Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

LUCA PACIOLO

Enviado por raulmejia1983



Fray Lucas Pacciolo

  1. Introducción.

  2. Datos biográficos de Fray Lucas Pacciolo

  3. La Estructura Completa, Fray Lucas Pacciolo

  4. El Tratado de COMPUTIS ET SCRIPTURIS

  5. Resumen

  6. Conclusiones
  7. Bibliografía

INTRODUCCIÓN

Esperando de que el presente sea útil a futuros estudiantes de Contabilidad, este trabajo de investigación, ha sido realizado con la mayor seriedad posible y con la más alta capacidad de recopilación, interpretación y esquematización de los temas a tratar.

Desafortunadamente de la "Vida y Obra de Lucas Pacciolo" se sabe poco, a pesar de que fue un hombre reconocido por grandes personajes de su época.

En la reseña que se menciona se puede observar una particularidad que se narra sobre su biografía, es en efecto que cuando los actos o méritos llegan a ser suficientes para llamar la atención de sus contemporáneos ello significa que ese hombre ha sobresalido del anonimato, llegando a ser un hombre de extraordinaria cultura, y por consiguiente estuvo relacionado con las famosas altas jerarquías religiosas y políticas.

LUCAS PACCIOLO

Datos biográficos:

Las noticias biográficas que se poseen acerca de Lucas Pacciolo no son muy abundantes. A pesar de que todo el mundo habla de él, pocos conocen su obra. Se sabe que nació en Borgo di San Sepolcro, en la actual provincia italiana de Arezzo, pero se ignora la fecha de su nacimiento, aunque se supone que fue entre 1445 y 1450. Tampoco se conoce el año de su fallecimiento, pudiéndose afirmar que en 1514 vivía todavía. Es posible que muriera en el año 1516.

Fue alumno del celebre matemático y eximio pintor de aquella época Pireo Della Francesca. Llegado a los veinte años se mudó a Venecia y entró al servicio del rico mercader Antonio Rompiasi en concepto de profesor de sus hijos. En 1470 escribió un tratado elemental de álgebra que dedico a los hijos de Rompiasi. Es seguro que allí pudo familiarizarse con la vida de los negocios y observar el desarrollo de lo que ahora llamaría "trabajos de oficina". En 1471 fue a Roma como huésped de León Batista Alberti, famoso humanista, matemático, arquitecto, etc, prototipo del "Hombre Universal" de su época y de su pueblo, este hecho demuestra que los matemáticos de su época lo tenían en gran estimación; no era cosa fácil tener la amistad del gran genio Florentino. Ingresó a la orden de Los menores de San Francisco. Del años 1475 a 1478 enseñó matemática en Perusia, donde escribió una segunda obra de álgebra. En el año 1481 Publicó una tercera obra sobre matemáticas. Posteriormente, de 1490 a 1494, enseño en Nápoles y Padua; fue a Florencia y al fin regresó a Venecia, para preparar y revisar su obra maestra.

En la época en que vivió Lucas Pacciolo, los hombres de ciencia no tenían la condición de "especializados". Era la época cumbre del impulso renacentista, y las inteligencias privilegiadas de aquel tiempo abarcaban todas las ramas de las ciencias hasta entonces conocidas.

Lucas Pacciolo pertenecía al grupo de aquellos renacentistas que se sentían atraídos por todos los aspectos del saber humano. Además, Lucas Pacciolo, contemporáneo de Leonardo fue su amigo, colaborador en varios trabajos, compañero de estudios y docencia, y en algunos de los libros publicados por Pacciolo figura dibujos de Leonardo, según afirma el propio Pacciolo.

Por otra parte, Lucas Pacciolo, hombre de extraordinaria cultura, estuvo relacionado con altas jerarquías de la Iglesia, fue secretario de varios cardenales y mereció especial y personal protección de los papas Julio II y León X (Juan de Médicis).

Lucas Pacciolo, matemático, teólogo, arquitecto, místico, geómetra, poeta, etc., escribió varias obras sobre diversas materias; pero, según ya hemos dicho, aquellas que le han dado renombre son la Summa de Aritmética, Geometría, Proportionatie et Proportionalita (1494) y la Divina Proportioni (1509), ambas de carácter eminentemente matemático.

La Summa es casi el primer libro impreso que se ocupa de matemáticas, se le puede considerar como el origen de la escuela matemática italiana que había de brillar en el siglo siguiente. Dentro de ese conjunto enciclopédico figura un tratado especial ( que titula Tractatus Partícularis de Computis et Scripturis ) dedicado a explicar la contabilidad de los comerciantes; siendo así la primera obra impresa que explica la "partida doble" y fue sin discusión alguna, quien expuso por primera vez la base de una "doctrina" sobre este sistema.

No hay duda que la contribución de Pacciolo a la contabilidad fue histórica, porque su libro reúne la estructura completa de la contabilidad a partida doble, no sólo con la explicación de los libros necesarios sino también con una exposición muy avanzada de procedimientos.

LA ESTRUCTURA COMPLETA, FRAY LUCAS PACCIOLO

Cabe a Lucas Pacciolo la celebración perenne, el haber otorgado a las generaciones un sistema de contabilidad por medio de la partida doble, alma y teoría principal de las ciencias contables, legando las bases de la contabilidad y la teneduría de libros que conocemos en la actualidad.

La Ecuación Fundamental de Pacciolo fue:

ACTIVO – PASIVO =CAPITAL

Siendo la ecuación básica de la Partida doble. Cuando Pacciolo publica su famoso libro "Summa de Aritmética, Geometría, Proportionati et proportionalites" el 10 de noviembre de 1494, a través del "Tractus XI- Particularis de computis et scripturis",nos dejó su legado a través de 36 capítulos su tratado de cuentas, de contabilidad por la partida doble dando inicio a la ciencia de la Contabilidad. Aconseja utilizar 4 libros: Inventario y Balances, Borrador o Comprobante, Diario y Mayor.

Reglas de la partida doble -Principios fundamentales:

  1. No hay deudor sin acreedor.
  1. La suma que se adeuda a una o varias cuentas han de ser igual a lo que se abona.

  2. Todo el que recibe debe a la persona que da o entrega.

  3. Todo valor que ingresa es deudor y todo valor que sale es acreedor
  4. Toda pérdida es deudora y toda ganancia acreedora.

EL TRATADO DE COMPUTIS ET SCRIPTURIS

En las primeras páginas del tratado especial, Pacciolo declara que ha adoptado el sistema usado en Venecia, por cuanto es el que, entre otros, le parece ha de ser recomendado.

Lo primero que ha de hacer un comerciante es establecer el Inventario de lo que posee. Relacionará las cuentas por orden de movilidad, empezando por la de "Caja", esto es, de mayor a menor movilidad, lo cual contiene el germen, el principio de la clasificación moderna de las cuentas del Balance. El Inventario se escribirá en una hoja o en un libro.

No queda muy claro el criterio de Pacciolo respecto a lo que ahora llamaríamos "valoración" de las mercancías inventariadas, pero parece deducirse que ha de tomarse el precio del mercado. Lo cual no sería muy acertado si se interpretará en el sentido de que las existencias han de valorarse a "precio de venta en el mercado", pero ya no sería tan discutible si se entendiera a "precio de compra en el mercado". De todos modos, este punto de las valoraciones es una de las partes más débiles del Tractatus.

Después del Inventario se anotarán las sucesivas operaciones, sirviéndose de tres libros, a saber: el Memoràndum, el Diario y el Mayor (libro Quaderno Grande) Pero dice que algunos prescinden del Memorando (libro borrador) El libro Mayor ha de tener un índice para poder encontrarlas cuentas (libro Trovarello).

Recomienda numerar y firmar cada página, y que los libros sean presentados a una oficina pública ( como parece ser, ocurría en Perusa), para que en la primera página se inscriba lo que ahora llamamos "diligencia de legalización", y añade que conviene hacer constar en los libros el nombre de quien ha de escribir en ellos.

El primer asiento, en el Diario, será la contabilización del inventario inicial, con abono a la cuenta del Capital, que llama Cavedale, añadiendo que esta cuenta de Capital siempre ha de figurar como acreedora, tanto en el Diario como en el Mayor. Pero del último párrafo del capítulo XXVII se deduce que cuando en el Inventario hay cuentas de Pasivo, éstas han de cargarse en el Capital; por tanto, el saldo de la cuenta de Capital indica el haber líquido del comerciante. De todos modos, los cargos a Capital por partidas de Pasivo del Inventario están defectuosamente explicados.

En el Diario de Pacciolo, los asientos son todos de "tal a tal" esto es, de un deudor y un acreedor. Cuando hay más de uno, los fracciona (por ejemplo, cada partida del Inventario da lugar a un solo asiento de abono a Capital, y por tanto hay tantos abonos a dicha cuenta como partidas del Inventario) En el ejemplo que presenta de Inventario inicial figura una partida correspondiente a acreedores del comerciante, esto es, a Pasivo, pero no desarrolla en el Diario el ejemplo de asiento que le corresponde, aunque del citado capítulo XXVII se desprende que tal partida ha de producir cargo en la cuenta de Capital. Los asientos compuestos no aparecen hasta 1605, en la obra del alemán Simón Stevin.

En el libro"Memorando" (cuando se lleva) se consignan las notas, datos y explicaciones que después han de servir de base para los asientos a redactar en el Diario. Cada vez que un asiento es pasado del Memoràndun al Diario, se trazará una raya diagonal sobre el asiento del Memorando, con objeto de que quede constancia que el traspaso ha sido efectuado.

Los asientos del Diario han de redactarse sobre la base de que "para cada deudor corresponde un acreedor" (Cáp. XXXVI), y añade: "El mismo día que se produce un deudor, también nace simultáneamente un acreedor".

Como ya hemos dicho, Pacciolo sólo usa asientos de la forma externa de "tal a tal", y por este motivo las cantidades únicamente se escriben una sola vez, al final del asiento, y no se establecen sumas en el Diario. Los títulos de las cuentas deudoras van a la izquierda y los de las cuentas acreedoras a la derecha. Así, una compra de harina a pagar a plazo dará lugar, en el Diario, a un asiento de la forma esquemática siguiente:

Por harina a Fulano de tal

En la época de Pacciolo (y en realidad hasta la primera mitad del siglo XVIII) no existía la cuenta general de Mercaderías sino que sé habría una cuenta a cada clase de artículos o partidas de géneros.

Recomienda llevar diversas cuentas de "gastos", sin olvidar de "gastos domésticos". Recomendación excelente la de diferenciar las varias cuentas de gastos, indispensable para conocer las causas que concurren a la formación del beneficio o pérdida del negocio; recomendación mantenida por todos los autores modernos, aunque no seguida y aplicada todavía en todas las actuales contabilidades. El pago de gastos dará lugar a un asiento del tipo:

Por gastos a Caja

Se ocupa con bastante detalle de la forma de establecer lo que actualmente llamaríamos "Balance de comprobación", pero limitado a las columnas de las sumas, esto es, sin consignar los saldos.

Sin embargo, el "balance de comprobación" que explica Pacciolo difiere fundamentalmente del Balance que ahora designamos con dicho calificativo.

En efecto, el Balance de la época de Pacciolo se establecía atendiendo solamente a las anotaciones del Mayor. Así, cuando en la regla 6ª del Cáp. XXVI dice que la suma de acreedores se refiere solo al Mayor. No se efectuaba ni podía efectuarse la confrontación entre las sumas de las cuentas del Mayor y las del Diario, debido a que, según ya hemos indicado, en el Diario no se determinaban sumas ni podían prácticamente establecerse, pues las cantidades se escribían al final del asiento, después de la explicación. La operación del "punteo" se imponía

No fue hasta 1796 que E. T. Jones señaló la posible y necesaria concordancia aritmética entre las sumas de las partidas anotadas en el Diario con las sumas del Debe y también con las del Haber de todas las cuentas del Mayor.

En las operaciones de trueque, frecuentes en aquellos tiempos (por ejemplo, una entrega de azúcar a cambio de tela), redacta un asiento del tipo:

Por tela a Azúcar

Estos asientos tiene la importancia de poner de manifiesto que la condición de deudor y acreedor puede ser aplicada no solo a personas, sino también a "cosas".

Al redactarse un asiento en el Diario, dice que dentro de la explicación puede ponerse cualquier clase de moneda, pero que fuera de la explicación, esto es, en la parte destinada a cantidades, ha de escribirse siempre la misma clase de unidades monetarias. Los asientos del Diario han de ser trasladados al Mayor, indicando en el primero, al lado de cada cuenta, el número del folio que en el Mayor corresponde a dicha cuenta. Por tanto, cada asiento del Diario ha de producir, en el Mayor, una anotación en dos cuentas (pues como ya se ha dicho solo se emplea asientos de "tal a tal") Recomienda la práctica de lo que ahora llamamos el "punteo" entre el Diario y el Mayor, y lo explica con gran detalle.

Al final de lo que ahora llamaríamos "ejercicio contable" establece los saldos de cada cuenta del Mayor. Recomienda el cierre de libros al terminar el año natural (Cáp. XXXII)

La liquidación de resultados se redacta en el propio Mayor, en una cuenta especial que denomina Pro e Danni y también Avanzi e Disavanzi, equivalente a nuestra actual cuenta de Pérdidas y Ganancias, la cual, dice no ha de abrirse en el Diario, sino en el Mayor. Por tanto no hay asientos de "cierre" ni de "regularización" en el Diario. El saldo final de la cuenta especial de resultados es transferido, en el propio mayor, a la cuenta de capital.

Este procedimiento no es el que ahora se aplica, pero su adopción conducía forzosamente entonces al resultado de que la cuenta de Pérdidas y Ganancias no funcionaba durante el ejercicio, sino únicamente al final; que es lo procedente y lo que todavía no ocurre en algunas modernas contabilidades. El concepto de "Balance" en el sentido que actualmente damos a esa palabra no se inicia hasta Pietra (1586), para perfeccionarse en forma definitiva por Flori (1677) Hasta entonces, la palabra "Balance" significaba solamente "Balance de comprobación, de sumas", con las limitaciones que hemos señalado al no existir concordancia aritmética entre el Diario y el Mayor.

Respecto a la correspondencia referente al negocio, expone la conveniencia de conservar una copia resumida de cada carta o copiarlas íntegramente si son importantes, llevando un libro registro.

Se ocupa de los errores y de la forma de corregirlos sin acudir a raspaduras ni enmiendas. Y también se ocupa de las cuentas en participación, que entonces eran un equivalente de lo que después han sido las "compañías".

El principal defecto de la obra de Pacciolo es el escasísimo número de ejemplos de asientos. Los autores inmediatamente posteriores a Pacciolo, si bien es cierto que en su mayoría resultarán ser simples traductores o copistas, se dedicaron a presentar mayor número de ejemplos, permitiendo así conocer mejor el manejo de las cuentas. Después de la obra de Paciolo se publicaron en Italia y fuera de ella otros libros sobre Contabilidad, pero solo existen dos autores dignos de este nombre: Angelo Pietra (1586) y Ludovico Flori (1633), que a su vez fueron copiados por otros.

RESUMEN

  • El 10 de noviembre de 1494 Lucas Pacciolo publica su obra: "Summa de Aritmética, Geometría, Proportionati Et Proportionalita", a través de su "Tractatus – XI" recopila una serie de datos vertidos en los antiguos contadores y da amplia referencia sobre la Partida Doble.
  • Aconseja utilizar 4 libros de contabilidad: Inventario, Borrador, Diario, Mayor.
  • Su ecuación fundamental fue:

Activo = Pasivo + Capital

  • Reglas de la Partida Doble:
    1. Toda persona que me debe era anotado en la parte del débito.

    2. Toda persona que yo le debo era anotado en la parte del haber.

    3. Toda bien que entra a la empresa era anotado en la parte del debe.

    4. Todo bien que sale de la empresa era anotado en el haber.

    5. Todas las pérdidas son anotados en la parte del débito.
    6. Todas las ganancias van anotados en la parte del haber.

    CONCLUSIONES

    Este trabajo revela la gran importancia de las obras de Lucas Pacciolo, ya que se estructura de una forma adecuada y se trata de ser lo más explícito en la interpretación y la aplicación de cada una de ellas a la Contabilidad.

    También se concluye que el DEBE y el HABER son los pilares de la gran estructura, de la ciencia de la Contabilidad al ejercer su acción sobre las operaciones económicas que generan su aplicación:

    • No hay deudor sin acreedor ni acreedor sin deudor.
    • Activo (representa los bienes y propiedades)
    • Pasivo (representa las deudas con terceros)
    • Capital (la inversión de dinero en el negocio)

    Otras de las conclusiones a las que se puede llegar después de apreciar la presente monografía, es gran genialidad del Fray Lucas Pacciolo, que con sus grandes conocimientos y aportes que dio en su época fue reconocido por muchos genios de ese entonces, saliendo así del anonimato en el que se encontraba, y que hoy en los tiempos modernos estudiamos ya que aportaron mucho a la estructura que actualmente usamos en la ejecución de la Contabilidad

    BIBLIOGRAFÍA

    • Sistemas Manuales (Pascual Chávez Achermerma Pág. 37-38-39)
    • Doctrinas Contables (Pág. .del 42 al 60)
    • Contabilidad General Mecánica (Eliseo C. Miro Pág.29 – 31)

     

     

    ESCRITO POR:

    RAÚL MEJÍA CHÁVEZ

    NOTA: Si puedes escribe tu mensaje con una copia para cada correo, asi tu email llega a mi telefono e ire a abrir mi correo, para resolver tus dudas a tu pregunta, no olvides que soy estudiante de Contabilidad de la Universidad Nacional del Callao, en Peru


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Contabilidad

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda