Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Anatomía del Tiburón blanco

Enviado por barbozaelizabeth



Partes: 1, 2

  1. Las armas del más extraordinario cazador del mar
  2. Comportamiento
  3. El sabroso gusto del metal

Las armas del más extraordinario cazador del mar

 Su robusta e hidrodinámico cuerpo, unido a las impresionantes mandíbulas repletas de afilados dientes, hacen del tiburón blanco el mayor de los tiburones.

CABEZA

Con forma de torpedo, la cabeza culmina en un gran hocico cónico, bajo el que se encuentra la boca, la cual está bordeada de blanco. En la parte superior, un par de agujeros conectan a través de sendos conductos con el oído interno, muy sensible. Dicha estructura posee también el sistema vestibular: una serie de canales semicirculares que proporcionan el sentido del equilibrio

  DIENTES

Tienen forma triangular y casi simétrica (a diferencia de otros marrajos), y son muy grandes, sin cúspides laterales y con los bordes serrados, siendo más anchos los de la mandíbula superior. Su filo es tal que pueden cortar una hoja de papel como lo haría una navaja. No presentan desgaste porque se van desprendiendo y reemplazando continuamente, de manera que a lo largo de toda su vida el tiburón blanco puede desarrollar miles de dientes. 

 AMPOLLAS DE LORENZINI

Muchos tiburones poseen numerosos poros superficiales, sobre todo el la parte cefálica, que esconden una complicada estructura sensorial: están conectados por medio de canales (bien aislados y llenos de una sustancia conductora de la electricidad) a una pequeña cámara interior (la ampolla) tapizada de células pilíferas y electrorreceptoras. Las ampollas de Lorenzini suelen estar agrupadas y constituyen el sistema electrosensorial –el sentido más misterioso- capaz de detectar los campos eléctricos de bajísima intensidad que poseen los seres vivos.  

 ALETA CAUDAL

A diferencia de la mayoría de tiburones, pero como los marrajos y otros lámnidos, no presenta los lóbulos muy distintos, si bien el superior es algo más largo. Esta aleta caudal casi simétrica es el auténtico propulsor del tiburón blanco, actuando las demás a modo de timón o como estabilizadores.

  ALIMENTACIÓN

Superdepredador

El blanco es el mayor de los tiburones depredadores y su esqueleto cartilaginoso reduce mucho su peso en comparación con el óseo de la mayoría de peces, consiguiendo una notable mejora de la flotabilidad. Todo ello –unido a su musculoso cuerpo hidrodinámico- convierte al tiburón blanco en un acróbata marino terrible. Tiene una longitud máxima de 6 m, siendo el mayor de los tiburones depredadores. Un récord histórico de 11 m se considera ahora desacreditado, aunque sí se piensa que pueda existir alguna hembra vieja que se acerque a los 10 metros.

Su dieta habitual incluye todo tipo de peces, tortugas y calamares, aunque puede alimentarse de casi todo lo que se mueva dentro del agua y cuyo tamaño merezca el esfuerzo de capturarlo, atreviéndose incluso con otros tiburones y posiblemente también con ballenas pequeñas. Entre las excepciones están los tiburones mayores y las ballenas, así como las aves marinas y las nutrias marinas, que son cazadas pero no ingeridas. Detecta a sus presas con el oído y el olfato desde lejos, con la vista cuando está cerca y con la sensibilidad eléctrica en el último instante. Para encontrarse con ellas patrulla sin descanso porque para respirar necesita nadar constantemente. También caza focas, leones marinos, otros pinnípedos de gran tamaño y ocasionalmente cetáceos (sobre todo delfines). En las áreas donde estas presas son abundantes, el tiburón blanco con frecuencia desestima presas pequeñas porque para saciarse debería capturar muchas y, además, son más escurridizas. Prefiere grandes animales que le obliguen a pocos ataques y que le permitan permanecer luego un largo período de tiempo sin comer.

 La técnica de ataque

Cuando se acerca a una presa, la boca del tiburón se abre mucho y toda la parte cefálica sufre una gran transformación: el hocico se dobla hacia arriba, la mandíbula superior (muy flexible) se proyecta hacia delante, los dientes se extienden hacia fuera. Los ojos, muy vulnerables por su proximidad a las fauces de una víctima que se debate entre la vida y la muerte, se protegen. Algunas especies giran el globo ocular hacia atrás, mientras que muchas otras poseen un artilugio muy eficaz: una membrana blanquecina se cierra como una persiana para salvaguardar el sentido de la vista.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda