Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Teoría básica para instrumentación

Enviado por dflores7



instrumento: bajo eléctrico de 4 cuerdas

  1. Breve prefacio
  2. Forma de cargar el instrumento.-
  3. Partes principales del instrumento.-
  4. Algunos ejercicios prácticos para ejercitar la destreza de las manos derecha e izquierda.-
  5. Notación musical universal.-
  6. Ubicación de las cuerdas al aire.-
  7. Breve teoría musical aplicada.-
  8. Cartilla de notas basada en la modalidad mayor.-
  9. Bases para acompañamiento rítmico.-

Breve prefacio

Durante décadas el contrabajo fue un instrumento estrictamente de acompañamiento. No se podía siquiera imaginarlo como un instrumento solista. Las grandes orquestas tenían, por lo general, 4 contrabajistas que interpretaban el instrumento por lo común con un arco compuesto de 150 pelos de caballo. El cordaje del instrumento era duro y su sonido muy áspero y seco. Sin embargo, hubieron quienes pudieron sacarle increíbles sonidos basados en una gran técnica y una no menos importante y enorme creatividad para la interpretación e improvisación.

La gente de color de los Estados Unidos logró su independencia finalmente, pero tuvieron que recorrer un largo camino hasta llegar a ella y, mientras lo hacían, entonaban sus "espirituales", lastimeros cánticos de alabanza y esperanza por un mundo igualitario; así, surgió el "blues". Luego, el piano y el contrabajo decidieron hacer una sociedad. El primero dijo: "..bien!...yo hago la melodía y tú la armonía..", a lo que el segundo replicó: "...está bien!...yo te sustento la melodía, pero mientras lo hago, doy una imaginaria caminata (el famoso "walking") por las calles de la ciudad, recopilando el sentir de quienes viven en ella..."...la batería entonces dijo: "..donde caben dos, caben tres... así que yo también les acompaño"; ...así surgió el "jazz", y llegó Charles Mingus. Luego de él, el contrabajo ya no era el mismo: cobró vida y esplendor.

Alguien decidió por allí, en lugar de ponerle un micrófono de una vía por delante de la caja del contrabajo, incorporarle unos aditamentos piezo-eléctricos que permitirían captar las vibraciones de las cuerdas y amplificarlas; aunque algo rudimentariamente, surgió el contrabajo eléctrico. Años después, algunos rockeros de Connecticut decidieron compactar el contrabajo eléctrico en una guitarra eléctrica; ello permitiría facilidad de manejo del instrumento en el escenario: así nació el bajo eléctrico de 4 cuerdas, todas ellas de aleación metálica para mayor resistencia y amplificadas por dos pastilla abiertas.

Tiempo después, aparecieron The Beattles y, con ellos, Paul Mc. Cartney. Él fue el pionero dentro del rock en cuanto a dejar un poco de lado la armonía del bajo e introducirse en la melodía: el bajo eléctrico ya podía dejar en algunos momentos aquél oscuro sitio casi por detrás de la batería, por supuesto, no menos importante, pero el instrumento más alejado de la primera fila de público.

Lo que nadie pensaba era que un joven hijo de inmigrantes griegos en Philadelphia iba a revolucionar la interpretación de este "agrio instrumento" como fue por algunos calificado: Yaco Pastorius, leyenda del bajo jazzero; su técnica incomparable y su forma de introducirse en el espíritu mismo de las piezas musicales le merecieron el calificativo del "mejor bajista que ha existido". Sus estándards eran impecables, sus creaciones, magistrales y qué decir de sus "soloing", solos de bajo acrobáticos, llenos de creatividad e ingenio inagotables. Hasta el presente, hay quienes dicen que un bajista así no se volverá a repetir en la historia de la música. Escuche un demo de Weather Report (el grupo con el cual logró sus mayores éxitos) y lo comprobará. Otro estilo que también hizo época también fue el de Marcus Miller, quien acompañaba al no menos memorable trompetista de jazz Miles Davis.

Una buena parte de los bajistas de los años 70 y 80 se vieron notablemente influenciados por Pastorius; en ese selecto grupo encontramos, por ejemplo, en Argentina, a Pedro Aznar y Javier Malossetti, entre otros, quienes, pese a la notable influencia, también aportaron con elementos propios: acordes simples y compuestos, armónicos naturales y artificiales, sucesiones de armónicos, etc. Así mismo, empezó a surgir la necesidad de incorporar la quinta cuerda al bajo eléctrico para darle un registro más grave aún, dando origen así al bajo eléctrico de 5 cuerdas, de la mano de verdaderos íconos en su instrumentación: Oscar Stagnaro en Estados Unidos, Christian Grunner en Chile, el mismo Javier Malossetti en Argentina, entre otros no menos importantes.

Por último, un joven hijo de inmigrantes italianos residentes en New York, quien ya venía haciendo notables trabajos realmente impecables acompañando al gran pianista brasilero-norteamericano Chick Korea, sobre todo en el contrabajo acústico aplicado al jazz, vio la necesidad de incorporar al bajo eléctrico, a parte del registro más grave que ya tenía con la implementación de la quinta cuerda, un registro ahora más agudo, que permita empezar a tocar en el bajo fragmentos de guitarra: surgió entonces el bajo de 6 cuerdas, junto a su mayor exponente: John Patitucci. Podemos citar a otros notables instrumentistas de este ya voluminoso bajo, entre otros no menos importantes: Abraham Laboriel en Costa Rica, renombrado por su dominio y técnica avanzada; John Myung, bajista acrobático del grupo de rock progresivo Dream Theatre y, ya en Sudamérica, por ejemplo, Willy González en Argentina, famoso por su innovadora propuesta de jazz folklórico, y cómo no mencionarlo, Igor Saavedra, bajista chileno, quien tiene grabaciones realizadas inclusive con su bajo eléctrico de 8 cuerdas.

Todo este breve recuento de la historia del bajo eléctrico ha sido hecho con el propósito tanto de incentivar al estudiante o al instrumentista, cuanto de hacer patente la "responsabilidad musical" por así decirlo, que implica el ser ejecutante de este noble instrumento. El bajo es la base de la integralidad de un grupo, conjunto, banda u orquesta; es el que reúne en sí todos los otros instrumentos porque justamente es el que les otorga armonía y ritmo (en conjunto con la percusión), es uno de los más fáciles de aprender, según ciertos criterios, pero más difíciles de perfeccionar porque requiere investigar constante y gradualmente la teoría musical general aplicada a todos los instrumentos y también la teoría y técnica musical específicas para otros instrumentos (guitarra, piano, batería) con el propósito de enriquecer su ejecución.

El bajista, al igual que los demás integrantes de un grupo, debe aprender sobre todo a escuchar cómo suena el grupo en conjunto, lo cual redundará en un mayor grado de acoplamiento del mismo, se requerirán cada vez menos repasos y sus miembros tendrán mayor satisfacción cuando interpreten sus respectivos instrumentos.

Para resumir, citaremos lo que dijo Stravinsky, el gran maestro de la música clásica, hace ya muchos años: "el bajo es a la música como los cimientos son a la construcción".

Ahora sí, con mucho ímpetu y concentración, manos a la obra.

1.- Forma de cargar el instrumento.-

  1. El arco superior de la caja del instrumento debe posicionarse aproximadamente sobre la segunda costilla derecha;
  2. La línea conformada por el mástil y el clavijero en conjunto quedará, de esta manera, en un ángulo aproximado de 40 a 45 grados con respecto a una línea horizontal imaginaria perpendicular a la vertical imaginaria constituida por el instrumentista de pié;
  3. El pié izquierdo del instrumentista deberá estar levemente adelantado con respecto al derecho, lo cual permitirá automáticamente que el conjunto formado por el mástil y el clavijero del bajo se encuentren ligeramente salidos hacia delante, mientras que la caja del mismo quedará algo más pegada al cuerpo;
  4. Habiendo seguido los pasos anteriores, el instrumentista notará que con la mano izquierda puede alcanzar con mayor facilidad los rangos graves y agudos en la escala del bajo, mientras que con la mano derecha puede alcanzar con notable comodidad las cuatro cuerdas, pudiendo llegar sin esfuerzo a la cuerda de mayor diámetro;
  5. Si el instrumentista se encuentra sentado, deberá mantener, dentro de lo posible, la misma posición y ubicación del instrumento, quedando, de esta forma, el arco inferior de la caja del instrumento diagonal ligeramente hacia fuera, apoyada sobre la parte superior de su pierna derecha.

2.- Partes principales del instrumento.-

El bajo eléctrico de 4 cuerdas se encuentra constituido por tres partes fundamentales estructuralmente: caja, mástil o brazo y clavijero. En la caja, encontraremos: el puente, el potenciómetro de volumen (2 independientes para cada pastilla o 1 conjunto para ambas), el potenciómetro de tono o brillo del sonido y, eventualmente, un switch de contraste, que nos permitirá balancear la textura.

En el mástil o brazo del bajo encontraremos los trastes, cada uno formado por 2 entretrastes, el último del traste anterior es el primero del siguiente. Al presionar la cuerda en cada traste conseguiremos distinta altura del sonido (diferentes notas). Por último, en el clavijero encontramos las máquinas para engarzar y templar las cuerdas del instrumento.

3.- Algunos ejercicios prácticos para ejercitar la destreza de las manos derecha e izquierda.-

  1. Colocar ambas manos sobre una superficie plana; levantarlas ambas y al mismo tiempo unos 2 centímetros aproximadamente; luego, empezar a bajar los dedos índice, medio, anular y meñique de ambas manos (en ese orden y sucesivamente) al mismo tiempo, de forma tal que se realice un ejercicio de cuatro tiempos: las yemas de los dos índices, de los dos medios, de los dos anulares y de los dos meñiques golpearán levemente la superficie plana al mismo tiempo; repetir de 5 a 6 veces la rutina e incrementar cada día de 2 a 3 repeticiones más;
  2. Con ambas manos estrujar papeles, de modo tal que, de una hoja cualquiera, se pueda formar una especie de pelota de papel; para hacer más económico este ejercicio, se puede recurrir a periódicos de fechas pasadas; las repeticiones y los incrementos serán iguales a los del ejercicio anterior;
  3. Tomar un libro pequeño, pero cuyo grosor sea de entre 2 a 3 centímetros; colocarlo de tal modo que su lomo quede reposando horizontalmente sobre la palma de la mano izquierda; así, el dedo pulgar deberá quedar detrás de una de las tapas del libro, ligeramente curvado hacia atrás (el dedo), mientras que los dedos índice, medio, anular y meñique quedarán por delante de la otra tapa del libro. Se trata de abrir un poco los dedos, de modo tal que el lomo quede reposando sobre la palma de la mano y, luego, volverlos a cerrar, apretando sus tapas, pero en una posición tal que asemeje la que los mismos tomaron cuando estrujaban papel, aunque notablemente menos intensa; repetir cada ciclo de 10 a 12 veces;
  4. Colocar los dedos índice y medio de la mano derecha perpendiculares a una superficie plana (un escritorio o mesa, por ejemplo). Imaginar que ellos son las piernas de un atleta que va a trotar sobre una banda estática de gimnasio y proceder a moverlos alternativamente y sin pausa durante aproximadamente de 1 a 2 minutos; así, solamente las yemas de los mismos rozarán suavemente la superficie en forma alternada.

4.- Notación musical universal.-

Para unificar el lenguaje universal de la música, los expertos han convenido en designar cada nota musical de la escala natural por una letra mayúscula del alfabeto; así:

Nombre común de la nota Nombre en notación universal

DO C

RE D

MI E

FA F

SOL G

LA A

SI B

5.- Ubicación de las cuerdas al aire.-

Desde abajo hacia arriba, es decir, empezando con la cuerda de menor diámetro y terminando con la de mayor diámetro, cada una de ellas (tocadas al aire, es decir, sin presionar ninguna de ellas sobre el mástil), se denominan: G, D, A y E.

6.- Breve teoría musical aplicada.-

Existen tonos y semitonos de la escala natural. Los tonos son las notas enteras de la misma, esto es: C, D, E, F, G, A y B. Cada una de las notas de la escala natural, exceptuando E y B, son susceptibles de formar semitonos ascendentes. Para la construcción de semitonos disponemos de las herramientas musicales: bemol (b), sostenido (#) y becuadro (o) o encerador. Mediante el bemol podemos disminuir medio tono a la nota original, mediante el sostenido podemos aumentar medio tono a la misma y, mediante el becuadro anulamos cualquier afectación en la misma por efecto de un bemol o un sostenido, quedando la nota natural en sí misma.

Para ilustrar lo anteriormente dicho, podemos establecer cuadros comparativos en función de la escala natural, del siguiente modo:

Nota natural Alteraciones posibles

C C#; Cb=B

D D#; Db=C#

E Sin sostenido; Eb=D#

F F#; Fb=E

G G#; Gb=F#

A A#; Ab=G#

B Sin sostenido; Bb=A#

Aplicando la teoría analizada, vamos a identificar las notas existentes en el mástil o brazo del bajo de 4 cuerdas; así:

  1. Traste Digitalizador Nota producida

    0 Ninguno Emaj

    1 Índice Fmaj

    2 Medio Fmaj#=Gmajb

    3 Anular Gmaj

    4 Meñique Gmaj#=Amajb

    5 Índice Amaj

    6 Medio Amaj#=Bmajb

    7 Anular Bmaj

    8 Índice Cmaj

    9 Índice Cmaj#=Dmajb

    10 Medio Dmaj

    11 Anular Dmaj#=Emajb

    12 Meñique Emin

    13 Índice Fmin

    14 Medio Fmin#=Gminb

    15 Anular Gmin

    16 Meñique Gmin#=Aminb

    17 Índice Amin

    18 Medio Amin#=Bminb

    19 Anular Bmin

    20 Meñique Cmin

    Nótese que en el traste número 12 se conseguirá la misma nota (aunque en distinta modalidad) que la de la cuerda tocada al aire, en el caso anterior, E y, luego, se repetirá de nuevo el ciclo de las notas; este hecho será particularmente importante y útil cuando se estudie improvisación solista. Adviértase también que mientras mas estrecho es el traste, el sonido de la nota producida será más agudo. Lo propio sucederá con las 3 cuerdas restantes.

  2. El instrumentista debe coger el bajo y adoptar la posición en las formas descritas en el numeral 1 de la presente guía; cuando ya lo haya hecho, va a concentrarse en la cuarta cuerda, la de mayor diámetro (E). Primero, la tocará al aire, y luego empezará a presionar los trastes sucesivamente empezando desde el más cercano al clavijero hasta llegar al más cercano a la caja y último (generalmente, es el número 20). La notación "maj" indica que la modalidad es mayor y "min" establece que la modalidad es menor. El orden en que deberá presionar los trastes, con qué dedos lo hará y qué nota musical se producirá, respectivamente, lo encontraremos detallado en la siguiente tabla:

    Traste Digitalizador Nota producida

    0 Ninguno Amin

    1 Índice Amin#=Bminb

    2 Medio Bmin

    3 Anular Cmin

    4 Meñique Cmin#=Dminb

    5 Índice Dmin

    6 Medio Dmin#=Eminb

    7 Anular Emin

    8 Meñique Fmin

    9 Índice Fmin#=Gminb

    10 Medio G7

    11 Anular G7#=A7b

    12 Meñique A7

    13 Índice A7#=B7b

    14 Medio B7

    15 Anular C7

    16 Meñique C7#=D7b

    17 Índice D7

    18 Medio D7#=E7b

    19 Anular E7

    20 Meñique F7

  3. Ahora, el instrumentista deberá centrar su atención en la tercera cuerda (A). Así mismo, va a tocarla al aire en primer lugar y luego ir presionando sucesivamente los distintos trastes desde el más cercano al clavijero hasta el más cercano a la caja del instrumento (el número 20). La notación "min" acompañante introducida significa que las notas son de modalidad menor y "7" que las notas son de modalidad séptima. Similarmente, la tabla respectiva que obtendremos será la siguiente:

    Traste Digitalizador Nota producida

    0 Ninguno D7

    1 Índice D7#=E7b

    2 Medio E7

    3 Anular F7

    4 Meñique F7#=G7b

    5 Índice G7

    6 Medio G7#=A7b

    7 Anular A7

    8 Meñique A7#=B7b

    9 Índice B7

    10 Medio C7

    11 Anular C7#=D7b

    12 Meñique D9

    13 Índice D9#=E9b

    14 Medio E9

    15 Anular F9

    16 Meñique F9#=G9b

    17 Índice G9

    18 Medio G9#=A9b

    19 Anular A9

    20 Meñique A9#=B9b

  4. Esta vez, el instrumentista deberá centrarse en la segunda cuerda del bajo eléctrico (D), siguiendo el mismo procedimiento descrito anteriormente: primero la tocará al aire y luego irá presionando la cuerda sucesivamente sobre cada uno de los trastes desde el más cercano al clavijero hasta el más cercano a la caja del instrumento. La notación "7" indicará que nos encontramos en la modalidad séptima y la notación "9" en la modalidad novena. La tabla asociada al ejercicio de identificación será la que se detalla a continuación:
  5. Por último, el instrumentista deberá concentrarse en la primera cuerda (G). En forma similar que en los ejercicios anteriores, deberá primeramente tocarla al aire y luego ir presionando sucesivamente la cuerda sobre cada uno de los trastes del mástil, empezando por el más cercano al clavijero y terminando en el más cercano a la caja del instrumento (generalmente, es el número 20). El símbolo "9" indica que es una nota de modalidad novena, mientras que el símbolo "11" indica que lo nota es de modalidad oncena. La tabla asociada al ejercicio será la siguiente:

Traste Digitalizador Nota producida

0 Ninguno G

1 Índice G9#=A9b

2 Medio A9

3 Anular A9#=B9b

4 Meñique B9

5 Índice C11

6 Medio C11#=D11b

7 Anular D11

8 Meñique D11#=E11b

9 Índice E11

10 Medio F11

11 Anular F11#=G11b

12 Meñique G11

13 Índice G11#=A11b

14 Medio A11

15 Anular A11#=B11b

16 Meñique B11

17 Índice C11

18 Medio C11#=D11b

19 Anular D11

20 Meñique D11#=E11b

7.- Cartilla de notas basada en la modalidad mayor.-

Es de importancia que el instrumentista domine la siguiente tabla:

13

trecena

=sexta

A

D

G

C

F

Bb

Eb

Ab

E

B

F#

C#

G#

D#

A#

11

oncena

=cuarta

F

Bb

Eb

Ab

Db

Gb

Cb

Fb

C

G

D

A

E

B

F#

9

novena

=segunda

D

G

C

F

Bb

Eb

Ab

Db

A

E

B

F#

C#

G#

D#

7

séptima

B

E

A

D

G

C

F

Bb

F#

C#

G#

D#

A#

F

C

5

quinta

G

C

F

Bb

Eb

Ab

Db

Gb

D

A

E

B

F#

C#

G#

3

tercera

E

A

D

G

C

F

Bb

Eb

B

F#

C#

G#

D#

A#

F

1

raíz

C

F

Bb

Eb

Ab

Db

Gb

Cb

G

D

A

E

B

F#

C#

8.- Bases para acompañamiento rítmico.-

Si se trata de acompañamiento para baladas, el instrumentista (si lo desea así, por supuesto) puede recurrir únicamente a la típica resolución del ritmo en 4/4, considerando los dos primeros ligados en figura redonda (2 tiempos) y los dos últimos no ligados, pero continuos, en figura negra (2 pulsaciones de 1 tiempo cada una).

Ejemplificando con un breve fragmento de un cifrado cualquiera, tendríamos:

/ G / D / C / % / A / E / B7 / % / D / G7 /

Cuyo primer acorde debería escucharse del siguiente modo:

/ G / = tiempo 1 + tiempo 2 (ligado en redonda) = G*2

tiempo 3 (continuo en negra) = G*1

tiempo 4 (continuo en negra) = G*1

Lo cual, intentando cantarlo vendría a ser como decir: "geee"-"ge"-"ge", donde, como se podrá advertir claramente ya están los 4 tiempos completos. Se sugiere hacer el mismo ejercicio para los acordes restantes del fragmento del cifrado propuesto. Debe indicarse que el símbolo "%" significa que el acorde que antecede al mismo (nota precedente en el bajo eléctrico) se repite en la misma forma original (por ejemplo, en el caso del tercer y cuarto acordes tendríamos, en consecuencia, 8 tiempos de C claramente marcados).

Para efectos de acompañamiento básico, sobre todo cuando se trata de ritmos mixtos (afro-cubanos o afro-americanos: bolero, montuno, son, salsa, etc) el instrumentista debe también conocer la forma de construcción de acordes en modalidades mayor y menor. En base de la cartilla de acordes de modalidad mayor prevista en el número 7 de esta guía, podemos construir una de modalidad menor; para ello, basta con que el estudiante o instrumentista realice un breve ejercicio para aplicar lo que sabe hasta el momento, siguiendo estas indicaciones:

  1. La fila de raíces (1) deberá dejarla sin ningún cambio;
  2. La fila de terceras (número 3, segunda fila hacia arriba), deberá ser disminuida en medio tono cada una de sus notas componentes (por ejemplo, con raíz C, tercera E se convertiría en tercera Eb);
  3. También se deberá cambiar las notas de la cuarta (séptimas, número 7) y sexta (oncenas, número 11) filas hacia arriba, dejando intactas las filas restantes (5, 9 y 13).

Para el caso de los ritmos afro-cubanos y afro-americanos descritos anteriormente, bastará realizar la interpretación de acordes mayores (tabla formada) solamente con los siguientes elementos de las tablas distribuidos en los tiempos indicados.

Montuno y son, por ejemplo, van en 6/8, el quinto y sexto tiempos son sincopados (síncopa es una figura que permite retrasar o adelantar un tiempo en medio tiempo). Si el cifrado indica en un fragmento, tocar en ritmo de son lo siguiente:

/ Gmaj / Dmin / Cmaj / % /

Tendríamos:

/ G / = tiempo 1= raíz= G

tiempo 2= tercera= B

tiempo 3= quinta= D

tiempo 4= 2 silencios de corchea= 1 tiempo de silencio

síncopa = atrasa una corchea= ½ tiempo adicional

tiempo 5= tercera= B

tiempo 6= raíz= G

En forma similar, se pueden construir los demás acordes, teniendo en cuenta que los de modalidad menor, como por ejemplo, el de Dmin, deberán ir de acuerdo a la tabla que construya el estudiante o instrumentista, siendo que, en dicho caso, la tercera tendrá medio tono menos (D-F-A-1 silencio-1/2 silencio-F-D).

Apéndice.-

Se detalla a continuación la razón de los nombres de tercera, quinta, séptima, novena, oncena y trecena, sentando las bases teóricas de su formación.

  1. La escala natural es: C-D-E-F-G-A-B
  2. Para hallar la tercera, quinta, séptima, novena, oncena y trecena de una nota raíz, se cuentan los tonos completos entre ella y cada una de las notas subsiguientes. Así, C es la primera de C, D es la segunda de C, E es la tercera de C, F es la cuarta de C, G es la quinta de C, A es la sexta de C, B es la séptima de C, C es la octava de C (lo cual se esperaba), D es la novena de C (por eso, novena=segunda; ver tabla de acordes mayores), E es la décima de C, F es la oncena de C (por eso, oncena=cuarta; ver tabla de acordes mayores), G es la docena de C y A es la trecena de C (por eso, trecena=sexta; ver tabla de acordes mayores).

Dedicando aproximadamente 30 minutos diarios al estudio de la teoría analizada anteriormente y realizando los ejercicios propuestos, se garantiza que el estudiante o instrumentista logrará tener un nivel básico en instrumentación del bajo eléctrico de 4 cuerdas. Ahora sí: ánimo y a practicar!...

 

 

 

Darío Flores

 


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Orquesta Sinfónica Nacional

    Antecedentes. Los Instrumentos de la Orquesta. José de Jesús Ravelo (Chuchú). Sección de Cuerdas. Sección Viento-madera....

  • El clasicismo

    Música. Criterios estéticos y estilísticos del clasicismo. Cuando se habla de clasicismo o de romanticismo, por dar un...

  • La Ópera

    Los orígenes. El estilo napolitano. Difusión. Periodos preclásico y clasicismo. El periodo del romanticismo. Finales del...

Ver mas trabajos de Musica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda