Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La guerra del Medio Oriente: un conflicto histórico

Enviado por jefry2002



  1. La historia del Conflicto Árabe –Israelí tiene sus comienzos en el relato bíblico.
  2. Nueva era
  3. La caída de Necao
  4. ¿Que razones tendría Mahoma para nombrar a Jerusalén ciudad sagrada del Islam?
  5. La Cuarta Cruzada
  6. Cronología  del conflicto en Medio Oriente
  7. Aspectos cruciales del conflicto
  8. Efectos colaterales del conflicto árabe-israelí
  9. Terrorismo
  10. ¿Que pasara en los próximos años?
  11. Base Bibliográfica.

La historia del Conflicto Árabe –Israelí tiene sus comienzos en el relato bíblico.

Dios había prometido bendecir a Abrahán y multiplicar su descendencia como las estrellas del firmamento (Génesis 15: 5), también había prometido que en Abraham serían benditas todas las naciones de la tierra. Tenía pues Abraham una promesa hecha por Dios de que él sería bendición para todas las generaciones sucesivas. Pero había aquí uno de esos problemas en que los humanos no vemos otra salida que lo que muchas veces llamamos un plan B. El problema era que Sara la Mujer de Abraham era estéril (Génesis 16:1.) Siendo que era estéril, la pregunta desafiante desde el punto de vista humano era ¿cómo se cumpliría la promesa de que la descendencia de Abrahán sería como las estrellas que surcan el universo- muy difícil de cuantificar por cierto?. Pues bien la estrecha percepción por parte de Sara, en cuanto al poder extraordinario de Dios, hizo que esta siguiera el curso de acción más obvio, y la salida que humanamente sabemos era más fácil, efecto fluido, es decir seguir el curso de recorrido más fácil. En tanto que ella era estéril, se infiere que la descendencia de Abrahán solo - y solamente si- sería posible en la medida en que Abraham tuviera otra progenitora diferente para su descendencia, (Génesis 16:1-2) y quien más recomendado para esa importante misión que Agár, la esclava Egipcia (Árabe)(Arabia)Gálatas: 4:25) (Génesis 16:1-3.

Aquí había un problema tremendamente complejo, pues quien fuese el hijo de Abrahán seria el heredero de la promesa, y la promesa además de incluir aspectos como: Ser bendición para todas las naciones y de ser numerosos como las estrella del firmamento, tenía un componente que habría de convertirse en el objeto de conflicto por los siglos venideros; a saber el Territorio. Era en este aspecto tan importante, el cual Dios había prometido a Abrahán una de las cosas más significativas que esta potencialmente concebida una lucha milenaria, nunca previó Abrahán que ese día cuando firmara el contrato con Dios, (Génesis 15:18) en el que decía: "... a tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande(Nilo), el río Eufrates...". (Lo cubierto por paréntesis es añadido. Estaba firmando un contrato que causaría grandes debates en el curso de la historia; pues el contrato no fue en ninguna manera malo, lo que sí fue malo fue lo que hizo Abrahán que casi complicó e hizo confusa la forma de entender a quien se aplicaría la cláusula primera del contrato. Pues bien el contrato había sido concebido, pensado y entendido partiendo de un hecho plenamente claro y era que la descendencia de Abrahán era un hijo suyo (Génesis15), pues bien nació Ismael, hijo de Abrahán, era potencialmente heredero, ¿había de heredar Ismael?, ¿No era el acaso descendencia de Abrahán?, Pues viendo el asunto desde esa óptica, los Árabes descendientes de Abrahán (provenientes de la unión con AGAR la egipcia que era Árabe) estaban llamados a reclamar la promesa: Bendición para multiplicarse, bendición para prosperar en abundancia, bendición para ocupar el territorio que aparece delimitado en la cláusula primera del contrato con Abrahán; ¿después de todo que otros argumentos habría para decir que no?. Aparentemente ninguno. Eran hasta entonces los árabes descendientes de Abrahán herederos indiscutibles de la promesa. Y los celos y las disputas no se hicieron esperar, el conflicto de medio oriente, antes de librarse donde históricamente se ha librado, se libró primero en la casa de Abrahán, (Génesis 16:4-5) pues la Egipcia Agár, sacaba el contrato y ponía de presente a Sara (la semita) que ella (Sara) no tendría parte en la herencia y al morir Abrahán el pueblo que surgiera de la descendencia de su hijo (Ismael) se adueñaría de toda las bendiciones y posesiones objeto de la promesa. Todo cambió cuando se le informó a Abrahán que el hijo que había tenido de Agár, no heredaría y que parecía que no había leído bien la letra menuda del contrato en lo referente a una cláusula que textualmente se repite en Romanos 9:7: ... ni por ser descendientes de Abrahán son todos hijos(de la promesa); sino: En Isaac te será llamada descendencia... Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos(...) (de que habla el contrato) sino los que son hijos según la promesa son contados como descendientes, porque la palabra de la promesa es esta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo. Esta parte del contrato no había sido muy analizada y al nacer Isaac - el cual se había anunciada por profecía y promesa – se creyó que compartiría la promesa con Ismael, y este pensamiento se alimentó en la mente de Agár, y mucho más cuando su hijo, ostentaba la ventaja de ser el mayor, condición, esta que lo ponía muy cercano a la categoría del ser el primogénito.

Pero en el momento en que se había analizado ya la cláusula de exclusividad de la herencia solo para un hijo nacido de Sara y prometido por Dios, Sara empezó a hacer valer su condición de exclusividad y le dijo a Abrahán que tenía que echar a la sierva, pues ella(Agár) y su hijo según, la promesa no podían heredar: Respondió Dios: ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamaras su nombre Isaac y confirmaré mi pacto con él, como pacto perpetuo con sus descendientes después de él(Israelíes-Judíos)... En cuanto a Ismael, también te he oído; He aquí que le bendeciré, y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera, doce príncipes engendrará, y haré de él una gran Nación (Los Árabes-Musulmanes)... mas yo estableceré mi pacto con Isaac el que Sara te dará a luz el año que viene"(Génesis 17:19-21) Con estos argumento Sara plantea a Abrahán la innegable realidad establecida en el contrato: Ismael, no podía heredar, y antes de que esto se complicara mas debería irse Agár la sierva con su hijo. (Génesis 21:8-10) Esto fue motivo de preocupación para Abrahán, pero la propuesta de Sara fue confirmada por Dios: "Entonces dijo Dios a Abrahán: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia". (Génesis 21:12. Lo que está claro aquí es que la promesa tenía una plena aplicación a Isaac, Ismael era un personaje nacido de Abrahán, pero dadas sus circunstancias no aplicaba para la promesa, en razón a las cláusulas del contrato. Pero si es válido resaltar un hecho y es que Dios también bendijo a Ismael y fue mucho mas allá augurando y garantizando que Ismael sería el padre de una gran nación, no deja dudas, inferir que se refería a las naciones Árabes que hoy día conocemos. Pero al analizar los condiciones del contrato nos hallamos con que no aparece asignado a Ismael y a sus descendientes territorio, como el que se le asigno a Israel dentro de un concepto de contrato perpetuo. No hay ninguna delimitación, ni mucho menos mención de territorio alguno para los descendientes de Ismael. Pues estos se les mencionan que serían una gran nación, se les menciona la prosperidad pero no se dice que la promesa para ellos tiene el componente del territorio. Quizás por eso se entienda el hecho de que Ismael fue expulsado de la jurisdicción de Abrahán, y territorialmente fue despojado. El destino de Ismael de allí en adelante sería un asunto directamente de Dios, él se encargaría de cumplir lo que había dicho respecto a Ismael. Pero en el territorio de Abrahán y en la delimitación hecha para Isaac y sus descendientes era claro que no había lugar para Ismael.

Según la promesa de Dios a Abrahán, paralela a la nación de Isaac habría de crearse otra gran nación, a saber la nación de los descendientes de Ismael. , En repetidas ocasiones Dios se tomó la tarea de dejar muy en claro esto. (Génesis. 17 y 21.

Hay en la Biblia, el libro que estamos utilizando como punto de partida para abordar el conflicto de medio oriente, un párrafo que presagia casi con exactitud el conflicto que habrían de vivir los dos pueblos: Los descendientes de Isaac y los descendientes de Ismael. Eso se encuentra en Génesis 16: 11 y 12. " Y le dijo el Ángel de Jehová: He aquí que tu has concebido y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Ismael, porque Jehová ha oído tu aflicción... y él será hombre fiero; su mano será contra todos, y la mano de todos contrae él, y delante de todos sus hermanos habitará". Solo con analizar que juntos, hoy en día habitan los Israelíes y los árabes podemos confirmar la relevancia que este párrafo tiene en el análisis histórico del conflicto de medio oriente. La frase "su mano será contra todos y la mano de todos será contra él" podemos verla reflejada en el conflicto lleno de represalias de parte y parte.

Por otro lado, en el análisis de la situación de Isaac VS Ismael surge asunto que bien vale la pena abordar. Dado que la bendición de Dios a Abrahán para Ismael garantizaba que sus descendientes llegarían a ser una gran nación - "Y oyó Dios la voz del muchacho, y el ángel de Dios llamó a Agár desde el cielo y le dijo: ... No temas porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está... porque yo haré de él una gran nación - El asunto que plantea ciertos interrogantes es que si los descendientes de Ismael llegasen a ser una gran nación de todas maneras necesitaban un territorio, ¿podría este territorio ser el mismo que se pensaba asignar a Isaac y a sus descendientes? O por los menos ¿existía la posibilidad de que este territorio llegara a convertirse en la manzana de la disputa en los años venideros? Si no, ¿Dónde ubicar a toda una gran nación a menos que estuviera claramente indicado un territorio? Aparentemente aquí hay una dificultad, pues era muy probable que al dejar Abrahán posesiones y prometer Dios a Ismael que llegaría ser una gran nación esto fuera entendido como que eso suponía de un espacio en donde habitar (territorio. Y si no era ese territorio entonces preguntan los descendientes de Ismael ¿En qué territorio levantaremos una gran nación? ¿Iremos a los otros pueblos? Pero los otros pueblos dirán que nuestra heredad es con los Semitas, pues descendemos del rico Abrahán ("Y Abrahán era riquísimo en ganado, en plata y oro" Génesis: 13:2) que debió haber dejado herencias, debió haberle asignado un territorio. Pero no, lo que pasa es que él tiene otro hijo(dirían Los Ismaelitas), y bien dirían los otros pueblos, pues si tiene otro hijo debió dividir la heredad, y con ello indicamos el territorio. ¿Podrían estas consideraciones de los descendientes de Ismael ser resueltas a su favor? Y ¿Podrían utilizar estos argumentos como justificaciones para reclamar territorio en las tierras delimitadas a Isaac?.

Al analizar el asunto, agudamente aquí hay un problema, pues bien si la justicia divina está detrás de lo que sucede, era evidente que una división de la tierra para los dos hijos era lo que la lógica recomendaba. Ante esto y para dejar claro aspectos tales como: Las cláusulas(tácitas) del contrato entre Dios y Abrahán, la operación de Dios al cumplir su promesa, la lógica humana vs designios divinos.

Consideraciones

Antes de hacer las consideraciones siguientes me permito remitir al siguiente párrafo de prensa:

"Las cosas están dichas y escritas... queda a los hombres, a cada uno, juzgar su responsabilidad en la realización del libreto. Dios hizo al hombre libre y no una marioneta de sus designios. La historia es hechura del hombre y el hombre está hecho de historia. La profecía no dicta la historia, sino que la prevé y la preanuncia. El hombre sigue haciendo la historia y es bueno que no desoiga la profecía. En tanto Dios aguarda mas allá de la profecía y de la historia". (Reflexiones sobre el Apocalipsis, Prensa Buenos Aires, 1978).

Para volver al tema que hemos venido considerando, es preciso comentar que en cuanto al territorio, delimitado para Isaac y que bien podía ser reclamado por los descendientes Ismaelitas el texto bíblico arroja suficientes razones para que este fuese habitado por los descendientes de Abrahán en Isaac. Primero es que el territorio todavía no era posesión (materialmente hablando) de Abrahán para heredarlo, y era un asunto que específicamente le correspondía a Dios determinar bajo que condiciones daría esa tierra a Isaac; si no que anticipadamente Abrahán le creyó a Dios y como dice el texto sagrado "Y creyó a Jehová y le fue contado por Justicia (Génesis 15:6) Pues, tanto Isaac como Ismael en cuanto a territorio estaban en las mismas condiciones, dado que Abrahán por aquel entonces era nómada, prueba de ello es que pasó en Canaán, en Egipto, en Manre. Y Dios prometió que le daría esa tierra a su descendencia. Abrahán no estaba en posesión de la tierra, pero él creyó a Dios "el cual da vida a los muertos, llama las cosas que no son, como si fuesen"(Hechos 4:17) porque cuando las llama entonces existen. Dado que Abrahán no estaba en posesión de toda la tierra prometida, y existía un contrato con Dios para obtención de las bendiciones especialmente las del territorio, es relevante tener en cuenta que existían condiciones para la obtención de la promesa: La promesa se basaba en que los descendientes de Abrahán potencialmente llamados a obtener la promesa: Debían cumplir con la parte del contrato. Isaac y Jacob(Israel) debían cumplir con su parte del contrato para ser poseedores de la tierra prometida. El hecho de que ellos estuvieran bajo la tutela de la promesa divina, no era óbice para cumplir con su parte en el contrato, era el cumplimiento del pacto lo que garantizaba el total cumplimiento de la promesa, era la adopción de los principios de Yahvé, la interiorización de esos principios y la misión de hacer extensivos esos principios a las naciones lo que haría del pueblo semita, el pueblo que disfrutaría las mieles de las bendiciones a través de los tiempos. Era la adhesión a principios claramente enunciados, la tarea del pueblo semita. Por promesa ya estaba garantizado el disfrute de la tierra prometida, pero llegar allá era un asunto que demandaba cumplir con la parte de la promesa, "nadie debe ser llevado a donde con sus palabras, hechos y proceder ha demostrado no querer ir". Desde un comienzo Dios trata de dejar claro en Génesis, era posible que la gente se preguntase ¿qué garantía tiene Dios del pueblo semita de que el realmente cumplirá las condiciones de la alianza?.Dios mismo parece responder a este interrogante cuando según el registro bíblico dice: "... ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer, Habiendo de ser Abraham una nación tan grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en el todas las naciones de la tierra?... Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa, después de sí. Que guardará el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él" ¿No hay aquí un pleno reconocimiento de la confianza que Dios tenía en Abraham? ¿ No es esto prueba las cláusulas que hacían parte de contrato? "Que mandará a sus hijos y a su casa", hay aquí implícito el compromiso de todo un pueblo, una nación. "Después de sí", implica que los propósitos y las cláusulas de la alianza no se agotaban en la gestión de Abraham, pues su influencia iría non plus ultra, "mas allá de" después de sí. "Que guardará el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio" está mencionado claramente un firme propósito de parte de la descendencia de Abraham, pues si era Yahvé, quien les iba a cumplir la otra parte de la alianza, se supone que debían andar en sus caminos, es decir armonizar, pues la realización de una alianza supone acuerdo de voluntades, ese siempre ha sido el proceder de Dios con los seres humanos. En este caso, uno hasta puede llegar a preguntarse, ¿qué tan democrático fue Dios al escoger por decreto a Abraham y a su descendencia como los portadores de los documentos de la alianza? ¿Fue este un decreto arbitrario de Dios el que excluyó a los demás pueblos del documento contentivo de la alianza?, ¿Porque Dios no escogió a otro pueblo para que cumpliera la misión y fuera la contraparte humana del Pacto?. Aquí hay todo un debate, que bien puede ocupar varios libros de teología, sin ser teólogo, me aproximaré a dar algunas respuestas sugerentes:

Dios no excluyó a los demás pueblos de su propósito de bendecirlos. Lo único que hizo fue un pacto con el pueblo de Israel para que oficialmente anduvieren en sus caminos, preservaran el conocimiento de Jehová e hicieran extensivo este mensaje a los demás pueblos; mucho más, cuando por ese accionar proactivo de los descendientes de Abraham, Dios se proponía bendecir a todas las naciones -... Habiendo de ser una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en el todas las naciones de la tierra –Génesis: 18:18 ) "En la palabra todas las naciones, se entiende que no hay lugar a la discriminación por parte de Dios privilegiando un pueblo, en detrimento de otro, porque cuando Dios otorga bendiciones, no la hace sobre el principio egoísta de distribución – suma cero- donde si una parte gana la otra pierde. Dios bendijo a Isaac, pero también prometió bendecir a Ismael, Dios bendijo a Israel, pero también prometió bendecir a las demás naciones, Dios bendijo a Jacob, pero también hizo una gran nación de Esau, Dios bendijo a los judíos, pero también puso a alcance de los demás pueblos(Gentiles) todos los recursos de su gracia con el fin de proporcionarles beneficios. La bendición de Dios no es un depósito de elementos benéficos llenos de cosas que se agota con el uso y consumo por parte de los destinatarios de su providencia, pues esta no se menoscaba en la providencia diaria, él puede proveerla, feriarla y hasta dejar que caiga en forma tal que no tengamos la capacidad de asimilar tanta bendición, de eso les hablaba a los israelitas cuando les decía que irían a la tierra que después de desbordarse en feria de bienestar y disfrute derramaba leche y miel. Tenemos pues, que la bendición es inagotable y mutuamente incluyente para todos los pueblos. Una cosa si es que Dios decide como otorgarla, pues quienes somos nosotros para decirle al rey del universo como debe conducirse y proceder, en estos asuntos solo Dios es Dios, esas cosas donde Dios decide y muchas veces la limitada capacidad humana no alcanza a comprender, son el SITIO DE RETIRO DE LA GLORIA DE DIOS(Elena de White). Pero alguien pudiera seguir preguntando aun así, ¿Porque no se escogió a los descendientes de Ismael (Árabes-Egipcios,) para que fuesen el pueblo de avanzada de Dios al promover su misión en todo el mundo? De momento voy a dejar que sea el mismo Dios que le responda, "... ¿Quien es ese que oscurece el Consejo con palabras sin sabidurías?... ahora ciñe como varón tus lomos; yo te preguntaré y tu me contestarás. ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas si lo sabes? ¿O quien extendió sobre ellas cordel? ¿Sobre que están fundadas sus bases o quien puso la piedra angular?... ¿Te han sido descubiertas las puertas de la muerte, y has visto las puertas de las sombras de muerte?... ¿por donde va el camino a la habitación de la luz, y donde está el lugar de las tinieblas?. ¡Tu sabes! Pues entonces ya habías nacido, y es grande él numero de tus Días... ¿por qué camino se reparte la luz y se esparce el viento solano sobre la tierra?... ¿Supiste tú de las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás de su potestad en la tierra?... ¿es sabiduría contender con el omnipotente? El que disputa con Dios responda a esto.(Tomado del libro de Job, palabras que Dios le dirigió en ocasión de los interrogantes necios de Job a Dios). Pero, el incrédula no le basta esa respuesta de Dios, quieren palabras concretas y siguen preguntándose, ¿porque? Acaso los descendientes de Ismael no podían hacer esa obra? ¿No es esto un determinismo de parte de Dios? ¿No hay implícito aquí un concepto de predestinación, que resulta contrario al libre albedrío, el amor y la justicia divina?, Como antes dejaré que Dios siga respondiendo: "Ciñe ahora como varón tus lomos; yo te preguntaré y tu me responderás. ¿Invalidarás tu también mi juicio? ¿Me condenarás a mí para justificarte tu?... Quién es ese que oscurece el consejo con palabras son sabiduría?.."(Tomado del libro de Job) comenta el escritor bíblico que Job cerró su boca y dijo: He aquí que yo soy hombre vil; ¿ que te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca. Una vez hablé, mas no responderé; aun dos veces mas no volveré a hablar. Espero que estas sea la actitud de quienes más que tratar de entender a Dios se dedican a cuestionarlo. Deben saber que no es humano sometido a nuestra jurisdicción, para que permanentemente lo estemos llamando a cuentas, y a interrogatorios exhaustivos, que en su mayoría resultan ser necedades, conducentes a insensatez.

Dios no está dentro de nuestros esquemas, las decisiones de él, son soberanas y cuestionarlas es poner en tela de juicio su omnisapiencia, omnipotencia, omnisciencia y todos esos atributos tácitos que solo son explicables cuando mencionamos una palabra (verbo) Dios. Aunque Dios no necesita que le defendamos pues es lo suficiente grande para hacerlo, el no necesita que la mente lo traiga a la existencia o le reivindique por la evocación de conceptos, él existe creámoslo o no, solo quiso ser condescendiente revelándosenos en su palabra. Aun con todo eso "yo traeré mi saber desde lejos atribuiré justicia a mi hacedor(Eliú),: Una explicación a los interrogantes planteados en precedencia es la que da: Robert J. Wieland refiriéndose al caso de óseas y gomer, pero en este contexto parafrasearé y aplicaré al caso de Isaac e Ismael y porqué no se le asigno la misión de Isaac, además de dársele una bendición "Dios analiza nuestras almas como si fuesen bajo los rayos X, o láser. Él vio lo que los humanos no podían avizorar en el potencial proceder de Ismael descendiente de un pueblo con nexos y tradición pagana: Egipto(Clifford Goldstein,1995), durmiendo en el corazón de ese pequeño niño, estaba la nación pagana que llegaría a ser después, allí estaban subyacentes las características del pueblo que no era prenda de garantía para ser los que preservarán la verdad de Dios en el curso de los años. Respecto a esto hay un comentario que resulta muy oportuno en este asunto, por cuanto está plenamente evidenciado que "del linaje prometido a Abraham salió de su hijo Isaac, cuya simiente formó una nación grande y poderosa, la única que preservó la verdadera fe en medio de los pueblos paganos e idolatras. Por contraste los descendientes de Ismael no adoraron a Dios(véase Génesis 25). "Mas yo estableceré mi pacto con Isaac, el que Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene", declaro Dios (Génesis 17: 21). Este no establece un decreto arbitrario, una profecía de predestinación que garantizara a Isaac una relación contractual con el señor. Isaac tendría que elegir cooperar, de modo que el señor pudiera hacer venir "sobre Abraham lo que había hablado acerca de él"(Génesis: 18: 19). Para que el pacto pudiera establecerse con Isaac, nos comenta: Clifford, este debía obedecer, y así lo hizo. Por lo tanto, el señor renovó para con Isaac las promesas hechas a Abraham" desde luego que cualquier consideración que se haga en este tema debe remitirnos al asunto de la alianza, el contrato o el pacto, que se suponía debía ser renovado con cada generación para tener claras las cláusulas del contrato y obtener el consentimiento de las partes en tanto que tenían como garantía el acuerdo de voluntades. Respecto a lo anterior Clifford nos sigue comentando: "Este privilegio tampoco pasó automáticamente a la descendencia de Isaac. No todos los hijos de Isaac formaron el remanente. Los hijos del patriarca fueron dos mellizos, Jacob y Esaú. Dos naciones hay en ti seno, dijo el señor a Rebeca (Génesis 25: 23). Uno fue el padre de una nación pagana. El otro engendró al remanente(Pueblo de Israel). ¿En que consistió la diferencia?. Esaú nació primero, y a él pertenecía la primogenitura, es decir, los mismos privilegios y promesas que Isaac heredó de Abraham. Tal como en el caso de Noé, Abraham e Isaac, dichas promesas eran de naturaleza contractual. Pero Esaú por una sola comida vendió su primogenitura (Hebreos 12:16) Hizo la decisión deliberada de no seguir al Señor, a pesar de las especialísimas oportunidades que se le ofrecían. Jacob su hermano, estimaba las promesas, si bien la obtuvo por fraude, sus acciones mostraron cuan profundamente las respetaba. Jacob se arrepintió, y su vida dio testimonio de su determinación de seguir al señor..."

. Hay aquí elementos claros que nos permiten inferir que la relación contractual de Dios con el pueblo de Israel tenía suficientes explicaciones que pueden entenderse humanamente, aun cuando muchas pertenezcan al sitio de retiro de la gloria de Dios. la elección de Israel es un asunto que tiene explicación en:

  1. La alianza hecha entre Dios y Abraham
  2. las Cláusulas del contrato entre Dios y Abraham
  3. La presciencia divina
  4. El Compromiso generacional de Abraham, según el cual él mandaría a su descendencia después de sí a que guardarán el pacto, renovándolo permanentemente.
  5. El acuerdo de voluntades que movió al pueblo a cumplir con las cláusulas.

En lo tocante a la existencia necesaria de Ismael y su descendencia es claro inferir que Dios mismo se encargaría de garantizar territorio a los descendientes de Ismael. Era una asunto de la orbita divina, como sustentador de todas las criaturas.

Dirimido así el asunto entre Ismael e Isaac, en cuanto a lo que tiene que ver con la justificación bíblica de la misión de su descendencia en los planes de Dios. Pasamos a considerar el caso de Jacob y Esaú al cual hicimos mención con anterioridad. Volvemos sobre la consideración que hemos venido haciendo. Dios siempre se aseguraba que los descendientes de la alianza renovarán el pacto. Cuando nació Esaú y Jacob, era claro que según la costumbre el que naciera primero (Primogénito) tenía muchas prebendas por encima del segundo. El se constituían así en mayordomo de la casa y en muchas ocasiones heredero único. Pero en el caso de la promesa la primogenitura(beneficios de la promesa) parece no estar asociada con quien naciera primero,(primogenitura natural) sino más bien con quien quisiera renovar el pacto, teniendo en alta estima las cláusulas pactadas en el histórico acuerdo de voluntades. Sin embargo Esaú tenía en tan poca estima la primogenitura(natural y la adquirida) que poco le importó cambiarla por un simple plato de lentejas, eso es un desagravio e irrespeto, al aspecto relevante y trascendental del concepto de primogenitura. Jacob, por su parte estimaba tanto las bendiciones que venían tras la primogenitura natural y que eran confirmadas con la primogenitura adquirida(concepto derivado de la condición de ser lo mejor, no lo primero), que no tardó en hacer la transacción con Esaú, de alguna manera si para Esaú no significaban nada, para él, pues era la promesa de todos los tiempos que se ponía delante de él, y ¡cuanto daría por obtenerla! Qué las próximas generaciones cuando invocarán el nombre de Dios mencionasen: el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, era un privilegio que nunca dejaría desear, así le costase la vida. Finalmente Jacob obtuvo la bendición, tradicionalmente, se ha considerado como muy grave la actitud de Jacob en la obtención de la bendición, pero si analizamos él no robó, nada que no fuera de él, pues Esaú hacía ya mucho que le había cedido el derecho a usufructuar las bendiciones de la primogenitura. O sino, ¿De quien era la primogenitura, después que firmaron la transacción de intercambio?. En una transacción siempre debe haber acuerdo de voluntades, una parte que da algo y la otra entrega en contraprestación de... ambas partes renuncian a lo que entregan, y en razón de eso, el bien pasa a ser de la otra persona. Todos sabemos que Esaú disfrutó de su plato de lentejas, así como Jacob de alguna manera debía disfrutar de los beneficios de la primogenitura. Esa fue una negociación. El que Jacob haya negociado estratégicamente, y haya tenido mejores resultados, es un asunto que a nadie le importa. Si Jacob no recibía la bendición, entonces ¿donde quedaba el negocio?. Además para que darle las prebendas a alguien que la rechazó vilmente. El único error de Jacob estuvo en engañar a su padre, pero el no se apoderó de nada que no fuera de él. De esa forma Jacob obtuvo las bendiciones y llegó mas tarde a llamarse Israel, después de un proceso de confesión y reconciliación con Dios, en el cual luchó y se aferró a las bendiciones que otorgaba la promesa(Génesis 32:28). Pero, aun más si Jacob no hubiese actuado así(engañando a su padre) de todos modos Esaú no iba a obtener las prebendas de la primogenitura, pues ya Dios lo había desechado, por su proceder. Y como para confirmar esto la actitud de Esaú se hizo evidente como desobediente a los caminos de Jehová (Génesis 18:19). Incumpliendo las cláusulas elementales de la alianza e irrespetando el acuerdo de voluntades, el escritor del Génesis nos comenta que Esaú escogió para sí mujeres de pueblos paganas, de los cuales descendieron los Amalecitas, nación que posteriormente trato de destruir el pueblo de Israel. Es mas Esaú deshonró a sus padres y su conducta fue amargura de espíritu para Isaac y para Rebeca( Génesis 26: 34-35) Dios no podía arriesgar la posteridad de su promesa y la garantía de la alianza entregando la bendición a Esaú, pues entonces se hubiese extinguido la mención de su nombre de la tierra porque los descendientes de Esaú fueron pueblos en extremo paganos. Era Jacob quien debía cumplir la misión de pacto, aunque en su proceder actuara con ligereza era mucho mejor que Esaú, esto era una información que estaba en los linderos de la presciencia de Dios.

Allanado el camino, y no habiendo lugar para la disputa entre una nación y otra por la línea genealógica y su derecho a las prebendas de la alianza, comienza entonces la nación de Israel. Que después de vivir en Egipto según la profecía divina saldría a la libertad de adorar a Dios y se convertiría en una gran nación habitando en la tierra que fluye leche y miel.(Génesis 15 :13-21).

Aquí es donde comienza la segunda mitad de la historia: Israel ahora es ya una nación y tiene la tarea de expulsar con la ayuda de Dios a todos los pueblos, pero resulta lógico también que Israel como Nación debía renovar las Cláusulas del pacto. Entonces Dios llama a Moisés y le habla que este asunto Moisés prepara al pueblo y Dios habla, y les recuerda las Cláusulas del contrato, les pone de presente la alianza y el antiguo acuerdo de voluntades, por esa razón en uno de las cláusulas (dados como mandamientos) aparece la palabra acuérdate, dando a entender con eso que ellos conocían esa cláusula de contrato. Entonces el escritor del éxodo nos presenta la Cláusula compromisoria del contrato en Éxodo 20, y comienza: "yo soy Jehová tu Dios", mencionándoles una frase muy común en la alianza; ya que normalmente se decía: El Dios de Abraham, Isaac y Jacob, que ahora se proclamaba Dios de Israel. Así antes de iniciar a ejecutar en todo su rigor el Plan para con Israel Dios se aseguró que ellos tuviesen una vislumbre clara de la alianza y sus cláusulas y efectos colaterales. La posesión de la tierra prometida no era un asunto que fuera tan fácil, en este proceso se ve claramente - como lo he venido indicando en precedencia - que la escogencia de Israel como pueblo reclamaba obediencia a Dios, en base el acuerdo de voluntades. Si Dios hubiese escogido a otro pueblo la filiación o nexos paganos hubiesen hecho que su plan de difundir el evangelio y sus obras de Dios a todo el mundo hubiesen fracasado, desde luego, eso no era lo que Dios quería y lo que el mundo necesitaba. Por ello a los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob ahora Israel les correspondió ejercitar su fe y adhesión a Dios en el proceso de poseer la tierra.

"...He aquí, yo hago pacto delante de todo tu pueblo; haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; porque será cosa tremenda la que yo haré..." que cosa tan extraordinaria haría Dios con Israel para confirmar el acuerdo de voluntades. Ahora veremos...

Tomar posesión de la tierra de Canaán era una tarea monumental que ningún pueblo de la tierra en la época estaba llamado a realizar, una misión de tan grande magnitud que solo un hombre de fe pudo convencer al pueblo de que esta monumental misión era posible. Para Israel era una tarea que humanamente había que cumplir en desventajas, muchas razones pueden citarse para esto, como que Israel era un pueblo inexperto en el arte de la guerra, Israel era un pueblo nómada, que no tenía refugio, (por eso Dios era su refugio), Israel era un pueblo relativamente pequeño frente a los diferentes ejércitos de pueblos y naciones que tenía que enfrentar. Los diferentes retos, desafíos y problemas con los que tenía que habérselas Israel eran obstáculo humanamente insalvables que demandaban algo mas de la simple operación humana, la misma salida de Egipto tuvo que ser con mano fuerte y brazo extendido (Salmos 136: 12), no habían recorrido mucho cuando se les apareció un pueblo descendientes de Esaú (Génesis 36:12) resuelto a destruirlos, evidencia de porqué Israel(descendientes de Jacob) y no los descendientes de este debían ser llamados a cumplir la misión de Dios. Yahvé se encargó de dirigir personalmente la misión de conducir a Israel en la figura del Ángel de Jehová, pero solo y solamente sí Israel validaba permanentemente el acuerdo de voluntades, en tanto que el pueblo se volviera Dios, en cualquier batalla estaba asegurado el triunfo. No importa que fueran a enfrentarse y ganarle a Sehón rey amorreo y a Og rey de Basan, no importa que haya que orar para vencer la fortaleza de Jericó, no importa que haya que enfrentar a una alianza de 5 naciones que en multitud parezcan como la arena de la mar (Josué 11: 1-11) sea lo que sea que hubiera que hacer, Dios garantizaría que la batalla se ganaba, solo y solamente si Israel cumplía las cláusulas del pacto, y validaba el acuerdo de voluntades. Pero Israel no siempre fue fiel a las cláusulas del pacto o contrato. El episodio del becerro de oro(Éxodo 32) fue una clara y directa ofensa a Yahvé que resulta desde todo punto de vista inaceptable, en un aspecto como este Israel parecía no ser mejor que los paganos, pero había algo mas que el simple episodio del becerro de oro que justificaba la existencia de Israel como pueblo de Dios y el escogido para cumplir una misión, al margen de este y otros comportamientos aislados estaba el hecho de que Israel era el único pueblo que conocía la verdad de Dios y se le había dado para compartirla con los demás pueblos, buscando que por su intermedio fuesen benditas todas las naciones de a tierra (Génesis 14). En realidad lo que distinguía a Israel de los demás pueblos, tal como lo hace notar el erudito Clifford Goldstein (El Remanente, Goldstein, 1995), era la verdad que proclamaba(Israel) para esa época, la cual constituía la fuerza de avanzada para extender la operación de Dios en su plan de salvar a la humanidad sin ninguna distinción, la que determinaba la condición de Israel como pueblo escogido para cumplir la misión, y no la santidad de sus miembros; aunque era lógico de esperar que guiarán sus caminos conforme los estatutos de Yahvé y las cláusulas del pacto. Pero Dios de alguna manera obró para sus propósitos se cumplieran en el desempeño incompleto de Israel, fue lo que sucedió con Sansón, el no cumplió todo lo que se esperaba de él con respecto al pacto, pero Jehová cumplió su promesa de que por su intermedio empezaría a salvar a Israel de mano de los Filisteos(Libro de Jueces 13:5). Pero lo que sí fue claro para Israel es que las personas que no consintieron en validar el acuerdo de voluntades en el contexto del pacto, no entraron a la tierra prometida. El historiador, estadista y escritor Moisés en su libro Números nos comenta: . "... y se quejaron contra Moisés y contra Aarón... ¿... porqué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? Y decía uno a otro designemos un capitán y volvamos a Egipto" (Números 14:2-4) esto es un enorme ofensa a las relaciones contractuales que Dios había sostenido con Israel, este grupo de Israelita había decido romper el pacto, violar al acuerdo de voluntades y renunciar a la beneficios de la promesa. El acuerdo de voluntades se hace entre dos partes y si Dios notaba ausencia de acuerdos por parte de algunos Israelita Dios debía retirar su consentimiento de voluntad respecto a esas personas y mantenerlo con lo que decidían seguir: En ese orden de ideas Dios le dijo a Moisés: "Mas ciertamente como vivo yo, y mi gloria llena toda la tierra. Todos los que vieron mi gloria y mis señales que he hecho en Egipto y en el desierto, y me han tentado ya diez veces, y no han oído mi voz, no verán la tierra de la cual juré a sus padres; no, ninguno de los que me ha irritado la verá" El amoroso espíritu de Dios había sido ofendido en manera estrepitosa e irremediable. El amor de Dios es grande para con los hijos de los hombres, Dios pone en feria toda su capacidad de amar con el fin de que no se pierda nadie de aquellos que habitan en la tierra, pero la bondad excesiva y permanente de Dios puede ser rechazada en tal forma que el pecador llegue a extremos sin retorno. En nuestra experiencia diaria continuamente estamos negando a Dios y el siempre está dispuesto a recibirnos, en la empresa de la salvación Dios es un Gerente amoroso que cuida y administra el bienestar presente y proyecta el futuro de sus hijos, continuamente muchos que trabajan en la empresa de la salvación presentan su renuncia a laborar en esta causa, con sus comportamientos y decisiones deciden presentar renuncias diarias e irse lejos, continuamente las oficinas de Dios están recibiendo renuncias, y si tuviésemos acceso al archivo donde permanecen registradas nuestras repetidas renuncias pasaríamos los días de la eternidad observando el contenido de los billones de renuncias que presentamos diariamente ante Dios, por supuesto Dios no acepta las renuncias y espera a que el ser humano vuelva a los pies de él, repetidas veces y con mensajes en muchas ocasiones de irrevocables llegan a las oficinas de Dios renuncias, el mira cada caso en particular y entonces decide aceptar de nuevo al ser humano en tanto que este vuelva a él, pero llega un día cuando el ser humano presenta su renuncia irrevocable de manera definitiva, es el momento cuando ya el pecador está totalmente endurecido y las amonestaciones de Yahvé, mas bien le endurecen mas en su camino insensato. Entonces Dios decide que no contenderá su espíritu (Génesis 6:3) con quien se ubica en tal situación. Eso les aconteció a los Israelitas que ofendieron repetida y obstinadamente al espíritu de Dios hasta que se ubicaron en una posición donde le hicieron difícil al espíritu de Dios trabajar por ellos, y en tal sentido declararon el rompimiento unilateral del contrato y quebraron el acuerdo de voluntades. En esas circunstancias no podían ser los herederos de la promesa, por tal razón Dios confirmó los nombres de quienes entrarían en la tierra prometida (Números 14) junto con la generación de niños que no habían participado en la violación de pacto, pero al resto de miembros que había rechazado el pacto les dijo claramente no entrarían en la tierra prometida. Pese a eso fue Israel el único pueblo que estuvo dispuesto(aunque no fueran todos) a cumplir la misión de Dios, y eso era lo que los hacía especiales al ser comparado con los demás pueblo, y si estaban proyectados para realizar una gran misión desde luego que realizarla reclamaba un territorio para ubicarse y por eso Dios le dio la tierra que había prometido a sus Padres, ni siquiera era para compartirla con otros pueblos, la orden era eliminar el paganismo que habitaba la tierra prometida. El único pueblo de la tierra a quien Yahvé le ha asignado territorio con base en la promesa, y lo hizo como pacto perpetuo por su generaciones es a Israel. Así se le hizo saber Yahvé a Jacob cuando le dijo: "...He aquí yo te haré crecer, y te multiplicaré y te podré por estirpe de las naciones, y daré esta tierra a tu descendencia después de ti por heredad perpetua.(Génesis 48: 4) la posesión de la tierra prometida por parte de Israel tenía una característica especial Israel tenía el derecho perpetuo sobre esa tierra, así como tenía también la misión de llevar a cabo los designios de Yahvé, en tanto que Israel validara el acuerdo de voluntades la posesión de la tierra estaría garantizada. Yahvé haría lo que fuera con tal de cumplir esa promesa, ¿haría Israel lo que fuera con tal de ser fiel a las cláusulas del contrato? la Misión de Israel como pueblo decía: "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios para que anuncies las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable" (1. Pedro 2:9). Hubo un tiempo en que Israel vivió su edad de oro, durante el reinado de David y Salomón, pero los reinados posteriores hicieron mas mal que lo que habían hecho las demás naciones Crónicas 33:9. ¿Cumplió Israel la misión? La historia posterior parece indicarnos que Jehová alcanzó a cumplir sus propósitos, pero en cuanto a Israel no parecen haber disfrutado mucho de los beneficios que les reportaba el acuerdo de voluntades por tiempo sostenido. La Biblia indica que violaron al acuerdo de voluntades y pisotearon las cláusulas del pacto. Las consecuencias de esta trágica decisión se vio reflejada en el cautiverio. Es decir fueron invadidos y desplazados por naciones enemigas. Israel llegó a ser esclavo.

Nueva era

Es aquí donde comienza una nueva era para Israel, en los últimos siglos que antecedieron a la era cristiana, numerosos judíos se dispersaron por todos los países del Mediterráneo, donde consolidaron grupos compactos; la historia conoce como a este proceso como Diáspora o dispersión. ¿Porqué Israel llegó esta situación? Pues la respuesta se encuentra en Deuteronomio 28: "Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir mandamientos y sus estatutos que intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán... Jehová te entregará derrotado delante de tus enemigos; por un camino saldrás contra ellos, y por siete caminos huirás delante de ellos; y serás vejado por todos los reinos de la tierra... tus hijos y sus hijas serán entregados a otro pueblo, y tus ojos lo verán, y desfallecerán por ellos todo el día; y no habrá fuerza en tu mano... hijas e hijos engendrarás, y no serán para ti, porque irán en cautiverio... pondrá sitio a tus ciudades, hasta que caigan tus muros altos y fortificados en que tu confías, en toda tu tierra, sitiará, pues, todas tus ciudades y toda la tierra que Jehová tu Dios te hubiere dado. Y Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el extremo; y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres..."

Había en estas declaraciones una clara advertencia, que la violación sucesiva del acuerdo de voluntades traería como consecuencia el cautiverio y la dispersión.

El Cautiverio babilónico tocó a Judá, y el cautiverio asirio a Israel, aunque como nación volvió a reconstruirse Israel y Judá, no volvieron a ser la nación que debería dar un mensaje al mundo. Israel habría de hacer su decisión final a favor en contra de Dios, comentando sobre este aspecto un escritor hace el siguiente comentario:

"Aún después de los setenta años de cautiverio en Babilonia, los que regresaron para reconstruir el Templo y los muros de la ciudad, fueron aquellos que tenían en el corazón la promesa de Dios, y quienes "esperaban la consolación de Israel". Éstos reunidos en torno a la tribu de Judá, recordaban la promesa de Dios de que el Legislador, el Libertador, el gran Siloh o el hacedor de paz, debería venir de esa tribu. ¡Pero ay! Cuando vino el mediador, el que hizo la paz y trajo la reconciliación por la iniquidad mediante su sangre en la cruz, ellos lo despreciaron y lo rechazaron, esperando no a un gran Sumo Sacerdote, sino a un gran general.

Siloh habiendo recibido el cetro y "toda potestad" en su resurrección, debido a su obediencia hasta la muerte, bendecirá de hecho a Israel primero -- pero no al Israel carnal, porque no todos los que son llamados según la carne son verdaderos Israelitas. (Rom. 9:6) Siloh, el heredero, está buscando y encontrando a los hijos de Abraham según el espíritu que son aquellos que comparten la disposición de fe y obediencia de Abraham entre su posteridad natural y de entre las naciones, para ser un pueblo que lleve su nombre. (Hechos 15:14) Y "después de esto" [después que se cumpla la recolección de su Iglesia elegida, en la siega o el fin de la edad del Evangelio, al cierre de los Tiempos de los Gentiles] él devolverá su favor nuevamente y edificará sobre las ruinas de Israel y finalmente sobre las de todas las familias de la tierra, sobre una base mejor tal como el corazón del hombre nunca podía imaginar. Aquel que tiene ahora el cetro, "aquel al que pertenece el derecho legal" para gobernar, recibe la corona al final de los Tiempos de los Gentiles " y a él se congregarán los pueblos". (`Gen. 49:10) el cetro, o el título de "todo poder en el cielo y en la tierra", se le dio en su resurrección, pero espera al tiempo señalado por el Padre, hasta el límite de los Tiempos de los Gentiles para tomar posesión de su gran poder y comience su reinado glorioso. Vea Rev. 11:17,18.

Israel finalmente decidió apartarse de los caminos de Dios y renunció al privilegio de ser el pueblo depositario del mensaje de Dios para ser bendición a todos los pueblos, ellos decidieron que su rumbo sería otro diferente al señalado por Dios, y aun cuando Cristo les indicó la acción a seguir para no ser destruidos por los ejércitos extranjeros, ellos sin embargo hicieron caso omiso a las advertencias, Jesús les dijo: "Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejercito, sabed entonces que su destrucción ha llegado", sin embargo esta advertencia fue desatendida. Los romanos sitiaron inicialmente a Jerusalén, pero inexplicablemente retiraron el sitio, los pocos que siguieron el consejo de Jesús, salieron de la ciudad; y en el año 70 DC, los romanos sitiaron a Jerusalén y la destruyeron. Allí se configuró el segundo cautiverio de los judíos.

Los judíos amaban la justicia, la sabiduría, la verdad y la rectitud como pocos pueblos lo han hecho, pero contribuyeron menos que cualquier otro pueblo a la comprensión intelectual y el entendimiento espiritual de estas cualidades divinas. Aunque la teología hebrea se negó a expandirse, desempeñó un papel importante en el desarrollo de otras dos religiones mundiales: el cristianismo y el Islam.

¿Que pasaría con el pueblo judío con su capital destruida?, si antes se habían presentado dispersiones del pueblo Judío, ahora si que el panorama no era nada prometedor. Los Romanos destruyeron Jerusalén y su majestuoso templo, símbolo de orgullo para los judíos. En el templo había algo mas que un mero edificio, allí había un significado del estilo de vida judío, toda una vivencia institucional, todo un imaginario colectivo construido con base en la cultura judía, había todo un consolidado de historia y vivencias que el conglomerado social valoraba y tenía en gran estima, pero la destrucción de ese TOTEN institucional, de este emblema nacional era de por sí un asunto tan desalentador que solo puede medirse en la magnitud de las penurias, sufrimientos y frustraciones que vendrían después. A partir de allí en adelante inicia a construirse otra historia del pueblo judío. Esta dispersión indica que de algún modo muchos judíos, abandonaron el territorio que hasta entonces había sido suyo. ¿a quien le pertenecería esa tierra?, siendo que los judíos estaban dispersos por los romanos se puede pensar que el imperio se haría dueño del territorio. Pero que sigue después que Jerusalén es destruida por los romanos? Quién toma posesión de Israel?

Hay un aspecto que para muchos no resulta calo el asunto de judíos e israelitas, pues bien, después de la destrucción del reino del Norte, la tribu de Judá en el Sur se fortaleció, y aunque estuvieron en cautiverio llegaron a ser más significativos que sus hermanos de Israel.

Itzel Rodríguez nos comenta: "La conquista árabe inició 1.300 años de presencia musulmana en lo que entonces se conocía como Filastin. Palestina era un territorio sagrado para los musulmanes porque el profeta Mahoma había designado Jerusalén como la primera qibla (o quibla, dirección hacia la que los musulmanes dirigen sus plegarias; con posterioridad y hasta la actualidad, la oración debe efectuarse con los fieles orientados hacia la ciudad de La Meca) y porque se creía que había ascendido al cielo en un viaje nocturno desde el lugar donde se alzó el templo de Salomón, en el que más tarde se construyó la cúpula o mezquita de la Roca. Jerusalén se convirtió así en la tercera ciudad sagrada del Islam. Cuando el califato pasó a manos de los Abasíes de Bagdad en el año 750, Palestina quedó olvidada. Con posterioridad, Palestina decayó bajo el reinado de los mamelucos y comenzó su decadencia. Los turcos otomanos de Asia Menor derrotaron a los mamelucos en 1517 y, con pocas interrupciones, gobernaron Palestina hasta 1917".

Una vez establecido lo que sucede con el territorio judío después de la destrucción de Jerusalén, y la dispersión del pueblo judío, lo claro es que los Árabes-Musulmanes entran en acción. Los Árabes-musulmanes genealógicamente son descendientes d Abrahán, pero no según la promesa, puesto que solo en Isaac te será llamada descendencia (Romanos 9:7), los Árabes-musulmanes son descendientes de Ismael; si el análisis se hace con base en la promesa, los árabes-musulmanes no les pertenecía esa tierra, pues era herencia jurada a Abrahán, Isaac Y Jacob, y hacían parte del contrato realizado entre Dios e Israel. Pero de aquí surge la manzana de discordia, si los Árabes-Musulmanes reclaman el territorio por la conquista realizada en 1.300, y en razón a que el profeta Mahoma la declaró tierra santa, ¿conque autoridad lo hicieron? ¿La del profeta? ¿No tenían los judíos mas derecho siendo que sus profetas se lo habían dicho con anterioridad, y la habían conquistado hace muchos años? ¿ No eran los Judíos los dueños legítimos dado que la promesa de Yahvé les señaló ese territorio como herencia por sus generaciones?. Pero ahora cabe otra pregunta. ¿ Si el territorio era para los Judíos según la promesa, porqué ahora se hallaban fuera de él?, Pues bien la respuesta sencilla a esta pregunta es que la relación contractual y compromisoria de Dios con Israel se firmó con base en un acuerdo de voluntades, eso daba garantía a Israel del usufructo de las bendiciones y prebenda, pero si decidían renunciar a las condiciones del pacto, Dios no se hacía responsable por las consecuencias. ¿Qué vamos a hacer para sostener que ese territorio debería seguir perteneciendo a los judíos si ellos violaron las condiciones del pacto y echaron por la borda el acuerdo de voluntades?. Pues bien Israel perdió el control de su pueblo y de su territorio por cuanto abandonaron a Dios. Entonces quien debería ser el dueño del territorio de Israel en ausencia de los judíos?, pues un ligero análisis puede indicar que los árabes-musulmanes descendientes de Abrahán, si se tiene en cuenta que eran los más cercanos después de los judíos hablando genealógicamente. Pero Dios una y otra vez lo dejó claro que su pacto con Israel no se basaba tanto en la descendencia como si, en el contrato, en el acuerdo de voluntades, que garantizaban el cumplimiento de una misión, Dios llamó a Israel a cumplir una misión y cuando ellos no quisieron obstinadamente cumplir la misión, entonces les dijo: " He aquí que vuestra casa os será dejada desierta" Lucas 23:38, y ellos cuando decidieron no aceptar la misión que Dios les había encomendado entonces conspiraron contra Jesús, a quien no aceptaron como Mesías, porque nos convenía a sus intereses y dijeron su sangre sea sobre nosotros sobre nuestros hijos(San Mateo 27:25) y si que lo fue, puesto que la sangre de los judíos que se derramó sobre la tierra fue abundante, solo basta con mencionar la destrucción de Jerusalén y el holocausto Nazi. Pero aunque esto fue así nos comenta: Cliford Goldstein(El Remanente,1995) que no todos los judíos violaron el acuerdo de voluntades, y eso siempre fue así, el cita a Pablo donde este argumenta que históricamente en Israel siempre ha habido fieles de tiempo completo, él dice: que muchos rehusaron doblar sus rodillas ante Baal(dios pagano). Estos fieles creyentes existieron a través de toda la historia de Israel, en la época de cristo y más tarde habrían de formar el núcleo de la nueva iglesia(Iglesia Cristiana)de judíos y gentiles que reemplazaría a Israel en su misión, pero con la salvedad de que a este no se le prometió posesión mundanal, sino la Nueva Jerusalén, Canaán, la celestial.

"Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios para que anuncies las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable" (1Pedro 2:9). Esta misión ahora la iniciaría a cumplir la Iglesia cristiana. ¿Entonces que sentido tendría a partir de ese momento que Israel seguía creyendo en las promesas de pacto, sin habían renunciado al acuerdo de voluntades?. ¿Que pasó con Israel como Nación? Dado que ya no había un territorio que fuese objeto de promesa, ¿qué sentido tenía que Israel siguiese aguardando esperanza de territorio?.

En el año 70 de nuestra era Jerusalén fue destruida, Israel como nación dejó de existir se dispersó, el Apóstol Santiago en su saludo a la Iglesia de entonces comentaba: "... A las doce tribus que están en dispersión: Salud." ¿Qué pasaría ahora con la nación de Israel ahora en dispersión? ¿Desaparecería para siempre? ¿Se fundiría en el resto de la humanidad? ¿Olvidaría Dios para siempre al pueblo de la promesa aun cuando ellos habían optado por desobedecer obstinadamente las condiciones del pacto y habían violentado el acuerdo de voluntades?. Cuando nos plantemos esas preguntas no sabemos al fin que decir, han pasado tantas cosas con Israel que uno se sienta claramente movido a pensar que Dios de alguna manera (aunque Israel como nación no cumplió su misión) sigue derramando bendiciones sobre ellos y ayudándoles a no desaparecer en el curso de la historia. Pues hoy en día el pueblo Judío es uno de los pueblos que más le ha aportado a la humanidad desde los aportes como Nación y los aportes individuales de los judíos en todo el mundo, han aportado la ciencia, la literatura, la filosofía, la religión, es en eso donde pusieron su sello en la cultura de occidente, los banqueros y empresarios más prósperos del mundo puede rastreársele su ascendencia judía. Científicos como Albert Einteins, Robert Oppenheimer, Teller y Dostrowski eran de ascendencia judía.

¿Qué pasó con el pueblo Judío durante los años que van desde el 70 de nuestra era cuando destruyen Jerusalén hasta 1948 cuando se crea el estado Israelí? Aquí hay una historia interesante que muchos debemos conocer.

Para abordarla, nos remontaremos a la historia antigua: Por historia sabemos que los cananeos fueron los primeros habitantes conocidos de Palestina. Dios en su promesa a Abrahán le dice: que le dará esa tierra que en su momento estuvo habitada por Cananeos(Génesis 15:21. Durante el tercer milenio A.C. se establecieron en diversas ciudades-estado, una de las cuales fue Jericó. Desarrollaron un alfabeto a partir del cual se derivaron otros sistemas de escritura. Algunos historiadores hallan influencia Cananea en algunos aspectos de la religión Judaica, Cristiana y en el Islam.

Es muy probable que las tribus hebreas hayan emigrado a la región siglos antes de que el profeta hebreo Moisés liberara a su pueblo de la servidumbre en Egipto (1270 A.C.), y su sucesor Josué conquistara la mayor parte de Palestina (1230 A.C). Los conquistadores se establecieron en el área montañosa del país, pero no fueron capaces de conquistar todo el territorio. Era el plan original de Dios que Israel conquistara todo el territorio de Canaán, pero al leer la Biblia efectivamente nos damos cuenta que no poseyeron toda la tierra. (Jueces 3:1-6.

Los israelitas, una confederación de tribus hebreas, derrotaron finalmente a los cananeos alrededor del año 1125 a. C. pero no ocurrió lo mismo con los filisteos. Éstos habían establecido un Estado propio en la costa meridional de Palestina y controlaban varias ciudades al norte y al este.

Eso se puede establecer fácilmente al leer la Biblia y estudiar a los historiadores, pues resulta claro que las posteriores guerra de Israel después de la muerte de Moisés, eran contra los filisteos. Estas tribus que tenían autonomía en sus territorios y que como dice el registro sagrado para haber sido dejadas "para probar a Israel". (Jueces 3:1-6.

En la larga espiral de caminos necios que siguieron los Reyes de Israel, Dios soportó por largo tiempo al pueblo, pero las consecuencias no se hicieron esperar. Cuando se lee los libros de Reyes y Crónicas la frase más común es " E Hizo lo malo ante los ojos de Jehová". El síndrome de la decadencia comenzó desde la división del reino de Israel en dos facciones con gobiernos diferentes. Reino del Norte(Israel) y Reino del Sur(Judá).

El reino del norte no desapareció de la historia hasta que el rey de Israel conspiró con el rey de Egipto y rehusó pagar tributos adicionales a Asiria. Allí comenzó el sitio que duró tres años, seguido por la dispersión total del reino del norte. Efraín (Israel) desapareció así. Judá —los judíos, "el resto de Israel"— había comenzado la concentración de las tierras en las manos de unos pocos, tal como dijo Isaías: "Juntando casa a casa y campo a campo". Dentro de poco había en Jerusalén un templo de Baal al lado del templo de Yahvé. Este reino de terror terminó mediante una sublevación monoteísta dirigida por el rey adolescente Joás, que dirigió las cruzadas de Yahvé durante treinta y cinco años.

El primer cautiverio fue el Asirio, por la desobediencia de Israel, Asiría fue el bastón de la cólera de Yahvé. Tiglatpileser III, en el 732; Salmanasar V, en el 724, y Sargón Il, en el 721 a. C., ocuparon, destruyeron y deportaron a Israel hacia la Mesopotamia. Asiria destruyó el reino del Norte.(Israel).

En lo referente al reino del Sur(Judá) Del 609 al 603 pasó a ser posesión de Egipto. En el 598 los babilonios tomaron Jerusalén, y finalmente en el 587 Nabuzaradan prendió fuego a esta ciudad. En 582 fueron deportados los pocos judíos que quedaban. En esta etapa de cautiverios y dispersión, Dios se muestra a través de los profetas que mantienen el sentido de la alianza y de las promesas; Dios continúa siendo el gran convocador del pueblo: «Yo me mostraré a vosotros, palabra de Yahvé, y' trocaré vuestra suerte, Y os reuniré de todos los pueblos y de todos los lugares en que os arrojé» (Jer 29, 14; Ez 36, 24).

El siguiente rey, Amasías, tuvo problemas por la sublevación de los contribuyentes edomitas y sus vecinos. Después de una victoria notable, atacó a sus vecinos del norte y fue igualmente derrotado. Entonces se rebelaron los campesinos; asesinaron al rey y sentaron en el trono a su hijo de dieciséis años. Éste fue Azarías, llamado Uzías por Isaías. Después de Uzías, las cosas fueron empeorando, y Judá existió durante cien años pagando tributos a los reyes de Asiria. Isaías el primero les dijo que Jerusalén, puesto que era la ciudad de Yahvé, jamás caería. Pero Jeremías no vaciló en proclamar su caída.

La verdadera destrucción de Judá se originó debido a un círculo de políticos corrompidos y ricos que operaban bajo el gobierno de un rey adolescente, Manasés. La economía cambiante favoreció el retorno de la adoración de Baal, cuyas negociaciones sobre la propiedad privada de la tierra iban contra la ideología de Yahvé. La caída de Asiria y la ascendencia de Egipto trajeron la liberación a Judá durante un tiempo, y los campesinos tomaron el poder. Bajo Josías ellos destruyeron el círculo de políticos corrompidos de Jerusalén.

Pero esta era llegó a un fin trágico cuando Josías presumió interceptar el poderoso ejército de Necao que se trasladaba por la costa desde Egipto para asistir a Asiria contra Babilonia. Y fue totalmente destruído, y Judá pasó a pagar tributo a Egipto. El partido político de Baal volvió a tener poder en Jerusalén, y así comenzó la verdadera esclavitud egipcia. Comenzó un período en el cual los políticos baal controlaban tanto los tribunales como el sacerdocio. La adoración de Baal era un sistema económico y social que tenía que ver con los derechos de propiedad así como también con la fertilidad del suelo.

La caída de Necao
Con la caída de Necao derrocado por Nabucodonosor, Judá cayó bajo el gobierno de Babilonia y se le otorgaron diez años de gracia, pero pronto se rebeló. Cuando Nabucodonosor alzó las armas contra ellos los judaítas comenzaron reformas sociales, como por ejemplo liberar a los esclavos, para influir sobre Yahvé. Cuando el ejército babilónico se retiró temporalmente, los hebreos se regocijaron de que su magia de reforma les había liberado. Fue durante este período cuando Jeremías les dijo de una ruina inminente, y poco después volvió Nabucodonosor.
1075:2  97:9.26 Así pues el fin de Judá se produjo repentinamente. La ciudad fue destruida y el pueblo fue llevado a Babilonia.

En Babilonia los judíos llegaron a la conclusión de que no podían existir como pequeño grupo en Palestina, con sus propias costumbres sociales y económicas peculiares, y que, si sus ideologías habían de dominar, debían convertir a los gentiles. Así se originó su nuevo concepto de destino —la idea de que los judíos deben ser los servidores elegidos de Yahvé. La religión judía del Antiguo Testamento evolucionó realmente en Babilonia durante el cautiverio.

Pero en el 539, Ciro el conquistador Persa invade Babilonia, y la conquista en unas condiciones milagrosas y extraña para muchos historiadores, otros creen que en gran medida el triunfo de Ciro se debió a su capacidad estratégica y táctica para la guerra. En ese orden de eventos los dominios de los babilonios pasan a ser de los Persas o lo que es mejor del imperio medo-persa. Judá por su parte llega a ser dominada en el exilio por los Persas, quienes permiten a los judíos mantener su identidad nacional y religiosa en el exilio.

A la dominación Persa de Palestina le siguió el gobierno griego cuando Alejandro III el Magno de Macedonia conquistó la región en el año 333 a.C. En el siglo II a. c Pompeyo Magno conquistó Palestina para Roma y la convirtió en una provincia gobernada por dirigentes judíos.

Palestina llegó a ser una provincia Romana con autonomía Judía en cuanto a su gobierno. Los judíos después del cautiverio babilónico volvieron a su tierra en el dominio Persa Ciro dio la orden de reconstruir el templo y demás aspectos necesarios para que los judíos tuviesen una nación, en el dominio griego lo vivieron pero en su tierra, al igual que el dominio Romano.

Jerusalén fue destruida por los Romanos en el año 70 de nuestra y a partir de allí sobrevino la segunda dispersión.

En cuanto a la ocupación del territorio hasta aquí las cosas no resultan tan problemáticas para la suerte de eventos que vemos hoy día, pues aun no había entrado en completa escena un pueblo que sería la piedra en el zapato para los planes de Israel en el curso de la Historia. Los ARABES. La conquista árabe inició con la presencia musulmana en lo que entonces se conocía como Filastin. Palestina era un territorio sagrado para los musulmanes porque el profeta Mahoma había designado Jerusalén como la primera qibla (o quibla, dirección hacia la que los musulmanes dirigen sus plegarias; con posterioridad y hasta la actualidad, la oración debe efectuarse con los fieles orientados hacia la ciudad de La Meca) y porque se creía que había ascendido al cielo en un viaje nocturno desde el lugar donde se alzó el templo de Salomón, en el que más tarde se construyó la cúpula o mezquita de la Roca. Jerusalén se convirtió así en la tercera ciudad sagrada del Islam.

¿Que razones tendría Mahoma para nombrar a Jerusalén ciudad sagrada del Islam? ¿Pertenecía Jerusalén históricamente a los Árabes? ¿No era esto una clara usurpación de la propiedad territorial que por generaciones se le había concedido a los Judíos?.

Al considerar estas preguntas nos hallamos con problemas eminentemente complicados, pues desde el punto de vista histórico a Mahoma no le asistía ningún de derecho de nombrar per se, y así porque SI a Jerusalén ciudad sagrada del Islam, siendo que esta tradicionalmente había sido una ciudad Judía, ahora bien, la religión tradicional de Jerusalén no era exactamente el Islam, sino el judaísmo. ¿Será que el simple dominio Árabe de Jerusalén por cierto tiempo, borraría de una vez la influencia Judía que llevaba mas de 3.500 años? ¿El día que alguien se le dé la gana puede declarar santa una ciudad y reclamar derecho sobre ella en el curso sucesivo de la historia, aun después de perder su dominio militar? ¿Para quién es más santa Jerusalén, para Judíos o para Musulmanes? ¿Es que acaso no fue esta la capital militar, religiosa y política de Israel? ¿No este el territorio objeto de la promesa hecha por Yahvé por generaciones perpetuas? Responder a estas preguntas suscita cualquier cantidad de roces, pues la posesión de Palestina por los árabes fue momentánea en el tiempo, no hay una historia religiosa, política, militar y social con él suficiente soporte como para pensar que Palestina sea de tanto interés para los árabes-Musulmanes, como si se espera debiera serlo para los Judíos. Fue en Jerusalén donde el Rey David consolidó la edad de oro de Israel, fue en Jerusalén donde se construyó la obra arquitectónica más importante de los Judíos: El templo de Salomón, lugar en el cual fue prometida la presencia permanente de Yahvé, fue en Jerusalén el lugar donde por mas de 2.500 años los Hebreos proclamaban con David: Yo me alegré con los que decía a la casa de Jehová iremos. Nuestros pies estuvieron dentro de sus puertas, oh Jerusalén... Jerusalén que se ha edificado como una ciudad que está bien unida entre sí. Y allá subieron las tribus de JAH, conforme al testimonio dado a Israel, para alabar el nombre de Jehová... pedid por la paz de Jerusalén; sean prosperados todos los que te aman".(Salmos 122) Dios ordenó a los hebreos que le edificaran casa en Jerusalén 1Reyes 8). La importancia de la casa de Dios en Jerusalén la comenta Salomón en el primer libro de Reyes: Si tu pueblo Israel fuere derrotado delante de sus enemigos por haber pecado contra ti, y se volvieren a ti y confesaren tu nombre, y te rogaren y suplicaren en esta casa, tu oirás desde los cielos, y perdonarás el pecado de tu pueblo Israel, y los volverás a la tierra que diste a sus padres... Para que te teman todos los días que vivan sobre la faz de la tierra que tu distes a nuestros padres. Aun a los extranjeros Dios les ordenó edificar casa en Jerusalén para adoración de su pueblo, el Rey Ciro de Persia expresó lo siguiente: "Jehová, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra; y él me ha mandado que edifique casa en Jerusalén, que está en Judá, quien haya entre vosotros de todo su pueblo, sea Jehová su Dios con él, y suba"(2 Crónicas 36:23). Estas fueron las palabras de Ciro, al responder al llamado de Yahvé para construir el templo de Jerusalén después de la devastación babilónica. Pues hizo un llamado a los judíos a que subieran y reconstruyeran el templo.

¿Perdería Israel para siempre el derecho histórico a ocupar ese territorio adquirido en el pacto? ¿Qué era lo que Israel perdería por la desobediencia? ¿Sería la bendición de ser el pueblo elegido de Dios con una misión especial o la posesión del territorio? Si era el territorio, ¿Entonces, Dios se proponía hacer desaparecer al Pueblo de Israel de la faz de la tierra? No hay evidencias bíblicas, ni históricas que apoyen esta alternativa, y si no es así entonces Israel, para su existencia de alguna manera, tarde o temprano después de la dispersión debía recuperar su territorio a fin de garantizar su existencia.

Lo cierto es que el hecho de que Dios esparciera a Israel por toda la tierra no anulaba de una vez y para siempre su promesa de garantizar a Israel un territorio que hiciera posible su existencia, pues la promesa es que Israel, volvería del cautiverio y sería reunido después de la dispersión.(1 Reyes 8) (Isaías 35:10).

Yahvé mismo le dijo a Abrahán: "Y estableceré mi pacto entre tú y yo, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti... y te daré a ti y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos". (Génesis 17:7-8) Sería trágico pensar que Dios saca a Abrahán de su tierra, de su parentela, para prometerle una tierra mejor y que disfrutaría su descendencia, para después esparcirlo por la faz de la tierra inmisericordemente sin posibilidad de volverse a reunir y ser un pueblo, el pueblo de Canaán. Por eso me inclino por pensar que dada la situación de desobediencia en que incurrió Israel, violando el acuerdo de voluntades, Yahvé le quitó a Israel la misión como pueblo que permanentemente llevaría su nombre a las demás naciones, así pues cuando Israel rechazó a Jesús como el Mesías, ellos perdieron su carácter misional, y las consecuencias se hicieron sentir en la perdida del territorio y la dispersión, situación esta que no estaba destinada a ser permanente, pues el remanente de Israel volvería a Jerusalén. Esto es palabra de Dios. (Isaías 11:11-12)

Jerusalén como ya hemos dicho permaneció un tiempo bajo el dominio Árabe, Cuando el califato pasó a manos de los Abasíes de Bagdad en el año 750, Palestina quedó olvidada. Con posterioridad, Palestina decayó bajo el reinado de los mamelucos y comenzó su decadencia.

Los turcos otomanos de Asia Menor derrotaron a los mamelucos en 1517 y, con pocas interrupciones, gobernaron Palestina hasta 1917.

Tras la publicación en 1896, del libro Der Judensataat por el periodista Theodor Herzl se crea el movimiento sionista.

La primera guerra mundial marca él inició de la conflictividad en el Oriente Medio cuando Francia y Gran Bretaña firman el acuerdo Sykes-Picot por el que se reparten la región, quedando Palestina bajo dominación británica. Ante la masiva inmigración de judíos a la región se da origen al enfrentamiento entre estos y los palestinos en parte por la enorme desigualdad entre las dos economías, una de subsistencia -Palestina- y el gran poder económico de los inmigrantes judíos banqueros y usureros. Al estallar la segunda guerra mundial y ante la amenaza que representaba el nazismo para los intereses judíos se presenta una masiva emigración a tierra santa.

¿En que momento se dio el surgimiento del Estado de Israel, dado que estaban dispersos por todo el mundo?

Fue la publicación del libro Der Judensataat por el periodista Theodor Herzl en 1986 lo que promovió la creación del movimiento sionista y ante lo cual se emprendió todo una tarea existencial para que Israel volviera a ser el pueblo distintivo que había sido en el pasado y para el que Yahvé quizás reservaba las promesas del ayer.

El escritor Félix Cortes en su libro "Mas allá del futuro", nos cuenta con detalles el momento exacto en que Israel se convirtió en un nueva nación: "Era el amanecer del 14 de mayo de 1948. ese día selló un periodo de 1878 años. Ese día se cumplieron los anhelos y se secaron las lagrimas de un pueblo heroico. Ese día se realizó la apoteosis del pueblo judío... al amanecer se arrió la bandera británica de la casa de gobierno en Jerusalén y el Gobernador británico, General Sir Alan Gordon Cunningam, tomó un avión de la RAF rumbo al puerto de Haifa. A las 10:05 abordó el crucero Euryalus. Al filo de la medianoche rasgo la oscuridad y quebró el silencio un disparo de cañón desde la Cumbre del monte Carmelo. En ese momento el Euryalus cruzó el límite de las aguas territoriales Palestina. Había terminado el mandato Ingles en Palestina. Había comenzado una nueva era en el cercano oriente. En la tarde de ese mismo día 400 judíos se reunieron en el museo de Tel Aviv-Haifa... Minutos antes de las cuatro la asamblea se puso de pie y entonó, con nuevo espíritu, la antigua antífona sionista: El antiguo anhelo de regresar a la tierra de nuestros padres se cumplirá. El himno cesó. Un hombre, con una aureola de cabellos blancos, a manera de halo de santidad, miró su reloj. Todos los ojos estaban fijos en él. A las cuatro en punto de la tarde, David Ben Gurión, primer Ministro de Israel, dio un puñetazo sobre la mesa y comenzó a leer... solemne silencio. Reverente compostura ocultaba el agitado latir del corazón de aquella multitud. Pero cuando el primer ministro pronunció las anheladas palabras: ... el establecimiento del estado judío en Palestina y se llamará Israel, las manos estallaron los aplausos... y los ojos en lagrimas".(Feliz Cortes,1993).

Feliz Cortes continua haciéndonos un comentario digno de parafrasear o de transcribir literalmente: "1878 años duró la diáspora de Israel. Durante todos esos años los israelitas mantuvieron viva la esperanza de volver. Es el anhelo y el ideal nacional mas largamente preservado. El pueblo judío es el que más largamente guarda sus ideales nacionales, porque un día tuvieron como fundador y garante a Dios. Ningún pueblo ha mantenido tanto tiempo sus ideales y su identidad nacional, porque ningún otro los apoyó en el pasado sobre los fundamentos más sólidos. El regreso de Israel a su tierra(Tierra de la promesa) en el siglo XX es la tercera edición de una epopeya que se inicio en el siglo XV antes de Cristo. Dos veces ha sido expulsado Israel de su tierra y dos veces ha retornado a ella. Este ultimo exilio duró desde el año 70 hasta el año 1948 de nuestra era. Largo peregrinaje de 1878 años. Este destierro también es él más doloroso. Durante él se creó la leyenda del judío errante y se vivió la realidad del desdichado judío. Odiado y perseguido en todas partes, en ninguna estuvo segura su vida. La magnitud de su dolor solo se puede medir con la magnitud de la advertencia divina hecha desde el comienzo de la historia. Se cita (Deuteronomio 28).

Ese viernes 14 de mayo fue un día extraordinario y significativo para los Judíos, faltaban pocas horas para el Sabat y la ciudad de Tel Aviv enloquecía de alegría. Los gritos llenaban el aire. Se organizaron desfiles espontáneos que marchaban por las calles llevando en alto entre risas y lagrimas, la bandera de Israel. Por primera vez las barra azules y la estrella de David ondeaban libres en las calles. Parecía como si la antigua declaración del profeta Isaías estuviera cumpliéndose frente a ellos: "y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sión con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas, y tendrán gozo y alegría, y huirán las tristezas y el gemido"(Isaías 35:10)

Comenzaba una nueva era, ¿qué traería consigo?, ¿Era este el comienzo de la Paz duradera para la ciudad del gran Rey?(una Mención a Jerusalén). Es probable que no... pero lo cierto es que esto marcó el fin del tercer exilio para los Judíos, sin embargo para los Árabes era el comienzo de una nueva determinación y de mayores posibilidades de triunfo. Una patria como la Israel que había sido reconstruido a fuerza de lucha, ideal y esfuerzo, era menester defenderla para no verla caer de nuevo antes sus enemigos, al tiempo que se proclamaba la grandeza y restauración del pueblo judío, se hacían los preparativos para defender la nación, una vez hecha la proclamación partieron los ejércitos Judíos a defender la Nación. Los árabes habían declarado la guerra, los israelíes estaban ahora ante una nueva Guerra: La Guerra árabe-israelí. "La semana anterior el Rey Farouk de Egipto había dicho: No toleraré un estado Sionista en el Medio Oriente"(Félix Cortes, 1993), por su parte el entonces Presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman, anunció: El Gobierno de los Estados Unidos reconoce al Gobierno provisional como la autoridad de facto del Estado de Israel. "Así comenzó a formarse el moderno laberinto de pasiones, odios, lealtades, intereses y peligros del Medio Oriente en la segunda mitad del siglo XX"(Ibíd.). Ese el germen de las hostilidades que ya duran cerca de 50 años, y que hoy ya en el siglo XXI, las tendencias parecen decirnos que se extenderán hasta el fin de los siglos, a menos que algunos de los dos pueblos en contienda saque al otro del escenario geográfico y político, cosa que resulta poco probable, o por lo menos difícil por ser indeseable, e inconcebible. No creo que los Judíos estén más ingenuos o mejor pasivos como para soportar otro holocausto. Según el escritor Feliz Cortes, los judíos han jurado que el Holocausto nazi no volverá repetirse, y que en tal caso, si es necesario, harán lo que hizo Sansón con los Filisteos, a saber morir con todos sus enemigos.

Hay una pregunta que se hace continuamente, la gente desea saber el porqué del conflicto, ¿qué tiene esa tierra que se la diputan, que hasta dan su vida por defenderla?, ¿Es solo la búsqueda de un territorio(porque les falta) para que vivan los palestinos? ¿Qué hace tan disputada y tan deseada esta Tierra? A fin de abordar esta pregunta nada más interesante que el comentario que hace el erudito Félix Cortes: "La geografía del Medio Oriente es sagrada para la mitad de la población mundial. La geografía de Palestina es sagrada para el cristianismo. Lugares como Belén, Nazareth, el Santo Sepulcro, el Monte de las Olivas, el Huerto del Getsemaní, el Monte Sinaí y el Río Jordán, son venerados con profunda emoción. Y muchos creen que como tales, estos lugares deben conservarse santos.

La historia de las Cruzadas atestigua esta intención de proteger lo santos lugares. Ocho cruzadas realizó la cristiandad. Muchos miles de hombres, mujeres y niños fueron movilizados. Ciento setenta y cuatro años duró el fervor y el esfuerzo de los cruzados.

La Cuarta Cruzada

Durante la Cuarta Cruzada (1217-1221) sucedió algo que tal vez, sucedió algo que, talvez, solo en aquellos tiempos pudo suceder. Al no cumplir el ejercito cruzado su voto de librar los santos lugares, un ejercito de 50 mil niños de Francia y Alemania, se unieron a las cruzadas, fue imposible detenerlos. Muchos murieron al cruzar lo Alpes. Otros fueron capturados mas adelante y vendidos como esclavos en África. Pocos volvieron. Calcúlese por esto el valor que la cristiandad le concede a la Tierra Santa

Ese fervor solo asume otras formas en nuestros tiempos . La gruesa corriente de turistas que se desplaza cada año a la Tierra Santa lo prueba. Por cada turista que pisa Tierra Santa hay millones y millones que solo puede soñar con una visita a los santos Lugares. Los judíos también consideran sagrada la tierra de Palestina que por mas de 3.500 años has considerado como suya, poseída por mandato de Dios. Para ellos el aire de Palestina que respiraron sus patriarcas, sus profetas, sus reyes y sus sumos sacerdote es sagrado. El polvo que pisaron es sagrado. El panorama que contemplaron sus ojos santificados a la luz de la visión celestial es sagrado. El Sinaí, el Muro de los Lamentos, el Pozo de Jacob y el Monte Carmelo, todo, desde Dan hasta Beerseba, para ellos es sagrado. Vivir en esa tierra sagrada es el anhelo más profundo de todo Judío devoto. Jerusalén, la ciudad santa, vivir y morir dentro de sus muros es la mas cara esperanza de todo israelita. Dicen que cuando el ejercito judío logró llegar a Jerusalén y reconquistarla durante la guerra de 1967, los soldados valientes y curtidos por la guerra, lloraron. Moshé Dayán, el Ministro de defensa de Israel, dijo: Hemos llegado a nuestra ciudad santa para nunca mas salir de aquí. Hace poco declararon los Judíos a Jerusalén Capital Eterna de Israel. Los Árabes-Musulmanes también reclaman este suelo como suyo. Jerusalén es el segundo lugar mas sagrado del Islam. Toda Palestina es sagrada para ellos porque es la tierra de sus padres Abrahán e Ismael. Tradicionalmente ellos creen que Abrahán se preparó para sacrificar a Isaac en el lugar que ahora ocupa la mezquita de La Roca y creen que Mahoma ascendió al cielo desde ese mismo lugar. Antiguamente regresaban de sus peregrinaciones a La Meca vía Jerusalén. Es fácil imaginar lo que siente ahora que los judíos controlan ese lugar y, por lo tanto, tienen acceso limitado a la mezquita de La Roca. Si en algo están de acuerdo los árabes judíos es que la ocupación de Palestina por parte de los judíos es inadmisible. Por eso odian a los Israelitas con odio violento y mortal. Para los árabes la presencia de Israel en el medio oriente es como un cáncer que es necesario extirpar. Los árabes consideran a los judíos como intrusos y usurpadores de la tierra que los padres árabe poseyeron desde el siglo VIII, hace mas de mil años. Israel dice que tiene derecho de posesión de esa tierra desde hace 3.500 años. Israel se aferra a su preciosa tierra y los árabes se aferran a su esperanza de echarlos de Palestina. Los árabes creen que Israel es el cáncer, y el mundo árabe el enfermo. Si no se extirpa el cáncer el enfermo morirá. Es decir, para que haya Paz en el Medio Oriente alguien debe morir. ¿quién morirá? Los árabes dicen: ¡Los judíos! Pero estos responden: ¡Nunca mas, el holocausto nazi no volverá a repetirse! Para evitarlo, tienen preparada una sorpresa para los árabes... y para el mundo. Es la sorpresa que hace palidecer a los observadores y estudiosos.

En toda la región la fe dominante es el Islam. Mas que ninguna otra fuerza el Islam unifica a la región desde el norte de África hasta Pakistán islámico y aun hasta la India. Desde luego, el mundo de Islam se extiende también, hasta Indonesia y las Islas del Pacifico meridional, desde Filipinas en el este hasta África en el Suroeste.

Tampoco hay que olvidar los millones de árabes-musulmanes devotos que se encuentran esparcidos por todo el mundo, especialmente en occidente, gracias al despertar misionero del Islam que en la década de los cincuenta, al parecer, tenía más misioneros en ultramar que el cristianismo. En el Medio Oriente el Islam y la influencia de los árabes islámicos es lo que da vida y carácter a la región. El Islam como religión, el Islam como cultura y el Islam como fuerza política es el factor del destino en el medio oriente.

El Islam es como un conglomerado, como una forma de vida en la que la religión y la política están peligrosamente unidas... ¿Que lealtades y amores prevalecerán en el Medio Oriente? Los judíos aman su tierra y la poseen. Los árabes aman su tierra santa y están decididos a recuperarla a cualquier precio. Los judíos han dicho que jamás abandonarán su tierra y están preparados para retenerla. Los árabes han dicho que recuperarán su tierra y están buscando la bomba y preparándose para la quinta y ultima guerra contra Israel. ¿quién prevalecerá? ¿Hacia donde se encamina el Medio Oriente? Políticos, militares y teólogos dicen: Hacia el Armagedón"

¿Cuándo acabará el conflicto árabe- israelí? Es una pregunta que parece hallar sus respuestas en las letras de un Himno Cristiano que en una de sus estrofas dice: "Pues no contéis con gozo y paz, aquí las luchas seguirán, mas cuando venga el salvador eterno fin tendrán" Una vez en un momento de reflexión, las tres religiones: Judaísmo, Cristianismo e Islamismo se preguntaron ¿Cuál sería la solución al conflicto? "Después de haber radicalizado su posición tanto el Judaísmo como Islamismo, no lograron ponerse de acuerdo al respecto, el cristianismo les dijo: Les daré una solución, pero será difícil de aceptar por ustedes. La solución es que vendrá el Mesías, (eso puso muy contento a los Judíos), pero el no hace acepción de personas y salvará a todo el que lo acepte, el vendrá por segunda vez y se acabarán todos los reinos del mundo, y el establecerá el reino de Dios en la cual habrá espacio para todos los seres humanos de todas las razas, países, pueblos y tribus, solo es necesario creer en el cómo salvador. Y quien es el Mesías preguntaron al mismo tiempo el Judaísmo y el Islamismo, el cristianismo respondió: ¡Jesucristo!, cuenta la historia que en poco tiempo se habían ido las dos religiones(Judaísmo e Islamismo), a ninguno le agradó el hecho que la llegada del Mesías acabará con la disputa de la Tierra Santa, sin antes no haberle dado la razón., por otra parte, molestó mucho a los judíos saber que la versión cristiana del Mesías, (por tanto tiempo esperado por ellos), en vez de reivindicarlos, solo se manifestaría para terminar la historia sin darle la razón. A los árabes les incomodó que fuera el Profeta Cristiano(según su versión de cristo), quien estableciera justicia, y que además de eso lo hiciera así olímpicamente sin darles la razón".(es original del auto) Sobra decir que no han vuelto a reunirse, pero últimamente se comenta, que hay judíos interesados en el Profeta de Nazareth, y árabes que pregunta por el niño de Belén de Palestina, quizás tengan algún parentesco pasado, y les interese una solución que provenga de él. ¿Será que los árabes y judíos hallarán un punto intermedio en las enseñanzas del Nazareno?, pero ¿qué conceptos tienen los árabes de los seguidores del Nazareno? ¿Es que acaso el occidente en su mayoría cristiano, no es el blanco de odio de los orientales? ¿No son algunos países de occidente como Estados Unidos, los que apoyan incondicionalmente a Israel?, estoy inclinado a pensar que en algún momento de su historia a los musulmanes les ha resultado hasta interesante las enseñanzas del profeta de nazareth, pero políticamente es imposible que cohonesten con los seguidores del Nazareno, por lo tanto, la solución es el fin de la historia, lo mas decepcionante para judíos y musulmanes, es que Jesús el extraño Dios-hombre de los cristianos le ponga fin a esto, y ni judíos ni musulmanes tengan la razón.

CRONOLOGÍA  DEL CONFLICTO EN MEDIO ORIENTE

Algunas fechas importantes para comprender el conflicto entre Israel y Palestina.

1914: Estalla la I Guerra Mundial y Gran Bretaña y Francia se reparten la región, quedando Palestina bajo dominación británica.

1922: La Sociedad de Naciones (hoy ONU) firma el acta de mandato que reconoce la administración de Gran Bretaña sobre Palestina.

1932: Creación del primer partido palestino, Istiqlal.

1945: Gran Bretaña pide a la ONU que se haga cargo de la situación en Palestina.

1947: Luego del holocausto nazi la ONU acuerda la partición de Palestina en un Estado árabe y otro hebreo.

1948: Se proclama el estado de Israel el 14 de mayo.

1948-1949: Primera guerra árabe israelí en la que intervienen Egipto, Irak, Líbano, Siria y Jordania. Con lo que se da inicio a la guerra santa o yihad (al-yihad al-asgar)

1956: Segunda guerra árabe israelí llamada guerra del Sinaí, promovida por Francia, Gran Bretaña e Israel ante la nacionalización del canal del Suez por el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser.

1964: Nace la Organización para la Liberación de Palestina (OLP)

1967: Guerra de los seis días que enfrentó a Israel con Egipto, Jordania y Siria, por el bloqueo de Egipto al golfo de Aqaba, puerto de salida de los barcos israelíes hacia el Mar Rojo. Al finalizar Israel ocupa la península del Sinaí en Egipto, Gaza y Cisjordania -territorios que aún estaban en poder de los palestinos- y los Altos del Golan en Siria. En noviembre el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas mediante la resolución 242 ordena la retirada de las fuerzas armadas israelíes de los territorios ocupados, propuesta con la que Estados Unidos estaba de acuerdo -Plan Rogers-. 1971: Henry Kissinger asesor en temas de seguridad nacional de los Estados unidos rechaza el Plan Rogers por considerarla contraria a sus intereses nacionales.

1973: Guerra del Yom Kipur (del hebreo, yom ha-kippurim, día de la expiación) Egipto y Siria lanzan un ataque contra Israel con el fin de recuperar lo perdido en la guerra de los seis días.

1975: Guerra del Líbano. Israel interviene con el fin de expulsar a los palestinos de la OLP.

1978-1979: Se firman los acuerdos de Camp David entre Estados Unidos, Israel y Egipto que termina con 30 años de guerra entre Israel y Egipto. De esta forma se deja el camino libre a Israel para invadir el Líbano y derrotar a la OLP ya que ésta se había convertido en un problema al observar el alto al fuego propuesto por la ONU, lo cual ponía en aprietos a Israel que pretendía eludir una salida negociada al conflicto, algo que había hecho desde 1967 y que aún hoy continua haciendo con el visto bueno de su aliado Estados Unidos.

1981: Israel se retira de los altos de Sinaí cumpliendo los acuerdos de Camp David e inicia la invasión al Líbano con la operación "Paz para Galilea".

1986: Yasir Arafat reconoce el derecho a existir del estado de Israel exigiendo la retirada de este de los territorios ocupados.

1987: Se da inició a la Intifada (levantamiento en árabe) campaña de desobediencia y desórdenes que comenzó en diciembre de 1987 en las áreas de Cisjordania y la franja de Gaza ocupadas por Israel, mostrando su oposición al dominio israelí mediante huelgas, manifestaciones y apedreamientos a las tropas y la población civil israelí.

1988: El Consejo Nacional Palestino proclama el Estado Independiente de Palestina con Yasir Arafat como su presidente.

1990: Guerra del Golfo.

1991: Conferencia de paz en Madrid.

1993: Firma de los acuerdos de Oslo (Noruega) entre Arafat y Rabin con la posterior firma de la declaración de Principios en Washington sobre la base del reconocimiento del estado de Israel, la autonomía de Cisjordania y Gaza y el estatuto de Jerusalén.

1994: Se acuerda en El Cairo la autonomía de Gaza y Jericó y se crea la Autoridad Nacional Palestina (ANP). De igual forma se pone a fin a 46 años de guerra entre Israel y Jordania. Matanza de Hebrón.

1995: Cumbre de paz en El Cairo entre el rey de Jordania, el presidente egipcio, Arafat y Rabin en el que se extiende la autonomía de Palestina a Cisjordania. El 4 de noviembre es asesinado el Ministro israelí Isaac Rabin.

1996: Celebración de elecciones en la ANP e Israel siendo elegidos Arafat y Benjamín Netanyahu.

1997: Se acuerda la retirada del Israel de la ciudad de Hebrón. Se inicia la segunda Intifada con motivo de la construcción de un barrio judío en la zona árabe de la ciudad de Jerusalén. Una semana más tarde, los alzamientos se extienden a Belén, Hebrón y Ramala.

1998: Cumbre de paz en Wye Estados Unidos en la que participan Arafat, Netanyahu y Cilnton con el fin de terminar con la segunda intifada y la retirada de Israel de Cisjordania.

1999: Barak es elegido Primer Ministro de Israel. Se firma en Egipto la aplicación del plan Wye, retirada de Israel de Cisjordania en un 12% de su territorio con la condición de que la OLP proteja la seguridad de Israel. (Y quién protege la seguridad de los palestinos?)

2000: Se acuerda una segunda y tercera retirada de Israel de Cisjordania en un 5% y 6,1% respectivamente.

- El 24 de mayo se ordena la retirada de Israel del sur del Líbano.

- El 28 de septiembre de 2000, Ariel Sharon, líder del Likud, visitó la Explanada de las Mezquitas (uno de los lugares sagrados del Islam y de gran importancia simbólica también para el judaísmo), en Jerusalén oriental. Este hecho, que los palestinos consideraron una provocación, fue el detonante para que se iniciara la tercera intifada, paralizando el proceso de paz.

Pese a la presión internacional ejercida para poner fin a esta situación, la gravedad que había alcanzado ésta convirtió en inútiles las distintas rondas de negociaciones mantenidas en la localidad egipcia de Sharm el Sheij (octubre de 2000), en Washington (diciembre de 2000) y en Taba, cerca de El Cairo (enero de 2001). La declaración emanada de la primera de las citadas reuniones fue considerada humillante por los grupos palestinos más radicales, entre los que se contaba un amplio sector de Al Fatah (su rama juvenil, Shabibeh; y sus milicias armadas, los Tanzim), Hamas y Yihad Islámica; pero también por los sectores israelíes más conservadores. De hecho, la convulsión generada por este nuevo estallido de violencia desencadenó, a su vez, una crisis política interna en Israel, saldada el 10 de diciembre de 2000 con la dimisión de Barak como primer ministro.

ASPECTOS CRUCIALES DEL CONFLICTO

Aspecto territorial

Desde las primeras décadas del siglo XX, la presencia de judíos en Palestina ha provocado el rechazo de los árabes-musulmanes. En 1948 Palestina se dividió en dos estados: el judío (Israel) y el árabe (Palestina). Las guerras que siguieron a la declaración del estado de Israel (1949 y 1967) llevaron a la ocupación de territorios árabes por el ejército israelí. Actualmente, los territorios ocupados por las fuerzas armadas israelíes son: los Altos del Golán (frontera con Siria), Franja de Gaza (frontera con Egipto), Cisjordania (frontera con Jordania). Ésta ocupación militar impide que los árabes palestinos puedan ejercer su soberanía política y económica.

Política internacional

La situación geográfica de Israel es estratégica para mantener un equilibrio de fuerzas en Medio Oriente. En el conflicto árabe-israelí se enfrentan también los intereses políticos y económicos de los países occidentales, Estados Unidos a la cabeza, con los intereses regionales de los países árabes. El control de las reservas petrolíferas de Medio Oriente es uno de los asuntos que se dirimen a través de este conflicto. Desde su origen como estado independiente, Israel ha contando con el apoyo de los Estados Unidos.

¿QUE QUIEREN LOS PALESTINOS?

En términos generales, los árabes palestinos quieren que:

  • Israel les permita tener un estado independiente y autónomo
  • Garantías para que la nación Palestina pueda desarrollarse económicamente
  • Salgan las fuerzas de Israel de los territorios ocupados en 1967
  • Se desmantelen los asentamientos judíos (más de 200 mil habitantes) de sus territorios
  • Quede bajo su jurisdicción la zona este de Jerusalén, barrio musulmán
  • Regresen los refugiados palestinos que se encuentran en otros países árabes, especialmente en Jordania y Líbano

QUE QUIEREN LOS ISRAELÍES

¿Qué quieren los israelíes?

En términos generales, los judíos-israelíes quieren que los árabes:

  • Cesen los atentados terroristas contra la población civil judía
  • Reconozcan el estado de Israel
  • Acepten los asentamientos judíos en los territorios ocupados
  • No insistan más en el retorno de los refugiados palestinos
  • Permitan que los israelíes mantengan cierto control sobre los territorios palestinos para asegurar sus fronteras

EFECTOS COLATERALES DEL CONFLICTO ARABE-ISRAELÍ

Los efectos en torno a este conflicto son muchos, y aquí solo voy a abordar, algunos, es el caso de los grupos de extrema... grupos terroristas, que se atribuyen la razón de reivindicar causas, como la causa musulmana, la causa árabe, entre otras.

¿Guerra nuclear o atómica en el medio oriente?

Dado que Israel ha jurado que lo mas complicado que les puede pasar, es lo que le pasó a Sansón, es decir morir con todos sus enemigos; de esto uno puede inferir que están dadas las condiciones para pensar en la tenencia por parte de Israel de armas nucleares, atómica o algo por el estilo; de igual manera, los árabes, tampoco quieren sorpresa, y con sus petrodólares, es muy probable que estén tras la consecución del elemento que les permita amedrentar a sus vecinos Israelitas. ¿Que ha pasado? A continuación haré una aproximación a esas tendencias.

GRUPOS ARMADOS MUSULMANES

Grupos armados musulmanes Hamas

Es un grupo islámico radical que promueve el terrorismo y que provee servicios sociales a la comunidad musulmana, como clínicas, escuelas y clubes juveniles. Hamas se originó en 1987 al inicio de la primera Intifada. Está compuesto de dos grupos, el ala política y el ala militar. Sus fuerzas militares se calculan entre 200 y 300 miembros. Su objetivo es destruir a Israel y crear un estado islámico en todo el territorio. Hamas introdujo los suicidios terroristas con bombas en 1992.

Brigadas de mártires de Al-Aqsa

Es un sub-grupo radical del partido Fatah, de Yasser Arafat. Se calcula que cuenta con unos 1000 miembros. Estas brigadas se han atribuido un 70% de los ataques contra Israel. Este grupo presiona a Israel para un cese al fuego y espera obtener grandes concesiones una vez que se lleven a acabo negociaciones para la paz.

Jihad islámica

Es un grupo menor relacionado con Hamas, políticamente muy radical. Se centra en atacar a Israel y recibe financiamiento de Irán. Tienen pocos miembros, no llegan a 100, y han organizado atentados suicidas. Su objetivo es eliminar a Israel e imponer un estado islámico en Palestina.

Hizballah

Es una milicia fundamentalista shiita que surgió en el sur de Líbano en 1982 para combatir la ocupación israelí. Actualmente es un partido político en Líbano y brindan su apoyo a los palestinos. Tiene 800 soldados activos, con 2 mil reservas y un amplio armamento. Quieren crear un estado islámico en Líbano, destruir a Israel y declarar Jerusalén para el Islam. Secuestran soldados israelíes, infiltrándose por la frontera norte de Israel. También envían armas a los palestinos a través de Jordania.

TERRORISMO

Una de las vías por medio de las cuales los palestinos ejercen presión política sobre Israel es a través de atentados terroristas. En 1992 se inició la práctica de suicidas-bomba, que desde entonces mantiene en estado de alerta a la población civil israelí. Los israelíes superan enormemente a los palestinos en armamento y fuerzas armadas, por eso muchos palestinos consideran que el terrorismo es la única alternativa que tiene su pueblo para luchar por la autodeterminación. También hay palestinos moderados que piensan que el terrorismo no debe convertirse en un instrumento de presión porque una vez que obtengan su autonomía política los grupos radicales usarán el terrorismo como medio de negociación aún entre los propios palestinos.

El 28 de Septiembre del 2000 el primer ministro israelí Ariel Sharon entró al Monte del Templo (Haram esh-Sharif), recinto sagrado de los musulmanes, en la ciudad antigua de Jerusalén. Los palestinos tomaron esta acción como un acto de provocación y declararon la segunda Intifada, intensificando los ataques terroristas contra el estado de Israel. La mayor cantidad de actos terroristas registrados últimamente fueron una respuesta al cerco militar que organizó el ejército israelí en torno al cuartel de Arafat en la ciudad de Ramallah.

Es muy probable que la tenencia de algún artefacto de destrucción masiva no sea exclusivo de Israel en el medio oriente, pues nadie desconoce la conexión de algunos países musulmanes y la antigua Unión Sovietica, y los negocios que por debajo de la mesa y a escondidas de la Comunidad Internacional pudieron manejarse, esto es un asunto bastante complejo de dimensiones trascendentales para el mundo, ¿Qué armas poseen los Árabes y musulmanes dentro de su poderío representado en Países como Iran, Irak, Siria, Libano, Pakistan, Indonesia y Egipto? Esta es una pregunta que el curso de la historia nos responderá, pero mientras eso llegue es claro que el medio oriente seguirá polarizando al mundo.

¿QUE PASARA EN LOS PRÓXIMOS AÑOS?

¿Que pasará en Medio Oriente en los siguientes años que le quedan a la historia? No lo se, pero su destino actual parece ser guerra permanente, yo creo que los Judíos, deberían analizar muy bien el pasado, y remitirse algo que con el territorio también le legaron los antepasados; a saber una herencia de sangre y muerte.(San Mateo Cap. 27: 25). Cuando los dirigentes Judíos en el año 31 de la era cristiana, dijeron oficialmente al matar al Nazareno, "SU SANGRE SEA SOBRE NOSOTROS Y SOBRE NUESTROS HIJOS" ellos comprometieron la historia de las siguientes generaciones a cargar una estela de sangre y muerte. Siempre que vivan los Judíos tendrán que vérsela con esa historia: Desde la destrucción de Jerusalén, en donde murieron miles de judíos, pasando por las guerras posteriores, el holocausto Nazi, y llegando a estos días de conflicto con los árabes, hasta donde llegue la historia, esta siempre tendrá un tinte de sangre. Lo mas irónico es que según la versión cristiana del Mundo será el Mesías que ellos rechazaron, el que le podrán fin a esa historia de sangre y muerte.

Dios cumplió su promesa, Israel poseerá esta tierra hasta el fin de los días, no sucederá tal cosa, como que los árabes saquen a los Israelitas(judíos) y los despojen definitivamente del territorio. Pero no habrá paz, en el Medio Oriente, siempre Israel tendrá la presión de sus enemigos, Sara la presión de Agár, y siempre los árabes y musulmanes la presión de Israel, Agár la presión de Sara. Y la sangre siempre se derramará en el conflicto del Medio Oriente. La suerte está echada. Este fue el destino que eligieron(especialmente los israelíes), esa es la historia, que se escribe a diario, pero que ya tiene definidos los derroteros. El futuro allá no será muy diferente del pasado, solo cambiaran los personajes, los escenarios, y las armas pero la historia será la misma. Sara VS Agár, Isaac contra Ismael.

Nota: Este escrito hace parte del libro titulado "Medio oriente un conflicto histórico", de posterior publicación. Su autor original es el que se menciona abajo. Al utilizar las notas de este escrito por favor cite el autor.

Base Bibliografica.

Fuentes utilizadas.

MAS ALLA DEL FUTURO, Feliz Cortes Antonio, 1993,

El Remanente de Clifford Goldstein,1995.

La Biblia

www.desde-abajo.org/default.htm

 

Por:

José Fredys Rivas Quinto

El autor es Administrador de Empresas

Escritor Independiente, y autodidacta en temas Bíblicos

 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda