Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Tiene sentido la ética en las sociedades contemporáneas?

Enviado por kriken



Una sociedad se construye sobre la base social, sobre lo que las personas construyen de su propia realidad inmediata, por lo menos en un principio. Esta construcción hace posible una idea, o ideal, de cultura. Luego entonces, no se puede entender sociedad sin una construcción propia, especifica, delimitada y enmarcada de cultura. Aunque en la actualidad, se ha transformado de una forma radical y, crear una nueva definición de sociedad y cultura sería plausible e imperativa. Cultura, ya no es solamente aquello que partía del simple uso creando un modo de hacer las cosas, estableciendo un hábito (individual) posibilitado a través de órdenes. Esta individualidad crea la costumbre colectiva, que va definiendo las normas sobre las cuales se apoya el código, en muchos casos, jurídico. Cultura es algo mucho más que esto, más adelante veremos. Estos conceptos componentes de la cultura, construyen los valores que rigen la sociedad. Este cambio – de definición de cultura- ha sido posible al acortamiento de las distancias (físicas, políticas, religiosas, económicas, etc) entre los grandes y pequeños grupos humanos (por no decir sociales). Acortamiento ocasionado y, más ahora, por el gran desarrollo de la tecnología (comunicativa, industrial, farmacéutica, militar, etc.) en otros términos con timbres de académico, lo que llamamos globalización.

Creo que el mejor ejemplo para poder entenderla es por medio del chiste, que hace que las cosas que no siempre son positivas para un grupo, suenen menos dramáticas:

El mejor ejemplo lo tenemos el caso de la princesa Diana: Una princesa británica, con un novio egipcio que usa un celular sueco, que choca en un túnel francés en un auto alemán, con motor holandés manejado por un conductor belga que estaba medio prendido con whisky escocés. A ellos, les seguía de cerca un paparazzi italiano en una motocicleta japonesa, que tomaba fotos con una cámara taiwanesa para una revista española. Ella, fue intervenida por un médico ruso y un asistente filipino, que utilizaron medicinas brasileñas…Este artículo fue traducido del inglés por un mexicano. Y ahora lo están leyendo unos pendejos colombianos que no tienen nada mejor que hacer.

Enviado a mi e-mail por una buena amiga.

Podría sonar grotesco, o incluso ofensivo, pero es una buena forma de explicar que es ese repetido cuento de la globalización, que además no es propio.

Pero esta ‘introducción’ de la globalización, trajo consigo numerosos cambios. (Aunque este cuento no es del siglo XX o XXI, desde la conquista de América, el mundo tuvo conciencia de globo, y empezó el increíble contacto cultural. Mirémonos: hablamos un idioma europeo, contamos con números arábigos, nos vestimos como los europeos, nuestras costumbres son una mezcla de todas las culturas que llegaron a nuestras costas. Desde hace unos 500 años vivimos un proceso de globalización un poco desordenado). Ya no vivimos en un país, sino en una aldea global que sería la suma de todos los países, bajo un criterio unificado. Eso creo, pero cuál?. En la que corremos el riesgo de volvernos amnésic@s de nuestro pasado, que es lo que somos. La ilusión de la globalidad puede hacer el mundo tan pequeño como la pantalla del computador, en el que cada enlace sería cada uno de los pueblos, pero desdibujado y mirado con ojos que no son los propios. Pero y ¿Colombia? Como esta nuestro país en este contexto de globalización, en el que las fronteras cada vez existen menos. Podríamos responder usando las palabras de William Ospina: "Tal vez no hay un solo tema crucial de la sociedad contemporánea que no tenga vigencia en Colombia…podemos decir que lo que esta en juego en Colombia es ya lo mismo que está en juego en todo el mundo contemporáneo". Pero y ¿qué esta en juego?. Me arriesgo a mencionar varios aspectos, no en un orden sistemático, pero los que yo creo que están en juego; sin olvidar que la globalización supone cambios (todo cambio supone riesgos) de orden económico, social, cultural, político, religioso, etc.

Primero la globalización –postmodernidad o sociedad del conocimiento- hacen del hombre y la mujer serviles de los mass media, esclav@s favorit@s de las grandes cadenas de producción. Han des-organimizado su cuerpo y lo han vuelto cultural. Es objeto entonces, de los devenires de la trivial moda estética. Ya no es lago para alimentar, vestir, proteger del clima, sino para exhibir, rediseñar y exponer a cuanto a elixir promete la perfección –no natural, por lo demás-. Segundo, el límite entre lo público y lo privado se ha diluido por la invasión de los medios. Ha creado una nueva forma de ser, de definirse y de concebirse. Los estándares comerciales son ideales a conseguir. Nada es tan privado que no se pueda conocer y lo público debe volverse de dominio general para que se califique de público. Esto ha hecho del hombre y la mujer actual, un(a) descreíd@, escondid@ en medio del anonimato. Mis acciones no tienen trascendencia si están enmarcadas en lo general, en lo público, me confundo entre l@s demás. Tercero, la vanalidad del hombre y la mujer actual, o mejor el hombre o mujer de la cultura de lo light. En el que los objetivos o metas se alcancen bajo la ley del menor esfuerzo. Si se quiere bajar de peso usamos el bisturí. Los valores se han desdibujado y se ha entrado en la creencia de que los actos son individuales y no están inmersos en la amplia red social -¿o redes?-. A modo de resumen, y en un deseo de simplificar al máximo lo que está en juego en Colombia y en la aldea global y, en espera que no se pretenda que mi escrito tiene una rigurosidad académica, todo estará bien. No es mi interés reducir la influencia de la globalización a los tres aspectos mencionados anteriormente, triviales si se quiere pero indiscutiblemente importantes en el modus vivendi local.

Pero este nuevo mundo con pretensiones de globalizarse, enfrenta a la humanidad a otro tipo de retos, que ya no han de remitirse a su pequeño núcleo social sino que tienen que estar acordes con la problemática global. Ya no somos una aldea limitada físicamente, estos límites se han roto gracias a lo virtual. Este mundo global hace que la ética se transforme y supere el lastre local, lo trascienda, pero no sólo ha de trascender esto, sino como argumenta Singer (2002): "La ética nos exige trascender <yo> y <tu> para llegar a la ley universal, el juicio universalizable, el punto de vista del espectador imparcial u observado ideal…" y, ¿qué nos hace más fácil esta tarea? Pues la globalización. La construcción de una gran cadena de sociedades contemporáneas a través de un amplio dialogo que consulte la particularidad cultural para crear una cultura mundial.

Por favor no perder de vista a Colombia. Aquel país en el que no decidimos nacer, pero nacimos. País, que en este ensayo nos cuestiona y nos tiene que movilizar a encontrar un orden en medio de este carnaval, en el que los que menos se divierten son l@s niñ@s. Creo que el problema –aunque no sea la raíz- esta en la crisis social. Visualicemos, l@s niñ@s en la escuela ven cosas distintas a las que muestran en los medios, en la casa, en la calle, en la sociedad en general. En el trabajo, se pide la participación de un trabajador ejemplar, pero se premia a aquel que obtiene las metas a costa de lo y quien sea. En la familia, el grupo se va convirtiendo en individualidades que se asesinan entre si por no encintrar un punto de comunicación. ¿Qué panorama nos puede ofrecer esta realidad? Parece obvio que una sociedad así, no puede más que desintegrarse a ella misma. Pero y si esto pasa, porque no hemos acabado con la sociedad. La respuesta más alentadora nos la ofrece Savater (1999): "El secreto de las sociedades estables es que son sociedades en las que la mayoría de los socios ve claro que saca más comportándose dentro de las leyes y dentro de la sociedad que oponiéndose a ella".

Una sociedad que a pesar de tener estas características, se mantiene unidad, es una buena señal de que lo básico no se ha perdido. La ética es aquello que permite que una sociedad construya unos elementos básicos sobre los que esta pueda soportar y crear normas de relación. Estas normas nos hacen sociales, nos hacen human@s. La sociedad nos permite construirnos como human@s, como personas. Es decir, en tanto que trato a l@s otr@s como human@s, me hago human@ a mi mism@. Y esto, nos lleva a argumentar que necesariamente somos sujetos dependientes de los otr@s (Ídem). Pero si la ética no nace de la autorreflexión, no existe. La ética ha de surgir del individuo, bajo las construcciones sociales, para poder ser social, para que pueda convertirse en general, o en global según los términos usados en este ensayo.

La ética trasciende a la misma sociedad (local o global), se inserta en ella misma y penetra todos los estamentos que la constituyen. Si consideramos esto, es racional pensar que la ética tiene cabida en la nueva sociedad o en las sociedades contemporáneas. Pensemos: un hombre para poder ser reconocido como tal, en cualquier sociedad, debe comportarse bajo el esquema ético aceptado, sino es expulsado. Es aquí en donde el proceso de globalización puede tener dificultades, ya que la ética es el reflejo de lo que ocurre en una sociedad particular. Dice Gutiérrez, en su ensayo: "cada sociedad posee una ética que le es propia y que se difunde por todos sus mecanismos de socialización, sobre la que, científicamente no pueden emitirse juicios de valor, sino interpretarse tal como es, a fin de intentar establecer las causas del comportamiento". Es decir, aunque existan criterios universales, la localidad y la construcción sobre lo que es permitido y no, se puede ver confrontada con los de la sociedad que globaliza su cultura, que exige romper los lazos del pueblo con su territorio. Ergo, somos según de donde procedemos, pero ha de resaltarse que eso no me hace ajen@ a los criterios que puedan regir otras sociedades. Recordando de nuevo a Singer, la ética es universal. Existen algunas normas comunes a todas las sociedades, por ejemplo, la prohibición del incesto, la mentira, causar la muerte a otro ser humano (ojalá algún día, el inflingir dolor innecesario a los animales no-humanos).

Bueno, y ¿tiene sentido la ética en las sociedades contemporáneas?. Sí visualizamos la ética como un proceso en el que tod@s son interlocutores válid@s, en donde las razones y las decisiones se pueden discutir y confrontar con l@s otr@s, con el pasado (Lipovetsky argüía que no contemplar el pasado era "esa pérdida de sentido de la continuidad histórica, una erosión del sentimiento de pertenencia…"), con las demás sociedades, con el mundo, pero sobre todo con nosotros mismos, si tiene sentido. Úsese tal o cual forma de ‘practicar’ la ética, esta deberá responder a los nuevos retos del mundo, a los retos que impone la globalización. Estos retos, sociales, serán posibles de abordar de una forma adecuada sin menoscabo de la particularidad cultural, con un comportamiento ético.

Si la ética es el arte de vivir bien, y vivir bien es ser feliz y la felicidad es lo que el hombre quiere alcanzar, es posible ser ético. La prudencia seguramente ha de servir de punto de partida para lograr este objetivo (ella esta unida a la vida feliz; según aducía Epicuro): el de una sociedad que se rija bajo principios éticos básicos. Aún con los retos que impone el nuevo mundo, seguimos teniendo la condición de raizales, y para no destruir esta condición se necesitan unos parámetros de comportamiento. Es, de Perogrullo entonces decir, que la ética en las sociedades contemporáneas o en el nuevo mundo que se globaliza, si tiene sentido.

REFERENCIAS

GUTIÉRREZ Leal, Pedro. LA ÉTICA COMO MECANISMO DE AUTOGÉNESIS SOCIAL. http://www.monografias.com/trabajos10/etica/etica.sthml

LIPOVETSKY, Guilles. (2000). LA ERA DEL VACÍO. Editorial Anagrama. Barcelona, España.

OSPINA, William. (2001). LO QUÉ ESTÁ EN JUEGO EN COLOMBIA. Revista Número. Edición 30. Colombia.

SAVATER, Fernando. (1999). ÉTICA EN LA ERA DE LAS COMUNICACIONES. Conferencia APROXIMACIÓN A LA ÉTICA. Editado por la Corporación Universitaria Autónoma de Occidente, CUAO. Colombia.

SINGER, Peter. (2002). UNA VIDA ÉTICA. ESCRITOS. Editorial Taurus. España.

Javier Uribe

Estudiante de Psicología

Pontificia Universidad Javeriana Colombia


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda