Asamblea, y

* La Secretaría de las Naciones Unidas por conducto de las actividades del Secretario General y de la plantilla de funcionarios internacionales.

Secretaría General

Organo administrativo compuesto por un secretario general y "tanto personal como la Organización pueda necesitar", según consta en la Carta fundacional de la Organización de la Naciones Unidas (ONU).

El secretario general, nombrado para un mandato de cinco años por la Asamblea General, a recomendación del Consejo de Seguridad, es el principal funcionario administrativo de la ONU y, según el Artículo 99 de la Carta, puede llamar la atención del Consejo de Seguridad sobre cualquier tema que parezca amenazar la paz y la seguridad internacional. Desde el nacimiento de las Naciones Unidas, esta disposición proporcionó al secretario general una cierta autoridad ejecutiva, lo que provocó el descontento sistemático de la Unión Soviética con las dos primeras autoridades de la ONU. El primer secretario general fue el noruego Trygve Lie, que, ante la constante presión soviética, se vio forzado a dimitir en noviembre de 1952. En abril de 1953 le sucedió el sueco Dag Hammarskjöld, que sería reelegido cinco años más tarde. Hammarskjöld también tuvo que enfrentarse con las duras objeciones de la URSS a raíz de la intervención de la ONU en la crisis del Congo de 1960-1961. Pereció en dicho país en un accidente de aviación el 17 de septiembre de 1961. El 3 de noviembre la Asamblea nombró al birmano U Thant secretario general en funciones, quien fue reelegido en 1966. Cuando su segundo mandato expiró en 1971, le sustituyó Kurt Waldheim, de Austria, quien volvió a ser reelegido durante otros cinco años en 1976. En 1982 el peruano Javier Pérez de Cuéllar sucedió a Waldheim, cumplió dos mandatos y rechazó un tercero. Pérez de Cuéllar participó en numerosas misiones de paz y de ayuda humanitaria tras algunos desastres, como los terremotos de Guatemala y Nicaragua. Fue relevado en 1992 por el egipcio Butros Butros-Ghali, y en 1997 tomo posesión del cargo el ghanés Kofi Annan.

En 1977 la Asamblea General adoptó una resolución que otorgaba al secretario general la autoridad de nombrar a un vicesecretario, que tendría el título de director general para el desarrollo económico y la cooperación económica internacional, y cuya responsabilidad sería dirigir aquellas agencias de la ONU dedicadas a temas sociales y económicos.

El personal de las Naciones Unidas es nombrado por el secretario general, que es quien selecciona a estos funcionarios internacionales basándose en la competencia e integridad de éstos y respetando que la composición de la Secretaría refleje la diversidad multinacional de la propia ONU. Los funcionarios de las Naciones Unidas sólo deben rendir cuentas ante ese organismo y no pueden buscar o recibir instrucciones de otro gobierno o autoridad. La Secretaría está organizada en varios departamentos, entre los que se incluyen las oficinas encargadas de la información política, legal, financiera, económica, pública y de tutela.

KOFI ANNAN
SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS

Nota biográfica

Kofi Annan fue elegido como el séptimo Secretario General de las Naciones Unidas a partir del 1 de enero de 1997 hasta el 31 de diciembre de 2001. Hasta el momento de su nombramiento por la Asamblea General, el Sr. Annan había sido Secretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas.

El Sr. Annan, nacional de Ghana, volvió al puesto de Secretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz en marzo de 1996, después de desempeñar las funciones de Representante Especial del Secretario General en la ex Yugoslavia y de Enviado Especial ante la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN) durante todo el período de transición que siguió a la firma del Acuerdo de Paz de Dayton. Había sido nombrado Secretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz el 1 de marzo de 1993, un año después de su nombramiento como Subsecretario General en el mismo departamento.

Antes de desempeñar esos cargos, el Sr. Annan sirvió a las Naciones Unidas en otros puestos superiores. En total, ha dedicado más de 30 años de su vida a las Naciones Unidas, para las que ha trabajado en lugares tan diversos como Addis Abeba, el Cairo, Ginebra, Ismailia (Egipto) y Nueva York.

Entre esas posiciones, el Sr. Annan prestó servicios en calidad de Subsecretario General de Planificación de Programas, Presupuesto y Finanzas y Contralor de las Naciones Unidas. A raíz de la invasión de Kuwait por el Iraq en 1990, el Secretario General envió al Sr. Annan al Iraq para determinar qué podía hacerse para mejorar la situación sobre el terreno y facilitar la repatriación de más de 900 funcionarios internacionales. Durante su estancia en el Iraq, el Sr. Annan entabló negociaciones para la liberación de los rehenes occidentales y señaló a la atención de la comunidad internacional la situación de los más de 500.000 asiáticos que se encontraban en Kuwait y en el Iraq. Encabezó posteriormente el equipo de negociación de las Naciones Unidas con el Iraq sobre la posibilidad de autorizar ventas de petróleo para la compra de ayuda humanitaria.

El Sr. Annan había simultaneado anteriormente los cargos de Subsecretario General de Gestión de Recursos Humanos y Coordinador de Asuntos de Seguridad de las Naciones Unidas, después de desempeñar los cargos de Director de Presupuesto y Director Adjunto de Administración y Jefe de Personal de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

El Sr. Annan, regresó a su país de origen de 1974 a 1976 para desempeñar el cargo de Director Gerente de la Empresa de Promoción Turística de Ghana, cargo que simultaneó con su participación en la Junta de Ordenación del Turismo de Ghana.

Además de sus funciones oficiales, el Sr. Annan participa desde hace mucho tiempo en actividades relacionadas con la educación, el desarrollo, el bienestar y la protección del personal internacional. Pertenece actualmente a las juntas de consejeros del Macalester College de Saint Paul (Minnesota) y del Institute for the Future de Menlo Park (California). Fue durante muchos años Presidente de la Junta Directiva de la Escuela Internacional de las Naciones Unidas de Nueva York, y formó parte de la Junta de Gobernadores de la Escuela Internacional de Ginebra de 1981 a 1983. Dentro de las Naciones Unidas, el Sr. Annan ha participado en los trabajos de la Junta de Nombramientos y Ascensos y del Grupo de Funcionarios Superiores (en ambos casos en calidad de Presidente), de la Junta de Gestión Administrativa y de Finanzas, del Grupo de Trabajo del Secretario General sobre las Operaciones de Mantenimiento de la Paz, y de la Caja Común de Pensiones del Personal de las Naciones Unidas.

El Sr. Annan, que habla inglés, francés y varios idiomas africanos, estudió en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Kumasi y completó sus estudios de economía en el Macalester College, que le otorgó en 1994 su Trustee Distinguished Award, en reconocimiento de sus más de 30 años de servicio a la comunidad internacional. Cursó estudios de posgrado de economía en el Institut universitaire des hautes études internationales de Ginebra. En su calidad de Sloan Fellow de 1971-1972 en el Massachusetts Institute of Technology, recibió el título de Master of Science en Gestión. En junio de 1996, el Cedar Crest College de Allentown (Pennsylvania) le confirió el título honorario de Doctor of Public Service.

El Sr. Annan nació en 1938. Está casado y tiene tres hijos.

SECRETARIOS GENERALES ANTERIORES

Boutros Boutros-Ghali (Egipto)
Período a cargo: 1992-1996

Javier Pérez de Cuéllar (Perú)
Período a cargo: 1982-1991

Kurt Waldheim (Austria)
Período a cargo: 1972-1981

U Thant (Myanmar)
Período a cargo: 1961-1971

Dag Hammarskjold (Suecia)
Período a cargo: 1953-1961

Trygve Lie (Noruega)
Período a cargo: 1946-1952

Función del Secretario General de las Naciones Unidas

La Carta de las Naciones Unidas define al Secretario General como el "más alto funcionario administrativo" de la Organización. Desde luego, el Secretario General es mucho más que eso. A un mismo tiempo diplomático y activista, conciliador y provocador, el Secretario General se yergue ante la comunidad mundial como el emblema mismo de las Naciones Unidas. La tarea requiere una gran medida de valor, sensibilidad e imaginación, a todo lo cual el Secretario General debe añadir un optimismo tenaz: la convicción de que los ideales expresados en la Carta pueden convertirse en realidad. El actual Secretario General de las Naciones Unidas, séptimo ocupante del cargo, es Kofi Annan, de Ghana, quien asumió sus funciones el 1 de enero de 1997.

La labor del Secretario General implica un cierto grado de tensión inherente y creativa, que dimana directamente de la definición del cargo enunciada en la Carta. La Carta autoriza al Secretario General a señalar a la atención del Consejo de Seguridad cualquier asunto que en su opinión amenace la paz y la seguridad internacionales. También le asigna el desempeño de "las demás funciones" que le encomienden el Consejo de Seguridad, la Asamblea General y los otros órganos principales de las Naciones Unidas. En consecuencia, el Secretario General hace de portavoz de la comunidad internacional y al mismo tiempo de funcionario de los Estados Miembros, funciones que al parecer aseguran un cierto grado de fricción. Sin embargo, lejos de limitar su valor, esos perfiles amplios garantizan un mandato extraordinario para la acción.

El Secretario General es mejor conocido por el público por utilizar su jerarquía e imparcialidad --sus "buenos oficios"-- en interés de la "diplomacia preventiva". Esto se refiere a las medidas que adoptan el Secretario General o los funcionarios superiores a sus órdenes, en público y en privado, para evitar que surjan, aumenten o se extiendan las controversias internacionales. En efecto, a medida que se desatan acontecimientos y crisis en todo el planeta, la palabra y los hechos del Secretario General pueden tener profundas repercusiones.

No obstante, su labor entraña consultas diarias con dirigentes mundiales y otras personas, la asistencia a los períodos de sesiones de los diversos órganos de las Naciones Unidas y viajes por todo el mundo como parte del esfuerzo general por lograr que se comprenda mejor el papel de las Naciones Unidas en los asuntos internacionales. El Secretario General publica una memoria anual, cuya aparición se aguarda con ansiedad, en la que evalúa la labor de la Organización y anticipa su parecer acerca de las prioridades futuras.

Asimismo, cada Secretario General define la tarea que le corresponde según su época y generación particulares. En 1992, por ejemplo, el señor Boutros-Ghali escribió a petición del Consejo de Seguridad "Un programa de paz", que es una propuesta de largo alcance para el mantenimiento y la consolidación eficaces de la paz en el mundo, tras la terminación de la guerra fría. Dos años más tarde publicó "Un programa de desarrollo", que es un proyecto de desarrollo para el siglo XXI. En momentos en que la comunidad internacional entra en un terreno en gran parte desconocido, se otorga también al cargo de Secretario General un nuevo dinamismo y una nueva orientación.

Los predecesores del señor Annan en el cargo de Secretario General de las Naciones Unidas han sido: Boutros Boutros-Ghali, de Egipto, quien desempeñó su cargo de 1992 a 1996; Javier Pérez de Cuéllar, del Perú, quien prestó servicios de 1982 a 1991; Kurt Waldheim, de Austria, quien desempeñó esa función de 1972 a 1981; U Thant, de Birmania (hoy Myanmar), quien desempeño el cargo de 1961 a 1971; Dag Hammarskjöld, de Suecia, quien prestó servicios desde 1953 hasta su muerte en un accidente de aviación en África en 1961, y Trygve Lie, de Noruega, quien desempeñó el cargo de 1946 a 1953.

LOUISE FRÉCHETTE VICESECRETARIA GENERAL

Nota biográfica

Ex Representante Permanente ante las Naciones Unidas pasa a ser la primera persona en un cargo recién creado.

El Secretario General, Kofi Annan, ha anunciado el nombramiento de Louise Fréchette del Canadá como su Vicesecretaria General. Este cargo fue creado por la Asamblea General en diciembre de 1997 y Fréchette es la primera persona en ocuparlo. Asumió su nueva función a finales de febrero de 1998.

Louise Fréchette es la Viceministra de Defensa Nacional del Canadá desde junio de 1995. Antes de ese cargo había ejercido, desde noviembre de 1994, el de Viceministra Adjunta del Departamento de Finanzas de su país. En enero de 1992 ocupó también el cargo de Embajadora y Representante Permanente del Canadá ante las Naciones Unidas en Nueva York.

Comenzó su carrera en marzo de 1971, en la División de Europa Occidental del Departamento de Relaciones Exteriores del Canadá, y en enero de 1972 se trasladó a la División de Personal. Ejerció el cargo de Segunda Secretaria de la Embajada canadiense en Atenas desde 1973 a 1975, después de haber participado como delegada de su país en el período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 1972.

Desde 1975 a 1977, volvió a trabajar en la División de Europa Occidental del Departamento de Relaciones Exteriores. Desde 1979 a 1982, se desempeñó como Primera Secretaria de la Misión Permanente de su gobierno ante las Naciones Unidas en Ginebra. Durante ese período, participó en un período de sesiones de la Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa (CSCE), que tuvo lugar en Madrid de noviembre de 1980 a julio de 1981.

Después de ser Vicedirectora de la División de Asuntos Europeos del Departamento de Relaciones Exteriores de enero a mayo de 1982, fue Vicedirectora de la División de Política Comercial del Departamento de julio de 1982 a agosto de 1983. Desde 1983 a 1985, ejerció sus funciones como Directora de la División de Países de la Cumbre Europea del citado Departamento. Entre junio de 1985 y septiembre de 1988, se desempeñó como Embajadora del Canadá en la Argentina, acreditada también ante el Uruguay y el Paraguay.

En octubre de 1988, fue nombrada Viceministra Auxiliar para América Latina y el Caribe del Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio Internacional. En el ejercicio de esas funciones dirigió la revisión de las relaciones del Canadá con la citada región, lo que permitió que su país entrara en la Organización de los Estados Americanos (OEA). En enero de 1991, pasó a ser Viceministra Auxiliar de Política Económica y Competitividad Comercial.

En 1966 obtuvo el título de Bachelor of Arts en la Universidad Basile Moreau. En 1970 se licenció en historia en la Universidad de Montreal y en 1978 obtuvo un título de posgrado en economía de la Universidad de Europa en Brujas (Bélgica). En 1993, recibió el título de Doctora "honoris causa" en Derecho de la Universidad de Saint Mary en Halifax.

Nació en Montreal, el 16 de julio de 1946, y está soltera.

EL CONSEJO DE SEGURIDAD

¿Qué es el Consejo de Seguridad?

De conformidad con la Carta, al Consejo de Seguridad le compete la responsabilidad primordial por el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

El Consejo se compone de 15 miembros, a saber, cinco miembros permanentes: China, los Estados Unidos, la Federación de Rusia*, Francia y el Reino Unido; y diez elegidos por la Asamblea General por períodos de dos años.

Cada miembro del Consejo tiene un voto. Las decisiones sobre cuestiones de procedimiento se adoptan mediante voto afirmativo, cuando menos, de nueve de sus 15 miembros. Las decisiones sobre cuestiones sustantivas requieren nueve votos, incluidos los votos afirmativos de los cinco miembros permanentes. Esta es la regla de la "unanimidad de las grandes potencias", frecuentemente denominada "veto". Si un miembro permanente no apoya una decisión, puede emitir un voto negativo, el cual tiene poder de veto. Los cinco miembros permanentes han ejercido el derecho de veto en alguna oportunidad. Si un miembro permanente no apoya una decisión pero no desea bloquearla mediante un veto, se puede abstener en la votación.

De acuerdo con la Carta, todos los Miembros de las Naciones Unidas convienen en aceptar y cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad. Aunque otros órganos de las Naciones Unidas formulan recomendaciones a los gobiernos, sólo el Consejo está facultado para adoptar decisiones que los Estados Miembros, de conformidad con la Carta, están obligados a cumplir.

Funciones y poderes

De conformidad con la Carta, las funciones y poderes del Consejo de Seguridad son los siguientes:

  • Mantener la paz y la seguridad internacionales de conformidad con los propósitos y principios de las Naciones Unidas;
  • Investigar toda controversia o situación que pueda crear fricción internacional;
  • Recomendar métodos de ajuste de tales controversias, o condiciones de arreglo;
  • Formular planes para el establecimiento de un sistema que reglamente los armamentos;
  • Determinar si existe una amenaza a la paz o un acto de agresión y recomendar qué medidas se deben adoptar;
  • Instar a los Miembros a que apliquen sanciones económicas y otras medidas que no entrañan el uso de la fuerza, con el fin de impedir o detener la agresión;
  • Emprender una acción militar contra un agresor;
  • Recomendar la admisión de nuevos miembros y las condiciones en las cuales los Estados pueden pasar a ser partes en el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia;
  • Ejercer las funciones de administración fiduciaria de las Naciones Unidas en "zonas estratégicas";
  • Recomendar a la Asamblea General la designación del Secretario General y, junto con la Asamblea, elegir a los magistrados de la Corte Internacional de Justicia.

El Consejo de Seguridad está organizado de modo que esté en condiciones de funcionar en forma permanente, y un representante de cada uno de sus miembros debe estar presente en todo momento en la Sede de las Naciones Unidas. El 31 de enero de 1992 tuvo lugar en la Sede la primera Reunión en la Cumbre del Consejo, a la que asistieron Jefes de Estado y de Gobierno de 13 de sus 15 miembros y los ministros de Relaciones Exteriores de los otros dos. El Consejo se puede reunir en otro lugar que no sea la Sede; en 1972 celebró un período de sesiones en Addis Abeba (Etiopía), y el año siguiente hizo lo propio en Panamá (Panamá).

Cuando se le ha sometido una denuncia referente a una amenaza a la paz, la primera medida que adopta el Consejo suele ser la de recomendar a las partes que procuren llegar a un acuerdo por medios pacíficos. En algunos casos el propio Consejo procede a la investigación y a la mediación. Puede nombrar representantes especiales o pedir al Secretario General que interponga sus buenos oficios. En ciertos casos puede enunciar principios para un arreglo pacífico.

Cuando una controversia culmina en lucha armada, la primera preocupación del Consejo es ponerle fin lo más pronto posible. En muchas oportunidades desde la constitución de las Naciones Unidas, el Consejo ha dictado directivas de cesación del fuego que han impedido la extensión de las hostilidades en muchas partes del mundo. También envía fuerzas de las Naciones Unidas encargadas del mantenimiento de la paz, a fin de contribuir a reducir la tirantez en las regiones donde hay disturbios, mantener separadas a las fuerzas contendientes y crear condiciones de tranquilidad en las que se pueda gestionar un arreglo pacífico. En virtud del Capítulo VII de la Carta, el Consejo puede decidir la adopción de medidas coercitivas, sanciones económicas (por ejemplo, los embargos del comercio) o acciones militares colectivas.

La Asamblea General, a recomendación del Consejo de Seguridad, puede suspender el ejercicio de los derechos y privilegios inherentes a la calidad de miembro al Estado Miembro que haya sido objeto de acción preventiva o coercitiva por parte del Consejo de Seguridad. La Asamblea, a recomendación del Consejo, puede expulsar de las Naciones Unidas a un Estado Miembro que haya violado persistentemente los Principios estipulados en la Carta.

Un Estado que sea Miembro de las Naciones Unidas pero no del Consejo de Seguridad puede participar, sin derecho de voto, en las deliberaciones del Consejo cuando éste estime que los intereses de ese país están afectados en forma especial. Tanto los Estados Miembros de las Naciones Unidas como los Estados que no son Miembros son invitados a participar, sin derecho de voto, en las deliberaciones del Consejo cuando son parte en una controversia sometida a la consideración del Consejo; el Consejo establece las condiciones relativas a la participación de los Estados que no son Miembros.

*La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas fue Miembro original de las Naciones Unidas desde el 24 de octubre de 1945. En carta de fecha 24 de diciembre de 1991, el Presidente de la Federación de Rusia, Boris Yeltsin, informó al Secretario General que la Federación de Rusia, con el apoyo de los 11 países miembros de la Comunidad de Estados Independientes, ocupaba el lugar de la Unión Soviética en el Consejo de Seguridad y en todos los demás órganos de las Naciones Unidas.

LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA

¿Qué es la Corte Internacional de Justicia?

La Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya (Países Bajos), es el órgano judicial principal de las Naciones Unidas. Su Estatuto forma parte integral de la Carta de las Naciones Unidas.

Pueden recurrir a la Corte todas las partes en su Estatuto, que incluye automáticamente a todos los Miembros de las Naciones Unidas. Un Estado que no sea Miembro de las Naciones Unidas puede llegar a ser parte en el Estatuto de la Corte en las condiciones que en cada caso determine la Asamblea General, por recomendación del Consejo de Seguridad. Suiza y Nauru son los únicos Estados no Miembros que son partes en el Estatuto. Ninguna persona individual podrá recurrir a la Corte.

Todos los países que son partes en el Estatuto de la Corte pueden ser partes en los casos que les sean sometidos. Otros Estados pueden encomendarle casos en las condiciones que establezca el Consejo de Seguridad. Además, el Consejo puede recomendar que un litigio se remita a la Corte.

Tanto la Asamblea General como el Consejo de Seguridad pueden solicitar una opinión consultiva de la Corte sobre cualquier cuestión jurídica. Otros órganos de las Naciones Unidas y los organismos especializados, con autorización de la Asamblea General, pueden solicitar opiniones consultivas sobre cuestiones jurídicas que correspondan al ámbito de sus actividades.

Jurisdicción

La jurisdicción de la Corte se extiende a todos los litigios que los Estados le sometan y a todos los asuntos previstos en la Carta de las Naciones Unidas o en tratados y convenciones vigentes. Los Estados pueden obligarse por anticipado a aceptar la jurisdicción de la Corte en casos especiales, ya sea mediante la firma de un tratado o convención en que se estipula que el caso sea sometido a la Corte o mediante una declaración especial en ese sentido. Esas declaraciones de aceptación obligatoria de la jurisdicción de la Corte pueden excluir ciertos tipos de casos.

De conformidad con el Artículo 38 de su Estatuto, la Corte, al decidir las controversias que se le sometan, aplica:

  • Las convenciones internacionales que establecen reglas reconocidas por los Estados litigantes;
  • La costumbre internacional como prueba de una pràctica general aceptada como ley, y;
  • Las decisiones judiciales y la doctrina de los autores más calificados de los distintos países, como medio subsidiario para la determinación de las reglas jurídicas.

Si las partes convienen en ello, la Corte también puede decidir un litigio sobre la base de la equidad.

Miembros

La Corte está integrada por 15 magistrados elegidos por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad, en votaciones independientes. Se los elige por sus méritos y no por su nacionalidad, y se intenta que estén representados en la Corte los principales sistemas jurídicos del mundo. No puede haber dos magistrados que sean nacionales de un mismo Estado. Los magistrados cumplen mandatos de nueve años y pueden ser reelegidos. No pueden dedicarse a ninguna otra ocupación mientras dure su mandato.

Por lo común, la Corte celebra sesiones plenarias, pero también puede constituir unidades más pequeñas, denominadas "salas", cuando las partes lo soliciten. Las sentencias dictadas por las salas se consideran dictadas por la Corte en pleno. La Corte ha constituido además una Sala de Asuntos Ambientales.

EL CONSEJO ECONOMICO Y SOCIAL

¿Qué es el Consejo Económico y Social?

La Carta estableció el Consejo Económico y Social como principal órgano coordinador de la labor económica y social de las Naciones Unidas y de los organismos e instituciones especializados que constituyen el sistema de las Naciones Unidas. El Consejo tiene 54 miembros, con mandatos de tres años. Las decisiones del Consejo Económico y Social se toman por mayoría simple, y cada miembro tiene derecho a un voto.

Funciones y poderes

Las funciones y poderes del Consejo Económico y Social son las siguientes:

  • Servir como foro central para el examen de los problemas económicos y sociales internacionales, de naturaleza mundial o interdisciplinaria, y para la formulación de recomendaciones sustantivas sobre dichos problemas con destino a los Estados miembros y al sistema de las Naciones Unidas en su conjunto;
  • Hacer o iniciar estudios, informes y recomendaciones sobre asuntos de carácter económico, social, cultural, educativo y sanitario y asuntos conexos;
  • Promover el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos y la observancia de estos derechos y libertades;
  • Convocar conferencias internacionales y preparar proyectos de convención sobre cuestiones de su competencia para someterlos a la consideración de la Asamblea General;
  • Negociar acuerdos con los organismos especializados en los cuales se definan sus relaciones con las Naciones Unidas;
  • Coordinar las actividades de los organismos especializados mediante consultas con ellos y formulándoles recomendaciones, y por medio de recomendaciones destinadas a la Asamblea General y a los Miembros de las Naciones Unidas;
  • Prestar servicios, con aprobación de la Asamblea, a los Miembros de las Naciones Unidas y, cuando lo soliciten, a los organismos especializados;
  • Celebrar consultas con las organizaciones no gubernamentales que se ocupen de asuntos en los que entiende el Consejo.
Períodos de sesiones

Generalmente, el Consejo Económico y Social celebra anualmente un período de sesiones sustantivo de cinco semanas de duración, alternando entre Nueva York y Ginebra, y al menos dos períodos de sesiones de organización en Nueva York. El período de sesiones sustantivo incluye un segmento especial de alto nivel al que asisten ministros y otros altos funcionarios para examinar cuestiones económicas y sociales importantes. La labor permanente del Consejo se lleva a cabo en sus órganos subsidiarios; comisiones y comités que se reúnen a intervalos regulares y presentan sus informes al Consejo.

Organos subsidiarios y conexos

El mecanismo subsidiario del Consejo incluye lo siguiente:

  • Nueve comisiones orgánicas: la Comisión de Estadística, la Comisión de Población y Desarrollo, la Comisión de Desarrollo Social, la Comisión de Derechos Humanos, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, la Comisión de Estupefacientes, la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal, la Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo y la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible;
  • Cinco comisiones regionales: la Comisión Económica para África (Addis Abeba, Etiopía), la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (Bangkok, Tailandia), la Comisión Económica para Europa (Ginebra, Suiza), la Comisión para América Latina y el Caribe (Santiago, Chile) y la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (Amán, Jordania);
  • Cuatro comités permanentes: el Comité del Programa y de la Coordinación, la Comisión de Asentamientos Humanos, el Comité Encargado de las Organizaciones no Gubernamentales y el Grupo Intergubernamental de Trabajo de Expertos en Normas Internacionales de Contabilidad y Presentación de Informes;
  • Diversos organismos permanentes de expertos que se ocupan de temas tales como la planificación del desarrollo, los recursos naturales, las fuentes de energía nuevas y renovables y la energía para el desarrollo, y los derechos económicos, sociales y culturales;
  • Los comités y juntas ejecutivos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo/Fondo de Población de las Naciones Unidas, el Programa Mundial de Alimentos y el Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación para la Promoción de la Mujer. También están relacionados con el Consejo la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes y el Consejo Mundial de la Alimentación.
Relaciones con las organizaciones no gubernamentales

De conformidad con la Carta, el Consejo Económico y Social puede celebrar consultas con las organizaciones no gubernamentales (ONG) interesadas acerca de los asuntos que son de la competencia del Consejo. El Consejo reconoce que esas organizaciones deben tener la oportunidad de expresar sus opiniones y de que a menudo poseen una experiencia o conocimientos técnicos de utilidad para los trabajos del Consejo.

Hay más de 1.500 ONG reconocidas como entidades consultivas por el Consejo. Están clasificadas en tres categorías: las organizaciones de la categoría I son las que se interesan en la mayor parte de las actividades del Consejo; las organizaciones de la categoría II son las que poseen competencia especial en esferas de actividad concretas del Consejo, y las organizaciones que ocasionalmente pueden efectuar aportes a los trabajos del Consejo se incluyen en una Lista a fin de consultarlas cuando sea del caso.

Las organizaciones no gubernamentales reconocidas como entidades consultivas pueden enviar observadores a las reuniones públicas del Consejo y de sus órganos subsidiarios y exponer por escrito su parecer acerca de materias relacionadas con la labor del Consejo. Además, pueden consultar con la Secretaría de las Naciones Unidas sobre asuntos de interés recíproco.

EL CONSEJO DE ADMINISTRACION FIDUCIARIA

¿Qué es el Consejo de Administración Fiduciaria?

Al crear un régimen internacional de administración fiduciaria, la Carta estableció el Consejo de Administración Fiduciaria como uno de los órganos principales de las Naciones Unidas y le asignó la función de supervisar la administración de los territorios en fideicomiso puestos bajo el régimen de administración fiduciaria. El objetivo principal de este régimen consistía en promover el adelanto de los habitantes de los territorios en fideicomiso y su desarrollo progresivo hacia el gobierno propio o la independencia. El Consejo de Administración Fiduciaria está constituido por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad: China, los Estados Unidos, la Federación de Rusia, Francia y el Reino Unido.

Los propósitos del régimen de administración fiduciaria se han cumplido a tal punto que todos los territorios en fideicomiso han alcanzado el gobierno propio o la independencia, ya sea como Estados separados o mediante su unión con países independientes vecinos. En noviembre de 1994, el Consejo de Seguridad puso fin al Acuerdo de Administración Fiduciaria correspondiente al último de los 11 territorios en fideicomiso originales que figuraban en su programa: el Territorio en Fideicomiso de las Islas del Pacífico (Palau), administrado por los Estados Unidos. El Consejo de Administración Fiduciaria, mediante la modificación de su reglamento, se reunirá cuando sea necesario.

Funciones y poderes

De conformidad con la Carta, el Consejo de Administración Fiduciaria está autorizado a examinar y debatir los informes presentados por la autoridad administradora respecto del adelanto político, económico, social y educativo de la población de los territorios en fideicomiso y, en consulta con la autoridad administradora, a examinar peticiones provenientes de los territorios en fideicomiso y realizar visitas periódicas y otras misiones especiales a esos territorios.

DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Introducción

Vivimos en una era de cambio y transición espectaculares, en un mundo que complejos sistemas financieros y revolucionarias tecnologías de la información están transformando en un inmenso mercado planetario. La mundialización está creando nuevas pautas de interacción entre pueblos y Estados. Si bien promete crear oportunidades sin precedentes de progreso material y más libertad, también amenaza con agravar muchos de los obstáculos que ya enfrenta la comunidad internacional y empeorar la marginación económica de los más vulnerables.En esta compleja situación, los derechos humanos han adquirido una importancia extraordinaria. Reconocidos oficialmente como gran prioridad internacional desde que las Naciones Unidas aprobaran la Declaración Universal de Derechos Humanos hace 50 años, en diciembre de 1948, este conjunto de normas y estándares universalmente reconocidos influyen hoy, cada vez más, en nuestras relaciones individuales y colectivas, en comunidades y entre naciones. En la actualidad, es casi universal el reconocimiento de que el respeto de los derechos humanos es esencial para el logro sostenible de la paz, el desarrollo y la democracia, las tres prioridades mundiales convenidas. En otras palabras, que es esencial que se respeten los derechos de decisión y asociación políticas, de opinión y expresión y de cultura; el derecho a no tener miedo y a no sufrir ningún tipo de discriminación o prejuicio; el derecho a no pasar penuria y el derecho al empleo y el bienestar, así como el derecho colectivo al desarrollo.

Desde su creación, en 1945, las Naciones Unidas han supervisado la codificación de los derechos humanos, esforzándose denodadamente por transferirlos de la esfera de la orientación ética a la de la obligatoriedad jurídica. Para la lista de los acontecimientos de los derechos humanos en las Naciones Unidas, presione sobre Cronología, a su izquierda. Ya casi completada su labor normativa en materia de instrumentos internacionales de derechos humanos, las Naciones Unidas concentran ahora esfuerzos y recursos en la aplicación de esa legislación. La Organización trata de hacer que los Estados Miembros observen dichas normas y trata de promover eficazmente una cultura mundial de los derechos humanos, mediante estrategias prácticas como las siguientes:

  • varios grupos de trabajo y grupos de expertos prosiguen la investigación en materia de derechos humanos, estableciendo normas, codificando el contenido de los derechos humanos, determinando cuáles son los obstáculos que impiden su aplicación y elaborando formas de poner en práctica esos derechos;
  • un sistema en evolución de vigilancia de los derechos humanos, compuesto de comisiones y comités, responde a las crecientes exigencias de prevención de las violaciones de los derechos humanos y establecimiento de recursos jurídicos al respecto, insistiendo en la ratificación universal de los tratados internacionales de derechos humanos y ayudando a los gobiernos a cumplir con las disposiciones de dichos tratados; y
  • una cantidad cada vez mayor de programas de cooperación técnica y capacitación en materia de administración de la justicia, realizados por conducto de operaciones y oficinas de derechos humanos sobre el terreno, ayudan a los Estados y a la sociedad civil, en todo el mundo, a crear redes nacionales para apoyar y fortalecer los derechos humanos y el estado de derecho a niveles regional y local.

Las Naciones Unidas siguen reorientando su programa de derechos humanos para responder con más eficacia a los desafíos actuales, ya sean violaciones en gran escala de los derechos humanos, opresión política sistemática o persistencia de formas más complejas y omnipresentes de discriminación, por ejemplo, las que perjudican el derecho al desarrollo o el derecho a un entorno saludable. Sin embargo, se reconoce, a nivel internacional, que la responsabilidad primordial por la promoción y protección de los derechos humanos recae en los gobiernos. Por esa razón, para fortalecer los derechos humanos a nivel nacional, las Naciones Unidas han ampliado considerablemente su labor sobre el terreno en materia de derechos humanos. Por conducto de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), que coordina la incorporación de los derechos humanos a las actividades del sistema entero, la Organización ayuda a los gobiernos y otros colaboradores nacionales e internacionales a promover y proteger los derechos humanos. El fortalecimiento de los instrumentos internacionales de derechos humanos y la responsabilidad cada vez mayor asumida por particulares y Estados Miembros en esa esfera son pasos decisivos para la aplicación eficaz de las normas de derechos humanos. Todos esos esfuerzos complementarios adelantan y realzan los esfuerzos de las Naciones Unidas por crear una cultura mundial de los derechos humanos.

Cronología de acontecimientos

26 de junio de 1945 - Firma de la Carta de las Naciones Unidas y el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, en San Francisco

21 de junio de 1946 - Establecimiento de la Comisión de Derechos Humanos por la resolución 9 (II) del Consejo Económico y Social. En su primer período de sesiones, celebrado en 1947, la Comisión creó la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Minorías basándose en la resolución mencionada. Establecimiento de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer por la resolución 11 (II) del Consejo Económico y Social.

9 de diciembre de 1948 - Aprobación por la Asamblea General de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio.

10 de diciembre de 1948 - Aprobación por la Asamblea General de la Declaración Universal de Derechos Humanos

20 de diciembre de 1952 - Aprobación por la Asamblea General de la Convención sobre los Derechos Políticos de la Mujer.

20 de noviembre de 1959 - Aprobación por la Asamblea General de la Declaración de los Derechos del Niño.

21 de diciembre de 1965 - Aprobación por la Asamblea General de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial. En la Convención se dispone la creación del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial.

16 de diciembre de 1966 - Aprobación por la Asamblea General del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Aprobación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y del Protocolo Facultativo correspondiente. En el Pacto se dispone la creación del Comité de Derechos Humanos.

7 de noviembre de 1967 - Aprobación por la Asamblea General de la Declaración sobre la eliminación de la discriminación contra la mujer.

13 de mayo de 1968 - Proclamación por la Conferencia Internacional de Derechos Humanos de la Proclamación de Teherán.

26 de noviembre de 1968 - Aprobación por la Asamblea General de la Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad.

22 de noviembre de 1969 - Aprobación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

11 de diciembre de 1969 - Aprobación por la Asamblea General de la Declaración sobre el Progreso y el Desarrollo en lo Social.

30 de noviembre de 1973 - Aprobación por la Asamblea General de la Convención Internacional sobre la Represión y el Castigo del Crimen de Apartheid.

9 de diciembre de 1975 - Aprobación por la Asamblea General de la Declaración sobre la Protección de Todas las Personas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

18 de diciembre de 1979 - Aprobación por la Asamblea General de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. En la Convención se dispone el establecimiento del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer.

25 de noviembre de 1981 - Aprobación por la Asamblea General de la Declaración sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones.

10 de diciembre de 1984 - Aprobación por la Asamblea General de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. En la Convención se dispone el establecimiento del Comité contra la Tortura.
28 de mayo de 1985 - Aprobación por el Consejo Económico y Social de la resolución 1985/17 en la que se establece el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, encargado de vigilar la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

4 de diciembre de 1986 - Aprobación por la Asamblea General de la Declaración sobre el derecho al desarrollo.

9 de diciembre de 1988 - Aprobación por la Asamblea General del Conjunto de Principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión.

24 de mayo de 1989 - Aprobación por el Consejo Económico y Social de los Principios relativos a una eficaz prevención e investigación de las ejecuciones extralegales, arbitrarias o sumarias.

20 de noviembre de 1989 - Aprobación por la Asamblea General de la Convención sobre los Derechos del Niño. En la Convención se dispone el establecimiento del Comité de los Derechos del Niño.

18 de diciembre de 1990 - Aprobación por la Asamblea General de la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares. En la Convención se dispone el establecimiento del Comité de protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares.

18 de diciembre de 1992 - Aprobación por la Asamblea General de la Declaración sobre la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas.

18 de diciembre de 1992 - Aprobación por la Asamblea General de la Declaración sobre los derechos de las personas pertenecientes a minorías nacionales o étnicas, religiosas y lingüísticas.

25 de mayo de 1993 - Aprobación por el Consejo de Seguridad de una resolución en la que se aprueba el estatuto del Tribunal Internacional para el enjuiciamiento de los presuntos responsables de las violaciones graves del derecho internacional humanitario cometidas en el territorio de la ex Yugoslavia desde 1991 (en inglés).

25 de junio de 1993 - Aprobación de la Declaración y Programa de Acción de Viena aprobados por la Conferencia Mundial de Derechos Humanos.

20 de diciembre de 1993 - Aprobación por la Asamblea General de la resolución 48/141, en la que se crea el puesto de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

5 de abril de 1994 - Sr. José Ayala-Lasso de Ecuador asume el puesto de (primer) Alto Comisionado de las Naciones Unidas assumes the post of the (first) United Nations High Commissioner for Human Rights.

1 de julio de 1994 - Aprobación por el Consejo de Seguridad de una resolución en la que se establece una Comisión de Expertos encargada de investigar las violaciones de los derechos humanos en Rwanda (en inglés).

23 de diciembre de 1994 - Aprobación por la Asamblea General de la resolución 49/184 en la que se proclama el Decenio de las Naciones Unidas para la educación en la esfera de los derechos humanos.

12 de septiembre de 1997 - La Sra. Mary Robinson de Irlanda asume el puesto de (segundo) Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

17 de julio de 1998 - Se adopta el Estado de Roma de la Corte Penal Interncional en la Conferencia Diplomática de Plenipotenciarios

Declaración Universal de Derechos Humanos

Hace cincuenta años, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos como baluarte contra la opresión y la discriminación. A raíz de una devastadora guerra mundial en la que se habían cometido algunos de los crímenes más bárbaros de la historia de la humanidad, la Declaración Universal detalló por primera vez los derechos y las libertades de las personas y constituyó el primer reconocimiento internacional de que los derechos humanos y las libertades fundamentales se aplicaban a todas las personas, en todas partes. En ese sentido, la proclamación de la Declaración Universal fue un hito extraordinario en la historia mundial. En la actualidad, la Declaración sigue influyendo en las vidas de las gentes e inspirando el activismo y la legislación de derechos humanos en todo el mundo.

La Declaración Universal es extraordinaria en dos sentidos fundamentales. En 1948, los Estados Miembros de las Naciones Unidas, que eran entonces 58, representaban toda una gama de ideologías, sistemas políticos y antecedentes religiosos y culturales, así como diferentes etapas de desarrollo económico. Los autores de la Declaración, que procedían de diferentes regiones del mundo, se esforzaron por que el proyecto de texto reflejase diferentes tradiciones culturales e incorporase valores comunes inherentes a los principales sistemas jurídicos y tradiciones religiosas y filosóficas del mundo. Lo más importante, sin embargo, es que concibieron la Declaración Universal como una afirmación común de las aspiraciones mutuas, como una visión compartida de un mundo más equitativo y justo.

El éxito de su empeño es patente en la aceptación casi universal de la Declaración. En la actualidad, traducida a casi 250 idiomas nacionales y locales, la Declaración es el más conocido y citado documento sobre derechos humanos del mundo. La Declaración Universal, fundamento de los instrumentos internacionales de derechos humanos, ha servido de modelo de numerosos tratados y declaraciones internacionales y ha sido incorporada a las constituciones y leyes de muchos países.

Cómo se redactó la Declaración Universal
LA LABOR PREPARATORIA de la Declaración Universal de Derechos Humanos es un ejemplo extraordinario y temprano de la capacidad de la Organización para lograr la cooperación y el consenso internacionales. El texto se redactó en dos años: de enero de 1947, en que la Comisión de Derechos Humanos se reunió por primera vez para elaborar la Carta Internacional de Derechos Humanos, a diciembre de 1948, en que la Asamblea General adoptó la Declaración Universal. Un comité de redacción, integrado por ocho miembros, elaboró el texto preliminar de la Declaración Universal. El comité, presidido por la Sra. Eleanor Roosevelt, viuda del ex Presidente de los Estados Unidos, convino en que era esencial afirmar el respeto universal de los derechos humanos y las libertades fundamentales, incluidos los principios de la no discriminación y de los derechos civiles y políticos, así como de los derechos sociales, culturales y económicos. Antes de presentarlo a la Asamblea General, la Comisión revisó el proyecto de declaración en función de las respuestas de los Estados Miembros.

La Asamblea General, por su parte, examinó minuciosamente el documento. Casi todas las palabras y cláusulas del texto fueron sometidas a votación: los 58 Estados Miembros votaron un total de 1.400 veces. Las discusiones fueron numerosas. Algunos estados islámicos se opusieron a los artículos sobre la igualdad de derechos en el matrimonio y sobre el derecho a cambiar de creencia religiosa, mientras que varios países occidentales criticaron la inclusión de los derechos económicos, sociales y culturales. El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó unánimemente la Declaración Universal de Derechos Humanos, con 8 abstenciones. Desde entonces, el 10 de diciembre se observa todos los años, en todo el mundo, como Día de los Derechos Humanos. La adopción de la Declaración se recibió de inmediato con aclamo, al considerarse un triunfo el que uniese a regímenes políticos, sistemas religiosos y tradiciones culturales muy diversos e incluso opuestos. En 1998, Año de los Derechos Humanos, se conmemoró en todo el mundo el 50o. aniversario de la Declaración Universal . Por primera vez en la historia, la comunidad internacional adoptaba un documento que consideraba de valor universal, un documento que era un "ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse". En el Preámbulo de la Declaración se reconoce la importancia que para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales tiene la creación de un marco jurídico de los derechos humanos: o sea, se afirma que el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales de todas las personas son la base de la libertad, la justicia y la paz en el mundo. Ampliando el propósito declarado en la Carta de las Naciones Unidas de promover el progreso social y elevar el nivel de vida "dentro de un concepto más amplio de la libertad", la Declaración asigna la misma importancia a los derechos económicos, sociales y culturales y a las libertades civiles y políticas, y les adjudica el mismo grado de protección. La Declaración ha inspirado más de 60 instrumentos internacionales de derechos humanos, que constituyen un sistema amplio de tratados de obligatoriedad jurídica para la promoción y protección de los derechos humanos.

La Declaración Universal abarca toda la gama de derechos humanos en 30 artículos claros y concisos. Los dos primeros artículos sientan la base universal de los derechos humanos: los seres humanos son iguales porque comparten la misma dignidad humana esencial; los derechos humanos son universales, no a causa de un estado u organización internacional, sino porque les pertenecen a la humanidad entera. Los dos artículos garantizan que los derechos humanos sean patrimonio de todos y no privilegio de un grupo selecto o privilegio que pueda concederse o denegarse. El Artículo 1 declara que "todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y dotados, como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros". El Artículo 2 reconoce la dignidad universal de una vida libre de discriminación: "Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición".

El primer grupo de artículos (3 a 21), establece los derechos civiles y políticos a los que tiene derecho toda persona. El derecho a la vida, la libertad y la seguridad de la persona, reconocido en el Artículo 3, es la base de todos los derechos políticos y libertad civiles que se establecen a continuación, incluidos el de no ser sometido a la esclavitud, la tortura y la detención arbitraria.

El segundo grupo de artículos (22 a 27), establece los derechos económicos, sociales y culturales a los que tienen derecho todos los seres humanos. La piedra angular de esos derechos es el Artículo 22, donde se reconoce que, como miembro de la sociedad, toda persona tiene derecho a la seguridad social y a la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales "indispensables" a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad. Los artículos detallan los derechos necesarios para el disfrute del derecho fundamental a la seguridad social, incluidos los derechos económicos relacionados con el trabajo, la remuneración equitativa y el disfrute del tiempo libre, los derechos sociales relacionados con un nivel de vida adecuado que asegure la salud, el bienestar y la educación, y el derecho a participar en la vida cultural de la comunidad.

El tercer y último grupo de artículos (28 a 30), amplía el marco de protecciones necesarias para el disfrute universal de los derechos humanos. El Artículo 28 reconoce el derecho a un orden social e internacional en el que los derechos humanos y las libertades fundamentales se hagan plenamente efectivos. El Artículo 29 reconoce que, además de derechos, toda persona tiene también deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad. Por último, el Artículo 30 protege la interpretación de todos los artículos de la Declaración de toda injerencia externa contraria a los propósitos y principios de las Naciones Unidas. Este Artículo afirma explícitamente que ningún Estado, grupo o persona tiene derecho alguno a emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en la Declaración.

Carta Internacional de Derechos Humanos

Una vez adoptada la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Comisión de Derechos Humanos, principal órgano intergubernamental en esa esfera dentro de las Naciones Unidas, empezó a traducir los principios de aquélla en tratados internacionales que protegían derechos específicos. Como se trataba de una tarea sin precedentes, la Asamblea General decidió redactar dos Pactos que codificasen las dos series de derechos esbozados en la Declaración Universal: los derechos civiles y políticos y los derechos económicos, sociales y culturales. Los Estados Miembros debatieron durante dos decenios las disposiciones de esos pactos, que confirmaban explícitamente determinados aspectos de los derechos humanos universales a los que la Declaración Universal se refería sólo de manera implícita, como el derecho de todos los pueblos a la libre determinación, y que hacían referencia a determinados grupos vulnerables, como las poblaciones indígenas y las minorías.

En 1966 se logró el consenso: ese año la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Los preámbulos y los artículos 1, 3, 4 y 5 son casi idénticos en ambos pactos internacionales. En ambos preámbulos se reconoce que los derechos humanos dimanan de la dignidad inherente de todos los seres humanos. El Artículo 1 de cada Pacto afirma que todos los pueblos tienen derecho a la libre determinación y que en virtud de ese derecho son libres de determinar su estatuto político y de buscar su desarrollo económico, social y cultural. En ambos, el Artículo 2 reafirma el principio de la no discriminación, haciéndose eco de la Declaración Universal, mientras que el Artículo 3 subraya que los Estados deben garantizar la igualdad de derechos de hombres y mujeres de disfrutar de todos los derechos humanos. El Artículo 6 de ambos Pactos se hace eco de la disposición final de la Declaración Universal y establece salvaguardias contra la destrucción o limitación indebida de cualquier derecho humano o libertad fundamental. Dos Protocolos Facultativos amplían determinadas disposiciones del Pacto de Derechos Civiles y Políticos: uno estipula que los particulares pueden presentar denuncias y el otro aboga por la abolición de la pena de muerte.

Al entrar en vigor en 1976, los dos pactos internacionales impartieron obligatoriedad jurídica a muchas de las disposiciones de la Declaración Universal para los Estados que los ratificaban. Ambos pactos internacionales, junto con la Declaración Universal y los Protocolos Facultativos, constituyen la Carta Internacional de Derechos Humanos.

Más de 60 tratados sobre derechos humanos han abordado con más detalles los derechos y libertades fundamentales que figuran en la Carta Internacional de Derechos Humanos. Dichos tratados se refieren a cuestiones como la esclavitud, el genocidio, el derecho humanitario, la administración de la justicia, el desarrollo social, la tolerancia religiosa, la cooperación cultural, la discriminación, la violencia contra la mujer y la condición de refugiados y minorías. Además de los dos pactos internacionales, hay cuatro convenciones que también se consideran instrumentos fundamentales de derechos humanos. Las mismas tratan sobre la discriminación racial, la tortura, la mujer y el niño, respectivamente:

la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (adoptada en 1965/entró en vigor en 1969), un tratado innovador que define y condena la discriminación racial, insta a que se tomen medidas a nivel nacional para el adelanto de determinados grupos raciales y étnicos y dispone que la ley castigue la difusión de ideas basadas en la superioridad racial o que inspiren el odio;

la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (1979/1981) detalla medidas para el adelanto y habilitación de la mujer en la vida privada y pública, especialmente en las esferas de la educación, el empleo, la salud, el matrimonio y la familia;

la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (1984/1987) prohíbe la tortura y la violación como armas de guerra; en 1988, en un importante esfuerzo por ayudar a las víctimas de la tortura e intensificar los esfuerzos internacionales por ponerle fin a la tortura, las Naciones Unidas declararon el 26 de junio Día Internacional de Solidaridad con las Víctimas de la Tortura;

la Convención sobre los Derechos del Niño (1989/1990), la convención sobre derechos humanos más ratificada: sólo dos Estados Miembros, los Estados Unidos y Somalia, todavía no son partes en la Convención, que protege a los niños, entre otras cosas, de la explotación económica y sexual.

Unos 14 Estados han incorporado a sus constituciones disposiciones de la Convención sobre los Derechos del Niño, mientras que 35 han aprobado nuevas leyes en cumplimiento de la Convención o han enmendado leyes relacionadas con el maltrato o el trabajo de los niños y la adopción. Otros Estados Miembros han alargado el período de educación obligatoria, garantizado protección especial a los niños refugiados o miembros de minorías, o reformado sus sistemas de de justicia de menores, como lo estipula la Convención.

Conferencia Mundial de Derechos Humanos

Las Naciones Unidas designaron el año 1968 como Año Internacional de los Derechos Humanos en observancia del vigésimo aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Ese año, convinieron una Conferencia sobre Derechos Humanos en Teherán, Irán, para impulsar los esfuerzos e iniciativas nacionales e internacionales en pro de los derechos humanos. Después de evaluar los efectos de la Declaración Universal en la legislación y decisiones judiciales nacionales, la Conferencia aprobó la Proclamación de Teherán, cuyo programa para el futuro abordaba los problemas del colonialismo, la discriminación racial, el analfabetismo y la protección de la familia. En la Proclamación de Teherán se puso énfasis en el principio de la no discriminación, condenándose la política de apartheid como un "crimen de lesa humanidad", y se instó a la comunidad internacional a ratificar los pactos internacionales sobre derechos civiles y políticos y sobre derechos económicos, sociales y culturales adoptados por las Naciones Unidas dos años antes.

En 1993, la Conferencia Mundial de Derechos Humanos celebrada en Viena volvió a evaluar el progreso de la labor de las Naciones Unidas en la esfera de los derechos humanos a lo largo de los años. La Conferencia de Viena contó con un apoyo sin precedentes de la comunidad internacional de derechos humanos. Unos 7.000 participantes, entre ellos delegaciones de 171 Estados y representantes de más de 840 organizaciones no gubernamentales, se reunieron durante dos semanas para elaborar un revitalizado programa de acción mundial en pro de los derechos humanos. Hubo un amplio consenso de que, ya codificados los derechos fundamentales y establecidos los mecanismos esenciales, era hora de aplicar con mayor vigilancia los estándares y normas de derechos humanos establecidos.

Al adoptar por consenso la Declaración y Programa de Acción de Viena, la Conferencia Mundial reafirmó la importancia fundamental de la Declaración Universal para la protección de los derechos humanos y reconoció por primera vez, unánimemente, que el derecho al desarrollo era un derecho inalienable y un componente integral de los instrumentos internacionales de derechos humanos. La Conferencia también subrayó que todos los derechos humanos debían promoverse en pie de igualdad, ya que eran universales e indivisibles, interrelacionados e interdependientes. Los representantes rechazaron argumentos de que algunos derechos humanos eran opcionales o que estaban subordinados a las tradiciones y prácticas culturales. La Conferencia de Viena le dió así alta prioridad a la preservación de la integridad de la Declaración Universal. Dándole un nuevo ímpetu a la aplicación mundial de las normas de derechos humanos, la Conferencia subrayó que la mayoría de las violaciones podían resolverse mediante la aplicación vigorosa de las normas existentes por conducto de los mecanismos existentes.

Al afirmar que la protección de los derechos humanos es "la primera responsabilidad" de los gobiernos, la Declaración de Viena reconoció la democracia como un derecho humano, fortaleciendo así la promoción de ésta y del estado de derecho. Al darle también alta prioridad a la ratificación universal de los tratados internacionales de derechos humanos, la Conferencia Mundial instó a los Estados, en particular, a que ratificasen rápidamente la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. Asimismo, la Conferencia tomó medidas innovadoras para proteger los derechos de los grupos vulnerables y para colocar los derechos de la mujer en la corriente principal de la labor de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos, apoyando el establecimiento de un Relator Especial sobre la violencia contra la mujer e instando a que se proclamase un decenio internacional de los pueblos indígenas del mundo.

La Conferencia Mundial tuvo un efecto catalizador en la revitalización del programa de derechos humanos de las Naciones Unidas. Con la Declaración y Programa de Acción de Viena la comunidad internacional cuenta con un nuevo marco de planificación, diálogo y cooperación para el enfoque integrado de la promoción de los derechos humanos. El reconocimiento de la interdependencia entre democracia, desarrollo y derechos humanos, por ejemplo, ha echado las bases de una mayor cooperación entre organismos de desarrollo internacionales y organizaciones nacionales para la promoción de los derechos humanos. La Declaración de Viena afirma de manera explícita, por primera vez, que todos los órganos, programas y organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas deben desempeñar una función esencial en el fortalecimiento de los derechos humanos. Sin embargo, la recomendación institucional clave de la Declaración fue la de que se estableciese el cargo de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, para coordinar todas las actividades de derechos humanos en todo el sistema. La Conferencia Mundial también pidió que en 1998 se llevase a cabo un examen quinquenal amplio del progreso realizado en la aplicación de la Declaración y Programa de Acción de Viena. Este examen coincide con el cincuentenario de la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Los derechos humanos en acción

Las Naciones Unidas han ido adaptando a través de los años su mecanismo de derechos humanos, a fin de responder mejor a la evolución de las exigencias de la comunidad internacional. Durante la guerra fría, la Organización creó estructuras normativas e institucionales para la protección de los derechos humanos, ampliando continuamente su competencia en esa esfera; a la vez, apoyó un vasto proceso de descolonización, en el que surgieron más de 80 nuevos Estados independientes. Medidas históricas de las Naciones Unidas, tales como la aprobación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales (1960), sentaron las pautas para el establecimiento universal del derecho colectivo a la libre determinación. Las Naciones Unidas también concentraron sus esfuerzos en los atropellos de los derechos humanos producto de la política de apartheid en Sudáfrica, supervisando medidas internacionales que, a la postre, ayudaron a eliminar esa grave abrogación de los derechos fundamentales. Sin embargo, pese a los éxitos logrados, la guerra fría limitó extraordinariamente la eficacia de la Organización, tanto en cuanto a la gama de derechos humanos que defendía como a su capacidad de hacer que se respetasen en la práctica. La situación política mundial no permitía mucha concertación del activismo de derechos humanos sobre el terreno. Las doctrinas de seguridad nacional y soberanía se invocaban a menudo para ocultar, excusar o justificar abusos de los derechos humanos.

En la actualidad, se reconoce ampliamente que hay que darle un nuevo ímpetu a la cincuentenaria inversión en el desarrollo y los derechos humanos, a fin de extender y profundizar la aplicación de los derechos económicos y sociales. Millones de personas, tanto en los países en desarrollo como en los países desarrollados, siguen condenadas a la pobreza extrema y a la exclusión de la vida económica, política y cultural. En la actualidad, hay 48 países en los que más de la quinta parte de la población viva en la "pobreza absoluta", con pocas perspectivas de cambio sustancial a corto plazo. Romper el ciclo de la pobreza sigue siendo, pues, una tarea formidable para la comunidad internacional. Por esa razón, las Naciones Unidas han puesto énfasis en el derecho al desarrollo, que quizás constituya la base estratégica para un programa de derechos humanos más amplio.

Fortalecimiento del mecanismo de derechos humanos

A raíz de la Conferencia de Viena, las Naciones Unidas han intensificado sus esfuerzos por reorientar su programa de derechos humanos, concentrándose principalmente en la aplicación en vez de, como antes, en el establecimiento de normas. Ha encabezado este esfuerzo el principal órgano intergubernamental en esa esfera, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, apoyada por la secretaría del Centro de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En 1993, la Asamblea General fortaleció considerablemente el mecanismo de derechos humanos de la Organización al crear el puesto de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Encargado de coordinar todos los programas de derechos humanos de las Naciones Unidas y mejorar su efecto y eficiencia general, el Alto Comisionado es el responsable principal de los mismos. Trabajando bajo la dirección y autoridad del Secretario General, a quien representa en la esfera de los derechos humanos, el Alto Comisionado también rinde cuentas a la Asamblea General, el Consejo Económico y Social y la Comisión de Derechos Humanos. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH) es el centro de coordinación de todas las actividades de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos. Además, sirve de secretaría de la Comisión de Derechos Humanos, los órganos establecidos en virtud de los tratados y otros órganos de las Naciones Unidas.

El primer Alto Comisionado, Sr. José Ayala Lasso, que ocupó el cargo de 1994 a 1997, tomó posesión del mismo un día antes de que se desencadenase la matanza genocida en Rwanda. El Sr. Ayala Lasso pidió la celebración de una reunión de emergencia de la Comisión de Derechos Humanos para tratar sobre la situación de los derechos humanos en ese país. La tragedia de Rwanda puso en evidencia, claramente, que era necesario fortalecer toda la gama de instrumentos de derechos humanos conque contaban las Naciones Unidas.

En 1997, como parte de amplias reformas para mejorar la eficacia de las Naciones Unidas, el Secretario General Kofi Annan incorporó los derechos humanos a todos los aspectos de la labor de la Organización, atribuyéndoles una importancia esencial. El Secretario General organizó la labor de las Naciones Unidas en cuatro esferas sustantivas: paz y seguridad, asuntos económicos y sociales, cooperación para el desarrollo y asuntos humanitarios. Los derechos humanos eran, a la vez, quinta esfera prioritaria y esfera temática incorporada a las cuatro anteriores. En lo adelante, el programa de derechos humanos de las Naciones Unidas se realizaría a través de toda la gama de actividades de la Organización. Otra medida adoptada fue la de consolidar la Oficina del Alto Comisionado y el Centro de Derechos Humanos en una sola Oficina, la del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Esa consolidación le dió a la nueva Alta Comisionada una sólida base institucional para, precisamente, coordinar la incorporación de las actividades de derechos humanos en todo el sistema y dirigir así la misión de la Organización en esa esfera.

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

La ex Presidenta de Irlanda, Sa. Mary Robinson, segundo Alto Comisionado para los Derechos Humanos, asumió el cargo en septiembre de 1997. El mandato del Alto Comisionado tiene cuatro componentes fundamentales:

  • forjar colaboraciones mundiales en pro de los derechos humanos;
  • prevenir violaciones de los derechos humanos y responder a emergencias;
  • promover los derechos humanos, junto con la democracia y el desarrollo, como principios orientadores para el logro de una paz duradera; y
  • coordinar el fortalecimiento del programa de derechos humanos de las Naciones Unidas en todo el sistema.

La Oficina del Alto Comisionado, con sede en Ginebra y oficinas en todo el mundo, tiene unos 200 empleados. Sus tres principales unidades se ocupan de actividades y programas, investigación y derecho al desarrollo, y servicios de apoyo. El presupuesto anual de la Oficina es limitado (alrededor de 20 millones de dolares, o sea, el 1,7 por ciento del presupuesto ordinario de las Naciones Unidas). Sin embargo, la cantidad cada vez mayor de actividades de derechos humanos sobre el terreno se ha traducido en un aumento notable de los costos. En 1998 las necesidades globales de financiación ascendieron a 54 millones de dólares. Conforme con su mandato ampliado, el Alto Comisionado apoya la labor de la Comisión de Derechos Humanos y de los órganos creados de conformidad con los tratados y se concentra, entre otras cosas, en el fomento de los derechos de la mujer y los niños, la lucha contra la discriminación racial en todas sus formas y la protección de los grupos vulnerables y las minorías, tales como las poblaciones indígenas, los trabajadores migratorios y las personas discapacitadas.

A fin de cumplir con ese mandato ampliado, la Oficina depende cada vez más de contribuciones voluntarias para financiar sus actividades. La Operación de Derechos Humanos en Rwanda, por ejemplo, se financió enteramente mediante contribuciones voluntarias de los gobiernos. Varios fondos de contribuciones voluntarias apoyan las iniciativas de la Alta Comisionada en materia de poblaciones indígenas, derechos del niño, derechos económicos, víctimas de la tortura y formas contemporáneas de esclavitud, así como de lucha contra el racismo y la discriminación racial.

Mediante la expansión de su programa de cooperación técnica, sobre todo, la OACDH ha logrado dar apoyo en materia de derechos humanos a casi todos los programas y organismos del sistema de las Naciones Unidas. En la esfera del mantenimiento de la paz, por ejemplo, el programa ha brindado diferentes tipos de asistencia a importantes misiones de las Naciones Unidas en Angola, Cambodia, Mozambique, Haití y los países de la ex Yugoslavia. También ha asesorado a las misiones electorales de las Naciones Unidas en Eritrea y Sudáfrica. Esos servicios de asesoramiento a menudo conllevan servicios de expertos en derechos humanos, análisis legislativo y capacitación del personal. El énfasis creciente en operaciones conjuntas ha permitido que se financie la presencia sobre el terreno de la Oficina del Alto Comisionado a través de los presupuestos ordinarios de otros componentes del sistema de las Naciones Unidas.

En la actualidad, prácticamente todos los órganos y organismos especializados de las Naciones Unidas, entre ellos el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, están esforzándose por incorporar a sus programas y actividades la promoción y protección de los derechos humanos, inclusive la perspectiva de género y el énfasis en el derecho al desarrollo. La Oficina del Alto Comisionado está tomando otras medidas para fortalecer el mecanismo de derechos humanos de las Naciones Unidas: por ejemplo, está apoyando la racionalización del funcionamiento de los órganos y mecanismos de vigilancia de los derechos humanos .

Comisión de Derechos Humanos

La política de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos es regida, a través de la Asamblea General, por una serie de órganos intergubernamentales que también dan orientación a la OACDH. La Comisión de Derechos Humanos es el principal órgano normativo intergubernamental en esa esfera. Establecida en 1946 por el Consejo Económico y Social, la Comisión da orientación política global, estudia los problemas relativos a los derechos humanos, elabora y codifica nuevas normas internacionales y vigila la observancia de los derechos humanos en todo el mundo. Integrada por 53 Estados Miembros elegidos por períodos de tres años, la Comisión es un foro en el que los Estados y las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales (ONG) expresan sus preocupaciones sobre cuestiones de derechos humanos.

La Comisión concentró originalmente sus esfuerzos en la definición y codificación de las normas internacionales de derechos humanos. En los últimos dos decenios, sin embargo, ha establecido un sistema de procedimientos especiales para investigar presuntas violaciones de los derechos humanos y envía rutinariamente misiones de investigación a países de todas partes del mundo. En la actualidad, el período anual de sesiones de seis semanas de duración de la Comisión, en Ginebra, constituye un singular foro mundial para plantear, examinar y aclarar aseveraciones sobre una amplia gama de violaciones. Tanto los Estados como las ONG presentan información sobre situaciones de interés para ellos y los gobiernos implicados a menudo presentan respuestas. Una vez examinada la situación, la Comisión puede enviar grupos de expertos investigadores, organizar visitas sobre el terreno, dialogar con los gobiernos, ofrecer asistencia y condenar violaciones.

En años recientes, la Comisión se ha ocupado cada vez más de la promoción de los derechos economicos, sociales y culturales, incluido el derecho al desarrollo. Para ayudarla en esa labor, ha establecido una serie de órganos subsidiarios, tales como los grupos de trabajo sobre los efectos de la carga de la deuda externa y de las consecuencias de la pobreza extrema en el disfrute de los derechos humanos.

Son prioridades en el programa de la Comisión la promoción de los derechos de la mujer y la protección de los derechos del niño. Se le presta atención especial a los niños en situaciones de conflicto armado y a la violencia contra la mujer (esto incluye a las trabajadoras migratorias y al tráfico de mujeres y niñas). La Comisión trata también de proteger los derechos de los grupos vulnerables, en especial las minorías étnicas, religiosas y lingüísticas y las poblaciones indígenas. Con tal fin, está tratando de crear un foro permanente para los pueblos indígenas dentro del sistema de las Naciones Unidas.

Desde 1948, ayuda a la Comisión su Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección de las Minorías, compuesta por 26 expertos independientes de todas las regiones del mundo. La Subcomisión tiene varios grupos de trabajo, que sirven de foro para los contactos entre los gobiernos y la sociedad civil en relación con los derechos de las poblaciones indígenas, las minorías y los grupos vulnerables a las formas contemporáneas de esclavitud. Entre otras cuestiones, la Subcomisión se concentra en las formas contemporáneas de esclavitud, entre ellas el trabajo forzado, las adopciones ilegales y seudolegales destinadas a explotar a los niños y la esclavitud sexual en tiempos de guerra. También examina cuestiones de derechos humanos relativas a los trabajadores domésticos y migratorios y examina medidas preventivas para la eliminación de la violencia contra la mujer, en particular en situaciones de conflicto armado.

Vigilancia de las violaciones de derechos humanos

La función de vigilancia de las violaciones de derechos humanos que desempeñan las Naciones Unidas es parte integral del conjunto de instrumentos sobre derechos humanos. El fundamento del sistema de vigilancia de las Naciones Unidas lo constituyen dos tipos de mecanismos de derechos humanos, uno convencional y otro extraconvencional, que responden a abusos individuales de los derechos humanos y a abrogaciones sistemáticas de esos derechos por los Estados Miembros.

Seis tratados esenciales sobre derechos humanos han establecido mecanismos de vigilancia "convencionales", o sea, seis órganos o comités creados en virtud de los propios tratados, que vigilan la adhesión de los Estados partes a las normas internacionales establecidas en dichos instrumentos. Los principios y normas de esos tratados sólo se aplican a los Estados que los hayan ratificado.

El Comité de Derechos Humanos vigila la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales vigila la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

El Comité para la eliminación de la discriminación racial vigila la aplicación de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial.

El Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer vigila la aplicación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

El Comité contra la Tortura vigila la aplicación de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

El Comité de los Derechos del Niño vigila la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño.

En informes periódicos a los comités, los Estados partes esbozan las medidas legislativas, judiciales y administrativas que han tomado para ajustar sus políticas y prácticas gubernamentales a los principios estipulados en el tratado. El Comité de Derechos Humanos, por ejemplo, ha examinado más de 800 informe sobre 56 países y ha publicado 270 decisiones. Aunque las opiniones del Comité no son jurídicamente vinculantes, tienen un peso considerable. Los Estados han acatado con frecuencia las decisiones del Comité y han efectuado cambios constitucionales o han ajustado sus políticas a raíz de recomendaciones de aquél.

Tres tratados sobre derechos humanos permiten comunicaciones de particulares. El Comité de Derechos Humanos, el Comité contra la Tortura y el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial están autorizados a aceptar denuncias individuales de ciudadanos de Estados que han ratificado las disposiciones relativas a comunicaciones de esa índole. Dos organismos especializados, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), también examinan denuncias de discriminación presunta en sus respectivas esferas de competencia.

En 1967, el Consejo Económico y Social adoptó la resolución 1235 (XLII) en la que autorizaba a la Comisión de Derechos Humanos y su Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección de las Minorías a examinar información pertinente relativa a violaciones graves de los derechos humanos y las libertades fundamentales. En 1970, el Consejó adoptó la resolución 1503 (XLVIII), que estableció el mecanismo para responder a las denuncias de los particulares que hoy se conoce comúnmente como "procedimiento 1503". Esas aseveraciones se resumen en documentos confidenciales que se envían, para su examen, a la Comisión de Derechos Humanos. Si se ve que hay un cuadro persistente de abusos graves y verificados de los derechos humanos, la Comisión puede investigar la situación mediante su sistema de "procedimientos especiales".

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos mantiene abierta las 24 horas del día una "línea de emergencia" de fax (0041-22-917-0092) a la que se puede informar sobre presuntas violaciones de los derechos humanos. Cada año, se reciben por esta vía casi 200.000 comunicaciones informando sobre violaciones.

Procedimientos especiales

El programa de derechos humanos de las Naciones Unidas depende cada vez más de un sistema de verificación independiente del marco de los tratados, que permite un enfoque más flexible y específico de cada violación. Los procedimientos especiales de la Comisión de Derechos Humanos constituyen este sistema de mecanismos denominados extraconvencionales. La Comisión puede nombrar expertos de reputación internacional para examinar, vigilar y rendir informes públicos sobre la situación de los derechos humanos en determinados países o, cuando el mandato es temático, sobre las violaciones graves de los derechos humanos en diferentes partes del mundo relacionadas con un fenómeno determinado, como la intolerancia religiosa o el recurso a los mercenarios. Esos expertos, que actúan a título personal, son designados relatores especiales, representantes, expertos independientes o, cuando varios de ellos comparten el mismo mandato, grupos de trabajo.

Los relatores especiales tienen libertad de utilizar todas las fuentes fidedignas de que dispongan para preparar sus informes. Gran parte de su labor se realiza sobre el terreno (entrevistas con autoridades, ONG y víctimas y reunión de pruebas en el terreno, cuando pueden). En 1997, se realizaron misiones de investigación a 14 países y se transmitieron a los gobiernos peticiones de información sobre más de 5.000 casos. Los relatores especiales presentan informes anuales a la Comisión, en los que recomiendan medidas a tomar. Esas recomendaciones son también utilizadas por los órganos establecidos en virtud de los tratados en su labor, en especial en la evaluación de los informes de los Estados.

A mediados de 1998, había más de 20 mandatos por país sobre la situación de los derechos humanos en determinadas regiones. Los relatores por país generalmente vigilan la compleja situación de los derechos humanos en regiones donde han ocurrido violaciones en gran escala, a menudo a raíz de violencia o conflictos en gran escala, como en Cambodia, Rwanda y la ex Yugoslavia. Esos relatores hacen recomendaciones acerca de cómo fortalecer los derechos humanos a nivel nacional.

La Comisión de Derechos Humanos nombró un Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en Rwanda en mayo de 1994, cuando todavía se estaba produciendo allí un genocidio. El Relator debía examinar todos los aspectos de la situación tocante a los derechos humanos, incluidas las causas primordiales de las atrocidades y las responsabilidades por las mismas. En 1997, al cumplirse los tres años previstos para aquel mandato, la Comisión nombró a un Representante Especial para facilitar la creación y funcionamiento eficaz de una comisión nacional independiente de derechos humanos en Rwanda.

La Asamblea General también solicitó al Secretario General que investigase la violación y atropellos sistemáticos de mujeres y niños durante el conflicto armado en la ex Yugoslavia, sobre todo en la República de Bosnia y Herzegovina.

Los expertos a los que se confían los mandatos temáticos cubren una gama de cuestiones específicas de derechos humanos de importancia mundial. El derecho a la vida, por ejemplo, es reconocido como el derecho más fundamental y su violación por los Estados es causa de preocupación internacional. El Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias, establecido en 1980, fue el primero que aceptó denuncias de particulares y visitó Estados. En 1995, uno de los expertos del Grupo de Trabajo empezó a examinar el problema de los desaparecidos en la ex Yugoslavia. En su informe final, en 1997, el experto afirmó que unas 20.000 personas seguían desaparecidas en Bosnia y Herzegovina, y que la inmensa mayoría eran hombres bosnios de origen musulmán que habían sido víctimas de las operaciones de "depuración étnica" realizadas por las fuerzas serbias de Bosnia entre 1992 y 1995.

En 1997, la Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer visitó Rwanda para estudiar la cuestión de la violencia contra la mujer en tiempos de guerra y situaciones posteriores a los conflictos, reuniéndose con numerosas sobrevivientes. La Relatora Especial también visitó el Tribunal Penal Internacional para Rwanda, en Tanzanía, donde observó el juicio contra Jean-Paul Akayesu, el primero de esta índole en incluir acusaciones de violencia sexual en la inculpación (véase la pág. XX).

Desde 1982, el Relator Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias investiga violaciones del derecho a la vida cometidas por autoridades estatales o grupos armados. En colaboración estrecha con gobiernos, órganos de las Naciones Unidas y ONG, el Relator Especial hace llamamientos a los gobiernos para que prevengan ejecuciones, especialmente cuando parece que se ha violado el derecho a un juicio imparcial. El Relator pide que se realicen investigaciones públicas o hace llamamientos urgentes, en respuesta a la información que recibe sobre amenazas de muerte contra personas o muerte de personas detenidas.

La sociedad civil: colaboradora en la acción en pro de los derechos humanos

Las Naciones Unidas consideran que para crear una cultura generalizada de los derechos humanos se necesita una dinámica red de colaboraciones a nivel mundial. La Alta Comisionada para los Derechos Humanos lleva a cabo su misión en colaboración, entre otros, con programas y organismos del sistema de las Naciones Unidas, gobiernos, organizaciones regionales, comunidades universitarias, particulares comprometidos con los derechos humanos y la comunidad no gubernamental. Se están desarrollando nuevos tipos de colaboración con la sociedad civil. En materia de derechos del niño, las ONG han participado en deliberaciones sobre la preparación de informes gubernamentales y, con ayuda del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), han presentado su propia información al Comité de los Derechos del Niño, han asistido a las sesiones de éste y han vigilado, a nivel nacional, la aplicación de las recomendaciones del Comité.

Las ONG y otros representantes de la sociedad civil, tales como instituciones universitarias y grupos cívicos, han tenido, desde el principio, una importancia decisiva en la labor de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos. Por ejemplo, han contribuido, entre otras cosas, a la incorporación de las cláusulas sobre derechos humanos en la Carta y al establecimiento de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Las ONG también han desempeñado una función clave en la formulación de las prioridades en materia de derechos humanos en las importantes conferencias mundiales de este decenio, en especial en los acuerdos logrados sobre derechos humanos en Viena (1993), sobre población y desarrollo en El Cairo (1994), sobre desarrollo social en Copenhague (1995), sobre derechos de la mujer en Beijing (1995) y sobre seguridad alimentaria en Roma (1996).

El liderazgo de las ONG también se ha hecho sentir en otras esferas. En la preparación de la Conferencia de Roma, que estableció en julio de 1998 la Corte Penal Internacional, una bien informada y elocuente coalición de ONG insistió en que se le diese un mandato fuerte a la Corte. Dicha coalición encabezó a menudo el debate sobre cuestiones conflictivas, tales como la necesidad de que la Corte tuviese un fiscal independiente y la inclusión del delito de agresión como uno de los principales abarcados por la jurisdicción de la Corte. Gracias a la vigorosa colaboración de las ONG con los gobiernos y las Naciones Unidas, la Corte Penal Internacional, última institución internacional que probablemente se cree en este siglo, tendrá la capacidad de cumplir su doble misión: enjuiciar a los responsables de atrocidades y refrenar barbaries futuras.

La fuerza de las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos radica en su capacidad de movilizar a la opinión pública, difundir información y presionar a los gobiernos para que cumplan las normas internacionales de derechos humanos. Hay gran diversidad entre esas ONG. Algunas defienden todos los derechos humanos, en general, mientras otras protegen los intereses específicos de determinados grupos vulnerables, tales como las mujeres y los niños, o se ocupan de cuestiones urgentes de derechos humanos, tales como la tortura, las desapariciones forzadas o el tratamiento de los prisioneros.

Las ONG son participantes de primerísima importancia en la defensa de los derechos humanos: representan y protegen a las víctimas, ofrecen servicios de expertos, reúnen y difunden información y alientan la educación sobre los derechos humanos. Entre las más activas ONG dedicadas a los derechos humanos se cuentan, en la actualidad, los grupos de mujeres. Estos desempeñan una función esencial en el adelanto y habilitación de la mujer, al concientizar sobre cuestiones de interés para la mujer y educar a las mujeres sobre sus derechos humanos. Muchas otras ONG trabajan de manera indirecta en defensa de los derechos humanos. Aunque se concentran principalmente en otras cuestiones, han incorporado a sus actividades los derechos humanos y ayudan al fomento de éstos mediante, entre otras cosas, la asistencia jurídica a grupos vulnerables.

Algunas organizaciones de derechos humanos, como Human Rights Watch y la Federación Internacional de Derechos Humanos, tienen un amplio alcance internacional y llevan a cabo encuestas independientes, publican boletines y difunden informes detallados. En la actualidad, hay cientos de ONG cuya labor en la esfera de los derechos humanos es ya de índole transnacional. Amnistía Internacional, por ejemplo, la mayor ONG de derechos humanos, tiene 1,2 millones de miembros en 160 países. Recientemente, inició una campaña mundial para que más de 6 millones de personas prometiesen apoyar la Declaración Universal de Derechos Humanos. Las promesas se entregarán a la Asamblea General de las Naciones Unidas en el Día de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre, en ocasión del cincuentenario de la Declaración Universal.

La paz y la seguridad: Temas de las Naciones Unidas

La paz y la seguridad son los objetivos finales de todas las actividades de las Naciones Unidas. Las iniciativas de paz del Consejo de Seguridad al que la Carta de las Naciones Unidas otorga plena responsabilidad para el mantenimiento de la paz y la seguridad ponen más claramente de manifiesto cómo trabaja la Organización para la consecución de esos objetivos. Para contribuir a solucionar una crisis, el Consejo de Seguridad puede iniciar una labor de mediación o investigación, exhortar a las partes a que remitan sus controversias a la Corte Internacional de Justicia o hacer otro tipo de recomendaciones. El Consejo también puede imponer sanciones o embargos, disponer el establecimiento de operaciones de mantenimiento de la paz u ordenar la adopción de medidas colectivas de carácter militar.

El Secretario General también desempeña una función importante al señalar a la atención del Consejo de Seguridad cualquier cuestión que amenace la paz y la seguridad. Utiliza sus buenos oficios en interés de la diplomacia preventiva. Gracias a la diplomacia discreta, el Secretario General ha ayudado, en repetidas ocasiones, a iniciar e impulsar en todo momento las negociaciones.

Las Naciones Unidas han emprendido 40 operaciones de mantenimiento de la paz en las que han participado más de 750.000 soldados y personal civil. Las fuerzas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas fueron galardonadas con el Premio Nobel de la Paz en 1988.

Anteriormente, la Organización contribuyó a velar por la paz y la seguridad al proponerse poner fin al colonialismo, de conformidad con los principios esbozados en la Carta. Unos 60 ex territorios coloniales obtuvieron la independencia. Esta labor se realizó principalmente bajo los auspicios del Consejo de Administración Fiduciaria, que fue establecido para velar por que los gobiernos preparasen las condiciones en los territorios que administraban con miras a la libre determinación. El Consejo concluyó su labor en 1994.

El desarme es una preocupación importante para las Naciones Unidas. La Asamblea General ha celebrado varios períodos extraordinarios de sesiones sobre desarme y cada año se ocupa de esa cuestión por mediación de sus dos órganos deliberativos: la Comisión de Desarme de las Naciones Unidas y la Primera Comisión de la Asamblea (Comisión de Desarme y Seguridad Internacional). La Organización presta apoyo a los órganos y reuniones intergubernamentales de desarme, y, entre otras iniciativas, supervisa las transferencias de armas de los principales sistemas de armas convencionales por medio del Registro de Armas Convencionales de las Naciones Unidas.

Las Naciones Unidas reconocieron oficialmente las posibilidades de que se produjera un nuevo conflicto internacional, poco después del lanzamiento del primer satélite artificial en 1958, y establecieron una Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos. Esta Comisión ha contribuído a elaborar intrumentos jurídicos para salvaguardar los derechos de la humanidad en relación con el espacio y la seguridad en la Tierra.

Esta página en Internet fue preparada por el Departamento de Información Pública (DIP).

OPERACIONES DE MANTENIMIENTO DE LA PAZ DE LAS NACIONES UNIDAS:

Preguntas y respuestas

No es documento oficial de las Naciones Unidas.

El Consejo de Seguridad envía personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, ataviado con los característicos cascos y boinas azules para que ayude a aplicar los acuerdos de paz, vigile la cesación del fuego, patrulle las zonas desmilitarizadas, cree zonas de separación entre fuerzas en conflicto y procura que se suspendan los enfrentamientos mientras los negociadores buscan una solución pacífica para las controversias. Sin embargo, en definitiva, el éxito de las operaciones de mantenimiento de la paz depende de la voluntad y la cooperación de las partes en conflicto.

Las Naciones Unidas no tienen ejército. Los Estados Miembros ofrecen voluntariamente tropas y equipo a cada misión de mantenimiento de la paz; se les reembolsan los gastos con cargo a un presupuesto especial para esas operaciones. A la par con el personal militar, en las operaciones de mantenimiento de la paz trabajan agentes de policía, observadores electorales, observadores de la situación de los derechos humanos y otros civiles. El personal de mantenimiento de la paz solo porta las armas indispensables para defenderse y en muchas ocasiones va desarmado; su "arma" más potente es la imparcialidad. Recurre a la persuasión y al uso mínimo de la fuerza para apaciguar las tensiones y prevenir los enfrentamientos. Es un trabajo peligroso; desde 1945, han muerto en el desempeño de sus funciones alrededor de 1500 integrantes de misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

¿Cuántas operaciones de mantenimiento de la paz ha habido?


Desde 1945, ha habido 48 operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. En la actualidad hay otras 16 en curso. El Consejo de Seguridad ha organizado 34 operaciones de mantenimiento de la paz entre 1988, año en que éstas fueron galardonadas con el Premio Nobel de la Paz, y febrero de 1998.

¿Quién está a cargo?


Son los 15 Estados miembros del Consejo de Seguridad, no el Secretario General, los que organizan y definen las misiones de mantenimiento de la paz. En la Carta de las Naciones Unidas se dispone que el Consejo tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales. Los cinco miembros permanentes del Consejo - China, Francia, la Federación de Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos - pueden vetar cualquier decisión concerniente a las operaciones de mantenimiento de la paz.

Los soldados que integran las misiones de mantenimiento de la paz no juran obediencia a las Naciones Unidas. Los gobiernos que ofrecen voluntariamente su personal negocian con sumo cuidado las condiciones de su participación, por ejemplo, las relativas a la estructura de mando y al control de las operaciones. Esos gobiernos siguen teniendo autoridad suprema sobre las fuerzas militares que sirven bajo la bandera de las Naciones Unidas, incluso en cuestiones de disciplina y de personal, y pueden retirar sus tropas si así lo desean. Los soldados de mantenimiento de la paz visten sus uniformes nacionales, pero para identificarse como integrantes de las misiones, también llevan cascos y boinas azules, así como distintivos de las Naciones Unidas.

¿Cuánto cuestan?


Los gastos correspondientes al personal y el equipo de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas llegaron a un máximo de 2.800 millones de dólares en 1995, debido al costo de las operaciones en la ex Yugoslavia. Los gastos de mantenimiento de la paz disminuyeron a 1.400 millones de dólares en 1996 y a alrededor de 1.300 millones de dólares en 1997; se prevé que los créditos presupuestarios para 1998 no pasarán de los mil millones de dólares.

Todos los Estados Miembros tienen que pagar una cuota de mantenimiento de la paz fijada en virtud de una fórmula en que ellos mismos convinieron. Sin embargo, al 15 de marzo de 1998 los Estados Miembros debían 1.700 millones de dólares a las Naciones Unidas en concepto de cuotas atrasadas y cuotas de ese año. Los Estados Unidos son con mucho el deudor más importante, ya que deben 958 millones de dólares.

¿Cómo se paga al personal de mantenimiento de la paz?


Los gobiernos pagan a los soldados de las operaciones de mantenimiento de la paz según el grado y la escala de sueldos nacionales. Las Naciones Unidas pagan un reembolso a los países que aportan contingentes voluntariamente a las operaciones de mantenimiento de la paz con arreglo a una tarifa única de 1.000 dólares al mes por soldado. Las Naciones Unidas también reintegran a los países el valor del equipo que aportan. Sin embargo, el pago de esos reembolsos suele aplazarse debido a los deficit de dinero en efectivo que se producen cuando los Estados Miembros no pagan sus cuotas.

¿Quiénes aportan personal y equipo?


Todos los Estados Miembros comparten los riesgos que entraña el mantenimiento de la paz y la seguridad. Desde 1945, 110 naciones han aportado contingentes en diferentes ocasiones; en la actualidad se cuenta con personal de mantenimiento de la paz aportado por 70 naciones. En febrero de 1998, los países que más tropas aportaban a las misiones en curso eran: Polonia (1053 soldados), Bangladesh (924), Austria (858), Ghana (782), Finlandia (768) y Noruega (722). La pequeña nación insular de Fiji, al igual que el Canadá, ha participado practicamente en todas las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Aportan contribuciones incluso algunos Estados no miembros de las Naciones Unidas. Por ejemplo, Suiza contribuyó con dinero, unidades médicas, aviones y equipo de otro tipo a las misiones de mantenimiento de la paz.

¿Por qué es buen negocio mantener la paz?


El costo de las operaciones de mantenimiento de la paz es mínimo en comparación con el de los conflictos y el de la pérdida de vidas y de bienes. Por cada dólar que gastaron los gobiernos en 1997 en actividades militares, menos de un cuarto de centavo se destinó a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. En 1997, la cuota de los Estados Unidos para esas operaciones de las Naciones Unidas fue de alrededor de 386 millones de dólares, es decir, menos de 1,45 dólares por ciudadano estadounidense.

¿Son iguales la acción coercitiva y las operaciones de mantenimiento de la paz?


No se deben confundir. Las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se han basado tradicionalmente en la voluntad de las partes en conflicto y entrañan el despliegue del personal de mantenimiento de la paz para hacer efectivo un acuerdo aprobado por dichas partes.
En el caso de una acción coercitiva, el Consejo de Seguridad da a los Estados Miembros la autoridad necesaria para que tomen todas las medidas que hagan falta a fin de lograr el objetivo de que se trate. No se requiere necesariamente el consentimiento de las partes, pero se ha recurrido a él en un pequeño número de casos: la guerra del Golfo, en Somalia, Rwanda, Haití, Bosnia y Herzegovina, y Albania. Ninguna de esas operaciones coercitivas estuvo bajo el control de las Naciones Unidas, sino que estuvieron dirigidas por uno o un grupo de países. En Bosnia y Herzegovina, una fuerza multinacional liderada por la OTAN sucedió a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

Las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas sobre el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales son el pilar tanto de las operaciones de mantenimiento de la paz como de la acción coercitiva.

¿Qué elemento ha frustrado algunas misiones recientes de mantenimiento de la paz?


El obstáculo principal ha sido la falta de voluntad de las partes en conflicto para encontrar una solución pacífica. Otro problema ha sido el que los Estados Miembros no hayan proporcionado los recursos suficientes. Algunas veces el Consejo de Seguridad ha encomendado tareas realmente formidables al personal de mantenimiento de la paz, sin darle los medios para cumplirlas. A continuación se mencionan dos ejemplos recientes de estas dificultades:

  • · En 1994, el Secretario General informó al Consejo de Seguridad de que los comandantes de las operaciones de mantenimiento de la paz necesitarían 35.000 soldados para disuadir los ataques contra las "zonas seguras" que había creado el Consejo de Seguridad en Bosnia y Herzegovina.
  • · También en 1994, el Consejo de Seguridad, ante un genocidio evidente y por decisión unánime, determinó que se necesitaban con urgencia 5.500 soldados para mantener la paz en Rwanda. Los Estados Miembros tardaron más de seis meses en proporcionar tropas, aun cuando 19 gobiernos habían prometido mantener 31.000 soldados como fuerzas de reserva para las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

OPERACIONES DE MANTENIMIENTO DE LA PAZ DE LAS NACIONES UNIDAS

Las Naciones Unidas han iniciado e impulsado las operaciones de mantenimiento de la paz como medio de mantener la paz y la seguridad internacionales. Desde 1948, más de 750.000 personas, entre el personal de la policía civil y el personal militar junto con miles de civiles, han prestado servicios en las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Más de 1.450 personas han dado la vida mientras supervisaban la aplicación de los acuerdos de paz y de cesación del fuego, patrullaban las zonas desmilitarizadas, creaban zonas de amortiguación entre las fuerzas en conflicto y apaciguaban conflictos locales que amenazaban con conventirse en una guerra de mayor amplitud. La mayoria de los miembros de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas han sido soldados cedidos voluntariamente por los respectivos gobiernos que integraban contingentes nacionales encargados de aplicar la disciplina y el adiestramiento militares a la tarea de restablecer y mantener la paz. Recibieron el Premio Nobel de la Paz por su labor en 1988.

Desde el final de la guerra fría, la tensión ha disminuido y la paz se ha visto amenazada por el resurgimiento de conflictos étnicos y nacionalistas en distintas regiones. Por consiguiente, en los últimos años las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas han aumentado rápidamente en número y complejidad. Mientras que en los primeros 40 años de las Naciones Unidas se establecieron sólo 13 operaciones de mantenimiento de la paz, desde 1988 se han iniciado 28 nuevas. El despliegue total de personal civil y militar de las Naciones Unidas alcanzó su punto máximo en 1995 con casi 70.000 miembros procedentes de 77 países. Las actividades "tradicionales" de mantenimiento de la paz han cedido el paso a operaciones integradas y complejas que requieren una combinación de medidas políticas, militares y humanitarias. Los agentes de policía, los observadores electorales, los observadores de la situación de derechos humanos y otros civiles se han sumado al personal militar, bajo la bandera de las Naciones Unidas, con el objeto de poner en práctica los arreglos negociados de los conflictos entre partes anteriormente antagonistas, alentando a los que se encontraban en bandos opuestos a construir juntos un futuro de paz.

A medida que el mundo ha recurrido con creciente frecuencia a las Naciones Unidas para resolver los conflictos, el costo de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas ha aumentado en consecuencia. El costo anual de todas las operaciones en 1995 ascendió a aproximadamente 3.000 millones de dólares. Sin embargo, esta inversión en las operaciones de mantenimiento de la paz debe considerarse en la debida perspectiva. A comienzos del decenio de 1990, los gastos militares mundiales ascendían a 1 billón de dólares aproximadamente por año, es decir 2 millones de dólares por minuto. En otras palabras, prepararse para la guerra cuesta en un día lo que cuesta mantener la paz en un año. El costo real de las operaciones de mantenimiento de la paz debe ser comparado, en última instancia, con el costo de la alternativa: la guerra.

Las operaciones de mantenimiento de la paz son establecidas por el Consejo de Seguridad, el órgano principal de las Naciones Unidas al que corresponde la responsabilidad primordial en relación con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Esas operaciones deben contar con el consentimiento de los gobiernos anfitriones y normalmente de las demás partes interesadas, y no deben, por ningún motivo, favorecer a una parte en detrimento de la otra. El éxito de las operaciones de mantenimiento de la paz también requiere un mandato claro y viable, la cooperación de las partes para ponerlo en práctica, un mando eficaz en la Sede y sobre el terreno y apoyo logístico y financiero adecuado.

Las tropas de las Naciones Unidas portan armas ligeras y pueden hacer uso de la fuerza sólo en defensa propia o en caso de que elementos armados traten de impedirles que acaten las órdenes de sus comandantes. Los observadores militares de las Naciones Unidas no portan armas. Las tropas de las Naciones Unidas pueden ser autorizadas a hacer uso de la fuerza para cumplir con su cometido únicamente en circunstancias excepcionales.

ASIstencia Humanitaria y Ayuda a los Refugiados

Millones de niños, mujeres y hombres han sufrido a causa de la explosión de conflictos étnicos, religiosos y civiles en diversas zonas del mundo, desde el momento en que se dio por terminada la guerra fría. En 1994, el conflicto y los actos de genocidio que han tenido lugar en Rwanda, así como también las crisis que continuaban abiertas en otros lugares --en particular en África, Asia Occidental, la ex Yugoslavia y a1gunas zonas de la antigua Unión Soviética--impusieron nuevas presiones sobre un sistema. ya llevado, al límite en sus esfuerzos por proporcionar asistencia humanitaria internacional.

Los desastres naturales también afectan a un creciente número de personas, sobre todo en los países en desarrollo. Las muertes causadas por desastres naturales casi se han multiplicado por diez desde el decenio de 1960, y del total un 90% corresponde a los países en desarrollo. Esto indica el grado en que la pobreza, las presiones demográficas y la degradación ambiental magnifican la escala de destrucción. Las pérdidas económicas a causa de desastres

naturales en todo el mundo se triplicaron desde el decenio de 1960 al de 1980, y aumentaron en un 40% --de 44.000 millones de dólares a 62.000 millones, según las estimaciones- entre 1991 y 1992.

Mejorar la prontitud y eficacia de la asistencia humanitaria internacional y reforzar las capacidades nacionales para evitar y hacer frente a situaciones de emergencia se encuentran entre las funciones principales de las Naciones Unidas. La asistencia internacional eficaz en respuesta a situaciones de emergencia humanitarias graves exige planif icación, coordinación, logística, diplomacia y captación de recursos. Las Naciones Unidas desempeñan un papel fundamental en todas esas esferas, que se coordina por conducto de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH).

Las Naciones Unidas actúan como proveedor de asistencia humanitaria, fundamentalmente por conducto de sus seis organismos operacionales, y como catalizador para las medidas de gobiernos, organizaciones humanitarias intergubernamentales y organizaciones no gubernamentales.

La diplomacia humanitaria. que practican las Naciones Unidas es con frecuencia un elemento clave para lograr el acceso a las poblaciones que sufren los efectos de conflictos. No obstante, las violaciones de los principios humanitarios por las partes beligerantes y las amenazas a la seguridad de los agentes que prestan socorro es una preocupación creciente.

Entre junio de 1992 y junio de 1995 las Naciones Unidas hicieron 52 Ilamamientos unificados para financiar programas encaminados a ayudar a unos 180 millones de personas en 30 países aproximadamente. Los recursos totales que se solicitaban ascendían a unos 11.400 millones de dólares de los cuales se recibieron 7.300 millones.

La acción comunitaria del sistema de las Naciones Unidas transciende la esfera del socorro para abarcar también la rehabilitación y el desarrollo a largo plazo. El objetivo es conseguir que el socorro de emergencia contribuya al desarrollo futuro. El desarrollo económico y social sostenible sigue siendo la mejor protección contra los desastres, tanto naturales como los resultantes de actos humanos.

Una de las formas en que las Naciones Unidas tratan de prestar asistencia es ayudando a los países a que incorporen la prevención y preparación para caso de desastres a sus programas de desarrollo generales. Para aumentar la sensibilización respecto de la necesidad de la prevención y la preparación, la Asamblea General declaró el período 1990-2000 Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales. Uno de los objetivos del Decenio es alentar el mejoramiento de la capacidad de los países para reducir su vulnerabilidad ante los desastres. El Decenio también trata de incrementar la cooperación internacional encaminada a reducir las pérdidas de vidas humanas, los daños económicos y la perturbación social que causan los desastres naturales, en particular en los países en desarrollo. En una conferencia mundial de mitad de período (Yokohama, japón, 1994), participaron científicos, técnicos y encargados de formular políticas para elaborar una estrategia encaminada a la prevención, preparación y mitigación en casos de desastre.

OFICINA DE COORDINACIÓN DE ASUNTOS HUMANITARIOS (OCAH)

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) coordina la respuesta del sistema de las Naciones Unidas ante emergencias humanitarias importantes, tanto naturales como causadas por el hombre, y promueve medidas para mejorar la prevención y preparación para casos de desastre. La OCAH colabora estrechamente con los organismos operacionales de las Naciones Unidas, gobiernos, organizaciones regionales, organizaciones no gubernamentales y organizaciones humanitarias intergubernamentales. Mediante un acuerdo entre la OCAH y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) se abarcan actualmente los aspectos ambientales de las emergencias.

Establecido por el Secretario General en 1992, a raíz de una petición formulada por la Asamblea en 1991, la OCAH incorpora las funciones de la antigua Oficina del Coordinador de las Naiones Unidas para el Socorro en Casos de Desastre (UNDRO), que se centraba principalmente en los desastres naturales, y la secretaría del Decenio. La función de la OCAH es dirigir las actividades para lograr una rápida respuesta del sistema de las Naciones Unidas ante los desastres naturales, los desastres tecnológicos, como la explosión ocurrida en 1986 en la central nuclear de Chernobyl (Ucrania), y las crisis humanitarias graves, muchas de las cuales son resultado de conflictos dentro de los Estados o entre ellos.

El Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios, que actúa también como Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas, es el principal asesor político, coordinador y promotor del sistema de las Naciones Unidas en cuestiones relativas a emergencias humanitarias. El Coordinador, en colaboración con los jefes ejecutivos de los organismos operacionales del sistema y organizaciones no gubernamentales importantes, así como con gobiernos y organizaciones humanitarias intergubernamentales, asesora al Secretario General sobre las emergencias y recomienda las medidas que deben adoptarse.

El Coordinador del Socorro de Emergencia preside el Comité Interinstitucional Permanente, cuyos miembros son los jefes ejecutivos de los organismos operacionales de las Naciones Unidas que intervienen en el socorro humanitario, a saber, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Oficina del Alto Commisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Organización, de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). También participan organizaciones humanitarias importantes, como la Organización Internacional para las Migraciones y el Comité Internacional de la Cruz Roja. Se invita asimismo a que participen a la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y a otras organizaciones no gubernamentales.

El Comité Interinstitucional Permanente formula respuestas a nivel de todo el sistema ante emergencias concretas, determina prioridades y trata de prestar apoyo a actividades que refuercen las capacidades de socorro de los propios países. También aborda otros aspectos de las emergencias, como son la asistencia a los 26 millones de personas desplazadas en el interior de los países que se calcula que existen en el mundo (personas desplazadas por desastres o crisis humanitarias dentro de las fronteras de sus propios países), medidas para la limpieza de minas --que se calculan en unos 100 millones en todo el mundo-- y la desmovilizadón de antiguos combatientes.

La OCAH coordina las misiones sobre el terreno de los organismos operacionales de las Naciones Unidas; hace llamamientos interinstitucionales para recabar recursos para la asistencia humanitaria; organiza reuniones de donantes y medidas de seguimiento; supervisa la situación de las contribuciones en respuesta a los llamamientos, y publica informes para mantener informados de los acontecimientos a los donantes y a otras personas.

Prácticamente toda la ayuda de socorro humanitaria de las Naciones Unidas se financia con cargo a contribuciones voluntarias. En 1994, solamente, el DAH hizo llamamientos interinstitucionales unificados que recogieron más de 2.700 millones de dólares para ayudar a 27 millones de personas en unos 20 países, además de los llamamientos que ya estaban en marcha.

La OCAH administra un Fondo Rotatorio Central para Emergencias de 50 millones de dólares que facilita la intervención humanitaria rápida en situaciones de emergencia, hasta que la comunidad de donantes facilite recursos. A finales de mayo de 1995 los organismos humanitarios habían recurrido al fondo en 38 ocasiones, retirando unos 116 millones de dólares desde que entró en funciones, en 1992. Hasta aquella fecha se habían devuelto al fondo unos 100 millones de dólares.

En zonas afectadas por emergencias humanitarias, la coordinación es un elemento fundamental para organizar una respuesta oportuna y coherente a nivel de todo el sistema, evitando las superposiciones, la duplicación y el despilfarro de recursos, asi como para determinar déficit de recursos. En caso de que se produzca una emergencia en un país en desarrollo, el Coordinador Residente (que por lo general es el Representante Residente del PNUD), o un Coordinador Humanitario especialmente designado informa directamente al Coordinador del Socorro de Emergencia y coordina la respuesta del sistema de las Naciones Unidas a nivel del país, colaborando con gobiernos, organizaciones no gubernamentales y otros organismos humanitarios.

Además, se han establecido en muchos países en desarrollo propensos a desastres equipos de gestión de actividades en casos de desastre, constituidos por representantes a nivel del país de organismos de las Naciones Unidas bajo la dirección del Coordinador Residente. Esos equipos adoptan disposiciones para coordinar las actividades de socorro con anticipación a una emergencia.

La OCAH mantiene un sistema de vigilancia, de 24 horas para respuesta inmediata y difusión de información sobre desastres. Afin de permitir una respuesta rápida en casos de emergencia, particularmente en casos de desastres naturales, la OCAH ha establecido, con la participación. de gobiernos donantes, un equipo contingente de las Naciones Unidas para la evaluación y coordinación de situaciones de desastre que se puede desplegar inmediatamente a un país afectado para ayudar a las autoridades locales y nacionales a determinar las necesidades de socorro y encargarse de la coordinación. La OCAH también puede apelar a equipos civiles y militares de emergencia y a expertos en respuesta a desastres naturales. La Oficina cuenta con un almacén de suministros de socorro en Pisa (Italia) que puede servir de centro para el transporte por vía aérea de artículos de socorro.

En colaboración con otros organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales, la OCAH ha contribuido a iniciar programas encaminados a mejorar la preparación para casos de desastre en más de 70 países. Se está ampliando el sistema de alerta temprana del Departamento para casos de desastres naturales, a fin de incluir información sobre otras situaciones de emergencia. Un programa de capacitación para hacer frente a desastres, dirigido conjuntamente por la OCAH y el PNUD, ha proporcionado formación a unas 1.500 personas de más de 40 países. La OCAH también ha establecido un registro central de capacidades para la gestión de desastres, que incluye registros de reservas de emergencia administradas por organizaciones humanitarias, de expertos en gestión de desastres y de recursos militares y de defensa civil, disponibles para la asistencia internacional de socorro en caso de desastre.

La Asamblea General, cuando en 1991 pidió que se mejorara la coordinación de la asistencia humanitaria, subrayó la necesidad de abordar las causas subyacentes de las emergencias y asegurarse de la existencia de sistemas de alerta temprana, prevención y preparación, socorro humanitario eficaz, así como la transición a la rehabilitación y el desarrollo. Es necesario que el socorro humanitario se facilite de manera que apoye la rehabilitación, la recuperación y el desarrollo a largo plazo.

Organismos operacionales

Con frecuencia se recurre a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para ayudar a los agricultores a restablecer sus cultivos a raíz de inundaciones, epizootias y otras emergencias análogas. La asistencia de socorro en casos de desastre por la FAO es coordinada por su Oficina de Operaciones Especiales de Socorro. Entre 1977 y octubre de 1974 la Oficina emprendió 444 proyectos, con un costo total de 240,9 millones de dólares.

El Sistema Mundial de Información y Alerta de la FAO publica informes mensuales sobre la situación alimentaria mundial. Mediante alertas especiales se señalan, a gobiernos y organizaciones de socorro, los países amenazados por escasez de alimentos.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), aunque se preocupa fundamentalmente de ayudar a establecer servicios duraderos para niños y madres en países en desarrollo, también se moviliza rápidamente para subvenir a sus necesidades inmediatas en casos de emergencia.

Colaborando estrechamente con la OCAH, otros organismos de las Naciones Unidas y muchas organizaciones no gubernamentales, las intervenciones del UNICEF en casos de emergencia se centran en la aportación de cuidados de salud, nutrición, suministro de agua y saneamiento, educación básica y rehabilitación psicosocial de niños traumatizados. Al lanzar por vez primera el concepto de paso sin peligro para el socorro humanitario destinado a subvenir las necesidades de los niños durante conflictos armados, el UNICEF ha creado "días de tranquilidad" y "corredores de paz" en África, Asia, Europa y el Oriente Medio. El UNICEF también ha participado cada vez más en programas para niños no acompañados, separados de sus familias, y en las actividades para prohibir el empleo de minas terrestres.

El Fondo para Programas de Emergencia del UNICEF es uno de los medios más importantes de responder rápidamente a emergencias y asignar recursos, en espera de recibir contribuciones de donantes.

Cuando ocurren emergencias y desastres naturales, los Representantes Residentes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) desempeñan una función fundamental en la gestión de los esfuerzos de socorro y rehabilitación, en cooperación con el Coordinador del Socorro de Emergencia. Es frecuente que los gobiernos recurran al PNUD para que les ayude a elaborar programas de rehabilitación y encaminar la ayuda de los donantes.

El PNUD ayuda a garantizar que las actividades de recuperación se integren con las operaciones de socorro. De esta manera se vincula la ayuda humanitaria y la asistencia al desarrollo, con lo que se permite reanudar lo antes posible las actividades de desarrollo sostenible en una zona afectada.

Los proyedos de rehabilitación del PNUD tienen por objeto aliviar la pobreza, que frecuentemente es la causa de disturbios civiles. Para asegurarse de que los recursos aportados tienen los mayores efectos posibles, cada proyecto se ejecuta en consulta con funcionarios de la administración local y nacional, así como con la oficina del PNUD en el país de que se trate. Este enfoque basado en la comunidad ha contribuido a aportar socorro urgente pero al mismo tiempo duradero a centenares de miles de víctimas de guerras o disturbios civiles en países como el Afganistán, Camboya, El Salvador y el Sudán. Actualmente, muchas comunidades afectadas por conflictos han mejorado sus niveles de vida gracias a programas de capacitación, sistemas de crédito y proyectos de infraestructura.

Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) (Véase infra Asistencia a los refugiados).

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) es uno de los agentes fundamentales de las Naciones Unidas para organizar operaciones de socorro de emergencia con destino a víctimas de desastres naturales y de escasez de alimentos causada por guerras, luchas civiles y violencia étnica o religiosa.

Sus funciones incluyen suministrar asistencia de socorro; coordinar los suministros de emergencia de todas las fuentes mediante los servicios especiales que puede ofrecer para transporte y logística; proporcionar a los donantes sus conocimientos técnicos y experiencia; y administrar la Reserva Alimenetaria Internacional de Emergencia, que es su reserva de alimentos para hacer frente a necesidades de emergencia en todo el mundo.

El PMA trabaja en estrecha colaboración con el DAH, otros organismos de las Naciones Unidas, organizaciones gubernamentales y organizaciones no gubemamentales. Se encarga de la evaluación de las necesidades, moviliza las contribuciones de los donantes, transporta la ayuda alimentaria y administra su distribución en todo un país. Las nuevas disposiciones de colaboración entre el PMA y el ACNUR, que entraron en vigor en 1992, han permitido que el PMA gestione la mayor parte de los alimentos que se proporciona a los refugiados.

Un creciente número de proyectos de desarrollo del PMA fomentan la transición de la ayuda de socorro a la ayuda para el desarrollo. En a1gunos casos, las operaciones de emergencia y socorro han reforzado la capacidad de las comunidades para llevar a cabo actividades de desarrollo.

Dentro del sistema de las Naciones Unidas, la División de Operaciones de Socorro de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) coordina la respuesta internacional a emergencias y desastres naturales en la esfera de la salad. La amplia red técnica de la OMS se utiliza para proporcionar asesoramiento especializado a los Estados miembros sobre vigilancia epidemiológica, lucha contra enfermedades transmisibles, información sobre salud pública y capacitación en emergencias sanitarias. Las actividades de socorro de emergencia de la División incluyen la aportación de medicamentos y suministros de emergencia, el envío de misiones de evaluación técnica de emergencia y el apoyo técnico. Por lo que respecta a la preparación para casos de emergencia, el objetivo principal de la División es reforzar la capacidad nacional de los Estados miembros para reducir las consecuencias de emergencias y desastres que afectan a la salud.

En 1994 la OMS participó en operaciones de socorro en muchos países, proporcionando conocimientos técnicos y suministros médicos de emergencia. A raíz de brotes de cólera, meningitis o paludismo en África, Europa y América Latina, se pidió a la OMS que contribuyera a movilizar la asistencia internacional para actividades de lucha y prevención. En 1995, tras el brote de la fiebre hemorrágica Ébola en el Zaire, la OMS intervino en el establecimiento de un comité científico y técnico internacional que logró controlar la epidemia.

ASISTENCIA A LOS REFUGUDOS

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), establecida en 1951, desempeña dos funciones principales: dar protección internacional a los refugiados y tratar de encontrar soluciones duraderas a sus problemas. Desde su creación, el ACNUR ha ayudado a más de 30 millones de refugiados a iniciar una nueva vida al dar solución duradera a sus problemas. Para responder eficazmente al actual problema de los refugiados, el ACNUR ha adoptado una estrategia triple de prevención, respuesta en emergencias y soluciones.

A principios de 1995 el ACNUR se ocupaba de 27 millones de refugiados y otras personas. En esta cifra se incluyen 14,5 millones de refugiados, así como otros grupos conexos tales como repatriados y personas desplazadas que no han cruzado una frontera internacional.

El ACNUR se orienta por consideraciones estrictamente humanitarias al prestar ayuda a los refugiados y a otras personas de interés para la Oficina. De acuerdo con el Estatuto de la Oficina, se entiende por refugiado toda persona que, a raíz de un temor bien fundado de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad u opinión política, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede acogerse a la protección de ese país o, a causa de ese temor, no desea hacerlo. Un elemento esencial del estatuto jurídico internacional del refugiado es el principio ampliamente aceptado de la prohibición del rechazo, en cuya virtud se prohíbe la expulsión o la repatriación por la fuerza de una persona a su país de origen, donde puede tener motivos para tener que será perseguida.

Las personas a las que presta amparo el ACNUR son las que están definidas como refugiados en virtud del Estatuto; los repatriados, en el sentido de la resolución 40/18 de la Asamblea General, de 1985, y las personas desplazadas para las que las Naciones Unidas piden ayuda al ACNUR.

Aunque la definición original de refugiado sigue constituyendo el núcleo del mandato del ACNUR, se han ido introduciendo paulatinamente otros criterios. Actualmente, en muchas situaciones, el ACNUR proporciona protección y asistencia a los refugiados que huyen de persecución, conflicto y violaciones generalizadas de los derechos humanos.

Las personas desplazadas, que actualmente suman 26 millones aproximadamente en todo el mundo, tienen con frecuencia necesidades muy parecidas a las de los refugiados. La Asamblea General y el Secretario General han pedido cada vez más al ACNUR que proteja o preste asistencia a grupos particulares de personas desplazadas dentro de los países. Por ejemplo, a principios de 1995 el ACNUR estaba proporcionando socorro humanitario a personas desplazadas internamente en Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, la región de Chechenia, en la Federación de Rusia, Georgia, Rwanda, Somalia, Sri Lanka y Tayikistán.

Para proporcionar protección internacional a los refugiados, el ACNUR trata de promover la adopción y aplicación de normas internacionales para el tratamiento de los refugiados, en particular la protección de los derechos de los refugiados en los países de asilo y la protección contra la devolución forzada al país de origen. Al tratar de encontrar solución duradera a los problemas de los refugiados, la Oficina trata de facilitar la repatriación voluntaria de refugiados y su reintegración a su país de origen o, cuando esto no es factible, facilitar su integración en el país de asilo o su reasentamiento en un tercer país.

El estatuto jurídico de los refugiados ha sido definido en dos tratados internacionales, la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, de 1951, y su Protocolo de 1967, que definen los derechos y deberes de los refugiados. Al 1o de mayo de 1995, 128 Estados eran partes en uno de esos instrumentos, o en ambos. Otro importante instrumento jurídico es la Convención que rige los aspectos inherentes a los problemas de los refugiados de África, aprobada por la Organización de la Unidad Africana en 1969, y en la que al 1o de mayo de 1995 había 41 Estados partes.

Una cierta proporción de los gastos administrativos básicos del ACNUR se sufragan con cargo al presupuesto ordinario de las Naciones Unidas, ya que es un órgano subsidiario de la Asamblea General. Pero depende enteramente de contribuciones voluntarias para sus programas de protecci6n y asistencia.

Las actividades de asistencia del ACNUR se agrupan en dos categorías generales, a saber, los Programas Generales (incluida una Reserva de Emergencia) y los Programas Especiales. En 1994 el ACNUR gastó aproximadamente 415 millones de dólares en Programas Generales y 776 millones en Programas Especiales (que incluyen los financiados mediante llamamientos hechos por el Secretario General).

El ACNUR trabaja con otros órganos del sistema de las Naciones Unidas, con organizaciones intergubernamentales y con organizaciones no gubemamentales. Éstas no sólo proporcionan ayuda considerable con cargo a sus propios recursos, sino que también actúan con frecuencia como socios operacionales del ACNUR en la ejecución de proyectos específicos. También tienen importancia en la defensa de causas de refugiados. Más de 200 organizaciones no gubernamentales cooperan en los programas de socorro y asistencia jurídica del ACNUR.

El ACNUR obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 1954 y también en 1981.

El problema de los refugiados en el mundo

En África, millones de personas han sido desarraigadas de sus hogares debido a conflictos civiles y étnicos, abusos de derechos humanos, la sequía y el hambre y por el sufrimiento que comportan esos acontecimientos. A principios de 1995 habría en África unos 6,8 millones de refugiados --casi la mitad de la población de refugiados mundial--, entre ellos, más de 2 millones de rwandeses. Un nomero mucho mayor de personas entran en la categoría de desplazados internos. En 1994 se estimaba en 16 millones las personas desplazadas dentro de los países de África, lo cual representó un incremento espectacular respecto de los 4 millones que se calculaban en 1980.

Los problemas de refugiados que piden asilo fueron una peocupación grave para los Estados europeos a principios del decenio de 1990, ya que el conflicto que estalló en la ex Yugoslavia a finales de 1991 causó las mayores corrientes de refugiados registradas en Europa desde la segunda guerra mundial. En noviembre de 1991, el ACNUR recibió el mandato del Secretario General de actuar como organismo dirigente de las Naciones Unidas en la prestación de protección y asistencia a las personas afectadas por el conflicto, que entonces se calculaban en unas 500.000 personas. En mayo de 1995, el número de personas necesitadas de asistencia había aumentado a 3,5 millones.

En contraste con las graves emergencias que se registraron en Europa y en partes de África y Asia a principios del decenio de 1990, en otros países ocurrieron acontecimientos positivos por lo que respecta a la solución de los problemas de los refugiados. Por ejemplo, se registraron más de 2 millones de repatriaciones voluntarias en todo el mundo en 1994, en su mayoría en África y Asia. La repatriación en Mozambique fue la operación mayor de su clase jamás emprendida por el ACNUR en África. En abril de 1995, habían regresado a sus hogares 1,6 millones de refugiados de Mozambique en seis países vecinos.

Para garantizar que los refugiados y las personas desplazadas internamente puedan reconstruir sus vidas al regresar a sus hogares, el ACNUR colabora con diversos organismos para facilitar la reinserción. El éxito de la reinserción exige asistencia de emergencia para las personas afectadas, apoyada por programas de desarroIlo para las zonas que han sido devastadas, con objeto de conseguir que los repatriados puedan tener oportunidades de obtener ingresos.

A este fin, el ACNUR ejecuta "proyectos de efecto inmediato" en comunidades de repatriados y colabora con organismos de desarrollo. En la búsqueda de soluciones duraderas para el problema de los refugiados, ahora se reconocen claramente los vínculos que existen entre la paz, la estabilidad, la seguridad, el respeto de los derechos humanos y el desarrollo sostenible.

OTROS ORGANISMOS DEPENDIENTES DE LA ONU

UNCTAD - Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (en inglés, United Nations Conference on Trade and Development, UNCTAD), organismo permanente de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), fundado en diciembre de 1964.

La UNCTAD nació como resultado de una reunión anterior en la que participaron 120 naciones para discutir problemas relacionados con el mercado internacional de mercancías y con el comercio como instrumento fundamental para el desarrollo económico. Las deliberaciones, que se prolongaron durante tres meses, fueron de tal utilidad que la Asamblea General decidió en votación mantenerlas de forma permanente.

Entre las responsabilidades de la UNCTAD se encuentran: promover el comercio internacional entre los países en diversas etapas del desarrollo y con sistemas socioeconómicos diferentes, iniciar acciones encaminadas a la negociación y adopción de acuerdos comerciales multilaterales y proporcionar un centro para armonizar las políticas relativas al comercio y al desarrollo de los gobiernos o agrupaciones económicas como la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Todos las naciones integradas en la ONU son miembros también de la UNCTAD, como también lo son algunos países pertenecientes a otras agencias afiliadas a la ONU. Las sesiones plenarias se celebran cada cuatro años; entre una y otra sesión plenaria las actividades son dirigidas por un Consejo de Comercio y Desarrollo que se reúne dos veces al año y está compuesto por 130 miembros. El comité cuenta a su vez con varios comités permanentes que se ocupan de áreas específicas, como las mercancías, el alivio de la pobreza o la cooperación entre los países subdesarrollados. El Comité Especial de Preferencias supervisa las operaciones del Sistema Global de Preferencias Comerciales, que proporciona un mecanismo para que una cierta proporción de productos fabricados en un país en vías de desarrollo pueda ser exportada a los países posindustrializados con una tasa de aduanas reducida. Existen también diversos grupos que se ocupan de los movimientos financieros y de la inversión, la privatización, la transmisión de tecnología y la potenciación de las oportunidades comerciales entre los países en vías de desarrollo. La sede de la UNCTAD se halla en Ginebra.

UNITAR - Instituto de las Naciones Unidas para la Formación y la Investigación (en inglés, United Nations Institute for Training and Research, UNITAR), unidad autónoma de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) establecida en 1963 por resolución de su Asamblea General y que comenzó sus actividades en 1965. El Instituto prepara a sus estudiantes, en especial a aquellos que proceden de países subdesarrollados, para que puedan desarrollar su actividad en el seno de la estructura de la ONU y de sus agencias asociadas o con el gobierno de su país. UNITAR también lleva a cabo programas de investigación, realizados en colaboración con universidades y otras instituciones, acerca de problemas sociales y económicos existentes en el campo de acción general de la ONU.

Financiado con aportaciones voluntarias procedentes de fuentes gubernamentales y no gubernamentales, el Instituto ha tenido dificultades para obtener recursos suficientes para ejecutar de forma adecuada sus programas.

Al frente de UNITAR se encuentra un director ejecutivo que es nombrado por el secretario general de la ONU y confirmado por la Asamblea General. El Instituto tiene su sede en la ciudad de Nueva York.

ONUDI - Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), unidad autónoma de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), establecida por su Asamblea General en 1966 por recomendación del Consejo Económico y Social. La ONUDI, que en 1992 contaba con 155 miembros, asesora y proporciona ayuda técnica a las industrias de los países en vías de desarrollo. Los proyectos son financiados con los fondos suministrados por las naciones miembros, a los que se unen aportaciones suplementarias procedentes del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La financiación insuficiente ha sido, no obstante, un continuo problema por el que se han visto afectados los programas de desarrollo industrial y las actividades de asistencia técnica que la ONUDI realiza en los países del Tercer Mundo. La organización tiene su sede en Viena (Austria).

GATT/OMC - Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (en inglés, General Agreement on Tarifs and Trade, GATT), tratado firmado en la Conferencia Arancelaria de Ginebra en 1947 por los representantes de 23 países no comunistas. El principal logro de este acuerdo fue la creación de un foro internacional dedicado al aumento del comercio multilateral y a la resolución de los conflictos comerciales internacionales. Este acuerdo sustituyó a una propuesta de creación de una Organización Internacional de Comercio de las Naciones Unidas que no se constituyó debido a las tensiones generadas por la Guerra fría. El GATT entró en vigor en enero de 1948, y se fueron adhiriendo paulatinamente más países. En 1988, 96 países, que acaparaban la mayor parte del comercio internacional, pertenecían al GATT, mientras que otros tenían acuerdos particulares incluyendo adhesiones de facto al tratado. Los miembros del GATT han llevado a cabo, desde 1947, ocho conferencias arancelarias, denominadas ‘rondas’. La séptima ronda, conocida como Ronda Tokyo, finalizó en 1979. La octava conferencia arancelaria, denominada Ronda Uruguay, se inició a finales de 1986 y se clausuró en 1994, con un acuerdo que incluía la sustitución del GATT por la Organización Mundial del Comercio (OMC) a partir del 1 de enero de 1995.

Políticas comerciales

Los miembros del GATT estudiaron y propusieron medidas que minimizaran las barreras comerciales, tanto las nuevas como las ya existentes, incluyendo la reducción de los aranceles a la importación, así como los contingentes de importación, aboliendo los acuerdos comerciales preferentes entre los países miembros. Las concesiones arancelarias se negociaban bajo el principio de reciprocidad. Una concesión arancelaria respecto a un determinado producto se aplicaba a todas las partes contratantes, aunque se podía pedir una cláusula de salvaguarda para retirar una concesión inicial en caso de que la reducción arancelaria provocara graves problemas a la industria nacional. Una de las características fundamentales del GATT es el principio de no discriminación comercial entre los países miembros. Todos los países adheridos al GATT acordaron una política de nación más favorecida entre todos los miembros. Las naciones integrantes acordaron tratar a todos los demás miembros de la misma manera. Todos los aranceles, reducidos o no, se incluían en esta política. Los miembros del GATT persiguen, en teoría, la abolición de todas las barreras proteccionistas no arancelarias. El primer intento de supresión de estas barreras se llevó a cabo durante las conversaciones de la Ronda Kennedy (1964-1967). Durante las rondas Tokyo y Uruguay se volvió a insistir en la necesidad de reducir estas barreras.

Reformas del GATT

Las primeras reformas importantes del Tratado se ratificaron en 1955. Los países miembros acordaron tomar medidas más severas respecto a los subsidios a la exportación y a la limitación de las importaciones. Durante la década de 1960, el GATT fue reformado de nuevo con el fin de reflejar el creciente interés que los países desarrollados tenían en lo que respecta a los problemas comerciales de los países menos desarrollados. Gracias a estas reformas, los países más desarrollados no estaban obligados por el principio de reciprocidad a corresponder a las concesiones arancelarias hechas por otros miembros. En la Ronda Uruguay se realizó la reforma más importante: la sustitución del GATT por la OMC.

El GATT y la OMC

Aunque se creó para reemplazar al GATT, la OMC incorpora todas las medidas del tratado original y las posteriores reformas, revisadas y mejoradas, denominándose GATT 1994. La OMC amplía el mandato del GATT a nuevas áreas, como el comercio de servicios y de la propiedad intelectual, y proporciona un marco legal a nivel internacional para reforzar las medidas del GATT. Puesto que la OMC desarrolla el Acta Final de la Ronda Uruguay, está, de hecho, perpetuando la organización y decisiones del GATT bajo una nueva estructura reforzada. De hecho, el GATT en sí no era más que un tratado provisional administrado por una secretaría improvisada, pero ha sido transformado de manera efectiva en una organización internacional con plenos poderes.

Organización Internacional del Trabajo (OIT), agencia especializada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuyos principales objetivos son mejorar las condiciones de trabajo, promover empleos productivos y el necesario desarrollo social, y mejorar el nivel de vida de las personas en todo el mundo. Prevista por el Tratado de Versalles (1919), la OIT fue fundada en 1920 como una sección autónoma de la Sociedad de Naciones, convirtiéndose, en 1946, en el primer organismo especializado de la ONU. Su sede central radica en Ginebra (Suiza) pero mantiene oficinas en 40 países de todo el mundo. En 1969 le fue concedido el Premio Nobel de la Paz.

La OIT está integrada por 170 países miembros y se diferencia de otras instituciones de la ONU porque en sus actividades y decisiones toman parte tanto funcionarios gubernamentales como representantes de los empresarios y de los trabajadores. Cada país miembro envía cuatro delegados (dos funcionarios del gobierno, un representante de los empresarios y uno de los trabajadores). La Conferencia General, su máximo cuerpo deliberativo, se reúne con periodicidad anual en Ginebra, para definir y ratificar ciertas pautas internacionales que sirven para evaluar los niveles de trabajo. Esto se consigue a través de las decisiones de asambleas, que están sujetas a la ratificación voluntaria por parte de los países miembros, y también a recomendaciones, con detalladas pautas de legislación, entregadas por estos mismos países.

La OIT establece directrices que intentan evitar la explotación infantil, promover un trato igualitario en el mercado de trabajo a trabajadores minusválidos y personas discriminadas (por razón de género, por ejemplo), la libertad de asociación y los derechos humanos. Supervisa aquellas pautas ya ratificadas para que sean incorporadas a las leyes y aplicadas en las prácticas nacionales. Si lo anterior no se cumpliera, tanto los representantes gubernamentales como los representantes de los empresarios y de los trabajadores, tendrían el derecho de elevar quejas formales a la OIT.

Con el fin de facilitar la adopción y aplicación de los modelos de la OIT, ésta proporciona asistencia técnica a los países miembros. Los programas de cooperación técnica incluyen promoción de empleos, administración y prácticas; administración laboral y relaciones industriales; seguridad social y condiciones de trabajo, como salud y seguridad laboral.

El Consejo de Administración de la OIT consta de 56 miembros: 28 representantes gubernamentales (10 de ellos permanentes —representantes de los principales países industrializados— y 18 elegidos por los distintos países cada tres años), 14 representantes de los empresarios y 14 de los trabajadores. Los miembros no permanentes son elegidos por el Consejo cada tres años. El Consejo está encargado de nombrar al director general y de estudiar el presupuesto de la Organización, que es financiada por los países miembros. En marzo de 1998, el chileno Juan Somavía fue elegido director general de la OIT para sustituir al belga Michel Hansenne en tal cargo, que desempeñará durante cinco años.

UNESCO, siglas de United Nations Educational, Scientific, and Cultural Organization (Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas), organismo integrado en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), creado en 1946 para promover la paz mundial a través de la cultura, la comunicación, la educación, las ciencias naturales y las ciencias sociales. El principal órgano decisorio de la UNESCO es su Asamblea General, compuesta por representantes de los 181 estados miembros. La Asamblea General elige a los miembros del comité ejecutivo y nombra al director general. El comité ejecutivo se compone de representantes de 51 estados miembros y se reúne dos veces al año, entre las reuniones de la Asamblea General, para supervisar la puesta en práctica de las políticas bianuales de la UNESCO. Éstas son llevadas a cabo por la Secretaría que encabeza el director general. México y la República Dominicana fueron los primeros países latinoamericanos que formaron parte de la UNESCO y suscribieron su acta fundacional en 1946. La primera conferencia general se celebró en París, pero la segunda tuvo lugar en ciudad de México, en noviembre de 1947.

El primer director general de la UNESCO fue el biólogo británico Julian Sorell Huxley (1946-1948). Le sucedió en el cargo el mexicano Jaime Torres Bodet (1948-1952), hasta entonces secretario de Relaciones Exteriores de su país. Los siguientes directores generales han sido los estadounidenses John W. Taylor (1952-1953) y Luther Evans (1953-1958), el italiano Vittorino Veronese (1958-1961), el francés René Maheu (1961-1974), el senegalés Amadou-Mahtar M’Bow (1974-1987) y el español Federico Mayor Zaragoza (1987- ), quien, desde su nombramiento y posterior reelección en 1993, apostó por el reto de la globalidad y la complejidad, aplicados al mundo de la cultura y del desarrollo educacional.

Las prioridades principales de la UNESCO son conseguir educación para todos, establecer una cultura de la paz a través de la educación, promover la libre circulación de información entre los países y la libertad de prensa, proteger el patrimonio natural y cultural y defender la expresión de las identidades culturales. Las cuestiones a las que se da prioridad son la educación, el desarrollo, la urbanización, la población, la juventud, los derechos humanos, la igualdad de la mujer, la democracia y la paz. Las políticas de sociedad y de ciencias sociales de la UNESCO dan prioridad a los problemas de los jóvenes, que son las primeras víctimas del desempleo, a las desigualdades económicas y sociales, y a la creciente disparidad entre los países en vías de desarrollo y los países desarrollados. En el año 1984 Estados Unidos y en 1985 Gran Bretaña dejaron de ser miembros de la Organización, al no estar de acuerdo con la política desarrollada en materia de comunicación e información, lo que supuso una crisis al no contar con el presupuesto que estos países aportaban a la UNESCO.

Fondo Monetario Internacional (FMI), agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) fundada junto con el Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (BIRD) durante la Conferencia de Bretton Woods (New Hampshire, Estados Unidos) celebrada en 1944.

El FMI inició sus actividades en 1947. Tiene como objetivo promocionar la cooperación monetaria internacional y facilitar el crecimiento equilibrado del comercio mundial mediante la creación de un sistema de pagos multilaterales para las transacciones corrientes y la eliminación de las restricciones al comercio internacional. El FMI es un foro permanente de reflexión sobre los aspectos relativos a los pagos internacionales; sus miembros tienen que someterse a una disciplina de tipos de cambio y evitar las prácticas restrictivas del comercio. También asesora sobre la política económica que ha de seguirse, promueve la coordinación de la política internacional y asesora a los bancos centrales y a los gobiernos sobre contabilidad, impuestos y otros aspectos financieros. Cualquier país puede pertenecer al FMI, que hoy cuenta con 179 miembros.

Actividades

Los miembros se comprometen a informar al FMI sobre sus políticas económicas y financieras que afecten al tipo de cambio de su unidad monetaria nacional para que el resto de los miembros puedan tomar las decisiones oportunas. Cada socio tiene asignada una cuota de derechos especiales de giro (DEGs), la unidad de cuenta del Fondo desde 1969; su valor depende del promedio ponderado del valor de cinco monedas (en marzo de 1994 un DEG equivalía a 1,41 dólares estadounidenses). Este sistema sustituye al anterior que obligaba a los países a depositar el 75% de su cuota en moneda nacional y el 25% restante en oro. Las cuotas totales a finales de 1994 suponían 144.800 millones de DEGs. La cuota de cada miembro corresponde a su posición relativa en la economía mundial. La principal economía, la de Estados Unidos, tiene la mayor cuota, en torno a 19.000 millones de DEGs; la más pequeña asciende a unos 2 millones de DEGs. La cantidad de la cuota establece el poder de voto de cada miembro en las reuniones del FMI, cuántas divisas pueden obtener del Fondo y cuántos DEGs recibirá. Así, la Unión Europea posee el 25% de los votos y Estados Unidos en torno al 20 por ciento.

Los miembros con desequilibrios transitorios en su balanza de pagos pueden acudir al Fondo para obtener divisas de su reserva, creada con las aportaciones —en función de la cuota— de todos los miembros. El FMI también puede pedir dinero prestado de otras instituciones oficiales; con el Acuerdo General de Préstamos de 1962 se autorizó al Fondo a acudir a la financiación del denominado Club de París que concedió un crédito de hasta 6.500 millones de dólares (más tarde se aumentó el crédito a 17.000 millones). Todo país miembro del FMI puede acudir a esta financiación con un límite temporal (cinco años) para resolver sus desequilibrios; después debe devolver las divisas al FMI. El prestatario paga un tipo de interés reducido para utilizar los fondos de la institución; el país prestamista recibe la mayor parte de estos intereses, el resto lo recibe el FMI para sufragar sus gastos corrientes. El FMI no es un banco, sino que vende los DEGs de un país a cambio de divisas.

EL FMI también ayuda a los países a fomentar su desarrollo económico, por ejemplo, a los estados que integraron el Pacto de Varsovia (disuelto en 1991) para reformar sus economías y convertirlas en economías de mercado. Para ello, en 1993 se creó una partida especial transitoria que ayuda a estos países a equilibrar sus balanzas de pago y a mitigar los efectos del abandono del sistema de control de precios. Los instrumentos de ajuste estructural del FMI permiten a los países menos desarrollados emprender reformas económicas: a finales de marzo de 1994 se habían concedido 4.300 millones de DEGs a 44 países. Estos préstamos del FMI suelen incluir cláusulas relativas a la política económica nacional del país receptor de la ayuda, que han generado tensiones entre el FMI y los países más endeudados.

Organización

La Junta de Gobernadores, compuesta por las autoridades monetarias de cada uno de los países miembros, es el órgano rector del FMI. Las operaciones diarias las lleva a cabo una junta ejecutiva compuesta por 22 miembros que representan a un grupo de países o a un país. El director gerente preside la junta ejecutiva. La sede del Fondo se encuentra en la ciudad estadounidense de Washington.

Corporación Financiera Internacional (CFI), filial del Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (BIRD) que invierte en industrias privadas de los países miembros menos desarrollados, creada en julio de 1956. Los objetivos principales de la CFI son los de proporcionar capital empresarial y préstamos de capital para empresas privadas, asociándose con inversores y gestores privados; fomentar el desarrollo de los mercados de capitales locales y estimular el flujo internacional de capital privado.

La Corporación invierte en una amplia variedad de industrias de los países miembros, cuando el capital privado no basta. Todas sus inversiones se hacen mediante asociaciones con empresas privadas y sin la garantía de ningún gobierno y no concede más que una proporción de la financiación necesaria. La CFI no otorga más del 50% del coste total esperado del proyecto.

Una reciente ampliación de capital ha permitido que la CFI amplíe su campo de actuación al desarrollo de los recursos naturales, especialmente los relacionados con la energía.

Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI), organismo técnico especializado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), creado como un ente permanente el 4 de abril de 1947 para promocionar el desarrollo seguro y ordenado de la aviación civil en todo el mundo. Para ello establece normas internacionales y regulaciones necesarias para la seguridad, la eficiencia y la regularidad del transporte aéreo. La OACI es también un medio de cooperación en todos los campos de la aviación civil entre los países socios, y proporciona asistencia técnica a los países que necesitan ayuda para mantener instalaciones de aviación civil o para alcanzar las normas establecidas por la OACI. La OACI también realiza ediciones técnicas y estudios especiales.

La organización ha sido fundamental en la mejora de los servicios meteorológicos, del control aéreo, de las comunicaciones aire-tierra, de las operaciones de búsqueda y rescate, y en la implantación de otras medidas en pro de la seguridad de los vuelos internacionales. También ha contribuido mucho a la simplificación de los procedimientos de aduanas e inmigración y de las normativas de salud pública relacionadas con los vuelos internacionales. La lucha contra los secuestros y otros atentados terroristas, así como los efectos del ruido provocado por los aviones en el medio ambiente son asuntos de especial interés para la OACI.

En la OACI están representados 180 países que se reúnen una vez cada tres años en una asamblea. Su órgano ejecutivo provisional es un consejo constituido por 33 socios que son elegidos por la asamblea a partir de su importancia relativa en el transporte aéreo internacional y su distribución geográfica. La OACI tiene su propia secretaría, dirigida por un secretario general designado por el consejo, y varios comités técnicos permanentes. Su sede se encuentra en Montreal, Canadá.

Unión Postal Universal (UPU), agencia especializada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), compuesta por 168 países y territorios que conforman un distrito postal único con el fin de intercambiar correspondencia. Casi todos los países independientes y algunos territorios dependientes de otros estados forman parte de esta Unión.

La Unión desarrolla las medidas estipuladas por la Convención Postal Universal de 1874, en la que se especifica la clase de correspondencia que puede enviarse en el ámbito internacional: se prohíbe el envío de determinados artículos y bienes, como por ejemplo los narcóticos; también se establecen los mecanismos para la devolución y el seguimiento de la correspondencia; se regula el pago del correo que debe pasar por diversos países y se garantiza la libertad de tránsito en toda la Unión.

La organización se creó en 1875 con el nombre de Unión Postal General, que surgía a partir de los acuerdos tomados en la Convención; el nombre actual fue adoptado en 1878. En 1947 la Unión pasó a formar parte de las Naciones Unidas como agencia especializada responsable de las actividades postales internacionales. Su sede está en Berna, Suiza.

Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), organismo especializado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), fundado originalmente en París en 1865 con el nombre de Unión Internacional de Telégrafos. En 1934 la UIT se constituyó para sustituir a todos los organismos ya existentes especializados en el campo de las telecomunicaciones y, en 1947, quedó integrada en la ONU. La UIT no tiene un estatuto permanente, pero su existencia es renovada de forma periódica por acuerdo de sus miembros.

Los objetivos de la UIT son mantener y extender la cooperación internacional para la mejora y uso racional de cualquier tipo de telecomunicación; promover el desarrollo y el empleo eficiente de los medios técnicos para mejorar los servicios de telecomunicaciones, así como incrementar su utilidad y disponibilidad para el gran público; coordinar las acciones de las naciones para que puedan alcanzar estos fines. De especial interés son los problemas y las posibilidades derivadas de las telecomunicaciones espaciales y la mejora de las telecomunicaciones en los países asociados en vías de desarrollo.

La UIT está formada por 162 estados miembros y tiene su sede en Ginebra. El principal órgano de la Unión es la conferencia plenipotenciaria que, normalmente, se reúne cada cinco años. La conferencia elige un consejo administrativo de 41 miembros, que se reúne anualmente para aprobar el presupuesto de la UIT y para coordinar el trabajo del resto de los órganos de la Unión. Éstos son la Secretaría General, la Junta Internacional de Asignación de Frecuencias, el Comité Consultivo Internacional de Telégrafos y Teléfonos y el Comité Consultivo Internacional de Radiocomunicaciones. Ocasionalmente, se llevan a cabo reuniones administrativas de ámbito mundial o regional para discutir cuestiones técnicas.

BIBLIOGRAFIA:

PAGINA OFICIAL DE LAS NACIONES UNIDAS

MICROSOFT ENCARTA 99

 

 

Autor:

Federico Ignacio Toccaceli

CURSO: 1ro POLIMODAL – ECONOMIA Y GESTION DE LAS ORGANIZACIONES

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda