Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Psicología infantil y del adolescente

Enviado por pggm25



Partes: 1, 2

Indice
1. Introducción
2. Trastornos de la infancia
3. Conclusiones
4. Trastornos de la adolescencia
5. Bibliografía

1. Introducción

En el presente trabajo nos daremos cuenta de que estamos entrando a un mundo nuevo, probablemente desconocido por muchos hasta ahora. Estamos seguros que si muchas padres hubiesen poseído los conocimientos que en este trabajo se podrán apreciar muchos problemas que actualmente se ven habrían sido solucionados sin mayor problemas; ya sean conflictos y sufrimiento tanto de niños como adolescentes.
Lo plasmado en estas páginas son los diversos trastornos que cualquier ser humano no esta libre de tener, en este caso niños y adolescentes (que pueden persistir hasta la edad adulta). Informamos el origen de ellos, sus causas y en algunos casos pequeñas indicaciones que nos ayudarán a ver las cosas de otro modo, estando en mejores condiciones para resolver los problemas que se plantean en el desarrollo de niños y adolescentes.
En este trabajo queremos dar cuenta de lo peligroso que prescindir de los conocimientos de la psicología ,pues el sólo hecho de pensar que se trata nada menos de construir todo el bienestar futuro de nuestros hijos, hermanos, primos a personas a quien tanto amamos.
Con la ayuda de estos conocimientos podemos lograr mejores resultados con menos equivocaciones y esfuerzos.
De este modo no sólo los niños y adolescentes tendrán un mejor desarrollo sino también que lo tendrá la familia, bien unida, como una piedra fundamental en la sociedad; una familia mas perfecta, más feliz; en la cual daremos bien empleado todos nuestros esfuerzos.

2. Trastornos de la infancia

La Infancia
Cada niño nace en el centro del seno de su familia. El íntimo contacto precoz entre la madre y el niño, inmediatamente después de su crecimiento tendrá un elevado significado emocional para la necesidad mutua de intercambio.
La madre tocas las manos y el cuerpo de su hijo recién nacido, acaricia cariñosamente la cara del neonato. De cierta manera mantiene una conversación directa con su hijo cara a cara. Por su parte el niño respira una sensación visible de tranquilidad cuando capta sobre el pecho de su madre el latido cardiaco y la voz, que le resulta sumamente familiar por su experiencia prenatal.
Está etapa esta comprendida entre los 3 años ( primera infancia) hasta los 10 años ( infancia tardía – edad escolar básica) en la cual el niño vivirá miles de experiencias en al interior del hogar, escuela y comunidad.
En la cumbre mundial de la UNICEF, en septiembre de 1990, mas de 60 jefes de estado y de gobierno hicieron la solemne promesa de instaurar, desde su ámbito de responsabilidad, las medidas necesarias y oportunas para erradicar la desnutrición masiva, enfermedades evitables y el analfabetismo hasta el año 2000. El programa unificado será inspeccionado por la Naciones Unidas y se controlará regularmente, un signo de esperanza para los niños de la tierra.
Los niños no son pequeños adultos sin embargo, necesitan la relación con personas adultas que comprendiendo su condición de niños, les acompañen y ofrezcan cuidados, seguridad y estimulación efectiva.
El nacimiento de un niño supone simultáneamente el nacimiento de una familia.

Enfoque de los trastornos psicológicos
El estudio de trastornos psicológicos es el estudio de problemas de la vida y dicho con sencillez, comprende el estudio de patrones de conducta que en la sociedad se consideran como "anormales".
El funcionamiento humano eficiente o "normal" es en parte la ausencia de patrones anormales de acción, conocimiento y emoción.

  1. Trastornos del sueño

De 0 a 12 meses
Cada niño posee un ritmo propio de sueño que, habitualmente, no coincide con el requerido por la madre o por los hábitos sociales. El niño tiene sus propios métodos para realizar el tránsito del estado de vigilia al de sueño, por ejemplo mediante actividades autoeróticas. Sin embargo el desconocimiento de las necesidades naturales del bebé puede crear las primeras dificultades con le funcionamiento normal de los procesos de satisfacción de los impulsos y/o necesidades.
Antes del año, el bebé una vez satisfechas sus necesidades corporales y cuando no interfieren otros problemas, puede quedarse rápidamente dormido, ya que el sueño va íntimamente ligado a la impresión de saciedad. Durante los primeros meses, el despertar está estrechamente vinculado a la sensación de hambre, y el adormecimiento a la de satisfacción. A fines del primer año los estados de vigilia son frecuentes ya que se amplían los intereses de los niños, quien se torna cada vez más activo.
Se entiende que los trastornos del ritmo habitual del sueño suelen estar relacionados con dificultades en la alimentación o con trastornos de relación.
Durante el primer trimestre de vida, pueden darse dificultades en conciliar el sueño a causa de varios factores:

  • Inadecuada aplicación del régimen alimentario
  • Rigidez en los horarios
  • Tomas mal compaginadas con las necesidades del niño
  • Falta de estimulación en general.

También puede darse una sobreestimulación que provoque en el bebé un estado de hiperexcitabilidad que le impida dormir. Un ausencia del contacto incidirá igualmente en el trastorno.
Algunos niños, sobretodo los hiperactivos, tienen más dificultad que otros para conciliar el sueño, y necesitan, por ello, y ambiente más acogedor y tranquilizante, pero con todo debe tenerse en cuenta los factores anteriormente citados.
A partir del tercer mes la falta de estimulación general y de contacto afectivo se convierten en causa primordial de los trastornos del sueño.

De 12 A 24 Meses
Independientemente de que durante el primer año de vida el bebé halla establecido un buen ritmo de sueño producido sin problemas, a lo largo del segundo año aparecerán dificultades para conciliar el mismo.
El niño suele estar excitado ante el nuevo campo de posibilidades que le ofrecen sus recientes adquisiciones, sobretodo las relativas al dominio de la marcha: surgen también inquietudes relacionadas con la problemática de la individuación. Ante este estado de cosas, dormir ya no es la solamente la respuesta automática a una necesidad corporal, sino que el niño precisa abstraerse de sus intereses para conciliar el sueño. Como esto no es fácil y produce un grado importante de ansiedad, el niño trata de mantenerse despierto utilizando todos los medios a su alcance.
La incapacidad para soportar el comienzo de la auton omía, por lo que ésta supone la separación de la madre, hacen que las llamadas de atención hacia ésta sean continuas mediante múltiples medios que provoquen su presencia: lloros, ritos, utilización de rituales (que pueden llegar a constituir auténticos ceremoniales), etc. Estos rituales se manifiestan de distintas formas, por ejemplo, exigiendo que la madre se quede en determinado lugar, que se quede un rato junto a él después de apagar la luz, que le acunen, que le cuenten historias, etc. Hay otro tipo de rituales, que ejecuta el niño en el modo de acostar, arropar y hacer dormir a todos sus muñecos como acto previo a su propio descanso.
Otros medios a los que recurre el niño de esta edad para conciliar el sueño, algunas de las cuales son una continuación de la etapa anterior (mecerse, balancearse, succionarse el pulgar, masturbarse, etc.), todo lo cual le permite dormirse el recurso a los "objetos transicionales" –osos de peluche, muñecos, mantas– es otra forma de conjurar la angustia y posibilitar la transición del estado de vigilia al sueño.
Hay una serie de factores de carácter externo que provocan ansiedad y perturban el sueño. Entre ellos pueden citarse los horarios irregulares, un ambiente ruidoso y agitado, y la sobreestimulación del niño por parte de los padres.
Otro factor ansiógeno se añade cuando el niño duerme en la habitación de los padres. Igualmente las imposiciones excesivas en el terreno educativo respecto a la motricidad, el lenguaje y la limpieza producen fuerte ansiedad, que repercute en ansiedades para dormir.

De 2 A 5 Años
Durante la fase de sueño hay una ruptura con el mundo exterior y una disminución de las funciones vegetativas y de relación.
La cantidad de horas que duerme el niño, así como la profundidad de su sueño y su distribución durante las 24 horas del día, depende de las diferentes etapas del desarrollo, ya que la evolución del sueño es paralela al proceso de maduración orgánico-funcional.
Las muestras de ansiedad, relacionadas con el sueño durante el segundo año, se dan en forma de dificultad para irse a la cama, porque ello supone separarse de la madre. Si la estimulación durante la vigilia no es adecuada, y no va acompañada de un buena relación, el sueño se verá interrumpido y aparecerán diversos trastornos
Entre los 3 y 5 años, el sueño tiende generalmente a normalizarse, aunque pueden continuar algunas dificultades, tales como despertarse varias veces durante la noche, llamar a la madre, padecer sueños desagradables, etc.
A estas edades los niños se niegan a hacer la siesta.
Los trastornos que pueden aparecer en ésta época son:

  • Miedos
  • Rituales y Automatismos
  • Pesadillas
  • Terrores Nocturnos.

Miedos
El niño experimenta el miedo y la angustia en forma combinada. Los miedos suelen ser bastante frecuente s entre los dos y dos años y medio, los niños tienen miedo a la oscuridad y a estar solos, piden la luz de la habitación o del pasillo encendidas, el interruptor cerca, y requieren a menudo la presencia de la madre para tranquilizarlos y conciliar el sueño.
Hacia los tres años y medio. Los miedos se concentran en los pequeños animales (bichitos en la cama). Por el contrario, a los cinco años los temores se centran en los grandes animales (bestias salvajes).
Estos miedos sueles calmarse con la presencia de los padres y acostumbran a desaparecer sin llegar a constituir un problema importante, siempre que los progenitores traten de comprenderlos y tranquilizar al niño para que éste pueda sentirse protegido.
Cuando las pesadillas son muy frecuentes y muy terroríficas, y los miedos van en aumento, son síntomas de un trastorno de la personalidad del niño.

Rituales y Automatismos
Los rituales a la hora de acostarse se dan frecuentemente entre los dos y tres años y medio, y sirven al niño para tranquilizarse y calmar su angustia, permitiéndole conciliar el sueño.
El niño, a estas edades, tiene miedo a la oscuridad y a la soledad, y por lo tanto puede pedir (o exigir) a la madre que se quede un rato con él, que le cuente historias antes de acostarse o que lo acaricie y acune.
Algunos niños se succionan el pulgar, hacen ruidos moviendo repetidamente la lengua, los labios y se acarician el cabello, las orejas o la mejilla con la mano. Otros sólo pueden dormirse con un trozo de tela , una almohada o cualquier otro objeto, que siempre debe ser el mismo y cuenta con características determinadas, con el que el niño se frota la cara, lo aprieta entre las manos o simplemente duerme con él al lado.
Es frecuente también que el niño necesite tener a su lado para dormir un muñeco o su animal preferido. Por lo que éste se convierte en su compañero inseparable, a la hora de acostarse.
Los automatismos son ruidos o movimientos persistentes, tales como el rechinar o entrechocar los dientes. Antes de los 3 años puede observarse SOMNILOQUÍA, que es la expresión de algunas palabras sueltas emitidas por el niño mientras está dormido, puede persistir hasta edades escolares, y está relacionado con la ansiedad.

Pesadillas
Las pesadillas constituyen otro frecuente trastorno del sueño. Durante las mismas el niño se mueve, gime y se despierta.
La pesadilla es una forma de expresión de la ansiedad que se concreta en imágenes durante los sueños que el niño siente como reales.
Paralelamente a la pesadillas, pueden darse también rituales en el presueño y miedos durante la noche.
A estas edades, el niño tal vez explica lo que le ha pasado; llora porque ha tenido una pesadilla, y cuando acude a la madre, le dice que tiene miedo y que no quiere estar solo sin que sepa explicar la naturaleza de su sueño terrorífico.

Terrores Nocturnos
En los episodios de terrores nocturnos, el niño, a las 3 ó 4 horas aproximadamente de haberse dormido, comienza a gritar, gesticula y se agita pidiendo auxilio, como si tratara de apartar de él fantasmas que lo atacan. Cuando los padre acuden, le encuentran sentado en la cama o levantado, visiblemente angustiado y con expresión de terror, diciendo cosas que no siempre son comprensibles. No reconoce a las personas que están con él, ni suele contestar coherentemente a las preguntas que se le hacen. Sin alcanzar a despertarse totalmente, se va tranquilizando y vuelve a quedarse dormido. Estos episodios suelen repetirse durante varias jornadas una vez por noche, generalmente a horario fijo.
Si estas crisis son frecuentes, el niño se siente más cansado de lo normal durante el día. Algunos niños que no presentan grandes dificultades sufren algunas crisis ocasionales de terror nocturno. Pero este fenómeno aislado y esporádico suele obedecer a un momento de angustia en él, y remitirá en cuanto esta desaparezca, pero su reiteración es evidentemente, patológica.
Las pesadillas son más frecuentes que los terrores nocturnos, aunque las primeras suelen darse más tarde, entre los 8 ó 10 años, mientras que los terrores nocturnos se sitúan entre los 3 ó 4 y 7 años.

De 5 A 10 Años
Sonambulismo
El niño sonámbulo se levanta durante la primera parte de la noche, actuando, automáticamente, con los ojos abiertos, la mirada fija y movimientos inseguros. Después de deambular por unos minutos, durante los que puede realizar diferentes acciones, sean o no coherentes, tengan o no algún sentido lógico, vuelve a la cama o se deja llevar fácilmente por cualquier persona. Al despertar no recuerda lo ocurrido.
La edad de aparición se da entre los 7 y 8 años, con más frecuencia en los varones.
Mediante la exploración de la mentalidad del sonámbulo, se ha observado que lleva consigo componente ansiosos o depresivos.

Insomnio
La dificultad de conciliar el sueño, o el despertarse frecuentemente de forma prolongada durante la noche, son síntomas que obedecen a conflictos propios del niño o a una perturbación de la vida familiar.
A partir de los 5 años estas anormalidades, si se presentan de forma persistente, son, síntoma de una perturbación de la personalidad, cuyo significado será distinto según el niño, por lo que deberá estudiarse cada caso en particular.

Las Pesadillas
Las pesadillas son otro de los trastorno del sueño: el niño se mueve, gime, y termina por despertarse, explicando a los padres los terribles sueños que ha tenido.
Se deja tranquilizar seguidamente con facilidad, aunque algunas veces tiene miedo de volverse a dormir, pues cree que se repetirán los sueños desagradables.
Las pesadillas siguen siendo, a esta edad, la expresión de la ansiedad, concretada en imágenes de los sueños que el niño vive como reales.

  1. Trastornos De La Alimentación
  2. En el primer año, las separaciones traumáticas son seguidas, a menudo, de rechazo de alimento; pero también puede suceder todo lo contrario, es decir, que el niño muestre una excesiva necesidad de alimento; en este último caso, la comida cumple la función de sustituto materno.
    Los primeros trastornos de alimentación aparecen en relación con la lactancia.
    Algunos niños ya en las primeras semanas de vida, rechazan el pecho o el biberón.
    Al principio muestran pasividad ante la comida, no realizan los movimientos de succión y, al cabo de un tiempo, se niegan a comer. Las dificultades pueden ser fisiológicas (reflejo de succión demorado, poca necesidad de alimento) o psicológicas; en este caso, como reacción negativa automática ante la ansiedad de la madre.
    Por parte de ésta, los obstáculos relaciona dos con el flujo de la leche o la forma del pezón, o los factores psicológicos, como una respuesta ambivalente y ansiosa del amamantar a su hijo, son también causa de rechazo temprano.
    Un trastorno frecuente es el rechazo de alimentos en el período del destete. El bebé puede reaccionar con pasividad, sin cooperación, o bien con un rechazo abierto, oponiéndose a ingerir la comida con llanto, agitación o vómitos. Estas dificultades pueden prevenirse si el destete se lleva a cabo en forma gradual, teniendo en cuenta lo que ello supone para el bebé.
    Una adecuada información hacia la madre por parte de los ginecólogos y de los pediatras puede ser de gran utilidad en relación con ello.
    Cuando estos trastornos no son excesivos, se traducen en desagrado hacia ciertas comidas, inapetencia, aversión por consistencias y sabores nuevos, o en ausencia de placer en la esfera oral. En ocasiones ocurre lo opuesto dando paso a una excesiva voracidad.
    Cualquiera que sea la actitud dominante en los procesos de la alimentación, ésta también ejerce importantes influencias sobre otros campos del desarrollo. La relación comida-madre, propia de los primeros meses, fundamente la convicción subjetiva de la madre de que el rechazo del niño hacia las comidas expresa también el rechazo de su atención y cuidados, lo cual origina una hipersensibilidad durante los procesos alimentarios. Son importantes las reacciones de los padres respecto a estas dificultades, puesto que, si la madre tiende a preocuparse o a forzar con extrema rigidez la alimentación, se crean círculos viciosos en que la hostilidad y tensión habrán de predominar, convirtiendo los verdaderos actos de comer en verdaderas luchas entre la madre por conseguir, cada uno, sus objetivos..
    Más adelante estos trastornos se pueden generalizar en dificultades para incorporar alimentos o adquirir nuevos conocimientos y aprendizajes.
    A menudo estos trastornos son pasajeros, pero pueden dejar secuelas que pueden complicarse posteriormente.

    Regurgitación o Rumiación
    Una dificultad muy seria en el proceso alimentario, que comienza entre los tres y seis meses de edad y puede persistir durante mucho tiempo. El lactante devuelve a la boca, voluntariamente, parte de su contenido gástrico, masticándolo con fuerza antes de volverlo a tragar.
    La regurgitación o rumiación se produce en cualquier momento, entre dos tomas de alimento, siempre que el niño se encuentre solo y no haya ninguna persona que le dedique su atención. Por esta razón difícilmente puede observarse como lleva a cabo el acto en sí. El bebé permanece quieto y hace muecas, frunce el ceño, dobla el labio inferior, saca la lengua y proyecta la mandíbula hacia delante. Asimismo arquea la espalda y contrae los músculos abdominales, efectuando, al mismo tiempo, movimientos rítmicos de masticación hasta que el alimento retorne a la boca. Algunos niños se ayudan introduciendo sus dedos u otros objetos en la boca. Parte de este material es vuelto a tragar de nuevo, mientras que el resto se escupe sin esfuerzo.
    A pesar de que son lactantes habitualmente quietos, tristes, y que yace inmóviles durante horas, experimentan con la rumiación u extremado placer y pueden continuar haciendo movimientos de succión como si buscarán la obtención de una satisfacción oral que no pueden obtener por otras causas.
    Cuando este acto de rumiar se regulariza, conlleva pérdida de peso, crecimiento deficiente, distrofia grave y deshidratación. En casos extremos, si no se resuelve a tiempo, pueden llevar a la muerte por inanición.
    Las investigaciones al respecto muestran que hoy no hay ningún tipo de anomalía orgánica anatomofisiológica. Los factores etiológicos del síndrome de la rumiación corresponden a las dificultades graves, o a la carencia de relaciones entre la madre y el lactante.
    Los estímulos externos no atraen su atención ni modifican su actitud. Su estado es de completa pasividad, pero la mirada es extremadamente expresiva e intensa, a pesar de la triste expresión facial y el aspecto demacrado. Paralelamente a lo descrito, suelen darse otros trastornos de carácter más o menos grave. Richmond describe rasgos neuróticos, características autistas, juegos con materias fecales y balanceos del cuerpo.
    Aunque se puede evitar el acto de rumiación mediante constante atención y distrayendo al niño, una mejoría importante sólo puede darse merced al restablecimiento de una buena relación entre la madre y el niño.
    En ocasiones la regurgitación puede confundirse con los vómitos, pero cabe diferenciar que éstos son involuntarios, se realizan con esfuerzo, y el bebé expulsa al exterior todo el material gástrico.

    Los Vómitos
    En los vómitos, la fuerza es proporcionada por fuertes contracciones de la musculatura abdominal, y pueden tener una gran variedad de causas: trastorno de tipo digestivo causados por un exceso de alimento y favorecidos, en ocasiones, por una demanda excesiva por parte del bebé, actitudes sobreprotectoras por parte de la madre, etc. El origen , sin embargo, puede residir en una falta de atención por las necesidades del alimento. En el período neonatal, el vómito también puede ser causado por material irritante deglutido durante el nacimiento. La aerofagia o absorción de aire excesiva entre las tomas de alimento es otra de las causas. No obstante, los vómitos se deben con harta frecuencia a dificultades emocionales que el niño experimenta, y deben entenderse como una llamada de atención equivalente a una protesta, en la mayoría de estos casos, los aspectos emocionales que van ligados a la reacción de vómito de resumen en un miedo a la pérdida de la madre y en sentimientos de abandono.
    A partir del segundo año de vida, madre y alimento se separan en la mente consciente del niño, pero la identidad de las dos imágenes persiste en el inconsciente; la manifestación de trastornos en el proceso alimenticio está en relación con las emociones conflictivas hacia la madre, emociones que se transfieren al alimento como símbolo de ésta. Cuando un niño se opone a la madre y la rechaza, puede manifestarlo a través de la lucha, contra el alimento que ella le ofrece. Algunas madres parecen entender esto cuando, al consultar por un niño que presenta problemas de alimentación, lo hacen con las expresiones del tipo: "mi niño no me come".
    Así, las madres, aun cuando no sean las responsables directas de las perturbaciones alimenticias de sus hijos, puede adoptar un comportamiento que agrave la situación, actuar como vínculo entre el niño y el alimento mucho más allá de lo que es necesario; por ejemplo, al impedir el acceso directo del niño a la comida y las manipulaciones que esto puede conllevar.
    El niño expresa su ambivalencia hacia la madre de forma fluctuante, que comprende desde un ingestión excesiva hasta el rechazo del alimento.
    Los trastornos de alimentación van unidos en esta edad, además, a las fases del desarrollo, de manera que se encuentren alteraciones en relación con la fase anal y con el manejo de la agresión. El niño puede inhibir el apetito y negarse a morder, a masticar o a tragar los alimentos, y todo esto, precisamente, en un momento en que los alimentos sólidos constituyen la base de su dieta. En este período, el acto de morder desempeña la función de expresar la agresión. Si hay una inhibición y se niega a morder, esto quiere decir que le niño experimenta una fuerte ansiedad respecto a las agresiones orales, que, a su vez, puede afectar al placer de comer durante toda la infancia e incluso al de su vida adulta.
    En esta época, los niños utilizan el alimento no sólo como tal, sino también con finalidades placenteras; así, les gusta jugar con a comida, manipularla, untarse con ella, etc.

    Todos los niño carecen de control vesical voluntaria durante el primero y segundo año de vida. El control diurno se adquiere antes que el nocturno. Es hacia los 3 ó 4 años cuando la mayoría de los niños alcanzan control total.
    El hecho de que el niño acceda a dicho control depende de varios factores: Adiestramiento, capacidad de aprendizaje, maduración anatomofisiológica, y todo ello a su vez está condicionado por el desarrollo afectivo del niño, o sea del nivel de la comunicación alcanzado en la relación madre-hijo. Según sea ese nivel el niño puede utilizarlo de modo inconsciente para su propia satisfacción o en oposición a los deseos de la madre.
    Durante el día, normalmente hacia los dos o dos años y medio, el niño controlará sus esfínteres, presentándose antes el control anal que el vesical.
    El control nocturno se adquiere entre los dos y tres años y medio, aunque a veces la madre tenga que intervenir, despertándole para que no "moje" la cama. Esto puede prolongarse hasta los 4 ó 5 años, sin que sea considerado como patológico.
    Cuando el niño dispone a su arbitro de los mecanismos de retención y expulsión, como forma de rebelión, expresa así sus sentimientos de la madre, a la que obliga en cierta forma, a que lo siga atendiendo y limpiando como a una bebé, con resultado placentero para él.

    Los trastornos referentes a esta adquisición son la enuresis y la encopresis.
    Enuresis
    La enuresis es la falta de control en la emisión de la orina, con micciones completas que pueden aparecer durante el día o la noche de forma inconsciente e involuntaria, y que se mantienen o aparecen pasada la edad de adquisición normal. Se da más frecuentemente en niños que en niñas.
    La enuresis puede ser primaria o secundaria. El niño padece enuresis primaria cuando nunca ha conseguido alcanzar el control, y enuresis secundaria si, después de adquirir un control prolongado (próximo a un año), vuelve a dejar de controlar. Las causas pueden ser múltiples, y tienen que ser vistas en relación con cada niño, según su personalidad y trastornos afectivos. No obstante, en cualquier caso está anunciando, a modo de síntoma, que algo no funciona bien y que cl niño necesita ayuda.
    La frecuencia puede ser diaria, como ocurre en la enuresis primaria, o intermitente, según suele darse en la secundaria.
    La enuresis es el síntoma, o sea la forma inconsciente, que utiliza el niño para reclamar la atención y mostrar la necesidad de ayuda. El síntoma enurótico no siempre obedece a un mismo tipo de trastorno emocional, sino que pueden ser distintos conflictos internos los que lo hagan aparecer. Lo frecuente es que el síntoma revele un conflicto emocional más o menos serio que es, en definitiva, lo que deberá resolverse.
    En el niño de dos años, la enuresis Puede coincidir con el despertar de los intereses sexuales, con una separación importante, con el nacimiento de un hermano, o con algún problema familiar grave ante el cual el niño reacciona de forma regresiva.
    No debe confundirse la enuresis con la incontinencia de la erina de origen orgánico, ya que ésta, aunque sea un trastorno involuntario, se sitúa al nivel consciente, y el niño se esfuerza por retener sin conseguirlo. Tampoco cabe confundirla con otras manifestaciones de naturaleza urológica, renal o del metabolismo.

    A continuación un ejemplo de la enuresis como testimonio de un drama
    A sus catorce años, Raquel seguía mojando la cama por les noches: padecía una enuresis nocturna. Sus familiares no habían consultado antes el problema porque pertenecían a un medio rural en que esto se consideraba como una anormalidad fisiológica constitucional.
    La chica se había ido arreglando como podía. Al ingresar en la escuela secundaria, donde permanecía interna durante la semana, todos los lunes se iba provista de sus pañales y, al cabo de poco tiempo —cuando empezó a menstruar—, de compresas higiénicas.
    Desde el internado en que realizaba los estudios, fue enviada al servicio de psicopatología de un hospital. Era la tercera de cuatro hermanos, y la única mujer. A los tres años, viajando en el coche familiar sentada en las rodillas de su madre, en el asiento junto al padre, que era quien conducía, sufrieron un grave accidente en el que pereció la madre, quedando el padre malherido. A Raquel le pareció recordar, en el curso de la psicoterapia que se instauró tras el diagnóstico, que sus padres iban discutiendo acaloradamente antes de que tuviese lugar el choque contra un árbol. Cuando acudieron los primeros socorros, la niña lloraba desconsoladamente, agarrada a su madre muerta.
    Los abuelos maternos se hicieron cargo de lo. cuatro niños tras apartarlos de su padre, por considerar a éste responsable directo de la muerte de su esposa. Con ello, la niña perdió a sus dos progenitores y, al no poder elaborar el duelo consiguiente a la separación de la figura paterna, tan arbitrariamente sustraída, fue alimentando una parte de sí misma que quedó fijada en los tres años de edad. La enuresis permaneció como testimonio de un drama del que no podía tener ni memoria ni recuerdo.
    La psicoterapia le permitió elaborar la pérdida de la madre y recuperar la figura paterna como alguien que había experimentado con la misma intensidad que ella aquel drama familiar.

    Encopresis
    La encopresis es la evacuación intestinal parcial o total que tiene lugar pasada la edad normal de control, siempre que no sea debida a algún tipo de afección orgánica.
    Al igual que la enuresis, la encopresis es más frecuente en los niños que en las niñas; además el encoprético es (o ha sido) también enurético.
    Paralelamente pueden presentarse estreñimiento, diarreas, o ambos a la vez, alternando periódicamente.
    En su forma primaria, el niño nunca ha dejado de ensuciarse, al menos por un tiempo suficientemente largo como para que pueda considerarse que ha alcanzado un control. En la secundaria, aparece una encopresis que coincide, a menudo, con un factor desencadenante: alejamiento de la madre, operaciones o internamientos del niño o de uno de los padres, modificaciones de la estructura familiar (muertes o nacimiento de un hermano, entrada en la escuela, etc.
    A veces, la encopresis parece, la encopresis parece remitir al abrigo de unas circunstancias ambientales muy favorables para el niño, pero puede reaparecer fácilmente.
    Los niños encopréticos padecen en general un tipo de trastorno de la personalidad con características comunes a todos ellos. Presentan dificultades en el manejo de la agresión, son muy dependientes y toleran mal las frustraciones.
    Acostumbran ser ansiosos e indecisos, y presentan dificultades de relación con los demás, especialmente con la madre. A menudo se infravaloran, no confían en sus capacidades primitivas y experimentan un constante sentimiento de fracaso.
    Aunque no debe soslayarse la importancia de la época y la forma en que se realizó el aprendizaje, tampoco se puede atribuir a éste el origen, ya que no todos los niños reaccionan de igual modo ante un mismo método de adiestramiento, ya sea coercitivo o dejado al azar.
    El niño puede mostrarse reacio a regular la evacuación intestinal por diversos motivos: oposicionismo, comportamiento de tipo regresivo, reafirmación de su agresividad, etcétera. Hay algunos niños que experimentan un gran placer con la retención y la excreción de materias fecales, y utilizan estos mecanismos inconscientemente como una forma de autoerotismo.
    La evolución de dicho trastorno no depende de la edad de aparición ni del momento en que se instaura, sino de la gravedad del conflicto que lo provoca y del mantenimiento del síntoma que lo encubre.
    Normalmente, la encopresis no se presenta como un síntoma aislado, sino que va acompañada de otras manifestaciones, aunque éstas no sean tan espectaculares ni, posiblemente, tan molestas.
    Una buena evolución tal vez pudiera facilitarla una modificación de la actitud de la madre, o del sustituto materno, para crear un mejor contacto madre-hijo. En el seno de estas relaciones, en las que reinan simultáneamente la dependencia y la hostilidad, el síntoma actúa como una forma de búsqueda de atención y, a la vez, como un modo de relación hostil.

    Constipación
    La constipación es la retención fecal cuando no existen anomalías anatómicas ni causas dietéticas especiales. Aparentemente, no es un problema importante, pero a la larga suele convertirse en un trastorno crónico y difícilmente reversible. Se considera también como una forma de manipular sus excrementos por parte del niño, quien hace uso de la retención por oposicionismo o negativismo.
    El hecho de que el niño no pueda defecar, o no quiera cuando le correspondería o los padres creen que le convendría, despierta en éstos mucha ansiedad, especialmente durante su aprendizaje. También puede dar lugar a que este estreñimiento se convierta en el centro de interés de los padres, y, de esta forma, el niño pasa a convertirse en objeto de observación y atención.
    La constipación suele instaurarse durante las épocas en que el niño comienza el control del esfínter anal, aunque pueda darse ya anteriormente. En los casos de adiestramiento extremadamente rígido o temprano, aparecen estreñimientos que, posteriormente, pasarán a convertirse en encopresis secundarias.
    Al igual que en los casos anteriores, la retención fecal tiene sus orígenes en causas de tipo psicológico.

    Diarrea
    Las diarreas se incluyen entre los trastornos gastrointestinales cuyo origen es la ansiedad, exceptuando las causadas por una posible acción de agentes infecciosos o alergias alimenticias; pero no hay que olvidar que, en un gran número de casos, intervienen los factores psicológicos. Los bebés que padecen este trastorno, se afirma, suelen ser pasivos. Los factores psicosociales implicados en el inicio de este proceso son la pérdida real, o amenaza de pérdida, de la figura clave, de la que el bebé es muy dependiente. Todo ello comporta en él estados de ansiedad que, al no poder ser elaborada, se traducirán en diarreas.

  3. Trastornos Esfinterianos Y De Evacuación

    Balanceos
    El recién nacido comienza la vida con sus reacciones gobernadas por un principio interno, de acuerdo con el cual disfruta las experiencias placenteras, rechaza el displacer y lucha por reducir la tensión. Esto es logrado, en ocasiones, a través de las actividades autoeróticas encaminadas a producir satisfacción, que se expresan en forma de descargas motoras que comprenden los balanceos, la succión del pulgar y la exploración del propio cuerpo, según las características propias de cada bebé.
    Estas descargas motoras son frecuentes en el niño normal, y tienden a desaparecer hacia los tres años. Cuando la relación entre la madre y el lactante se ve perturbada, estas actividades autoeróticas tienden a disminuir, y el bebé pierde entonces el interés por su propio cuerpo, o bien se incrementan notoriamente.
    Se han descrito algunos desórdenes del sistema motor por hiper o hipomotilidad (aumento o disminución de las actividades motrices). En algunas ocasiones, y más frecuentemente cuando el niño está en un medio institucional, se manifiesta un balanceo exagerado que, en el desarrollo normal, aparece de un modo transitorio. Cuando el balanceo llega a convertirse en una actividad exagerada, sustituyendo a la mayor parte de las otras actividades normales, entonces se lo considera patológico. Por lo general, tiene lugar más frecuentemente entre los niños hipertónicos, cuyas madres parecen adoptar actitudes que oscilan entre los mimos exagerados y la hostilidad manifiesta. Este fenómeno se caracteriza por la frecuencia y violencia con que se realizan los movimientos del balanceo, pues el niño desarrolla un comportamiento motor mucho más activo que aquel que correspondería a su edad. En los bebés menores de 6 meses, el balanceo suele llevarse a cabo en postura de estar tendido sobre la espalda. Después de los 10 meses, no es extraño observarlo en posición erecta. Son característicos, en el cuadro clínico, la hipermotilidad y el retraso en los sectores del dominio social, puesto que no se ha lo grado establecer relaciones libidinales consistentes. En el orden manipulativo, se observa un retardo en el uso de los juguetes y otros objetos.
    En los niños que manifiestan esta hipermotilidad oscilante, se evidencia un trastorno de las primeras relaciones objetales. Con el balanceo, estos niños encuentran un objeto sustituto: El del impulso narcisista primario, es decir, su propio cuerpo.
    Una característica especial dentro de los balanceos es la que tienen algunos niños de autoagredirse. El head banging u offensa capitis se caracteriza por un amplio balanceo, generalmente anteroposterior, con golpes, en ocasiones muy violentos, de la cabeza contra la cuna o contra cualquier otra superficie a su alcance. Suele producirse por las noches, durante 15 o 20 minutos, y puede ir acompañado de otras ritmias, especialmente la del acunamiento. El bebé alcanza de este modo la satisfacción autoerótica inmediata dirigiendo contra sí mismo la agresividad.
    Los golpes en la cabeza desaparecen hacia los cuatro años y son sustituidos por otro tipo de descargas motoras. En algunos niños pueden persistir hasta los 10 años, aunque con distinto significado.

    Trastornos de la Marcha
    Con la adquisición de la marcha, el terreno de la exploración del bebé se amplía enormemente, sus posibilidades manipulativas se enriquecen, y ya no depende exclusivamente de la madre o del sustituto materno para desplazarse de un lugar a otro o coger las cosas que desea. Si el niño no puede mantener a la madre en su mente, no podrá separarse de ella, porque implicaría perderla. Esto puede ocasionar un retardo en la deambulación o una inestabilidad motriz (inseguridad, caídas constantes, llanto ante el miedo a desplazarse, etcétera), lo que conduce a que sea la madre quien lo acompañe en sus desplazamientos y, de no hacerlo, el niño se verá incapacitado para probarlo por sí mismo.
    Esta actitud muestra cómo el niño es aún muy dependiente de la madre y cómo no puede abandonar esa dependencia. Las consecuencias de lo anterior pueden conducir al niño a un retraso más general en otras áreas, dado que la exploración de lo que le rodea queda muy limitada y, consecuentemente, también sus intereses, que se concentrarán en controlar a la madre y en hacer que ésta le atienda, reclamando su atención a causa de su pasividad y el poco interés ante aquello que le rodea.
    El retraso en la adquisición de la marcha —ya sea por causas de tipo físico, o por las de tipo psíquico mencionadas afecta a la personalidad global del niño. La falta de exploración del medio conlleva una limitación en cuanto a la percepción del espacio, y el conocimiento del propio esquema corporal será más deficiente de lo que corresponde a su edad. En consecuencia, también queda reducida toda el área del conocimiento y puede retardarse la capacidad de verbalizar.
    Con el inicio de la deambulación, y vinculados a ella, pueden aparecer trastornos de la conducta diferentes a los señalados hasta ahora, trastornos que se manifiestan más directamente que los anteriores, en la medida que el niño tiene mayor capacidad de comunicación. Son los que hacen referencia a conductas de tipo desordenado y destructivo, en relación con la fase anal y, en especial, con el nivel del sadismo anal. Este tipo de conductas tiende a desaparecer o a disminuir cuando el niño encuentra nuevas vías de descarga distintas de las motrices, sobre todo aquellas relacionadas con la adquisición del lenguaje.

    Hiperquinesia
    Hiperquinesia es un término usado años atrás para designar sencillamente conductas caracterizadas por un exceso de actividad, inquietud e impulsividad en niños a los que se suponía afectados por algún daño cerebral orgánico’. Con el tiempo, y en la medida que fue imposible demostrar ese supuesto mal, fue sustituido por el de "daño cerebral leve" y, por último, quedó en pie algo tan vago como disfunción cerebral mínima
    Actualmente, la definición de hiperquinesia, según la Organización Mundial de la Salud, debe ser aplicada para aquellos trastornos en que la extrema hiperactividad, pobremente organizada y regulada, la distraíbilidad y la impulsividad son sus más importantes características. El trastorno no es secundario, en forma clara, a ningún otro síndrome psiquiátrico. La agresión y las marcadas fluctuaciones de los estados de ánimo son también síntomas comunes a ella.
    Es así que. una última revisión de esta afección, considera que un rasgo esencial, unido a la hiperactividad, es la manifiesta dificultad que presentan todos estos niños para mantener la atención.
    De tal modo que se ha propuesto un nuevo término para categorizarlo, poniendo énfasis en el trastorno de la atención, a saber trastorno con déficit de la atención e hiperactividad.
    Se inicia el mismo, por lo general, alrededor de los dos o los tres años e incluso antes, pero resulta incómodo y manifiesto al comienzo de la escolaridad. La descripción de estas conductas es bastante característica. El niño "no está un momento quieto", "no puede quedarse sentado", y la actividad —que es extrema— no parece guardar un propósito determinado. No es rara la destructividad, y, en cuanto a la escuela, es imposible su adaptación a ningún tipo de disciplina. Hay un constante tocar y manipular objetos que, al fin, terminan rotos. El niño se distrae con cualquier tipo de impresión por irrelevante que sea, y es casi imposible hacerle mantener la atención. Consecuencia lógica, la escolaridad y el aprendizaje se resienten seriamente.
    Es importante consignar que la gran mayoría de estos niños no presentan trastornos neurológicos conocidos, aunque pueda haber disfunciones perceptuales y motoras. El problema máximo de diagnóstico se presenta al tratar de diferenciarla del exceso de actividad secundaría a la ansiedad o a la depresión. En este último caso, va acompañada generalmente de miedos, preocupaciones, trastornos del sueño o pesadillas. Con todo, es imposible asegurar que la ansiedad no sea el verdadero motor de la hiperquinesia. Tanto es así que Melánie Klein ha sugerido cierta similitud con la esquizofrenia.
    No es claro el futuro de estos niños librados de esta suerte a sus propios recursos. Lo cierto es que la hiperquinesia acarrea en potencia la posibilidad de serias consecuencias respecto al desarrollo de la personalidad, aunque antiguamente se creyese que esas manifestaciones decrecían con el transcurso del tiempo hasta desaparecer completamente en la adolescencia.

    Los tics
    Los tics consisten en la repentina, imperiosa e involuntaria ejecución, a intervalos irregulares, pero relacionados, de movimientos sencillos, aislados o unidos, que, objetivamente, parecerían tender a un objetivo concreto.
    Meige dice que su ejecución va precedida, con frecuencia, de una necesidad que, si se reprime, produce malestar. La voluntad y la distracción pueden suspenderlos, así como pueden desaparecer al dormir.
    El tic transitorio también se manifiesta con movimientos motrices, recurrentes, involuntarios, repetitivos, rápidos y sin propósito. Su comienzo tiene lugar durante la infancia o la adolescencia, y su duración mínima es de un mes, pero de no más de un año. Desaparece durante el sueño.
    El tic más común es un parpadeo o un movimiento facial, aunque también pueden verse afectados toda la cabeza, el torso o las extremidades. Una persona puede tener varios tics simultáneamente o en momentos distintos. Su comienzo puede ser tan temprano como a la edad de los dos años, pero es más normal en el periodo de latencia, y aunque es un trastorno que no incapacita, puede llevar al individuo a una disfunción severa y a dificultades en sus relaciones sociales.
    Este trastorno es tres veces más frecuente en los varones que en las niñas, y aparece a menudo en familias en que alguno de sus miembros presenta el mismo síntoma.
    El tic cróníco consiste en movimientos motrices recurrentes, involuntarios, repetitivos, rápidos y sin propósito que afecten a no más de tres grupos musculares al mismo tiempo. La intensidad del síntoma es constante durante semanas o meses, y los movimientos pueden ser suprimidos voluntariamente durante minutos u horas. Su duración mínima es de un año, y el comienzo, por lo general, se presenta en la infancia.
    Los tics vocales se dan pocas veces. Son gruñidos u otros ruidos causados por contracciones torácicas, abdominales o diafragmáticas.
    Aunque no conlleve incapacidad, el tic crónico puede conducir a un trastorno severo y a un rechazo de la integración social. No se debe confundir con el tic transitorio, ya que la duración de éste es de menos de un ano.
    La enfermedad de La Tourette consiste en movimientos motrices recurrentes, involuntarios, repetitivos y rápidos, con el agregado de muchos tics vocales. Los movimientos pueden ser suprimidos durante minutos u horas, y su intensidad es variable. Afectan generalmente a la cabeza, como también a otras partes del cuerpo, torso y extremidades superiores e inferiores. Los tics vocales incluyen varios sonidos complicados, palabras o coprolalia (manía blasfematoria). Desaparecen durante el sueño y se atenúan mediante actividades absorbentes. Con esfuerzo, se suprimen temporalmente.
    Esta afección puede ir acompañada de otros sintomas, como eco quínesia (imitación de movimientos de alguien que está siendo observado), palilalia (repetición de los últimos sonidos o palabras de las frases), coprolalia mental (pensamientos de palabras groseras, pensamientos obsesivos de dudas y pensamientos compulsivos de tocar). También presentan anomalías encefalográficas no específicas, signos neurológicos leves e hiperactividad manifiesta ya durante la infancia.
    Los tics pueden aparecer tempranamente, a los dos años, pero casi siempre antes de los trece. La enfermedad es, por lo general, permanente, con períodos de remisión o disminución espontánea que fluctuaría en intensidad y forma. Su desfavorable repercusión en la relación social y laboral se debe a la vergüenza que produce ante las reacciones ajenas.

    Es más frecuente en varones que en niñas y entre las familias que ya lo han padecido.
    Melanie Klein señala que hay una estrecha conexión del tic con la personalidad total del paciente, con su sexualidad y con su neurosis, pues, cuando la lucha del niño ante la masturbación fracasa, pueden surgir como sustitutivos otras descargas motoras, como es el caso de los tics.
    Así, pues, el tic es un derivativo, con fantasías masturbatorias ligadas a él; la sublimación de dichas fantasías puede, en consecuencia, hacerlo desaparecer.
    Es frecuente que, en el período de latencia (hacia los siete años, aproximadamente), aparezcan tics transitorios. Posteriormente, si se dan interferencias o experiencias traumáticas, sobre todo en la pubertad, pueden convertirse en tics permanentes.

  4. Trastornos de la actividad
  5. Trastornos Del Lenguaje

El término "trastornos del lenguaje" es utilizado para diagnosticar a niños que desarrollan aspectos selectivos en su lenguaje nativo en una forma lenta, limitada o de manera desviada, cuyo origen no se debe a la presencia de causas físicas o neurológicas demostrables, problemas de audición, trastornos generalizados del desarrollo ni a retraso mental.
Los distintos tipos de trastornos del lenguaje a menudo se presentan simultáneamente. También se asocian con un déficit con el rendimiento académico durante la etapa escolar, problemas de enuresis funcional, trastornos del desarrollo de la coordinación, con problemas emocionales, conductuales y sociales (Dabbah, 1994).

Dislalia
Una forma de lenguaje aniñado" son las dislalias, es decir, alteraciones de la pronunciación de las palabras, que adquieren corrientemente un carácter fijo y que recaen sobre una o varias consonantes. Las dislalias se consideran normales en los primeros estadios del desarrollo del lenguaje. Algunas de ellas son muy persistentes y no constituyen un obstáculo real, como, por ejemplo, la sustitución de la s por la z.
Hay padres que al hablar con sus hijos utilizan también este tipo de lenguaje porque les hace gracia, por tratar de identificarse con el niño o por el deseo inconsciente de mantenerlos pequeños. A veces, los niños se acompañan de un lenguaje gestual, y, al sentirse comprendidos e imitados, no hacen ningún esfuerzo por cambiar, hasta que más adelante, al relacionarse con otras personas, comprueban que no se les entiende, como puede suceder al ingresar en la escuela.
Este retraso debe considerarse de carácter afectivo, ya que implica un cambio de la articulación y de la tonalidad, que conserva un matiz demasiado infantil sin que por ello se produzca una especial distorsión.
La mayoria de niños con retrasos simples, es decir que no obedecen a fallo de la inteligencia ni a trastornos orgánicos, a los cinco años pueden haber adquirido un lenguaje normal, aunque un examen minucioso del mismo quizás mostrase dificultades que se revelarán más tarde con los primeros aprendizajes escolares.
De acuerdo a su etiología la dislalia puede ser clasificada en:

  • Dislalia evolutiva. Son anomalías articulatorias que se presentan en las primeras etapas del desarrollo del habla y son consideradas normales, ya que el niño está en pleno proceso de adquisición del lenguaje.
    • Dislalia funcional. Son aquellas donde no se presenta ningún trastorno físico u orgánico que justifique la dislalia. Son denominados por algunos autores desórdenes fonológicos, ya que los niños habrían organizado su sistema fonológico de manera distinta a la habitual. Los errores de dicción suelen ser parecidos a los que producen los niños durante las etapas de adquisición del lenguaje.
    • Dislalia audiógena. Los problemas de articulación son producidos por deficiencias auditivas, ya que niño no puede reconocer de manera adecuada sonidos semejantes. La gravedad de la dislalia estará en relación al grado de hipoacusia y entre las medidas a tomar se encuentra el uso de prótesis auditivas y la intervención pedagógica para desarrollar la discriminación auditiva, enseñar articulaciones ausentes, lectura labial, etc.
    • Dislalia orgánica. Son los trastornos de articulación motivados por alteraciones orgánicas. Cuando la alteración afecta a los órganos del habla ya sea como anomalías anatómicas o malformaciones, se denomina disglosia.

Disartria
Son "los problemas de articulación del habla a consecuencia de una lesión cerebral (quedan dañados los nervios craneales) produciendo una parálisis o ataxia de los músculos de los órganos fonatorios." (Serón y Aguilar, 1992, p.290).
Además de los problemas fonatorios, el niño con disartria presenta dificultades para mover los músculos bucales en otros tipos de actividades, como masticar o deglutir. El caso extremo es la anartria, en la cual el niño no puede emitir correctamente ningún fonema.
La etiología debe buscarse en las posibles causas capaces de dañar el sistema nervioso, como puede ser un trauma craneo-cervical, un tumor del cerebro o cerebelo y enfermedades infecciosas o degenerativas el sistema nervioso.

Disfemia
La disfemia es "una disfluencia o dificultad en el flujo normal del habla. Ocasiona repeticiones de sílabas o palabras o paros espasmódicos que interrumpen la fluidez verbal", (Serón y Aguilar, 1992, p.294); a las alteraciones del habla se le suman, generalmente, manifestaciones de tensión muscular como movimientos de manos, cierre de ojos, gesticulación facial y movimientos corporales. Suele aparecer a edad temprana (el 88% de ellas se presenta antes de los 7 años) y es más común en los hombres.
Para objetos de diagnóstico temprano, se debe distinguir entre la disfluencia, característica de la tartamudez, y la afluencia o no afluencia, la cual es normal en el desarrollo de los niños. La primera se referiría a la repetición de sonidos y sílabas y a prolongaciones de ellos; la segunda, a la repetición de frases y palabras y la revisión de frases e interjecciones.

Afasia
Se puede definir como "una alteración del lenguaje debido a lesiones cerebrales producidas después de la adquisición del lenguaje o en el transcurso del mismo."(Serón y Aguilar, 1992, p.337). Es posible señalar distintos tipos de afasia, de acuerdo a la modalidad de expresión afectada, las cuales casi nunca se encuentran en forma pura: oral, escrita, gestual y de recepción. Para efectos de diferenciar la afasia de otros trastornos, es preciso que exista una lesión del sistema nervioso central que afecte al lenguaje, la cual se produce generalmente en las áreas fronto-temporo-parietales del hemisferio dominante- normalmente el izquierdo -, por una encefalopatía, un accidente cardio-vascular, un TEC o un tumor. Se considera afasia, con más claridad, cuando se produce a partir de los 3 años de edad, aproximadamente. La perdida de lenguaje es brusca y consecutiva a un periodo de coma. En los primeros momentos el niño puede permanece mudo, o emitir apenas algunas palabras. (Aidex, 2000a).
"La afasia infantil es un trastorno del aspecto emisor del lenguaje. Para llegar a una mejor clarificación, la afasia infantil ADQUIRIDA se sitúa entre el trastorno denominado disfasia (anteriormente descrito) y un trastorno específico del lenguaje. En el primero, el déficit es en la estructuración del lenguaje, en el segundo, la perturbación se produce en el inicio y en la elaboración del lenguaje. "Esta afasia infantil adquirida es la resultante de la aparición de una lesión cerebral entre los dos - tres primeros años de vida." (Serón y Aguilar, 1992, p.341). Se diferencia de la afasia adulta por el tipo de desórdenes que produce y no tanto por la lesión en sí, ya que en el niño (dependiendo de la edad), al no estar totalmente elaborados los esquemas neuro-lingüísticos, la lesión no produce tanta alteración como en el adulto.

Tartamudeo
Otros trastornos referentes al lenguaje que pueden aparecer en esta edad son el tartamudeo y el mutismo.
Se llama tartamudeo a la repetición o prolongación de sonidos, sílabas o palabras, o bien dudas no usuales y pausas, que rompen la fluidez rítmica del lenguaje.
En ocasiones puede ir acompañado de tensiones visibles en la cara o en todo el cuerpo, como parpadeo ocular, temblores de los labios o de la mandíbula, tics y movimientos de cabeza.
Existen dos tipos de tartamudez: la clónica y la tónica. La tartamudez clónica tiene por característica la repetición de fonemas, especialmente la del primero emitido, e incluso a veces la repetición de un fonema parásito. La tartamudez tónica se caracteriza por un paro en la emisión acompañado de movimientos y de reacciones emocionales.
Los tartamudos pueden disponer de un lenguaje muy rápido o muy lento, cambios en la vocalización, inflexión inapropiada ó falta de variación en el tono.
Es de resaltar que el tartamudeo no se suele producir cuando el niño canta o habla con objetos inanimados o animales, y que a veces sólo se da con determinadas personas, lo que indicaría las dificultades emocionales de relación del niño con dichas personas.
La edad de aparición es variada, pero hay edades cruciales como a los tres años y medio y entre los cinco-siete años, pero casi siempre antes de los doce años.
Su comienzo suele ser gradual o a través de dificultades ocasionales, cuya causa puede encontrarse en una exigencia de comunicación inicial o cambios importantes en la vida del niño (nacimiento de un hermano, separaciones, entrada en la escuela, etcétera).
En un principio, el niño puede no percatarse de su tartamudeo, pero a medida que éste progresa las repeticiones se hacen más crónicas y alcanza a la mayoría de las palabras. Así es como el niño toma conciencia de sus dificultades para hablar en situaciones específicas; es entonces cuando empieza a asociar sus dificultades con palabras, frases o situaciones concretas que tratará de evitar, ya que le pueden acarrear complicaciones de tipo social o de conducta, tales como convertirse en objeto de burla, lo que dificultará su relación con los demás. No obstante, se trataría de casos severos en los que el niño vive con mucha angustia la posibilidad de tartamudear.
La tartamudez es un trastorno más frecuente en los varones que en las niñas con incremento de la incidencia de tartamudos entre familiares próximos.
El psicoanálisis explica las causas psicológicas de este síntoma relacionándolas con el momento evolutivo del niño.
Hacia el tercer año, el niño se hace muchas preguntas, una de las cuales es la diferencia de sexos. La adquisición del lenguaje le ha de permitir la posibilidad de contestar a sus preguntas, y esta adquisición dependerá, a su vez, de las primeras respuestas que le hayan dado las personas interrogadas.
Guy Rosolato dice al respecto: La determinación sexual corre paralela con lo prohibido, con la prohibición del incesto. Esta prohibición pertenece al área simbólica, pone la sexualidad bajo su índice. En este sentido, toda satisfacción se halla ligada a la negación (el "no" de la prohibición) y al sistema de lenguaje que prevalece en la relación con los padres.
La época del "no" del niño pequeño señala que éste ha integrado la prohibición del incesto; sin embargo, el niño tartamudo choca con esta negación y su deseo inconsciente no lo admite.
Las palabras se convierten, para el tartamudo, en objetos destructores, cargados de agresividad. Hablar es nombrar su deseo, y debe defenderse de él ante cualquiera que le escuche. Así, el tartamudo se siente desdichado por el hecho de no poder expresar aquello que querría tener derecho a decir, pero, al mismo tiempo, su tartamudez lo tranquiliza, lo que explica que muchos tartamudos se aferren a su síntoma, pues, como dice Fenichel, la meta es impedir la manifestación directa de la agresividad por medio de las palabras, a las que dan un valor mágico.
Melanie Klein afirma que la tartamudez es una prolongada lucha entre las posiciones pregenital y genital de la libido. Esta lucha, que se da entre el tercer y el quinto año de vida, aparece como manifestación del complejo de Edipo. El tartamudo no escapa nunca a esa contienda: está encerrado en ella y se desvía hacia posiciones obsesivas que le permiten superar la
angustia.
La madre del tartamudo quiere, a nivel inconsciente, mantener al niño en dependencia total respecto a ella; teme la autonomía del niño tanto física como psíquicamente, ya que la vive como una gran pérdida.
Una característica de los tartamudos es su pasividad externa, entregados como están a racionalizar todos sus movimientos
interiores.
No se debe confundir el tartamudeo con la disfonía espástica, que es un trastorno de la voz, ni con el Íarfulleo, que se caracteriza por un ritmo tan rápido del lenguaje que rompe su fluidez.
Según la severidad del síntoma, puede darse una curación espontánea, especialmente en los pequeños y en aquellos casos en que su aparición viene dada por un momento muy angustioso del niño que encuentra solución. En otros casos, requiere ayuda específica, ya que es un trastorno acompañado de mucha ansiedad y que está actuando como síntoma de situaciones inconscientes. Para su resolución, es necesario que el niño pueda conectar con su angustia primitiva a fin de que supere el tartamudeo como síntoma desplazado de la verdadera causa.

Mutismo
Se considera que un niño está afectado de mutismo, cuando, después de haber adquirido la capacidad de hablar, según corresponde a su edad evolutiva, deja de hacerlo. Así, pues, no se considerarán afectados de mutismo aquellos niños que nunca hayan emitido sonido alguno o que no hayan desarrollado un lenguaje de acuerdo con su edad.
Pueden distinguirse dos tipos de mutismo: el total y el electivo.

  • El mutismo total puede ser un síntoma pre-psicótico o psicótico y, por lo tanto, será una manifestación más de la patología de esta personalidad.
  • El mutismo electivo consiste en un rechazo persistente a hablar en determinadas situaciones (escolares, sociales...). Estos mismos niños pueden hablar con amigos o personas escogidas. Comprenden todo lo que se les dice y sus esquemas de lenguaje son normales, aunque algunos de ellos presentan anomalías de articulación y retraso en el desarrollo del lenguaje. Pueden sustituir el lenguaje hablado por movimientos de cabeza, gestos, monosílabos o expresiones cortas y monótonas.

Sin embargo, debe quedar claro que su mutismo no se debe a insuficiencias orgánicas ligadas a la emisión del habla.
Este tipo de trastorno se suele dar en niños muy tímidos y susceptibles, a quienes les gusta aislarse. También presentan dificultades de separación de la madre, lo que puede dar lugar, al ingresar en la escuela, a una fobia o a un rechazo escolar, ya que allí se verá instado constantemente a hablar.
Hay otros trastornos que pueden acompañar a los niños afectados de mutismo, como son enuresis, encopresis, rasgos compulsivos exagerados, negativismo, rabietas y otras conductas de carácter oposicional y controladoras. Este tipo de comportamientos se suelen dar en casa.
Generalmente, la edad de comienzo del mutismo es antes de los cinco años, y normalmente se identifica como tal cuando el niño acude a la escuela. Hay una variable, sin embargo, que tiene lugar en la adolescencia.
Aunque es un trastorno raro, se ha señalado que es más frecuente en hembras que en varones. Por lo general no se da en hijos únicos o en el primer hijo, y los hermanos están raramente afectados. Su frecuencia es mayor entre familias inmigrantes, sobre todo cuando se trasladan a un lugar de lengua diferente y la madre se queda en casa y está aislada. Esto puede acarrear mutismo al niño, señal de que no ha podido elaborar el cambio y que no se siente suficientemente independiente de la madre.
Otros factores susceptibles de conducir al niño al mutismo electivo son traumas físicos o emocionales precoces en relación con la boca, así como hospitalización precoz, desavenencias familiares mientras el niño está más unido a uno de los padres, (generalmente, la madre), etcétera.
Una relación sobreprotectora y ambivalente por parte de la madre conduce al niño a una dependencia alimentaria y a una necesidad de control materno, mientras que el padre puede mostrarse pasivo o carente de interés. Cuando la familia utiliza el silencio como signo hostil y de control, el niño es entonces la muestra de esa incomunicación familiar.
Este trastorno llega a combinarse con perturbaciones de otras áreas no verbales, en las que es necesaria la espontaneidad, como lo es el juego.
No se debe confundir el mutismo electivo con trastornos de lenguaje por retardo mental o cualquier otra anomalía física. Tampoco se considerarán mutismo aquellos casos en que haya un estado depresivo grave, problemas de ansiedad, de adaptación, etcétera. Aunque en todos estos casos pueda darse mutismo, éste será consecuencia de otros problemas y se presentará como un síntoma más, en tanto que el mutismo propiamente dicho es la persistencia del rechazo al habla.
Así, pues, el mutismo es una reacción defensiva o agresiva, o de temor en los niños tímidos, ante ciertas personas.
No hay que olvidar que, detrás de este síntoma, se halla una personalidad extremadamente trastornada no sólo en los casos de mutismo psícótico, sino también en determinadas modalidades de mutismo electivo que pueden ocultar una organización neurótica.

  1. Trastornos de la sexualidad

Autoerotismo
Entre el primer y el segundo año de vida del niño, el orificio anal, y el consiguiente interés por lo que contienen los intestinos, aparece como el núcleo de la gratificación erótica. Gratificación que viene determinada por la evacuación de los contenidos intestinales y por la excitación de la mucosa anal. Otro momento, posterior a éste, pero dentro del segundo año, es el de la retención de las materias fecales, que produce placer por cuanto tiene de control, por parte del niño, de lo que considera sus posesiones.
También en esta edad los contactos con la piel, las fricciones y las cosquillas provocan en el niño sensaciones eróticas.
Hay toda una serie de factores que pueden interferir en el desarrollo de las actividades autoeróticas, haciendo que se mantengan mucho más tiempo del habitual, que no se avance hacia nuevas formas de gratificación o que se retroceda a formas anteriores y más primitivas. Tales factores serian, entre otros, una hospitalización, la separación de los padres, el nacimiento de un hermano, etcétera.

Masturbación compulsiva
La masturbación es, en el niño, una actividad normal que puede comenzar tempranamente, en tanto funciona como descarga de la ansiedad. En el niño pequeño es, a menudo, inconsciente, sobre todo entre las niñas.
El agobiante sentimiento de culpa que experimenta el niño frente a sus actividades masturbatorias explica las tendencias destructivas —en el terreno de las fantasías— que pueden acompañar a la masturbación. Esto hace que, en muchos casos, el niño abandone totalmente dicha práctica; si es así, puede aparecer una fobia, o un sustituto motor, como es el caso de los tics.
La masturbación compulsiva es, en cambio, una manifestación de conflicto, cuya seriedad está determinada por la intensidad y el tipo de ansiedad que la motivan. Generalmente, es un síntoma más de la neurosis obsesivo-compulsiva, pero puede haber un fondo psicótico en el niño que presenta este trastorno. En todo caso, la masturbación compulsiva va acompañada de intenso sufrimiento mental y de acusados sentimientos de culpa que significan —a cualquier edad que suceda— un grave impedimento del desarrollo de la personalidad.

  1. Trastornos De La Afectividad

Niños indiferentes al Afecto
Son niños que al parecer, no se impresionan por nada. No hacen caso de las advertencias o consejos de sus padres y educadores. Incluso los castigos les son indiferentes. Parece como si no tuviera el sentido de la obediencia, del amor propio o la responsabilidad.
Se diría que son insensibles pero no es así. Lo que ocurre es que la personalidad del niño ha formado una especie de coraza protectora de insensibilidad, que es una defensa para no sufrir, para no darse cuenta del miedo y la inseguridad que sienten en lo profundo del alma. Como causa de este trastorno encontraremos que siempre que el niño se siente o se ha sentido incomprendido, o bien que ha sufrido malos tratos por parte de sus padres, tutores, maestros u otras personas, especialmente padrastros o maestros.
Una vez formada esa coraza de insensibilidad cuesta librar al pequeño de ella. Hay que tratarlo con comprensión ya amor durante bastante tiempo, par que de nuevo su personalidad se vaya abriendo poco a poco a las palabras y afecto de cuantos lo rodean. Pero mientras el niño no esté completamente libre de inseguridad y miedo tendrá nuevamente tendencia a encerrarse en sí mismo y parecer insensible.

Timidez en los niños
Son los niños encantadores, trabajadores, pero que cuando vienen visitas a casa no saben donde meterse. Utiliza mil excusas para no salir a saludar y cuando no le queda más remedio que hacerlo, tiembla como un flan actúa torpemente y se queda parado en un rincón sin abrir la boca.
En el colegio le ocurre lo mismo incluso llega a no decir la lección al profesor, por vergüenza. Otros chicos hablan entre sí en el recreo, el prefiere observar sin atreverse a participar, aunque confiesa que le gustaría hacerlo.
Los síntomas más frecuentes cada vez que estos niños hablan con otras personas son:

  • Enrojecimiento facial
  • Temblor de manos
  • Palpitaciones
  • Sudoraciones
  • Tartamudeo
  • Sale corriendo en cuanto puede, etc.

Causas
Las causas más comunes pueden ser:

  • Falta de confianza en una mismo
  • Puede proceder también de un complejo de inferioridad debido a un defecto real o imaginario
  • Puede aprenderse de los padres.

Celos en los niños
Los celos aparecen en los niños sobretodo cuando creen perder el cariño de uno de sus seres queridos, mediante la aparición de terceras personas, animales o cosas. Estos casos suelen darse cuando hay hijos únicos y se da la llegada de un hermanito.
Los celos pueden manifestarse de diferentes formas en los niños. Así tenemos:

  • Los efectos de unos celos mal reprimidos, pueden llegar a ser nocivos, dando a relucir ciertos rasgos temperamentales como: egoísmo, ambición, codicia, envidia, etc. Como consecuencia de celos y a su vez perjudiciales para ellos mismos.
  • Otros niños demuestran directamente sus celos atacando por ejemplo a su hermanito, ya sea tirándoles los juguetes u otros objetos.
  • Otros en cambio se pegan virtualmente a la falda de la madre como en un intento de no perderla.
  • Hay niños que también toman actitud rencorosa con su ser querido reprochándole haber centrado su atención y cariño en otras personas que no sean ellos.
  • No es raro ver también síntomas como chuparse el dedo u orinarse en la cama a niños ya mayorcitos demostrando de alguna manera sus celos o desagrado con el recién llegado.

Cómo corregirlo:

  • Quizás con un poco de tacto y atención al niño podamos resolver bien y fácilmente este problema.
  • No dar demasiada preferencia visible a otros niños, para tratar de no seguir difundiendo celos.
  • No regañar, ni decirle al niño celoso que es malo o que debiera avergonzarse de su conducta, pues esta actitud solo dará como resultado un acentuamiento de sus celos.

Niños Egocéntricos
Son niños que se consideran el centro del mundo, de quien todos deberían estar pendientes. Por eso cree merecer más atenciones que los demás y procura lograrlas del modo que sea, incluso a veces fingiendo estar enfermo, y así logra que los demás se ocupen de él.
Estos niños solo miran su propia conveniencia, y suelen estar alegres cuando les dedican todas las atenciones. Cuando algo les sale mal o los demás se olvidan de ellos enseguida se enfadan o entristecen, de aquí que cambian a menudo de humor ya que siempre están pendientes de los demás y de las cosas exteriores.

Causas
Esto suele presentarse en hijos únicos, ya que ellos son atendidos con mucho cuidado, sobretodo cuando su concepción ha estado sujeta a miles de tratamientos, pues suelen brindarles las mayores atenciones.
También es una causa la mala educación impartida por sus padres, al enseñarles a ser egoístas y no compartir sus cosas con los demás.
Los niños adoptados por matrimonios que debido a esterilidad no pueden concebir hijos y sus cuidados se centran en el hijo enseñándoles que todo lo que les rodea está dirigido hacia ellos.

Niños tercos y caprichosos
Son especialmente frecuentes entre los dos y los cinco años, pero pueden presentarse también en otras épocas. Se presenta en niños que no están bien educados, en los cuales es fácil que en ciertos momentos en que se les contradice o algo no le sale como el quiere, tenga accesos de furia, rabietas que son como crisis de gran excitación nerviosa. Con estas crisis el niño pretende en muchas ocasiones asustar un poco a los padres para que les concedan lo ellos desean. Otras veces son simplemente señal de protesta contra el mundo que le rodea porque no consigue sus objetivos más o menos egoístas.
Los niños propensos a estas crisis suelen ser de carácter egoísta y más o menos histéricos, con defectos de educación.
También los niños bien educados pueden tener excepcionalmente alguna rabieta. Entonces suelen ser debidas a alguna indisposición que les produce una mayor irritabilidad nerviosa, por no haber dormido bien o por estar muy cansadas, etc.
Durante las rabietas los niños suelen gritar y llorar con fuerza. Pueden llegar incluso a intentar pegar a sus padres o superiores. Es frecuente que tiren objetos al suelo, otras veces desahogan rompiendo a puntapiés un juguete que se le había regalado recientemente.
Si el niño ha sido bien educado y excepcionalmente tiene rabietas, debemos limitarnos a tranquilizarlo con palabras suaves y cariñosas intentando convencerlo que aquello que le ha pasado no tiene importancia y se puede arreglar.
Pero si el niño repite la crisis muy a menudo y dura bastante rato es mejor consultar a un médico, pues puede ser que algo o alguna enfermedad esté excitando sus nervios.
No es recomendable castigar al niño durante la crisis pues así no resolveríamos nada . Lo correcto es averiguar la causa de la excitación nerviosa y suprimirla.

Niños insolentes y agresivos
Son niños con impulsos destructores, por lo general rompen todo lo que cae en sus manos: juguetes, papeles, cuadernos, etc.
Cuando no son observados rayan, los muebles, insultan a conocidos y desconocidos y hasta a sus propios padres. Cuando estos se enfadan su agresividad se vuelve aún más violenta, se han visto casos de que los hijos han sido regañados por uno de sus padres y han intentado hasta de responderles.
Los casos expuestos son bastante frecuentes algunos de estos niños padecen de cierto retraso mental y por ello ven mas que sus propias ideas perturbadoras de agresividad.
Estos niños están predispuestos a enfermedades que perjudican los nervios irritándolos y debilitándolos, como infecciones, meningitis, envenenamiento, etc.

Causas
Una de las causas principales de este trastorno es que los niños se desarrollan en un ambiente donde la violencia es algo cotidiano o una forma de autodefensa.
También la causa radica en la inseguridad que determina el miedo que conduce al niño a una actitud de defensa exagerada que aboca al odio y agresividad. Pues el niño siente la necesidad y defenderse atacando es como un instinto que le induce a destruir todo y cuanto hay a su alrededor para conseguir una sensación de seguridad y poder.
Por ello en muchas ocasiones se hace indispensable la consulta psicológica.

Ataques premeditados – Niños Crueles
Son impulsos agresivos crueles y egoístas que van unidos al placer y la satisfacción. Este caso puede presentarse a partir de los 4 años, en la cual el niño busca sensaciones nuevas, satisfacer sus deseos.
Por lo general son chicos carentes de afecto por lo cual es la principal causa de que ellos se formen así, ya que provocan una desconfianza de tipo paranoide, enojo, rechazo materno o paterno, ya que siente que ha sido olvidado o sacado del ambiente familiar.
La explosión destructora y agresiva se calmarán cuando el niño puede conectar su agresión con la persona que siente lo ha frustrado.

  1. Trastornos Del Estado De Ánimo

Niños irritables
Son niños que se enfadan de sobremanera cuando se le priva de cualquier cosa aunque tal privación esté plenamente justificada.
Por cualquier contrariedad grita y llora de un modo desproporcionado a la causa. Cambia de humor sin suficientes motivos y no tiene el menor control sobre sus nervios.
Le cuesta mucho dormirse. Sufre con frecuencia sueños intranquilos, pesadillas, sobresaltos y terrores nocturnos.
Los pequeños con este trastorno se hacen más irritables de lo normal y disminuye el poder de control de la voluntad sobre las emociones.

Causas

  • La debilidad del sistema nervioso obedece a una mala constitución heredada en cuyos casos se tiene desde el nacimiento.
  • En otros casos la debilidad nerviosa se adquiere por falta de una alimentación sana y suficiente.
  • Por enfermedades pasadas que han perjudicado sus sistema nervioso.
  • También un niño puede volverse irritable a causa de una mala educación, ya que muchas veces la excitación exagerada del niño es provocada o mantenida sin darse cuenta, por los mismo padres o familiares, que tienen el mismo trastorno y contagian al pequeño.

Por ejemplo: Veamos lo que le sucedió al niño Pepito, cuando se acuesta y no logra conciliar el sueño. Al cabo de un rato entra su madre y al ver que aún no se ha dormido le dice enfadada: "¿Cómo todavía sin dormir? ¿qué estás esperando para hacerlo? ¡Duérmete enseguida!". Estas palabras son perjudiciales, pues hace que el niño fije aún más su atención en el hecho de no dormir, aumentando su excitación y dificultad de conciliar el sueño.
Por eso tanto a este trastorno como a muchos trastornos nerviosos, no hay que darle importancia delante del niño, de lo contrario constituirían un nuevo motivo de preocupación para él, aumentando su inquietud y lo que se busca es difundirle la tranquilidad para que puede normalizarse.

Niños tristes
Son niños que apenas ríen. No tienen alegría natural tan propia de la infancia.
Buscan la soledad, y si son regañados por sus padres lloran desconsoladamente durante mucho rato.
Todo esto sucede debido a que el niño se siente desamparado, tiene poca seguridad y confianza en sí mismo. Apenas juega con otros niños, es miedoso, pesimista, parece preocupado. Es tímido y apocado. Les falta la alegría de vivir.
No olvidemos que el niño sano tiene que ser alegre, riendo con facilidad y expresando toda la poderosa energía vital que encierran.
Causas

  • Una de las causas de este trastorno es la falta de la presencia materna o paterna en los hogares.
  • Se ve con mayor frecuencia en niños abandonados o huérfanos ya que no tienen a una persona mayor cercana a ellos que les brinden los cuidados que un niño necesita, si no que son ellos los encargados de resolver sus propios problemas.

Así pues la presencia de una persona que le brinde amor, confianza y tranquilidad es indispensables para poder superar este trastorno.

Depresión en los niños
"Nadie me quiere", es una queja común en la niñez intermedia, pero la falta de amigos es sólo una señal de la depresión infantil.
Otros síntomas son la incapacidad para divertirse y concentrarse, fatiga, actividad extrema o apatía, llanto problemas de sueño, sensación de menosprecio, cambio de peso, afecciones físicas o pensamientos frecuentes acercad e la muerte.
La persistencia de cualquiera de los síntomas por más de dos semanas puede indicar depresión. De ser así el niño debe recibir ayuda psicológica, no sólo en busca de alivio sino porque con frecuencia la depresión infantil es el comienzo de un problema que persiste hasta la edad adulta.
Este problema es relativamente raro entre los niños, y cuando se han presentado lo hacen generalmente en edad escolar.

Causas
Su causa es que lo más probable existan antecedentes familiares depresivos.

Tratamiento

  • Es preciso valorar el ambiente familiar, no olvidando también la escuela a la que van, ya que van a ser los dos lugares donde el niño se va a desarrollar.
  • Hay que reforzar la autoestima, y dejar que expresen sus sentimientos.
  • Recibir como premio elogios en cada buena acción realizada.

Intento de Suicidio en los niños
El suicidio ha aumentado en la infancia al menos con los varones. Con frecuencia los suicidios están precedidos por trastornos recientes en la conducta del paciente, por ejemplo: alteraciones del humor, bajo nivel de autoestima, trastornos del sueño y apetito, faltas escolares repetidas, depresión, etc.
Así pueden deben considerarse posibles indicaciones de un futuro intento de suicidio en frases como: "Desearía no haber nacido" o "Me gustaría dormir y no despertar jamás".

Causas
Entre los factores predisponentes del suicidio destacan:

  • Antecedentes de suicidio en los familiares o en algún amigo íntimo.
  • Antecedentes de muerte de algún familiar, entre otros.

Entre los factores desencadenantes del suicidio destacan las pérdidas:

  • Pérdidas de autoestima, por discusiones familiares.
  • Episodios disciplinarios humillantes.
  • Embarazo
  • Fracaso escolar
  • Cambio de domicilio, y otros.

Todas éstas son algunas de las causas que llevan al paciente a sufrir una sensación fulminante de falta de dirección en la vida.
Por eso el médico o parientes cercanos al niño con este trastorno nunca deben intentar animar al paciente antes de comprender las circunstancias que han contribuido a originar la situación, pues ello minaría su credibilidad.
Una de las respuestas negativas o de poca ayuda por parte de los padres del paciente son respuestas humillantes o repulsivas pues solo causarían más daño que restaurar su equilibrio emocional desde el seno de la familia.

Angustia y Ansiedad en los niños

  1. Trastornos de angustia por separación
  2. Los niños hasta una cierta edad (8 meses) es fácil dejarlo al cuidado de un conocido o de una nueva niñera. Pero pasado este tiempo el niño se queja cuando no ve a sus padres o seres más cercanos. Ésta angustia es considerada un aspecto fundamental en las áreas emocionales y cognoscitivas. Sin e mbargo una investigación reciente sugiere que este fenómeno depende principalmente del temperamento del bebé y las circunstancias de la vida.
    Entonces podemos decir que la ansiedad por separación es la incomodidad que manifiesta un infante cuando alguien conocido y a cargo de su cuidado, lo deja.
    También podemos observar este trastorno en el momento en que los niños ingresan por primera vez a la escuela o nido, ellos sienten esta angustia al ver que son alejados de sus padres para ser puestos en un grupo de niños y personas que el desconoce. Esta condición afecta a casi el 4% de los niños y puede persistir hasta la época de estudios superiores, cuando esa etapa en su vida deja una marcada huella en ellos.

  3. Ansiedad antes extraños

Cuando la edad del niño comprende 3-9 meses es fácil acercársele pues ve a todas las personas amigables, sonríe y hasta se deja tocar por personas no tan cercanas a él. Sin embargo pasada esta edad cambian pareciendo un bebé diferente. Ahora si una persona extraña se acerca, este se queda quieto y rompe en llanto. Estas actitudes del niño reflejan el reconocimiento y vínculo afectivo con la madre o familiares de su entorno.
Según últimas investigaciones revelan que estas actitudes son variables ya que si observamos a niños que se desarrollan en un ambiente donde por lo general circulan muchas personas desconocidas, el niño empezará a habituarse más que otros. Un factor que afecta la reacción de un bebé ante un extraño es la manera de actuar de quien lo cuida ante la nueva persona.
Por ejemplo: cuando la madre de Ellen los visitó después de no haber visto a la familia durante 7 meses, Ellen estaba deseosa de saludarla. Resultó evidente que el bebé decidió que esta extraña era una persona en la que podía confiar y pronto quiso estar en los brazos de su abuela.

Miedo en los niños
Los orígenes del miedo infantil son numerosos, entre los cuales recitaremos los principales:

  1. Las amenazas o castigos inapropiados.- hacen actuar al niño como autómata perjudicándole y en el desarrollo de sus facultades y lesionando su carácter tal vez para siempre. Es un sistema pésimo amenazar al niño cada vez que no entiende, debemos recordar que el pequeño obedece a su padre cuando lo considera el modelo de hombre que el quisiera llegar a ser cuando sea mayor. Obedece a la madre cuando nota que ella lo comprende.
  2. Es importante los mecanismos de la personalidad infantil.
    Si el miedo llega a invadir toda la personalidad puede empezar que el niño tenga miedo al "lobo feroz" o al "coco" y de mayor sienta miedo inmotivado al trabajo, compañeros, mujeres, etc. el miedo puede servir para domar animales que carecen de razón, aunque podamos encontrar animales que no necesiten de este método.

  3. Miedo que sientan los padres o personas que rodean al niño.- el miedo es contagioso. Se transmite de una persona a otra. Solo una personalidad muy firme y con unos nervios muy templados es capaz de no dejarse influir por el miedo de los demás. Así se transmiten algunos miedos absurdos, como el de las mujeres a los ratones. Igual el niño puede temer por los chillidos que hace la madre al ver a estos diminutos roedores. Los padres representan para el niño su protección y seguridad. Si ve que ellos sienten miedo el pequeño cree entonces que está indefenso frente a los peligros. Esta sensación de inseguridad queda registrada en el subconsciente y puede persistir incluso hasta que la persona es mayor, haciéndola temerosa e insegura, por ejemplo en el porvenir económico. Hay casos de negociantes que debido a su inseguridad se dedican a acumular riquezas con el objetivo de no morirse de hambre mientras que el problema radica en el interior de él, y lo único que gana es perjudicar su salud y envejecimiento prematuro.
  4. Lecturas y películas productoras de miedo.- es lamentable que numerosas historietas para niños contengan abundantes elementos productores del miedo como delitos, crímenes, monstruos, vampiros, etc. Y ni que decir en cuanto al cine, donde la oscuridad favorecen aún más a que las impresiones queden bien grabadas en la mente del infante, algunos pequeños rompen a veces a llorar. Y entonces se les trata de dar explicaciones inútiles e incluso contraproducentes para el niño: ¡Qué tonto eres! ¿no ves que sólo es una película?, el pequeño no comprende la diferencia entre la ficción y la realidad y es casi frecuente ver que por la noche no logran conciliar el sueño o tienen pesadillas. Aquellas malas impresiones surgirán del inconsciente produciendo trastornos nerviosos.
  5. Exceso de cuidados mal aplicados.- hay padres que perjudican la educación del niño por exceso de tutela ya que para librarlos del peligro están continuamente vigilándolos para que no se hagan daño. Es cierto que los libran de algunos contratiempos pero el niño se da cuenta del temor de los padres y el también se siente inseguro. Por eso es recomendable hacerles sentir que están seguros pero a la vez que tienen libertad. En consecuencia el desarrollo del niño se retrasa ya que no aprende ciertas cosas por miedo a hacerse daño.

    El niño es un ser indefenso y no conoce la malacia de algunos humanos.
    Así pues se pueden formar los chicos huraños que temen a las personas, que se esconden tras la falda de su madre al ver a un desconocido y se apartan cuando éste intenta hacerles algunas caricias.

  6. Desengaños sufridos con los demás.- la traición o el abandono de un amigo, la volubilidad de una persona, etc. Son sucesos desagradables que provocan desconfianza exagerada frente a todo . Entonces le domina la idea inconscientemente de que los demás son falsos, de que no se puede confiar en nadie y es más, que la amistad no existe. Tales reacciones las vemos con frecuencia en las personas que sufren desengaños amorosos, los cuales los deja resentidos para toda la vida. Temerosos de sufrir un nuevo desengaño cada vez que alguien se les acera. Estas actitudes tienen malas consecuencias. La persona se encierra en sí misma, vive amargada y deprimida. Por su mismo temor pierde oportunidades de conocer excelentes personas que podrían dar otro rumbo a su existencia. Ciertamente es difícil que una persona encerrada en tal vínculo se recupere por sí sola o recupere la confianza en los demás y en sí misma y por eso necesitará la ayuda de un especialista.
  7. Educación demasiado severa.- una educación demasiado severa puede volver a los niños tristes, deprimidos, dejándolos inseguros por muchos años.

El castigar y golpear al niño por cualquier motivo sólo consigue que le pequeño se vuelva temeroso y se encierre en sí mismo.
Hay niños víctimas de malos tratos que cada vez que ven a alguien acercándoseles huyen o adoptan una actitud defensiva.
Aconsejamos entonces a todos a nunca dejarse llevar por la irritación cada vez que un niño se porta mal. Debemos pensar que la mayoría de travesuras las hacen inocentemente sin darse cuenta de que molestan a los demás.

Conclusión
El miedo constituye una sensación natural en todo niño que crece y se desarrolla. Ahora bien lo que si puede conseguirse es evitar que el niño crezca exageradamente miedoso y que sienta miedo por cosas que no tienen porque infundir temor al pequeño.
Otra medida de excelentes resultados es proporcionarles siempre confianza a los pequeños adoptando una actitud seguridad y protección frente a ellos.

Fobias en los niños
Las fobias son el temor en exceso que tienen algunos niños por algún animal, objeto, persona, etc
En la mayoría de los casos es debido a las malas experiencias tenidos con ellos, también en otras oportunidad son fobias causadas por padres inconscientes quienes le infunden miedo para que de alguna manera "puedan manejarlos" o "poder corregirlos".
Por eso es frecuente en muchas familias escuchar frases como:
"No llores porque viene un ratón y te come"
"La bruja te está mirando si sales a la calle" o "ese viejito que carga costales se lleva a los niños traviesos".
Estas son circunstancias que en algunos niños con sensibilidad excesiva o muy emotivos suelen crear en sus mentes las fobias o terror en exceso de algunas cosas.
Las obsesiones son impulsos o ideas irresistibles más fuertes que la voluntad y la razón. Es decir son ideas perturbadoras que obligan a la persona a hacer algo que ellos no quisieran. Ejemplos de obsesiones frecuentes son:

  • La necesidad que tienen algunas personas de lavarse las manos muy a menudo como si quisieran purificarlas.
  • La necesidad de comprobar varias veces si se ha cerrado la puerta, o el cajón de la mesa o el grifo del agua.
  • El deseo incontrolable de tocar los postes de la luz, etc.

Hay muchos grados de obsesión desde los casos ligeros hasta los más graves en que el niño se siente impulsado de modo irresistible a robar, a escaparse de la casa, a martirizar a los animales, etc.
Estos son problemas es los cuales se necesitaría la asistencia de un psicólogo para que nos brinde la ayuda correspondiente para la solución a estos casos.

Abulia
Son niños sensibles e inteligentes, pero cuya conducta no siguen la línea determinada, ya que se deja arrastrar por impulsos momentáneos.
Una de las manifestaciones es ver a un niño que emprende un juego o trabajo y lo dejan al poco rato sin terminar, para comenzar otra cosa. Son inconstantes y variables. No perseveran en nada. Nunca están seguros de lo que quieren o deben hacer. Se distraen enseguida. Les falta voluntad para cumplir lo que se les ordena.
Los niños con este problema son criaturas con un sistema nervioso débil o quizá que la educación que le da sus padres no es la apropiada, y aunque parezca no de mucha importancia, son experiencias que poco a poco van dañando su desarrollo, por lo cual son motivos para ver en un futuro a jóvenes sin trabajo estable o no llegan a terminar ni siquiera carreras técnicas.

  1. Trastornos del aprendizaje escolar

Niños distraídos
Si nuestro niño fuera distraído no deberíamos limitarnos a la conformidad diciendo: Cuando sea mayor ya se fijará tiene pájaros en la cabeza o sólo piensa en jugar estas y otras frases por el estilo que nada resuelven Lo primero que debemos de hacer es saber ¿por qué nuestro hijo es distraído tal vez porque su desarrollo mental está algo retrasado ya que la atención se va desarrollando gradualmente y al compás de la inteligencia recordemos que el súper dotado también puede ser causa de distracción para algunas cosas. Conocemos casos de niños que son verdaderos artistas precoces, pero para las cosas de la vida diaria tiene muy poca memoria, no saben que día es, olvidan la hora de comer, etc.
Las malas condiciones externas también es un motivo por el cual el niño puede ser distraído ya que para él, mas que el adulto, necesita un mínimo de comodidades para encontrarse bien y aprender con gusto.

Defectos de la vista
Es una causa bastante frecuente, pues el niño un rato hace que lee otro mira la pizarra y se queja de dolores de cabeza y ojos. Afortunadamente hoy en día pueden corregirse perfectamente los defectos de la vista.
No hallarse en la clase
Que le corresponde ya que la escuela es el lugar donde se nota la distracción. Observamos en niños que no asisten a la clase que le corresponde según su desarrollo intelectual niños van demasiado adelantado y suelen distraerse porque no entienden bien lo que se les explica en clase. Otros niños asisten a una clase demasiada atrasada para ellos y también suelen distraerse por que saben ya lo que se les explica y se aburren al oírlo repetidamente.

El exceso de tareas
Se muestran distraídos cuando los profesores los llenan de tareas pues comienza a presentarse el cansancio mental. Así pues si el niño es distraído, debemos de averiguar si las tareas que les imponen en la escuela son excesivas para sus facultades y actitudes.

Falta de juego y distracciones sanas.
Son muchos los niños que no juegan lo suficiente ya sea porque tienen que trabajar, ayudar en casa, cuidar al hermano menor, etc. Esto se hace que no haya un equilibrio entre el estudio y los juegos, por eso suelen distraerse cuando están en clase, cuando comen, etc.

Las discusiones entre padres
Hace que el niño a menudo se sienta inseguro y temeroso por lo que pueda estar pasando en su casa, o si papá vendrá molesto del trabajo, o si mamá se irá de nuevo donde la abuela. Todos estos hechos distraen su atención ya sea en la escuela, hogar o comunidad.
Estos son unos de los tantos motivos que por lo general causan la distracción no sólo en niños sino también en adolescentes y porque no, también en adultos.

Niños Perezosos
El niño perezoso es aquel que manifiesta una incapacidad o una resistencia frente a los casos normales que se exigen de él. Al decir normales queremos significar que son cosas que, generalmente, no ofrecen dificultad para los demás niños de la misma edad.
El chico sano y bien formado es muy activo, y le atrae toda actividad que signifique un ejercicio de sus facultades en desarrollo.
La pereza es, por lo tanto un trastorno cuyas causas hay que descubrir para poder suprimirlas.
Primera hay que fijarnos en una cosa ¿es el niño perezoso para todo o sólo para ciertas cosas? Pues puede que esté presto para jugar y correr es, en cambio, perezoso para los deberes escolares.
Esto es lo más frecuente. Si nos preguntamos ¿a qué se debe? Puede ser que la enseñanza no se le haga interesante, le aburre o la encuentra pesada y desagradable. Todo esto debido a que quizá la enseñanza que recibe no sea la más adecuada para la mentalidad del niño, ya que son muchos los profesores que logran hacer que la enseñanza sea eficaz y agradable al mismo tiempo, sobretodo en pequeños que necesitan escuchar algo que les ayude a recordar con facilidad y sobretodo con mucho gusto la clase enseñada.

  • Otras veces la pereza del niño representa una reacción de defensa provocada por un sentimiento de inferioridad o se inseguridad.

Por ejemplo: Pedrito es un niño inseguro y temeroso, sus padres en lugar de animarlo y alentarlo cometen el error de desanimarlo poniéndolo en ridículo cada vez que hace algo mal. El niño o sufre cuando se equivoca y para evitar esos sufrimientos se volviendo cada vez más perezoso, como un mecanismo de defensa para no sufrir. Lo regañará por perezoso pero no le podrán decir que es tonto, que es lo que más hiere su sensibilidad.

  • Otras veces la pereza es una manifestación del egocentrismo del niño o sea de su afán de hacerse valer o de implantar su voluntad por encima de la de sus padres o educadores.
  • Otra clase de pereza es la de los niños de temperamento variable.
  • También podría ser la falta de cariño por parte de los padres o ambiente familiar, como también los celos inconscientes.

Sólo nos queda averiguar la causa de la pereza. Si es causada por enfermedades hay que hacerle ver con especialistas, y se debe a cambio que se operan en el niño, durante el crecimiento y tendremos que respetar es esfuerzo del organismo.

Rechazo escolar
Este sucede cuando el problema radica en la escuela pues puede presentarse un maestro sarcástico, una niña en el patio de juegos, demasiado trabajo o abuso de niños mayores.
En este caso puede ser necesario un cambio de ambiente. Los niños que tienen este desorden tienden a ser estudiantes promedios o buenos.
Así que es mejor conversar con el niño o maestros para ver cual es la causa de su rechazo ya que su conducta parece normal.

Fobia escolar
La fobia de los niños parece relacionarse más con el miedo de los niños por dejar a la madre que por el miedo a la escuela. Este caso puede manifestarse cuando el niño despierta por la mañana quejándose de náuseas, dolor de estómago de cabeza.
Poco después de haber recibido autorización para quedarse en casa, los síntomas desaparecen.
El problema en sí, es cuando el niño aumenta su inasistencia a la escuela, se vuelve tímido e introvertido por no desarrollarse normalmente con niños de su misma edad. En este caso, es mejor consultar con un especialista para ver la manera de cómo ayudar a disminuir este temor.

Niños indisciplinados
Son casos producidos por una mala educación por exceso de severidad y malos tratos o por el efecto contrario (exceso de mimos)
Hay también en la actualidad personas que fueron educados desde niños con ese rigor excesivo y cuando han tenido que educar a sus hijos han caído en la formación de niños excesivamente bruscos, irrespetuosos y groseros en pocas palabras: niños mal educados.
Entonces debemos tener en cuenta que el exceso de modales como su falta perjudican al niño.
La mejor forma de enseñar los buenos modales a los niños es comenzar a respetar a los demás para que sean respetuosos con nosotros mismos es recomendable que si el niño comete alguna indisciplina, no dramaticemos por ello y menos en presencia de otras personas. Hay que limitarnos a dirigir una mirada de desaprobación o unas breves palabras. Luego cuando se esté solo con el niño decirle que su comportamiento fue algo desagradable pero nunca decirle que fue malo, todo esto debe hacerse sin resentimiento. Ayuda mucho al niño ir de visita con los padres, visitar jardines de infancia, quedarse solo en una casa extraña, fiestas infantiles etc. Todo esto con el objetivo de preparar al niño para el trato con los demás, sin tener o causar conflictos o problemas. 

  1. Trastornos de las relaciones sociales
  2. Niños introvertidos
    El niño introvertido tiene pocos deseos de relación social, gusta de la soledad y prefiere de la compañía de otro más pequeño o menos dotado.
    Tiene una apariencia fría y distante, y no le preocupa su aislamiento.
    Siente con frecuencia, atracción hacia un adulto y evita generalmente las actividades competitivas como los deportes.
    A veces se muestra irritable, sobretodo cuando se le exige una relación social. Es sensible a la crítica y puede tener botes de conducta extraña o agresiva.
    Aunque no pierde la capacidad de reconocer la realidad puede mostrar preocupaciones poco comunes, como la violencia o los fenómenos sobrenaturales.
    El curso de a enfermedad no es claro. Unos progresaron hacia la socialización al llegar a la adolescencia, mientras que en otros puede persistir el aislamiento y retraimiento. Debido a este carácter, es posible que presente problemas en el aprendizaje escolar. Se admite que la introversión es más frecuente en el varón y generalmente no se manifiesta con claridad hasta los 5 años.
    No se debe confundir con la timidez, ya que ésta se manipula deseos de participación social.

    Niños extrovertidos
    Son niños muy comunicativos, tienen facilidad para expresar o que sienten. Les gusta estar siempre dentro de grupos, pues siempre están en busca de compañía, detesta la soledad.
    Participa en cada actividad que se presente sobretodo en la escuela, siempre están dispuestos a prestar ayuda en lo que puedan.
    Expresan sus ideas sin temor a equivocarse, ya que son seguros de lo que piensan. Suelen enfadarse como todos los niños tal vez gritando, pero pronto se les pasa el enfado y vuelven a ser como antes.
    Son niños muy activos y por lo general más despiertos que otros niños de su misma edad.
    Niños víctima de los demás
    Son aquellos niños que son tomados como puntos de burla, explotación, corrupción, etc.
    Este trastorno se debe a que el niño presenta baja autoestima o quiere integrar un grupo en el cual no es aceptado, pueden ser niños abandonados que no tienen donde ir y se integran a pandillas con el propósito de subsistir.
    También observamos casos en que el niño es utilizado para cometer fechorías y actos corruptos como la venta y distribución de drogas, robos, etc. La causa de este trastorno se debe al hecho de depender de personas mayores, y son ellos quienes dirigen sus actos y se aprovechan de sus condiciones para explotarlos a cambio de un plato de comida o un techo donde vivir.
    Otro caso es el de los niños explotados quienes son llevados a trabajar a las minas aprovechando su potencial de energía pero sin las retribuciones que merecían por tan ardua y dura labor. La explotación en niños la podemos ver en miles de casos, pues también debemos mencionar a niños que mantienen sus hogares vendiendo golosinas, mientras que sus padres se encuentran dedicándose a un vicio o simplemente vagando.

  3. Trastornos que infringen las leyes sociales

Niños mentirosos
Son niños que por lo general no hacen caso en nada. Cuando se cree que se han corregido y dicen la verdad se enteran de que les han dicho una mentira mayor que las anteriores.
La mentira es sumamente frecuente y no sólo en niños sino que también vemos casos en adultos; llevando siempre a la confusión, causando perjuicios a nuestros semejantes.

Observemos el caso de una niño mentiroso:
Un día visitaron a sus papás un matrimonio conocido, la señora visitante preguntó al niño ¿me quieres Pedrito? Y Pedrito respondió: No señora, porque mis papás dicen que ustedes son egoístas y aburridos y además nos deben dinero. El niño había dicho la verdad, pero se ganó un fuerte castigo. Desde entonces comenzó a mentir ocasionalmente y vio que generalmente le iba mejor que cuando decía la verdad. Cuando sus padres se dieron cuenta que mentía comenzaron a castigarlo cada vez que lo descubrían. El niño en vez de dejar de mentir comenzó a hacerlo más. Sus padres no comprendían por qué. Pedrito comenzó a sentir una profunda antipatía por sus padres pues no comprendía que unas veces lo castigaran por decir la verdad y otras por mentir. Para él los castigos sólo le servían para confirmar lo malos que son los mayores y pensaba vengarse de ellos ¿cómo? diciéndoles mentiras.

Se sabía entonces que el niño no miente porque quiere sino que obedece a algún impulso.
Los niños de 3 años no pueden decirse que mientan porque no distinguen claramente la verdad de la mentira. Hay que tener en cuenta que la imaginación del niño es muy viva y sueña estando despierto.
Muchas personas se preguntaron ¿por qué mienten los niños?
Aquí algunas causas que los impulsan a ocultar la verdad:

  • Para librarse de sospechas por algo malo que han hecho
  • Para no contrariar a los mayores con algo que supone les desagradará.
  • Por amistad, o sea para hacer un favor a otro niño amigo suyo.
  • Para procurar algún placer o golosina.
  • Para darse importancia.
  • Por último, la mentira que sólo sirve para perjudicar a otro, saciando su afán de odio y venganza.

Lo más recomendable en estos casos es averiguar el motivo por el que mintió el niño, darle tranquilidad, confianza en sí mismo, ánimo. Hay que desvanecer el miedo por decir la verdad.
Enseñarle a nuestros hijos a reconocer sus fallas y errores aceptando con responsabilidad sus propios actos, pero sobretodo actuando como ejemplo frente a ellos.

Maltrato infantil
El abuso físico no es el único maltrato que reciben los niños. El abuso emocional puede incluir rechazo, terror, aislamiento, explotación, ridiculización o corrupción. Cualquiera de estas formas pueden tener graves consecuencias tanto en la niñez como en la edad adulta. Pues forma a niños con perturbaciones psicológicas, antisociales, bajas en autoestima y con deficiente, por eso es que muchos niños suelen cometer abusos con niños más pequeños.
Éstos chicos tienen más probabilidades de ser hiperactivos, presentar retraso mental o discapacidades físicas.
Ellos descargan todas las emociones reprimidas y que han sido descargadas por sus padres; saben que no pueden enfrentarse a ellos por eso es que lo hacen con los más débiles. Por lo general son irritables y utilizan la violencia como un medio de autodefensa ya que siempre están ala expectativa por si alguien quiere causarle más daño aún. Si no tienen un tratamiento psicológico a tiempo estos niños repiten la misma cadena, que guiará a sus futuros hijos igual como lo hicieron sus padres, formando una línea violenta, agresiva, donde los valores de respeto, confianza y calor de hogar no están presentes de ninguna forma.

Drogadicción y alcoholismo en los infantes
La droga cotidiana más frecuente es el alcohol, desempeña un papel importante en los niños a partir de los 12 años. Habitualmente el momento en que los niños empiezan a fumar también se da en esta edad.
Las drogas se entienden por toda sustancia que tras su consumo producen alteración de determinadas funciones o que puedan inhibirlos; no sólo las sustancias que se fuman sino también las tóxicas y los fármacos se han considerado drogas.
La causa de su uso en niños es debido al entorno social en el cual se desarrollan. Quizás provengan de padres alcohólicos o drogadictos, ya que el ver a sus padres drogarse es muy cotidiano en sus familias.
Una de las causas es también cuando el niño quiere ser aceptado en un determinado grupo y toma esas costumbres para no ser excluidos de él.
Uno de los ejemplos reales es ver como el número de los llamados "pirañitas" van en aumento y la dificultad reside en los problemas familiares los cuales hacen que éstos niños tomen esta opción de vivir; robando, drogándose y hasta muchas veces siendo víctimas o los causantes de los abusos sexuales de menores de edad.

  1. Trastornos Psicovegetativos

Para el niño los pequeños problemas también pueden originar grandes conflictos a los que reaccionan con fiebre, dolores abdominales y vómitos. Los padres deben en serio los problemas de sus hijos y abordarlos con comprensión.
El dolor puede limitar considerablemente al niño, la mayor parte de los estados dolorosos están relacionados con un desequilibrio emocional. Una vez descartadas las causas orgánicas se puede considerar que el dolor es de origen psíquico.
Los datos que indicarán la existencia de un trastorno emocional pueden consistir en estados de miedo, dificultades en la alimentación, trastornos del sueño, etc.
Este trastorno puede presentar los siguientes síntomas:

  • Dolores de cabeza
  • Dolor de vientre
  • Facilidad para vómitos y mareos (se presenta con mayor frecuencia en niños histéricos e irritables).
  • Espasmos del sollozo
  • Ataque convulsivos por fiebre
  • Asma, alergias, úlceras.
  • Trastornos endocrinológicos y maduración genital
  • Exceso de enfermedades
  • Defecto de nutrición y de crecimiento

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda