Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La clonación

Enviado por liceonh



  1. Presentación del tema
  2. Localización en el tiempo y en el espacio
  3. Cronología de la genética y la biología molecular
  4. Hipótesis de trabajo
  5. Objetivos
  6. Desarrollo
  7. Clones y ética: sobre células madre y prejuicios religiosos
  8. Interpretación de resultados
  9. Conclusiones

Presentación del tema

Siendo un tema tan reciente y controvertido decidimos analizarlo más de cerca y comenzar a estudiar brevemente como han surgido la investigaciones sobre este tema y el impacto que produjo en las distintas épocas, para concluir finalmente como es aceptado por la sociedad actual.

Pero para entender esto es imprescindible que conozcamos el aspecto científico.

A continuación, y a modo de breve introducción, contestaremos una serie de preguntas básicas acerca del tema para evacuar las primeras dudas que puedan surgir, ya que este es un tema bastante complicado y mucha gente no habrá oído mucho acerca de él.

¿Qué es la clonación?

Es el procedimiento científico que consiste en tomar el material genético de un organismo para obtener otro idéntico, denominado clon. A través de la clonación, no hay una unión de óvulos con espermatozoides.

¿Como surgen los experimentos y sus impactos correspondientes en la sociedad?

Los progresos del conocimiento y los consiguientes avances de la técnica en el campo de la biología molecular, la genética y la fecundación artificial han hecho posibles, desde hace tiempo, la experimentación y la realización de clonaciones en el ámbito vegetal y animal.

Por lo que atañe al reino animal se ha tratado, desde los años treinta, de experimentos de producción de individuos idénticos, obtenidos por escisión gemelar artificial, modalidad que impropiamente se puede definir como clonación.

La práctica de la escisión gemelar en campo zootécnico se está difundiendo en los establos experimentales como incentivo a la producción múltipla de dados ejemplares seleccionados.

En el año 1993 Jerry Hall y Robert Stilmann, de la George Washington University, divulgaron datos relativos a experimentos de escisión gemelar (splitting) de embriones humanos de 2, 4 y 8 embrioblastos, realizados por ellos mismos. Se trató de experimentos llevados a cabo sin el consentimiento previo del Comité ético competente y publicados –según los autores– para avivar la discusión ética.

Sin embargo, la noticia dada por la revista Nature –en su número del 27 de febrero de 1997– del nacimiento de la oveja Dolly, llevado a cabo por los científicos escoceses Jan Vilmut y K.H.S. Campbell con sus colaboradores del Roslin Institute de Edimburgo, ha sacudido la opinión pública de modo excepcional y ha provocado declaraciones de comités y de autoridades nacionales e internacionales, por ser un hecho nuevo, considerado desconcertante.

La novedad del hecho es doble. En primer lugar, porque se trata no de una escisión gemelar, sino de una novedad radical definida como clonación, es decir, de una reproducción asexual y agámica encaminada a producir individuos biológicamente iguales al individuo adulto que proporciona el patrimonio genético nuclear. En segundo lugar, porque, hasta ahora, la clonación propiamente dicha se consideraba imposible. Se creía que el DNA de las células somáticas de los animales superiores, al haber sufrido ya el imprinting de la diferenciación, no podía en adelante recuperar su completa potencialidad original y, por consiguiente, la capacidad de guiar el desarrollo de un nuevo individuo.

Superada esta supuesta imposibilidad, parecía que se abría el camino a la clonación humana, entendida como réplica de uno o varios individuos somáticamente idénticos al donante.

El hecho ha provocado con razón agitación y alarma. Pero, después de un primer momento de oposición general, algunas voces han querido llamar la atención sobre la necesidad de garantizar la libertad de investigación y de no condenar el progreso; incluso se ha llegado a hablar de una futura aceptación de la clonación en el ámbito de la Iglesia católica.

Por eso, ahora que ha pasado un cierto tiempo y que es está en un período más tranquilo, conviene hacer un atento análisis de este hecho, estimado como un acontecimiento desconcertante. Y esto es lo que trataremos de hacer en nuestra monografía.

Ahora bien ¿La clonación es siempre inmoral?

No. No existen objeciones morales a las clonaciones animales, una técnica que se practica desde hace algunos años de manera experimental. Esta práctica, además de mejorar la reproducción de animales de cría, abaratando el costo de ciertas carnes, podría eventualmente utilizarse para salvar especies en extinción. Existe, sin embargo, una interrogante que debe dejar aún abierta la duda sobre esta práctica incluso en animales: aún se desconoce si la reproducción por clonación puede traer malformaciones genéticas peligrosas aún desconocidas por los científicos y que podrían ser fuente de nuevas enfermedades y malformaciones animales y humanas.

Luego de haber realizado una pequeña introducción al tema procederemos a ubicarlo temporal y espacialmente.

Localización en el tiempo y en el espacio

Como anteriormente mencionamos, el 27 de febrero de 1997 la revista científica Nature publicaba el informe sobre la primera clonación de un mamífero a partir del núcleo de una célula adulta de otro individuo. La "presentación en sociedad" de la oveja Dolly es uno de esos momentos en los que la ciencia espolea una plétora de reacciones emocionales de todo tipo, despertando sueños (o pesadillas) y reavivando mitos y viejos fantasmas.

El primer experimento de clonación en vertebrados fue el de Briggs y King (1952), en ranas. En los años 70, Gurdon logró colecciones de sapos de espuelas (Xenopus laevis) idénticos a base de insertar núcleos de células de fases larvarias tempranas en ovocitos (óvulos) a los que se había despojado de sus correspondientes núcleos. Pero el experimento fracasa si se usan como donadoras células de ranas adultas.

Desde hace unos años se vienen obteniendo mamíferos clónicos, pero sólo a partir de células embrionarias muy tempranas, debido a que aún no han entrado en diferenciación (y por lo tanto poseen la propiedad de pluripotencia). No es extraño pues el revuelo científico cuando el equipo de Ian Wilmut, del Instituto Roslin de Edimburgo comunicó que habían logrado una oveja por clonación a partir de una célula diferenciada de un adulto. Esencialmente el método (que aún presenta una alta tasa de fracasos) consiste en obtener un óvulo de oveja, eliminarle su núcleo, sustituirlo por un núcleo de célula de oveja adulta (en este caso, de las mamas), e implantarlo en una tercera oveja que sirve como "madre de alquiler" para llevar el embarazo. Así pues, Dolly carece de padre y es el producto de tres "madres": la donadora del óvulo contribuye con el citoplasma (que contiene, además mitocondrias que llevan un poco de material genético), la donadora del núcleo (que es la que aporta la inmensa mayoría del ADN), y la que parió, que genéticamente no aporta nada.

Científicamente se trata de un logro muy interesante, ya que demuestra que, al menos bajo determinadas circunstancias es posible "reprogramar" el material genético nuclear de una célula diferenciada (algo así como volver a poner a cero su reloj, de modo que se comporta como el de un zigoto). De este modo, este núcleo comienza a "dialogar" adecuadamente con el citoplasma del óvulo y desencadena todo el complejo proceso del desarrollo intrauterino.

Tomando en cuenta los grandes progresos a los que se ha llegado no estaría bien si omitiéramos sus comienzos. Por eso presentamos a continuación la cronología de los hechos más importantes y determinantes para los descubrimientos actuales.

Cronología de la genética y la biología molecular

1.000 a.C.:.los babilonios celebran con ritos religiosos la polinización de las palmeras.

323 a.C.: Aristóteles especula sobre la naturaleza de la reproducción y la herencia.

100-300: se escriben en la India textos metafóricos sobre la naturaleza de la reproducción humana.

1676: se confirma la reproducción sexual en las plantas.

1677: se contempla el esperma animal a través del microscopio.

1838: se descubre que todos los organismos vivos están compuestos por células.

1859: Darwin hace pública su teoría sobre la evolución de las especies.

1866: Mendel describe en los guisantes las unidades fundamentales de la herencia (que posteriormente recibirán el nombre de genes).

1871: se aísla el ADN en el núcleo de una célula.

1883: Francis Galton acuña el término eugenesia.

1887: se descubre que las células reproductivas constituyen un linaje continuo, diferente de las otras células del cuerpo.

1908: se establecen modelos matemáticos de las frecuencias génicas en poblaciones mendelianas.

1909: las unidades fundamentales de la herencia biológica reciben el nombre de genes.

1924: la Ley de Inmigración en EE.UU. limita la entrada al país sobre la base del origen racial o étnico.

1925: se descubre que la actividad del gen está relacionada con su posición en el cromosoma.

1927: se descubre que los rayos X causan mutaciones genéticas.

1931: treinta estados de los EE.UU. tienen leyes de esterilización obligatoria.

1933: la Alemania nazi esteriliza a 56.244 "defectuosos hereditarios".

1933-45: el holocausto nazi extermina a seis millones de judíos por medio de su política eugenésica.

1943: el ADN es identificado como la molécula genética.

1940-50: se descubre que cada gen codifica una única proteína.

1953: se propone la estructura en doble hélice del ADN.

1956: son identificados 23 pares de cromosomas en las células del cuerpo humano.

1966: se descifra el código genético completo del ADN.

1972: se crea la primera molécula de ADN recombinante en el laboratorio.

1973: tienen lugar los primeros experimentos de ingeniería genética en los que genes de una especie se introducen en organismos de otra especie y funcionan correctamente.

1975: la conferencia de Asilomar evalúa los riesgos biológicos de las tecnologías de ADN recombinante, y aprueba una moratoria de los experimentos con estas tecnologías.

1975: se obtienen por primera vez los hibridomas que producen anticuerpos monoclonales.

1976: se funda en EE.UU. Genentech, la primera empresa de ingeniería genética.

1977: mediante técnicas de ingeniería genética se fabrica con éxito una hormona humana en una bacteria.

1977: los científicos desarrollan las primeras técnicas para secuenciar con rapidez los mensajes químicos de las moléculas del ADN.

1978: se clona el gen de la insulina humana.

1980: el Tribunal Supremo de los EE.UU. dictamina que se pueden patentar los microbios obtenidos mediante ingeniería genética.

1981: primer diagnóstico prenatal de una enfermedad humana por medio del análisis del ADN.

1982: se crea el primer ratón transgénico (el "superratón"), insertando el gen de la hormona del crecimiento de la rata en óvulos de ratona fecundados.

1982: se produce insulina utilizando técnicas de ADN recombinante.

1983: se inventa la técnica PCR, que permite replicar (copiar) genes específicos con gran rapidez.

1984: creación de las primeras plantas transgénicas.

1985: se inicia el empleo de interferones en el tratamiento de enfermedades víricas.

1985: se utiliza por primera vez la "huella genética" en una investigación judicial en Gran Bretaña.

1986: se autorizan las pruebas clínicas de la vacuna contra la hepatitis B obtenida mediante ingeniería genética.

1987: propuesta comercial para establecer la secuencia completa del genoma humano (proyecto Genoma), compuesto aproximadamente por 100.000 genes.

1987: comercialización del primer anticuerpo monoclonal de uso terapéutico.

1988: primera patente de un organismo producido mediante ingeniería genética.

1989: comercialización de las primeras máquinas automáticas de secuenciación del ADN.

1990: primer tratamiento con éxito mediante terapia génica en niños con trastornos inmunológicos ("niños burbuja"). Se ponen en marcha numerosos protocolos experimentales de terapia génica para intentar curar enfermedades cancerosas y metabólicas.

1994: se comercializa en California el primer vegetal modificado genéticamente (un tomate) y se autoriza en Holanda la reproducción del primer toro transgénico.

1995: se completan las primeras secuencias completas de genomas de organismos: se trata de las bacterias Hemophilus influenzae y Mycoplasma genitalium.

1996: por primera vez se completa la secuencia del genoma de un organismo eucariótico, la levadura cervecera "Saccharomyces cerevisiae". Por otra parte, el catálogo de genes humanos que Victor McKusick y sus colaboradores de la Universidad John Hopkins actualizan cada semana contiene ya más de cinco mil genes conocidos. El proyecto Genoma, coordinado por HUGO (Human Genome Organization), avanza a buen ritmo.

1997: Clonación del primer mamífero, una oveja llamada "Dolly".

2000: Descodificación del PGH

2003: Primer clon humano (se supone)

Habiendo realizado la introducción y la ubicación del tema procedemos a formular nuestra hipótesis de trabajo y a poner en claro cuales son nuestros objetivos y no desviarnos en la investigación.

Hipótesis de trabajo

Pretendemos estudiar el fenómeno de diferentes puntos de vista y nuestra hipótesis a corroborar será la siguiente:

Si la clonación tiene un impacto desfavorable en la sociedad, sería éticamente prohibida una implementación en el medio.

O bien:

Si la clonación tiene un impacto favorable en la sociedad, se podría comenzar a pensar en una futura implementación de la misma.

Objetivos

1) Investigar a nivel bibliográfico el tema (libros, artículos de revistas, periódicos), considerando también el aporte de otros medios de difusión (televisión, internet, radio).

2) Estudiar sus diferentes perspectivas: religiosos, éticos, políticos, etc.

3) Mediante encuestas y entrevistas evaluar la opinión de la gente de nuestra sociedad acerca del tema, su aceptación y las consecuencias que acarrearía.

4) Es importante considerar las consecuencias de su impacto en los diferentes grupos sociales a efectos de evaluar una posible implementación de la misma en el ámbito de la medicina en un futuro no muy lejano.

DESARROLLO

Antes de proceder con el desarrollo debemos aclarar ciertos términos esenciales acerca del tema para tener una noción general y no confundirse.

Blastocisto: Célula embrionaria que todavía no se ha diferenciado.

Blastómeros: Célula que se origina en la primera división del óvulo fecundado.

Células germinales o gametos: Célula que, en la reproducción sexual, se une a otra para dar origen a un nuevo ser.

Célula somática: Que se diferencia y forma los tejidos y órganos del cuerpo de un individuo, a diferencia de las que están destinadas a dar origen a un nuevo ser.

Fibroblastos: Elemento celular del tejido conjuntivo que se halla abundantemente en los tejidos fibrosos.

Gen: Factor hereditario de los gametos sexuales. Se usa generalmente en plural, porque están dispuestos de dos en dos.

Genoma: Conjunto de los cromosomas de una célula.

In vitro: Fecundación in vitro, tecnología de reproducción asistida en que se fecundan uno o varios óvulos fuera del organismo materno. También se abrevia FIV.

Ingeniería Genética: la relativa al mejoramiento de los individuos de una especie.

Transgénico: Concebido artificialmente mediante ingeniería genética.

Xenotrasplantes: Transplante de un órgano de un animal a una persona.

Zigoto: Huevo (célula germinal femenina). También cigoto.

Luego de aclarar los términos, realizaremos el desarrollo principal.

¿Qué es la clonación?

Hay que diferenciar el uso de la palabra clonación en distintos contextos de la biología:

Si nos referimos al ámbito de la Ingeniería Genética, clonar es aislar y multiplicar en tubo de ensayo un determinado gen o, en general, un trozo de ADN. Sin embargo, Dolly no es producto de Ingeniería Genética.

En el contexto a que nos referimos, clonar significa obtener uno o varios individuos a partir de una célula somática o de un núcleo de otro individuo, de modo que los individuos clonados son idénticos o casi idénticos al original.

En los animales superiores, la única forma de reproducción es la sexual, por la que dos células germinales o gametos (óvulo y espermatozoide) se unen, formando un zigoto (o huevo), que se desarrollará hasta dar el individuo adulto. La reproducción sexual fue un invento evolutivo (del que quedaron excluidas las bacterias y muchos organismos unicelulares), que garantiza que en cada generación de una especie van a aparecer nuevas combinaciones de genes en la descendencia, que posteriormente será sometida a la dura prueba de la selección y otros mecanismos evolutivos. Las células de un animal proceden en última instancia de la división repetida y diferenciación del zigoto.

Las células somáticas han perdido la capacidad de generar nuevos individuos y cada tipo se ha especializado en una función distinta (a pesar de que, salvo excepciones, contienen el mismo material genético).

Tipos de clonación

Tipos de clonación según el método

  • Partición (fisión) de embriones tempranos: analogía con la gemelación natural. Los individuos son muy semejantes entre sí, pero diferentes a sus padres. Es preferible emplear la expresión gemelación artificial, y no debe considerarse como clonación en sentido estricto.
  • Paraclonación: transferencia de núcleos procedentes de células fetales en cultivo a óvulos no fecundados enucleados y a veces, a zigotos enucleados. El "progenitor" de los clones es el embrión o feto.
  • Clonación verdadera: transferencia de núcleos de células de individuos ya nacidos a óvulos o zigotos enucleados. Se originan individuos casi idénticos entre sí (salvo mutaciones somáticas) y muy parecidos al donante (del que se diferencian en mutaciones somáticas y en el genoma mitocondrial, que procede del óvulo receptor).
  • Gemelación artificial
  • Partición de un embrión, o separación de en embriones preimplantatorios (de 2-32 células). Cada mitad o trozo del embrión se introduce en una zona de otro óvulo, o en una cubierta artificial (ZPA), y se implanta.

Se viene aplicando desde hace años en ganadería. Según estudios realizados en 1979 y 1981 sobre ovejas, algunos blastómeros de embriones de 4-8 células pueden originar individuos completos. Recientemente se ha hecho en monos (macacos Rhesus)

En humanos hubo un experimento polémico (Hall y Stillman, 1993) con un zigoto inviable (no se pretendía implantarlo). Más estudios de la Universidad G. Washington con embriones anómalos: los embriones más tempranos son mejores para la separación de blastómeros, y la capacidad de división éstos disminuía con blastómeros más tardíos.

El resultado son individuos prácticamente idénticos entre sí (salvo mutaciones), pero diferentes a sus padres. Serían equivalentes a gemelos monozigóticos.

No se debe considerar como clonación en sentido estricto.

  • Paraclonación: por transferencia de núcleos de células embrionarias o fetales

Los núcleos pueden proceder de:

Blastómeros de embrión preimplantatorio: las células de la masa celular interna.

Células embrionarias o fetales de un cultivo primario o de un cultivo celular.

Estos núcleos se transfieren a un óvulo enucleado o a un zigoto al que se le hayan eliminado los pronúcleos. Este óvulo receptor aporta mitocondrias, y en el caso del zigoto, algo del espermatozoide.

El resultado: individuos casi idénticos entre sí, pero diferentes de los progenitores del embrión que aportó el núcleo transferido. Se pierde una generación, ya que el embrión donante del núcleo se destruye. Los individuos nacidos así se parecerían (desde el punto de vista del genoma nuclear) al individuo que hubiera surgido del embrión destruido.

A mitad de los 80 se venían produciendo paraclonaciones en diversos animales de granja: ovejas y vacas. Se lograron terneros por transferencia de núcleos de embriones en fase de hasta 128 células. En 1996 el equipo de Wilmut y Campbell logró dos ovejas (Megan y Morag) por transferencia de núcleos de embriones. Se siguió con experimentos de paraclonación con células embrionarias y fibroblastos fetales.

Se ha descrito igualmente la producción de monos Rhesus por transferencia de núcleos de blastómeros. En un caso se dividieron 107 embriones en 368 unidades, lográndose 4 embarazos, de uno de los cuales nació Tetra. Alguno de los intentos condujo a embarazos "ciegos", consistentes en un saco placentario desprovisto de tejido fetal. Luego los autores anuncian que acababan de lograr 4 embarazos, cada uno con un feto viable, a partir de los últimos 7 embriones originados por separación de blastómeros. Dos de los fetos eran gemelos idénticos por fisión de un embrión original. Nacieron vivos y se llaman Neti y Ditto. 

Un avance reciente significativo es la clonación de decenas de ratones empleando núcleos de células madre, realizado por un equipo de la Universidad de Hawai y la Universidad Rockefeller. Una de las mayores incidencias de este trabajo es que demuestra que se puede clonar con núcleos de células en cultivo bien caracterizadas, y no solamente con células frescas o cultivos primarios. Como las células madre de ratón se manejan bien desde el punto de vista genético, esto abre la vía a la fácil creación de ratones clónicos y transgénicos.

Clonación (en sentido estricto): por transferencia de núcleos de células de individuos nacidos.

El núcleo procede de individuo nacido. Se transfiere a óvulo o zigoto enucleados, y el embrión se implanta en útero. El resultado: individuos casi idénticos entre sí y casi idénticos a su progenitor (donante del núcleo).

Se ha logrado en varias especies:

Oveja (Dolly). Núcleo donante de célula sin identificar de la ubre de una oveja de 6 años de la raza Finn Dorset. Embrión implantado en hembra Scottish Blackface. Baja tasa de éxitos: 430 óvulos, de los que se obtuvieron 277 óvulos reconstituidos, que se cultivaron por separado durante 6 días. 29 se transfirieron a hembras receptoras. El único éxito fue Dolly. Algunos fueron fetos o neonatos muertos, o con alteraciones del desarrollo.

Ratones: el primer ratón clónico nació el 3 de octubre de 1997, y fue llamado Cumulina; ya ha tenido progenie aparentemente normal, que a su vez se ha reproducido. El haber obtenido clones en esta especie de laboratorio, con ciclo de vida corto y de la que se tienen amplios conocimientos de su genética, abre perspectivas insospechadas para los estudios básicos sobre la clonación: mecanismos de la reprogramación celular, impronta (imprinting) genómica, activación del genoma del embrión, diferenciación celular, etc. Poco después, este mismo equipo japonés informó de la clonación de ratones a partir de células del rabo de ratones adultos.

Ganado bovino: núcleos de células epiteliales y musculares.

Ganado caprino.

Recientemente se ha logrado en ganado porcino: se ha conseguido con un nuevo método de doble transferencia nuclear, con el nacimiento de cinco lechones, con dos subgrupos de tres y dos que eran clones entre sí y con respecto al correspondiente donante. Sus nombres: Millie, Christa, Alexis, Carrel y Dotcom.

¿Un protocolo universal para clonación reproductiva?

Este es un posible esquema que permitiría la clonación ilimitada a partir de casi cualquier célula del organismo (al menos en esta especie):

Transferencia por microinyección de un núcleo de célula somática a un óvulo enucleado.

Se dejaría desarrollar el embrión in vitro hasta una fase previa a la de implantación.

A partir de las células de la masa interna del blastocisto se pueden establecer cultivos estables (inmortales) de células madre (ES). Todas esas células contendrían el mismo genoma nuclear que el individuo donante, genoma que quedaría de esta forma "inmortalizado".

Las células madre pueden servir a su vez para:

  • Terapias celulares
  • Clonación reproductiva
  • Manipulación genética: se podrían generar ratones mutantes, en una sola generación, sin pasar por la generación intermedia. Ello permitiría analizar las funciones complejas que dependen de varios genes.
  • Combinación de b) y c) para producir individuos clónicos transgénicos.

Fines (teóricamente posibles) de los distintos tipos de clonación

De la gemelación artificial

En animales:

Investigación básica

Mejora de FIV

Mejora de fertilidad de las especies empleadas.

En humanos:

En FIV, para mejorar resultados en mujeres con pobre estimulación ovárica

Gemelos idénticos separados en el tiempo

De la paraclonación

En animales:

Individuos idénticos para investigación

Producción ganadera

Junto con clonación, para biotecnología: tejidos "humanizados", granjas farmacéuticas

Fuentes de tejidos, para xenotrasplantes

En humanos:

¿investigación básica y aplicada?

¿Terapia? Para enfermedades que producen ceguera o epilepsia: transferencia del núcleo del embrión hasta un óvulo-zigoto recepetor.

De la clonación verdadera

Mejora de conocimientos en biomedicina sobre diferentes modelos de enfermedades.

Producción de medicamentos.

Producción de órganos para xenotrasplantes: cerdos transgénicos con factor inhibidor de complemento humano. Ya que han logrado cultivos celulares en los que el gen de la a f l a -1,3-galactosil transferasa está interrumpido, por lo que no es funcional. En principio, si lograsen cerdos transgénicos a partir de estas células, podrían servir como fuentes de tejidos para xenotrasplantes a humanos, evitándose el rechazo del injerto. Sin embargo, la cuestión de los xenotrasplantes a partir de tejidos porcinos está en entredicho, por el riesgo de que se puedan liberar virus a la población humana. Ello se complicaría aún más con las propuestas de obtener cerdos transgénicos dotados de proteínas humanas del complemento: si bien con ello se evitaría otra de las causas de rechazo, hay que tener en cuenta que algunas de esas proteínas sirven como puertas de entrada a algunos virus humanos.

 Ganadería:

Obtención de animales transgénicos. Recombinación homóloga para generar animales noqueados con genes inactivados y sustituidos. Producción de proteínas terapéuticas.

Una empresa ha logrado ovejas simultáneamente clónicas y transgénicas que segregan en su leche cierta proteína de la que carecen los enfermos del enfisema pulmonar congénito. Hace poco han logrado expresar ese gen de forma controlada, insertándolo en un lugar predeterminado del genoma receptor, lo que si se confirma y amplía supone un gran paso para conseguir factorías vivas de sustancias útiles

Idealmente se necesita método de transferencia no quirúrgica de embriones. Rápida propagación de fenotipos probados en el sector ganadero. ¿Venta y distribución cómoda de embriones? Evitar la falta de diversidad genética, limitando el número de individuos de un mismo clon en cada rebaño.

Intentos de salvar a especies de la extinción (ejemplo: el panda gigante). Incluso alguien está intentando "resucitar" especies extinguidas de las que hay material biológico conservado (alguna especie de marsupial australiano como el tigre de Tasmania, el bucardo -una subespecie de cabra montés recientemente desaparecida del Pirineo español).

En octubre de 2001, se comunicó el nacimiento en Italia de un muflón clónico, a partir de células de hembras muertas de la isla de Cerdeña.

En humanos, la clonación verdadera podría tener dos usos diferentes:

Clonación reproductiva: para crear un individuo clónico.

Posibles situaciones:

Como técnica de reproducción asistida excepcional, no convencional.

Qué riesgos podría tener?

Datos sobre la "edad celular"

Otros efectos (cáncer?).

¿Solucionar cuestiones de seguridad?

 Cuestiones de eficiencia:

si se tuviera la eficiencia del caso Dolly, necesitaríamos 200 mujeres.

Pero recientemente se ha visto que con el líquido de aspiración del folículo ovárico se pueden obtener muchos folículos preantrales que se pueden madurar en laboratorio hasta ovocitos maduros.

Desarrollo de folículos ováricos humanos en ratones. ¿Ratones produciendo óvulos humanos?

 Cuestiones de seguridad:

Incidencia de nacimientos muertos y abortos Según Wilmut, hay un patrón continuo de muertes durante el desarrollo embrionario y fetal, llegando a término sólo 1-2% de los embriones.

¿Qué edad genética tiene el clon? ¿Corresponde a la edad de la célula donante? Los datos actuales parecen indicar que la transferencia nuclear no revierte la edad genética.

¿Supone esto mayor peligro de acumulación de mutaciones y de envejecimiento celular? (Hay informes sobre anomalías en este sentido, por ejemplo, un acortamiento significativo de los telómeros, lo que parece un indicio de la edad celular. Hay que recordar que los telómeros restauran su longitud normal en la línea germinal, que por definición no intervino en la producción de los animales clónicos. Es posible que los efectos fisiológicos en el acortamiento de la edad de los animales clonados se reflejen tras varias generaciones). Sin embargo, otros informes sobre las terneras clónicas parecen indicar que ocurre lo contrario, un rejuvenecimiento según ciertos parámetros moleculares.

 Clonación no reproductiva: se realiza la manipulación celular como en la anterior, pero el embrión no se implanta en útero, sino que puede servir a distintos objetivos, principalmente de investigación:

Sobre fertilidad, anticoncepción, etc.

Desarrollo embrionario

Obtención de células madre e inducción de diferenciación a diferentes tejidos. 

 Investigación

En esta parte, luego de haber analizado el tema desde un punto de vista científico lo analizaremos según las diferentes visiones.

El siguiente material fue extraído de Internet y es un artículo de un periódico en al que se exponen diferentes contra argumentos al tema de diversas partes del mundo. Por esto nos damos cuenta de que el rechazo a la clonación es a nivel mundial y no solo en ciertos sectores de la sociedad.

Enérgica condena católica a experimento de clonación

LIMA, Redacción Central, 26 Nov. 01 ().- La generación de un embrión humano por clonación por parte de un laboratorio privado en los Estados Unidos provocó una enérgica condena en el ámbito católico alrededor del mundo.

Además del explícito y enérgico comunicado dado a conocer por la Sala de Prensa de la Santa Sede, Mons. Mauro Cozzoli, Profesor de Teología Moral de la Pontificia Universidad Lateranense, recordó que a ser el embrión un individuo, "la clonación es un hecho abusivo y moralmente censurable". "El hecho de que lo hayan hecho con fines terapéuticos agrava el juicio, ya que no se puede crear un individuo para después suprimirlo en beneficio de otro", agregó el Prelado, quien recordó que un embrión, aunque tenga pocas células, tiene el estatus de persona.

Cozzoli agregó que la clonación "con éxito" anunciada por el laboratorio estadounidense Advanced Cell Technology (ACT) "ofende la verdad de la procreación, que debe realizarse con el encuentro de dos gametos", y recordó que el Papa Juan Pablo II había condenado los experimentos con embriones, al afirmar que no hay hombre alguno ni autoridad humana que pueda disponer libremente y de manera deliberada de una vida humana inocente, y muchos menos para después destruirla.

Card. McCarrick: El peligro de la arrogancia

El Cardenal Theodore E. McCarrick, Arzobispo de Washington DC, señaló que el controvertido experimento científico "tiene peligrosas implicaciones, pues el hombre está jugando a Dios y devaluando la vida humana".

"El informe es profundamente perturbador", dijo el Cardenal McCarrick, quien señaló que "aunque debemos estimular a la comunidad científica a continuar con las investigaciones de punta, ésta debe producirse dentro del marco ético de respeto al a la vida humana y el papel de Dios como Creador de la vida".

"La arrogancia que lleva a alguien a creer que puede jugar el papel de Dios y reducir a los seres humanos a mera fuente de piezas de recambio es una soberbia que puede llevar a peligrosas consecuencias que no podemos anticipar plenamente", dijo también el Purpurado de la capital norteamericana; y advirtió que "incluso buenas intenciones evidentes, como la curación de una enfermedad, pueden tener efectos negativos, tales como la devaluación de la vida humana con todo lo que ello implica". "El uso de embriones para clonación está moralmente mal", subrayó el Cardenal.

Pedido de prohibición

El Comité Nacional de Derecho a la Vida de Estados Unidos (National Right to Life Committee) señaló a través de su departamento legal, que la "investigación" realizada por la empresa norteamericana hace evidente la necesidad de una ley federal que prohiba toda clonación humana. "Esta corporación está creando embriones humanos con el solo propósito de matarlos y cosechar sus células, explicó el director de asuntos legales de la organización, Douglas Johnson.

"La brutalidad"

Por su parte, desde la Argentina, el Profesor del Instituto de Bioética de la Universidad Católica Argentina, P. Rubén Revello, rechazó el experimento por considerar que el embrión es "vida humana" y ahora al embrión clonado se lo va a "despedazar para utilizarlo por partes".

Revello puntualizó que "si se crea un embrión humano, al activar el núcleo embrional, se crea un humano". En ese sentido, subrayó que "para la Iglesia y para la ciencia hay vida desde la concepción . Y si hay vida, hay persona humana. De lo contrario —preguntó—, ¿qué habría, un prehumano? no es cierto que los que experimentan con embriones humanos quieran vida humana y no una persona humana", insistió.

En rigor, el sacerdote reiteró la posición fijada por la Iglesia en materia de clonación. La postura católica está expresa —entre otros documentos— en una declaración difundida en 1997 por la Academia Pontificia por la Vida. Y en otra de la misma academia, conocido el año pasado, sobre "la producción y uso científico y terapéutico de las células embrionales humanas".

En cuanto a los argumentos de utilización terapéutica, Revello dijo que "hoy por hoy la ciencia no puede dar respuesta, por caso, en materia Alzheimer: podrían destruir embriones y no llegar a nada". Señaló que el argumento terapéutico "sólo busca atenuar la maldad moral" por la destrucción del embrión. Aún así, interrogó si "se justifica matar a una persona para salvar a otra".

Luego de señalar que "si a este embrión lo dejamos seguir su camino espontáneo terminará siendo un bebé", lamentó que en la ciencia genética no se aplique el mismo criterio de respeto a la vida que en la experimentación farmacéutica. "En la farmaceútica se tiene mucho cuidado en la experimentación y hay etapas: primero en laboratorios, luego en animales y, finalmente, en voluntarios humanos".

Revello sostuvo, además, que la ciencia debería avanzar en el estudio de las células estaminales humanas que los adultos tienen en vez de hacerlo con las células estaminales de los embriones porque "en el primer caso no pasa nada con la persona en cambio que en los embriones se termina eliminando vidas".

Mentalidad eugenésica

El sacerdote señaló que detrás de esta experimentación hay un resabio de "eugenesia , es decir, de selección de los humanos más aptos en detrimento de los menos apto. Acaso, una nueva forma de esclavitud". Concluyó que la clonación humana es "signo de una ciencia sin valores, de una sociedad disconforme que busca en la ciencia reemplazar el sentido de la vida y de la salvación".

Aberración antropológica

Por su parte, el vicepresidente del Consorcio de Médicos Católicos, doctor Carlos Abel Ray, consideró que "es una ofensa a la dignidad del ser humano y una aberración antropológica", y explicó: "hay dos tipos de cosas que se pueden hacer con la clonación. Una es la fisión, es decir, dividir un embrión por la mitad para que se produzcan seres idénticos. Pero la clonación de poner distintas células es mucho más grave aún y las repercusiones éticas del problema son muy malas para la humanidad. Desde el punto de vista antropológico y desde el religioso, para cualquiera de las creencias monoteístas que consideran que Dios es el que ha creado al hombre y que debe procrearse por los métodos naturales".

"Podría ser -continuó Ray, profesor pro-titular de la cátedra de Medicina Legal en la Universidad Católica Argentina y ex profesor de Pediatría de la UBA- que se utilizara con algunos fines que podrían ser buenos, pero que por ahora no están comprobados en absoluto. Pero aún cuando pudieran ser útiles en algún caso especial, como una enfermedad neurológica, nunca ese fin supuestamente bueno justifica la maldad de la operación en sí, que ultraja la dignidad del ser humano".

Embrión y vida

También opinó el padre Alberto Bochatey OSA, director del Instituto de Etica Biomédica de la Universidad Católica Argentina. A su juicio, "lo más importante es reconocer que en el embrión hay vida y que esa vida se va desarrollando por un principio intrínseco, unitario y de actualización de sus propias capacidades. Ahí está la vida, en esta unión de células que se van desarrollando. Si no las interrumpimos y dejamos que se realicen normalmente en tiempo justo y la secuencia exacta, el desarrollo no va a cesar. Pero si interrumpimos eso, entonces se para y no sigue adelante".

"Es una maravilla -siguió diciendo- ver en este proceso la coordinación, la continuidad y la gradualidad. Por lo tanto, no hay duda biológica de que ahí hay vida. Tanto es así, que ellos (por los científicos que realizaron el anuncio) están buscando células estaminales que sólo provienen de la vida humana. No se pueden producirlas si no es a través de un organismo humano".

El sacerdote expresó que "experimentos de separar células y conseguir embriones ya tenemos desde principios del siglo XX, con erizos de mar, ranas, etc. Pero ahora llegamos al tema del embrión humano y evidentemente la dimensión ética es mucho más pesada".

La Iglesia respalda la ciencia

Luego subrayó que "un tema importante es ver que la Iglesia no está en contra sino a favor de procesos científicos completos. Esto significa que las dimensiones ética y bioética estén presentes. No solamente una dimensión técnica, un interés puntual, como puede ser el de necesitar células estaminales y hacer por ello lo que quiero. Sin dudas estoy trabajando con seres humanos y esto tiene una dimensión muy grande, porque no es un órgano, sino un organismo".

"Estamos en medio de una mentalidad tan utilitarista y tan poco ontologista que nos lleva a estas conclusiones: que todo está permitido y que todo es posible", se lamentó.

El padre Bochatey reconoció que "no sé lo que está en la mente" de estos investigadores, "pero parten de una afirmación que no es clara, por no decir que no es cierta. En el artículo que publican en la revista ‘The Journal of Regenerative Medicine’, dicen textualmente que la técnica de la clonación es distinta de la reproducción clónica. Pero no: la técnica es la misma, sólo que a una la pasarán luego a un útero y para la otra nunca han pensado que supere cierto estadio de desarrollo. No la van a dejar crecer, pero ya está viviendo".

"La técnica es la misma -subrayó-, y esa división que se pretende hacer, de que una cosa es clonar con fines reproductivos y otra es hacerlo con fines terapéuticos, es análogo a lo que se dice de la eutanasia activa o pasiva: en definitiva es eutanasia, es matar, una por acción y otra por omisión. Acá es: crear una vida humana para después reproducirla y que nazca, y crearla para obtener un tejido y después no dejarla crecer".

El hombre jugando a Dios

Hugo Obiglio, director del Instituto de Etica Biomédica de la Universidad Católica y miembro de la Academia por la Vida del Vaticano opina: "El hombre, en su deseo de omnipotencia, iría a la búsqueda de la réplica de individuos dotados de ingenio y belleza excepcionales. Es el dominio de unos pocos sobre la totalidad de una humanidad programada. El embrión, aun en su estadio inicial, es un hombre y cosificarlo —manipularlo— no sólo pone en peligro su vida sino que lesiona su dignidad e integridad personal. Usar la clonación como recurso terapéutico no se justifica".

CLONES Y ÉTICA: SOBRE CÉLULAS MADRE Y PREJUICIOS RELIGIOSOS.
El 13 de Octubre de 2001, investigadores de la empresa americana Advanced Cell Technologies (ACT) observaban fascinados al microscopio aquello que habían perseguido activamente durante varios meses. Unas pequeñas bolitas de células que, días después, convulsionaron la opinión pública tras el anuncio de que se trataban de los primeros embriones humanos obtenidos por transferencia nuclear somática, más conocida como clonación. Este logro marcó, evidentemente, un hito científico, pero también añadió una carga al ya convulso terreno de las consideraciones sobre experimentación con embriones y óvulos humanos, que algunos colectivos consideran inaceptable por razones morales y religiosas. Si bien la legitimidad ética de las reivindicaciones de estos colectivos es cuestionable, el peso social y político de sus posturas está fuera de dudas. Numerosas campañas, aireadas por los medios y centradas en los aspectos más mórbidos de las posibilidades de la clonación humana con fines reproductivos, han tenido eco en las fuerzas políticas y legislativas, que en algunos países han emprendido o están en fase de emprender vías que prohíban o restrinjan este tipo de investigaciones.
Recientemente, el gobierno español ha emprendido una de estas campañas, vanagloriándose además vacuamente de las dimensiones internacionales y de la novedad de su iniciativa. "España lidera una iniciativa internacional para la prohibición de la experimentación en clonación terapéutica". Triste titular que, además, resulta falso, pues esta declaración llega cuando ya los países que lideran este tipo de investigaciones han debatido y digerido el tema hasta la saciedad. Lo único que lidera el gobierno español con su iniciativa es una cruzada por la postura más reaccionaria de las posibles, apoyándose en presuntos riesgos y en supuestas razones éticas, que no son sino un disfraz a una postura moralista de base profundamente religiosa. La línea está en perfecta sintonía con sectores del gobierno republicano de EE.UU. y, como no, con el Vaticano. Recuperamos así nuestro papel de "Reserva Espiritual de Occidente", por si alguien lo creía perdido.
Puesto que la campaña del gobierno alude fundamentalmente motivos éticos, y éstos consisten en el juicio sobre la legitimidad moral de las investigaciones en clonación, resulta fundamental una información apropiada sobre los elementos implicados. Esta información puede resultar difícil de asimilar sin un conocimiento previo de nociones sobre biología, motivo por el cual quizás el debate se centra en los aspectos más frívolos, superficiales y subjetivos, que están más próximos a la experiencia del gran público. Los esfuerzos del Dr. Frankestein por crear lo que sólo Dios puede, o el aberrante orden social ideado por Aldous Huxley en su novela "Un Mundo Feliz" son referencias obligadas en estos planteamientos, a pesar de estar muy alejados de las verdaderas cuestiones éticas que se plantean con la experimentación en clonación humana. El gobierno, lejos de emprender una campaña de información pública y de reflexión social sobre estas materias, ha asumido una postura paternalista que prohíbe aludiendo a "riesgos" y a "motivos científicos y éticos". En mi opinión, son los ciudadanos informados quienes pueden valorar realmente los riesgos, y juzgar si tras esos supuestos motivos éticos hay algo más que una moral religiosa travestida, una intrusión -una más- de la moral católica más trasnochada en el cuerpo legislativo de un estado supuestamente laico. Por ello, es mi pretensión contribuir a enfocar este debate, del cual la clonación es sólo uno de los aspectos, en su debido terreno.
Las Células Madre
Acabamos de afirmar que la clonación es sólo uno de los aspectos, el más recientemente aireado y recogido por la campaña del gobierno español, de un debate subyacente, más amplio, sobre las cuestiones éticas que afectan al uso de óvulos y embriones humanos para investigación científica. Y este aspecto es sistemáticamente obviado. La raíz de todo este embrollo está en las llamadas Células Madre (CM). En los últimos años, un sector de la investigación biomédica ha vuelto la cabeza con interés hacia el reconocimiento de que en los organismos existen una clase de células, las CM, que tienen la capacidad de convertirse en las distintas células que forman un individuo. Los biólogos han aprendido a aislar, cultivar y reproducir estas células, y mediante sus investigaciones están comenzando a vislumbrar los mecanismos que hacen que puedan especializarse en células sanguíneas, nerviosas, o de músculo cardíaco, por mencionar algún tipo. Desde sus orígenes, la investigación con CM se ha planteado con un enorme potencial terapéutico en su haber, es decir, como una herramienta médica que, como algunos prestigiosos científicos afirman, abrirá una nueva era en medicina humana y plantará batalla abierta a un gran número de enfermedades, algunas de las más insidiosas de nuestra era. Un vistazo superficial a esta orientación terapéutica del uso de CM consistiría en la posibilidad de aportar este material a un corazón infartado, a un cerebro devastado por Alzheimer o Parkinson, al páncreas de un diabético, o a la médula espinal seccionada de un tetrapléjico. Si conseguimos que estas CM reconstruyan aquellos tejidos irreversiblemente dañados, de un modo completamente análogo a los procesos naturales de regeneración de otros tejidos, entonces queda claro el potencial para auténticos "milagros" médicos y para soluciones a enfermedades incurables y muy prevalentes en nuestra sociedad. Debemos hacer hincapié de que ningún científico en su sano juicio discute este enorme potencial terapéutico de las CM.
Ahora bien, el problema viene con la fuente de CM para estas investigaciones. Todos los organismos adultos tenemos CM. Pero, desgraciadamente, no todas las CM son iguales. Cuando un óvulo se fecunda, la célula resultante es totipotente, es decir, tiene capacidad para dividirse y formar un organismo completo. Durante las primeras etapas de desarrollo subsecuentes, se forman un pequeño número de células que siguen manteniendo todo su potencial. Si las separamos en ese momento, cada una de ellas podría generar un organismo completo. Es lo que sucede, por ejemplo, cuando de modo natural se producen mellizos idénticos. Poco después, las sucesivas divisiones de estas células producen lo que los embriólogos llaman un blastocisto. En esta pequeña bolita microscópica (formada por unas 100 células), se puede distinguir una capa externa de células que se ocuparán de proteger y nutrir al embrión, formando la placenta y estructuras asociadas, mientras que en su interior hay un conjunto de CM pluripotentes. Estas células aisladas ya no serían capaces de generar un organismo viable, pues no tendrían capacidad para implantarse en un útero y desarrollarse como tales. Sin embargo, mantienen la capacidad de diferenciarse en cualquiera de los tipos celulares que forman un organismo, desde neuronas hasta células cardíacas o pancreáticas. Los embriones, durante todo su desarrollo fetal, son especialmente ricos en CM pluripotentes. Sin embargo, conforme avanza la formación de los tejidos y órganos adultos, éstas se hacen cada vez más raras. Lo que persiste durante toda la vida de un organismo son CM capaces de regenerar determinados tejidos, pero por lo general sólo éstos. Se las suele conocer como CM multipotentes, ya que pueden generar algunos tipos de células, pero no cualquiera. Por ejemplo, un organismo adulto mantiene un número elevado de células multipotentes de las series sanguíneas en la médula ósea, ya que estas células tienen un ritmo de regeneración elevado. Pero estas células no parecen ser capaces de formar neuronas ni regenerar médulas espinales. Recientes descubrimientos han conseguido demostrar la presencia en adultos de células multipotentes de otros tipos, incluyendo células nerviosas, pero son especialmente raras y su purificación en número suficiente no resulta viable. Por ejemplo, se han encontrado en cerebro de ratas, o en trozos de encéfalo humano extraído durante operaciones quirúrgicas para paliar casos graves de epilepsia. No son, desde luego, procedimientos rutinarios o asequibles desde un punto de vista terapéutico. La investigación en esta línea, y en aquellas encaminadas a desprogramar células adultas para convertirlas en células madre, ha conseguido algunos descubrimientos alentadores en tiempo reciente, pero por lo general no se ve como una alternativa viable al uso terapéutico de CM verdaderamente pluripotentes, a corto o medio plazo.
Los mayores avances en generación de líneas de CM pluripotentes se pueden producir pues con los óvulos fecundados, en ese estado llamado blástocisto, en el cual unas pocas células conservan casi todo su potencial, momento ligeramente anterior a cuando se implantaría en un útero en condiciones naturales. Una fuente excelente de este material en humanos son los óvulos y embriones congelados, aquellos que sobran tras los procedimientos de fertilización in vitro que son hoy en día rutinarios para parejas que sufren de infertilidad. Y aquí empiezan los problemas. Para los sectores más influidos por ciertas morales religiosas, cualquier uso de estas células es inaceptable, ya que alegan que se trata de vidas humanas y como tales deben protegerse. Se trata, por supuesto, de una visión subjetiva y en gran medida fundamentalista, que no es justificable desde un punto de vista científico ni, como veremos más adelante, ético. Poco se aleja esta postura de la reflejada en el Génesis 38:9,10:
"Pero sabiendo Onán que el hijo que le naciera no sería considerado suyo, sucedía que cada vez que se unía a la mujer de su hermano, vertía en tierra para no dar descendencia a su hermano. Pero lo que hacía era malo ante los ojos del Eterno, y también a él le quitó la vida."
Sobre todo teniendo en cuenta los miles de años pasados desde aquello.

Otra vuelta de tuerca: la clonación.
Aunque las CM derivadas de material sobrante de los procedimientos de fecundación in vitro son un excelente material de investigación, en los últimos años se ha emprendido un paso más hacia los posibles usos terapéuticos de estas células. Ello ha llevado al desarrollo de las técnicas de clonación por transferencia nuclear somática (aunque también se han desarrollado técnicas que consiguen inducir a los óvulos no fecundados a dividirse, en un proceso conocido como partenogénesis, que en este caso genera células clónicas de la donante de óvulos). De nuevo, es necesario conocer en qué consiste y por qué las células madre obtenidas mediante estas técnicas pueden ser mejores que las procedentes de los tratamientos de infertilidad. Una de las razones fundamentales es la capacidad el producir CM "a la carta". Un problema primario con el que tropezaría una terapia basada en CM obtenidas de un donante anónimo es común al que se plantea en los trasplantes de órganos: el organismo reconoce el material extraño como intruso y, en vez de colaborar con las células para que regeneren los tejidos dañados, las destruiría rápidamente. Desde luego, al igual que se hace en los transplantes, estas reacciones de rechazo pueden hasta cierto punto controlarse eligiendo tipos compatibles y usando medicamentos inmunodepresores, pero lo cierto es que estas soluciones -aunque salvan vidas- distan mucho de ser ideales y limitan enormemente la diversidad y viabilidad de las terapias a aplicar. Sin embargo, si a un óvulo humano le sustituimos su núcleo por el de la célula de un paciente, e inducimos a este ente clónico a que se divida (como lo haría un óvulo tras una fecundación normal), hasta esa etapa de blastocisto (a partir del cual podemos generar líneas de CM) tendremos unas células pluripotentes genéticamente idénticas a las del donante, con las cuales, potencialmente, se podrían aplicar terapias regenerativas personalizadas, sin posibilidad alguna de rechazo.
No acaban ahí las aplicaciones de las células humanas clónicas. Mediante la clonación de células con defectos genéticos o, por ejemplo, mediante la clonación de células tumorales, se puede generar conocimiento de valor incalculable sobre cuales son los mecanismos genéticos últimos que regulan el desarrollo y diferenciación celular, incluyendo el descubrimiento de las causas por las que a veces el proceso se descontrola y se genera un cáncer, o de los mecanismos responsables del envejecimiento. Esto son sólo esbozos de la utilidad de las CM clónicas humanas en investigación biomédica. Podemos comprender ahora mejor la excitación de los investigadores de ACT cuando obtuvieron estas células, por primera vez, hace menos de un año.

Ética y fundamentalismo
¿A qué viene pues tanto revuelo?. La investigación con CM clónicas humanas puede, como hemos visto, revolucionar la medicina. Casi todos hemos perdido a seres queridos víctimas del cáncer o de infartos, a muchos de nosotros nos corresponderá terminar nuestros días de este modo. ¿Por qué, pues, prohibir la investigación orientada a solucionar estos problemas?. Los motivos aducidos por el gobierno incluyen, fundamentalmente, objeciones éticas. Es innegable que el desarrollo de estas nuevas tecnologías despierta nuevas cuestiones de carácter ético. Sin embargo, en el caso de la clonación terapéutica humana, pocas de estas cuestiones tienen distinta raíz que las objeciones morales de sectores conservadores al uso de material genético humano, que ya vimos anteriormente con la historia de Onán y el castigo divino por desperdiciar su semilla. Frente a posturas simplonas, desinformadas y paternalistas como la asumida por el gobierno español, resulta imprescindible un debate serio sobre las auténticas cuestiones de carácter ético con las que nos enfrentamos al hacer uso de estas nuevas tecnologías. Sirva como ejemplo esclarecedor el análisis que el comité asesor de la empresa ACT realizó al respecto, cuando se iniciaron sus trabajos encaminados a conseguir clonación de células humanas. Este comité estaba constituido por especialistas en ética, abogados y científicos, de diversas afiliaciones en instituciones públicas y privadas americanas. Su portavoz, Ronald M Green, director del Instituto de Ética de la Universidad de Darmouth (EE.UU.), resumía lo que el comité consideró como las 5 cuestiones éticas mayores, que se abordaron y resolvieron del siguiente modo.

¿Cual es el status moral de los organismos creados mediante clonación?
Argumento: Si un organismo clonado se implantase en un útero, como se hizo con el famoso caso de la oveja Dolly, sería posible que se desarrollase completamente hasta nacer. A causa de este potencial, habría quienes argumentasen que los embriones generados en los experimentos de clonación humana con fines terapéuticos son equivalentes a embriones humanos normales y corrientes, y merecen el mismo grado de protección y respeto.
La mayoría de los miembros del comité no estuvieron de acuerdo. Se recalcó que, a diferencia de un embrión humano, un organismo clonado no es el resultado de una fecundación de un óvulo y un espermatozoide. Se trata de un ente biológico nuevo, no presente en la naturaleza. Aunque tiene cierto potencial para convertirse en un ser humano, este potencial es muy limitado. En la etapa de blastocisto, cuando el organismo se disocia para generar las líneas de células madres, se trata de una bola de células del tamaño de un punto. Los embriones generados por fertilización normal, generalmente, no se implantan en el útero hasta después de esta etapa de blastocisto. No hay órganos, no hay posibilidad alguna de que pueda pensar o sentir, y no tiene ninguna de las características de un ser humano. Aunque los miembros del comité reconocieron que habría quienes asociasen este organismo con un embrión, se prefirió reconocerlo como un "huevo activado", y se concluyó que sus características no debieran impedir que se usase para trabajos que podrían salvar vidas.

¿Es permisible crear un ente de desarrollo humano sólo para destruirlo?
Argumento: Aquellos para quienes la vida humana comienza en el momento mismo de la fecundación -y consideran pues a los huevos activados como moralmente equivalentes a embriones humanos- no pueden aprobar éticamente la investigación en clonación terapéutica. Para ellos, esta investigación es equivalente a matar a un niño vivo para recolectar sus órganos en beneficio de otros. Algunos de quienes piensan de este modo, sin embargo, podrían considerar aceptable la investigación en células madre humanas generadas de embriones sobrantes (congelados) de los procedimientos de fecundación in vitro. Su razonamiento, correcto o no, es que estos embriones van a ser destruidos de todos modos, y que por lo menos algún bien podría generarse del uso de estas células. Pero la clonación terapéutica humana resulta totalmente inaceptable para estas personas, porque conlleva la creación deliberada de lo que ellos consideran un ser humano con el propósito de destruirlo.
Muchos de los que no reconocen status moral a los entes creados mediante clonación terapéutica están en desacuerdo con este punto de vista. Al igual que los miembros de este comité, argumentan que los beneficios de esta investigación y de las posibles terapias que genere sobrepasan ampliamente las alegaciones sobre los huevos activados. Sorprendentemente, algunos de los que comparten esta moral se oponen de todos modos a la investigación, apoyándose en terreno simbólico. Mantienen que es impropio el crear vida humana de ningún tipo sólo para destruirla. Les preocupa que esto podría suponer el acercamiento de nuestra sociedad hacia una "pendiente resbaladiza", que podría llevar a la degeneración moral y a la rapiña de órganos de adultos sin su consentimiento.
Estos argumentos simbólicos y de "pendiente resbaladiza" tienen frecuentemente una poderosa fuerza emocional, pero son difíciles de valorar. ¿Es realmente cierto que el uso de huevos activados para terapias salvavidas conducirán a esos supuestos abusos?. Por el contrario, si la ciencia médica puede aumentar la supervivencia de la gente con calidad de vida, ¿no podría incluso esta investigación incrementar el respeto por la vida humana?. Los miembros del comité señalaron el hecho de que el Reino Unido, hasta muy recientemente, ha permitido legalmente la creación y destrucción deliberada de embriones humanos en investigación desde principios de los 90. No ha habido ningún efecto negativo aparente de este permiso en la sociedad británica. Al final, los argumentos simbólicos y de pendiente resbaladiza no persuadieron a los miembros del comité de que la investigación en clonación terapéutica no debiese continuar.

¿Es correcto buscar activamente huevos humanos para investigación científica?
Argumento: La necesidad de una fuente de óvulos humanos lleva a una de las cuestiones éticas más delicadas en esta investigación. En cada ciclo mensual, una mujer produce sólo uno o dos óvulos maduros. Para aumentar este número hasta los niveles necesarios en investigación, deben tomarse medicamentos inductores como los usados en los procedimientos de fertilización in vitro. En raras ocasiones, esta medicación puede causar el llamado síndrome de hiperestimulación, que puede provocar daños hepáticos, disfunción renal, o formación de trombos causantes de infartos. De acuerdo con algunos estudios, ciertas drogas estimulantes ovulatorias se han asociado con un mayor riesgo de cáncer de ovario La cirugía necesaria para recolectar los óvulos también implica riesgos, como los de la anestesia y las posibles hemorragias . ¿Es ético someter a una mujer a estos riesgos para fines de investigación?. Si a las mujeres se les ofrece dinero para someterse a estos riesgos, ¿podría esto hacer que los materiales reproductivos humanos se comenzasen a ver como artículos con los que se puede comerciar? No está permitida la venta de órganos humanos o de bebés, ¿son los óvulos diferentes?.
En respuesta a estas cuestiones, los miembros del comité tuvieron en cuenta dos hechos. En primer lugar, ya existe un mercado sustancial de óvulos humanos con fines reproductivos. Algunas mujeres jóvenes reciben sumas considerables por proporcionar óvulos que permiten a mujeres solas, o a pareja infértiles, tener hijos. Si estas mujeres pueden sobrellevar los riesgos con ese fin, nos preguntamos: ¿por qué no se les debiera permitir abordar los mismos riesgos para la investigación orientada a salvar vidas humanas?. Y si se les puede pagar por el tiempo y las molestias que la donación de óvulos con fines reproductivos conlleva, ¿por qué no pueden recibir un pago razonable por la inducción ovulatoria con fines de investigación?.
En segundo lugar, señalamos que los voluntarios para investigación aceptan frecuentemente riesgos significativos para el avance del conocimiento médico. Si una persona consiente participar en un estudio peligroso sobre vacunas de malaria para ayudar a curar esta enfermedad, ¿por qué debería impedírsele donar óvulos para una investigación similar, orientada a salvar vidas?.
Finalmente, concluimos que sería desproporcionadamente paternalista el prohibir a mujeres donar óvulos para esta investigación. Al mismo tiempo, establecimos un procedimiento riguroso de consentimiento con conocimiento de causa, de modo que las donantes tuviesen plena conciencia de los posibles riesgos. Insistimos en que los medicamentos estimulantes de ovulación se administrasen a dosis seguras. Y fijamos el pago por la participación a niveles modestos: 4000 dólares (unos 40 por hora), lo que supone aproximadamente lo mismo que el pago medio por donación de óvulos con fines reproductivos en nuestra zona. Quisimos evitar que el pago se convirtiese en una influencia indebida que pudiese afectar a las donantes a la hora de valorar los riesgos.

¿Cuales son las cuestiones éticas en relación con la persona cuyas células se clonan?
Argumento: Puede parecer que los individuos que donan las células (normalmente fibroblastos de la piel) que se fusionan con los óvulos enucleados en las investigaciones de clonación terapéutica no afrontan riesgos, aparte de la posibilidad remota de una infección en el punto de la biopsia de piel. Pero la clonación es un asunto controvertido, que expone a todos los participantes de la investigación a riesgos nuevos. Los donantes de células, por ejemplo, podrían encontrarse en medio de una tormenta mediática si se identifica que han permitido que se les clone.
Para prevenir esto, el comité asesor de ética insistió en que los procedimientos asegurasen la confidencialidad más estricta para los donantes de óvulos y células (a no ser que ellos eligiesen lo contrario). Una cuestión que llevó mucho tiempo debatir fue si los niños podrían donar células para las investigaciones. Concluimos que en general esto no era apropiado, puesto que al alcanzar la madurez los niños podrían sentirse afectados moralmente por haber contribuido a un procedimiento de clonación. Hicimos una excepción, sin embargo, en el caso de un niño con una enfermedad genética letal. Sabíamos que una línea de células madre basada en el DNA de este niño podría ser una herramienta poderosa en la investigación dirigida a la curación de su enfermedad. Aunque el niño probablemente no sobreviviría lo suficiente para beneficiarse de estas investigaciones, concluimos que sus padres tenían el derecho de tomar esa decisión en representación de su hijo. Estas células no han sido usadas aún en ningún procedimiento de clonación.

¿Facilitará la clonación terapéutica una clonación reproductiva, el nacimiento de un bebé clonado?
Argumento: Una importante cuestión final planteada por estas investigaciones es si estimularán la llegada del día en que se aborde la clonación reproductiva humana. Esta preocupación presupone que la clonación reproductiva es y siempre será éticamente incorrecta. Muchos de los que sostienen este punto de vista mencionan la incidencia de muertes y malformaciones en animales clonados. Otros se preocupan por peligros más remotos. Señalan los posibles riesgos psicológicos de niños generados en familias en las que uno de los padres es también, genéticamente, un hermano gemelo. Temen que los niños clonados podrían enfrentarse a expectativas infundadas de vida, basadas en los logros de sus progenitores genéticos. Y manifiestan su preocupación sobre posibles riesgos sociales de la clonación si las sociedades deciden replicarse a larga escala hasta un número determinado de genomas elegidos, para fines militares o de otro tipo. En contraposición a lo anterior, algunos aclaman la perspectiva de la clonación humana. La ven como un modo nuevo de generar descendencia, genéticamente relacionada, a parejas infértiles, o como un método de reducir el riesgo de algunas enfermedades genéticas hereditarias.
Independientemente de lo que uno piense sobre la ética de la clonación reproductiva, el prohibir la clonación terapéutica no hará que la reproductiva sea menos probable. Aunque la clonación terapéutica podría ayudar a los científicos a perfeccionar las técnicas necesarias para clonación reproductiva, también puede dejar mucho más claros los peligros de intentar producir seres humanos de este modo. Ya existen evidencias de que algunos animales clonados pueden experimentar expresión genética defectuosa, así como interferencias en su impronta, el patrón normal de silenciado de genes que no se necesitan en determinados tejidos. Estos problemas podrían desanimar a posibles padres a generar bebés mediante esta tecnología. De este modo, la investigación en clonación terapéutica puede incluso reducir la probabilidad de que la clonación se aprecie como una alternativa de reproducción viable.
Una prohibición de la clonación terapéutica, además, no prevendría que ciertos investigadores incontrolados siguiesen adelante con intentos de clonación reproductiva por su cuenta. Algunos grupos, como los Raëlianos (un culto religioso), o científicos renegados como Richard G. Seed, (un médico que ejerce en Illinois y ha estado trabajando en embriología), han anunciado su intención de intentar clonar un humano y presumiblemente lo intentarán independientemente de si la investigación en clonación terapéutica se prohíbe o no. Una prohibición de la clonación terapéutica bloqueará la investigación útil mientras que permitirá que gente menos concienciada intente la clonación reproductiva allá donde encuentren un ambiente legal más permisivo. Bloqueando la investigación responsable en la biología celular de la clonación humana, se estará también garantizando que los primeros intentos de clonar seres humanos se basen en un conocimiento científico deficiente.

Conclusiones sobre lo anterior:
Los aspectos éticos relacionados con las nuevas tecnologías de clonación de células humanas exigen un riguroso análisis desde el conocimiento de causa y desde el distanciamiento de posturas sesgadas por prejuicios religiosos. Si bien este análisis es necesario y debe extenderse a niveles que alcancen todos los estratos de nuestra sociedad, incluyendo los políticos y legislativos, una lectura racional de los aspectos implicados proporciona, hoy por hoy, un terreno ético firme no sólo para permitir, sino para incentivar la investigación en clonación de células humanas con fines terapéuticos. Los beneficios esperados de estas investigaciones para el bienestar humano sobrepasan infinitamente las objeciones que desde determinadas morales religiosas se plantean. Las diversas asociaciones científicas y comités bioéticos independientes, así como las editoriales de las principales revistas científicas, se han alineado unánimemente en este sentido. La controversia científica, pues, tampoco existe.
Cruzadas como la emprendida por nuestro gobierno con su campaña sólo pueden ser tildadas, si benévolamente, como irresponsables. Quienes no buscan, o ignoran conscientemente, el valor de la información y los argumentos racionales, emprendiendo campañas políticas bajo el influjo de prejuicios religiosos, cargan sin embargo un enorme peso sobre sus conciencias, que en este caso se traduce en un coqueteo con la salud, el bienestar y la calidad de vida humanas. Muchas de esas vidas no comparten, ni tienen por qué hacerlo, su particular visión moral. Es nuestro deber recordarles el peso de esta gran responsabilidad, y hacérselo de este modo tan insostenible como sea posible.

Sobre lo filosófico

En lo filosófico, la consecuencia del hecho científico lleva a confirmar el pensamiento materialista dialéctico que considera que el Ser, la Universalidad, es la Infinitud, lo Increado, lo Eterno y por consiguiente la inexistencia de lo que se viene considerando como Espiritual, en el lenguaje filosófico hegeliano, la Idea, y en su traducción popular el Dios de los creyentes. Si el hombre ha llegado a crearse a sí mismo en el laboratorio de la genética, ello lleva a concluir en la inexistencia de un "Creador" de la materia, a la conclusión de que sólo existe lo material. Se confirma la tesis científica de la increabilidad de la materia, su evolución y su existencia por sí misma: la materia no se destruye sino que se transforma, en consecuencia no ha sido creada. 

La conquista científica de la esencia del ser vivo, como una transmisión de información a través del ADN, es otra prueba evidente de la increabilidad de los seres vivos y del paso de lo inerte a lo viviente. En consecuencia, el ser humano no es más que el resultado más elevado, hasta ahora, de la evolución de la materia. 

Lo anterior lleva al ateismo científico y el ateismo científico da al traste con todo el acumulado de creencias que la humanidad ha edificado sobre la ignorancia y el desconocimiento de los fenómenos del Universo, la Naturaleza, la Sociedad y el Individuo mismo. Al mismo tiempo se derriban las causas de las creencias actuales en las sociedades más desarrolladas, particularmente la soledad del individuo en los grandes conglomerados citadinos en donde la persona se siente profundamente solitario y tiene que acudir a la creencia en seres espirituales para poder apaciguar su angustia existencial. Si es posible clonar al ser humano, es posible encontrar otro "yo" que me permita ser yo mismo y al mismo tiempo el otro que me permite superar la soledad. Si el humano no ha sido creado por seres superiores y, al mismo tiempo, se puede crear a sí mismo, se termina el temor a la muerte y a otro posible existir de naturaleza no material. En esa perspectiva las religiones se van a la prehistoria de la humanidad, a la era de la ignorancia y del animismo salvaje. La era de la verdadera civilización ha comenzado, entonces. La creación del humano por el humano trasciende todo lo que la humanidad ha logrado en el terreno no solamente de la investigación científica en sí, sino en el campo del pensamiento. El pensar se ha hecho real porque el humano ha llegado a su esencia. Se termina el miedo a la muerte, al dolor, a los dioses, como ya lo había anticipado para ser practicado el pensador griego Epicuro cuatrocientos años antes de nuestra era. Los moralistas, creacionistas, los creyentes y toda esa "comunidad" mundial, asentada sobre las milenarias tradiciones del animismo, el espiritualismo y las religiones, han salido a satanizar la clonación porque todo su mundo de engaño y explotación del sentimiento humano se les va al suelo y termina el ganarse la vida con la falacia y el engaño espiritualista.

El intelecto es el producto de la evolución de los seres vivos y lo que el intelecto produce lo hace sobre las condiciones materiales y culturales que le ha tocado como "habitat" social. El intelecto no es algo al margen de la materialidad en que la sociedad existe y ha existido. La clonación es identidad y, al mismo tiempo, diversidad. Precisamente, si no entendemos a fondo la dialéctica del Ser, no podemos entender la fenomenología Universal dentro de la cual se encuentra el ser humano, se encuentra la sociedad humana terrícola. La "identidad personal" a que hace alusión nuestro contradictor antes dicho, lo es y no lo es; en efecto de qué identidad personal puede hablar un miserable individuo que se muere de hambre, que recibe los golpes de la represión ideológica y política de los regímenes brutales por los cuales ha pasado y sigue pasando la sociedad humana. De qué "identidad personal" puede hablar quien apenas si sobrevive  y ni siquiera sabe qué es identidad para poderse valorar a sí mismo. Una élite de intelectuales en el mundo que ni siquiera llega al 0.003 por mil puede pensar e incluso se considera a sí misma como parte apenas del gran conjunto humano de casi siete mil millones de seres de los cuales la inmensa mayoría se debate en la pura miseria material y cultural. La "identidad personal" es una invención de los poderosos para incentivar el conformismo y la sumisión a los poderes económicos, políticos, ideológicos y culturales que han venido depredando los recursos materiales y humanos del planeta tierra. El cristianismo, religión surgida del crimen y asentada en él ya por casi veinte siglos inventó el "el libre albedrío" para poder explotar la fe de los ignorantes y los sumisos en beneficio de los especuladores del pensamiento y los poderosos por la riqueza que robaron a los débiles. Nuestros sentimientos son parte de la materialidad de nuestra existencia humana y ellos responden al momento histórico que nos corresponda vivir. Pero los sentimientos no son iguales y por ello no podemos generalizar. El sentimiento va en razón indirecta a la razón. El poderoso que goza su vivir sobre el sufrimiento del débil, posee sentimiento igual a su esclavo? La razón se erige trascendiendo lo que la mayor parte de los humanos consideran como sentimiento. La razón eleva el sentimiento a niveles que no puede comprender el común del humano y en ese sentido es que afirmamos que está en razón indirecta el uno con el otro. La clonación es otro paso importante en el avance científico y en la evolucion de la vida humana. No lo podrán detener ni los poderosos ni los moralistas, ni los clérigos ni los gobiernos de turno. Habrá dificultades pero no barreras infranqueables a la ciencia. El sentimentalismo es propio de los débiles en el pensar y de quienes no pueden entrever el desarrollo y el futuro de la humanidad. 

Sin poseer los elementos filosóficos del materilismo dialéctico es imposible comprender el desarrollo de la ciencia. Y la filosofia materialista dialéctica está proscrita del establecimiento educativo de la humanidad. Quienes somos materialistas dialécticos, lo somos por fuera de la comunidad ecadémica, comunidad que es una casta repetitiva del texto idealista y religioso. La academia oficial, particularmente la Universidad, ha tocado fondo. Si deseamos avanzar en el conocimiento, debemos olvidar la cátedra universitaria, la que responde a la era del capitalismo en la perspectiva de formar profesionales y técnicos que desarrollen y sostengan el sistema capitalista, no para que lo transformen hacia formas más elevadas tanto en la producción como en la organización social en la cual se beneficie la mayoría de la población. Es por fuera de la Educación Oficial en donde el conocimiento y la ciencia han logrado los mayores avances en toda la historia de la humanidad. La Universidad tuvo origen en las comunidades religiosas y se ha desarrollado hasta el presente pero siempre ha tenido como fundamental tarea, la de perpetuar lo que conviene a las castas dominantes. Quien se separe del dogma del momento es expulsado de esos centros educativos. Naturalmente que hay excepciones, pero ellas nos confirman la regla.

Si los jóvenes se drogan y caen en el delito es porque no se les señala una opción real, no se les incentiva en la investigación científica, en el pensar. La juventud actual no puede ver el futuro si les oscurecemos el conocimiento, si los tratamos de educar en la repetición de textos y discursos que no tienen nada que ver con su situación real. A los viejos, no por la edad, sino por su modo de pensar, hay que aconsejarles una pensión mental. Que no interfieran el progreso, no entraben el pensamiento de la juventud y que den por terminada su función histórica en bien y provecho de la humanidad.

INTERPRETACIÓN DE RESULTADOS

Como anteriormente nos habíamos propuesto en los objetivos, realizamos encuestas a efectos de evaluar la aceptación en nuestra sociedad, y para verificar si nuestra hipótesis inicial se ve comprobada o no.

Las siguientes encuestas fueron realizadas en cada uno de los barrios de los integrantes del equipo.

Las preguntas fueron las siguientes:

1)- ¿Está de acuerdo con la clonación? (a efectos de evaluar la aceptación del tema en nuestra sociedad)

2)- ¿Cree que se pueden salvar vidas mediante la misma? (para verificar cuán informada esta la gente acerca de sus usos)

3)- ¿Cree en una posible implementación de la misma en el ámbito de la medicina de nuestro país? (para ver lo que piensa la gente sobre un posible avance médico aquí en Uruguay)

El método usado para responder fue múltiple opción (Sí; No; No Sabe/No Contesta), ya que debido a la enormidad de diferencias entre las opiniones (al ser un tema tan controvertido), es casi imposible considerarlas por separado, y se debe considerar una opinión general para estudiar los resultados.

Los barrios encuestados fueron: El Prado, Artesano, Liceo, Nacional, Centro.

Barrio El Prado (total de encuestados: 17):

Pregunta 1

Pregunta 2

Pregunta 3

5

8

6

No

11

3

9

Ns/Nc

1

6

2

Barrio Centro (total de encuestados: 30):

Pregunta 1

Pregunta 2

Pregunta 3

8

16

6

No

19

7

21

Ns/Nc

3

7

3

Barrio Artesano (total de encuestados: 25):

Pregunta 1

Pregunta 2

Pregunta 3

14

15

6

No

7

4

15

Ns/Nc

4

6

4

Barrio Nacional (total de encuestados: 11):

Pregunta 1

Pregunta 2

Pregunta 3

7

5

2

No

3

3

5

Ns/Nc

1

3

4

Barrio Liceo (total de encuestados: 10):

Pregunta 1

Pregunta 2

Pregunta 3

6

7

4

No

4

2

5

Ns/Nc

0

1

1

Total (total de encuestados: 93):

Pregunta 1

Pregunta 2

Pregunta 3

40

51

24

No

44

19

55

Ns/Nc

9

23

14

Con los resultados finales realizamos gráficas para comparar valores.

Conclusiones

Conclusiones sobre la encuesta realizada

En esta parte nos proponemos realizar conclusiones sobre cada pregunta específicamente y luego englobar todo en una conclusión general sobre el tema, evaluando si se cumple la hipótesis o no.

Pregunta 1:

En base a los datos totales extraídos, se ve que la cantidad de personas en contra del tema es levemente superior a de personas a favor, lo que nos indica que la opinión está dividida y no hay una general.

En cuanto a las contestaciones nos dimos cuenta de que en su mayoría, las personas de edad avanzada respondieron negativamente, mientras que las más jóvenes respondieron afirmativamente. Esta tendencia a la negatividad es, por lo que nosotros creemos, frecuente en las personas mayores, que frecuentemente son más cerradas y no aceptan ideas innovadoras, mientras que los jóvenes tienen ánimo innovador y están abiertos a nuevas ideas. También se observó que las personas mayores tienen, en su mayoría, fuertes tendencias religiosas, lo que hace que contesten negativamente debido a la postura de la Iglesia. Por otro lado, los jóvenes, más despreocupados en dicho aspecto, no lo toman tanto en cuenta y responden de forma afirmativa.

Pregunta 2:

En esta pregunta se observa claramente una tendencia a responder afirmativamente (más del doble que negativamente), lo que nos marca claramente que la gente conoce de los usos de la clonación y cree que puede contribuir a salvar vidas. Asimismo, vimos como ciertas personas que no están a favor de la misma, si creen que puede ayudar, mas no lo consideran una manera adecuada.

De entre las argumentaciones extraídas, muy variadas por cierto, algunas personas respondieron "un error en la manipulación genética podría hacer que la humanidad desapareciera", lo cual consideramos cierto, y creemos que es un muy buen argumento para contradecir a quien está a favor.

Pregunta 3:

Nuevamente se observa una tendencia muy marcada a contestar negativamente, por lo que vemos que la gente no cree realmente en una posible implementación en el medio.

Dichas contestaciones no tuvieron que ver mucho con la edad de los encuestados, y los motivos creemos que no hace falta pensarlos muy detenidamente. Si uno se fija en la situación por la que atraviesa nuestro país, más concretamente la medicina, no podemos detenernos ni un minuto a pensar que una implementación sería posible en este momento y que tampoco sería posible en un futuro cercano, dada la complejidad del tema y la gravedad de la situación.

CONCLUSIÓN GENERAL SOBRE LAS PREGUNTAS

Por todo lo visto, hemos concluido que si bien el tema es aceptado parcialmente por ciertos sectores de la sociedad, dada la delicadeza del mismo y la polémica que generaría, unido a la situación por la que está atravesando nuestro país, es imposible que se implemente la clonación en el ámbito de la medicina en Uruguay. A pesar de que ciertas opiniones son favorables y hay buenos argumentos, llevar a cabo dicha implementación sería una acción muy discutida y controversial, por lo que no creemos que se realice.

En conclusión, nuestra hipótesis que dice: "si la clonación es éticamente aprobada, sería posible pensar en una implementación en el medio" no se ve del todo contradecida (ya que hay personas que la aprueban y personas que no), pero no sería posible una implementación tampoco. Lo mismo ocurre con la otra hipótesis, que no se ve contradecida ni aprobada del todo.

Conclusión sobre el desarrollo

Lo interesante de este nuevo descubrimiento científico que es la clonación, es que se puede mejorar la calidad de los animales y las plantas, para que aquel que tenía plantas o cría de ganado en buenas condiciones, ahora las tenga mejores.

Este tipo de reproducción asexual de animales o seres complejos y plantas creados en laboratorio tiene su lado positivo en que se podrían volver a estudiar a los seres ya no existentes, así como también a los existentes y mejorarlos. Se crearían medicamentos a partir de ellos, existentes, así como también a los existentes y mejorarlo. Se crearían medicamentos a partir de ellos, existiría mayor variedad de alimentos que la cadena trófica.

Así como tiene su lado positivo, tiene su lado negativo. Silos animales como los dinosaurios se extinguieron, ¿Por qué cambiar el pasado y buscarles otro final?, ¿Por qué no continuar con lo que aún nos queda sobre la tierra?. Los animales clonados son copias idénticas al donador de una célula, y son creados dentro de un laboratorio, si se clonan los seres extintos lo fabuloso e ideal, sería que de dos clones siga la cadena reproductiva por medio natural: sexo, pero no es posible ya que éstos animales no son "reales y fuera del laboratorio podrían crear seres que serían "monstruos".

Bibliografía

LIMA, Redacción Central, 26 Nov. 01 (ACI).

Escuela Ideológica de Filosofía, Historia y Economía Política

ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico http://www.arp-sapc.org/

Enciclopedia® Microsoft® Encarta 2001. © 1993-2000 Microsoft Corporation.

· La clonación humana "Terapéutica". www.vidahumana.org/vidafam/repro/clonacion.html

· Pontificia Academia Pro Vita – Reflexiones sobre la clonación. apologetica.org/clona.htm

Documento de la Pontificia Academia por la Vida sobre la clonación, publicada en lengua italiana, por L'Osservatore Romano el 25 de junio de 1997·

Revista Noticias (17 de febrero de 2001)
Revista Muy Interesante (junio 1998)
Revista Magazine (Domingo, 19 de marzo 2001)

Buscadores:
Altavista
Yahoo (argentina)
Paginas Webs:
www.congreso.cl
www.aaba.org.ar/bi170p23.htm
www.actualderechosanitarios.com
www.urg.es

www.nacion.com

· www.uchile.cl/bioetica/

www.unavarra.es/genmic/

J.R. Lacadena (1998): "La clonación humana", en Actas del 2º Congreso de bioética de América Latina y del Caribe, Santafé de Bogotá, pp. 138-165

Cap. 1 de Comité de expertos sobre bioética y clonación (1999): Informe sobre la clonación: en las fronteras de la vida, Instituto de Bioética de la Fundación Ciencias de la Salud.

C.Barros;

L.Batista;

A.Laport;

L.Zimmer; M.Zimmer


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Biologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda