Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Producción de plantas

Enviado por barbozaelizabeth



  1. Planteamiento del problema
  2. Marco teórico
  3. Aspectos generales de la propagación asexual
  4. Razones para emplear la propagación asexual
  5. Variación genética en plantas propagadas asexualmente
  6. Técnicas de la propagación por estacas
  7. Acodado
  8. Objetivos
  9. Hipótesis
  10. Materiales y métodos
  11. Bibliografía

INTRODUCCIÓN

El Semeruco (Malpighia Glabra) es una especie frutícola capaz de adaptarse a ambientes climáticos del semi-árido, esta especie, además de su valor intrínseco como componente de la Biodiversidad de este tipo de ecosistema, posee un particular interés en el campo de la fruticultura por el alto contenido de Vitamina C presente en su fruto, razón por la cual es ampliamente cultivada en diversos países de América (Asenjo, 1980; Laskowski, 1996; Ledín, 1958), citado por Laskowki. (1999).

La importancia del semeruco como cultivo frutícola capaz de adaptarse y desarrollarse en condiciones climáticas diversas y a proporcionar materia prima para la industria farmacéutica, motiva a estudiar la mejor vía de establecimiento de estas plantaciones, capaces de ser usadas con fines comerciales.

Los principales métodos de propagación de plantas de semeruco se realizan asexualmente (Laskowki, 1996), en tal sentido este estudio se orienta a evaluar el enraizamiento de plantas por dos vías:

  • el acodo y
  • el estacado de madera dura

para así comparar la efectividad de cada uno de ellos en el establecimiento de dichas plantas.

Para la elaboración de este trabajo se realizará un ensayo donde se evaluarán dos técnicas de propagación asexual (la estaca de madera dura y el acodado) en plantas adultas, utilizando fitohormonas a diferentes concentraciones, el cual se desarrollará en un huerto ubicado en las instalaciones de la UCLA, Decanato de Agronomía.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

A través de la investigación del enraizamiento de estacas y enraizamiento de acodos para la producción de plantas de semeruco (Malpighia Glagra) por vía asexual, queremos buscar y conocer los métodos agronómicos más eficaces para la reproducción del fruto del semeruco. Con la finalidad de establecer si el método de propagación por vía de acodos, es más rápido que el método por propagación por vía de estacas, queriendo lograr a través de éstos métodos, la producción en serie de cultivo de esta planta frutícola que en su producto posee gran número de Vitamina C y Ácido Ascórbico, el cual es fundamental para el desarrollo del campo económico de esta planta, que puede ser explotada en suelo larense y de esta manera aportar auge en la población del Estado Lara.

Si sustentamos que la propagación asexual de las plantas es eficaz al proporcionarle método de cultivo como el de estacas y acodos, en conjunto con una suministración de una fitohormona de aceleración de crecimiento de las plantas, podemos adquirir resultados provechosos a nuestras interrogantes sobre la reproducción de la Malpighia Galbra, y así satisfacer nuestra idea de investigación de producción agrícola.

Al evaluar la producción de raíces de estacas de madera dura y acodos en plantas adultas de semeruco (Malpighia Galbra) con uso de fitohormona, determinaremos el tiempo de enraizamiento de plantas de semeruco por medio de acodo y estacas, utilizando diferentes concentraciones de fitohormonas. Estimamos la cantidad y longitud de raíces producidas, la cual logrará establecer conclusiones en su crecimiento.

MARCO TEÓRICO

El Semeruco o cerezo (Malpighia Glabra)

Es un pequeño árbol, frecuentemente de aspecto arbustivo, típico de dos zonas secas del Estado Lara, cuyos rojos frutos tienen alto contenido de Vitamina C. En Venezuela, la mayor proporción de tierras áridas se encuentran en la región Centro-Occidental, con una importante y frágil diversidad de especies vegetales, cuya conservación está íntimamente ligada a las probabilidades de establecimiento y desarrollo de las plántulas. Esta planta tropical posee como componente de la biodiversidad del ecosistema, tiene un particular interés en el campo de la fruticultura, razón por la cual es ampliamente cultivada en diversos países de América (Asenjo, 1980; Laskowski, 1996; Ledín, 1958).

Sobre la Malpighia Glabra existe un importante número de trabajos relacionados con la descripción y selección de cultivares, reproducción asexual, aspectos generales de su cultivo y caracteres anatómicos de órganos vegetativos y reproductivos (Alues y Menezes, 1995; Asenjo, 1980; Laskowski y Bautista, 1998, 1999, 1996, 2000; Ledín, 1958). Sin embargo, a excepción del trabajo de Moscoso, (1956), los estudios relacionados con la reproducción asexual y desarrollo de la plántula, son muy escasos.

La razón principal de este hecho radica en que el cultivo del semeruco se establece principalmente en base a la propagación por estacas (Laskowski y Bautista, 1999). Sin embargo, los programas de mejoramiento a través de hibredización y de conservación de la diversidad genética requieren de la reproducción sexual y el establecimiento del mayor número posible de plántulas vigorosas, así como de información sobre fases iniciales del ciclo de vida de la especie.

ASPECTOS GENERALES DE LA PROPAGACIÓN ASEXUAL

Naturaleza e importancia

La propagación asexual consiste en la reproducción de individuos a partir de porciones vegetativas de las plantas y es posible porque en muchas de éstas los órganos vegetativos tienen capacidad de formar nuevas raíces y las plantas de raíz pueden regenerar un nuevo tallo.

Las hojas pueden regenerar nuevos tallos y raíces. Un tallo y una raíz (o dos tallos), cuando se les combina de modo adecuado por medio de injerto, forman una conexión vascular continua.

Se puede tener plantas nuevas partiendo de una sola célula. Parece que cualquier célula viva de una planta tiene toda la información genética necesaria para regenerar al organismo o completo. A veces, en especial en forestería se emplea el término "ortet" para referirse a la planta de lo que se ha tomado la unidad vegetativa que se propaga, llamada "ramet".

RAZONES PARA EMPLEAR LA PROPAGACIÓN ASEXUAL

La propagación asexual reproduce clones. Esa propagación implica la división auténtica de las células, en la cual, hay una duplicación íntegra del sistema cromosómico y del citoplasma asociadas de la célula progenitora, para formar dos células hijas. En consecuencia, las plantas propagadas vegetativamente reproducen, por medio de la réplica del DNA, toda la información genética de la planta progenitora. Por esto, las características específicas de una planta dada son perpetuadas en la propagación de un clon. El proceso de reproducción asexual tiene importancia especial en Horticultura porque la composición genética (genotipo) de la mayoría de los cultivares de los frutales y de las plantas ornamentales más valiosas, es generalmente heterocigota y las características que distinguen a esos tipos se pierden de inmediato al propagarlos por semilla.

La propagación asexual es indispensable en la reproducción de cultivares que no producen semillas viables, como algunas bananas, la higuera, los naranjos y las vides.

En algunas especies la propagación es más fácil, más rápida y más económica por medios vegetativos que por semillas. La semilla de Cotoneaster tiene condiciones complejas de latencia pero las estacas con hojas enraizan rápidamente y en gran proporción. Las plántulas de algunas especies crecen más lentamente que las estacas enraizadas.

Algunas plantas cultivadas a partir de semilla tienen un período juvenil largo y durante ese tiempo la planta no sólo puede dejar de florear y fructificar, sino también mostrar otras características morfológicas inconvenientes, (ejemplo, tener espinas) que no se presentan cuando la propagación se hace con material vegetativo en estado adulto. Por otra parte, puede resultar útil mantener indefinidamente ese estado juvenil para facilitar la propagación de estacas difíciles de enraizar.

El Clon

Muchos cultivares de frutales y de ornamentales son grupos de plantas propagadas vegetativamente, iniciados de una planta individual, por lo general una que procede de semilla o de parte e una planta, como de una mutación de yema. A ese grupo de plantas tomadas colectivamente se les ha dado el nombre de clon. Un clon puede definirse como "material genéticamente uniforme derivado de un solo individuo y que se propaga de modo exclusivo por medios vegetativos como estacas, divisiones o injertos". Un descubrimiento que se haga en un miembro individual de un clon, como un método de propagación, cierta práctica de cultivo, un método para control de enfermedades o ciertas exigencias de polinización cruzada se aplican del mismo modo a todos los miembros de ese clon.

Un clon es un organismo o grupo de organismos que derivan de otro a través de un proceso de reproducción asexual (no sexual). El término se ha aplicado tanto a células como a organismos, de modo que un grupo de células que proceden de una célula única también se considera un clon. Por lo general, los miembros de un clon tienen características hereditarias idénticas, es decir sus genes son iguales, con excepción de algunas diferencias a causa de las mutaciones.

Por ejemplo, los gemelos idénticos, que proceden de la división de un huevo fecundado único, son miembros de un clon, mientras que no lo son los gemelos no idénticos que se originan a partir de la fecundación de dos huevos independientes. Además de los procariotas (bacterias y algas verde azuladas), otros organismos simples como la mayoría de los protozoos, otro tipo de algas, y algunas levaduras, se reproducen también por clonación, al igual que ciertos organismos superiores, caso de los gusanos planos y plantas como el diente de león.

Gracias a los recientes progresos de la ingeniería genética, los científicos pueden aislar un gen individual (o grupos de genes) de un organismo e implantarlo en otro organismo perteneciente a una especie diferente. Las especies seleccionadas como receptoras son por lo general aquellas con reproducción asexual, como las bacterias o levaduras. Por lo tanto, es posible generar un clon de organismos, o de células, que contengan todos el mismo gen (o genes) extraños.

Debido a que las bacterias, levaduras, y otros cultivos celulares pueden multiplicarse a gran velocidad, estos métodos hacen posible la producción de muchas copias de un gen determinado, lo cual permite que se aíslen y se utilicen para la investigación (como por ejemplo para el estudio de la naturaleza química y estructura del gen), o con objetivos médicos y comerciales (con el fin, por ejemplo, de obtener grandes cantidades de sustancias útiles como la insulina, el interferón y la hormona del crecimiento). Esta técnica se denomina clonación porque emplea clones de organismos o células. Tiene un gran potencial médico y económico, y es objeto de intensas investigaciones. También pueden producirse mediante clonación animales gemelos idénticos. Un embrión en una fase de desarrollo precoz se extrae del útero y se divide. Entonces, cada parte se implanta por separado en un útero sustituto. Algunos mamíferos como ratones y ovejas se han obtenido de este modo.

Otro descubrimiento ha sido la posibilidad de tomar de una célula un núcleo con la dotación completa de cromosomas, e inyectarlo en un huevo fecundado cuyo núcleo ha sido extraído. La división del huevo supone la división del núcleo, y el núcleo descendiente a su vez puede ser inyectado en otros huevos.

Después de varias transferencias, el núcleo puede ser capaz de dirigir el desarrollo de los huevos en organismos completos, genéticamente idénticos al organismo del que se había obtenido el núcleo original. Por lo tanto, esta técnica de clonación es, en teoría, capaz de producir un gran número de individuos genéticamente idénticos. Estos experimentos se han llevado a cabo con éxito en ranas y ratones, pero hasta febrero de 1997 no había sido posible la clonación de mamíferos superiores. Ha sido entonces cuando se dio a conocer la noticia de que por primera vez un grupo de científicos había logrado clonar con éxito un animal maduro. Se trataba de los genetistas del Instituto Roslin y los de PPL Therapeutics, ambos cerca de Edimburgo, en Escocia, quienes habían clonado una oveja a partir del tejido de la glándula mamaria de una oveja adulta de seis años de edad, a la que bautizaron con el nombre de Dolly. Para producir la oveja clonada, los científicos han utilizado una técnica de ingeniería genética conocida como transferencia nuclear. A partir de ahora, la clonación de un ser humano vivo parece estar repentinamente mucho más próxima, pero esto plantea una serie de problemas éticos, legales y morales.

Cambios en los clones asociados con la edad

La mayoría de los clones se originan de material vegetativo tomado de alguna plántula. Anteriormente se describió el ciclo sexual en las plantas, en el que se efectúan cambios morfológicos y fisiológicos de una fase juvenil a otra adulta. La propagación del clon comprende el ciclo asexual y es posible reproducir una fase específica de la planta. Aun así se requiere una comprensión básica de los mecanismos que intervienen en los cambios de la fase juvenil a la adulta.

Las fases juvenil y adulta pueden diferir entre sí en forma marcada, o puede haber sólo un desarrollo de transición de una a la otra. La forma de la hoja es un medio común para identificar los cambios de fase. En muchas plantas, como en los cítricos, peral, manzano y en Acacia triacanta, la fase juvenil se caracteriza por la falta de floración.

VARIACIÓN GENÉTICA EN PLANTAS PROPAGADAS ASEXUALMENTE

Mutaciones:

En las células somáticas (vegetativas) pueden ocurrir cambios génicos y cromosómicos y si van seguidos de una división mitósica, pueden conducir a un cambio permanente en el clon, si las células hijas subsecuentes ocupan una porción considerable del punto de crecimiento.

Pueden ocurrir muchos tipos de cambios cromosómicos y mutaciones: alteraciones químicas del material cromosómico en locaciones específicas de los cromosomas (mutaciones de punto), cambios estructurales gruesos de los cromosomas (deleciones, duplicaciones, inversiones), adición o sustracción de uno o varios de los cromosomas de un grupo (aneuploidia) o multiplicación de todo el grupo de cromosomas (poliploidia). El citoplasma también contiene unidades que se duplican, tales como los plastidios, que intervienen independientemente en la determinación de características de las plantas, pudiendo ocurrir en ellos modificaciones conducentes a cambios dentro del clon.

Cualquier mutación individual, o cambio cromosómico en en sí mismo un evento relativamente raro.

Quimeras:

Las variaciones que ocurren en una planta, en ocasiones afectan sólo a un segmento del meristema y da origen a sectores o capas de tejido mutado. Así, una planta propagada de un meristema de ese tipo está formada por dos o más tejidos genéticamente diferentes

TÉCNICAS DE LA PROPAGACIÓN POR ESTACAS

En la propagación por estacas, una parte del tallo, de la raíz o de la hoja se separa de la planta madre, se coloca bajo condiciones ambientales favorables y se le induce a formar raíces y tallos, produciendo así una nueva planta independiente, que en la mayoría de los casos es idéntica a la planta de la cual procede.

Importancia y ventajas de la propagación por estacas

Importancia:

Este es el método más importante para propagar arbustos ornamentales. Las estacas también se usan ampliamente en la propagación comercial en invernadero de muchas plantas con flores de ornato y se usa en forma común para propagar diversas especies de frutales.

Ventajas:

  • Se pueden iniciar muchas plantas en un espacio limitado, partiendo de unas pocas plantas madres.
  • Es poco costoso, rápido y sencillo, no necesitando de las técnicas especiales que se emplean para el injerto.
  • No tienen problemas por incompatibilidad entre patrón e injerto o por malas uniones de injerto.
  • La planta progenitora suele reproducirse con exactitud sin variación genética.

Tipos de Estacas

Las estacas casi siempre se hacen de las porciones vegetativas de la planta, como los tallos modificados (rizomas, tubérculos, cormos y bulbos), las hojas o las raíces. Se pueden hacer diversos tipos de estacas, que se clasifican de acuerdo con la parte de la planta de la cual proceden:

  • Estacas de tallo:
  • De madera dura (Especies caducifolias)
  • Siempreverdes de hojas angostas
  • De madera semidura
  • De madera suave
  • Herbáceas.
    • Estacas de hoja
    • Estacas con hoja y yema
    • Estacas de raíz.

Muchas plantas pueden propagarse con resultados satisfactorios por medio de varios de tales tipos de estacas. El ejemplar usado depende de las circunstancias específicas, empleándose de ordinario el menos costoso y el más fácil.

Si la planta específica que se desea propagar enraiza bien por estacas de madera dura en un vivero a la intemperie, se prefiere este método por su sencillez y bajo costo. En algunas especies las estacas de raíz también son satisfactorias, pero pueden ser difícil conseguir material en cantidades grandes. En especies más difíciles de propagar, es necesario hacer que enraícen estacas con hojas, lo cual requiere instalaciones más costosas y complicadas.

Al escoger material para estacas es importante usar plantas madres que estén libres de enfermedades, que sean moderadamente vigorosas y productivas y de identidad conocidas. Las plantas madres enfermas o dañadas por heladas o sequías, que han sido desfoliadas por insectos o enfermedades, que han quedado achaparradas por fructificación excesiva o que han tenido un desarrollo exuberante y demasiado vigoroso, deben evitarse.

Una práctica recomendable para el propagador es el establecimiento de bloques de plantas progenitoras como fuente del material a multiplicar, donde se mantengan plantas madres libres de parásitos, uniformes y fieles al tipo, en las condiciones nutritivas adecuadas para lograr el mejor enraizamiento de las estacas tomadas de ellas.

Estacas de Tallo

Este es el tipo más importante de estacas y puede dividirse en cuatro grupos, de acuerdo con la naturaleza de la madera usada: de madera dura, de madera semidura, de madera suave y herbáceas.

En la propagación por estacas de tallo se obtienen segmentos de ramas que contienen yemas terminales o laterales, con la mira de que al colocarlas en condiciones adecuadas, produzcan raíces adventicias y, en consecuencia, plantas independientes.

El tipo de madera, el período de crecimiento usado para hacer las estacas, la época del año en que se obtengan y otros factores pueden ser de mucha importancia para asegurar el enraizamiento satisfactorio de algunas plantas. La información concerniente a esos factores se da aunque parte de ese conocimiento puede conseguirse en la práctica misma de propagar plantas.

Estacas de madera dura (Especies Caducifolias)

Este es uno de los métodos de propagación más fácil y menos costoso. Las estacas de madera dura son fáciles de preparar, no son fácilmente perecederas, de ser necesario, pueden enviarse a distancias largas y no requieren equipo especial durante el enraizado.

Las estacas se preparan en la estación de reposo (fines del otoño, el invierno, o comienzos de la primavera), de madera del crecimiento de la estación anterior (de un año), aunque en algunas especies, como la higuera, el olivo, semeruco y algunas variedades de ciruelos se usan estacas de dos o más años. Las estacas con madera dura con más frecuencia se usan en la propagación de plantas leñosas caducifolias, aunque es posible propagar ciertas especies siempreverdes de hoja ancha, como el olivo, por medio de estacas de madera dura sin hojas.

Muchos arbustos ornamentales caducifolios se multiplican con facilidad por estacas de este tipo. Algunos de los más comunes son el trueno, la forsitia, la wisteria, la madreselva y la spiraea. Los patrones de nosal, como de Rosa multiflora, se propagan en grandes cantidades por estacas de madera dura. Unas cuantas especies frutales se propagan comercialmente por este método, por ejemplo: la higuera, el membrillero, el olivo, la morera, la vid, la frambuesa, la uva crespa, el ganado y algunos ciruelos como también se puede afianzar la propagación de la acerola (Semeruco Malphia Glabra).

El material de propagación para estacas de madera dura debe obtenerse de plantas madres sanas, y moderadamente vigorosas y que crezcan a plena luz. No se debe seleccionar madera de crecimiento exuberante con entrenudos anormalmente largos o de ramas pequeñas y débiles que crezcan en el interior de la planta. La madera más conveniente es aquella de tamaño y vigor moderados. Las estacas deben tener almacenada una amplia provisión de materias alimenticias para nutrir a las raíces y tallos en desarrollo hasta que sean capaces de hacerlo por sí mismos. De ordinario, las puntas de las ramas tienen pocos alimentos almacenados y se descartan. Las mejores estacas se obtienen de la partes central y basal.

Las estacas de madera dura varían considerablemente en longitud: de 10 a 75 cm. Las estacas largas, cuando se van a usar como patrones para árboles frutales, una vez que han enraizado, permiten que se injerten en ellas mismas las yemas varietales en vez de hacerlo en ramas más pequeña que salgan de la estaca original.

En una estaca se incluyen cuando menos dos nudos. El corte basal, de ordinario se hace justo debajo de un nudo y el corte superior de 1.5 a 3 cm arriba de otro nudo. Sin embargo, al preparar estacas de tallo de plantas con entrenudos cortos, por lo general, se presta poca atención a la posición del corte basal, especialmente cuando se preparan y cortan juntas cantidades grandes de estacas, muchas a la vez, con una sierra de cinta o con una cizalla para papel.

El diámetro de las estacas varía entre 1.5 y 2.5 o aun 5 cm, dependiendo de la especie. Se pueden preparar tres tipos de estacas:

  • El tipo de "mazo"
  • El tipo "con talón"
  • La estaca simple

El tipo "mazo" incluye una pequeña porción de la madera más vieja, mientras que "la estaca con talón" se le deja sólo una sección aún más pequeña y "la estaca simple" se prepara sin incluir nada de la madera vieja.

En operaciones en gran escala, la plantación de las estacas se ha mecanizado.

ACODADO

El acodado es un método de propagación en el cual se provoca la formación de raíces adventicias a un tallo que está todavía adherido a la planta madre. Luego, el tallo enraizado, acodado, se separa para convertirlo en una nueva planta que crece sobre sus propias raíces.

El acodado puede considerarse como una preparación para divisiones subsecuentes. Puede ser un medio natural de reproducción como en la frambuesa o puede inducirse por los métodos "artificiales" que se describen más adelante.

La rama acodada sigue recibiendo agua y minerales debido a que no se corta el tallo y el xilema permanece intacto. En consecuencia, el acodado no depende del período de tiempo que una rama separada (estaca) puede mantenerse antes de que se efectúe el enraizado. Esta es una de las razones importantes por qué en muchas plantas se tiene más éxito al propagarlas por acodos que por estacas.

Factores que afectan la regeneración de las plantas por acodado

Durante el acodado la formación de la raíz es estimulada por varios tratamientos aplicados al tallo que ocasionan una interrupción de la translocación hacia debajo de materiales orgánicos, carbohidratos, auxina y otros factores de crecimiento. Esos materiales se acumulan cerca del punto de tratamiento y se efectúa enraizado en esa zona general aun cuando la rama está todavía unida a la planta madre.

Un paso común para todos los métodos de acodado es la eliminación de la luz de las partes en que se desea que se formen raíces. Esto se logra en el acodado de montículo y de trinchera, cubriendo los brotes de nuevo desarrollo a medida que crecen, de tal manera que la parte basal de las ramas acodadas nunca queda expuesta a la luz. Si la parte ya existe, como es el caso en un brote de un banquillo en un tallo en la rama de un árbol, se efectúa un proceso de blanqueado. El blanqueado difiere bastante del ahilamiento, en el cual las ramas se producen enteramente en oscuridad completa y carecen de hojas.

La aplicación de sustancias estimuladoras del enraizamiento, como el ácido indolbutírico, durante el acodado es a veces benéfico al igual que lo es en las estacas, aunque el método de aplicación es algo diferente pudiendo utilizarse de manera efectiva, aplicándolas a las cortes de anillado ya sea en polvo, en lanolina o en una solución de alcohol de 50%.

La formación de raíces en los acodos depende de la provisión continua de humedad, buena aireación y temperaturas moderadas en la zona de enraizamiento. Estas condiciones se proporcionan mejor por un medio de enraíce tal, como una mezcla de tierra ligera y de aserrín. Los períodos prolongados de sequía y los suelos compactos y pesados dificultan el desarrollo de las raíces, en especial en las etapas iniciales del enraizamiento.

Características y usos del acodado

La ventaja principal del acodado es el éxito con que las plantas se enraizan por este método. Muchos clones que no enraizan fácilmente por estaca pueden enraizar por acodo, permitiendo establecer la planta sobre sus propias raíces. La mayoría de los métodos de acodado son relativamente fáciles de llevar a cabo y puede practicarse a la intemperie en el jardín o el vivero. Cuando se trata de obtener un pequeño número de plantas, el acodado puede ser más exitoso con menos pericia, esfuerzo y equipo del que requeriría para obtenerlas por estacas.

En algunos casos se puede producir una planta más grande en un tiempo más corto que si se hiciera por estaca. Sin embargo, como a medida que aumenta el tamaño del acodo el trasplante se vuelve más difícil, se necesitan tomar precauciones especiales para tener éxito en el establecimiento de plantas grandes en sus propias raíces.

Por otra parte, el acodado tiende a ser un método de propagación caro y no se presta para las técnicas mecanizadas de propagación en gran escala usadas en los viveros modernos. Parte del aumento en el costo de propagación se debe a los requerimientos adicionales de mano de obra. Una planta acodada exige cierta cantidad de atención individual, dependiendo del método que se use en particular, aunque las operaciones necesarias son en sí sencillas. También el número de plantas vendibles es menor que el que se obtendría haciendo la reproducción por estacas, yemas o púas. El método tiende a ser engorroso y las plantas progenitoras ocupan un área considerable, la cual es difícil de cultivar y mantener libre de malezas.

Los viveristas americanos limitan el uso del acodado a las plantas que se reproducen naturalmente en esa forma, como la frambuesa negra, la zarzamora rastrera y la uva crespa, y a las plantas muy difíciles o imposibles de propagarse por otros métodos y que son lo suficientemente valiosas para justificar los costos. Poe ejemplo, el avellano (Corylus sp.), la vid muscadina (Vitis rotundifolia) y el litchi (Litchi chinensis), se propagan comercialmente en esta forma. El acodado se usa también para propagar ciertos patrones clonales, como los patrones de manzanos Malling que no enraizan fácilmente por estaca o que requieren equipo especial, como instalaciones para niebla.

Algunos árboles y arbustos ornamentales se propagan por acodos, en especial en Europa. Hay casos en que las plantas establecidas en viveros para ser acodadas han estado muchos años produciendo y los viveristas han adquirido mucha destreza en el manejo de esas plantas.

El acodado es más indicado para el horticultor aficionado que desea propagar un número relativamente pequeño de plantas o para especialistas que desean reproducir cierta clase de plantas. En estos casos, el gasto por planta y la atención requerida por ellas no son factores a considerarse al seleccionar su método.

Procedimientos para el acodado

  • Acodado de punta: En el acodo de punta, el enraíce tiene lugar en la punta de las ramas de la estación en curso, las cuales se doblan hacia el suelo. La punta de la rama empieza a crecer en el suelo hacia abajo pero se curva para producir en el tallo una vuelta pronunciada en donde se desarrollan las raíces. Este método natural de reproducción es característico de la zarzamora rastreras, "dewberry" (un tipo de zarzamora) y las frambuesas púrpura y negra.

Los tallos de esas plantas son bienales en el sentido de que durante el primer año son vegetativas, fructifican en el segundo y se suprimen después de la fructificación. En el vivero es aconsejable dejar plantas madres sólo para propagación, para lo cual se siembran plantas sanas y jóvenes a una distancia de 3.6 m para dejar espacio para el acodado posterior. Tan pronto como se plantan se les recorta a una altura de 20 a 25 cm. En las ramas vigorosas que se originen se les hace un "despuntado de verano", cortando las puntas de 7 a 10 cm una vez que han crecido de 50 a 75 cm de altura.

La mejor época para acodar es cuando sólo parte de las ramas laterales han tomado esa forma. Si la operación se hace demasiado pronto, es posible que las ramas sigan creciendo una vez de formar una yema terminal. Si se hace demasiado tarde, el sistema radical será pequeño.

Es preferible acodar las puntas a mano, usando una pala o una cuchara para hacer un hoyo con un lado vertical y otro ligeramente inclinado hacia la planta madre. Se coloca la punta de la rama en el hoyo, apoyada sobre el lado correspondiente, llenándolo con la tierra extraída que se aprieta con firmeza contra la rama. Al colocarla así, la punta no puede seguir creciendo y se vuelve "telescópica", formando con prontitud un sistema radical abundante y desarrollando un brote vertical vigoroso.

  • Acodado simple: El acodado simple se efectúa doblando una rama hasta el suelo y cubriéndola parcialmente con tierra o medio para enraizarla, pero dejando descubierto su extremo vertical. La punta de la rama se curva estrechamente y se enderezan los últimos 15 a 30 cm de ella. Es posible que todo lo que requiera para inducir el enraizado sea curvar la rama, pero se puede tener un beneficio adicional torciéndola para aflojar la corteza. En ocasiones se hacen cortes o muescas en la parte inferior de la rama.

Por lo general la época para hacer el acodo es el principio de la primavera, usando ramas durmientes de un año de edad. Se usan ramas bajas, flexibles, que se pueden doblar fácilmente hasta el suelo. En algunos casos los vástagos que se producen cerca de la corona de la planta pueden servir como ramas para acodar. El acodado también puede retardarse hasta que la estación de crecimiento se encuentre más avanzada, y hacerse una vez que las ramas de ese año han alcanzado la longitud suficiente y se han consolidado.

Las ramas acodadas en primavera por lo general habrán enraizado adecuadamente para el final de su primera estación de crecimiento y pueden ser removidas, bien sea en el otoño o en la primavera siguiente, antes de que se inicie el nuevo crecimiento. Las ramas maduras acodadas en el verano se deberán dejar durante todo el invierno y removerlas, ya sea en la primavera siguiente antes de que se inicie el crecimiento, o dejarlas hasta el final de su segunda estación de crecimiento. Cuando el acodo y enraizado se remueve de la planta madre, se le trata esencialmente en la misma forma que si fuera una estaca enraizada de la propia planta. Las plantas siempreverdes deberán colocarse siempre en maceta y conservarlas durante cierto tiempo frescas y húmedas. Un acodo bien enraizado decidua latente se puede plantar directamente en los surcos del vivero o en su lugar definitivo, si la copa se reduce a un tamaño que corresponda al del sistema radicular.

Se puede tener durante un período de años una producción continua de acodos enraizados, estableciendo un plantel de bancos de acodo formado con plantas progenitoras colocadas a una distancia para producir comercialmente ciertos arbustos difíciles de enraizar.

  • Acodado Compuesto o Serpentino: El acodado compuesto es sobre todo el mismo que el acodado simple, excepto que la rama queda alternadamente cubierta y descubierta a lo largo de su extensión. Generalmente la rama se lesiona a anilla en su parte inferior y se cubre en la misma forma que en el acodado simple.

Una vez que los acodos han enraizado o al fin de la estación de crecimiento, la rama se corta en secciones formadas por el nuevo brote y por la porción que lleva las raíces. En esta forma se pueden tener varias plantas nuevas de una sola rama.

  • Acodado Aéreo (Acodo Chino, Acodo de Maceta, Circumposición, Marcottage, Gootee): En el acodado aéreo, las raíces se forman en la parte aérea de la planta en donde el tallo se ha anillado o se le ha hecho un corte angosto inclinado hacia arriba. La porción lesionada se envuelve en el punto de la herida con un medio de enraíce que se mantiene húmedo de continuo. Este procedimiento tiene más éxito en regiones con humedad elevada o en invernaderos.

El acodo aéreo se emplea para propagar cierto número de árboles y arbustos subtropicales, incluyendo en ellos al litchi y al limón persa. Con la película de polietileno como envoltura para los acodos es posible extender el método de acodo aéreo de las plantas tropicales cultivadas a la intemperie, a plantas de la zona templada.

Los acodos aéreos pueden hacerse en la primavera en madera del crecimiento del año anterior o, en algunos casos, a fines del verano en ramas parcialmente endurecidas. En ocasiones, es posible usar madera más vieja que de un año, pero el enraizamiento es menos satisfactorio y las plantas más grandes que se obtienen son más difíciles de manejar después del enraíce.

El primer paso en el acodo aéreo es anillar o cortas la corteza del tallo en un lugar situado de 15 a 30 cm o más, atrás de la punta. Dependiendo de la clase de la planta, se remueve por completo alrededor de la rama una tira de corteza. Puede ser conveniente raspar la superficie para asegurarse de que se ha removido todo el floema y el cambium y retardar así la cicatrización. Otro procedimiento consiste en hacer un corte inclinado de unos 5 cm, que llegue hasta el centro del tallo, manteniendo las dos superficies separadas con musgo esfagníneo o un trozo de madera. La aplicación de algún material que estimule el enraizamiento a la herida expuesta, ha resultado benéfica. Aumentando la concentración, hasta el 4% del IBA en talco, ha incrementado el enraizamiento y la supervivencia en acodos aéreos en pecanero.

Para cubrir las superficies cortadas de la rama se colocan alrededor de ellas unos dos puñados de musgo sphagnum ligeramente humedecido. Si el musgo está demasiado húmedo, pueden pudrirse los tejidos de la rama.

La mejor forma de determinar cuándo remover el acodo de la planta madre, es observando la formación de raíces a través del plástico transparente. En algunas plantas el enraizado se efectúa en 2 o 3 meses o menos. En el acebo, lila, azalea y magnolia, se debe dejar por un lapso de dos estaciones. En general, es conveniente remover el acodo para su trasplante cuando no esté en crecimiento activo.

Dado que las dificultades del trasplante aumentan en proporción al tamaño de la copa, de ordinario, es aconsejable practicar alguna poda para equilibrar la parte aérea con las raíces, pero puede no ser indispensable si se toman las siguientes precauciones: El acodo enraizado se debe plantar en un recipiente adecuado y colocarlo en condiciones frescas y húmedas, como en una cama cerrada donde se pueda regar con frecuencia a las plantas. Si el acodo se hace en otoño, es posible que para la primavera siguiente se haya desarrollado un sistema radical suficientemente grande que permita cultivarlo con éxito a la intemperie.

  • Acodado en Montículo o Banquillo: Para hacer este tipo de acodado se necesita cortar la planta hasta el suelo, en la estación de reposo, y amontonar en primavera tierra u otro medio de enraíce alrededor de la base de los brotes nuevos para estimular en ellos la formación de raíces. Cubriendo las ramas con tierra se blanquean y se promueve en ellas la formación de raíces. Las plantas con ramas rígidas que no se doblan con facilidad y que tienen capacidad para producir en corona brotes en abundancia, son en especial adecuadas para acodar por medio de este método. Entre las plantas que es común propagar con esta técnica se encuentran los patrones clonales de manzano, el membrillero, el grosellero y la uva crespa.

El establecimiento de una cama de banquillos debe hacerse en un suelo fértil, bien drenado, un año antes de que se vaya a iniciar la propagación.

La separación de los surcos deberá ser suficiente para permitir las operaciones de cultivo y de aporcado durante la primavera y el verano.

La plantación en una trinchera de poca profundidad permitirá que los brotes de la corona salgan a un nivel bajo. Las plantas a acodar se cortan a una altura de 40 a 50 cm sobre el suelo y se dejan crecer durante una estación, manteniendo cultivado el espacio entre ellas.

Al final de la estación de crecimiento las ramas acodadas de plantas que se propagan con facilidad deben de haber formado suficientes raíces como para que se les separe del banquillo materno y se les pase a los surcos del vivero. Esta operación se debe aplazar hasta que las plantas estén latentes, ya que gran parte del desarrollo de las raíces se efectúa durante los meses húmedos de otoño. En climas severos, la operación se debe retrasar hasta que pase el peligro de daños por temperaturas bajas.

Los acodos enraizados se cortan cerca de su base para mantener baja la altura de la planta original. Después del corte de los acodos el banquillo original se debe dejar descubierto hasta que las nuevas ramas hayan crecido de 8 a 25 cm y entonces se empiezan a aporcar para el nuevo año. Las ramas que no enraizan o que lo hacen con dificultad pueden tratarse como si fueran estacas de madera dura.

  • Acodado en Trinchera: El acodado en trinchera (método de ahilamiento) consiste en cultivar una planta o rama de planta en posición horizontal en la base de una trinchera o surco, y cubrir con tierra los brotes nuevos a medida que crecen, de tal manera que se ahilen sus bases, de las cuales se originarán raíces.

En este procedimiento el primer paso consiste en establecer la cama madre, la cual, como en el acodado en montículo puede usarse por varios años. Acodos enraizados o árboles injertados de un año se plantan a una distancia de 50 a 75 cm, colocándolos en el surco con una inclinación de 30º a 45º. Los surcos deben espaciarse de 1.20 a 1.50 m, a distancia suficiente para que permitan labores de cultivo y apilar tierra alrededor de la planta hasta unos 15 cm de altura. Luego las plantas se cortan a una altura uniforme –50 a 65 cm- y se les deja crecer durante una estación.

El acodado en trinchera es, de manera principal, un procedimiento usado en los viveros para propagar ciertos frutales cuya multiplicación es difícil de lograr por otros métodos. También se puede practicar con árboles o arbustos establecidos, doblando las ramas o sarmientos largos y flexibles hasta el suelo, como se hace en el acodado simple pero colocándolas planas en la trinchera. La rama se cubre en toda su longitud, pero dejando la punta expuesta.

Modificaciones de plantas apropiadas

para el acodado natural

Algunas plantas presentan modificaciones de su estructura vegetativa o de su método de desarrollo que conducen a su multiplicación vegetativa natural. Las que se mencionan a continuación pueden considerarse como formas naturales de acodado y, con frecuencia, pueden utilizarse en la propagación.

Latiguillos:

Un latiguillo es un tallo especializado que se desarrolla de la axila de una hoja en la corona de la planta, crece horizontalmente sobre el terreno y forma una nueva planta en uno de los nudos. La fresa es una planta característica de las propagadas en esta forma. Entre otras plantas que se propagan también por latiguillos se encuentra el pinillo (Ajuga), el geranio fresa (Sazifraga surmentosa) y Duchesnea índica, que se emplea como cubierta del suelo. Cada una de estas plantas forma una corona o roseta típicas.

Estolones:

Los estolones son tallos especiales modificados, producidos por algunas plantas, que crecen en el terreno en forma horizontal. Pueden ser tallos postrados o desparramados que crecen sobre el terreno, como se encuentra en algunas especies leñosas tales como Cornus stolonífera. El término describe también las estructuras horizontales de tallo que se presentan en el pasto Bermuda, en Ajuga, en la menta (Mentha) y en Stackys. En la tuberización intervienen tallos subterráneos semejantes a estolones.

Hijuelos:

Un hijuelo es un tipo característico de brote lateral o rama que se desarrolla sobre la base del tallo principal de ciertas plantas. Este término se aplica generalmente al tallo engrosado, acortado y con aspecto de roseta. Muchos bulbos se reproducen produciendo en su base bulbillos que son hijuelos típicos. El término hijuelo (o macollo como algunas veces se le llama) se aplica también a las ramas laterales que salen en el tallo de las monocotiledóneas.

Vástagos o Chupones

Un vástago es un brote que se origina en una planta debajo de la superficie del suelo. El uso más preciso para este término es para designar un brote que sale de una yema adventicia en una raíz. Sin embargo, en la práctica, a los brotes que se originan en la cercanía de la corona, también se les llama vástagos aunque se originan en tejido de tallo. En un árbol injertado, los viveristas generalmente llaman vástagos a los brotes que salen del patrón debajo de la unión del injerto.

La tendencia a producir vástagos es una característica que algunas plantas tienen y otras no. La capacidad de una planta para producir vástagos y para desarrollarse a partir de estacas de raíz, se encuentra estrechamente relacionada.

Los viveristas probablemente prefieren usar estacas de raíz en lugar de depender de vástagos producidos naturalmente. Como los hijuelos salen de yemas adventicias, pueden mostrar características juveniles y regenerar raíces con más facilidad que ramas en la fase adulta.

OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL

Evaluar la producción de raíces en estacas de madera dura y acodos en plantas adultas de "Semeruco" (Melpighia Glabra) con uso litohormonal.

OBJETIVO ESPECÍFICO

  • Determinar el tiempo de enraizamiento de plantas de semeruco por medio de acodos y estacas, utilizando diferentes concentraciones de litohormonas
  • Estimar la cantidad y longitud de raíces producidas por medio de acodos y estacas (Malpighia Glabra) utilizando diferentes concentraciones de litohormonas

HIPÓTESIS

Si el acodo indorbutírico es capaz de estimular la formación de raíces adventicias a través de técnicas de propagación asexual como el acodo y la estaca de madera dura; entonces, al aplicar las diferentes concentraciones de AIB, lograremos obtener nuevas plantas de semeruco.

Si el AIB no es capaz de estimular la formación de raíces adventicias a través de técnicas de propagación asexual como es acodo y la estaca de madera dura; entonces, al aplicar las diferentes concentraciones de AIB, no lograremos obtener nuevas plantas de semeruco.

VARIABLES A ESTUDIAR

  • Variables independientes:
    • Técnicas de propagación (acodo y estaca de madera dura)
    • El acodo indorbutírico a diferentes concentraciones (0, 4, 6, 8, 10 ppm).
      • Variables dependientes:
        • Tiempo de emisión de raíces
        • Número de raíces
        • Longitud de raíces

JUSTIFICACIÓN E IMPORTANCIA

Es importante establecer que la producción de esta planta frutícula nos ayudará a conseguir materia prima para la industria farmacéutica, gracias a su gran contenido de ácido ascórbico y Vitamina C (favorece la absorción de hierro procedente de los alimentos de origen vegetal) lo cual tendrá un gran auge económico en suelo larense ya que posee las condiciones climáticas propias para el establecimiento de esta plántula y si se desea producir emprenderá un gran futuro económico para el Estado.

Justificaciones

Creemos que dispensamos a través de esta investigación bastantes medios para la propagación efectiva de la planta a estudiar y pensamos abrir las expectativas que nos logramos trazar a través del desarrollo de la investigación.

 

ALCANCES

La propagación asexual por medio de estacas y acodos de la Malpighia Galbra, nos logrará dar la idea de las posibles soluciones económicas que podemos establecer para el Estado Lara, proporcionando empleos y factura de trabajo productivo.

LIMITACIONES

Los inconvenientes que se nos pueden suscitar en la investigación y propagación asexual del Semeruco por medio de estacas de madera y acodos, es que la litohormona ácido indorbulínico (AIB), es bastante costoso para los agricultores. Este cumple un papel fundamental en el proceso de aceleración de crecimiento de las plantas

MATERIALES Y MÉTODOS

Se realizará un ensayo en las instalaciones de la UCLA, Decanato de Agronomía, en un huerto que contiene 40 plantas adultas de semeruco.

Se aplicarán dos técnicas de propagación asexual: el acodado y la estaca de madera dura, utilizando ácido indorbotírico (AIB) a diferentes concentraciones (0, 4, 6, 8 y 10 ppm.).

Se utilizará un diseño de parcelas divididas con 10 repeticiones por cada tratamiento, donde la parcela principal será las técnicas de propagación asexual (acodo y estacas) y las Sub-parcelas serán las diferentes concentraciones de AIB (0, 4, 6, 8 y 10 ppm.). La combinación de los tratamientos se muestra a continuación:

 Para ver el grafico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Asenjo, C. 1980. Acerola. In: E. Shaw (ed.) Tropical and Subtropical Fruits. AVI. Publishing. Westport, Connecticut. pp. 341-374.
  2. Avilán, L., F. Leal y D. Bautista. 1989. Manual de Fruticultura. Editorial América. Caracas.
  3. Azzini, A., R. M. Araujo, A. Costa y T. Valle. 1996. Caracterizacao Tecnologica de Caules de Quatro Variedades de Mandioca como Fonte de Fibra Celulosicas para papel. Bragantia. 55 (2): 293-297.
  4. Carlquist, S. 1977. Wood anatomy of the Themendraceae: Phylogenetic and Ecological Implications. Amer. J. Bot. 64(6): 704-713.
  5. Cutler, D. 1978. Anatomía Vegetal Aplicada. Longman, Londres.
  6. Eames, A. y L. Mac Daniels. 1947. An Introduction to Plant Anatomy. 2ed. McGraw Hill Book Company. N. Y.

    Laskowski, L. 1996. Selección, propagación y anatomía del semeruco. Tesis de grado. Posgrado de Horticultura. Universidad Centroccidental Lisadro Alvarado. Barquisimeto. 179 p.

  7. Esau, K. 1976. Anatomía Vegetal. Editorial. Omega, Barcelona.
  8. Laskowski, L. y D. Bautista. 1998. Evaluación de carcterísticas vegetativas, productivas y de calidad de las frutas de plantas de semeruco cultivadas en zonas áridas. Agronomía Tropical 48 (3): 239-250.
  9. Laskoswki, L. y D. Bautista. 1999. Secuencia de aparición y características anatómicas de las raíces adventicias del semeruco bajo dos tratamientos de AIB. Bioagro 11(3):88-96.
  10. Lindorf, H. 1994. Eco-anatomical wood feautures of species from a very dry tropical forest. IAWA Journal 15 (4): 361-376.
  11. Lindorf, H. 1998. Correlaciones eco-anatómicas entre la madera y la hoja. Memoria del Instituto de Biología Experimental vol. 1:209-212.
  12. Metcalfe, C. y L. Chalk. 1950. Anatomy of the Dicotyledons. Vol. 1. Claredon Press, Londres.
  13. Metcalfe, C. y L. Chalk. 1979. Anatomy of the Dicotyledons. 2da Ed. Vol. 1 Claredon Press, Londres. 581 p.
  14. Muñoz, D. 1989. Características morfoanatómicas foliares de especies del semiárido en el Departamento Vargas. Tesis de grado. Fac. Humanidades y Educación. Universidad Católica Andrés Bello. Caracas. 162 p.
  15. Pérez Mogollón, A. 1973. Estructura anatómica de 37 maderas de la Guayana Venezolana y claves para su identificación. Acta Botánica Venezuelica 8 (1-4): 9-109.
  16. Roth, I. 1964. Microtecnia Vegetal. Ediciones de la Biblioteca. Imprenta Universitaria, Universidad Central de Venezuela. Caracas 88 p.
  17. Schnee, 1984. Plantas comunes de Venezuela. Rev. Fac. Agronomía. Alcance N° 3. Maracay, Venezuela. 663 p.
  18. Schoch, P., C. Zinsou y M. Sibi. 1980. Dependence of the stomatal index on environmental factors during stomatal differentiation in leaves of Vigna sinensis L. Jour. Exp. Bot. 31 (124): 1211-1216.
  19. Siddique, S. y R. Ahmad. 1977. Epidermal studies of some Malpighiaceae. Plant Sci. 9:37-39.
  20. Vivaldi, J. 1979. The systematic of Malpighia L. Thesis for degree of Doctor of Philosophy. Fac. of Graduate School of Cornell University. N.Y. 259 p.
  21. Web, M. 1999. Cell mediated crystallization of calcium oxalate in plants. The Plant Cell. vol. 11:751-761.
  22. Wylie, R. 1951. Principles of foliar organization show by sun-shade leaves from ten species of deciduos dicotyledonous tress. Amer. J. Bot. 39: 645-651.

 

 

 

 

Malvina Bracho

Rufzeny Liscano

Jacqueline Martínez

 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Agricultura y Ganaderia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda