Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Sistema nervioso

Enviado por bito80



  1. Venas cerebrales
  2. Senos venosos durales
  3. Senos venosos de la base
  4. Senos venosos intermedios
  5. Drenaje venoso de la médula espinal
  6. Vías eferentes
  7. Conclusión
  8. Bibliografía

 

INTRODUCCIÓN

En el siguiente trabajo se exponen los aspectos más resaltantes acerca de la circulación venosa del Sistema Nervioso Central y el drenaje venoso del encéfalo.

Delgadas venas emergen de la sustancia del encéfalo, forman plexos venosos a nivel de la piamadre y drenan en las venas cerebrales. Estas a su vez, atraviesan el espacio subaracnoideo y abocan en los senos venosos de la duramadre.

Se describen pues, un sistema de venas cerebrales, las cuales se clasifican en un grupo superficial y otro profundo, y un sistema de senos venosos, entre los cuales se incluyen los senos de la convexidad, los senos de la base y los senos intermedios. Todos ellos van a drenar finalmente en la vena yugular interna que emerge de la base del cráneo y desciende formando el paquete vasculonervioso cervical.

En cuanto a las venas cerebrales, estas se diferencian de las arterias homónimas por su volumen considerablemente mayor y además por su situación, ya que si bien las arterias se pierden en lo profundo de las cisuras, las venas preferentemente corren por la superficie libre de las circunvoluciones.

Sin embargo, su característica más notable quizás, es la ausencia de una capa muscular en lo tenue de su pared. Por otra parte, son avalvulares y se intercomunican ampliamente entre sí a través de numerosos canales anastomóticos.

Con respecto a los senos venosos, estos se encuentran entre las capas perióstica y meníngea de la duramadre, por lo cual sus paredes están constituidas por un tejido fibroso diferente al de otra venas. De ahí que presentan una mayor rigidez, una acentuada tensión y no colapsan con facilidad. Su luz está revestida por endotelio y al igual que las venas cerebrales, no contienen válvulas y su pared está desprovista de musculatura.

A continuación, se detallan el origen, trayecto y distribución de los sistemas venosos citados más arriba.

VENAS CEREBRALES

Se distinguen un grupo superficial y uno profundo. El primero drena la corteza y la sustancia blanca subcortical y desemboca principalmente en los senos sagital superior o en los senos de la base. El segundo drena el plexo coroideo, las regiones periventriculares, el diencéfalo, los núcleos basales y la sustancia blanca profunda; desemboca principalmente en las venas cerebrales internas y en las venas de Galeno.

VENAS CEREBRALES SUPERFICIALES

También conocidas como venas de las circunvoluciones, se originan en el córtex cerebral y en la sustancia blanca subcortical; se dirigen hacia la piamadre donde abocan en ramos cada vez más voluminosos y finalmente drenan en los senos venosos. Comprenden:

Venas cerebrales superiores: en número de 10 a 15, reciben la sangre de las superficies convexa y medial del encéfalo. Se reparten en cuatro sistemas: frontal, rolándico, parietooccipital y occipital y se abren finalmente en el seno longitudinal superior o en sus lagos venosos.

Venas cerebrales inferiores: drenan la superficie basal del hemisferio y la porción inferior de su cara lateral. Las de la cara externa o sistema temporal se vacían generalmente en la vena media superficial que termina en los senos cavernoso y esfenoparietal. Las de la cara interna lo hacen en el seno longitudinal inferior y en la gran vena de Galeno.

Vena cerebral media superficial: corre a lo largo de la cisura lateral y recibe afluentes de la superficie lateral de los hemisferios. Recibe además ramas anastomóticas, entre las cuales las más constantes son la anastomótica superior de Trolard que la conecta con el seno longitudinal superior y la anastomótica inferior de Labbé que la conecta con el seno lateral o transverso. Desemboca finalmente en el seno cavernoso.

VENAS CEREBRALES PROFUNDAS

Reciben la sangre de los núcleos grises centrales, de las paredes ventriculares y de una gran parte del centro oval. Además están vinculadas con el drenaje de los plexos coroideos, la sustancia medular profunda, el núcleo caudado y las porciones dorsales del núcleo lenticular y del tálamo. Las de mayor importancia son:

Venas cerebrales internas: también conocidas como venas de Galeno, son dos troncos voluminosos que se originan en la extremidad anterior de la tela coroidea; se dirigen en sentido anteroposterior entre las dos hojas de la misma para llegar a la cara rostral de la cisterna cuadrigémina y ahí reunirse en un tronco único, la gran vena de Galeno. Reciben a las venas talamoestriada, coroidea, septal, epitalámica y ventricular lateral, de cada lado.

Venas basales de Rosenthal: nacen cerca de la cara medial de la parte anterior del lóbulo temporal. Reciben tributarias de la superficie medial y del asta temporal, entre ellas a la vena cerebral anterior, cuyo trayecto parecen continuar, a la vena cerebral media profunda y a las estriadas profundas.

Gran vena cerebral de Galeno: vena corta, medial, de paredes delicadas y fácilmente desgarrable; formada por la unión de las dos venas cerebrales internas, recorre una longitud aproximada de 1 cm, se flexiona de abajo hacia arriba en el rodete del cuerpo calloso y desemboca finalmente en la extremidad anterior del seno recto. En su trayecto recibe a las venas basales, basales internas, occipitales y callosa superior.

Los estudios de angiografía proveen información valiosa y útil acerca de las venas cerebrales. Por ejemplo, el hecho que las venas superficiales frontales se llenan antes que las venas parietales y que las profundas son las últimas en llenarse. Sin embargo, desde el punto de vista de radiología diagnostica estas venas profundas son más importantes que las superficiales, por el hecho de que las últimas presentan frecuentes variaciones en su configuración.

SENOS VENOSOS DURALES

Su función principal es recibir sangre desde el encéfalo y del líquido cefalorraquídeo y avenarla finalmente a través de las venas yugulares internas. Además, permanecen conectados a las venas diploicas del cráneo y a las venas del cuero cabelludo, por medio de las pequeñas venas emisarias.

SENOS VENOSOS DE LA CONVEXIDAD

Seno longitudinal superior: también llamado sagital superior, se encuentra a nivel del borde superior adherido de la hoz del cerebro. Su origen anterior se da en el agujero ciego donde a veces recibe una vena de la cavidad nasal. Se dirige en sentido ventrodorsal, primero a lo largo de la cresta frontal y luego del surco sagital superior, aumentando gradualmente de tamaño. Recibe en su recorrido a las venas cerebrales superiores.

En su porción central contiene lagos venosos que varían en tamaño y número. Estos reciben a las venas diploicas, meníngeas y emisarias y numerosas vellosidades aracnoideas protruyen en su interior. Termina a nivel de la protuberancia occipital interna, desembocando en la llamada confluencia sinusal o prensa de Herófilo.

Senos trasversos: son los senos laterales, que se originan en la prensa de Herófilo y se dirigen transversalmente y ligeramente hacia adelante a lo largo de un surco del hueso occipital. En la unión occipitopetrosa reciben a los senos petrosos superiores de cada lado y se curvan hacia abajo y atrás, continuándose como senos sigmoideos.

Seno occipital: seno pequeño que ocupa el margen fijo de la hoz del cerebelo. Se origina en la cercanía del agujero occipital donde se comunica con las venas vertebrales. Drena finalmente en la confluencia de los senos.

Senos sigmoideos: se originan como continuación de los senos transversos, giran hacia abajo y adentro y surcan la porción mastoidea del hueso temporal. Luego siguen hacia delante y abajo, emergen a través de la porción posterior del agujero rasgado posterior y se continúan con el bulbo superior de la vena yugular interna.

SENOS VENOSOS DE LA BASE

Senos esfenoparietales: pequeños senos que cursan el borde posterior libre del ala menor del esfenoides. Desembocan en el seno cavernoso de cada lado.

Senos cavernosos: ubicados en la fosa craneal media a cada lado del cuerpo del esfenoides, la silla turca y la hipófisis. Consisten en grandes redes de canales venosos comunicantes determinadas por una serie de trabéculas que atraviesan su interior. Se extienden desde la cisura orbitaria superior por delante, hasta el vértice de la porción petrosa, por detrás.

Rostralmente reciben al seno esfenoparietal, y a las venas oftálmicas superior e inferior, a través de la hendidura esfenoidal. Tienen como otras tributarias, a las venas cerebrales inferiores y a la central de la retina, para ir a drenar finalmente en los senos petrosos superior e inferior.

Estos senos cavernosos encierran además al tercero y cuarto nervios craneanos y a la rama oftálmica del quinto, que corren por sus paredes laterales. La arteria carótida interna, su plexo nervioso y el sexto nervio craneano también están contenidos en ellos, separados de la sangre por un revestimiento endotelial.

Seno coronario: a menudo llamado seno circular, conecta a los senos cavernosos de cada lado, como un anillo que envuelve a la hipófisis. Formado por los senos intercavernosos anterior y posterior, establece una importante relación con la vena facial a través de la vena oftálmica, a la cual recibe.

Senos petrosos superiores: localizados sobre el borde superior de la porción petrosa del hueso temporal. Cada uno drena el seno cavernoso en el seno transverso.

Senos petrosos inferiores: pequeños senos localizados en el borde inferior del peñasco. Cada uno drena el seno cavernoso de cada lado en el bulbo superior de la vena yugular interna.

SENOS VENOSOS INTERMEDIOS

Seno longitudinal inferior: también llamado sagital inferior, ocupa el borde inferior libre de la hoz del cerebro. Corre en dirección caudal y en el margen libre de la tienda del cerebelo, se une con la gran vena cerebral de Galeno, formando así el seno recto. Recibe algunas venas cerebrales desde la superficie medial de los hemisferios.

Seno recto: originado por la confluencia del seno longitudinal inferior y la gran vena cerebral de Galeno, se dirige hacia abajo y atrás a los largo de la línea de unión de la hoz y la tienda del cerebelo. Termina desembocando en la confluencia sinusal.

DRENAJE VENOSO DE LA MÉDULA ESPINAL

Las venas medulares se forman por la reunión de vénulas que parten de las redes capilares de la médula. En el interior de la médula se describen las intramedulares y en la superficie de la misma, las perimedulares. Finalmente, se describen las vías eferentes.

VENAS INTRAMEDULARES

Se originan tanto en la sustancia gris como en la blanca y tienen un trayecto radiado que se dirige hacia la superficie. Emergen por distintos puntos:

Venas medias anteriores y posteriores: salen por los surcos medios anterior y posterior, respectivamente.

Venas radiculares anteriores y posteriores: emergen por los surcos colaterales anterior y posterior, respectivamente.

Venas periféricas: desembocan en la superficie de la médula, pero en puntos distintos a los señalados anteriormente.

VENAS PERIMEDULARES

La red perimedular se origina por anastomosis de las venas medulares que llegan a la superficie. Se compone de seis conductos longitudinales, tres anteriores y tres posteriores, que nacen por condensación de venas variables en dirección y volumen:

a) Sólo uno de los tres conductos anteriores corre por el surco medio anterior con el nombre de vena media anterior; los dos restantes, las venas laterales anteriores, son más pequeños y siguen la emergencia de la raíces medulares anteriores.

b) Asimismo, uno de los conductos posteriores corre por el surco medio posterior y recibe el nombre de vena media posterior; el comportamiento de las venas laterales posteriores es también análogo, pues emanan a todo lo largo de las emergencias de las raíces raquídeas posteriores.

VÍAS EFERENTES

Estas son las venas encargadas de drenar todas las anteriormente descritas, siguiendo un trayecto que conduce a las redes extrarraquídeas. Se dirigen en dirección al agujero de conjunción, unas siguiendo a las raíces raquídeas anteriores y otras a las posteriores.

Por lo general, existe una vena por cada dos raíces y eventualmente se encuentra sólo una para tres raíces. En cuanto a su dimensión son bastante variables, siendo más desarrolladas las que siguen a las raíces posteriores y aún más desarrolladas a nivel de los nervios lumbares.

Por último, van a abrirse en la grandes venas de conjunción, las cuales drenan finalmente en las extrarraquídeas:

a)venas vertebrales a nivel cervical,

b)venas intercostales a nivel torácico,

c)venas lumbares a nivel lumbar, y

d)venas sacras laterales a nivel de la pelvis.

CONCLUSIÓN

Por lo presentado a lo largo del desarrollo de este breve resumen, se concluye que el rico drenaje venoso del Sistema Nervioso Central y del encéfalo se distribuye ampliamente abarcando las áreas de vital importancia. Más aún, las importantes anastomosis que establecen los sistemas de venas cerebrales ya sea con las venas diploicas, del cuero cabelludo o las anastomóticas de Trolard y Labbé, aseguran el flujo sanguíneo en posibles casos de obstrucción.

Como siempre se establece al hablar del origen y la distribución de las venas, que estas frecuentemente presentan variaciones en los diferentes individuos, cabe hacer la salvedad una vez más que todo lo descrito anteriormente está sujeto a cambios. Si se consideran los senos venosos, los cuales determinan una importante vía de salida de la sangre de la región craneana, estos cambios no suelen ser tan acentuados.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Snell R.; NEUROANATOMÍA CLÍNICA. 4° Edición. Editorial Médica Panamericana. Buenos Aires, 1999.
  2. Carpenter M.; NEUROANATOMÍA HUMANA. 4° Edición. Editorial Médica Panamericana. Buenos Aires, 1994.
  3. Testut L., Latarjet A.; TRATADO DE ANATOMÍA HUMANA, Tomo II. 9° Edición. Editorial Salvat Editores, S.A. Barcelona, 1979.
  4. Rouviére H., Delmás A.; ANATOMÍA HUMANA. DESCRIPTIVA, TOPOGRÁFICA Y FUNCIONAL, Tomo III. 9° Edición. Editorial Masson, S.A. París, 1987.

 

 

José Ruffinelli

 


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Columna Lumbar

    Inserciones. Desarrollo y osificación. El Dolor lumbar o lumbago. Causas de dolor lumbar....

  • Anatomía de superficie

    Niveles anatómicos de las vértebras. Proyección de vértebras y esternón. Relación de pleura con las costillas y lineas a...

  • Tejido Epitelial

    Especializaciones de la Superficie Lateral. Adhesión Celular y Moléculas de Adhesión Celular. Especializaciones de la Su...

Ver mas trabajos de Anatomia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda