Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La primera gran civilización




Indice
1. Introduccion
2. Cronología
3. Prehistoria, Período Pretinita y Período Tinita (5500 – 2700 a.C. aprox.)
4. Reino Antiguo (2700 - 2200 a.C. aprox.)
5. Primer Período Intermedio (2200 - 2050 a.C.)
6. Reino Medio (2050 - 1800 a.C. aprox.)
7. Segundo Período Intermedio (1800 - 1465 a.C. aprox.)
8. Imperio (1465 - 1165 a.C. aprox.)
9. Post-Imperio (desde el 1165 a.C. en adelante)

1. Introduccion

Hoy vamos a contar una historia: una historia tan larga como el Nilo que atraviesa a Egipto. Ésta es la historia de los pobladores que formaron una de las más grandes civilizaciones de la historia: la de los egipcios. A lo largo de este relato, voy a tratar de contarles el desarrollo que tuvieron desde sus orígenes hasta los finales de su historia como una gran civilización. Vamos a tratar de entenderlos y de ponernos en su lugar.

Sin lugar a dudas, Egipto fue y de hecho es un regalo del Nilo como expresó Herodoto. Sin ese extenso río, de 5.584 km, la vida en Egipto no sería posible. Y la historia a lo largo de este río es muy antigua. Tanto que nos es difícil especificar quiénes fueron los primeros pobladores, qué hacían, cómo era su cultura, etc. Lo que sí sabemos es que la historia egipcia comienza, o va "formando su identidad", con su primer período llamado Tinita.

Considero oportuno recordar las palabras de Johann Wolfgang von Goethe, quien expresó "Quien no sabe dar cuenta de tres mil años de historia, permanece ignorante en la oscuridad, viviendo de día en día".

Entonces, habiendo ya hecho una pequeña introducción, comenzamos a contar la fascinante historia de este pueblo que floreció y murió allá en el tiempo, y hoy, como tantas otras, tratamos de revivir.

2. Cronología

Prehistoria

  1. Culturas fayúmica y merimdense (5500 - 4500 a.C.)
  2. Culturas tasiense y badariense (4500 - 3250 a.C.)
  3. Influencia mesopotámica (3250 - 3100 a.C.)

Historia

  • >Períodos Pretinita y Tinita (3100 – 2700 a.C.)
  • -Predinastía (3100 – 2920 a.C.)
  • Escorpión
  • Zekhen
  • Narmer
  • -Dinastía I (2920 - 2880 a.C.)
  • Menes
  • Djer
  • Wadj
  • Den
  • Adjib
  • Semerkhet
  • Qa’a
  • -Dinastía II (2880 - 2700 a.C.)
  • Hetepsekhemwy
  • Re’neb
  • Ninetjer
  • Peribsen ::Kha’sekhem::
  • >Reino Antiguo (2700 - 2200 a.C.)
  • -III Dinastía (2700 - 2650 a.C.)
  • Zanatht (2700 a.C.)
  • Djoser ::Netjeryfhet::
  • Sekhemkhet
  • Kha’ba
  • Huni
  • -IV Dinastía (2700 - 2500 a.C.)
  • Snefru (2650 a.C.)
  • Khufu (2600 a.C.)
  • Khaf-Re (2560 a.C.)
  • Men-kau-Re (2525 a.C.)
  • -V Dinastía (2500 - 2350 a.C.)
  • Ne-user-Re (2425 a.C.)
  • [Textos de las pirámides] (2350 - 2175 a.C.)
  • -VI Dinastía (2350 - 2200 a.C.)
  • Pepi I (2325 a.C.)
  • Pepi II (2275 - 2185 a.C.)
  • >Primer Período Intermedio (2200 - 2050 a.C.)
  • -Dinastías VII y VIII (2180 – 2155 a.C.)
  • -Dinastías IX y X (2155 – 2050 a.C.)
  • Khety
  • Merykare
  • Ity
  • Meri-ka-Re (2100 a.C.)
  • [Textos de los féretros] (2150 - 1700 a.C.)
  • -Dinastía XI de Tebas(2135 – 2000 a.C.)
  • Inyotef I ::Sehertawy:: (2134 – 2218 a.C.)
  • Inyotef II ::Wah’ankh:: (2118 – 2069 a.C.)
  • Inyotef III ::Nakhtnebtepnufer:: (2069 – 2061 a.C.)
  • Neb-hepet-Re ::Mentu-htep:: (2060 – 2010 a.C.)
  • >Reino Medio (2050 - 1800 a.C.)
  • -Dinastía XII (1990 – 1780 a.C.)
  • Amen-em-het I (1991 – 1961 a.C.)
  • Sen-Usert I (1971 – 1926 a.C.)
  • Amen-em-het II (1929 – 1894 a.C.)
  • Sen-Usert II (1897 – 1878 a.C.)
  • Sen-Usert III (1878 – 1840 a.C.)
  • Amen-em-het III (1840 – 1792 a.C.)
  • >Segundo Período Intermedio (1800 - 1465 a.C.)
  • -Dinastía XIII (1785 – 1735 a.C.)
  • Wegaf ::Khutawyre:: (1783 – 1779 a.C.)
  • Amenemhet V ::Sekhemkare::
  • Harnedjheriotef ::Hetepibre::
  • Amenyqemau
  • Sebekhopte I ::Kha’ankhre:: (1750 a.C.)
  • Hor ::Awibre::
  • Amenemhet VII ::Sedjefakare::
  • Sebekhotpe II ::Sekhemre-khutawy::
  • Khendjer ::Userkare::
  • Sebekhotpe III ::Sekhemre-swadjtawy:: (1745 a.C.)
  • Neferhotep I ::Kha’sekhemre::
  • Sebekhotpe IV ::Kha’neferre::
  • Sebekhotpe V ::Kha’hotepre::
  • Aya ::Merneferre::
  • Mentuemzaf ::Djed’ankhre::
  • Dedumose II ::Djed’neferre::
  • Neferhotep III ::Sekhemre-s’ankhtawy::
  • -Dinastías XIV a XVII (1730 – 1570 a.C.)
  • Salitis
  • Sheshi
  • Khian ::Swoserenre::
  • Apofis ::‘Awoserre::
  • Khamudi
  • Inyotef V ::Nubkheperre::
  • Sebekemzaf I ::Sekhemre-wadykha’u::
  • Nebireyeraw ::Swadjenre)::
  • Sebekemzaf II ::Sekhenre-shedtawy)::
  • Ta’o ::Djehuti’o:: I ::Senakhtenre::
  • Ta’o ::Djehuti’o:: II ::Seqenenre::
  • Kamose ::Wadjkheperre::
  • Dominación de los Hicsos (1730 – 1570 a.C.)
  • Khayan (1620 a.C.)
  • Ka-mosis (1580 a.C.)
  • -Dinastía XVIII (1570 – 1320 a.C.)
  • Amosis I (1570 – 1545 a.C.)
  • Amen-hotep I (1545 – 1525 a.C.)
  • Tut-mosis I (1525 – 1495 a.C.)
  • Tut-mosis II (1495 – 1490 a.C.)
  • Tut-mosis III (1490 – 1436 a.C.)
  • Hat-shepsut (1486 – 1468 a.C.)
  • >Imperio. Reunificación de Egipto (1465 – 1165 a.C.)
  • Amen-hotep II (1447 – 1421 a.C.)
  • Tut-mosis IV (1421 – 1413 a.C.)
  • Amen-hotep III (1413 – 1377 a.C.)
  • Amen-hotep IV :Akh-en-Aton: (1380 – 1362 a.C.)
  • Smenkh-ka-Re (1367 – 1363 a.C.)
  • Tut-ankh-Aton :Tutankhamón: (1362 – 1352 a.C.)
  • Eye (1352 – 1349 a.C.)
  • Har-em-hab (1349 – 1319 a.C.)
  • -Dinastía XIX (1320 – 1205 a.C.)
  • Ramsés I (1319 – 1318 a.C.)
  • Seti I (1318 – 1301 a.C.)
  • Ramsés II (1301 – 1234 a.C.)
  • Merneptá (1234 – 1222 a.C.)
  • Interregno Sirio (1205 – 1197 a.C.)
  • -Dinastía XX (1200 – 1090 a.C.)
  • Set-nakht (1197 – 1195 a.C.)
  • Ramsés III (1195 – 1164 a.C.)
  • Ramsés IV (1164 – 1157 a.C.)
  • Ramsés V (1157 – 1153 a.C.)
  • Ramsés VI (1153 – 1149 a.C.)
  • Ramsés VI (1153 – 1149 a.C.)
  • Ramsés VII (1149 – 1142 a.C.)
  • Ramsés VIII (1142 – 1138 a.C.)
  • Ramsés IX (1138 – 1119 a.C.)
  • Ramsés X (1119 – 1116 a.C.)
  • Ramsés XI(1116 – 1090 a.C.)
  • [Era de "Nacimientos repetidos"] (1150 - 1090 a.C.)
  • >Tercer Período Intermedio (1150 – 663 a.C.)
  • -Dinastía XXI (1090 – 945 a.C.)
  • Heri-Hor (1090 – 1070 a.C.)
  • Smendes ::Hedjkheperre setepenre:: (1070 – 1044 a.C.)
  • Amenemnisu ::Neferkare:: (1044 – 1040 a.C.)
  • Psusennes I ::Akheperre setepenamun:: (1040 – 992 a.C.)
  • Amenemope ::Userma’atre setepenamun:: (992 – 984 a.C.)
  • Osorkón I ::Akheperre setepenre:: (984 – 978 a.C.)
  • Siamón ::Netjerkheperre setepenamum:: (978 – 959 a.C.)
  • Psusennes II ::Tikheprure setepenre:: (959 – 945 a.C.)
  • -Dinastía XXII (945 – 745 a.C.)
  • Shoshenq I ::Hedjkheperre setepenre:: (945 – 924 a.C.)
  • Osorkón II ::Sekhemkheperre setepenre:: (924 – 909 a.C.)
  • Takelot I ::Userma’atre setepenamun::
  • Shoshenq II ::Heaqkheperre setepenre::
  • Osorkón III ::Userma’atre setepenamun:: (883 – 885 a.C.)
  • Takelot II ::Hedjkheperre setepenre:: (860 – 835 a.C.)
  • Shoshenq III ::Userma’atre setepenamun-amun::
  • Pami ::Userma’atre setepenamun-amun::
  • Shoshenq V ::Akheperre::
  • Osorkón V ::Akheperre setepenamun::
  • -Dinastía XXIII (745 – 718 a.C.)
  • Pi-ankhi (720 a.C.)
  • -Dinastía XXIV (718 – 712 a.C.)
  • Bak-en-renef (715 a.C.)
  • >Período Tardío (712 – 525 a.C.)
  • -Dinastía XXV (712 – 663 a.C.)
  • Boccoris, rey nubio (712 a.C.)
  • Sabatoká (695 a.C.)
  • Tirhacá (685 a.C.)
  • -Dinastía XXVI ::Período Saíta:: (663 – 525 a.C.)
  • Necao (600 a.C.)
  • >Período Persa (525 – 332 a.C.)
  • -Dinastía XXVII (525 – 404 a.C.)
  • Cambises (525 – 522 a.C.)
  • Dario I (521 – 486 a.C.)
  • Jerjes I (486 – 466 a.C.)
  • Artajerjes I (465 – 424 a.C.)
  • Dario II (424 – 404 a.C.)
  • -Dinastía XXVIII (404 – 399 a.C.)
  • Amirteo (404 – 399 a.C.)
  • -Dinastía XXIX (399 – 380 a.C.)
  • Neferites I ::Baenre merynetjeru:: (399 – 393 a.C.)
  • Psammutis ::Userre setepenptah:: (393 – 393 a.C.)
  • Hakoris ::Khnemma’atre:: (393 – 380 a.C.)
  • Neferites (380 – 380 a.C.)
  • -Dinastía XXX (380 – 343 a.C.)
  • Nectanebo I ::Kheperkare:: (380 – 362 a.C.)
  • Teos ::Irma’atenre: (365 – 360 a.C.)
  • Nectanebo II ::Senedjemibre setepenanhur:: (360 – 343 a.C.)
  • Conquista de Alejandro el Grande (332 a.C.)
  • >Época Grecorromana (332 a.C. – 395 d.C.)
  • -Dinastía Macedónica (332 – 304 a.C.)
  • Alejandro III Magno (332 – 323 a.C.)
  • Filipo Arrideo (323 – 316 a.C.)
  • Alejandro IV (316 – 304 a.C.)
  • >Época Ptolomaica: (304 – 330 a.C.)
  • -Dinastía Ptolomaica (332 – 304 a.C.)
  • Ptolomeo I ::Soter I:: (304 – 284 a.C.)
  • Ptolomeo II ::Filadelfo:: (285 – 246 a.C.)
  • Ptolomeo III ::Evergetes I:: (246 – 221 a.C.)
  • Ptolomeo IV ::Filopátor:: (221 – 205 a.C.)
  • Ptolomeo V ::Epífanes:: (205 – 180 a.C.)
  • Ptolomeo VI ::Filométor:: (180 – 164 a.C.; 163 – 145 a.C.)
  • Ptolomeo VIII ::Evergetes II:: (170 – 163 a.C.)
  • Ptolomeo VII ::Néos Filopátor:: (145 – 145 a.C.)
  • Ptolomeo VIII ::Evergetes II:: (145 – 116 a.C.)
  • Cleopatra III (116 – 88 a.C.)
  • Ptolomeo IX ::Soter II:: (116 – 107 a.C.; 88 – 81 a.C.)
  • Ptolomeo X ::Alejandro I:: (107-88 a.C.)
  • Cleopatra Berenice (81 – 80 a.C.)
  • Ptolomeo XI ::Alejandro II:: (80 – 80 a.C.)
  • Ptolomeo XII ::Néos Dionisos:: (80 – 58 a.C.)
  • Berenice IV (58 – 55 a.C.)
  • Ptolomeo XII ::Néos Dionisos:: (55 – 51 a.C.)
  • Cleopatra VII (51 – 30 a.C.)
  • Ptolomeo XIII (51 – 47 a.C.)
  • Ptolomeo XIV (47 – 44 a.C.)
  • Ptolomeo XV ::Cesarión:: (44 – 30 a.C.)
  • >Dominación Romana (30 a.C. – 395 d.C.)

3. Prehistoria, Período Pretinita y Período Tinita (5500 – 2700 a.C. aprox.)

El período Tinita comienza en el 2686 a.C. aproximadamente; sin embargo, culturas predinásticas e influencias mesopotámicas comienzan mucho antes, en el 5500 a.C. -nuevamente diremos, estimativamente-. Las fechas son relativas debido a su antigüedad y muchas veces, por la falta de materiales arqueológicos, los historiadores se ven inmersos en la difícil tarea de especular. Es difícil imaginar cómo era la vida de aquellos antiguos pobladores que vivieron en el período de la transición de la humanidad, precisamente en el paso de la prehistoria a la historia.

En general, vivía allí un "egipcio" de tez oscura, de mediana estatura, o generalmente escasa, y mestizo de elementos africanos, asiáticos y mediterráneos. Los arqueólogos, entonces, enumeran una serie de culturas predinásticas, en las que se evalúa principalmente su arte y arquitectura. Ellas fueron la Teniense, Badariense, Amratiense, Gercense y Semairniense.

Muchos especialistas opinan, y es lógico, que el antiguo poblador de aquella zona vivía "atado", por decirlo de alguna manera, al majestuoso Nilo. Si aquel río crecía más de lo debido, o tal vez amenazaba con una sequía, las "tribus" de aquellas zonas se veían expuestas al difícil trabajo de subsistir. Existía una delgada línea entre la vida y la muerte. Aquel relato de José, de siete años de "vacas gordas" y siete años de "vacas flacas" no era nada ilógico sino que, más bien, era un factor que amenazaba constantemente.

La caza de diversos animales era la base alimenticia de aquel antiguo poblador. La cosecha de cultivos, todavía, no estaba muy desarrollada, y por ende, la caza les ocupaba mucho tiempo. La flora y la fauna de aquel antiguo Egipto, eran muy similares a las actuales de Sudán: matorrales, fangos y pantanos a las orillas del río que, sin lugar a dudas, proporcionaban alimento a quien lo buscase.

Pero aquel antiguo poblador sentía una inmensa sensación de seguridad, que con el paso del tiempo, sería su mayor error. Al estar rodeados de desiertos y al observar que el Nilo los beneficiaba "sólo a ellos", se aferraron mucho a esa extensión de tierra, tanto que, muchos años después, sus descendientes serían víctimas de ello. Pero hablaremos más profundamente de este sentimiento en el Primer Período Intermedio, más notable aún en el Reino Medio. Este sentimiento colaboraba a que el egipcio no fuera amigo de experimentar, descubrir nuevas cosas, investigar... y como sabemos, esto es trágico para el hombre.

Como fuere, la historia le tocaba la puerta a la humanidad, y los egipcios, por llamarlos de alguna manera, no escaparon de ella. El neolítico lentamente se retiraba y comenzaba una nueva etapa en la historia del hombre. La fecha de la aparición de la escritura, que se estima entre el 5000 y el 3000 a.C., es sumamente relativa y se aprecia que apareció por primera vez en la Mesopotamia. Este hecho marca la línea divisoria de la prehistoria y la historia, período en el que el hombre comenzó a reflexionar verdaderamente sobre sus propios hechos. Ahora bien, en Egipto ocurre algo muy particular. La escritura en la Mesopotamia se desarrolla de la siguiente manera: en primer lugar, aparecen los símbolos pictográficos. Para representar a un hombre se dibujaba a un hombre, y sucedía lo mismo con todos los elementos táctiles. Pero nuestro mundo no sólo se compone de estos últimos; ¿qué sucedería cuando el hombre quisiera expresar ideas más abstractas? Es así como surge una escritura más compleja en la que el hombre podría expresar, ya, ideas mas abstractas. Como mencionamos anteriormente, en Egipto ocurrió algo muy particular. Los hallazgos arqueológicos nos indican que la escritura en Egipto comenzó de esta manera más compleja. ¿Cómo es posible que en Egipto la escritura haya obviado su niñez y se nos muestre directamente desde su adolescencia? Esto es imposible por lo que muchos arqueólogos opinan que la "niñez" de la escritura se hizo en materiales como el cuero, en los que el tiempo comienza a actuar y no llegan a nuestros días. Pero ya era un gran avance porque la escritura había llegado a Egipto y la historia se hacía presente en el lugar.

Ahora bien, considerando otro factor de aquellas antiguas y lejanas tierras en el tiempo, mencionamos al dualismo en el arte y en su vida. El eterno antagonismo entre la vida y la muerte, el Bajo y el Alto Egipto, la rivera occidental y la oriental del inmenso río, como así sus crecidas y sus amenazantes sequías: esto debe haber formado parte de la psicología de aquel antiguo egipcio. Entre las cosas mencionadas anteriormente, el egipcio consideraba una línea divisoria casi inexistente, tan estrecha que se hacía difícil distinguirla. Por otro lado, el egipcio animaba a todo aquello que no tenía vida: el sol, las rocas, el viento, la luna y hasta el Nilo mismo. Recordemos el montículo de la creación, que decía: antes de la creación había un vacío acuoso, acompañado de tinieblas, informidad e invisibilidad. Después, al bajar la crecida del Nilo y dejar al descubierto pequeñas lomas de cieno, como primera promesa de la vida anual de Egipto, bajó también el primer vacío acuoso, y apareció la primera loma primordial de la Tierra en medio de la nada circundante. En aquella colina aislada está el dios creador Atum cuyo nombre significa que lo era Todo en sí mismo. No había más seres que Atum (veamos la contraposición al dios Ptah de Menfis). En dicha loma de cieno Atum creó todos los demás seres y fenómenos del universo.

Los tiempos corrían y la difícil lucha prehistórica iba tomando un poco de color: ya no era tan dura para algunos. La agricultura y la ganadería de vacas gibosas se desarrollaba cada vez más, y junto a ellas el trabajo para el campesino se hacía cada vez más duro. Las artes, las ciencias, el estudio de los astros, la explotación de minas de cobre, la religión, los elementos para uso militar, la creación de un calendario de 365 días, y diversos utensilios comenzaron a aflorar. La práctica del comercio con los hebreos, los fenicios, los egeos, los jonios y otros inició una importante fuente de ingresos que ayudó al antiguo poblador del lugar a mejorar su condición de vida.

El arte, en especial la escultura y la arquitectura, iba tomando un sentido en sí mismo: ya no sería utilizado como algo secundario sino que sería esencial en "aquello" que comenzaba a percibirse y que sería llamado religión. El cubismo era el movimiento artístico predominante y en la arquitectura surgen las primeras mastabas que fueron las primeras tumbas, generalmente orientadas hacia el sol naciente. En esta época el rey o faraón (cuya traducción significa "casa grande" y que en un primer momento denominaba al palacio y luego se hizo extensible a la figura el rey) era el centro de este mundo, y el noble dependía de él.

Se desconoce quienes fueron los primeros reyes, pero seguramente tenían garantizada la existencia eterna. Se conoce, sin embargo, que comenzó el principio de una larga lista de dinastías. La primera y la segunda pasaron y no sabemos realmente quiénes fueron los reyes. Como nos "cuenta" Hollywood en "La momia regresa", tal vez fue el Rey Escorpión. Realmente no está comprobado.

Anteriormente se menciona al Alto y al Bajo Egipto. A Egipto se lo conocía como el lugar de "las dos tierras". Eran tan diferentes entre sí que parecían dos países separados por algunas cataratas; existían, además, muchas diferencias culturales e idiomáticas. Pero la unificación tenía que venir, y el impulso de unir a las dos tierras partió del Alto Egipto. Se supone que fue Menes quién comenzó con la unificación, pero se desconoce si Menes fue una figura legendaria o de "carne y hueso". Como fuere, el Alto Egipto conquistó al Bajo, pero no sabemos si la conquista fue pacífica o si el Bajo Egipto aceptó sin inconvenientes a los conquistadores del sur. Claro que si la doctrina del rey-dios hubiese existido, la conquista hubiera sido sin problemas... ¿Habrá existido esta doctrina? No lo sabemos.

Luego de la unificación (en la cual Menfis era la capital), para el egipcio su reino era, al mismo tiempo, "la Tierra" y "las dos tierras" porque, por más que estuvieran unificadas, las diferencias eran abismales. Por lo tanto la Primera y la Segunda Dinastía tuvieron en sus manos la difícil tarea de "modelar" la cultura del egipcio. Y es aquí cuando surge un nuevo término que le daría al faraón una "base legal", por así llamarla, para evitar posibles conflictos. Éste era el ma’at que puede ser traducido como verdad, justicia, orden, etc. Si lo traducimos como orden, sería el "orden de las cosas creadas", y este orden era dispuesto por los dioses. Pero, podemos decir que hasta la Tercera Dinastía no fueron verdaderamente "egipcios". De todas maneras, este período y el Reino Antiguo fueron las etapas de mayor creación por parte de los egipcios. Luego se ven atrapados por un espíritu de somnolencia del que saldrían demasiado tarde.

Mencionando a la religión, el dios Ptah fue uno de los primeros en "brotar". Para los egipcios era el dios de la palabra y el corazón. Ellos mismos expresaban: "Es el corazón el que hace que se produzcan todos los conceptos perfectos, y es la lengua que enuncia lo que el corazón piensa"; igualmente expresaban de Ptah, dios de Menfis: "El que hizo todas las cosas y dio existencia a los dioses".

Por otro lado, la concepción egipcia era muy materialista y se ve acentuada, principalmente, en el Reino Antiguo. Aquel faraón que más acueductos inaugurara, más comercio fomentara y más riquezas poseyera, era el que, seguramente, tendría la vida eterna más que asegurada.

Entonces, al finalizar esta etapa, modestamente mencionada, podemos decir que comenzaba una fase en la que la verdadera identidad del egipcio empezaba a forjarse. Ya no serían africanos, ya no serían "asiáticos", ya no serían mediterráneos: ahora serían egipcios.

4. Reino Antiguo (2700 - 2200 a.C. aprox.)

Una vez más debo aclarar que las fechas son relativas. Todavía no sabemos con certeza el año exacto aunque ya el margen de error es mucho menor.

El Reino Antiguo fue la época más rica de la historia egipcia. Las pirámides reales, esas misteriosas moles de piedra, eran el último lugar del descanso del faraón que era divino. Pero luego de las pirámides de Khufu y Khaf-Re se advierte la decadencia de las mismas en dimensiones y en técnica. Estas pirámides representan muy bien a la antigua sociedad egipcia: la base era la plebe, el sustento del Reino y la mayoría; el medio eran los nobles o visires del rey: eran necesarios para el Estado; la punta, finalmente, era el rey: el único punto de contacto con los dioses, centro del mundo para aquellos antiguos.

Refiriéndose a la plebe, la mayoría estaba compuesta por el campesino, aquél que, con el desarrollo de la agricultura, no fue muy beneficiado. Era delgado, estaba mal nutrido pero, a pesar de todo, reía. Una concepción inhumana, los consideraría como un "bien mueble"... ¿habrán sido nada más que eso en el Reino Antiguo? La condición de campesino se heredaba: si tu padre era campesino, tú también lo eras. Era simple: los dioses determinaban tu condición. Esta concepción va a ir cambiando: en el Primer Período Intermedio, parece quedar adormecida, pero amenazante en el Reino Medio, y finalmente, en el Segundo Período Intermedio y en el Imperio va a ser un hecho. Ya cualquier hombre podía de derecho, por ejemplo, "comprar" la vida inmortal aunque de hecho no se daba muy a menudo.

En esta época, comienzan a reclutar a cientos de esclavos para la construcción de las pirámides. Si bien fue un bálsamo para pacificar épocas de hambruna y desasosiego, el trabajo era muy duro pero ayudó a los esclavos a despertar conciencia de que aquel reino, sin ellos, tal vez no funcionaría. Se piensa que comenzaron las primeras huelgas, pero en realidad no está comprobado.

En cuanto al idioma, surge uno clásico llamado "egipcio medio" que comienza a usarse en este período. Continúa sin mayores cambios hasta la influencias cosmopolitas del Imperio.

A diferencia del período Tinita, en el que el arte y la literatura tenían un fin en sí mismos, ahora están ligados a aquello que en la etapa posterior estaba naciendo: la religión.

Ahora, más que nunca, el optimismo triunfante se haría presente y duraría mientras Egipto se sintiese seguro en sus fronteras, y desaparecería cuando el sentimiento de inseguridad y derrota fuese crónico.

Comercialmente se practicaba el monopolio. La extracción de turquesas y cobre del Sinaí fue una gran fuente de ingresos. Egipto estaba en su máximo esplendor: era la edad, todavía, del bronce; pero pronto decayó y comenzó la edad del hiero y Egipto declinó, porque Egipto no tenía hierro. En el Reino Medio no se intentó conquistar con todo el sentido de la palabra. Los lugares en donde se asentaban los egipcios eran, generalmente, lugares prácticos para el desarrollo del comercio. Un adelanto importante de esta época fue la aparición de los primeros "trozos" o como las conocemos hoy en día, monedas. Sin embargo, no se compraba con ellas. Simplemente se cifraba el valor de un elemento en determinada cantidad de "trozos". En aquella época era el trueque la forma económica de "comprar y vender", y la aparición de los "trozos" ayudó a equilibrar las partes a la hora de trocar. No obstante la moneda sería verdaderamente utilizada casi 2000 años después.

La muerte... Para el rey la muerte no significaba nada, sólo el abandono de su vida terrena. En esta vida era un dios entre los mortales, y en la otra, simplemente se incorporaba al círculo que correspondía: el de los dioses. El rey tenía ba, que se traduce por alma. Los nobles no la tenían, claro que esto era dentro de la concepción egipcia. La traducción del término ba es figurativa y se refiere, en realidad, al alma eterna. Para cualquier egipcio, la esperanza de vida eterna suponía un ascenso en la jerarquía de clase de cada uno. El reciente descubrimiento, que llamó muchísimo la atención, fue la "lancha del sol" al lado de la pirámide. Supuestamente esta lancha ayudaba al rey a llegar a la otra vida.

Los días pasaban y el egipcio veía la necesidad de hacer y rehacer ajustes en su arte para ganarle en esta carrera a su contrincante: el tiempo. Si bien dijimos anteriormente que la particularidad de esta etapa fue un manifiesto materialismo, no podían obviar la esencia moral que caracteriza a todo hombre. Un visir de aquella época llamado Ptah-hotep aconseja a su hijo ser respetuoso con el superior y tolerante con el inferior, no tener tanta confianza en sí mismo por ser sabio, seguir siempre al ma’at, escuchar a su prójimo, no ser avaro que era padecer una enfermedad grave y hasta incurable (queda entrevisto el espíritu materialista de la época al recalcar la avaricia, es decir, el afán desmedido de adquirir y atesorar riquezas), entre otras cosas. No obstante no fue una época que pidió modestamente a los dioses una orientación, y muchos menos aún la capacidad para formular principios abstractos de ética.

Mencionando a la mujer de aquel período podemos establecer que se la consideraba como un bien mueble. A diferencia del Imperio, caracterizado por un marcado feminismo, en el Reino Antiguo la mujer tuvo un rol inferior con respecto al hombre, pero era, sí, una propiedad valiosa ya que era la única que podía "producir hijos".

Un hecho que considero que fue curioso, y debe ser mencionado, es la aparición de "gente rubia" en aquel antiguo reino. Sería, sin lugar a dudas, una contradicción el afirmar esto porque, como sabemos, el "egipcio ordinario" era de tez morena. La hija de Khufu, Hetep-Hires II, tenía el cabello rubio, y lo sabemos por las figuras que la representan en su tumba. Además tenían las mejillas rosadas y la tez blanca o más clara que la de sus coterráneos. Se piensa que ésta fue una influencia de los Tjemeh-Libios establecidos al oeste del Valle del Nilo.

Pero todo llega a su fin, y esta etapa estaba por hacerlo. Un dato por el que nos damos cuenta de esto es el siguiente: los nobles erigían sus tumbas en sus propias provincias. Anteriormente expresamos que el mundo giraba en torno al rey-dios: ¿cómo es posible que los nobles no construyeran sus tumbas alrededor de la del faraón? Nos damos cuenta de un notable proceso de democratización en el cual los nobles le sacaron al rey la exclusividad del descanso eterno junto a los suyos: los dioses. Las mujeres gozarían de una mejor situación con este proceso de descentralización de la figura faraónica, y obtendrían, al menos, algo más de consideración.

Pese al proceso mencionado con anterioridad, existieron tres factores que colaboraron a la caída del Reino Antiguo al finalizar la VI Dinastía. El primero fue un factor económico: mantener y cuidar los enormes monumentos erigidos, como ser, las pirámides. En segundo lugar, tratar de comprar la obediencia de las autoridades provinciales lejanas (por ejemplo, en el Alto Egipto). Finalmente, la quiebra del superávit conseguido por la práctica del comercio extranjero. Muchos escritos de la época nos cuentan que en regiones con las cuales Egipto practicaba el comercio, sufrían graves inconvenientes.

Ahora bien, podemos decir que, los faraones "perjudicaban" a la economía del país: necesitaban colosales tumbas, miles de amuletos y reliquias para la otra vida, varios esclavos a su servicio y miles de cosas más. Pero esto era parte de su religión, y seguirían haciéndolo. Aprovechando la figura central de faraón en este párrafo, aprovecho para decir que el faraón, en aquel entonces, se nombraba con cinco títulos. Ellos eran: el primero "Horus", dios celeste; el segundo "las Dos señoras", es decir que encarnaba las dos diosas principales de Egipto (Nekhbet del Alto y Uto del Bajo); el tercero era "Horus de Oro", que expresaba poder y gloria absolutos; el cuarto era "Rey del alto y bajo Egipto"; finalmente, el último era "Hijo de Re", filiación directa del faraón con el dios-sol. Asimismo tenía tres atributos: hu, sia y ma’at. Hu era "orden creador", sia "comprensión" y ma’at "justicia" (este último se presta para otra traducción –como "verdad"– en la época de Akh-en-Aton).

Finalizamos al Reino Antiguo diciendo que, al caer, produjo una gran pérdida de los productos culturales como así también una gran angustia social y económica: la pérdida de la "egipticidad" jamás se recuperaría. Egipto obtuvo en el Reino Antiguo su máximo poderío material e intelectual.

5. Primer Período Intermedio (2200 - 2050 a.C.)

El Reino Antiguo finalizó hacia el año 2200 a.C. y enseguida sobrevino la anarquía. Las Dinastías VII y VIII fueron sumamente débiles y, por ende, incapaces de mantener una tranquila atmósfera alrededor de las antiguas orillas del Nilo. Pero este estado del país, dos generaciones después, logró encontrar estabilidad, y hacia el año 1250, una poderosa familia de Herakleópolis, en el Fayum, gobernó y dio finalmente la seguridad estatal mientras duraron las Dinastías IX y X. A este último período lo consideramos como el de la literatura clásica egipcia. En este momento, comienzan las primeras migraciones de asiáticos a Egipto. Se desconoce si Egipto los expulsó o fueron absorbidos sin mayores problemas.

Aproximadamente, hacia el año 2135, una familia de Tebas había llegado a ser muy poderosa hasta tal punto de formar a sus hijos como pequeños faraones. El hecho tocó de cerca a la familia de Herakleópolis que, junto a su aliada Assiut, dieron lucha a Tebas. Luego de un poco más de un siglo, la ciudad sureña (Tebas) venció a sus contrincantes y la Dinastía XII perteneció a ellos. Instauraron un sistema rígido y hasta –diríamos– feudal, que provocó el descontento popular; gracias a los incontables escritos de la época, podemos saber qué sentían aquellos antiguos "explotados" por el Estado. Muchos textos coinciden en el desprecio a la vida por parte de los pobres trabajadores, el deseo del suicidio y la reincorporación de un sistema más justo. El antes mencionado descontento popular produjo olas de robos y asaltos y, como cuenta el profeta Ipu-wer (quien sostiene que se viven años de guerra civil): "(...) el ladrón es ahora quien se enriquece (...)".

Sobreviene, de la misma manera, un gran desprecio por las leyes, el orden y las cosas del pasado. Las pirámides eran saqueadas y otros monumentos vejados. A propósito de lo mencionado, un rey herakleopolitano aconseja a su hijo Meri-ka-Re: "(...) no construyas tus tumbas con ruinas (...)". Ya la muerte no era respetada como en el período anterior, y algunos muertos eran "enterrados" en el río (Ipu-wer).

Con respecto a la gente, se vivía una época de desencanto, de frustración, de "aborrecimiento a la vida"... No era extraño que más de uno pensara en el suicidio, último recurso para la concepción egipcia: "¿A quién podré hablar hoy? Me siento lleno de desventura por falta de un amigo íntimo. ¿A quién podré hablar hoy? El pecado que enseñorea la tierra no tiene fin" (autor desconocido). Todos los hombres se apoderaban de los bienes de su prójimo...

Aquel supuesto éxito del mundo material que caracterizó al Reino precedente, se hundió rápidamente, deviniendo una grave enfermedad del sistema y la sociedad. Para desgracia de esta sociedad casi destruida, los asiáticos invadían otra vez las fronteras. Parecía que los dioses estaban poco contentos, y la aplicación de un castigo a los mortales no vendría nada mal. Pero, desde luego, los egipcios rehusarían aceptar que la grave enfermedad que los asolaba era por culpa de ellos mismos; aprovechando la aparición de asiáticos en las fronteras, el dedo índice de cada egipcio señaló a los asiáticos como culpables de todas sus desgracias... Como se dice popularmente "no hay peor ciego que aquél que no quiere ver". Los asiáticos comenzaron a ser llamados "los miserables" y el egipcio comenzó a denominar a la sociedad de su país como "el pueblo", algo así como "los elegidos"... No eran un pueblo, eran el pueblo... No eran un pueblo más, era el pueblo elegido por los dioses.

Igualmente, el hedonismo ocupa un importantísimo lugar en la sociedad. El autor desconocido que mencionamos anteriormente, que expresa que no tiene un solo amigo con el cuál hablar (en este lamento se entrevé un desencanto de la vida y un deseo de suicidarse), pide consejos a su alma y ésta le responde: "Ninguno vuelve de allá, que pueda decirnos su estado, que pueda decirnos sus necesidades, que pueda calmar nuestros corazones, hasta que nosotros vayamos también al lugar a donde ellos han ido. Por consiguiente, deja que florezcan tus deseos, para que tu corazón olvide las beatificaciones funerarias destinadas a ti, y sigue tus deseos mientras vivas... Satisface tus necesidades en la tierra, según las exigencias de tu corazón... Los lamentos no libran del otro mundo al corazón del hombre... Haz fiesta y no te fatigues. Mira, no le es dado al hombre llevar consigo su propiedad. Mira, ninguno de los que se van regresan otra vez". Una vez más, se expresa una renovada afirmación del materialismo y, más aún, del hedonismo, de los placeres terrenos.

Pero ya era suficiente. El hombre no podía seguir viviendo de día en día, volcándose a lo material y a los placeres de este mundo. En el Reino Medio, la etapa subsiguiente a ésta, el egipcio pasaría gran parte de sus años buscando altos valores morales que le asegurasen la felicidad eterna sin necesidad de bienes materiales y placeres terrenos que habían destruido al alma de aquel pueblo. Pero el egipcio olvidaba muy rápido... En épocas de crisis se volcaban de lleno en la búsqueda de verdaderos valores pero, inmediatamente, luego de mejorar, otra vez el hedonismo y el materialismo los hacía presos en sus garras. En los Períodos Intermedios se le daba un descanso al materialismo egipcio, y luego todo era olvidado. En esta búsqueda de valores, como la justicia, entre otros tantos, el egipcio estuvo muy cerca de comprender los derechos personales, el derecho individual de cada hombre por ser hombre. Esta época fue la única en la que, por primera vez, se respetaban los derechos humanos.

Un hecho positivo de esta concientización fue el hecho de considerar a los hombres no por su clase social sino por sus talentos.

El Primer Período Intermedio fue la única etapa de la historia egipcia en la cual se consideró al rey como falible y capaz de cometer errores. Entendieron que era humano y no era un dios, entendieron que era como ellos, que era humano con sus errores y aciertos, con sus pro y contra, con sus capacidades e incapacidades. Pero esto fue terrible, porque los nobles ocuparon el lugar del faraón y hubo serio peligro de caer una vez más en un estado de anarquía.

Como sabemos, en esta etapa, surgen los Textos de los Ataúdes. A diferencia del Libro de los Muertos, los Textos de los Ataúdes no brindaban una explicación. Por ejemplo: en uno de los Textos de los Ataúdes se expresa: "Mi pecado se ha disipado; mi error se ha borrado"; en el Libro de los muertos se aclara que esto era un baño a un recién nacido. Otro ejemplo es el siguiente: los Textos de los Ataúdes expresan: "Sigo el camino que he aprendido en la Isla de los Justos", mientras que en el Libro de los Muertos se aclara que se refiere a una peregrinación a Abidos, ciudad del dios de los muertos.

Mencionamos la búsqueda de verdaderos valores en el Reino Medio, pero esta búsqueda comienza en el Primer Período Intermedio. En esta época se creía en un juicio mortuorio. Se pensaba que Osiris pesaba el corazón del difunto junto con una pluma que era el ma’at. Si el corazón albergaba más actos buenos que malos, salía victorioso del juicio; de lo contrario, lo perdía y su corazón era desechado. Más tarde, el que presidía el juicio era Re y era llamado "La medida del Carácter"; posteriormente, el ministro, por así llamarlo, que realizaba el pesaje del corazón era Anubis, y si el corazón hospedaba más actos malos que buenos era comido por Ammyt, diosa con el cuerpo de león y la cabeza de cocodrilo. Inscripciones como ésta guiaban al muerto a su "juicio final": "Llegará ante el consejo de los dioses, al lugar donde están los dioses, estando con él su ka y enfrente de él sus ofrendas, y su voz será justificada por la medida del exceso. Aun cuando él diga sus defectos, serán excluidos para él por todo lo que diga... Tus defectos serán excluidos y tu culpa será borrada en el peso de las balanzas el día de medir tu carácter, y después te será permitido que te unas a los que están en la barca del dios-sol". Desde aquella época los muertos se llamaron "justificados de voz" o "triunfantes", significándose con esto que el tribunal de dioses los había considerado justos.

Pero para que el corazón no delatara a su dueño de haber actuado incorrectamente en este mundo, había que "cosechar" en este mundo buenos actos. Meri-ka-Re expresaba, entonces, lo siguiente: "No seas malo; la paciencia es buena. Haz que tu monumento conmemorativo sea el amor a ti. (...) Da tu amor a todo el mundo. Un buen carácter es la mejor rememoración"; y continuaba: "Más aceptable es el carácter de un hombre de corazón recto que el buey del malhechor".

Algo a considerar, era también el ma’at (mencionado en reiteradas oportunidades anteriormente). La regla de oro para no actuar en desacuerdo con el ma’at era obrar con los demás como querríamos que ellos obrasen con nosotros. Y este ma’at había obrado maravillas en este período en Egipto: la profunda búsqueda de verdaderos valores reemplazo a la obtusa concepción materialista; la importancia que se da a los derechos del gobernado antes que los de gobernante, los individuales y los humanos comenzaron a fluir paralelamente a las aguas del Nilo. Reinaba una época de igualitarismo social.

También el lenguaje, la escritura y la literatura, en general, recibieron gran impulso por parte del Estado. El mismo Meri-ka-Re aconsejaba: "Sé un artífice en hablar, para que seas fuerte, porque la lengua es una espada para el hombre, y la palabra es más valerosa que todos los combatientes. Nadie puede embaucar al corazón hábil... Ma’at viene a él completamente elaborado, de acuerdo con los dichos de los antepasados".

El Estado había encontrado el medicamento para su primera grave enfermedad. Pero el Primer Período Intermedio estaba ya en agonía y, si bien ya entrado el Reino Medio esta búsqueda de verdaderos valores continuó, la arena del desierto cubrió a esta extraordinaria y asombrosa etapa como a la Esfinge antes de que Tut-mosis III la recuperara... Pero a este período nadie lo desenterró, nadie lo recuperó. Quedó olvidado en el tiempo, y de esto hace más de 4000 años...

6. Reino Medio (2050 - 1800 a.C. aprox.)

El Primer Período Intermedio había ya quedado atrás. Egipto, por las fuerzas de las armas, volvió a ser unificado. Tebas venció aquella "lucha" entre el norte y el sur, y un solo gobierno imperó al fin en Egipto. Pero, como expresamos anteriormente, se instaura un régimen feudal que generó gran descontento social.

Si bien ya habían pasado varias años desde las dinastías fundadoras del antiguo Egipto, estas nuevas dinastías siguieron con la tradición de la absoluta fidelidad al faraón, y no sólo eso sino que también el faraón era considerado nuevamente como un rey-dios. En la XII Dinastía, la centralización en la persona del rey fue aún mayor.

Un renovado monopolio se hizo presente. Colonias en Nubia, Sinaí, Punt, Creta y Biblos aseguraron la estabilidad económica de aquel pueblo. Pero no todo lo que brilla es oro... La tranquilidad que había caracterizado al reinado de Neb-hetep-Re-Mentu-hotep duró muy poco, y enseguida sobrevino la guerra civil. Una vez más el desconcierto y la anarquía se apoderaban del Nilo. Pero afortunadamente Amen-em-het I subió al trono devolviéndole a Egipto la seguridad que había perdido. Este fue el primer faraón de la XII Dinastía, y había sido visir del faraón anterior. Amen-em-het I toma su nombre de Amón (que significa "Oculto") y para los egipcios, Amón era uno de los ocho dioses del caos anterior a la creación. El culto a Amón predominó sobre el culto a otros dioses. Templos como el de Karnak fueron erigidos para él... Amón ya no estaba "oculto", ahora era el dios principal de aquella gran nación.

Si bien se había logrado ya cierta estabilidad, hay indicios que nos revelan que en realidad seguía imperando una cierta inseguridad. Un hecho muy curioso es el que refiere la carta que Amen-en-het I deja a su hijo, Sen-Usert I, "escrita desde el más allá". Se duda si está instrucción fue escrita por Amen-en-het I a su hijo antes de su muerte (y si fue así ya sabía su destino) o por alguno de sus cercanos después que, se supone, el complot haya sido efectivo. Es muy probable que el primer faraón de la XII Dinastía haya sido asesinado. Como el mismo le cuenta a si hijo: "Mantente apartado de esos subordinados (tuyos), (...). Que no se te acerquen estando solo. No llenes tu corazón con un hermano, no conozcas a un amigo... que ningún hombre tiene partidarios al día de infortunio. Yo di al desamparado y crié al huérfano, e hice que el que no era nada para alcanzar (su meta) la alcanzase como el que era algo, (pero) el que comía mi comida fue quien levantó tropas (contra mí), y aquél a quien di la mano fue el que de este modo creó terror... Fue después de la cena, cuando había entrado la noche. Me había tomado una hora de descanso, yaciendo en mi lecho, porque estaba fatigado. Mi corazón empezó a seguir el sueño para mí. Entonces las armas que debían defenderme solícitas fueron temerosas, y fui destrozado, convertido en polvo, (como) una serpiente del desierto. Desperté al ruido de la lucha, que era por mí, y vi que luchaban entre sí los guardias. Si me hubiese dado prisa con armas en la mano, habría hecho retirarse atropelladamente a los cobardes. Sin embargo, nadie es valiente en la noche, y no se puede luchar solo...Yo no estaba preparado, ni siquiera había pensado en ello, mi corazón no había admitido (la idea de) la cobardía de los criados". Vemos cómo el faraón admite su temor ante aquella situación, porque no era un rey-dios... era simplemente un humano idolatrado como un dios. Pero para la teología egipcia, el faraón era un rey-dios, y vamos a respetarla. De todas maneras, en este período el faraón no era tan considerado como un rey-dios, sino más bien como un gran pastor que debía cuidar a su pueblo.

Si bien el bronce había sido suplantado por el hierro, un nuevo auge del primero hace que Egipto vuelva a explotar las minas del Sinaí. Su economía se recuperó rápidamente y gracias a ello, nuevas expediciones partieron hacia el norte del Sinaí, por la zona que actualmente es Israel, Palestina y Siria. Para nosotros muchas veces la palabra "expedición" hace referencia a una incursión militar, pero los reyes del Reino Medio no tenían esas intenciones. Amnistías con los reyes de las ciudades-estado del Oriente Próximo y el Oriente Medio ayudaron a una buena relación entre todos los pueblos de aquel lugar, y no solo los tributos eran de los príncipes asiáticos al faraón, sino que también eran del faraón a los príncipes asiáticos.

No obstante un pueblo asiático, "llamado por los egipcios" hikau khasut, amenazaba por el norte. Las palabras egipcias mencionadas arriba fueron, luego, la fuente etimológica del vocablo "hicsos", aunque quería significar "gobernantes de países extranjeros". Como fuere, faltaba mucho para que este pueblo, hasta ahora insignificante, dominara completamente a las riberas del Nilo. Hacia el sur, la política fue sumamente agresiva. En Nubia se levantó un cordón de fortalezas defendido por soldados egipcios y reforzado por sudaneses: los medjai. A lo largo del tiempo, esta última palabra se tradujo como "policía" y fueron los que, cuando los Hicsos dominaron a Egipto, lucharon por echarlos del país.

Valores como la justicia social y los derechos individuales aún no se habían perdido. Pero estos valores eran sólo extensibles a los egipcios, los demás eran "animales". Esta relación de "gobernante" y "gobernado" parece una contradicción a lo aludido con anterioridad (con respecto a las amnistías), pero lo cierto es que a medida que el Reino Medio iba llegando a su expiración, esta conciencia de "llevarse bien con los vecinos" fue también muriendo. A medida que el tiempo pasaba, el faraón fue quitándole a su pueblo la conciencia que había adquirido en la "calma después de la tormenta", en el Primer Período Intermedio, luego de un momento de caos. El Reino Medio devolvió a Egipto la paz, la estabilidad económica y política y el contento social, pero a un precio muy alto: a cambio de esto, entregó la conciencia del pueblo egipcio sobre los derechos humanos, individuales y sociales, y además, el desecho de un marcado materialismo que, una vez más, estaba resurgiendo. Aquel pueblo buscaba la justicia, pero a eso se lo dejaron a la diosa Ma’at y ellos no hicieron nada para encontrarla.

La XII Dinastía se pareció en muchos aspectos a la XVIII, en cuanto al arte, aunque todavía ese destello de justicia que todavía quedaba en el Reino Medio (y que había caracterizado al Primer Período Intermedio) ya había perecido en la XVIII Dinastía. En la XX Dinastía ya había cambiado su expresión interior, y después ya no cambiaría ni la expresión exterior ni la interior... Egipto estaría agonizando. Pero esto se tratará más adelante, en el Imperio o, más bien, en el Post-Imperio.

La confianza, la fe en sus dioses y la sensación de seguridad caracterizó, como venía haciéndolo, a la psicología egipcia. Aquel antiguo habitante del Nilo "no sentía miedo" y éste fue un factor que, allá en la prehistoria, había logrado que el egipcio saliera de forma rápida de su estado precivilizado. Pero, como mencionamos reiteradas veces con anterioridad, éste fue un factor responsable y hasta destructivo del fin de la civilización egipcia. Egipto nunca se aventuró a conquistas del alma... Sí a conquistas de pueblos, pero nunca a la conquista del pensamiento, del espíritu. Egipto carecía de sentido autocrítico, y ésta fue la gran plomada que los hundió en el inmenso mar de la Historia...

La alegría, el optimismo, la risa y los favores de sus dioses, influyeron hasta tal punto en aquellos egipcios, que creyeron que nunca se extinguiría aquella sensación de seguridad. Un marcado sentido del humor caracterizó tal vez a aquel antiguo poblador. Pero todo tiene su costo... Este sentido del humor, en este período y más aún en las influencias cosmopolitas del Imperio, llevaron a la vulgarización de elementos que, en otros tiempos, habían sido sagrados. Eran asiduos a los juegos, y en cuanto a la literatura, hacían "travesuras" con el lenguaje para entretener a los dioses. Pero este sentido del humor benigno y la risa, permitieron a los egipcios mantener cualidades perennes que permitirían a aquella civilización perdurar en el tiempo a pesar de todo.

Era aquella una época brillante; tanto era así que hasta llegaron a considerarse como el "Pueblo elegido". Y como para no creerlo... Eran el primer gran Reino de la Historia, y pasarían luego a ser un Imperio. Los dioses los favorecían, tenían tiempo para reír y divertirse (a diferencia de la dura vida de sus vecinos asiáticos) y mejor aún: eran la potencia mundial del momento.

Pero podemos decir que ésta no fue una época creadora como la había sido el Reino Antiguo, porque en este último tuvieron que descubrir cuál era la herencia que les habían dejado sus dioses.

Pero el tiempo pasaba y el Reino Medio sucumbía... Un nuevo sentido del humor, un humor que ridiculizaba hasta lo más sagrado se apoderaría de este pueblo. Fue ese humor el que reiría cuando clavara un escalpelo en el corazón de aquella civilización...

7. Segundo Período Intermedio (1800 - 1465 a.C. aprox.)

¿Cómo pudo desplomarse tan súbitamente el Reino Medio después del 1800 a.C.? Teóricamente el Reino Medio era brillante... Pero tal vez tenía falencias internas ya que no hubiera caído de la manera en que lo hizo. Se dio así comienzo al Segundo Período Intermedio de la historia egipcia.

Comercialmente, las ventajas económicas con Asia se hicieron innegables. El cobre y el oro eran llevados en caravanas a través de los grandes desiertos que encierran a Egipto.

La latente amenaza de una invasión de los hicsos se hacía una realidad. Estos pueblos estaban ya ocupando a Siria y Palestina, y esto se puede establecer gracias al material arqueológico encontrado en esos lugares. Pero en los escritos egipcios se comienza a nombrar una ciudad llamada Aushamen... ¿Podría haber sido Jerusalém? Si fue así, Jerusalém tenía a dos gobernantes: Yaqar-Ammu y Setj-anu. El primero parece de origen semita, por lo que se piensa que ya el pueblo judío era una realidad en aquel mundo antiguo. Ya no era un conjunto de tribus, sino un verdadero pueblo con gobernante.

Pero la situación de seguridad estaba llegando a su fin, o por lo menos, en aquel período. Hordas asiáticas invasoras comenzaron a atacar a las fronteras por el norte. Se crea una situación tal, que el desasosiego de la sociedad era increíble. Basta y sobra con decir que gobernaban a Egipto dinastías contrincantes en un mismo período de tiempo... Egipto estaba ya, definitivamente, dividido en el Alto y Bajo Egipto como en el Período Tinita.

Los hicsos seguían amenazando hasta que llegaron a invadir a Egipto. Esto produjo un impacto tal en Egipto que fue considerado como una gran humillación nacional. Lamentablemente los hicsos no dejaron documentos escritos acerca de sus invasiones, por lo que se imposibilita el estudio de las mismas. Para que la crisis no fuera tan evidente, y se pudiera llegar a una reconciliación, los faraones egipcios comenzaron a rendir culto al dios Seth, dios también para los asiáticos, sólo que estaba vestido con atuendos típicamente asiáticos. Según Flavio Josefo, los hicsos no tuvieron ánimos de una conquista violenta; no obstante, despreciaron a cada monumento de los egipcios y a sus dioses. ¿Qué fue peor para los egipcios: no sufrir una conquista violenta o que violentaran y despreciaran a su cultura, sus dioses y templos? Como fuere, Josefo explica que luego de que los egipcios asediaran a Avaris (después Tanis) se celebró un acuerdo en donde los hicsos salieron pacíficamente de Egipto (¿por qué?, ¿no tenían elementos para luchar contra Egipto?) y que cuando llegaron a las tierras del Norte (hoy Israel-Palestina) construyeron y fundaron a Jerusalém. ¿Sería posible, entonces, que el gobernante del cual no se sabía de qué origen era su nombre fuera hicso? Sea o no así, los hicsos modificaron considerablemente a Siria, Palestina e Israel.

Los hicsos habían abandonado pacíficamente a Egipto, pero este último tuvo que seguir rindiéndole tributos. A los hicsos les interesaba más el tributo y las relaciones comerciales (como a los fenicios) que inmiscuirse en la cultura del lugar, y esto puede explicar el por qué del abandono pacífico de Egipto por parte de los hicsos. De todas maneras, la lira, el laúd, diversas armas, el carro, la armadura y el caballo fueron elementos que nos dejan una constancia de que el intercambio de elementos culturales es "forzoso".

Pero todos estos hechos acontecidos dejaron una profunda huella en la conciencia de seguridad egipcia. El orgullo de las tierras del Nilo no soportó hacer el papel de "conquistado" y pronto la lucha de liberación comenzó en Tebas. La momia de Seqnen-Re de la XVII Dinastía, presenta en su cuerpo evidentes rastros de violencia, producidos, muy posiblemente, con armas de guerra. ¿Habrá sido posible que este rey fue uno de los tantos que se aventuraron en la lucha de liberación? Y si así fue ¿habrá sido posible que en aquella oportunidad se perdiera la batalla? No está comprobado, aunque existen muchas probabilidades de que así sea. Pero los egipcios perdían la batalla, pero como quién dice, no la guerra. Finalmente un gobernante tebano llamado Ka-mosis dejó de pagar tributos al rey hicso y ahí, definitivamente estalló la guerra. Ka-mosis expresó: "(...) ¡Quiero salvar a Egipto y destruir a los asiáticos! (...)".

Una vez más los dioses beneficiaban a Egipto. La victoria total no tardó en llegar, y Egipto recuperó su país, pero ¿podría volver al esplendor que lo había caracterizado hasta fines del Reino Medio? Lo que si sabemos es que en esa época comienzan los egipcios a trasladar a su país esclavos asiáticos y semitas. ¿Podrían haber sido esclavos sus primeros conquistadores, los hicsos?

El Segundo Período Intermedio se despedía de la Historia, y recibía con júbilo a una de las épocas más controversiales y estudiadas de la historia egipcia: el cosmopolita Imperio.

8. Imperio (1465 - 1165 a.C. aprox.)

Los hicsos habían sido desalojados de Egipto. Ahmosis I, partiendo desde Tebas, terminó expulsándolos de Avaris (Tanis). La calma había vuelto a Egipto, y se estaba gestando el período más nacionalista y patriótico de la historia del Antiguo Egipto.

Las expediciones comerciales continuaron pero, para tener un Imperio, se necesitaban expediciones y conquistas militares, y fue Tut-mosis III el que se tomó esta ardua tarea. Se encargo, principalmente, de perseguir y destruir a los hicsos, sus viejos conquistadores y, desde luego, tomar las tierras de éstos como parte de Egipto.

Grandes edificaciones, exultantes templos y otras magníficas construcciones comenzaron a erigirse. Todo era majestuoso: cada vez los templos eran más grandes y los palacios también. No era sólo una forma de mostrar magnificencia, sino que también era una suerte de competencia. La lucha por el poder entre el Gran Sacerdote de Amón, los sacerdotes de otros dioses, el visir, el jefe del ejército y hasta el mismo faraón era manifiesta, pero no fue una lucha entre la "Iglesia y el Estado", sino que Egipto creó a un faraón que concentraba, exclusiva y principalmente, los poderes civil y eclesiástico, y los sacerdotes no permitirían eso, el visir tampoco, y menos aún, aunque en menor escala, el jefe del ejército. El faraón había pasado a ser un Emperador, y no todos estuvieron de acuerdo con ello, pero si querían un Imperio tenían que admitirlo. No obstante esto retrasó, de una manera u otra, el establecimiento de leyes escritas válidas para todos, las cuáles surgieron unos 750 después, durante la XXIV Dinastía. Imperaba la concepción de "infundes miedo, te ganas respeto"; sin embargo esto fue cambiando y el faraón tomó la imagen de paternidad, es decir, era como un padre para el pueblo egipcio.

Pero bien, como dijimos anteriormente, se necesitaban campañas militares y fue Tut-mosis III el que se tomó el trabajo. Llegado el momento de reinar, Tut-mosis III sólo puede hacerlo cuatro años, ya que los siguientes 22 años de su reinado, su tía y madrastra Hat-shepsut usurparía el reinado. Esta reina, que llegó a tomar atributos de un varón faraón, impuso, a lo largo de su reinado, la vieja concepción del Estado. Es decir, con la llegada del Imperio, surgieron dos concepciones del Estado: una progresista y otra conservadora. La más conservadora, que es encarnada por Hat-shepsut, consistía principalmente en llevar a cabo expediciones comerciales y conservar el milenario arte egipcio. Por el contrario, la nueva concepción del Estado, cuyo máximo auge "dominó" el reinado de Tut-mosis III, se basaba principalmente en las conquistas militares, el apogeo de los deportes y un marcado "cosmopolismo" que, desde luego, sería el sello indeleble de aquel período. Pero esta última concepción destruiría a la típica cultura egipcia, y esto fue trágico.

Hat-shepsut dio a Egipto glorias interiores, bienestar y arte, mucho arte; en cambio su hijastro, Tut-mosis III, le brindó a su país victorias exteriores y deportes. Pero con estas conquistas exteriores, se vislumbra cómo el espíritu y los valores egipcios estaban deteriorados: saqueos de las ciudades que conquistaban, robos y hasta violaciones fueron conductas que tuvieron muchos de los soldados conquistadores... Aquel ideal de hombre del Primer Período Intermedio era, evidentemente, un mero fantasma.

Aunque muchos desmanes sufrieron los pueblos conquistados, Tut-mosis III, el gran guerrero, no tenía la intención de hacer daño. En una de sus conquistas a los pueblos palestinos, rodeó la ciudad que sería conquistada y le cortó a la misma todos las rutas comerciales. Elementalmente, la ciudad pereció a causa del hambre y cuando se rindieron, Tut-mosis III les hizo jurar fidelidad mientras viviesen; es decir que, de una manera u otra, colocaba a los pueblos en la palma de sus manos. De hecho, todos los pueblos le rindieron tributos durante muchos años porque era considerado un rey magnánimo, noble y generoso. Pero, esa imagen duró poco: muchas veces, príncipes de esas ciudades fueron llevados como rehenes a Egipto y cuando morían, "Su majestad" tenía la costumbre de nombrar a uno de sus hijos como nuevo príncipe.

Siria y Palestina estaban conquistadas por los egipcios, pero la conquista fue de Siria y Palestina para con Egipto: la conquista cultural, en el arte y en la pintura se evidencian en este período.

La capital de los hititas, Kadesh, que daría varios dolores de cabeza a Ramsés II, cayó bajo el ímpetu conquistador del faraón (Tut-mosis III), y en el año 33 de su reinado, logra vencer "a ese enemigo miserable de Naharin" (como él mismo lo expresa) rey de Mitanni (región del Éufrates). Una gran expansión militar fue llevada a cabo cuidadosamente, siendo el poner naval sumamente importante. Así, llegó Tut-mosis III a tener bajo su poder al Oriente Próximo, en donde el centro administrativo era Gaza, en Palestina.

El aspecto positivo que tuvo la gestión de Tut-mosis, o por lo menos para los reyes y príncipes extranjeros, fue que éste no exigía tributos sino que hacía intercambio de regalos; es decir, el faraón recibía regalos de sus conquistados y se los retribuía. Pero toda esta zona, que estaba con "cara de buenos amigos" para con Egipto, después se alinearía con los hititas y hundirían a Egipto.

Los faraones de aquella época creían que cuando se hacía una conquista se cumplía, de una u otra manera, para con el dios, sea el que fuere. El dios, de ahora en más, participaría también en los negocios del Estado y la aparición de "sacerdotes privilegiados" se iría incrementando con el tiempo. Pero ¿qué pensaba el común de la gente acerca del Imperio? En realidad, la gente nunca estuvo conforme. Circular por las calles de cualquier ciudad, y ver que la mitad de los ciudadanos eran extranjeros provocó desasosiego en el egipcio: este había perdido su "egipticidad", su acervo cultural, su identidad. Fue así que, tiempo más tarde, la nación renunció al Imperio y ansió volver a sus fronteras iniciales porque no todos participaban de la misma manera de los frutos del Imperio: existía una opulenta clase gobernante y una empobrecida clase media. En esta época, más que en ninguna otra, una marcada separación de las clases se hizo presente. Era imposible ascender en la clase social; en este aspecto fue el Imperio muy similar al Reino Antiguo.

Era Egipto un país que ofrecía muchas oportunidades, pero ¿para quién? Evidentemente no para los mismos egipcios de clase media o trabajadora. Un esclavo doméstico (generalmente traído del extranjero) era más caro y más valioso que un campesino o un constructor. El esclavo tenía las cualidades para volverse poderoso (todo lo contrario que el campesino), porque era una época en la que el esclavo era imprescindible.

El ejército estaba formado por profesionales, por gente especializada, y era lógico: un novato no podía formar parte del mismo porque ¿qué haría en las conquistas? Egipto se valió principalmente de la fortaleza de su ejército y, por supuesto, de la figura del faraón.

Era aquella no sólo una época cosmopolita, sino también internacional. Muchos egipcios viajaban al extranjero por cuestiones de negocios o residían allí, como simples ciudadanos o, algunos, como embajadores. Fue una época en la que se admiró más lo foráneo que lo propio; sin embargo los egipcios jamás renunciaron a sus dioses, y éstos pasaron a ser los de todos los pueblos, además, claro, de un universalismo político, social, cultural, religioso y económico.

Aquel extenso Imperio llegaba hasta el Éufrates llegaba aquel extenso Imperio. A lo largo de todos esos kilómetros se había sometido bajo el poder egipcio a miles de pueblos y religiones. A modo de ejemplo mencionamos a los cananitas que trabajaban en las minas del Sinaí, en donde aparentemente "rendían culto" a Ptah y Hat-Hor aunque sus inscripciones semíticas indicaban todo lo contrario. Si bien los egipcios impusieron, de una manera u otra, sus dioses, no despreciaban a los de las otras culturas porque ellos lo habían sentido en carne propia en aquella conquista de los hicsos; y si bien seguían orando a sus dioses, cuando salían de Egipto eran muy respetuosos con las creencias de los demás y hasta oraban para aquellos "nuevos dioses".

En los primeros años de este Imperio, hasta la Revolución de Amarna, se continuó con la línea clásica de sus antecesores pero, a partir de fines de la XVIII Dinastía se observa una ruptura con el arte antiguo, con el pasado. El arte era difuso y desordenado, al igual que aquél de la Revolución de Amarna. De la misma manera, los edificios y esculturas no eran construidos concienzuda y seriamente.

Nuevamente se dio impulso a los deportes y al atletismo, sobre todo aquellas actividades que se practicaban al aire libre. El faraón ya no era la figura poderosa y fuerte que había sido en el Reino Antiguo; a partir de ahora, el faraón se "juntaría" con los mortales y experimentaría los placeres de los mismos. Era el deporte sumamente importante, sobre todo en la preparación de soldados para las filas del ejército. Recordemos que sin un buen ejército no había Imperio posible.

Los antiguos cánones ya no regían, y aquella "egipticidad" de épocas anteriores había perecido. "Egipto ya no era Egipto" sino que fue reemplazado por un Imperio cosmopolita en el que las tradiciones habían "sido asesinadas".

Sin embargo, el "cosmopolismo" trajo consigo una característica sumamente importante: una mayor consideración de la mujer. En este período la mujer llegó a estar al mismo nivel que un hombre. No había ya diferencias culturales entre ambos: la mujer merecía y exigía respeto y consideración: ya no era considerada un "bien mueble útil".

La antigua y alicaída "sensación de seguridad" parecía, poco a poco, estar recuperándose. Entre los reinados de Tut-mosis III y Amen-hotep III se vivió la mayor época de transición de la cultura egipcia que finalizó en la Revolución de Amarna. Este hecho rompió con la antigua tradición egipcia, desgarró a la religión e irrumpió en el arte... Egipto nunca más volvería a ser el mismo.

9. Post-Imperio (desde el 1165 a.C. en adelante)

El Alto Egipto pasó a ser el granero del Imperio, tanto como Amón pasó a ser el dios del cosmos, porque era Egipto el centro de aquel Mundo Antiguo. No obstante, el empobrecimiento del alma de aquel pueblo fue crítica: todo lo contrario de sus antecesores, ahora importaba más la vida que la muerte, y, por consiguiente, los placeres mundanos se situaron primeros en la escala de valores. El estudio de la teología pasó a último plano y el culto a los dioses se dejó a un lado.

Este Imperio llegó a su fin, y los egipcios sufrieron en carne propia, una vez más, las conquistas de otros pueblos. Fue ahí cuando comenzaron a erigirse monumentos de súplicas a los dioses: el hombre calló y no tuvo la fortaleza para reclamar aquello que era suyo. El materialismo llegó a su máximo pico y una recta conducta ahogó a aquel pueblo: ahora el mayor valor de los hombres era el silencio, es decir, era heroico aquél que callaba y no reclamaba aquello que era suyo.

Desde luego, aquellos dioses inexistentes no pudieron responder a las súplicas de los egipcios, y comenzó a rendirse culto a los animales como el ibis. El egipcio sentía que sus dioses lo habían abandonado, y se sumergió en una suerte de inercia... Ya no se acordaba de sus antepasados, de las conquistas que éstos había hecho, de la grandeza de su pueblo de años anteriores. Aquel antiguo poblador a orillas del Nilo estaba de frente al presente: miraba hacia atrás y veía un pasado brillante, pero dirigía su mirada hacia delante y veía un futuro incierto y gris; entonces, prefirió vivir en el presente sin alegría y renunciando a su cultura.

Pasó el tiempo y el rey persa Cambises conquisto a Egipto (525 a.C. aproximadamente), luego Alejandro Magno (332 a.C) y finalmente el sobrino del gran Julio César: Octavio.

Aquí saltamos de territorio y nos situamos en aquél que anidaba al que sería uno de los imperios más grandes del mundo: el Imperio Romano de Occidente. Y esta historia era así...

Época Greco-Romana (30 a.C. – 395 d.C.)
Con la llegada de Mario al consulado, se realizó una reforma profunda en el ejército (102 a.C.) que tuvo graves consecuencias para la supervivencia de la República Romana. Fueron admitidos para engrosar las filas del ejército los ciudadanos pobres (proletarii), los libertos (hombres libres pero no ciudadanos) e incluso luego, los esclavos.

El servir en el ejército se convirtió en una profesión que tenía como recompensas la paga, la participación en el botín y el reparto de las tierras al licenciarse

Los soldados comenzaron a sustituir la fidelidad a la República por la lealtad al general, con lo que el mando militar adquirió un gran poder político ya que disponía de recursos humanos para imponer su voluntad. Se posibilitaron así los golpes de Estado y las guerras civiles.

La primera guerra civil estalló en el año 88 a.C. y la protagonizaron Mario y Sila. Mario era representante del partido popular, y Sila del senatorial.

Las consecuencias fueron desastrosas: los odios de unos y otros se desataron y se cebaron con las confiscaciones de bienes y asesinatos de los supuestos enemigos, ya que Sila se adueñó primero de Roma, después lo hizo Mario y, de nuevo, Sila, que se hizo nombrar "Dictador Vitalicio" por el atemorizado senado (82 a.C.).

Pocos años después, la anarquía se apoderó de Roma y se precisó una solución de emergencia para frenar la crisis cívica y política. Los tres grupos de presión llegaron a un acuerdo: los ricos apoyaron a Craso, el orden senatorial a Pompeyo y los populares a Julio César, de manera que los tres grupos tuvieron a su general representándolos en la cúspide del gobierno. Se había formado el Primer Triunvirato (60 a.C.).

Muerto Craso en lucha contra los partos en Oriente (53 a.C.), estalló la segunda guerra civil entre Julio César y Pompeyo, de la que salió vencedor el primero. Tras la victoria, César fue acogido en Roma por la plebe como gran triunfador.

Aprovechando la situación, César acumuló magistraturas (dictador, cónsul, tribuno de la plebe) y se convirtió en el dueño de Roma. César reunía en él todos los poderes y controlaba al. senado y a las asambleas. Pero hubo una reacción de un grupo de senadores ante la tiranía ejercida por el dictador, y César fue asesinado en el propio senado en el año 44 a.C.

La situación creada por el vacío de poder a la muerte inesperada de Julio César no pudo ser controlada por el senado y surgieron tres aspirantes a sucederle: Octavio que era el sucesor previsto por César, Marco Antonio, lugarteniente de César y colega en el consulado, y Lépido, lugarteniente también de César.

Tras un año de guerra civil, los tres formaron el Segundo Triunvirato (43 a.C.), instituido por el senado como magistratura oficial por un período de cinco años. Hubo que renovarlo por segunda vez, como única manera de salvar la situación. Después de derrotar en Oriente a Bruto y Casio, asesinos de César que representaban la última reacción republicana, se repartieron, Octavio y Marco Antonio el gobierno del Imperio.

Desaparecido de la escena Lépido, renació en los dos triunviros que quedaban (Octavio y Marco Antonio), el deseo de adueñarse del Estado y estalló una nueva guerra civil. Octavio, apoyado por el Senado, venció a Marco Antonio, que contaba con la ayuda militar de tropas de la reina Cleopatra de Egipto, con la que había convivido durante varios años. Octavio regresó triunfador a Roma en el año 29 d.C., luego de derrotar a Marco Antonio y provocar a la reina a su muerte.

La República había perdido su identidad y comenzaba una nueva era: el Imperio (27 a.C.), el cuál disfrutaría de un esplendor aparente durante sus cinco siglos de existencia en Occidente.
El legado de los antiguos egipcios
El Valle del Nilo comenzó a pasarse de manos en manos, de cultura en cultura y aquel antiguo pueblo se encontró en medio de la historia gritando con todas sus fuerzas sin que nadie lo escuchara. El Antiguo Egipto había muerto... Sólo quedaban de él sus cenizas y un gran recuerdo.

El legado de aquellos antiguos hombres es inimaginable. Fueron ellos los pioneros en muchas ciencias y en muchas artes, y parece increíble pensar que muchos, hoy en día, los desprecian o desconocen...

Las ruinas de templos, las pirámides y el Nilo son los testigos que nos quedan de aquella antigua época, ahora sólo resta escucharlos cuando quieran contarnos un poco más aquella antigua historia.

 

 

Autor:


María Lasa

Villa María, Córdoba
Argentina


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda