Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Desarrollo del Sector Agrícola en El Salvador




  1. Objetivos
  2. Introducción
  3. Marco Histórico Antecedentes
  4. Marco teórico conceptual
  5. Situación Actual.
  6. Proyección o Percepción
  7. Conclusiones y recomendaciones
  8. Anexos

OBJETIVOS

Objetivo General.

Conocer los antecedentes, la situación actual, y las proyecciones hacia futuro del desarrollo actual de la agricultura en El Salvador, a través de una investigación bibliográfica acerca de los principales tópicos que se deberá desarrollar a lo largo del documento.

Objetivos Específicos:

  • Recolectar la información más reciente y actualizada acerca del desarrollo del sector agrícola El Salvador, con el fin de fundamentar las recomendaciones y conclusiones en datos reales y objetivos;
  • Dar a conocer cuales han sido los principales productos agrícolas cultivados o producidos en nuestro país a través de tiempos pasados y el grado de importancia que tienen en la actualidad;
  • Identificar los principales problemas que enfrenta actualmente el sector agrícola del país;
  • Exponer diferentes conclusiones y hallazgos encontrados acerca del tema, de igual manera la presentación de recomendaciones y posibles soluciones para la resolución de problemas en el sector.

INTRODUCCIÓN

La privatización de la banca nacional, el inminente proceso de dolarización, la apertura a negociaciones con otros paises en la creación de Tratados de Libre Comercio y el ingreso de empresas multinacionales han creado la impresión que El Salvador a reformado completamente la estructura de su economía, cambiando las antiguas fuentes de ingreso como lo eran las exportaciones de granos como el café o de productos como el añil y el algodón, ahora desplazados por una economía de libre mercado que permite a los productores y comerciantes decidir a que precio producir y a que precio vender, obteniendo su primordial ingreso en remesas familiares; sin embargo, es por todas estas razones que se hace necesario una investigación objetiva y capaz de identificar los principales factores que influyen en el desarrollo actual del Sector Agrícola; mucho se ha hablado de una reactivación por parte del gobierno, creación de nuevas líneas de crédito y reinversiones en el AGRO, hasta ahora ninguna de estas supuestas soluciones ha brindado una verdadera salida para los agricultores salvadoreños y personas que todavía dependen de este sector.

El presente documento da a conocer para mayor comprensión del lector de una forma clara y precisa los antecedentes, marco teórico conceptual y la situación actual que vive el agro, fundamentada en una investigación de tipo bibliográfica, con información actual, de igual manera se presentan las proyecciones y perspectivas para tal sector de la economía, realizando un apartado especial para las conclusiones y recomendaciones para la resolución de los problemas de la agricultura salvadoreña.

1.1. Marco Histórico Antecedentes

A través de la historia, el agro ha desempeñado un papel fundamental en la economía del país, debido a su gran aporte al producto Interno bruto (PIB), en donde las exportaciones de productos agrícola (café, algodón, maíz, cana de azúcar) son una fuente importante de ingresos y además contribuye a la generación de empleos, principalmente en el área rural.

La invención de los colorantes artificiales a fines del siglo derribó los precios del añil, principal producto de exportación de El Salvador en esa época. El café se transformó en el producto sustituto a explotar. La gran necesidad de tierras que provocó esta producción, hizo que la Revolución Liberal de 1,880 expulsara a miles de campesinos de sus tierras comunales, generando así la clase obrera rural y, por consiguiente, un alto grado de conflictividad en el campo. La oligarquía cafetalera se consolidó como clase dominante.

Como consecuencia de la crisis económica mundial de 1,929 el café se quedó sin mercado, la cosecha no se recogió y miles de jornaleros y campesinos pobres pasaron hambre.

La difícil situación agraria en El Salvador

El pulgarcito de Latinoamérica, El Salvador, antes de la guerra civil que destruyó el territorio durante 12 años, se caracterizó, a pesar del pequeño espacio geográfico, por ser una nación de las más pujantes en la producción agrícola, el café salvadoreño, logró cotizarse entre los mejores del mercado mundial. La base de la próspera economía cuzcatleca estaba fundamentada en la producción de café, pero también por otros productos de exportación como arroz, frijoles, algodón, etc. los que brindaban un fuerte aporte al sostén financiero del país; que eso nunca se tradujo en beneficios sociales para todos, principalmente a la mano de obra que hacía posible esa rentable empresa.

Pero la misma situación de guerra, la explotación de los dueños de la tierra contra el trabajador de ésta, entre otras cosas, generó que, poco a poco, el quehacer agrícola fuera llegando hasta un abandono casi total; obligando a las personas que trabajaban el campo ( campesinos e indígenas) a buscar nuevas rutas, otras formas de trabajo que, por lógica al menos, les garantizara las condiciones mínimas de supervivencia.

El éxodo masivo de trabajadores del campo, en muchas ocasiones acompañados de su grupo familiar, hacia las zonas urbanas era la única alternativa para lograr subsistir, la defensa de la tierra y la reactivación del agro se convirtieron en los discursos favoritos de los brazos políticos de las fuerzas bélicas de la época conflictiva del país.

Con el recrudecimiento de las acciones militares, lejos de originar un aporte efectivo a la reactivación del agro, el resultado fue el abandono casi total de la tierra, después de la firma de paz, en 1,992 en Chapultepec, México, uno de los principales acuerdos fue la reactivación agrícola, muchas instancias y organizaciones estatales nacieron, con el fin último de contribuir a volver rentable nuevamente el campo; sólo por citar un ejemplo, se creó el Banco de Tierras, ente estatal que se encargaría de legalizar la tenencia de la tierra, para que los campesinos y los desmovilizados de guerra pudieran trabajar su propia tierra.

Pero esto fue un rotundo fracaso, el congreso, en el período anterior 1,997-2,000, por decreto legislativo decidió cerrar el Banco de Tierras, sin que un 70% de los casos pendientes resolviera su situación legal, generando otro vacío jurídico, ya denunciado en múltiples ocasiones por diversas organizaciones campesinas y cooperativas agrícolas, por cierto las más afectadas.

Entre discusiones de todos los colores el problema continúa vigente, una de las decisiones que supuestamente generaría algún grado de solución, fue la condonación parcial de la deuda agraria y bancaria por parte del órgano legislativo, pero a criterio de los afectados, por el porcentaje no condonado, la banca ha condicionado que a cambio de los refinanciamientos, se les conceda como garantías los títulos de propiedad de las escasas tierras que poseen los campesinos, bajo el riesgo de ser embargados.

Sobre esta situación, el último elemento, que para cierto sector es un gran aporte a la reactivación del agro, pero para otros es concederle más facilidades a los contados poderosos, económicamente hablando, que dominan la tenencia de las tierras; fué el anuncio del Presidente Francisco Flores, quien ha iniciado la gestión de un elevado prestamo de 100 millones de dólares, principalmente para el sector cafetalero a través del Banco Interamericano de Desarrollo ( BID); el primer mandatario justificó que este rubro sería el principal beneficiado ya que fué la base de la pujanza agrícola del país en el pasado y también apoyaría al programa estatal de reforestación, ya que los cafetales constituyen buena parte del 5% de los bosques que se resisten a desaparecer en la región cuzcatleca.

Por otra parte, El Salvador es el país con mayores problemas de deforestación del continente latinoamericano. Según estudios oficiales, 90% de la vegetación ha sido eliminada, dos terceras partes del país están fuertemente erosionadas y sometidas a una explotación agrícola inapropiada y apenas 2% del bosque original se encuentra intacto. Además, 90% de los ríos están contaminados por el vertido de aguas y residuos químicos y más de la mitad de la población ingiere agua sin tratamiento.

En la década de los noventa, como en otros tiempos, el agro se comporta de una manera impredecible, debido a la variabilidad en los precios de los productos agrícolas de exportación y al comportamiento de la naturaleza, que afecta con lluvias, huracanes, sequías, terremotos y otros fenómenos naturales la productividad agrícola del país.

Dentro de este contexto, a principios de 1990 el ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto del Agro (PIBA) ha presentado tasas negativas, que además han ocasionado una baja en su contribución a la economía global. Dicha situación se hace más grave debido a la pobreza existente en el área

rural y al deterioro de los recursos naturales.

Para finalizar la década de los noventa, en 1999 el PIBA mostró un pequeño incremento, pero aun así es el segundo más bajo de esta década (12.8%) Incluso con esta disminución, el agro sigue siendo uno de los principales medios generadores de beneficios, ya que proporciona empleos para la población e ingresos para mantener a sus familias.

Por todo lo anterior, y las deficientes condiciones del agro, actualmente se ha dado una serie de propuestas e iniciativas para reactivar, conservar y desarrollarlo en el ámbito nacional, entre las cuales se pueden mencionar:

a) las presentadas por la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), junto con las organizaciones miembros del Foro agropecuario;

b) las propuestas por el Gobierno de El Salvador con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG);

c) las reuniones de la mesa agropecuaria;

d) las iniciativas presentadas por el Comité; de Incidencia para el Desarrollo (CIDAR)

Todas presentan como objetivos fundamentales la reconversión productiva a través de la modernización tecnológica, la diversificación productiva y la competitividad; proporcionar las condiciones a los agricultores para la inserción en un mercado global; El abordaje de problemáticas como la deuda agraria y crediticia, tenencia y uso de la tierra, gestión de proyectos sectoriales, y la modificación institucional con la finalidad de ofrecer servicios financieros al sector rural.

1.2. MARCO TEORICO CONCEPTUAL

AGRICULTURA:

Es un medio en el que se trabaja la tierra, con el objeto de cultivar alimentos básicos generados para consumo propio y fuentes de ingreso.

AGRICULTURA DE CONSERVACIÓN:

Es una nueva forma de tecnología que consta de varias técnicas para su aplicación, ejemplo: dejar los desechos de la cosecha para conservar el suelo y servir de alimento para la fauna.

DESARROLLO AGRÍCOLA:

Son las etapas en las que el sistema de trabajar la tierra ha venido evolucionando a trvés de nuevas politicas, reformas, etc, con la visión de alcanzar un máximo desarrollo.

REFORMA AGRARIA:

es la intervención del estado en todo proceso agrícola, la reforma agraria puede definirse como una medida redistributiva de la tierra.

AGRICULTURA ORGÁNICA:

Es aquella donde no se usan insumos sintéticos y cuyos métodos de producción contribuyen al mantenimiento o mejoramiento de la fertilidad del suelo.

FERTILIZACION ORGÁNICA:

Son practicas y métodos tendientes a la recuperación de y/o conservación de los suelos.

FERTILIZACION FOLIAR:

Es una forma de superar las deficiencias nutricionales de los suelos y de las dificultades de absorción a través de programas de fertilización por cultivo que son absorbidos por medio del follaje.

DESARROLLO SUSTENTABLE:

Es una función del crecimiento económico, la equidad y la sustentabilidad medioambiental.

ADMINISTRACION SUSTENTABLE:

son los tipos de organización que promueven el desarrollo que utiliza factores económicos, financieros, administrativos y técnicos mínimos, maximizando los resultados de su objetivo básico ( desarrollo sustentable ).

BANCO DE TIERRAS:

Consiste en el conjunto de tierras con las que cuenta el Estado, para la producción agrícola en el país.

AGROECOLOGÍA:

Es el uso de métodos para el manejo económico de los recursos naturales.

AGRONEGOCIOS:

Consiste en fomentar capacitación en profesionales en la administración de procesos agropecuarios, en la comercialización de productos agrícolas y en los procesos contables de planeación y financiamiento de las empresas que desarrollan el agro.

AGROINDUSTRIA:

Es un sistema dinámico que implica la combinación de los procesos productivos, el agrícola y el industrial, para transformar de manera rentable los productos provenientes del campo.

FAO:

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

CENTA:

Centro Nacional de Tecnología Agrícola.

TLC:

Tratado de Libre Comercio.

PIBA:

Producto Interno Bruto del agro.

IICA:

Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura.

1.3. Situación Actual.

El Salvador es un país pequeño en Centroamérica, con un total de 20,721 kilómetros cuadrados y una población de más de cinco millones de habitantes. En 1992 tenía una densidad poblacional de 240 personas por kilómetro cuadrado, el más alto de toda América. Los principales cultivos alimenticios son maíz, frijoles, y arroz. Los principales cultivos comerciales son café, azúcar y ganado. Los últimos 15 años han sido muy turbulentos para la agricultura en El Salvador: reformas agrarias (varias veces), nacionalización del crédito, nacionalización de la industria agropecuaria de exportación y los 12 años de guerra civil que destruyó mucho de la infraestructura y desplazó a cerca del 20% de la población. Durante los años ochenta, la producción agropecuaria declinó seriamente. Los cultivos comerciales fueron los más afectados (tanto porque fueron un blanco muy vulnerable para sabotajes, así como por haber sido el objeto de reformas agrarias). La producción del café bajó a la mitad y la del algodón, que alguna vez fuera el segundo cultivo de exportación, virtualmente desapareció.

Con el retorno de la paz, en general la producción de todos los rubros se ha recuperado y aún ha excedido los niveles de producción previos a la guerra; con excepción del algodón, que se mantiene en cerca del 5% de los niveles anteriores. Desde 1992, El Salvador ha sido autosuficiente en granos básicos.

Se estima que El Salvador cuenta con 614,000 agricultores, de los cuales 244 cultivan maíz o frijoles, con una finca de menos de 2.5 hectáreas. A continuación mostramos el perfil de un agricultor típico de pequeña escala en El Salvador:

Nombre Julio César Cotto Rodríguez

Área de la finca 0.5 hectáreas

Propietario de la finca propiedad del agricultor mismo

Sistema de cultivo maíz en rotación con frijoles, intercultivos de banano, caña de azúcar, yuca, una variedad de tubérculos y condimentos, árboles de papaya,, dos vacas,, dos cabras y 12 pollos

Mano de obra la familia

Mercadeo75% es vendido,25% es consumido por la familia; el maíz y los frijoles son cultivados mayormente para su propio consumo; la mayoría de los ingresos proviene de la caña de azúcar (vendida a los vecinos como semilla) y de la papaya y las bananas (vendidas en el pueblo).

Agricultura de conservación

También en el ámbito internacional se han presentado propuestas para conservar y desarrollar la agricultura, entre las que se puede mencionar la contenida en el Protocolo de Kyoto, en donde junto con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se pretende promover la agricultura de conservación con el objeto de mejorar,

Conservar y realizar un uso más eficiente de los recursos naturales a través del manejo del suelo, el agua y los recursos biológicos disponibles.

La agricultura de conservación es una nueva forma de tecnología que practica en alrededor de 45 millones de hectáreas en el norte y sur de América. Consta de varias técnicas para su aplicación, como dejar los desechos de la cosecha para proteger el suelo y servir de alimento para la fauna; la labranza de conservación, en la que se dejan los residuos de la cosecha, que luego sirven como filtros de agua para evitar la erosión, lo que posibilita que se dé la siembra directa, en donde el suelo no tiene preparación alguna, reduciendo el uso de químicos y pesticidas. Dicha técnica se conoce también como agricultura orgánica. En conclusión el agro es una de las fuentes fundamentales de ingreso y de empleo para gran parte de la población salvadoreña, por lo tanto se hace necesario promover su conservación y su desarrollo a través de la construcción de una agricultura sostenible que promueva un equilibrio entre el uso y la protección del suelo, así como que fomente la seguridad alimentaria y laboral de la población salvadoreña.

Además resulta indispensable la participación y la integración de todos los sectores de la sociedad (empresa privada, organizaciones no gubernamentales, gobierno y sociedad civil) para proporcionar una solución integral al problema del agro, de tal manera que se adquiera la capacidad de adaptación a las transformaciones en el entorno internacional

1.3. Proyección o Percepción

El desarrollo del sector agropecuario en El Salvador es uno de temas fundamentales a enfrentar en los próximos años. La necesidad de la reconversión- modernización de la agricultura, el proceso de diversificación, la adaptación de nuevas tecnologías, la reorganización productiva, la recuperación y mejor aprovechamiento de los recursos naturales sobre la base de la sustentabilidad agro ecológica, así como las formas de tenencia de la tierra, son algunos de los aspectos sobre los cuales debemos tener una política decidida para enfrentar el desarrollo en los próximos años.

Otro aspecto fundamental a considerar en la definición de una estrategia de desarrollo agropecuario es el manejo tecnológico. Referido exclusivamente al uso de insumos en la agricultura, en El Salvador existe un vacío en cuanto a la utilización adecuada de agroquímicos y fertilizantes; asimismo el manejo sobre nutrición vegetal es sumamente convencional.

La producción de cultivos en suelos erosionados, por lo general presenta problemas de productividad dado que, al estar estos suelos desgastados, los grados de absorción de los nutrientes requeridos por la planta son muy deficientes y por tanto, los diferentes cultivos observan un crecimiento irregular.

Resolver esta problemática implica por tanto un cambio en el patrón nutricional vegetal acostumbrado. Este cambio debe realizarse sin descuidar el impulso sostenido de la agricultura orgánica, pero diferenciando lo que es fertilización orgánica propiamente de aquellas prácticas y métodos tendientes a la recuperación y/o conservación de suelos.

Otra de las proyecciones que se tiene para aumentar el desarrollo de agricultura es un programa de fertilización equilibrado a los requerimientos nutricionales por cultivo, la productividad podría mejorar mucho en El Salvador. La determinación de programas de fertilización por cultivo, actualizando los convencionales programas existentes, es una de las direcciones esenciales de la estrategia para mejorar la productividad. Se requiere sin embargo que estos programas incorporen aspectos propios de la recuperación medio ambiental y de prácticas de conservación de suelos, en donde los modelos agroforestales deben de ser asumidos con la seriedad que las circunstancias agropecuarias lo exigen.

Estas alternativas tecnológicas son necesarias, al menos mientras la agricultura orgánica vaya brindando las posibilidades, en el tiempo, de mejorar la calidad nutricional en el suelo a través de las prácticas que la caracterizan.

La definición de la opción tecnológica para cada cultivo es fundamental. En una estrategia de desarrollo es más importante la definición de paquetes tecnológicos por cultivo que la definición de los cultivos mismos. Estos últimos, solamente por el hecho de conocerlos y programarlos, no es condición de crecimiento ni de desarrollo.

De alguna manera se trata de modificar en el tiempo los comportamientos tecnológicos actuales, sustituyéndolos por los paquetes y/o modelos tecnológicos que efectivamente nos hagan más eficientes. Se trata de transitar desde las formas tecnológicas actuales (tecnología tradicional campesina, tecnología convencional ineficiente y agricultura orgánica no sistemática), asimilando lo mejor de las tecnologías de uso múltiple de acuerdo a las investigaciones presentes (CENTA, IICA, CRS, CATIE, etc.) e incorporando los avances actuales y futuros de la tecnología convencional eficiente y la sistematización de los avances de la agricultura orgánica que sean posibles en el corto y mediano plazo. Todo este esfuerzo debe de garantizarse, programando para el largo plazo, los avances en biotecnología que puedan aplicarse en el país.

El desarrollo sustentable, concepto fundamental en la estrategia agropecuaria, requiere por tanto la definición básica de tres aspectos: el entorno y las condiciones agroecológicas, las proyecciones y políticas de población que garanticen la equidad y la seguridad alimentaria básica futura, los paquetes y/o modelos tecnológicos que aseguren el crecimiento del sector y la minimización de los costos administrativos, para hacer del desarrollo sustentable una opción permanente.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

CONCLUSIONES

  • A través de la investigación se puede establecer que el sector agrícola en El Salvador es uno de los sectores menos protegidos a tal grado que después de ser uno de los principales proveedores de materia prima a otros países; en la actualidad tenemos que importar muchos productos provenientes de la tierra ya que cada vez es menos el número de personas que viven de esa labor.
  • Las medidas tomadas por el gobierno en los últimos años tales como la privatización de la banca, la dolarización de la economía central del país, líneas de financiamiento para inversiones nacionales, y otros proyectos de inversión únicamente han beneficiado al sector comercial y al de la banca comercial, ninguno de ellos a beneficiado de forma directa al sector agrícola.

RECOMENDACIONES

  • Que el gobierno de nuestro país a través de la creación de lineas de crédito con instituciones como el BID, promueva la reactivación del agro, principalmente para el sector cafetalero, ya que este rubro fue la base de la pujanza agrícola del país en el pasado; siendo estos préstamos supervisados por controles estatales o privados que sean de confianza para el pueblo salvadoreño y para que sean destinados exclusivamente para el fin planteado.
  • Imposición de un porcentaje mínimo de utilización de productos nacionales para empresas multinacionales que tienen sucursales en El Salvador.

ANEXOS

Anexo 1

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Anexo 2

 

 

Borys Efraín Burgos Herrera

bburgos[arroba]sisa.com.sv

Claudia Esmeralda Molina

Luis Roberto Flores

Oscar Ernesto Tutila Rosales

SAN SALVADOR,


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Agricultura y Ganaderia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda