Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Educación para el desarrollo

Enviado por technotomy



  1. Principios rectores
  2. Educación, Política social Y Desarrollo económico
  3. Oportunidades educacionales y aspiraciones de la sociedad
  4. Conclusión
  5. Referencias

1. INTRODUCCIÓN

Tradicionalmente, se ha dicho que la educación constituye un vehículo hacia la formación integral del individuo y su adiestramiento para hacer frente a los retos que la sociedad le presenta. Es unánime la afirmación de que la educación se vincula a un proceso de transmisión de cultura que pone al día al individuo en diversos campos del conocimiento. Sin embargo, se debe tomar en cuenta el papel de la educación como elemento catalizador del desarrollo. Este trabajo está dirigido a examinar la importancia de la educación en la construcción de sociedades que miran con ansia hacia el desarrollo. De hecho, se hace alusión al valor de los procesos educativos como responsabilidad social y su impacto en las sociedades en vías de desarrollo. Pretende además este trabajo hacer énfasis en el hecho de que la educación no supone simplemente una transmisión de conocimientos sino una herramienta para edificar una sociedad progresista.

En la alborada de un nuevo siglo, concíbese la educación como el medio principal para hacerle frente a tales retos como la promoción y consolidación de un desarrollo económico y social, la profundización y ampliación de los procesos de integración y su inserción en un mundo en constante cambio nutrido por adelantos en el área de la ciencia, la tecnología y la producción. En otras palabras, la educación es entonces un elemento crucial, un proceso eminentemente social, dirigido a maximizar el rango de oportunidades en beneficio de la población, dentro de un marco democrático. Es entonces esta empresa una de gran preponderancia para las organizaciones enfocadas en la región iberoamericana, la cual alude a la ampliación de la perspectiva educativa en un intento de acrecentar la competitividad y preparación de nuestras sociedades.

2. PRINCIPIOS RECTORES

Decir que la educación constituye un medio indispensable para acrecentar el desarrollo de nuestras sociedades nos es simplemente una propuesta. De hecho, dícese que la educación es un proceso propicio que puede nutrir el crecimiento y desenvolvimiento de los pueblos, e incluso elevar sus aspiraciones dentro del competitivo mundo moderno. Tenemos entonces que tomar en cuenta que la educación como medio para el desarrollo se apoya en principios que dan una dirección más precisa con respecto a un fin primordial del proceso: el desarrollo como mecanismo ideal para la superación.

Afírmase entonces que el desarrollo educativo y cultural de una comunidad es fundamental en la solidificación de una sociedad sentada sobre bases democráticas y que la educación es esencial en la formación de individuos solidarios, participativos, productivos y respetuosos. Al sustentar la importancia del desarrollo de una comunidad y el papel del proceso educativo, resulta obvio suponer que ambos conceptos deben estar estrechamente vinculados en una especie de ecuación en la cual el desarrollo corresponde directamente a la educación.

Cabe resaltarse entonces que el esfuerzo de elevar el proceso educativo como medio para el desarrollo no es exclusivo de los sistemas educativos, y no debe considerarse como tal. El Estado y todos los sectores sociales son supuestos a tener una participación activa en la configuración de políticas educativas basadas en la realidad social, las necesidades de la comunidad y el acrecentamiento de la competitividad. Adicionalmente, la participación del Estado y demás sectores de la sociedad puede permitir un acceso más factible a la educación a un porcentaje mucho mayor de la población. Indudablemente, los sistemas educativos deben apoyarse en otros entes, como el Estado, para garantizar el alcance de la educación a toda la población.

Con relación a este esfuerzo se propone la participación de los medios de comunicación. Dichos medios pueden acaparar un amplio espectro de la población y es esa propiedad una de gran interés para los sistemas educativos. El proceso educativo apoyado en mecanismos formales puede no ser satisfactorio cuando se trata de facilitar el acceso al mismo a amplios sectores de la población. En cambio, la utilización de instrumentos especiales, como los medios de comunicación, es supuesta a fomentar la educación integral, la cual constituye un recurso crucial que alienta el crecimiento y participación social cabales.

Sobre este respecto, cabe señalarse que las recientes transformaciones en los socio-económico, lo científico-tecnológico y lo cultural demandan una nueva perspectiva educativa. Una perspectiva tradicional aplicada a la educación reduce drásticamente las posibilidades de adecuación a los cambios. Por tal razón ‘los sistemas educativos deben estar en condiciones de desarrollar competencias que catalizen la comprensión de dichas transformaciones y estimúlenla creatividad’. En otras palabras, la educación no puede estar ajena a las transformaciones en los diversos campos del conocimiento ya que no eso sería proporcional a una fosilización cultural.

Además de considerar a la educación como un medio para el desarrollo o como un proceso que posibilita al individuo una formación integral, la misma debe concebirse como una ‘responsabilidad social’, que conjugue la participación de los sistemas educativos, los medios de comunicación y las diferentes organizaciones sociales. Esta concatenación de esfuerzos es supuesta a ser una respuesta a la necesidad de alcanzar niveles de excelencia en la cual la educación no esté relegada a convencionalismos sino adaptada a un plano tecnológico dinámico.

En definitiva, podemos sumarizar los lineamientos rectores relativos ala educación como medio para el desarrollo como sigue:

  • El desarrollo educativo y cultural consolida la conformación de sociedades integradas y participativas dentro de un marco democrático.
  • La educación promueve la formación de individuos solidarios, participativos, productivos y respetuosos.
  • La participación del Estado y demás sectores sociales posibilita el acceso a la educación a toda la población.
  • La educación, apoyada en la investigación científico-tecnológica, eleva la competitividad de las comunidades.
  • La utilización de los medios de comunicación favorece a la educación integral.
  • Los sistemas educativos basados en las transformaciones en los diversos campos del conocimiento estimulan la comprensión de los mismos y la creatividad.
  • La educación es una responsabilidad social.

Todo esto se complementa con el fomento de una verdadera cooperación educativa y cultural entre los países de la región iberoamericana. Por tanto, la participación de diversos entes sociales y el alcance científico-tecnológico de nuestras sociedades modernas son aspectos fundamentales que pueden definir el papel de la educación como precursora del desarrollo.

3. EDUCACIÓN, POLÍTICA SOCIAL Y DESARROLLO ECONÓMICO

Para la Comunidad Iberoamericana, el desarrollo y transmisión de conocimientos constituyen una prioridad, sobre la base de la afirmación de que el conocimiento es determinante para el progreso de los países que conforman dicha comunidad. Se habla entonces del fin de la educación como política social dirigida a maximizar el proceso de transmisión de conocimientos y el acceso democrático a las misma, en equidad y armonía.

Podemos entonces decir que la labor de las políticas educativas esta orientada por tales aspectos como:

  • La reducción y eliminación del analfabetismo, la falta de escolarización, la repetencia, el abandono y el deterioro de la calidad de la educación, ya que estas debilidades constituyen puntos altamente vulnerables que pueden hacer improbable el desarrollo óptimo de una determinada comunidad.
  • La generación de condiciones educativas (en el ámbito elemental y secundario) que fomenten técnicas, conocimientos, valores y aptitudes necesarias que acrecenten las posibilidades de la población para alcanzar niveles educativos adecuados, sin obviar el principio de equidad. A través de esta acción, la educación puede contribuir satisfactoriamente al incremento de la participación del individuo en la transformación de la sociedad y promover el desarrollo.
  • Los cambios económicos son fundamentales para la adopción de políticas educativas complementadas con políticas de empleo que pueden contribuir a la incorporación de más y más elementos al competitivo mercado laboral. En otras palabras, la educación debe estar en conformidad con las necesidades y realidad social de la comunidad para garantizar la formación de individuos capaces. Por medio de esta acción se puede incluso constituir una condición que favorezca el incremento de la productividad y la competitividad.
  • La adopción de modelos innovadores con respecto a ala formación profesional y capacitación laboral es algo deseable para acentuar el desarrollo. Las transformaciones en el campo de la ciencia y la tecnología demandan ajuste en lo educativo, lo cual es considerado una responsabilidad de las sociedades.
  • El aprovechamiento óptimo de los recursos disponibles y el fortalecimiento de las instituciones de educación superior pueden definirse como estrategias propicias para el impulsamiento en la formación integral de los individuos para que sean partícipes del desarrollo político, económico y social de nuestros pueblos.
  • Adicionalmente, afírmase que los adelantos en materia de tecnologías hacen necesaria una constante actualización de las capacidades de la población. Por tal razón, el proceso educativo no se subordina únicamente a la formación de la población discente, sino que involucra el ‘perfeccionamiento continuo de los profesionales’. Des esta forma podemos aspirar a un modelo educativo más efectivo que revierta en el mejoramiento de la capacidad laboral y el desarrollo socioeconómico.

4. OPORTUNIDADES EDUCACIONALES Y ASPIRACIONES DE LA SOCIEDAD

Según Marcos A. Molina, ‘las sociedades tratan de ampliar, ante las exigencias, las oportunidades de brindar más educación y satisfacer así las aspiraciones sociales’. Ciertamente, la ampliación de las oportunidades educativas es más factible en sociedades desarrolladas; sin embargo, la misma no ha sido posible en aquellas que no han logrado un nivel educacional y productivo adecuados. Se habla entonces de una tendencia que acorta las posibilidades de mejoramiento, en gran parte debido a factores como la desproporcionada distribución de los ingresos y riquezas y en la participación de la educación. A pesar de esto, obsérvase que en los pueblos subdesarrollados se acentúa, desde hace casi 60 años, un interés marcado en realzar las oportunidades educacionales y por satisfacer demandas sociales. Este empeño se vincula con el ‘incremento de la demanda social de la educación’, cuya base fundamental se encuentra en la defensa de los derechos humanos y el desarrollo de los recursos humanos.

En otras palabras, la creciente demanda por una formación integra en los pueblos subdesarrollados, como aquellos en la región iberoamericana, se ve dada en el crecimiento de la población, la necesidad de movilidad social la necesidad de promover el desarrollo. En particular, es apropiado afirmar que los pueblos ven en la educación un camino hacia una preparación acorde con las exigencias del medio y la materialización del progreso. Sostiénese entonces que la ‘ampliación de las oportunidades educacionales mediante la demanda social de la educación genera en sí misma su cabal dinamismo mediante mecanismos que se advierten cuando una política que ha iniciado un proceso de mayor instrucción, vertiginosamente requiere y exige más educación.

Lo anterior alude a una reacción colectiva dada en el incremento de las oportunidades educacionales. Podemos entonces que dichas oportunidades representan ofertas para la población que consisten en alentadoras propuestas con respecto a la formación y aumento de las posibilidades de lograr una decorosa forma de vida, siendo esta última un ejemplo de las aspiraciones sociales. En cierto modo, se puede percibir un vínculo bien estrecho entre las aspiraciones sociales y las oportunidades educacionales, aunque sin embargo, se da un desequilibrio entre ambos aspectos en gran parte debido a una política de admisión sin restricciones.

Sucede entonces que las aspiraciones sociales están dadas en términos de obtención de empleos que garanticen una estabilidad económica. Por tal razón, el aglutinamiento en los centros educativos se vincula a las necesidades de una población de una preparación que le permita ser elegible para determinados puestos de trabajo. De hecho, el aumento de la fuerza laboral favorece en cierta forma al progreso, aunque persisten modelos conformistas que relegan al individuo a una "pequeña elite educada". En otras palabras, un considerable sector de la población puede solo hacer uso de las oportunidades educacionales parar satisfacer aspiraciones de reducido alcance, o sea, particulares.

En definitiva, lo que ocurre es que no hay una correspondencia precisa entre las oportunidades educacionales, las aspiraciones sociales de un gran porcentaje de la población y el deseo de desarrollo social y económico, lo cual se acentúa más en países en vías de desarrollo. Sugiérese entonces la utilización de estrategias que involucren un cambio de actitud de los poderes institucionalizados y de la sociedad en conjunto y la adopción de un sistema administrativo dinámico. De este modo puede conseguirse la configuración de una perspectiva social más favorable apoyada en el logro de una preparación que responda a las aspiraciones sociales y favorezca al desarrollo.

5. CONCLUSIÓN

Sin duda alguna, la educación puede considerarse como una responsabilidad de las sociedades. Prescindir de la educación es proporcional a negar al hombre la oportunidad de convertirse en un ciudadano que perciba y comprenda los cambios que acompañan los avances en diversas áreas del conocimiento. Por tal razón, en el ámbito internacional, el papel de la educación es realmente crucial en tanto que favorece al desarrollo. No podemos siquiera obviar el hecho de que gran parte de los países iberoamericanos se apoyan en la educación como un medio que fomenta la productividad y la competitividad. Por tal razón, nuevas políticas y sistemas administrativos han sido sugeridos para garantizar el acceso a la educación a un porcentaje mayor de la población, para reafirmar el principio de equidad. Podemos incluso decir que la educación, desde la perspectiva de los países en vías de desarrollo, es el elemento central entre las necesidades y las aspiraciones de la sociedad. Por tal motivo, cabe señalarse que además de dignificar al hombre, la educación puede ser la vía que muchas de nuestras sociedades deben seguir para alcanzar niveles de excelencia perceptibles globalmente.

6. REFERENCIAS

Declaración de Bariloche. V Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno - 16 y 17 de Octubre de 1995 (tomado del Número 9 de la Revista Iberoamericana de Educación, publicada en Madrid, España, por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

Molina Ch., Marcos A. "Educación y Desarrollo". EDU – ECO. Septiembre – Diciembre 1984.

 

Realizado por

Alcides Núñez

 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda