Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El siglo XX y la producción armamentista mundial

Enviado por colo_27



Partes: 1, 2

Indice
1. Introducción

3. Siglo XX, el siglo de las guerras
4. Carrera Armamentista
5. Armas Químicas
6. Armas Biologicas
7. Guerra De Las Galaxias
8. Actualidad
9. Fabricantes De Armas
10. El Negocio De Las Armas
11. Trafico De Armas
12. Conclusión
13. Bibliografía

1. Introducción

La historia demuestra que el armamentismo siempre ha sido un mal consejero. Lo ha sido indefectiblemente porque cuando un país incrementa en forma desproporcionada los gastos en material bélico, los Estados que podrían llegar a sufrir sus consecuencias hacen otro tanto, con el fin de no quedarse rezagados en la carrera. Comúnmente, esos Estados son vecinos que, por regla general, padecen problemas económicos y sociales similares a los de los que inician el peligroso camino. Problemas cuyas soluciones quedan postergadas en raíz de que los siempre escasos recursos con los que cuentan deben ser destinados a alimentar arsenales cuyos productos en algún momento deben ser utilizados.

Si el rearme de un país se realiza después de un conflicto bélico que no ha sido favorable, resulta relativamente fácil vaticinar cuales habrán de ser las consecuencias: una probable búsqueda de revancha. Mucho más todavía si ese rearme se realiza en forma desproporcionada a lo que podría ser considerada razonable.

2. Reseña Historica

Las armas acompañan el proceso de desarrollo tecnológico del hombre desde la más remota antigüedad. Toda civilización mecanicista desarrolló sistemas defensivos-ofensivos juntamente con los demás elementos propios de su tecnología particular.
Las primeras armas de la edad de piedra posiblemente tenían como función fundamental la caza y la defensa contra los animales peligrosos para el hombre.
De esa manera, el ingenio humano comenzó a inventar, a través de procesos perdidos en el tiempo, diversas armas que multiplicaban su fuerza y le permitían combatir a sus enemigos y conseguir comida.
En el período paleolítico aparecieron las hachas, puntas de lanzas, arpones y otros elementos de piedra tallada, de hueso o madera. En el neolítico se perfeccionaron las armas con el pulido de la piedra y un refinamiento en los distintos usos. También se inventó el arco y la flecha, muy rudimentarios y de poco poder, pero que incrementaron notablemente el alcance del cazador.

Pasaron miles de años y el hombre descubrió la agricultura y de esa manera pudo establecerse en lugares fijos. Los asentamientos humanos crecieron alrededor de las tierras de cultivo y nacieron las ciudades y las civilizaciones primitivas. En ese período también se descubrieron los metales como elementos para la fabricación de ustensillos de labranza y armas.

La organización militar del hombre nació junto con el desarrollo de las civilizaciones mecanicistas.. Con la guerra, las armas cambiaron su objetivo. No se trataba de cazar para comer, sino de matar otros hombres para prevalecer sobre ellos u ocupar su territorio y sus bienes.

De esa manera, los guerreros se protegían con armaduras de cuero e inventaban armas más eficientes para la nueva tarea: matar o inutilizar al enemigo. De ahí en más comenzó una carrera ininterrumpida entre la coraza ( defensa) y el arma que la vulnere (ofensa).

Las armas de la edad de bronce mas usadas por los contendientes eran la lanza con punta de bronce; pesadas espadas de doble filo, de bronce; picas, dardos y otros elementos arrojadizos, todos con puntas de bronce. Las armas defensivas eran grandes escudos de cuero con guarniciones metalizas y cascos metálicos empenachados con crines de caballo. También usaban ligeras armaduras de cuero y grevas de metal, generalmente estaño, para proteger las pantorrillas. Los arcos y flechas se utilizaron poco en esas guerras y nunca masivamente; eran armas de uso individual para determinadas ocasiones.

La caballería y los carros de combate solamente se utilizaban para transportar a los guerreros hasta el sitio de la batalla, pero no para combatir.

En esa misma época el imperio egipcio alcanzaba su máxima expansión, entre otras cosas por su organización militar. Comando unificado, Egipto adoptaba formaciones de combate más homogéneas que utilizaban armas estandarizadas. Los carros brindan mayor movilidad y se utilizaban para quebrar las formaciones enemigas. Todo estaba en orden hasta que llegaron los Hicsos o Hititas, pueblo semibarbaro que introdujo armas de hierro batido. El choque entre el hiero y el bronce fue funesto para los egipcios que sucumbieron frente a la superioridad técnica de las nuevas armas.

Pasaron los años y el uso del hierro se generalizó en todas las armas ofensivas en tanto las defensivas se seguían construyendo con cuero y aplicaciones de bronce y cobre.

Mientras tanto, nacieron, prosperaron y sucumbieron varios imperios en la zona oriental del mediterráneo.

Con la extensión de los imperios en la cuenca del mediterráneo, apareció en escena el buque de guerra, que se perfeccionó en las medidas de las necesidades y las posibilidades.

Los Romanos, al perfeccionar su técnica de combate con ejércitos muy ordenados, introdujeron algunas armas nuevas. El legionario llevaba una espada corta de doble filo Gladia-útil para el combate cuerpo a cuerpo. La armadura personal era de placas metálicas deslizantes y el casco más cómodo. El escudo era una sección cilíndrica que lo protegía son molestar los movimientos. También aparecieron en los tiempos de la republica romana las maquinas de sitio, tales como la catapulta, el ariete, la ballista, las torres de asalto sobre ruedas, etc. Con esas armas se podía tomar por asalto a una plaza fuerte amurallada o a una fortificación.

El imperio Romano languidecía y se corrompía. Los bárbaros germanos invadieron los restos. Nació la edad media y con ella un arma nueva: la caballería. En la edad media el caballero poderosamente armado y muy bien montado se convirtió en el eje fundamental de todo grupo de combate. La armadura se complicó y llegó a límites casi excesivos. Se alargaron las lanzas y se perfeccionaron las armas ofensivas capaces de perforar las corazas de acero articuladas de los caballeros. Apareció la ballesta como posibilidad para el infante que enfrentaba a un jinete cubierto de acero.

El castillo y sus múltiples sistemas defensivos llegaron a su máxima expresión durante la Alta Edad Media como elemento casi inexpugnable de defensa estática. Para batirlo, se construyeron máquinas de sitio más complejas y con mayor alcance. Siguió la carrera entre la defensa y las armas ofensivas.

A principios del siglo XIV aparecieron en Europa las primeras armas de fuego. Permanentemente se perfeccionaban y modificaban los sistemas de armas de fuego y a mediados del siglo XV se fabricaban cañones gigantescos que arrojaban enormes proyectiles.

Se comenzó a normalizar la fabricación de piezas artilleras y a perfeccionar su uso. Tambien aparecieron las armas de mano como los mosquetes, arcabuces, pistolas, etc.

Las armas de mano también evolucionaron y a principios del siglo XIX apareció del fulminato de mercurio que permitió iniciar el proceso explosivo mediante percusión.

A fines del siglo XIX se encontraban funcionando todas las armas de fuego que podemos considerar modernas: cañones de retrocarga estriados, fusiles de repetición; pistolas automáticas; ametralladoras; morteros; obuses, y comenzaron a fabricarse las primeras granadas de mano perfeccionadas.

Siglo XX

En 1907 se realizaron un conjunto de pruebas para encontrar una pistola que sustituyera a los revólveres de calibre .38 que se usaban entonces. El ganador  de las pruebas John Browning. Cuatro años más tarde la Colt 1911 entró en servicio y se convirtió en la pistola  más popular. La ametralladora Vickers, fue la principal ametralladora del Ejército británico desde 1912 hasta 1968.

En 1914 estalló la Gran Guerra, y todas las armas en uso se perfeccionaron rápidamente. Aparecieron algunas armas nuevas. El submarino se convirtió en un arma temible contra el trafico mercante. Aparecieron los gases letales, nació el tanque de guerra como elemento eficaz para ocupar trincheras y atravesar las líneas de alambres de púas. Se extendió y perfeccionó el uso de la aviación como arma ofensiva.

En el mar, la carrera entre la coraza y el cañón continuó.

El 1° de septiembre de 1939 estalló la guerra en Europa. El primer país agredido, Polonia, sufrió las consecuencias de las nuevas armas combinadas: la aviación táctica como artillería avanzada y las masas de carros de combate como puño acorazado. La "blitzkrieg" había comenzado. Francia se derrumbó. La guerra continuó contra Inglaterra: el arma para atacarla era la aviación. Se inició la batalla de Inglaterra y apareció una nueva arma silenciosa e inofensiva: era el radar. Había comenzado la era de la guerra electrónica.

Apareció el sonar para detectar submarinos. Los cazas nocturnos utilizaban radares incorporados para guiar el fuego. Aumentó la precisión y poder de los bombarderos y se utilizaron nuevos tipos de explosivos.

Alemania perfeccionó el uso de proyectiles autoguiados propulsados por motores a reacción o cohetes. Las demás naciones beligerantes también comenzaron a usar cohetes de diferentes tipos y modelos.

En las postrimerías de la guerra, hizo su aparición el avión a reacción.

En agosto de 1945 dos artefactos nucleares arrojados sobre Hiroshima y Nagasaki inauguraron la "era atómica".

En los 20 años de post guerra se identificó el arsenal nuclear de los pocos socios del club de las bombas atómicas. En esos años el problema era como transportar las cargas hasta territorio enemigo sin ser derribado. Nació así la aviación estratégica de largo alcance, y luego, como sustituto más efectivo, la cohetería intercontinental.

Paralelamente se perfeccionan "los agentes químicos y biológicos".

EN los últimos años, la guerra se extendió al espacio extraterrestre y se plantean situaciones límites a través de sistemas de armas que parecen imaginados por escritores de ciencia-ficción. Ningún campo de las ciencias y la tecnología escapa ahora a la posibilidad de ser utilizado como arma.

3. Siglo XX, el siglo de las guerras.

Comienzo De Siglo

La Guerra Ruso-japonesa: comenzó el 8 de febrero de 1904 cuando los japoneses atacaron las naves rusas fondeadas en Port Arthur. A finales del siglo XIX, Rusia había negociado con China el derecho a ampliar la ruta del ferrocarril Transiberiano a lo largo de la zona china de Dongbei Pingyuan (Manchuria) para establecer una base estratégica en Port Arthur. Este conflicto asentó la posición de Japón como potencia mundial.

En 1904 Japón entró en guerra con Rusia por el control de la península de Corea. Para asombro de los observadores rusos y occidentales, las fuerzas japonesas derrotaron sin paliativos a los rusos por mar y por tierra. Japón había puesto el pie en tierra continental asiática. Las tornas parecían haber cambiado.

Las grandes pérdidas humanas y los altos costes materiales y financieros de la Guerra Ruso-japonesa preludiaban lo que sucedería durante la I Guerra Mundial una década después. En los veinte años anteriores a la guerra mundial, las potencias europeas, impulsadas por la enorme innovación tecnológica y la producción en serie, construyeron grandes flotas, produjeron armas cada vez más poderosas y se prepararon para un conflicto que nadie esperaba demasiado largo. La tecnología que empezó a destacar después de 1850 se mostró demasiado eficaz en las hecatombes de la I Guerra Mundial. El enorme coste de esta guerra, con la pérdida de una generación entera, obligó a mucho europeos a preguntarse hasta dónde les había llevado la industrialización.

Primer Guerra Mundial

Los verdaderos factores que desencadenaron la I Guerra Mundial fueron el intenso espíritu nacionalista que se extendió por Europa a lo largo del siglo XIX y comienzos del XX, la rivalidad económica y política entre las distintas naciones y el proceso de militarización y de vertiginosa carrera armamentística que caracterizó a la sociedad internacional durante el último tercio del siglo XIX, a partir de la creación de dos sistemas de alianzas enfrentadas.

Los dirigentes de todos los países tomaron conciencia de que los crecientes gastos de armamento desembocarían con el tiempo en quiebras nacionales o en una guerra; por este motivo se intentó favorecer el desarme mundial en varias ocasiones, especialmente en las Conferencias de La Haya de 1899 y 1907. Sin embargo, la rivalidad internacional había llegado a tal punto que no fue posible alcanzar ningún acuerdo efectivo para decidir el desarme internacional.

De forma paralela al proceso armamentístico, los estados europeos establecieron alianzas con otras potencias para no quedar aisladas en el caso de que estallara una guerra. Esta actitud generó un fenómeno que, en sí mismo, incrementó enormemente las posibilidades de un conflicto generalizado: el alineamiento de las grandes potencias europeas en dos alianzas militares hostiles, la Triple Alianza, formada por Alemania, Austria-Hungría e Italia, y la Triple Entente, integrada por Gran Bretaña, Francia y Rusia. Los propios cambios que se produjeron en el seno de estas asociaciones contribuyeron a crear una atmósfera de crisis latente por la cual el periodo fue denominado de la ‘paz armada’.Comenzó el 28 de julio de 1914 como un enfrentamiento localizado en el Imperio Austro-Húngaro y Serbia; se transformó en un enfrentamiento armado a escala europea cuando la declaración de guerra austro-húngara se extendió a Rusia el 1 de agosto de 1914; y finalmente pasó a ser una guerra mundial, en la que participaron 32 naciones, finalizada en 1918. Veintiocho de ellas, denominadas ‘aliadas’ o ‘potencias asociadas’ y entre las que se encontraban Gran Bretaña, Francia, Rusia, Italia y Estados Unidos, lucharon contra la coalición de los llamados Imperios Centrales, integrada por Alemania, Austria-Hungría, el Imperio otomano y Bulgaria. La causa inmediata del inicio de las hostilidades entre Austria-Hungría y Serbia fue el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Habsburgo, heredero del trono austro-húngaro, cometido en Sarajevo (Bosnia, entonces parte del Imperio Austro-Húngaro; en la actualidad Bosnia-Herzegovina) el 28 de junio de 1914 por el nacionalista serbio Gavrilo Princip. No obstante, las causas profundas del conflicto remiten a la historia europea del siglo XIX, concretamente a las tendencias económicas y políticas que imperaron en Europa desde 1871, año en el que fue fundado y emergió como gran potencia el II Imperio Alemán.

Las operaciones militares comenzaron a desarrollarse en Europa en tres frentes: el occidental o franco-belga, el oriental o ruso y el meridional o serbio. El Imperio otomano intervino en noviembre de 1914 como aliado de los Imperios Centrales, por lo que la lucha se extendió al estrecho de los Dardanelos y a Mesopotamia. A finales de 1915 se habían abierto dos nuevos frentes: el austro-italiano, después de que Italia entrase en la guerra en apoyo del bando aliado (es decir, el bando enfrentado a los denominados Imperios Centrales) en mayo de 1915, y el de la frontera griega situada al norte de Salónica, tras adherirse en octubre de 1915 Bulgaria a la causa de los Imperios Centrales.

El plan inicial de la estrategia alemana era derrotar a Francia en el oeste en poco tiempo, mientras una pequeña parte del Ejército alemán y todas las fuerzas austro-húngaras contenían la invasión rusa que se esperaba por el este. Se confiaba en vencer a Francia rápidamente. Cuando se aplicó este plan en el otoño de 1914 parecía haber sido un éxito. La veloz incursión de los alemanes a comienzos de agosto aniquiló al Ejército belga, que abandonó las plazas fuertes de Lieja y Namur y se refugió en la fortaleza de Amberes. Las tropas alemanas, que avanzaban a gran velocidad, derrotaron a los franceses en Charleroi y a la Fuerza Expedicionaria británica en Mons, lo que provocó la retirada de Bélgica de toda la línea aliada. Al mismo tiempo, los alemanes expulsaron a los franceses de Lorena, que había sido invadida, y les obligaron a retirarse de la frontera de Luxemburgo. Los contingentes británicos y franceses no tardaron en retroceder hasta el río Marne, pero tres ejércitos alemanes se dirigieron rápidamente hacia su posición, por lo que tuvieron que cruzarlo. La caída de la capital francesa parecía tan inminente que el gobierno galo se trasladó a Burdeos. Sin embargo, una vez que los alemanes habían atravesado el Marne, los franceses, rodearon París y atacaron al I Ejército alemán, situado a la derecha de los tres ejércitos que avanzaban hacia la capital francesa. Los franceses consiguieron detener a este ejercito, que se había distanciado de las otras dos fuerzas alemanas y no pudo recibir refuerzos. La presión francesa sobre el flanco derecho alemán obligó al I ejército a retirarse, y posteriormente todas las fuerzas alemanas retrocedieron hasta el río Aisne. Los franceses avanzaron e intentaron expulsar a los alemanes del territorio próximo a dicho río, lo que provocó las batallas del Aisne, del Somme y la de Arras. Sin embargo, no les fue posible desalojar a los alemanes de esta posición y éstos extendieron sus líneas por el este hacia el Mosa, al norte de Verdún

A finales de 1914, ambos bandos se encontraban atrincherados en sendas líneas que se extendían a lo largo de 800 kilómetros, desde Suiza hasta el mar del Norte. Apenas se produjeron cambios en este frente durante casi tres años. Ésta se convirtió en una guerra de trincheras o de ‘desgaste’. El frente estaba formado por numerosas líneas paralelas de trincheras comunicadas y protegidas por alambres de púas y cada bando intentaba atravesar las líneas enemigas esporádicamente.

Los rusos asumieron la ofensiva en el frente oriental desde el comienzo de la guerra. En agosto de 1914, dos ejércitos rusos se adentraron en Prusia oriental y otros cuatro ejércitos invadieron la provincia austriaca de Galitzia. Tras una serie de victorias rusas, la evacuación de Prusia oriental parecía inminente; sin embargo, las tropas de refuerzo alemanas, dirigidas por el general Paul von Hindenburg, derrotaron definitivamente a los rusos en la batalla de Tannenberg, librada del 26 al 30 de agosto de 1914. Los cuatro ejércitos rusos que habían invadido territorio austriaco avanzaron incesantemente a través de Galitzia; conquistaron Przemysl y Bucovina, y se encontraban en situación de adentrarse en Hungría a finales de marzo de 1915. No obstante, una fuerza conjunta austro-alemana les hizo retirarse de la cordillera de los Cárpatos. En mayo, los ejércitos austro-alemanes iniciaron una gran ofensiva en la zona central de Polonia; hacia septiembre de 1915, habían conseguido expulsar a los rusos de Polonia y Lituania y tomado todas las fortalezas fronterizas de Rusia. Los rusos abandonaron Galitzia para hacer frente a la ofensiva; cuando ésta cesó, las líneas rusas se encontraban detrás del río Dvina, entre Riga y Daugavpils, y los alemanes se dirigieron hacia el río Dniéster. Aunque los Imperios Centrales no realizaron ninguna operación decisiva en el frente oriental entre 1914 y 1915, Rusia había perdido tantos hombres y tal cantidad de suministros que a partir de ese momento no pudo emprender acciones importantes. Este frente fue el escenario de notables combates durante 1914 y 1915, librados concretamente en la región de Masuria, entre los que destacan la primera (del 7 al 14 de septiembre de 1914) y la segunda (del 7 al 21 de febrero de 1915) batalla de los Lagos Masurios; ambas concluyeron con la victoria de los alemanes.

El Imperio otomano entró en la guerra el 29 de octubre de 1914, Rusia le declaró la guerra oficialmente el 2 de noviembre, y Gran Bretaña y Francia lo hicieron a su vez el 5 de noviembre. Los turcos (otomanos) comenzaron la invasión de la zona rusa de la cordillera del Cáucaso en diciembre, pero el escaso territorio que conquistaron se vio reducido considerablemente en agosto de 1915. En febrero de ese año, y entre abril y agosto se produjeron dos desembarcos de tropas aliadas en la península de Gallípoli. El objetivo de los aliados era conquistar los Dardanelos; sin embargo, la campaña de Gallípoli resultó un completo fracaso para las tropas aliadas, que en diciembre de 1915 y enero de 1916 se retiraron.

Mientras tanto, las fuerzas británicas de la India derrotaron a los turcos en varias batallas libradas en el valle de Mesopotamia durante 1914 y 1915, especialmente en la de Kutal-’Amara; pero los turcos frenaron el avance de los británicos hacia Bagdad con la batalla de Ctesifonte y les obligaron a retirarse a Kutal-’Amara en noviembre de 1915. Las tropas otomanas sitiaron esta ciudad el 7 de diciembre.

Italia declaró la guerra a Austria-Hungría el 23 de mayo de 1915. Los principales enfrentamientos militares que tuvieron lugar en el frente austro-italiano durante ese año fueron cuatro batallas libradas entre sus respectivos ejércitos en el río Isonzo. El objetivo de los ataques italianos era romper las líneas austriacas y conquistar Trieste.

La I Guerra Mundial estimuló enormemente la fabricación de aeronaves, su uso con fines militares y el desarrollo de la guerra aérea; se construyeron dirigibles, globos y aviones. Éstos últimos se utilizaban principalmente para dos tipos de misiones: la observación y el bombardeo. La exploración de los frentes de batalla fijos se llevaba a cabo mediante pequeños globos con cuerdas; los dirigibles servían para realizar reconocimientos en el mar, y los aeroplanos para sobrevolar las zonas costeras. Con respecto a las operaciones militares terrestres, los aeroplanos se empleaban para observar la disposición de las tropas y defensas del enemigo y bombardear sus líneas o a sus fuerzas cuando entraban en combate

En 1916, Thomas Woodrow Wilson, presidente de Estados Unidos, país que en esos momentos era una potencia neutral, intentó que las naciones beligerantes entablaran negociaciones que condujeran a la paz. Como resultado de sus esfuerzos, el gobierno alemán comunicó a Estados Unidos en el mes de diciembre que los Imperios Centrales estaban dispuestos a iniciar las negociaciones de paz. Cuando Estados Unidos informó de esta noticia a los aliados, Gran Bretaña rechazó la oferta.

La política de neutralidad estadounidense quedó modificada cuando Alemania anunció en enero de 1917 que a partir del 1 de febrero recurriría a la guerra submarina sin restricciones contra la flota británica y todas las embarcaciones que se dirigieran a esta nación. Los expertos civiles y militares alemanes habían calculado que esta estrategia provocaría la derrota de Gran Bretaña en seis meses. El 3 de febrero, Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con Alemania; varias naciones latinoamericanas, entre ellas Perú, Bolivia y Brasil, secundaron esta acción. Estados Unidos declaró la guerra a Alemania el 6 de abril.

Entre los ataques que emprendieron los aliados en el frente occidental durante 1917 destaca una batalla en Verdún, en la que los franceses consiguieron recuperar los territorios que habían perdido en los años anteriores, y la batalla de Cambrai (del 20 de noviembre al 3 de diciembre), en la que los británicos atacaron con 400 tanques. Ésta fue la primera acción de la historia militar en la que se utilizaron carros de combate a gran escala, y pudo haber concluido con la ruptura de las líneas enemigas de no ser por la falta de reservas de los atacantes, lo que provocó que los alemanes terminaran reconquistando el territorio cedido a los británicos.

Tras su entrada en la guerra el 17 de abril, Estados Unidos trasladó a Europa la denominada Fuerza Expedicionaria Estadounidense (AEF). Hacia junio de 1917, más de 175.000 soldados estadounidenses estaban adiestrándose en Francia, y una división se encontraba ya en las líneas del sector aliado próximo a Belfort; las tropas de la AEF contaban en noviembre de 1918 casi con dos millones de hombres.

Uno de los puntos programáticos del partido bolchevique, que tomó el poder Ruso el 7 de noviembre, era la retirada de Rusia del conflicto; el 20 de noviembre el nuevo gobierno ofreció a Alemania la suspensión de las hostilidades. Los representantes de Rusia, Austria y Alemania firmaron el armisticio el 15 de diciembre, con lo que cesó la lucha en el frente oriental.

Luego de la retirada de Bulgaria, Austria-Hungría y el Imperio Otomano, los alemanes decidieron llevar a cabo un esfuerzo supremo en la primavera de 1918 para romper las líneas aliadas en el frente occidental y llegar así hasta París. Esta poderosa ofensiva, que comenzó el 21 de marzo, fue dirigida contra el frente británico situado al sur de Arras. De abril a junio los alemanes emprendieron un segundo avance, lo que les permitió llegar hasta un punto del Marne que se hallaba tan sólo a 60 km de París, pero las tropas francesas y la II División estadounidense detuvieron el avance alemán en la batalla de Château-Thierry (4 de junio) y la fuerza de la ofensiva alemana decayó enormemente a mediados de julio. Pese al avance logrado en la segunda batalla del Marne, sus progresos se vieron frenados inmediatamente por las tropas francesas y estadounidenses. Se advirtió que la ofensiva alemana carecía de fuerza, ordenó un contraataque el 18 de julio. Los alemanes se vieron obligados a replegarse sobre el Marne y los aliados tomaron la iniciativa en el frente occidental y siguieron en esta línea hasta que concluyó el conflicto.

Los aliados emprendieron una ofensiva sobre las líneas alemanas establecidas en Amiens (del 8 al 11 de agosto); los alemanes se rindieron tres meses después. El último ataque logró romper las líneas alemanas establecidas entre Metz y Sedan. Como resultado de estas ofensivas, el gobierno alemán inició las conversaciones con los aliados en octubre, pero éstas fracasaron cuando el presidente Wilson insistió en negociar únicamente con regímenes democráticos. Mientras tanto, los británicos realizaban importantes progresos en el norte de Francia y a lo largo de la costa belga, y las tropas francesas y estadounidenses llegaron a Sedan el 10 de noviembre. La Línea Hindenburg había sido completamente aniquilada a comienzos de este mes, y los alemanes se retiraban con rapidez de todo el frente occidental. La derrota del Ejército alemán tuvo repercusiones en el interior del país que afectaron de forma muy negativa al gobierno establecido. La flota alemana se amotinó, el rey de Baviera fue destronado por un levantamiento y el emperador Guillermo II abdicó en noviembre y huyó a los Países Bajos. El día 9 de ese mismo mes se proclamó la República de Weimar en Alemania, cuyo gobierno envió una comisión para negociar con los aliados. A las cinco de la mañana del 11 de noviembre tuvo lugar en el bosque de Compiègne la firma del armisticio entre Alemania y los aliados; este documento estaba basado en las condiciones establecidas por los vencedores; esa misma mañana cesaron las hostilidades en el frente occidental.

La I Guerra Mundial duró cuatro años, tres meses y catorce días. El conflicto representó un coste de 186.000 millones de dólares para los países beligerantes. Las bajas en los combates terrestres ascendieron a 37 millones, (incluidos civiles). Durante esta guerra se transformó el arte bélico. La lucha en las trincheras obligó a transformar las tácticas, aparecía el tanque, que eliminó a la caballería, y los aviones militares. Además se emplearon granadas, bombas y gases tóxicos. En los mares se generalizó el uso de los submarinos.

Los resultados de la guerra fueron desastrosos para los países europeos. Al gran número de muertos y mutilados había que añadirle la destrucción de muchas ciudades y pueblos. Las industrias y las infraestructuras quedaron seriamente dañadas.

Además Europa había pedido ayuda económica a los EEUU durante la guerra y se había endeudado.

Tras la guerra, Europa perdió su hegemonía a nivel internacional frente a EEUU que en realidad fue el país más beneficiado en la guerra.

MUERTOS EN LA GUERRA

País

Fallecidos

Rusia

1.800.000

Alemania

1.800.000

Francia

1.400.000

Gran Bretaña

947.000

Italia

650.000

Rumania

335.000

Turquía

325.000

EEUU

115.000

Total Aprox.

8.000.000

Tratado de Versalles (18 enero 1919)

Firmado por los jefes de las cuatro naciones vencedoras: Inglaterra, Francia, EEUU e Italia, y suscrito por Alemania. En él se obligaba a Alemania a devolver Alsacia y Lorena a Francia, ceder territorios a Bélgica, Dinamarca y Polonia. Además se establecieron durísimas sanciones económicas contra

Alemania. Su ejército no podría superar los 100.000 hombres y no podía disponer de aviación.

 

Creación de la Sociedad de Naciones

Fue un organismo internacional que surgió al finalizar la guerra. Su misión era regular las relaciones entre los estados y mantener la paz. Su sede se fijó en Ginebra Los poderes de la Sociedad de Naciones eran muy limitados y no obtuvo los resultados esperados ya que no pudo evitar la Segunda Guerra Mundial.

Periodo Entreguerras

Finalizada la Primera Guerra Mundial (1914-1918), el rostro de Europa había sufrido notables transformaciones. En lugar de las 17 monarquías y tres repúblicas que existían antes del conflicto, quedaron 13 monarquías y 14 gobiernos republicanos. El cambio de sistema político en gran parte de Europa, sumado a los estragos materiales ocasionados por la guerra, dio origen a un tiempo de inestabilidad política y social en muchos países de la región.

La I Guerra Mundial afectó profundamente a las economías nacionales y a la internacional. En el interior pudo observarse que las relaciones entre la industria y la agricultura habían sido profundamente alteradas, especialmente en los países europeos. Las exigencias bélicas obligaron a crear nuevas industrias y a ampliar las antiguas. Como la producción agrícola europea resultara totalmente inadecuada para satisfacer las primeras necesidades, se estimuló el rendimiento de otras zonas agrícolas, especialmente en Australia y ambas Américas. Las perturbaciones monetarias y las alteraciones provocadas en la situación crediticia internacional dificultaron extraordinariamente en la posguerra el restablecimiento de los antiguos lazos comerciales, destruidos por los reajustes en la demanda. A estos factores se unió un vigoroso movimiento autárquico. Las múltiples exigencias de la guerra moderna acentuaron los abundantes puntos débiles de las economías internas de los países industriales; al firmarse la paz fueron muchas las naciones que se dedicaron a corregir tales deficiencias, por ejemplo, estimulando las industrias claves. En la mayoría de los nuevos estados creados por los tratados de paz, tales tendencias fueron alentadas por un poderoso sentido nacionalista, expresado en forma de aspiraciones de independencia económica. En tal circunstancia no es de extrañar que el movimiento proteccionista

1929 está marcado en el calendario de la historia como el inicio de la crisis económica que sumió en la pobreza y la desesperación a millones de personas. La catástrofe financiera se inició en Estados Unidos, se expandió luego a Europa y terminó abarcando todo el mundo.

En los inicios de la década de 1920 hubo gran prosperidad, por lo que la gente pensó que bonanza y paz eran dos términos que iban de la mano. Las fábricas aumentaron su producción y nuevas mercaderías se ofrecieron a las masas. La industria experimentó un auge que algunos han equiparado con una nueva fase de la Revolución Industrial. Por otra parte, muchas personas tuvieron acceso a los productos ofrecidos gracias a un sistema de créditos. A nivel internacional, los créditos también jugaron un papel de gran importancia, ya que muchos de los proyectos de reconstrucción contaban con este tipo de financiamiento. El mismo pago de las indemnizaciones de guerra exigidas a Alemania, en virtud del Tratado de Versalles, era realizado gracias a una importante corriente de préstamos provenientes, sobre todo, de Estados Unidos y Gran Bretaña.

El 19 de octubre de ese mismo año los indicadores de cotizaciones de la Bolsa de Valores de Nueva York entraron en una actividad febril. Los precios de las acciones cayeron como una avalancha, creando pánico en el mundo de las finanzas. Muchos perdieron sumas enormes de dinero y la cesantía causó estragos. Se dice que la cifra de desempleados llegó a 16 millones en 1932. La consecuencia inmediata fue la miseria de millones de personas, y el resultado último, que esta gente desesperada fue presa fácil de doctrinas totalitarias que les prometían recuperación material y empleo a corto plazo. Esta situación puede ayudar a comprender cómo cobraron vigor los nazis, en Alemania, con Adolfo Hitler a la cabeza.

La oportunidad de triunfo se presentó para los nazis tras la crisis económica desatada el año 1929. La población estaba angustiada por la falta de trabajo y muchos capitalistas veían con temor el avance de los comunistas, que se habían hecho más fuertes después de la Revolución Rusa. Además, había en el ejército un deseo revanchista, provocado por la dura humillación que Alemania había sufrido en la Primera Guerra Mundial. Por todo esto, la idea nazi comenzó a ser captada con simpatía por parte de las masas alemanas, que quería recuperar su orgullo nacional.

Italia se acercó más a Alemania. Esta amistad quedó aún más de manifiesto cuando ambos países prestaron decidido apoyo al levantamiento de Francisco Franco contra el gobierno republicano de España, en 1936. Alemania e Italia entregaron material de guerra a Franco y también enviaron tropas especializadas a combatir en suelo español. A pesar de lo anterior, se dice que la Guerra Civil Española fue una especie de campo de prueba, en el que se ensayaron las armas que luego habrían de usarse en la Segunda Guerra Mundial.

Cuando el Ejército de los Estados Unidos se rearmó a finales del 1930, la Thompson fue aceptada y entró en servicio el 1938.

La política económica del III Reich intento buscar salidas a la crisis mundial iniciada en 1929 . El aspecto central de esta política fue la intervención del estado , que fijaba las metas de la economía. Estas fueron lograr la autarquía económica ( Esto significaba lograr que el país fuera autosuficiente, para no tener que obtener en el exterior las materias primas y la energía necesarias para la industria) y reestructurar el aparato productivo orientándolo hacia la industria bélica . Otros elementos de la política económica consistieron en que :

Se promovió el desarrollo de la industria automotriz .

El impulso estatal , la falta de oposición política y social y el apoyo de los grandes grupos económicos permitió una rápida recuperación económica . La industria creció aceleradamente y se redujo el desempleo . Para erradicar definitivamente la desocupación , se estableció el servicio militar obligatorio , y todos los hombres sin empleo fueron reclutados .

 

 

La política hitleriana , basada en la combinación de crecimiento industrial y belicismo , condujo inevitablemente a una nueva guerra mundial .

La guerra fue en muchos aspectos una consecuencia, tras un difícil paréntesis de veinte años, de las graves disputas que la primera guerra mundial había dejado sin resolver. La frustración alemana después de la derrota y los duros términos del Tratado de Versalles, junto con la intranquilidad política y la inestabilidad social que afectaron crecientemente a la república de Weimar, tuvieron como resultado una radicalización del nacionalismo alemán. De esta forma se produjo el advenimiento al poder de Adolf Hitler, jefe del Partido Obrero Alemán Nacional Socialista (NSDAP), o partido nazi, de ideología totalitaria, ultra nacionalista y antisemita.

Segunda Guerra Mundial

La segunda guerra mundial fue un conflicto armado que se extendió prácticamente por todo el mundo entre los años 1939 y 1945. Los principales beligerantes fueron, de un lado, Alemania, Italia y Japón, llamadas las potencias del eje, y del otro, las potencias aliadas, Francia, el Reino Unido, los Estados Unidos, la Unión Soviética y, en menor medida, China.

El 1º de septiembre de 1939 señaló el inicio de las hostilidades que desencadenarían, la Segunda Guerra Mundial. En la madrugada de ese día, Alemania invadió Polonia. Gran Bretaña, que meses antes se había comprometido a garantizar las fronteras polacas, declaró la guerra a Alemania y, a continuación, Francia hizo lo mismo. Alemania empleó una táctica que luego sería conocida como guerra relámpago, sistema que más tarde aplicaría en múltiples oportunidades contra las naciones que invadió.

La Unión Soviética aprovechó toda esta confusión y ocupó la parte oriental del país así invadido. Un acuerdo posterior entre el Premier soviético José Stalin y Hitler determinó el reparto de Polonia. También en esa época la URSS se anexó Lituania, Estonia y Letonia.

A comienzos de abril de 1940, Alemania penetró en territorios de Dinamarca y Noruega. Paralelamente, en otro frente, la ofensiva se desencadenó sobre Holanda y Bélgica. Más de 120 divisiones, 7 mil 500 tanques y mil 500 aviones de caza y 3 mil 500 bombarderos irrumpieron hacia el Mar del Norte, encontrando seria oposición en los ejércitos belgas. Francia acudió en defensa de Bélgica, pero sus intentos fracasaron. Fueron los mismos franceses, con tácticas erradas de combate, los que dieron la oportunidad a las tropas de Hitler de penetrar en su territorio. El 14 de junio cayó París y el 22 de junio, Francia se rendía.

Las tropas hitlerianas se mantuvieron en acción hasta el término de 1939, afianzando posiciones ya ocupadas. Mientras tanto, la industria bélica se encargaba con gran rapidez de fabricar más armas, y los oficiales de adiestrar un mayor contingente de soldados.

Con una buena parte de Europa ocupada por sus ejércitos, Hitler guió sus pasos hacia Londres. Fue en Inglaterra donde las fuerzas nazis encontraron la más enconada resistencia. Inglaterra recibía el apoyo de Estados Unidos, El auxilio estadounidense fue fundamental. Flotas mercantes, escoltadas por naves de guerra, cruzaron el Atlántico llevando alimentos y material bélico, en medio de la hostilidad de la armada nazi.

Las relaciones germano-soviéticas se rompieron en junio de 1941. Viendo que resultaba casi imposible vencer la resistencia británica, Hitler cambió sus planes y, declaró la guerra e invadió la Unión Soviética. Los soviéticos resistieron la embestida utilizando el mismo plan con el cual habían derrotado a Napoleón Bonaparte. Al igual que en esa ocasión, el invierno ruso fue fatal para las tropas nazis. Los ejércitos de Hitler conquistaron, arrasaron y se posesionaron de muchas ciudades soviéticas y alcanzaron a llegar hasta muy cerca de Moscú. Bien avanzado el invierno, se produjo una contraofensiva soviética, que obligó a retroceder a las tropas germanas. Este fue el primer fracaso de Hitler.

Hasta casi el final de 1941, la guerra se había circunscrito a los países europeos. Incluso las acciones bélicas (con algunas excepciones en África) se habían desarrollado enteramente entre las naciones llamadas aliadas y en aquellas que, sin haber estado en beligerancia, fueron invadidas por las tropas alemanas.

El 8 de diciembre de ese año, la aviación japonesa bombardeó y aniquiló gran parte de la flota estadounidense del Pacífico, que se encontraba en el puerto de Pearl Harbour, en las islas de Hawai. Al mismo tiempo, cayeron en manos japonesas las bases navales en Wake y Guam. El 25 de ese mes cayó Hong Kong y más tarde Filipinas, Singapur, Birmania y Java.
El ataque a Pearl Harbour provocó consternación y repudio en el pueblo estadounidense. Esto significó la declaración de guerra no tan sólo a Japón sino también a los países del Eje. El país enteró se movilizó. Miles de jóvenes se alistaron en las fuerzas armadas, las industrias comenzaron a producir grandes cantidades de cañones, tanques, barcos y aviones. El año 1942 encontraría a Estados Unidos en plena lucha.

Hitler había decidido atacar Rusia en 1942, El 28 de junio, Alemania inició su avance contra la URSS. Conquistó una serie de posiciones estratégicas en su marcha al objetivo principal, la ciudad de Stalingrado, importante no sólo por su ubicación estratégica, sino por su producción industrial. A mediados de septiembre, alemanes y rusos se encontraban frente a frente en la ciudad. Los rusos pusieron todo su ardor en la defensa, que fue una de las más tenaces de los tiempos modernos. A fines de octubre, los alemanes eran dueños de casi toda la ciudad. A mediados de noviembre, los alemanes abandonaron una ofensiva tan pobre en resultados que no les había dado más que la posesión de una ciudad arruinada, que sostenían de una manera precaria y cuyas operaciones de conquista habían casi agotado sus fuerzas. Los rusos, aún con las pérdidas sufridas, quedaron con disponibilidad de reserva que pronto utilizarían en contra de un enemigo exhausto. Así fue como el 20 de noviembre, los soviéticos emprendieron una gran ofensiva en un amplio frente. Los alemanes debieron retroceder en varios sectores, y el ejército germano que cercaba Stalingrado quedó encerrado, sin posibilidades de ayuda y condenado a la rendición o el aniquilamiento.

Hasta 1942, la pugna entre los aliados y los integrantes del Eje permanecía en un punto muerto, sin que la balanza se inclinara en uno u otro sentido. Pero a partir de 1943, ésta comenzó a cargarse en favor de los aliados: en el Extremo Oriente, luego de extender al máximo su sistema ofensivo, los japoneses debieron abandonar algunas posiciones ante la avanzada del general norteamericano Douglas Mac Arthur. En Rusia la situación general de los ejércitos alemanes, fuerte aún, ya no les permitía pensar en grandes ofensivas. En África, las fuerzas del Eje, antes arrolladoramente invasoras, a principios de año se hallaban acosadas y a la defensiva.

El 2 de febrero de siguiente la guarnición alemana de Stalingrado se rindió.
Con las fuerzas que quedaron libres, los rusos reforzaron su ofensiva, derrumbando el frente alemán. Las tropas germanas empezaron a perder, unos tras otros, puntos conquistados en años anteriores. En julio de 1943, una crisis política en Italia, provocada por el fracaso de sus empresas militares, derribó a Mussolini y con él cayó el régimen fascista. El mariscal Pietro Badoglio formó nuevo gobierno y se dispuso a entrar en trato con los aliados. El 3 de septiembre se concertó un armisticio, que no se hizo público hasta el día 8. Los alemanes, en conocimiento de este acuerdo, ocuparon el norte de Italia, Roma y sus aeródromos. Casi sin resistencia, las tropas italianas fueron desarmadas. De paso, los nazis ocuparon los países balcánicos (Grecia, Yugoslavia y Albania).

El 3 de septiembre, las fuerzas aliadas habían desembarcado en territorio de la península italiana, partiendo desde la isla de Sicilia. Los germanos bajaron desde el norte para repelerlos, poniendo en grave aprieto a los aliados, que pudieron sostenerse en la costa. La situación, sin embargo, no se definió en favor de ninguno de los bandos, sino que se estabilizó momentáneamente. En enero de 1944, los norteamericanos avanzaron hacia la ciudad italiana de Cassino, situada en el centro de la península, y la tomaron. Roto el frente alemán, una serie de poblaciones cayeron en su poder. Sucesivos repliegues de los alemanes les permitieron avanzar y, el 4 de junio, los aliados ocuparon Roma.

Después de una intensa preparación, manifestada por duros y continuos bombardeos aéreos del norte de Francia y de todos los más importantes centros de producción de Alemania, el 6 de junio de 1944, fecha conocida como el Día D, se inició el desembarco aliado en la costa francesa de Normandía, la más compleja operación militar en la historia. Se abría así un segundo frente, que contribuyó a aliviar la presión sobre el frente ruso. Hacia fines de 1944, Francia y Bélgica habían sido liberadas. La guerra se desplazo hacia los Países Bajos (Holanda) y Alemania misma, cuyos centros industriales fueron aniquilados por la fuerza aérea de sus enemigos. El 16 de diciembre de 1944, los alemanes intentaron una contraofensiva en el frente ruso, pero fue contenida. El 17 de enero de 1945, los soviéticos se adueñaron definitivamente de Varsovia, estableciendo en ella un gobierno subordinado. El 6 de febrero invadieron Pomerania y Brandeburgo, territorios alemanes. El 21 de abril hicieron su entrada en los suburbios de Berlín y el 2 de mayo conquistaron el corazón mismo de la ciudad.
Ante el cariz que tomaban los acontecimientos en Europa, representantes de los Estados Unidos, Inglaterra y Rusia se reunieron en Yalta (4 de febrero de 1945), localidad de Crimea, para acordar la línea de conducta a seguir. La Conferencia duró ocho días y en ella se acordó el aniquilamiento de Alemania.

Mientras tanto, el cerco de Alemania en el frente occidental se apretaba y los aliados invadían por todas partes el territorio germano. En poder de los estadounidenses quedaron Nuremberg, otras importantes localidades y millares de prisioneros. En Italia, los aliados pasaron el río Po el 23 de abril, el 26 tomaron Milán y el 29 se firmó en Caserta la rendición incondicional de la llamada República Social Italiana encabezada por Mussolini. Al desplomarse dicha república, Mussolini, acompañado de algunos de sus adictos, trató de buscar su salvación en la huida, intentando pasar la frontera suiza, pero fue descubierto (28 de abril), brutalmente asesinado y su cadáver ultrajado por las turbas, siendo luego llevado a Milán, donde fue expuesto al público.
El 30 de abril, el almirante alemán Karl Doenitz anunció, en un comunicado, el suicidio de Hitler, ocurrido el 28, pocos días después del arribo de los soviéticos a las puertas de Berlín, y se proclamó sucesor suyo. Goebbels y Himmler se suicidaron. Goering, Ribbentrop y el propio Doenitz quedaron prisioneros de los aliados. El 8 de mayo Alemania se rindió.

Durante 1945, la guerra en Asia y en Pacífico se caracterizó por la desesperada defensa que adoptaron los japoneses, que ya se sentían dominados por sus enemigos. Los estadounidenses no cesaban en su acoso, poniendo en su ofensiva tanto tesón como en su resistencia ponían los nipones. El 5 de abril, la URSS declaró sin valor el Pacto de Amistad que la unía al Japón, entrando en guerra con ese país, ya virtualmente vencido. La presión aliada se acentuó día a día. El 6 de agosto, la aviación estadounidense lanzó la primera bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima, destruyendo totalmente la población y causando más de cien mil víctimas. El 8 de agosto fue arrojada sobre Nagasaki otra bomba atómica, de efectos aún más destructores que la primera. Los gobernantes japoneses, anonadados por la magnitud de tales desastres, solicitaron la paz el 15 de agosto. El 2 de septiembre, a bordo del acorazado estadounidense Missouri, fondeado en la bahía de Tokio, Japón firmó su rendición incondicional.

Las armas nucleares son dispositivos explosivos, utilizados sobre todo por militares, que liberan energía nuclear a gran escala. La primera bomba atómica (o bomba A) fue probada el 16 de julio de 1945 cerca de Alamogordo, Nuevo México. Se trataba de un tipo completamente nuevo de explosivo. Hasta ese momento todos los explosivos obtenían su potencia de la descomposición o combustión rápida de algún compuesto químico. Las reacciones químicas de este tipo sólo liberan la energía de los electrones más externos del átomo.
En cambio, los explosivos nucleares ponen en juego la energía contenida en el núcleo del átomo. La bomba A obtenía su potencia de la ruptura o fisión de los núcleos atómicos de varios kilos de plutonio. Una esfera del tamaño de una pelota de béisbol produjo una explosión equivalente a 20.000 toneladas de Trinitrotolueno (TNT).

La bomba A se desarrolló, construyó y probó en el marco del Proyecto Manhattan. Se trataba de una extraordinaria empresa estadounidense iniciada en 1942 durante la II Guerra Mundial.

Cuatro años más tarde, la primera prueba soviética fue el disparo de largada para la carrera armamentista en que se embarcaron las dos potencias del mundo bipolar recién surgido.

Terminada la guerra, la Comisión para la Energía Atómica de los Estados Unidos se responsabilizó de todas las cuestiones nucleares, incluida la investigación armamentística. Se construyeron otro tipo de bombas que obtenían la energía de elementos más ligeros como el hidrógeno. En ellas la reacción que proporciona la energía es la fusión. Durante este proceso los núcleos de los isótopos de hidrógeno se combinan y forman un núcleo, más pesado, de helio.
La investigación en este campo dio como resultado la producción de bombas cuya potencia oscila de una fracción de kilotón (equivalente a 1.000 toneladas de TNT) hasta muchos megatones (equivalentes a un millón de toneladas de TNT).
Además se ha reducido de forma drástica el tamaño físico de las bombas, con lo que han podido desarrollarse bombas
nucleares de artillería y pequeños misiles que pueden ser disparados desde lanzadores portátiles en pleno campo de batalla. Aunque en un principio se pretendía que las bombas atómicas fuesen armas estratégicas transportadas por grandes bombarderos, en la actualidad las armas nucleares pueden utilizarse para diversos fines, tanto estratégicos como tácticos.

El arma americana más extendida de Segunda Guerra Mundial no era un rifle, una pistola, o  una metralleta; más bien era una combinación de todas las tres: la M1 Carbine. Hacia 1941, la  M1 Carbine entró en servicio y al final de la guerra se produjeron casi 6 millones de unidades.

Si hay dos eventos que dieron forma al siglo que ya termina, fueron las dos guerras mundiales (1914-1918 y 1939-1945). Ambas conflagraciones no sólo causaron decenas de millones de muertos, sino que además pusieron los fundamentos para muchos de los problemas no resueltos con los que la sociedad internacional ingresa al nuevo milenio. Se estima que el costo económico de la segunda guerra rebasó el billón de dólares estadounidenses - de esa época -, lo que la hace más onerosa que todas las anteriores guerras en conjunto. EE.UU. fue el país que más dinero destinó a la guerra; el gasto aproximado fue de 341,000 millones de dólares, incluidos 50,000 millones asignados a préstamos y arriendos. La segunda nación fue Alemania, que dedicó 272,000 millones de dólares; le sigue la URSS con 192,000 millones; Gran Bretaña, con 120,000 millones; Italia, con 94,000 millones; y Japón con 56,000 millones. El gobierno soviético calculó que su país perdió el 30% de su riqueza nacional. Se estima que la guerra costó la vida a unos 60 millones de seres humanos. Las pérdidas más considerables fueron sufridas por la Unión Soviética (19 millones), Alemania (6 millones) y Japón (3 millones). Además, muchísimas ciudades y pueblos enteros, de Europa y Japón principalmente, quedaron reducidos a montones de ruinas.

Como consecuencia de estas ingentes pérdidas humanas y económicas, se alteró el equilibrio político. Gran Bretaña, Francia y Alemania dejaron de ser grandes potencias desde el punto de vista militar, posición que fue ocupada por los EE.UU. y la URSS. Al finalizar la guerra, EEUU era la primer potencia económica y militar del mundo. Su producción hacia 1950 equivalía a un 60% del total de lo producido por todos los países capitalistas avanzados. Además, EEUU tenía alrededor del 60% de las existencias de capital del mismo conjunto de países, y era, por lo tanto, el principal prestamista e inversor en el exterior. Así como el dólar era la moneda de referencia, las industrias americanas eran la principal fuente de innovación económica.

Guerra Fria

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial las naciones vencedoras firmaron los acuerdos de Yalta y se repartieron Europa. De esta manera, el mapa europeo se vio modificado y se diferenciaron entonces en tres espacios políticos: la Europa occidental, capitalista; la Europa oriental, socialista y algunos países neutrales. A partir de este conflicto de ideologías, surgieron intensas luchas económicas y diplomáticas, e incluso se llegó a conflictos bélicos, como lo fueron la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam, donde sus detonadores estaban vinculados a estas ideologías.

Ambas partes rompieron los acuerdos obtenidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Formación de los grandes bloques mundiales y la aparición del 3º mundo
La unión Soviética había sufrido enormes pérdidas humanas y materiales durante la guerra.
URSS fortaleció su hegemonía sobre Europa Oriental y Sudoriental.
EEUU dominó la economía mundial después de la guerra. Su territorio no había sufrido ninguno de los perjuicios que habían afectado a los otro contendientes y aún la cifra de los caídos en combate parece un costo reducido frente a los 20 millones de personas que perdieron los rusos.
A los dos gigantes les había llegado la hora de ser los países más poderosos y entre ambos, las diferencias ideológicas eran insalvables.
Todo parecía indicar que la rivalidad entre el capitalismo liberal y el comunismo autoritario, sólo se resolvería mediante una nueva guerra.
A poco de terminada la 2º Guerra mundial, otro acontecimiento le cambia la cara al mundo: la independencia política de las colonias. Estos nuevos países independientes de Asia y África se incorporan al escenario político mundial con una problemática económica.
Estas naciones tenían ciertos males: faltaba industrialización, su infraestructura era escasa e inadecuada, había atraso en la tecnología disponible, hubo una baja productividad del trabajo.
Comenzó a conocerse la clasificación de Tercer Mundo.
Aparentemente, parecían encontrarse ante el dilema de caer nuevamente bajo el control de los países capitalistas centrales o de someterse a la hegemonía soviética.

El bloqueo soviético a Berlín Occidental fue el detonante que produjo la concentración de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), tratado de cooperación militar firmado por Washington en 1949. Todos los países importantes de Europa Occidental, finalmente firmaron el pacto a excepción de Suecia y Suiza, que decidieron permanecer neutrales.

Los estadounidenses temían que la penuria económica del Viejo Mundo fuera un buen motivo para el comunismo avanzara sobre Occidente.
El viejo Continente había sido antes de la guerra el principal cliente de los EEUU y sin un pronto restablecimiento europeo, la prosperidad de los EEUU, no estaría asegurada.
En 1947, el secretario Marshall decidió poner en marcha un amplio plan de ayuda económica y tecnológica destinado a reconstruir Europa. El Plan Marshall se dio por concluido en 1952, habiendo cumplido con sus objetivos. Para ese entonces el peligro del control soviético sobre Europa Occidental había desaparecido, Alemania Occidental era independiente y su economía se recuperaba con gran rapidez. Hubo una gran prosperidad en los países capitalistas democráticos entre 1945 y 1973:

En 1955 se firmó el Tratado de Varsovia entre la Unión Soviética y sus satélites europeos. Este Tratado organizó a la Europa Oriental desde un punto de vista militar tal como había ocurrido con la OTAN en la Europa Occidental.

La "cortina de hierro" es el aislamiento de los países del Este europeo, desde 1947 fueron sucediéndose una serie de acontecimientos qué ahondaban las diferencias de modo cada vez más irreversible.
Truman ayudó a crear una alianza militar OTAN y a establecer una Alemania Occidental independiente.
Entre 1949 y 1950 los soviéticos llevaron a cabo su primera explosión de una bomba atómica.

La URSS intentó proteger a Alemania Oriental comunista de una importante pérdida de población construyendo el Muro de Berlín en 1961.

Los comunistas de China conquistaron todo el país.
China firmó una alianza con Stalin.

En 1945 las dos superpotencias partieron la península por el centro, en el Paralelo 38: al norte los rusos y al sur los estadounidenses. Corea del Norte, comunista, invadió Corea del Sur en 1950 y la guerra estalló, esa fue la primera disputa de contención de la Guerra Fría.
Truman envió al ejército estadounidense a la acción.
Después China pasó a participar en defensa de los comunistas del norte.
Durante tres años tropas chinas y rusas pelearon por el norte, y norteamericanas, australianas, canadienses, francesas y británicas por el sur.
La guerra de Corea dividió la península en dos partes y a partir de la Conferencia de Ginebra de 1954 la situación quedó oficializada
En los combates murieron más de un millón de combatientes y 400 civiles, sin que el status norte-sur se modificara.
Era una guerra sin vencedores, ambas partes habían perdido.

El sudeste Asiático era un centenario polvorín tanto por sus luchas internas como por la guerra anticolonialista contra los franceses.
En 1955 el primer ministro Diem, instaura un gobierno autoritario en Vietnam del sur con ayuda de los EEUU.
En 1964, el Congreso Norteamericano autoriza a iniciar operaciones militares contra Vietnam del Norte.
Se inicia la tragedia , en 1965, cuando bombardeos estadounidenses, contra objetivos del Vietcong (la fuerza guerrera del Vietnam norteño). Se utilizan NAPALM, un arma química de alto poder.
En 1968, ofensiva del Vietcong contra el sur.
En 1969, primera sesión diplomática en París entre miembros del conflicto.
En 1971, invasión de Laos, por las tropas de Vietnam del Sur.
En 1972, gran ofensiva norvietnamita. Los EEUU responden mediante bombardeos incesantes.
En 1973, firma en Paris de los acuerdos sobre alto el fuego. Fin de la intervención de los EEUU.
En 1975, comienza la ofensiva del vietcong que finaliza con la rendición incondicional de Saigón el 30 de abril.
Luchar contra el comunismo en el sudeste asiático fue el más grave error político y bélico de la historia de los Estados Unidos: al retirarse de la derrota, habían perdido unos 90000 hombres y recibían la herencia de miles de mutilados y locos de guerra y Vietnam del Sur (su socio) estaba en manos comunistas.

Los estados Unidos y la Unión Soviética se empeñaron en una enconada lucha diplomática sobre Alemania ya que el control de Europa dependía en amplia medida del control de Alemania.
Los alemanes buscaban apoyo en la URSS con la oferta de una república popular, y los EEUU con la de un gobierno federal y liberal que prepararse el terreno para la resurrección económica.
Después de la segunda guerra mundial en 1945, los aliados ganadores Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Rusia, dividieron a Alemania en cuatro sectores, cada sector bajo el control de cada uno.
Los sectores Americano, Británico y Francés, formaron un estado democrático la BRD, Republica Federal Alemana o Alemania Occidental.
El sector Soviético se transformó en un estado comunista la DDR, Alemania Oriental.
Europa Occidental:

  • Penetraciones en el mar.
  • Economía capitalista.
  • Liberación de colonias.
  • Fragmentación política.
  • Gran desarrollo industrial.
  • Régimen político pluripartidista.

Europa Oriental:

  • Poca penetración en el mar.
  • Poca fragmentación política.
  • Desarrollo industrial reciente.
  • Economía socialista.
  • Régimen unipartidista.
  • Mantiene pueblos amenazados.

En 1947 Marshall creó un plan de gran ayuda económica americana a las naciones de Europa para su reconstrucción y recuperación económica y social tras la Segunda Guerra Mundial.
De esta forma Alemania había quedado dividida en dos, dando origen a la construcción del Muro de Berlín.
Se llevo a cabo dicha construcción con el objetivo de separar a las dos ciudades, para poner freno al flujo de Alemanes Orientales que se dirigían al Berlín Occidental y, desde allí, hacia Alemania Occidental.
El muro fue hecho de acero, y gran cantidad de trampas y explosivos.
Churchill llamo a esta barrera la Cortina de Hierro.
El Sector Soviético convirtió a Berlín Oriental en la capital de Alemania Oriental.
Las autoridades de estos dos nuevos países fueron puestas por las fuerzas de ocupación, no por el pueblo.
En 1967 se produjeron manifestaciones de estudiantes que reclamaban reformas en la enseñanza y en la política de Alemania Occidental.
Berlín Occidental recuperó cierta prosperidad económica.
Berlín Oriental era un importante centro cultural.
En 1989 se desmanteló el Muro de Berlín.
Alemania Occidental apoyó al proceso unificador de Europa Occidental en la Comunidad Europea y el movimiento de las nuevas democracias.
El gobierno de Alemania Oriental cayó ese mismo año.
Problemas ocasionados por la caída del Muro de Berlín:

  • Escasez de viviendas.
  • Huelgas y manifestaciones.
  • Desempleo.
  • Aumento de la delincuencia.
  • Aumento de la xenofobia.
  • Déficits presupuestarios causados por la unificación.
  • Incremento de impuestos.
  • Aumentó el mercado de productos de consumo.
  • Privatizaciones de empresas.
  • Recortes en los servicios sociales.

La URSS hizo grandes esfuerzos por defender y consolidar el régimen comunista, peor en 1985 el país entró en una profunda crisis: el gobierno de Gorbachov planteó la necesidad de un cambio e inició una política de distensión con EEUU, a este proceso de reestructuración de la economía soviética se lo denominó perestroika.
Él y Reagan acordaron reducir la presencia de las superpotencias en Europa y moderar la competencia ideológica en el mundo entero.
Desde 1991 el gobierno abandonó el partido comunista y permite la independencia de varias repúblicas, en las cuales resurge el nacionalismo dormido por años.
La Guerra fría terminó en Europa cuando:

  • Las recién liberadas naciones de Europa Oriental eligieron gobiernos democráticos.
  • Se unificó Alemania.
  • Se detuvo la carrera armamentista.
  • La competencia ideológica cesó al ponerse en duda el comunismo.

El presidente Bush declaró la necesidad de un ‘nuevo orden mundial’ para sustituir la rivalidad de las superpotencias que había dividido el mundo y alimentado la Guerra fría.
Con la disolución de la URSS y la desaparición del bloque socialista, estos países están abriéndose al comercio con Europa y el resto del Mundo.
En muchos casos, esos países encuentran dificultades para mantener la ley del orden, puesto que en ellos han reaparecido antiguas luchas étnicas, religiosas y regionales, como ser el caso de Cheslovaquia (1994 se dividió en dos) y el de Yugoslavia; que ambos países pertenecieron al bloque socialista que dependía de la URSS.

 

N° de Cabezas Nucleares

RUSIA

20000

EEUU

15000

FRANCIA

482

CHINA

434

Gr. Bretaña

100

INDIA

60

PAQUISTAN

25

 

Desde que EE.UU. atacara con bombas atómicas a Japón en agosto de 1945, otras naciones han entrado a formar parte del "nuclear club"

Estos países han desplegado armas que pueden ser utilizadas tanto en el campo de batalla (tácticas), como en el teatro de guerra (alcance intermedio / medio), como entre los distintos continentes (estratégicas). Estas últimas competen, principalmente, a las superpotencias (EE.UU. y URSS), que llevan a cabo un sistema de disuasión conocido por el nombre de Mutual Assured Destruction (MAD): Si una de las potencias ataca a la otra empleando armas nucleares, la nación víctima del ataque tiene la capacidad de amortiguar la primera agresión y responder a ella utilizando armas de represalia, invulnerables a un ataque sorpresa, que principalmente están constituidas por los submarinos que se ocultan en áreas profundas de los océanos de todo el mundo. Existen ocho sistemas principales de lanzamientos nucleares:

  • Proyectiles balísticos intercontinentales (ICBM), que pueden llegar a tener un alcance de 14.800 km. Armas estratégicas.
  • Proyectiles balísticos de lanzamiento submarino (SLBM), a bordo de submarinos nucleares (SSBM), con alcances máximos de 9.100 km. Armas estratégicas.
  • Bombarderos de largo alcance, que pueden llegar a cubrir una distancia de 12.800 km. Armas estratégicas o para teatro de guerra.
  • Proyectiles balísticos de alcance intermedio / medio (I/MRBM), con una trayectoria máxima de 5.000 km. Armas para teatro de guerra.
  • Bombarderos de medio alcance, que cubren distancias de hasta 11.000 km. Armas para teatro de guerra.
  • Proyectiles balísticos de corto alcance (SRBM), con trayectorias máximas de hasta 900 km. Armas tácticas o para teatro de guerra.
  • Aviones de corto alcance, que cubren distancias de hasta 3.800 km. Armas tácticas o para teatro de guerra.
  • Artillería con alcance de hasta 21,6 km. Armas tácticas.

Las ojivas que se insertan en dichos armamentos pueden producir explosiones cuyo alcance fluctúa entre 1 megatón (MT), en el caso del SS-11 Sego ICBM ruso, que puede llegar a cubrir una trayectoria de 13.000 km, y 0,5 kilotons (KT), como la que puede ocasionar el obús autopropulsado americano M-110 de 203 mm, cuyo alcance es de 18 km. Un KT equivale a 1.000 toneladas de TNT, y un MT a un millón de toneladas de TNT. Los ICBM y SLBM están provistos de ojivas múltiples, conocidas con el nombre de MIRVs (multiple independently targetable re-entry vehicles), el SS-18 Satan ruso posee 10 ojivas MIRV en cada misil.

En marzo de 1983, el entonces presidente de EE.UU., Ronald Reagan, anunció la intención de su gobierno de desplegar un sistema defensivo con base en el espacio -Strategic Defense Iniciative (SDI o "Guerra de las Galaxias")- que empleaba armas de rayos láser y de partículas cargadas, diseñadas para destruir cabezas nucleares soviéticas dirigidas a los EE.UU., en su trayectoria orbital.

Cuadro comparativo de Fuerzas Armadas Convencionales

Tipo de fuerzas armadas OTAN(*) / Pacto de Varsovia

Total de fuerzas de tierra 2.992.000 / 2.829.000

Total de fuerzas de tierra en reserva 5.502.000 / 5.348.000

Tanques pesados 30.500 / 68.300

Piezas de artillería 21.500 / 50.400

Helicópteros armados 2.020 / 2.130

Aviones de combate en tierra 7.438 / 9.506

Submarinos 238 / 301

Buques de superficie 1.207 / 1.280

Aviones navales 2.102 / 1.191

(*) Incluidas las fuerzas armadas de España y de Francia.

En el pico de la Guerra Fría, EEUU llegó a gastar el 12% de su PBI, mientras que la URSS gastó el 50%. Fue, en resumidas cuentas la más costosa de todas las guerras y nunca se libró.

Casi la mitad, a saber el 46,5%, de los gastos militares mundiales, en 1976, correspondió a las dos principales potencias mundiales. Le seguían con el 31,5%, un grupo de 33 países, cada uno de los cuales destina a esos gastos mas de 1000 millones de dólares por año. Los otros tres miembros permanentes del Consejo de Seguridad, contribuyeron con el 16% y el resto del mundo con 6%.

Se conoce como guerra convencional a los conflictos bélicos que se llevan a cabo sin acceder o recurrir a las armas nucleares, y que se desarrollan con el concierto de las fuerzas armadas de diferentes Estados internacionalmente reconocidos. En el siglo XX, la guerra convencional ha adoptado diversas formas.

Guerra total.- Son las guerras en las que se persigue la completa destrucción del enemigo, utilizando todas las armas de que se dispone y empleándolas tanto contra objetivos militares como civiles, allí donde se encuentren. La Primera Guerra Mundial (1914-1918) poseía ciertos elementos de totalidad, aunque haya sido la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) el conflicto bélico más cercano a la guerra total jamás mantenido en la Tierra. Con la llegada de las armas nucleares, la guerra total se ha equiparado a la destrucción nuclear completa, aunque países que no posean armamento nuclear puedan aún involucrarse en conflictos bélicos en forma de guerra total sin armas nucleares.

Guerra limitada.- Son aquellas que se desarrollan restringiendo las armas utilizadas, y que se combaten por lo general entre países con capacidad nuclear que deciden no emplear sus arsenales nucleares. Otro tipo de limitaciones acordadas pueden referirse a las zonas geográficas, a nivel de las fuerzas armamentísticas o a los objetivos. Como ejemplos caben citar la Guerra de Corea (1950-1953), la guerra de Vietnam y la Guerra de las Malvinas/Falklands (1982).

Guerra local.- Son las guerras que se combaten entre países no nucleares. Como ejemplos se destacan las diversas Guerras Árabe-Israelíes (1948, 1956, 1967, 1973 y 1982) y la Guerra de Irán-Irak (1980-1988). A pesar de la ausencia de armas nucleares, guerras como éstas pueden asolar a los países enfrentados, puesto que éstos se emplearán en la contienda hasta el límite de sus fuerzas.

Siempre existe el peligro de que las guerras convencionales alcancen el nivel de confrontación nuclear, bien porque en ellas intervengan países con capacidad nuclear o porque éstos se vean arrastrados a la guerra por sus aliados, carentes de este tipo de armamento. El mayor riesgo parece asentarse en Europa, donde las fueras de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y del Pacto de Varsovia se hallan enfrentadas, centradas cada una de ellas alrededor de una superpotencia rival.

El nombre Pacto de Varsovia alude a un tratado de amistad y de no-agresión firmado entre la URSS y sus países "satélites" de Europa del Este el 14 de mayo de 1955. Su propósito consiste en unificar su estructura de mando militar y en asegurar que todos los restantes miembros del Pacto acudan a la defensa de cualquiera de sus miembros que sufra una agresión. Sus fundadores fueron Albania, Bulgaria, Checoslovaquia, Hungría, Polonia, Rumania y la URSS. La RDA, en un principio tan sólo observadora, se integró como miembro de pleno derecho en la organización a finales de 1955. A partir de 1962 Albania comenzó a distanciarse del Pacto hasta retirarse por completo de él en 1968

La OTAN, vio la luz el 4 de abril de 1949 y cobró vigencia el 24 de agosto de 1949, con Bélgica, Canadá, Dinamarca, EE.UU., Francia, Reino Unido, Holanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega y Portugal como miembros fundadores. Grecia y Turquía fueron admitidas en la organización el 18 de febrero de 1952, la RFA el 5 de mayo de 1955 y España el 30 de mayo de 1982, sumando un total de 16 naciones. Francia se retiró de las competencias militares de la OTAN el 1 de julio de 1966, y los cuarteles centrales de la OTAN fueron trasladados de París a Bruselas.

Se estima que desde 1945 se han llevado a cabo en todo el mundo más de 130 enfrentamientos bélicos, cuyas intensidades oscilan desde escalas muy bajas (insurrección: I) hasta guerras convencionales a gran escala (Guerra G). La relación que se ofrece a continuación refleja las más importantes.

1945-1948. Palestina (I): Grupos judíos contra Gran Bretaña; se produjo la retirada inglesa y la creación del Estado de Israel.

1945-1949. Guerra civil china (I/G): Los chinos nacionalistas (con la ayuda de EE.UU.) contra los chinos comunistas. La contienda finalizó en 1949, con el establecimiento del Estado comunista y la retirada de los nacionalistas a Taiwán y otras islas menores.

1945-1949. Guerra civil griega (I/G): Nacionalistas contra comunistas; victoria nacionalista.

1946-1954. Filipinas (I): Gobierno contra comunistas; victoria del Gobierno.

1946-1954. Primera Guerra de Indochina (I/G): Francia contra el Viet Minh comunista; culminó en la batalla de Dien Bien Phu, con la derrota de los franceses.

1948-1949. Guerra de independencia israelí (G): Israel contra Egipto, Transjordania, Siria, Irak y el Líbano; victoria israelí.

1948-1960. Malaya (I): Gran Bretaña contra los comunistas malayos; victoria de los nacionalistas e independencia.

1950-1953. Guerra de Corea (G): Corea del Norte y China contra las fuerzas de las Naciones Unidas; el 25 de junio de 1950 Corea del Norte invadió Corea del Sur; en noviembre de 1950 se produce la intervención China; armisticio el 27 de julio de 1953.

1952-1960. Kenya (I): Gran Bretaña contra los insurgentes del Mau Mau; victoria de los nacionalistas e independencia.

1954-1962. Argelia (I): Nacionalistas contra los franceses; independencia de Argelia en 1962, retirada de Francia.

1955-1959. Chipre (I): Gran Bretaña contra los insurgentes greco-chipriotas de la EOKA; independencia chipriota posterior a la retirada británica a las Sovereign Base Áreas.

1956. Suez (G): Gran Bretaña, Francia e Israel contra Egipto; el alto al fuego fue acordado por la presión internacional (principalmente los EE.UU.).

1956-1959. Cuba (I): Gobierno contra los insurgentes comandados por Fidel Castro; victoria de los insurgentes.

1957-1980. Rodesia/Zimbabwe (I): Nacionalistas contra los gobiernos británicos/Rodesiano blanco; victoria nacionalista.

1959-1975. Segunda Guerra de Indochina (I/G): Norvietnamitas y Vietcong contra survietnamitas y americanos, intervención directa de EE.UU.: 1965-1973; victoria norvietnamita en 1975.

1960-1967. Congo / Zaire (G): Facciones nacionalistas; intervención de las Naciones Unidas.

1961-1975. Angola (I): Nacionalistas contra los portugueses; victoria nacionalista, seguida de una guerra civil.

1962. Guerra Sino-India (G): China comunista contra India; numerosos incidentes fronterizos; alto al fuego.

1962-1966. Brunei / Borneo (I/G): Malaysia (con la ayuda británica) contra Indonesia; alto al fuego en 1966.

1964-1967. Aden (I): Nacionalistas contra Gran Bretaña; Gran Bretaña se retiró y la independencia fue seguida de una guerra civil.

1964-1975. Mozambique (I): Nacionalistas contra portugueses; victoria nacionalista, seguida por una guerra civil.

1965. Guerra Indo-Paquistaní (G): India contra Pakistán; alto al fuego supervisado por las fuerzas de las Naciones Unidas.

1965-1975. Omán/Dhofar (I): Gobierno (con la ayuda británica a partir de 1970) contra los insurgentes marxistas; victoria del gobierno.

1967. Guerra de los Seis Días (G): Israel contra Egipto, Jordania y Siria; ocupación Israelí del Sinaí, del West Bank y de los Altos del Golán; alto al fuego de las Naciones Unidas.

1967-1970. Guerra Civil de Nigeria (G): Nigeria contra los secesionistas del Biafra; victoria de Nigeria.

1969. Irlanda del Norte (I): Gran Bretaña contra los insurgentes republicanos.

1971. Guerra Indo-Paquistaní (G): India contra Pakistán; victoria de la India y creación del Bangladesh (antes Paquistán Oriental).

1973. Guerra del Yom Kippur (G): Israel contra Egipto y Siria; victoria de Israel.

1975. Guerra Civil del Líbano (I/G): Cristianos contra facciones islámicas; intervención de Siria en 1976; invasión del Sur del Líbano en 1982.

1976. Guerra Civil de Camboya (Kampuchea) (I/G): Facciones comunistas; genocidio del Pol Pot, 1976-1979; invasión vietnamita 1978-1989.

1979. Afganistán (I/G): Comunistas (con la ayuda rusa) contra los nacionalistas mujahaddines; invasión soviética en 1979; retirada en 1989.

1979. Nicaragua (I): Gobierno sandinista contra los "Contras" asistidos por EE.UU.; elecciones generales en 1990, con derrota sandinista.

1980-1988. Guerra Irán-Irak (Guerra del Golfo) (G): Irán contra Irak; invasión iraquí de Irán en septiembre de 1980; alto al fuego en 1988.

1980-1990. El Salvador (I): Gobierno (con la ayuda de EE.UU.), contra los insurgentes (guerrillas).

1982. Guerra de las Malvinas/Falklands (G): Gran Bretaña contra Argentina; victoria británica; conversaciones de paz en 1990.

1990-1991. Guerra del Golfo (G): Irak invade Kuwait y las Naciones Unidas acuden en su defensa, al mismo tiempo que Irak ataca a Israel otros países árabes apoyan este ataque, cese al fuego en abril 1991.

1991-1992. Conflicto en los Balcanes (I/G): Conflictos étnicos desencadenan la guerra entre Servios, Croatas, Bosnios y otras naciones de la exYugoslavia. Alto al fuego en 1992

1995. Guerra Perú-Ecuador (G): Conflicto desencadenado por litigio fronterizo en la región de la cordillera del Cóndor, Declaración de Paz ese mismo año.

Ahora bien la caída de los socialismos reales representó el final de la guerra fría, no cabe duda que la URSS perdió la "guerra fría", pero no fue EUA quien la ganó, sino Japón y los países de Europa Occidental, en el contexto comunitario que, con su capacidad económico-tecnológica, son los que le están dando un nuevo sentido y características al sistema internacional. En este contexto los EUA tienen una participación particular, serían los Gendarmes del Mundo.

Como en el terreno estratégico-militar no hay quien pueda competir con EUA, salvo Rusia que, de todas formas, tiene graves problemas económicos, por lo tanto, en el corto y mediano plazo es incapaz de llevar adelante objetivos en paridad de condiciones con EUA -en el contexto estratégico-militar-; es que el gobierno norteamericano busca, por diferentes medios, que el orden gire alrededor de sus propias capacidades de policía mundial y de resolución de conflictos, dejando en un segundo orden la competencia en el terreno económico, donde sí tiene competidores importantes como es Europa y el mundo asiático.

Si se observa hoy la Agenda de la Política Exterior de Estados Unidos, notamos que se orienta a fortalecer sus actividades en el terreno de la resolución de conflictos, de ejercicio de "Gendarmes del Mundo", de árbitro y calificador de las democracias y de los esfuerzos de otros países en sus luchas contra el narcotráfico, en la defensa de los derechos humanos, la corrupción, el fortalecimiento de las instituciones internacionales etc.. La Guerra del Golfo de 1991 y Kosovo, son buenos ejemplo, ya que más allá de la defensa de Kuwait frente a la intervención de Irak o tomar parte con la OTAN en defensa de los que ataco en el Golfo, quizás en el Golfo es el control sobre petróleo del Medio Oriente el verdadero interés estratégico de Estados Unidos y en Kosovo no permitir el avance de intereses que perjudiquen a Europa y Occidente.

El fundamentalismo islámico es un reto más que tiene EE.UU. después de la desaparición de los socialismos reales (Unión Soviética) y por lo tanto no es fácil transformarla en una amenaza a su poderío, ni siquiera en el Medio Oriente y en el Norte de África donde es más fuerte.

Guerra De Vietnam

En 1955 existían dos Estados de Vietnam: el del Norte, con inclinación socialista; y el del Sur con capitalista. El gobierno vietnamita del Norte apoyaba la unificación del país, pero EUA intervino enviando tropas y armamento a Vietnam del Sur; no obstante la URSS y China siguieron ayudando a los comunistas del Norte.
En 1966 Ho Chi Minh hizo un llamado al pueblo de Vietnam para que no se dieran por vencidos hasta conseguir su independencia y la reunificación.

La crueldad y destrucción de la guerra llegó al punto que los vietnamitas desataron la ofensiva de Tét, dirigida por el Vietcong, fue entonces cuando EUA se vio obligado a negociar la paz.
En 1968, en mayo, se reunieron representantes de EUA y Vietnam del Norte para iniciar las pláticas. En enero del año ’69 en las negociaciones el gobierno de Saigón y el Vietcong; la soluciones se demoraron varios años, en tanto que en julio de 1969 organizó un gobierno interino al cual EUA exteriorizó su inconformidad.

Durante la guerra, Vietnam sufrió agresiones, destrucción de ciudades y de recursos naturales, y cuantiosas pérdidas de vidas humanas. La conveniencia estratégica y los intereses económicos industriales no pudieron mantenerse por más tiempo, y EUA derrotado por vez primera, firmaba los Tratados de Paz de París el 27 de Enero de 1973; a pesar de eso, Vietnam seguía dividido.
En Saigón, (Vietnam del Sur), asumían el poder los aliados de EUA, quienes seguían atacando a los norteños; En mayo de 1975, el Frente de Liberación Nacional de Vietnam invadió Saigón, tomó el poder y por medio del Comité militar del Gobierno Provisional revolucionario se logró la unificación del país.

Medio Oriente

Desde que se produce la partición de Palestinas se llevan acabo cuatro enfrentamientos, entre Árabes e israelitas.  

  • 15 de Mayo de 1.948; I Guerra Árabe – Israelí. (Cinco estados árabes)
  • Octubre de 1956; II Guerra Árabe – Israelí. (Guerra del Sinaí)
  • 5 – 10 de junio de 1967; III Guerra Árabe – Israelí. (Guerra de los seis días)
  • Octubre de 1973; IV Guerra Árabe – Israelí. (Guerra de Iom Kippur).

Israel recibe de los EE.UU. 1.900 millones de dólares de ayuda militar por año.

Todas estas cuestiones, que a la vista del mundo parecen disputa de tipo religioso, en el contexto del Mundo Árabe – Islámico en la realidad no lo son. Los intereses económicos que existen en la región, son muy fuerte y el capitalismo necesita de ciertas estrategias. Mantener latente la idea de conflicto, es proteger su aparato productivo. Todo el mundo y las Naciones Unidas quiere llegar a la Paz, ahora yo pregunto ¿esta Paz es la mascara de un mundo hipócrita? que hoy piensa en una guerra nuclear entre Pakistán e India, como ayer fue Irak contra el mundo. ¿Cuál es la razón? Fabricar armas, mostrar al resto del mundo quienes son los poderosos, o tener un pretexto para poseer lo que ellos tanto necesitan el "Petróleo".

Guerra De Malvinas

Una victoria en este terreno podría ganarle un apoyo popular al alicaído régimen militar, que perdía el consenso inicial de la población día tras día.

El proyecto de la Armada fue trabajado con detalle a fines de 1981. Al terminar febrero de 1982, el estancamiento de las negociaciones entre los representantes argentinos y británicos en Nueva York brindó la ocasión para ponerlo en práctica. La crisis se inició con un incidente pretendidamente menor: un grupo de operarios de una empresa chatarrera argentina desembarcó en la isla San Pedro, en las Georgias, el 19 de marzo de 1982, con el declarado propósito de desmantelar viejas instalaciones balleneras. La disyuntiva planteada por su presencia en las islas y las dilatadas medidas de respuesta ensayadas por los británicos (se habló del envío del rompehielos HMS Endurance a la zona) precipitaron la crisis que los mandos militares argentinos habían estado esperando.

La Argentina cometió dos errores cruciales ya antes de mover un solo barco o avión hacia las islas Malvinas. En primer lugar, confundir la reciente colaboración de Reagan en los Estados Unidos con algo parecido a una alianza, que podría hacer olvidar los lazos entre esta nación y Gran Bretaña, y en segundo lugar, lo que es más grave aún, no prever la magnitud de la reacción británica ante la ocupación de las islas. Dos errores que el país pagaría muy caro.

Entre las últimas horas del 1º de abril de 1982 y las primeras del 2, las tropas argentinas fueron desembarcando en la isla Soledad, donde la reducida guarnición de marines brindó resistencia hasta las 9.30, cuando se rindieron. Al mismo tiempo, las islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur también habrían sido capturadas por tropas argentinas.

Los británicos organizaron rápidamente una Task Force (fuerza de tareas) integrada por un moderno destacamento naval y un pequeño ejército altamente profesional, en el que se destacaban los paracaidistas y los temibles mercenarios gurkas.

Cualquier transitorio retiro de las islas, para negociar, hubiera parecido a las apasionadas multitudes en todo el país una traición y una derrota. Así, no fue quedando otro camino posible que una guerra para la cual la Argentina no se había preparado convenientemente.

Gran Bretaña, que había fijado una zona de exclusión de 200 millas alrededor de las islas, retomó el 25 de abril las Georgias del Sur. Estados Unidos dejó de lado su pretendida neutralidad y condenó a la Argentina por el uso de la fuerza, imponiendo al país sanciones económicas, y ofreció a Gran Bretaña ayuda logística y militar. Mas allá de cierto auxilio retórico de las naciones latinoamericanas, la Argentina estaba prácticamente sola frente al peor dilema de su historia.

El 1º de mayo de 1982, los aviones británicos comenzaron a bombardear el campo de aterrizaje de Puerto Argentino. Mientras tanto, los comunicados cruzados entre los dos contendientes daban una nómina de bajas imposible de comprobar.

Un día después, en una de las grandes tragedias de la guerra, el submarino nuclear británico Conqueror, hundió al crucero argentino ARA General Belgrano, al que atacó fuera de la zona de exclusión que los mismos británicos habían decretado. En el naufragio perecieron 400 hombres. El ataque coincidió con el último intento por hallar una salida negociada al conflicto, impulsada por el presidente peruano.

El 21 de mayo, en una operación anfibia, los británicos desembarcaron en la bahía de San Carlos. A pesar de los durísimos ataques de la Fuerza Aérea Argentina, que castigaron duramente la flota británica, el contraataque en tierra contra las tropas desembarcadas nunca se materializó. Los británicos aceleraron su ofensiva luego de los duros golpes recibidos por la escuadra, que perdió también, en un raid de la aviación naval argentina, al Atlantic Conveyor, cargado con pertrechos imprescindibles.

En tierra, la infantería fue superada por el profesionalismo de los marines y paracaidistas británicos, demostrado en tantas guerras. Así, el 29 de mayo, los ingleses triunfaron en el decisivo encuentro de Goose Green, aunque sufrieron un duro golpe el 8 de junio, cuando la aviación argentina atacó al transporte Sir Galahad, lo que provocó un elevado numero de bajas. Las tropas británicas, aceleradamente, tendieron el cerco final a la capital, Puerto Argentino, que se rindió el 14 de junio de 1982.

El ánimo popular de la población argentina había variado, a lo largo del conflicto, desde un triunfalismo inicial hasta la imploración por la paz, durante la visita al país del Papa Juan Pablo II, el 11 y el 12 de junio, que anteriormente había viajado a Gran Bretaña.

El triunfalismo excesivo de los comunicados oficiales y -peor aún- el de algunos medios periodísticos había convencido a muchos argentinos de que la victoria estaba a la vuelta de la esquina. El conocimiento de la dura realidad precipitaría el fin del régimen militar.

El 15 de junio, Galtieri convocó al pueblo, sin embargo, se terminó reprimiendo a los manifestantes que no aceptaban la derrota argentina.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda