Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El veneno de las serpientes

Enviado por hgomeznunura



Partes: 1, 2

  1. Introducción
  2. Donde se produce el veneno
  3. Estadística
  4. Formas de actuación de los tóxicos
  5. Sintomatología de las mordeduras ponzoñosas
  6. Intervención Rápida
  7. Consejos prácticos ante una mordedura de serpiente
  8. Frecuencia y probabilidad de las mordeduras de serpientes venenosas

1. Introducción

Entre las mordeduras causadas por animales las de serpientes son tradicionalmente temidas, y no por los desgarros, laceraciones o traumatismos inherentes a la agresión, sino por las consecuencias de las especies consideradas venenosas.

El veneno de las serpientes puede responder a diferentes tipos y biológicamente parece una especialización específica destinada a cumplir funciones muy concretas.

Es conocido que las grandes constrictoras, boas, pitones y otras, carecen de colmillos conectados a glándulas venenosas. Son perfectamente capaces de capturar las presas que necesitan y con sus mandíbulas sujetan el animalillo depredado hasta que, en pocos instantes, lo envuelven materialmente entre sus anillos y, gracias a la poderosa musculatura, reducen a una masa informe, lista para ser ingerida, el cuerpo de la víctima. Otras especies menos corpulentas y poderosas, que también se alimentan de animales vivos utilizan el veneno como arma de caza. Incapaces de cazar y retener la presa, con la mordedura inoculan un veneno que mata a la víctima en un lapso generalmente breve y posteriormente, gracias a los "sensores" localizados en la lengua, rastrean hasta encontrar el animalito muerto, que pasará a formar parte de la dieta. Por esta especialización biológica, especies muy pequeñas, como las víboras de unos sesenta o setenta centímetros de longitud, son capaces de matar organismos de peso mucho más elevado, como puede ser el hombre.

Las sustancias tóxicas contenidas en el líquido inoculado por las serpientes ponzoñosas responden a fórmulas y mezclas diferentes, de manera que algunos venenos pueden comportarse como destructores de los hematíes sanguíneos; otros, como desintegradores de las células nerviosas; algunos operan favoreciendo la "ruptura" del citoplasma de

las células, y también los hay que actúan favoreciendo las hemorragias al desorganizar los sistemas normales del organismo.

Muchos grupos contienen tipos de veneno con una acción principal, de entre las señaladas anteriormente, pero cada especie "fabrica un veneno propio" y distinto, en general, de los anteriores, por lo cual los "antídotos universales" no tienen la eficacia máxima que sería deseable.

2. Donde se produce el veneno

Los ofidios con "colmillos" o dientes huecos que pueden "inyectar" el veneno en el momento de la mordedura tienen, por regla general, unas glándulas especiales situadas en la cabeza, cerca de los ojos, que vierten su contenido en conductos comunicados directamente con los canales internos de los dientes ponzoñosos. Esta glándula, que, según numerosos especialistas, es una "digestiva modificada", suele tener gran tamaño, en relación con los dientes, y está accionada por los músculos que actúan en el acto de la mordedura.

En las especies opistoglifas, con colmillos emplazados muy atrás en la boca y consideradas no peligrosas para el hombre, suele atribuirse el tóxico producido a la glándula parótida con funciones seguramente digestivas o favorecedoras de la ingestión de la presa.

3. Estadística

Aunque en la mayoría de los países que tienen abundancia de especies de ofidios venenosos no existen estadísticas demasiado fiables respecto a los accidentes que causan estos animales, nos encontramos con que solamente quedan registrados de forma fehaciente los casos de defunción inequívocamente atribuible al veneno de las serpientes.

En países mediterráneos con escasa variedad de ofidios venenosos los registros medios no superan la treintena de mordeduras declaras por año, y de éstas menos del 10 por 100 son causas de defunción. En año más húmedos, con mayor pluviometría, parece evidenciarse una tendencia al aumento de las mordeduras, respecto a las especies agresoras en la península Ibérica pueden casi reducirse a la víbora hocicuda Vipera latasi y a la víbora áspid Vipera aspis.

Esta escasez de casos resulta, sin embargo, trágica para las víctimas que pasan a ser sumandos del exiguo porcentaje. En el caso de España, con muy pocas especies susceptibles de originar mordeduras con inoculación de veneno, resulta imprescindible el traslado del herido a un centro hospitalario, explicando lo más detalladamente posible las características del ofidio causante del accidente para poder actuar con el antídoto preciso.

Las estancias en áreas silvestres o rurales, de zonas con abundancia o, mejor dicho, con variedad de especies, han de precisar la identificación del agresor, que puede ser capturado mediante un certero golpe de bastón en la mitad del cuerpo para inmovilizarle e impedir otros ataques por ruptura de la columna vertebral, que habrá de permitir matar al ofidio sin excesivo riesgo.

Por que la identificación

Ya se ha reseñado la variedad de tipos de veneno en función de su forma de actuación que poseen las distintas especies de serpientes venenosas. La rapidez en la actuación del tóxico, variable a veces con la dosis inoculada, es tal que muchas veces hay que efectuar una asistencia urgente capaz de evitar o paliar las consecuencias más graves de la mordedura.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda