Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Fobias

Enviado por dey_ml



  1. Historia
  2. Causas y síntomas
  3. Categorías de las fobias
  4. Tratamiento
  5. Conclusiones
  6. Bibliografía

INTRODUCCION

En el presente trabajo final de Psicología, después de analizar una serie de temas para elegir uno, llegamos a la conclusión de que las fobias era el tema adecuado para nuestro trabajo; ya que se nos hizo un tema de mucho interés y del cual todos podríamos aprender mucho.

Abordaremos el tema de las fobias de una manera general para todos tener una visión general de este trastorno.

Las fobias son un problema que sufren muchos miembros de la sociedad, y muy pocos se atreven a expresarlo, por temor a ser rechazados y catalogados como "Locos", pudiendo ser este uno de los tantos mitos que existen dentro de nuestro entorno social.

El término de fobia, puede ser una palabra no muy conocida en su significado, es muy importante saber diferenciar entre el miedo y la fobia ya que se pueden confundir estos conceptos. Hay gente que expresa este término por el simple hecho de temerle a un objeto, situación o animal, entre otras cosas, lo cual pudiera llevar a que las personas por si solas se diagnostiquen con este trastorno.

Por medio de esta investigación conoceremos los orígenes de las fobias, sus causas y sus posibles curas, así como también la vida del paciente fóbico y algunas fobias.

El propósito de este trabajo es dar a las personas una idea general de las fobias y explicar una parte más de los problemas que son estudiados por la Psicología.

HISTORIA

Las fobias no son heredadas ni innatas, sino más bien expresiones de tendencias sexuales. Simplemente las fobias son aprendidas. Todos nacemos con la capacidad de sentir miedo, pero esos miedos que se desarrollan son puramente una manera de cómo y qué aprendemos.

Las fobias, miedos irracionales, en este sentido no son diferentes de los miedos normales adaptativos. Durante el curso de desarrollo y maduración cada quien aprende a tenerle miedo a ciertas cosas u objetos, tal vez por instinto natural. La única diferencia entre el desarrollo de un miedo normal y el desarrollo de una fobia es irracional e inapropiada.

Las fobias han sido estudiadas en la psicología desde sus inicios. Freud (1929) maneja las fobias desde dos fases del proceso neurótico. "La primera es la represión de la libido y su transformación en angustia, fase que queda ligada a un peligro exterior. Durante la segunda se van constituyendo todos los medios de defensa destinados a impedir un contacto con este peligro, que queda como un hecho exterior.

La fobia es un tipo de miedo que es desproporcionado respecto al peligro de la situación, es involuntario, y lleva a evitar la situación temida. Las reacciones fóbicas persisten a lo largo de un periodo de tiempo considerable, son desadaptativas y no corresponde a la edad o al estado evolutivo.

El miedo es considerado una conducta psicológica normal para el ser humano y especialmente en los niños. De esta manera se ve normal que los niños tengan miedo a ciertas situaciones y objetos. Durante la infancia se dan muy pocas reacciones de miedo, probablemente por razones adaptativas, ya que los pequeños todavía no tienen las habilidades motoras para protegerse de las situaciones peligrosas, ya que confían en las personas adultas para que los cuiden.

En resumen, "las primeras reacciones de miedo son el resultado combinado de varios factores interactuantes, la adaptabilidad de la respuesta del miedo, el contexto situacional y las capacidades cognoscitivas que se estén desarrollando en el niño". También se puede decir que se trata de un grupo de padecimientos caracterizados por la presencia de un temor irracional provocado por ciertos objetos, animales, actividades o situaciones, la cual va a ser que la persona presente una conducta de evitación. El temor es injustificable dado el tipo de objeto, actividad o situación que se esta evitando.

El temor irracional se acompaña de una ansiedad cuando se esta frente al estímulo fóbico. De esta manera, "las personas que sufren de algunas fobias se dan cuenta que sus respuestas son irracionales".

Por lo tanto, podemos decir que la fobia es un miedo intenso y persistente hacia un objeto, situación o actividad específica, debido al cual el individuo lleva una vida limitada. La ansiedad que se sufre suele ser desproporcionada con las situaciones reales, y las víctimas son conscientes de que su miedo es irracional.

Sin embargo, las fobias a los espacios (abiertos, cerrados, etc.) y a ciertas situaciones (multitudes, calles, plazas, etc.) no terminan de ligar la angustia. "Lo que extraña en 1916 no es tanto su contenido sino su intensidad". A diferencia de las comunes, allí donde la angustia no es sin objeto, interrogan la función del objeto fobígeno en relación con la falta y con lo que la sobrepasa. Se resisten, en consecuencia, a funcionar como placa giratoria hacia los dos grandes ordenes de la neurosis.

Las fobias amplían pues los límites del campo analítico y, por lo mismo, las operaciones posibles en el marco de la transferencia.

Por ultimo la diferencia principal entre una fobia y un miedo común es: Aunque su raíz psicológica es semejante, se diferencian fundamentalmente en su intensidad y sus repercusiones. El miedo común guarda relación con el peligro que se corre. Por el contrario la persona que sufre fobias además de sentir un miedo más intenso, se caracteriza por la incongruencia de sus temores.

CAUSAS Y SINTOMAS

Para poder entender el gran problema que son las fobias, primero hay que entender las causas de estas. Es importante mencionar que las fobias no son heredadas, sino que son aprendidas. Como humano, se tiene la capacidad de sentir miedo, mas sin embargo este miedo desarrolla una manera de como y que se aprende. Un miedo y una fobia no difieren en mucho, pero si hay una diferencia importante, y es que las fobias son irracionales. La fobia es un tipo de miedo que "…es desproporcionado con respecto al peligro de la situación, es involuntario y lleva a evitar la situación temida. El miedo siempre está acompañado de algo concreto, mientras que la fobia no se puede reconocer el objeto temido, es un miedo indefinido

Se puede decir que una fobia puede ser adquirida, y para que esto suceda se necesitan ciertos factores. Una fobia o miedo irracional, se puede adquirir por medio de la asociación de una experiencia temerosa con un objeto o situación en particular. También se puede adquirir por evitar constantemente el miedo irracional, para no enfrentarse con un objeto o situación temida.
Las causas que originan las fobias están asociadas a altos niveles de estrés los cuales están acompañados de cierta vulnerabilidad biológica. Hay individuos más resistentes a la angustia que otros. En estos casos también es determinante un umbral de ansiedad más bajo. Las fobias son muy frecuentes en personas con muchas responsabilidades, preocupadas sólo por la productividad o que tienen obsesión con la fama y el éxito y dejan de lado la vida. Junto con la presión económica y profesional están las demandas típicas, familiares, de tiempo, etcétera.

Las fobias tienen motivaciones profundas más lejos que el objeto mismo de miedo. "En la mayoría de los casos, la fobia no es más que la punta del iceberg de algún problema que arrastra el individuo desde su infancia". También puede tratarse de aprendizajes erróneos que ha sufrido el individuo y que en un momento determinado se activan. Si el modelo de vida de la persona ha estado marcado por el deseo de agradar a cualquier precio o ha sido sometida a la desaprobación de las figuras de autoridad, es casi natural que
transpole eso al organigrama de la empresa. Sin embargo, cada caso tiene motivaciones diferentes.

Los pacientes fóbicos sienten como un sudor frío recorre su espalda, y en pocos minutos todo su cuerpo está empapado, las manos comienzan a temblarles y no hay forma de controlarlas. De repente un tic nervioso no cesa de molestarlos y sienten una punzada en el estómago. La mirada se nubla, el individuo tiene problemas para respirar, su ritmo cardíaco aumenta considerablemente; está fuera de control. Aunque lo parezca, esto no es la descripción de alguna escena sacada de un libro de Stephen King, se trata de los síntomas reales de angustia que experimenta una persona frente a un estímulo fóbico.

La vida de un paciente fóbico es muy difícil, ya que su comportamiento es desproporcionado y todos los pensamientos que se le atribuyen así como los que tiene no lo ayudan a confrontar su situación. El paciente fóbico siempre tiene miedo a que el medio no lo comprenda ya que este no experimenta el mismo estado emocional que él ante situaciones fobógenas. Así mismo la falta de armonía entre la razón y la emoción es fuente de dificultades.

Todo el comportamiento familiar, social, de relaciones interpersonales, al igual que el desempeño profesional se adaptará a la fobia padecida. Algunos pacientes llegan incluso a cambiar su modo de vida para adaptarse mejor a su fobia. Así, un paciente que tenía fobia a conducir su automóvil, se cambió de la casa que ocupaba con su familia después de haber pedido un cambio de puesto en una empresa a fin de poder disfrutar de un alojamiento dentro de la misma, lo que le evitaba todo desplazamiento en automóvil.

Ante el temor de enfrentarse a la incomprensión de su problema por parte de su familia y de sus compañeros de trabajo o amigos, el paciente fóbico se verá obligado a esconder sus dificultades. En ocasiones, el paciente adopta una actitud falsa para ocultar su fobia (actitud incorrecta, agresiva), otros pacientes adoptan una actitud manipuladora a fin de incluir a quienes los rodean en su propio sistema fóbico.

Como los pacientes fóbicos se sienten anormales piensan que son culpables de ser diferentes y creen que causan un perjuicio a su medio. Para evitar burlas, regaños o conductas desagradables, el paciente fóbico se verá obligado a recurrir al mecanismo de defensa, racionalización que consiste en buscar pretextos o excusas para justificar la conducta de manera socialmente aceptable.

La característica del paciente fóbico consiste en la gran capacidad que tiene para prever todas las situaciones que pudiesen interferir con su fobia. Así el fóbico tendrá sus pertenencias organizadas a manera que aminoren sus temores.

Las situaciones que resultan triviales para una persona normal, para el fóbico pueden ser muy problemáticas y debido a esto el individuo jamás podrá aceptar de golpe una proposición sin estar seguro de que todos los elementos contra fóbicos estén reunidos.

El comportamiento fóbico es variable en un mismo paciente dependiendo de su estado de animo, pero esta variación tiende a perturbar más al paciente, ya que éste no comprende la razón por la cuál algunas veces puede soportar la situación y otras no, lo que causa una sensación de desequilibrio y pérdida de confianza en sí mismo. A causa de todo esto, el paciente sufrirá por sus fracasos al no poder afrontar ciertas situaciones y por su incapacidad de razonar con el medio, estos fracasos provocarán depresión y será más difícil encontrar la solución a su problema. Es necesario indicar que esta situación depresiva se encuentra en los agorafóbicos o en los fóbicos sociales y es mucho más rara en las fobias simples.

Cabe mencionar que los hombres tienen más dificultades con su fobia pues se sienten muy opacados con relación al ideal masculino, fuerte, viril, valeroso, que no teme a nada, etc., y las mujeres, aunque les afecte mucho su fobia, se sentirán protegidas por el estereotipo cultural según el cual ellas son más frágiles, necesitan estar protegidas y necesitan ayuda, etc.

En cuanto a la vida familiar, la familia del fóbico hará todo lo posible por evitarle las situaciones que puedan incomodarlo y en ocasiones toda esta gentileza puede hacerlo sumamente dependiente y no se atreverá a rechazar o pedir tal o cual favor o tal actitud. Además, debido a su fobia, el paciente evitará muchas situaciones de relaciones interpersonales y verá que su campo de acción será limitado.

Algunos de los síntomas que presentan los pacientes fóbicos consisten en ansiedad, fatiga, ataques de pánico, crisis encubiertas de ansiedad, insomnio, palidez, sudoración, taquicardia, ganas de evacuar, tartamudez, entre otros.

CATEGORÍAS DE LAS FOBIAS

Las fobias se dividen en categorías según la causa de la reacción y de la evitación, las más frecuentes son:

Crisis de angustia:

Se caracteriza por la aparición súbita de síntomas de aprensión, el miedo pavoroso o terror acompañados habitualmente de sensación de muerte inminente. Durante estas crisis también aparecen síntomas como falta de aliento, palpitaciones, opresión o malestar torácico sensación de atragantamiento o asfixia y miedo a "volverse loco" o perder el control. Para diagnosticar a una persona de crisis de angustia se deben cumplir una serie de criterios.

Criterios para el diagnóstico de la crisis de angustia: La persona siente palpitaciones y sacudidas del corazón, se presenta sudoración, temblores, sensación de ahogo, sensación de atragantamiento, opresión o malestar torácico, náuseas o molestias abdominales, inestabilidad o desmayo, sensación de irrealidad, miedo a perder el control, miedo a morir, sensación de entumecimiento u hormigueo, y escalofríos o sofocaciones.

La aparición temporal y aislada de miedo o malestar intenso acompañada de 4 ó más de los anteriores síntomas que se inician bruscamente y alcanzan su máximo apogeo en los primeros 10 minutos, será diagnosticado como crisis de angustia.

Agorafobia:

Se caracteriza por la aparición de ansiedad o comportamiento de evitación en lugares o situaciones donde escapar resulte difícil o embarazoso o bien donde sea imposible encontrar ayuda en el caso en el que aparezca en ese momento una crisis de angustia o síntomas similares.

Criterios para el diagnóstico de agorafobia: Aparición de ansiedad al encontrarse en lugares o situaciones sea especialmente difícil escapar o en el caso de que aparezca una crisis de ansiedad inesperada que esté relacionada con una situación entre las que podemos destacar: estar solo fuera de casa, mezclarse con la gente o hacer colapsar por un puente, viajar en autobús, tren o coche. Estas situaciones se evitan (limitación de nº de viajes) se resisten a costa de un malestar por temor a que aparezca una crisis de angustia o se hace indispensable la presencia de un conocido para soportar los síntomas. Esta ansiedad o comportamientos de evitación no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental como fobia social (evitación limitada a situaciones sociales por miedo a ruborizarse), fobia específica (evitación limitada a situaciones aisladas como los ascensores).

Fobia específica:

Se caracteriza por la presencia de ansiedad muy marcada como respuesta a la presencia de situaciones u objetos concretos temidos por la persona que pueden dar lugar a comportamientos de huida.

Criterios para el diagnóstico de fobia específica: Temor acusado y persistente que es excesivo o irracional que aparece por la presencia o anticipación de un objeto o situación concreta (volar, precipicios, animales o sangre.) La exposición al objeto o situación fóbica provoca casi siempre una respuesta inmediata de ansiedad que puede tomar la forma de crisis de angustia situacional relacionada con una situación determinada. La persona reconoce que este miedo es excesivo o irracional. La situación fóbica se evita o se soporta a costa de una gran ansiedad. Los comportamientos de evitación, anticipación ansiosa o malestar provocado por el objeto o situación temida interfieren acusadamente con la vida cotidiana de la persona. En los menores de 18 años la duración de estos síntomas debe haber sido de 6 meses como mínimo. La ansiedad, la crisis de angustia, los comportamientos de evitación fóbica asociados a objetos o situaciones concretas no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental, como la fobia social (evitar comer en público) o agorafobia (evitar las salidas del hogar).

Para saber si una persona padece fobia específica es necesario diferenciar entre los siguientes subtipos que indican el objeto del miedo o evitación:

  • Tipo animal.- El miedo hace referencia a insectos o animales.
  • Tipo ambiental.- El miedo hace referencia a situaciones relacionadas con la naturaleza y los fenómenos atmosféricos, como tormentas, precipicios o agua.
  • Tipo sangre-inyecciones-daño.- El miedo hace referencia a la visión de la sangre o heridas, o a recibir inyecciones u otras intervenciones médicas.
  • Tipo situacional.- El miedo hace referencia a situaciones concretas como a vehículos, túneles, ascensores, aviones o recintos cerrados.
  • Otros tipos.- El miedo hace referencia a otro tipo de situación entre las que se incluyen aquellas que pueden llevar al atragantamiento, vómito o la adquisición de una enfermedad.

Fobia social:

Se caracteriza por la presencia de ansiedad clínicamente significativa como respuesta a ciertas situaciones o actuaciones en público del propio sujeto, lo que puede dar lugar a comportamientos de evitación.

Criterios para el diagnóstico de la fobia social: Temor acusado y persistente por situaciones sociales en público, en las que el sujeto percibe una posible evaluación por parte de los demás, o que esas personas no pertenezcan al ámbito familiar. El individuo teme actuar de un modo que sea humillante o embarazoso. La exposición a las situaciones sociales temidas provoca una respuesta de ansiedad que puede tomar la forma de una crisis de angustia situacional. El individuo reconoce que el temor es excesivo e irracional. Las situaciones sociales temidas se evitan o bien se experimentan con ansiedad.

Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa, o el malestar que aparece en las situaciones sociales temidas, interfieren en la rutina normal del individuo En los menores de 18 años la duración de estos síntomas deben prolongarse como mínimo 6 meses El miedo o el comportamiento de evitación no se deben a los efectos fisiológicos de alguna sustancia (drogas o fármacos), por una enfermedad médica o por la presencia de otro trastorno mental. Si hay una enfermedad médica u otro trastorno mental, el temor descrito en el criterio 1, no se relaciona con estos procesos (el miedo no es debido a la tartamudez o a las conductas alimenticias anormales, anorexia o bulimia nerviosa).

Trastorno de ansiedad generalizada:

Se caracteriza por la presencia de ansiedad o preocupaciones excesivas y persistentes al menos durante 6 meses.

Criterios para el diagnóstico de ansiedad generalizada: Ansiedad y preocupaciones excesivas sobre una amplia gama de acontecimientos que se prolongan durante al menos 6 meses. Al individuo le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación. La ansiedad o preocupación se asocia a 3 ó más de los siguientes síntomas:

  • Inquietud o impaciencia
  • Se fatiga con facilidad
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Alteraciones del sueño

La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan malestar médico o un deterioro importante en áreas importantes de la actividad del individuo (trabajo, familia, aficiones...) Estas alteraciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (fármaco, droga), o por una enfermedad médica, y no aparecen exclusivamente en un trastorno del estado de ánimo o un trastorno de carácter sicótico.

Fobias más comunes

Existen alrededor de 248 fobias reconocidas y algunas de ellas fueron recogidas en 1942 por Henry Jay, semiólogo francés. Las más comunes son las siguientes:
-Temor a los animales (zoofobia).

Cinofobia: miedo a los perros.
Entomofobia: miedo a los insectos.
Gelofobia: miedo a los gatos.
Ofidiofobia: miedo a las serpientes.
Muridofobia: miedo a los ratones.

-Temor a elementos o situaciones de la naturaleza

Acrofobia: miedo a lugares altos.
Agorafobia: miedo a lugares abiertos.
Aigmofobia: miedo a objetos puntiagudos.
Brontofobia: miedo a los truenos.
Claustrofobia: miedo a lugares encerrados.
Criptofobia: miedo a espacios pequeños.
Neofobia: miedo a lo nuevo.
Nictalofobia: miedo a la noche.
Tanatofobia: miedo a la muerte.

-Temor a las enfermedades (Nosofobia)

Algofobia: miedo al dolor.
Bacteriofobia: miedo a los insectos.
Cardiopatofobia: miedo a los infartos.
Fobofobia: miedo a la angustia.
Hematofobia: miedo a la sangre.
Misofobia: miedo al contagio.
Traumatofobia: miedo a los accidentes

TRATAMIENTO

Afortunadamente hoy en día se cuenta con muchos recursos eficaces y seguros para atender a las personas que padecen algún tipo de fobia, los cuales son muy variados según la persona y el tipo de fobia que esta tenga.

Se dice que la mejor manera de superar nuestros miedos más profundos es enfrentarnos a ellos directamente, juntándolo con un medicamento efectivo y con un tratamiento psicológico, pueden ayudar a la gran mayoría de los fóbicos a superar exitosamente su condición.

Las fobias suelen tener un curso crónico.

En cuanto al tratamiento, según los casos, (como en todas las neurosis), se puede encontrar distintos tipos que abarcan desde las técnicas conductivas, hasta los psicofármacos, pasando por las terapias de apoyo o interpretativas. Los tratamientos descritos sirven para las fobias específicas que no se deben a conflictos personales profundos. A veces el síntoma "fobia" traduce una perturbación psicológica más compleja, que debe ser detectada y tratada por un profesional. En este sentido hay buenas noticias, las fobias no son un mal incurable; con un tratamiento adecuado más de noventa y cinco por ciento de los casos evoluciona favorablemente.

Para su curación existen tratamientos psicológicos y 3 tipos de terapias:

La terapia farmacológica, que aunque no representa la solución definitiva, es una buena alternativa.

La terapia conductual o cognoscitiva conductual, que consiste en modificar los patrones de pensamiento y conducta; es decir, atacar el estímulo que provoca ansiedad y su correspondiente reacción. Normalmente la combinación de las dos anteriores casi siempre soluciona el problema

La terapia sicodinámica. En esta fase el individuo conoce el porqué y para qué de su miedo, "aquí revive el atavismo del pasado que está cercenando su presente".

Se cree que después de la terapia se afirma que el individuo experimenta un crecimiento interior que le abre nuevas oportunidades porque gana seguridad y autoestima, una vez libre de todos sus temores.

Es importante mencionar que dentro de estas opciones de tratamiento se encuentra otra opción más moderna con la que cuentan las personas que padecen algún tipo de fobia, esta es a través de métodos de realidad virtual.

Tratamientos psicológicos

Estos tipos de tratamientos ayudan a la gente a sentirse más relajada y confiada, entre ellos se encuentran:

Terapia de exposición

Esta técnica consiste en ayudar a la persona a relajarse cuando se encuentra en la situación que considera como amenazadora. Una de las terapias de exposición existentes es la conocida como "inundación". Al paciente se le enseña primero como relajarse en una situación amenazadora y a continuación se le sitúa en una situación que normalmente le preocuparía. Entonces se le ayuda a relajarse y a que espere a que su ansiedad desaparezca, lo cual ocurre al cabo de poco tiempo.

Terapia cognitiva-conductual

La terapia cognitiva es un procedimiento activo, directivo, estructurado y de tiempo limitado, este se basa en la teoría de que los efectos y la conducta del individuo están determinados en gran medida por el modo en que procesa la información, esto es, lo que pensamos acerca del mundo, de los demás y de nosotros mismos, condiciona nuestro estado de ánimo y nuestra conducta. En la terapia cognitiva el paciente junto con el terapeuta, a través de las sesiones y de tareas, entrena para detectar sus pensamientos y reconocer su estilo propio de atribución de significados, esto para remplazar o modificar aquellos que no resultan útiles para una mejor calidad de vida.

Este tipo de terapia se complementa con la terapia conductual, donde a través de la realización de prácticas, ejercicios y exposiciones, la persona pone a prueba y ejercita nuevos estilos de pensamiento adquiridos por medio del trabajo terapéutico. La combinación de ambas terapias permite a la persona que sufre de algún tipo de trastorno conocer y cambiar su estilo de pensamiento, llevándolo de esta forma a tener un cambio en el comportamiento y lograr así una mejora significativa en la calidad de vida.

Tratamientos farmacológicos

Hasta ahora no existe un tratamiento basado en medicamentos para fobias específicas, pero en ocasiones ciertas medicinas podrían llegar a ser recetadas para ayudar a reducir los síntomas de ansiedad antes de que se presente una situación potencialmente fóbica.

Betabloqueantes: Aunque estos fármacos suelen usarse para tratar la hipertensión arterial, en dosis bajas controlan las repercusiones físicas de la ansiedad y pueden ser tomados inmediatamente antes de encontrarse con la fobia.

Antidepresivos: Existe un tipo particular de antidepresivos, los llamados "Inhibidores de la Mono Amino Oxidasa" (IMAO) que han demostrado que reducen o incluso hacen desaparecer la ansiedad y el pánico, aunque suele ser necesario que transcurran varias semanas antes de que el tratamiento funcione. Sin embargo, este tipo de fármacos presenta inconvenientes que pueden llegar a ser importantes. Los IMAOs tienden a bajar la presión arterial lo cual puede hacer que el que los toma se sienta débil. Además, algunos alimentos como algunos quesos, algunas cervezas y vinos tintos, productos de la levadura, chocolate, habas y escabeches pueden dar lugar a peligrosas reacciones hipertensivas, de forma que los pacientes que tomen este tipo de fármacos deben llevar a cabo estrictas dietas en las que no figuren estos alimentos.

Tranquilizantes: Los fármacos como el Valium fueron usados en el pasado para el tratamiento de cualquier tipo de ansiedad. Hoy en día sabemos que son adictivos y que no ayudan a largo plazo y que por tanto no deberían ser empleados en el tratamiento de la fobia.

Realidad virtual

Inspirados por esta sugerente idea, la psicóloga Barbara Rothbaum y el informático Larry Hodges fundaron hace cuatro años Virtually Better, una compañía dedicada a investigar las posibilidades de las simulaciones por ordenador en el tratamiento de las fobias más extremas.

El principio es sencillo. Tradicionalmente, la manera en que los terapeutas se han enfrentado a estas aversiones consistía en hacer pasar al paciente por la experiencia temida y mantenerlo inmerso en la situación hasta que fuese capaz de controlar su ansiedad por si mismo. En la terapia de exposición virtual, cualquiera puede enfrentarse a sus temores sentado cómodamente en la consulta del psicólogo.

A través de un sistema de realidad virtual compuesto por un casco, unos auriculares y un sillón colocado sobre una plataforma móvil, el paciente puede "padecer" una simulación tridimensional por ordenador con sonido envolvente de la situación que le produce angustia o terror. La idea de Rothbaum es que si son capaces de aprender a relajarse en el simulador, no tendrán problemas para enfrentarse posteriormente a la experiencia real.

Los estudios realizados hasta el momento indican que las terapias de exposición virtual son aproximadamente igual de efectivas que los procedimientos de tratamiento convencionales. Sin embargo, las ventajas de la Realidad Virtual frente a estos son evidentes. Conseguir, por ejemplo, que una persona con miedo a volar se acostumbre a la situación por medio de "experiencias reales" resulta lento, complejo y en el mejor de los casos, bastante caro. "En un avión real, no puedes pedirle al piloto que despegue y aterrice varias veces seguidas para que tu paciente se cure más rápidamente".

Otra de las ventajas de la simulación es que evita que el paciente tenga que enfrentarse a sus miedos en público y ante desconocidos, algo que, según los psicólogos, retrasa más su curación. Para que esta técnica funcione es necesario asegurarse de que la imagen virtual que se le presenta al paciente provoque el mismo miedo que la real, porque si no se hace de esta forma el tratamiento no tiene ningún sentido. Lo que sucede es que el "medidor de fobia" de la persona aumenta considerablemente más de lo normal.

Cualquier fobia que interfiera con la vida diaria y cree inhabilidad extrema debe ser tratada, con un tratamiento apropiado, la gran mayoría de pacientes que padecen de fobia pueden superar totalmente sus miedos y ser liberados de sus síntomas por años, o para toda la vida.

CONCLUSIONES

A lo largo de este trabajo se ha descrito y explicado la fobia en general para darle al lector una visón más amplia sobre este trastorno.

Nos hemos dado cuenta de que las fobias son aprendidas, que todos nacemos con la capacidad de sentir miedo, pero esos miedos que se desarrollan son una manera de cómo y que aprendemos; que durante el desarrollo y maduración cada quien aprende a tenerle miedo a ciertas cosas u objetos, y que la única diferencia entre el desarrollo de un miedo normal y el de una fobia, es que la fobia es irracional, inapropiada, incontrolable e incapacitante.

Se revisó que el temor irracional se acompaña de una ansiedad cuando se está frente al estímulo fóbico, al igual que los fóbicos se dan cuenta que sus respuestas emocionales son irracionales.

Se revisaron las diferencias que existen entre la angustia y el miedo, dejando claro que el miedo siempre se encuentra acompañado de algo concreto a lo que se le teme, mientras que en la angustia no se puede reconocer el objeto temido, es un miedo indefinido o los temores se encuentran relacionados con situaciones a las que la persona admite que está respondiendo irracionalmente.

En las fobias el estado emotivo siempre va a ser la angustia.

Las fobias persisten por la conducta de evitación que son adaptadas por la persona como una consecuencia lógica y casi inevitable y además le impide llevar una vida cotidiana normal.

Se descubrió que las fobias son muy frecuentes en personas con muchas responsabilidades y que las mujeres no tienen problema al presentar su fobia, debido a la cultura que poseemos.

Está muy claro que la vida de los fóbicos empeora a medida que su enfermedad se profundiza, ya que su área de movilidad y su independencia se ven restringidas. El paciente no puede controlar sus síntomas, lo cual le provoca las peores consecuencias.

Se describió como los pacientes sienten que no son perfectos y que por esta razón no van a ser aceptados por los demás y si sucede lo contrario, los van a rechazar.

Se proporcionaron algunos ejemplos de diversas fobias para darle un conocimiento extra al lector y ampliar su conocimiento en este tema.

Nos dimos cuenta de que es muy difícil para el terapeuta atender este trastorno porque resulta muy difícil que estos pacientes asistan a terapia por la inseguridad que tienen de ser evaluados. Pero hay buenas noticias, las fobias no son incurables; con un tratamiento adecuado más del noventa y cinco por cierto de los casos evoluciona favorablemente.

Hoy en día se cuentan con muchos recursos para tratar a las personas con este trastorno, los cuales varían dependiendo de la persona y el tipo de fobia que esta padezca; hay tratamientos desde las técnicas conductivas, hasta los psicofármacos, pasando por las terapias de apoyo o interpretativas.

Conocimos una idea nueva sugerida por la psicóloga Barbara Rothbaum y el informático Larry Hodges, ellos fundaron hace cuatro años Virtually Better, y por medio de la realidad virtual buscan soluciones a las fobias más extremas. Esta idea fue muy creativa y estudios realizados indican que este tipo de terapia resulta igual de efectiva que los tratamientos convencionales.

Por ultimo, cualquier fobia que interfiera con la vida diaria y cree inhabilidad extrema debe ser tratada, se debe lograr superar este padecimiento y quedar libres de los síntomas por años o para toda la vida.

BIBLIOGRAFIA

American Psychiatric Association. "Let’s talk about Phobias." PSYCOLOGY.

http://www.psych.org/public_info/phobias.html (24 Oct. 2000)

"Fobias." PSICOLOGIA. http://www.psicologos.org/fobias.htm (31 Oct. 2000)

Internet Mental Health. "Disorders." http://www.mentalhealth.com/fr20.html (24 Oct. 2000)

"Tratamiento" PSICOLOGIA.

http://www.centroapertura.com.ar/tratamiento.html (4 Nov. 2000)

"La Salud en tus manos" FOBIAS SOCIALES.

http://www.scs.rcanaria.es/infosalud/adultos/fobias.html (15 Nov. 2000)

Cottraux, Jean, y Evelyne Mollard. Las Fobias: Nuevas perspectivas. México 1990
Nardone, Giorgio. Miedo, pánico, fobias: la terapia breve Barcelona: Empresa Editorial Herder S.A., 1997

Datos del Autor:

Deyanira Macías Leal

Categoría: Psicología


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda