Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Canal de Panam

Enviado por kamus75



Partes: 1, 2

 

Indice
1. Antecedentes históricos
2. El canal de panamá
3. Determinación de los peajes del canal de panamá
4. La cuenca hidrográfica del canal de panamá
5. Aporte y beneficios económicos del canal a la república de panamá
6. Importancia del canal de panamá en el comercio mundial

1. Antecedentes históricos

Desde épocas tan remotas como el año 8000 A.C., el Istmo de Panamá era usado como ruta de tránsito por el hombre prehistórico que emigraba a través de Centroamérica para establecerse en Sudamérica.
En 1502, Cristóbal Colón llegó al Istmo de Panamá y años más tarde, en 1510, España inició la colonización del Istmo.
Desde épocas tan remotas, ya se veían las ventajas de contar con una ruta a través de Panamá y, es así, que en 1534 el Rey Carlos V de España, ordenó los primeros estudios topográficos para la construcción de un canal por una sección del Istmo de 80 kilómetros de ancho. Sin embargo, la construcción de dicho canal estuvo más allá de sus capacidades y la tecnología de la época.
Se sabe que el primer esfuerzo por llevar a cabo la construcción del Canal fue realizado por los franceses (siglo XIX). En el año 1878 se firmó un contrato entre la Nueva Granada y el ciudadano francés Lucién Napoleón Bonaparte Wyse, para la construcción de un canal por Panamá; luego este contrato fue traspasado a la compañía Universal del Canal Interoceánico, bajo la administración de Ferdinad de Lesseps. El pueblo francés respaldó la obra y los trabajos se iniciaron en 1882.
Cinco años más tarde los trabajos se suspendieron y la compañía se declaró en quiebra. Algunos factores que llevaron a el fracaso de la obra fueron: la epidemias, como la malaria y la fiebre amarilla, el clima mortífero de Panamá, la malversación de fondos, el desconocimiento de los estudios del Istmo realizados por Bonaparte Wyse.
Una vez agotados gran parte de sus fondos, tuvo que vender sus derechos y propiedades sobre el Canal al gobierno de los Estados Unidos. Un segundo esfuerzo fue el de los Estados Unidos. En 1903, después de la declaración de independencia de Panamá de Colombia, Panamá y los Estados Unidos firmaron el tratado Hay-Bunau Varilla, mediante el cual los Estados Unidos emprendieron la construcción de un Canal interoceánico a través del Istmo de Panamá. Al año siguiente, los Estados Unidos compraron los derechos y propiedades de la compañía francesa a un costo de $40 millones e iniciaron la construcción.
Tomó 10 años el trabajo de más de 75,000 hombres y mujeres y unos $400 millones para completar la obra. Los constructores del Canal enfrentaron problemas sin precedentes: enfermedades tropicales; la compleja geología del Istmo, que hizo de los derrumbes de tierra un constante peligro; el enorme volumen de excavación requerido; el gran tamaño de las esclusas; y la necesidad de establecer nuevas comunidades, importar hasta el último clavo y organizar el trabajo e una escala jamás vista.
La mayoría de los nombres de los hombres y mujeres que trabajaron en la construcción del Canal han sido olvidados, pero su legado sigue vivo. Entre los más recordados están el Coronel Williams Crawford Gorgas y su equipo médico, a quienes se les acredita la erradicación del a fiebre amarilla del Istmo y el control de la malaria; el ingeniero jefe John F. Stevens y su equipo de trabajo, quienes levantaron poblados, organizaron el sistema ferroviario para sacar la tierra excavada del Corte; y el Coronel George Washington Goethals y su personal, quienes merecen reconocimiento por los planos finales y por llevar a cabo la construcción de las esclusas, la represa de Gatún y la excavación del Corte.
El Canal de Panamá fue inaugurado el 15 de agosto de 1914 y, desde entonces, unos 850,000 buques lo han transitado. Un riguroso programa de mantenimiento y las constantes mejoras a su infraestructura y procedimientos han conservado al canal en óptimas condiciones de funcionamiento y han modernizado su operación.

Tratados Torrijos-Carter
Del primero de octubre de 1979 al mediodía del 31 de diciembre de 1999, el Canal de Panamá funcionó bajo los mandatos establecidos en los tratados Torrijos-Carter, celebrados entre la República de Panamá y los Estados Unidos en 1977. Estos tratados dispusieron la eliminación de la Zona del Canal, la creciente participación de panameño en la administración canalera y la entrega de la operación del Canal de Panamá al mediodía del 31 de diciembre de 1999.
Bajo Estos tratados, el Canal funcionó como una agencia del gobierno de los E.E.U.U., administrada por la desaparecida Comisión del Canal de Panamá y bajo la supervisión de una junta directiva binacional integrada por cinco ciudadanos estadounidenses y cuatro panameños.

Justificación
Teniendo en cuenta la importancia del Canal de Panamá como vía interoceánica para el comercio mundial y la economía de nuestro país; acordamos tomar el tema número cinco porque nos parece muy interesante, además de fortalecer nuestros conocimientos y llevar a los demás estudiantes del grupo el entusiasmo por realizar investigaciones de mucho interés a nivel nacional como a nivel mundial.

Tipo De Investigación
La investigación está basada de una manera descriptiva, en la cual se expone en su totalidad lo que es el Canal de Panamá, el funcionamiento del mismo, su importancia en nuestra economía y en el comercio mundial, los proyectos que se llevan a cabo dentro de él, para su modernización y mejor servicio.

Objetivos

  1. Analizar en base a la investigación realizada lo importante que es el Canal de Panamá.
  2. Determinar la riqueza que constituye el Canal en nuestro país económicamente.
  3. Destacar el significado y funcionamiento del Canal de Panamá.

Metodología
Es uno de los elementos de mayor importancia de toda investigación. En la metodología se recogen los pasos a seguir para alcanzar los objetivos o metas trazadas, a través de la buena coordinación y utilización de los instrumentos con que se cuenta; de esta manera se puede dar más confiabilidad al estudio.
Para la realización de esta investigación se revisó una gran variedad de panfletos sobre El Canal de Panamá, folletos de la Autoridad del Canal de Panamá, artículos que aparecen señalados en El Faro del Canal de Panamá que nos sirvieron de guía.
La población de este estudio, estuvo integrada por un total de 4 personas distribuidas de la siguiente manera: un funcionario en dirección de relaciones públicas de la comisión del Canal de Panamá.
La estudiante Ureña, Helga que nos facilitó la toma de fotografías.
La estudiante Barrios, Marjorie que llevó a cabo la comunicación con el personal de las esclusas de Miraflores, por la facilidad del idioma inglés.
La estudiante Isaza, Gisela quién realizó los apuntes más relevantes sobre El Canal de Panamá.

2. El canal de panamá

El Canal de Panamá mide aproximadamente 80 kilómetros de largo, de aguas profundas a aguas profundas, entre el Atlántico y el pacífico. Fue excavado a través de uno de los lugares más estrechos y de la parte más baja del montañoso Istmo que une a Norte y Sur América.
Es un canal de esclusas. Las esclusas funcionan como elevadores de agua, que elevan las naves del nivel del mar (ya sea pacífico o del Atlántico) al nivel del Lago Gatún (26 metros sobre le nivel del agua), para permitir el cruce por la Cordillera Central, y luego bajarlos al nivel del mar al otro lado del Istmo.
Los tres juegos de esclusas llevan los nombres de los poblados donde fueron construidos: Gatún (en el lado Atlántico), Pedro Miguel y Miraflores (en el Pacífico).

Las cámaras de las esclusas tienen 33.53 metros de anchos y 304.8 metros de largo. Las limitaciones aproximadas de
dimensión de los buques que pueden transitar el área del Canal son: manga, 32.3 metros; calado, 12 metros de agua dulce tropical; largo, 294.1 metros dependiendo del tipo de buque.
El agua para subir y bajar las naves en cada juego de esclusas se obtiene por gravedad del Lago Gatún. El agua entra a las esclusas a través de un sistema de alcantarillas principales, que se extiende por debajo de las cámaras de las esclusas desde los muros laterales y el muro central.
La parte más angosta del Canal es el Corte Culebra, que se extiende desde el extremo norte de las Esclusas de Pedro Miguel hasta el extremo sur del lago Gatún en Gamboa. Este segmento, de aproximadamente 13.7 kilómetros de largo, fue excavado a través de roca y caliza de la Cordillera Central.
El Corte Culebra es el área del Canal más susceptible a los derrumbes. Fue aquí donde ocurriera el mayor derrumbe en 1915, que cerró el Canal la única vez desde que abriera sus puertas al comercio mundial en 1914. Se necesitaron siete meses para que le Canal volviera a funcionar después del derrumbe. Desde entonces, ha habido una serie de derrumbes en el área, siendo el peor el que tuvo lugar el 13 de octubre de 1986. No obstante, ninguno de estos derrumbes ha cerrado el Canal, ni le ha causado pérdida alguna de ingresos.
Por cada buque que transita el Canal se usan unos 197 millones de litros de agua dulce, los cuales fluyen por gravedad a través de las esclusas y se vierten al océano.
El Canal funciona 24 horas al día, 365 días al año, ofreciendo servicio de tránsito a naves de todas las naciones sin discriminación alguna.

3. Determinación de los peajes del canal de panamá

Los peajes del Canal constituyen el derecho de transitar que pagan las naves que así desean hacerlo. Estos peajes se determinan de acuerdo al volumen de carga y a las medidas de la nave, siguiendo las normas promulgadas por la Convención Internacional de arqueo de Tonelaje de Naves de 1969.
La Autoridad del Canal de Panamá ha elaborado los reglamentos necesarios para el arqueo de buques para la fijación de peajes, el procedimiento para el cambio de las reglas de arqueo y peajes y para la fijación de peajes, tasas y derechos por el tránsito de las naves por el Canal.
El sistema de Tonelaje utilizado en el Canal se conoce como Sistema Universal de Arqueo del Canal de Panamá (CP/SUAB).
Este sistema aplica una fórmula matemática al arqueo del volumen total de la nave para determinar el tonelaje neto del Canal. Una tonelada de ingreso real. La tarifa apropiada se aplica de acuerdo a que si el barco está cargado o vacío (en lastre). Se aplica la tarifa de cargado a los buques que llevan carga o pasajeros.
Para que un buque reciba la tarifa reducida en lastre (sin pasajeros ni carga), el volumen del lubricante a bordo para el uso del buque no debe exceder 125% del volumen de su cuarto de máquinas, indicado en el certificado de tonelaje del Canal de Panamá. Otras embarcaciones flotantes, incluyendo los barcos de guerra, aparte de los de transporte militar y naval, carboneros, barcos de abastecimiento y buques hospitales, pagan con base a su tonelaje de desplazamiento equivale a una tonelada larga de 35 pies cúbicos de agua salada.
Los peajes del Canal han sido aumentados en nueve ocasiones, siendo la primera el 8 de julio de 1974. El último aumento de peaje fue aprobado en 1996 por el Registro Federal de los Estados Unidos y se realizó en dos etapas: a partir del 1 de enero de 1997, en un 8.2% y el 1 de enero de 1998, en un 7.5%. Este aumento escalonado fue realizado para poder contar con los ingresos necesarios para ejecutar el plan de modernización y mejoras del Canal, cuyo costo es de mil millones de balboas.

4. La cuenca hidrográfica del canal de panamá

La cuenca hidrográfica del Canal de Panamá tiene una superficie de 552,761 hectáreas, que es aproximadamente el tamaño de la provincia de Herrera. En ella se concentran los recursos hídricos necesarios, tanto potencialmente como en uso, para garantizar el abastecimiento de agua a la mayor parte de nuestra población y para el funcionamiento y operación del Canal.
Mediante la Ley 44, de agosto de 1999, se delimitó legalmente la cuenca del Canal. Esta delimitación incluyó la cuenca tradicional del río Chagres y un sector en las provincias de Coclé y Colón, que ha sido identificado por su potencial hídrico.
La responsabilidad por la administración, mantenimiento, uso y conservación de los recursos hídricos de la cuenca del Canal ha sido concedida a la Autoridad del Canal de Panamá por la Constitución Política de Panamá y la ley Orgánica de la Autoridad del Canal de Panamá. Esto se deriva de la importancia que tiene el agua para funcionamiento de la vía acuática. La ley también exige que la Autoridad del Canal administre el recurso hídrico para garantizar el suministro de agua a la población de Panamá y Arraiján.
Para coordinar los esfuerzos de entidades gubernamentales y la ACP para la conservación de los recursos naturales de la región, la Ley Orgánica del Canal establece la creación de la Comisión Interinstitucional de la Cuenca Hidrográfica del Canal (CICH). Su objetivo principal es la integración de los esfuerzos, iniciativas y recursos para la conservación y manejo de la cuenca y promover su desarrollo sostenible. Esta comisión está integrada por la ACP, quien la preside, el Ministerio de Gobierno y Justicia, el Ministerio de Desarrollo Agropecuario, el Ministerio de Vivienda, la Autoridad Nacional del Ambiente, la Autoridad de la Región Interoceánica, la Fundación NATURA y Cáritas Arquidiocesana.
En la actualidad se realizan estudios para determinar el valor hídrico de la cuenca, de manera que se pueda evaluar este potencial en virtud de las demandas futuras de agua potable para la población y para el funcionamiento de la vía acuática. Estos estudios también ayudarán a definir la mejor manera de aprovecharlo. También se realizan estudios sociales y culturales en la región para determinar la manera de lograr un desarrollo que redunde en beneficios reales y palpables para todos los que residen en la cuenca. Ninguna decisión se tomará sin antes considerar el impacto que las diferentes alternativas puedan tener para los residentes de la cuenca.
La riqueza ecológica de la cuenca hidrográfica del Canal constituye parte importante de su conservación. En ella habitan unas 70 especies de anfibios, unas 112 especies de reptiles y alrededor de 546 especies de aves, entre las que se destacan el tucán y el águila arpía. También posee más de mil cien especies de árboles.

Corte Gaillard O Culebra
Por su significado histórico, quizás ninguna parte del viaje por el Canal sea más interesante que le Corte Culebra. Durante la construcción del Canal se llamaba Corte Culebra, pero en 1915 fue bautizado con el nombre del Coronel David Dubose Gaillard, ingeniero que estuvo a cargo de esa sección durante la construcción del Canal. En la actualidad se le conoce por ambos nombres.
El Corte tiene 13.7 kilómetros de largo y fue excavado en su mayor parte en roca sólida y material volcánico. Fue aquí donde se hizo la excavación principal y donde ocurrieron devastadores derrumbes durante la construcción y poco después de la apertura del Canal.
En una travesía desde el Atlántico, un buque entra al Corte en la desembocadura del Río Chagres en el Cauce del Canal, en Gamboa. Poco antes de llegar a las Esclusas de Pedro Miguel, pasa el Cerro de Oro a la izquierda, el promontorio más alto del Canal, cuya elevación es de 179.5 metros sobre el nivel del mar.
El Cerro del Contratista, en la ribera opuesta, originalmente tenía una elevación de 125 metros, pero en 1954 fue reducido a 115 metros para estabilizarlo. En la actualidad tiene una elevación de 100 metros sobre el nivel del mar. Originalmente el cauce fue excavado a una anchura de 92 metros. Durante los años 30 y 40 la recta inmediatamente al norte del Cerro Oro fue ampliada a 152.4 metros para que los grandes buques tuvieran un lugar por donde pasarse. Durante el período comprendido entre 1957 y 1971, el resto del corte fue ampliado a esa anchura.
En la actualidad, el Corte Gaillard se está ensanchando de 152 a 192 metros en las rectas y hasta 222.5 metros en las curvas, lo que permitirá el tránsito casi irrestricto en dos vías de buques Panamax, aumentará la capacidad y seguridad del Canal y reducirá el tiempo de tránsito. Este proyecto se inició en enero de 1992 y culminará a finales de 2001.
El buque en tránsito entra a las esclusas de Pedro Miguel, en el extremo Sur del Corte Gaillard. Allí desciende unos 9 metros en un solo paso, a nivel del Lago Miraflores, que separa los dos juegos de esclusas del Pacífico.
El buque baja los últimos dos escalones, hasta el nivel del mar, en las Esclusas de Miraflores, que tienen un poco más de 1609 metros de largo. Las compuertas de Miraflores son las más altas de todo el sistema debido a las marcadas variaciones en las mareas del Pacífico.

Las locomotoras del canal de panamá
Las locomotoras de las esclusas asisten a los buques que transitan por el Canal de Panamá. Son esenciales para que el tránsito sea seguro y expedito, ya que remolcan, frenan y mantienen al buque en la posición correcta con relación a las estructuras de las esclusas. Para asistir a los buques, las locomotoras se mueven por medio de rieles de remolque ubicados en los muros de la esclusa, que van de un extremo a otro de la misma, por lo que tienen que subir pendientes inclinadas y maniobrar sobre curvas verticales y horizontales.
Las locomotoras originales, o mulas como a menudo las llamaban, fueron construidas por la compañía General Electric. Pesaban 43 toneladas y podían halar 25,000 libras a una velocidad de remolque de hasta 3.2 kilómetros por hora. Su velocidad de retorno era de un máximo de 8 kilómetros por hora. Las actuales locomotoras Mitsubishi, construidas en 1965, pesan 55 toneladas, halan hasta 70,000 libras y usan dos molinetes. Su velocidad máxima de remolque es de 4.8 kilómetros por hora y la velocidad de retorno es de 14.4 kilómetros. Las nuevas unidades operan con 2 unidades de tracción de 290 caballos de fuerza y pueden remolcar a una velocidad de 8 kilómetros por hora, y tienen una velocidad de retorno de 16 kilómetros.
El tamaño de la flota de locomotoras ha crecido con los años para poder manejar el aumento en el número y tamaño de los buques que transitan el Canal. Al principio la mayoría de los buques que transitaban las esclusas eran asistidos por cuatro locomotoras. Actualmente, los buques requieren hasta ocho de las nuevas y más potentes locomotoras. Debido al aumento continuo de tráfico, la flota ha crecido de 40 a 82 unidades desde que abrió el Canal.
En 1997 se le adjudicó la compañía Mitsubishi el contrato para la fabricación de las nuevas locomotoras. Los primeros ochos prototipos de locomotoras llegaron en agosto de 1999, a un costo de $ 2.3 millones por unidad. Luego de pasar por un período de prueba de 6 meses, entraron en operación en la Esclusas de Miraflores. Las 18 unidades restantes se encuentran en fabricación y se estima que 10 de ellas serán recibidas en septiembre del 2001 y las 8 restantes en marzo del 2002.
Se tiene programado aumentar la flota a 108 locomotoras para el año 2002, cuando la capacidad del Canal aumente sustancialmente con la terminación del proyecto de ensanche del Corte Culebra.

5. Aporte y beneficios económicos del canal a la república de panamá

Siempre se habla del Canal como una ruta de tránsito al servicio mundial, pero, ¿cómo se benefician la República de Panamá y sus habitantes? Con el traspaso de la vía acuática a manos panameñas, el 31 de diciembre de 1999, la Autoridad del Canal de Panamá se incorporó por completo a la economía nacional. Su productividad se mide por la venta de los servicios de tránsitos de naves y se registra según el volumen total de toneladas netas del Canal de Panamá que se transportan a través de la Vía. Los beneficios corresponden a los aportes directos e indirectos al Tesoro Nacional y a otros aportes indirectos al país.
El título XIV de la Constitución Política de la República de Panamá establece que la Autoridad del Canal tiene que ser una entidad rentable y estipula el pago de obligaciones al Tesoro Nacional. Los aportes directos al Tesoro comprenden: derecho por tonelada neta, dividendos o utilidad neta y servicios públicos. Los aportes indirectos al Tesoro abarcan los pagos por Impuesto sobre la renta, Seguro Social y Seguro Educativo. Cabe destacar que la anualidad que la administración estadounidense pagó hasta el primer trimestre del año fiscal 2000, de octubre a diciembre de 1999, fue incluida en los pagos por servicios públicos.
Las operaciones del Canal generan, además, un influjo económico indirecto al país mediante la generación de empleos, el pago de salarios y la compra de bienes y servicios a proveedores locales. El Canal suministra agua potable a las ciudades de Panamá y Colón, promueve la actividad turística y contribuye al desarrollo del sector marítimo nacional. Otros aportes indirectos incluyen la capacitación de profesionales, la protección y educación ambiental y la promoción de sistemas de comunicación.
Los beneficios que tenían los ciudadanos estadounidenses que trabajan en el Canal de Panamá antes del 31 de diciembre de 1999, fueron reconvertidos e incluidos en el pago por tonelada neta al Tesoro Nacional. Este aporte ascendió de $0.39 por tonelada neta, cobrada a las naves que pagaban peaje durante la vigencia estadounidense, a $0.65 por tonelada neta, en la administración panameña. Ello significó un aumento en las recaudaciones, de $88.9 millones en el año fiscal 1999, a $134.6 millones, en el año fiscal 2000, es decir un influjo adicional de $45.7 millones al Tesoro Nacional. Para el año fiscal 2001, se estima un incremento en el pago por tonelada neta a $151.8 millones y se prevé que para el año fiscal 2002, alcance la cifra de $154.1 millones.
La actividad canalera permite al Estado obtener beneficios a través del pago de dividendos o utilidad neta. Estas utilidades o ganancias provienen de los ingresos del Canal cuando exceden a los costos de funcionamiento, inversión y modernización y se trasfieren a la República de Panamá. La utilidad neta correspondiente al año fiscal 2000 fue de $37.5 millones, en comparación con la del año fiscal 199, cuya cifra fue de $29.2 millones. Se prevé un descenso a $17.5 millones en la utilidad neta del año fiscal 2001, debido a los costos de modernización. Sin embargo, se estima que las operaciones del Canal, como resultado de las mejoras, generará al Tesoro Nacional una utilidad neta de $43.7 millones en el año fiscal 2002.
Otro aporte directo al Tesoro Nacional lo constituyen los pagos por servicios públicos en las áreas de funcionamiento y de vivienda del Canal. Estos servicios incluyen seguridad, bomberos, mantenimiento de calle, alumbrado y limpieza de calles, control de tránsito y recolección de basura. Incluye, además, pagos de auditoria a la Controlaría General de la República y al Ente Regulador de los servicios públicos por la operación del Canal en el mercado eléctrico y por la utilización de bandas de comunicación. El Canal pagó $26.5 millones por servicios correspondientes al año fiscal 2000. Se estima que el aporte por servicios públicos aumentará a $29 millones en los años fiscales 2001 y 2002.
El total de los aportes directos del Canal al Tesoro Nacional ascendió a $201.0 millones en el año fiscal 2000, comparado con los $138.1 del año anterior. Estos representó un ingreso adicional de $62.9 millones, es decir un aumento del 31 por ciento. Se estima que esta cifra descienda ligeramente a $198.2 millones para el año fiscal 2001, como resultado del aumento en el programa de inversiones, incluyendo los proyectos de modernización. En el año fiscal 2001 se invierten $198.3 millones, comparado con los $164.4 millones estimados del año fiscal 2000. Se prevé, sin embrago, que el aporte directo al Tesoro Nacional ascienda a $226.9 millones en el año fiscal 2002.
El Canal de Panamá ha aumentado su contribución económica al país, lo cual se refleja en los aportes directos al Tesoro Nacional. El pueblo panameño es el beneficiario de la actividad canalera, su propietario y principal accionista. En la medida que el Canal se mantenga eficiente y competitivo, así será sus ingresos y, por ende, su contribución a la riqueza económica del país.

Tabla De Aportes Directos Al Tesoro Nacional

Años

Derecho por Tonelada neta

Utilidad neta

Servicios Públicos

Anualidad

1998

86.9

12.6

10

10

1999

86.9

29.2

10

10

2000

134.5

37.4

26.5

2.5

2001*

151.8

17.5

29

0

2002*

154.1

43.6

29

0

Nuestro Futuro

Para garantizar que el Canal pueda hacer frente al crecimiento sostenido de su demanda, a partir de 1996 se puso en marcha un ambicioso programa de inversiones con el objetivo de modernizar su infraestructura y aumentar la capacidad de tránsito en aproximadamente 20 por ciento para el año 2004. El programa de inversiones para la modernización y mejoras del Canal en adición al programa de reinversión, mantenimiento y reemplazo de equipo excede $1,000 millones y su ejecución se realiza en forma simultánea con el tradicional programa de mantenimiento preventivo. Los más importantes proyectos que contempla el programa de modernización y mejoras son los siguientes:

  • El ensanche del Corte Culebra
  • La modernización de los controles y las maquinarias de las esclusas
  • La adquisición de nuevos remolcadores
  • La adquisición de nuevas locomotoras
  • La rehabilitación de los rieles de remolque
  • La modernización de los sistemas informáticos
  • Las mejoras a la red de telecomunicaciones

Este programa dotará al Canal con la capacidad suficiente para satisfacer la demanda esperada hasta pasado el año 2010.

Modernizando y mejorando el canal de panamá
El programa de Modernización y Mejoras del Canal de Panamá tiene entre sus más importantes componentes el ensanche del Corte Culebra, la modernización de las maquinarias de las esclusas y sus controles, la adquisición de nuevos remolcadores y locomotoras, la rehabilitación de los rieles de remolque, la modernización de los sistemas informáticos y las mejoras a la red de telecomunicaciones.
El programa del Corte Culebra consiste en el ensanche de dicho tramo, de 152 metros a un mínimo de 192 metros en las rectas y hasta 222 metros en las curvas. Esto permitirá el tráfico simultáneo de dos buques de manga ancha, tipo Panamax, sin comprometer la seguridad de la navegación. El 4 de julio se detonó la última carga de explosivos del programa de ensanche del Corte, concluyendo así en un ciento por ciento el programa de perforaciones y voladuras a cielo abierto. Hasta el momento, la excavación seca se ha completado totalmente y la subacuática ha sido completada en un 99 por ciento. El proyecto total de ensanche se ha ejecutado en un 97 por ciento en cuanto al volumen. La fecha de culminación del dragado está programada para fines de diciembre, aunque la señalización del Corte continuará durante cuatro meses más, antes de empezar a hacer uso total de la ampliación del Corte.
La modernización de las maquinarias y los controles de las esclusas avanza a todo vapor. Con la nueva tecnología de controles incorporada a las nuevas maquinarias hidráulicas y extendida a los mecanismos existentes, se logrará una operación más segura y confiable por medio de controladores electrónicos robustos, fibra ópticas y herramientas informáticas. En Pedro Miguel, para diciembre del 2001 se estima el inicio de pruebas de un prototipo de consola de control compuesta de monitores de pantalla plana, en la Caseta de Control. Simultáneamente, habrá estaciones de diagnóstico, estadística y auditoria remota, que serán utilizadas para el mantenimiento de toda la maquinaria de las esclusas. Con el éxito del prototipo se extenderá esta tecnología a las demás esclusas para septiembre del 2002. Hasta la fecha, se ha convertido al sistema hidráulico la maquinaria electromecánica de 54 compuertas y faltan 26 por instalar. Además, se construyeron dos laboratorios hidráulicos, los cuales cuentan con una maquinaria hidráulica de compuerta para pruebas, ensayos y adiestramiento del personal.
En septiembre del 2002, cuando concluya este proyecto, el total de maquinarias convertidas será de 80 compuertas operativas. Paralelamente, en el 2002 se iniciará la compra de las primeras 18 maquinarias hidráulicas para reemplazo de 116 válvulas de vástago ascendente electromecánicas. Seguidamente, para el año 2003, se convertirán los 12 brazos de las compuertas de paso vehicular y 20 maquinarias hidráulicas de válvulas de vástago ascendente de las esclusas del Canal de Panamá.
Otro componente del programa, la adquisición de siete remolcadores adicionales, aumentará la flota a 24 remolcadores. En 1997, se añadieron dos remolcadores: Gilberto Guardia F. Y Cecil Haynes. En 1998, se unió a la flota el remolcador Cacique.
En septiembre del 2000 se licitó la compra de dos unidades adicionales. De éstas, el Colón llegará a Panamá a fines de agosto y el Coclé, a fines de septiembre. El 3 de julio de este año se dio la orden de proceder con la construcción de dos remolcadores más, con lo cual la flota alcanzará la meta de 24 unidades para el año fiscal 2002.
El proyecto de adición de nuevas locomotoras consiste en la compra de 26 locomotoras. Ocho prototipos de una nueva generación de locomotoras fueron recibidas a fines de 1999 y en junio del 2000. Luego de varias modificaciones propuesta por la ACP a los fabricantes, se dio la orden de proceder a la producción de las 18 restantes.
Estas nuevas locomotoras, de tercera generación, operan con dos unidades de tracción de 290 caballos de fuerza, y pueden remolcar a una velocidad de ocho kilómetros por hora, que corresponde a casi el doble de la capacidad de las actuales. Las primeras ocho de las 18 que se ordenaron llegarán a Miraflores a fines de septiembre. Las 10 restantes están programadas para llegar en abril del 2002. También se ha aprobado, en primera instancia, el reemplazo total de la flota a locomotora del nuevo tipo.

El objetivo del proyecto de rehabilitación de rieles de remolque es remover y reemplazar los rieles y cremalleras sobre los que operan las locomotoras, con un sistema más robusto estructuralmente que pueda soportar las cargas que les impartan las nuevas locomotoras, al dar respuesta a las presentes y futuras demandas de fuerza y tolerancia.
Esto se debe a que el tránsito de buques Panamax requiere que las locomotoras tengan mayor fuerza y velocidad, y éstas, a su vez, producen mayor desgaste en los rieles y las cremalleras. Este proyecto comenzó en Miraflores en el año fiscal 1997, con un prototipo de 24.38 metros. Al 20 de julio del 2001, se habían rehabilitado 2,020.21 metros en las Esclusas de Gatún, 2,227.78 metros en las Esclusas de Pedro Miguel y 1,883.05 metros en las Esclusas de Miraflores, lo cual representa una ejecución del 37.88 por ciento del proyecto.
En cuanto a los avances en los proyectos de modernización de los sistemas informáticos, el Sistema de Control de Tráfico del Canal fue reemplazado por el Sistema mejorado de Administración de Tráfico (SIMAT) y se le añadió la capacidad de rastreo de buques en aguas del Canal como ayuda a la navegación y control de tráfico marítimo; los subsistemas financieros por la plataforma electrónica de administración financiera ORACLE y los sistemas de Recursos Humanos, Captación de Tiempo y Planilla serán reemplazados este año por los módulos de ORACLE integrados al sistema financiero.
Además, se desarrolló el Sistema de Información Geográfico para la administración de los bienes patrimoniales del Canal, y este año se terminará la primera fase del Sistema de Soporte de Decisiones Gerenciales. Este es un sistema de información gerencial que proveerá a los usuarios información financiera y operativa integrada, para analizar el comportamiento histórico y hacer proyecciones de los diferentes servicios del Canal.
Otra parte importante del programa de modernización y mejoras del Canal de Panamá son las mejoras a la red de telecomunicaciones.
Los trabajos de rehabilitación del sistema de ductos transístmicos, programados para concluir en septiembre del 2001, junto con la adquisición e instalación de un cable de fibra óptica, fortalecen la infraestructura subterránea de la red de telecomunicaciones del Canal.
Estos proyectos, valorados en $7.9 millones, permitirán al Canal contar con velocidades de transmisión y ancho de banda suficiente para integrar servicios de vídeo, voz y datos a lo largo de las principales instalaciones del Canal, desde el Pacífico hasta el Atlántico.
Este programa de inversiones permitirá a la ACP continuar satisfaciendo con seguridad y eficiencia la demanda proyectada de tráfico.

El corte culebra en el canal de panama
El Programa de Ensanche del Corte Culebra consiste en ensanchar este estrecho tramo de sus actuales 152 metros a un mínimo de 192 metros en las rectas y 222 metros en las curvas. El programa se inició para atender la creciente demanda marítima, y una vez terminado, aumentará la capacidad operativa sostenible de la vía acuática y hará más flexible la programación de los tránsitos. Asimismo, permitirá el tráfico simultáneo de dos naves de manga ancha, tipo Panamax, sin comprometer la seguridad de la navegación.
La excavación seca (a cielo abierto) se ha completado en un 96 por ciento y la actividad de dragado en un 83 por ciento se han
removido al cierre del año fiscal 2000. Las operaciones de perforación y voladura subacuática se encuentran concluidas en un 94.2 por ciento y la terrestre se ha completado en un 89.4 por ciento.
La estrategia de dividir el programa de ensanche en 19 proyectos o contratos provocó una intensa competencia entre contratistas locales y extranjeros, con lo que se obtuvieron ahorros sustanciales en la excavación seca.

Tendencia a construir naves mas grandes
En las últimas décadas, el tamaño promedio de los buques inició una tendencia ascendente moderada. Se espera ahora que el número de naves Panamax (las más grandes que pueden pasar por las esclusas del Canal) que transitan el Canal, aumente de una cuarta parte del total de los tránsitos de un océano al otro, a más de un tercio de los tránsitos, para el año 2010. Por ejemplo, los tránsitos de naves PANAMAX con manga de 30.5 metros y más, aumentaron a 35.4 por ciento del total de los tránsitos de océano en el año fiscal 2000.
Debido a lo angosto y cerrado de las curvas del Corte Culebra, los grandes barcos no pueden encontrarse y transitar con seguridad en esta sección del Canal. Mientras más naves grandes transiten la vía acuática, más congestionamiento de tráfico y retrasos pueden ocurrir, afectando así la capacidad del Canal para ofrecer un servicio expedito de tránsito en el futuro.
Aunque el Canal tiene ahora la capacidad adecuada para manejar los niveles actuales proyectados de tráfico, la entidad canalera adelanta planes para que el Canal continúe teniendo suficiente capacidad y aún tenga un margen para ofrecer un servicio de tránsito de alta calidad y manejar eficientemente los incrementos imprevistos de tráfico más allá de este siglo. El Canal de Panamá siempre ha mantenido altas normas de servicio y evalúa su desempeño en base a una norma impuesta y desarrollada internamente, denominada "Tiempo en Aguas del Canal" que es de 24 horas para las naves en tránsito. Para mantener esta norma y continuar haciéndole frente a las necesidades globales de la cambiante industria marítima, la administración del Canal sigue muy de cerca las tendencias en el tamaño de los buques y otros parámetros claves, para asegurar la suficiente capacidad de reserva con el fin de mantener el tiempo en aguas del Canal de 24 horas.

Proyecto de profundizacion del lago gatun
La Autoridad del Canal de Panamá avanza los diseños finales del proyecto de profundización en un metro del fondo del cauce de navegación del Lago Gatún y el Corte Culebra. El objetivo de este proyecto es aumentar la capacidad de almacenaje de agua del Lago Gatún e incrementar el rendimiento de la cuenca del Canal.
En los próximos 30 años, se visualiza un aumento en la extracción de agua de los lagos Alhajuela y Gatún para suplir las demandas de agua potable para consumo de la población y para uso comercial e industrial. Esto se debe al crecimiento poblacional de las ciudades aledañas a la cuenca del Canal: Panamá, Colón, Arraiján, La Chorrera y el sector este de la ciudad de Panamá hasta Chepo.
Por otra parte, la profundización del Lago Gatún beneficia al Canal porque permitirá aumentar el almacenamiento de suficiente agua para su futura operación. De esta forma, podría administrarse más eficientemente el nivel de calado disponible para que los buques no se vean afectados por la escasez de agua. En términos de la operación de la vía acuática, esto significa que la capacidad de rendimiento hídrico de la cuenca aumentaría en más de 300 millones de galones de agua diarios, manteniendo los altos niveles existentes de confiabilidad. Actualmente, las divisiones de Ingeniería y Dragado realizan los diseños finales del proyecto de profundización sobre la base del análisis de factibilidad que realizó la Oficina de Proyectos de Capacidad del Canal en conjunto con la División de Dragado. Se prevé la posibilidad de iniciar el proyecto el próximo año, a un costo aproximado de $190 millones. Se estima que su ejecución podría tomar alrededor de ocho años, utilizando los recursos con que cuenta la ACP actualmente.
El almacenaje actual de agua en el Lago Gatún es de dos metros, desde su nivel máximo existente a 26.7 metros (87.5 pies) sobre el nivel del mar hasta su nivel operativo mínimo existente a 24.8 metros (81.5 pies).
Las elevaciones del Canal se calculan con relación a un punto específico llamado Dato Preciso de Nivel, que corresponde a 0.3 metros debajo del nivel promedio del mar, en la entrada del Pacífico, y a 0.06 metros debajo del nivel promedio del mar, en la entrada del Atlántico. Al profundizar un metro el fondo del cauce de navegación que corresponde a un ancho entre 192 y 305 metros se incrementa por un metro adicional el volumen de agua que se pudiera almacenar en la superficie del lago a todo lo amplio de su espejo, que es muchas veces mayor que el área de profundización. De allí que la profundización aumente en un 25 por ciento el volumen útil de almacenaje en toda la cuenca, incluyendo los lagos Gatún y Alhajuela.
Para profundizar el cauce de navegación se requiere establecer el Diseño del Fondo del Cauce. Actualmente el fondo se encuentra a 11.3 metros (37 pies) de elevación sobre el Dato Preciso de nivel, pero al finalizar los trabajos de profundización estará a 10.4 metros (34 pies). Al excavar bajo el agua, el fondo no queda completamente parejo como una mesa, por lo que para garantizar que el Canal esté a una elevación mínima de 10.4 metros se debe dragar hasta los 9.8 metros (32 pies). Este margen adicional de 0.6 metros (2 pies) se le llama tolerancia de dragado. La totalidad del material a extraer sería la suma del dragado, hasta los 10.4 metros, más la tolerancia de dragado. Se estima que el volumen total de dragado sería de 6.7 millones de metros cúbicos.
Dado que la mayor parte del material es rocoso, el proyecto requiere de perforación y voladura. Para fracturar el fondo hasta el nivel de tolerancia de dragado, es necesario perforar y volar 1.5 metros (5 pies) más abajo, es decir hasta los 8.2 metros (27 pies) de elevación. Como el proyecto busca alcanzar un fondo de 10.4 metros de elevación, sólo se dragarían aquellas áreas del cauce que estén por arriba de este nivel.
Esta profundización del Lago Gatún es similar a la que se efectuó a principios de los años ochenta, cuando se profundizó su fondo de 12.2 metros (40 pies) a 11.3 metros (37 pies) de elevación.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Geografia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda