Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Arquitectura del Siglo XIX en México

Enviado por esstigma



Indice
1. Antecedentes.
2. Palacio de Bellas Artes.
3. Casa boker.  

1. Antecedentes.

Aspectos políticos, sociales y económicos.
Lo complejo del periodo porfiriano (1876-1911) se ve reflejado en la arquitectura de su tiempo que abarca, desde finales del "romanticismo" hasta el "modernismo". La Ciudad de México al ser la capital de la Republica va a manifestar más claramente el proceso, las tendencias y condiciones dentro de las cuales se desarrolló la arquitectura de esta singular época y que refleja las contradicciones de la sociedad porfiriana. El Eclecticismo, la permanencia de esquemas y gustos académicos provenientes de las Escuelas de Bellas Artes europeas, que influyeron tanto durante el Neoclásico, la necesidad y el deseo de una buena parte de la sociedad por el "revival", y al mismo tiempo su interés por integrarse a la modernidad del "nouveau", junto con el deseo "nacionalista", basado en la interpretación y el "renacimiento" de lo prehispánico, retratan claramente, el desarrollo y evolución de una sociedad que con gusto, a cambio del "progreso" se sometía a una dictadura.

La capital manifestó su crecimiento desde 1890 extendiéndose hacia el barrio de Santa Maria la Ribera, al poniente y hacia Arcos de Belén al sur. De 1895 a 1905 la actividad constructiva se acrecentó haciendo evidentes los profundos y favorables cambios que se producían en el habitad de la burguesía capitalina y los edificios institucionales y privados, en contraste con el empeoramiento de las viviendas de las clases bajas. Si bien el régimen porfirista intentó dar gran esplendor a la ciudad de México pretendiendo dotarla de la infraestructura necesaria para la gran urbe, en los barrios bajos, zonas viejas del centro de la ciudad y las zonas pobres de algunos barrios, el hacinamiento, la miseria y la insalubridad de las viviendas proliferaban velozmente.

"Las mansiones señoriales y nobiliarias de la época virreynal, habían perdido para muchas gentes el valor y la nobleza que habían dado fama a la capital un siglo antes, siendo calificadas de "severas y tristes". Así, las familias que las habitaban, se desplazaron hacia las nuevas colonias que ofrecían la posibilidad de una vida más "moderna". Por tales razones, muchas de estas mansiones pasaron a ser casas multifamiliares a las que por su nuevo carácter colectivo se les añadieron muros, pisos y otros espacios, para que en ellos pudieran habitar el mayor numero de personas, fomentándose con esto el hacinamiento, la promiscuidad y la falta de higiene de sus habitantes, y al mismo tiempo la mutilación y destrucción, en muchos casos, de los edificios virreinales. Esto trajo como consecuencia inmediata, el completo abandono de estos barrios que, en poco tiempo, se propago también a sus edificios y a sus habitantes.

Paralelamente, tanto la aristocracia como el gobierno, emprendían la erección de grandes y monumentales construcciones: refinadas residencias, villas y chalets; ricas y elegantes tiendas; lujosos cafés, restaurantes y teatros; imponentes almacenes y bancos, etc. El inminente ingreso de extranjeros al país y específicamente a la capital, debido a las concesiones otorgadas por el gobierno a empresas extranjeras, trajo como consecuencia inmediata, entre otras, la construcción de un gran numero de viviendas para albergarlos. Por esto, se fundaron nuevos barrios en los cuales la alta burguesía nacional compartió el espacio urbano con ingleses, franceses, italianos y norteamericanos, por lo que estos barrios se les llamo "colonias". Surgieron entonces la colonia Santa María la Ribera (que aunque fundada en 1861, fue durante los primeros años del porfirismo cuando comenzó su verdadero auge), la Guerreo (1874), San Rafael (1882), Cuauhtémoc (1890), Juárez (1898), y la Roma y Condesa (1902.) Muchas de estas colonias poseían amplias avenidas y banquetas arboladas, que permitían pasear a la sombra y admirar, al mismo tiempo, hermosos jardines y residencias de diversos "estilos" que comenzaban a dar a la ciudad un carácter de "modernidad" que la colocaba a la altura de algunas ciudades europeas.

Varias fueron las razones que determinaron la creación arquitectónica de este periodo: la influencia de los nuevos estilos que imperaban en Europa a principios del siglo, al igual que algunos factores culturales diversos entre los que destacan el europeismo principalmente que fueron interpretados como símbolo de "status", de distinción y "modernidad"; el cambio en la economía del país, junto con la aparente estabilidad política y social; La introducción de nuevas y revolucionarias técnicas de construcción, fueron algunas de las más importantes.

El eclecticismo.
Por lo prolongado del período porfiriano, encontramos que no existe, en realidad, una doctrina arquitectónica única y definida en cuanto a repertorios formales y organización de los espacios; sin embargo podemos establecer un común denominador en ella: la importación de todo extranjerismo. Hay que considerar que los arquitectos que se establecieron en nuestro país: franceses, belgas, italianos, ingleses y norteamericanos, contribuyeron a la diversificación de los esquemas arquitectónicos, ya que pertenecían a diferentes tendencias: eclécticos, historicistas, y seguidores del nouveau, fundamentalmente. Por otra parte, hay que tomar en cuenta que muchos arquitectos mexicanos de aquella época, habían recibido su formación profesional en Europa o en los Estados Unidos de Norteamérica, o bien provenían de la Escuela de Arquitectura dependiente de la Academia Nacional de San Carlos en la cual, lógicamente, recibieron una formación también europea. Desde tiempos de Santa Anna fue común enviar a jóvenes mexicanos a hacer sus estudios a Europa; por ejemplo Juan y Ramón Agea fueron enviados por el propio Santa Anna a estudiar a Roma, regresando en 1846 e introduciendo por primera vez los Tratados de Reynaud y Viollet-Le Duc. Antonio Rivas Mercado, estudió asimismo en Inglaterra y posteriormente en la Escuela de Bellas Artes de Paris, regreso a México en 1879 y fungió como director de la Escuela Nacional de Bellas Artes a partir de 1903.
Entre los arquitectos extranjeros que vinieron a nuestro país durante el porfiriato tenemos por ejemplo:

  • Adamo Boari.
  • Emilie Benard.
  • Máxime Roisin.
  • Silvio Contri.
  • Ernest Brunel.
  • Luis Long.

Siendo italiano el primero y franceses los últimos; los tres vinieron a México en 1897, con el motivo del concurso internacional para el proyecto del Palacio Legislativo y todos ellos fueron formadores de posteriores generaciones de arquitectos: los dos primeros como profesores en la Academia, y el último como creador de un taller propio que funciono hasta 1914. Así, dentro de los discípulos de Boari tenemos a:

  • Manuel Ortiz Monasterio.
  • Bernardo Calderón.
  • Ignacio Marquina.
  • Federico Mariscal.

Muchos otros arquitectos extranjeros, se dedicaron a construir solamente: Lemos y Cordes, arquitectos norteamericanos, por ejemplo, construyeron los edificios de la Casa Boker (1898) y la Mutua (1900); Silvio Contri, italiano proyectó el edificio para la Secretaria de Comunicaciones (1906); Ernest Brunel, frances, el mercado de Guanajuato (1904-1910); Luis Long, suizo, el Palacio de Gobierno de Guanajuato, etc. Consecuentemente la variedad de "estilos" arquitectónicos es una característica más connotada de este período estos, sin embargo casi nunca fueron trabajados a la manera del historicismo arquitectónico, sino siguiendo al movimiento ecléctico.

Es común entonces encontrar reunidos en un solo edificio, elementos arquitectónicos y ornamentales neoclásicos, neogóticos, neorrománicos, neomudejares, neoplaterescos, del nouveau, e inclusive indicios de lo que fue llamado "renacimiento mexicano", movimiento prenacionalista que pretendió dar vida a una arquitectura basada en lo prehispánico y que surgió a raíz de los hallazgos arqueológicos de Leopoldo Batres. Respecto a este movimiento, Adamo Boari manifestó que las formas arquitectónicas propias de un pueblo debían utilizarse en la arquitectura pero "renovadas y modernizadas". En congruencia con este pensamiento utilizo elementos indígenas, tanto en su proyecto a un monumento a Porfirio Díaz (1900, no realizado) como en el Teatro Nacional (1904-hoy palacio de Bellas Artes), en donde "Boari trató de hacer un Art-Nouveau ‘mexicaniza’, por lo cual asoman en muchas partes cabezas de tigre y coyotes y unas poderosas serpientes que ondulan en los arcos de las ventanas del primer piso.

El eclecticismo se dio, tanto en los monumentales edificios institucionales y empresariales, como en residencias, villas y chalets de la aristocracia y que por moda alcanzo a la arquitectura habitacional más modesta. Algunas colonias de la época, como la Juárez y la Santa Maria la Ribera, por ejemplo, se convirtieron en un complejo catalogo de tipos arquitectónicos que se sucedían y entremezclaban un tanto desordenadamente y que aun resultan asombrosos, desconcertantes y extravagantes si no se analizan desde una perspectiva histórica y no la meramente formal.

Ejemplos más representativos de edificios eclécticos en la CD de México.
Edificio de Bellas Artes.
Terminadas las turbulencias de la época formativa, inmediatamente posterior a la independencia, el destino de la republica Mexicana es regido por la personalidad del Presidente Porfirio Díaz. Su régimen de aquietamiento y estabilización, marca la estructuración administrativa del estado y el desarrollo de la economía del país, aun a costa del olvido de los problemas sociales importantes.

Todas las actividades se saturan de "europeismo" y la arquitectura sigue paralelamente la moda y estilos que con tanta inestabilidad se manifiestan en la misma Europa.

El eclecticismo estilístico, pueblan los edificios oficiales de las formas del gótico, de copias del templo griego o de inspiraciones de la arquitectura prehispánica. El único estilo o pseudo estilo genuino de la época el Art. Nouveau se "adopta en una construcción tan importante como el " Palacio de Bellas Artes", enorme masa de mármol blanco seguramente el edificio más acabado en su estilo en todo el mundo.

El proyecto fue realizado por el arquitecto italiano Adamo Boari, quien diseñó un edificio que incorporaba los avances tecnológicos de los mejores teatros de la época. El edificio se caracterizaba por organizar las salas en torno a un gran hall, rematado por una triple cúpula situada entre el vestíbulo y la sala de espectáculos. Esta sala tendría forma de embudo, para lograr así los mejores efectos acústicos y visuales. Su cupo sería de 1791 personas distribuidas entre palcos aislados, generales, lunetas y galerías. También contaría con un palco presidencial, situado exactamente a media sala, con dos elevadores privados y un gabinete de aseo.

Originalmente la construcción del edificio duraría cuatro años, pero se fue alargando a causa de los hundimientos del terreno y del movimiento armado de 1910. Hacia 1915 era poco lo que se hacía; Boari deja el país en 1916 y a lo largo de los siguientes tres lustros se hicieron algunos trabajos de poca envergadura, hasta que se reinician las obras en 1932, bajo la dirección del arquitecto mexicano Federico Mariscal, quien las concluyó totalmente en marzo de 1934.

No se puede dejar de mencionar la famosa cortina de mosaicos de cristal sobre lámina de acero, realizada por Tiffany Studios de Nueva York. Esta impresionante obra, que representa una vista del valle de México, está hecha con más de un millón de piezas de cristal opalescente, cuya elaboración tardó casi dos años y es única en el mundo por su mérito artístico.

En el interior del hall y de la sala, Federico Mariscal aplicó un revestimiento de diversos mármoles nacionales y una espectacular decoración art dèco realizada en París por la casa Edgar Brandt, que incorpora motivos mexicanos, como mascarones mayas en acero y cactáceas en bronce.

2. Palacio de Bellas Artes.

En el se mezclan esquemas Bizantinos, Renacentistas, Románico, Neobarroco, Neoindigenista y del Nouveau, en detalles del exterior además de contener Art Deco en interiores es obra del noble Arquitecto Adamo Boari. (1904-1934). Ubicado en el Eje Central y Avenida Juárez. *

Comercio y Abasto.
La expansión de la habitalidad comercial encontró en la ideología liberal porfirista la forma más directa de enlazarse al sistema económico nacional a través de su limitado mercado interno, de la emergente red ferroviaria que para entonces contaba con algunos troncales a su paso y con la consolidación y reacomodo del capital extranjero, el comercio, entonces, continuo desarrollándose y creciendo en manos de extranjeros.

El largo período de paz porfiriana y la política favorable a la inversión extranjera acrecentaron esas condiciones para que los capitales norteamericanos y europeos incursionaran y controlaran monopolicamente los principales campos comerciales, hasta dominarlos a través de las principales empresas dedicadas a diversas actividades de sus diferentes ramas.

Las edificaciones que para el caso requirió este genero se vieron suplidas en el tiempo, bien por que sus propietarios deseaban tener más impacto en la población o bien por que habían tenido tanto éxito que el espacio actual ya no satisfacía sus expectativas de tal forma que los espacios aun construidos ex profeso también sé refuncionalizaron rápidamente, pero en el sentido de la restitución.

En esa dirección, los estilos arquitectónicos se verán casi como simples accidentes temporales que acompañan a la obra en el tiempo, pues cambiarían también al modificarse el espacio edificado. Las modas estilísticas serán entonces como modas de la alta confección; cambiarían según la temporada, la moda y el modisto. Así la especialidad del comercio, principalmente de artículos extranjeros manifestara por circunstancias diversas las que en Europa especialmente Francia, esté dominando el campo de la Arquitectura, de la Ingeniería y los estilos expresados en ellas iran ligados irremediablemente al bogaje cultural de quienes la proyectan y, sobre todo, a la idea de país a la que se aspira.

Las ideas estéticas en la arquitectura, así como en muchas otras en las demás esferas del conocimiento, estarán entonces subsumidas al eclecticismo. Pero un eclecticismo que, en un principio, exige un amplio conocimiento de una gran cantidad de estilos con sus respectivos cánones compositivos, mismos que conforman toda una gama de donde los compositores seleccionan lo mejor según el cometido del edificio, incluyendo desde luego los sistemas constructivos y materiales más modernos para su concreción.

El importante comercio de la Ciudad de México generaría una nueva concepción arquitectónico-urbanística que, sin duda encontraría su correlato en la aparición de las tiendas departamentales tal como se construían en Europa, especialmente las ubicadas en las principales arterias o en las avenidas monumentales. En este sentido, el comercio especializado de ropa de la Ciudad de México fue el que tuvo mayor auge, sobre todo el proveniente de Francia, contándose con el rededor de 27 almacenes grandes y medianos para esas fechas.

En la especialidad en la venta de artículos de ferretería la Casa Boker fue sin duda, la más famosa de su tiempo y su genero.

3. Casa boker.  

En el siglo XIX, en la esquina noroeste de las calles de Coliseo Viejo y del Espíritu Santo (actualmente 16 de Septiembre e Isabel La Católica) se encontraba el famoso hotel y café de "La Gran Sociedad", así como el "Portal del Águila de Oro" donde se alojaban los libreros de viejo de la antigua ciudad de México. Este terreno hoy lo ocupa la Casa Boker, y tiene sus orígenes en el siglo XVI, ya que formó parte del hospital del Espíritu Santo.

En mayo de 1865 llegó a México un joven alemán llamado Roberto Boker (1843-1912), quien fundó en ese sitio, con gran éxito, una ferretería. Dentro del inventario que manejaba se encontraban desde fuetes para cocheros, carros de caballos de diferentes tipos, autos de vapor marca White, hasta carros de bomberos.

Al terminar el siglo XIX, debido al crecimiento del negocio, el Sr. Boker compró el inmueble y los aledaños para construir su propio edificio; el cual hasta la fecha sigue perteneciendo a la familia ya durante cuatro generaciones, caso raro en un giro comercial en la ciudad de México.

El proyecto de la Casa Boker fue de los arquitectos neoyorquinos De Lemos y Cordes; los contratistas fueron A.R. Whitney Co., de Nueva York, y la obra la llevó a cabo el ingeniero mexicano Gonzalo Garita en dieciséis meses. Un detalle interesante en la construcción fue que el fotógrafo judío-húngaro Guillermo Kahlo realizó su primer trabajo como fotógrafo profesional con el seguimiento de la construcción de este edificio.

Al excavar el terreno para colocar la cimentación se encontraron dos piedras, una de origen prehispánico que representa un águila, y la otra virreinal, la que se supone que es el escudo del primer propietario del predio. La primera fue donada por la familia Boker al Museo de Antropología y la otra se extravió durante la Segunda Guerra Mundial, periodo en que el negocio fue intervenido.

Fue la primera construcción que se hace en México totalmente de viguetas de acero en columnas y trabes. La fachada, enmarcada por dos columnas de granito de Nogales, Sonora, cuenta con amplios escaparates, está cubierta de cantera de Pachuca, Hidalgo; se deben notar como elementos decorativos los soportes con cerramiento de arco que abarcan doble altura, el original torreón que corona la esquina y los vistosos relieves ornamentales de bronce.

Es de admirar la crestería de lámina de latón que remata la fachada y el torreón, también los balaustres, guirnaldas, cornisas y relieves decorativos, entre otros. Todo lo anterior hace que esta obra sea un magnífico ejemplo de solidez de la arquitectura porfiriana construida para durar varios siglos.

Casa Boker.
Obra de los arquitectos neoyorquinos Lemos y Cordes de (1892). Ubicada en la Avenida 16 de Septiembre e Isabel la Católica.

Edificios Administrativos, de Justicia y servicios.
La burguesía mexicana, al igual que en muchas de los países latinoamericanos habían ya volteado la vista hacia la vieja
Europa, especialmente a Francia para buscar así su vinculo de modernidad. El eclecticismo en este sentido, fue llave que los arquitectos abrieron para satisfacer los requerimientos estéticos del porfirismo y también por que "se vieron compelidos a adoptarlos ante una carencia de un nuevo estilo y, más que eso, ante la ausencia de nuevos programas arquitectónicos cabalmente representativos de las clases sociales y la todavía no-convalidación de nuevos materiales de construcción. En suma ante la relativa invariabilidad social".

Secretaria de Comunicaciones y Obras (MUNAL).
En tiempos del Presidente Porfirio Díaz hubo un concurso para ver que arquitecto construiría el Palacio de Comunicaciones y Obras Publicas. El presidente deseaba que este fuera un edificio moderno y muy elegante. Como a él le gustaban las artes y la cultura francesa, decidió organizar un concurso que se extendiera hasta Europa, así el ganador fue el arquitecto italiano Silvio Contri, que vino a vivir a México para poder construirlo.

Su estilo ecléctico, es grandioso, ya que suscita la vista de este espléndido Palacio no solo por su notable dimensión, si no también y principalmente por la sensación de belleza arquitectónica que produce la relación de sus elementos constructivos y ornamentales.

Es obra del arquitecto Silvio Contri, el edificio muestra recursos renacentista y neoclásicos, para expresar su eclecticismo. Se encuentra frente a la plaza Manuel Tolsá, en la calle de Tacuba #8 entre las calles de Xicotencatl y Marconi al poniente, la fachada posterior mira hacia la Calle de Donceles. El edificio ocupa totalmente la superficie del predio 5 026 m2 con 87 metros de frente por 58 de profundidad, tiene una altura de 26 metros.

Su estructura es semejante a la del palacio postal, la estructura es metálica, de acero, compuesta por viguetas de alma llena y otras de celosía unidas por remaches, sobre un gran emparrillado de perfiles de acero ahogado luego en cemento é igual que la casa de correos, sus entrepisos son de vigueta y bovedilla. El revestimiento exterior de las cuatro fachadas del Palacio y de sus exteriores así como los elementos decorativos, se hizo con cantera de color gris de los bancos de San Martín Xaltocan Estado de Tlaxcala, la herrería en bronce ornamental fue fabricado por la fonderia de Pignone en Florencia Italia.

Secretaría de Comunicaciones y Obras Publicas.
La construcción duro de 1902 a 1911 lo cual impidió que el Presidente Porfirio Díaz lo ignaurara, en su diseño se utilizan
recursos Renacentistas y Neoclásicos.*

Edificio de Correos.
El 17 de febrero de 1907 la Ciudad de México esperaba con gran interés un magno acontecimiento: la inauguración del edificio más soberbio que hasta entonces había levantado el régimen porfirista.

En la antigua Calle de Santa Isabel, esquina con San Andrés abría sus puertas el Correo Central o Palacio Postal ante el cuerpo diplomático y el gabinete, el presidente Díaz se dirigió a uno de los buzones del interior y deposito en ellos unas tarjetas ejecutadas por el artista Leonardo Izaguirre, con ello la nueva instalación comenzó a funcionar, continuando así la tradición de un servicio que existía en México desde la época prehispánica.

En este lugar existía un edificio se la época virreinal conocido como el hospital de terceros, que para esas fechas se había convertido en el Hotel de Ferrocarrileros, ahí se empezó a proyectar en 1898 la construcción de la sede central de correos. Él entonces ministro de obras publicas, por instrucciones expresas del General Porfirio Díaz, no escatimar esfuerzos y gastos, el arquitecto encargado del proyecto fue el italiano Adamo Boari, mientras que los cálculos y la concepción fueron obras del mexicano Gonzáles Garita.

El edificio está desplantado sobre una cimentación tipo Chicago tan en boga en esos momentos fue ejecutada en México por Milliken BROS, de Nueva York.

Adamo Boari concibió el proyecto del Palacio Postal dentro de las líneas de un Palacio europeo que bien pudo haber estado en cualquiera de las grandes capitales de la época. A pesar de sus dimensiones y el predominio del macizo sobre el vano, el edificio no da ninguna sensación de pesantez.

El remate general de todo el volumen a base de cresteria ligerísima compone magistralmente el conjunto. Si estilísticamente hablamos la solución es totalmente Sui generis, la definición final de su estilo es ecléctico, tiene formas isabelinas con remates e impostas del gótico y plateresco español, con logias venecianas, con trazos ondulantes del Art Nouveau como las del Palacio de Monterrey en Salamanca, con gráciles ventanas gemidas y arquillos conopiales.

Edificio de Correos.
Contiene elementos del Gótico Isabelino, Plateresco español y Neogótico en algunos detalles.*

Iglesia de San Felipe de Jesús.
Este sitio lo ocupaba originalmente la capilla de Nuestra Señora de Aranzazu, del convento de San Francisco. Este templo se inauguró en 1897 y se construyó por iniciativa del sacerdote Antonio Plancarte y Labastida en desagravio a Dios, por las faltas cometidas contra templos y conventos al aplicar las Leyes de Reforma.

La obra la dirigió el Arquitecto Emilio Dondé. Su fachada es estilo neorrománico, de piedra de chiluca y consta de tres accesos frontales y dos laterales. El altar mayor en mármol rojo y blanco, alojado un nicho de mosaico azul, en la parte superior se encuentra una pintura de grandes dimensiones del santo mexicano Felipe de Jesús. Sus vitrales emplomados con los símbolos que identifican a los evangelistas: el águila a San Juan; el león a San Marcos; el ángel a San Mateo y el toro a San Lucas. En uno de los altares laterales se puede observar la escultura del promotor de la construcción del templo, Don Antonio Plancarte y Labastida, obra del escultor Ponzaneli.

Se encuentra ubicada en la Avenida Francisco I. Madero No 11 y fue inaugurada el 3 de febrero de 1897.

La iglesia tiene planta de tres naves, la central para la estadía de los fieles y las dos laterales como deambulatorios, su carácter ecléctico se da al estudiar su fachada que es de tipo Neorrománico con algunos elementos góticos.

Iglesia de San Felipe de Jesús.
Obra del Arq. Emilio Dondé ubicada en la Avenida Francisco I Madero No 11, fachada de estilo Neorrománico con detalles Neogóticos.*

Cámara de Diputados.
Obra del arquitecto Mauricio Campos, se encuentra Ubicado en la Calle de Donceles, se proyecto al existir una necesidad de tener un edificio digno de sus representantes, que anteriormente habían tenido albergue en un local adoptado en el Palacio Nacional y en el Teatro Iturbide, que destruyo un incendio.

Cámara de Diputados.
En este edificio se mezclan elementos Neoclásicos, Clásicos y del Barroco frances.

Templo del Buen Tono.

Iglesia del Buen Tono.
Obra del ingeniero Miguel Ángel de Quevedo, ubicada en la calle de Buen tono y Ayuntamiento, en esta obra se reflejan elementos del Neobarroco y del Neorrománico.*

 

 

Autor:


Julio César Pérez Guzmán


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Arquitectura y Diseño

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda