Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Corrupcion (página 2)

Enviado por tatitobonito



Partes: 1, 2

III. CORRUPCION EN LA POLICIA NACIONAL DEL PERU

A. INMORALIDAD NACIONAL

La corrupción impera en todos los niveles de la Administración Pública y estructuras del Estado, están estrictamente relacionadas con diversos estratos de la burocracia, donde el funcionario actúa violando su responsabilidad hacia por lo menos un sistema de orden público o cívico, hace un indebido de su autoridad, acepta dinero por hacer o no hacer actos contrarios a su deber para favorecer a quien lo soborna, permitir que en su toma de decisiones primen consideraciones de interés personal, de status o prestigio para su familia, grupo o partido.

Dentro de esta situación anómala, se encuentra inmersa la PNP, que siendo una institución de Servicio Social, sus integrantes con frecuencia se ven involucrados en actos de corrupción, que trascienden a la comunidad en forma totalmente negativa, siendo resaltados en grandes titulares permanentemente por los medios de comunicación social.

En los últimos años han sido notorios casos de corrupción, protagonizados por altos funcionarios del Estado, incluso un ex presidente de la República, Ministros de Estado y otros que han estremecido al consenso nacional y causando desánimo en la moral de la población, sobre todo que hasta la fecha ninguno ha sido sancionado ejemplarmente, salvo casos menores.

Es importante remarcar que con la agudización de la crisis, estas prácticas tradicionales de corrupción han alcanzado niveles sin precedentes, el deterioro de los ingresos de los funcionarios públicos ha convertido a estas corruptelas en una estrategia de sobrevivencia, comportamiento que se explica mas por razones sociales e institucionales, que individuales; y como parte, de una total descomposición moral, social y económico.

B. CRISIS DE VALORES

Las acciones incorrectas de algunos policías afectan la imagen institucional, en el año 1985 las Fuerzas Policiales fueron objeto de las mas duras críticas por los casos protagonizados por estos malos servidores en forma negativa, motivando la opinión pública severos calificativos de ineficiencia, corrupción y burocratismo, dando origen a la reorganización dispuesta para mejorarla y lograr su vigencia como institución importante del estado; las mismas que pretendieron aminorar o frenar dichas acciones a fin de recuperar los valores, principios, normas y ética profesional; pero en la actualidad, el problema subsiste y se hace imperiosa la necesidad de determinar la incidencia de acciones de corrupción.

Los desaciertos de estos policías corruptos, son fácilmente explotados y magnificados por algunos medios periodísticos, culpando injustamente de todo el mal a la policía como institución, sin considerar que esta, es un aparte de la sociedad a la cual sirve, sociedad donde se observa una visible decadencia de valores éticos y morales, donde hay anomia, informalidad, violencia, desorden, escasa cultura cívica y que requiere de un serio esfuerzo intelectual y moral para su recuperación.

Desde una perspectiva ética y moral, la situación de la Policía es mas censurable, por ser esta, una autoridad que ha quebrantado su juramento de honor de cumplir y hacer cumplir las leyes, dejando de lado su delicada función social.

La falta de conciencia moral del personal policial, el desconocimiento sobre los principios éticos y morales que rigen su actuación , la deficiente formación moral y profesional en las Escuelas, la crisis política, económica y social del país y, en especial de la carencia de valores éticos y morales de la sociedad, donde los miembros policiales están inmersos; así como, el sub desarrollo el bajo nivel cultural, y el deficiente nivel de disciplina social, han contribuido al desarrollo desmesurado y mantenimiento latente de la corrupción policial

El comando institucional en su afán de contrarrestar actos de corrupción y fortalecer la educación ética y moral del personal policial, ha difundido como fuente deontológico el Condigo de ética, pero, por publicaciones a diario de actos delictivos policiales a través de notas periodísticas y opiniones, este Código a sido insuficiente para cambiar el comportamiento, pues requiere previamente consolidar la estructura ética policial mediante una acción educativa integral.

Esta situación que se proyecta peligrosamente en la llamada "Crisis de Valores" debe ser constante preocupación de todos los peruanos y motiva una reflexión orientada a que todos tienen el deber de contribuir a fortalecer la moral policial; y en consecuencia, a mejorar la calidad del servicio que presta a la sociedad, o en su defecto seguir aceptando los casos de corrupción, extorsión y coimas cometidas por miembros policiales, que prefirieron recurrir a estos medios vedados, para aliviar sus necesidades básicas, con el consiguiente desprestigio institucional.

C. INMORALIDAD IMPUNE

Una situación común y cotidiana que se presenta dentro del quehacer policial y que contribuye a incrementar en forma ostensible la corrupción policial, esta en los cuadros de mando, cuando un Superior excediéndose de sus atribuciones y funciones que tiene, coacciona a su subordinado para que por acción u omisión deja de cumplir con sus obligaciones, contraviniendo de manera deliberante con un mandato jurídico, así es frecuente como se obliga a cumplir ordenes contrarias a las normas legales; con la finalidad de favorecer a terceras personas.

Esto ocurre cuando ambos carecen de una sólida formación ética y moral que les permita diferenciar a cabalidad los conceptos del bien y del valor, y así poder adaptar una actitud orientada hacia la rectitud, a fin de evitar estos que socavan la misma existencia de la institución. Debido a esto, el superior en forma deliberante se extralimita y distorsiona las facultades que por su investidura posee, y el subordinado es incapaz de rechazar la presión del superior, para favorecer a una persona que ha cometido un acto ilícito o en todo caso que realice un acto contrario a las normas, haciéndose participe y/o cómplice de la misma infracción cometida bajo coacción, amenaza y presión psíquica de ser cambiado de colocación, baja calificación anual y otros. Lo peculiar de esta situación es que al ser descubierto, solamente el personal que acepto contravenir la norma, en este caso el subordinado, es ejemplarizadóramente sancionado y/o denunciado, sin tener en cuenta que fue el Superior quien la originó y es responsable del quebrantamiento legal, ya que esta situación desaparecería, si es que el superior deja de intervenir negativamente en estos hechos, que directa o indirectamente contribuyen con la corrupción.

Este abuso de la autoridad y del mando por parte del superior, coadyuva de manera consistente a que la inmoralidad se entronice en todas las actividades policiales, tanto operativas como administrativas, ya sea para cometer el delito por dar el mal ejemplo, influyendo negativamente en la moral institucional.

A la fecha, a pesar de estos hechos se producen rutinariamente, se adolece de mecanismos administrativos que permitan ejercer un control, evitar su comisión o en todo caso disminuirlos, además han sido nulos los casos en que un superior haya sido sancionado y/o denunciado por estar incurso en éstos, lo que demuestra que por una parte existe impunidad en los actos delictivos cometidos por el superior; y por otro lados e carece de voluntad para revertir en forma positiva esta situación anómala que también se presenta ante una presión de tipo familiar, amical y/o sentimental cuando se obliga a un miembro policial, a incumplir con sus obligaciones, siempre que no diferencie ni priorice los valores éticos y morales que lo rigen.

D. SITUACIÓN ECONOMICA DEL PERSONAL

Este factor, también de manera decidida contribuye al incremento y persistencia de la corrupción en la PNP, debido a que las bajas remuneraciones que perciben, lo cual impide satisfacer a cabalidad sus necesidades básicas, y poder realizarse como persona o profesional, encontrándose al borde de la indigencia dentro de la institución, esto mella la moral y sensibiliza de sus componentes ante la sociedad. Esta situación crítica, motiva que muchos efectivos policiales se vean impulsados a delinquir en su afán de conseguir algún beneficio económico, pero en forma ilícita, para paliar estas necesidades de su hogar; sin pretender justificar de esta manera los actos dolosos en que incurren.

La difícil situación económica por la que atraviesan los efectivos policiales están íntimamente relacionada con la crisis económica del país, que impide al estado proporcionar remuneraciones mas decorosas y acorde con las exigencias actuales que permitan satisfacer elementales necesidades personales y familiares. Por esto, el poder adquisitivo es muy bajo, en comparación al costo de vida, esto impide al servidor policial salir de la indigencia, tan igual o mejor que otros integrantes de instituciones públicas y/o privadas, teniendo en cuenta la delicada función que realizan y las tentaciones a que se encuentran sujetos permanentemente como producto de su trabajo diario; lo cual sería diferente si es que el personal policial estaría bien remunerado o pro lo menos su remuneración le permita cumplir con sus obligaciones dentro del hogar.

Estos bajos ingresos remunerativos, están aunados con un deficiente programa de bienestar y servicios de educación, salud, vivienda, alimentación, recreación, etc. Pues los existentes en la practica no cumplen con los objetivos por lo que fueron creados, o en todo caso es un paliativo al problema y sin afrontarlo en toda la dimensión como tal, este aspecto está referido a Sanidad, FOVIPOL, centros educativos a cargo de la institución, bazares, etc.

Siendo la dación y aumento de remuneraciones responsabilidad directa del Estado y tal como actualmente se viene desarrollando la vida económica del país, es difícil un mejoramiento de éstas, por tanto, la única forma de compensarlas en con una serie de medidas propias de satisfacción de necesidades básicas, por intermedio de adecuados servicios de bienestar.

E. FORMACION ETICA Y MORAL

Una de las causas decisivas para que la corrupción se haya generalizado en la PNP, es que el personal carece de una sólida formación ética y moral, es decir, que internalice en su real dimensión los principios éticos y morales que regulan la conducta humana y que le permitan en un momento dado rechazar tentaciones de diversa índole durante el ejercicio de sus funciones.

Este punto es el mas endeble, dentro de la formación integral del personal policial, presentándose esta deficiencia en todos los niveles del instituto, esto debido a la poca importancia a las asignaturas que guardan relación en la Etica y la Moral, problema aunado a la falta de docentes idóneos para el dictado de las mismas.

Como se puede deducir en esta aseveración, las deficiencias de tipo ético y moral, crea un vacío en la conducta y comportamiento del personal policial, propiciando un incremento alarmante de actos dolosos en los cuales se encuentran involucrados, causando rechazo y resulta por parte de la población y cerrando desconfianza de todos los estratos sociales del país.

Esta anomalía ética y moral, afecta por igual al conjunto de integrantes de la institución, y quizás con mayor énfasis a aquellos que tienen la responsabilidad de conducir las unidades policiales y por ende tienen atribuciones y poder de decisión sobre ellos y ante la sociedad, que la ley les otorga. Al crecer de una estructura ética y moral cimentada, esas atribuciones que posee las aplica en forma negativa o en todo caso para satisfacer su interés personal.

La internalización de valores éticos y morales debe ser permanente, constante y total, es decir, además de darse en las etapas de formación y perfeccionamientos e debe buscar un mecanismo que permita enseñar estos principios a todos los efectivos a nivel nacional tanto para el oficial como para el subalterno, pero en forma efectiva; lo que permitiría darle consistencia a sus actos que realice dentro del quehacer policial y disminuir significativamente los actos de corrupción existentes.

E. FUNDAMENTOS DEL POLICIA

La existencia de la Policía se funda en los siguientes elementos:

1. La Libertad

Propia del ser humano, quien puede optar por algunos de los términos de las alternativas que se le ofrece: aceptar la ley o trastocarla

2. La Sociedad

La Policía se justifica dentro del grupo social, dentro de la convivencia, al no existir sociedad no existiría policía.

3. El derecho

Conjunto de normas que regulan las relaciones de las personas en sociedad, garantizando una convivencia pacífica y armoniosa

4. La Voluntad Social

Intención desinteresada que tiene la sociedad de aceptar en su entorno a la institución policial como parte de ella y como organización sustancial para su existencia.

5. El Orden

La vigilancia y existencia de un orden, presupone la existencia de la policía; sin policía no hay orden

6. La Norma

Sin norma aplicada a un orden, no existiría la función policial y al no existir esta, no sería necesaria la policía.

F. MORALIDAD POLICIAL

La Policía actualmente no logra una realización personal con su trabajo en lo que se refiere al aspecto económico y de status laboral. El personal policial, se encuentra muy alejado, siquiera de poder atender sus necesidades básicas elementales con las remuneraciones que percibe.

El Policía sobre todo que debe atender familia, recurre en la totalidad de veces, a ingresos económicos provenientes de fuentes ajenas al que le otorga el ejercicio de la función policial fungiendo de vendedores ambulantes, comisionistas, choferes de taxi, miembros de seguridad privada etc; lo cual les ocupa horas que deberían ser dedicadas al descanso o al entorno familiar.

En relación a los decretos Supremos Nº 145-87-EF y 083-87-PCM se establece la incorporación del personal policial al sistema único de remuneraciones, bonificaciones, beneficios y pensiones para los funcionarios y servidores de la Administración Publica.

A partir del 02 de Octubre de 1985 en Base al decreto Supremo Nº210-87-EF se reconoce como bonificación especial solo el retraso en el ascenso, y las escalas de remuneración son homologadas con empelados de otros sectores de la administración pública sin tomar en cuenta la calidad de trabajo y la dedicación exclusiva del servidor policial.

Actualmente el sueldo promedio mensual de un servidor policial, no le alcanza para sufragar sus gastos familiares ni siquiera en un 50% lo cual lo motiva a tener que llevar un sistema de vida poco decoroso e incompatible con su labor de guardián de la ley, debiendo muchas veces convivir con personas que viven al margen de la ley. El sueldo promedio de un Capitán de la PNP no excede los setecientos nuevos soles.

Como podemos observar la remuneración que percibe el servidor policial no cubre las exigencias mínimas como son: alimentación, vivienda, y otros rubros importantes como educación, salud, por lo tanto en la mayoría de casos, deben realizar como ya hemos dicho otras labores, que exigen un esfuerzo adicional, lo que va en detrimento además de sus alud y de un buen rendimiento laboral dentro de la institución.

Con respecto a sus bonificaciones del personal podemos mencionar que se viene atravesando la siguiente situación :

Zona de Emergencia : los incentivos en la actualidad han quedado suspendidos

Subsidio familia :

Condecoración : no se percibe

Riesgo de vida :

Personal : 5% cada quinquenio cumplido

Además a pesar de que el sueldo que se percibe es bajo, existen descuentos considerados Oficiales como son Caja de Pensiones Militar Policial, FOVIPOL, Fondo de Auxilio Funerario, Revista Policial, Casino de Policía etc, que merman las remuneraciones y que generalmente no proporcionan un beneficio inmediato al personal policial, que en esta forma va recortando aun mas sus ingresos económicos.

Por otro lado el articulo numero 25 de la CPP de 1993, al señalar que la jornada ordinaria de trabajo es de 8 horas diarias o 48 horas semanales como máximo, refiere al empleo en general y de ninguna manera puede ser no aplicable al Policía en el ejercicio de sus funciones, al que de manera irregular se le somete a horarios de trabajo de tipo Militar cual si cumpliera funciones acuarteladas, cuando en realidad la función de policía es una profesión de carácter técnico-científico que merece todo el respeto y consideración de su elemento humano. Incluso el articulo en mención agrega inclusive que en caso de jornadas acumulativas o atípicas, el promedio de horas trabajadas en el período correspondiente no puede superar dicho máximo.

G. FACTORES DEL PNP PROCLIVE A LA CORRUPCIÓN POLICIAL

La corrupción se da en todas las sociedades, pero en unas mas que en otras, las presiones para su control son mas intensas.

Este fenómeno afecta a todos los campos de la actividad nacional, particularmente al orden interna.

La corrupción en la Policía Nacional; la diferencia está en que sus integrantes por su rol de custodios de la ley, su negativo accionar se hace mas censurable y acusa mayor impacto en los medios de comunicación social.

La corrupción en el país es un problema estructural y sus principales causas en la prolongada crisis social y moral, el clima de violencia, pobreza, escasa cultura etc.

La corrupción e inmoralidad en la Policía Nacional tiene como principales causas, en primer e importante lugar, la deficiente moral policial, así como la falta de control del personal; y por otro lado, los bajos niveles de ingresos económicos y, las escasas oportunidades de obtener recursos económicos adicionales con otras actividades.

La acumulación de actos de corruptela en la administración pública, aumenta la probabilidad de que los delincuentes subversivos encuentran en ella, justificación para fundamentar su ideología y su accionar.

El cumplimiento de una función tan notable e importante como la policía, exige del Estado un adecuado apoyo para no caer en la tentación de incumplir su sagrado deber, que repercute en el prestigio institucional y del Gobierno.

H PRINCIPIOS CAUSAS DE LA CORRUPCIÓN E INMORALIDAD POLICIAL

1. EXTERNAS:

a. La crisis política, económica y social del país y en especial de los valores éticos y morales. En efecto , nuestro país viene atravesando una de sus peores etapas de vida contemporánea, en razón que se vienen experimentando cambios estructurales radicales, pero no precisamente

b. La violencia existe y el bajo nivel de disciplina social. La violencia expresada en múltiples manifestaciones y modalidades, repercute en todo orden de cosas, pero sobre todo en la vida familiar y social de la comunidad

c. El crecimiento de la delincuencia, que para conseguir sus objetivos no vacila en recurrir a la corrupción de funcionarios, con la finalidad de sustraerse de la persecución policial.

d. La desinformación de la población sobre las normas y procedimientos legales vigentes. Lo cual motiva a que las personas por este desconocimiento, permitan muchas veces que malos elementos de la Policía avasallen sus derechos y se extralimiten en sus funciones, como son los registros domiciliarios o las detenciones sin las formalidades de ley.

2. INTERNAS

a. La falta de conciencia del personal policial sobre los principios éticos y morales que rigen su actuación

b. La deficiente formación en las Escuelas de Policía tanto de Oficiales como de sub Oficiales

c. La deficiente investigación básica y falta de investigación especial, en el personal de la Institución. Por parte de los Organos de contrainteligencia.

d. El subdesarrollo y el bajo nivel cultural de la población. Lo cual no permite una adecuada conciencia cívica en la ciudadanía, por tanto se siguen presentando esquemas mentales prohibitivos en otras culturas mas desarrolladas, como es el caso de la facilidad con la cual se intenta sobornar a los efectivos policiales, sin que esto les signifique ningún tipo de esfuerzo. La coima se ha institucionalizado en el país, como acción de la misma ciudadanía.

e. El centralismo y auge de la informalidad. Lo que trae como consecuencia, una manifestación de la ciudadanía a transgredir las normas y disposiciones reguladoras, arrastrando en su intento a la Policía Nacional, pues sus efectivos también incurren en informalidad funcional

f. La falta de conciencia cívica sobre los deberes como personas humanas, lo cual impulsa a las personas a excederse en sus derechos y atribuciones.

g. La falta de integración y unidad de doctrina en la Policía Nacional

h. El mal ejemplo y la falta de control de algunos superiores

i. El incumplimiento del principio:"El jefe es el único responsable de lo que su unidad haga o deje de hacer"

j. La tolerancia y complacencia ante las faltas que comete el Subalterno

k. La excesiva familiaridad entre superiores y subalterno así como la pérdida de ascedencia y liderazgo

l. La ausencia de una Dirección de Operaciones Psicológicas en la institución.

m. La carencia de una legislación que autorice a los policías a que puedan tener otras actividades remuneradas.

I. FACTORES CONDICIONALES DE LA CORRUPCIÓN E INMORALIDAD POLICIAL

  1. Somos conocedores que el sistema administrativo de personal no es el mas adecuado para garantizar la solidez de la familia policial, los cambios de colocación, provocan alejamiento del servidor policial de su hogar y familia, produciéndose una serie de graves alteraciones y trastornos a nivel interno de la familia, llegando inclusive a niveles de desintegración. Por ejemplo en los casos en que el servidor policial busca otra pareja, de la cual llega a enamorarse, originando la separación absoluta de su familia primigenia Actualmente, los cambios de colocación son premeditados en forma de compensación económica por los viáticos que se consiguen en torno a ellos, en estos casos el servidor policial asume un acuerdo con su familia para separarse por determinado tiempo, con el fin de beneficiarse de los viáticos, permaneciendo en esta forma alejada de sus seres queridos.

    Si nos referimos a la paternidad responsable, es difícil asumir una situación de responsabilidad directa, cuando el servicio policial se encuentra alejado del seno familiar.

  2. LA FAMILIA

    El personal policial cuenta para su atención de salud con el servicio de Sanidad de la Policía Nacional, cuya misión fundamental es la de preservar la salud del personal policial y sus familiares directos.

    Asimismo existe un fondo de seguro social (FOSPOLIS) que cubre las necesidades de medicina, pero que no siempre cuenta con el stock necesario.

    Asimismo el personal policial no cuenta con una póliza por accidente de trabajo como se da en otros tipos de instituciones donde existe riesgo permanente

  3. RESPECTO A LA SALUD

    Desprendiéndose de la realidad policial, muchos servidores en la condición de padres., solo desean dejar como herencia a sus hijos una buena educación, en razón de no poder obtener bienes que le servirán en el futuro, no pensar en propiedades inmuebles u potros imposibles por no contar con medios económicos suficientes.

  4. RESPECTO A LA EDUCACION

    Existen programas creados para contemplar la problemática de la vivienda en el personal policial, como son : ASVIP, VIPOL independientemente de la aportación mensual que todo servidor da por concepto de FOVIPOL, pese a esto la problemática en cuanto a la vivienda es grave, las casas en guarnición son escasas, y su número no es muy significativo en relación a la totalidad de personal.

    El personal de Oficiales en su mayoría vive en casas alquiladas, o con otros familiares, padres y hermanos. En el caso del personal subalterno existe un mayor número de efectivos que cuenta con casas propias, esto en razón a la zona en que residen, las que casi siempre están en urbanizaciones populares o pueblos jóvenes.

  5. VIVIENDA

    El aspecto bienestar, es tomado desde un punto de vista asistencial, centralizándose casi siempre en Bazar. Con la unificación policial, estos conceptos se han visto ampliados, por la existencia de centros educativos, dependientes de este sistema, los que al ser integrados, conforme a un panorama mas amplio. Pese a estos esfuerzos, es mucho lo que hay que hacer para que el servidor policial, tenga el bienestar que realmente necesitaba en merito de la labor que realiza.

    Asimismo existe el CODASBI, quien a través de su Presidencia y personal que conforma ha hecho esfuerzo por lograr remediar en algo la problemática surgida en el personal mas necesitado, pero a todo esto es muy poco lo que se ha logrado.

  6. BIENESTAR

    Actualmente existen centros de esparcimiento para Oficiales de la PNP, los que cuentan con los servicios elementales básicos; pero debido a la crisis económica por la que atravesamos a nivel nacional, se inciden que la atención que pueda brindar dichos centros son muy limitados, restringiéndose las facilidades de crédito en la alimentación y otros servicios que deben prestar a los asociados.

    Esto se profundiza, en razón de que los asociados y sus familiares para poderse desplazar en estos centros de Esparcimiento, que en su mayoría de los casos se encuentra ubicados fuera de la ciudad de Lima teniendo que costear los gastos para el traslado de los mismos.

  7. RECREACIÓN

    El personal policial recibe una formación dentro de los centros de Formación existentes en la institución, tanto para el nivel de Oficiales como el de Sub Oficiales, en el caso del personal de Oficiales, reciben una formación que dura CUATRO años, el cual tiene el rango universatario y por lo tanto debe tener los mismos derechos asignados a otras profesiones.

  8. ASPECTO ECONOMICO LABORAL

    La ética del policía todavía con mayor precisión corresponde a la naturaleza de las relaciones sociales porque, proviniendo del profesional cuyo instrumento de acción es la norma jurídica, necesariamente participa de la sustancia ética que reposa en el fondo de toda norma jurídica y que, como ninguna otra, exhibe nítidamente la razón estructural que la alimenta y la hace germinar.

    Estas son las razones por las cuales consideramos que la formación ética moral del policía debe hacerse partiendo del tratamiento de la ética en el ejercicio profesional del Policía, analizando la crisis ética de la profesión policial a la luz de las contradicciones de la moral de nuestra sociedad subdesarrollada que obligadamente inspiran la moral del policía y orienta la dirección del ejercicio de la función policial

    Partamos del concepto de que la ética del policía es también parte de la ética general de la sociedad, como bien dice el adagio "Cada sociedad tiene la Policía que se merece", por lo tanto la enseñanza del curso de Etica, deontología del padecimiento moral de la profesión policial.

    El remedio directo residirá en la transformación de las propias condiciones estructurales, que a su vez cambiaran la misma moral general de la colectividad a la cual presta servicios el policía.

    Mirando epidérmicamente el asunto, parece que el descenso ético de la función de Policía no es sino el resultado del incumplimiento de las normas morales que regulan su ejercicio y la conducta privada del Policía. Pero el problema es indudablemente mucho mas profundo y cala en la esencia misma de las relaciones sociales, en la propia naturaleza de la función y en la ética general de la sociedad.

    Dentro de esta moral general de la sociedad es, pues, donde se genera la moral del Policía. Es miembro de ella y no puede sustraerse a su influencia.

    Indiscutiblemente que la formación ética del profesional de Policía, ha de empezar con la propia formación de la ética del Cadete o del Alumno de la Escuela de Formación. No se podrá ser jamás Policía probo cuando se fue estudiante inmoral. En la formación ética dentro del hogar: No podrá ser hombre de bien en la calle quien fue un truhán dentro del hogar.

  9. DEFICIENTE FORMACIÓN ETICA – MORAL DEL POLICIA
  10. DETERIORO DE LAS RELACIONES DE AUTORIDAD ENTRE SUPERIORES Y SUBORDINADOS

Las relaciones de autoridad entre Superiores y Subalternos en la PNP, se encuentran deterioradas por la acción de la falta de disciplina que demuestran algunos miembros de la institución, quienes sin tener en cuenta las bases de la formación y disciplina, se exceden en su trato familiar con sus subordinados a extremos de faltarse el respeto mutuamente, desobedecer ordenes, y lo que es peor coludirse en la comisión de actos contrarios a la ética y la moral.

Estas relaciones se encuentran debidamente normadas y reglamentadas, sin embargo, estos preceptos al ser incumplidos, generan resquebrajamiento de la disciplina, dando lugar a que el subalterno se exceda en su trato al superior y por ende se pierda ascendencia: el tuteo, los sobrenombres, la excesiva familiaridad, son pretextos de que es un trato adecuado al servicio operativo que han de efectuar, es generalmente el inicio de este deterioro, pues al no existir un adecuado control por parte del superior, el exceso de convierte en rutina, luego se producirán hechos cuyas consecuencias estamos analizando.

J. DELINCUENCIA POLICIAL

En forma cotidiana los hechos delictivos cometidos por efectivos policiales, son revelados negativamente por los medios de comunicación, propiciando la formación de una atmósfera adversa hacia la figura policial en conjunto; en tanto se logre disminuir ostensiblemente los delitos mediante un programa permanente de bienestar orientado a la satisfacción de sus necesidades básicas y como paliativo a su crítica situación económica; entonces se podrá mejorar la imagen de la PNP

1. DELITOS MAS FRECUENTES

a. DELITO CONTRA LA FE PUBLICA

Se aprecia que el personal subalterno en su mayoría se encuentra procesado por hechos relacionados con al expedición o usos de papeletas de descanso médico; con respecto a los Oficiales en su totalidad se encuentran relacionados con hechos relacionados a la función policial, existiendo casos de falsedad en la expedición de pericias, falsedad en la formulación de atestados policiales, falsedad en la expedición de documentos.

En todos estos casos se constata que el agraviado no es necesariamente el Estado, pues existen gran cantidad de casos, en donde los agraviados son personas particulares que han denunciado estos hechos ante los comandos policiales correspondientes, habiéndose derivado en sendas investigaciones administrativas que han dado lugar a la denuncia ante el fuero privativo.

b. DELITO CONTRA LA DIGNIDAD Y LOS DEBERES DE FUNCION

Tipificado en el art. 200 de Código de Justicia Militar en donde estipulan que infringen este delito quienes en el ejercicio de sus funciones exigen dinero o cualquier ventaja económica para hacer u omitir algo en violación a sus obligaciones, o aceptan regalos u otra ventaja a sabienda de que son hechos a fin de violar sus obligaciones; o exigir dinero para poner en libertad a un detenido o para reconocer o amparar un derecho.

En el presente trabajo, se aprecia que existe complicidad mutua entre superiores y Subordinados para coludirse con delincuentes o personas que infringen la ley, exigirles dinero bajo amenaza o coacción en agravio de terceras personas.

c. DELITO CONTRA LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA

La mayoría de casos analizados esta referida a denuncias maliciosas y evasión de detenidos.

d. DELITO DE FRAUDE

En este caso esta comprobado que se encuentra referido a malos manejos de fondos del estado, como por ejemplo de aquellos policías que estando en retiro por muerte siguen percibiendo sus remuneraciones para beneficio de terceros.

e DELITO DE APROPIACIÓN ILICITA

Según el Código de justicia Militar faculta a conoce los delitos tipificados en el Código Penal, motivo los dos casos pueden ser juzgados en el fuero privativo

f. DELITO DE EXTORSION

Caso típico de un personal policial en agravio de un particular y que con frecuencia se vienen produciendo en forma constante, los mismos que son magnificados negativamente por los medios de comunicación masiva.

  1. 1. La corrupción en el país es un problema estructural que se presenta en todas sus estratos sociales, laborales y de administración tanto privada como pública

    2. La corrupción policial forma parte de la corrupción generalizada de nuestra sociedad contemporánea, por tanto le afectan los mismos causales que afectan estructuralmente a otras organizaciones del medio, sin embargo la Corrupción policial es mas evidente por acción de los medios de comunicación ante la denuncia de las personas afectadas, por la inconducta funcional de quienes incurren en ella.

    3. La corrupción en la Policía Nacional tiene como principales causas, en primer e importante lugar la deficiente moral profesional, así como la falta de control del personal y por otro lado los bajos niveles de ingresos económicos y las escasas oportunidades de obtener recursos económicos adicionales con otras oportunidades.

    4. También existen causas condicionales de la corrupción policial de carácter exógeno y endógeno, entre las primeras se encuentran la crisis política, económica social, la violencia, el bajo nivel de disciplina social, el crecimiento de la delincuencia, el subdesarrollo, la informalidad, la falta de conciencia cívica de la población; y entre las causas endógenas tenemos la falta de ética y moral policial, la eficiente formación académica, la falta de integración y unidad de doctrina de la PNP, el mal ejemplo, la falta de control, la tolerancia y la complacencia ante las faltas que comete el subalterno.

    5. La corrupción policial no se puede medir estadísticamente por cuanto no existen estudios serios y sobre todo porque no es posible conocer su incidencia, pues en la mayoría de casos, estos hechos no son conocidos, menos denunciados ni investigados, pro cuanto el agente y la víctima se coluden para cometerlo.

  2. CONCLUSIONES
  3. RECOMENDACIONES

1. El problema de la corrupción no tendrá una solución eficaz mientras no cambie el sistema estructural corrupto de nuestra sociedad. El policía seguirá siendo corrupto, mientras subsista en la sociedad el mismo animo que incentiva al policía de incurrir en acción u omisión deliberada de sus funciones, excesos o trasgresiones, a cambio de favores, dádivas, coimas, extorsión, etc.

2. Identificarse con la sociedad, a fin de reestablecer el principio de relación sociedad policía, desterrando las viejas prácticas corruptas de condicionar los servicios policiales al precio de la dádiva obligada de la ciudadanía.

3. Fortalecer las estructuras básica institucionales, mediante una sólida formación ético-moral en las Escuelas de Formación de la PNP, a cargo de docentes debidamente reconocidos, pero con modelos reales y capaces de preparar al Policía en formación, frente al reto que le significara ingresar al servicio de una sociedad, en donde la corrupción forma parte de sus formas de solución a los problemas que la aquejan.

4. Cautelar los principios de disciplina, investigando profundamente los casos de corrupción detectados en la Policía Nacional, aplicándose medidas inmediatas en función a la gravedad de los hechos.

5. Ejercitar medidas de control mucho mas efectivas y drásticas, frente a los actos de corrupción detectados, a fin de que los procesos administrativos disciplinarios, tenga el carácter de ejemplarizador.

BIBLIOGRAFÍA

  • De la Porta, D. (1996). Partidos Políticos y corrupción. Nueva Sociedad , 145, 92-152
  • Enciclopedia Encarta (1998). Microsoft Corporation.
  • Fernandez-Dols, J.M. (1993). Norma perversa: hipótesis teóricas. Psicothema , 5, 91-101
  • García, M., Hormazábal, N., Mosalve, D., Rayo, C., Riffo, N., Rojas, T. Y Rosales, X (1999). El fenómeno de la corrupción desde una perspectiva psicosocial . Seminario para optar al grado de licenciado en psicología. Concepción
  • Huerta, R. (1992). Corrupción entre la sociedad y y el poder. Visión , 1-15 de agosto
  • Huntington, S. y Scott, S. (1994). Corrupción: policía y sociedad. Uam-Azcapotzalco. [Documento WWW] URL http://www.azc.uam.mx/cotidiando68/doc9.html
  • Silva, C y Hernández, M.(1995) Las formas cotidianas de la corrupción: un análisis de discurso. Revista latinoamericana de psicología ,29, 243-260
  • Zuluaga, J. (1996). Cuando la corrupción invade el tejido social. Nueva sociedad , 145
  • Transparency International (1999). Indice de percepción de corrupción. Transparency International . [Documento WWW] URL http://www.transparency.org/documents/cpi/index.es.html
  • CAPELA, J (1991). Una decada en la educación peruana. Ministerio de Educación LIMA
  • RIZO, R (1998). Violencia y crisis de valores en el Perú. Fondo Editorial. Lima
  • ESCOBAR G (1982) Introducción a la problemática y la historia de la etica. Fondo de Cultura Económica. México
  • GUIÑAZÚ, J. Enriquecimiento ilícito en la administración pública, en diario Los Andes, 11 de septiembre de 1993, sección 1ª, pág. 12.

Convención Interamericana Contra La Corrupción

En Caracas, Venezuela, el 29 de marzo de 1996, se firma la convención interamericana contra la corrupción, con el propósito fundamental de promover y fortalecer el desarrollo de los mecanismos necesarios para prevenir, detectar, sancionar y erradicar la corrupción; y, promover, facilitar y regular la cooperación entre los estados partes a fin de asegurar la eficacia de las medidas y acciones dispuestas para el cumplimiento de dicho objetivo, que no es otro que terminar con la corrupción. Dicha convención contiene toda una normativa destinada a cumplir con tales propósitos, cuenta con medidas preventivas en su articulo III como: normas de conducta; sistemas de declaración de ingresos por parte de las personas que desempeñan funciones publicas en los cargos que establezca la ley; sistemas para la contratación y para la adquisición de bienes y servicios por parte del estado que aseguren la publicidad, equidad y eficiencia; sistemas para la recaudación y el control de los bienes del estado que impidan la corrupción; órganos de control superior; medidas que impidan el soborno de funcionarios públicos nacionales y extranjeros, tales como mecanismos para asegurar que las sociedades mercantiles y otros tipos de asociaciones mantengan registros que reflejen con exactitud y razonable detalle la adquisición y enajenación de activos, y que establezcan suficientes controles contables internos que permitan a su personal detectar actos de corrupción. Incluye dentro de los actos de corrupción, entre otros, al enriquecimiento ilícito describiendo como delito: el incremento del patrimonio de un funcionario publico con significativo exceso respecto de sus ingresos legítimos durante el ejercicio de sus funciones y que no pueda ser razonablemente justificado por él. Por otra parte no es necesario dice la convención que los actos de corrupción descriptos causen perjuicio patrimonial al Estado. En suma, no existe a partir de la convención la discrecionalidad en el manejo de los fondos públicos; el gasto innecesario o superfluo, el no cuidar los bienes públicos como si fueran propios, el realizar proyectos inútiles, todo ello encuadra en las prohibiciones de la convención interamericana contra la corrupción Argentina se adhiere a esta convención el 4 de agosto de 1997.

CONTROL DE LA CORRUPCIÓN

Hay varias formas de combatir la corrupción, pero antes de empezar con el análisis es necesario sugerir que percibir que la corrupción se encuentra generalizada puede llevar a conclusiones apresuradas y percepciones erróneas. Se puede llegar a entender que todas las formas de corrupción son igualmente dañinas; o lo que es todavía más pernicioso, que como la corrupción existe en todos los países, no puede hacerse nada al respecto.

La pregunta que surge para controlar la corrupción es ¿Qué hacer? Sin duda, se puede hacer mucho para detener a este mal que afecta a todas las capas de la sociedad.

Se puede empezar con una mayor democracia y más libertad de mercado, ya que a la larga constituirán una ayuda. No obstante, no se puede decir lo mismo en lo que se refiere a las privatizaciones; por ejemplo, si privatizamos una actividad o área estatal corrupta, y llamamos precio a lo que antes era soborno, sin duda que no hubo un gran cambio. En general, las privatizaciones podrían ayudar a reducir los monopolios estatales, pero difícilmente puede ser una mejoría restablecer ese monopolio, ahora en forma privada.

Por lo tanto, las soluciones comienzan con la mejoría de los sistemas. Es menester tanto regular cuidadosamente los monopolios, como mejorar la transparencia y delimitar la discrecionalidad oficial. Se tiene que aumentar la probabilidad que se atrapen los corruptos y los castigos por corrupción tienen que ser mayores.

Los pasos hacia el éxito en el control eficiente de la corrupción, tendría como primer paso "la captura de un pez gordo". En situaciones donde la corrupción se ha extendido y masificado, la gente no cree en los políticos y sus promesas. Cuando existe una cultura de impunidad, la única manera de romperla es condenando y castigando unos cuantos corruptos importantes. El siguiente paso, tiene relación con que en las campañas exitosas incluyen a la gente. Un punto de partida es tomar nota que en muchos casos los que pagan sobornos preferirían no hacerlo. Para controlar esto se acuerda montar investigaciones independientes de denuncias de soborno y publicar los resultados. Esto lo lleva a la práctica Transparencia Internacional(TI), la asociación internacional voluntaria que está tratando de hacer por la corrupción lo que hizo Amnistía Internacional con los derechos humanos. TI espera que la gente de negocios de alrededor del mundo de un paso al frente y que admita que es parte del problema y de la solución. Un tercer paso, en este camino hacia el éxito, tiene que ver con que es posible que gastemos tanto dinero atacando la corrupción, o que generemos tanto papeleo y burocracia, que los costos y las pérdidas en eficiencia sobrepasen los beneficios de una corrupción disminuida. Finalmente los gobiernos que deseen detener la corrupción deben mejorar sus incentivos. En muchos países los salarios del sector público han descendido tanto que una familia no puede vivir con el ingreso medio de un funcionario. Además, en el sector público existen pocas evaluaciones de resultados, de manera que lo que ganan los funcionarios no está relacionado con lo que producen. Por lo tanto, no es sorpresa que surja la corrupción.

Otro punto de vista para controlar este mal, desde el gobierno de un país con corrupción, radica en que el gobierno desafíe a quiénes están fuera de éste, para unirse y ser parte de la solución. Se puede recoger el conocimiento de los ciudadanos sobre los sistemas corruptos, a través de encuesta y entrevistas. Se le pide a la gente que se concentre en la forma como funciona el sistema y no en actos y en individuos corruptos específicos. Se le garantiza el anonimato. Los resultados de las entrevistas de este tipo pueden servir de base para un diagnóstico de los sistemas corruptos. Ese diagnóstico sugerirá por sí mismo las acciones de remedio, y de esa manera, los grupos de ciudadanos pueden sumarse para ayudar algún gobierno a emprender las necesarias reformas sistemáticas.

Además, una campaña para mejorar el ejercicio del poder debe complementar el acostumbrado fortalecimiento de la capacidad y las leyes con:

  • La formación de un órgano coordinado a nivel nacional que sea responsable de diseñar y seguir una estrategia anticorrupción, conjuntamente con una supervisora integrada por ciudadanos.
  • La identificación de varios organismos o áreas claves donde debería concentrarse el esfuerzo anticorrupción el primer año, con la esperanza de lograr éxitos que sirvan de estímulos.
  • Una estrategia de fortalecimiento de la capacidad de los ministerios claves, que tome en serio los problemas de los incentivos y la información, incluyendo experimentos de remuneración sobre la base del desempeño.
  • La identificación de unos cuantos peces gordos cuyos casos irían a los tribunales.

Es conveniente citar aquí las medidas propuestas por la Convención Interamericana contra la corrupción, de 1996 (Convención interamericana contra la Corrupción, Transparency-Lac 1996):

  • Normas de conducta para el correcto, honorable y adecuado cumplimiento de las funciones públicas. Estas normas deberán estar orientadas a prevenir conflictos de intereses y asegurar la preservación y el uso adecuado de los recursos asignados a los funcionarios públicos en el desempeño de sus funciones. Establecerán también las medidas y sistemas que exijan a los funcionarios públicos informar a las autoridades competentes sobre los actos de corrupción en la función pública de los que tengan conocimiento. Tales medidas ayudarán a preservar la confianza en la integridad de los funcionarios públicos y en la gestión pública.
  • Mecanismos para hacer efectivo el cumplimiento de dichas normas de conducta.
  • Instrucciones al personal de las entidades públicas, que aseguren la adecuada comprensión de sus responsabilidades y las normas éticas que rigen sus actividades.
  • Sistemas para la declaración de los ingresos, activos y pasivos por parte de las personas que desempeñan funciones públicas en los cargos que establezca la ley y para la publicación de tales declaraciones cuando corresponda.
  • Sistemas para la contratación de funcionarios públicos y para la adquisición de bienes y servicios por parte del Estado que aseguren la publicidad, equidad y eficiencia de tales sistemas.
  • Sistemas adecuados para la recaudación y el control de los ingresos del Estado, que impidan la corrupción.
  • Leyes que eliminen los beneficios tributarios a cualquier persona o sociedad que efectúe asignaciones en violación de la legislación contra la corrupción de los Estados Partes.
  • Sistemas para proteger a los funcionarios públicos y ciudadanos particulares que denuncien de buena fe actos de corrupción, incluyendo la protección de su identidad, de conformidad con su Constitución y los principios fundamentales de su ordenamiento jurídico interno.
  • Organos de control superior, con el fin de desarrollar mecanismos modernos para prevenir, detectar, sancionar y erradicar las prácticas corruptas.
  • Medidas que impidan el soborno de funcionarios públicos nacionales y extranjeros, tales como mecanismos para asegurar que las sociedades mercantiles y otros tipos de asociaciones mantengan registros que reflejen con exactitud y razonable detalle la adquisición y enajenación de activos, y que establezcan suficientes controles contables internos que permitan a su personal detectar actos de corrupción.
  • Mecanismos para estimular la participación de la sociedad civil y de las organizaciones no gubernamentales en los esfuerzos destinados a prevenir la corrupción.

 

Causas De La Corrupción

¿Cuáles son las causas de la corrupción?.

Se pueden señalar tres tipos de causas que posibilitan la aparición de la corrupción y que se pueden dar en mayor o menor medida en cualquier Estado:

Causas formales,

Causas culturales, y

Causas materiales.

Causas formales.

Las causas formales se desprenden de la delimitación técnica del término y son:

la falta de una clara delimitación entre lo público y lo privado,

la existencia de un ordenamiento jurídico inadecuado a la realidad nacional y

La inoperancia práctica de las instituciones públicas.

Juntas o por separado, estas causas están presentes en buena parte de los países latinoamericanos.

Causas culturales.

Antes de presentar estas causas es necesario señalar que el concepto que se maneja hace referencia a la cultura política de un país, es decir: "el conjunto de actitudes, normas y creencias compartidas por los ciudadanos y que tienen como objeto un fenómeno político [en este caso la corrupción]".

Las condiciones culturales permiten así delimitar la extensión de las prácticas corruptas, la probabilidad que se produzcan y el grado de tolerancia social con que pueden contar.

Son cuatro condiciones culturales básicas:

La existencia de una amplia tolerancia social hacia el goce de privilegios privados; permite que prevalezca una moralidad del lucro privado sobre la moralidad cívica.

La existencia de una cultura de la ilegalidad generalizada o reducida a grupos sociales que saben que "la ley no cuenta para ellos" fomenta la corrupción y la tolerancia social hacia ella.

La persistencia de formas de organización y de sistemas normativos tradicionales, enfrentados a un orden estatal moderno, suele provocar contradicciones que encuentran salida a través de la corrupción.

Para algunos casos latinoamericanos, ciertas manifestaciones corruptas podrían explicarse por la escasa vigencia de la idea de nación y la ausencia de una solidaridad amplia fundada en el bienestar común.

Causas materiales.

Las causas materiales se refieren a situaciones concretas que dan lugar a prácticas corruptas. Las situaciones concretas de las que se trata en este caso son las distintas brechas existentes entre el orden jurídico y el orden social vigente.

¿Cúal es el impacto de la corrupción?.

La corrupción provoca que las decisiones sean tomadas de acuerdo a motivos ajenos a los legítimos, sin tomar en cuenta las consecuencias que ellas tienen para la comunidad.

Impacto económico.

Dieter Frisch, el ex-Director General de Desarrollo de la Comisión Europea, ha observado que la corrupción aumenta los costos de los bienes y servicios; incrementa la deuda de un país (y ello conlleva los futuros costos recurrentes); conduce al relajamiento de las normas de modo que se adquieren bienes que no cumplen las normas establecidas o la tecnología inapropiada o innecesaria; y puede resultar en la aprobación de proyectos basados en el valor del capital involucrado en los mismos, más que en la mano de obra (lo que es más lucrativo para el que comete la corrupción), pero puede ser menos útil desde el punto de vista del desarrollo. Frisch señala que cuando un país aumenta su endeudamiento para llevar a cabo proyectos que no son económicamente viables, la deuda adicional no sólo incluye un costo extra debido a la corrupción, sino que la inversión se canaliza hacia proyectos improductivos e innecesarios.

Impacto Político

El impacto político puede medirse a través de diversos elementos. La corrupción reproduce y consolida la desigualdad social y preserva las redes de complicidad entre las élites políticas y económicas. Respecto a la clase política consolida las clientelas políticas y mantiene funcionando los instrumentos ilegales de control. Respecto al aparato administrativo, perpetúa la ineficiencia de la burocracia y genera formas parasitarias de intermediación. Todo esto conduce a la pérdida de credibilidad en el Estado y a la erosión de la legitimidad necesaria para su funcionamiento adecuado.

Impacto Social

La corrupción acentúa las diferencias sociales al limitar el papel del Estado como mediador de las demandas de los distintos grupos sociales Las clases populares o marginales se ven sometidos a un proceso de exclusión social y político ya que la corrupción los aleja del sistema formal y los obliga a acceder de manera informal a sus medios de subsistencia.

Ejemplo: Las consecuencias de la corrupción generalizada:

Sé deslegitima el sistema político. La corrupción de jueces y de legisladores hizo que los peruanos aprobaran masivamente la decisión del Presidente Fujimori de disolver e intervenir los poderes del Estado.

Mala asignación de fondos escasos. "El problema de la corrupción en México" comentó un funcionario público "es que aquí se derrocha un millón de pesos para robar mil".

Se distorsionan los incentivos económicos. Los mejores negocios no dependen de la competitividad de las empresas sino de su capacidad de influir en los responsables de tomar las decisiones sobre las contrataciones. Se afecta así la eficacia de la economía de mercado.

Se destruye el profesionalismo. En un sistema de corrupción generalizada el interés por los sobornos reemplaza los criterios profesionales.

Segrega y desanima a los honestos.

Se impide la planificación, debido a la falsedad de los datos

Para controlar la corrupción se deben aplicar los siguientes principios:

Responsabilidad de los funcionarios.

Cuando se habla de "Servicio Público" se hace referencia a los servidores públicos en general y a los "mandatarios" electos. También en América Latina responde a la vocación democrática interpretar a la función pública sin hacer distinciones entre cargos con convocatoria oficial y cargos obtenidos en virtud de un acto comicial. Para ambos tipos de funcionarios rigen las mismas normas, aun cuando las funciones en el marco de los poderes públicos también determinen diferencias en cuanto al status conferido por el cargo. Los cargos políticos siempre son temporales en virtud de que están sujetos a un cierto período electoral. Estos participan en la gestión de gobierno y por lo tanto comparten su destino. Sin embargo, de ello no se desprende para el titular electo o político, que le esté permitido guiarse en sus actos por intereses particulares, sean éstos de terceros o propios, por cuanto ello no sólo lesionaría los principios de deberes de funcionario público, sino también el principio de legalidad, principios ambos a los que el funcionario político está tan sujeto como todos los demás funcionarios públicos. Al igual que en el caso de éstos, sus actos deben ser controlables, es decir deben ser transparentes.

Profesionalización del personal.

Los servidores públicos tienen que ser idóneos para el cargo en cuanto a su capacidad técnica y personal. Sólo así es posible evitar que las personas que ocupan los cargos sean convocadas sobre la base de su reracionamiento personal y no por sus condiciones técnicas y personales. Aun cuando los aspectos políticos no se pueden excluir siempre, no deberían ser el único criterios para la convocatoria a un cargo público calificado. En este sentido sería conveniente estimular el desarrollo de escuelas de capacitación para la función pública.

Remuneración adecuada del personal.

Los servidores públicos deben ser remunerados de conformidad con las exigencias que les plantea el cargo y la responsabilidad que se delega en ellos, así como por la formación recibida. Sólo entonces se puede esperar que el servidor público también se sienta consustanciado con la "causa pública". Pero esto por sí sólo no es suficiente. Además, los ascensos deben hacerse siguiendo criterios técnicos y de eficiencia, y no sólo en función de consideraciones políticas, aun cuando esto sea cada vez más difícil de lograr. Si las promociones se otorgan fundamentalmente siguiendo criterios políticos, no podrá aguardarse de los funcionarios que ejerciten su cargo en forma imparcial y siguiendo criterios técnicos y objetivos. Normalmente se guiarán para el ejercicio de sus funciones por pautas esencialmente políticas o buscarán otro tipo de resarcimiento a través de la corrupción.

La nueva organización de personal debe ser complementada por una permanente capacitación, entrenamiento y mayor participación.

Desarrollo de Códigos de Ética.

Aún cuando se ha señalado que las razones para el surgimiento y la propagación de la corrupción deben buscarse fundamentalmente en errores institucionales de los sistemas administrativos, también pueden ser de gran ayuda códigos éticos, para impedir o combatir el surgimiento y la difusión de corrupción. Sólo a través de códigos éticos, coordinados y discutidos con el personal en un proceso permanente, es posible lograr que el personal se identifique con las reglas de una gestión de la función pública esencialmente técnica y políticamente imparcial

Además, este método permite introducir en los propios funcionarios mecanismos personales tales que los inhiban de incurrir en actos de corrupción. Sin embargo, las medidas implementadas sólo podrán ser exitosas, si los empleados y funcionarios que observen una conducta conforme a la ley, reciben un adecuado reconocimiento a esa gestión.

Ejemplo: Los principios de la Comisión NOLAN.-

Toda administración moderna debe guiarse por un cuerpo de principios que rija la relación entre los funcionarios públicos y los particulares; la Comisión Nolan del Reino Unido presentó en 1995 los siguientes principios:

Neutralidad: Quienes ocupan cargos públicos deben tomar las decisiones basadas en el interés público. No deberían hacerlo guiados por posibles beneficios materiales o financieros, ni según el bienestar de sus familiares, amigos o conocidos.

Integridad: Los funcionarios públicos no pueden aceptar ningún tipo de prestación financiera o de cualquier otra índole proveniente de organizaciones o personas, que comprometa sus responsabilidades como funcionario público.

Objetividad: Los funcionarios públicos deberán realizar sus tareas de acuerdo a las normas que la regulan. Esto deberá aplicarse en toda actividad desarrollada, tal como un nombramiento, la adjudicación de un contrato o la recomendación para una persona.

Rendición de Cuentas: Los funcionarios públicos deben rendir cuentas por sus acciones y decisiones que afecten a la colectividad y deben estar dispuestos a someterse a la revisión y análisis de sus acciones.

Sinceridad: Los funcionarios públicos deben ser tan sinceros como les sea posible, con respecto a las decisiones y acciones que tomen. Deberían explicar la razón de sus decisiones y restringir la información sólo cuando el interés público así lo requiera.

Honestidad: Los funcionarios públicos tienen la obligación de declarar cualquier interés privado relacionado con sus responsabilidades públicas, y deben tomar todas las medidas que sean necesarias para resolver cualquier conflicto que surja a fin de proteger el interés público.

Liderazgo: Los funcionarios públicos deben promover y respaldar estos principios mediante el buen ejemplo y el liderazgo.

 

 

Ronald Roncal Plaza
Capitán de la Policía Nacional del Perú Administrador de Empresas

 

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.