Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El hijo del pueblo - José Alfredo Jimenez Sandoval

Enviado por torres_buenrostro



19 –enero- 1926 23- noviembre- 1973

  1. Su vida
  2. El difícil camino hacia el éxito
  3. Canciones «pa´todo el año»
  4. No llegó el primero pero supo llegar
  5. Siempre fue el mismo
  6. Otra faceta
  7. Si nos dejas... te vamos a llorar toda la vida
  8. Conclusión

PRESENTACION

Muy Pocos son los compositores y cantantes que han logrado la gloria de inmortalizarse al mantenerse como figura estelar por muchas décadas y continuar en ese primer plano después de muertos.

 El 19 de Enero de 1926, en la ciudad de Dolores Hidalgo, Guanajuato, México, nació quien habría de convertirse en el mejor intérprete de la música ranchera, de México; JOSE ALFREDO JIMENEZ SANDOVAL, este grande exponente de la canción vernácula, para después fallecer en la ciudad de México el 23 de Noviembre de 1973.

JOSE ALFREDO JIMÉNEZ, logro ser uno de los mejores compositores de música ranchera mexicana, ya que en sus canciones le canta a su tierra, a las mujeres, ha la vida, al alcohol, sin duda alguna, este gran compositor ha demostrado aun después de muerto tener una gran aceptación en otros países como EUA, EUROPA, JAPON, CENTRO AMERICA Y OTROS PAISES DE ESTE MUNDO, sus canciones han sido gravadas en varios idiomas como lo es el ingles, francés, portugués, etc. José Alfredo Jiménez no ha muerto por que sigue vivo en sus canciones, las cuales compuso para que el pueblo se las cante, sin duda alguna sigue y seguirá entre nosotros, mientras sigamos escuchando su obra musical, el seguirá entre nosotros, y el día que el pueblo le falle ese día el ha de llorar, como lo dijo en una de sus canciones muy conocidas que es el "HIJO DEL PUEBLO".

La música de José Alfredo Jiménez ha deleitado a millones de personas de diferentes países por varias décadas; ya sea en su propia y característica interpretación, o en los más variados estilos, voces y arreglos de una infinidad de intérpretes que van, desde los más sencillos trovadores, hasta los más renombrados cantantes rancheros y baladistas internacionales.

Con canciones sencillas y de situaciones cotidianas expresadas con mucho sentimiento e inspiración, ha sido capaz de llegar indiscriminadamente a lo más íntimo del corazón y la mente de multitudes, desde los más humildes hasta los más intelectuales, quienes de han convertido en más de alguna ocasión, en protagonistas de sus historias o plegarias.

SU VIDA

El queretano Agustín Jiménez Albo era químico bacteriólogo y poseía la única farmacia de Dolores Hidalgo, Guanajuato. Su profesión y negocio le permitieron sostener a 4 hijos de primer matrimonio y otros 4 que tuvo con Carmelita Sandoval, a quién dejó viuda en 1936.

Esta carecía de aptitud para los negocios y pronto llevó la botica a la quiebra. En busca de mejor suerte, se trasladó con todo y sus hijos a la ciudad de México, donde puso casa y una pequeña tienda en la calle de Ciprés, ubicada en un barrio de clase media pobretona.

Un lustro después, ese negocio también se fue pique y nada impidió la desbandada familiar. Concepción, la hija, se casó y fue a vivir con su marido. Carmelita y dos de sus vástagos, Víctor e Ignacio, se instalaron en Salamanca, Guanajuato, donde el segundo trabajó en la refinería hasta 1953.

José Alfredo Jiménez, de 10 años al morir su padre, a duras penas terminó la primaria en el colegio Franco Inglés, pues prefería irse de pinta con su amigo Jorge Gabilondo Patiño, hijo del célebre Cri Crí, con quien se unía a un grupo de maletillas que soñaban con ser toreros.

Desde su niñez, entre juegos infantiles y tareas escolares, José Alfredo mostró su vocación componiendo versos, perfilándose hacia lo que sería su profesión, su gloria y su inmortalidad. En 1938, el futuro compositor, quién tenía 14 años, se sintió atraído por el canto, por lo que comenzó a presentarse en los festivales escolares vestido de charro e incluso escribió las que se pueden considerar sus primeras canciones dedicadas a sus animales preferidos. Trás el fallecimiento de su padre y motivado por el ímpetu de querer convertir en realidad lo que aspiraba ser, se marchó a la ciudad de México a los 18 años en compañía de su tía Refugio Sandoval. Pero al llegar a la capital, los problemas económicos comenzaron y el compositor tuvo que abandonar sus estudios para trabajar como mesero en el restaurante "La Sierra". lugar en el cual alternó sus labores con la composición, el canto y el fútbol.

Primero en las filas inferiores del equipo capitalino Oviedo, y después en el Marte, donde disputó sin éxito la posición de portero a un tal Antonio Carbajal, más conocido por "la Tota", quien luego participaría en 5 campeonatos del mundo con la escuadra nacional.

El relativo fracaso futbolístico obligó al joven Jiménez a buscar otro futuro. Ya había trabajado como vendedor de zapatos y se desempeñaba como mesero en una lonchería llamada "La Sirena", por el rumbo de San Cosme. Ahí se hizo amigo de Jorge Ponce, hijo del dueño, así como de los hermanos Enrique y Valentín Ferrusca, integrantes de un trío poco afortunado, Los rebeldes, con quienes empezó a cantar en restaurantes y bares de mala muerte.

Era 1947 y en esa época, los cantantes famosos se presentaban en la radiodifusora XEW. José Alfredo iba diariamente hasta esa estación en busca de Jorge Negrete, Pedro Infante, Pedro Vargas, Miguel Aceves Mejía y otras celebridades del momento. Se había propuesto interesarlos en sus canciones, que para entonces, ya sumaban decenas. Sólo en 1950, Andrés Huesca y sus Costeños, aceptaron entonar "Yo":

"Fuiste en mi vida

un sentimiento

que destrozó toditita mi alma

quise matarme

por tu cariño

pero volví a recobrar la calma"

EL DIFÍCIL CAMINO HACIA EL ÉXITO

Para fortuna de Jiménez, estaba presente Mariano Rivera Conde, director artístico de una famosa firma disquera, quien le pidió mostrarle sus canciones, varias de ellas inspiradas por una joven veracruzana a la que el músico conoció cuando ambos tenían 21 años: Paloma Gálvez.

La musa era cuñada del dueño de un pequeño estudio de grabación en el que "Los Rebeldes" iban a hacer pruebas. La joven se hizo amiga del "muchacho de los tristes ojos azules", quien le platicaba de su desdichado amor por una pariente lejana, maestra normalista a la que su familia le prohibió tener relaciones con el entonces mesero. Esa mujer era una a la que casi logró conquistar, era "Ella", la que quiso quedarse cuando vio su tristeza, "pero ya estaba escrito que aquella noche perdiera su amor".

El fracaso con "Ella" fue narrado una y otra vez a Paloma en el desaparecido café Kikos de la Avenida Juárez. De manera natural, la desventurada historia empezó a ser suplida por un cortejo que, a la postre, culminaría en boda, en junio de 1952, con  Miguel Aceves Mejía como testigo. La pareja tuvo dos hijos que llevan los nombres de la madre y el padre.

La mujer cuenta que soportó con estoicismo los frecuentes enamoramientos del compositor, el cual llegó incluso a casarse con la hija del cómico Manuel Medel, María de Jesús, con quien tuvo 3 hijos, a los que deben sumarse por lo menos 4 que engendró con diversas mujeres. Pese a todo, el matrimonio de Paloma y José Alfredo nunca se disolvió, sobre todo por decisión del mismo cantante: decía a su primera esposa que de esa manera garantizaba el futuro bienestar de sus hijos y nietos.

Paloma fue testigo del cambio radical que el éxito imprimió en aquel joven tímido e introvertido que acabaría por transformarse en un hombre platicador y dicharachero, espléndido anfitrión de frecuentes reuniones ofrecidas a sus amistades de la farándula con quienes estableció compadrazgos. Motivos para festejar le sobraban. Además de "Yo", y "Ella", otras canciones de José Alfredo se impusieron en el gusto popular, como "Cuatro caminos", "La que se fue", "Guitarras de media noche" y muchas mas que fueron grabadas por Pedro Infante, Jorge Negrete, Lola Beltrán, Miguel Aceves Mejía, Pedro Vargas, y otras luminarias.

El mismo compositor obtuvo rotundos triunfos con sus propias interpretaciones, trabajó en varias películas y grabó más de 20 discos de larga duración. En su libro Amor perdido, el escritor Carlos Monsivais seña que José Alfredo fue el arquetipo de una conducta que en el cine exaltó e hizo concebible al galán charro, siempre enamorado y mal correspondido. La verdad fue muy distinta, pues las regalías de sus canciones las reciben 4 mujeres que tuvieron hijos con él. Una mas, renunció a sus derechos.

Desde luego, las críticas al contenido de sus composiciones fueron constantes. En especial una de las letras mereció la acusación de que incitaba al alcoholismo:

"Llegó borracho el borracho

pidiendo cinco tequilas

y le dijo el cantinero/ se acabaron las bebidas

si quieres seguir tomando

vámonos a otra cantina... Se fue borracho el borracho

del brazo del cantinero

y le dijo qué te tomas,

a ver quien se cae primero,

Aquel que doble las corvas, le va a costar su dinero..."

En 1955 reapareció en su vida la maestra normalista de quien estuvo enamorado en su juventud, pero esta vez fue él quien la rechazó, pero aprovechando el conato de romance, compuso "Tu y las nubes" "Yo pa´arriba volteo muy poco, tu pa´abajo no sabes mirar". Como en todas sus canciones, Rubén Fuentes se encargó de convertir el tarareo en el correspondiente arreglo musical.

CANCIONES «PA´TODO EL AÑO»

La producción musical de José Alfredo Jiménez, que ha pasado a formar parte del repertorio tradicional de los mariachis, es muy extensa, y reúne temas tan inolvidables como El rey, No me amenaces, Amanecí en tus brazos, Paloma querida, Camino de Guanajuato, Cuando vivas conmigo, Corazón, Te solté la rienda, Caballo blanco, Pa´todo el año, Cuando sale la luna, ¡Qué bonito amor!, Un mundo raro, La enorme distancia, y muchas pero muchas más.

Sus composiciones adquirieron una enorme popularidad debido tanto a la belleza de su música como a la poesía de sus letras, que reflejaban un sentimiento sincero y directo, con el que el público podía sentirse fácilmente identificado.

Hacia 1960, cuenta Paloma, empezaron los conflictos familiares, cada vez eran más frecuentes y prolongadas las ausencias del compositor, que se presentaba en su casa muy esporádicamente, por lo general unas cuantas horas. Eso sí: nunca faltó a los cumpleaños de ella o de sus hijos, ni a los aniversarios de boda. En 1968, la bebida le ocasionó una muy seria cirrosis hepática. Por rigurosa prescripción médica, durante dos años llevó una vida ordenada, que le permitió recuperar la salud y, de paso, como consecuencia, tomar un segundo aire: Cantaba mejor y tuvo varios éxitos sonados.

Su último idilio fue con Alicia Juárez, una cantante del género ranchero de sólo 16 años. La conoció durante una gira por Estados Unidos, y el enamoramiento, fulminante, llevó a ese católico de siempre, a contraer nupcias ante el ministro de una secta de protestantes. Se inició así una relación marcada por riñas constantes y los celos de este marido que aventajaba 27 años a su pareja.

Su triunfo definitivo lo alcanzó en 1950, año en que Andrés Huesca y sus Costeños grabaron la canción de José Alfredo titulada "Yo", pieza musical que se convirtió, rápidamente, en el primero de una larga serie de éxitos.

NO LLEGÓ EL PRIMERO PERO SUPO LLEGAR

Tras su contundente éxito con su tema "Yo", comenzó para José Alfredo un frenética actividad profesional. Actuó en palenques y centros nocturnos de todo el país, y trabajó en el teatro, la televisión y radio, tanto en México como en el extranjero, al tiempo que, a partir de los años cincuenta, muchos de sus temas fueron incluidos en innumerables cintas cinematográficas, como Tú y las nubes. En 1950 ganó el trofeo Disco de Oro, creado ese mismo año por el periodista Roberto Ayala.

Su relación con el mundo del cine se intensificó pronto, ya que el propio Jiménez realizó intervenciones musicales y caracterizaciones en muchos filmes. En 1951 participó en la película Martín Corona, a la que siguieron otros importantes títulos, entre ellos, Póker de ases y Ni pobres ni ricos (1952), Los aventureros y la fiera, ambas rodadas en 1954, Camino de Guanajuato (1955), Guitarras de medianoche, La feria de San Marcos y Mis padres se divorcian, las tres realizadas en 1957, El hombre del alazán y Ferias de México, las dos realizadas en 1958.

Además del éxito logrado como intérprete de sus canciones, pronto los artistas y cantantes de moda se disputaron el privilegio de incluir en su repertorio las composiciones de José Alfredo. Así, figuras mexicanas de la talla de Jorge Negrete, Pedro Infante, Miguel Aceves Mejía, Lola Beltrán, Javier Solís, Luis Miguel, Pedro Fernández, grupos musicales como los Ángeles Negros, bandas como la Machos y muchos más, al igual que cantantes populares de proyección internacional, como la famosa intérprete de la canción ranchera, la española María Dolores Pradera, insertaron en sus actuaciones y en su obra discográfica las piezas de José Alfredo, convirtiéndolas en entrañables temas de siempre.

La producción musical de José Alfredo Jiménez, que ha pasado a formar parte del repertorio tradicional de los mariachis, es muy extensa, y reúne temas tan inolvidables como El rey, No me amenaces, Amanecí en tus brazos, Paloma querida, Camino de Guanajuato, Cuando vivas conmigo, Corazón, Te solté la rienda, Caballo blanco, Pa todo el año, Cuando sale la luna, ¡Qué bonito amor!, Un mundo raro, La enorme distancia, y muchas pero muchas más.

Por todo ello, José Y aunque trabajó en el cine, José Alfredo nunca dejó de escribir, (Llega la inspiración. Consume el cigarro. El reto es una hoja blanca), en especial de sus problemas personales, entre los que una composición que dedicó a su hermano, quien muriera en Salamanca, titulada "Caminos de Guanajuato", que a la letra dice:

"no vale nada la vida

la vida no vale nada/comienza siempre llorando

y así llorando se acaba

por eso es que en este mundo

la vida no vale nada..."

Le cantó también al desamor, pues triunfó innumerables decepciones, las que plasmó en temas como "Que te valla bonito":

"...me cansé de rogarle...

me cansé de decirle que yo sin ella de pena muero..."

Escribió también "La enorme distancia":

"Estoy tan lejos de ti

y a pesar de la enorme distancia

te siento junto a mí,

corazón con corazón

alma con alma..."

Después de alcanzar la fama José Alfredo también compuso canciones a mujeres de la talla de Irma Dorantes, "Muy despacito"; Columba Domínguez, "Si nos dejan"; Irma Serrano, "Te quiero, te quiero"; Lola Beltrán, "Qué bonito amor"; Irma Serrano "no me amenaces"; Lucha Villa: "Amanecí en tus brazos", "Debí enamorarme de tu madre"; Alicia Juárez.

Asimismo escribió canciones dedicadas al alcohol, problema que padeció el compositor Alfredo ha sido objeto de múltiples homenajes póstumos, entre ellos los que sobresalen la devaluación de una estatua en la Plaza Garibaldi y una película, producida por Carlos Amador, "Pero sigo siendo el Rey", en donde fue personificado por Leonardo Daniel.

En su última presentación por la televisión en el programa "Siempre en Domingo" , José Alfredo estrenó su composición "Gracias", el la cual se anticipó a su final:

"Cómo pagar

que me quieran a mi

por todas mis canciones...",

Para morir poco después, el 23 de noviembre de 1973. Sus composiciones adquirieron una enorme popularidad debido tanto a la belleza de su música como a la poesía de sus letras, que reflejaban un sentimiento sincero y directo, con el que el público podía sentirse fácilmente identificado.

SIEMPRE FUE EL MISMO

A principios de 1973, José Alfredo se notaba ya muy desmejorado, entraba en la última etapa de su vida. a pesar de eso, y de que se le veía triste, nunca dejó de ser el mismo: el inspirado compositor, en intérprete entonado, el artista profesional, y el empedernido bebedor.

"Y claro, comenzó a recurrir al hospital, hasta donde sus compañeros del Mariachi Vargas y demás amigos tuvieron la oportunidad de visitarlo en cinco ocasiones. Y era el mismo vacilador, el cuate siempre pendiente de uno y de las familias, preocupado por sus hijos, por aquellos amigos que él sabia muy bien que algo necesitaban".

OTRA FACETA

Poca gente sabía que era también un ingenioso compositor de cuentos colorados, de chistes de todos los colores, que a la fecha son utilizados por casi todos los humoristas, o que a través del tiempo han pasado al poder del dominio público.

"Y ¡ah, qué gracia tenía para contarlos y facilidad para inventarlos! Si estaba en alguna reunión y se le prendía el foco, nomás se paraba y comenzaba a caminar de un lado a otro, con la mano en la barbilla. Y de repente gritaba: ¡ya está! A’í les va éste... y se soltaba a contar, no solamente uno sino dos y hasta a veces hasta tres cuentos o chistes que en ese momento había compuesto".

SI NOS DEJAS... TE VAMOS A LLORAR TODA LA VIDA

Fallecido en la capital mexicana el 23 de Noviembre de 1973 a la edad de 47 años, JOSE ALFREDO JIMENEZ mantuvo su reinado hasta que él quiso, fué uno de los compositores más prolíficos de la música vernácula mexicana, cuyas canciones "El Rey", La Media Vuelta", y "Ella", entre otras, han enriquecido la música popular internacional.

Ahora después de 25 años de su fallecimiento, el corazón y cariño de multitudes le han tributado su reconocimiento, consagrándolo como el más grande de los compositores de la música ranchera de México.

"Dios lo tenga en su Santa Gloria, que descanse en Paz"

CONCLUSIÓN

La verdad es que, hasta la fecha, no ha surgido un compositor que se le parezca a José Alfredo, a pesar de que hay muchos nuevos y muy buenos. Definitivamente, el mejor a sido, y será, el gran José Alfredo Jiménez... bueno, en plan de comparación con Juan Gabriel, pues hay todo un desierto de distancia, a pesar de que el de Juárez, también tiene canciones muy buenas, y que es un magnífico y prolífico compositor

Y en efecto, "hemos tenido muchos y muy buenos compositores, pero creo que las personas que ahora están al frente de las compañías disqueras, ni siquiera se imaginaban el talento que se encuentra desperdiciado, ellos están aferrados a ignorar, pero en cuestiones de música ranchera, José Alfredo "sigue siendo el Rey".

El Rey

(José Alfredo Jiménez)

Yo se bien que estoy afuera
Pero el día que yo me muera
Se que tendrás que llorar

Llorar y llorar
Llorar y llorar

Dirás que no me quisistes
Pero vas a estar muy triste
Y así te vas a quedar

Con dinero y sin dinero
Hago siempre lo que yo quiero
Y mi palabra es la ley
No tengo trono ni reina
Ni nadien quien me comprenda
Pero sigo siendo el rey

Una piedra en el camino
Me enseño que mi destino
Era rodar y rodar

Y después me dijo un arriero
Que no hay que llegar primero
Pero hay que saber llegar

Con dinero y sin dinero
Hago siempre lo que yo quiero
Y mi palabra es la ley
No tengo trono ni reina
Ni nadien quien me comprenda
Pero sigo siendo el rey

Realizada por:

Juan Cervantes Jaramillo.

Dolores Hidalgo,

 

 

 


Comentarios


Trabajos relacionados

  • La Vida De Nelson Rolihlahla Mandela

    Nelson Rolihlahla Mandela nació en un pueblo cercano a Umtata en el Transkei el 18 de julio de 1918. Su padre fue consej...

  • Plauto

    Comentarios de sus Obras Literarias. Críticas Literarias. Vocabulario Literario. Plauto, el más popular de los autores ...

  • Teocrito

    Es considerado el poeta griego fundador del genero bucólico, que inspiró a numerosos autores latinos y conoció un enorme...

Ver mas trabajos de Biografias

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda