Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Desarrollo de indicadores para programas de seguridad, salud y ambiente

Enviado por onietoz1



  1. Los indicadores
  2. Relación con los sistemas de información
  3. Uso de la información
  4. Los registros
  5. Descripción de los indicadores
  6. Presentación de los resultados de los indicadores
  7. Bibliografía

INTRODUCCIÓN

Una de las necesidades básicas de quienes diseñan, ejecutan y financian un programa en el que comprometa cualquier empresa o departamento de ella es la evaluación del mismo. ¿Se están cumpliendo o se cumplieron los objetivos del programa? ¿Fueron suficientes los recursos destinados en el programa para el logro de los objetivos? ¿Se hicieron todas las actividades que se podrían haber hecho con los recursos disponibles? ¿Se utilizaron los recursos de la manera más eficiente, eficaz y efectiva? ¿Se logró cambiar la situación inicial por una mejor? ¿Dónde es necesario mejorar? ¿Cuál es o fue la relación costo-beneficio?

Se pudiera decir que evaluar la gestión consiste en medir el desempeño de los planes, programas y proyectos, comparar los resultados obtenidos con criterios previamente establecidos y hacer un juicio de valor, tomando en cuenta la magnitud y dirección de la diferencia encontrada entre lo previsto y lo obtenido (es decir: si mejoró, siguió igual o empeoró y cuánto).

En este documento se abordarán los siguientes temas: qué son los indicadores, su utilidad, características de un buen indicador, tipos y clasificación de los indicadores; relación con los sistemas de información, y presentación de datos, con numerosos ejemplos aplicados a los programas de seguridad, salud y ambiente (SSA).

LOS INDICADORES

Como se dijo antes, son formulaciones generalmente matemáticas con las que se busca reflejar una situación determinada. De acuerdo con Guardiola, un indicador es una relación entre variables cuantitativas o cualitativas que permite observar la situación y las tendencias de cambios generadas en el objeto o fenómeno observado, en relación con objetivos y metas previstos e impactos esperados. Estos indicadores pueden ser valores, unidades, índices, series estadísticas, etc. Son las herramientas fundamentales de la evaluación.

Utilidad

Los indicadores son útiles para varios fines:

  • Evaluar la gestión
  • Identificar oportunidades de mejoramiento
  • Adecuar a la realidad objetivos, metas y estrategias
  • Sensibilizar a las personas que toman decisiones y a quienes son objeto de las mismas, acerca de las bondades de los programas
  • Tomar medidas preventivas a tiempo
  • Comunicar ideas, pensamientos y valores de una manera resumida: "medimos lo que valoramos y valoramos lo que medimos"

Un indicador aislado, obtenido una sola vez, puede ser de poca utilidad. En cambio, cuando se analizan sus resultados a través de variables de tiempo, persona y lugar; se observan las tendencias que el mismo puede mostrar con el transcurrir del tiempo y se combina con otros indicadores apropiados, se convierten en poderosas herramientas de gerencia, pues permiten mantener un diagnóstico permanentemente actualizado de la situación, tomar decisiones y verificar si éstas fueron o no acertadas.

Características de un buen indicador

Un buen indicador:

  • Sirve a un propósito;
  • se ha diseñado teniendo en cuenta este propósito y las características de los usuarios;
  • guarda relación con un asunto de interés actual o futuro (es decir, es útil);
  • es costo-eficaz: logra el objetivo de su utilización con la mínima cantidad de recursos, utiliza recursos (datos, entre ellos) existentes o permite utilizar los datos nuevos que requiere para otros usos y usuarios;
  • es válido, es decir que mide lo que se pretende medir;
  • es objetivo: permite obtener el mismo resultado cuando la obtención del indicador es hecha por observadores distintos, en circunstancias análogas;
  • es sensible: es capaz de captar los cambios ocurridos en la situación objeto del indicador;
  • es específico: aplicable solo a la situación de que se trata;
  • es inequívoco en su significado;
  • se puede obtener sin dificultad;
  • es consistente en el transcurso del tiempo;
  • se obtiene oportunamente;
  • es preciso;
  • es transparente (fácilmente entendido e interpretado por los usuarios);
  • es dado a conocer periódicamente a las partes interesadas.

Estos criterios tienen varias implicaciones que condicionan y limitan los tipos de indicadores que se pueden desarrollar, y la forma como se pueden construir, presentar y utilizar. Muchos de estos criterios son también en cierto grado mutuamente incompatibles: ésa es una razón por la que los indicadores son difíciles de diseñar. La necesidad esencial de costo-eficacia, por ejemplo, significa a menudo que los indicadores se deben desarrollar con base en los datos que ya existen o, si éstos se van a recoger por primera vez, que puedan ser utilizados también para otros propósitos. Desafortunadamente, muchos de los datos existentes se han recogido para propósitos específicos y no son, por lo tanto, ideales para otros usos. La necesidad de claridad y de facilidad de entender también implica que los indicadores deben condensar a menudo grandes volúmenes de datos en un breve resumen (como lo es un indicador), y que las complejidades del mundo se reducen a un mensaje simple e inequívoco. El criterio de validez científica, por otra parte, requiere que el proceso de precisión no vaya demasiado lejos. Los indicadores deben simplificar, sin sesgar, la verdad subyacente, o perder las conexiones y las interdependencias vitales que gobiernan el mundo verdadero. Al mismo tiempo, si los indicadores deben ser sensibles al cambio, es necesario que se basen en datos exactos, de alta resolución y consistentes.

Lograr esto, mientras también se mantiene la simplicidad, es sí mismo un desafío. Hacerlo así, al tiempo que se asegura que se pueda hacer uso de los datos limitados y a menudo variados que generalmente están disponibles, es aún más arduo. Alcanzar todo esto de una manera rentable es de hecho difícil.

Las diversas aplicaciones que pueden darse a los indicadores también crean desafíos. Cada uso puede implicar la necesidad de un indicador ligeramente distinto. Un indicador ideado para monitorear tendencias en el tiempo, por ejemplo, debe basarse en datos que son representativos espacialmente, pero no necesariamente intensivos o completos. El mismo indicador, usado para examinar patrones geográficos y para identificar lugares de interés ("hotspots"), deberá basarse en datos espaciales que son detallados y comprensivos: las variaciones temporales serán menos importantes. Un indicador desarrollado para levantar conciencia pública sobre una cuestión de salud ambiental necesitará ser interesante y aceptable para la comunidad afectada (el indicador deberá tener 'resonancia'). Esto puede significar que será necesario sacrificar un cierto grado de complejidad y de rigor para hacer el mensaje fuerte y claro. En los indicadores que se idean para el uso como parte de una investigación epidemiológica, por el contrario, el énfasis será ante todo puesto en su validez y exactitud científicas. Por todo lo anterior, el desarrollo de indicadores multi-propósito es sumamente difícil. En algún grado, todos los indicadores tienen un uso y un contexto específicos.

Los indicadores también deben ser dinámicos. Se deben actualizar y corregir en la medida en que el entorno cambia: cambios no solamente en las condiciones específicas que ellos describen, sino también en la disponibilidad de datos, en el conocimiento científico, o en los niveles de interés y necesidades de sus usuarios.

Los indicadores, por lo tanto, no son fijos ni universales. Lo que hace que un indicador sea bueno en un lugar en un momento determinado no será necesariamente relevante en otro. Por consiguiente, aunque es posible idear conjuntos definitivos de indicadores que responden a necesidades específicas, la utilidad más amplia de éstos es inevitablemente limitada. Por otra parte, no es apropiada una especie de anarquía, en la cual cada uno desarrolla sus propios indicadores. Esto daría lugar a una duplicación esfuerzos, a la proliferación de conjuntos de indicadores y a una dificultad cada vez mayor de comparar o de combinar indicadores provenientes de diversas fuentes. Puede también alentar el desarrollo de indicadores mal concebidos y mal diseñados que pueden desinformar más bien que informar.

Tipos de indicadores

  1. Según como se expresa la valoración, los indicadores pueden ser:
  • Nominativos o cualitativos, si solo expresan la presencia o ausencia de una cualidad (p.e., cuenta o no con política de prevención de riesgos; cumple o no una determinada norma técnica, etc).
  • Cuantitativos, si se expresan en forma numérica (porcentajes, promedios, tasas, etc).
  1. Por su importancia relativa, se pueden clasificar como:
  • Esenciales o principales
  • Secundarios o complementarios

La definición de cuáles se consideran esenciales y cuáles secundarios, depende de los intereses y políticas de cada empresa y del departamento o departamentos encargado(s) de SSA.

  1. Según su grado de complejidad, los indicadores pueden ser:
  • Simples, si están constituidos por una medida directa y única del aspecto a evaluar, generalmente en un contexto de tiempo y lugar. Muchos de ellos corresponden a números absolutos, tales como: monto total de las pérdidas por accidentes y enfermedades ocupacionales en la empresa X durante el año tal, cantidad de personas que recibieron una capacitación específica en cada uno de los departamentos de la empresa durante el año pasado, número de las quejas de la comunidad por contaminación ambiental, etc.
  • Compuestos, si corresponden a números relativos o quebrados: razones, proporciones, índices, tasas. Ejemplos:
    • El índice de frecuencia de los accidentes con incapacidad: (Número de accidentes con incapacidad en la empresa durante un período dado)*K/(Número de horas hombre trabajadas en dicho período).
    • Pesos invertidos por trabajador en programas de bienestar: (Monto total en pesos para programas de bienestar durante un período)/(Número total de trabajadores en el mismo período).
    • Porcentaje de trabajadores expuestos al riesgo A: (Número de trabajadores expuestos al riesgo A)*100/(Número total de trabajadores).
    • Costo promedio de la disposición de desechos por kilogramo de peso: (Gasto total del programa de desechos industriales en un período)/(Número total de kilogramos de desechos en el mismo período).
    • Tasa de incidencia de sordera profesional: (Número de casos nuevos de sordera profesional calificados por la ARP durante el período)*K/(Número total de trabajadores expuestos a niveles de ruido por encima de 80 dB durante la jornada laboral en dicho período)
  1. Por el aspecto que evalúan, pueden ser:
  • Organizacionales, relacionados con la estructura y compromiso de la empresa para SSA: Número de COPASOs en funcionamiento en la empresa (si tiene varias sedes), horas-profesional de SSA por trabajador, horas-profesional de seguridad por hora laborada en la empresa, etc.
  • Técnicos, relacionados con la ejecución propia del programa de SSA: Porcentaje de recomendaciones de seguridad que se implantaron, grado de riesgo por áreas, índices de frecuencia y severidad de la accidentalidad, porcentaje de trabajadores que no sufrieron lesión o enfermedad en un período, número de toneladas de material particulado emitidas al ambiente a través de las chimeneas, etc.
  • Económicos, relacionados con los costos de los programas de SSA: Monto global de la inversión en SSA, retorno sobre la inversión en SSA, costo promedio de cada accidente de trabajo, costo total de ausentismo, pago total de multas por contaminación ambiental, ahorros por prevención, impacto del programa de SSA en la productividad, etc.
  • Normativos: relacionados con el cumplimiento de las normas internas y externas en el campo de SSA: Número de normas de higiene y seguridad elaboradas, proporción de normas cumplidas con respecto a las existentes, existencia de política de SSA, etc.
  1. De acuerdo con el área de SSA para la que se utilizan, los indicadores pueden ser:
  • De seguridad industrial
  • De higiene industrial
  • De medicina preventiva y del trabajo
  • Ambientales
  1. Los indicadores también se pueden agrupar según la historia natural de la enfermedad así:
  • De promoción
  • De prevención
  • De diagnóstico precoz
  • De atención
  • De rehabilitación
  1. Si en la evaluación del programa de SSA se utiliza el modelo sistémico (Gráfica 1), los indicadores se pueden agrupar en indicadores de entrada, de proceso y de resultado (o salida).

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Gráfica 1. Modelo sistémico de evaluación

  • Indicadores de estructura o entrada: miden las demandas o necesidades de la población de trabajadores con respecto a su salud en el trabajo, las demandas de la comunidad respecto a la calidad del ambiente, la normatividad vigente y todos los recursos que dispone la empresa para responder a dichas necesidades y dar cumplimiento a la ley. Los recursos incluyen: políticas de la empresa, legislación, personal, instalaciones físicas, equipos, sistemas de información, organización, financiamiento, etc.

Dos aspectos que se evalúan dentro de la estructura son la disponibilidad y la accesibilidad. La primera define todos los recursos existentes en función de las necesidades de la población a servir. La segunda se refiere a la condición variable de la población de trabajadores de utilizar o ser atendido por el programa y está íntimamente ligada con la disponibilidad.

Ejemplos de indicadores de disponibilidad:

Horas disponibles (contratadas) de funcionario

de salud ocupacional (médico, ingeniero, enfermera,

tecnólogo, asesor externo, especialista, etc)

--------------------------------------------------------------------

No. total de trabajadores

Recursos financieros para el programa de salud ocupacional

--------------------------------------------------------------------------------

No. total de trabajadores

 

No. de equipos para medición de ruido

---------------------------------------------------

No. zonas ruidosas

(o No. de equipos ruidosos,

o No. de trabajadores expuestos a ruido)

Cantidad existente de un recurso

-------------------------------------------------

Cantidad necesaria de dicho recurso

Para evaluar la disponibilidad de algunos recursos tales como la legislación o las políticas de la empresa en SSA, bastará con saber si existen o no.

Algunos ejemplos de indicadores de accesibilidad son los siguientes:

Distancia entre un área de trabajo y el puesto de primeros auxilios más cercano;

Distancia entre la planta y el consultorio donde se llevan a cabo los exámenes periódicos.

A cambio de la distancia se puede utilizar el tiempo de viaje, especificando el medio utilizado.

Número de usuarios no atendidos (rechazos). También: tiempo de espera.

Porcentaje de solicitudes no atendidas.

Porcentaje de no usuarios de los servicios.

  • Indicadores de proceso: miden la forma e intensidad como se utilizan los recursos disponibles para atender los requerimientos de los trabajadores, la comunidad y la empresa. Básicamente se utilizan para medir uso (extensión e intensidad), utilización, productividad y rendimiento.

Ejemplos de indicadores de extensión de uso (proporción de la población total que utiliza un servicio determinado en un período de tiempo):

No. de usuarios de los servicios de primeros auxilios

en el año inmediatamente anterior

-----------------------------------------------------------------------

No. total de trabajadores en ese período

No. de trabajadores examinados para actividad de

colinesterasa en el semestre anterior

-------------------------------------------------------------------

No. total de trabajadores

 

No. de ejecutivos que se realizaron el "chequeo" en el año anterior

-------------------------------------------------------------------------------------------

No. total de trabajadores en dicho período

No. máquinas sometidas a inspecciones de seguridad

durante el año anterior

-------------------------------------------------------------------------

No. total de máquinas en ese período

No. de contaminantes estudiados en el período

------------------------------------------------------------------

No. total de contaminantes

No. de quejantes de la comunidad por contaminación en el período

--------------------------------------------------------------------------------------------

No. de habitantes en la zona de influencia de la empresa

Algunos indicadores de intensidad de uso (número promedio de servicios recibidos por cada usuario o número de actividades realizadas sobre cada sujeto del programa en un período), son (para mayor claridad, compare con los indicadores de extensión de uso):

No. de servicios de primeros auxilios prestados en el año inmediatamente anterior

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No. total de trabajadores en el período

No. de exámenes de actividad de colinesterasa en el semestre anterior

-----------------------------------------------------------------------------------------------

No. total de trabajadores expuestos a plaguicidas inhibidores

de la colinesterasa en el semestre

No. de "chequeos" ejecutivos realizados en el año anterior

-------------------------------------------------------------------------------

No. total de ejecutivos en dicho período

No. de inspecciones de seguridad realizadas a

las máquinas durante el año anterior

-------------------------------------------------------------------

No. total de máquinas en el período

No. de estudios ambientales realizados para los contaminantes en un período

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

No. total de contaminantes enel período

No. de atenciones de quejas por un contaminante en el período

--------------------------------------------------------------------------------------

No. total de quejas por ese contaminante recibidas en el período

La utilización se refiere a la cantidad de recursos verdaderamente utilizados en una actividad, servicio o programa con relación a la cantidad de recursos disponibles para esa actividad, servicio o programa, por unidad de tiempo. Ejemplos:

No. horas-profesional realmente trabajadas en el programa de SSA en un período

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No. de horas-profesional contratadas para el programa de SSA en el mismo período

No. de horas realmente utilizadas del sonómetro en un período

--------------------------------------------------------------------------------------------

No. de horas que el sonómetro estuvo disponible durante el período

La productividad es el número de servicios o actividades producidas por unidad de recurso disponible por unidad de tiempo. Ejemplos:

No. de mediciones del contaminante B realizadas en un período

-------------------------------------------------------------------------------------

No. de horas disponibles del equipo de medición en el período

No. de audiometrías realizadas en un período

------------------------------------------------------------------------------------------------

No. de horas-fonoaudiólogo disponibles para dicha actividad en el período

Rendimiento: número de servicios o actividades producidas por unidad de recurso utilizado por unidad de tiempo. En los ejemplos de indicadores de productividad, bastaría cambiar en el denominador los recursos disponibles por utilizados.

La calidad, para los efectos del modelo de evaluación que aquí se viene tratando, se define como el conjunto de características que debe tener el programa de SSA desde el punto de vista técnico y humano, para alcanzar los efectos deseados, tanto por quienes proveen los servicios como por quienes los usan. Se considera como el medio más importante para lograr los resultados del programa. Dentro de la calidad se evalúan la integridad, la oportunidad, la continuidad, los contenidos técnicos y la calidad del personal.

La integridad es la característica del programa de SSA que le permite identificar todas las necesidades de las partes interesadas (trabajadores, comunidad, entidades de vigilancia y control, gerencia, accionistas o propietarios) y de procurar los medios para enfrentarlas con acciones de promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación más adecuadas. Un ejemplo de indicador para evaluar la integridad del programa de vigilancia epidemiológica de intoxicación por plomo pudiera ser:

Porcentaje de necesidades identificadas (v.gr. evaluaciones ambientales de plomo, pruebas de velocidad de conducción nerviosa, evaluaciones de efectividad de los filtros de los respiradores suministrados a los trabajadores, etc) que no han sido superadas.

La oportunidad consiste en atender a su debido tiempo las necesidades de las partes interesadas. Ejemplos:

  • Tiempo transcurrido entre la ocurrencia del evento mórbido y la prestación de la atención médica requerida.
  • No. promedio de días transcurridos entre la sospecha de una sordera profesional y su comprobación.
  • No. promedio de horas que transcurren entre la ocurrencia de un accidente de trabajo y el informe al Departamento de SSA (o a la ARP).

La continuidad hace referencia a la realización de las actividades debidas, en la secuencia apropiada y sin interrupción del proceso de atención de las necesidades de las partes interesadas. Como estas necesidades existirán mientras exista la empresa, con mayor razón el programa de SSA debe tener continuidad. Ejemplos:

  • Porcentaje de cumplimiento de las recomendaciones dejadas en los informes de las mediciones ambientales.
  • Porcentaje de trabajadores a quienes no se les realizó evaluación periódica.

Los contenidos técnicos se refieren a todos aquellos criterios (las normas, entre ellos), conocimientos teóricos y prácticos, actitudes, habilidades, destrezas y elementos de trabajo que es necesario aplicar para la prevención, el diagnóstico y tratamiento de las necesidades de las partes interesadas. Un indicador de evaluación de este parámetro pudiera ser:

Porcentaje de las audiometrías (o de los estudios ambientales) que se realizaron siguiendo los protocolos normatizados por la empresa o por una entidad como el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

La calidad humana se considera buena cuando todos los aspectos del servicio que se presta muestran respeto y consideración para los usuarios. Esta característica se puede evaluar recogiendo las observaciones hechas por los usuarios o mediante encuestas.

La evaluación conjunta de la estructura y el proceso es lo que se denomina evaluación del esfuerzo.

  • Indicadores de resultado o salida. Se utilizan para medir los resultados obtenidos, el impacto. Aquí caben los indicadores de eficacia, efectividad, eficiencia y cobertura real.

Eficacia es el logro de los objetivos del programa sobre la población objetivo. Se mide en términos del resultado deseable. En otras palabras, si el programa alcanza sus objetivos, produce ciertos beneficios, cuando se aplica en condiciones ideales, se dice que es eficaz. Ejemplos:

Porcentaje de satisfacción de las partes interesadas con el programa de SSA en un período.

Indice de frecuencia de accidentes de trabajo en un período

Indice de severidad de los accidentes de trabajo en un período

Tasa de incidencia de enfermedad profesional

Tasa de prevalencia de enfermedad profesional

% de ausentismo

De otro lado, se dice que un programa es efectivo si produce los beneficios esperados cuando se aplica en las condiciones habituales de la práctica de la respectiva disciplina. Ejemplos:

% de reducción de la accidentalidad del trabajo en un período.

% de reducción de la morbilidad profesional en un período.

% de reducción del ausentismo en un período.

Ahorro total (en $ constantes) por disminución de quejas y demandas relacionadas con SSA.

La eficacia es una condición necesaria para la efectividad. Sólo los programas eficaces podrán ser efectivos. Sin embargo, la eficacia no es suficiente para la efectividad. Por ejemplo, existen programas preventivos que tienen la capacidad de reducir la accidentalidad del trabajo. Sin embargo, si el diagnóstico de la situación es incorrecto, no se investigan adecuadamente los accidentes, no se aplican las recomendaciones técnicas, o se aplican de manera parcial, en la práctica no se alcanzarán los beneficios del programa y éste no será efectivo o su efectividad será muy inferior a su eficacia.

La eficiencia se refiere a la utilidad de un programa teniendo en cuenta también aspectos de costo-efectividad. A igual efectividad de varias intervenciones, la de menor costo será la más eficiente. Ejemplos:

Gasto total del departamento de SSA en un período

---------------------------------------------------------------

Número total de condiciones ambientales peligrosas

controladas en el período.

Gasto total del programa de vacunación en un período

----------------------------------------------------------------

No. de trabajadores inmunizados en el período

Una forma de calcular el porcentaje de cambio en estos indicadores entre dos períodos es el siguiente:

(Valor inicial del indicador – Valor final del indicador)

% de cambio del indicador = -------------------------------------------------------------------------- X 100

Valor inicial del indicador

  1. El modelo DPSEEA de la Organización Mundial de la Salud

En 1995, la OMS, inspirada en un modelo desarrollado por la Organización de Cooperación Económica y Desarrollo para estudios de economía ambiental, y con el propósito de analizar mejor los riesgos de salud derivados de las condiciones ambientales y contar con un mayor detalle de la relación causa-efecto, propuso un esquema de indicadores que ha tenido gran aceptación. Este esquema propone una cadena causal que se resume de la siguiente manera:

  • Fuerzas impulsoras o direccionadoras (driving forces, D): son los factores que motivan e impulsan los procesos ambientales involucrados, tales como el crecimiento de la población, lo da como resultado, por ejemplo, que más personas se exponen a los contaminantes y, a su vez, se incremente la posibilidad de daño ambiental. Otras fuerzas direccionadoras importantes son el desarrollo tecnológico, el desarrollo económico y las políticas internacionales y nacionales.

A nivel de una empresa, las fuerzas direccionadoras pueden corresponder a las políticas gubernamentales, gremiales y empresariales, las características del mercado, el nivel de conciencia ambiental alcanzado por la comunidad, los acuerdos laborales.

  • Presiones (Pressures, P): La presencia de las fuerzas direccionadoras da como resultado las presiones sobre el ambiente, expresadas a través de la ocupación o explotación humana del ambiente y se generan, por tanto, por todos los sectores de actividades económicas, incluyendo la minería, producción de energía, manufactura, industrias de servicios, transporte, turismo, agricultura y silvicultura, al igual que los hogares.
  • Estado (State, S): corresponde al estado (o calidad) del ambiente como consecuencia de las Presiones. En la empresa, son las condiciones de trabajo (factores de riesgo ocupacional) y de producción que se encuentran en un momento determinado.
  • Exposición (Exposure, E1): se refiere al encuentro de las personas con los factores de riesgo presentes en el ambiente. La exposición no siempre es una consecuencia de la existencia del factor de riesgo, sino que se requiere que las personas estén presentes en el lugar y en el momento en que éste se presenta.
  • Efectos (Effects, E2): corresponden a las consecuencias de la exposición, las cuales pueden variar en el tipo, intensidad y magnitud, de acuerdo con el tipo de factor de riesgo al que se exponen las personas, el nivel de exposición y el número de personas involucradas.
  • Acciones (Actions, A): son las intervenciones que se hacen sobre todos, uno o varios de los diferentes eslabones de la cadena ambiente-salud. En el corto plazo, las acciones son generalmente remediales. En plazos mayores, las acciones pueden estar enfocadas a la prevención (cambio de conducta para reducir posibilidades o intensidad de la exposición, control de los factores de riesgo, producción de maquinaria y otros elementos necesarios en la producción que sean intrínsecamente seguros para las personas y el ambiente, cambio de políticas, etc). Mientras más arriba en la cadena ambiente-salud se apliquen las acciones, mayor será su efectividad y la duración de sus efectos.

Dos ejemplos (intencionalmente sencillos) servirán para ilustrar el esquema anterior: la anemia en trabajadores de estaciones de servicio ("bombas" de gasolina) como consecuencia de la exposición a plomo presente en la gasolina y el trauma ocupacional en conductores de servicio privado de transporte de carga.

  • Anemia en trabajadores de estaciones de servicio (análisis de abajo arriba).
    • Efecto: anemia; indicador de efecto: concentración de hemoglobina en sangre total
    • Exposición: se presenta cada vez que el trabajador realiza la operación de llenado del tanque de gasolina de un vehículo. Un indicador de exposición sería la concentración de plomo en la sangre el trabajador.
    • Estado: presencia de plomo en el aire. Indicador: concentración de plomo en el aire.
    • Presión: Las emisiones de plomo de los dispensadores de gasolina y de los vehículos.
    • Fuerza direccionadora: la política estatal de permitir la adición de tetraetilo de plomo a la gasolina. Indicador: existencia de la política mencionada.
    • Acciones (en el mismo orden; se menciona solo una para cada eslabón):
    • para el efecto: administración de agentes quelantes del plomo al trabajador anémico. Indicador: proporción de trabajadores de estaciones de servicio anémicos que fueron recuperados en un período, con respecto a los trabajadores de estaciones de servicio con diagnóstico de anemia en ese mismo período;
    • para la exposición: dotar al trabajador de respirador con filtro adecuado para el tetraetilo de plomo. Indicador: % de trabajadores de estaciones de servicio que reciben y utilizan respiradores adecuados;
    • para el estado: ventilación forzada. Indicador: % de estaciones de servicio con sistemas de ventilación forzada;
    • para la presión: correcta sincronización de los motores de los vehículos. Indicador: % de vehículos que cumplen normas de emisiones;
    • para la fuerza direccionadora: cambio de la política hacia una que prohíba la adición del tetraetilo de plomo a la gasolina. Indicador: Cambio de la política.
  • Trauma ocupacional en conductores de servicio privado de transporte de carga (análisis de arriba abajo).
    • Fuerza direccionadora: legislación sobre características de seguridad de los vehículos de transporte de carga privado. Indicador: % de parque automotor privado de transporte de carga que cumple la legislación;
    • Presión: peligros derivados de la construcción de vehículos según la legislación (no exigir un mecanismo de freno de motor, por ejemplo). Indicador: % del parque automotor privado de transporte de carga que cuenta con freno de motor;
    • Estado: presencia en las carreteras de vehículos de transporte inseguros. Indicador: % de vehículos privados de transporte de carga en circulación sin freno de motor;
    • Exposición: cada vez que un conductor conduce uno de esos vehículos inseguros. Indicador: No. de horas-conductor en vehículos privados de transporte de carga sin freno de motor;
    • Efecto: el trauma ocupacional. Indicador: tasa de lesiones traumáticas en conductores de vehículos privados de transporte de carga;
    • Acciones (en el mismo orden de la cadena): ajustar legislación; instalar mecanismos de freno de motor en todos los vehículos de transporte; sacar de circulación los vehículos de transporte sin este mecanismo (esto controla el Estado y la Exposición); servicios de atención de emergencias en todas las carreteras. Un indicador de las Acciones pudiera ser: % de empresas privadas de transporte de carga que han instalado el mecanismo de seguridad en sus vehículos.

Debe tenerse en cuenta que en el esquema DPSEEA cada eslabón es dinámico e incierto y está sujeto a un amplio rango de influencias y controles y que en la mayoría de las circunstancias tomará más una forma de telaraña causal que de cadena, ya que, por ejemplo, para un número de fuerzas direccionadoras pueden ocurrir varios efectos diferentes en la salud y estos efectos pueden, a su vez, estar asociados con varias exposiciones diferentes.

Relación con los sistemas de información

Obviamente, lo primero que hay que hacer es seleccionar los indicadores que se utilizarán para los propósitos que se pretenden. Existe siempre la tentación de proponer y calcular tantos indicadores como se le ocurra a quien realiza la evaluación, pero no hay que caer en dicha tentación. Para esto, es conveniente repasar los objetivos y metas del programa de SSA y el modelo de evaluación que se utiliza en la empresa. La experiencia muestra que la mejor selección de indicadores generalmente resulta de la negociación entre el encargado directo del programa que se evalúa, sus superiores mediatos e inmediatos, sus colaboradores, las autoridades y las poblaciones objeto del programa.

Seguidamente, se procede a determinar qué información se requiere para cada indicador y a identificar dónde se encuentra dicha información, quién la recolecta, cada cuánto y en qué formato. Si nada de lo anterior existe, es necesario organizar el proceso de recolección de la información desde el principio. Se recomienda enfáticamente elaborar un manual de procedimientos.

Lo anterior enfatiza el hecho de que en el proceso de construcción de indicadores, debe seguirse el pensamiento de derecha a izquierda (a dónde quiero llegar –qué quiero obtener o medir- y desde ahí me devuelvo a ver qué necesito, cómo lo necesito, dónde está o quién lo tiene).

Uso de la información

El uso de la información se resume en la Gráfica 2, la cual es suficientemente sencilla como para requerir una explicación adicional. De ella vale la pena resaltar el reporte y la comunicación tanto internos como externos, dado que un indicador que no sea conocido por las partes interesadas y otros posibles usuarios, no será de mucha utilidad.

Los registros

Para poder obtener los datos para los indicadores se requiere contar con un buen sistema de registros.

Generalmente la recopilación de los datos requiere la coordinación con diferentes departamentos al interior de la empresa o con entidades externas. Así, en el registro del ausentismo por enfermedad intervienen cuando menos: la IPS y la EPS del trabajador (expiden y validan el certificado de incapacidad), la ARP si la incapacidad se debe a riesgo profesional, el departamento de personal o quien haga sus veces (lo registra para efectos de nómina), el departamento médico de salud ocupacional (para registrar magnitud y causas) y el encargado de producción (para determinar cómo se hará el reemplazo del ausente).

Se requiere que antes de compilar dichos registros, cada uno de los términos sea definidos muy claramente. Estas definiciones pueden variar de empresa a empresa teniendo en cuenta no sólo los aspectos legales, sino también las políticas, los usos comunes y las convenciones. Una vez definidos los términos, se pasa a establecer los indicadores, o sea las definiciones operacionales (las fórmulas).

ENTRADAS PROCESO SALIDAS

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" 

Gráfica 2. Uso de la información. Fuente: Castro ML (1999), con modificaciones.

Los registros del programa de SSA deberán satisfacer, por un lado, los requisitos mínimos de las entidades gubernamentales y, por el otro, las necesidades del programa y de la empresa.

Los pasos para la elaboración de formatos y los requisitos de un buen registro son:

  • Definir los eventos a registrar
  • Para el evento, definir las variables de importancia

- Cuáles, para qué, cuándo, quién, dónde.

  • Definir la escala de medición de cada variable y los valores (respuestas) posibles. Las escalas de medición hacen referencia a "qué tan bien" se pueden medir las variables, es decir, qué tanta información medible proporciona la escala en la cual se mide una variable determinada. La escala utilizada para medir las variables puede ser:
    • Nominal: solo dice la cualidad de la variable, tal como: Estado marital (soltero, casado, viudo, unión libre); género (hombre, mujer); clasificación sanguínea (O +, O -, A +, A -, B +, B -, AB +, AB -); rama de actividad económica (agricultura, minería, manufactura, construcción, comercio, transporte, servicios, otras).
  • Ordinal: En este caso los individuos se organizan en categorías o clases que tienen un orden predeterminado, según cual tiene más y cual tiene menos de la cualidad representada por la variable y dicho orden es importante. Este tipo de escala no permite decir cuanto más se tiene de la cualidad. Ejemplos: nivel educativo (básica primaria, secundaria, universitaria, postgrado); tipo de incapacidad (total, parcial, ninguna); los accidentes según frecuencia (baja, moderada, alta, severa); la enfermedad según la gravedad (muy grave, grave, moderada, leve, ausente); la exposición a un agente de riesgo (alta, moderada, leve, ausente).
    • De intervalo: Las variables se clasifican en intervalos, los cuales son iguales y tienen un límite inferior y otro superior, y no existe el cero absoluto. El límite superior de un intervalo determinado se continúa con el límite inferior del intervalo siguiente. Ejemplos: grupos de edad (0-4, 5-9, 10-14, 15-19, 20-24, 25-29, 30-34, etc.); antigüedad en la empresa (0 - 3, 4 - 7, 8 - 11, etc.); nivel de contaminación de material particulado, en ppm (0 – 50, 51 – 100, 101 – 150, etc.)
  • Escala de razón o escala proporcional: tiene las mismas propiedades de la escala por intervalo, pero posee un cero absoluto y permite comparaciones entre tasas, razones, proporciones, etc. Ejemplos: ingreso, en pesos u otra moneda; concentración de fibras de asbestos en un ambiente laboral; tasa de enfermedad profesional.
  • Definir codificación de los valores (respuestas) posibles teniendo en cuenta el medio que se utilizará para el procesamiento de la información
  • Definir cómo y quién colectará y procesará la información

Requerimientos de un buen registro

  • Solo debe haber un evento por forma.
  • Debe especificar toda la información requerida, no toda la que se piense que puede ser útil.
  • Debe ser fácil de utilizar.
  • Debe encajar dentro de las posibilidades de procesamiento de datos de la dependencia (empresa).

Descripción de los indicadores

Para cada indicador debería completarse un formato como el que aparece en la página siguiente (con un ejemplo para el indicador de la tasa de ausentismo por enfermedad), con el fin de que todo el mundo tenga claridad sobre el significado, cálculo, relación con otros indicadores de cada uno de los indicadores que se propongan.

Plantilla de indicadores

En la página que sigue a la mencionada en el párrafo anterior se propone una plantilla que puede utilizarse para definir los indicadores para la evaluación del programa de SSA.

Formato Operacional de indicadores (ejemplo)

Laboral (E4) Tasa de ausentismo por enfermedad

DPSEEA

Lugar de trabajo:

Tópico

Definición del indicador

Se define como una tasa de severidad que relaciona la cantidad de tiempo perdido debido a ausencia por enfermedad certificada en un período con el tiempo de trabajo programado en el período. Se puede calcular para diferentes grupos ocupacionales, diferentes grupos de enfermedades, por género y grupos de edad.

Definiciones y conceptos esenciales

Para analizar la ausencia debida a enfermedad se pueden utilizar indicadores de:

Severidad: % de tiempo perdido, el total de horas de trabajo perdidas por ausencias debidas a enfermedad sobre el total de horas de trabajo esperado X 100.

Prevalencia de punto: número de individuos ausentes en un momento determinado dividido por la población total que debería estar presente en ese momento X 100.

Prevalencia de período: Número de trabajadores que se ausentaron durante un período sobre la población total en ese mismo período X 100.

Incidencia: El número total de episodios de ausencia por enfermedad en un período sobre el total de población empleada X 100.

Duración promedia del episodio de ausencia: total de días de ausencia en un período dividido por el número de episodios de ausencia en el período.

Ausencia de larga duración: Porcentaje de trabajadores que se ausentaron por enfermedad durante más de un mes.

Ausencia de corta duración: Porcentaje de trabajadores que se ausentaron por enfermedad durante menos de un mes.

Datos necesarios

Número total de ausencias debidas a enfermedad en el período que se evalúa.

Causa(s) de cada una de las ausencias en el período.

Duración de cada una de las ausencias.

Cargo o categoría ocupacional de cada uno de los ausentes por enfermedad en el período.

Número total de trabajadores empleados por categoría ocupacional

Desagregación de las causas según la Clasificación Internacional de Enfermedades, grupos de edad, géneros

Fuentes de datos, disponibilidad y calidad

Dependiendo de cada empresa, los datos pueden encontrarse en departamentos tales como los de "recursos humanos", "gestión de personal", "nómina", salud ocupacional, HSEQ, medicina del trabajo, etc. Con frecuencia los datos carecen de precisión por inadecuada codificación de la causa de la enfermedad, el cargo del ausente y otros aspectos. Puede presentarse subregistro del ausentismo por enfermedad porque las personas no consultan al médico sino que se ausentan bajo su responsabilidad o con permiso o tomando tiempo de sus vacaciones. De otro lado, puede sobre registrarse el ausentismo por enfermedad en casos en los cuales el certificado de incapacidad que expide el médico no corresponde a un verdadero estado mórbido (el médico es engañado).

Cómputo

Se obtiene de acuerdo con el tipo de definición (ver arriba)

Unidades de medida

Varían, de acuerdo el tipo de definición utilizada (ver arriba)

Ámbito de aplicación

Empresa (como un todo), departamentos o áreas dentro de la empresa, actividad económica, entidad de seguridad social, región, país, etc. Problemas relacionados con la consistencia y disponibilidad de los datos puede limitar el alcance.

Interpretación

Cuando existen datos confiables y consistentes, este indicador es una medida útil del bienestar de la fuerza laboral asociada a un ambiente ocupacional en particular. Las tendencias negativas pueden reflejar un deterioro del bienestar físico, mental y social de los trabajadores.

Conexión con otros indicadores

Datos e indicadores relacionados

 

EMPRESA ABC

PLANTILLA DE EVALUACION DEL PROGRAMA DE SEGURIDAD, SALUD Y AMBIENTE

PERIODO A EVALUAR: ______

NOMBRE DEL

INDICADOR

RELACION

OPERATIVA

FUENTE DE

INFORMAC.

PERIO-

DICIDAD

RESULTADO

ACTUAL

RESULTADO

ANTERIOR

% DE CAMBIO

(Vf–Vi) x 100

Vi

OBSERVACIONES

Disponibilidad Ingeniero SSA

Horas contratadas Ingo. SSA

----------------------------

No. total trabajadores

Of. Personal

-----------------

Of. Personal

 

Anual

1000

------- = 5

200

750

------- = 5

150

 

0 %

La empresa aumentó este recurso en la medida en que aumentó el No. de trabajadores

Extensión de uso inspecc. de seguridad

No. máquinas inspeccionadas

----------------------------

No. total de máquinas

Dep. Seguridad Ind.

-------------------

Dep. Producción

 

Anual

140

------- = 0.7

200

108

------- = 0.6

180

 

16.7%

Hubo mejoría en máquinas inspeccionadas, aunque cada máquina fue inspeccionada menos veces que el año anterior (ver indicador de intensidad de uso)

Intensidad de uso inspecciones de seguridad

No. de inspecciones de seguridad realizadas a máquinas

----------------------------

No. total de máquinas

Dep. Seguridad Ind.

-----------------

Dep. Producción

 

 

Anual

350

-------- = 1.75

200

342

------- = 1.9

180

- 7.9%

Cada máquina recibió menos atención debido a que aumentó su número; no así el recurso de Seg. Industrial

PRESENTACIÓN DE LOS RESULTADOS DE LOS INDICADORES

Una vez obtenidos los indicadores, los resultados se pueden presentar de varias formas, siendo las tablas y los gráficos las más utilizadas. Siempre que sea posible, se debe preferir un gráfico a una tabla. Como reza el dicho popular: "una imagen vale más que mil palabras".

En bueno anotar en este punto que las tablas y los gráficos deben tener un título claro y completo (qué se muestra al lector, cómo se clasifican los datos, dónde y cuándo) y deben indicar las unidades utilizadas para cada uno de los tipos de observaciones que ellas contienen. Igualmente deben contarle al lector cuál es la fuente de los datos utilizados.

Las tablas sencillas son más útiles que las complejas, llenas de datos y categorías. Seguidamente se muestra un ejemplo.

Tabla No. 1

Indicadores de accidentalidad del trabajo en algunos Departamentos. Derivados Lácteos "La Vaquilla Sonriente"

Bogotá, 2001

Departamento

IF ATi*

IS AT**

ILI***

Gerencia Administrativa

0.1

2.8

0.0003

Planta 1

7.4

237.0

1.754

Planta 2

3.1

624.8

1.937

Distribuidora 1

2.5

12.5

0.031

Distribuidora 2

1.1

11.0

0.012

Transporte pesado

2.2

1249.0

2.748

Transporte liviano

2.8

145.6

0.408

Fuente: Departamento de Seguridad, Salud y Ambiente

*IF ATi: Indice de frecuencia de los accidentes de trabajo con incapacidad. Equivale al No. de accidentes por cada 100 trabajadores de tiempo completo en 1998.

**IS AT: Indice de severidad de los accidentes de trabajo. Equivale al número de días perdidos y cargados por causa de accidente de trabajo por cada 100 trabajadores de tiempo completo en 1998.

***ILI: Indice de lesiones incapacitantes. Es el resultado de multiplicar el IF ATi por el IS AT y dividirlo por 1000. Solo se utiliza con fines comparativos.

Gráficas

Otra forma de resumir y mostrar los datos es mediante el uso de gráficas, que no más que la representación pictórica de datos numéricos. Aunque son más fáciles de leer que las tablas, generalmente dan al lector menos información (menos detalle).

Gráfica de barras

Se puede utilizar para representar datos nominales u ordinales. En ella las diferentes categorías en que se distribuyen los datos se presentan a lo largo del eje horizontal. Para cada una de las categorías se dibuja una barra vertical cuya altura es igual al valor del indicador. Las barras deben tener igual anchura y deben estar separadas entre sí, de forma que no impliquen continuidad. Los ejes pueden intercambiarse, de forma que las barras sean horizontales y no verticales.

Las gráficas No. 1a y 1b son la representación pictórica del índice de frecuencia de los accidentes con incapacidad de la empresa del ejemplo anterior.

Cuando en una gráfica de barras se van a representar dos o más tipos de observaciones (por ejemplo, los índices de frecuencia de AT de varias empresas similares a la nuestra), se recomienda que el llenado de las barras sea con tramas y no solo con color. Esto no solo facilita la visualización en los originales, sino también en las fotocopias.

No olvidar que los programas de computadora permiten cambiar las tradicionales barras por dibujos de personas, animales, plantas y todo tipo de objetos, con lo cual se hacen más atractivas para el lector. Lo importante es que tengan la misma anchura y que la altura varíe de acuerdo con el resultado.

Gráfica de torta

Tiene la misma utilización de la gráfica de barras. Se puede utilizar cuando el número de categorías de datos es menor de 6 o 7. Es conveniente diferenciar las porciones de la torta con tramados, pues al fotocopiar o utilizar tinta de un solo color, se podrá apreciar la diferencia, lo cual no ocurre con el uso de solo el color. La Gráfica No. 2 muestra un ejemplo de este tipo de gráfica.

Fuente: Departamento de Seguridad, Salud y Ambiente

Histograma

Mientras que la gráfica de barras se utiliza para representar datos ordinales o nominales, el histograma se utiliza para datos discretos (o sea, que solo pueden tomar valores enteros) o continuos (pueden tomar cualquier valor posible).

Lo primero que se hace para obtener un histograma es definir las escalas de los ejes horizontal y vertical. La escala vertical debe empezar en cero, para evitar distorsiones (engaños) visuales. El eje horizontal (abscisa o eje de las X) muestra los límites verdaderos de cada clase o categoría en que se hayan distribuido los datos.

El eje vertical del histograma corresponde a la frecuencia absoluta o relativa de las observaciones en cada una de las clases. En realidad, la frecuencia asociada a cada clase en un histograma está representada no por la altura de la barra, sino por el área de ésta.

Una vez se han trazado y marcado los ejes, se dibuja una barra vertical sobre cada clase, centrada con respecto al punto medio de éstas. Ver Gráfica No. 3.

Cuando se construyen histogramas con clases o categorías desiguales, se debe tener muy presente que el área de cada barra es directamente proporcional a la frecuencia absoluta o relativa de observaciones en cada clase y, por tanto, la altura de cada barra debe variar de acuerdo con la amplitud de la clase correspondiente.

Polígono de frecuencias

Su elaboración es muy similar a la de un histograma. En vez de barras verticales, el polígono de frecuencias emplea puntos unidos por líneas rectas para mostrar las frecuencias. Se trazan líneas rectas que unen los puntos medios de cada clase o categoría, de tal manera que la altura de cada punto es igual a la frecuencia absoluta o relativa de observaciones de cada clase. Al igual que en el histograma, la frecuencia de observaciones en una clase en particular está dada por el área limitada por la anchura de la misma y el segmento correspondiente de la línea trazada. Ver Gráfica No. 4. Su gran ventaja sobre el histograma es que se pueden comparar varias distribuciones de frecuencia en una sola gráfica.

Un polígono de frecuencias especial es el polígono de frecuencias acumuladas, en el cual el eje horizontal es similar a lo ya explicado para el polígono común, pero el eje vertical muestra las frecuencias relativas (porcentajes) acumuladas. La Gráfica No. 5 ilustra este tipo de polígonos, empleando los mismos datos de la Gráfica No. 4, convertidos a porcentajes.

El polígono de frecuencias acumuladas permite la obtención de los percentiles de un conjunto de datos. Solo basta con trazar una línea horizontal imaginaria que parta del eje vertical a la altura del percentil de interés, hasta que encuentre la línea del polígono y desde este punto se lleva hasta encontrar el eje horizontal. Se obtiene el valor de la clase correspondiente a dicho percentil. El concepto de los percentiles se explicará más adelante.

Principio y diagrama de Pareto

Vilfredo Pareto fue un economista y sociólogo italiano (1848-1923), quien enunció el principio que lleva su nombre. Él observó que el 20% de los italianos poseían el 80% de la riqueza. El principio de Pareto establece que solo unos cuantos factores producen la mayor parte de un resultado positivo o negativo. Este principio después fue aplicado a la teoría del mejoramiento de la calidad por el Dr. Joseph Juran, quien habló de la necesidad de identificar estos "pocos factores vitales" de modo que los recursos para el mejoramiento de la calidad pudieran concentrarse en esas áreas. Ejemplos de la materialización del principio de Pareto: aproximadamente el 80% de los efectos se deben a un 20% de las causas posibles, el 80% del ausentismo lo produce el 20% de los empleados de una empresa, el 80% de los errores administrativos los comete el 20% de los empleados, el 80% de las ventas la realiza el 20% de los vendedores, etc.

Al igual que una gráfica de barras, el diagrama de Pareto muestra la frecuencia de respuestas, casos o diferentes categorías de datos (o causas de un problema); solo que en un diagrama de Pareto las frecuencias de las causas están ordenadas de mayor a menor. Además, para cada causa el diagrama de Pareto muestra el porcentaje acumulado de su contribución para la generación del problema. Esto no sólo permite identificar los dos o tres factores (causas) que originan la mayor parte del problema, sino que también le permiten cuantificar lo que representan estos "pocos vitales" del total.

Cómo hacer un Análisis de Pareto:

1. Divida los datos en categorías, como cada una de las razones dadas para no usar elementos de protección personal. Cuente y registre el número de veces que cada razón es citada.

2. Construya una tabla de frecuencias para ordenar las respuestas de la más común a la que ocurre menor número de veces. Anote el número de veces que cada razón fue citada. Anote el total de todas las respuestas al final de la columna.

3. Para cada categoría de datos (o sea, razón de no uso), calcule el porcentaje que representa del total de respuestas y redondee al porcentaje entero más cercano. En este ejemplo se contó un total de 84 respuestas. De ellas, 35 (42%) se refirieron a la falta de información sobre los elementos de protección personal (35 dividido entre 84 = .416 ó 42%). El siguiente número más alto de respuestas, 25 (.297 ó 30%) indicó falta de acceso a dichos elementos.

4. Calcule y registre los porcentajes acumulados. Comience por la respuesta con el porcentaje más alto (en este ejemplo, 42%) en la parte superior de la tercera columna. Sume a este valor el porcentaje de la siguiente respuesta (por ejemplo, 42% más 30% = 72%) y anote el porcentaje acumulado (72%) también en la tercera columna. Continúe registrando los porcentajes acumulados de cada tipo adicional de respuesta hasta completar la tabla (Tabla No. 2).

5. Con los datos de la tabla de frecuencias elabore una gráfica de barras que presente el número de veces (frecuencia) que cada respuesta fue citada, ordenándolas de la más común (a la izquierda), a la respuesta menos mencionada (a la derecha). En el eje vertical de la izquierda se indica el número de veces que la respuesta fue dada (desde cero al número máximo encontrado), y en el eje de la derecha el porcentaje acumulado de cada tipo adicional de respuesta. Por último, trace una línea que una los puntos (Gráfica No. 6).

Tabla No. 2

Razones para no utilizar los elementos de protección personal.

Fábrica XYZ. Cali, 2001

Razones

Frecuencia

(Veces)

% del total

% Acumulado

A. Falta de información

35

42

42

B. Falta de acceso a los E.P.P.

25

30

72

C. Preocupación acerca de la seguridad de los EPP

12

14

86

D. Piensan que no les ocurrirá nada

6

7

93

E. Objeción del Supervisor

3

4

97

F. Les parecen feos

2

2

99

G. Otras

1

1

100

Totales

84

100

Fuente: Encuesta Dpto. SSA

El análisis de Pareto es una ayuda para priorizar y enfocar los recursos donde más se necesitan. También puede ayudar a medir el impacto de un cambio en un proceso.

Gráfica de línea

Se utiliza para ilustrar la relación entre dos variables continuas: cómo cambia una cuando cambia la otra. Cada punto de la línea representa un par de valores (x, y). Los valores adyacentes se conectan mediante una línea recta. Tal como el polígono de frecuencias, permite mostrar y comparar varios conjuntos de observaciones al mismo tiempo. Muy útil para mostrar cambios en el tiempo. Gráfica No. 7.

Fuente: Departamento de SSA.

Gráfica de puntos (scatter plot)

Tiene muchos aspectos en común con la gráfica de línea. Se utiliza para mostrar la relación entre dos medidas continuas diferentes. Cada punto de la gráfica representa un par de valores; la escala de uno de ellos se marca sobre el eje de las X (eje horizontal) y la escala del otro en el eje de las Y (eje vertical). Gráfica No. 8.

Fuente: Datos ficticios.

Mapas

Los mapas son útiles para determinar la distribución espacial de un indicador. El mapa puede corresponder a una región geográfica determinada, o puede ser una empresa o un área específica de una empresa. Una herramienta de gran utilidad con estos fines la constituyen los sistemas de geo-referenciación que se han vuelto más sencillos de manejar y más baratos (hasta existe uno como el Epi Map que es gratuito). Bien utilizado, un sistema de estos se convierte en un fabuloso aliado en el conocimiento de la problemática, el diseño de estrategias de intervención y la evaluación de los resultados.

Existen muchos otros tipos de gráficas, pero los presentados aquí son los más comunes. Quien esté interesado en ampliar su conocimiento al respecto, puede consultar libros especializados de estadística.

BIBLIOGRAFIA

  1. Abramson J.H. Survey methods in community medicine. Edinburgh: Churchill Livingstone, 1979.
  2. Altman I., Ciocco A. Statistics. In: L. Parmeggiani (ed). Encyclopaedia of Occupational Health and Safety. Geneva: International Labour Office, 1983.
  3. Bradford-Hill A. A short textbook of medical statistics. London: Hodder and Stoughton, 1980.
  4. Briggs D. Environmental health indicators: framework and methologies. http://www.northampton.ac.uk/ncr/who/index.html
  5. Castro ML. Normalización internacional y su relación con la evaluación del desempeño ambiental. En: Memorias 32 Congreso de Seguridad Integral, Higiene y Medicina del Trabajo (Consejo Colombiano de Seguridad), Bogotá, junio 15 y 16 de 1999.
  6. Colton T. Statistics in medicine. Boston: Little, Brown and Co., 1974.
  7. Corvalán C, Kjellström T, Briggs D. Health and environment indicators in relation to sustainable development. http://www.icsu-scope.org/downloadpubs/scope58/box3t.html
  8. Day RA. Cómo escribir y publicar trabajos científicos. Washington: OPS, 1990.
  9. Environmental Protection Agency. Quality assurance handbook for air pollution measurement systems (vol. I). Washington: USEPA, 1976.
  10. Galvao LA. Calidad ambiental y desarrollo. Ponencia en la Conferencia sobre Ambiente y Epidemiología, Managua, 18 de Abril de 2002.
  11. Guardiola U. El control de gestión y sus indicadores. Bogotá: Incolda, 1998.
  12. Kjellstom T. Approaches to quantifying the public health impact of occupational trauma. Safety Science Monitor, vol. 2, No. 2, 1998.
  13. Mejía J. Elementos básicos de bioestadística para el análisis de la información. , Medellín: Servicio Seccional de Salud de Antioquia, s.a.
  14. Nieto O. Indicadores de impacto para los programas de salud ocupacional. En: Memorias XIV Congreso de Medicina del Trabajo, Higiene y Seguridad Industrial (ASASI), Medellín, 1992.
  15. Nieto O. Desarrollo de indicadores de gestión en programas integrales de seguridad, salud y ambiente – generalidades. En: Memorias 32 Congreso de Seguridad Integral, Higiene y Medicina del Trabajo (Consejo Colombiano de Seguridad), Bogotá, junio 15 y 16 de 1999.
  16. Pagano M., Gauvreau K. Principles of biostatistics. Belmont (California, USA): Duxbury Press, 1993.
  17. Sarramona J. Investigación y estadística aplicadas a la educación. Barcelona: Ediciones CEAC, 1980.
  18. Statsoft, Inc. Electronic Statistics Textbook. Tulsa, OK: StatSoft. http: www.statsoft.com/textbook/stathome.html
  19. Swinscow T.D.V. Statistics at square one. London: British Medical Journal, 1980.
  20. University of Brighton. Pareto analyis. http: www.dipoli.nut.fi/org/TechNet/org/eurocinet/tool9.html
  21. World Health Organization Regional Office for Europe, European Centre for Environment and Health. Environmental health indicators: development of a methodology for the WHO European region – interim report. Geneva: WHO, 2000.
  22. World Health Organization Regional Office for Europe. Environmental health indicators: update of methodology May 2002. Geneva: WHO, 2002.

 

 

 

Oscar Nieto Z.

 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Otros

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda