Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

México Sus Partidos Políticos en el año 2000

Enviado por ivan_escalona



  1. Lic. Vicente Fox.Sus propuestas
  2. Francisco Labastida Ochoa
  3. Ingeniero. Cárdenas alias El cuahutemochas
  4. Lic. Manuel Camacho.La Alianza opositora
  5. Gilberto Rincón Gallardo
  6. Comentario personal

INTRODUCCIÓN

Partidos políticos

organizaciones que se caracterizan por su singularidad, de base personal y relevancia constitucional, creadas con el fin de contribuir de una forma democrática a la determinación de la política nacional y a la formación y orientación de la voluntad de los ciudadanos, así como a promover su participación en las instituciones representativas mediante la formulación de programas, la presentación y apoyo de candidatos en las correspondientes elecciones, y la realización de cualquier otra actividad necesaria para el cumplimiento de sus fines. Su principal tendencia es durar y consolidarse, y su finalidad última y legítima es obtener el poder mediante el apoyo popular manifestado en las urnas.

En un Estado de derecho, los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y expresión de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad serán libres, y su estructura interna y funcionamiento han de ser democráticos. Su existencia deriva del ejercicio de la libertad de asociación. No tienen naturaleza de poder público ni son órganos del Estado, por lo que el poder que ejercen se legitima sólo en virtud de la libre aceptación de sus estatutos y por tanto sólo puede ejercerse sobre quienes, en virtud de una opción personal libre, los asumen al integrarse en tales organizaciones.

Los militantes de los partidos tienen derecho a ser electores y elegibles para todos sus cargos, a estar informados sobre sus actividades y situación económica, y a concurrir para formar sus órganos directores mediante sufragio libre y en la mayoría de los casos secreto, aunque no resulta preciso que sea directo. Los partidos tienen derecho a obtener ayuda financiera del Estado, a utilizar los medios de comunicación públicos y a constituir coaliciones o agrupaciones electorales.

LIC. VICENTE FOX

SUS PROPUESTAS

  • Iniciar un nuevo milagro económico de crecimiento y empleo.
  • Que la economía crezca al 7 %.
  • Trabajar para los emprendedores y pequeños empresarios.
  • Contar con una política industrial para la innovación y la competitividad.
  • Diversificar las oportunidades en el campo.
  • Establecer una nueva plataforma de desarrollo.
  • Dar a la Ciencia y Tecnología la importancia que merecen.
  • Aprovechar a plenitud la globalización.
  • Crecer con calidad.
  • Hacer del turismo un motor del desarrollo.
  • Tener acceso a salud de calidad.
  • Integrar plenamente a la mujer a la sociedad.
  • Repensar el proyecto educativo nacional.
  • Crear un sistema de educación permanente.
  • Cambiar la agenda de la educación media superior y superior.
  • Cambiar el combate a la pobreza por la generación de riqueza.
  • Tener salarios justos y empleos de calidad.
  • Que el petróleo sea para los mexicanos.
  • Dar soluciones creativas a la dinámica poblacional
  • Contar con una estrategia para la paz.
  • Vivir un estado de derecho.
  • Poner fin al narcotráfico.
  • Que la política exterior se convierta en palanca de desarrollo.
  • Contar con un Gobierno eficaz.
  • Tener un Gobierno con valores y liderazgo.
  • Desarrollar el mercado de valores.
  • Que el sistema financiero contribuya al desarrollo del país.
  • Vivir un México verde.
  • Que la sociedad participe.
  • Se desarrolle la Banca Social.
  • Contar con una infraestructura de transporte
  • Iniciar un nuevo milagro económico de crecimiento y empleo
  • Que la economía crezca al 7 %
  • Trabajar para los emprendedores y pequeños empresarios
  • Contar con una política industrial para la innovación y competitividad
  • Diversificar las oportunidades en el campo
  • Establecer una nueva plataforma de desarrollo
  • Dar a la Ciencia y Tecnología la importancia que merecen
  • Aprovechar a plenitud la globalización
  • Crecer con calidad
  • Hacer del turismo un motor del desarrollo
  • Estabilidad económica y solidez del sistema financiero
  • Estricta disciplina fiscal.
  • Reforma fiscal que simplifique tazas impositivas y facilite la incorporación de la economía informal al pago de impuestos.
  • Incrementar los incentivos para el ahorro y la inversión privados.
  • Reducir el peso de la deuda en las finanzas públicas, y
  • Asegurar el superávit fiscal para el cuarto año de gobierno
  • Estabilidad financiera
  • Política monetaria independiente y con objetivos anti-inflacionarios.
  • Tasa de inflación entre 2% y 3%.
  • Evitar la volatilidad del tipo de cambio, con fundamentos sanos.
  • Mantener la proporción Deuda Externa / PIB sin incrementos.
  • Elevar la competitividad de la economía
  • Transformar las compañías públicas de Estado en compañías públicas de mercado, (petroquímica y sector eléctrico).
  • Finalizar la reforma del sector financiero.
  • Promover la reforma de la ley laboral para hacerla competitiva con nuestros socios del TLC, pero asegurando los derechos de los trabajadores mexicanos.
  • Reglas claras y transparentes de operación
  • Establecer reglas transparentes y eficaces que minimicen el poder discrecional de los organismos gubernamentales.
  • Simplificar los procedimientos administrativos para el establecimiento y clausura de empresas, reduciendo sus costos de entrada y salida.
  • Combatir la corrupción dentro del gobierno.
  • Batalla frontal al crimen organizado y al narcotráfico.
  • Oportunidades para todos
  • Impulsar la banca social, las micro finanzas, el micro crédito y el ahorro popular.
  • Implementar un programa de simplificación fiscal y administrativa que facilite su incorporación al mercado formal.
  • Incentivar el crecimiento y la expansión de las micro y pequeñas generadoras de empleo.
  • Impulsar el desarrollo de oportunidades regionales y de industria local para asegurar que los frutos de la globalización se distribuyan equitativamente en todo México.
  • Un sector público eficiente
  • Política industrial amigable con el mercado
  • Promover las exportaciones no tradicionales.
  • Facilitar la internacionalización de las PYMES con soporte técnico y estrategias de penetración de mercado.
  • Impulsar la competitividad de la industria local con procesos de calidad y programas de capitalización, y
  • Respaldar la transferencia de tecnología y apertura de oportunidades educativas, que eleven la productividad.
  • Servicios públicos de calidad
  • Sistemas de calidad total en el sector público
  • Un gobierno ágil, productivo y de calidad.
  • Un verdadero federalismo que reconozca la mayoría de edad de estados y municipios.
  • Una meta ambiciosa de crecimiento, que responde a las carencias de la nación y reconoce las necesidades, los rezagos y el tamaño de los desafíos.
  • Estimular el ahorro interno
  • Reforma fiscal que simplifique tasas y exenciones, favorezca impuestos al consumo y establezca estímulos a la inversión y al ahorro de personas físicas y morales (15% del PIB sin petróleo).
  • Incremento del ahorro interno del sector privado del 22% del PIB al inicio de la gestión al 25 % hacia el tercer año.
  • Incorporar al SAR a cerca de 25 millones de habitantes que, formando parte de ña población económicamente activa, no están en él.
  • Incrementar los niveles de ahorro del sector público del 2% del PIB actual a, por lo menos, un 3%, proponiendo un equilibrio operacional en las finanzas públicas al cuarto año de gestión.
  • Mantener el déficit de la cuenta corriente a niveles aceptables.
  • Resultado de todo lo anterior, incremento en el ahorro disponible en México, interno y externo, a 30% del PIB.
  • Incrementar la productividad de la inversión
  • Reducir la relación inversión / crecimiento del PIB a 4. Que con tasa ahorro del 30% del PIB, podría hacer crecer la economía hasta el 7.5% anual.
  • Finalizar las reformas sectoriales que fueron truncadas: sector financiero, energético, de transportes, telecomunicaciones y agropecuario.
  • Mejorar los servicios públicos mediante la reducción de costos de operación, de trámites, y apoyando la inversión en infraestructura de transportes, puertos y comunicaciones que reduzcan los costos de las empresas,
  • Implementar una política industrial que estructure cadenas productivas, impulse la participación de las PYMES en el mercado internacional, mejore la productividad de los trabajadores y apoye la transferencia de tecnología.
  • Atracción de inversión extranjera
  • Reglas de competencia en los mercados que fortalezcan la supervisión.
  • Garantías jurídicas con leyes modernas y adaptadas a la nueva inserción de México en el concierto internacional de las naciones, y
  • Apertura a alianzas estratégicas de las empresas paraestatales.
  • Generación de empleo
  • Reformas sectoriales y modernización del sector público.
  • Apoyo a las PYMES y a la industria local, para reducir el costo de generación de un empleo formal en la economía.
  • Capacitación en el trabajo y escolarización formal para mejorar las condiciones de empleo y remuneración de los trabajadores.
  • Crecimiento con calidad de la economía.
  • Impulsar modelos de desarrollo local que surja de las comunidades, sobre la base de la participación social, los mercados regionales y los recursos de la zona.
  • Democratizar la economía con intervenciones selectivas y temporales que generen capacidades y abran oportunidades de desarrollo.
  • Contar con un sistema de micro crédito y banca social que permita a los excluidos transformarse en emprendedores.
  • Impulsar un desarrollo regional equilibrado para generar empleos permanentes en zonas rezagadas y captar inversiones que generen empleos en su propia tierra.

Ya es tiempo de poner en marcha la economía

Un crecimiento construido desde la microeconomía, desde cada taller, desde cada pequeña empresa, de la tenacidad del obrero, la entrega del campesino y el esfuerzo del empresario.

Incentivar el crecimiento y la expansión de las micro y pequeñas empresas.

Ya es tiempo de contar con una banca social

Impulsar la banca social, el micro crédito y el ahorro popular para tener acceso al crédito para mejorar o iniciar un negocio.

Ya es tiempo de salir de la economía subterránea

Implementar un programa de simplificación fiscal y administrativa

Ya es tiempo de que las empresas mexicanas sean sinónimo de calidad mundial

Crear instituciones que provean servicios de información, capacitación, tecnología y prácticas comerciales a talleres y pequeñas empresas.

Producir mejor

No buscar la sola creación de empresas, sino la forma de elevar la productividad y la competitividad.

Enfocarse no a que producir sino a como producirlo mejor.

Reducir la brecha de productividad que tenemos con nuestros principales socios comerciales.

Adecuar la política industrial a las necesidades empresariales

Implementar políticas de tipo industrial, dirigidas a facilitar el acceso al financiamiento a proyectos viables, a desregular y simplificar el ejercicio de los empresarios y a la formación de capital humano.

Llevar a cabo políticas micro económicas, dirigidas a incrementar la productividad de la industria local y a facilitar a internacionalización de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Contar con fuentes de financiamiento alternativo para pequeñas y medianas empresas

Facilitar el acceso al capital accionario a pequeñas y medianas empresas con proyectos rentables.

Llevar los beneficios del comercio con el exterior a los proveedores de insumos.

Internacionalizar pequeñas y medianas empresas

Apoyar la internacionalización de las pequeñas y las medianas empresas, con conocimientos técnicos y de penetración del mercado e impulsar la competitividad de la industria local a través de instituciones que aceleren sus procesos de calidad.

Capacitación laboral

Elevar la productividad de los trabajadores a través de la capacitación.

Avance tecnológico

Acelerar la transferencia de tecnología vía la adquisición, difusión, mejora y adaptación de tecnología de vanguardia.

Apoyar las alianzas entre empresas mexicanas y extranjeras, incluyendo las paraestatales, para fomentar el uso de tecnología de punta.

Trabajar en desarrollar tecnología dura (más y mejor equipo) y tecnología blanda (mejores prácticas administrativas y de calidad).

Corrupción

Buen Gobierno

Federalismo Alianzas

Segunda vuelta electoral

La candidatura a la presidencia de la república

Veo también un país donde se vive a plenitud la separación de poderes, la democracia, el federalismo, la seguridad y la justicia’. Vicente Fox (Octubre 13 de 1998)

"El reto es forjar un buen gobierno, que sea competitivo, transparente, honesto, participativo y proactivo, que trabaje mejor, cueste menos y genere mayores beneficios a la sociedad’. Vicente Fox (Septiembre 18 de 1998)"

‘Un gobierno de éxito en el siglo XXI será aquel que sepa modernizar la administración pública aprovechando todos los instrumentos que le permitan ser más eficientes, más efectivo y dar mejores resultados a la sociedad’. Vicente Fox (Septiembre 18 de 1998)'

Corrupción

La mayoría de los gobiernos durante este siglo se convirtieron en grandes entidades burocráticas, con pesadas estructuras, de estilo piramidal y jerárquicas, que junto con los diferentes intereses que en torno al poder se fueron creando, dieron como resultado que en muchas ocasiones los gobiernos fueran más bien un lastre que un impulso al desarrollo de los pueblos.

Muchas políticas y actividades del Sector Publico crean el clima y los incentivos que fortalecen la cultura del soborno, fenómeno propio de la corrupción, cuatro áreas fértiles propician la corrupción, son:

1.Exceso de reglamentaciones y autorizaciones,

2.Complejas misceláneas fiscales,

3.Falta de transparencia y control sobre las decisiones de gasto público,

4.El proceso de otorgamiento de bienes y servicios públicos subsidiados.

La complejidad en la lucha contra la corrupción debe encararse con una terapia institucional intensiva, de muchos frentes, enmarcada en una reforma integral del Estado.

Debemos tener reglas claras para desregular y desburocratizar el quehacer del gobierno, para no dar motivo de corrupción a los servidores públicos. Es importante también dar poder a los ciudadanos para denunciar a los funcionarios y hacer un gobierno que rinda cuentas.

La corrupción se extiende a toda la estructura de gobierno, pero es muy claro para el grueso de los mexicanos que el origen se encuentra en las cabezas, que como cascada van derramando hacia abajo conductas ilícitas que se transforman en "mordidas" y en "mochadas" para los jefes.

¿Para que ha servido el fuero en nuestro país? ¿Para esconder conductas deshonestas y proteger a políticos corruptos del sistema? ¿Para darles tiempo de poner pies en polvorosa cuando se les descubre algún trapo sucio?

Los últimos que debemos tener fuero somos los funcionario públicos porque manejamos dinero que no es nuestro, porque cualquier decisión equivocada que tomemos afectará negativamente a los ciudadanos y sus familias. Sin esa tapadera estaremos obligados a actuar con transparencia, o de lo contrario enfrentaremos las consecuencias.

Estoy convencido que debemos borrar de nuestra legislación la figura del fuero en delitos de orden común para todos y cada uno de los servidores públicos.

En Guanajuato la Desregulación, rebasa el ámbito estrictamente económico y contempla la desregulación y simplificación administrativa de todas las ventanillas y trámites que la sociedad realiza con el Gobierno de Guanajuato. Una vez que se termine con las adecuaciones a las leyes y reglamentos necesarios se tendrá una reducción en requisitos del 46%, en documentos anexos del 74% y en tiempos de respuesta en alrededor del 60%. Estos esfuerzos también se extienden a los municipios, donde son ya tres los que cuentan con una ventanilla única de gestión.

En Guanajuato se ha realizado una campaña intensa para difundir los derechos de la ciudadanía y las obligaciones de los servidores públicos, exhortando con ello a los ciudadanos para que denuncien a los malos servidores públicos. Para lo cual se dispone de buzones y un número 800 para presentar las quejas y denuncias.

Asimismo para lograr una mejor retroalimentación y control, cada una de las instituciones públicas es evaluada por sus clientes al interior del gobierno y por sus clientes de la propia sociedad, mediante encuestas de satisfacción del cliente diseñada profesionalmente y levantadas periódicamente.

Buen Gobierno

Tenemos que construir un buen gobierno, que sea una herramienta eficaz de cambio, que sea una ventaja competitiva para la economía, y ello sólo se logra modernizando y haciendo más eficientes las estructuras gubernamentales, transformando radicalmente la cultura de los servidores públicos. Cuanto más pronto se logre mejor.

Tendrán que estar ahí, panistas, priístas, perredistas, de los otros partidos y mucha sociedad civil, el distintivo será el profesionalismo, la excelencia, la seriedad, la honestidad y la transparencia. Con eso se navegara en el camino al desarrollo.

En Guanajuato nos decidimos a dar los pasos para esta transformación, así lo comprueba la incorporación de todas las dependencias del Gobierno del Estado en el proceso de calidad. Prácticamente en todas las secretarías, en todas las direcciones, funcionan comités de calidad donde participan tanto los funcionarios de alto nivel como el más modesto de los empleados, para cambiarle la cara al gobierno, para que los ciudadanos se sientan satisfechos de contar con autoridades cuya única finalidad es servirles.

La cultura de la calidad en el sector público de Guanajuato se está reflejando ya en la atención que se les da a los ciudadanos, lo mismo en las ventanillas a donde acuden a realizar algún trámite, que en las dependencias encargadas de promover la vivienda, de garantizar la seguridad, la rehabilitación de los internos en los Ceresos; se refleja también en la atención de calidad y calidez en hospitales y centros de salud del estado. Nos enorgullece ver la nueva actitud del funcionario público, las nuevas ideas, la verdadera vocación de servicio que hoy se respira en las oficinas. Nos enorgullece ver que varias dependencias del Ejecutivo estatal, de los municipios, así como escuelas primarias y centros de estudios tecnológicos hayan recibido el premio Guanajuato a la calidad; y lo mejor, es que cada vez son más las empresas, las instituciones gubernamentales y los centros educativos que compiten para ganar este reconocimiento.

El proceso de calidad en nuestro de Estado se encuentra reforzado por un amplio programa de reingeniería dentro de la administración estatal gracias al cual, entre otras cosas, hoy se trabaja con base en proyectos que contienen metas medibles y verificables que se evalúan por su rentabilidad social y económica. A esta nueva forma de trabajo se deben sujetar las dependencias si quieren estar incluidas dentro del presupuesto. Gracias a ello también hemos potenciado los recursos que nos entregan los ciudadanos vía impuestos y disminuimos la planta burocrática y el gasto, aumentando, a la vez, la velocidad de respuesta hacia los guanajuatenses.

A fin de llevar las ‘Cuentas Claras’ y mantener a los ciudadanos informados en todo momento de donde están invertidos sus recursos, se actualizan permanentemente en la página de Internet del Gobierno de Guanajuato, la cuenta pública estatal y la información de todas las obras que se están llevando a cabo en el estado. La declaración patrimonial del Gobernador se encuentra también en esta página. Esta declaración se publica adicionalmente en los periódicos de mayor circulación en el estado.

Federalismo

Hay que terminar de raíz con el centralismo que durante tantos años ha concentrado atribuciones y recursos. Hoy lo que se requiere es modernizar las estructuras de gobierno haciéndolas más ágiles, productivas y de pronta respuesta a las demandas de la sociedad. Lograrlo requiere, ante todo, de voluntad política para dar pasos en serio en el fortalecimiento financiero, administrativo y político de los estados y los municipios. Romper la vieja costumbre de actuar a control remoto, y sin conocimiento directo de las necesidades de la población.

En el mundo moderno, la descentralización, tanto en el ámbito público como el privado, es una de las condiciones para lograr la eficiencia y el desarrollo.

El centralismo en lo político y lo administrativo está agotado. Hoy la divisa es la corresponsabilidad y la participación.

Un gobierno ágil no es aquel que concentra recursos y facultades, sino el que confía en los demás y les reconoce su mayoría de edad. Por eso el federalismo y el fortalecimiento municipal son dos objetivos primordiales.

Con el federalismo podremos dar respuestas más ágiles y oportunas a los ciudadanos, pues las determinaciones se tomarán precisamente ahí donde se generen los problemas o surjan necesidades. Tanto el Gobierno del Estado como los municipios, podrán cumplir con mayor eficiencia sus responsabilidades, pues ambos se verán beneficiados con la descentralización.

En México, los estados y municipios serán realmente libres en la medida que tenga fortaleza financiera, y rompan con la dependencia que hasta hoy los ha atado al gobiernos federal; también lo serán cuando cuenten con las atribuciones necesarias para atender directamente las necesidades de cada comunidad.

Se requiere de un auténtico Federalismo que fortalezca a los estados y los municipios, a través de reglas claras en materia de facultades y recursos. Se necesitan ya compromisos claros, de tal manera que México deje atrás el centralismo y su fortaleza se derive de la consolidación de cada una de sus partes.

Estamos conscientes de que el federalismo implica una gran responsabilidad, pero también una gran oportunidad. En Guanajuato, nos aseguramos que la descentralización no se atorara a nivel estatal, por esto las responsabilidades y recursos fueron transferidos a los municipios.

En Guanajuato hemos transferido a los municipios el control sobre 190 servicios que anteriormente prestaba en forma directa el gobierno del estado.

Los municipios guanajuatenses se "han cortado el cordón umbilical" a tal grado que sólo están obligados a entregar cuentas a la sociedad y a la Contaduría Mayor de Hacienda, no al gobierno estatal.

Con estas acciones Guanajuato se coloca como punta de lanza en el proceso de federalismo, al ser el estado con mayor disposición para recibir atribuciones federales y para municipalizar los servicios públicos.

Alianzas

Los mexicanos estamos ante la oportunidad de dar el gran salto que nos llevará a construir esa patria generosa en oportunidades que deseamos para los chiquillos que vienen detrás de nosotros. México se encuentra en el umbral del desarrollo, en el umbral de la democracia, en el umbral del progreso. Ha llegado el momento de poner manos a la obra.

El cambio que requiere el país ya nadie lo para. El reto es que la transición se dé de manera ordenada y sin rompimientos violentos que generen mayores males a la Patria. Esta es la responsabilidad que estamos llamados a enfrentar los partidos políticos, las autoridades y los ciudadanos en general.

Durante el siglo, la tarea política consistió en tratar de imponer proyectos de partido en los distintos países del mundo. Hoy se hace imperante el desarrollo de proyectos nación o proyectos país que están muy por encima de los intereses de un partido en particular o de cualquier grupo de la sociedad. Un proyecto nación tiene que ver con el mediano y largo plazo, con decisiones que sólo pueden ser tomadas por los ciudadanos y que hoy en día marcan la diferencia entre el éxito y el fracaso. En el pasado estos proyectos a fuerza de violencia, muerte y revoluciones emergían para encauzar la energía social. Hoy los proyectos nación tienen que realizarse a través del talento, la inteligencia sumada de todos los ciudadanos y el acierto de los protagonistas políticos, incluyendo los partidos de cada país.

En las democracias del mundo hay una nueva forma política de actuar que tiene que ver con la configuración de consensos a través de alianzas, coaliciones, pactos y posibles arreglos entre distintos grupos políticos para lograr fortalecer los intereses ciudadanos e impulsar cambios definitivos que urgen en cada uno de nuestros países.

Hoy la pluralidad de México exige no cerrarse a la búsqueda de una alianza con otros partidos, donde sea necesario y conveniente, para lograr que al finalizar el siglo nuestro país tenga un proyecto de nación y alcance finalmente la transición anhelada.

Vivir un México verde

Primero: Dar una nueva vida a la política ambiental

Impulsar la inclusión de la variable ambiental en la toma de decisiones económicas y sociales.

El esfuerzo ambiental no debe concentrarse en una sola secretaría.

Ampliar los mecanismos de participación de la sociedad en el diseño de los planes ecológicos.

Dar mayores facultades y capacidad de decisión a los estados y municipios en gestión ambiental.

Rendir cuentas a los ciudadanos sobre nuestros recursos naturales. Se dará seguimiento al PIB verde.

Favorecer la inversión ambiental en prevención y control de la contaminación industrial, promoviendo procesos productivos limpios.

Aplicar el estado de derecho, fortaleciendo los organismos que procuran la justicia ambiental en el ámbito nacional y estatal.

Usar instrumentos económicos de la política ambiental para que los precios se acerquen a la verdad ecológica.

Dejar el enfoque de reacción y remedio y sustituirlo por principios preventivos con indicadores adelantados de identificación de amenazas.

Promover un cambio cultural en nuestros hijos sobre la naturaleza.

Crear un Instituto Nacional de Ecología, con mandato de 25 años, amplia participación de la sociedad y un esquema descentralizado, para frenar el deterioro y revertir la degradación de los recursos naturales.

Segundo: Revertir el uso insustentable del recurso agua

Gestionar el agua a nivel de cuencas, con organismos operadores eficientes, cumpliendo normas de descargas y con una mayor atención a la contaminación de las regiones hidrológicas.

Tercero: Revalorar las áreas forestales y la actividad forestal

Crear una política de aprovechamiento sustentable de los recursos forestales.

Hacer plantaciones compactas, donde el índice de éxito sea el nivel de sobrevivencia y no el número de plantas sembradas.

Fomentar plantaciones comerciales y facilitar la participación comunitaria de proyectos rentables con especies en sus regiones.

Ampliar facultades y recursos a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y del Consejo Nacional Forestal para reordenar esta actividad.

 Contar con una infraestructura de transporte competitiva

Poner al país al día en infraestructura de transporte para contar con un movimiento de carga eficiente, moderno y de competitividad mundial.

Primero: Exigir normas de calidad ISO para las carreteras

Asegurar un mantenimiento de calidad en las carreteras para eficientar costos e incrementar la seguridad.

Consensar con el sector las prioridades en materia de carreteras de altas especificaciones que faciliten el flujo vehicular.

Segundo: Descentralizar el mantenimiento de carreteras

Garantizar los recursos suficientes a las entidades federativas para llevar a cabo un mantenimiento carretero efectivo.

Tercero: Promover el desarrollo de un sistema de transporte multimodal.

Cuarto: Introducir mecanismos financieros que faciliten la construcción de infraestructura.

Facilitar la participación de particulares en la construcción de la infraestructura.

Introducir esquemas financieros como la emisión de bonos con el aval gubernamental sujeto al flujo vehicular para el financiamiento de infraestructura vial.

Quinto: Fomentar la cultura de la calidad en los transportistas

Impulsar la cultura y certificación voluntaria de la calidad de las empresas del transporte de carga.

Promover la certificación de competencias laborales en todos los puestos de empresas de transporte, para contar con choferes responsables

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

FRANCISCO LABASTIDA OCHOA

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

ECONOMIA

AVANZAR EN EL PROYECTO DE NACIÓN, EXIGE AHORA UN CAMBIO CON RUMBO; UN CAMBIO PARA QUE EL PODER SIRVA A LA GENTE

POLÍTICA FISCAL

ESTRATEGIAS ECONÓMICO- SOCIALES

DIVERSOS TEMAS

Para emprender los cambios que el país requiere, sobre todo en materia económica, es necesario conocer la historia y analizar los factores principales que han incidido en la situación actual.
Francisco Labastida Ochoa, ha emprendido un análisis puntual sobre los diversos cambios históricos del siglo XX, tales como el crecimiento demográfico, el aumento de la participación de la mujer, el cambio de una estructura de producción rural a una urbana y los retos del nuevo milenio en materia de servicios sociales, etcétera.
Este análisis permite saber "con qué contamos y así saber el tamaño de cambio que hacia el futuro podemos emprender con objetividad".
Francisco Labastida Ochoa se propone combatir los riesgos de una crisis recurrente con un programa que además de permitir el crecimiento económico con sentido social, abata la inflación y las tasas de interés, hasta colocarlas a niveles internacionales.
"He dicho que la crisis económica no está en el horizonte del país, que México puede elevar en los siguientes años de manera sustancial su nivel de vida, es decir su ingreso percápita, y también la calidad de vida de los mexicanos."
Asimismo, reconoce que no sólo es importante resolver los asuntos coyunturales sino los problemas de origen. Afirma que se requerirán mayores recursos presupuestales para darle un fuerte impulso al empleo y a la educación y atacar de esta forma las causas de la pobreza.
El país requiere de muchos cambios para crecer y Labastida sabe que "todo esto no se va a dar de manera automática: necesitamos manejar con seriedad, con rigor, la política económica del país, tener muy claro hacia dónde vamos: definir nuestro proyecto de Nación de manera nítida, un proyecto de nación no sólo franco en crecimiento y con respeto internacional, sino una Nación con justicia social, con combate a la pobreza, con mayor igualdad, donde haya menos separación entre los que tienen mucho y los que no tienen nada.
"Dentro de la Reforma Fiscal Integral, hay que definir qué le corresponde hacer al Gobierno Federal y a los gobiernos de los estados, qué le corresponde hacer a la sociedad y qué le corresponde hacer al gobierno".
Como parte del programa económico "tenemos que redistribuir el peso fiscal entre los tres órdenes de gobierno"
"Las soluciones tienen que corresponder al tipo de problemas que vive la economía, y hay que apostarle a los cambios estructurales de la economía, inducirlos, fomentarlos y cuidar también los agregados macroeconómicos"
El Candidato Presidencial del PRI, advierte que el país requiere de un horizonte de esperanza. "…Hace falta construir una infraestructura más fuerte para el tamaño del país y sus problemas...", "El que no haya crisis es una condición indispensable pero no suficiente para que a México le vaya mejor."
Para llevar a cabo con éxito el proyecto de Nación que queremos los mexicanos, Labastida reconoce que se requieren varios elementos.
1: "...El país requiere combatir y erradicar lo que ha sido históricamente el mayor problema, la mayor restricción, el talón de Aquiles de la economía mexicana, lo que los economistas elegantemente llaman la alta propensión a importar, pero que se traduce en que mientras el Producto crece al 5 por ciento, las importaciones del país usualmente crecen arriba del 12 hasta el 14 o más puntos porcentuales".
"Esto es lo que nos lleva tarde o temprano, a los altos déficits comerciales, en la balanza comercial y, en consecuencia, a interrumpir el crecimiento económico y la generación de empleos..."
"Si no acabamos con las crisis económicas, no vamos a tener viabilidad de generar empleos, de abatir la inflación, de mejorar la distribución del ingreso, que es uno de los objetivos válidos de nuestra política económica y social."
"México debe plantearse metas de crecimiento económico altas, cercanas al 5%, principalmente por la gran generación de empleo que ello representa. El país necesita crecer, generar 1 millón de empleos por año para combatir de fondo la pobreza y lograr que los salarios se eleven por encima de la inflación".

"...CAMBIO CON RUMBO PARA NO TENER CRISIS, PARA BAJAR LA INFLACIÓN, PARA HACER DEL EMPLEO BIEN PAGADO UNA REALIDAD, CAMBIO CON RUMBO PARA QUE LA GENTE  VIVA MEJOR..."

 

Lograr un crecimiento económico con sentido social.

I. Crecimiento promedio de 5.0 por ciento del PIB en el periodo 2000 - 2006.

II. Crear un millón de empleos por año. Impulsando a los sectores de alta generación de empleos y de baja importación de insumos.

Construcción de vivienda (de 170 mil a 600 mil).

Infraestructura básica (carreteras y puertos comerciales).

Infraestructura y equipamiento urbano.

Apoyo a la pequeña y mediana empresa, (generadora del 80% del empleo nacional).

Créditos suficientes y capacitación para la pequeña y mediana empresa.

Impulso al Turismo.

Duplicar el presupuesto destinado a la Alianza para el Campo.

II. Sustentar una inversión del 30% del PIB.
Financiándose con:

Generación de ahorro interno entre el 26 y 27%.

Inversión Externa Directa del 3 al 4%.

III. Disminuir la inflación al 3 ó 4% para el 2005-2006 y con ello reducir las tasas de interés nominales y reales.

IV. Reforma Fiscal Integral para dar atención a las necesidades sociales.

Elevar la eficiencia fiscal para aumentar la recaudación del sistema de 3 a 4 puntos.

V. Fortalecer las ramas dinámicas que proporcionan ingreso de divisas vía exportaciones y maquila.

VI. Crear un Sistema Financiero más competitivo.

Para combatir esta situación, el Candidato propone puntualmente enfatizar, en los años venideros, a los sectores que generan empleo:

"...Propongo que le demos mucho impulso al turismo, porque genera empleo, porque da un desarrollo regional equilibrado y porque tiene la ventaja de que permite el crecimiento de la pequeña y mediana empresa en todo el país..."
La pequeña y mediana empresa está asociada no sólo a empleo, sino también a reconstruir a las clases medias del país, en parte es crédito, pero también son otras cosas: Capacitación contable en comercialización y apoyos a la capitalización de dichas empresas... Para lograr esto se necesita tener un sistema bancario operante.

"...Apoyar también la construcción de la vivienda. Mi propuesta es que elevemos el número de viviendas financiadas y construidas con crédito, que hoy esta en el orden de 150 a 170 mil viviendas, a 600 mil viviendas; el número se relaciona con la proporción de nuevos matrimonios que se constituyen en el país todos los años, está basado también en una alta demanda insatisfecha de vivienda. Estoy convencido de que esto nos ayudará a fortalecer el clima de estabilidad social y atender una demanda, hoy por hoy, muy grande que no tiene el satisfactor requerido a la altura del tamaño que se está demandando..."

"...Apoyo efectivo a la pequeña y mediana industria, que es la que genera el 80% de los empleos en todo el país. Apoyo por cualquiera de las vías que acordemos..."

2: "...reducir la inflación con el objetivo de disminuir las tasas de interés nominales y reales que tiene el país. Concretamente, el Candidato, tiene como meta "reducir dichas tasas al 3 ó 4 por ciento para el 2005, 2006, que es el orden en que se manejan nuestros principales socios comerciales..."
"...Lograr reducir la inflación, significa combatir las causas más claras por las cuales ha crecido la mala distribución del ingreso en el país, y significa también que hagamos un esfuerzo permanente para que las finanzas públicas del país no tengan altos déficits y no demandemos con ello, grandes cantidades de recursos crediticios..."
3:"...fortalecer las ramas dinámicas que proporcionan el ingreso de divisas vía las exportaciones como la maquiladora, la industria de la exportación, la construcción de vivienda, etc. a fin de combatir y erradicar la alta propensión a importar..."
4: "...una política que aumente el ahorro, 3 ó 4 puntos adicionales del Producto Interno Bruto, que en los siguientes años mejore los servicios bancarios de tal manera que podamos hacer más barato su costo. En el fondo, la propuesta plantea que el país no se resigne a un futuro mediocre ni gris, y creo que debemos y podemos aspirar a ello, porque México tiene grandes activos; no es sólo que sea la décimo cuarta economía de todo el mundo, no es sólo que tenga en este momento ya cerca de 100 millones de habitantes, no es sólo que tenga recursos importantes en el petróleo, la minería y en el sector agropecuario; creo que lo fundamental esta en la riqueza de nuestra población... en la confianza de que en nuestra gente tenemos el mayor capital que el país puede tener...."
"...De ahí propongo que invirtamos una cantidad de recursos en nuestro principal activo: nuestra gente. Que invirtamos mucho en educación para elevar la calidad de la educación, para hacer una reforma educativa de fondo que supere algunas de las limitaciones y rezagos que tenemos en esta materia..."

 POLÍTICA FISCAL

Francisco Labastida propone una reforma fiscal integral que tenga como propósito, por un lado, la captación de recursos y por otro, que facilite el cumplimiento de las obligaciones fiscales.
"Mi compromiso es hacer una política económica que fomente la inversión y dé seguridad al crecimiento económico"

"... yo creo que en los siguientes años vamos a tener que hacer, entre todos, frente a algunos asuntos que hemos dejado diferidos; uno de ellos es emprender una reforma fiscal que le dé seguridad a las inversiones. Yo creo que las finanzas públicas están dejando prácticamente insatisfecho a todo el mundo, a los empresarios porque dicen que pagan mucho y que los trámites son excesivamente engorrosos y están dejando insatisfechos a los demandantes de servicios públicos por que el tamaño de las finanzas no permite atender las necesidades sociales..."

Francisco Labastida propone "...llevar a cabo una reforma fiscal que dé seguridad a los inversionistas, que no realice cambios todos los años, sino una reforma fiscal que realice un solo cambio, una sola reforma. Una reforma fiscal que simplifique los trámites para que no tengan que andar recurriendo los pequeños y medianos empresarios, hasta para hacer el más pequeño trámite, a la contratación de contadores y especialistas para poder pagar los impuestos."
"Una economía sin un sistema financiero moderno, ágil y eficaz, obviamente no ofrece el dinamismo necesario para cambiar." 

ESTRATEGIAS ECONÓMICO - SOCIALES 

 

POLÍTICA SOCIAL

Recuperar a la clase media y llevar los beneficios del crecimiento a las mayorías mediante un programa económico con enfoque social.

Destinar altos niveles del presupuesto al gasto social.

Combate a la pobreza estimulando las inversiones en educación de calidad y empleo bien remunerado.

Lograr una mejor distribución del ingreso para asegurar la viabilidad política y social de la Nación.

Impulsar el mejoramiento de los salarios para que crezcan por encima de la inflación.





 

POLÍTICAS DE DESARROLLO REGIONAL

Incentivar la solidaridad federal para apoyar las regiones con menos desarrollo.

Fortalecer y ampliar las capacidades económicas, de decisión, libertad tributaria, así como las funciones y responsabilidades de los Estados.

Estructurar una política de crecimiento y fomento que impulse a las regiones más atrasadas con obras de infraestructura - carreteras, puertos y aeropuertos.

Lograr que las grandes inversiones privadas sean los polos detonadores del desarrollo de las regiones más pobres del país.

Dar subsidios y estímulos fiscales como palanca para inducir el crecimiento y la localización de la inversión privada, para generar empleo en las zonas más necesitadas.

Otorgar una mayor inversión en educación, fortaleciendo así los centros tecnológicos.

"La inflación es el impuesto más injusto en contra de los pobres, es el que le saca el dinero de los bolsillos a la gente, es el que desvía las inversiones de la actividades productivas hacia la especulación, es el que inhibe, en el sentido de la generación de empleos y yo no tengo duda alguna de que debe ser uno de los objetivos prioritarios de tenerla en los siguientes años."

"En el fondo, ¿qué queremos? ¿Tener pobres para subsidiarlos o queremos mejor generar una economía que desarrolle muchos empleos y en la que la gente tenga la capacidad de vivir bien por su propio trabajo? Yo creo más en el modelo de una economía que crezca rápido, que crezca más aceleradamente y que genere más empleos y mejor pagados".

"...Estoy profundamente convencido de que no hay justificación para no emprender un combate de fondo a la pobreza extrema que lacera a México, y para no tener una mejor distribución del ingreso en el país. Ello es necesario por múltiples razones: para asegurar la viabilidad política y social de la Nación como una Nación unida; por ser una demanda y una exigencia nacional; por el imperativo de darle viabilidad a la Nación como un todo y no sólo a una parte..."

Ha manifestado que resulta viable disminuir la inflación a un 3%, "y también, desde luego, haciendo que el salario real crezca todos los años logrando que los salarios crezcan por arriba de la inflación y basando el crecimiento del país en la existencia de un gran mercado de 100 millones de personas que debemos fortalecerlo por razones éticas, morales, de justicia social, de viabilidad del desarrollo de nuestra nación, de largo plazo; pero también por razones de viabilidad en el proyecto económico que el país debe fijarse hacia el futuro.

Labastida considera que "...una de las palancas para combatir la marginación y la pobreza es el gasto social y creo que una de las políticas es, sin lugar a dudas, mantener niveles y proporciones altas del presupuesto destinado al gasto social..."

Y propone: "...hay que apoyar a los grupos marginados, invertir mucho en la gente, en alimentación, educación y salud que son los tres factores críticos para que la población se desarrolle; impulsar y realizar una transformación del sistema educativo para elevar su calidad..."

"...El principal objetivo del país durante los siguientes años será acabar con la pobreza; debemos combatirla a fondo, con todo rigor, por que es la deuda más grande que tenemos con el pueblo, la deuda de la pobreza..."

Desarrollo regional

"Vamos a impulsar el desarrollo de las zonas pobres del país del sur y el sureste de México."

"...No podemos tener un México dividido entre la opulencia y la miseria, entre la abundancia y la marginación o entre la modernidad y el atraso. Para los mexicanos que nos identificamos con un proyecto de nación integrada, viable y unida, un México partido entre un norte pujante y un sur marginado, entre ciudades con servicios y áreas rurales desatendidas, es una realidad y un camino inaceptables, por que tarde o temprano, de mantener estas tendencias, puede ocurrir una fractura..."

Consciente de las enormes desigualdades que existe actualmente en el país, Labastida plantea:

"...Propongo que pongamos un gran énfasis en el combate a la pobreza y en la generación de empleo, y esto significa en pocas palabras, que las regiones con menor nivel de desarrollo como en el Sureste, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, fortalezcamos su desarrollo con la construcción de infraestructura física de carreteras, de puertos, de aeropuertos que lo facilite, pero demos también un gran impulso a la generación de empleo con exenciones fiscales que atraigan empresas grandes que sean detonadores del crecimiento económico y de la generación de empleo."

"El combate de fondo a la pobreza no sólo debe hacerse y efectuarse con la atención de las necesidades sociales de educación, de salud, de agua potable. Si no hay empleo, no hay ingreso y no hay mejor nivel de vida, y quienes están llamados a crear este empleo son, desde luego, las empresas privadas."

"La única forma de orientar, de inducir que una parte importante de esta inversión se concentre, en el futuro, en estos estados para combatir la pobreza vía la generación de empleo, está en exenciones fiscales e impuestos sobre la renta o en precios diferenciales en energía eléctrica, entre otros elementos para inducir la localización de nuevas empresas en estos lugares..."

Francisco Labastida considera que parte importante del desarrollo de los Estados de la federación esta basado en, por un lado, la solidaridad federal y, por el otro, en el fortalecimiento de sus capacidades.

"...El primer paso es fortalecer la solidaridad federal, para apoyar las regiones con menos desarrollo, sin frenar a las que están avanzando y que constituyen en parte, la locomotora del crecimiento del país. Pues el progreso de un país es, al final de cuentas, la suma de los progresos de cada una de sus regiones...."

"...El segundo paso es fortalecer a los estados, ampliar su capacidad económica, su capacidad de decisión, su libertad tributaria, sus funciones y responsabilidades..."

"...En tercer lugar, se requiere una política de crecimiento y de fomento que impulse a las regiones más atrasadas, con obras de infraestructura, más carreteras, más puertos y aeropuertos..."

PUNTOS DE VISTA EN DIVERSOS TEMAS DE LA ECONOMÍA NACIONAL

Francisco Labastida está consciente de que todos estos cambios requieren un esfuerzo de parte de todos los mexicanos, de la sociedad y del gobierno.
Ha manifestado que de ser electo Presidente de la República, va a escuchar a los que más conocen de esta materia, para que lo apoyen en la labor económica.

Política Industrial

El Candidato ha señalado que es necesario que definir una política industrial en los siguientes términos:

Que Incentive y estimule el crecimiento económico.

Que estimule el ahorro y la inversión y la reinversión de las utilidades.

Que impulse las actividades que generan empleo.

Cuidar el manejo de la política económica con los déficits públicos.

Disminuir regularizaciones para las empresas y para las personas.

Construcción de 700 mil viviendas.

Rediseñar la política crediticia

Adecuar y construir una sola vez el sistema fiscal y dejarlo así.

OPINIONES

La justicia social es la gran deuda pendiente en México...  La justicia social es la gran prioridad en el futuro

Hay que eliminar las crisis económicas y crear estabilidad y seguridad en la economía del país.

No se le puede pedir a la economía de mercado lo que no puede dar. Se requiere de un Estado fuerte que satisfaga las demandas sociales.

Hacer que el sistema eléctrico crezca rápido y para ello se requiere de inversión privada.

La privatización de PEMEX no es conveniente.

Crisis económica

"Estoy profundamente convencido de que las crisis económicas que recurrentemente ha tenido el país, le han provocado muy altos y graves costos. Estoy convencido de que son causa del bajo crecimiento económico, del desempleo y también de la alta inflación."

"Tenemos que poner la inflación en niveles compatibles con nuestros socios comerciales, no por un problema de crecimiento económico y de generación de empleos, sino para proteger a los sectores más pobres."

"Las crisis en México se han originado fundamentalmente por dos factores:

1) Altos índices en las finanzas públicas, encontrando su máxima expresión en 1981, en donde llegamos a tener un déficit del 16 por ciento del Producto, que puesto en el tamaño de la economía actual equivale a un déficit de más de 60 mil millones de dólares;

2) Altos déficits en la balanza comercial y de servicio."

En segundo lugar, en los primeros años de esta década, se tuvo un déficit muy alto en la balanza comercial y en la balanza de servicios. Se fomentó demasiado el crédito al consumo, en lugar de fomentar el crédito destinado a la producción, a la generación de empleo y a la inversión, pero además se tomaron créditos externos de muy corto plazo: el monto de los CETES en 1995 tenía un vencimiento del orden de 34 mil millones de dólares que, con otras deudas, redondeaban en 44 mil millones de dólares, mientras que en las reservas del Banco Central eran sólo de menos de 10 mil millones de dólares."

Por ello Labastida advierte, "es indispensable que el país elimine de su futuro y de su presente las crisis económicas y se logren por este camino perspectivas mejores para el nivel de vida de la población."

Neoliberalismo

"Con relación al neoliberalismo hay que decir que parece un debate de etiquetas, y con etiquetas no come la gente. Hay que tener muy claro que lo que le da al país la economía de mercado es el empleo y crecimiento; no hay que pedirle al mercado que atienda problemas de pobreza y marginación."

"Para que la economía de mercado responda con mayor vigor a las demandas sociales tenemos que crear un marco que lo facilite y lo propicie."

"Tenemos que hacer una banca más moderna, mas competitiva, más eficaz..."

Tiene que haber tres sectores fuertes en el país: una sociedad civil fuerte, activa, vigorosa que es lo que le da vitalidad a la Nación; un grupo de empresas que tengan capacidad para crecer, para invertir, y tiene que haber también un Estado con capacidad para atender las demandas de la sociedad."

Dolarización de la economía

"Lo que importa de fondo, es que la base y los cimientos de la economía estén bien, si uno le fija una paridad oficial al peso con relación al dólar, pero mantienen un déficit fiscal alto, mantiene una alta inflación, es imposible de manejar..."

"No se puede llegar a una moneda que se devalúe si sus bases y cimientos no están bien construidos porque la moneda es el resultado de lo que abajo existe."

"Lo importante para tener una moneda sólida es que la inflación sea compatible con la de los socios comerciales y el déficit en la balanza fiscal sea reducido y compatible con el tamaño de las finanzas públicas. Si eso se da, lo que menos importa es si nuestra moneda está en una junta monetaria o en cualquier otro sistema."

Sector eléctrico

"La gente coincide en que vamos a requerir inversión privada en el sector eléctrico para los siguientes años. La cantidad de recursos que se necesita es muy grande. Hay el riesgo de que el sector eléctrico pueda constituirse en un cuello de botella para el crecimiento económico."

"Hay que hacer que el sistema eléctrico crezca rápido. Abrir la participación de los mexicanos en el proyecto de impulsar la participación de técnicos y trabajadores mexicanos en el proyecto."

PEMEX

"Me he pronunciado sobre el caso PEMEX diciendo con claridad que no debe de ser vendida ni la empresa ni los recursos".

"He dicho sobre PEMEX que no me parece conveniente, por el alto valor estratégico que tiene, pensar en venderla o acciones por el estilo."

"PEMEX no debe ser vendida. Ni la empresa ni los recursos el problema económico que esto implica, está ligado también a las emociones: a la historia de nuestro país y al proyecto de Nación."

ECOLOGIA

En la actualidad, hablar del desarrollo de un país implica hacer una reflexión obligatoria sobre el desarrollo sustentable y los recursos naturales que ahí existen.
La ecología es actualmente un asunto de preocupación mundial de la que México no está excluido, y que requiere forzosamente de la atención y colaboración gubernamental pero también de toda la sociedad.
Francisco Labastida está plenamente consciente de este problema y entre sus propuestas y su proyecto de Nación también están contemplados los asuntos de ecología y medio ambiente como imperativo para el país.
"Voy a trabajar incansablemente, para regenerar nuestros recursos naturales y sanear el medio ambiente. Para mejorar el transporte público y hacer de la capital del país una ciudad digna para todos".
"Somos un país que ha crecido explotando sus recursos naturales. Nuestro entorno se ha degradado en algunos casos de forma seria y grave y se ha agotado también en muchos casos nuestra riqueza natural."
"Como sociedad y como nación, debemos hacer coincidir el desarrollo económico, el crecimiento económico, con el cuidado del medio ambiente. El deterioro no puede ni debe ser el costo que debamos pagar por el progreso y por la satisfacción de las necesidades del país y de la población."
"El desarrollo sustentable va a tener como punto crítico, según los expertos, un gran problema referente al agua. Dicen que este es el punto crítico, en parte por el abatimiento de los recursos y en parte por la contaminación, la gran contaminación que sobre agua existe".
"Hay problemas adicionales con calidad del aire, contaminación de ruido, pero todo mundo señala el tema del agua será el principal, en términos de desarrollo sustentable para los siguientes años".
"Las estimaciones de la inversión varían; todos concluyen en que no sólo se necesitan mejores reglamentaciones, sino una gran inversión en esta materia, para evitar contaminación de aguas y para lograr un mejor equilibrio en la distribución de recursos y una utilización más racional de un bien tan escaso como es el agua".
"Inversiones en mejores técnicas de riego, en donde cerca del 80 por ciento del agua dulce que se utiliza en el país se está utilizando para las actividades agropecuarias, y un mejor sistema de tratamiento de las aguas ya servidas".
"Las estimaciones hablan de inversiones superiores a los 10 mil millones de dólares, algunas lo llevan a ubicar en cerca de 20 mil millones de dólares y, obviamente, depende de la capacidad financiera y económica que tenga el país para realizar estas grandes inversiones hacia el futuro".
"Pero se relaciona con leyes, se relaciona con normas, se relaciona con una cultura del agua y se relaciona también, obviamente, con grandes inversiones".

"Es parte fundamental de lo que estamos trabajando y diseñando al nivel de detalle y precisión, no sólo para decir que vamos a impulsar un desarrollo sustentable, sino para lograr que haya un desarrollo sustentable".

El Candidato considera que es indispensable fortalecer una conciencia ecológica y esto se puede lograr mediante la regulación ambiental de las empresas pero también se requiere un cambio en las actitudes de la sociedad.
"Todavía es largo el camino que debemos de recorrer, para actualizar nuestras leyes y fortalecer nuestras instituciones ambientales; ahí está la necesidad de una amplia reforma institucional a favor del medio ambiente y la urgencia de incentivos fiscales sobre todo a la micro y mediana empresas, para favorecer acciones ecológicas."
Así, Labastida Ochoa propone cambios de fondo para elevar la cultura ambiental, para ello es indispensable abrir un espacio de diálogo con industriales y sectores productivos para la elaboración de la normatividad ambiental y reglamentación ecológica. "Elevemos la producción y la productividad con un correcto aprovechamiento de los recursos."

"...VOY A TRABAJAR INCANSABLEMENTE, PARA REGENERAR NUESTROS RECURSOS NATURALES Y SANEAR EL MEDIO AMBIENTE ..."

 

Incorporar obligatoriamente el factor ecológico y ambiental en todos los planes y programas del Gobierno Federal.

Promover una política de prevención a partir de programas que ataquen las fuentes de contaminación.

Impulsar la protección efectiva de la biodiversidad, incrementando las áreas naturales protegidas.

Promover programas más ambiciosos para la regeneración y conservación de acuíferos y de suelos, particularmente en algunas regiones del centro y norte del país.

Asegurar la calidad y disponibilidad de agua para uso doméstico, industrial y agropecuario.

Impulsar un amplio programa de desarrollo integral del campo, con formas de producción y tecnología que favorezca la preservación de los recursos.

Aumentar los recursos al cuidado ecológico.

Elaborar la normatividad ambiental y la política que de ella se derive, a partir del diálogo con sectores productivos.

Mejorar la reglamentación ecológica a nivel sectorial, estatal y regional. Particularmente en las industrias con mayores problemas de contaminación.

Regenerar nuestros recursos naturales y sanear el medio ambiente.

Utilizar de manera más racional el agua, con mejores técnicas de riego.

Mejorar la calidad del aire.

No sobreexplotar los recursos pesqueros.

Establecer distritos de acuacultura para evitar que haya contaminación en los mares.

Plantear modificaciones jurídicas, incluso en la Ley de Aguas, para desarrollar algunas especies.

"En todos los planes y programas del Gobierno Federal, será obligatorio incorporar los actores ecológicos y ambientales, además revisaremos las leyes correspondientes para hacer las adecuaciones necesarias."
"El reto para los siguientes años consiste en no sólo lograr que la economía del país crezca, sino hacerlo sin dañar el futuro de largo plazo del país."

EDUCACION

"Educación para todos, laica y gratuita".
"Quiero ser el candidato de los maestros y las maestras de México... Quiero ser el Presidente de la educación".
"Vamos a invertir más recursos en la educación, como palanca fundamental del desarrollo y como instrumento básico para la justicia social".
"En la educación descansará, sin duda, la certidumbre y la esperanza del México que aspiro encabezar. Lo que decidamos hacer hoy en educación, definirá las posibilidades de desarrollo del país en el siglo XXI".
Para Francisco Labastida la educación es uno de los pilares fundamentales para lograr la prosperidad, desarrollo y bienestar que México y los mexicanos necesitamos.
"La construcción de los cimientos de nuestra Nación, se ha llevado a cabo en las aulas de la escuela pública".
Uno de los compromisos fundamentales de Francisco Labastida es evitar que el nivel educativo de nuestro país se rezague, por ello propone destinarle a la educación mayores recursos económicos de los que hasta el momento se han aplicado a este importante sector. "Durante el periodo de mi Gobierno, el gasto educativo desde la primaria hasta el postgrado, tendrá la prioridad más alta, será el más alto en términos reales de toda nuestra historia".
"Mi compromiso es elevar sustancialmente la calidad de la educación pública, para así acortar la distancia que nos separa de los países de mayor desarrollo".
En resumen, con la aportación de nuevos recursos económicos, Labastida se compromete a crear más escuelas provistas de instalaciones de primera calidad, que constituyan espacios democráticos y sean herramientas de la cultura, así como garantizar que los planteles ofrezcan servicios de salud y promuevan el deporte.
"La educación de calidad no debe ser privilegio de unos cuantos que tengan la capacidad económica para pagarla; debe estar, efectivamente, al alcance de todos".
"Abriré en el país todos los espacios educativos que sean necesarios, dignos, bien equipados. Fortaleceré decididamente la educación pública en todos los niveles y en todos los estados y municipios".
El candidato considera importante reconocer y apoyar a los maestros, porque sabe que de ellos depende la formación de la juventud, y lo hará garantizando capacitación adecuada, actualización y superación profesional, así como seguridad laboral y mejoría de sus salarios para, de esta manera, impulsar la educación pública.
"Más y mejor educación para los mexicanos de hoy. Mejores escuelas para los mexicanos del mañana".
Para Francisco Labastida impulsar la calidad educativa es una prioridad. "Daré un fuerte impulso a la calidad de la educación, para que sea el factor y la palanca que logre más igualdad en la distribución del ingreso y que permita que las familias por sí mismas y por su esfuerzo se desarrollen y progresen, para que haya movilidad social de nuevo en México y para que nuestro país compita con éxito, en esta época de globalización, en donde se intercambian mercancías, capitales, cultura y talento".
"Una educación de calidad es el mejor bien que el Estado puede poner al alcance de todos para la igualdad de oportunidades e instrumento a favor de la capilaridad social y del progreso de nuestros niños y jóvenes".
"Estoy absolutamente convencido de que la educación de calidad es el mejor sustento de largo plazo para el crecimiento económico y la justicia social".
"Entiendo que hoy, sin educación no puede haber justicia, que sin educación no hay sistema económico que funcione, que sin educación no hay democracia que tenga vigencia. Sin educación no hay solución favorable de largo plazo para un país".
Por ello, el Candidato Labastida propone y se compromete a:
"Abrir en el país todos los espacios educativos que sean necesarios, fortalecer decididamente la educación pública, estimular la educación privada, hacer de la educación el motor del cambio y de las oportunidades para los jóvenes en todo el país".

OFERTA POLÍTICA DEL CANDIDATO

La transformación del país sólo será posible a partir de un sistema educativo de calidad:

Que la educación siga siendo laica pública y gratuita.

Que el gasto educativo sea el más grande en términos reales de la historia del país.

Elevar los recursos para las universidades públicas.

Extensión del horario de educación básica.

Un solo turno de ocho horas con alimentación adecuada incluida.

Incrementar el número de becas en todo el sistema educativo nacional.

Garantizar que los más pequeños tengan acceso a la educación preescolar.

Ampliar preescolar un año más.

Laboratorios de idiomas y computación desde quinto y sexto de primaria.

Capacitación para los maestros y mayor apoyo a sus ingresos.

Promover la cultura deportiva en las escuelas.

Más horas de deporte a la semana.

Mejores instalaciones deportivas.

Incluir en las escuelas primarias cuidados a la salud y para el desarrollo emocional.

Estimular la educación privada.

Multiplicar el número de escuelas públicas y hacerlas más accesibles en los poblados más remotos.

Se pronuncia en contra de la privatización de las universidades públicas.

Un gran impulso a la educación indígena.

Un programa de educación extramuros para los adultos que no terminaron sus estudios.

Estos propósitos se lograrán aplicando el 1.5% del PIB.

Así como a: "realizar la mayor reforma y hazaña educativa que se haya dado en el país a favor de la calidad de la educación".

Para lo cual se ha pronunciado a favor de una reforma educativa: "Una reforma en la calidad de la educación empieza, en mi opinión, por cambiar los paradigmas, el sistema educativo tiene un gran énfasis en memorizar y el sistema educativo tiene que poner un gran énfasis en aprender a aprender, en la búsqueda de la verdad, en dudar de lo que se ve, en discutir, en buscar la verdad. Eso hace una sociedad mucho más activa, más participativa, también más crítica, qué bueno, pero sin lugar a dudas hay que impulsar un gran cambio en la calidad de la educación, los estudiantes tienen derecho a una educación de calidad y obviamente gratuita".

"No sólo se trata de aprender a trabajar en las escuelas, hay que formar conciencia social, sentido de responsabilidad con el país y ese amor al país, ese cariño por la soberanía nacional, sin lugar a dudas, las escuelas públicas lo forman. Por eso debemos defender, entre muchas otras razones, a la escuela pública de calidad, gratuita, libre de pensamiento, libre a la discusión, libre en la cátedra, libre en la investigación. Defendamos la libertad dentro de la escuela pública como la forma de elevar la calidad de la docencia y de la investigación".

Para enfrentar este gran reto, Labastida propone, concretamente, la reducción de tres y dos a un solo turno en todas las escuelas a fin de ampliar el horario de clases hasta las cuatro de la tarde, para que los alumnos puedan comer en los planteles y obviamente que tengan la tranquilidad, las madres de familia, que ahí van a estar bien atendidos sus hijos. De esta forma, se podrá elevar la calidad educativa de los niveles de preescolar, primaria y secundaria en todo el país. Igualmente, sugiere reforzar la capacitación de los maestros, "una buena educación requiere de buenos maestros, apoyar sus ingresos. Poner laboratorios de idiomas y computación desde quinto y sexto de primaria, así como la creación de bibliotecas y salas de lectura en todas las escuelas".

En síntesis, "tener una educación de tiempo completo" para que los niños de México puedan hacer frente a un mundo que es cada vez más competitivo.

Labastida está consciente de que los beneficios de la educación deben llegar a todos los mexicanos incluyendo a los adultos: "Cerca de 28 millones de mexicanos se salieron de la escuela sin terminar primaria y secundaria. Cuando van a buscar trabajo tienen problemas obvios de incorporación a la planta de empleo, porque les piden, cuando menos, el certificado de que terminaron la primaria, y si no el certificado de que terminaron la secundaria. Por ello, propongo crear un gran sistema de educación extramuros, para complementar la educación que no se terminó en primaria y en secundaria; en segundo lugar, un sistema de capacitación adecuado a las necesidades de nuestro tiempo".

En cuanto a la educación superior, el Candidato considera que: "la excelencia y la calidad de la educación deben ser una norma indispensable en las universidades en los siguientes años".

"Mi compromiso con la universidad pública es por origen y convicción. Soy egresado de una de ellas, de nuestra querida Universidad Nacional Autónoma de México".

"Lo que propongo y a lo que me comprometo, es a elevar el presupuesto de todas las universidades públicas, con criterios que atiendan al número de estudiantes, a la calidad, a la calidad de sus estudios, a los resultados de sus programas y proyectos y a la necesaria mejoría de los sueldos y prestaciones de sus profesores, investigadores y trabajadores".

"Nunca ha habido, no hay, no habrá proyecto alguno, surgido de mi Partido o, desde luego, que pueda ser respaldado por el Candidato, para privatizar la universidad pública. Esta, sostengo, debe seguir siendo pública, libre, gratuita y de calidad".

"El México que queremos construir no es factible sin la existencia de la Universidad Nacional Autónoma de México".

El abanderado priísta ya ha demostrado capacidad en lo referente al la educación superior.

"Quiero recordar con satisfacción, que cuando goberné Sinaloa, no sólo reestablecí una relación de respeto y colaboración permanente entre el gobierno del estado y la Universidad Autónoma de Sinaloa, sino que en los seis años de mi gobierno apoyé, adicionalmente, en cerca de 600% el presupuesto de la universidad".

"Esa relación de respeto y colaboración, de apoyo decidido, que ya practiqué como Gobernador, es la que me comprometo a mantener con todas las universidades públicas de México, y en general, con todos los centros de educación e investigación superior".

Para Francisco Labastida, la educación es una responsabilidad prioritaria del gobierno, sin embargo considera que su impulso decidido es tarea de todos los mexicanos.

"En la educación todos somos corresponsables... por ello, quiero invitar a todas las mexicanas y mexicanos, especialmente a los maestros, a los padres de familia, a discutir, a debatir, a dialogar sobre cómo hacer el gran cambio hacia la calidad del sistema educativo, como hacer el gran cambio que fortalezca la calidad de la educación, cómo llevar a cabo una revolución en la calidad educativa".

"Estoy convencido de que los cambios de fondo deben buscar una educación de excelencia, de calidad, sobre todo en las universidades. De nada sirve buscar el desarrollo económico si no logramos transformarlo en la solución de los problemas de fondo que el país tiene, esos que son la pobreza, la inseguridad y la violencia, hoy los debemos de buscar con más empeño a partir de los profundos cambios que en la democracia se están haciendo".

"Estimularé la educación impartida por instituciones privadas, que también debe ser de calidad".

"Tenemos que lograr que la educación vuelva a ser la palanca de la justicia social y la palanca del progreso de las personas y del desarrollo de nuestro país".

JOVENES

"Un Partido que no esté con los jóvenes es un Partido que no tiene futuro"

"Bienvenidos a la construcción de un nuevo PRI, ese nuevo PRI lo vamos hacer con una alta, rica y profunda participación de los jóvenes que son quienes van a asumir el liderazgo de los partidos y van a asumir también el liderazgo de la nación conforme el tiempo pase"

En la actualidad, no puede desconocerse la enorme importancia de la juventud mexicana para la toma de decisiones en todos los niveles. Cada vez es mayor la participación y el interés por parte de la juventud hacia la política.

El candidato priísta siempre ha estado abierto a dialogar con la juventud, ha señalado que "debemos reunirnos con todo aquél grupo de jóvenes que desee hoy participar en política para contribuir a definir entre todos nosotros, el rumbo que le vamos a dar al país en los siguientes años."

"Lo creo así, porque un Partido que no esté con los jóvenes es un Partido que no tiene futuro, un Partido que no esté con la fuerza de las ideas, es un Partido el cual va a ser gobernado por la inercia y por los acontecimientos de otros y va a perder la capacidad de conducir los destinos del país, en función de las ideas que creemos que deben conducirlos y llevarlos a un mejor horizonte y a un mejor puerto."

La juventud, históricamente, ha constituido el sector inconforme de la población; el que ha encabezado las grandes luchas por conquistar espacios sociales, políticos y culturales, es el sector que exige y demanda mayores oportunidades y más justicia.

"Los jóvenes son la energía y la esperanza de nuestra gran nación, los veo y escucho en todos lados, me piden y con toda justicia demandan no más crisis ni restricciones económicas".

Labastida Ochoa sabe que el planteamiento principal de los jóvenes de México es participar, que su voz sea escuchada y su opinión incluida en las grandes decisiones políticas, sin buscar una posición personal, sino impulsados por la inconformidad que los problemas del país les provocan.

Las propuestas y los compromisos políticos del Candidato priísta se han caracterizado por un profundo espíritu de cambio, porque sabe que existen en el país muchos rezagos y deudas de justicia social.

"Parte de lo que está cambiando en el país es que el Partido, al cambiar, al impulsar la democracia como nunca lo había hecho, al estar a la vanguardia de la democracia le abre las puertas a los jóvenes y a todos los sectores del Partido."

Si algo caracteriza a la juventud es el impulso y la emoción por lograr que las cosas estén mejores, no es sólo el interés por participar, es el interés por no ser espectador, sino actor de los cambios que el país demanda. Es por ello que Francisco Labastida se ha comprometido a integrar a la juventud en los proyectos políticos.

"Les pido a ustedes que tomen lo mejor que caracteriza a la juventud, que es el deseo de transformación de México y que con él luchemos para hacer un mejor país."

"UN MEJOR FUTURO SIGNIFICA TRABAJAR PARA BENEFICIO DE LOS JÓVENES"

Abrir más oportunidades de participación política a los jóvenes.

Luchar contra la drogadicción.

Realizar la mayor reforma y hazaña educativa que se haya dado en el país.

Hacer de la educación el motor del cambio y de las oportunidades para los jóvenes.

Impulsar una gran generación de empleos.

Recuperar la tranquilidad y seguridad en las casas, en las calles de todo el país.

Impulsar decididamente el deporte y el esparcimiento.

Fortalecer las acciones que den mayores oportunidades de acceso y contacto con la cultura.

El programa integral que plantea Labastida para el desarrollo de México, pretende alcanzar condiciones de igualdad y de justicia social, como una vía efectiva para abrirle expectativas reales a los jóvenes que están egresando de las carreras, "para que sepan que ahí pueden encontrar una vía real de desarrollo para los siguientes años, para ellos, sus familias, para la generación de empleos, pero también para el desarrollo de todo el país".

¿Quieres participar en la transformación del país? Únete a Jóvenes en Movimiento con Labastida, una organización apartidista conformada por estudiantes, profesionistas y ciudadanos de todo el país entre los 18 y los 30 años de edad que tiene como fin específico promover activamente, entre los jóvenes, el proyecto de nación y la propuesta que tiene Francisco Labastida Ochoa hacia la juventud.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

INFANCIA

Labastida ha señalado que es necesario dar prioridad a la niñez en todos sus órdenes. Esto significa tomar consciencia de que las niñas y los niños mexicanas son quienes heredarán mañana el país que se está construyendo hoy.

Se ha comprometido públicamente a garantizar que los niños ejerzan todos los derechos que UNICEF proclama.

"UNICEF dice que los niños tienen derecho a la felicidad, no dice que tienen obligaciones, porque sería absurdo ponerle obligaciones a los niños, dice simplemente que tienen derecho a la felicidad"

Para que los niños y las niñas tengan este valioso derecho a la felicidad, es fundamental que gocen de los satisfactores básicos, es decir nutrición, educación, una vivienda digna y servicios de salud.

Asimismo, deben tener también un ambiente sano en donde se desarrollen, "un país en donde no haya contaminación, un país en donde no haya crimen, violencia, drogadicción o secuestros, y que el ambiente familiar sea un ambiente de amor, de respaldo, de apoyo a la conformación de una niñez que tenga derecho, efectivamente, a la felicidad".

En nuestro país, desafortunadamente existen serias carencias que impiden a la niñez en su conjunto hacer uso de este derecho a la felicidad.

"Los niños de la calle o los niños de las comunidades y de los pueblos indígenas a veces no tienen ni lo más elemental, parte sustancial de lo que proponemos hacer y de lo que vamos a hacer, si soy Presidente de la República, es conformar condiciones de igualdad y de equidad para toda la niñez en el país".

"HAY QUE DAR PRIORIDAD A LA NIÑEZ EN TODOS LOS NIVELES"

Ofrecer protección a la niñez.

Garantizar que los niños ejerzan todos los derechos que UNICEF proclama:

Que las niñas y las niños tengan los satisfactores básicos:

· Nutrición

· Alimentación

· Educación

· Vivienda

· Salud

Un ambiente sin contaminación para que se desarrollen.

Combatir el crimen y la violencia para que los pequeños gocen de seguridad.

Luchar contra la drogadicción.

Conformar condiciones de igualdad y de equidad para toda la niñez en el país.

Proveer de servicios básicos a los niños de la calle y a los niños de las comunidades indígenas.

Hacer una reforma educativa que alcance a toda la república.

INGENIERO. CÁRDENAS Alias el Cuahutemochas

  El Partido de la Revolución Democrática considera que el desarrollo económico, la democracia y el bienestar son aspiraciones no sólo compatibles, sino convergentes en el propósito común del progreso y la justicia que todos los mexicanos anhelamos. En la oportuna y eficaz combinación de estos grandes objetivos nacionales se sustenta el Programa para el desarrollo económico con justicia social que aquí presentamos a la nación.

Dado que los responsables del país en la etapa del crecimiento sostenido no supieron conducir una evolución sana del Estado posrevolucionario, y mientras los adalides del neoliberalismo tienen al país en una crisis que se ahonda y extiende, el PRD presenta a la nación un programa económico capaz de combinar el desarrollo de la producción y la estabilidad financiera con la atención a las necesidades sociales de la población mayoritaria.

El Partido reconoce que es inviable cualquier propuesta que implique volver al Estado autoritario y antidemocrático, en cuya fase decadente cayó en el populismo y dejó incumplidos los preceptos constitucionales de desarrollo soberano, sustentable y con justicia social. Pero también afirma que en el neoliberalismo, México camina entre graves desequilibrios económicos y sociales que, de no revertirse a tiempo, reorientando el rumbo actual del gobierno, pueden ocasionar graves alteraciones de la estabilidad política y la paz social.

Ni vuelta al pasado ni asunción de una presunta modernidad que, aplicada de modo acrítico, daña la soberanía nacional, empobrece al pueblo y se olvida de la justicia. La propuesta económica del PRD busca reducir, y finalmente eliminar, los graves impactos ocasionados por el brusco tránsito de una a otra visión de la función económica del Estado mexicano.

El Partido lucha por configurar una nueva, efectiva y moderna viabilidad económica para el país, planteando un programa económico sin dogmas, que no asume recetas ni del Estado totalitario ni del Estado neoliberal. Ideología, sí, para la orientación del gobierno y de la sociedad. Realismo y visión en el diseño y aplicación de un programa económico que dé su verdadera dimensión a la economía productiva, y establezca las condiciones financieras y las relaciones económicas internacionales necesarias y suficientes, para que el Estado mexicano asuma sus responsabilidades fundamentales respecto al desarrollo y la justicia social.

El programa económico que el PRD ofrece al país es incluyente, ajeno a toda clase de arquetipos propios o extraños, y con un papel claramente definido para todos los sectores y agentes económicos. En este documento se reinterpretan y asumen aspectos positivos de la economía de mercado, al tiempo que se actualizan elementos básicos de justicia social establecidos por la Carta Magna de 1917.

De manera sintética, las características fundamentales del Programa para el desarrollo económico con justicia social son:

Primera. Restablece la plena soberanía de la nación, mediante el cuidadoso manejo y equilibrio de las cuentas externas para garantizar tanto el desarrollo como el cumplimiento de los compromisos internacionales.

Segunda. Busca salir de la crisis mediante "el fomento del crecimiento económico y del empleo y una más justa distribución del ingreso y la riqueza" (artículo 25 constitucional).

Tercera. Aplica de inmediato las medidas para atender la marginación extrema y elevar gradualmente el nivel de vida de quienes tienen ingresos por debajo de cuatro salarios mínimos, así como para revertir la concentración del ingreso nacional.

Cuarta. Identifica con toda precisión el equilibrio que debe procurar una estrategia bien diseñada respecto al papel promotor, orientador y regulador que desempeña el Estado y el que se le asigna al mercado, y les otorga mutua funcionalidad, eficacia y sentido complementario, en el marco de las libertades que establece nuestra Constitución.

Quinta. Considera indispensable la redistribución del ingreso nacional mediante un conjunto de políticas coherente, particularmente de planeación democrática y de inversión y gasto públicos, a fin de reducir la enorme brecha que separa a millones de pobres respecto a la minoría que vive en la opulencia.

Sexta. Redefine a fondo las relaciones entre el campo mexicano y la ciudad, creando un orden rural nuevo que impulsa su capitalización, promueve su organización productiva y mejora las condiciones sociales para frenar la migración hacia las áreas urbanas o al extranjero.

Séptima. Establece el indispensable equilibrio entre el funcionamiento del sector externo y la ampliación del mercado doméstico. El propósito fundamental es proteger la planta productiva nacional sin menoscabo del papel que deben jugar las importaciones, esencialmente las de bienes de capital necesarios para la reconversión tecnológica de la industria y los servicios del país.

El gran objetivo de este programa económico es crear cinco millones de empleos en el periodo 1998-2000, de los cuales cuando menos tres millones deberán ser permanentes y bien remunerados. Asimismo tiene el propósito de frenar, desde el primer año de aplicación, el deterioro creciente del poder adquisitivo del salario, y gradualmente recuperar la pérdida acumulada de 1982 a la fecha.

Las restricciones aceptadas son el déficit en la cuenta corriente, el déficit fiscal, y el desequilibrio entre el ahorro y la inversión global. En estas restricciones se busca mantener niveles manejables.

Para lograr los propósitos enunciados, buena parte de esta propuesta económica descansa en los programas sectoriales y regionales.

Es interés del Partido no solo exponer el qué de su programa económico, sino también el cómo, el cuándo y el cuánto. Para dar estas respuestas, al final de este documento se presentan cifras que avalan la propuesta. Si bien en trazos muy amplios, se consideran suficientes para que los expertos puedan comprobar que hay sustento en estudios técnicos del mayor profesionalismo y profundidad. Desde luego, el PRD tiene disponibles todos los expedientes técnicos para quienes busquen mayor información sobre el programa económico aquí expuesto.

Para cambiar el rumbo, mayoría en el Congreso

La hegemonía priista ha impedido la existencia de un Poder Legislativo que sirva de contrapeso a las políticas neoliberales, lesivas para el pueblo y la nación, impuestas por los titulares del Poder Ejecutivo. Las actividades del Congreso no despiertan interés en el pueblo mexicano, porque el rumbo del país es dictado desde el Palacio Nacional o desde Los Pinos.

Por ello, la atención política sexenal siempre se ha centrado en quién será el siguiente presidente de la república, y ha pasado inadvertida la integración del Congreso de la Unión, compuesto por las cámaras de diputados y de senadores.

Este desdén hacia las elecciones de diputados federales ha sido la raíz y razón de los extravíos del rumbo nacional, sea bajo el Estado rector, sea bajo el actual modelo neoliberal. Los electores, a la hora de sufragar, olvidan que el presidente de la república no podría desordenar el rumbo político, económico y social, si existiera un Congreso independiente del titular del Ejecutivo, que velara por los intereses nacionales y populares, y no por las carreras políticas de los sumisos diputados oficiales.

El PRD aspira con realismo a ser mayoría en el Congreso de la Unión. Para ello, necesita que todos los sectores económicos y sociales del país analicen las virtudes del Programa para el desarrollo económico con justicia social, 1998-2000, porque con el voto de ellos, por primera vez en México, desde la época del presidente Benito Juárez, puede conformarse el Congreso con legisladores verdaderamente independientes del titular del Poder Ejecutivo, y ejercer a cabalidad las atribuciones que le concede la Carta Magna.

La posibilidad de poner en marcha este programa económico no necesita esperar a las elecciones presidenciales del año 2000. Desde ahora, si ganamos la mayoría en el Congreso, se frenaría el destructivo proyecto neoliberal proveniente de Los Pinos, revisando con el Poder Ejecutivo aquellos aspectos positivos, eliminando sus filosas aristas antisociales y ajustando el presupuesto de egresos para darle prioridad a la recuperación productiva y al gasto social. Se atenderá particularmente lo relacionado con la salud, la nutrición, la educación, la vivienda, la atención de niños y ancianos, frenando el costo creciente de los servicios públicos como agua, electricidad, transportes y otros.

El PRI y el propio presidente Ernesto Zedillo están manejando como estrategia electoral la necesidad de que el partido oficial gane para asegurar la continuidad de una supuesta recuperación económica que dicen vive el país, así como para evitar el caos económico y la fuga de capitales; y sobre todo, dicen, el PRI debe triunfar para que haya gobernabilidad, porque según ellos si el Congreso lo gana la oposición, ello impediría al Ejecutivo su buen funcionamiento.

Estas argumentaciones son falaces, porque la supuesta recuperación económica que el PRI y el gobierno dicen garantizar, es a costa de seguir empobreciendo a la población y concentrando la riqueza en pocas manos. El caos económico que pronostican, por si no lo han descubierto, es ya una realidad desde 1982 hasta nuestros días. Los crímenes políticos, los desequilibrios de la balanza de pagos, y el manejo irresponsable del crédito público provocaron la fuga de capitales y la devaluación de 1994, que dejó al país con sus arcas vacías, situación que resistió debido al megacrédito emergente concedido por el gobierno de los Estados Unidos. ¿Más caos puede haber si gana la oposición el Congreso? ¿Más fuga de capitales? ¿Cómo se le puede llamar a la crisis del sistema financiero nacional que actualmente daña tanto a bancos como a deudores?

Si gana el Congreso la oposición, no está en peligro la gobernabilidad que los priistas esgrimen como argumento para que los mexicanos les den su voto. Sucede que para el presidente de la república y para los dirigentes priistas, gobernabilidad es equivalente a indignidad y sumisión del Poder Legislativo a las órdenes y caprichos del titular en turno del Poder Ejecutivo.

En México quien legisla es el presidente de la república, en tanto la aprobación de iniciativas en el Congreso resulta un mero formalismo. En el Congreso de la república priista, los diputados votan leyes hasta sin haberlas leído ni, mucho menos, haber reflexionado sobre sus consecuencias. A todo esto, los dirigentes priistas llaman gobernabilidad.

México: 15 años sin desarrollo ni estabilidad

Desde hace tres lustros las banderas reiteradas por el grupo en el poder han sido la reconstitución del crecimiento estable sostenido, y la reducción de la inflación. Sin embargo, al terminar 1997, la economía mexicana cumplirá 15 años de no poder crecer en promedio a mayores ritmos que los de la población, a la vez que ha registrado el periodo de mayor inflación en la historia del país.

El estancamiento neoliberal mantiene al producto real por habitante casi 6 por ciento abajo del alcanzado en 1981; y 3.6 por ciento al de diciembre de 1994, no obstante la recuperación registrada durante 1996 y 1997.

Este comportamiento significó un freno sin precedente a la generación de nuevos empleos formales, y, por lo tanto, un peligroso rezago acumulado debido a la incapacidad para proporcionar trabajo a más de un millón de jóvenes que se incorporan cada año al mercado laboral.

La reducción de la tasa inflacionaria en los últimos meses no ha evitado que los precios al consumidor acumulen en promedio aumentos cercanos al 130 por ciento durante la primera mitad del sexenio. La contención de los salarios, siempre por atrás de la inflación y de la productividad, provocó nuevos deterioros reales de los ingresos de los trabajadores: caída de 24 % del salario promedio de cotización al IMSS y un retroceso de 15 % de los salarios mínimos sólo entre 1994 y 1996. La pérdida acumulada por los mínimos durante los años de la política neoliberal coloca a su capacidad de compra real en apenas una cuarta parte de la que tenían hace 20 años (1977). Y en el caso de los salarios contractuales en un nivel de deterioro del 50 por ciento.

El contraparte ha ocurrido una acumulación sin precedente de inconmensurables fortunas entre los allegados a los últimos gobernantes, dejando en carne viva la sensibilidad de la sociedad mexicana sobre la creciente desigualdad social.

En el contexto de la crisis de 1994-95, el gobierno del presidente Zedillo reconoció el alto grado de inestabilidad y la baja capacidad de crecimiento registrados por la economía hasta entonces. Sin embargo evadió la responsabilidad que en ello le corresponde al actual modelo económico.

Para enfrentar esta crisis se aplicó una severa política de ajuste que incluyó: la elevación de la tasa del IVA del 10 al 15 %; una reducción al gasto real: el gasto programable por 14.8 % en términos reales; y una política de contención salarial con las consecuencias señaladas antes. En cambio, ninguna acción fue adoptada para que los especuladores financieros pagaran parte de una crisis de la que fueron por lo menos corresponsables: "en 1995 el pago de los intereses presupuestases creció en 90.7 por ciento".1

En 1997 el gobierno hizo público el Programa Nacional de Financiamiento al Desarrollo 1997-2000 que contiene una nueva versión de la misma estrategia económica. Ésta gira alrededor de la tesis de que el aumento de la tasa de ahorro interno inducirá aumentos automáticos en la tasa de inversión. Y conlleva implícita la reducción o el mantenimiento de los bajos niveles de consumo de la población. Presuntamente evitará la recurrencia de las crisis cíclicas de la economía mexicana. Pero ni la experiencia reciente en México ni la teoría económica autorizan a sostener que el aumento de la tasa de ahorro, ya sea interno o externo, por la vía de reducción del consumo doméstico, garantice los aumentos necesarios en la tasa de inversión para sostener un crecimiento estable y duradero; ni que de esta manera se evite la recurrencia de las crisis cíclicas.

Así, la nueva austeridad del Pronafide, operando sobre las versiones anteriores de otras austeridades que desgastaron uno a uno los numerosos "pactos" impuestos a partir de 1987, tampoco está propiciando la recuperación estable de la economía. La elevación de la tasa interna de ahorro ha servido principalmente para financiar el pago de las rentas de los capitales especulativos internacionales y no la inversión orientada al mercado interno. La dependencia de la economía mexicana respecto de los flujos de capital externo se mantiene alta a costa de gravar al país con el pago de elevadas tasas reales de interés. El insuficiente crecimiento económico alcanzado hasta ahora pronto se está traduciendo en nuevas tensiones en el sector externo sin haber mejorado el decaído desempeño que el mercado interno muestra desde el inicio de la crisis.

La lección es clara: para garantizar ritmos de crecimiento económico suficientes y estables no es correcto aumentar la tasa de ahorro interno o externo sobre la base de reducir sistemáticamente los niveles de ingreso de la población y el consumo interno. La ecuación debe invertirse: es necesario aumentar los niveles absolutos del ahorro sobre la base del crecimiento de los ingresos de la población. Siendo necesario para ello políticas que incrementen la inversión y el propio consumo.

Ello requiere no de la falsa austeridad pública pregonada por el dogma neoliberal, sino de un activismo responsable de la política económica que permita aprovechar productivamente el excedente económico que cada año se genera en México.

Urgen nuevas formas de fomento a los mercados e invertir las prioridades de las actuales políticas sobre tasas de interés y márgenes de intermediación bancaria, colocando a la producción y al consumo nacional antes que a los onerosos atractivos para el capital especulativo. Se requieren también nuevas formas de regulación para compensar las fallas de los mercados, así como una racionalización de la apertura económica, mediante ajustes ágiles a la política arancelaria y la negociación que requiera el desarrollo nacional, conforme a las revisiones y salvaguardas previstas en los tratados internacionales firmados.

Reorientar la política económica partiendo de la democratización de la gestión de las finanzas públicas

La inexistencia de una verdadera división de poderes propició el ejercicio autoritario de las finanzas públicas durante los últimos lustros. Ello permitió la configuración de insuficientes e inadecuadas estructuras de los ingresos y gastos públicos, orientados por los dogmas del neoliberalismo. Se privilegió así la obtención de los llamados superávit económicos primarios que promediaron 3.9 por ciento del PIB entre 1995 y 1997, y se destinaron al pago de la elevada carga financiera de la deuda pública.

Cumpliendo el mandato electoral, el PRD impulsará la modificación del modelo económico. Para ello presentará un paquete de reformas a las contribuciones y al presupuesto de egresos de la Federación para el año fiscal de 1998. Y retomará la iniciativa para reformar diversas leyes que norman la participación de la Cámara de Diputados en la elaboración del presupuesto de Egresos de la Federación y en la revisión de la Cuenta de la Hacienda Pública Federal con el fin de democratizar la gestión presupuestal y realizar efectivamente las funciones de control político, vigilancia y fiscalización de la hacienda pública.

Modernizar la política de ingresos

El "sistema" tributario mexicano carece del sentido promotor del desarrollo nacional que caracteriza a las estructuras fiscales de los países con los cuales competimos. La legislación hacendaria es una masa informe de leyes remendadas que se origina en las frecuentes misceláneas fiscales aprobadas cada año al vapor sin el debido análisis por el poder legislativo. Además, esa masa de leyes es adicionalmente deformada con reglamentos y circulares "intemas" de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que de esta manera con frecuencia establece cargas y obligaciones que rebasan y hasta contradicen las propias leyes aprobadas por el mayoriteo.

Por ello, la estructura tributaria mexicana es:

En su función recaudadora:

 Ineficaz, pues las contribuciones --incluidas las aportaciones para la seguridad social-- son, en proporción a las posibilidades fiscales, insuficientes para atender las necesidades sociales. La ineficacia del sistema tributario mexicano se ilustra al recordarse que el Impuesto Sobre la Renta (el tributo redistributivo por excelencia) no ha aportado recursos por más de un 5.5 por ciento del PIB en ningún momento de la historia del país. Pero a raíz de la crisis de 1995 su contribución a la hacienda pública se desplomó hasta 3.9 por ciento en 1995 y 4.1 por ciento en 1996.

 Excesivamente dependiente de los recursos petroleros. En 1996 los ingresos públicos de origen petrolero aportaron el 38 por ciento de los ingresos ordinarios totales del sector público presupuestal.

 Concentrada en pocos contribuyentes, por partir de una base gravable reducida, al auspiciar la subsistencia de un amplio sector de la población ocupada que no contribuye al erario de ninguna manera, entre otras razones por sobrevivir en la economía informal.

En su función redistributiva:

 Regresiva, por descansar mayoritariamente en tributos indirectos como el Impuesto al Valor Agregado y los Impuestos Especiales a la Producción y los Servicios, e insuficiente en los impuestos distributivos, como el ISR. En 1996 lo recaudado por medio del IVA y los Impuestos Especiales a la Producción y los Servicios ascendió a 101 mil 804.8 millones de pesos, mientras que por el ISR se obtuvieron 97 mil 162 millones de pesos. Por otra parte el ISR tiene una escasa progresividad, pues se alimenta desproporcionadamente de las aportaciones del trabajo, e insuficientemente en las contribuciones de los segmentos de más altos ingresos de la población. Las tarifas que pagan tanto las personas físicas como las personas morales mantienen una inadecuada progresividad: todas las empresas pagan las mismas tarifas (no importando su tamaño económico), mientras que el rápido ascenso de las tarifas para las personas físicas provoca que los segmentos de causantes con ingresos medios prácticamente contribuyan en la misma proporción que los segmentos de mayores ingresos de la población.

En su función promotora del desarrollo nacional:

 Incierta, debido a las excesivas facultades discrecionales para realizar decisiones de criterio autoasignadas por el Ejecutivo, así como los constantes y unilaterales cambios en los criterios de interpretación que ejercen funcionarios de Hacienda, cancelando la indispensable seguridad jurídica que requiere cualquier sistema legal.

 Desalentadora de la inversión productiva por su extrema complejidad.

El Partido de la Revolución Democrática ha sostenido diálogos en foros y con grupos significativos de contribuyentes; de esta manera ha conocido los planteamientos y preocupaciones de estas expresiones sociales sobre la política fiscal. Se percibe con claridad la existencia de un extendido sentimiento que reclama la necesidad de realizar en México una reforma fiscal integral. El PRD auspiciará que la Cámara de Diputados convoque a la realización de una Convención Nacional de Contribuyentes durante 1998, buscando la más amplia participación de la ciudadanía, de especialistas, funcionarios públicos y legisladores, en los ámbitos federal, estatal y municipal, con el objeto de analizar a profundidad los problemas e insuficiencias del sistema tributario mexicano y las políticas con las cuales pueden superarse.

Los objetivos de la reforma fiscal integral que el PRD impulsará son los siguientes:

 Reorientación de la política fiscal con un enfoque promotor del desarrollo.

 Fortalecimiento de la capacidad recaudatoria para asegurar el financiamiento sano del gasto público.

 Estabilidad, certeza jurídica y transparencia.

 Simplificación.

 Fortalecimiento de la equidad y la proporcionalidad.

 Ampliación de la base de contribuyentes a partir de la incorporación al régimen fiscal de sectores informales de la economía y la gravación de las actividades especulativas --en rango competitivo internacional-- de las personas físicas, entre otros.

 Progresividad a través del fortalecimiento de la capacidad distributivo del ISR por medio de una reestructuración de las tarifas tanto para las personas físicas como morales; atenuación del carácter regresivo del IVA y de otros impuestos indirectos.

 Superación gradual de la excesiva dependencia petrolera del fisco, que por otro lado asfixia a Pemex.

 Eliminación del Impuesto al Activo de las Empresas.

 Revisión de la distribución de las competencias fiscales entre la federación, los estados y los municipios.

Dar transparencia, eficacia y sentido social al gasto público

De igual manera que sucede con la política de ingresos, los egresos tienen un esquema de prioridades ajeno a los requerimientos del desarrollo nacional y la atención de los problemas sociales.

El presupuesto de egresos de la federación ha mantenido las siguientes características:

 Insuficiencia para atender las necesidades del desarrollo nacional.

 Alta carga destinada al pago de los rentistas nacionales y extranjeros tenedores de títulos de deuda pública.

 Cuantiosos subsidios a la ineficiencia de la banca comercial y las empresas concesionarias de carreteras mediante asignaciones presupuestases poco transparentes e injustificadas.

 Discrecionalidad del Ejecutivo federal para el manejo de montos significativos del presupuesto.

 Privilegios indebidos en la asignación de bonos, premios y pagos especiales a los altos funcionarios.

 Tolerancia a fugas significativas del presupuesto a través de diversas formas de corrupción.

 Inefíciencia y redundancia El programa económico que impulsa el PRD busca un desarrollo con justicia social. La generación de suficientes empleos y la recuperación de los salarios reales constituyen palancas básicas para la justicia social, para la reactivación del mercado interno y de la economía en su conjunto. Ello a través del impulso presupuestal de la inversión total y el estímulo al consumo de la mayoría de la población, asegurando los efectos multiplicadores internos, para que la economía genere en su conjunto más de un millón de empleos permanentes al año durante el periodo 1998-2000 y un millón y medio de empleos temporales durante 1998-2000.

Para alcanzar estas metas, el PRD buscará reorientar el gasto público, y procurará eliminar o reducir, según sea el caso, los recursos destinados a gastos onerosos, ilegales, poco transparentes, ineficientes o de poco interés en el marco de las prioridades nacionales, a la vez que se elevarán las asignaciones a los rubros que conducen al logro de las metas de desarrollo con justicia social.

En esta perspectiva, se eliminarán:

 Los bonos, premios y remuneraciones injustificadas a altos funcionarios, y

 Las partidas secretas y discrecionales del Ejecutivo.

El combate a la corrupción es un reclamo generalizado de la población y elemento fundamental para alcanzar la eficacia presupuestal. Es necesario para combatir el conflicto que se presenta en los casos de confluencia de los intereses del poder económico con el poder público. El PRD hará un esfuerzo máximo y especial para también eliminar:

 La fuga de recursos presupuestases perdidos por prácticas de corrupción.

Se revisarán a fondo las operaciones de rescate financiero a los bancos y a las carreteras concesionadas, buscando las causas de la crisis y las responsabilidades que se deriven. Se procurarán esquemas financieros alternativos que permitan reducir las asignaciones presupuestales a estos programas y que distribuyan con equidad los beneficios.

Se buscará reducir el costo financiero de la deuda pública externa, por la vía de nuevas renegociaciones de los tramos de la misma susceptibles a ello.

Se buscará también la revisión del sístema de pensiones, la reforma a la seguridad social y los mecanismos de transferencia de recursos públicos a las AFORES.

Como resultado de lo anterior, el PRD buscará aumentar los recursos presupuestases reales a los siguientes rubros, para cumplir con los objetivos planteados:

 desarrollo agropecuario,

 educación ,

 salud,

 alimentación ,

 vivienda popular,

 energéticos y petroquímica,

 programas alternativos de atención a las carteras vencidas,

 elevación salarios reales empleados públicos

 programas de capacitación y generación de empleos.

División de poderes: efectivo control político, vigilancia y fiscalización del manejo de los recursos públicos

La Carta Magna asigna a la Cámara de Diputados la facultad exclusiva de analizar, discutir y aprobar anualmente el presupuesto de egresos de la federación, y al Congreso de la Unión la facultad de aprobar las contribuciones, la ley de ingresos con las que se cubre anualmente el presupuesto, y la política de deuda pública. No obstante ello, las leyes secundarias mantienen como facultad exclusiva del Ejecutivo la consulta y aprobación sexenal del Plan Nacional de Desarrollo. Además, en los hechos, el Poder Ejecutivo Federal se ha encargado de la elaboración de las políticas de ingresos y gastos, así como de su vigilancia y control. La función fiscalizadora ha sido muy reducida, asumiendo también el Ejecutivo la política rectora a este respecto.

El PRD insistirá en su propuesta de modificar integralmente el sistema de planeación, presupuestación, control, vigilancia y fiscalización, fortaleciendo la división de poderes y democratizando la gestión económica del Estado. Para ello se requieren reformas constitucionales y de la legislación reglamentaria , tales como:

En materia de planeación:

 Otorgar al Congreso de la Unión la facultad de aprobar el plan nacional de desarrollo, así como de participar en el diseño y realización de las consultas públicas que los nutren.

En materia de presupuestación:

 Ampliación de los plazos legales para que el Congreso de la Unión conozca del Ejecutivo los criterios generales de política económica y el proyecto de ley de ingresos; y la Cámara de Diputados el proyecto de presupuesto de egresos de la federación con el objeto de que cuenten con suficiente tiempo para analizarlos, discutirlos y aprobarlos.

 Creación de la oficina del presupuesto de la Cámara de Diputados.

En materia de control político, fiscalización y vigilancia de la hacienda pública:

 Reducción significativa del plazo en el cual el Ejecutivo presente a la Cámara de Diputados la Cuenta de la Hacienda Pública Federal de cada año.

 Reducción del plazo en el cual la Contaduría Mayor de Hacienda presente a la Cámara de Diputados el Informe Previo sobre la Cuenta de la Hacienda Pública Federal y el Informe de Resultados. Este último deberá ser presentado antes de que finalice el año fiscal siguiente al ejercicio que se analiza.

 Traslado de la función de control del patrimonio de los servidores públicos a la Contaduría Mayor de Hacienda.

 Elevación de las atribuciones de los diputados para exigir información pormenorizada de cuentas e ingresos a las autoridades hacendarias.

Llamamiento

Las condiciones políticas del país y de la Cámara de Diputados marcan una nueva etapa de la actividad legislativa en México que brinda la oportunidad de ofrecer soluciones serias y consistentes a los problemas del país.

Llamamos al titular del Ejecutivo, ciudadano presidente Emesto Zedillo, a los miembros del gabinete económico, a todos los partidos políticos, a las organizaciones sindicales, campesinas y empresariales, a la comunidad científica y académica, a las organizaciones de la sociedad civil y a los ciudadanos en general, a participar en este debate sobre las finanzas públicas, la necesidad de una profunda reforma fiscal y la reasignación del gasto público, así como de la democratización de la gestión económica, el control político, la vigilancia y fiscalización de la hacienda pública federal.

El PRD está convencido de la necesidad de modificar el rumbo de la política económica para bien de la nación, por lo cual, con estos planteamientos, inicia la discusión seria del tema.

¡Democracia ya, Patria para todos!

México, D.F., a 28 de agosto de 1997

LIC. MANUEL CAMACHO .La Alianza Opositora

 Convencidos de que el 2000 será decisivo para el futuro político de México la Asamblea Nacional Constitutiva instruyó al Comité Ejecutivo Nacional del Partido a promover la conformación de una gran alianza política de las fuerzas de oposición con miras a lograr el triunfo en la contienda electoral y estar en condiciones de impulsar una plataforma común desde el gobierno que asegure los profundos cambios que exige México. Para instaurar la nueva República que sustituya al inestable y disfuncional arreglo político vigente, es indispensable avanzar junto con muchas fuerzas políticas y sociales -a la definición del programa básico que impulsaremos de manera conjunta y que tiene como eje el cambio de nuestro régimen político. Habrá que establecer cuanto antes acuerdos básicos que permitan modificar las restricciones severas a la coalición de partidos en la ley, garantizar equidad en el acceso a los medios de comunicación y en el financiamiento de las campañas, incluyendo las internas en donde se siguen gastando fondos públicos a manos llenas.

Mientras no contemos con un nuevo arreglo institucional que se derive de un nuevo pacto, el curso de la política lleva al país a un verdadero precipicio. La apuesta del gobierno es la fragmentación, la división de las oposiciones, la intimidación de los reformistas en el PRI y en la administración pública. Su mejor escenario es el peor de los futuros para México: desmovilizar, fincar su predominio en la desesperanza, llevar al radicalismo a sus oponentes para aislarlos y poderles aniquilar. Para derrotar esa apuesta se necesita voluntad y grandeza de la oposición. Esta es la hora en la que deberemos actuar de manera tal que merezcamos, de quienes nos sucedan, el reconocimiento de que, de todos los momentos políticos que como generación nos tocó enfrentar, esta, la hora del 2000, fue nuestra hora mejor.

Para quienes queremos cambiar la situación actual, lo más útil es unirnos en torno al punto más vulnerable del régimen imperante: sustituir pacíficamente al actual régimen por un nuevo sistema, que con un pacto incluyente y una idea clara de reconciliación nacional, dé a nuestro país estabilidad mediante la alternancia. Debe ser una alianza con un programa realista, garantías sólidas para la sociedad y para las partes y que cuente con un equipo capaz y unificado para gobernar.

. Chiapas

El Partido de Centro Democrático, considera que el problema de Chiapas se ha vuelto a agravar, nadie esta ganando y, de continuar la actual política, nadie ganará y todos vamos a perder.

Debemos considerar que aún y cuando no se ha llegado a un acuerdo de paz, la Nación ha logrado importantes realizaciones respecto a Chiapas: se freno la guerra y se llego a una tregua, el ejercito ha dado muestras de enorme disciplina, las asociaciones de ciudadanos han contribuido a reducir los riesgos del conflicto, el Congreso y los Partidos han tomado compromisos que en marcos institucionales ayuden a la paz, las iglesias han coadyuvado al proceso pacificador, los medios han desempeñado un papel extraordinario para frenar la violencia y el EZLN, ha sido capaz de evolucionar en sus posiciones políticas.

Por otro lado, podemos observar que la línea política actual del gobierno frente al problema de Chiapas no permitirá llegar a un acuerdo de paz. Si la solución que se dé al problema de Chiapas no es verdadera, veremos crecer el conflicto social y se perderán los avances ganados. En cambio con una solución verdadera se fortalecerá la estabilidad política y los ciudadanos confiarán en métodos pacíficos y legales de participación.

Hemos señalado que es demasiado peligroso que el acuerdo de paz espere hasta el 2000. El acuerdo de paz posible, está en la sociedad, en los partidos políticos y en la opinión pública. Es indispensable que se dé una convergencia en favor de una solución política.

La voluntad de diálogo debe ir acompañada de acciones consecuentes.

1.- Reforma constitucional sobre los derechos indígenas. Fortalecer el proceso democrático, sometiendo a referéndum la reforma que aprueben el Congreso de la Unión y los Congresos Estatales.

2.- Reconstitución de la autoridad en Chiapas sobre bases de legalidad e imparcialidad.

3.- Distensión militar y control de armas. La presencia del Ejercito Mexicano debe garantizar que el EZLN no hará acciones ofensivas, así como que ningún otro grupo (paramilitares) se encuentre armado.

4.- Reorganización de la autoridad federal y estatal encargada de los programas sociales. Debe existir el ánimo por parte del gobierno de fomentar una nueva política social incluyente de impacto inmediato.

5.- Participación política abierta del EZLN. En el interés de la estabilidad política de México, el EZLN debe optar en definitiva por la vía pacífica de participación política. Con voluntad de ambas partes para el acuerdo de paz, el EZLN tendría la posibilidad de participar como partido en las próximas elecciones federales del 2000.

Sin embargo, a estas alturas en que el Gobierno ha hecho caso omiso a nuestras propuestas y a otras planteadas, en Chiapas ya no es posible pactar la paz en este sexenio. Como en otros campos, el gobierno perdió la oportunidad de resolver el problema. Lo que necesita es: disminuir la presión sobre las comunidades; controlar los desplantes autoritarios del gobernador; y abrir la válvula de la lucha política pacífica, con garantías plenas, para que los chiapanecos escojan -con plena libertad- a su próximo gobernador.

  . El Fobaproa

El Partido de Centro Democrático por conducto del Dip. Marcelo Ebrard Casaubon participó activamente en la H. Cámara de Diputados en defensa del equilibrio constitucional de poderes, que durante el periodo de 1995 a 1998 se contravino: el control del Congreso sobre la deuda nacional (aprobar, reconocer y mandar pagar). El gobierno federal había emitido, sin consentimiento del Congreso de la Unión, garantías y obligaciones en favor de las instituciones financieras por el equivalente al doble de la deuda interna total de la nación. Tanto el PAN como el PRD y la oposición toda, compartíamos un punto común.

La ausencia de control sobre el "saneamiento financiero", se tradujo en un enorme costo que se transfiere al contribuyente por 65 centavos de cada peso perdido en el quebranto bancario. Sin el control de la representación política, el grueso de los costos se pasó a la cuenta de los ciudadanos y se asignaron garantías y recursos públicos con una absoluta discrecionalidad, sin más límite que el criterio y los intereses de la administración. Otro punto común sería reprobar la injusticia en la distribución de costos y a la comprometida situación de las finanzas públicas.

En efecto, la vía que escogió el gobierno para el rescate bancario resultó la más onerosa para el erario público y la más ventajosa para los banqueros y los deudores más importantes (550 créditos concentran el 40% de la cartera cuyos derechos de crédito adquirió el FOBAPROA) y, junto con el Dip. Ebrard varios diputados formaron una alianza opositora suficientemente amplia y responsable para obligar al gobierno a entrar a una discusión sobre el sistema político y su futuro.

Debemos entender que el FOBAPROA (Fondo Bancario de Protección al Ahorro) fue creado como un seguro de depósitos explícito -es decir con cobertura limitada- en 1990 en vísperas de la reprivatización bancaria. Su naturaleza es la de un fideicomiso de carácter público, puesto que actúa como fideicomitente ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el fiduciario es el Banco de México y tiene representantes en el Comité Técnico la Comisión nacional Bancario y de Valores.

Al aprobarse la creación del nuevo Fondo, se planteaba, una combinación razonable de protección al ahorro y al erario público e incentivos a los inversionistas para supervisar el desempeño de las instituciones financieras. La Ley de Instituciones de Crédito recogió estos criterios y añadió una definición: el FOBAPROA, si bien fideicomiso público, no estaría sujeto a las normas que rigen a las entidades de la administración pública federal para evitar la inelasticidad derivada de la potencial inclusión del patrimonio de las instituciones en los bienes de la Nación.

Sin embargo, las cosas fueron en una dirección muy distinta a la que se había previsto en la ley.

De inicio, la privatización se hizo mal. Hubo poca transparencia en decisiones importantes de asignación de las instituciones, se permitió que las operaciones de compra fuesen excesivamente apalancadas y los precios finales de adquisición elevados y, además, se permitió la participación de personas y grupos que -ahora sabemos- tenían antecedentes turbios o fortunas misteriosas.

La supervisión fue débil e insuficiente. Los controles fallaron: la Secretaría de Hacienda permitió, la Comisión Nacional Bancaria dejó hacer, el Banco de México no quiso o no pudo actuar a tiempo, el Congreso de la Unión se mantuvo ajeno al proceso merced al ilimitado poder del Ejecutivo en la materia y a la cómoda mayoría del PRI.

Aunque el FOBAPROA tenía el mandato autoimpuesto de excluir de cualquier género de protección a los créditos irregulares, ilícitos o de mala fe, así como las obligaciones subordinadas, todos entraron por la compuerta de la generosidad gubernamental. Sin embargo, créditos sin garantías, irregulares, relacionados para la adquisición de los propios bancos con garantía accionaria, créditos para campañas político-electorales del PRI, obligaciones subordinadas, créditos interbancarios y cruzados para operaciones poco claras, créditos con sobrevaluación de garantías: todo entró al torrente del costo fiscal, es decir, a pagarse por el contribuyente.

Esta sola decisión modificó las cosas al grado de que en vez de que las instituciones fuesen deudoras de la Nación, la Nación se convirtió en deudora de las instituciones bancarias. Por razones que el titular del Ejecutivo no ha explicado al país.

La división de poderes constitucionalmente procura evitar que el Ejecutivo comprometa el crédito de la Nación sin el consentimiento de los gobernados. La historia de este precepto es larga, proviene de la primera Constitución Mexicana promulgada en Apatzingán en 1814. Y es el Presidente Zedillo quien nos informa en un transitorio de una de sus iniciativas que ha tenido a bien triplicar la deuda interna sin autorización de las Cámaras.

El gobierno maniobró para ocultar las cosas a su propia mayoría en la LVI Legislatura y, a partir de 1997, para impedir que las oposiciones tuviesen acceso a la información y le obligaran a rendir cuentas o a cambiar el rumbo del saneamiento. Se cuestionó a los diputados señalando que la Cámara no tenía facultades para exigir esa información porque los bancos no están incluidos en las entidades de control presupuestal, sin embargo la Cámara puede auditar cualquier operación en la que tengan que ver recursos públicos federales.

Se acordó, entonces, ubicar como prioridad el proceso para realizar la auditoría al FOBAPROA. El tema generó, sorprendentemente, división en el PRI. Surgió el Grupo Reflexión y presentó una propuesta y apoyó también las auditorías. Por fin, después de 5 meses, la Cámara obtuvo las actas del Comité Técnico del FOBAPROA y se las entregó a los auditores coordinados por Michael Mackey. Un gran avance se había conseguido: habría rendición de cuentas.

Sin embargo, antes de que entraran los auditores del Congreso, la CNBV había ordenado su propia auditoria previa para "limpiar" el FOBAPROA de créditos y operaciones cuestionables.

Ahora, a pesar de que la Cámara cuenta con mayoría opositora (acusada de improductiva y conflictiva por los voceros oficiales) había logrado abrir el debate para modificar los designios del Ejecutivo, los acuerdos que le han dado solución no resuelven el problema de fondo y solo servirán para aplazar las cosas.

. Una Nueva Constitución

 En el primer punto programático señalado en el proyecto político de nuestro Programa de Acción, expresamos nuestra posición política en favor de "Una Nueva Constitución", que fortalezca los derechos ciudadanos y reconstituya la autoridad política.

Los propósitos de ésta Nueva Constitución buscan: terminar con una forma de gobernar arbitraria, eliminar las imposiciones del Ejecutivo sobre los poderes Legislativo y Judicial, impedir la aplicación de la ley según la conveniencia política de los gobernantes y acabar con las reformas coyunturales y contradictorias a los derechos fundamentales consagrados en nuestra Constitución.

Consideramos indispensable ordenar, reformar y adicionar la Constitución a fin de que se amplíen las garantías individuales a los derechos políticos, se transforme el sistema de planeación con procedimientos de concertación social incluyentes, se funde un nuevo equilibro de las instituciones políticas y se revise a fondo el marco normativo relacionado con la responsabilidad de todos los funcionarios público. Asegurar que el pueblo ejerza su soberanía a través de sus representantes y, cuando se trate de asuntos fundamentales, que pueda hacerlo por medio de la participación directa vía referéndum.

El espíritu del cambio es que se cumpla lo que siempre ha anhelado la sociedad, hacer que la Constitución contenga los ideales en que coinciden la gran mayoría de los mexicanos: igualdad, tolerancia, seguridad, estado de derecho, libertad, fin a las discriminaciones, etc.

Se debe establecer un nuevo procedimiento para reformar la Constitución, en que el que expresamente se disponga la intervención de la ciudadanía tanto en su iniciativa como en su aprobación final mediante el referéndum y que sin su consentimiento, ninguna reforma se entienda como legalmente aprobada.

. La Energía Eléctrica 

El Partido de Centro Democrático ha señalado que la privatización del sector eléctrico no es un problema exclusivamente técnico, es sobre todo un asunto político, pues involucra una reforma constitucional y decisiones de largo plazo: sobre cómo financiar el desarrollo del sector, sobre la política de tarifas y su repercusión social, acerca de las consecuencias para los trabajadores y sus sindicatos, y por todo ello, tiene que ver con la historia y con el futuro. Es, ciertamente, más que una decisión técnica.

Y son las decisiones inoportunas y carentes de estrategia política que ha tomado el gobierno las que han logrado provocar todo lo que parecía imposible. Han logrado que los agravios de años se empiecen a acumular. Que las voces que estaban apagadas, se vuelvan a sumar. Que los movimientos que ya solo existían en el recuerdo, o que estaban en una franca posición defensiva y de acoso, se vuelvan a hacer presentes. Privatizar la energía eléctrica, sin haber impulsado previamente un verdadero debate nacional, donde se discutieran con objetividad las distintas opciones para el desarrollo de la industria, sin haber considerado las previsibles reacciones sindicales y políticas (incluso dentro del PRI) en contra y ¿para qué hacerlo al final de la administración? teniendo la sucesión en la puerta.

El gobierno actual ya no hizo la transición. Y si no cumplió con lo que ofreció, lo menos que podemos pedirle es que no arrastre al país a una crisis política y que cumpla con su responsabilidad de contribuir a la estabilidad de la economía, mediante un pacto político-social que asegure el tránsito sexenal pacífico.

Por lo cual, procede por parte del gobierno intentar una negociación seria, es más fácil convencer al FMI (Fondo Monetario Internacional) de la conveniencia de mantener la estabilidad económica de México, que empecinarse en una iniciativa que, para sacarla adelante hoy, quedaría tan maltrecha, que dejaría irritados a todos: a quienes tenían expectativas y a quiénes estaban totalmente en contra, como ocurrió en el caso de la petroquímica.

. Reforma Electoral

  El Partido de Centro Democrático por conducto de los Diputados Marcelo Ebrard y Rogelio Chabolla, participo activamente en la elaboración de la Iniciativa de Ley para la reforma de diversas disposiciones del Cofipe, con el objeto de eliminar los candados a las Coaliciones, reintroducir la figura de las candidaturas comunes, garantizar el voto de los mexicanos que se encuentran en el extranjero, eliminar márgenes de sobrerrepresentación en la Cámara de Diputados, avanzar hacia la equidad en el acceso de los partidos a radio y televisión, ampliar la fiscalización de la autoridad electoral sobre el ingreso y gasto de los partidos incluyendo a las precampañas e incluir disposiciones para impedir el uso de los programas de gobierno a favor del partido oficial.

Queda claro que aún cuando en la H. Cámara de Diputados ha sido aprobado el dictamen que reforma el Cofipe, el gobierno con mayoría en el Senado, no quiere discutir las reformas electorales porque estima que ello podría llevar a cambios, aún elementales, que podrían poner en entredicho las indebidas ventajas de que aún goza su partido y podrían remover restricciones que facilitarían la formación de una mayoría alternativa en la elección del año 2000.

La estrategia política consecuente con esta posición del gobierno llega hoy a su límite. Y si el gobierno como abiertamente lo ha manifestado en verdad esta a favor de la transición democrática en el país, deberá discutir y aprobar dichas reformas en el Senado el próximo periodo extraordinario de sesiones.

Al aprobarse el dictamen de referencia, las fuerzas políticas representativas del 60% del electorado mexicano estarán exigiendo cambios indispensables a las reglas que regirán el proceso electoral del año 2000. Sólo la torpeza política podría explicar que el gobierno se empecine en su actitud de defender condiciones ventajosas para su candidato aún a costa de la legitimidad del proceso electoral.

Hay insatisfacción de la mayoría con el status vigente porque favorecen al PRI las severas restricciones a la formación de coaliciones electorales para la presidencia de la república, entre las que destacan los imperativos a los partidos coaligados por integrarse en una fusión temporal total con programa, declaración de principios y estatutos, favorece al PRI el trato a la coalición como un solo partido restringiendo las prerrogativas de los participantes. Favorece al PRI la eliminación de las candidaturas comunes.

Favorece al PRI la sobrerepresentación de la que goza actualmente en esta Cámara y que alcanza el 7.7%, es decir, 38 diputados. Protege al PRI la inoperancia del ejercicio del derecho al sufragio de los mexicanos en el exterior porque ese partido teme que el voto de nuestros compatriotas le será adverso. Favorece al PRI la inexistencia de una adecuada fiscalización sobre precampañas. Favorece al PRI el renacimiento de las prácticas de uso y abuso de programas de gobierno.

La diferencia esencial con el PRI radica en que, como resultado de facilitar las coaliciones y reintroducir la figura de candidaturas comunes, las alianzas interpartidarias podrían resolverse también con mayor facilidad y ello pone en grave riesgo la derrota al candidato presidencial de ese partido cuya suerte depende del grado de división de sus competidores.

Al pretender descalificar esta propuesta con el argumento de que sería la medida de las oposiciones, el PRI confirma que le resulta esencial mantener las cosas como están porque, una coalición, obtendría el triunfo en el 2000.

Ignora, sin embargo, que la ventaja o desventaja de una u otra coalición dependería de la interacción política de los partidos y del respaldo del electorado y no de los efectos de una norma cuyo único efecto es poner en igualdad de circunstancias al PRI y a los otros partidos para propicias coaliciones.

Una o varias coaliciones electorales, aportarían certidumbre a la sociedad porque precisarían la naturaleza y alcance de los acuerdos interpartidarias. La sociedad saldría ganando, porque la indispensable coalición en el gobierno se sometería en el proceso electoral al examen y sanción de los electores.

Existen otras importantes reformas que el tiempo no permite desarrollar y que van en el mismo sentido de asegurar transparencia y equidad en la contienda.

Destacan la prohibición de utilizar programas de gobierno para apoyos de partidos o candidatos, así como las restricciones al corporativismo.

Queda claro lo que hoy está de por medio, votar para asegurar una competencia más justa y para facilitar, desde luego, la conformación de una mayoría alternativa que cuente con el respaldo suficiente para gobernar con eficacia y rectitud a México.

. ELECCIONES INTERNAS DEL PRI

Palabras de Manuel Camacho (9 noviembre 1999)

Con la elección primaria del domingo 7, el PRI logró una victoria táctica. Es mejor reconocerlo. Así lo muestran ya los números: de un 39% que tenía el PRI, ha llegado en este momento a un 50%. Como partido político y como lanzamiento de una candidatura presidencial, el proceso ha sido exitoso. Sin embargo, el resultado, que benefició al PRI, no beneficia a México. Falló en su parte medular: no facilita llegar a un acuerdo nacional para cambiar las instituciones políticas del país e incrementa la inequidad en el proceso político, con lo cual deja de resolverse lo que fue el principal reclamo del 94.

Las primarias del PRI y haber perdido la oportunidad de la Alianza de las fuerzas opositoras es una combinación desafortunada para que los ciudadanos que ya no quieren al PRI –el 60% al momento de la Alianza- puedan convertir su inconformidad en un cambio de gobierno y de políticas públicas.

La combinación de ambos factores facilitará que muchos líderes sociales y de opinión, se sumen a la candidatura presidencial del PRI. El PRI ha hecho un gran montaje político. El aparato llenó el vacío. El hueco del dedazo no lo ha llenado ni la libertad política, ni la equidad política. En vez del dedazo, hay un aparatazo.

Para que la oposición recupere el terreno perdido, habrá que reconocer estos hechos. No se gana nada, si los cuestionamientos se dan a partir de las descalificaciones tradicionales. Negar la importancia que tuvo la participación de millones de ciudadanos en una elección primaria, es ir en contra de esa gente -que merece el mayor respeto- y es, además, colocarse en una posición en donde la comparación resulta desfavorable para cualquier fuerza opositora.

Insistir en que sigue habiendo el dedazo, aún y que el candidato del Presidente de la República resultó victorioso en el proceso interno, es ir en contra de las evidencias de la participación de millones de ciudadanos y de un manejo publicitario que en esos momentos es imposible de revertir.

Sostener que la realización de una primaria al interior del PRI no cambia nada, es no entender cómo se configura la lucha política. A futuro, introduce un elemento nuevo de competencia política que tendrá consecuencias en la definición de las candidaturas, en el peso del propio PRI, en la consideración que los aspirantes a las candidaturas deban darle a su partido y que aumentará el peso de la opinión pública en la selección de los candidatos.

La elección del domingo y el procedimiento que la acompañó, desde luego que tienen problemas. ¿Cuáles?

Aumentó la inequidad en la política cuando ese es el principal problema de la política nacional. Mientras persista esta inequidad, no habrá democracia. En ningún país democrático del mundo hay la inequidad que existe en nuestro país. La campaña presidencial del PRI saldrá ahora mucho más cara, porque ya hubo dos campañas. La primera, la del 99, ya se hizo sin ningún control. Las cifras de lo gastado no corresponden con los hechos. Mas, sin embargo, no hay elementos suficientes para determinar la magnitud ni bases legales –aunque desde luego de moral política y en algunos casos también de ley- para cuestionarla.

El aumento en la inequidad refuerza las complicidades del régimen con una parte del sector empresarial, como ocurrió en 1994. El costo de esos procesos es tan alto que después trae al país problemas tan graves como lo fue la manera nada transparente, ni legal, como se manejó el asunto del rescate bancario. A los compromisos del 2000, ahora habrá que agregar los compromisos del 99, con todas sus consecuencias para la falta de rendición de cuentas y de transparencia en nuestro país.

No hubo neutralidad del Presidente de la República en el proceso. ¿Por qué si el Presidente de la República se mantuvo, como él sostiene, neutral en el proceso, su gabinete, los gobernadores, los líderes priistas de las Cámaras, la Secretaría de Gobernación, el aparato partidista y los enlaces gubernamentales en los medios de comunicación, apoyaron en bloque a Francisco Labastida? Adicionalmente, el día mismo de la elección, desde la sede del Poder Ejecutivo, el Presidente pronunció un discurso de carácter partidario y con el propósito de consolidar los resultados.

Por tratarse de un proceso interno, no vigilado, no hay elementos confiables para opinar sobre la calidad del procedimiento. Simplemente llama la atención que ante un número de votantes como el que se presenta, no haya habido filas en las casillas, ni hayan votado los jóvenes.

No hubo entusiasmo popular. Sin desconocer la numerosísima participación, llama enormemente la atención la falta de entusiasmo incluso en el momento de la victoria. ¿Por qué si el domingo por la noche se estaba prácticamente eligiendo al próximo Presidente de México, en el hotel donde había la celebración, no estaba el pueblo? En vez de ciudadanos, había aparato.

El tema de la política hoy, ya no es la transición, es decir el cambio de régimen; vamos, ni siquiera la alternancia. Ante lo que estamos es ante un proyecto de restauración del régimen para regresar la agenda del cambio político a las condiciones pre-1988, donde el gran tema vuelve a ser lo que ocurre al interior del PRI.

Después de lo acontecido, ¿qué podemos hacer como oposición?

 Reconocer los errores cometidos antes de que sea demasiado tarde y, por lo tanto, en los próximos días, construir un pacto político entre todas las fuerzas de la oposición, que les permita negociar de manera equitativa con el régimen las condiciones para un proceso electoral equitativo -que evidentemente no existe- y, con ese pacto, obligar al régimen a una negociación de fondo para hacer posible la reforma constitucional que establezca la segunda vuelta para la elección presidencial cuando no se alcance el porcentaje de la votación nacional, o la diferencia entre el primero y segundo lugar que el Constituyente determine.

Mientras había la posibilidad de hacer una Alianza, que era lo que verdaderamente permitía llevar a cabo un cambio de régimen político en el país, introducir la segunda vuelta era asegurar la no realización de la Alianza, puesto que el partido colocado en segundo lugar, tendría el interés de dividir la Alianza para obligar a los demás a sumarse a su candidatura una vez realizada la primera vuelta. Ahora que ya no fue posible la Alianza, y en las condiciones de desventaja que ha creado la mayor inequidad del PRI, la segunda vuelta es una decisión estratégica para las fuerzas de la oposición y para contribuir a la gobernabilidad en el próximo sexenio.

Un pacto político inmediato, de todas las fuerzas de oposición, en los términos del COFIPE, para ir a una negociación con el régimen, daría aliento a las fuerzas opositoras y a los ciudadanos que quieren el cambio. Pero un pacto político así, no es una declaración, es estar dispuestos a comprometer el capital político de cada partido, en una negociación que obligue al régimen a sentarse en una mesa política real, porque si los partidos de oposición no están dispuestos incluso a llegar a la decisión de no participar, no tiene caso intentarlo, pues sus efectos serían contraproducentes.

De no haber ya el espacio para un pacto político o la decisión de las fuerzas políticas para ir a una confrontación real con el régimen, para negociar las condiciones mínimas de equidad y de competencia, entonces lo que queda es buscar que mediante la consolidación de diversos polos políticos haya una estrategia conjunta para evitar, al menos, que el PRI recupere la mayoría en la Cámara de Diputados y el Gobierno del Distrito Federal.

De no haber capacidad para nada de lo anterior, lo único que queda es empezar a construir, a partir de una campaña política testimonial, las bases para fundar un nuevo sistema de partidos que esté a la altura que corresponde a las aspiraciones y al nivel de desarrollo que ha alcanzado la sociedad mexicana, donde más del 60% de la población ya no quiere al PRI, pero no tiene opción política para traducir su voluntad en resultados, en cambio de gobierno y en cambios de política.

DECLARACION DE PRINCIPIOS 

El Partido se funda bajo los principios políticos republicanos y democráticos que garantizan: la igualdad de derechos entre hombres y mujeres; el respeto a la vida, a la libertad y a los derechos humanos; la justicia y la equidad como afianzadores de la paz y el desarrollo; el acceso a la igualdad de oportunidades; la legitimidad del poder a partir del consentimiento de los gobernados; la elección libre de los gobernantes; la forma de gobierno que permita a los ciudadanos exigir cuentas y controlar sus excesos; el derecho de los ciudadanos a modificar la forma de gobierno cuando ya no garantiza su seguridad, su libertad, sus propiedades y sus posibilidades de mejoramiento.

Ratifica que la lucha política debe ser por medios pacíficos y por al vía democrática. Por tanto, este Partido observará en su acción los preceptos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y respetará las leyes e Instituciones que de ella emanen.

Sostiene que debemos construir una Nueva República a partir e la reconciliación nacional que permita establecer un pacto que nos garantice seguridad y estabilidad, que logre unir a la sociedad y que reconstituya las instituciones, asumiendo el compromiso sobre bases morales.

Enfatiza que la nación tendrá que ser capaz de volver a pactar un destino común, mediante un programa fundado en principios políticos republicanos y democráticos, los cuales deberán ser reforzados y ampliados permanentemente con la corresponsabilidad de los derechos y obligaciones de una "Ética ciudadana", en una sociedad abierta e incluyente.

GILBERTO RINCÓN GALLARDO

Compañeras y compañeros: Hace apenas pocos años, los grandes de este mundo, los corifeos y los siervos de esos grandes, nos proponían una imagen del mundo a partir de la caída del Muro de Berlín, de paz y de desenvolvimiento pacífico. Hablaban de un ‘nuevo orden mundial’, de una época en la que la lucha de clases habría terminado, de una época en la cual la cuestión de la transformación de esta sociedad no estaba más a la orden del día.

Compañeros, Lenin acostumbraba a repetir un viejo proverbio ruso: los hechos tienen la cabeza dura. Y los hechos han tendido la cabeza dura. Estas ilusiones de los grandes de esta tierra y de sus siervos, han chocado con el desarrollo de la lucha en los últimos años. En Corea, el país símbolo de las transformaciones tecnológicas del capitalismo moderno, tal cual nos era presentado, en Indonesia hoy, en Albania dos años atrás, hemos visto desarrollarse en el mundo, frente a una crisis capitalista, respuestas o tentativas de respuesta de la clase obrera y de las masas oprimidas, de los más diversos países del mundo. Y esta respuesta se ha desarrollado incluso en el Viejo Continente, padre del capitalismo y del imperialismo, en la Europa occidental. ¿Quien habría pensado, hace apenas tres años, que se desarrollaría en Francia en contra del gobierno de centroderecha y de su proyecto de reforma jubilatoria, el más grande movimiento huelguístico desde el Mayo de 1968?

Naturalmente, nosotros, como Asociación Marxista Revolucionaria Proposta, entendemos que la realidad debe ser analizada con nuestro propio método, o sea no apenas teniendo en cuenta sus aspectos positivos sino también los otros, las contradicciones.

La lucha por una nueva dirección revolucionaria se desarrolla en un cuadro que, también lo sentimos así en Italia y en Europa, amplía el espacio para los marxistas revolucionarios, o sea para los trotskistas. Porque vivimos todavía las consecuencias, que en este sentido son positivas, del papel del derrumbe del stalinismo en el plano internacional.

Porque si ciertamente los acontecimientos en el este europeo representaron un retroceso para la clase obrera a causa del avance del proceso de restauración capitalista, la caída de aquello que fue una agencia del dominio imperialista sobre el mundo, la dirección stalinista, tiene un efecto positivo sobre la lucha de clases y para la perspectiva de la IVª Internacional.

En los países en que el stalinismo tenía un papel dominante en Europa Occidental, los casos concretos de Italia y Francia, se abre un espacio político sin precedentes. En el Partido Comunista francés, diversos militantes con años y hasta décadas de militancia dentro de este partido, han iniciado dentro de él una batalla abierta contra la política de colaboración de clases de su dirección. Quién hubiera pensado que se podría desarrollar abiertamente una tendencia en el Partido Comunista más stalinista de Europa occidental tan claramente referida a estas tendencias revolucionarias.

Nuestro trabajo en el interior del Partido de la Refundación Comunista tiene por eje justamente el final del dominio stalinista no solamente en Italia, sino también a nivel internacional. Es a partir de este trabajo que se da en el cuadro de la crisis del stalinismo, que en Italia se dio un reagrupamiento político después de la caída del Muro de Berlín, que reunió una gran parte de lo que eran las fuerzas del antiguo Partido Comunista y también a una gran parte de lo que antiguamente fue la llamada extrema izquierda. Esto ha permitido a un grupo relativamente pequeño como el nuestro, hablar y dirigirse a decenas y decenas de miles de militantes que constituyen la vanguardia de clase del proletariado italiano. Y que nos permitió reagrupar en el interior de este partido de la Refundación Comunista, bajo la bandera del trotskismo consecuente, a centenas de militantes de diversos orígenes tanto del antiguo Partido Comunista como de la antigua extrema izquierda, como de la juventud radicalizada y luchadora de los últimos años.

Esta es la cuestión central. Nunca se trató, para nosotros, de adaptarnos a una fuerza que aparecía como más antagonista o más de izquierda, sino de llevar a la vanguardia revolucionaria el programa revolucionario, aprovechando esa oportunidad. Porque no es válida en una situación como la actual una respuesta apenas parcial a los problemas que están planteados por el desarrollo de la lucha de clases. Y así lo que sucedió es que un partido que nació intentando preservar la referencia comunista y el antagonismo clasista se ha transformado en pocos años hasta adaptarse completamente al dominio capitalista en Italia.

En primer lugar, porque no fue capaz de dar respuesta a los amplios movimientos de clase que también se han desarrollado en Italia, en primer lugar las grandes luchas de fin de 1994 contra la reforma jubilatoria, que tuvieron envergadura semejante a las que se desarrollarían después en Francia. La conducta de ese partido fue la de adaptarse completamente al movimiento y a sus tendencias espontáneas, recusando la propuesta, lanzada sólo por nuestra corriente, tanto al interior de este partido como fuera de él, de organizar la huelga general hasta la retirada definitiva del proyecto de reforma jubilatoria por parte del gobierno.

En segundo lugar, debido al nacimiento, como respuesta a la crisis política italiana, de un gobierno de centroizquierda. Un gobierno basado en una alianza de los representantes del gran capital con los represntantes de la burocracia sindical y de las direcciones de los partidos mayoritarios de izquierda. Un gobierno que desarrolló una ofensiva neoliberal contra las principales conquistas de las masas, como se hizo en otros países europeos. Y en estas condiciones el Partido de la Refundación Comunista, le brinda el llamado ‘apoyo externo’; lo que privó a la clase obrera de un punto de referencia antagónico al actual gobierno.

Es por eso que el eje central de nuestra lucha en el interior de este partido es la lucha contra la colaboración de clases y, por lo tanto, la lucha contra el apoyo que este partido da al gobierno de centroizquierda. Pero a diferencia de otras fuerzas, centristas y confusas, que se limitan a plantear que el partido de la Refundación Comunista debe dejar de apoyar al gobierno de centroizquierda, nosotros planteamos también la necesidad de dotar a la clase obrera de un programa anticapitalista. Y de dotarse de un programa que signifique una movilización general inmediata en torno a cuatro consignas: por la reducción drástica del horario de trabajo en términos reales, por un salario a los desocupados, por la transformación de todos los contratos precarios y flexibles en contratos estables por tiempo indeterminado y por un aumento general de salarios igual para toda la clase obrera; y con ese programa constituir un bloque social de la clase obrera y la juventud desocupada con base en un programa anticapitalista.

Esta es nuestra batalla, tiene una finalidad político-organizativa específica, nunca nosotros afirmamos la posibilidad de reformar o de regenerar el Partido de la Refundación Comunista.

Para nosotros ésta es la única perspectiva realista, tanto en Italia como en el mundo entero. Ahora podemos repetir las palabras con las que León Trotsky cerró su análisis de la Revolución Rusa, pero no de la victoriosa sino de aquella que fracasó, de 1905, que preparó el camino para la de 1917: "Cuando las obras de los grandes de este mundo, las obras de sus siervos y las obras de los siervos de sus siervos estén pulverizadas, muchos de los partidos actuales estarán sepultados, en ese momento la causa que servimos se impondrá al mundo, y nuestro partido se transformará entonces, en el gran partido de la humanidad que será finalmente dueña de su propio destino".

¡Y así será compañeros!

Programa de Acción

Democracia Social es un partido político nacional que coincide con la herencia que el pensamiento liberal del siglo XIX legó a los mexicanos, con la voluntad de aquellos que buscaron instituir las libertades y los derechos individuales por encima de cualquier tipo de fueros y privilegios. De la misma manera, asume el ideario de quienes lucharon en la Revolución de 1910 para instaurar los derechos sociales que dieron origen a la Constitución de 1917. En Democracia Social nos sentimos partícipes de la lucha política del progreso y de todos aquellos ciudadanos que con su esfuerzo abrieron en el siglo XX el camino hacia un México más libre y democrático.

Democracia Social quiere participar en la transición política que está viviendo nuestro país para contribuir a la gobernabilidad democrática y para consolidar los derechos políticos y sociales. Somos un partido comprometido con las exigencias y los retos de la sociedad mexicana del próximo siglo, y queremos colocar el pensamiento socialdemócrata en el centro de un nuevo espacio de coexistencia política a través de una voluntad crítica y propositiva.

Democracia Social reconoce en los valores de la democracia su principal matriz cultural y en la exigencia de generar propuestas factibles a favor del bienestar social su principal compromiso. Nos anima la convicción de que las libertades individuales y la justicia social son condiciones esenciales para el desarrollo incluyente de nuestro país, porque en su conjunto y en su armonía se encuentra la clave para la construcción de una sociedad más solidaria y diversa, verdaderamente libre y segura, respetuosa y promotora de la pluralidad.

Nuestro partido busca promover una nueva relación entre el Estado y la sociedad, que impulse reformas a las instituciones y a las políticas públicas, que dé paso a una nueva institucionalidad democrática, a la construcción de una verdadera ciudadanía y a la existencia de un verdadero Estado de derecho, en donde se generen mecanismos redistributivos de la riqueza y mayores oportunidades de desarrollo para todos los mexicanos.

Este Programa de Acción resume los principales postulados ideológicos de Democracia Social y propone las medidas para alcanzar los objetivos enunciados en nuestra Declaración de Principios, por lo que servirá de base para la construcción de la Plataforma Electoral de Democracia Social en las próximas elecciones federales del año 2000. En esa medida, Democracia Social realizará foros, seminarios y mesas de trabajo que nos permitirán preparar la participación activa de nuestros militantes en los procesos electorales.

1. Por una institucionalidad democrática

Democracia Social parte del reconocimiento y del respeto a las distintas expresiones individuales y sociales, en cuya diversidad reside la mayor riqueza de la democracia. Así, consideramos que la construcción de un Estado mexicano moderno no depende del triunfo de un partido político o de un candidato, sino de los alcances políticos y sociales de la pluralidad. Nadie tiene derecho a personalizar la democracia. La democracia somos todos.

La sociedad, plural, demanda canales y espacios propios de decisión, por lo que ésta deberá participar activamente en la reforma del Estado. Consideramos que es necesario recuperar el sentido de la política, concebida como tarea de diálogo y consenso, de tolerancia y construcción; de imaginación y responsabilidad al servicio de las personas y del desarrollo social. Democracia Social quiere distinguirse por presentar con claridad a la sociedad las propuestas y los proyectos con los que está comprometida.

Combinar y equilibrar las acciones del Estado y de las organizaciones políticas con las potencialidades de la sociedad civil es el único camino para lograr el desarrollo pacífico y sostenido. Una sociedad demandante, pero también propositiva y responsable, y un sistema de partidos abierto, competitivo y respetuoso pueden ser los ejes de un proyecto moderno y progresista de Nación. Así, es preciso encontrar el justo equilibrio entre la democracia representativa y la democracia participativa, que dé al ciudadano la posibilidad de intervenir de forma más directa en la toma de decisiones públicas.

 1.1 Por la construcción de una verdadera ciudadanía

Para Democracia Social el ideal democrático no se limita al sufragio universal sino que debe extenderse al pleno goce de las libertades ciudadanas, así como al ejercicio cotidiano de una cultura cívica y política en la que la construcción de una ciudadanía responsable conduzca al ejercicio democrático del Estado y de su gobierno.

Estamos comprometidos a trabajar por una sociedad en la que se ejerzan las garantías individuales a cabalidad y el ejercicio del poder se sujete estrictamente a la ley y al orden constitucional. Este compromiso deberá trascender de los preceptos legales enunciativos y discursivos para lograr el ejercicio real de los principios contenidos en nuestra Constitución.

En Democracia Social dedicaremos nuestro mejor esfuerzo a la formación y a la consolidación de una cultura de respeto y tolerancia entre las personas, que permita a todas el despliegue de sus vocaciones y de sus propias capacidades. Hoy, es urgente un debate generalizado de todas las voces de nuestro país, de un diálogo entre sociedad, partidos y gobierno para reorientar su rumbo.

Ante los cambios que vive México, Democracia Social se pronuncia por una transición gradual y pactada. Para ello, es necesario que las nuevas reglas, mecanismos e instituciones que han de sustituir a los componentes del viejo sistema se apoyen en la certidumbre, la estabilidad y la nueva gobernabilidad.

1.2 Por un Estado enraizado en la sociedad

Una sociedad democrática requiere de la existencia de organizaciones interlocutoras y representativas de la diversidad ciudadana, por lo que en Democracia Social proponemos una nueva definición de lo público entendiéndolo como un espacio no patrimonial y mucho menos exclusivo del gobierno. Lo público para Democracia Social es un espacio de libertad y también de responsabilidad colectiva en la toma de decisiones. Por ello, Democracia Social trabajará en relación estrecha con las organizaciones sociales y con los ciudadanos. Deseamos establecer un compromiso con la sociedad para promover de manera conjunta iniciativas y propuestas que contribuyan a solucionar la vasta problemática del país.

Nuestro propósito es un gobierno de los ciudadanos y no sólo de los partidos, en el que el Estado se encuentre verdaderamente enraizado en la sociedad y ésta a su vez asuma responsabilidades formales de participación. Este propósito deberá manifestarse en la participación ciudadana para la planeación y supervisión de los programas de Democracia Social y en la definición de compromisos con los ciudadanos para que todos participemos en forma activa y propositiva.

1.3 Por un verdadero Estado de derecho

En Democracia Social entendemos el Estado de derecho como aquel que garantiza a sus ciudadanos una convivencia pacífica mediante el ejercicio pleno de las garantías individuales y de los derechos humanos, en el que sus individuos respetan las normas y leyes por convicción, pero el Estado tiene también la capacidad efectiva de hacer respetar la ley. Así, la primera intención de Democracia Social es el restablecimiento un verdadero Estado de derecho en México.

Dentro de este Estado de derecho, Democracia Social se propone dar una solución integral al problema de la inseguridad pública, involucrando en ella a todos los integrantes de la sociedad y vinculándola directamente a los problemas de procuración e impartición de la justicia, así como a los de carácter estructural en la distribución de la riqueza.

Con respecto a la inseguridad pública y al crecimiento de la delincuencia, Democracia Social está convencida que la solución se encuentra en un verdadero enfoque integral que logre abatir la impunidad y en el que la posibilidad de recibir una pena por delinquir sea más relevante que la dureza misma del castigo.

Una verdadera seguridad pública no puede ser sólo responsabilidad de las fuerzas del orden. Es necesaria una reestructuración completa de los cuerpos de seguridad que los profesionalice verdaderamente para que, con resultados concretos, recuperen la confianza de la ciudadanía.

Democracia Social considera que, si bien el problema de las drogas y del narcotráfico están estrechamente vinculados, también es necesario verlos como dos asuntos separados y distintos que requieren de estrategias diferentes. Así, el problema del consumo de drogas debe ser enfrentado por el Estado como asunto de salud pública, mientras que el del narcotráfico tiene una lógica de carácter económico en un contexto de mercado negro.

Nuestro partido considera necesario cambiar el enfoque de la estrategia contra las drogas para dirigir los esfuerzos del Estado a reducir la demanda de los consumidores. Consideramos que una política de reducción de la demanda en el consumo de fármacos tiene mucho más posibilidades de éxito que la que privilegia el combate policiaco de un mercado cada día más poderoso en nuestra sociedad.

Democracia Social considera que, para luchar contra las adicciones, el Estado debe asegurar una política educativa e informativa que permita a niños, jóvenes y adultos desarrollar actitudes responsables y conscientes frente al uso de las drogas y a sus consecuencias en la salud. El Estado debe promover, así, alternativas de ocio y actividades deportivas que se conviertan en canales distintos de recreación para la juventud.

Democracia Social comprende, asimismo, que el fenómeno del narcotráfico es un problema de carácter mundial que se acentúa con la globalización. Por ello, cualquier propuesta realista de acción sólo será posible a través de la coordinación y la cooperación internacionales.

1.4 Por la igualdad en la diversidad

Democracia Social busca impulsar una nueva cultura de la diversidad que garantice la igualdad ante la ley sin importar sexo, etnia, posición económica, edad, orientación sexual o discapacidad física. Nos proponemos impulsar acciones que garanticen el ejercicio de una sexualidad responsable que asegure el derecho a la salud reproductiva de las mujeres a través de campañas de información objetivas y plurales. Luchamos porque se garantice también la maternidad libre y responsable, así como voluntaria de las mujeres, por lo que nos comprometemos a promover las reformas legislativas y las políticas públicas necesarias para alcanzar este objetivo.

Democracia Social está consciente que las mujeres sufren las consecuencias de una cultura familiar, social, laboral y política inequitativa que se encuentra todavía muy arraigada en nuestra sociedad. Por ello, promoverá la transformación de todos aquellos patrones culturales a su alcance que fortalezcan o alienten esas relaciones.

Democracia Social busca replantear las relaciones culturales de los pueblos indios con el resto de la sociedad para garantizar que, dentro de la pluralidad, sea posible la igualdad. Entendemos que las comunidades indias tienen identidades culturales particulares, lo que hace indispensable establecer una actitud de respeto y de convivencia recíproco. De esta manera, el derecho a preservar los usos y costumbres de los pueblos indios deberá ser garantizado por el Estado, siempre y cuando éstos no atenten contra los derechos fundamentales del individuo, consagrados en nuestra Constitución y en nuestras leyes generales.

Democracia Social está consciente de la posición de desventaja que enfrentan la niñez y las personas de la tercera edad de cara a la dinámica de nuestra sociedad, por lo que buscará adecuar normas, transformar inercias culturales y proteger, a través de la promoción de sus propios derechos, a todos aquellos grupos especialmente vulnerables.

 1.5 Por el federalismo y la cohesión nacional

Democracia Social reconoce que en la diversidad regional y cultural radica una de las mayores potencialidades del país y en la pluralidad de sus estados y municipios la mayor riqueza social para resolver los problemas nacionales. Así, consideramos fundamental impulsar un espíritu y un sistema federales que refuercen la soberanía de los estados y la libertad de los municipios para asegurar una mejor cohesión nacional.

Para Democracia Social la idea de un federalismo moderno implica el principio de subsidiariedad, que entendemos como un límite de competencia entre distintas partes, en el que la esfera de gobierno más amplia, es decir, la federación, interviene solamente en los asuntos locales cuando su actuación es más efectiva en su radio de acción.

La subsidiariedad en el ámbito fiscal significa que la federación recauda y conserva sólo los recursos necesarios para mantener la cohesión nacional y la solidaridad entre las regiones. Por lo tanto, creemos que es necesario impulsar un nuevo federalismo que distribuya de distinta manera las responsabilidades en materia del cobro de los impuestos locales y haga más solidarias y productivas las transferencias fiscales federales.  

1.6 Por un Estado laico

En Democracia Social asumimos los valores del laicismo como conquista irrenunciable. Concebimos a México como una Nación en la cual el Estado no se entromete en asuntos de carácter religioso y las iglesias no deben ejercer poder político alguno. En ese sentido, asumimos un compromiso inequívoco con la libertad de creencias y de cultos.

Democracia Social considera inadmisible cualquier tipo de discriminación por razones de creencias y, dado que México es un país en el que existe pluralidad religiosa, el Estado tiene la obligación de garantizar la libertad de culto y de evitar cualquier persecución por ese motivo. Nos comprometemos a promover activamente los valores del respeto, de la tolerancia y de la convivencia entre confesiones distintas y a trabajar por la reconciliación de las comunidades divididas por sus creencias.

 1.7 Por el derecho a la información y el fortalecimiento del papel de los medios de comunicación

Democracia Social reconoce el papel fundamental que tienen los medios de comunicación en la construcción de un Estado de derecho democrático, en el que su papel es ejercer plenamente la libertad de opinión y, al mismo tiempo, participar y garantizar el derecho ciudadano a la información.

Democracia Social promoverá acuerdos entre los medios de comunicación y el gobierno, con el fin de establecer un código y un compromiso ético de acción periodística en el que se asegure el derecho a la información, así como la libertad de opinión.

2. Desarrollo Económico Incluyente

2.1 Por una economía de certidumbre

La realidad nos ha demostrado que la libertad irrestricta del mercado no genera, por sí misma, una prosperidad colectiva, ni responde al interés general de la sociedad. Sin embargo, estamos conscientes también que el mercado es el instrumento económico más eficaz y real para la generación de riqueza.

En Democracia Social proponemos una política económica que garantice la estabilidad y dé certidumbre a toda inversión, promoviendo y estimulando la productiva sobre la especulativa, que impulse la descentralización y el desarrollo regionalmente equilibrado, que genere las economías de escala tan necesarias para atraer la inversión, que asegure la racionalidad en el aprovechamiento productivo y sustentable de los recursos naturales; y sobre todo, que asuma el reto de armonizar los objetivos de estabilidad y crecimiento, con las exigencias del bienestar social.

Creemos que el Estado debe asumir una función mediadora entre lo que requiere el mercado y lo que requiere la sociedad, entre el equilibrio económico y la reducción de la desigualdad. En este sentido estamos por una economía de mercado, no por una sociedad de mercado. El principio que guía nuestra concepción de la relación entre la economía y el Estado no es dogmático sino pragmático: Tanto mercado como sea posible, y tanto Estado como sea necesario.

Los procesos de negociación abierta y el establecimiento de consensos entre todos los actores económicos deben ser la base para conjuntar crecimiento económico y la estabilidad con justicia social. El papel del Estado en la economía debe circunscribirse al principio de subsidiariedad, es decir, que la participación de las instituciones estatales debe desplegarse solamente como árbitro de los actores económicos, o cuando la cohesión social se encuentre en peligro.

2.2 Por un desarrollo sustentable

En Democracia Social reconocemos la necesidad de alcanzar un desarrollo que además de sostenido sea también sustentable y de que en la sociedad los individuos tengan conciencia de su responsabilidad con el planeta. Para nuestro partido la calidad de vida de todos los ciudadanos se encuentra directamente vinculada a un medio ambiente sano, por lo que su salvaguarda y conservación habrán de ser un eje que articule todas las políticas de Democracia Social.

Consideramos necesario modificar ciertas prácticas de nuestra sociedad, a través de una política económica congruente con el respeto al medio ambiente que permita la preservación, renovación y conservación de nuestra cada día más escasa riqueza natural a través de la promoción de una cultura ecológica que logre crear una verdadera conciencia entre los ciudadanos y que permita un frente común contra el problema. Es en este sentido que consideramos la política ambiental como una política de Estado de amplísimo alcance.

Democracia Social considera que el derecho de los individuos y grupos a realizar las actividades económicas de su elección debe siempre supeditarse al derecho social de vivir en un medio ambiente sano, por lo que vigilará el cumplimiento efectivo de la regulación existente en materia ambiental para toda la actividad económica.

2.3 Por una reforma fiscal integral

Nuestro país posee actualmente una de las tasas más bajas del mundo en materia de recaudación tributaria, lo que le impide, en la práctica, al Estado contar con mayores recursos para cumplir con eficacia con todas sus obligaciones. Es urgente, por lo tanto, fortalecer todos los aspectos de la administración tributaria y al mismo tiempo cambiar la percepción de ilegitimidad que una gran parte de la ciudadanía tiene sobre la gestión gubernamental.

Democracia Social busca la equidad y la eficiencia en la relación impositiva de los ámbitos federal, estatal y local, por lo que considera indispensable concretar una reforma integral que se traduzca en un sistema fiscal más equitativo, que reconozca las diferencias en los distintos niveles de ingreso y que haga más progresivo y justo el actual sistema tributario. Este nuevo esquema buscará ampliar la base de los contribuyentes y otorgar facilidades e incentivos a la inversión de la iniciativa privada y social.

2.4 Por un empleo digno y bien remunerado

Democracia Social busca el acceso de todos los mexicanos a un empleo digno y bien remunerado, a partir del desarrollo de sus capacidades personales y de la adquisición de conocimientos que les faciliten el progreso material y profesional en su ocupación y en su vida profesional, poniendo énfasis en la capacitación permanente y en el aprendizaje de oficios necesarios para la sociedad.

Nuestro partido considera de gran importancia el papel de las organizaciones sindicales como interlocutoras fundamentales para establecer acuerdos entre los trabajadores y los empresarios. La relación entre éstos y el gobierno deberá regirse por acuerdos libres y democráticos y no por componendas corporativas y clientelares. Por ello, Democracia Social alentará una reforma a la ley laboral que haga efectiva la libre sindicalización, así como la democratización de las reglas que rigen la titularidad de los contratos colectivos de trabajo, a fin de fortalecer la legitimidad y la capacidad de gestión de las organizaciones vinculadas al mundo del trabajo.

El problema del desempleo habrá de ser enfrentado fundamentalmente a través del crecimiento general de la economía y del desarrollo de alternativas autogestionarias, tales como cooperativas o empresas de tipo social, para que los trabajadores actualmente desocupados tengan una forma digna de ganarse la vida.

Democracia Social considera necesario impulsar reformas que permitan contar con un mejor sistema de seguridad social que incluya un seguro para el desempleo y pensiones dignas para los jubilados. Nuestro partido propone la integración de un solo sistema de seguridad social para los trabajadores de los sectores público, privado y social, que sea autónomo del Estado y asegure un manejo financiero íntegro y transparente de todas las aportaciones destinadas a tal fin.

 2.5 Los empresarios como promotores del desarrollo.

En Democracia Social creemos que los empresarios tienen ante sí la oportunidad y la responsabilidad de asumir el papel de promotores del desarrollo económico y social.

Estamos convencidos que en la certidumbre para la propiedad privada y social y en las políticas de estímulo y fomento a las actividades empresariales se encuentran las premisas fundamentales para garantizar la inversión y el crecimiento de nuestro país. Creemos también que la construcción de empresas sólidas y competitivas debe ser una prioridad de la sociedad, aunque es inaceptable que el progreso de las empresas descanse en los bajos salarios y en un entorno laboral y sindical desventajoso para los trabajadores.

La estabilidad económica requiere de modificaciones en la política de promoción de la inversión productiva para impulsar a las pequeñas y medianas empresas, que generan una parte muy importante del empleo nacional. Por ello, son indispensables la ampliación de facilidades para su creación y la eliminación sustancial de trámites de instalación y operación.

 2.6 Por la liberación del potencial productivo de la sociedad rural

En Democracia Social queremos participar en la construcción de una sociedad rural en la que los niveles de ingreso, bienestar y seguridad social sean dignos para todos los campesinos. En el desarrollo rural deberán concurrir iniciativas y recursos públicos, privados y sociales en un marco de seguridad jurídica para la inversión.

Democracia Social considera que los productores agrícolas deben tomar el control de sus propios procesos productivos, decidir libremente las formas de tenencia de la tierra y de asociación que les sean más provechosas e indicar las prioridades para la elaboración de programas de fomento y desarrollo regional. El Estado deberá intervenir en el campo para apoyar a los sectores más rezagados y desprotegidos del ámbito rural.

Democracia Social se propone dar un nuevo impulso a la economía del medio rural para obtener una mayor cantidad de recursos financieros y técnicos que capitalicen y diversifiquen sus procesos productivos. Aunado a ello es muy importante insistir en la creación de organismos que apoyen la comercialización.

 3. Por un Desarrollo Social Incluyente

En Democracia Social queremos construir un espacio político que responda a las demandas de equidad y justicia social que gran parte de las mexicanas y los mexicanos de hoy reclaman.

Entendemos que drásticos y profundos cambios han modificado la estructura social y económica del país en los últimos años: cambios impulsados sobre todo por políticas económicas que han resultado en un desarrollo socialmente excluyente que margina las aspiraciones esenciales de equidad y bienestar social para las mayorías. Por ello, en Democracia Social asumimos el compromiso de diseñar políticas económicas que combatan en forma distinta la pobreza, la marginación y la injusticia social.

Democracia Social considera indispensable vincular la política económica con la política social para romper las causas estructurales que rezagan a los grupos sociales menos favorecidos. Esto implica asegurar el desarrollo económico endógeno, particularmente el de los grupos más empobrecidos, permitiéndoles alcanzar niveles mínimos de bienestar en un ambiente económico cada vez más competitivo. Recuperar ese sentido de lo social, moderno, solidario y responsable de la economía es objetivo esencial de Democracia Social.

El propósito de nuestro partido es construir un acuerdo social del que surja un Estado con capacidad de impulsar la justicia y de influir en la distribución de la riqueza. Necesitamos un Estado fuerte que logre una economía de mercado exitosa y para ello es necesario recuperar la capacidad adquisitiva del salario, fomentar la autogestión económica, instrumentar una política fiscal más equitativa y moderna apoyar a los productores del campo y establecer sistemas eficientes de seguridad social que incluyan el seguro al desempleo. La política redistributiva debe estar en el centro de una reforma económica para el crecimiento, de tal modo que, al mismo tiempo que se asegure un desarrollo estable, se mejoren las condiciones de vida de la población.

Democracia Social propone construir un nuevo pacto representativo del mundo del trabajo, del capital y de la política, ya que el actual carece de vigencia y sus deformaciones clientelares lo hacen inoperante. Por ello nos esforzaremos para crear un lugar de convergencia en el que puedan estar representados sindicatos, empresarios, productores agrícolas, académicos, partidos políticos y gobierno.

 3.1 Por una educación integradora de la sociedad

Para Democracia Social la educación tiene una importancia decisiva en tanto que instrumento por excelencia para la formación y el despliegue de las vocaciones y las capacidades humanas, así como para la incorporación productiva de las personas en la vida social y económica. Consideramos la educación como el mejor instrumento para lograr una distribución eficiente del ingreso, al ser condición para la competitividad, la productividad y el progreso técnico, cultural y económico.

Democracia Social propone un amplio proyecto de reforma educativa que ponga el acento en una formación con sentido humano, solidaria y responsable, que capacite para el empleo con opciones que satisfagan las necesidades de nuestra economía y de nuestra sociedad y permita hacer frente a los retos de la competencia internacional.

En cuanto a la educación básica, la Secretaría de Educación Pública debe funcionar, principalmente, como institución normativa y como garante de la homogeneidad en la calidad de la formación, mientras que los gobiernos estatales deben jugar un papel relevante en la administración y organización de sus respectivos sistemas educativos. A la vez, requerimos desarrollar planteamientos coherentes sobre políticas científicas y tecnológicas, de tal modo que se vinculen efectivamente las necesidades del desarrollo con las de la producción.

Consideramos que sólo será posible elevar la calidad de la educación básica si se rediseña la carrera magisterial, de manera que los criterios de ingreso, promoción y permanencia en el puesto se basen en la calidad académica y no en prebendas de militancia sindical. A la vez, la remuneración de los profesores debe ser proporcional al elevado valor social de su tarea.

En cuanto a la educación media superior, proponemos que se desarrollen dos sistemas nacionales: uno dedicado a la formación de profesionales técnicos y otro propedéutico destinado a preparar el ingreso a la educación superior de tal manera que se acabe con las asimetrías de formación que existen actualmente.

La reforma universitaria es también indispensable. El examen único de ingreso a la educación superior es una necesidad inaplazable, ya que es un instrumento imprescindible para lograr una calidad homogénea entre la educación pública y la privada y para evitar las diferencias entre la educación que imparte un estado u otro, en el entendido de que la descentralización educativa deberá acentuarse. La relación entre las distintas universidades estatales deberá aumentar, al grado de que se pueda hablar de un sistema nacional de educación superior integrado, en el que el intercambio académico y la consonancia entre planes y programas de estudio garanticen la calidad de las carreras que estudien los mexicanos en cualquier parte del país.

 3.2 Por la inclusión de los jóvenes en la vida pública

Democracia Social reconoce que México es un país con una gran proporción de jóvenes, por lo que ve con preocupación la falta de oportunidades educativas y laborales, así como la de canales efectivos de expresión para ellos; lo que provoca su desconfianza hacia la política y el ámbito de lo público. En esta medida, Democracia Social está convencida de que la única manera de reincorporar el pensamiento de las nuevas generaciones a la acción política es permitirles el acceso a las decisiones que los afectan directamente no sólo como jóvenes, sino también como el componente humano mayoritario de nuestra sociedad.

Democracia Social creará un espacio de interlocución entre los jóvenes y las instituciones políticas y gubernamentales a fin de que expresen sus preocupaciones y discutan opciones que permitan ampliar sus oportunidades futuras. Para asegurar tal participación, Democracia Social propone un esquema interno de organización en el que todos los jóvenes tengan asegurado su derecho a opinar, a proponer, o a disentir y en el que su voz sea tomada en cuenta en un mayor número de decisiones.

 3.3 Por una cobertura efectiva de los servicios de salud

Para Democracia Social es prioritario garantizar el acceso de todos los mexicanos a los servicios básicos de salud. Para ello, se requiere de un sistema de salud que permita y regule la participación de los sectores público y privado en esta materia, de tal manera que el sistema pueda atender con más y mejores servicios a todos los mexicanos.

Para lograr estos objetivos Democracia Social impulsará una cultura preventiva de la salud, lo que significa instrumentar un amplio sistema de información y educación que permita anticipar y evitar las enfermedades antes de que sea necesario curarlas. En Democracia Social estamos convencidos de que combinando una nueva cultura de la salud con los sectores público y privado no sólo aumentarían las expectativas y la calidad de vida de todos los mexicanos, sino que se aprovecharían mejor los escasos recursos disponibles.

 3.4 Por el respeto a la identidad cultural de los pueblos indios

Democracia Social entiende a las comunidades indias como verdaderas identidades culturales, únicas y distintas, y cuyas diferencias han servido de excusa para practicar una cultura de exclusión. El ejercicio efectivo de sus derechos es objetivo primordial de Democracia Social, por lo que alentaremos una mejor y más directa representación de sus intereses ante el resto de los ciudadanos.

Democracia Social buscará transformar todas aquellas nociones culturales que impliquen una discriminación de los pueblos indios. El Estado debe asegurar las condiciones para el desarrollo de una cultura de respeto y tolerancia en la diversidad.

 3.5 Por una vivienda digna y decorosa

Democracia Social ve con preocupación los numerosos problemas que en materia de vivienda existen en México, entre los que se encuentran su falta de acceso, la inseguridad jurídica de la propiedad derivada de la incorrecta aplicación de la ley, la carencia de planeación en el desarrollo urbano o el uso político que se la da a la asignación de créditos. Democracia Social es consciente de que existen problemas ecológicos y sociales relacionados a la vivienda, causados en buena medida por un desarrollo urbano desordenado y caótico.

El gobierno deberá recomponer esta situación y convertirse en verdadero promotor del desarrollo de la vivienda, alentando una participación conjunta de actores privados, instituciones públicas y niveles distintos de gobierno. En este sentido, el municipio deberá convertirse en el punto de partida de las políticas de vivienda para que las distintas localidades puedan identificar sus propios y más urgentes problemas en esta materia.

3.6 Por el impulso a la actividad artística y la conservación del patrimonio cultural.

La actividad artística es una expresión individual o social y al patrimonio cultural como expresión viva, necesaria y refleja de la sociedad: su pasado, su presente y su futuro. Por ello, Democracia Social asume como deber irrenunciable del Estado el impulso, resguardo y promoción del arte y la cultura nacionales, con el fin de que la sociedad en su conjunto sea capaz de acceder, gozar y participar tanto del patrimonio cultural de la Nación, como el de carácter universal.

 3.7 Por una oferta cultural democrática

Democracia Social considera necesario una política para el desarrollo de la cultura y las artes que genere las condiciones necesarias para fomentar la creatividad individual y el desarrollo personal. Proponemos poner a la cultura y a las artes en el centro de la vida social, a fin de alentar los valores y las vocaciones creativas y recreativas de hombres, mujeres, niños, jóvenes, adultos o ancianos, y con ello fomentar el respeto a la diversidad cultural de México y del mundo.

Consideramos la lectura como principal fuente de obtención y disfrute de la cultura, por lo que proponemos medidas para su práctica. Asimismo, proponemos la difusión de todas las artes y otras manifestaciones culturales, por medio de una coordinación y cooperación entre los sectores público y privado, sin que esta oferta se reduzca al mero entretenimiento. El objeto es generar un intercambio cultural mucho más amplio en la sociedad mexicana, que permita más y mejores estímulos para los creadores.

3.8 Por el derecho al deporte

Democracia Social considera que el deporte es una actividad necesaria para el pleno desarrollo del ser humano y que el Estado tiene el deber de promoverlo activamente, tanto como a cualquier otro bien social. Consideramos, asimismo, que la práctica deportiva fortalece la salud individual y al mismo tiempo la social, ya que ayuda a formar la identidad y el carácter individual, además de ser un elemento de gran importancia para consolidar valores propios de una convivencia civilizada y ciudadana. El fomento de una cultura del deporte es, por lo tanto, una política de salud pública acorde con los principios de Democracia Social.

Democracia Social cree que para hacer del deporte una política de Estado, éste debe tener un lugar en la estructura del gobierno que coordine mejor los esfuerzos, racionalice los recursos materiales y humanos, y vincule a la Secretaría de Educación Pública y a las organizaciones civiles. Proponemos que las ligas deportivas estén obligadas a constituirse legalmente a fin de que el Estado pueda regular su actuación tanto en el ámbito económico como en el administrativo. Democracia Social fomentará en todo momento la equidad en el acceso a las instalaciones deportivas existentes en todos los niveles de gobierno.

4. Por una Inserción Global Equilibrada

Democracia Social reconoce que sólo es posible lograr un desarrollo integral del país participando de forma activa en la globalización; por lo que intentamos distinguir los efectos negativos y positivos de ésta para reducir sus riesgos y potenciar sus ventajas.

La apertura total de los mercados nacionales para el capital especulativo, o las actividades internacionales del narcotráfico, debilitan la soberanía del Estado y "globalizan" crimen, injusticia y pobreza; sin embargo, la expansión progresiva de las democracias representativas, la vigilancia universal de los derechos humanos, el desarrollo tecnológico de las comunicaciones o el acceso a la información, son nuevas herramientas de la globalización a las que todos los mexicanos debemos acceder y tenemos derecho a hacerlo.

Así, México deberá participar en el medio internacional como promotor del mercado y de la inversión económica, pero también como un mucho más activo protagonista de la solidaridad y la paz mundial, de la promoción de los derechos humanos y de la cooperación en materia de medio ambiente.

Democracia Social descree de la premisa que supone a la soberanía del Estado como incompatible con la integración internacional. Para lograr una inserción global equilibrada, la política exterior de México deberá intensificar los intercambios culturales y políticos y cumplir con los principios éticos y normativos de nuestra Constitución, pero también actuar en consecuencia con un entorno internacional cada día más competitivo.

COMENTARIO PERSONAL

Bien este trabajo además de haber sido muy pesado ha sido de gran aprendizaje ya que me ha demostrado las verdaderas propuestas de cada uno de los candidatos y me he dado cuenta de que el verdadero que se afoca| a la verdadera política es RINCÓN GALLARDO y los demás candidatos solo ven por el bien propio (con excepción de Vicente Fox).

El candidato de "MÁS CON LO MISMO" FCO. LABASTIDA OCHOA, como vemos claramente solamente se aboca a lo que es el capital del país que podemos hablar que siempre ha sido el problema de México, pero para instruirnos un poco más me tomé unos cuantos renglones para poder decir algo de la historia del capital en general:

 

 

 

 

 

Autor:

Iván Escalona M.

 

Estudios de Preparatoria: Centro Escolar Atoyac (Incorporado a la U.N.A.M.)

Estudios Universitarios: Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias sociales y Administrativas (UPIICSA) del Instituto Politécnico Nacional (I.P.N.)

Ciudad de Origen: México, Distrito Federal

Fecha de elaboración e investigación: 20 de Mayo del 2000.

Profesor que revisó trabajo: Adrián Gutiérrez (Profesor de Historia del Atoyac y alias: Chico Homo)


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda