Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Los obreros en México, 1875-1925 (página 2)

Enviado por elmagno



Partes: 1, 2

3. El siglo XX y la aparicion del Partido Liberal Mexicano

John M. Hart asevera que "sólo en la problemática económica posterior a 1900 que los radicales estuvieron otra vez en posibilidad de adelantarse a los moderados y a las políticas de control obrero del régimen de Díaz".
La relación de la clase trabajadora con los representantes del gobierno y patrones se torna delicada.

a) Cananea y Río Blanco.
El gran círculo de obreros libres se crea en 1901 como una ‘sociedad de resistencia’ para defenderse de los capitalistas, de los extranjeros y del gobierno. Pero nuevamente sus dirigentes son cortejados por el gobierno de Díaz para que así, disminuyeran sus manifestaciones, después de Cananea (1906) y Río Blanco (1907), "se estima que fueron asesinados 200 obreros y que 400 fueron hechos prisioneros". Los obreros que pertenecieron al gran círculo, y que eran simpatizantes y militantes del Partido Liberal Mexicano, fueron objeto de una terrible persecución y se les prohibió entrar a las manifestaciones del Gran Círculo.
El magonismo había inaugurado las dos primeras grandes huelgas del siglo XX en nuestro país.

b) El Programa del Partido Liberal Mexicano.
En el Programa del Partido Liberal Mexicano, suscrito St. Louis Missouri, el 1 de Julio de 1906, por Ricardo Flores Magón, Juan Sarabia, Antonio I. Villarreal, entre otros, se exponen reformas constitucionales en materia laboral; y bajo el tema "Capital y Trabajo" se requisita lo siguiente:
"21.- Establecer un máximum [sic] de 8 horas de trabajo y un salario mínimo en la proporción siguiente: $1.00 para la generalidad del país, en que el promedio de los salarios es inferior al citado, y de más de un peso para aquellas regiones en que la vida es más cara y en las que este salario no bastaría para salvar de la miseria al trabajador.
"22.- Reglamentación del servicio doméstico y del trabajo a domicilio.
"23.- Adoptar medidas para que con el trabajo a destajo los patrones no burlen la aplicación del tiempo máximo y salario mínimo.
"24.- Prohibir en lo absoluto el empleo de niños menores de catorce años.
"25.- Obligar a los dueños de minas, fábricas, talleres, etc., a mantener las mejores condiciones de higiene en sus propiedades y a guardar los lugares de peligro en un estado que preste seguridad a la vida de los operarios."
"26.- Obligar a los patrones o propietarios rurales, a dar alojamiento higiénico a los trabajadores, cuando la naturaleza del trabajo de éstos, exija que reciban albergue de dichos patrones o propietarios.
"27.- Obligar a los patronos a pagar indemnización por accidentes del trabajo.
"28.- Declarar nulas las deudas actuales de los jornaleros de campo para con los amos.
"29.- Adoptar medidas para que los dueños de tierras no abusen de los medieros".
"30.- Obligar a los arrendadores de campos y casas, que indemnicen a los arrendatarios de sus propiedades por las mejoras necesarias que dejen en ellas.
"31.- Prohibir a los patrones, bajo severas penas, que paguen al trabajador de cualquier modo que no sea con dinero efectivo; prohibir y castigar que se impongan multas a los trabajadores o se les hagan descuento de su jornal o se retarde el pago de la raya por más de una semana o se niegue al que se separe del trabajo el pago inmediato de lo que tiene ganado; suprimir las tiendas de raya.
"32.- Obligar a todas las empresas o negociaciones a no ocupar entre sus empleados y trabajadores, sino una minoría de extranjeros. No permitir en ningún caso que trabajos de la misma clase se paguen peor al mexicano que al extranjero en el mismo establecimiento, o que a los mexicanos se les pague en otra forma que a los extranjeros.
"33.- Hacer obligatorio el descanso dominical."
No cabe la menor duda de que el grupo que giraba alrededor del periódico revolucionario Regeneración, a pesar de su no populosa atracción, representaba la vanguardia revolucionaria de México. Este programa sobre el trabajo mas adelante se colocará en la Constitución de 1917.
Acosados políticamente Ricardo Flores Magón y compañeros, por Díaz y los grupos hegemónicos de la revolución en proceso, estos manifiestan y difunden sus ideas en algunos lugares de la República, no obstante es en Estados Unidos donde apresan al dirigente más importante, Ricardo Flores Magón. Éste fue enviado a la cárcel varias veces, murió en Noviembre de 1922 en una cárcel de Kansas: "simplemente lo dejaron morir en su celda, enfermo y sin asistencia médica adecuada".

c) La Revolución Mexicana.
En las vísperas del proceso revolucionario mexicano, los obreros son cortejados comúnmente por los grupos políticos en contienda; un caso típico es el que se originó desde el grupo corralista o de Guillermo Landa de Escandón, cuyo gobierno en el Distrito Federal publicaba unos consejos a los obreros en un periódico; el título de éste era, El Obrero Mexicano, y Enrique Canudas resume lo dicho:
"Era un discurso que se fundamentaba en dos pilares, uno, la idea dominante en una ‘división natural’ del trabajo, esto es, establecida por fuerzas más que naturales, sobrenaturales o divinas, que ninguna voluntad humana, por más necia que fuera, podía cambiar o torcer. [...] El otro pilar era recordar a los obreros que, no sólo había un orden natural dentro de la jerarquía social, sino que la elevación de México hasta el solio de las naciones civilizadas era la obra, más que de un régimen o sistema, de un hombre, a quienes todos debían gratitud o lealtad, puesto que todos se habían beneficiado, proporcialmente, del progreso."
Por supuesto que esta línea obrerista "oficial" dejaba mucho que desear, porque era común que discursos aún más duros se presentarían a los obreros con tal de convencerlos para que se unieran a la causa revolucionaria.
"En las circunstancias políticas de 1910 –nuevamente argumenta Canudas Sandoval-, el proletariado constituía una masa cuyo control y organización se planteaba como tarea urgente. El reyismo-maderista parecía estar ganando influencia sobre esas masas ‘inconscientes’, a las que seducían con discursos llenos de promesas. Partidos y líderes reconocían a la ‘clase obrera’ como el elemento decisivo de las fuerzas colectivas."
Pero es de suponer que en estas líneas politiqueras se alzaran hombres que de alguna manera constituían constructores de la conciencia proletaria, como el mencionado Ricardo Flores Magón:
"La actividad de las diferentes banderías políticas que en estos momentos se disputan la supremacía, para hacer, la que triunfe, exactamente lo mismo que hizo el tirano Porfirio Díaz, porque ningún hombre, por bien intencionado que sea, puede hacer algo a favor de la clase pobre cuando se encuentra en el poder [...] El robo, la prostitución, el asesinato, el incendiarismo, la estafa, son productos del sistema que coloca al hombre y a la mujer en condiciones en que para no morir de hambre se ven obligados a tomar en donde hay o a prostituirse [ y ] aunque se tengan deseos grandísimos de trabajar, no se consigue trabajo, o es éste mal pagado, que no alcanza el salario ni para cubrir las más imperiosas necesidades del individuo y de la familia, aparte de que la duración del trabajo bajo el presente sistema capitalista y las condiciones en que se efectúa, acaban en poco tiempo con la salud del trabajador, y aun con su vida, en las catástrofes industriales, que no tienen otro origen que el desprecio con que la clase capitalista ve a los que se sacrifican por ella."
Como veníamos diciendo, de alguna u otra manera el radicalismo magonista se hacía sentir en la conciencia proletaria; a pesar claro, de la muy difícil propagación de estas ideas estando prisionero en un país hegemónicamente capitalista.
Las condiciones económicas durante la etapa revolucionaria servirá de base para que nuevas organizaciones obreras crecieran al calor de la contienda, este es el caso de la Casa del Obrero Mundial.

4. La Casa del Obrero Mundial y el pacto con las fuerzas militares carrancistas

Una nueva organización obrera vendría a formar parte del escenario político: la Casa del Obrero Mundial.
Según John M.Hart, algunos propósitos de la Casa eran:
"Por la destitución del Estado y Capitalismo. Fue hostil tanto al gobierno de Madero como al de Huerta y combatió con éxito los esfuerzos de los moderados que estaban a favor de Madero para establecer un sindicato la Gran Liga de la República Mexicana, apoyado por el nuevo Departamento del Trabajo. [...] defendían el anarcosindicalismo como un plan que anticipaba la toma definitiva del poder por parte de los obreros por medio de una huelga general que acabaría con el capitalismo".
La sensación de independencia de esta organización obrera no duraría mucho:
"La segunda etapa de la participación del trabajo organizado en la Revolución comenzó en el otoño de 1914 y quedó confirmada en febrero de 1915, cuando la Casa se alió abiertamente con el movimiento revolucionario constitucionalista, dirigido por la burguesía, en contra de las fuerzas armadas campesinas de la convención [de Aguascalientes] a cambio de la autoridad total para organizar consejos obreros y sindicatos en cualquier parte."
Como afirma Juan Miguel Ramírez, "La Casa del Obrero Mundial tiene una gran importancia no sólo por el papel que jugó en el proceso de sindicalización y cuyo programa afirmaba la lucha de clases, el abstencionismo político, la huelga y el sabotaje, sino ‘porque fue allí, donde comenzó a aplicarse el nuevo estilo en el tratamiento de problemas de las masas trabajadoras por parte de los grupos políticos que resultaron hegemónicos en la revolución mexicana’".
La estrategia militar de los "Batallones rojos" estuvo condicionada siempre por las órdenes de los constitucionalistas: "se formó un Comité de Propaganda y se dividió en 14 comisiones que fueron enviadas a las provincias para organizar a la clase trabajadora. A cambio, la casa contribuyó directamente con 7000 hombres al esfuerzo militar constitucionalista, para derrotar a Villa y Zapata".
Una vez finiquitadas las batallas contra los ejércitos campesinos, los obreros enlistados (que por cierto triunfaron) en los batallones son informados del acuerdo roto por Venustiano Carranza. Habían sido vilmente engañados; no sólo eso, sino que Carranza suprime la Casa porque "no era el momento propicio para el estallamiento de las huelgas de los electricistas y tranviarios en el Distrito Federal, y la de los mineros de El Oro, en el Estado de México, exigiendo el pago de salarios en oro o en papel moneda equivalente".

5. La CROM y la CGT

El precedente de la Casa del Obrero Mundial, como organización que procuró unificación obrera en el ámbito nacional, se hizo latente cada vez más seguido en el interior del país; algunas agrupaciones adquirieron una autonomía que les permite aumentar sus vínculos con otras organizaciones regionales para ir creando, en los años siguientes, numerosas federaciones locales.

a) La CROM.
Al calor de las ideas y conflictos políticos, debido en parte porque, como antecedente inmediato los grupos anarquistas y socialistas continúan vigentes, se realiza en Veracruz, en marzo de 1916, un congreso preliminar obrero. Destacan dos tendencias: las ideologías de la "acción directa" y la "acción múltiple". Proponían en la primera quienes consideraban que los trabajadores deben luchar directamente contra sus patrones, sin intermediarios de ninguna índole; claramente se observaba que esta es de corte anarcosindicalista. En la acción múltiple, en cambio, supone que la lucha de los trabajadores es una lucha por el poder político, en la cual deben valerse no sólo de sus sindicatos sino también de organismos partidarios, se considera a esta, como la de tendencia "reformistas" y es la que encabeza el líder sindical del D. F., Luis N. Morones.
Luis M. Morones, el líder que en algún momento logró el reconocimiento obrero, estaba empezando a tramar una argucia política con tal de ganarse el favor de los grupos hegemónicos de la revolución y viceversa, porque también el gobierno necesitaba de la mediación de Morones para controlar a los obreros. En un nuevo congreso obrero, en Saltillo, se manifiesta la asociación entre el estado nacido de la revolución y las agrupaciones sindicales, es por ello que en 1918 la "mediana y pequeña burguesía triunfante a través de la Constitución de 1917", patrocinan la formación de la Confederación Regional Obrero Mexicana (CROM)
En el conflicto del grupo del general Álvaro Obregón con el de Don Venustiano Carranza, la CROM va tomar partido con los sonorenses.
Alternativamente y en forma independiente los grupos políticos en desacuerdo con los constitucionalistas, crean en 1921 la Confederación General de Trabajadores (CGT).

b) La CGT.
La CROM con Morones y su Partido Laborista constituirán el obstáculo oficial más fuerte para las organizaciones obreras independientes. Y, a pesar de lo que les significaba la CROM, la CGT planteó los siguientes objetivos:
"La lucha de clases como principio fundamental de la organización obrera y como objetivo supremo del movimiento proletario el comunismo libertario. En su programa, la CGT declara que sostendrá las sentencias comunistas en el ámbito internacional con el objetivo de establecer una sociedad comunista y apoya la dictadura del proletariado. [...] En cuanto a los métodos de lucha contra la clase capitalista, la CGT se propone la acción directa por medio de la huelga general. [...] También se propone la autodeterminación sindical y la no intervención del Estado en la vida de los sindicatos. Asimismo, se opone a todo tipo de reformismo sindical tendiente a establecer mejores métodos de colaboración entre trabajo y capital, por lo que rechaza la proposición de Álvaro Obregón de establecer el reparto de utilidades y crear el seguro obrero."
Así es como se expresará la ideología de la acción múltiple. La CGT será su máximo representante y la corriente anarcosindicalista conservará la hegemonía de esta central obrera. Empero, la estrella que la vio nacer, los miembros de la ideología marxista, serán expulsados de esta organización obrera, por discrepancias ideológicas y estratégicas; como el objetivo vital de los comunistas de crear un "Frente Único" de los obreros mexicanos. En adelante, los grupos anarcosindicalistas perderán fuerza entre la clase trabajadora que dirigen.
En el conflicto ferroviario de 1927, se conjuntarán todas las fuerzas obreras independientes y también se insmicuirán elementos oficialistas obreros como la CROM para calmar los ánimos de los obreros en huelga.

c) Finales de la década de los 20s.
El gobierno de Calles, después del asesinato de Obregón en julio de 1928, anuncia el principio de la era institucional y el fin del caudillismo con la creación del PNR, pero excluirá a la CROM de este proceso, en parte porque ya no funcionaba y ni cumplía las expectativas del gobierno y los obreros. La CROM quedará recluida como la organización que más había contribuido a "institucionalizar" las luchas obreras; y la CGT, de inspiración anarcosindicalista, y el movimiento comunista, serán considerados como la verdadera memoria histórica del proletariado mexicano.
Para la siguiente década, los precedentes comunistas de un "Frente Único Obrero" serán la base para la creación de la CTM. Un sindicalismo rejuvenecido aparecerá, no obstante, las bases ya estaban cimentadas.
La Revolución Mexicana sólo había medio logrado unos objetivos en cuanto a la clase obrera: la inserción del artículo 123 en la Constitución de 1917 y algunos otros derechos. La autonomía en las organizaciones obreras se perderá constantemente. La dependencia política hacia los gobernantes en turno será lo característico en el México moderno.

6. Conclusión

En el trabajo quisimos dejar bien establecido que los determinantes sociales, no los condicionantes, para dar inicio a la Revolución Mexicana tenían mucho que ver con la clase trabajadora y su miserable condición. Ello puede observarse en algunos cuadros económicos que mostramos y que ilustran realmente que la sociedad mexicana se inclinaba hacia un cambio, y, los móviles políticos, como los levantamientos armados, serían sólo el resultado de querer salir de esa situación.
En la introducción del trabajo describimos, a grandes rasgos, el contexto económico y político nacional donde la clase trabajadora va a desarrollarse.
En el primer capítulo, se hizo mención de las primeras organizaciones obreras (el mutualismo y el cooperativismo) que
lucharon por mejores condiciones laborales; pero su distanciamiento hacia las estrategias políticas -que bien pudieron servir para negociar reivindicaciones de sus agremiados-, y sus discrepancias ideológicas, fue lo que las llevó hacia su caída.
En el segundo capítulo, se hace un esbozo de los puntos más importantes del programa del Partido Liberal Mexicano y se destacan algunas propuestas políticas que se producen en pleno proceso revolucionario. Los fracasos del Partido Liberal de los Flores Magón sólo pueden considerarse como tal si nos atenemos a la perspectiva momentánea, porque es de saber que su trascendencia aún la sentimos con la aprobación de algunos puntos de su programa en la Constitución de 1917.
En el tercer capítulo, se observan las malogradas intenciones de la Casa del Obrero Mundial por querer ver realizado todo su proyecto político al aliarse con las fuerzas constitucionalistas para luchar en contra de sus hermanos campesinos. Ello fue debido en parte por su creencia en que los campesinos no constituían una fuerza reconocida en su lucha contra el capital. En su creencia estuvo su desdicha porque también ellos fueron considerados sólo carne de cañón en la Revolución Mexicana.
En el último capítulo, se describe la lucha entre dos organizaciones obreras (CROM y CGT) por ganarse el apoyo de la mayoría obrera; y se manifiesta el primer líder charro de la historia del sindicalismo mexicano, Luis N. Morones. Del lado de los cromistas tenemos a la primer organización obrera en México tratando de "institucionalizar" el movimiento obrero, y del lado de la CGT, tenemos a la verdadera memoria histórica del proletariado de nuestro país; ello fue debido porque eran obreros radicales que no querían estar subordinados al gobierno y ni al capital.
En cada una de las organizaciones obreras que han existido en nuestro país se pretenderá una reivindicación económica sea como sea; algunos se aliarán casi "eternamente" con los gobiernos en turno como la CTM, pero siempre existirán organizaciones independientes como el antecedente CGT o las organizaciones del Partido Comunista Mexicano.

7. Bibliografía

ALPEROVICH, M. S., et al., Cuatro estudios sobre la Revolución Mexicana, México, Quinto Sol, 1984.
ARGÜELLO, Gilberto, "El primer medio siglo de vida independiente", en: México un pueblo en la historia (Coord. Enrique Semo), t. II, México, Alianza, 1992.
AGUILAR Camín, Héctor (Coordinador), Interpretaciones de la Revolución Mexicana, México, Nueva Imagen, 1979, Editorial Patria, 1988.
BARTRA, Roger y RIVERA Castro, José, "El movimiento obrero en la década de los 20s", en: Cien años de lucha de clases en México, 1876-1976 (Recopiladores: Ismael Colmenares, Miguel Ángel Gallo, et al), t. II, México, Quinto Sol, 1era Reimpresión 1993, [s. f.].
CARDOSO, Ciro F. S. y HERMOSILLO, Francisco G., "Las clases sociales durante el estado liberal de transición y la dictadura porfirista (1867-1910)", en: De la dictadura porfirista a los tiempos libertarios, Colección La Clase Obrera De México (Coord. Pablo González Casanova), t. III, México, Siglo Veintiuno, 1996.
HART, John M., "Los obreros mexicanos y el Estado, 1860-1931", en: Nexos (www.nexos.com.mx.), No. 37, México, Enero de 1981, de una consulta del 16 de febrero del 2002. Texto electrónico completo en: http:/www.nexos.com.mx/archivos_nexos/detalle.asp?id=5218.
ADLESON Lief, S., et al., "Comunidad, identidad y organización de la clase obrera mexicana, 1880-1920", en: Historias, No. 23, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, Octubre 1989-marzo 1990.
NOVELO O., Victoria, "Los trabajadores mexicanos en el siglo XIX", en: Comunidad, cultura y vida social: ensayos sobre la formación de la clase obrera (Editores: Antonio Guzmán V. y Lourdes MartínezO.), Seminario de Movimiento Obrero y Revolución Mexicana, México, INAH, 1991.
PÉREZ Verdía, Luis, Compendio de la Historia de México, México, [s. ed.], [s. f.].
RAMÍREZ Sánchez, Juan Miguel, El sindicalismo en México. Evolución y perspectivas: Siglo XXI, México, Universidad de Guanajuato, Colección Nuevo Siglo, 2000.
SANTOS Azuela, Héctor, El sindicalismo en México, México, Porrúa, 1994.
TENA Ramírez, Felipe, Leyes fundamentales de México, 1808-1998, México, Porrúa, 1998.
TREJO Delarbre, Raúl, "Historia del movimiento obrero en México, 1860-1982", en: Historia del movimiento obrero en América Latina (Coord. Pablo González Casanova), t. I, México, Siglo Veintiuno, 1984.
Apéndice
CATEGORÍAS SOCIOPROFESIONALES EN MÉXICO (1895-1910).

Categorías

1895

1900

1910

I. Propietarios rurales

(6.06%) 304 268

(11.21%) 609 101

(8.50%) 475 545

1. Agricultores

288 655

578 040

451 116

2. Ganaderos

6 063

20 120

13 653

3. Hortelanos

9 550

10 941

10 775

II. Trabajadores agrícolas y de recolección

(52.32%) 2 625 234

(47.20%) 2563 101

(55.84%) 3 122 956

1. Peones de campo

2 616 174

2 533 526

3 089 975

2. Recolección

9 060

29 565

32 981

III. Propietarios no agrícolas y empresarios

(4.28%) 214 892

(4.13%) 224 269

(4.69%) 262 557

1. Propietarios

39 034

22 985

25 514

2. Banqueros

50

91

322

3. Comerciantes

175 093

200 065

234 780

4. Agentes de negocios

715

1 128

1 941

IV. Trabajadores de minas

(1.78%) 89 337

(1.94%) 105 824

(1.81%) 101 290

1. Mineros, barreteros y pepenadores

2. Obreros de las fundiciones y haciendas de beneficio

3. Canteros y salineros

76 009

5 939

7 389

89 294

6 264

10 266

79 025

15 909

6 356

V. Artesanía e industria

(16.40%) 823 161

(18.07%) 981 664

(16.67%) 932 274

1. Artesanos (y obreros)

777 358

939 320

873 436

2. Obreros industriales

45 806

42 344

58 838

VI. Trabajo intelectual

(0.52%) 26 208

(0.55%) 30 194

(0.71%) 39 860

1. Profesores

13 172

15 563

20 975

2. Abogados y notarios

3 901

4 069

4 304

3. Medicina

4 599

4 972

6 488

4. Ingenieros y arquitectos

2 288

3 197

4 780

5. Bellas artes

2 248

2 393

3 313

VII. Estado y clero

(1.29%) 65 189

(1.25%) 68 203

(1.23%) 69 019

1. Empleados públicos

27 109

25 189

27 760

2. Fuerzas militares

34 215

38 871

36 572

3. Clero

3 865

4 143

4 687

VIII. Empleados de establecimientos privados

(2.20%) 110 641

(1.72%) 93 892

(2.35%) 131 415

1. Administradores y dependientes

52 074

12 621

7 764

2. Empleados particulares

41 428

34 114

82 118

3. Trabajos comerciales

17 139

47 157

41 533

IX. Servicios diversos

(3.12%) 156 770

(2.89%) 157 176

(2.64%) 147 876

1. Transportes y comunicaciones

78 710

58 999

54 329

2. Servicios personales no domésticos

62 954

81 391

77 196

3. Entretenimiento

15 106

16 786

16 351

X. Criados domésticos

(5.50%) 276 456

(5.19%)

(4.30%) 240 752

XI. Otros; profesión desconocida

(6.48%) 325 399

(5.79%) 314 798

(1.22%) 68 279

1. Varios oficios

12 722

12 746

2 697

2. Se ignora

312 677

312 062

65 582

Población económicamente activa:

(100%) 5 017 655

(100%) 5 430 230

(100%) 5 591 823

FUENTE: Los tres primeros censos generales de la población, en: Ciro F. S. Cardoso y Francisco G. Hermosillo, "Las clases sociales durante el estado liberal de transición y la dictadura porfirista (1867-1910)", en: De la dictadura porfirista a los tiempos libertarios (Coord. Pablo González Casanova), t. III, Colección La Clase Obrera De México, México, Siglo Veintiuno, 1996, pp. 46-48.

 

Trabajo enviado por.
Tirso Ramón Falcón

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.