Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

EL AULA TALLER

Enviado por jorgemarin1



  1. Desarrollo
  2. Conclusión
  3. Bibliografía

INTRODUCCION

El conocimiento impartido en el ámbito escolar, muchas veces, no tiene sentido para el alumno, porque no satisface sus propios intereses. Se piensa en él cuando se lo aplica a una actividad específica o para rendir un examen. Después desaparece o se distorsiona al momento de querer recordar un dato.

Por ello, es mi intención reflexionar acerca del conocimiento y, por ende, el de la práctica docente, a fin de poder soslayar los cambios que pueden implementarse en el aula cuando el viejo modelo de la escuela tradicional sigue vigente: Todos mirando al frente y el profesor es quien imparte el conocimiento a manera de cátedra.

Para realizar cualquier cambio es necesario tener en cuenta que "muchas de las innovaciones logradas en estos últimos años, han sido simples transformaciones de forma pero no de fondo a los proyectos curriculares y planes de estudio, sin profundizar en el problema del conocimiento y las exigencias que éste supone en la estructuración de la personalidad de los individuos." (Maya Arango Pedro, 2000:42). Es aquí donde se necesita ver una "nueva perspectiva", un cambio de actitud frente a los alumnos y aplicar una moderna metodología acorde con la realidad.

DESARROLLO

En el antiguo modelo educativo se evidencia una clara dicotomía entre los conocimientos aplicados en la escuela y los que se necesita para la vida. Muy bien lo señala D. Perkins, en su artículo Las campanas de alarma, al analizar con ejemplos concretos lo aprendido en el aula, al momento de aplicar los conocimientos de cultura general. Elabora un diagnóstico sorprendente. Una persona no recuerda con exactitud la formulación de una teoría, o bien, su confusión llega a un extremo que se transforma en un conocimiento distorsionado y a veces carente de sentido. Organiza su exposición examinando las grandes deficiencias de la educación, cuyos síntomas son: "El conocimiento frágil (los estudiantes no recuerdan, no comprenden o no usan activamente gran parte de lo que supuestamente han aprendido), y el pensamiento pobre (los estudiantes no saben pensar valiéndose de lo que saben)". (Pág. 32)

Llega a una sutil conclusión al establecer que todo el problema del conocimiento implica algo más que un olvido, considerando que "el "conocimiento frágil" es una enfermedad en su totalidad, ya que el conocimiento de los estudiantes generalmente es frágil en diversos e importantes aspectos:

  • Conocimiento olvidado. En ocasiones, buena parte del conocimiento, simplemente se esfuma.
  • Conocimiento inerte. A veces se lo recuerda pero es inerte. Permite a los estudiantes aprobar los exámenes, pero no se lo aplica en otras situaciones.
  • Conocimiento ingenuo. El conocimiento suele tomar la forma de teorías ingenuas o estereotipos, incluso luego de haber recibido el alumno una instrucción considerable, destinada especialmente a proporcionar mejores teorías y a combatir los estereotipos.
  • Conocimiento ritual. Los conocimientos que los alumnos adquieren tienen con frecuencia un carácter ritual que sólo sirve para cumplir con las tareas escolares." (Perkins, 1997:36/7)

Pedro Maya Arango analiza esta situación y desde su postura llega a establecer idénticos resultados: "…los estudiantes son capaces de repetir los conceptos aprendidos en las aulas escolares, pero son incapaces de resolver los problemas que se les presentan en su diario vivir. Juzgan con precipitud y sin un previo análisis los fenómenos sociales en los cuales les toca desempeñarse por carencia de visiones más holísticas y complejas para mirar tales fenómenos. Análogamente, los problemas orales y éticos son tratados en forma relativa y simplista sin enfrentarlos racionalmente, arguyendo sus posiciones personales e individualistas, sin ninguna reflexión y consideración por los puntos de vista del otro, o lo que es lo mismo, sin referencia por la otredad y su sentido comunitario" (Pág. 42).

Haciendo una comparación de opiniones se puede afirmar que este conocimiento frágil es el producto de un esquema aplicado por los alumnos: se estudia para aprobar una materia y en muchas ocasiones para zafar de una situación conflictiva. "Guiados por semejante estrategia, es indudable que los estudiantes no organizan sus conocimientos mediante tesis o argumentos reflexivos. Además, ni siquiera saben relacionar y aplicar los conocimientos que poseen (¡Otra vez el conocimiento inerte!) … La pereza mental de los alumnos se pone en evidencia hasta en el viejo método de estudiar de memoria … Pero quizá el bajo rendimiento tenga por causa la poca afinidad con la enseñanza que se les imparte." (Perkins, 1997:40)

Esto pone en evidencia el desinterés del alumno por lo que se le impone, sin que se los pueda motivar hacia la búsqueda de nuevos conocimientos.

Para revertir esta situación es necesario aplicar una metodología alternativa: el aula taller.

La metodología del aula taller comporta un replanteo total en la dinámica de aprendizaje. Si el aula es un taller, el alumno cambia de rol (respecto del aula tradicional), y se transforma en sujeto activo de su propio aprendizaje. Del mismo modo, el docente, de único depositario de la verdad, pasa a ser un sujeto más (aventajado sí se quiere) en el proceso de aprendizaje. Su tarea será, sobre todo, la de acompañar, coordinar y desencadenar (cuando esto no suceda espontáneamente) procesos cognitivos, utilizando para ello el diálogo y el debate.

En el aula taller, el docente, más que dar respuestas deberá plantear preguntas, a fin de que la respuesta surja de los propios alumnos. Esto no implica pasar del autoritarismo a la permisividad absoluta, sino que docentes y alumnos avancen juntos, por la única senda que hasta hoy ha dado resultado: la que toma en cuenta tanto el criterio de realidad (la visión crítica) de los adultos, como el criterio de ilusión (las utopías) de los jóvenes. Sólo por este camino el resultado será creativo, reelaborador (y no aceptador) de la realidad circundante.

Esto significa que el aprendizaje ya no puede limitarse a una serie de nociones teóricas, impartidas en aulas alineadas desde lo alto de la tarima (para ver que nadie se copia), o desde la cima del "saber", que crea en los alumnos un inocultable sentimiento de inferioridad. El verdadero saber, el saber que queda, el saber de los alumnos, que es el que importa, surgirá de ese laboratorio, de esa tierra revuelta y fértil, que es la discusión y la práctica colectiva.

Sólo en el debate entre iguales, resolviendo juntos los problemas que les afectan, los jóvenes van adquiriendo clara convicción sobre la imprescindibilidad de las normas sociales, sin las cuales no hay forma de conjugar el progreso de cada uno y el progreso de la sociedad toda. Esto significa comprender la alteridad, es decir, la relación entre "el otro", "lo otro", "los otros" y "yo" para establecer la comunicación en un "nosotros".

La metodología taller (que no es nueva ni en nuestro país, ni en el mundo), es además un buen punto de partida para darle al conocimiento una forma que no contradiga su contenido. El cómo enseñar, no puede jamás estar divorciado de qué enseñar.

A pesar de que las disciplinas y los conocimientos que se imparten, estén diferenciados entre sí por una educación manual y otra intelectual, lo que se espera es un cambio en las consignas, las motivaciones personales y los hallazgos permanentes para lograr un dinamismo integrador sin disociaciones esquemáticas o neutras. En este caso, la función del docente estará sujeta a no improvisar una clase, sino en planificar un encuentro dinámico para interesar a los alumnos de estos saberes, sin que sean meras recetas para un aprendizaje, una formulación algorítmica, rutinaria.

Para ello, será necesario que las ciencias y las artes se complementen y apliquen asiduamente, fundamentados en una unidad autónoma que se interrelacionan y complementan dentro de un sistema modular, donde cada módulo es interdependiente en un núcleo generador llamado "móvil".

Este enfoque estimulará la autorrealización y la autovaloración del ser con la pauta de adquirir un espíritu crítico, por lo cual se puede considerar al arte como prioritario en esta innovación educativa, a la que se le atribuirá la resultante de funciones específicas: Las creaciones se revelan de una manera ágil y práctica; se logra fomentar en los alumnos los estímulos activos de la persona; se animan a participar concienzudamente del re–descubrimiento del mundo interior.

El hecho de conquistar por sí mismo un cierto saber, a través de investigaciones libres y de un esfuerzo espontáneo, permitirá al alumno la adquisición de un método que le servirá toda la vida, que luego ampliará sin cesar su curiosidad hacia otros fines. Con esto se evidencia que el conocimiento es valioso en la medida en que los procedimientos que se apliquen posibilitan su re–descubrimiento y lo hagan posible.

Mediante la práctica de estos talleres, muchos docentes se han reencontrado con el placer de enseñar, con el placer de volver a escuchar a los chicos hablar "desde adentro", desde ese extraño espacio, intelectual y afectivo, racional y moral, donde se elabora el ser, donde se gestan los valores y las nociones "imborrables", que van a constituir las conductas del hombre del mañana.

Esta nueva concepción se podrá traducir en una serie de ventajas no sólo para el alumno, sino también para el docente que lo aplica. Entre las más importantes se pueden mencionar:

PARA EL ALUMNO:

  1. Evolución de sus conocimientos.
  2. Comunicación de su pensamiento.
  3. El logro de una formación integral como persona.
  4. Reencontrarse consigo mismo.

PARA EL DOCENTE:

  1. Aprender de los propios alumnos y de sus motivaciones.
  2. Comunicar una nueva relación afectiva.
  3. Participar activamente con el alumno de la realidad.
  4. Redescubrir el placer de enseñar.

CONCLUSION

En síntesis: Se puede afirmar que el aula taller es el lugar donde un grupo de humanos –algunos llamados alumnos y otros docentes, y donde docente y alumno se mezclan, pierden su identidad de tales y la vuelven a encontrar y a perder y a encontrar, porque todos aprenden y todos enseñan–, toman contacto directo, ven con sus propios ojos lo que está presente y siguen con su imaginación lo muy real que no está.

En este lugar es donde el alumno logra dominar algunas herramientas como el leer y el escribir, el expresar, el preguntar y el responder, el escuchar, el comprobar, el compartir y en donde se aprende a mandar con su creatividad esos instrumentos que le posibilitan "aprender a ser" y "aprender a dejar al otro que sea" para que juntos "aprendan a vivir".

BIBLIOGRAFÍA

  • Arango Pedro Maya, ¿Cómo debe ser la Escuela del siglo XXI?, En: (Consudec, nº 878, 04/02/2000, Págs. 42/45).
  • Mignone Emilio F. (1984), Le educación en la escuela media, México, COPEDE.
  • Perkins D (1997), La escuela inteligente, Barcelona, GEDISA.

 

 

 

 

jorge marin


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda