Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Andragogía




Partes: 1, 2, 3

Libro guía de estudio

  1. Resumen
  2. Datos generales del curso de andragogía
  3. Estructura de la unidad curricular en función de unidades, problemas y temas de indagación
  4. Objetivos y unidades que conforman el curso
  5. La ciencia de la andragogía
  6. La praxis andragógica
  7. Educación de adultos y educación permanente
  8. Anexos

RESUMEN

El trabajo que se expone a continuación, se realizó siguiendo la modalidad investigativa de tipo bibliográfico. Para la consolidación del mismo, se llevó a cabo una exhaustiva revisión de algunos libros elaborados por estudiosos de la Andragogía, tales como: Savicevic, Ludojoski, Bernard, Adam, Knowles, Castro y otros de reconocida relevancia. La investigación se complementó con experiencias andragógicas que ha tenido el autor con estudiantes adultos de nivel superior, las cuales dio a conocer a través de sus escritos previos y ciertos puntos de vista acerca del tema tratado en cada una de las partes de esta obra. Se hace una descripción general de los aspectos más importantes que intervienen en el proceso educativo sobre la base de temas andragógicos como lo son: el estudiante adulto, horizontalidad, participación, características del facilitador andragogo y el proceso orientación-aprendizaje; además, se analizaron argumentos que podrían sustentar a la Andragogía como una ciencia y otros asuntos de interés. El objetivo de este escrito, consiste en ayudar al estudiante participante de la Maestría en Educación Abierta y a Distancia, a ser exitoso en el cumplimiento de las tareas específicas de la unidad curricular Andragogía.

INTRODUCCIÓN

La Educación es Parte de la Naturaleza del Ser Humano, es una hipótesis plenamente demostrada. Del análisis de dicha proposición, puede inferirse que el proceso educativo del hombre se desarrolla básicamente en el ambiente creado por la interacción de dos factores complejos: (1) la adquisición de conocimientos acumulados por generaciones precedentes y (2) satisfacción de necesidades básicas.

Durante casi toda su vida, el hombre procura alcanzar objetivos y metas que le permitan convertirse en un individuo eminente como profesional y sobresaliente en asuntos morales y éticos; materias que, por lo general, se relacionan con propósitos de crecimiento económico y de interacción comunitaria. Esta concepción enfatiza en la participación consciente, oportuna, pertinente, permanente, activa y organizada de la población en diferentes instancias de decisiones del grupo social.

El mundo cambia en forma acelerada, modificando nuestros hábitos de vida de manera sorprendente; esto determina, en cada persona, un aumento considerable de sus expectativas en lo que se refiere a educación, planificación del futuro, aspiraciones, estatus, responsabilidad e ingresos suficientes.

En el campo de la docencia, los progresos se manifiestan, por lo general, en forma casi paralela a los avances científicos, tecnológicos y económicos; ésta es una entre muchas otras razones por las que el hombre desea adquirir más conocimientos y aptitudes que le permitan acceder, con éxito, a un bienestar mayor. Esta constante búsqueda de equilibrio en la sociedad origina una demanda educativa, cada vez mayor, capaz de garantizarle al individuo un aprendizaje permanente.

La persona adulta siente el deseo de aprender en función de todo aquello que le interesa; piensa que debe y tiene que responder con acierto a las variadas exigencias que le impone la compleja sociedad en la cual interactúa. Esta necesaria aspiración se sustenta, entre otros factores, en la siempre mayor esperanza de vida, en Venezuela 71 años en el hombre y 76 años en la mujer, lo cual es una de las numerosas consecuencias que han resultado del avance sostenido y permanente de la ciencia y la tecnología. Es un hecho reconocido por todos, que el estudiante adulto, en general, tiene una gran capacidad para aprender y que posee, además, una extensa y fértil experiencia.

El adulto es capaz de dirigir su vida y de conformar su entorno sobre bases razonables, limitaciones, deseos, fortalezas, compromisos y necesidades. Para poder lograr objetivos y superarse, tiene que aprender mucho más allá del ámbito cognoscitivo: modos de actuar, habilidades, destrezas, aptitudes y técnicas que él requiere para participar en forma oportuna, activa y efectiva en el diseño y desarrollo de sus condiciones de vida y esfera profesional. El adulto de nuestra era está plenamente convencido de la necesidad de continuar aprendiendo durante toda su existencia; decide libremente qué estudiar, dónde, cuándo y cómo realizar su actividad de aprendizaje. Pero no sólo se limita a participar, sino que también exige un marco teórico de referencia apropiado con metodología, praxis y ambiente que se adapten a su correspondiente proceso educativo; es decir, el adulto aprendiz necesita, y le es imprescindible aprender según los principios que norman a la Andragogía.

La fundamentación teórica de la Andragogía permite establecer una praxiología de carácter democrático por la horizontalidad de la interacción y por la forma de participación basada en una relación de cooperación mutua de las partes integrantes de la respectiva actividad de aprendizaje. La horizontalidad y participación son técnicas que facilitan a los participantes adultos ser corresponsables, entre otros factores, del desarrollo de todas las etapas que conforman su proceso educativo.

El quehacer de la educación de adultos es la expresión más amplia y completa del concepto de aprendizaje voluntario, puesto que interactuar con suficiente autonomía, sin presiones y disponer de facilidades para adquirir conocimientos, aptitudes, habilidades y destrezas con el fin de lograr objetivos y metas ampliamente discutidos, planificados y programados conjuntamente de manera pertinente y oportuna, está libre de toda condición obligatoria.

La unidad curricular Andragogía, que está incluida en el Diseño Curricular de la Maestría en Educación Abierta y a Distancia, de la Universidad Nacional Abierta, (UNA), ofrece al participante, entre otras actividades relevantes, la oportunidad de meditar y reflexionar en torno a los hechos, hipótesis, experiencias, logros y pruebas con las cuales se intenta justificar la Andragogía como la ciencia y arte de la educación de adultos. La concepción y estructuración de la asignatura mencionada, se orientan hacia la modalidad a distancia con ciertos momentos presenciales. Los elementos que la conforman, representan puntos de apoyo en la búsqueda del conocimiento que deberá profundizarse durante el desarrollo de la Maestría y a través de actividades propias de la línea de investigación correspondiente.

Andragogía está conformada por: (a) Libro Guía de Estudio (b) Plan de Curso (c) Selección de Lecturas y (d) Libros Textos. Este Libro Guía de Estudio y el Plan del Curso, contienen información relevante para el participante, especialmente en lo que se refiere a fundamentos teóricos, actividades de aprendizaje, objetivos, temas de investigación y plan de evaluación, entre otros aspectos de interés. En general, los dos documentos señalados, están destinados a orientar al estudiante durante todo el proceso de auto-aprendizaje de la unidad curricular referida.

El Libro Guía de Estudio, está estructurado de la siguiente manera: Resumen, Introducción, Datos Generales del Curso de Andragogía, Algunos Conceptos y Definiciones, Objetivos y Unidades que Conforman el Curso, Educación de Adultos y Educación Permanente, La Ciencia de la Andragogía, La Praxis Andragógica, Anexos, Bibliografía General y Selección de Lecturas. Los Anexos son: (1) Propuesta de una Definición Unificadora de Andragogía y (2) Observaciones y Comentarios más Importantes en Torno a los Fundamentos Legales y otros Documentos Relevantes de la Educación de Adultos.

La Selección de Lecturas puede constituir un apoyo documental importante en la ampliación del marco teórico necesario para la elaboración de los trabajos individuales que se asignan como actividades de evaluación. Dichas lecturas, que son algunos capítulos de interés de trabajos de investigación realizados por andragogos reconocidos, estarán incluidas en el último capítulo del Libro Guía de Estudio.

Los Libros Textos son cuatro (4) publicaciones de autores eminentes en la disciplina científica Andragogía, que estarán a la disposición de los estudiantes participantes en las bibliotecas de los Centros Locales de la UNA; consultar los contenidos de dichos libros, será de mucha utilidad para cumplir con los requisitos del curso.

II

DATOS GENERALES DEL CURSO

DE ANDRAGOGÍA

Aunque en el Plan de Curso se trataron algunos aspectos contenidos en este capítulo, es conveniente referirlos nuevamente dada su importancia como material de información útil para el participante.

A). Denominación: Andragogía

B). Autor: Dr. Adolfo Alcalá

C). Código: 805

D). Unidades Crédito: 2 UC.

E). Dirigido a: Participantes de la Maestría

en Educación Abierta y a Distancia de la UNA.

F). Duración: 1 Mes (4 semanas) o 1 Semestre (16 semanas) según el diseño curricular a utilizarse

G). Cupo: 100 participantes

H). La administración del curso de Andragogía tiene como uno de sus propósitos aplicar estrategias específicas de la Educación a Distancia, a través de materiales instruccionales, orientaciones, talleres y asesorías que faciliten el aprendizaje de dicha Unidad Curricular.

I). La Andragogía, se ofrecerá y administrará como uno de los Cursos que conforman el semestre I de la Maestría en Educación Abierta y a Distancia.

J). Para participar en los estudios de postgrado, el aspirante debe haber concluido el pregrado (licenciatura).

K). La permanencia y culminación exitosa del curso de Andragogía depende de la capacidad de motivación, dedicación y constancia del participante y especialmente del énfasis que ponga en las actividades de investigación, diseñadas para el logro de los objetivos propuestos.

L). Modalidad: A distancia; con dos (2) actividades presenciales.

M). La Unidad Curricular en referencia, básicamente, se desarrolla utilizando cuatro (4) clases de materiales:

  1. Libro Guía de Estudio.
  2. Plan de Curso.
  3. Selección de Lecturas.
  4. Libros Textos

N). Es conveniente que el participante inicie su estudio leyendo, con la debida atención, el Libro Guía y el Plan de Curso, para obtener información adecuada y suficiente relacionada con los diferentes aspectos de la unidad curricular mencionada que han sido presentados en los instrumentos en referencia. Se le sugiere realizar, posteriormente, las lecturas contenidas en el último capítulo del Libro Guía, los Libros Textos y cumplir las Actividades Recomendadas. De igual manera, es necesario que el participante analice y entienda a cabalidad la parte que se refiere a la Evaluación, contenida en el Plan de Curso, ya que la misma se diseñó con el propósito de observar su progreso y apoyarlo eficazmente durante el correspondiente proceso de autoaprendizaje.

III

ESTRUCTURA DE LA UNIDAD CURRICULAR EN FUNCIÓN DE UNIDADES, PROBLEMAS Y TEMAS DE INDAGACIÓN

  1. El presente material instruccional se elaboró con la intención de ofrecer al estudiante, participante de la Maestría, un instrumento que lo ayude a reflexionar e indagar sistemáticamente asuntos relacionados con aspectos de relevancia educativa y los fundamentos científicos básicos que sirvan para tratar de consolidar la Andragogía como la Ciencia y Arte de la Educación de Adultos.
  2. La estructura de la Unidad Curricular Andragogía está integrada por tres (3) unidades, capítulos o partes, de las cuales las dos (2) primeras comprenden, cada una, un (1) problema y la tercera comprende dos (2) problemas; a su vez, cada problema se complementa con temas de indagación tal como se muestra en el gráfico que se presenta en la página siguiente.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Figura 1.

Fuente: Diseño del Dr. Adolfo Alcalá. 1999.

  1. PROBLEMAS DE INVESTIGACIÓN. Consisten en ciertas cuestiones, relacionadas con Andragogía y Educación Permanente que los participantes deben resolver aplicando metodología científica.
  2. TEMAS DE INDAGACIÓN. Se refieren a determinados tópicos que deben ser investigados, en forma breve, por el participante. La información que obtenga puede ayudarlo en forma efectiva en investigaciones, de mayor contenido y profundidad, relacionadas con los problemas planteados en cada unidad.
  3. LÍNEA DE INVESTIGACIÓN. Es una organización académica abierta con estructura horizontal, mediante la cual un equipo de docentes, profesionales egresados y estudiantes, interaccionan sistemáticamente en función de un área de disciplina científica determinada del saber, a fin de lograr los objetivos de transmitir lo investigado, generar nuevas aplicaciones de lo aprendido y producir conocimientos alrededor de dicha área. (Alcalá, 1995).
  4. LÍNEA DE INVESTIGACIÓN ANDRAGOGÍA.
  1. Es una organización académica abierta con estructura horizontal, mediante la cual un equipo de docentes, profesionales egresados y estudiantes, interactúan sistemáticamente en función de la disciplina científica Andragogía con el fin de trasmitir lo investigado, generar nuevas aplicaciones de lo aprendido y producir conocimientos alrededor de dicha disciplina. (Alcalá, 1995).
  2. La administración de la unidad curricular Andragogía, está adscrita a la línea de investigación Andragogía.
  1. ALGUNOS TEMAS DE INVESTIGACIÓN.
  1. Educación de Adultos. Evolución, Características y Tendencias.
  2. Estrategias para Facilitar el Aprendizaje del Adulto.
  3. Enfoques Funcional, Tradicional y Psico-social de la Educación de Adultos.
  4. Principios Andragógicos.
  5. Teoría y Praxis Andragógicos.
  6. Los Participantes de la Actividad Andragógica.
  7. Andragogía y Pedagogía.
  8. La Facilitación del Aprendizaje en las Instituciones Andragógicas.
  9. Andragogía y Educación a Distancia.
  10. La Evaluación en la Educación de Adultos.
  11. La Educación de Adultos en Venezuela.

I. ALGUNAS TAREAS TÍPICAS DEL FACILITADOR DEL APRENDIZAJE EN UN SISTEMA DE EDUCACIÓN A DISTANCIA (SEAD).

Según Raúl González (1998), las más importantes son:

  1. Propiciar ambientes favorables para el desarrollo del proceso de aprendizaje.
  2. Elaborar material autoinstruccional para el aprendizaje en SEAD.
  3. Administrar el proceso de evaluación en el contexto SEAD.
  4. Asesorar en el desarrollo del aprendizaje en SEAD.
  5. Aplicar modelos de instrucción adecuados a la SEAD.
  6. Desarrollar la motivación en el adulto en situación de aprendizaje en SEAD.
  7. Evaluar periódicamente los instrumentos de aprendizaje a fin de lograr su enriquecimiento y actualización.
  8. Realizar investigaciones relacionadas, preferiblemente, con el SEAD.
  1. PRINCIPALES ACTIVIDADES DEL PARTICIPANTE EN UN SISTEMA DE EDUCACIÓN A DISTANCIA. (SEAD)

Raúl González (1998) afirma que son:

  1. Estudiar sin dejar de atender sus responsabilidades familiares, laborales y sociales.
  2. Conducir su aprendizaje con persistencia, autonomía y efectividad.
  3. Estudiar en el tiempo, lugar y ambiente que más se adapten a sus requerimientos personales.
  4. Utilizar métodos, técnicas e instrumentos de estudio que le permitan planificar, programar y controlar su proceso de aprendizaje.
  5. Asumir situaciones riesgozas, desarrollando actitudes de reto sistemático y permanente que le faciliten ser creativo y objetivo ante problemas poco comunes.
  6. Realizar actividades enmarcadas dentro del proceso de investigación científica.

IV

OBJETIVOS Y UNIDADES QUE CONFORMAN EL CURSO

Al finalizar el curso de Andragogía, el participante estará en capacidad de propiciar innovaciones en las características del adulto en situación de aprendizaje, los argumentos que sustentan a la Andragogía como una ciencia y los ambientes de la praxis andragógica.

OBJETIVO TERMINAL

A continuación se presentan las unidades y sus correspondientes objetivos instruccionales. El logro de los mismos, hará posible alcanzar el objetivo terminal del curso.

Unidad 1.

EDUCACIÓN DE ADULTOS Y EDUCACIÓN PERMANENTE

Objetivo (a): Analizar las principales características bio-psico-sociales y ergológicas que permiten ubicar la adultez como una fase de la vida del hombre.

B UNIDADES Y OBJETIVOS INSTRUCCIONALES

Objetivo (b): Determinar los procedimientos metodológicos y los ambientes más adecuados a las condiciones del adulto en situación de aprendizaje.

Unidad 2

LA CIENCIA DE LA ANDRAGOGÍA

Objetivo (a): Analizar aspectos relacionados con: ideas, teorías, principios, hipótesis, conceptos, definiciones, criterios y pensamientos que sustentan a la Andragogía como una ciencia.

Objetivo (b): Comparar, previo análisis, los conceptos, ideas y planteamientos más relevantes de Knowles, Adam, Castro, Bernard y Villarroel, relacionadas con la Andragogía.

Objetivo (c): Determinar las principales características de la ciencia que le dan sustento a la Andragogía para considerarla como ciencia de la Educación de Adultos.

Unidad 3

LA PRAXIS ANDRAGÓGICA

Objetivo (a): Determinar el papel que corresponde desempeñar al participante de un proceso andragógico.

Objetivo (b): Determinar el papel que corresponde desempeñar al facilitador de un proceso andragógico.

En el diagrama que se muestra a continuación se representa la estructura general de la Unidad Curricular, objeto de estudio, número de unidades y objetivos instruccionales que la conforman.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Figura 2.

Fuente: Diseño del Dr. Alcalá. 1999

V

EDUCACIÓN DE ADULTOS Y EDUCACIÓN PERMANENTE

Se justifica diseñar un modelo que se ajuste a las características del adulto en situación de aprendizaje?

Para darle una probable solución al problema planteado, es conveniente revisar algunas teorías, hipótesis, ideas, conceptos, definiciones y conclusiones a las que han llegado los más relevantes investigadores de la Educación de Adultos y la Educación Permanente.

PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN 1

  1. Las teorías relacionadas con la psicología del niño y del adolescente, así como aquellas que le dan sustento científico a la Pedagogía han sido ampliamente utilizados en el diseño de una cantidad considerable de planes y programas de Educación de Adultos; este enfoque metodológico, no ha dado los resultados esperados.

    Está plenamente demostrada la hipótesis con la cual se afirma que la Educación de Adultos presenta diferencias teóricas y prácticas fundamentales con respecto a la educación de párvulos y jóvenes adolescentes. Estas discrepancias surgen de investigaciones interdisciplinarias pertinentes con la educación del hombre en las etapas mencionadas, incluyendo disposiciones legales.

    Como ejemplo, se puede citar que en Venezuela el derecho a la educación de niños y adolescentes es diferente al derecho a la Educación de los Adultos. El problema de mayor trascendencia que ha tenido la Educación de Adultos, en su esfuerzo permanente por lograr un desarrollo orientado a sustentarla como una ciencia, es el hecho de estar supeditada a los conceptos, definiciones, principios, hipótesis, leyes, modelos y métodos de la educación del niño. Es absolutamente contradictorio hablar de la pedagogía de adultos.

  2. INTRODUCCIÓN

    Tradicionalmente la educación solía definirse como un proceso por medio del cual la sociedad transmitía a sus nuevos miembros, a través de instituciones docentes, conocimientos, lineamientos y directrices que les servían como normas e instrumentos de desempeño en su diario quehacer. Lo anterior significa que la educación comprendía patrones de comportamiento, previamente establecidos por grupos de mayor experiencia, que debían ser asimilados y puestos en práctica por estudiantes cuyas edades oscilaban entre los extremos de las dos etapas mencionadas.

    De lo dicho se deduce que aprenden niños y jóvenes adolescentes y enseñan los adultos. Los maestros, muchas veces sin credenciales académicas ni experiencia profesional, adscritos a la escuela, eran los encargados de impartir la educación; posteriormente, los estudiosos del acto educativo se preocuparon por investigar la forma más adecuada de enseñar, surgiendo así la Pedagogía que puede definirse como el arte y la ciencia de enseñar a los niños (Pedagogía es una palabra formada por las voces griegas paidos: niño y ago: conducir, guiar).

    El alcance de la Pedagogía es limitante y restringido ya que circunscribe la educación a los primeros años de la vida y no considera las variables específicas que caracterizan el proceso educativo del hombre adulto en sus diferentes etapas. Educar al adulto y establecer la manera más efectiva de hacerlo, ha sido preocupación permanente de una buena cantidad de docentes investigadores quienes, a través de sus escritos, han formulado proposiciones, ideas, conceptos y planteamientos relacionados con la teoría y praxis a seguir en dicho proceso.

    Los principales resultados de esas indagaciones se refieren básicamente a los fundamentos científicos que sustentan la Educación de Adultos, los factores relevantes que definen la adultez y los métodos, modelos, técnicas y estrategias que deben aplicarse, en ambientes adecuados, a través de todo el proceso de relacionar al estudiante adulto con los conocimientos; los aspectos mencionados, entre otros, son de importancia trascendente tanto para el teórico como para quien se desempeñe como Educador de Adultos.

  3. EDUCACIÓN

    Félix Adam, ampliamente conocido por su incansable dedicación al estudio de la Educación de Adultos, presentó un trabajo titulado: Andragogía Ciencia de la Educación de Adultos, en 1970, durante las deliberaciones del Primer Congreso Interamericano de Educación de Adultos celebrado en Venezuela. En esa oportunidad, dio a conocer los fundamentos que sustentan la nueva disciplina científica; los cuales, una vez discutidos por los educadores asistentes, fueron aprobados en su totalidad.

    Adam, considera que la educación no debe ser la imagen de una sociedad sino que la misma es función de los intereses del educando. En sus planteamientos, no presenta modelos preestablecidos, sino conclusiones de investigaciones que pudieran enriquecer comportamientos, aptitudes y el condicionamiento de la conciencia del hombre en términos de su probable futuro. El adulto acepta o rechaza, es decir, toma decisiones en base a sus fortalezas, debilidades, experiencias e intereses como individuo; lo anterior le permite, entre otras ventajas, decidir sobre las particularidades inherentes a la educación que se le debe impartir.

    El niño y el adolescente son realidades de acciones concretas y dinámicas diferentes a la existencia efectiva que, por lo general, se percibe en el adulto, cuyas características se definen y varían en el tiempo y el espacio. Todas esas realidades existenciales son: biológica, psicológica, ergológica, social y legalmente distintas, en estructura y comportamiento, a las de los párvulos.

  4. UN EDUCADOR

    Considerado como un ser normal, el adulto es todo individuo (hombre o mujer) que: (a) desde el punto de vista físico, conformó un todo corporal definitivo, (b) biológicamente, concluyó su crecimiento, (c) psíquicamente, logró adquirir conciencia de sí mismo, de sus semejantes y del desarrollo de su inteligencia, (d) en lo que se refiere al sexo, alcanzó su capacidad genésica, (e) socialmente, tiene derechos y deberes ciudadanos y, con frecuencia, toma decisiones con plena libertad, (f) económicamente, se incorpora a tareas productivas, creadoras y promotoras, muchas veces, de cambios pecuniarios y (g) en lo que se relaciona con la educación, el adulto está capacitado para gestionar su propio aprendizaje, para interesarse en la búsqueda de conocimiento y para tratar de adecuar lo aprendido a la realidad existente en el ambiente en que le toca actuar.

  5. ADULTO
  6. ADULTEZ

Puede definirse como la plenitud vital que el hombre logra obtener en un determinado momento de su existencia. Por lo general, es notoriamente variable según las características de los pueblos. El ser humano se hace adulto a través de un complejo proceso de integración de sus condiciones biológicas, psicológicas, mentales, ergológicas, sociales y jurídicas. La plenitud vital comúnmente se suele definir expresando que es la capacidad del adulto de procrear, de participar activamente en el trabajo productivo, de asumir con seguridad y entereza sus responsabilidades y de ejercer con firmeza, decisión y adecuada conciencia, sus derechos y los de su grupo social.

  1. Adultez Biológica. Es el total desarrollo anatómico y fisiológico de todos sus órganos y de las respectivas facultades de funcionamiento. La característica de mayor relevancia es la capacidad de reproducción; por lo general, comienza hacerse presente entre los 12 y 15 años de edad, en cuyo lapso son bastante evidentes ciertas manifestaciones fisiológicas específicas tanto en el hombre como en la mujer.
  2. Adultez Psicológica. Se puede precisar por el desarrollo en grado máximo de las actividades psíquicas. Las funciones intelectuales, emocionales y cognitivas adquieren gran intensidad, amplitud y funcionalidad. La edad promedio de inicio de esta etapa se ubica entre los 15 y 20 años. El ser humano logra tener criterio: (1) de sí mismo, (2) de su condición como persona y (3) del mundo que lo rodea. En este lapso, tiene aptitudes suficientes para enfrentar lógicamente problemas de mediana complejidad y de frecuente aparición en el quehacer de la vida diaria. El acopio de experiencias vividas en sus primeros años, resultantes de hechos trascendentes, tales como: inhibiciones, esperanzas, éxitos, fracasos, afectos y represiones, se manifiestan con agudeza e influyen notoriamente en su conducta. Por lo general es poseedor de una escala particular de valores tal que las actitudes manifiestas y los comportamientos desarrollados durante su existencia, responden a esa escala que por lo general se sustenta en la educación adquirida, los roles desempeñados y las responsabilidades asumidas en sus vidas personal y profesional. El objetivo fundamental del adulto consiste en lograr sus deseos, necesidades, anhelos, proyectos y ambiciones; esto se pone en evidencia, a través de sus variadas manifestaciones. Conocer la adultez psicológica implica dar la debida importancia a la comprensión del hombre como tal. Se caracteriza por la actuación responsable de un ser que sabe lo que hace, que conoce muy bien las razones para hacer lo que hace, y que está plenamente consciente de todos los efectos que se pudieran derivar como consecuencia de su conducta habitual.
  3. Adultez Sociológica. Para su estudio, pueden considerarse las variables siguientes: (1) trabajo, (2) participación social (política y ciudadana) y (3) responsabilidad jurídica. En Venezuela, la edad mínima establecida para que el ser humano forme parte, legalmente, de la fuerza laboral es de 16 años; siendo en este caso la jornada de trabajo correspondiente, de 6 horas diarias. En lo que se refiere a las aptitudes intelectuales y físicas, el adulto, por lo general, ha adquirido experiencia suficiente para subsistir frente a ciertos retos que le impone la sociedad, con libertad, independencia y capacidad personal. Su participación activa en problemas laborales, políticos y en situaciones inherentes a su entorno social, demuestran niveles elevados de madurez: psicológica, ergológica y sociológica. Orientación, organización, desenvolvimiento y construcción del futuro, dependen básicamente de la experiencia y responsabilidad del adulto para tomar decisiones pertinentes, oportunas y propias. Esto puede interpretarse como la parte de su desarrollo total referida al ámbito social. La adultez sociológica comprende también la actuación política, que constituye un factor de mucho peso específico en Venezuela. El adecuado conocimiento de aspectos económicos y sociales orientan su comportamiento en lo que se refiere a ciertos asuntos ciudadanos, hecho que permite ajustar su actitud frente a los procedimientos normativos existentes en la comunidad a la cual pertenece. La sociedad, entendida como un cuerpo social bien organizado para regular, entre otras funciones, la vida comunitaria, concede a los adultos el derecho a intervenir en algunos asuntos políticos entre los cuales se destaca permitirle elegir libremente, sin presiones ni amenazas, los poderes que conforman al Estado. Con relación a la Adultez Jurídica es importante aclarar que este aspecto no es potestad del hombre como individuo, sino que es la sociedad quien la determina y confiere en forma taxativa, con claridad y precisión. La carta fundamental, en la mayor parte de los países, a nivel planetario, imparte al hombre derechos y libertades, le impone deberes, le señala sus responsabilidades y le concede algunas excepciones a lo largo de las diferentes etapas de su vida.
  4. Adultez intelectual. Los aspectos de mayor relevancia relacionados con este tipo de adultez son: (1) A medida que el adulto evoluciona hacia la edad madura, adquiere mucha facilidad para aprender, siendo esto una de las consecuencias de sus desarrollos biológico y mental. Varios investigadores están de acuerdo en afirmar que el ser humano en este lapso, en lo que se refiere al aspecto intelectual, alcanza la etapa de las operaciones formales; en consecuencia, las principales funciones orgánicas, relacionadas con el intelecto, adquieren su máxima amplitud, coherencia y funcionalidad. (2) Cuando el adulto logra alcanzar madurez, es capaz de:
  • Tener una percepción clara y realista del mundo.
  • Diferenciar y utilizar eficazmente los objetos de su entorno.
  • Extender la vida de relación más allá de su ambiente social.
  • Resolver con éxito las situaciones problemas.

· Adaptar su conducta personal con visión de existencia efectiva y objetiva. (3) En esta etapa, el adulto demuestra un agudo sentido crítico y reflexivo, cualidad que le permite analizar exhaustivamente situaciones de diversa índole. (4) Posee suficiente disciplina mental que le posibilita buena capacidad de abstracción, concisión, consistencia y claridad en el lenguaje, adecuado razonamiento lógico y excelente actitud crítica frente a la calidad del proceso educativo. (5) El adulto maduro tiene:

  • Mayor disposición para la atención voluntaria.
  • Capacidad inquisidora de razonamiento.
    • Suficiente destreza para relacionar vivencias con nuevos conocimientos, incorporándolos a su vida de manera permanente; proceso éste que el adulto muy joven, con frecuencia, no logra realizar por falta de suficientes experiencias vitales en lo que se refiere a aprendizajes recientes. (6) La madurez del adulto es algo difícil y complejo de definir; sin embargo, algunos autores estudiosos del tema, opinan lo siguiente:
  1. Havinghurst, citado por Knowles (1985), divide la edad adulta en tres fases e ilustra los cambios que deben ocurrir en ellas; estas son:
  1. Primera edad adulta (18 a 30 años). Es común que en esta fase: forme una familia, eduque a los hijos, asuma una responsabilidad civil y seleccione un grupo social compatible.
  2. Edad media adulta (30 a 55 años). Por regla general, es capaz de: lograr una responsabilidad social y cívica como adulto, establecer y mantener un nivel de vida económico y aceptar y adaptarse a los cambios fisiológicos de la mediana edad.
  3. Madurez posterior (de 55 años en adelante). En resta última fase, es muy posible que pueda: adaptarse a la disminución de la fuerza corporal y el decaimiento de la salud, encarar situaciones económicas, familiares y sociales y encontrar soluciones a los variados problemas comunes de su avanzada edad.
  1. Sebastián Díaz (1994), al referirse a la educación del adulto maduro expresa:

"A diferencia de las demás especies animales, desde el punto de vista educativo, podríamos distinguir tres grandes períodos en la evolución de la especie humana:

  1. Infancia o niñez
  2. Adolescencia o período transitorio
  3. Adultez:
  • joven
  • madura
  • avanzada
  • ancianidad

En este sentido, se considera que la organización escolarizada de la educación debe cambiar o ampliar sus objetivos de la siguiente manera:

  1. Desde el nacimiento hasta los siete (7) años de edad, la educación hará énfasis en el entrenamiento y adiestramiento del desarrollo de las habilidades psíquicas y motoras y el enriquecimiento de los aspectos afectivos y comunicacionales (responsabilidad familiar).
  2. Desde los siete (7) años a los doce (12) años, el énfasis estará en el desarrollo de las funciones mentales a través de la observación y manipulación de objetos concretos con el fin de despertar curiosidad que conduzca a incipientes investigaciones. El carácter instruccional que predomina actualmente debe limitarse exclusivamente a la lectura, escritura y nociones numéricas, siempre que en el niño exista espontáneamente un interés por lograr estas habilidades (responsabilidad familiar-docente: Instituto de Educación Básica).
  3. Desde los doce (12) años hasta los veinte (20) años, el proceso educativo hará énfasis en el aspecto instruccional tomando como base la aparición de los procesos formales del pensamiento, lo que permite que el adolescente, previamente entrenado en la etapa anterior, interprete razonadamente los fenómenos sociales, matemáticos, físicos, químicos, artísticos, literarios, geográficos, históricos, naturales; en fin, los desarrollos científicos y tecnológicos relacionados con el progreso y supervivencia de la especie (auto-responsabilidad y proceso orientador del docente: Instituciones de Educación Media).
  4. Desde los veinte (20) a los treinta (30) años, el énfasis estará dirigido a la profesionalización, profundizando el aprendizaje científico avanzado con el propósito de perfeccionar o crear nuevos conocimientos, que aseguren un mejor bienestar a la estructura social y, en consecuencia, la supervivencia de la especie (auto-dirección educativa: Institutos Universitarios y de Educación Superior).
  5. Desde los treinta y cinco (35) años en adelante, el énfasis será en dar oportunidades de estudio a quienes por cualquier circunstancia no se hayan beneficiado del sistema regular o que habiéndose beneficiado deseen perfeccionar sus conocimientos, reciclarlos, actualizarlos o satisfacer sus necesidades intelectuales en otras áreas del conocimiento.

Una de las paradojas de la civilización actual, es que por un lado se aumenta la expectativa de vida y por el otro se disminuye el límite de las opciones de los seres humanos. Se prolonga la existencia de los hombres y se les retira del trabajo por prolongar esa existencia. Se ha introducido un elemento matemático que irrumpe la capacidad creadora o productiva ya que los sistemas de seguros consideran "riesgo" proteger a un hombre que pasa de cierto límite de edad. Por otro lado, los jóvenes empujan en búsqueda de trabajo y de oportunidades y en lugar de aumentarse la capacidad entera de la sociedad, la imaginación colectiva y las diversidades de la acción, se reduce por una decisión irrevocable la participación de la gente de edad madura.

Para que los de edad madura sean dignos del diálogo con los jóvenes tienen que estar a la altura intelectual de la época, no pueden quedarse detenidos en el ayer, haciendo de la nostalgia filosofía permanente, sino generando de cada experiencia una interpretación del futuro. La tensión intergeneracional no es sana para una sociedad. Pero es inevitable cuando no hay un compromiso aceptable entre las ideas, las creencias, los sentimientos y los valores de los que entran y salen del escenario".

  1. ¿ES NECESARIO EDUCAR AL ADULTO?

En los tiempos actuales, está bastante bien justificada la actividad que conlleva la función de educar al hombre, especialmente en lo que se refiere a prestarle adecuada y suficiente ayuda en su permanente búsqueda del saber y en orientarlo en forma efectiva para que se decida con firmeza y seguridad a transitar los difíciles caminos del progreso material y espiritual.

Existen muchas y variadas razones que podrían fundamentar la necesidad de educar a los adultos; pero sólo se hará referencia a tres de ellas, considerando al hombre: (a) como individuo, (b) como ser social y (c) como factor económico.

(a) El Hombre como Individuo

Desde este punto de vista, el ser humano: siente, padece, aspira, desea, tiene necesidades y manifiesta múltiples intereses. La actitud del hombre es una limitante muy importante en el logro de sus objetivos y metas individuales. La adolescencia, es una etapa que transcurre entre deseos, conflictos, realidad e incertidumbre.

Generalmente, las aspiraciones pueden hacerse concretas en función de las posibilidades que le ofrecen la familia, el medio, las circunstancias y las actitudes y aptitudes personales, deseos que sólo un pequeño grupo de jóvenes pueden ver cristalizados, por lo general, con la culminación de sus estudios técnicos o universitarios.

El hombre necesita adquirir conocimientos y renovarlos rápido y permanentemente para no sustraerse del incesante proceso de cambio social, científico y tecnológico que, de manera acelerada, experimenta nuestro mundo.

La educación de adultos debe ofertar un amplio espectro de posibilidades, medios y servicios para satisfacer los variados intereses del ser humano. Se hace muy necesaria para que el hombre no esté atado al pasado, viva a plenitud el presente y se proyecte al futuro bien preparado, con mucha seguridad, gran entusiasmo e inconmensurable optimismo.

(b) El hombre como ser social

  1. La época histórica que nos ha tocado vivir se caracteriza, entre otros aspectos relevantes:
  • por una explosión demográfica nunca antes observada y
  • por una gran manifestación, súbita y de suficiente celeridad vital, de la actividad relacionada con el saber. La primera es característica, casi general, de los países en vías de desarrollo y la segunda es un indicador constante, permanente y sostenido de las naciones avanzadas.

Los factores mencionados repercuten de manera contundente en la educación de adultos y, en forma muy particular, en el diseño de los contenidos programáticos de los sistemas de enseñanza y de aprendizaje regulares. Si se acepta que a medida que aumenta el conocimiento debería aumentar el contenido de los planes y programas, entonces tendría que incrementarse el tiempo dedicado al estudio.

Esta posición induce a pensar que a la educación, además de planificarse y programarse, debe dársele carácter prospectivo. La problemática que determina la deserción escolar, ocasionada por varias causas bien estudiadas y, por lo general, observada en los primeros años de la vida del ser humano, plantea una situación muy grave que amerita una solución urgente como es la de ofrecer al adulto momentos factibles suficientes, oportunos y pertinentes para que pueda aprender lo que no le fue posible durante su infancia o adolescencia; esto último, debería ser una función imperativa categórica de la sociedad.

  1. Si se considera como un problema social bastante preocupante la manifiesta incapacidad del sistema regular para cubrir a cabalidad las aspiraciones básicas educativas de la población, es peor el hecho de que la praxis asociada a dicho sistema, por su insuficiencia, improvisación memorización, repetividad y baja calidad del conocimiento impartido, no satisface las demandas del conglomerado para prepararse adecuadamente en diferentes profesiones u oficios. La educación de adultos debe combatir esa indeseable realidad para salvar al hombre de la ignorancia y conducirlo con éxito seguro y promisor por los variados senderos del desarrollo científico y cultural (social, económico, político, telúrico o tecnológico); para ello se requiere una rápida adaptación del hombre a la aparición, muchas veces bruscas e inesperadas, de novedosas y sorprendentes situaciones problemáticas. El cambio fractura el equilibrio existente en una sociedad y determina el tránsito de un estado social establecido a otro diferente; lo expresado, significa básicamente el reemplazo de lo viejo por lo nuevo. La sociedad y el individuo son agente y objeto de dicha ruptura, que la mayoría de las veces es fuente de asuntos delicados y complejos de dinámica de grandes grupos de personas. La educación de adultos, bien planificada, adecuadamente programada, administrada gerencialmente y conceptualizada científicamente, puede servir para minimizar las tensiones del cuerpo social, para comprenderlo como sistema complejo y para evitar la desaparición de comunidades, pueblos, culturas y sociedades.

(c) El Hombre como Factor Económico

  1. La educación puede considerarse como un bien de demanda permanente, masiva y creciente. Los economistas afirman que la educación es una inversión y un consumo que el hombre necesita para su desarrollo y beneficio posterior; de igual manera, sostienen que la educación parece ser el único bien de consumo que no está influido por los efectos de la ley de utilidades decrecientes. El planteamiento anterior permite concluir que el adulto necesita educarse en forma permanente. La hipótesis precedente tiene sustento en el siguiente hecho, casi constante, de la dinámica de los grupos sociales: mientras más educadas son las personas, más educación desean adquirir.
  2. Es imposible separar el desarrollo técnico y científico de la vida social del hombre, por cuanto casi toda su actividad surge como consecuencia de ese proceso. El progreso científico se hace tangible en forma duradera, cambiante, ascendente y acelerada. Los objetivos, metas y fines de la educación, por lo general, no avanzan con la celeridad de ese desarrollo, lo cual determina que con la asistencia a escuelas básicas y diversificadas, colegios universitarios y universidades tradicionales, el estudiante logra solamente adiestramiento en vez de una educación nueva, democrática e innovadora que haga posible afrontar con éxito la compleja y competitiva vida adulta. Como cada aporte científico origina, al menos, una tecnología de reemplazo y, en consecuencia, se crean nuevas profesiones, tal hecho promueve un aumento en la cantidad y en la calidad de los conocimientos que el adulto necesita adquirir para adecuar y actualizar su forma de trabajo y para transferirlos a otros escenarios del quehacer social y profesional en su entorno.
  3. El progreso del país nacional requiere, cada vez más, la acción directa y efectiva de sus recursos humanos. El desarrollo económico y social se debe planificar, programar, ejecutar, controlar y evaluar aplicando metodología científica. En ese proceso intervienen diferentes sectores de la sociedad: los que conciben el desarrollo (científicos, ingenieros, economistas y planificadores), los que dirigen su ejecución (gerentes y técnicos), y los que lo llevan a cabo prácticamente en las respectivas áreas. La educación y concientización de la persona adulta, para lograr que comprenda a cabalidad el proceso de desarrollo, se identifique plenamente con él y participe con capacidad, innovación, efectividad y entusiasmo en su realización, requiere de programas educativos actualizados, vinculados al sector productivo, con visión de cambio y diseñados por profesionales de alto nivel portadores de criterios docentes gerenciales modernos y científicos.

EDUCACIÓN PERMANENTE

  1. En el seminario, de alcance mundial, celebrado en 1970 en la ciudad de Buenos Aires, República Argentina, se definió a la Educación Permanente en los términos siguientes: El perfeccionamiento integral y sin solución de continuidad de la persona humana, desde su nacimiento hasta su muerte.

    La definición anterior da a entender que cada persona debe enfrentarse a la imperiosa necesidad de perfeccionar continuamente sus conocimientos, habilidades y aptitudes a fin de poder desempeñar con efectividad las funciones que le corresponde desempeñar en su ambiente social, educativo, jurídico, laboral, cultural, histórico y familiar.

    Lo planteado es difícilmente ejecutable e imposible de institucionalizar. Sin embargo, lo que si es factible de realizar y darle carácter institucional son los instrumentos, recursos legales, ambientes y medios que le faciliten a las personas llevar a feliz término su perfeccionamiento continuo y sostenido, según el tipo, la magnitud y la complejidad de sus necesidades.

    La Educación Permanente concibe la adultez como una etapa perfectamente educable de la vida del hombre, reconociéndole muchas posibilidades tanto para un aprendizaje formal como para cualquier otro informal en todos los niveles y modalidades del sistema educativo.

    Considerando el hecho de que la edad adulta del hombre es una etapa de su vida como cualquier otra, es obvio que los objetivos y metas de la Educación de Adultos adquieren mucha importancia, por ser estos una de las consecuencias de aceptar plenamente como una necesidad social imprescindible, la existencia de la Educación Permanente.

  2. INTRODUCCIÓN

    La educación se puede entender como un hecho real y fundamental en la vida individual y social de los seres humanos, que de alguna manera se ha manifestado en todas las etapas históricas y en la totalidad de los grupos humanos que han existido a nivel planetario. La historia de los pueblos primitivos y de las antiguas y modernas civilizaciones, hacen referencia a sus respectivos sistemas de educación. Por ejemplo, en las épocas de Sócrates, Platón y Aristóteles, en Grecia, ya se observa preocupación e interés en dispensar una buena educación a la población. En ciertos momentos históricos, los avances, ideas, reflexiones y cambios experimentados en el fenómeno educativo, han surgido como una de las consecuencias de movimientos sociales, científicos y tecnológicos.

    En el concepto clásico, se considera a la educación como un proceso que prepara al individuo para la vida y el trabajo cuyas acciones deben desarrollarse activamente en las etapas de niñez, pubertad y adolescencia; con esto, se da a entender que en la existencia del hombre, desde el punto de vista educativo, se pueden distinguir dos fases: (a) una de preparación para la vida y (b) otra de aplicación posterior de lo aprendido en la escuela.

  3. ALGUNOS CONCEPTOS TRADICIONALES

    Con el paso del tiempo, los investigadores del área docente se han esforzado en conceptualizar la educación, no como un simple fenómeno social limitado a las tres (3) etapas mencionadas de la vida de las personas, sino como un proceso complejo y permanente que se lleva a cabo en todas las edades y fases de la existencia humana.

    Ahondando lo anterior, en Francia surgió Antoine Condorcet (1743 – 1794) quien al estar motivado por todo lo relacionado con la educación del hombre, propuso en 1792, ideas novedosas en el campo de la docencia en las cuales expresaba, entre otros temas de interés, que el sistema requería mayor conciencia en lo que respecta a la necesidad de un cambio político – social; en sus escritos, Condorcet, quien fue uno de los pensadores de la Revolución Francesa, se refirió a la posibilidad de una Educación Permanente, con la que fuera factible que el hombre pudiera: (a) satisfacer sus necesidades de subsistencia, (b) lograr su bienestar, (c) conocer y aprender a ejercer sus derechos, (d) comprender y cumplir sus deberes, (e) propiciar facilidades para perfeccionar sus fuentes de trabajo, (f) capacitarse para ejercer funciones sociales, (g) desarrollar sus aptitudes y (h) establecer la igualdad social y de oportunidades entre los ciudadanos que conforman su ambiente.

    Aunque es bastante sustancioso lo que se ha logrado en las Ciencias de la Educación, todavía en nuestros días se habla de las dos (2) etapas mencionadas y bien diferenciadas, en la vida del hombre: (a) la que se asocia a la permanencia en los centros educativos y (b) la que se refiere a poner en práctica lo que aprendió en la escuela. Esto lo da a entender Knowles (1980), cuando escribe:

    A través de la Historia de la Educación, el rol del estudiante ha sido definido como apropiado para la niñez y la juventud. En consecuencia, la mayoría de las políticas, reglamentos, normas de ingreso, costos, facilidades físicas, currículum, estrategias de instrucción y requisitos de graduación, están relacionadas con las características de niños y jóvenes. Cuando los adultos han retornado al colegio para estudiar a medio tiempo mientras trabajan o realizan labores caseras, han experimentado un shock cultural al ser tratados como niños.

    La preocupante situación planteada por el educador norteamericano y otros investigadores, no podía continuar y es por esto que los postulados fundamentales que sustentan la educación tradicional, están cambiando con increíble celeridad; se han desechado paradigmas, criterios y conceptos que no se ajustan a la realidad. El modelo educativo que produce un ser capacitado para actuar con efectividad en el resto de su vida, no se corresponde con el estado del conocimiento y de todo lo que acontece en lo social, económico y político de la era actual. "La educación es, por su naturaleza, una espiral infinita" (John Dewey, 1946). Con la formulación de la hipótesis anterior, el eminente pedagogo, Dewey, dio a entender, hace más de 50 años, el criterio de permanencia que modernamente caracteriza al fenómeno educativo.

    En nuestro dinámico mundo, los hombres deben estar en constante y sostenida actitud de actualización y aprendizaje para poder subsistir con éxito dentro de un contexto de nuevas, exigentes, cambiantes y complejas situaciones. La era contemporánea exige un ser con capacidad relevante de adaptación e indeclinable disposición para el cambio, la participación, la autosuperación, la creación y la reflexión.

  4. NUEVAS CONCEPCIONES
  5. EDUCACIÓN DURANTE TODA LA VIDA

La Educación Permanente surge como respuesta pertinente, adecuada y oportuna, a las exigencias de nuestra renovadora e intrincada sociedad. Se propone ayudar al hombre en forma efectiva durante todas las etapas de su vida. Según la UNESCO (1976):

El acceso de los adultos al sistema educativo constituye un aspecto fundamental del derecho a la educación y un medio para facilitar su participación activa en la vida política, cultural, artística, tecnológica y científica.

Lo anterior permite inferir que la educación ha dejado de ser sólo la adquisición de conocimientos, para transformarse en el desarrollo del ser humano a través del conjunto de experiencias logradas en el medio laboral, en la esfera cultural, en el ámbito hogareño y, en general, en todas las actividades del quehacer diario. La nueva concepción del hecho educativo, no está limitada a la tradicional institución escolar; esto lo visualizó perfectamente Roque Ludojoski (1978), cuando afirmó: "La educación no es escuela sino vida".

La época presente podría catalogarse como la era del aprendizaje permanente, en la que el ambiente de cada persona conforma su entorno educativo natural. Su vida constituye el espacio para interacciones, cooperación, interrogantes, trabajo productivo, inventiva y búsqueda de respuestas pertinentes y oportunas para algunos de los innumerables problemas que le plantea una sociedad en permanente y sostenido cambio. Al respecto, Ramón Escontrela (1982) opina:

En el contexto de la Educación Permanente las oportunidades de aprendizaje válido no se limitan a un tiempo y a un lugar, busca permitir al individuo continuar extendiendo su potencial personal.

(E) EN NUESTRO PAÍS

Venezuela sintió el impacto de los nuevos avances experimentados en educación a nivel mundial. Al respecto, Alcalá (1995) expresa:

  1. El 29 de noviembre de 1969, se promulgó el Decreto Ejecutivo 208, en el cual se incluye la definición de Educación de Adultos formando parte del amplio concepto de Educación Permanente; esta expresión comenzó a ser utilizada como una de las consecuencias de la Conferencia de Montreal, Canadá.
  2. El Decreto 208 enfoca la Educación de Adultos hacia la Educación Permanente. A través de él se evidencia el propósito de democratizar la enseñanza al ponerla al alcance de todos, ya que cada quien estará en capacidad de proseguir sin limitaciones: (1) un proceso de autorrealización, (2) el perfeccionamiento de un saber ya adquirido, (3) la obtención de nuevos conocimientos y (4) el cultivo de una actividad inteligente y operativa frente a las grandes transformaciones que caracterizan la época que nos ha tocado vivir.
  3. El Decreto 208 también se conoce, por su contenido específico, como Reglamento de la Educación Permanente de Adultos.

DERECHOS DEL ADULTO EN SU PROCESO

DE EDUCACIÓN PERMANENTE

En la obra "La Educación Permanente de Adultos", publicada por el Ministerio de Educación en 1973, puede leerse, en la página 14, lo siguiente:

  1. A una Educación que empiece realmente en el nivel en que se halle cada uno y siga su ritmo de aprendizaje.
  2. A una adaptación del calendario y horario a las circunstancias laborales.
  3. A recibir las enseñanzas y, en su caso, a disfrutar de las ayudas y beneficios que la legislación vigente dispone.
  4. A la elección del Centro Docente más adecuado a los intereses y circunstancias socio-culturales de cada adulto.
  5. A una auténtica orientación educativa profesional y humana a lo largo de su período de aprendizaje.

Como puede apreciarse, la Educación Permanente se imparte al hombre en todas las etapas de su vida y enfatiza en el indiscutible hecho que la sustenta: el mundo del niño es diferente al mundo del adolescente y del adulto. Durante el desarrollo de su existencia, en el hombre influye un conjunto de factores que lo caracterizan desde el punto de vista de los procesos biológicos, psicológicos y sociales.

Los cambios se irán presentando en función de lo que le es preciso aprender, amparado en el derecho que tiene a desarrollarse hasta donde logre llegar de acuerdo a sus aspiraciones, necesidades, fortalezas, limitaciones, potencialidades y capacidades. El Estado, a través del sistema educativo, debe considerar en forma científica esas variables y facilitar el desarrollo de técnicas de enseñanza y aprendizaje, según el caso, durante cada edad cronológica.

(F) TEMAS DE INDAGACIÓN

De acuerdo a todo lo expresado, en el capítulo V, son oportunos y pertinentes los siguientes temas de indagación:

  1. ¿Puede la educación no considerar las características de cada una de las etapas de la vida del hombre? Razone su respuesta.
  2. ¿Cuáles fundamentos científicos pueden servir de base para planificar la educación de manera diferente en cada etapa de la vida del hombre?
  3. ¿Se justifica un modelo de Educación de Adultos? ¿Por qué?
  4. Lea en la bibliografía correspondiente, aspectos relacionados con la educación como un proceso que se da a lo largo de la vida, sin límites cronológicos ni institucionales, y redacte, en cuatro (4) páginas, un resumen de lo leído utilizando sus propios conceptos y palabras.
  5. Es un hecho comprobado que la educación no es idéntica en todos los períodos de la vida del hombre. Enumere y explique brevemente, tres (3) características de la Educación de Adultos.
  6. El concepto de Educación Permanente se fundamenta en el siguiente principio: Cualquier persona puede y debe aprender durante toda su vida. Señale los principales argumentos que sustentan dicho principio.
  7. Haga un análisis de las variables contenidas en la hipótesis: La aptitud para aprender en el adulto requiere de una adecuación tanto física como mental.
  8. Según Aristóteles (384,322): la distinción entre el adulto y el niño es considerada como accidental o sin importancia. Redacte su opinión, en doscientas (200) palabras, con relación a esa afirmación del filósofo griego.
  9. Elabore un informe escrito donde presente una síntesis del pensamiento de un autor que usted seleccione. Intente encontrar fundamentos teóricos de la Educación de Adultos.

Para de dar respuestas a las interrogantes derivadas del problema de investigación planteado, usted debe tener ideas claras y precisas relacionas con: (1) Las funciones de la Educación de Adultos a través del tiempo. (2) Los propósitos de la Educación de Adultos y las posibles correlaciones entre ésta y la educación en general. (3) La Educación Permanente.

Partes: 1, 2, 3

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda