Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Pedagogía y Andragogía: (página 2)




Partes: 1, 2

 

4. Diferencias Entre Pedagogía Y Andragogía

En esta parte del artículo se presentan las principales diferencias existentes en los conceptos fundamentales de la Pedagogía y la Andragogía manejados por el autor en el desarrollo de su indagación.

A. Diferencias con Respecto al Objeto de Estudio
Pedagogía

  • Aunque tradicionalmente la Pedagogía se definía como la ciencia y arte de enseñar a los niños, actualmente el objeto de estudio de la misma incluye a los adolescentes.
  • Lo anterior no es nuevo puesto que esto había sido propuesto por John Dewey (1859-1952) considerado como el representante de mayor significación de la Nueva Pedagogía y quien influyó en forma decisiva en la fundamentación de los principios de la educación contemporánea en los que se propone "aumentar la potencia espiritual y la capacidad de trabajo productivo del niño y del adolescente". (Palacios, 1997).
  • El objeto de estudio de la Pedagogía está conformada por niños en edades comprendidas entre cuatro (4) y doce (12) años y adolescentes desde trece (13) años hasta el final de esa etapa vital a los dieciocho (18) años de edad.

Andragogía
Knowles, Malcom (1972), al definir el concepto expresa:
La Andragogía es el arte y ciencia de ayudar a aprender a los adultos, basándose en suposiciones acerca de las diferencias entre niños y adultos.
El objeto de estudio de la Andragogía es el adulto; es decir, las personas a partir de los dieciocho (18) años de edad.
La explicación precedente relacionada con los objetos de estudio de la Pedagogía y la Andragogía permite establecer diferencias entre ambas ciencias.

B. Metodología Pedagógica
(a) Diferencias en lo que Metodología se Refiere
La Pedagogía tiene a su disposición un conjunto de métodos que con frecuencia utiliza para llevar a la práctica el proceso relacionado con la enseñanza de niños y adolescentes al cual se denomina métodos didácticos. Estos métodos de dirección del aprendizaje se fundamentan en las características del crecimiento, desarrollo y madurez mental del ser humano, en las dos etapas mencionadas de su existencia. Lo anterior permite afirmar que los métodos didácticos utilizados para educar al hombre en su niñez y adolescencia, se fundamentan en el nivel de maduración psicológica que a medida que pasa el tiempo van logrando paralelamente a sus desarrollos bio-fisiológico. La metodología pedagógica considera las etapas sucesivas del desarrollo y se adecúa a las experiencias de las personas a quienes se desea educar. Por ejemplo: a un niño de tres (3) años de edad, es imposible enseñarle las operaciones fundamentales de la aritmética.

(b) Metodología Andragógica
La metodología del aprendizaje del adulto, se puede situar dentro de un campo específico referido a la forma de planificar, administrar y dirigir la praxis educativa de los adultos, enfatizando en aquellos aspectos que además de sustentar el proceso orientación-aprendizaje coadyuven a enriquecer los conocimientos generales o profesionales del Participante adulto mediante el auto-aprendizaje. Lo analizado induce a asegurar que la Metodología Pedagógica y la Metodología Andragógica se basan en principios psicológicos diferentes. Los métodos utilizados para enseñar a niños y adolescentes se fundamentan en los grados de maduración que aparecen en los períodos sucesivos correspondientes a sus desarrollos. Cuando la persona logra la adultez, es decir, la edad cronológica que le permite tomar decisiones y tener conciencia de sus deberes, derechos y responsabilidades, la metodología apropiada a su proceso de aprendizaje toma en cuanta su correspondiente estado de madurez.

C. Diferencias en lo que Respecta a las Estrategias
(a) Estrategias de Enseñanza
Consiste en un conjunto de actividades previas que el Profesor o Maestro puede realizar en el diseño, programación, elaboración y evaluación de los contenidos de las unidades curriculares con la finalidad de proporcionar posteriormente en la práctica docente respectiva los recursos o procedimientos de ayuda al estudiante para que asimile nuevos conocimientos durante su proceso educativo.
Las estrategias de enseñanza, conjunto de tareas realizadas fundamentalmente por el Profesor o Maestro, son adecuadas para niños y adolescentes en condición de estudiantes; en consecuencia, son propias de la praxis pedagógica.

(b) Estrategias de Aprendizaje
Se fundamentan en una serie de actividades y tareas, orientadas por el Facilitador, con criterios de participación y horizontalidad, que capacitan a los Participantes, considerando sus experiencias en el manejo de información a través de métodos, técnicas y procedimientos que les permitan aprender con efectividad nuevos conocimientos de manera autodirigida. Como las estrategias mencionadas están orientadas por el Facilitador y el centro de la actividad educativa es un Participante con experiencia, capaz de aprender en forma autodirigida, con derecho a intervenir activamente y actuar al mismo nivel del adulto agente del aprendizaje, la clase de estrategias en referencia son las más adecuadas a la praxis andragógica.
Los contenidos de los literales (a) y (b) expresan una diferencia importante entre Pedagogía y Andragogía.

D. Diferencias en lo que Concierne a la Clase de Educación
(a) Educación Pedagógica
Del trabajo de Sebastián Díaz (1994), relacionado con La Educación del Adulto Maduro puede enfocarse lo concerniente a ciertos tópicos que pudieran considerarse en el marco de una Educación Pedagógica para lo cual se secciona su escrito en la forma que se expresa a continuación:

Infancia o Niñez
Desde el nacimiento hasta los siete (7) años de edad, la educación hará énfasis en el entrenamiento y adiestramiento del desarrollo de las habilidades psíquicas y motoras y el enriquecimiento de los aspectos afectivos y comunicacionales (responsabilidad familiar).
Desde los siete (7) a los doce (12) años, el énfasis estará en el desarrollo de las funciones mentales a través de la observación y manipulación de objetos concretos con el fin de despertar curiosidad que conduzca a incipientes investigaciones. El carácter instruccional que predomina actualmente debe limitarse exclusivamente a la lectura, escritura y nociones numéricas, siempre que en el niño exista espontáneamente un interés por lograr estas habilidades (responsabilidad familiar-docente: Institutos de Educación Básica).

(2) Adolescencia o Período Transitorio
Desde los doce (12) años hasta los veinte (20) años, el proceso educativo hará énfasis en el aspecto instruccional tomando como base la aparición que el adolescente, previamente entrenado en la etapa anterior, interprete razonadamente los fenómenos sociales, matemáticos, físicos, químicos, artísticos, literarios, geográficos, históricos, naturales; en fin, los desarrollos científicos y tecnológicos relacionados con el progreso y supervivencia de la especie (auto-responsabilidad y proceso orientador del docente: Instituciones de Educación Media).

(b) Educación Andragógica
De otra de las partes del citado trabajo escrito de Sebastián Díaz, (1994), se pueden extraer algunos aspectos que podrían considerarse en el ámbito de una Educación Andragógica; ellos son:

  1. Desde los veinte (20) a los treinta (30) años, el énfasis estará dirigido a la profesionalización, profundizando el aprendizaje científico avanzado con el propósito de perfeccionar o crear nuevos conocimientos, que aseguren un mejor bienestar a la estructura social y, en consecuencia, la supervivencia de la especie (auto-dirección educativa: Institutos Universitarios y de Educación Superior).
  2. Desde los treinta y cinco (35) años en adelante, el énfasis será en dar oportunidades de estudio a quienes por cualquier circunstancia no se hayan beneficiado del sistema regular o que habiéndose beneficiado deseen perfeccionar sus conocimientos, reciclarlos, actualizarlos o satisfacer sus necesidades intelectuales en otras áreas del conocimiento.

Lo planteado por Sebastián Díaz es de mucha utilidad para elaborar diseños curriculares fundamentados en estrategias pedagógicas y andragógicas. De igual manera, los contenidos de dicho escrito, constituyen una vía para detectar diferencias entre Pedagogía y Andragogía.

E. Enseñanza-Aprendizaje
(a) Diferencias en lo que al Proceso se Refiere
Es un proceso organizado de estímulos y situaciones que permiten al estudiante alcanzar nuevas conductas. Constituye una doble acción que se cumple de manera conjunta y que involucra, por un parte un dar o facilitar, y por otra participar y formarse (UPEL y UNA, 1989).
En el proceso enseñanza-aprendizaje, el Maestro o Profesor debe tener presente que los estudiantes tienen diferentes velocidades de aprendizaje determinados por sus desiguales niveles de madurez; en consecuencia, dos grupos podrían aprender los mismos conocimientos, impartidos simultáneamente, en tiempos diferentes.
En al aprendizaje dirigido por el Profesor o Maestro se supone que el estudiante participa en el proceso educativo con un cúmulo de conocimientos basados en las unidades curriculares; esto determina que las experiencias de aprendizaje deben planificarse en función de los contenidos de los programas de estudio.

(b) Orientación - Aprendizaje
Orientación en el Adulto
El éxito del proceso de orientación en la aplicación de los contenidos programáticos en educación depende, en gran medida, de las estrategias comunicacionales utilizadas por los orientadores. Como profesionales de ayuda que son, deben convertirse prioritariamente en guías del estudiante formulándole lineamientos y proponiéndoles alternativas válidas con las cuales debe decidir bajo su propia responsabilidad. Es importante destacar que algunos programas de orientación no han tenido los resultados esperados, porque los orientadores que están acostumbrados a interactuar con estudiantes de educación básica y media, no hacen los cambios adecuados para adaptar sus estrategias educativas con el Participante adulto.

Aprendizaje en el Adulto
En forma general, el aprendizaje en el estudiante adulto consiste en procesar información variada; para esto, la organiza, la clasifica y luego le realiza generalizaciones de manera efectiva; es decir, aprende por comprensión, lo cual significa que primero entiende y después memoriza; en consecuencia, el adulto aprende en forma opuesta al proceso correspondiente en los niños y adolescentes.

Orientación-Aprendizaje
Es un proceso de interacción, con criterios de horizontalidad y participación, entre personas adultas motivadas por un acto educativo en el cual uno de ellos orienta a los que aprenden y les facilita, según sus intereses, información de utilidad inmediata o posterior. (Alcalá, 2001).
Cuando se tratan temas relacionados con la práctica educativa del adulto, y en particular con su aprendizaje, se debe entender que se trata de un proceso de orientación-aprendizaje a diferencia del que se refiere a la enseñanza-aprendizaje; en él, los Participantes interactúan en relación con aquello que se intenta aprender, en consecuencia, Facilitadores y Participantes requieren poseer características comunes de autenticidad, motivación, autocrítica, empatía, igualdad, interacción, ética y respeto mutuo.

F. Diferencias con Respecto a Algunos Elementos del Modelo
Si se realiza una comparación en las praxis del proceso educativo desde el punto de vista pedagógico y desde el punto de vista andragógico se determinarán diferencias concluyentes que permiten establecer las características de ambos modelos; las más importantes de dichas diferencias, se expresan a continuación.

(a) Modelo Pedagógico
El Maestro o Profesor en la Educación de Niños y Adolescentes.
La relación se establece entre un adulto (maestro, profesor) y otros que no son adultos (niños, adolescentes). La mencionada relación se realiza en forma vertical puesto que, el Pedagogo dirige las acciones educativas con la finalidad de moldear la conducta de los alumnos, en función de las metas y objetivos que formulan los organismos educativos del Estado.

Énfasis en el contenido programático.
El Pedagogo tiene como función fundamental enseñar conocimientos, actitudes, destrezas, habilidades y experiencias que acrecienten y estimulen el desarrollo físico, mental y social del estudiante. Para lograr ese propósito, el proceso se centra en los contenidos programáticos, los cuales deben ser desarrollados por el Maestro o Profesor de lo simple a lo complejo y de lo concreto a lo abstracto.

Procesos Mentales en el Aprendizaje del Niño.

  • La Psicología Pedagógica se ocupa de estudiar los procesos de aprendizaje de los niños al nivel del desarrollo de la inteligencia.
  • La acción escolarizada consiste en insertar en la conducta psíquica del niño, los componentes básicos de la cultura general que en el futuro le faciliten adaptarse a las exigencias de la vida social en la cual actuará.
  • En el Nivel Inicial y en la Educación Básica, el niño es un ser cambiante en lo que respecta a sus configuraciones biológica, psíquica y de vínculos sociales puesto que es objeto de transformaciones ocasionadas por agentes genéticos y de carácter ambiental.
  • El hecho educativo en el que intervienen el adulto que enseña y el niño que aprende, por lo general, se fundamenta en memorizar todas las actividades dirigidas a procesar y fijar información de índole diversa.

b. Modelo Andragógico
El Facilitador o Andragogo en la Educación del Adulto

  • El hecho educativo entre personas adultas se caracteriza porque ellos tienen clara consciencia y suficiente autodeterminación en la conformación del respectivo proceso y son quienes generan su propia educación.
  • El rol del Andragogo entre adultos que se interesan en aprender debe regirse por el Principio de la Horizontalidad; ésto significa que es una relación de tipo educativo que se realiza entre iguales, entre adultos, Facilitador y Participantes, todos con experiencia y en la situación de tratar de lograr el autoaprendizaje.

Énfasis en el Proceso

  • El Facilitador en la Educación de Adultos en lugar de ser el docente trasmisor de conocimientos, se desempeña cumpliendo la función de orientador de otros adultos en situación de aprendizaje.
  • Para el Andragogo es muy importante conocer la forma cómo se realiza el aprendizaje del Adulto Participante para orientarlo en el logro de los objetivos propuestos, en función de su propio ritmo, capacidad y experiencia.

Procesos Mentales en el Aprendizaje del Adulto.

  • En el proceso educativo de la persona adulta, la actividad psíquica tiene una respuesta independiente del nivel de desarrollo cognitivo, característica que le permite asimilar los conocimientos de una manera razonada. El Participante Adulto tiene la capacidad de analizar lo que aprende en función de una realidad concreta para concluir de manera creativa con la elaboración de una síntesis.
  • El Participante Adulto puede diseñar una escala de valores aplicable a sus situaciones de aprendizaje tal que le permita establecer la trascendencia e importancia de ciertos conocimientos, de suficientes niveles de significación y relevancia, que puedan incidir en el cambio de su comportamiento en el ambiente donde interacciona.
  • En el hecho andragógico los contenidos programáticos tienen importancia sólo cuando son útiles para lograr los objetivos en cuya formulación interviene el Participante; no los preestablecidos por el Facilitador. El adulto no memoriza ni aprende los conocimientos no significativos.
  • Lo fundamental en el Modelo Andragógico, consiste en precisar cómo aprender, en determinar cómo identificar las fuentes de información, en cómo aplicar lo aprendido, en cómo el nuevo conocimiento incide en la vida presente del adulto y cómo la experiencia recién adquirida afectará su conducta posterior.

G. Diferencias en lo que a la Evaluación se Refiere
Una forma de conceptualizar la evaluación consiste en considerarla como un proceso por medio del cual es posible precisar y juzgar el logro de los objetivos considerando las condiciones en las cuales se realiza el aprendizaje con el propósito de tomar decisiones que coadyuven a reorientar, renovar y asegurar calidad en la praxis educativa.
La evaluación puede tener diversos objetos: los procesos de formación de los estudiantes, el desempeño de los docentes, la calidad de los materiales de aprendizaje y los procesos administrativos, entre otros.
En los diseños curriculares pedagógico y andragógico se detectan diferencias en lo que se refiere al proceso de evaluación; a continuación, se enuncian y comentan las de mayor relevancia.

(a) Evaluación Pedagógica

  • Las carencias de una adecuada madurez y suficiente experiencia observadas en niños y adolescentes permite inferir sus incapacidades para evaluar objetivamente sus aprendizajes; esta función la desempeña el pedagogo, (Profesor o Maestro) para lograr las metas y objetivos educativos que proponen el Estado y la sociedad a las nuevas generaciones en los diseños curriculares correspondientes.
  • La actividad de evaluación del aprendizaje de los niños y adolescentes se podría utilizar como autoevaluación y evaluación del docente; este proceso de tipo unidireccional, se fundamenta en el rendimiento académico y la actitud conductual. La cuantificación de los resultados obtenidos determinarán las fortalezas o debilidades de quienes transmiten los aprendizajes.
  • Por lo geneal, la evaluación de niños y adolescentes es un instrumento con el cual el pedagogo puede demostrar a los organismos de dirección y supervisión la efectividad de su ejercicio profesional. La evaluación correspondiente demostrará si lo planificado y programado fue útil para lograr una determinada conducta y si la metodología empleada fue pertinente para el aprendizaje de los contenidos programáticos.
  • Aunque en Nuestro País se han realizado esfuerzos importantes para dar a niños y adolescentes mayor participación en el proceso educativo al concedérseles la oportunidad de autoevaluarse y coevaluarse, este hecho debe interpretarse como una actividad dirigida a crear ciertas prácticas de independencia, democracia y autodirección de los aprendizajes, previas a la etapa en que se inicia la adultez. En resumen, es el Profesor o Maestro quien determina si se produjo o no aprendizaje.
  • Aunque con algunas excepciones, en Venezuela la actividad evaluativa de niños y adolescentes continúa enmarcada en una acción de carácter punitivo para amenazar, castigar y clasificar a los alumnos en buenos, malos, mediocres y excelentes. Estas prácticas, con frecuencia han sido utilizadas como mecanismos de control, para mantener la supremacía del docente en el proceso enseñanza-aprendizaje.

(b) Evaluación Andragógica

  1. En el transcurso de su proceso educativo, los adultos pueden intervenir en las actividades de planificación, programación, administración y evaluación de sus aprendizajes. El adulto normal, desempeñándose como aprendiz, está en capacidad de dirigir su educación sin recurrir a la acción supervisora de otro adulto.
  2. Sólo el estudiante adulto puede evaluarse y establecer criterios, estimaciones, apreciaciones y juicios objetivos y confiables con respecto a sus aprendizajes. La evaluación andragógica se caracteriza por ser horizontal y participativa.
  3. Con relación a este importante componente del curriculum, Adam (1977) expresa:

5. Conclusiones

Niños y Adolescentes son realidades de acciones concretas y dinámicas diferentes a las de la existencia efectiva que, por lo general, se percibe en el adulto, cuyas características se definen y varían en el tiempo y el espacio. Todas esas realidades existenciales inherentes a las personas adultas, son: biológica, psicológica, ergológica, social y legalmente distintas, en estructura y comportamiento, a las de los dos grupos etarios que les preceden.
En contraposición a la pedagogía tradicional, emergió una nueva pedagogía que se ha venido ocupando de revisar los principios, hipótesis y postulados clásicos de la educación y de proponer caminos innovadores y cambios fundamentales tanto en el plano teórico como en el de la praxis educativa correspondiente, situación que recientemente ha permitido establecer una similitud de mayor alcance entre Pedagogía y Andragogía.
El acto andragógico es la expresión más amplia y completa del concepto de aprendizaje voluntario, puesto que interactuar con suficiente autonomía, sin presiones y disponer de facilidades para adquirir conocimientos, actitudes, competencias, aptitudes, habilidades y destrezas con el fin de lograr objetivos y metas ampliamente discutidos, planificados programados conjuntamente entre el Facilitador y el Participante, de manera pertinente y oportuna, está libre de toda condición obligatoria, lo cual constituye un proceso muy diferente al acto pedagógico.
Es necesario emprender una revisión a fondo de las usanzas científicas pedagógicas y andragógicas, para que se inicie un proceso de innovación de los principios fundamentales que sustentan a las ciencias correspondientes; con este cambio no se intenta derogar los principios sustentados y aceptados , sino que lo que se quiere es reubicarlos en el cambiante cuerpo teórico que considera las semejanzas y diferencias que caracterizan al hombre inmerso en una situación educativa permanente.
Dado que el docente universitario al desempeñarse como pedagogo, por lo general, pasa por alto la condición adulta de sus estudiantes y como el proceso educativo universitario está inmerso en el contexto de la educación de adultos, es necesario que en las universidades se utilice el modelo andragógico que es el más adecuado para guiar el aprendizaje de los adultos.
Aunque la investigación dio como resultado un número mayor de diferencias con respecto a las semejanzas entre las dos ciencias objeto de estudio, esto parece transitorio en algunos aspectos por cuanto la praxis de la nueva Pedagogía se nutre de ciertas estrategias propias de la Andragogía.

6. Bibliografía

Abbagnano, Nicola (1997). Diccionario de Filosofía. Fondo de Cultura Económica. 1ra. Reimpresión. Bogotá, Colombia.
Adam, Félix. (1977). Algunos Enfoques Sobre Andragogía. Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez. Caracas, Venezuela.
Adam, Félix. (1977). Andragogía. Ciencia de la Educación de Adultos. Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez. Publicaciones de la Presidencia.
Alcalá, Adolfo. (2000). Andragogía. Libro Guía de Estudio. Postgrado U.N.A. Caracas, Venezuela.
Alcalá, Adolfo. (1995). Observaciones y Comentarios más Importantes en Torno a los Fundamentos Legales y Otros Documentos Relevantes de la Educación de Adultos. U.N.A. Caracas, Venezuela.
Avanzini, Guy. (997). La Pedagogía desde el Siglo XVII hasta nuestros días. Fondo de Cultura Económica. (1ra. Reimpresión). México.
Bernard, Jean Louis. (1985). Hacia un Modelo Andragógico en el Campo de la Educación de Adultos. Revista de Andragogía N° 3. INSTIA. Caracas, Venezuela.
Boyer, Ernest L. (1999). Una Propuesta para la Educación del Futuro. Fondo de Cultura Económica. (Primera Reimpresión en Español). México.
Cabello M., María. (1997). Didáctica y Educación de Personas Adultas. Ediciones Aljibe S.L. (1ra. Edición). Málaga, España.
Castro Pereira, M. (1990). La Conformación de un Modelo de Desarrollo Curricular con Base en los Principios de la Ciencia Andragógica. Ponencia. Caracas, Venezuela.
Castro Pereira, M; Sánchez, Iris; Molina, Teresa; Ramos, Zobeida y Tovar Antonio. (1986). Proyecto de Maestría en Educación Abierta y a Distancia. Postgrado U.N.A. Caracas, Venezuela.
Cohen, Dorothy H. (1998). Cómo Aprenden los Niños. Fondo de Cultura Económica. (1ra. Reimpresión). México.
Dewey, John. (1946). Democracia y Educación. Editorial Losada. Buenos Aires, Argentina.
Díaz Barriga A., Frida y Hernández R., Gerardo. (2000). Estrategias Docentes para un Aprendizaje Significativo. McGraw Hill. (1ra. Edición). México.
Díaz, Sebastián. (1981). "El Liderazgo del Facilitador en el Contexto Situacional de la Educación de Adultos". UNESR. Mimeografiado. Caracas, Venezuela.
Diccionario de las Ciencias de la Educación. (1983). Editorial Diagonal/Santillana. Madrid, España.
Flórez Ochoa, Rafael. (2000). Evaluación Pedagógica y Cognición. McGraw Hill. (1ra. Edición). Bogotá, Colombia.
Foulquié, Paúl. (1976). Diccionario de Pedagogía. Ediciones Oikos-Tau. Barcelona, España.
Freire, Paulo. (1975). Pedagogía del Oprimido. Editorial XXI. (14ª. Edición). México.
Freire, Paulo. (1993). Una Pedagogía Para el Adulto. Espacio Editorial. Buenos Aires, Argentina.
García C., Joaquín. (1997). Educación de Adultos. Editorial Ariel, S.A. (1ra. Edición). Barcelona, España.
Gallego Badillo, Rómulo. (1998). Saber Pedagógico. Cooperativa Editorial Magisterio. (2da. Edición). Bogotá, Colombia.
González G., Ana M. (1999). El Niño y la Educación. Editorial Trillas. (3ra. Reimpresión). México.
González R., Jorge; González S., Lidia y Otros. (1996). El Proyecto Curricular. Editorial Escuela
Española. (1ra. Edición). Madrid, España.
Grabowski, Stanley M. (1987). Educación de Adultos. Manual de Entrenamiento. Editorial Trillas. (1ra. Edición). México.
Knowles, Malcom. (1972). Andragogía no Pedagogía. Centro Regional de Educación de Adultos. Temas de Educación de Adultos. Año 1, N° 2. Caracas, Venezuela.
Knowles, Malcom. (1980). La Práctica Moderna de la Educación de Adultos. Traducción de Marcos Faudez. Chicago. U.S.A.
Landaeta, César (1998). El Adolescente de Hoy. Editorial Galec. (1ra. Edición). Caracas, Venezuela
López, Rafael (1997). El Niño y su Inteligencia. Monte Avila Editores. (5ta. Edición). Caracas, Venezuela.
Lucena, Yadira de. (1981). Andragogía. I.N.C.E. Caracas, Venezuela.
Ludojoski, Roque. (1981). Andragogía. Educación de Adultos. Editorial Guadalupe. (3ra. Edición). Buenos Aires, Argentina.
Luque, Guillermo. (1996). La Educación Venezolana: Historia, Pedagogía y Política. U.C.V. Facultad de Humanidades y Educación. Escuela de Educación. Caracas, Venezuela.
Poletti Magnani, Gladys. (1994). Manual para Facilitadores del Proceso de Aprendizaje del Adulto. Editorial Kinesis (1ra. Edición). Caracas, Venezuela.
Sánchez, Margarita de. (1999). Desarrollo de Habilidades del Pensamiento. Editorial Trillas. 12va. Reimpresión. México.
U.N.E.S.R. (1985). Adolescencia y Sociedad. Impresos Urbina. (1ra. Reimpresión). Caracas, Venezuela.
U.P.E.L. y U.N.A. (1989). Curriculum I. Italgráfica.(2da. Reimpresión). Caracas, Venezuela).
U.P.E.L. y U.N.A. (1987). Planificación de la Instrucción. Cavelibro. (1ra. Edición). Tres módulos. Caracas, Venezuela.
U.P.E.L. y U.N.A. (1996). Psicología del Aprendizaje. (Dos volúmenes). Italgráfica S.A. Caracas, Venezuela.
Vásquez G., Agustín (1998). Reflexiones Pedagógicas Constructivistas. Caracas, Venezuela
Villarroel, César A. (1971). Andragogía vs Pedagogía. Revista de Pedagogía. Año I. N° 1. Caracas, Venezuela.
Visor. (1999). Enciclopedia VISOR E.A.S.A. Edición Especial para Latinoamérica. Argentina.

 

 

 

Autor:


Pedro Gutiérrez

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.