Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El nacimiento de los sindicatos

Enviado por diego_lamas



  1. Contexto general durante la Revolución Indutrial
  2. Sociedad Industrial
  3. El caso de la Industria Textil
  4. El corporativismo
  5. Los sindicatos
  6. Conclusiones
  7. Fuentes Bibliográficas

Contexto general durante la Revolución Indutrial

Se llama Revolución Industrial, aquel período en el que un conjunto de invenciones e innovaciones conexionadas permitieron lograr una enorme aceleración de la producción de bienes y asegurar un crecimiento económico auto sostenido, independiente de la agricultura. Se inicio espontáneamente en Inglaterra y se afianzó y convirtió en irreversible entre 1750 y 1850. Su base estaba en el desarrollo de la industria manufacturera, generalizando el uso de la máquina para reducir tiempos y los costos de producción.

Materias Primas

Las materias primas importantes eran la madera, con la que se construían barcos y el algodón, de donde se sacaba el hilo para usar en los telares, y se empezaron a utilizar nuevas materias primas inorgánicas cómo el carbón y el petróleo.

Fuentes de Energía

El carbón fue la fuente de energía utilizada en esta fase por excelencia, ya que era el combustible de la máquina de vapor.

También se utilizó la energía del agua y la mecánica (producida por el hombre), que hacían funcionar las primeras máquinas de vapor.

Máquinas

La revolución Industrial surge con el fin de conseguir que la producción fuese mas rápida y abundante. Se produjo una mecanización que quería eliminar la mano de obra que realizaba el hombre por una maquina que realizara la misma función.

La maquina más importante es la máquina de vapor, que influyo en los transportes, fabricación, etc.. Otras máquinas importantes relacionadas con el mundo textil son la lanzadera volante o el telar mecánico.

La industria y su aplicación

El objetivo de esta etapa fue producir mucho y barato. La industria depende de los inventos de la época y las que se desarrollan son la siderurgia y la textil.

La siderurgia: sufrió muchos cambios, como el uso del coque, el pudelado, y la fabricación de acero.

La textil: sufrió importantes cambios, dependiendo de las mejoras de las máquinas.

Protagonistas

Los protagonistas de esta etapa son la burguesía y los obreros. Frente a los primeros, que eran ricos y tenían un elevado status social, los segundos trabajaban 14 horas al día, durante toda la semana, llegando incluso a manejar peligrosas máquinas y trabajando en situaciones deplorables.

Tipos de Empresas

Aparece la propiedad privada y la pública.

El objetivo era obtener mayor beneficio abaratando la materia prima.

En un principio, los dueños de las empresas, eran los responsables de los medios de producción, pero estos pequeños comerciantes se unieron y fueron formando empresas mas grandes que se dividían en acciones, para poder repartir de igual forma los beneficios.

Países

La industrialización comenzó en Inglaterra, extendiéndose por Europa occidental, Estados Unidos y Japón.

Cultura

En esta época la cultura es un privilegio, y sólo la gente con dinero tiene la oportunidad de ser culta.

La filosofía social dominante era del más crudo liberalismo, que suponía una completa aceptación del principio de Laissez Faire. Para Adam Smith, no habría que producir ninguna interferencia en el desarrollo espontaneo del sistema económico, pues ello acrecentaba la productividad. Y David Ricardo sostenía que la persecución del beneficio privado "esta admirablemente conectada con la consecución del bien común".

Sociedad Industrial

Aunque el crecimiento de la sociedad industrial ha dado lugar a grandes riquezas y naciones prosperas, su precio fue muy elevado en lo que respecta al sufrimiento humano. El desarrollo de la industria, en especial el de las fabricas textiles y minas, implicaba jornadas laborales de muchas horas en condiciones durísimas. La explotación de los niños se suele considerar uno de los grandes males de la industrialización, aunque los niños ya tuvieran largas jornadas laborales en la sociedad preindustrial. El principio de laissez faire (la no intervención del estado en la regulación de los asuntos relacionados con la industria y la economía) tuvo gran impacto, pero al final se consiguió el establecimiento de una legislación que regulara el trabajo de los obreros jóvenes y de las mujeres.

El caso de la Industria Textil

En 1750, el tejido de lana era desde hacia tiempo uno de los productos más importantes de Gran Br etaña, pero con el progreso del siglo XVIII, era cada vez más difícil satisfacer el gran aumento de la demanda. Inventos como la Jenny, una máquina de hilar de husos múltiples, podían producir grandes cantidades de hilo a mayor velocidad, sobre todo de algodón. El algodón se importaba en cantidades cada vez mayores de Estados Unidos y se convirtió en una materia prima vital para la industria textil británica. En la década de 1770 aparecieron otros dispositivos mecánicos de hilado como, la waterframe y la mule y en 1785 la introducción del telar mecánico (power loom) de Cartwright, que no requería una mano de obra muy especializada, que acabó con el tejido en telares manuales. El desarrollo inicial de industrias textiles mecanizadas en Estados Unidos y en gran parte del continente europeo dependía de estos inventos británicos.

Solo los que disponían de capital podían invertir en esta maquina nueva, y los que no la tenían no podían competir con los bajos precios de hilos o telas producidas mecánicamente. Por lo tanto, la mecanización de la industria textil dio paso al sistema de factoría.

En vez de trabajar en casa por cuenta propia, las mujeres y los niños (que siempre habían trabajado para su sustento), y más tarde también los hombres, salían de sus casas para trabajar, a cambio de un sueldo, en una fábrica, donde la maquina de vapor marcaba el ritmo. Los intentos de tejedores indignados ("luddistas", porque seguían al Irlandés Ned Ludd, lider de una de las revueltas mas famosas contra las nuevas formas de producción) de destruir la nueva maquinaria fueron reprimidos con dureza.

El corporativismo

Durante el siglo XVIII, el instrumento más característico, en cuanto a propósitos sociales, es el club, que se iniciaba en las populacheras asociaciones de taberna hasta llegar a las peñas literarias. En verdad, todos los intereses, tradiciones o aspiraciones se expresaron en forma corporativa y la idea de que en una u otra forma los hombres se habían convertido en seres egocentristas, avaros y antisociales, es la más singular de las leyendas que han oscurecido la Revolución Industrial. Hubiera sido muy notable que dentro de una comunidad tan llena de asociaciones, el industrial hubiese permanecido aislado de sus colaboradores.

Las compañías no eran por lo general negocios individuales, sino más bien consorcios. Los socios de una compañía se encontraban en contacto frecuente, y hasta diario con los componentes de otras sociedades. Muchos estaban adheridos a una u otra de las agrupaciones que trataban de extender a las provincias sus actividades, ya Adam Smith hacia notar que las gentes de un mismo oficio rara vez se reúnen, pero cuando lo hacen su conversación termina bajo la forma de una conspiración contra el público, o bien en estratagemas para aumentar los precios. Y, bajo exterior inocente es probable que se hayan escondido asociaciones comerciales, cuyos fines tendían a evitar la competencia y a reglamentar la producción, los precios, salarios y crédito en una rama cualquiera de la industria.

Estas combinaciones alcanzaron su mayor auge en las industrias mineras y metalúrgicas. Las pequeñas unidades, productoras de mineral, tenían menor poderío económico.

En la industria del hierro los materiales provenían de fuentes abundantes y dispersas, y a los mineros no les era posible controlar el mercado. No obstante desde principios del siglo XVIII los propietarios de los altos hornos en Lancashire y Gales del Sur tenían, siempre, la costumbre de fijar los precios tanto al carbón que compraban como al hierro que vendían. Al desarrollarse el procedimiento de la fundición con coque, los Darbys y los Wilkinsons convinieron en los precios a cobrar por fabricar piezas de máquinas de vapor y antes de 1.777 los grandes herreros de las zonas centrales celebraban reuniones periódicas, a fin de establecer los precios de las piezas fundidas. En 1.799 los fundidores y vaciadores de Yorkshire y Derbyshire establecieron una organización semejante que fue la avanzada de otras en Escocia y Gales del Sur.

Ni una sola de las ramas de la industria semidoméstica con base en las fabricaciones metalúrgicas, dejaba de estar tocada de esta tendencia hacia la asociación.

En aquellas industrias grandes y con mucha variedad de productos la realización de un control cualquiera era bien difícil.

Los sindicatos

En todos los países industrializados los trabajadores buscaron una manera de organizarse para defender su oficio. Los sindicatos, a menudo también tenían la función de ayudar a sus afiliados cuando pasaban momentos de penuria o en caso de accidente. La mayoría de los gobiernos veían una amenaza en la asociación incontrolada de los trabajadores, sobre todo con el surgimiento del socialismo como ideología y fuerza política.

El sentido corporativo de la fuerza trabajadora tuvo formas muy variadas de expresión. La situación dentro de la cual se encontraban los trabajadores domésticos no hacia fácil combinación alguna, en la primera mitad del siglo XVIII existió un fuerte movimiento a favor de los clubes, estos tomaron un disfraz y disimularon sus verdaderos propósitos bajo títulos que implicaban amistosas actividades, se encontraban más cerca del gremio antiguo que del moderno sindicato.

Las actividades unionistas procuraban por entonces controlar los ingresos de nuevos industriales, suprimir trabajadores "falsos" y apelar ante la autoridad a fin de que se aplicasen las leyes dictadas por la reina Isabel sobre salarios.

Con el transcurso del tiempo los trabajadores ya organizados, empezaron a hablar en tono más alto y a partir de 1.760 las regiones carboníferas, los puestos y los poblados textiles fueron testigos frecuentemente de escenas violentas.

A fines de siglo hubo un vigoroso crecimiento de las sociedades amistosas, muchas tuvieron como base una agrupación por oficios. El sentimiento de un interés común impregnaba a las asociaciones regionales impulsándolas a federarse. Se puede decir que a fines de siglo el unionismo no era algo esporádico sino que se caracterizaba como un verdadero movimiento.

Más de 200 años antes el Estado reglamentó el trabajo, los estatutos establecidos entonces no eran materia de frecuente aplicación durante la Revolución Industrial aunque se sostenía que un aumento de jornales no solicitado por medio de una petición a los tribunales constituía un delito. Mientras una unión permanecía inactiva nadie la importunaba, más, en cuanto se iniciaba una disputa, los patronos hacían uso de la influencia para obtener una ley que impidiese la asociación en esa particular rama de la industria.

Las clases dirigentes temían que las uniones sirviesen como disfraz a sociedades secretas o revolucionarias, una ley estableció que cualquier persona que se asociara con otra u otras con el fin de obtener un incremento de salario o una reducción de sus horas de trabajo podía ser sometida a los tribunales y ser condenada hasta 3 meses de prisión, el juez podía ser el mismo patrón o sino tomar una actitud decisiva dentro de la controversia. Las protestas fueron muchas y la ley se derogó sustituyéndola por otra. La ley de Asociaciones de 1.800 se aplicó raramente, en casi todos los casos donde los obreros fueron acusados de haberse asociado la persecución se hizo contra una conspiración, prohibida por la Common Law, o bien contra una violación a una disposición aplicable a una industria en lo particular. El aparato de la persecución penal era de poco efecto, no obstante sus apariencias, la mejor prueba de la verdad de esta afirmación la proporciona el hecho de que en el primer cuarto del siglo XIX se constituyeron incontables uniones, muchas de ellas públicamente sin que acción alguna se siguiese en su contra. La ley de Asociaciones se aplicaba por igual a los patronos. Hubo muy pocos procesos por conspiraciones hechas con el fin de disminuir los salarios.

En 1.824 se logró que fuesen derogadas las leyes que impedían las asociaciones obreras. Todas estas reacciones provocaron otras combinaciones políticas, una nueva ley aprobada en 1.825 confirmó la legalidad de las asociaciones pero impuso penas para aquellos obreros declarados culpables de intimidar, molestar u obstruir las actividades de otros, y los tribunales durante largos años se vieron obligados a determinar el sentido de estos ambiguos términos.

Conclusiones

Considero a la creación de los Sindicatos como uno de los hechos más relevantes de la configuración económica internacional, dado que es una prueba de cómo los sistemas socio - económicos se comportan tal como los sistemas físicos, químicos y/o naturales buscando el equilibrio. Equilibrio del cual se aparto la sociedad industrial al considerar al trabajador como un elemento mas de un sistema cuyo principal objetivo era la generación de riquezas.

Se tratan de equilibrios inestables ya que nunca se regresa a la situación original posteriormente a la aplicación de una fuerza que lo modifique, pero si a una nueva situación de equilibrio diferente y en el caso socio - económico siempre inestable.

Con la revolución industrial la situación laboral dejo un estado de pseudo equilibrio (resultante nula de las fuerzas aplicadas sobre el sistema) y solo encontró un nuevo equilibrio cuando la fuerza laboral se agrupo (sindicatos) para defender sus derechos. Prueba de que se trataba de un equilibrio inestable es que pronto se paso de un abuso del poder de los dueños del capital al abuso del mismo por parte de los trabajadores, y las nuevas fuerzas que surgieron que sacaron al mundo de este nuevo estado de pseudo equilibrio dieron origen a las distintas vertientes del sindicalismo, socialismo, comunismo, anarquismo, etc., hasta alcanzar equilibrios temporales y en general regionales.

El sindicalismo surgió como fuerza de oposición a la fuerza del capital (puesta de manifiesto en la Revolución Industrial) siendo las principales componentes de este Equilibrio.

Son las principales fuerzas que intervienen en este equilibrio y de ahí su importancia y su relevancia en la configuración económica internacional, ambas seguirán existiendo y las modificaciones que sufran solo generaran un movimiento hacia una nueva situación de equilibrio.

Fuentes Bibliográficas

  • (Etapas de la Revolución Industrial)
  • http://tiny.uasnet.mx (El papel de la Revolución Industrial)
  • Enciclopedia Practica Jackson
  • Historia Visual de la Argentina
  • Hoistoria Universal, Las grandes corrientes de la historia, Jacques Pirenne Ed Grolier.

AUTOR :

Ing. Diego Lamas


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda