Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El Gobierno de Onganía

Enviado por ladiva_depazonica



  1. El golpe
  2. Política
  3. Economía
  4. Sindicalismo
  5. La crisis
  6. Las nuevas agrupaciones
  7. La guerrilla
  8. El Cordobazo
  9. La iglesia
  10. La renuncia
  11. Conclusión
  12. Bibliografía

INTRODUCCIÓN

El autoritarismo fue la principal característica del gobierno del General Juan Carlos Onganìa.

El golpe de 25 de Junio de 1966 puso fin a la presidencia de Arturo Illia. El temor a que demasiada Libertad permitiera el retorno del peronismo justificó, según los militares, la toma del poder. Un sector del sindicalismo, la iglesia, el empresariado y la opinión publica apoyaron al nuevo gobierno.

Las Fuerzas Armadas sancionaron un estatuto Revolucionario que invalido la constitución, suspendió la actividad política, disolvió los partidos y le brindo a todos los poderes al presidente.

La autodenominada "Revolución Argentina" pretendía ajustarse a las ideas del crecimiento y la modernización económica, eliminado la libertad política y reprimiendo la actividad cultural con violencia y censura.

La Universidad fue el blanco principal de un campaña que intentaba poner fin a la agitación estudiantil. La llamada "Noche de los bastones largos", tuvo un efecto contundente y llevo al exilio a muchos profesores, investigadores y científico.

A seis meses del golpe del 28 de Junio, no sé sabia cual era el programa económico. Con la llegada de Adalbert Krieger Vasena al ministerio de economía, el régimen encontró un rumbo, pero el éxito del ministerio no se transformo en la anhelada popularidad del gobierno.

Cuando finalizo 1969, Krieger Vasena ya no ocupaba su lugar en su gobierno, lo había derribado la protesta obrera y estudiantil que estallo en Córdoba en Mayo de ese mismo año. Y que se propago hacia otras ciudades.

La estabilidad y el crecimiento no prolongaron la paz militar. No pudo llegar el tiempo social ni el tiempo político imaginado por Onganìa.

A la fuga de capitales, la suba de los precios, la generalización de los conflictos laborales y la reanudación de las peleas por la distribución del ingreso, se sumo a la gran violencia.

Debido al descontento con las ultimas acciones de su gobierno Onganìa se quedo sin su único respaldo, Las Fuerzas Armadas.

Tras una inútil resistencia, el general Juan Carlos Onganìa debió abandonar la Casa Rosada, el 8 de Junio de 1970.

El periodo de la historia Argentina que se extiende desde el mes de Junio de 1966 hasta Junio de 1970, tramo en el que se desarrollo la presidencia del General Onganìa, será el tema que abordara esta presentación, que se pudo realizar a través de la consulta y recopilación de material histórico en distintos libros, y que mostrara la época desde diferentes aspectos.

EL GOLPE

El 27 de Junio de 1966 las Fuerzas Armadas del Ejercito. comandadas por el General Juan Pistarini, se movilizaron desde Campo de Mayo y La Tablada y ocuparon el Congreso Nacional, la Plaza De Mayo, las radios y la televisión.

En la mañana del 28 de Junio, un nuevo golpe de estado derroca al presidente Arturo Illia. Al día siguiente, la junta de comandantes de las Fuerzas Armadas, integrada por el Almirantes Benito Varela (marina), el General Juan Pistarini (ejercito) y el Brigadier Adolfo Alvarez (aeronáutica), entrego el poder al General Juan Carlos Onganìa.

El golpe militar se autodenominò Revolución Argentina y contó con la conformidad de gran parte de la sociedad. Onganìa, tenia el apoyo de los sectores corporativistas: Grupos católicos de derecha, grandes sectores empresarios, la mayoría de los partidos políticos (con excepción de los radicales, socialistas y comunistas) y hasta muchos grandes de extrema izquierda. Todos estos grupos coincidían en la necesidad de reorganizar la sociedad y el estado, causando un cambio que devolviera la fe y la confianza.

La reorganización del estado significaba, para ciertos grupos, un reordenamiento económico para romper los bloqueos del crecimientos; Otros, pensaban en un reordenamiento de la sociedad, de la manera de organización y representación.

El golpe de 1966, inicialmente mostró diferencias con los anteriores, ya que esta vez, el enemigo no era solo el peronismo y el comunismo, sino toda la actividad política.

POLITICA

El nuevo gabinete estaba conformado por: el General Eduardo Señoranz, encargado de la Secretaria de Información del Estado; el General Osiris Villegas, designado Secretario del Consejo de Seguridad Nacional; Guillermo Borda, nombrado Ministro del Interior; el General Julio Alzogaray, designado nuevo Comandante en Jefe del Ejercito; el General Emilio Van Peborgh, a cargo del Ministerio de Defensa; Rubens San Sebastián, Secretario de Trabajo; Jorge Salimei, Ministro de Economía; y Nicanor Costa Méndez, Ministro de Relaciones Exteriores y Culto.

El 2 de Julio, el nuevo presidente, por medio de un decreto del Poder Ejecutivo Nacional, disolvió el parlamento 8 se hizo de los dos poderes) y los partidos políticos, También, se sumo a la Constitución Nacional el estatuto de la Revolución Argentina, que tenia como objetivos políticos: Defender la soberanía, conseguir la integración territorial y establecer el respeto a la esencia nacional.

El estatuto de la Revolución Argentina redujo los ministerios a cinco, y creo el estado Mayor de la presidencia, formado por el Consejo Nacional para el Desarrollo (CONADE), el Consejo Nacional De Seguridad (CONASE) y el Consejo Nacional De Ciencia y Técnica (conacyt).

Luego de asumir la presidencia, Onganìa anuncio que la Revolución Argentina no tenia plazos, y el reordenamiento se realizaría gradualmente. Onganìa sostenía su teoría de los tres tiempos que contaba con un tiempo económico, que duraría todo lo que fuera necesario para lograr el orden social y la estabilidad económica, realizar obras de infraestructura para modernizar el país, racionalizar la administración publica, mejorar la situación de las provincias y sentar bases para el respeto a la autoridad. Luego, llegaría el tiempo social en el que se distribuirían los beneficios del desarrollo logrado en el tiempo económico. Y finalmente, vendría el tiempo político. Allí terminaría la Revolución Argentina, transferiendose el poder político a las instituciones del estado. Onganìa pensaba que en el tiempo político debería lograrse una unión entre el estado y la comunidad organizada, sobre bases que no eran los partidos políticos.

A partir de 1966, las Fuerzas Armadas organizaron el estado burocrático autoritario, un nuevo tipo de estado que aplico políticas económicas que beneficiaron a los sectores capitalistas y perjudicaron a los sectores populares.

Las Fuerzas Armadas intentaban despolitizar el tratamiento de las cuestiones sociales, sometiéndose a criterios de racionalidad técnica. Los militares paternalistas (que afirmaban la validez de las relaciones jerárquicas y la sumisión a la autoridad) compartían su ideología, basada en una concepción de sociedad organizada y preocupada por imponer la ley y el orden en todos los sectores sociales, con los miembros de la Iglesia Católica.

Para conseguir los objetivos del tiempo económico, los militares paternalistas, necesitaban el apoyo de los grupos más poderosos de la economía nacional e internacional. Por esa razón designaron a técnicos liberales a cargo de la conducción de la economía. Sin embargo, los liberales no estaban de acuerdo con la formula corporativistas de los militares.

Desde 1966, las relaciones entre los militares y los diferentes sectores de la sociedad argentina fueron marcados por la droctina de la seguridad nacional. Se trataba de una doctrina militar que surgió durante el conflicto entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y fue aplicada en los países del tercer mundo que estaban bajo la influencia de Estados Unidos.Según los principios de la doctrina, los gobiernos de los países periféricos, que conformaban el bloque capitalista, estaban obligados a evitar que el comunismo, o "La Subversión" en general, ganara lugar en sus territorios.

La droctina de la seguridad nacional consideraba que el comunismo era el enemigo principal y que creaba problemas, que las Fuerzas Armadas debían defender.

Los militares defendían como subversivo a todos aquellos elementos que, según ellos, atentaban contra los valores nacionales.

La droctina fue acompañada por un ataque directo a los partidos politicos. Los militares sostenían que la actividad de los partidos políticos no servia mas que para causar conflictos sociales.

La droctina de la seguridad nacional comenzó a desarrollarse después de 1955, cuando se abandono la droctina de Defensa Nacional vigente durante la época peronista. La nueva droctina aceptaba, a diferencia de la anterior, la integración de las Fuerzas Armadas Nacionales en los dispositivos de seguridad y defensa internacionales, creados por Estados Unidos.

L a características novedosas del régimen de gobierno fue el intento de despolitizar las cuestiones económicas y sociales, ya que los dirigentes políticos y sus enfrentamientos eran una de las principales causas de la crisis. El régimen de gobierno de estado burocrático autoritario llevo al cierre de los canales democráticos de acceso al gobierno y a la anulación de la ciudadanía de la sociedad argentina.

Durante el gobierno de Onganìa, el estado impuso políticas cada vez más autoritarias. Las clausuras y censuras de los medios de comunicación se multiplicaron. También fueron prohibidas las expresiones artísticas y las situaciones de la vida cotidiana que afectaban el orden que se intentaban establecer y que, según la Iglesia eran factores antecesores del comunismo.

El blanco principal de estas prohibiciones fue la Universidad; que era considerada el lugar adecuado para la difusión de todo tipo de doctrinas e infiltración, y el sitio para dar origen al comunismo y todo tipo de desorden.

El 29 de Julio de 1966, Onganìa puso fin a la autonomía universitaria con el objetivo de prevenir a la sociedad de las influencias de la infiltración comunista. Intervino las universidades y prohibió las actividades de los centros de estudiantes que, en general, eran opositores al gobierno. Alumnos y profesores ocuparon algunas facultades de la Universidad de Buenos Aires y fueron apaleados por la fuerza policial. Esta jornada es conocida como "La Noche De Los Bastones Largos". Como consecuencia de la intervención, renunciaron todas las autoridades y muchos de los profesores y el personal técnico y no docente.Algunos profesores e investigadores se vieron obligado a emigrar para poder continuar con su trabajo. Otros reconstruyeron, clandestinamente, las actividades científicas e intelectuales. Mientras tanto en las universidades reaparecieron los grupos clericales, tradicionalistas y autoritarios, que existían y predominaban antes de 1955.

ECONOMIA

Los primeros meses del gobierno estuvieron marcados por indecisiones y confusiones con respecto a la política económica.

El ministro del Interior, Enrique Martínez Paz, y el ministro de Economía, Nestor Salimei, fueron el centro de las criticas del sector industrial. Salimei, de acuerdo con las ideas de Onganìa, manipulo la emergencia con una conducción de la CGT que intento que les fuera favorable. Esta acción origino un gran descontento entre los sectores de mayor poder económico. No logro la inflación, ni tampoco mejorar el déficit fiscal y la balanza de pagos. En su breve ingenios azucareros en la provincia de Tucumán y, con el objetivo de reducir los costos operativos del puerto de Buenos Aires, impuso un reglamento a la actividad portuaria, decisión que provoco que estibadores y portuarios comenzaran una huelga por tiempo indeterminado.

Antes de definir una nueva política económica, se redujo drásticamente el personal de la administración publica y de empresas del estado (como los ferrocarriles) y se realizo el cierre de la mayoría de los ingenios tucumanos (que antes habían sido intervenidos) con el fin de racionalizar la producción. Con equipos obsoletos, esos ingenios habían dejado de ser competitivos. Entre los mas afectados estaban los seis que habían pertenecido al grupo Torquist; cuya propiedad había pasado de mano en mano en medio de maniobras especulativas, interesadas mas en las tierras que en la producción azucarera. El despido de trabajadores genero protestas y huelga, que fueron encabezadas por la Federación Obrera de los Trabajadores de la Industria Azucarera (fotia).

En todos los casos, la protesta sindical se trato de controlar con violencia. Se sanciono, entonces una ley de Arbitraje Obligatorio, que condiciono la posibilidad de iniciar huelgas. En Febrero de 1967 creo un plan de acción que ocasiono: Despido masivos e intervenciones a los sindicatos.

Con la prohibición de la actividad política, el gobierno encontró la manera adecuada para la reestructuración social y económica.

En los primeros seis meses de la presidencia la economía no tomo dirección ya que el equipo designado (de orientación social cristiana) no conformaba a los grandes empresarios. Durante este tiempo los militares y los sectores capitalistas, estaban convencidos de que el origen de la inflación estaba relacionado con las demandas de los sectores populares, que no aceptaban la disminución de sus salarios. También la relacionaban con la intervención del estado en la economía para satisfacer esas demandas.

Para los economistas liberales y neoliberales, le inflación surgía cuando había una mayor cantidad de moneda que el valor de los productos que se podían comprar, por esta razón los precios subían.

Para eliminarla proponían tomar decisiones sobre la política monetaria. Desde su punto de vista, el estado podía reducir o expandir la cantidad de moneda, a través de devaluaciones, fijación del tipo de cambio, retenciones a las exportaciones, otorgamiento de créditos, congelamiento de salarios y control de precios y tarifas. Atravez de la política monetaria, el estado podía llevar a una disminución de la demanda y llegar a controlar la inflación. La intervención del estado debía limitarse a fijar la política monetaria y a controlar las demandas de los sectores populares.

Para los economistas estructuralistas, el déficit fiscal, la inflación y el desequilibrio en la balanza comercial eran consecuencia del problema estructural que afectaba a la economía: El estancamiento de la producción del sector agropecuario y el sector industrial. El manejo de la política monetaria era insuficiente para controlar la inflación.

Ellos proponían la implementaciòn de políticas de gobierno que destituyeran el estancamiento y lograran un crecimiento industrial integrado. L a inflación quedaría controlada una vez que se alcanzaran esos objetivos. La política monetaria debía ser usada como medio para lograr la regularización de recursos hacia las actividades economicas. Recomendaban que los gobiernos no debían decidir la política monetaria separada de un plan de desarrollo liberado por el estado.

En Diciembre de 1966 fue designado Adalbert Krieger Vanesa como Ministro de Economía y trabajo. Vasena era un economista de orientación neoliberal que tenia excelentes conexiones con los centros financieros internacionales y con capacidad técnica reconocida, sin embargo, debió enfrentarse con los grupos corporativistas.

En Enero de 1967, el nuevo ministro dio a conocer su presupuesto Nacional que planteo drásticos ajustes en las áreas de educación y salud.

Dos meses después, Vasena presento su plan de estabilización y desarrollo, que tenia como objetivo a corto plazo la superación de la crisis que estaba viviendo la Argentina en ese momento y el logro de una estabilización prolongada. Como objetivo a largo plazo se proponía racionalizar toda la economía y facilitar el desempeño de las empresas más eficientes.

Vasena contaba con las orientaciones intervencionistas del estado, como principal elemento. En el caso de la inflación se recurrió al estado para regular las grandes variables y asegurar la estabilidad. Debió este plan se llego a:

Congelar los salarios por dos (luego de un módico aumento).

Suspender las negociaciones colectivas.

Congelar las tarifas de servicio publico y combustible.

Establecer un acuerdo de precios con ochenta y cinco empresas lideres.

Reducir el déficit por la racionalización de personal y una recaudación estricta.

Establecer una devaluación de 40 % sobre las exportaciones agropecuarias.

También se logro arreglar las cuentas del Estado, evitar el alza de los alimentos y asegurar un periodo de estabilidad cambiaría, reforzado con prestamos del Fondo Monetario Internacional (fmi). Esto permitió establecer un mercado libre de cambio que origino el éxito económico a mediado de 1969:

La inflación se había reducido notablemente.

Las cuentas del Estado y la balanza de pagos estaban equilibradas.

Otros instrumentos de intervención estatal fueron utilizados para mantener el nivel de la actividad económica y estimular a los sectores más eficientes.

Gracias al plan:

  • No hubo restricción monetaria, ni crediticia.
  • Hubo considerables inversiones del Estado en obras publicas: El complejo Hidroeléctrico El Chocon-Cerros Colorados (obra inaugurada en 1969), puente sobre el Río Paraná, caminos y accesos a la Capital Federal.
  • Las exportaciones no tradicionales fueron beneficiadas con reintegro de impuestos a insumos importados.
  • Se redujeron los aranceles y la eliminación de subsidios a economías regionales.
  • Creció el Producto Bruto Interno (pbi).
  • La desocupación fue baja (aunque las reestructuraciones habían causado altos niveles de desempleos).
  • Los salarios no cayeron notablemente.
  • La inversión fue alta (aunque concentrada en obras publicas).

El sector mas concentrado (en su mayoría extranjero) resulto ser el más beneficiario con esta política de estabilización, también fueron beneficiadas:

  • Muchas empresas que comenzaron a producir a pleno.
  • Las empresas nacionales que fueron compradas por extranjeras (estas empresas se beneficiaron con la situación de estabilidad).
  • Parte de la población, debido a las grandes obras publicas realizadas que solucionaban los problemas de transporte o energía.

Los principales perjudicados fueron:

  • Los sectores rurales, por las retenciones a la exportación.
  • Los sectores empresariales nacionales, afectados por la falta de protección y la desnacionalización.
  • Las economías provinciales de Tucumán, Chaco y Misiones, debido a la supresión de las protecciones tradicionales.
  • Los sectores medios, afectados por la nueva Ley de Alquileres y el avance de los supermercados.

La nueva política económica favorecía a los grandes sectores empresariales y terminaban con aquellos equilibrios que habían existido. En lugar de apoyar a la mayor parte de la población, proponiendo mayor consumo para expandir el mercado interno, apoyaba a las exportaciones no tradicionales, las inversiones extranjeras y las sustitución de importaciones.

Las medidas de este plan recibieron el apoyo de los sectores capitalistas más poderosos. El plan contó, también, con la aprobación de los organismo financieros internacionales. Los sectores asalariados, en cambio, estaban en contra e la acción del Gobierno.El nuevo plan económico debió enfrentar la oposición y el descontento de la Sociedad Rural y la critica de la Confederación General Económica (cge).

SINDICALISMO

Los dirigentes del sindicalismo peronista (que conformaban las 62 organizaciones), liderados por Augusto Vandor, habían apoyado, en un principio, el golpe de Estado de Onganìa. Pero, afines de 1966 y Marzo de 1967, cuestionaron las medidas de Salimei y el plan de estabilización de Krieger Vasena; El 1 de Abril se llamó a una huelga general en todo el país. El Gobierno raciono contra los sindicatos. La represión debilito al Vandorismo que dio lugar al sindicalismo combativo.

En Octubre de 1967, Onganìa viajo a Punta Del Este, Uruguay, para asistir a la Conferencia de Presidentes Americanos.

También fueron clausuradas las revistas: Prensa Libre y Prensa Confidencial y se sanciono la nueva Ley de Alquileres que autorizo desalojos.

En este mes, el Gobierno puso en marcha el Plan de Erradicación de Villas de Emergencia, que intentaba acabar con esas construcciones en la zona cerca a la Ciudad de Bs.As.

En el mes de Noviembre, la Cámara Federal de Apelación declaro inconstitucional el cierre de los semanarios: Prensa Libre y Prensa Confidencial.

Casi a finalizar 1967, Gran Bretaña denuncio una supuesta epidemia aftosa en las carnes argentinas y prohibió su importación, esta medida perjudico aun más a los productores rurales.

Tres meses después, en Marzo de 1968 el nuevo peronismo combativo desplaza al Vandorismo. La CGT se dividió en dos: La CGT de los Argentinos conducida por Raimundo Ongaro, dirigente peronista combativo, que recibió el apoyo de las CGT regionales del Interior, como Córdoba, Tucumán, Salta y Rosario, y encabezo movilizaciones populares en contra de Onganìa y en defensa de los gremios afectados (estatales, portuarios, ferroviarios, obreros de ingenios y azucareros); Y la CGT Azopardo conducida por Augusto Vandor que mantuvo el control de los fondos sindicales y cuyas sede se instalo en la calle Azopardo (de ahí su nombre)

Luego de un tiempo, surgieron diferencias ideologías entre los integrantes de la CGT de los Argentinos que, sumadas a la gran represión, provocaron su debilitamiento e hicieron que muchos de sus gremios se unieran a la CGT Azopardo.En esta situación también influyo el acuerdo, para unificar las 62 organizaciones, entre Peròn y Vandor.

LA CRISIS

Los hombres que estaban cerca de Onganìa, pensaban que una vez conseguido la reestructuración económica era posible iniciar el tiempo social, apoyados por la CGT, nuevamente, unida en las 62 organizaciones. Pero en las protestas de la sociedad fueron cada vez más generalizadas. Los sectores empresariales nacionales comenzaron a ser escuchados por los jefes militares y propusieron una política económica más relacionada con los nacional.

Estas opiniones agravaron la relación entre Onganìa y el ministro de Economía. A mediados de 1968 se profundizo el enfrentamiento entre el presidente y los comandantes de Jefes de las tres fuerzas que, hasta entonces, eran su principal apoyo. Los jefes de las Fuerzas estaban preocupadas por el avance de los rasgos autoritarios del Gobierno de Onganìa.Estaban en desacuerdo con la política de negociación con los sindicatos y con el proyecto las instituciones de la democracia liberal por instituciones corporativistas.

En Agosto de ese año, Onganìa relevo a los tres comandantes en Jefes de las Fuerzas Armadas: El General Alejandro Lanuse reemplazo a Julio Alsogaray, el almirante Pedro Gnavi a Benito Varela y el brigadier Jorge Martínez Zuviria a Adolfo Alvarez.

Los grandes empresarios defendieron a Krieger Vasena, empezaron a cuestionar el autorismo de Onganìa y pensaron en una nueva idea política.

Las Facultades, colegios secundarios, sindicatos, fabricas y barrios se transformaron en un lugar para desarrollar debates políticos casi permanentes; a pesar de las represiones y la represión policial, las tomas de establecimientos y las manifestaciones eran bastantes frecuentes.

En el sector obrero surgieron alternativas radicalizadas y empezaron a crecer los sectores que consideraban a la lucha armada como posibilidad para acabar con tanto autoritarismo. Las políticas de Onganìa profundizaron los conflictos en todos los planos sociales. El aunmento del autoritarismo significo el cierre de los medios de expresión y participación, que se habían consolidado durante los gobiernos posteriores a 1955, lo que causo un gran descontento entre los sectores medios urbanos.

LAS NUEVAS AGRUPACIONES

Estos sectores, luego de 1966, fueron cada vez mas atraídos por el peronismo, debido a que lo consideraban el principal opositor del gobierno. Durante esta época se produjo el mayor crecimiento de agrupaciones peronistas, las organizaciones barriales y universitarias peronistas aumentaron considerablemente apoyadas por la aprobación de Peròn.

La Juventud Peronista (JP)se formo con jóvenes militantes provenientes de diferentes sectores sociales y diversas orientaciones ideologiacas. La movilización de los sectores medios modifico la composición social de los peronistas y provoco cambios en las organización de las agrupaciones de izquierda. Para los integrantes de la Juventud Peronista, la Organización Armada garantizaba la realización del objetivo revolucionario peronista.

Dentro del movimiento peronista comenzaron a diferenciarse grupos de peronistas revolucionarios que formaron la llamada izquierda. Los peronistas revolucionarios comenzaron a pensar en el peronismo como variante nacional del socialismo. Este sector fue identificado como la tendencia revolucionaria.

Durante la presidencia de Onganìa, también surgieron otras organizaciones como Montoneros.Estas organización fue creada en 1967 por un grupo de alumnos del Colegio Nacional de Bs. As.Sus fundadores fueron Fernando Medina, Carlos Ramus y Mario Firmenich, militantes de la Juventud Estudiantil Católica (jec). En sus comienzos. Montoneros incorporo a jóvenes integrantes del nacionalismo católico y algunos militantes de partidos de izquierda. Montoneros, buscaba acercarse al pueblo, y el pueblo era peronista, por eso se acerco el peronismo como una manera de acercarse a la mayor parte de la sociedad.

L a principal característica de la estrategia de lucha política de los Montoneros fue la obtención de resultados concretos. Pero, entre ellos existían diferentes opiniones sobre los objetivos por los que luchaba la organización. Algunos Montoneros sostenían que su objetivo era la construcción de una variante nacional del socialismo. Otros veían en el peronismo una forma socialista de la revolución nacional. Sin embargo, todos creían que el principal problema en la Argentina era la contradicción del Nacionalismo frente al imperialismo, y que los intereses del país estaban representado por una alianza popular, pero multiclasista. Por esa razón, Montoneros adopto una estrategia en la que dejo en un segundo plano la lucha de clases e impulso la formación del frente de liberación nacional.

Montoneros planteo como método de lucha, coincidiendo con otras organizaciones guerrilleras peronistas y con el Partido Revolucionario de los Trabajadores 8 formado en 1965, apoyaba la lucha armada y la necesidad de la acción política en fabricas y universidad), la necesidad de llevar a cabo la guerrilla urbana y proponían la idea de una guerra popular. Para eso sus militantes, formados con mentalidad politico-militar y con capacidad de conducir, debían estar presentes en el proceso de lucha que se daba entre la mayoría del pueblo.

Durante los últimos años de la década de 1960, las organizaciones guerrilleras peronistas: Fuerzas Armadas Revolucionarias (fundada en 1967), Fuerzas Armadas Peronistas (fundada en 1967 como rama de la Juventud Peronista) y Montoneros, adquirieron gran protagonismo. Pero durante los primeros años de la década de 1970, Montoneros tomo el predominio sobre el conjunto de las agrupaciones revolucionarias que se identificaban como Juventud Peronista.

Durante la presidencia de Onganìa, también se afianzo el movimiento guerrillero. Los orígenes de la guerrilla en la Argentina estaban vinculados con los años de exclusión y represión social, la instauración de Gobiernos civiles sin legitimidad y la implantación de la dictadura de Onganìa, que debilitaron la confianza de los sectores mayoritarios de la sociedad. También influyeron sucesos internacionales como la revolución cubana, la ruptura de la China comunista con la Unión Soviética, y la lucha de Ernesto Guevara en Bolivia.

En medio de estas transformaciones políticas, los métodos revolucionarios fueron una alternativa valida para algunos sectores, sobre todo aquellos que criticaban a la democracia por que permitía la represión del peronismo y la exclusión política de gran parte de la población.

Algunas organizaciones políticas comenzaron a proponerse la búsqueda de caminos alternativos de la democracia política y del capitalismo para lograr mejorar las condiciones de vida de toda la población. Algunas agrupaciones tomaron como ejemplo las revoluciones socialistas en otros piases del tercer mundo (como Cuba o Argelia) o incluso de la Unión Soviética y China. Otras pensaron que era posible lograr la instalación del socialismo adaptado a las características de nuestro país y lanzaron la propuesta de construcción de un socialismo nacional.

LA GUERRILLA

Algunos grupos de los sectores medios pensaron en la posibilidad de tomar el poder mediante la lucha armada.

Los primeros grupos guerrilleros en nuestro país actuaron estimulados por el éxito de la guerrilla cubana y se propusieron crear un foco revolucionario en zonas rurales. Pero sus intentos no llegaron a consolidarse y se frustraron rápidamente.

Los años que van desde fines de la década de 1960 hasta mediados de la década siguiente, estuvieron marcados por operaciones de los grupos guerrilleros que incluyen desde intento de organizaciones de guerrillas rurales hasta incendios de supermercados, incluyendo secuestros, atentados y asesinatos. Los grupos guerrilleros también realizaban asaltos a bancos, clínicas repartían los bienes robados en zonas carenciadas.

El Gobierno militar recurrió a formas múltiples de represión: Desde la creación en la justicia de un llamado fuero antisubversivo hasta el secuestro y la tortura de activistas, que era llevada a cabo por grupos policiales y militares. La violencia guerrillera en nuestro país puede argumentarse teniendo en cuenta la debilidad del sistema de partidos políticos, la prohibición del peronismo y el comunismo, y el exilio de Peròn.Varia organizaciones reclamaban acabar con el exilio peronista porque pensaban que era la condicion para construir una Argentina socialista. La incorporación de ese reclamo y los intentos por recuperar el poder peronista, permitía que estos grupos armados ampliaran su popularidad.

Los primeros grupos guerrilleros fueron: Los Uturuncos, organización peronista que opero en las provincias de Tucumán y Santiago Del Estero, entre 1959 y 1965; el Ejercito guerrillero del pueblo, de filiación Castro-Guevarista que actúo en Salta entre 1963 y 1964; y el destacamento de 17 de Octubre, agrupación peronista que actúo en Tucumán en 1968.

En Abril de 1969, varios grupos guerrilleros produjeron numerosos asaltos contra establecimientos militares en todo el país.

Estos movimientos sumados al resto del descontento social dieron lugar a una gran insurrección popular que comenzó el 15 de Mayo de 1969 con una manifestación estudiantil en Corrientes, donde la policía reprimió para controlar, mato a una joven de 22 años e hirió y detuvo a muchos otros. El 17 de Mayo la policía acabo con dos vidas en la represión ejecutada en la ciudad de Rosario, de donde se había iniciado una gran movilización en contra, justamente, de la represion, Cuatro días después, el General Onganìa ordeno la intervención militar de Rosario.Ese mismo día se decidió realizar un paro estudiantil en todo el país.

EL CORDOBAZO

Córdoba se había convertido en la capital industrial del interior. Allí estaban instaladas la mayoría de las fabricas de automotores del pais. Los obreros industriales que trabajaban en las plantas de las sociedades extranjeras Fiat y Renault y de la estadounidense IKA (industria kaiser argentina) recibían salarios más altos que el salario promedio industrial recibido en otras provincias.

Durante Mayo de 1969, el Poder Ejecutivo Nacional dictó un decreto que derogo los regímenes especiales sobre el descanso del sábado ingles en Mendoza, San Juan, Tucumán y Córdoba (donde ahora los obreros debían trabajar durante ocho horas los dais sábados). Este decreto de quitas zonales anuncio, también el congelamiento de los convenios colectivos y de los salarios. En Córdoba, las regionales de SMATA (sindicato de los Mecánicos de Automotores y Transporte de los Argentinos, dirigido por Elpidio Torres), de luz y Fuerza (comandado por Agustín Tosco), y la UTA (Unión Tranviarios de Automotor) convocaron a una asamblea general.

Las condiciones de esos tres sindicatos lideraron la protesta. Esa jornada termino con un enfrentamiento con la policía y un llamado a paro general.

El 29 de Mayo de 1969, obreros y estudiantes cordobeses, acompañados por la CGT local, salieron unidos a las calles de Córdoba, donde se sumo mucha otra gente. Ante la magnitud de la movilización, Onganìa ordeno que las Fuerzas Armadas se hicieran cargo de la represion. Intervino el Ejercito, y recupero el control, el 31 de Mayo se restableció el orden. Murieron unas catorce personas, según lo declarado oficialmente, y muchas otros fueron heridos y detenidos.

El 16 de Junio, el Gobierno intervino la provincia de Córdoba, que se quedo bajo el mando del General Jorge Carcagno.

El Cordobazo tuvo un gran valor simbólico, aunque de el se tuvieron diferentes opiniones desde el poder, desde los sindicatos, partidos políticos o desde quienes se identificaron con la movilización popular. Pero cualquiera fuera la postura todos creían que el enemigo era el autoritarismo de este gobierno militar.

Esta etapa de movilización social, que comenzó con el Cordobazo se expandió y se mostró de maneras diferentes. Los conflictos obreros, luego del Cordobazo, se debieron a las condiciones de trabajo, las clasificaciones, los incentivos y las categorías, ya que los obreros estaban bien pagos y estables.

Poco después del Cordobazo hubo episodios similares en Rosario, el Rosariazo, ocurrido en el mes de Septiembre, que se origino a causa de un conflicto obrero que mantenía la Unión Ferroviaria Rosarina (UFR).Este conflicto comenzó cuando el delegado gremial de la UFR fue sancionado por negarse a firmar un apercibimiento a los trabajadores que participaron en los paros realizados en Mayo de ese mismo año. El gremio Ferroviario declaró una huelga por tiempo indeterminado, debido a la sanción. Mientras tanto, el problema ferroviario crecía, los estudiantes realizaban actos y movilizaciones. La CGT convoco a obreros, estudiantes, comerciantes, profesional, intelectual y al pueblo en general a participar del paro y la movilización dispuestos para los días 16 y 17 de Septiembre.La respuesta de la población fue masiva y contundente.

También surgieron conflictos en Cipolletti, en la zona fructicola del Valle de Río Negro; se repitieron luego en Córdoba, en Neuquen y en General Roca. Las mismas movilizaciones se advirtieron en zonas rurales como Chaco, Misiones o Formosa, donde se organizaron las Ligas Agrarias. Las agitaciones urbanas se prolongaron en manifestaciones callejeras, a las que se sumaban los estudiantes universitarios.

Estas formas de protestas eran desencadenadas por episodios ocasionales como aumentos de tarifas, impuestos, pero expresaban un profundo descontento. Ahora, estas cuestiones movilizaban a sectores mucho más amplios, desde sectores medios hasta trabajadores ocasionales que se manifestaban en huelgas de maestros y profesores, empleados públicos, funcionarios judiciales y pequeños comerciantes e industriales.

El Cordobazo fue el inicio de un proceso de protesta social y lucha armadas que, desde entonces y por varios años, se desarrollo en la sociedad Argentina.

Luego del Cordobazo, algunas organizaciones representativas de distintos sectores sociales analizaron los hechos para encontrar su significado.

Los empresarios de la Confederación General Económica (CGE) y el sindicalismo vandorista explicaron el Cordobazo como el resultado de la aplicación de una política económica y social liberal que generaba tensiones que se habían acumulado y que desencadenaron en aquel episodio.

Proponían la formación de una alianza social entre algunos sectores de las Fuerzas Armadas, los empresarios nacionales y los trabajadores. Reconocían la importancia de las inversiones extranjeras pero sostenían la necesidad de una mayor control sobre ellas.

Tanto la CGE como la CGT propusieron la sustitución de Krieger Vasena. Las dos entidades sostenían que las movilizaciones populares después del Cordobazo, podían servir para presionar al Gobierno y lograr cambios en la orientación de las políticas. Perno no estaban de acuerdo con la estrategia de la violencia social que caracterizó al Cordobazo.

Los principales medios periodísticos y la gran burguesía industrial opinaban que los acontecimientos ocurridos fueron el resultado de la falta de autoridad del Gobierno frente a , lo que ellos pensaban que significaba, el avance del comunismo. Criticaron que el Gobierno no hubiera derribado la capacidad de organización de los sindicatos y que no hubiera ordenado reprimir con mayor dureza los desborde sociales.

Las organizaciones de izquierda peronista y los partidos y agrupaciones de izquierda no peronista vieron al Cordobazo como el comienzo de la Revolución Social que conduciría al país al socialismo.

Los partidos políticos tradicionales, el peronismo y el radicalismo, pensaban que la violencia social tenia que tener un como objetivo la recuperación de la democracia.

Los sectores liberales más tradicionales encontraron al Cordobazo como la representación de la perdida del orden y la confirmación de la imposibilidad de consolidar un modelo económico de crecimiento y de estabilidad.

El Cordobazo provoco varias renuncias en el Gobierno.El General Francisco Imaz reemplazo a Guillermo Borda en el Ministerio del Interior , y el Ministro de Economía , Adalbert Krieger Vasena fue reemplazado por José María Dagnino Pastore , un técnico que tampoco contaba con la confianza de la gran burguesía industrial.Rapidamente disminuyeron las inversiones y subió la inflación.

Los sectores militares liberales comenzaron a planear el desplazamiento de Onganìa del Gobierno.Para la gran burguesía industrial y la mayoría de las Fuerzas Armadas, el tiempo de Onganìa al frente del Gobierno habían llegado a su fin. No estaban de acuerdo con la política negociadora de Onganìa con los sindicatos, pero consideraban necesarios encontrar una salida política que contuviera la presión social y obtuviera cierto consenso entre algunos sectores de la sociedad.

LA IGLESIA

Durante la época del Gobierno de Onganìa se produjeron transformaciones en la Iglesia latinoamericana y se sentaron las bases del nuevo movimiento de sacerdotes para el tercer mundo.

Los cambios impulsados por los Papas Juan XXIII y Pablo VI, y legitimados por el Concilio Vaticano II estuvieron relacionados con el cuestionamiento generalizado al sistema capitalista, que se vivía en el mundo en los años de la década de 1960.

La Iglesia latinoamericana fue una de las que impulsaron las transformaciones orientadas acercarse al pueblo. Después del Concilio Vaticano II (en el que se señalo la importancia de que la Iglesia estuviera atenta a los signos de los tiempos), el Obispo brasileño Helder Camara lidero un grupo de quince Obispo de América Latina, Asia y Africa que redacto el mensaje al los pueblos del tercer mundo. En ese mensaje los Obispos denunciaban la situación de la explotación que vivía los pueblos subdesarrollados y responsabilizaban de esto a los piases industrializados.

En Agosto de 1968, la conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM) se reunió en Medellín, Colombia, con el fin de analizar como se aplicarían las nuevas decisiones del Concilio Vaticano II.

Luego de las deliberaciones, los Obispos latinoamericanos expresaron, en los documentos de Medellín, que en la región los signos de los tiempos eran la pobreza y el desamparo; proclamaron su opción por los pobres y su compromiso en la construcción de la Iglesia de los pobres en América Latina.Sus acciones estarian destinadas a modificar las situaciones que orginaban pobreza y miseria. Las acciones de la Iglesia serian comunitarias y los Sacerdotes acompañarían a los pobres en sus acciones políticas, revolucionarias, pacificas o violentas, según las necesidades de cada movimiento.

Estas transformaciones se produjeron también en Argentina. En 1968, un numeroso grupo de Sacerdotes, organizó el movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo en Argentina. La alta jerarquía fue, en general moderada y conservadora. Sacerdotes, como Carlos Mujica (figura emblemática del movimiento, conocido como el "Cura de las Villas"), Alberto Carbone, Julio Iocco, Pablo Puricell; y algunos Obispos como Jerónimo Podestà, Enrique Angeleli, Jaime Nevares (apoyo la huelga obrera de el Chocòn, liberada por un cura y dos comunistas) y Adolfo Tortolo; Junto con numerosos laico y miembros de ordenes religiosas, realizaron un gran trabajo social en villa miserias y barrios carenciados. En nuestro país se comprometieron en la opción por los pobres e impulsaron los trabajos comunitarios.

Muchos de los jóvenes que trabajan en las parroquias a cargo de Sacerdotes tercermundistas comenzaron a participar en agrupaciones políticas de la nueva izquierda peronista y no peronista.

LA RENUNCIA

Entre Junio de 1969 y Mayo de 1970 se produjeron una serie de acontecimientos y movilizaciones que tuvieron repercusión en toda la sociedad y que terminaron de debilitar la imagen de Onganìa.Algunos de estos acontecimientos fueron: El asesinato del sindicalista Agusto Vandor, cometido por una organización guerrillera de la izquierda peronista; la muerte de un dirigente del sindicalismo combativo como consecuencia de la represion policial en una manifestacion en la Capital Federal; el incendio de 15 supermercados de la cadena minimax, de propiedad de capitales estadounidenses, que se produjeron con motivo de la visita de Nelson Rockefeller (secretario del presidente norteamericano, Richard Nixon), cuya familia era la propietaria de la cadena; la clausura de los locales de la CGT de los argentinos y numerosos sindicatos y la orden de prision de Ongaro y otros dirigentes del sindicalismo combativo; el paso a retiro de 40 oficiales en actividad por considerarlos sospechos de ser izquierdistas; la liquidacion de la IAPI (instituto Argentino de Promocion del Intercambio), creado durante la primera presidencia de Peròn, que genero una huelga general por 24 horas en todo el pais. Pero sin duda el hecho decisivo que apresuro la caída de Onganìa fue el secuestro del General retirado y ex presidente Pedro Aramburu.

El 29 de Mayo 1970, la organización Montoneros secuestro al General Aramburu.Montoneros se informo que habia secuestrado a Aramburu para someterlo a juicio de un tribunal popular. Lo acusaban de ser uno de los principales responsables del golpe militar de 1955, de haber aprobado el fusilamiento y represión de peronistas.

El 1º de Junio el cadáver de Aramburu fue encontrado en las cercanias de la Capital Federal. Ese mismo día el gobierno impuso la pena capital para los casos de secuestro.

El 8 de Junio de 1970, la Junta de Comandantes dio a conocer del Gobierno de Onganìa.

Finalmente, esa noche, Onganìa presento su renuncia, y la Junta lo depuso inmediatamente.

La Junta de Comandantes en Jefe (integrada por el General Alejandro Lanusse, el almirante Pedro Gnavi y el brigadier Carlos Rey) asumió el poder y declaro su adhesión al régimen democrático y representativo basado en los partidos políticos.

La Junta designo como presidente al General Roberto Levingston. El nuevo presidente estaba subordinado a la Junta, y los asuntos y decisiones importantes debían ser tratados y aprobados por los comandantes.

CONCLUSIÓN

El autoritarismo, la censura y la violencia como método de represión social fueron las principales características del Gobierno del General Juan Carlos Onganìa.

El presidente implemento las políticas represivas para acabar con la oposición que podían ocasionar el comunismo y el peronismo, pero solo consiguió aumentar la actividad de estos movimientos y encontrar cada vez mas oposición entre el resto de la población (que se unía al peronismo y los partidos de izquierda).

El cordobazo, uno de los hechos más representativos de esta presidencia, significo el inicio de la protesta social y la lucha del pueblo que mostró su descontento frente al autoritarismo.

La Iglesia, los grandes empresarios, los sindicatos, hasta la Junta de Comandantes y el resto de los militares, que en un principios lo habían apoyado, le quitaron su aprobación y lo dejaron solo, enfrentado a los graves problemas sociales.

Esto, sumado al resto de los acontecimientos, causo la caída de Onganìa que fue depuesto en Junio de 1970.

BIBLIOGRAFÍA

De Privitellio, Luciano y otros. Historia de la Argentina Contemporánea

Editorial Santillana, Bs.As. 1998

Alonso, M.E y Vázquez E.C. Historia La Argentina Contemporánea (1852-1999).

Editorial Aique, Bs.As. 2000

Romero, Luis Alberto. Breve Historia Contemporánea De La Argentina.

Fondo de Cultura Económica, Bs.As.1994

Deleis, Mónica y otros. El libro de los Presidentes Argentinos del siglo XX

Editorial Aguilar. 2000

Biblioteca Clarín. Historia Visual de la Argentina Contemporánea

Tomo 2: De Arturo Frondizi a Fernando De La Rua. Capitulo 35, El Gobierno de Onganìa. Capitulo 36, El Cordobazo.

 

 

 

Palacio , Gisela


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda