Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La política Estadounidense hacia América latina en la post-guerra fria

Enviado por gariboldi



I. La finalización de la Segunda Guerra Mundial dio nacimiento a un orden internacional caracterizado por el enfrentamiento de las dos superpotencias vencedoras en la conflagración. Este sistema bipolar, que comenzó a desdibujarse en 1969 a partir de la ruptura de la China comunista con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, encontró su fin definitivo el 25 de diciembre de 1991 con el derrumbe y desintegración soviéticas.

Este hecho incitó la mente de los políticos y la de los intelectuales. Los primeros acuñaron el muy vago concepto de nuevo orden mundial, mientras que los últimos adoptaron distintas perspectivas sobre el futuro del sistema internacional. Al respecto, Bizzozero reconoce tres perspectivas fundamentales: la optimista, con Francis Fukuyama como principal exponente; la perspectiva pesimista, con Samuel Huntington como última expresión; y la revisionista, iniciada con el cambio de política del presidente William Clinton1.

Más allá de cualquier perspectiva, la situación ha variado radicalmente2. El paso de un sistema bipolar a otro unipolar –en términos de capacidad militar– y multipolar –en términos económico-tecnológicos– es un hecho innegable que acarrea importantes cambios para la política exterior de la potencia supérstite,3 no estando la región latinoamericana exenta de esta nueva situación. Sobre el hecho afirma Atkins: "Mientras el sistema internacional entró a una nueva era post-Guerra Fría a finales de 1980, los Estados Unidos han enfrentado el problema fundamental de redefinir sus propósito en América Latina y de reorientar sus políticas hacia ella"4 y confirma Pastor cuando se pregunta: "Hoy la Guerra Fría ha terminado, el comunismo mundial ha colapsado y la Unión Soviética se ha fracturado ¿Qué implicancias tienen estos cambios en la política exterior de los Estados Unidos hacia latinoamérica y para las relaciones interamericanas?"5.

En relación directa a América Latina, el derrumbe de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas produjo, a consideración de Pastor, cuatro grandes cambios: el comunismo como ideología parece haber sucumbido, lo cual produce una influencia desdeñable en la región latinoamericana cuyos movimientos de izquierda estaban poco infiltrados de elementos soviético-comunistas; el alcance global de la Unión Soviética ha desaparecido, lo cual afecta principalmente a la isla de Cuba; la tercera consecuencia es una mayor acción cooperativa de Rusia con los Estados Unidos, lo cual posibilitó la solución de conflictos, promovió elecciones y facilitó las negociaciones entre las guerrillas y los gobiernos de distintos países; y, por último, modificó la agenda internacional ubicando elementos económico-globales en los lugares más importantes.6

Ejemplos de tal situación cambiante resultan las relaciones entre Estados Unidos y dos de los países que "están localizados en el patio trasero de América"7:

La isla de Granada resulta ser un caso paradigmático. A principios de la década del ´80 era un país de interés estratégico para los Estados Unidos. Dos hechos convergieron para que esto fuera así: el gobierno de izquierda de Maurice Bishop fue derrocado por un movimiento aún más izquierdista en el momento preciso que un grupo de técnicos cubanos asistían al país en la construcción de un aeropuerto internacional. En 1994, Washington descubrió que Granada no representaba ningún interés y decidió que sus relaciones diplomáticas serían conducidas desde una embajada consolidada en otro país caribeño.8

En el mismo sentido –mutatis mutandi– puede citarse la experiencia panameña. Manuel Noriega desde que se desempeñaba como oficial de inteligencia y luego como comandante de las Fuerzas de Defensa Panameñas fue sospechado de ser parte de operaciones de contrabando ilegal de armas y drogas. A pesar de esta situación, los Estados Unidos hubieron de apoyar su gobierno por considerarlo clave para la contención del comunismo en la región, principalmente a través del apoyo a los contras nicaragüenses, hasta que en 1989, por primera vez desde el final de la Segunda Guerra Mundial, decidieron invadir a aquel país por causas ajenas a la Guerra Fría.9

Si Granada y Panamá son ejemplificativos de la variación en la política exterior norteamericana ¿Cómo se explica Haití? Un país cuyo destino no afectaría el futuro de otros países de América Latina, un país en el que los Estados Unidos no tenían (de acuerdo a Mandelbaum) interés alguno, pero por el que una apelación a valores de política internacional logró el apoyo de la opinión pública, porque "era cercano, pobre, débil, había sido ocupado en algún momento por los Estados Unidos y estaba habitado por descendientes de esclavos africanos"10.

El fin de la confrontación con los soviéticos implica que la posición relativa de América Latina en la política exterior de los Estados Unidos no se referirá ya a cuestiones ideológicas o siquiera estratégicas11, sino que responderá a nuevos intereses aún no completamente delineados.

II. A comienzos de la actual década, el Chicago Council on Foreign Relations expresó que la opinión pública y los líderes de opinión norteamericanos sentían un alto grado de vulnerabilidad económica a la vez que defendían un activo rol de su país en las cuestiones internacionales. John Rielly formula una respuesta globalizadora de las dos opiniones:

"La preocupación por la interdependencia global ha aumentado en la medida que más norteamericanos creen que la política exterior produce un impacto importante en el funcionamiento global de la economía interna, incluyendo los precios de los alimentos y de los combustibles"12.

En 1992, luego de la exitosísima campaña contra Irak las encuestas mostraban que la imagen positiva de George Bush había trepado a poco más del 90% de los encuestados (la más elevada en varias décadas), apresurando a varios analistas políticos a sentenciar una segura reelección del "presidente de la política exterior". Sin embargo no fue así, y esto porque:

"No entendió [Bush] que el público no deseaba abandonar la política exterior, pero sí quería lograr un balance con la política interna".13

La opinión pública, y su expresión a través del voto favorable al candidato del Partido Demócrata, no hacía más que reflejar la emergencia de uno de los temas de la agenda política de los Estados de la Unión para los años futuros: la economía; que más allá de resultar un problema de política interna se proyecta al ámbito internacional. Al respecto, Maynes escribe:

"El predominio que América ha gozado desde 1945 se ha basado fundamentalmente sobre su sistema económico, que ha provisto una continua mejora del estándar de vida de la mayoría de sus ciudadanos".14

Coincidentemente, en 1994 el Secretario de Estado Warren Christopher entendiendo que el interés nacional norteamericano se concentró en la generación de riquezas, en la Cumbre de Miami sostuvo que:

"La Administración Clinton está determinada a continuar con la construcción de la Asociación de Libre Comercio de Norteamérica para fortalecer la cooperación a través del hemisferio ... La iniciativa comercial que estamos lanzando este fin de semana incluye un plan muy detallado para lograr una zona de libre comercio en las Américas –y lo más importante– ... Nuestra iniciativa de intercambio refleja nuestra visión de que la seguridad económica es vital a nuestra seguridad nacional"15.

Para reafirmar en otro lugar:

"El poder económico norteamericano en casa y en el exterior se fortalecen mutuamente. En el fondo, la seguridad de Estados Unidos depende de una economía fuerte. Y en la economía global de hoy, el bienestar económico de América depende de nuestra habilidad de abrir mercados externos y promover el libre comercio y la inversión"16.

La dependencia económica de Norteamérica respecto de otros países del globo resultó una cuestión visible hacia finales de la década de 1960. Más profundamente, luego de la guerra de Vietnam, el déficit por el que atravesaban los Estados Unidos resultó alarmante. Esta situación evidenció la creciente dependencia económica norteamericana cuando a partir de 1973 el precio del petróleo comenzó a aumentar (primero como consecuencia del embargo por la ayuda de Occidente a Israel en la guerra de Yom Kippur y luego como instrumento de poder de la Organización de Países Exportadores de PetróleoOPEP–). A esto se sumó el crecimiento del déficit exterior como correlato de las grandes dificultades de mantener los mercados extranjeros que experimentaron los sectores de electrónicos y manufacturas frente a sus correlatos del Japón y de algunos países recientemente industrializados como Corea del Sur.

La década del ´80 evidenció también un gran número de interacciones entre el sistema internacional y la política económica como consecuencia de la política global de Ronald Reagan que "en pocas palabras, ... compró más cañones y más manteca sin traer más plata al negocio para pagarlos y, por tanto, tuvo que endeudarse mucho para poder pagar la cuenta"17.

Al tiempo que esto ocurría en el Norte, en América Latina estallaba (simbólicamente en el verano de 1982) la crisis de la deuda provocada por un recesión continuada, tasa de interés elevada y alza permanente del dólar (moneda que concentraba casi el ciento por cien de la deuda). A mitad de la década, la región debía casi 400.000 millones de dólares (aproximadamente un cincuenta por cien del total de la deuda del Tercer Mundo), correspondiendo poco menos que el cincuenta por cien a los dos gigantes regionales: México y Brasil. Paradójicamente –o no tanto– América Latina se convirtió en una zona exportadora neta de capitales: hubo una transferencia masiva de ingresos nacionales hacia el mundo industrializado, logrando que los deudores financiaran a sus acreedores.18

Hoy día, a comienzos de la década de los noventa, la dependencia económica de los Estados Unidos se ha potenciado. Entre otros hechos, la porción del intercambio comercial de ese país se ha multiplicado por dos y media veces desde 1960; su sector externo representa casi un cuarto del total de su Producto Bruto Interno; como el más grande deudor del mundo y con una balanza comercial desequilibrada, confían, lo mismo que otros países, de los flujos de capitales extranjeros. Aún más, la economía norteamericana depende cada día en mayor medida de las exportaciones: la balanza comercial ha mejorado en 120 mil millones en el lustro que corre entre 1987 y 1992, proveyendo a la mitad del crecimiento de 1990 y reduciendo a la mitad la recesión de 1991.19 Por otro lado, la proporción que el Producto Bruto Interno de los Estados Unidos representan del total mundial se ha reducido en términos relativos.20

En esos mismo años, América Latina observó una mejora continua de su economía sufriendo un importante revés por Crisis de México que golpeó desde principios de 1995 a la región.21

En esta misma década, las relaciones entre ambas regiones, Norte y Sur, se estrecharon más que nunca. Los Estados Unidos, luego de ser el primer mayor inversor en la región en el primer lustro de la década de 1980, perdió su puesto ante Europa en el período final de la misma, recuperándolo a partir de 1990 y logrando una brecha respecto del segundo mayor inversor no vista con anterioridad. En un cuadro:

Inversiones de la tríada exportadora de capitales hacia América Latina

 

1980-84

%

1985-89

%

1990-94

%

Total

%

Europa

5.881

40,9

6.326

53,7

10.410

22,6

22.617

31,3

EE.UU.

6.314

43,9

4.704

39,9

33.662

73,2

44.680

61,9

Japón

2.173

15,1

745

6,9

1.929

4,2

4.846

6,7

Total

14.367

100

11.775

100

46.001

100

72.143

100

Fuente: IDB Information System, Basic Socio-Economic Data, Washington D.C.22

Pero los Estados Unidos no son la única región exportadora de capitales que, en relación al resto de las regiones del mundo, más invierte en América Latina. Iguales intereses en la región, aunque en menor medida, tiene Europa. En un cuadro:

Porporción de capitales exportados por la tríada

hacia distintas regiones receptoras

Origen

Destino

 

 

 

 

 

 

América Latina y el Caribe

África

Medio Oriente

Sur y Este Asiático

CEEC

Otros

EE.UU.

64,2 %

1,9 %

4,8 %

24,5 %

3,1 %

1,6 %

Europa

28,5 %

5,7 %

4,6 %

26,2 %

19,6 %

15,5 %

Japón

28,3 %

3,6 %

5,2 %

60,6 %

0,7 %

1,6 %

Fuente: IDB Information System, Basic Socio-Economic Data, Washington D.C.23

En términos de bienes, considera Pastor que los "Estados Unidos aumentaron su cuota del comercio con América Latina de, a grandes rasgos, 30% a 40%"24 debiéndose esta nueva situación a, principalmente, la preocupación que Europa tiene de sí misma.

Específicamente, los dos países a los que se dirigen la mayor cantidad de capitales norteamericanos son Brasil (es necesario remarcar, sin embargo, que las inversiones directas netas han sido menores en 1995 que en el año anterior) y México; siendo Perú el único país de la región en el que se produjo un importante retiro de capitales norteamericanos. En un cuadro:

Capitales recibidos por

países latinoamericanos

Total Caribe

33.662

Argentina

3.374

Brasil

11.215

Chile

2.175

Colombia

845

México

11.158

Perú

-206

Venezuela

2.846

Otros Países

2.255

Fuente: IDB Information System,

Basic Socio-Economic Data,

Washington D.C.25

La preponderante posición de México y Brasil responde a circunstancias distintas. Según Atkins, los Estados Unidos han tenido un interés especial e intenso en su vecino al Sur desde el siglo pasado en el que los Estados de la Unión obtuvieron grandes territorios y contuvieron una invasión francesa a principios de la segunda postguerra en la que las relaciones económicas forjaron una creciente interdependencia.

Brasil, por su lado, a partir de su apoyo a los aliados durante la Segunda Guerra Mundial fue objeto de relaciones amigables siendo considerado por la comunidad económica internacional como el "gigante durmiente" del Cono Sur. No debe sorprender, entonces, que este país sea considerado axial en la teoría de los Estado-Pivote, que luego consideraremos.26

A consideración de Pastor los tres períodos de postguerra en el siglo veinte tuvieron efectos similares sobre las relaciones entre Estados Unidos y América Latina. Sin embargo, según aclara más adelante en su libro, esta vez existen elementos que permiten prever un futuro distinto al que signó los dos períodos anteriores: tratados internacionales sobre diversos aspectos, procesos de integración económica, organismos internacionales a nivel político (Organización de Estados Americanos) y económico (Organización Mundial de Comercio), entre otros.27

Un último aspecto importante de las relaciones dinerarias de los Estados Unidos y los países latinoamericanos es la ayuda externa que se ha visto reducida de un 2% del PBI a principios de la década del ´50 a 0,2% en la actualidad28. Al respecto, señala Pomerlau:

"Las prioridades para la ayuda exterior de los Estados Unidos fueron reorientadas desde una conmisceración por las víctimas de la Guerra y consolidación de las instituciones democráticas, a la estabilidad de Medio Oriente y la atracción de aliados anticomunistas. La ayuda también fue vista como una recompensa de lealtades y como instrumento para la mantención de la estabilidad regional".

"El fin de la Guerra Fría –continúa– ha incrementado el debate acerca del impacto de la ayuda externa y de los valores que explican y justifican tal ayuda"29, que son libertad y justicia en el mundo, en consideración de Patrik J. Lehaly30.

III. Libertad y justicia en el mundo, como objetivo de la ayuda externa de los Estados Unidos, no puede significar otra cosa que la promoción de la democracia que, según Diamond, implica:

"[O]frecer apoyo moral, político, diplomático y financiero a individuos y organizaciones que luchan por la apertura de un régimen autoritario ... [y] fomentar economías orientadas por el mercado ... [porque] los países que no poseen una democracia estable se encuentran siempre más propensos a la revolución y otras formas de desórdenes que amenazan la seguridad de los norteamericanos"31.

Esta visión es compartida por buena parte de los encargados de la formulación de la política exterior norteamericana y sus estudiosos. Desde 1993 ha sido tratada, generalmente, como neowilsonianismo, entendiendo por tal lo que Anthony Lake (Security Adviser del presidente Clinton) explica: "él [Wilson] entendió que nuestra propia seguridad está contorneada por el carácter de los regímenes entrenjeros" y en una entrevista concedida a Thomas Friedman para The New York Times sentenció que la Administración Clinton en materia de relaciones exteriores será recordada por su "pragmático neowilsonianismo".32

Pareciera ser, entonces, que el strategic denial que caracterizó el período de la Guerra Fría cedió su lugar al enlargement dentro de los parámetros del wilsonianism. Tucker estima que Woodrow Wilson concebía el orden internacional y el liderazgo de Estados Unidos como hechos inescindibles y que su aceptación del internacionalismo, con su corolario del multilateralismo, estaba condicionado a la habilidad de América, rayana al derecho, de actuar unilateralmente.33

En otras palabras, el wilsonianismo pareciera ser una estrategia que busca la imposición de regímenes democráticos y economías de mercado combinado con el derecho de actuar unilateralmente cuando las circunstancias así los aconsejen, al tiempo estar caracterizado por el pragmatismo, lo que implica una disposición desigual hacia distintos países.

En estos términos se entienden los ejemplos de Panamá y Haití que volcamos al principio por oposición a China.

No existiendo ya la necesidad de una negación estratégica, los norteamericanos decidieron dejar de tolerar las acciones de Noriega acusado de contrabando de armas y drogas. No precisando negar la acción de los comunistas, los norteamericanos vieron la necesidad de restablecer el régimen democrático en la isla de Haití. Hacia China, por el contrario, los Estados Unidos han tenido una actitud benevolente en ciertos temas (derechos humanos, libertades individuales y democratización, por ejemplo) con la esperanza de llegar a acuerdos sobre otros temas más inmediatos: control de producción de armas de destrucción masiva y apertura de mercados de consumos, entre otros.

Sin embargo, Diamond estima que el concepto de enlargement no representa aún un imperativo de acción íntegro en materia de política exterior, al respecto escribe:

"... enlargement es un sucesor lógico y atrayente de containment. Pero la ausencia de un método claro de calcular los intereses norteamericanos y los medios y una firme proyección de la voluntad norteamericana ha fallado en evitar los lamentables espectáculos de la confusión de Norteamérica y su retroceso de Bosnia, Somalia y Haití".34

Aplicando al caso las ideas de Evangelista, puede suponerse que la acción norteamericana caracterizada por el strategic denial durante la Guerra Fría obligó en muchas situaciones a favorecer la instalación de gobiernos autocráticos que otorgan poco acceso a actores transnacionales pero que proveen grandes ventajas a aquellos actores que se logran hacer escuchar; por el contrario, no existiendo ya un actor transnacional (y una ideología alternativa de pretensiones hegemónicas) que haga peligrar la existencia de los Estados Unidos, éstos prefirieron apoyar gobiernos no autocráticos, más permeables a la acción de actores y organismos internacionales y más estables en lo referente al mantenimiento de las decisiones adoptadas.35

La importancia de la existencia de regímenes democráticos para la seguridad y los intereses norteamericanos se explica, a consideración de Tucker por:

"la experiencia de este siglo [que] provee de importantes lecciones. Los países democráticos no hacen la guerra unos con otros. Las democracias no esponsorean el terrorismo contra otras. No construyen armas de destrucción masiva para usar contra otras democracias o amenazarlas. Los países democráticos son más confiables, abiertos y mejores socios comerciales. A largo plazo ofrecen un clima más estable y durable para la inversión. Son ecológicamente más responsables porque deben responder frente a sus propios ciudadanos que se organizan para protestar por la destrucción del medio ambiente. Son más honorables en el cumplimiento de los tratados internacionales porque valoran las obligaciones legales y porque su apertura les hace más difícil mentenerlos en secreto"36.

Probablemente Diamond peque de optimismo y buena voluntad. Un orden internacional caracterizado por regímenes democráticos y hegemonía de potencias occidentales puede ser encontrado setenta años atrás en la historia. Al respecto escribe Calle:

"La existencia de una hegemonía estratégica-militar de las potencias occidentales y democráticas (Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia), la presencia de un Japón conducido por una élite probritánica y seudodemocrática, una Unión Soviética deteriorada aplicando prácticas de mercado con la ´nueva política económica´ de Lenín, un fascismo italiano no plenamente consolidado y una Alemania democrática y aún alejada del derrumbe económico de 1929, podrían llevar a un fin de la historia setenta años atrás. ... Todos estos hechos nos alertan sobre la capacidad desestabilizadora del mercado internacional –crisis de 1929-39–, la presencia de rivalidades interestatales entre los Estados centrales y la histórica presencia de tensiones étnicas y culturales. Sin olvidar las mutaciones y conflictividades ideológicas, económicas y sociales"37.

IV. Además de los temas económicos y de la promoción de la democracia, existen otros que atraen la atención de los estudiosos de las relaciones entre los Estados Unidos y los países latinoamericanos.

Estas cuestiones son mayormente definidas por el tráfico de drogas y el terrorismo, caracterizadas con el nombre de intermestic issues (mezcla de international y domestic), y un buen ejemplo lo otorga Pastor, diciendo:

"[H]istóricamente, los Estados Unidos han sido más generosos en ayuda y concesiones comerciales cuando existía una amenaza a su seguridad. ... La misma conducta parece estar trabajando nuevamente. El Congreso se ha mostrado remiso a obligar fondos para consolidar la democracia en Nicaragua, El Salvador, Honduras y Panamá, como se obligó para luchar la Guerra Fría en esos países. ... En 1990, Colombia recibió más ayuda militar de los Estados Unidos para luchar contra el narcotráfico que El Salvador para luchar la guerrilla marxista"38.

La importancia de esta intermestic issue es mayor en las relaciones entre Norteamérica y América Latina, que en cualquier otro orden de relaciones que aquélla tenga con otra región del mundo. Desde 1982, la producción de opio se ha duplicado mientras que la de cocaína aumentó en más del 300%. Colombia produce entre el 70% y el 80% de la cocaína refinada del mundo a más de ser el tercer productor mundial de opio con algo más de 20.000 hectáreas dedicadas a su cultivo. Además, la heroína colombiana está ganando espacio en el mercado norteamericano, siendo su participación superior a la proveniente del Sudeste Asiático. Igual tendencia hacia la diversificación de la industria se verifica en Perú, el mayor productor mundial de la hoja de coca.39

Pero la cuestión del narcotráfico no se limita únicamente a sus consecuencias en la sociedad norteamericana. Igualmente importantes son las consecuencias que el tráfico ilegal de drogas tiene sobre la consolidación de los regímenes democráticos en el continente. La industria del narcotráfico posee una gran capacidad de influenciar la conducta de oficiales de la administración civil y militar (para Colombia se calculan entre cuatro y cinco mil millones de dólares disponibles para sobornos), pero es el proceso de legitimación de las ganancias el que mayor impacto reviste en la estructura productiva de los países latinoamericanos.

A pesar de estos datos, los efectos deben ser considerados, como lo hacen buena parte de los estudiosos del tema, como desestabilizantes y no como disruptivos del régimen político, pues los líderes de la droga "no buscan impulsar iniciativas propias sino coexistir y manipular la autoridad estatal"40.

Esta situación ha sido ampliamente percibida por la opinión pública norteamericana como por sus líderes de opinión. Al respecto, en la Cumbre de Miami, Warren Christopher consideró como axial en la política exterior norteamericana el "frenar el tráfico de drogas ilegales a través de las fronteras nacionales"41.

Otra intermestic issue de creciente relevancia en los Estados Unidos es el terrorismo, pero esta vez, la importancia que América Latina representa no se debe a su capacidad de producir hechos terroristas en otros países sino por los ataques sufridos (especialmente por Argentina) y su incapacidad de contenerlos.

Si bien respecto de estos temas la Presidencia de Estados Unidos ha tomado la iniciativa, la decisión reside mayormente en el Congreso de aquél país, donde mayor influencia ejercen las constituencies.42

Es respecto de estos intermestic issues que Norteamérica ha de actuar en forma unilateral, buscando la mayor eficacia, tanto más cuánto mayor sea el peligro que perciba para sus sistema político.

V. Pero el status no tiende a mentenerse quo y esto lo evidencia la historia. Así como el final del siglo pasado observó el crecimiento de tres potencias que luego serían rivales (Estados Unidos, Japón y Alemania), el final del presente siglo atestigua la restauración del imperio ruso, las alianzas entre los países de regímenes islámicos, la creación de bloques económicos en Europa y parte de Asia, la creciente importancia de China y la mayor apertura de los regímenes políticos y económicos de América Latina con visos de desorden social y retroceso a etapas históricas anteriores.

La gran estrategia internacional de los Estados Unidos ha sido concebida desde distintas perspectivas. Joffe identifica dos modelos de actuación internacional según sea más o menos similar a cómo se comportaron Gran Bretaña o la Alemania bismarkiana43. Kennedy, Chase y Hill conceptualizan la posible política exterior norteamericana según la teoría de los Estado-Pivote44.

Ambas posibilidades de acción tienen un sólo objetivo: lograr que el status permanezca quo.

La estrategia británica a consideración de Joffe fue oponerse a las pretensiones de hegemonía de cualquier potencia en el Continente Europeo sin presentarse como una amenaza. Cuatro medios instrumentales eran utilizados con ese fin: poder marino sobre poder terrestre; combinaciones flexibles en lugar de alianzas rígidas; balancear y no conquistar; y, en última instancia, intervención en lugar de obstaculizar. Observa el autor que la situación posterior a la Guerra Fría en la que se encuentran los Estados Unidos es muy similar a la que Gran Bretaña disfrutaba en su período de hegemonía, considerando que Norteamérica tendría mucho que ganar si aplicara su poderío económico sinergéticamente en lugar de unilateral y masivamente.

La estrategia bismarkiana fue signada, por oposición a la británica, por las alianzas estratégicas. Consideraba Bismark, según Joffe, que su Alemania era capaz de enfrentar a cualquiera de las amenazas pero no todas al mismo tiempo. Famosa es ya su frase "en un mundo de cinco hay que jugar con, por lo menos, tres actores". El prusiano no construyó su sistema de alianzas para conseguir mayor poder agregado sino para devaluar el poder de las potencias que lo amenazaban.45

Para Kennedy, Hill y Chase, la gran estrategia norteamericana tiene que ser caracterizada por la elección de Estado-Pivote que son definidos por su capacidad de afectar la estabilidad regional e internacional. Los autores identifican como Estados pivote en América Latina a México y a Brasil. El primero por su creciente importancia en las relaciones comerciales norteamericanas y el segundo por su importancia en el Cono Sur del Continente. Este modelo de acción es correspondiente al británico expuesto por Joffe, modelo que el autor considera inservible por dos razones: las amenazas al poder mundial norteamericano no son intermitentes sino constantes lo que obligaría a aquel país a mantener relaciones constantes con los mismos países; y la estabilidad de los regímenes políticos no deviene de la acción de actores extranjeros sino de sus propias constituciones sociales, así no interesa la mayor ayuda de Estados Unidos brinde a un país sino su constitución interna en términos de amenaza al status quo del sistema internacional (v.g. Afganistán).

El modelo bismarkiano conducido por los Estados de la Unión puede sintetizarse en: ligar a todos de forma tal que estén atados y dependientes del centro. El ideal es mantener mejores relaciones con cada uno de los actores de las que ellos tienen entre sí.

Este modelo bismarkiano pareciera ser imperativo en el desarrollo de las relaciones de la región latinoamericana con los Estados Unidos. La existencia de intermestic issues hace imposible una política á la británica o la, más moderna, elección de Estado-Pivote. La producción de drogas en Bolivia no es influenciable por una mayor estabilidad de Brasil, como tampoco las amenazas al régimen político de Nicaragua pueden verse evitadas por un crecimiento más dinámico de México, así como la creación de una zona de libre comercio de dimensiones continentales no puede verse favorecida por la mayor ayuda e interés recibido por sólo dos países de la región.

VI. La política exterior norteamericana del período que nace en 1989 no es consecuencia de una construcción teórica, fue, propiamente, la consecuencia de acciones que en su superficie aparentan estar desvinculadas, sin embargo entre todas existe un hilo de oro.

El fin de la Guerra Fría originó la necesidad de replantear la política exterior de los Estados Unidos y América Latina no se encuentra exenta de este replanteamiento. En los tiempos de la post-Guerra Fría la importancia de las regiones del globo terráqueo es evaluada, necesariamente, de forma distinta a cómo se evaluaba en tiempos de la confrontación. Pareciera ser cierto que, de ahora en más, para la política exterior norteamericana los países valen lo que sus intereses y necesidades.

En estos términos, la importancia de la región ha crecido en relación a otras áreas del mundo. Sin embargo, estas otras áreas del mundo demandan la atención más inmediata de la superpotencia supérstite.

América Latina no es una región free rider, Irak y Corea del Norte sí lo son, asimismo Rusia presenta aún hoy día peligros inmediatos por su posesión de armas de destrucción masiva que los países al Sur del Río Bravo no poseen.

Tratando específicamente sobre el subcontinente latinoamericano, una política exterior norteamericana que atienda a sus intereses y necesidades estará signada por relaciones bilaterales en la que los Estados Unidos se esforzarán por lograr el establecimiento definitivo de los regímenes democráticos y, de manera más imperativa, la apertura de los mercados económicos al tiempo que favorecerán las inversiones en esos mercados que accedan a sus pretensiones.

A pesar que aún se la vea como una posibilidad remota, no es descartable, tal como lo experiencia la historia, la posibilidad de acciones militares en pos de la defensa de las ventajas económicas obtenidas por Estados Unidos46. Al respecto escriben Rourke, Carter y Boyer:

"Una característica de la actividad de Estados Unidos en el sistema internacional ha sido la voluntad del país de luchar, si era necesario, para defender sus intereses económicos. La guerra no oficial con Francia en los 1790´s, la Guerra de 1812 con Gran Bretaña y la Primera Guerra Mundial con Alemania son sólo tres ejemplos que envuelven la libertad de los mares y del comercio. ... La voluntad de defender el comercio, los recursos y otros elementos económicos claves en el sistema internacional permanece como principio en la política exterior norteamericana como quedó demostrado en las acciones de Estados Unidos en la región del Golfo Pérsico"47.

Evidentemente, ningún país latinoamericano, excepto tal vez Venezuela y México, es capaz por su sola acción desestabilizar la economía norteamericana al extremo de obligarlo a actuar unilateralmente por razones meramente económicas.

Otras razones han sido esgrimidas para actuar de forma tal. El narcotráfico, intermestic issue, fue la razón de la acción unilateral de Estados Unidos sobre el Panamá de Noriega. La defensa de la democracia y la absorción de movimientos sociales, neowilsonianismo, fueron las razones de la acción unilateral sobre Haití.

Pero así como fue una intermestic issue la que provocó la invasión norteamericana a Panamá, no debe descartarse la posibilidad de una acción desestabilizadora a gobiernos free riders, que por sus dimensiones no pueden sin pérdidas importantes ser objeto de invasiones, y el emplazamiento de gobiernos autocráticos más propensos a satisfacer las expectativas norteamericanas.

Cuba es un ejemplo de desestabilización deliberada. Las normativas penalizadoras de inversiones directas, así como su aislacionismo internacional promovido por los Estados Unidos y la constante acción que intenta provocar movimientos de protesta, son actos disruptivos del sistema político y social de la isla.48

Pareciera ser entonces que la estrategia bismarkiana de contenido neowilsoniano de carácter pragmático ha de ser la política exterior que norteamérica desarrolle hacia los países de la región latinoamericana en tiempos posteriores a la confrontación entre las superpotencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial.

octubre de 1997.-

Por Ignacio T. Gariboldi

Licenciado en Ciencias Políticas con Especialización en Relaciones Internacionales

Universidad Católica Argentina "Santa María de los Buenos Aires"

gariboldi[arroba]ciudad.com.ar

1 Bizzozero, Lincoln: "Viejos y nuevos muros en el sistema internacional". Estudios Internacionales, Nº 110, abril-junio 1995, I.E.I., Universidad de Chile, págs. 223 y ss.

2 Al respecto, James Schlesinger sostiene que "el orden mundial del futuro será como el que existió antes de 1939, y más notablemente al que existía después de la Primera Guerra Mundial", caracterizado por políticas de poder, rivalidades nacionales y tensiones étnicas. El autor resalta también la actitud de los Estados Unidos con los tres satélites descontentos de la Unión Soviética: "Durante cuarenta años Estados Unidos afirmó a Checoslovaquia, Hungría y Polonia que el día que rompieran con la Unión Soviética podrían contar con su ayuda. Ahora, ese día llegó ... y la administración utiliza el slogan ritualístico: comercio, no ayuda".

Schlesinger, James: "New instabilities, new priorities". Foreign Policy, N. 85, Winter 1991-92, págs. 5 y ss.

3 Nye, Joseph: "The changing nature of power". New World Politics: Power, Ethnicity and Democracy - Essays from Political Science Quaterly, The Academy of Political Science, New York, 1993, págs. 39 y ss.

4 Atkins, G.: Latin America in the international political system. Westview Press, Oxford, 1995, pág. 112

5 Pastor, Robert: U.S. foreign policy toward Latin America and the Caribbean. Princeton University Press, New Jersey, 1992, pág. 221

6 Op. Cit. 5, págs. 222 y ss.

7 Johnson, Loch: "Smart intelligence". Foreign Policy, N. 89, Winter 1992-1993, pág. 58

8 Rourke, John; Carter, Ralph; Boyer, Mark: Making American Foreign Policy. Brown & Benchmark, Dubuque, 1996, págs. 75 y 76

9 Gilboa, Eytan: "The Panama invasion revisited: lessons for the use of force in the post cold war era". Political Science Quaterly, Winter 1995-96, págs. 539 y ss.

10 Mandelbaum, Michael: "Foreign policy as social policy". Foreign Affairs, January-February 1996, pág. 22

11 Atkins encuentra que desde el principio de las relaciones entre los Estados Unidos y América Latina hasta finales de los años ochenta la política exterior de aquéllos fue continua y consistente: mantener las influencias hostiles extranjeras fuera del hemisferio. Schoultz denomina esta política como "negación estratégica". Dentro de este marco teórico deben entenderse las cambiantes posiciones de norteamérica respecto de la democracia y los derechos humanos en el continente latinoamericano. (Al respecto: Atkins, G.: Op. Cit. 4; Pastor, Robert: Op. Cit. 5).

12 Rielly, John: "Public opinion: the pulse of the ´90s". Foreign Policy, N. 82, Spring 1991, pág. 83

13 Omestad, Thomas: "Why Bush lost?". Foreign Policy, N. 89, Winter 1992-93, pág. 76

14 Maynes, Charles: "Bottom-up foreign policy", Foreign Policy, N. 104, Fall 1996, pág. 53

15 Discurso pronunciado por el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Warren Christopher durante la Cumbre Hemisférica celebrada en la Ciudad de Miami los días 10 y 11 de diciembre de 1994. Granillo Ocampo, Raúl (comp.): La relación entre Argentina y los Estados Unidos, 1989-1995. CARI - El Cronista, Buenos Aires, 1996, pág. 224. Al respecto, afirman Rourke, Carter y Boyer que: "The willingness to defend trade, resources, and other key economic elements in the international system remains a principle of U.S. foreign policy, as was demonstrated by U.S. actions in the Persian Gulf region", Op. Cit. 7, pág. 81

16 Christopher, Warren: "America´s leadership, America´s future". Foreign Policy, N. 98, Spring 1995, pág. 16

17 Op. Cit. 8, pág. 77

18 Estefanía, Joaquín: La nueva economía. Debate - Dominós, Madrid, 1995, págs. 72 y ss.

19 Bergsten, C. Fred: "The primacy of economics", Foreign Policy, N. 87, Summer 1992, págs. 4 y ss.

20 En 1960 el PBI de EUA representaba el 38% del total mundial, mientras que en 1993 sólo era del 22% habiendo aumentado drásticamente la participación de países no pertenecientes a la tríada (E.U.A.-U.E.-Japón) de 28% al 50%.

Respecto de la importancia del comercio internacional para los Estados Unidos, escribe Jeffrey Garten (Subsecretario de Comercio para el Intercambio Internacional hasta fines de 1995): "[La] expansión del comercio es más crítica hoy para el futuro de América que en cualquier otro momento del siglo. La exportaciones y las importaciones se han más que duplicado desde 1970, de 11 por ciento a 23 por ciento del PBI. En los últimos dos años las exportaciones se han incrementado en más de 100 mil millones de dólares, más que el total de exportaciones de Australia, Suecia o Corea del Sur. Si esta tendencia continua, como es la creencia de los economistas del Departamento de Comercio, las exportaciones de Estados Unidos treparán de 650 mil millones de dólares en 1994 a 1,2 billones de dólares en el año 2000", lo que significa que para el año 2000, dieciseis millones de puestos de trabajo dependerán del comercio exterior de los Estados de la Unión.

Garten, Jeffrey E.: "Is America abandoning multilateral trade?", Foreign Affairs, November/December 1995, págs. 51 y 52

21 Espinosa Carranza, Jorge: "La economía mundial y de América Latina en 1994. Perspectivas e interrogantes para 1995", Estudios Internacionales, Nº 112, octubre-diciembre 1995, I.E.I., Universidad de Chile, págs. 556 y ss.

22 Inter-American Development Bank - Institute for European-Latin American Relations: Foreign direct investment in Latin America in the 1990s, Madrid, 1990, Apéndice Estadístico.

23 Ibíd. nota 22

24 Op. Cit. 5, pág. 226

25 Ibíd. nota 22

26 Op. Cit. 4

27 Op. Cit. 5, págs. 226 y ss.

28 Para el año fiscal 1997, el total destinado a asistencia externa a través de la Agency for International Development asciende a 3.115.953.400 dólares, a concretar de la siguiente manera: en primer lugar Europa y países recientemente independizados: $1.236.300.000; en segundo lugar Africa: $970.870.000; en tercer término América Latina y el Caribe: $568.140.000; y por último Asia y el Cercano Oriente: $341.642.400.

29 Pormelau, Claude: "Moral y política exterior de Estados Unidos en el mundo de la post-Guerra Fría", Estudios Internacionales, Nº. 109, enero-marzo 1995, I.E.I., Chile, pág. 94

30 Patrik J. Lehaly (senador): presidente del Sub-Comité de Operaciones Externas del Senado de Estados Unidos.

31 Diamond, Larry: "Promoting democracy". Foreign Policy, N. 87, Summer 1992, págs. 27 y ss.

32 Hodgson, Godfrey: "American ideals, global realities". World Policy Journal, Vol. X, Nº 4, Winter 1993/94, pág. 3

33 Tucker, Robert: "The triumph of wilsonianism?". World Policy Journal, Vol. X, Nº 4, Winter 1993/94, págs. 83 y ss.

34 Diamond, Larry: "The global imperative: building a democratic world order". Current History, January 1994, pág. 1

35 Evangelista, Matthew: "The paradox of state strengh: transnational relations, domestic structures, and security policy in Russia and the Soviet Union". International Organization, Vol. 49, N. 1, Winter 1995, págs. 1 y ss.

Lasagna, Marcelo: "Las determinaciones internas de la política exterior: un temas muy descuidado en la teoría de la política exterior". Estudios Internacionales, Nº 111, julio-septiembre 1994, I.E.I., Universidad de Chile, págs. 387 y ss.

36 Op. Cit. 33, págs. 2 y 3

37 Calle, Fabián: "El paradigma neoconservador de las relaciones internacionales". Estudios Internacionales, Nº 110, abril-junio 1995, I.E.I., Universidad de Chile, pág. 160

En el mismo sentido: "Bridging Centuries. Fin de Siécle All Over Again". The National Interest, Number 47, Spring 1997, págs. 3 y ss.

38 Op. Cit. 5, pág. 225

Entre 1990 y 1992 el total de asignaciones presupuestarias que el Gobierno Federal de Estados Unidos destinó a la lucha contra el narcotráfica fuera de sus fronteras aumentó 20%, destacándose los aumentos de asistencia humanitaria y militar (43% y 41%, respectivamente). El total de las asignaciones presupuestarias de este gobierno destinadas a la lucha contra el narcotráfico, su prevención y tratamiento se multiplicó por diez veces en el período que corre entre 1981 y 1992, alcanzando un total de 11.700 millones de dólares en el año que cierra el período.

Casa Blanca – Servicio Cultural e Informativo de los Estados Unidos: Estrategia nacional de control de drogas, EUA, julio de 1991.

39 Lee, Rensselar III: "Global reach: the threat of international drug trafficking". Current History, May 1995, págs. 207 y ss

40 Ibíd. pág. 207

41 Op. Cit. 15

42 Barsamian, David: Noam Chomsky interviewed by David Barsamian: secrets, lies and democracy. Odonian Press, Arizona, 1995. También: Terrorism in Latin America/AMIA bombing in Argentina. Hearing before the Committee on International Relations, House of Representatives, One houndred fourth congress – September 28, 1995, U.S. Government Printing Office, Washington, 1996.

43 Joffe, Josef: "´Bismark´ or ´Britain´? Toward an American grand strategy after bipolarity". International Security, Vol. 19, N. 4, Spring 1995, págs. 94 y ss.

44 Kennedy, Paul; Chase, Robert; Hill, Emily: "La estrategia internacional de los Estados Unidos: los Estado pivot". Archivos del Presente, Año 2, Nº 4, págs. 61 y ss.

45 Massot, Vicente G.:Un mundo en equilibrio. La realpolitik en la Europa de Bismark. Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, 1994.

46 En este sentido, Joshua Muravchik (autor de Exporting democracy, AEI Press, Washington 1991) al referirse a la política de Estados Unidos hacia el nuevo régimen de Irán dijo que "Even people like me who believe that promoting democracy or human rights deserves a central place in U.S. foreign policy must acknowledge that it can´t be the only issue""After all -continúa– the bedrock of our policy is keeping the country safe. There will be times when security interests pull one way and democracy interests pull another way". En Barbara Crossette: "Democracies love peace, don´t they". The New York Times - Week in Riview, June 1, 1997, pág. E3

47 Op. Cit. 8, pág. 81

48 Alzugaray, Carlos: "La seguridad de cuba en el mundo de la post-Guerra Fría: viejos y nuevos desafíos y oportunidades". Estudios Internacionales, Nº 107/108, julio-septiembre/octubre-noviembre 1994, I.E.I., Universidad de Chile, págs. 586 y ss.

 

 

Autor:



Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda