Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El perfume del amor




Partes: 1, 2

  1. La música interna
  2. ¿Qué es el amor?
  3. ¡El amor es la danza de tu vida!
  4. Los cuatro pasos hacia el amor
  5. Transforma tus venenos en miel
  6. El amor en lo concreto
  7. El amor es una flor muy frágil
  8. El amor no es un negocio
  9. El matrimonio y el amor
  10. Sobre el amor a sí mismo
  11. El amor es un lujo
  12. Amor y meditación

Llamo materialista al hombre que no conoce el arte del amor.

Llamo religioso a aquel que sigue aumentando su amor, su confianza y que continúa esparciendo su éxtasis por toda la existencia.

La música interna

El corazón del hombre es un instrumento musical.

Contiene una música grandiosa, dormida.

Está allí, esperando el momento apropiado para ser interpretada, expresada, cantada, danzada.

Y ese momento llega a través del AMOR.

Un hombre sin amor, nunca conocerá que música ha estado llevando dentro de su corazón.

Sólo a través del amor la música comienza a tomar vida, se despierta y deja de ser un potencial, para convertirse en realidad.

El amor provoca el proceso, el amor es un agente catalizador.

Y si el amor no provoca el proceso de tu música interna, entonces debe ser algo disfrazado de amor. No es amor.

Quizá sea deseo, quizá sea sexualidad.El amor y la religión

Llamo materialista al hombre que no conoce el arte del amor.

Llamo religioso a aquel que sigue aumentando su amor, su confianza y que continúa esparciendo su éxtasis por toda la existencia.

La música interna

El corazón del hombre es un instrumento musical.

Contiene una música grandiosa, dormida.

Está allí, esperando el momento apropiado para ser interpretada, expresada, cantada, danzada.

Y ese momento llega a través del AMOR.

Un hombre sin amor, nunca conocerá que música ha estado llevando dentro de su corazón.

Sólo a través del amor la música comienza a tomar vida, se despierta y deja de ser un potencial, para convertirse en realidad.

El amor provoca el proceso, el amor es un agente catalizador.

Y si el amor no provoca el proceso de tu música interna, entonces debe ser algo disfrazado de amor. No es amor.

Quizá sea deseo, quizá sea sexualidad.

No hay nada malo en la sexualidad o en la sensualidad.

No hay nada malo en el deseo, no lo condeno, pero no es amor.

Pueden hacerse pasar por amor.

Pueden engañarte, al hacerte pensar que es amor.

El criterio para saberlo es: si tu música interna comienza a fluir, entonces es amor.

De pronto te sientes en una profunda armonía y dejas de discordar.

Te vuelves armónico, dejas de ser un caos, te vuelves un cosmos.

¡Y la vida comienza a tener una nueva cualidad, la cualidad del júbilo!

Este es el único criterio: sigue buscando, sigue profundizando más y más en el amor y un día tropezarás con tu música interna.

Después de esto, la vida nunca será la misma.

De hecho, después de esto, comienza la vida.

¿Qué es el amor?

Es una profunda necesidad de ser uno con el todo.

Una profunda necesidad de fusionar en una unidad, el tú y el yo.

El amor es así, porque estamos separados de nuestra propia fuente.

De esa separación, surge el deseo de volver al todo y de unificarse con ÉL.

Si arrancas un árbol de la tierra, si levantas sus raíces, el árbol sentirá un gran deseo de volver de nuevo a la tierra, porque ésa es su verdadera vida.

Ahora se está muriendo. Separado, el árbol no puede existir.

Existe en la tierra, con la tierra, a través de la tierra. Eso es AMOR.

Tu ego se ha convertido en una barrera entre tú y tu tierra: el todo.

El hombre se asfixia, no puede respirar, ha perdido sus raíces, ya no es alimentado.

El amor es un deseo de nutrición, el amor es enraizarse en la existencia.

El fenómeno se facilita si vas a los polos opuestos.

Es por eso que el hombre es atraído hacia la mujer, la mujer atraída hacia el hombre.

El hombre puede encontrar su tierra a través de la mujer y viceversa.

Son complementarios.

El hombre solo, es una mitad que desesperadamente, necesita recuperar su totalidad.

Cuando estas dos mitades se encuentran, se acoplan, se funden, se siente uno enraizado, con los pies en la tierra.

Una gran dicha surge en tu ser.

No sólo te enraízas en la mujer, sino a través de esa mujer, te enraízas en el todo.

La mujer y el hombre son puertas hacia el todo.

La necesidad de amar, nos dice que solos, sufrimos y morimos.

Juntos crecemos contentos, nutridos, satisfechos.

Le tememos al amor, porque en el momento en que te fundes con la mujer, pierdes tu ego.

La mujer se funde con el hombre y pierde su ego.

Consigues enraizarte en el todo, sólo cuando te pierdes a ti mismo: no hay otro camino.

El todo te atrae porque te sientes desnutrido y cuando llega el momento de desaparecer en el Todo, comienzas a sentir mucho miedo.

Un tremendo miedo surge, porque te estás perdiendo a ti mismo.

Cada ser humano tiene que encararlo, afrontarlo, atravesarlo, comprenderlo y trascenderlo.

Tienes que comprender que ambas cosas surge de lo mismo.

Sientes que sería maravilloso desaparecer, sin preocupaciones, sin ansiedad, sin responsabilidad.

Formarías parte del todo, al igual que los árboles, las estrellas.

Tú sabes, estás convencido de que sin amor no hay alegría.

Sin amor no hay vida, sin amor estás hambriento de algo desconocido, insatisfecho, vacío.

Estás hueco, no tienes nada, eres solamente un recipiente sin contenido.

Sientes el hueco, el vacío y su miseria.

Y estás convencido, de que existen medios de poder llenarte.

Pero cuando te acercas al amor, surge un gran temor, surge la duda: si te relajas y te sumerges en él, ¿serás capaz de regresar de nuevo?

¿Valdrá la pena aceptar semejante riesgo?

Y la mente decide no aceptar ese riesgo, porque al menos existes; desnutrido, sin alimento, hambriento, miserable, pero al menos existes.

Desapareciendo en el amor ¿quién sabe?

Desaparecerás y luego, ¿cuál sería la garantía que habrá alegría, dicha?.

Es el mismo miedo que siente la semilla, cuando comienza a morir en la tierra.

Es muerte y la semilla, no puede concebir que de la muerte surja la vida.

¡El amor es la danza de tu vida!

La vida es una oportunidad.

Es en la tierra, donde las rosas del amor florecen.

El amor en sí mismo es valioso: no tiene ningún propósito, no tiene ningún fin.

Tiene una inmensa significación: una gran alegría, un éxtasis en sí mismo.

El amor no es un negocio, donde importen los propósitos, las metas.

Siempre hay cierta locura en el amor.

Esa locura surge del no poder saber por qué amas.

No puedes dar ninguna respuesta razonable al porqué de tu amor.

El amor es la danza de tu vida.

Aquellos que no saben lo que es el amor, se han perdido la danza misma de la vida.

Han perdido la oportunidad de cultivar las rosas de la alegría.

Por eso, para la mente mundana, calculadora, programadora, matemática, política, el amor es un tipo de locura.

En cambio, para aquellos que conocen el amor, es la única cordura.

Sin amor el hombre puede ser rico, tener salud, ser famoso, pero no es cuerdo.

La cordura, no es más que la fragancia de las rosas, florecidas en tu corazón.

Los que aman no necesitan tratamiento psiquiátrico.

De hecho, el amor es la fuerza curativa más grande de la vida.

Aquellos que han perdido el amor, están vacíos, sin realizarse.

La locura del amor, te hace feliz, hace que tu vida sea una canción, una danza.

Cuando alguien se enamora, no es necesario que lo diga, puedes verlo en sus ojos.

Puedes ver un nuevo encanto en su rostro, una nueva belleza.

Cuando camina puedes notar una danza sutil.

El amor ha entrado en su vida, la primavera ha llegado a su ser, las flores han brotado de su alma.

El hombre que no es capaz de amar, no es inteligente, lleno de gracia, ni hermoso.

Su vida será una tragedia.

Todos los sacerdotes, te dicen que la vida, el cuerpo, no tienen ningún valor porque son pasajeros.

Que debes renunciar a ella, para conseguir el cielo después de la muerte.

Esta filosofía seudo religiosa, durante siglos, ha estado dominando a la mente humana, sin haber sido rebatida nunca.

Para todas las religiones, esta vida es una ilusión, es momentánea, es cambiante y no tiene valor.

Para ellas esta vida es impermanente, en cambio los premios celestiales son permanentes.

"Busca lo permanente y renuncia a lo impermanente", dicen.

Debemos amar la vida, porque la vida es una cosa cambiante.

Cada momento está fluyendo.

Los que más saben sobre la felicidad, son los que están en estrecha relación, con la vida cambiante.

Tus santos solamente conocen la miseria: sólo basta con mirarles a la cara.

Parece que en ellos la vida ha desaparecido, son momias.

Nada cambia en ellos, viven una vida ritual y condenan todo aquello que cambie.

¿Por qué es condenado el placer? Porque es cambiante.

¿Por qué es condenado el amor? Por que es cambiante.

¿Por qué las religiones, han creado el matrimonio en lugar del amor?

¿Por qué al matrimonio se le da una permanencia ilusoria?

El matrimonio es la cárcel del amor.

Casi todos viven y mueren, sin conocer el amor.

La naturaleza es viva y cambiante.

Solamente los animales disecados, son permanentes.

¿Puede tu Dios reír, llorar, bailar, cantar con la naturaleza?

Entonces ese Dios será verdaderamente representativo de la vida.

Ese dios será la vida misma.

Los cuatro pasos hacia el amor

El amor es la unión, el encuentro orgásmico de la muerte y la vida.

Si no has conocido el amor, te lo has perdido.

Naciste, viviste y moriste y perdiste la oportunidad.

Has perdido el intervalo entre las dos notas.

Ese intervalo es el pináculo más alto, la experiencia suprema.

Para alcanzarlo, hay cuatro pasos:

Primero: ESTAR AQUÍ Y AHORA.

Segundo: APRENDE A TRANSFORMAR TUS VENENOS EN MIEL.

Tercero: COMPARTE.

Cuarto: NO SEAS "ALGUIEN".

1.-No puedes amar en el pasado, ni en futuro.

Muchos viven de los recuerdos.

Otros pasan la vida, pensando en lo que harán.

Son dos formas de evitar el amor.

El amor sólo es posible en el presente, porque sólo en este momento, la vida y la muerte se encuentran.

Si piensas demasiado, en el pasado o en el futuro, tus energías se separarán de tus sentimientos.

Sentir es estar aquí y ahora.

Si tus energías las dedicas a pensar, no tendrás suficientes fuerzas para los sentimientos y el amor no será posible.

Una persona obsesionada con el pensar, poco a poco se olvida, completamente, de que también tiene corazón.

Un hombre que piensa demasiado, avanza de tal manera que, poco a poco, deja de expresar lo que siente.

Muchos creen que el corazón sólo bombea sangre, se concentran exclusivamente en la mente.

La mente es un instrumento, debemos usarla, no debe ser el amo.

Cuando eres dominado por la mente, casi todos lo son, y dejas los sentimientos a un lado, morirás y no sabrás que es el amor.

Por medio del amor, serás Dios.

2.-mucha gente ama, pero su amor está contaminado con venenos, con odios, con celos, furia, posesividad.

Casi todos, utilizan la cabeza y olvidan el corazón.

El amor es la escalera entre el cielo y el infierno.

En ella puedes subir o bajar.

Si existen venenos, la escalera te llevará hacia bajo.

Cuando sientas rabia, no hagas nada, sólo siéntate en silencio y observa.

No estés a favor, ni en contra.

No cooperes con ella. No la reprimas.

Sólo obsérvala, ten paciencia, mira lo que sucede…déjala surgir.

Recuerda: nunca hagas nada cuando el veneno se apodere de tu estado de ánimo, simplemente espera…cuando el veneno comienza a cambiar.

Una de las leyes básicas de la vida es: TODO CAMBIA CONTINUAMENTE.

El bueno se vuelve malo y el malo se vuelve bueno, uno sólo tiene que esperar.

No actúes cuando la furia está en su punto más álgido, si no te arrepentirás y crearás karma negativa.

Si haces algo cuando estés en un momento negativo, iniciarás un círculo de odio.

Cuando estás negativo y actúas, el otro se vuelve negativo.

Crea odio y lo cosecharás

Cuando estés furioso, medita.

La ira está creando tanta energía en ti…que puede destruirlo todo.

La energía es neutral, puede ser destructiva o creativa.

La misma energía que puede destrozarlo todo, puede ser una lluvia de vida.

Sólo espera, si esperas y haces las cosas sin prisa, un día te sorprenderás al ver el cambio interno.

Estabas lleno de ira y ésta aumento hasta llegar al clímax…y entonces comenzó el cambio.

La furia va desapareciendo y la energía liberándose.

Entonces, estarás en un estado de ánimo positivo: el ánimo creativo.

Ahora puedes hacer algo, hazlo ahora.

Espera siempre el momento positivo.

Cuando estés furioso, enciérrate en tu cuarto, coloca un espejo frente a ti y mira tu rostro lleno de rabia.

Verás reflejados tus estados, debes familiarizarte con ellos.

Conocerse a uno mismo, forma parte del crecimiento.

Conocerte quiere decir, conocer todas tus posibilidades.

Conoce todos tus estado y posibilidades, toda tu gama, descubrirás secretos, llaves.

Veras que la ira no permanecerá siempre.

Nada es permanente.

La misma felicidad viene y se va.

No reprimas la rabia y no actúes bajo su influencia y pronto notarás que tu rostro se suavizará, tus ojos se calmarán, pronto estarás radiante.

La misma rojez que era rabia, ahora ha adquirido un cierto resplandor, una belleza en tu rostro, en tus ojos.

Ahora puedes salir, el momento de actuar ha llegado.

Actúa cuando estés positivo.

No fuerces a la positividad, deja que llegue a su tiempo.

Transforma tus venenos en miel

3.-Cuando tengas algo negativo, guárdalo para ti.

Cuando tengas algo positivo, compártelo.

La gente, por lo regular, comparte sus negatividades, no comparte sus experiencias positivas.

La mayoría son estúpidos. Cuando están contentos no comparten, son avaros.

Cuando se sienten infelices, son muy pródigos, entonces están dispuestos a compartir.

Cuando están sonrientes, lo hacen moderadamente.

Cuando están furiosos, lo están totalmente.

El compartir tu positividad, hará que tu amor fluya, como un río.

Borges escribió:

"Dale aquello que es sagrado a los perros,

Arroja las perlas a los puercos,

Por que lo que importa es dar"

Lo que importa, no es lo que estas dando, perlas, santidad, amor, ni a quien se lo estás dando.

Lo importante es que estás dando.

Da cuanto tengas.

Gurdjieff solía decir:

"Todo lo que acumulé lo perdí y todo lo que di es mío.

Todo lo que acumulé se perdió, se fue.

Todo lo que di aun lo tengo".

Tienes aquello que has compartido.

El amor no es una propiedad para ser guardada, es un resplandor, es una fragancia para ser compartida.

Cuanto más compartas, más tendrás.

Cuanto menos compartas, menos tendrás.

Cuanto más compartas, más surgirá de tu interior.

Saca agua fresca del pozo y más agua fresca fluirá hacia él.

No saques agua del pozo y su agua se estancará, se pudrirá.

El agua que corre es fresca…el amor que fluye es fresco.

Comparte tus cosas positivas, comparte tu vida, comparte todo lo que tengas.

Todo lo bello que tengas, no lo escondas.

Comparte tu sabiduría, tu oración, tu amor, tu felicidad, tu gozo.

Cuando tengas perlas, no te preocupes si las das a los puercos o a los santos.

Lo que importa es dar.

El almacenamiento envenena el corazón.

Toda acumulación es venenosa.

Si compartes, tu vida estará libre de venenos.

Cuando te preocupes si serás correspondido o no, no esperes ni siquiera las gracias.

Siéntete agradecido, a la persona que te permitió compartir algo con ella.

Siéntete agradecido porque él estuvo dispuesto a escucharte, a compartir un poco de energía contigo.

Porque estuvo dispuesto a escuchar tu canción, dispuesto a ver tu danza, porque cuando fuiste hacia él a darle, no te rechazó…pudo haberlo hecho.

4.-Una vez que comienzas a pensar que eres alguien, te estancas.

Entonces el amor no fluye.

El amor, sólo fluye de alguien que no es nadie.

El amor mora en la nada.

Cuando estás vacío, hay amor.

Cuando estás lleno de ego, el amor desaparece.

El amor y el ego son incompatibles, no pueden converger.

El imposible que el amor y el ego estén juntos.

El "no ser" es la fuente de todo, es la fuente del infinito.

Ser la nada, significa nirvana.

Se la nada y habrás alcanzado el Todo.

Siendo algo te perderás.

Al ser nada, llegarás a casa, a la gran energía cósmica inteligente.

El amor en lo concreto

Es muy fácil amar a la gente en lo abstracto, el verdadero problema surge en lo concreto.

Sino amas a los seres humanos concretos, reales, todo tu amor por los árboles y los pájaros es falso, pura habladuría.

Si eres capaz de amar a los seres humanos, te será posible amar a los árboles y aves.

Cuando hayas amado a los humanos, tan profundamente, encontrarás en ellos a los árboles y a los animales.

Porque el ser humano ha sido, roca, árbol, animal.

En nuestro inconsciente colectivo, conservamos las huellas de nuestros antecesores en la evolución de las especies.

Fuimos roca, árbol y animal sin conciencia.

La única forma de contactar con el árbol exterior, es primero hacer contacto con el árbol, que está en el interior del ser humano.

Enamórate de seres humanos. ¡Arriésgate, sé valiente!

Siente el éxtasis del amor y también sus dolores.

Un ser humano es toda la existencia, porque es la evolución suprema.

Todo lo que el hombre ha sido en el pasado, lo conserva, capa sobre capa, como las rocas y los árboles.

Hombres y mujeres conservamos cualidades de los animales.

Si te abandonas totalmente mientras gozas sexualmente con tu pareja, gozas como los animales.

Cada individuo es un pequeño mundo, un microcosmos conteniéndolo todo.

Contiene la totalidad, el macrocosmos.

No puedes decir que amas a los árboles o a los animales y odias a los humanos.

Primero debes amar a los seres humanos que contienen árboles y animales.

Debes encontrar a los seres vivos, dentro de los humanos.

Sólo así entenderás el lenguaje de los árboles y los animales, sólo así podrás amarlos.

El amor es una flor muy frágil

Cada niño nace con tanto amor, como el que uno es capaz de contener, con mucho más amor del que uno puede contener, con un amor desbordante.

El niño está hecho con un material llamado amor.

Pero la mayoría de los padres no pueden dar amor, pues arrastran sus propios traumas, sus padres nunca han amado.

Esos padres sólo pueden fingir.

Pueden decir "te amamos muchísimo", pero todo lo que hacen demuestra falta de amor.

La forma en que se comportan, la forma en que tratan al niño, es muy insultante, no hay respeto.

Casi ningún padre respeta al niño, no lo consideran como ser humano.

El pequeño es considerado un problema, un animalito al que hay que domesticar.

Los padres no han conocido el amor, en el hogar no existe el amor.

Lo que existe, es la dominación, la posesividad, los celos y toda clase de venenos que destruyen el amor.

El amor es una flor muy frágil

Tiene que ser protegido, tiene que ser cuidado, tiene que ser regado, sólo entonces se fortalece.

El amor del niño es muy frágil, porque el niño es débil, su cuerpo es quebrantable.

Si a un niño se le deja solo, es casi imposible que sobreviva, morirá.

Eso le está sucediendo al amor.

Al amor se le ha dejado solo.

Los padres que no saben que es el amor, no pueden amar a sus hijos.

El Dios del antiguo testamento, es un padre autoritario, que prohíbe y castiga.

Que produce la envidia de uno de sus hijos, Caín, quien comete fratricidio.

El padre moderno, al igual que el padre-Dios, amenaza a su hijo: sino me obedeces, te expulsaré de la casa.

El niño para sobrevivir empieza a transigir, a portarse como un político, mintiendo hipócritamente..

Empieza a odiar a sus padres, porque no es respetado, no es tratado como un ser humano.

Los padres usan el amor como chantaje, como una transacción comercial

"Si te portas bien tu mamá y yo te vamos a querer mucho".

De modo que empieza a hacer méritos y a ser falso, pierde su valor innato.

Poco a poco, pierde el respeto por sí mismo, comienza a sentir que él no tiene ningún valor.

Muchas veces el niño se pregunta ¿Serán estos mis verdaderos padres?, porque no me quieren.

No puede comprender tanta ira y odio, contra él, por cosas insignificantes.

Los castigos son descargas de odio, que no corresponden a las faltas cometidas.

Siente la injusticia que cometen sus padres, pero no entiende tanta agresividad en contra de él.

Pero tiene que rendirse, tiene que inclinarse, para sobrevivir, tiene que aceptar todas las injusticias.

Poco a poco esta situación, va acabando con su capacidad de amar.

El amor es asesinado en el seno familiar, donde los padres no irradian amor.

El amor sólo crece con el amor.

El amor necesita una atmósfera amorosa.

El amor sólo crece en un ambiente de amor.

Si son amorosos, entre ellos y con el niño, ese hogar tiene una atmósfera de cariño, donde el amor fluye, el niño comenzará funcionar como un "ser de amor".

El pequeño no preguntará: ¿Qué es el amor? Lo sabrá desde el principio mismo, se convertirá en sus cimientos.

Pero eso casi no sucede, es una pena.

Aprendes las maneras de tus padres, sus reproches, sus conflictos.

Si eres mujer puedes estar repitiendo, la forma en que se comportaba tu madre.

Si eres hombre, ¿No estas haciendo las mismas tonterías de tu papá?

La gente sigue repitiéndose.

Son imitadores: el hombre es un mono.

Eso debe dejarse atrás.

Sólo entonces sabrás lo que es el amor.

De no ser así, permanecerás corrupto.

Debes deshacerte de las voces paternas que llevas dentro de ti, de tu programa interior, de tus grabaciones interiores.

Bórralos y te sorprenderás, en tu ser interior te liberarás.

Sentirás compasión por ellos. Si no; seguirás resentido.

Casi todas las personas están resentidas con sus padres.

¿Cómo no estar resentido, si te han hecho tanto daño, sin darse cuenta de ello.

Deseaban lo mejor para ti, pero tener buenos deseos no es suficiente.

Todos los padres, quieren que los hijos disfruten de todas las alegrías de la vida.

Pero ¿que pueden hacer? Ellos mismos no han conocido felicidad alguna, son robots que, inconscientemente, crean una atmósfera en la que el niño, tarde o temprano, se convertirá en un robot.

Observa cuando tu padre, o tu madre, están funcionando a través de ti.

Ponle fin, corta con ese mecanismo.

Haz algo completamente nuevo, algo que tus padres, no pudiesen ni haber concebido.

La gente piensa que podrá amar, solamente cuando encuentren a la persona que lo merezca.

¡Tonterías! nunca la encontrarás.

La gente piensa que amará, sólo cuando encuentre a la mujer perfecta o al hombre perfecto.

¡Tonterías! No existen la mujer y el hombre perfectos.

Y si existen, tu amor ni siquiera les interesará.

Para fluir y crecer en el amor, no se necesita perfección.

El amor no tiene que ver con el otro.

Una persona amorosa, simplemente ama, tal como respira, come, bebe y duerme.

No dice: "si no hay aire perfecto, puro, no respiraré.

Un hombre vivo, simplemente ama.

El amor es una función natural.

Así que no pidas perfección, porque no encontrarás amor fluyendo en ti

Por el contrario, serás incapaz de amar.

Los que piden perfección, es gente incapaz de amar, gente neurótica.

Hasta la amistad destruyen, por culpa de esa exigencia.

Una vez que un hombre ama a una mujer, aparecen las exigencias.

La mujer empieza a exigir, que el hombre sea perfecto, sólo porque él la quiere.

O bien se convierte en superhombre o se vuelve falso, tramposo.

Ciertamente, se vuelve tramposo y falso.

Empieza a fingir, actuar y a jugar roles que ella le pide.

Lo mismo sucede con la mujer.

No tienes ningún derecho a exigir, nada de nadie.

Si alguien te ama, agradéceselo, pero no exijas nada, porque él no tiene la obligación de amarte.

Si alguien ama es un milagro. Estremécete por el milagro.

La gente no se conmueve.

Destruyen todas las posibilidades de amor, por cosas insignificantes.

No están demasiado interesados en el amor y su deleite.

Están más interesados en asuntos del ego.

Ocúpate de tu goce, todo lo demás no es esencial.

Cuando ames, no exijas, pues así le cierras las puertas al amor.

No tengas ninguna expectativa.

Si algo aparece en tu camino, siente gratitud.

Si no surge nada, no es necesario, no lo necesitas, no debes mantener esa expectativa.

Mira a la gente, como no se aprecian debidamente.

Si tu mujer te prepara la comida, nunca se lo agradeces.

Si tu marido sale a ganar dinero, nunca se lo agradeces.

No sienten ninguna gratitud hacia el otro, así como puede crecer el amor.

El amor necesita un clima de amor, el amor necesita un clima de gratitud, de agradecimiento.

El amor necesita una atmósfera no exigente, un ambiente sin expectativas.

En lugar de pensar cómo conseguir amor, empieza a darlo.

SI DAS, RECIBES.

La gente está más interesada en conseguir y obtener.

Todo el mundo está interesado en recibir y nadie disfruta dando.

Si alguna vez dan, sólo dan para recibir y lo hacen como negocio.

Siempre están pensando, cómo pueden recibir mucho más de lo que dan.

Pero el otro, también está haciendo lo mismo.

El amor no es un negocio

Así que deja de tratarlo como tal.

Si no malograrás tu vida, el amor y todo lo que hay de hermoso en ello.

Todo lo que es bello, no es en absoluto negociable.

El negocio es la cosa más fea del mundo, un mal necesario.

La vida no sabe acerca de negocios.

Los árboles florecen, no es un negocio.

Las estrellas brillan, no es un negocio y no tienes que pagar por ello y nadie te exige nada.

Un pájaro viene y se posa en tu ventana, te entona una melodía y no te pide nada.

Después de cantar, muy contento se va volando, sin dejar huella.

Así es como el amor crece.

Da y no esperes a ver cuánto puedes conseguir.

Luego llega multiplicado por mil, llega naturalmente, llega por sí solo.

No hay necesidad de exigir.

Cuando lo exiges, nunca llega.

Cuando lo exiges, lo matas.

Así que, da. Empieza a dar.

Al principio te será duro, porque durante toda tu vida, te has entrenado, no a dar, sino a recibir.

Al principio tendrás que luchar con tu armadura neurótica.

Tu musculatura se ha vuelto dura, tu corazón se ha congelado, te has vuelto frío.

Al principio será difícil, pero cada paso, te llevará a otro más adelante, y poco a poco el río empieza a fluir.

Al deshacerte de las voces paternas, te deshaces de la sociedad y educación autoritarias.

Así te conviertes en un ser humano libre y consciente.

Ya no formas parte de la masa de borregos.

Ya no dependes de nada, ni de nadie.

Esto es el crecimiento, esto es lo que una persona madura debería ser.

Una persona madura, es la que no necesita voces paternas dictatoriales.

Una persona adulta, es la que está feliz en su soledad.

Su soledad es una canción, una celebración.

Una persona adulta, es aquella que puede ser feliz consigo misma.

Su estar solo, no es soledad, su soledad es meditativa.

Está completamente libre de huellas paternas y lo bello, es que sólo una persona así, siente gratitud hacia sus padres.

La paradoja es, que sólo así puede comprender a sus padres.

Siente por ellos amor y compasión, les ama porque también ellos han sufrido de la misma forma.

No está enojado.

Hará todo lo que pueda por ayudarles, a moverse hacia la plenitud de la soledad, hasta a una altura similar de soledad.

En suma: conviértete en un individuo, es lo primero.

No esperes perfección, no pidas, no exijas, lo segundo.

Ama a la gente común.

No hay nada de malo en la gente común.

La gente común es extraordinaria. ¡Cada ser humano es único!

Ten respeto por ese ser único.

Da, y da sin ninguna condición y sabrás qué es el amor.

El amor no puedo definirlo.

Lo que si puedo es enseñarte la forma en que crece.

Te puedo enseñar cómo plantar un rosal, cómo regarlo, cómo fertilizarlo, cómo protegerlo.

Luego un día, inesperadamente, aparece la rosa y tu casa se llena de fragancia.

Así es como surge el amor.

El matrimonio y el amor

La palabra amor puede tener dos significados, no sólo diferentes, sino completamente contrarios.

Uno es como relación de pareja y otro es como un estado del ser.

Cuando el amor se vuelve una relación de pareja, se convierte en esclavitud, porque hay expectativas, exigencias, frustraciones y existe y existe un intento, de ambas partes, por dominar al otro.

Se convierte en una lucha por el poder.

La relación de pareja no es lo adecuado.

Por el contrario, el amor, como un estado del ser, es una palabra totalmente diferente.

Significa que tú simplemente amas, no estás estableciendo una relación de pareja.

Tu amor es como la fragancia de una flor.

No te pide una relación.

No te pide que seas de una forma determinada, que te comportes de cierta forma.

No exige nada. Simplemente comparte.

En este compartir, tampoco existe el deseo de recibir una recompensa.

El mismo compartir es la recompensa.

Cuando el amor se convierte para ti en una fragancia, tiene una tremenda belleza y posee algo que está por encima de la mal llamada humanidad.

Cuando el amor es un estado, no puedes hacer nada con respecto a él.

Irradiará, no creará ninguna prisión para nadie, ni te permitirá ser aprisionado, por ninguna persona.

La relación de pareja como tal, real o imaginaria, es una especie muy sutil de esclavitud psicológica.

O esclavizas al otro, o tú mismo te conviertes en un esclavo.

No puedes esclavizar a alguien, sin transformarte tú mismo en un esclavo.

La esclavitud es un arma de doble filo.

Se puede ser más fuerte o más débil, pero en toda relación, tú te conviertes en el carcelero y el otro se convierte en el prisionero.

Desde su lado él es el carcelero y tú el prisionero.

Esta es una de las causas, fundamentales, por las que la humanidad está viviendo con tanta tristeza, en un estado tan penoso.

Deja que tu amor, sea tu estado de ser.

Simplemente ama. Sencillamente, esta es tu naturaleza.

Para ti el amor es sólo la fragancia de tu ser.

Incluso estando solo, estás rodeado de energía amorosa.

Cuando irradias amor, no ves a quien se lo das.

El estado de amor, no está dirigido a alguien o algo en particular.

Solamente puedes estar en un estado de amor, si dejas a un lado tu vieja mentalidad de considerarlo como una relación.

Dos seres humanos, cuanto más amorosos son, mayor es la libertad que existe entre ambos.

Cuanto más amor sienten, menor es la posibilidad de cualquier exigencia, cualquier dominación, cualquier expectativa.

Y naturalmente no existe ninguna frustración.

Estoy en contra de toda clase de relaciones de pareja o parentesco.

Más que la palabra amistad, me gusta la palabra "amistosidad"

La amistad se transforma otra vez, en una relación de dependencia hacia el otro.

El amor es tan valioso, que debe ser protegido de cualquier tipo de polución, de contaminación, de cualquier clase de envenenamiento.

El mundo debe estar formado por individuos, no por parejas.

La pareja destruye al individuo libre y conciente.

Siempre que el amor florezca espontáneamente, haz de él un canto, una danza.

Vívelo, no le pongas cadenas.

No trates de esclavizar a nadie, ni permitas que nadie te esclavice.

Un mundo de individuos libres, será verdaderamente un mundo libre.

En tanto haya seres humanos, el amor seguirá siendo su experiencia más preciada.

Te da alas para volar, como un águila bajo el sol.

Sin amor no tienes alas.

Por ser el amor tan nutritivo y tan necesario, surgen toda clase de problemas.

Quieres que tu amada, esté también mañana a tu disposición.

Hoy ha sido precioso y estás preocupado por el mañana.

De ahí surgió el matrimonio.

Es sólo por miedo a que el amante te deje mañana, como firmas un contrato ante la sociedad y su ley.

Eso es feo, algo absolutamente feo, repugnante. Hacer del amor un contrato, significa que pones a la sociedad por encima de tu individualidad.

Buscas el apoyo de la justicia, de los jueces, de la policía, para asegurar tu cautiverio.

Mañana por la mañana…uno nunca sabe.

El amor llega como brisa: así como puede volver, puede no hacerlo.

Cuando no regresa, está la ley para obligar a regresar a la que se va.

Casi todas las parejas, en el mundo, han sido reducidas a la prostitución.

Vivir con una mujer que no amas, convivir por seguridad, por conveniencia, por apoyo económico, es simplemente prostitución.

Todas las religiones, han querido que no haya prostitución.

Estas mismas religiones, son la causa de que exista prostitución.

Por un lado sostiene el matrimonio y por otro están en contra de la prostitución.

El matrimonio en sí es una prostitución.

Si confío en mi amor ¿Porqué he de casarme?

La propia idea de casarse es una desconfianza.

Y algo que nace de la desconfianza, no ayudará a que tu amor crezca. Lo destruirá.

El amor es auténtico, sólo cuando da libertad.

El amor es verdadero, solamente, cuando no interfiere en la intimidad del otro. Cuando respeta su individualidad, su privacidad.

Todos los amantes se esfuerzan, para que nada sea privado: deben compartir todos los secretos.

Tienen miedo de la individualidad del otro.

Albergan la esperanza, de que destruyéndose mutuamente, sus vidas serán satisfactorias.

Simplemente se vuelven cada vez más y más desgraciados.

Sé amoroso y recuerda: todo lo que es real, cambia.

Se te han imbuido falsas ideas, de que el amor es eterno.

Una flor real, una rosa, no dura para siempre.

Un ser vivo, ha de morir algún día.

Si el amor desaparece algún día, entonces es que no era verdadero.

El amor llega de improviso.

Llega como un regalo de la naturaleza.

En ese momento no lo hubieras aceptado, si hubieses pensado que algún día terminará.

Pero no hay que preocuparse: si una flor se ha desvanecido, otras flores llegarán.

Las flores siempre seguirán naciendo, no te aferres a una, de lo contrario, pronto te encontrarás aferrado a una flor muerta.

La gente se aferra a un amor muerto, que alguna vez estuvo vivo.

Ahora sólo es un recuerdo y un dolor y estás estancado por respetar la ley matrimonial.

No quiero que exista la familia y las naciones.

No quiero que el mundo esté dividido en partes.

Quiero un mundo formado por individuos libres, viviendo el amor espontáneamente.

Viviendo en silencio, juguetonamente, sin condenar el placer, sin ningún miedo al infierno y sin tener ningún deseo de tener una recompensa en el cielo, porque podemos crear el paraíso aquí y ahora.

Tenemos todo el potencial para crearlo, pero no lo estamos usando.

Por el contrario estamos creando en la tierra, un verdadero infierno.

Estoy totalmente a favor del amor, por eso no apoyo las relaciones estructuradas, legalizadas, como el matrimonio.

Es posible que dos seres humanos, puedan vivir toda su vida juntos.

Este vivir juntos, sólo ha de ser por amor, sin interferir, ni violar la individualidad del otro, el alma privada del otro.

Estoy hablando del amor como un fenómeno espiritual. No como biología.

La biología no es amor, es deseo.

La biología sólo está interesada en la continuación de las especies.

La idea del amor, sólo es un soborno biológico.

En el momento que tuviste una relación sexual, descubres que ya no te interesa ella, por lo menos, por veinticuatro horas y eso depende de tu edad.

Sobre el amor a sí mismo

Mi pensamiento, va en contra de todas las religiones del mundo.

Todas enseñan el servicio a los demás, el altruismo.

Para mí, el cuidado de uno mismo, es un fenómeno natural.

El altruismo es impuesto, el egoísmo es parte de tu naturaleza.

A no ser que llegues a un punto, en que tu ser se disuelva en lo universal, no puedes ser verdaderamente altruista.

Puedes aparentarlo, sólo serás un hipócrita.

Tienes que aceptar que el egoísmo, es parte de tu naturaleza.

Ese egoísmo, debe estar al servicio de algo esencial.

Gracias al egoísmo has sobrevivido, te has hecho cargo de ti mismo.

De otro modo, la humanidad ya hubiera desaparecido.

Piensa en un solo niño que no sea egoísta, que hubiera nacido altruista.

No sería capaz de sobrevivir, moriría.

Incluso respirar es egoísta, comer es egoísta.

Cuando hay millones de seres humanos que tienen hambre, tú estás comiendo.

Cuando hay millones enfermos y muriendo, tú estás sano.

Todas las religiones, han enseñado cosas contrarias a la naturaleza.

Yo enseño la naturaleza.

Te enseño a ser natural, absoluta y desvergonzadamente natural.

Sí, te enseño egoísmo.

Nadie antes de mí, lo ha dicho.

No tenían las agallas de para decirlo.

¡Y eran todo egoístas!

¿Por qué un monje se tortura a sí mismo?

Por que quiere llegar al paraíso y allí disfrutar de todos los placeres.

No está sacrificando nada, simplemente está negociando.

Sacrifica setenta años, por una eternidad de placeres: es un buen negocio.

No pienso que eso sea ausencia de egoísmo.

¿Por qué todas las religiones, han enseñado a servir a la humanidad?

Por que están interesadas, en que la humanidad permanezca pobre.

En que la gente siga necesitando ayudas, en que haya huérfanos, ancianos, mendigos.

Esta gente es necesaria, absolutamente necesaria.

Si no, ¿que pasaría con estos grandes servidores de la humanidad?

¿Qué sucedería con todas esas religiones y sus enseñanzas?

¿Cómo entraría la gente en el reino de Dios?

Esta gente es utilizada como escalera.

¿Y tú llamas a esto altruismo?

¿Es altruista un misionero?

Esta salvando a los demás para su propia causa.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda