Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Piratería, El nuevo problema de la sociedad





1. Introducción
2. ¿Qué es la piratería?
3. Piratería de CD’s

5. Piratería De Información
6. Bibliografía

1. Introducción

Cada cierto tiempo, en la sociedad se descubren nuevos problemas que son innombrables debido a su gran cantidad, talvez por ello se atacan únicamente los que más afecta y uno de ellos es la Piratería. ¿Porque la gente tiende a comprar artículos que no son originales?, ¿Por que los usuarios de computadoras prefieren conseguir cualquier programa para su ordenador?, por que todos prefieren artículos que talvez no funciones igual que el producto original? Cuantas veces vemos un articulo pirata y ya no nos extrañamos, aunque este sea un problema que nos afecta a todos e incluso contribuimos a esta gran problemática social.

¿Cómo resolver el problema de la piratería si somos tantos que no decimos nada?, ¿A México le afecta mucho este problema? ¿A ti te afecta este problema?¿Sabes a quienes perjudicas contribuyendo a la piratería?. Estas son muchas de las preguntas que al ver un producto pirata tal vez no te hagas. Dentro de la sociedad mexicana el ver y dejar pasar a sido una de las filosofías muy constantes, tal vez por ello seamos uno de los países de América latina con mayor índice de piratería y menos acciones para detenerlos, y el mayor problema de esto es que el vendedor que tu encuentras den la calle no se ha el realizador del producto pirata, si no que talvez y casi sea lo mas seguro, es un revendedor de las grandes mafias de la piratería.

En esta investigación lo que proponemos es que la gente trate de darse cuenta de que la piratería en cierta forma le afecta a la economía de su país y por consiguiente se producen lo grandes índices de desempleo.

Esperemos que al leer este trabajo de investigación te conscientíces un poco de que es la piratería en realidad, no solo lo que tu crees, analices y decidas por ti mismo que tipo de producto compras.

Objetivo
A lo que queremos llegar con esto es crear conciencia a la gente, para qué se de cuenta de lo mucho que afecta la economía del país y el alto nivel de desempleo solo por consumir productos piratas.
También llegar a la conciencia de todos aquellos políticos corruptos que en lugar de contribuir a la erradicación de esta mafia están ligados mutuamente con ella.
Pero ¿De que nos sirve mover conciencias si no empezamos por nosotros mismos?, es decir, no consumir los productos y menos producirlos.
Aunque un disco de $200 nos pueda salir en $20 debemos hacer un esfuerzo en no comprarlo y tratar de comprar el original tan siquiera a crédito.
Demostraremos por que la piratería te afecta a ti, a las empresas y a la economía del país.
Veremos los Costos legales y multas que pueden repercutir la piratería.
También le informaremos por que los virus pueden dañar las computadoras y las redes en que se instaló software pirata.
Pero también mostraremos los pros y los contras de la piratería en la contraparte de esta investigación acerca de por que se
consumen tantos productos piratas.

2. ¿Qué es la piratería?

El término "piratería de software" cubre diferentes actividades: copiar ilegalmente programas, falsificar y distribuir software - incluso compartir un programa con un amigo.
Es importante entender los diferentes canales de piratería de software, no simplemente cumplir con la ley sino también protegerse contra problemas económicos aún mayores como la pérdida de ingresos... y la pérdida de empleos.

OEMs y Resellers
Simplemente porque el disco dice Microsoft o el software venía precargado en su PC, no garantiza que sea legal. Conozca la manera en que se distribuye el software pirata.

Copiado y falsificación
Se inicia con una copia legítima con licencia de software, y escala a partir de ahí.

Piratería por Internet
La venta de software por medio de sitios Web y sitios de subastas es una práctica común y fácil, lo cual hace que el Internet se convierta en el vehículo perfecto para los falsificadores. Conozca cómo protegerse ahora.

3. Piratería de CD’s

Piratería de discos compactos
Pirateria de software:
Las copias por parte de usuarios son copias de licencias sin autorización que realizan los individuos. En el caso de las licencias por volumen, esto significa el reporte de un número menor de instalaciones de software. Aunque esta forma más común de piratería podría parecer inofensiva, es ilegal e inapropiada.
La carga en el disco duro es una práctica que llevan a cabo usuarios de sistemas deshonestos. La carga en el disco duro ocurre cuando las PC`s se venden con software ilícito preinstalado. Los distribuidores utilizan software adquirido legalmente y lo copian de manera ilegal para la instalación en varias computadoras. Con frecuencia faltan discos y la documentación está incompleta.

La falsificación es la piratería de software a gran escala, en la que tanto el software como su empaque son duplicados de manera ilegal, a menudo por grupos delincuentes organizados, y después se distribuye como un producto legal de imitación. Esté alerta a cualquier precio que parezca ser "muy bueno", paquetes sospechosos y software que carece de discos o documentación.

Es el software distribuido impropiamente con descuentos especiales de licencias, ya sea a clientes que compran altos volúmenes, fabricantes de computadoras o instituciones académicas o gubernamentales, el cual es distribuido posteriormente a otras personas o entidades que no tienen licencias o que no califican para este tipo de descuentos. Esté alerta a los paquetes identificados como "Precio académico", "No para reventa" o "No para venta comercial o distribución de integradores".
Piratería por la Web se refiere al uso de Internet para copiar o distribuir ilegalmente cualquier software no autorizado. En estos casos, el Internet es el mejor medio empleado para anunciar, ofrecer, adquirir o distribuir software pirata.
La copia de software ilegalmente sea o no sea incondicionalmente es una forma de llevar a la derrota a grandes empresas y por el contrario la administración del software adecuadamente lleva a la empresa a una serie de beneficios. Algunas de los riesgos por la compra de software ilegal son las siguientes: Copias por parte de usuarios
a) Costos y multas ilegales: La copia ilegal de cualquier software puede resultar en sanciones, y costos legales para la empresa. Agregando que los ejecutivos de la empresa pueden ser considerados responsables de la forma penal o civil por cualquier violación a los derechos de autor que sucedan en la empresa.
b) Perjudicar: La copia y uso ilegal de software puede perjudicar la la estabilidad de la empresa, es decir, la empresa ya no obtiene ganancias y su producto casi no es comprado por los usuarios.

c) Software no autorizado: El software no autorizado puede tener la probabilidad de que contenga virus, los cuales pueden perjudicar no solo a un usuario, tal vez a grandes redes de trabajo y perder información muy valiosa lo cual podría ser muy desastroso para cualquier empresa.
d) Actualización del software: Cuando una usuario o alguna organización utiliza software pirata, tiene el riesgo de que no pueda actualizar su software satisfactoriamente, es decir, al tratar de actualizar su software desde Internet le enviaran un mensaje de que usted tiene un software falsificado.

Beneficios al llevar una buena administración de software:
a) Mejor control de cambios tecnológicos: La administración de software puede ayudar a su empresa a identificar sus necesidades de software, evitar lo obsoleto y garantizar que cuenta con la tecnología apropiada para cumplir con los objetivos de negocio y permanecer al frente de la competencia.
b) Reduce problemas de comunicación y de transferencia de datos: En las empresas donde la tecnología ha crecido sin control, pueden existir muchas plataformas y versiones de software que causan problemas de comunicación. La administración de software puede ayudarle a atender y a resolver estos problemas, mejorando así el flujo de trabajo y las eficiencias operacionales.
c) Justifica las inversiones en tecnología: La administración de software puede ayudar a las empresas a comprender mejor el valor que perciben de su inversión en software, así como a identificar las áreas de la organización que necesitan actualizaciones o nuevos programas de software.
d) Crecimiento y desarrollo: La informática es uno de los segmentos más fuertes de cualquier economía. La protección de la propiedad intelectual permitirá a la industria de software crecer y prosperar, al tiempo que estimula la investigación y el desarrollo para mejorar continuamente los productos y, por consiguiente, contribuir aún más al bienestar de la economía.

Piratería de música
La `piratería` afecta la música en México
El país ocupa el primer lugar en la venta de discos ilegales. Estudios de grabación y fábricas de reproducción son gravemente afectados. En cuestión de piratería musical, México canta muy bien las rancheras. Con una comercialización el año pasado de aproximadamente 38 millones de discos compactos ilegalmente reproducidos, 68 por ciento del total, se mantiene en el primer lugar mundial en la materia.

Y vaya que el mundo sabe del tema. El comercio ilegal de la música genera pérdidas por alrededor de 2 mil 540 millones de dólares, de acuerdo con la Alianza Internacional de Propiedad Intelectual (IIPA, por sus siglas en inglés), lo que coloca a esta actividad en la segunda más dañada a escala global. Aunque hay discordancia en los datos de los distintos organismos que siguen el problema, coinciden en que, con excepción de Estados Unidos y Japón, la venta de música pirata supera a la de música original en todos los países.

En México, la industria formal vendió el año pasado alrededor de 55 millones de unidades, según la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas (Amprofon), con un valor de 4 mil 462 millones de pesos 2.9 por ciento menos unidades y 16.4 por ciento menos ingresos respecto de 2001.
Las pérdidas debido a la piratería , según IIPA, ascendieron a 459 millones para la industria, a lo que la asociación local añade 105 millones de dólares en evasión fiscal.

La proliferación de copias daña a la serie de actividades que la producción musical pone en movimiento, como son los estudios de grabación, fábricas de reproducción, salones de baile, tiendas de discos, estaciones de radio y televisión, producción cinematográfica, etcétera. Con el fin de minimizar riesgos, las casas disqueras se enfocan en grabaciones seguras, susceptibles de distribuirse masivamente antes de que las copias piratas salgan al mercado.

Este mecanismo deja fuera a numerosas creaciones, señala Amprofon, y con ello a toda una generación de nuevos talentos. "Solamente tres artistas nacionales lanzados durante 2002 lograron colocarse dentro de los 100 discos más vendidos, el mismo número de 2001", señala el organismo.

Otro recurso defensivo es depender de producciones extranjeras, pero es un mecanismo fuera del alcance de los sellos locales, algunos de los cuales han desaparecido. También han cerrado distribuidores, dice Fernando Hernández, director de Amprofon, como La Feria del disco, una cadena de ventas de mayoreo que cerró este año.

Con un presupuesto de 1.5 millones de dólares, la industria creó la Asociación Protectora de Derechos Intelectuales Fonográficos (APDIF) para ayudar a las autoridades a combatir la piratería ; en coordinación con la PGR, su función es identificar producto ilegal, puntos de distribución y venta.
Aunque se llevan a cabo tres operativos diarios en promedio en las ciudades donde el problema es más grave, los estudios que el organismo hace cada seis meses muestran que el índice del comercio pirata sigue arriba de 60 por ciento respecto del total.
Antes que inhibir, la tecnología parece jugar al lado de los piratas. En tanto que casi siete de cada 10 CD que se venden el país son copias, en el caso de los casetes 7 son reproducciones ilegales. Tampoco Internet es portadora de buenas noticias en este campo. De acuerdo con un estudio de la industria, 1.9 millones de los más de cuatro millones de mexicanos que tienen acceso a la red, se conectan para escuchar música; de ellos, 587 mil lo hacen a partir de CDR quemados.

Software busca música pirata La organización Copyright.net ha desarrollado una nueva tecnología que se esconde en las mismas redes informáticas a las que se conectan quienes desean descargar música. El software busca en los discos duros por canciones específicas, y una vez que encuentra una copia notifica al proveedor de servicios de Internet para que bloquee la conexión hasta que el usuario remueva la copia. 
La compañía señaló que ya ha usado el nuevo software, llamado "Copyright Agent" para encontrar más de un millón de violaciones a la propiedad intelectual, las cuales notificó a los proveedores de Internet y beneficiaron a 750 compositores.  
Según el presidente de Copyright.net, la compañía no busca atemorizar a quienes descargan música, sino que busca detener a la piratería de canciones, de modo que pueda surgir un modelo de distribución de música legal, uno que compense a los compositores, intérpretes y a las compañías discográficas por sus trabajos.  
También agregó que la tecnología enlaza a los usuarios a un lugar donde pueden descargar versiones protegidas de las mismas canciones, gratis. 
En el caso de los servicios centralizados, tales como Napster, la compañía pide al servicio que bloquee el acceso. De hecho, Napster ya ha bloqueado a 58,000 usuarios. 
La siguiente vez que un usuario intente conectarse a una red de intercambio de archivos, tal como Napster, le será notificado que el acceso ha sido bloqueado. La notificación los envía al sitio web de Copyright.net, donde se les explica que para que su cuenta sea reinstalada deben remover la copia no autorizada de su disco duro y reemplazarla por una copia encriptada de la canción que le permitirá al dueño del copyright restringir como ésta debe ser usada. 

La industria musical considera muy difícil erradicar la piratería.
La industria musical ha comprobado en estos últimos meses que la lucha contra la piratería de sus obras es una cuestión irresoluble. Al menos a mediano plazo, porque a la reproducción ilícita de los formatos físicos (CD) se ha unido el comercio incontrolado a través de Internet.
Hay tres maneras de afrontar el problema: aliarse de alguna manera con el responsable del perjuicio (los paulatinos acuerdos de Napster o MP3 con ciertos sectores), asumir con decisión la inevitabilidad del futuro electrónico creando líneas propias de mercado (ayer mismo Sony anunció que a fin de mes comenzará a vender en Japón algunas de sus estrenos en Internet antes de su aparición en CD) y, por último, la confrontación.

Es en la confrontación donde las sociedades de defensa de los derechos de autor y las grandes corporaciones discográficas se muestran más activas, ejerciendo presión política sobre países centroeuropeos y asiáticos, fábricas de discos falsos (Ucrania, Eslovenia, Polonia, Taiwan, China).
Anteayer, en el marco del Midem, se llegó al histórico acuerdo entre las cuatro organizaciones que representan casi la totalidad del negocio musical —presentes en más de cien países— de desarrollar un identificador digital global que permita la búsqueda y seguimiento de la música.

¿Quién teme a la piratería?
Ya es oficial: la industria discográfica mundial ha perdido en conjunto durante el año 2001 un 5,1% de su previsión de ventas respecto a 2000. Esto es que se han ganado 4.200 millones de dólares menos que el año anterior. La cifra es significativa en cuanto que es la primera vez que en la historia del CD se invierte la tendencia al crecimiento. La culpa, por supuesto, es de la piratería en general. Pero, ¿le interesa a alguien que esto sea así?
Antes de nada hay que matizar que la industria no se va al carajo de momento. Sigue ganando dinero, y mucho en comparación a lo que le resta la piratería. En 2001 han sido 33.700 millones de dólares (40.000 millones de euros). No está mal para una industria de beneficios siempre ajustados. Pero lo que preocupa a la industria no es ese 13% que ha dejado de ganar por culpa de los avances tecnológicos en materia de copia de compactos, o la música que se le escapa por la Red o en los túneles del metro. De momento, con algunos retoques y unos miles de despidos, pueden aguantar bien el tirón. Lo que más inquieta a los ejecutivos discográficos es que esta derrama de beneficios tiene pinta de alcanzar un 20 o 30% para 2002, un 30 o un 40% en 2004... y así sucesivamente.

Tal como confesaba un ejecutivo de una multinacional, "el único modo de pararla es que la gente se desinterese por la música, y eso sería desastroso para todos". Así es como lo ve la industria desde sus núcleos duros. Son plenamente conscientes de que el progreso avanza que es una barbaridad, y lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible. O sea, que no hay quien pare el avance de los CDs gravables, caseros, piratas o como se les quiera llamar. De hecho, este mismo ejecutivo reconocía que era absurdo y socialmente de mal gusto que si un amigo te pide que le grabases un disco, le mandases a la tienda a comprárselo "por el bien social". Estando así las cosas, parece que el destino de los CDs oficiales es bastante claro: la extinción más o menos absoluta a medio plazo.

¿La Piratería Es Un Drama?
Tal vez no tanto, al menos para algunos de los sectores implicados en la crisis de la piratería. Indicios de que hay intereses más profundos en la piratería de los que no solemos hablar los tenemos en una pregunta que entes como SGAE y AFYVE (autores e industria musical) se hacen con frecuencia: ¿Por qué no se persigue la piratería comercial como es debido si es un delito penal? Razón no les falta. Sería aventurado e incluso temerario asegurar que la policía hace la vista gorda. Pero, ¿acaso un inmigrante haciendo negocio no es un problema de marginalidad menos? ¿No es un sujeto más o menos integrado socialmente, que pude pagarse una pensión y comer, y por lo tanto ahorrarse los engorros de delinquir? A nadie se le escapa que la delincuencia está muy relacionada con la frustración y la marginalidad.

Las discográficas quieren ser posmodernas
Pero habría, según fuentes internas del sector ligadas a la vertiente del espectáculo, otros motivos más poderosos, que apuntan a una supuesta guerra dentro de la industria. En este sentido, como se ha apuntado en anteriores artículos, dentro de la industria discográfica cada uno va bastante por su lado, y no es extraño oír a los artistas quejarse de las discográficas, y a estas de las grandes superficies. El meollo de la cuestión, tal como apuntaba Los Angeles Times en el artículo 'High risck, low margins', es que todo el mundo quiere más tarta de un pastel que rinde bastante poco. Los artistas quieren cobrar más por unidad vendida; la discográfica quiere vender más unidades y los intermediarios y grandes superficies quieren más beneficios. Más allá de que cada sector tenga sus razones, de ello se deriva la hiperinflación que sufre el disco desde que sale de fábrica hasta que llega la tienda, y por la cual casi triplica su precio. Y ese es el nudo gordiano de la crisis: ¿quién se atreve a bajar los precios para hacer preferible el CD oficial al pirata? Ahí todo el mundo se lava las manos. Posiblemente porque se trata de una batalla perdida.

En el citado artículo, Hilary Rosen, presidenta de la más importante asociación de discográficas estadounidenses, revelaba un dato muy interesante al decir que "hay que preguntarse por qué, a pesar de las disputas, los artistas no abandonan las grandes compañías; sencillamente porque nosotros tenemos el know how de la venta". En otras palabras, que la industria discográfica tiene claro ya que su tradicional función de fabricante de CDs toca a su fin y tienen que pasar a convertirse en empresas posmodernas de marketing y promoción
En el futuro, ellos sólo se dedicarán a vender marca y artistas. Para aseverar esta afirmación, basta con un estudio realizado por Vivendi Universal, AOL Time Warner, Sony, Bertelsmann y EMI en el que se revelaba que "fabricar y distribuir un disco cuesta de media 2 dólares, pero publicitarlo pude llegar a costar 10 y un mínimo de 3". En tal caso, para qué fabricar discos. Publicitar a un artista y cobrar por algo que no hemos fabricado pero cuya propiedad ostentamos es dos dólares más barato. Y muchos más si aprovechamos bien las nuevas tecnologías.

¿Cómo se entiende esto de cobrar por algo que no se ha fabricado y que probablemente ni se venda directamente? Sencillamente introduciendo la palabra Internet en el juego. "Si no podemos vencer a la Red ni a los CDs caseros, unámonos a ellos: démosles nuestra música gratis", parecen pensar los ejecutivos; "eso sí, que el consumidor tenga claro que es nuestra". Y hacen bien, pues si consiguen hacerse con el mercado de la Red gracias a su panel de artistas, el negocio será redondo: gana el consumidor, que se baja y graba lo que quiere con total libertad y gratuidad; y gana la discográfica, que se ahorra un montón de dinero de fabricación y distribución. De cara al futuro, en lugar de tiendas físicas, seguramente veamos centros online de música a la carta y gratuita con la mejor tecnología.

¿Y quien pagará todo esto, artistas incluidos? Porque el negocio tiene que salir por alguna parte. Pues si el negocio funciona -que funcionará-, si la página de EMI o Sony recibe cien millones de visitas el día en que REM, por ejemplo, lanza su nuevo disco; ¿no pagaría Nike, Pepsi o Coca Cola lo que fuera por poder alojar su publicidad, incluso por hacerse cargo de la página? ¿Acaso no ganan mucho más los clubes de fútbol con los derechos de retransmisión y la publicidad que con las entradas al estadio? ¿Quién pensaba hace veinte años que el negocio futbolístico funcionaría así? Las discográficas serán como los clubes de fútbol: ellos ponen el espectáculo y otros pagan la retransmisión.

Destruyendo el acceso tradicional, por esto se encarecen los productos.
En algún sitio a lo largo del camino, las compañías discográficas calcularon que es mucho más provechoso controlar el sistema de distribución que consolidar a los artistas. Y puesto que las compañías nunca tuvieron competencia, los artistas no tenían ningún otro lugar donde ir. Las compañías discográficas controlaron la promoción y la comercialización; solo ellas tenían la capacidad de conseguir montones de tiempo de radio, y poner discos en todas las cadenas de grandes almacenes. Ese poder les puso sobre los artistas y las audiencias. Son los amos de la plantación.

Ser el guardián de la puerta era el lugar más provechoso donde estar, pero ahora estamos en un mundo casi sin puertas. Internet permite que los artistas se comuniquen directamente con sus audiencias; no tenemos que depender solamente de un sistema ineficaz donde la compañía discográfica manda nuestros discos a la radio, a la prensa o a la venta al por menor y después se sienta y espera que los fans descubran nuestra música.

Las compañías discográficas no entienden la íntima relación entre los artistas y sus fans. Ponen discos en la radio y compran una cierta publicidad y esperan lo mejor. La distribución digital nos da a todos acceso mundial e inmediato a la música.

Y los filtros están sustituyendo a los guardianes de las puertas. En un mundo donde podemos encontrar cualquier cosa que deseemos, siempre que lo deseemos, ¿para qué vale una compañía? Para filtrar. Un filtro sirve cuando entiende a la vez las necesidades de los artistas y del público. Las nuevas compañías deben ser conductos entre los músicos y sus fans.

La única manera que tienes ahora para conseguir música es pagando unos 17 dólares. En un mundo donde la música costase un centavo, un artista podría vender 100 millones de copias en lugar de apenas un millón. El sistema actual trata de evitar que los artistas encuentren una audiencia porque también tiene mucha escasez artificial: promoción de radio limitada, espacio limitado en los almacenes y un número limitado de posiciones en las listas de la compañía.
El mundo digital no tiene ninguna escasez. Hay maneras incontables de alcanzar a una audiencia. La radio ya no es el único lugar para oír una nueva canción. Y las minúsculas tiendas de discos del centro comercial no son el único lugar para comprar un CD nuevo.
¿Cómo puede cualquiera defender al sistema actual cuando falla en entregar música a tantos fans potenciales? ¿Que solamente espera de sí mismo un ratio de éxito de un 5% al año? El status quo nos da una cultura aburrida. En una sociedad de más de 300 millones de personas, solamente 30 nuevos artistas cada año venden un millón de discos. Mirándolo como se mire, es un fallo enorme.
Puede que cada fan gaste menos dinero, pero también puede que cada artista tenga más oportunidades para vivir de esto. Puede que nuestra cultura consiga ser más interesante que la que pertenece actualmente a Time Warner. No estoy loca. Hazte una pregunta, ¿alguien de vosotros conecta de alguna manera con los medios de Time Warner? Creo que hay muchos síes a eso y tendría que decir que en ese caso, el presidente McKinley fracasó al intentar acabar con los monopolios. Quizás ahora podamos remediar eso.

Los artistas harán ese compromiso si significa que podemos conectar con centenares de millones de fans en vez de los centenares de miles que ahora tenemos. Especialmente si desechamos toda esa basura que el éxito conlleva bajo el sistema actual. Estoy dispuesta, ahora mismo, a dejar la mitad de esta parafernalia -a la mierda con toda la parafernalia- en la puerta para tener una verdadera experiencia de artista. Nos protegen con la parafernalia para hacernos callar. Así cuando decimos "¡explotador!" pueden señalar mi traje gratis y decir "Cállate, estrella del pop".
Tomar mis pantalones de Prada. Que se jodan. Hagamos nuestro verdadero trabajo. Y los que seamos adictos a la celebridad porque no tenemos nada más que dar nos desvaneceremos. Y los que seamos adictos a la celebridad porque estaba allí encontraremos una manera mejor, más pura de vivir.

Puesto que básicamente he estado regalando mi música gratis en el viejo sistema, no me asustan los archivos de radio, de MP3 o cualesquiera de las otras amenazas a mi copyright. Cualquier cosa que pone mi música a disposición más gente es fabulosa. Un MP3 suena cutre, pero un álbum bien hecho suena fenomenal. Y no me importa lo que diga cualquiera sobre las grabaciones digitales. A estas alturas son buenas para la música dance, pero intentar escuchar un tono cálido de guitarra en ellas. Para lo que yo hago, apestan.

Las compañías discográficas están aterrorizadas con cualquier cosa que desafíe su control de la distribución. Este es el negocio que insistió en que los CDs se vendieran en cajas largas de 6 por 12 pulgadas, increíblemente derrochadoras, solo porque nadie pensaba que se podrían cambiar los compartimientos de una tienda de discos.
No llamemos "sellos" a los sellos principales. Vamos a llamarles por su verdadero nombre: Son distribuidoras. Son las únicas distribuidoras y existen debido a la escasez. Los artistas pagamos el 95 % de lo que hacemos a los guardianes de las puertas porque los necesitábamos para conseguir que nuestra música se oyera. Porque tienen un sistema, y cuando deciden gastar bastante dinero -completamente recuperable, ya que todo lo debo yo- ellos pueden empujarte de vez en cuando dentro de este sistema, dependiendo de muchos de factores arbitrarios.

Había muchos factores que hacían que una distribuidora se decidiera a empujar un disco a través del sistema:

* ¿Qué poder tiene el manager?
* ¿Quién debe un favor a quién?
* ¿El primo de qué promotor independiente es el batería?
* ¿En qué parte del ejercicio económico (año fiscal) está sacando el disco la compañía?
* ¿Son los derechos del artista tan obscenamente malos que hay casi un 100 % de beneficios en vez de solo el 95 % de modo que si el disco vende, sea literalmente un robo?
* ¿Cuánto espacio queda en los almacenes este año?
** ¿La banda mandará a la mierda sus actuaciones contratadas para tocar en shows gratuitos para las emisoras de radio?
* ¿El sonido de la canción del artista suena bastante como algún otro para que las emisoras de radio lo pongan porque entra en el sonido del mes?
* ¿El artista metió la canción en una banda sonora de alguna película de modo que el estudio de la película pague el vídeo?

Estos factores afectan las decisiones que entran el sistema. No el gusto del público. Ahora todas estas cosas se están suprimiendo. Se van o están desapareciendo. Ya no necesitamos más guardianes de las puertas. Simplemente no les necesitamos.
Y si no van a hacer por mí lo que yo puedo hacer con mi diseñadora Web de 19 años en mi propio Website, entonces que se quiten de mi camino y se vayan al infierno. Permitiré que millones de personas consigan mi música gratis si lo desean y posiblemente sean bastante buenos como para dejar una propina si les gusta.

Todavía necesito los viejos procedimientos. Todavía necesito un productor en la creación de un disco, todavía necesito salir en la radio (lo cual cuesta mucho dinero), todavía necesito el espacio de los almacenes para los CDs fabricados, todavía necesito proporcionar una oportunidad a la gente sin ordenadores para que pueda comprar el material que hago. Todavía necesito muchas de estas cosas, pero puedo conseguir estas cosas a riesgo compartido con una compañía que sirva como conducto y conozca su lugar. Servir al artista y servir al público: Ese es su lugar.

Equidad Para Los Artistas
Una nueva compañía que de a los artistas equidad verdadera en su trabajo puede asumir el control del mundo, patear culos y hacer montañas de dinero. Nos inspiramos en cómo la gente consigue ser pagada en la nueva economía. Muchos artistas visuales y diseñadores de software y de hardware tienen verdadera propiedad sobre su trabajo.

Nuevos modelos
Las compañías discográficas se interponen entre los artistas y sus fans. Firmábamos tratos terribles con ellos porque controlaban nuestro acceso al público.
Si una compañía discográfica tiene una razón para existir, es la de llevar la música de un artista a más fans y tiene que entregar más y mejor música a las audiencias. Tráeme una audiencia mayor o una relación mejor con mi audiencia o apártate de mi camino. La próxima vez que lanze un disco, podré ir directamente a mis fans y dejárselo oír antes que nadie.

Aún tendremos que utilizar la radio y la distribución de CDs tradicional. Las tiendas de discos no van a desaparecer pronto y la radio sigue siendo la parte más importante de la promoción de los discos.
Los grandes sellos están nerviosos porque no tienen ningún control en este mundo nuevo. Los artistas pueden vender CDs directamente a los fans. Podemos hacer tratos directos con miles de otros Web sites y promover nuestra música a millones de personas a los que las viejas compañías discográficas nunca habrían llegado.
Estamos a punto de tener montones de nuevas maneras de vender nuestra música: transferencias directas, paquetes de hardware, chips de memoria, emisiones Web en vivo, y montones de otras cosas que ni siquiera se han inventado.

Películas piratas
Y la peor pesadilla de las distribuidoras llegó: la piratería de sus películas en formato digital a través de Internet ya es una realidad.
Lo que siempre habíamos entendido como piratería de películas consistía en copias ilegales de cintas VHS que se vendían en rastrillos con las carátulas fotocopiadas. Esto ha cambiado radicalmente y las distribuidoras se empiezan a preocupar.

Cuando se anunciaron las cualidades del formato DVD, al principio las productoras cinematográficas se mostraron muy reticentes a apadrinar el formato y adoptarlo para sus estrenos. Pero con la promesa de los fabricantes de un sistema de seguridad digital "indescifrable" y una división por códigos regionales, pronto cambiaron de opinión y empezaron a recaudar los jugosos frutos de un negocio próspero.

Pero el año pasado un grupo de hackers anunció que un fallo de seguridad en una aplicación informática con licencia para leer el contenido de los DVDs, les había permitido leer las claves que descifran las películas.
Este grupo de hackers lanzó por todo Internet un software llamado DeCSS que permitía copiar el contenido de un DVD ya descodificacdo al disco duro del ordenador por lo que en teoría era posible volverlo a copiar sobre algún formato grabable o enviarlo por Internet. De momento no parecía muy grave ya que los DVD-ROM grabables son muy caros y además no son compatibles con los lectores de DVD normales. Y sobre enviarlo por Internet, no creo que nadie fuera a gastar el tiempo necesario para descargar o cargar una película completa de unos 2,5 Gb por hora, o sea, entre 3,5 y 7 Gb dependiendo de la duración de la película.

Pero cuatro siglas mágicas han cambiado el panorama: DivX. No nos referimos a aquel pseudo formato de DVD para alquiler que dejaba de funcionar después de visionarlo las veces contratadas. Por suerte eso ya desapareció, sino a un formato de compresión basado en los algoritmos MPEG que consigue llevar al límite la compresión de la imagen.

Con DivX una película de 2 horas con una banda sonora en estéreo cabe perfectamente en un CD grabable de 640 Mb, lo que sí es distribuible por Internet y grabable por millones de personas en el mundo que tienen una grabadora de CD-ROM.

Incluso hay programas gratuitos en Internet que hacen todo el proceso de forma casi automática. Primero usando las claves de desencriptado de DeCSS graban la película en el disco duro, luego un programa compresor se encarga de reducir el tamaño de los ficheros hasta que quepan en un CD y por último varios plugins para nuestro visor multimedia nos permiten ver la película en el ordenador. Y si queremos ir un poco más lejos y no nos importa sacrificar un poco la calidad, podemos comprimir la película en formato Video-CD y una vez grabada en un CD reproducirla en prácticamente todos los lectores de DVD.

¿500.000 películas piratas diarias?
Según consultora estadounidense, los "piratas de Internet" intercambian cada día, en todo el mundo, más de medio millón de películas.
El informe, denominado The Copyright Crusade, fue elaborado por la consultora Viant, y presenta un panorama bastante sombrío sobre el flujo ilegal de material audiovisual vía Internet.
The Copyright Crusade destaca que los sistemas "peer to peer" (intercambio uno-a-uno, en una red sin autoridad ni control central) consitituyen una amenaza cada vez mayor contra la propiedad intelectual.
En tal sentido, se señala que a diario se intercambian entre 300.000 y 500.000 películas vía Internet. Alrededor del 22% de tales películas son intercambiadas mediante canales de chat. Según Viant, actualmente hay 1.500 canales de IRC cuyo propósito principal es el intercambio de películas, y que cuentan con alrededor de 70.000 usuarios simultáneos.

Hablemos de las películas, por ejemplo. Colócate en el lugar de un dueño de un club de video, una persona decente, honrada, sin los recursos para comprarse una franquicia gigantesca e impersonal. Una persona a la que le gusta el cine, y que montó su tiendita porque es fanático del cine y se siente capacitado para prestar un servicio donde sus conocimientos ociosos pueden convertirse en una fuente de ingreso para él. Pues bien, llega el día UNO y esta persona abre su negocio con una provisión de película originales de VHS compradas a las distribuidoras nacionales de videos. Las películas le han costado más de veinte mil pesos. Sí, así es: más de veinte mil pesos; y ya con descuento preferencial por ser club de video. El dueño de la tienda ha hecho un sacrificio y las ha comprado de contado al distribuidor, porque al principio no le dan crédito, eso viene después. El día UNO pasa sin mayores sobresaltos; se inscribe una persona que dice "¡qué bueno, películas originales, yo sólo alquilo películas originales, me inscribo!". El dueño de la tienda se siente orgulloso, y orgulloso abre la tienda al día DOS. Al rato entra un posible cliente. Ve las películas originales en sus estantes, se acerca con cara de aburrimiento y pregunta si no tienen la película tal que está en cartelera, porque todas las otras ya las vio hace por lo menos un año en VHS; es decir, las "otras" son las originales, que son estrenos en video de las casas distribuidoras. El dueño responde no, no tenemos la película tal que está en cartelera, y, el hace pocos minutos potencial cliente, se marcha sin inscribirse. Así pasa el día sin mayores sobresaltos, y el siguiente y el siguiente, con clientes potenciales que llegan y preguntan por las películas de cartelera que el dueño de la tienda no ofrece, porque tiene las películas originales de estreno de las distribuidoras.

Llega el mes, y las películas originales no se pagaron con los alquileres, ¡las películas que costaron más de veinte mil pesos! Entonces aparece el sonriente vendedor de la distribuidora, te muestra los "nuevos" estrenos, te dice que le tienes que comprar mínimo seis, y que para la próxima compra ya te da crédito. El dueño a duras penas las compra, pensando: "bueno, el negocio está recién abierto, tengo un par de clientes que se inscribieron por las películas originales, con el tiempo vendrán otros, yo no soy pirata, soy original". Pero pasan los meses, y ya con crédito o sin él, la ganancia nunca llega. ¿Por qué será? Porque son muy pocos los clientes que alquilan películas originales, porque ya esas mismas películas las vieron hace meses en películas piratas. ¿Hay que educar a la gente? ¿Hay que enseñarle a decirle que no a la piratería? ¡Por supuesto! ¡Pero qué tal si bajamos el costo de las películas originales! ¡No, imposible dice el vendedor, imposible dice su jefe, imposible dicen los vicepresidentes, imposible dicen los dueños! Y como las películas siguen a tan alto y poco rentable precio, el dueño del club -a punto de quebrar- va y averigua en su desesperación cuánto cuestan las películas piratas y dice con un suspiro: "esto sí es negocio, ¡yo sí que he sido pendejo!". Y empieza a comprar películas piratas, que sí se le alquilan, que sí se les pagan en un dos por tres. Al cabo de un año, no ha comprado ni una película pirata más; él, que alguna vez quiso tener un club de video con películas exclusivamente originales. ¡Pero te puedo asegurar que esta persona volvería a comprar películas originales, si a mejor precio estuvieran! No igual al de las películas piratas, eso está fuera de discusión. ¡Pero por lo menos la mitad de su precio original! Esta persona las compraría, y muchas otras, muchas otras. Entonces otro nivel de competencia podría empezar a gestarse. Buena calidad de películas originales, no tan recientes como las piratas (porque eso es imposible debido a las ventanas comerciales: primero cine, luego video, luego pay-per-view, luego cable, luego televisión abierta), contra la innegable inmediatez de cartelera pero de pésima calidad de las películas piratas. El dueño esperaría la original, si la original llega a un precio razonable. Entonces, en este contexto, sí vale una campaña de vender calidad vs actualidad.

¿Tienen que ser tan caras las películas originales? ¿Tiene que venir la película necesariamente en un caja de plástico que es quizás más costosa que una de cartón, igual de bonita y bien impresa? No sé, preguntó por preguntar, en mi absoluta ignorancia. ¿Por qué si yo compro una película en Estados Unidos (te digo, mejor calidad y todo), una solita, en una tienda minorista, sale a mitad de precio que aquí? ¿Los impuestos son tan altos aquí? ¿Será que hay que llegar a un acuerdo con el gobierno? ¿O son las ganancias las que quieren ser altas? ¿Por qué a las tiendas de video no se les da un descuento sustancial, y no esa nimiedad de dos y tres por ciento? ¿De qué me sirve un crédito si mis películas no se alquilan? ¿Debo acaso hundirme con mi barco de películas originales, porque soy un capitán honesto, mientras los otros clubes (de gente sin duda también honesta), salen a flote con sus películas piratas? ¡Señores, el comercio es el comercio! ¡El capitalismo es el capitalismo! ¡La libre competencia es la libre competencia!

¿No hemos aprendido, rudimentariamente, pero hemos aprendido, que a mayor cantidad de películas vendidas a un bajo costo, quizás mayor es la ganancia? ¿Es mejor vender tres películas a altísimo precio, y arriesgarse a la proliferación de la piratería, más barata y masiva? ¡Perdón por la pregunta tan larga! ¿Pero tan larga es acaso porque tan corto es el entendimiento de quienes le piden al dueño del club que le diga NO a la piratería sin ellos asumir su cuota de responsabilidad? ¿No existen mecanismos para reducir los costos y mantener la calidad? ¿Dónde está la imaginación, dónde?

¿Qué está pasando? ¿Quiénes son los verdaderos piratas? ¿Quiénes deberíamos decirle no a la piratería? No es fácil, amigo; ese dueño de la tienda, acusado de promover la piratería, tiene esposa e hijos, y tiene que pagar luz y agua y gas y teléfono y alquiler y tarjeta de créditos... y para de contar que ya dan ganas de llorar.

"digamos no a la piratería".

La conclusión del informe es que la industria cinematográfica tiene poco control sobre sus productos en Internet y que una posible solución sería elaborar modelos distintos de negocios o desarrollar técnicas más avanzadas que proporcionen mejor calidad y surtido a los usuarios que estén dispuestos a pagar por los productos

El otro estudio, del Instituto de Empresa, estima que el sector ganó un 19% menos en 2002 por los piratas. Pero va más allá. El informe afirma que, como la industria del entretenimiento se rige por las leyes del mercado, "si las inversiones no producen los beneficios esperados dejarán de realizarse".
En cuanto a los videojuegos, Carlos Iglesias, secretario general de aDeSe, opina que "el impacto en nuestro negocio es enorme". Y es cierto. El crimen organizado se ha cebado con los videojuegos. El 60% es ilegal. Y eso que el lanzamiento en los dos últimos años de la PS2 y la Xbox, que cuentan con sistemas anticopia más sofisticados, mitigó el pirateo. Sin embargo, las cosas han vuelto a su cauce. Los piratas, conscientes de que un videojuego vale más que un CD musical, se afanaron en burlar las barreras técnicas. "Es más, ya empiezan a verse consolas piratas", lamenta Iglesias.
El último en caer es el cine. Hasta 2002, las copias ilegales suponían menos del 20% del mercado. Además, se trataba de películas convertidas a VCD o Divx, de peor calidad, para que cupiesen en un CD. Pero la piratería va a explotar gracias al éxito del DVD. Basten dos hechos reveladores: hasta 2002 la policía no se incautó de grabadoras de DVD. Ese año ya aprehendieron 22. Hace unos meses, un disco DVD virgen valía 12 euros, ahora sólo 1,50.
La demanda de películas en este formato ha crecido un 1.091% en sus cinco años de vida. Y el año pasado se vendieron casi un millón de reproductores.
Las cuatro patas de la industria digital coinciden en las medidas legales, policiales y de sensibilización, pero los expertos piensan que hay otra vía. "El usuario cree que hay demasiada diferencia entre el valor y el precio", dice Jaime García, de IDC. "Las medidas persecutorias son como poner vallas al campo", añade. Para el software aconseja acabar con la dictadura de las actualizaciones e implantar el pago por uso, "igual que la electricidad, pagas según lo que consumes". Y en general, "hay que convencer a la gente de que lo original tiene un valor".

Dejen paso a los piratas de películas

Primero fue la música. Ahora son las películas. La gula de los piratas de Internet por hacerse con cualquier tipo de archivo ha movido los cimientos de uno de los sectores –la música– que hasta el momento permanecía intocable. Indiferentes a las dificultades, los corsarios online dan un paso adelante para poner en aprietos a uno de los grandes entre los grandes: el mismísimo Hollywood.

La tendencia a buscar películas o canciones a través de la Red está mostrando su pujanza en los últimos meses. Si hace unas semanas un estudio afirmaba que la descarga de archivos musicales gratuitos sigue incrementándose, a pesar de la muerte de Napster y el intento por parte de las discográficas de cerrar cualquier programa P2P que permita el intercambio de temas sin respetar los derechos de autor, ahora aparece otro informe que remarca el apogeo que está experimentando la descarga de películas.
Lo dice la compañía Viant, consultora que analiza el impacto de la piratería en Internet: cada día se bajan una media de entre 400.000 y 600.000 películas ilegalmente de Internet, un 20% por encima de lo que sucedía el año pasado.

La demanda de los corsarios durante los últimos meses constata su gusto por hacerse con lo más reciente. Spiderman y El ataque de los clones han sido las dos películas más solicitadas en mayo, según explica Viant, que lo define como el mes negro para la piratería cinematográfica. Hasta nueve millones de personas descargaron al mismo tiempo películas, 2,5 millones de ellas a través del IRC.

A pesar de lo que muchos piensan, conseguir la película completa no es tarea sencilla. De los diez millones de usuarios que intentaron en algún momento bajarse a su disco duro Spiderman o El ataque de los clones , sólo entre dos y tres millones cerró la operación con éxito.

4. Pirateria De Productos

Textil
Pirateria De Ropa
Minelli, Didijin y Caché crean frente común para luchar contra la falsifi-cación de pantalones jeans
Usar ropa pirata, mochilas chafas o gorras de imitación(Ej. Versanchez, mike, nine, Tommy halfmaker, bocinas Xblod, etc.) es una de las cosas clasificadas como nacas dentro de nuestra sociedad. 
La piratería en ropa de jean no es un fenómeno exclusivo de las grandes marcas internacionales. Hasta las pequeñas firmas locales se ven afectadas por esta práctica, lo que llevó a tres de los principales confeccionistas de jeans en Venezuela a unirse en una cruzada contra la falsificación.

El trabajo lo inició Confecciones Minelli, con el apoyo del escritorio jurídico Viera Blanco & Asociados. Su idea era perseguir a las personas y organizaciones que falsificaban sus productos.
Pero con los diferentes allanamientos que se realizaron se dieron cuenta que el problema era compartido por casi todas las firmas de jeans presentes en el país.
Fue así que comenzó un acercamiento entre las firmas nacionales Minelli, Didijin y Caché para hacer un frente común ante la
piratería.
Fourty Amsel, vicepresidenta de mercadeo de Minelli y directora de la Cámara Venezolana de la Industria del Vestido, Cavediv, explicó a PRODUCTO que tuvieron que dejar a un lado sus celos competitivos para trabajar unidos por problemas que afectan a todos.

Los pantalones de estas tres firmas están destinados al público de los segmentos D y E, su costo al mayor es de aproximadamente 6.500 bolívares, el precio al consumidor oscila entre 8.500 y 9.000 bolívares.

Según Amsel, este es un escenario completamente adverso, sobre todo cuando se considera que estas tres compañías invierten varios cientos de millones de bolívares al año en publicidad, fundamentalmente en televisión en espacios asociados a
las novelas de la noche. Destinan entre 3 y 5 por ciento de sus ventas a la publicidad.
En promedio las tres producen entre 400 mil y 500 mil pantalones al mes, lo que les deja una capacidad ociosa de 50 por ciento.

En busca de Los Angeles
Este pequeño grupo espera que otras compañías se sumen a su cruzada. Para tal fin, han conversado con Wrangler, Lee y Marshal, pero aún no se ha concretado nada.
Las actividades del grupo van desde hacer lobby ante instituciones públicas cuya misión es garantizar el respeto a los derechos marcarios, aduanales y comerciales, hasta interactuar con las autoridades policiales para que la persecución de la piratería sea mucho más efectiva.
Entre las actividades que realizan está la organización de visita y curso de entrenamiento para dos funcionarios del Comando Antipiratería de la PTJ en la sede del Departamento de Policía de Los Angeles, California.
Según Orlando Viera, la policía de Los Angeles desarrolló un interesante programa antipiratería (anticounterfeiting), que puede ilustrar a los funcionarios venezolanos.

Por su situación geográfica, la ciudad de Los Angeles está sujeta a diferentes corrientes de piratería de marcas. Los artículos son producidos en México, en Asia e incluso localmente.
El trabajo de los productores de jeans en Venezuela también se dirige a lograr que la piratería sea tratada como un delito contra la fe pública y ampliar las facultades de los funcionarios policiales a la hora de realizar las investigaciones.

Inundan piratería y fayuca
El mercado ilegal donde convergen dos tipos de comercio para el consumo local: el primero viene de los Estados Unidos en forma de "fayuca", mientras que el segundo proviene del sur a través de artículos copiados o "pirateados".

Este tipo de negocio es tan grande, que representa la mitad del movimiento comercial total de la ciudad, estimaron representantes de mercaderes establecidos que, agregaron, ya están cansados de pedir la intervención de las autoridades.
Pero, además, vendedores establecidos se quejaron de que el problema de la "piratería" sigue creciendo, al grado de que en la misma plaza ya se fabrican artículos "piratas" como discos compactos (CDs) o etiquetas de marcas de ropa registradas que son sobre impuestas a prendas confeccionadas por fabricantes irregulares.
De Estados Unidos llega 'fayuca' en forma de ropa, tenis y artículos electrónicos que son pasados de contrabando y comercializados en las calles, principalmente, del centro; desde el sur, arriba mercancía como copias ilegales de discos compactos, casetes y videos que son vendidos en los tianguis de la periferia.
El artículo que en fechas reciente ha sido puesto en el ojo público, son los cigarrillos, cuyas copias se expenden en la ciudad desde hace meses.
Un ejemplo de los dineros que se mueven bajo esas tareas clandestinas, es la denuncia de que el año 2002 se perdieron más de 60 millones de dólares en el país por la industria ilícita del video y señales de TV, según representantes de la Motion Picture Asociation.
Pero no sólo la industria fílmica sufre por las copias, al menos aquí, la ropa 'pirata' tiene un amplio mercado.
"Doscientos pesos, está mucho más barato que en El Paso, uno de estos… así como yo lo quería, me costaba hasta 35 dólares… ya me ahorré 150 pesitos", mencionó.
Para José Jaime Hernández Rodríguez, presidente de la Canaco, desde que existe el problema se ha pedido a las autoridades que se actué contra los individuos o empresas que 'piratean' diferentes productos.
Por lo pronto, dijo, van a asesorar a los socios de la cámara para, si es que expenden algún producto en forma irregular, se legalicen.
Consideró que el fenómeno está muy diseminado "y se nota en todas partes, principalmente en el centro de la ciudad. Por eso siempre estamos exigiendo ante la Aduana y Hacienda que se actúe, pero no se ha logrado nada".
Afirmó que el comercio organizado está en una pelea constante en contra de la 'piratería', pero que solicitarán una tregua que permita a todos los negociantes establecidos regularizar cualquier situación anómala que tengan.
Pero, dijo, es importante que se persiga a aquellas personas que hicieron de la ilícita actividad una forma de vida.
En una posición coincidente, el líder de la agrupación Comerciantes Unidos de la Velarde (CUVE), José Arturo Ramos Andujo, mencionó que el contrabando y la 'piratería' son fenómenos ocasionados por la falta de visión del gobierno federal, "el que impuso cuotas compensatorias fuera de toda realidad".

La situación, continuó, es muy grave.
"Nosotros hemos manifestado, desde hace tiempo, que en la zona fronteriza se necesita una forma diferente para comercializar los productos que el consumidor demanda; pero el gobierno federal argumenta que proteje a la industria nacional con aranceles y cupos fuera de toda realizadad comercial, fuera de la globalización en que estamos inmersos", opinó.
Y es que, manifestó, la gente decide traer esos productos a la ciudad sin pagar impuestos, porque están fuera de la realidad; si los pagaran, los consumidores no los comprarían, sería mejor irse a El Paso.
Los comerciantes irregulares cubren el vacío que deja el gobierno, que es generado por el desconocimiento que existe de la zona fronteriza, aunque solicitan estudios para conocer esa realidad, son sus funcionarios los que deben hacerlos, consideró.
Por eso, añadió, se crea la economía informal: "parece que quieren que crezca, al formal le ponen muchas trabas, un excesivo papeleo, que resulta muy agotador, aparte de los altos aranceles".
Incluso, estimó, la economía informal representa a la mitad de la actividad comercial que se efectua aquí.
La piratería, indicó Ramos Andujo, "tiene mucho tiempo en el centro, principalmente en discos, ropa y tenis".
Antes, agregó, todo lo traían de Los Angeles, pero ahora mucho proviene del sur.
"Anduve por Monterrey y me di cuenta que la autoridad federal encontró laboratorios muy grandes de discos compactos, pero agarran a los trabajadores, no a los dueños de la maquila", mencionó.
La problemática, insistió, es que el gobierno federal no da facilidades para, por ejemplo, traer mercancía china y, simplemente, lo copian.
La evidencia, como dicen todos, está en la calle.
Vendedores de este tipo de mercancía informaron ayer que esta situación lleva años y son cientos las familias que se benefician del mercado ilegal de productos.
Su justificación es, precisamente, que no cuentan con otros medios para hacerse de recursos y "que no se hagan locos, la gente más fregada es la que nos compra a nosotros porque somos más baratos, somos su única opción", dijo uno de los comerciantes que se identificó como René.
Sobre los artículos 'piratas' o copiados que se venden aquí, externó que los principales son la ropa, los discos compactos, los casetes y, meas recientemente, los tenis.
Rosa Gómez, una vendedora de ropa no original, explicó que grandes cantidades de pantalones son confeccionados "en los callejones chinos, allá en Los Angeles, California".
Aseguró que las prendas son hechas con telas de baja calidad, pero con un buen acabado que no permite distinguir la calidad del producto a simple vista.
"En Los Angeles, son famosísimos los callejones chinos, todo mundo va para allá a surtirse, luego la pasan para acá", afirmó.
Después, continuó, son traidos por camiones hasta El Paso bajo un cobro por flete de 10 dólares por caja, permanecen guardados en las bodegas que están frente a los andenes del tren en el centro.
Luego, son cruzados a Ciudad Juárez con el sistema de contrabando hormiga, es decir, en pequeñas cantidades.
Para entonces los pantalones ya fueron dispuestos en 'bolsas negras', que son cerradas con cinta adhesiva y se contrata a los 'pasadores' personas que por 150 pesos ponen la mercancía de este lado del río, dijo.
Claro que hay riesgos, ya que no siempre pueden comprar a las autoridades, pero los contrabandistas hacen pactos con los dueños de las mercancías para, si se da el caso, reponer las bolsas eventualmente confiscadas con descuentos en futuros viajes, aseguró.
El proceso concluye cuando, aquí en Ciudad Juárez, los interesados les cosen las etiquetas con la marca comercial que deseen hacerlo, mencionó.
Las identificaciones comerciales, agregó, son fabricadas en imprentas locales con el logo o las letras que se soliciten.
Aunque la ropa no tiene calidad, parece que la tiene y, no pocas veces, es revuelta entre modelos originales que hace difícil detectar cualquier irregularidad, dijo.
Pero, añadió, se puede saber cuando un pantalón es 'pirata' ya que los fabricantes originales optaron por colocar su marca hasta en los cierres, elemento que las copias no tienen.
Otro comerciante que se dio cuenta de la plática y acusó: "pero que no se hagan mensos, si hasta en tiendas establecidas venden este tipo de pantalones, ¿a poco creen que de veras los tienen más baratos que en El Paso y originales?".
Ayer se solicitó en diferentes puestos del centro de la ciudad el precio de unos pantalones de la marca 'Dickies' que, en El Paso, tienen un valor de por lo menos 20 dólares. Aquí, es de 150 pesos máximo.
Es difícil detectar, a simple vista, si el producto es original o copiado.
Sobre los discos compactos, casetes y películas, un vendedor que se identificó como Humberto, mencionó que se distribuyen principalmente en el centro de la ciudad o en los tianguis de mercancía de segunda mano que se establecen en colonias de la periferia.
"Pero son más cuidadosos, no tienen todas las películas o los discos en los puestos, prefieren dejarlos en sus vehículos para no arriesgarse a que los federales se los quiten", indicó.
Señaló que, en el caso de las películas, sólo tienen catálogos para mostrarlos a los marchantes, una vez que se pacta una compra se acude a la unidad del comerciante por la copia.
Sucede igual con los discos compactos porque, así, las autoridades no tendrán evidencias de la irregularidad, mencionó el informante.

Bebidas piratas

Clausuran secretarías de hacienda y salud
establecimientos ilegales de bebidas alcohólicas.

  • En el operativo realizado en el Estado de México y el Distrito Federal se encontró alcohol adulterado, máquinas rellenadoras y marbetes falsificados.

En un operativo conjunto de la Secretaría de Salud y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se localizaron almacenes y bodegas con bebidas adulteradas, máquinas rellenadoras y marbetes falsificados, así como otra serie de violaciones que contravienen diversas disposiciones de la Ley aduanera, de la Ley General de Salud, y de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).
Se visitaron siete lugares ubicados en el Estado de México y en el Distrito Federal, determinándose la clausura de los establecimientos y el aseguramiento de bebidas alcohólicas, maquinaria que se utiliza para el rellenado de botellas, marbetes de identificación, materias primas y alcohol desnaturalizado, el cual puede ser altamente dañino para la salud. En el caso de las bebidas alcohólicas éstas se remitieron para su análisis al laboratorio de la Secretaría de Hacienda.
Esta actuación forma parte de un programa integral emprendido por el gobierno Federal para acabar con la producción de bebidas adulteradas y la introducción ilegal de bebidas al país.

Aumenta la producción de bebidas adulteradas

Los elevados precios, por excesivo gravamen, han obligado a regresar al sotol: especialistas

El incremento en impuestos a las bebidas alcohólicas ?que de por sí son de los más elevados a nivel mundial? no ha desincentivado el consumo de estos productos en el país, sólo ha provocado un aumento en la producción clandestina, el mercado subterráneo y la importación ilegal, y ha obligado a los mexicanos de clase media y baja a regresar a la cerveza, el aguardiente, el sotol, el mezcal a granel y hasta el pulque en zonas rurales, productos que son de alto riesgo y baja calidad.

La errática política fiscal establecida para este sector se agravó con la reciente miscelánea, en la que se elevaron los impuestos hasta 60 por ciento para algunas bebidas, propiciando así que casi 30 por ciento de este mercado se encuentre en la economía informal, sostuvieron Manuel Paullada, presidente de la Comisión para la Industria de Vinos y Licores, y el gerente de Consultores Internacionales, Juan Manuel Gordillo.

En tanto, el diputado Salvador Escobedo, de la Comisión de Salud, defendió que el gobierno tenía que elevar los impuestos en rubros como el de los alcoholes, porque precisa recaudar más.

Asistentes todos ellos al Seminario Permanente sobre Investigación, Cultura y Salud, organizado por la Fundación de Investigaciones Sociales AC (FISAC), convinieron en que el consumo de alcohol en México no ha disminuido, pero se ha distorsionado totalmente y se ha dado el fenómeno de "sustitución" de productos caros por baratos.

La doctora Haydeé Rosovsky, investigadora del Instituto Nacional de Psiquiatría, comentó: dado que los gravámenes han encarecido el alcohol, en algunos mercados incluso es más accesible y barato adquirir mariguana y otras drogas que una botella de tequila.

Al director general jurídico de la Secretaría de Salud, Gonzalo Moctezuma Barragán, le tocó abrir el seminario, en el que expuso que entre las autoridades "hay gran preocupación" por la relevancia que ha adquirido la adulteración de bebidas alcohólicas en México.

El funcionario agregó que en zonas indígenas del país no sólo se mantiene el excesivo consumo de estos productos, sino que ahora se asocia con bebidas elaboradas en forma clandestina, que son altamente peligrosas para la salud pública de estas comunidades.

Estos grupos de consumidores, dijo, son los más vulnerables por su bajo poder adquisitivo; son los de mayor riesgo y representan para el gobierno un reto importante, por lo que se requiere el desarrollo de marcos normativos y jurídicos para combatir las adicciones, que comprendan desde acciones de educación, prevención, tratamiento y control de la publicidad, hasta modificaciones legales para desalentar esta demanda.

Para Manuel Paullada, representante de esta industria, el problema es que el sector formal que produce vinos y licores está perdiendo terreno frente a la proliferación de bebidas alcohólicas al margen de la ley: "los niveles de carga fiscal que alientan el contrabando y la producción ilegal redundan finalmente en una menor recaudación fiscal y en la desaparición de empresas formalmente establecidas, que cumplen con sus obligaciones fiscales y administrativas".

Paullada dio algunos datos: cuando menos 30 por ciento del total de litros de bebidas alcohólicas que se consumen en la actualidad es adulterado; 60 por ciento de los 110 mil litros de alcohol potable que se importa anualmente es adquirido por empresas fantasmas que están al margen de la ley.

Además, hay un nula acción administrativa de combate al contrabando, se generaliza la venta de aguardiente a granel en el país, no hay acciones de vigilancia efectivas para frenar la producción ilegal, hay desplazamiento de productos, y el gobierno está dejando de recaudar casi 35 por ciento de los recursos que podría recuperar.

El gerente de Consultores Internacionales, Juan Manuel Gordillo, señaló que México se encuentra entre los países desarrollados que mayores gravámenes tienen para las bebidas destiladas. Por ejemplo, Alemania tiene un promedio establecido de 14 por ciento de gravámenes para estos productos; España, 7.54 por ciento; Francia, 16.0; Italia, 7.10, y México en promedio 26 por ciento, pero algunos productos están castigados ahora con 60 por ciento.

Así, México posee una de las cuotas por litro de alcohol puro más altas de la OCDE, y va contra la tendencia mundial, que es la de reducir estas tasas, sobre todo para productos como la cerveza. Previó que habrá mayores distorsiones en el mercado de bebidas en los próximos años, por la proliferación de prácticas desleales de comercio en este rubro, así como la multiplicación de productoras informales y sin ningún control sanitario, principalmente en la zona centro-sur del país.

El peso mayor de todas estas medidas fiscales recaerá sobre todo en la producción y venta de tequilas, cuyos precios al consumidor se han elevado cuando menos 30 por ciento, dijo el especialista, y agregó que también habrá efectos negativos en el empleo que genera la cadena de vinos y licores; en la generación de divisas, que anualmente es de aproximadamente 479 millones de dólares, y en la aportación al erario, que es de 6 mil 401 millones de pesos.

Al diputado Salvador Escobedo, miembro del PAN, no le quedó mucho que decir, aunque primero defendió el trabajo de los legisladores, al señalar que éste no fue menor, y que establecer incrementos a estos impuestos fue menos malo que los aumentos diferenciados que se querían establecer al IVA, por ejemplo.

También exhortó a la Secretaría de Salud a intensificar los programas de prevención y tratamiento contra las adicciones, y a la de Educación Publica a informar sobre la situación actual de los menores con problemas de adicción. Además habló de que es preciso aplicar las regulaciones en materia de publicidad, las cuales están en el papel y no se cumplen.

Cigarros Piratas
En octubre pasado, Amador Narcia le presentó en la serie Los Reporteros: La Red de Piratería de Cigarros . Estos se fabrican en China y Filipinas y se venden en México y en cualquier parte del mundo, en la calle y en comercios.
El reportero Guillermo López Portillo siguió la ruta del contrabando por Filipinas, Hong Kong, Tailandia y Singapur. Tan solo en China hay dos mil fábricas clandestinas de cigarros piratas.
Se calcula que al año se venden en el mundo mil millones de cigarros piratas, la mitad de la producción total. Estos cigarros se venden a mitad del precio de los cigarros de marca registrada e incluso más baratos.
La falta de control de los residuos tóxicos hace que los cigarros piratas sean más peligrosos para la salud.

5. Piratería De Información

Pirateria De Libros
El fenómeno de la piratería de productos comerciales –desde discos de música hasta programas de cómputo– es una práctica común en diversos países. Sin ser un fenómeno exclusivo del área, en Centro y Sudamérica desde hace algunos años, editores de best sellers, libros técnicos y de autoayuda han visto cómo, a la par de la distribución legal de sus publicaciones, existe un canal autónomo e ilegal que ofrece los mismos productos reproducidos sin licencia ni permiso: las ediciones pirata.

México no ha sido la excepción. Se tienen identificados tres grandes ríos que abastecen el mercado ilegal de libros: las ediciones pirata la reprografía y el robo de libros. Ha circulado una noticia, no confirmada por la misma editorial, del robo y la desaparición de unos cuatro mil ejemplares de Vivir para contarla, la última obra del Nobel Gabriel García Márquez. Lo cierto es que su editorial contrató un servicio especializado para entregar a las librerías los ejemplares de la misma obra, de acuerdo con Sandra Montoya, gerente de comunicación y relaciones autorales de Editorial Diana México. Igualmente, no reportan la existencia de alguna edición pirata que circule en nuestro país. Sin embargo, en Bogotá, Colombia, circulaba ya la edición clonada antes,   incluso, que la edición legal estuviera en las librerías.
Algunos títulos que se han detectado en México son la zaga de Harry Potter, la serie El caballo de Troya, Los hornos de Hitler y las obras de autoayuda de Carlos Cuauhtémoc Sánchez, a las cuales incluso falsifican el holograma ideado para garantizar su legalidad. Resulta paradójico que en un país, ubicado en el lugar 107 de 108 estudiados por sus índices de lectura, donde los cálculos más conservadores arrojan cifras de 1.8 hasta 2.9 libros por año por habitante los más optimistas, puedan existir libros piratas o clonados.

Las pérdidas ocasionadas al sector editorial son considerables. Un reporte del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CEMPRO), organismo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), calcula el daño en términos económicos en 1,250 millones de pesos al año, equivalentes al 10% de la producción editorial nacional privada, sin mencionar el daño moral y económico que la piratería significa para los autores, quienes dejan de percibir más de 110 millones de pesos al año por concepto de pago de regalías, así como cuantiosas pérdidas al erario.

Si bien los derechos de las obras publicadas están protegidos por la Ley Federal de Derechos de Autor, en la práctica se violan de manera sistemática los artículos 38 y 40 relativos a la protección de las obras publicadas. El artículo 424 bis del Código Penal Federal contempla prisión y multas de hasta diez años y el equivalente a veinte mil días de salario mínimo vigente a quien produzca, reproduzca, introduzca al país, almacene, venda o arriende copias de obras, fonogramas, videogramas o libros, protegidos por la Ley Federal de Derechos de Autor. Para Jesús Galera Lamadrid, Vicepresidente de la CANIEM y del CEMPRO, "existe la Ley, pero nadie la aplica". Aunque se llevan a cabo operativos, "nunca consignan a nadie".

El proceso
Quizás el avance de la tecnología sea un factor determinante en este fenómeno. Con sólo comprar un libro de la edición legal y tener acceso a un equipo básico de computación y un programa de autoedición es posible generar libros ilegales en complicidad con algunos impresores que, por desconocimiento o con él, realizan tirajes de calidad inferior.
En algunas ocasiones, quienes se dedican a la reproducción ilegal de libros tienen contactos en los canales de distribución, de tal manera que cuentan con información suficiente sobre los libros que generan ventas importantes, así como conocimientos sobre las temporadas de venta. Una nota aparecida en Editores, informativo mensual de la CANIEM (octubre 2002) dice que éstos "van modificando el tipo de libros según la época del año, de manera que en agosto y septiembre reproducen libros de texto, mientras en noviembre y diciembre libros de interés general".
Aunque no está mapeada en su totalidad, la red de distribución y venta ilegal de libros pirata mantiene presencia en el Bajío, el Estado de México y principalmente la Ciudad de México. Es posible encontrar estos productos en las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México, en la avenida Lázaro Cárdenas, Zócalo, y en algunos puestos semifijos de la calle Donceles. Otro punto importante de venta es la avenida Balderas, aunque datos de la CANIEM aseguran que existen reportes de librerías establecidas que expenden ediciones ilegales, y algunos editores han recibido ya devoluciones que incluyen estas ediciones.

La reprografía
Otra vertiente de la piratería es el fotocopiado. Datos del CEMPRO revelan que el fenómeno de la reprografía supone entre 20 y 28 millones de libros, considerando un ejemplar de doscientos cincuenta páginas. En su mayoría, el fenómeno de la reprografía afecta al sector de los libros técnicos, científicos y de texto. No es difícil encontrar libros técnicos fotocopiados en papelerías cercanas a Ciudad Universitaria, u otros centros educativos, e incluso libros médicos en las cercanías de los hospitales. Las fotocopias de libros significan poco más del 40% del mercado de la reprografía.

Discusión ética
¿Los libros pirata, por su bajo costo, favorecen e incrementan los índices de lectura? ¿Es válido para el consumidor pagar menos por un libro que a simple vista es exactamente igual pero cuesta poco más de la mitad en la calle, que en una librería? De acuerdo con el vicepresidente de la CANIEM "es una cuestión cultural. Nos molesta invertir en libros y no en litros. La gente no quiere pagar por leer". Sin embargo, la percepción del consumidor-lector es otra: "Prefiero pagar ochenta pesos por un ejemplar de El señor de los anillos, de J. R. R. Tolkien, en el metro, a pagar más de ciento veinte pesos en una librería de Coyoacán", según Sergio Contreras, estudiante de bachillerato. En un país donde se han reconocido oficialmente más de 50 millones de pobres, la diferencia en el precio que supone la edición pirata puede ser decisiva entre leer un libro y no.

Existen opiniones encontradas. El correo de la UNESCO, en su edición electrónica (marzo 2001) daba cuenta de un hecho insólito: Una montaña que sobrepasaba los 150 mil ejemplares de ediciones ilegales llenaba una cancha de basquetbol en una localidad cercana a Santiago de Chile, producto de un operativo de incautación. El magistrado encargado de llevar el caso suponía que esos ejemplares debían repartirse entre los habitantes más pobres del país. Por otro lado, la escritora y periodista Patricia Verdugo –una de las autoras más conocidas en Chile por sus célebres investigaciones sobre la dictadura de Augusto Pinochet–, en una entrevista con el diario La Tercera, exhortaba a las autoridades a "destruirlos, como se destruye la droga incautada". El magistrado consideró que "quemar los libros es una barbarie". Lo cierto es que los editores apelaron la sentencia del magistrado. Y el juicio continuaba meses después. Para Jesús Galera Lamadrid, las ediciones pirata "son libros ilegales y deben destruirse para no dañar más a las empresas".

México En El Contexto Mundial.
Aunque el fenómeno de la piratería editorial no alcanza aún las dimensiones que adquiere en países como Perú y República Dominicana, México ocupa el tercer lugar en la producción de productos sin licencia, después de China y Rusia. De acuerdo con un documento de la Cámara de la Industria Editorial del Perú, la piratería editorial en ese país se ha incrementado de manera exponencial en los últimos seis años, siendo 1999 el peor año: las ventas ilegales superaron en más de un millón y medio las unidades vendidas, frente a la comercialización legal (983 mil unidades vs. dos millones quinientos mil ejemplares).

Un documento de la Unión Internacional de Editores menciona que es importante que los países que todavía no lo han hecho adopten políticas fiscales y culturales destinadas a fomentar la producción y la distribución legal de los libros y demás productos protegidos por el derecho de autor. Una política de promoción del libro lúcida y a largo plazo permitirá la creación de un clima en el que los piratas no puedan prosperar.

Queda pendiente un reporte para determinar de qué manera el mercado ilegal está incrementando el público lector, y por ende los índices de lectura en México.

Letras robadas
En México existe una nueva mafia que ha logrado crear libros casi idénticos a los originales.
Reproduciendo portadas, color, formato, tamaño, número de páginas, ilustraciones, logotipos y códigos de barras.

Los piratas imitan títulos de éxito.
"El Baldor que es un libro muy conocido en el que todos hemos estudiado álgebra... y hoy los piratas lo están haciendo exactamente igual, uno como consumidor ni siquiera percibe cuál es el original y cuál es el pirata", dijo Gonzalo Araico Montes de Oca, presidente dela Cámara Nacional de la Industria Editorial.
El problema se ha disparado en los últimos dos años. Según el Centro Mexicano de Protección de Derechos de Autor y la Cámara de la Industria Editorial en México uno o dos de cada 10 libros que se venden son reproducciones ilegales.
"Hay libros técnicos, hay libros de medicina, hay libros de texto, hay libros de interés general, libros infantiles, libros de enseñanza del inglés...", señaló Gonzalo Araico Montes de Oca, presidente dela Cámara Nacional de la Industria Editorial.
En México el fenómeno de la piratería sigue creciendo, y afecta ya a la industria editorial. De los 100 millones de ejemplares que se venden cada año en nuestro país, se estima que entre 10 y 15 millones son títulos piratas, copias ilegales.
Los textos apócrifos se venden al público a precios inferiores a los originales.
Se distribuyen en lugares como: perímetro del Palacio Nacional y Templo Mayor, la Ciudadela, tianguis y mercados de Municipios conurbanos.
"Sobre todo libro de texto en esta temporada es bastante frecuente que esté en vía pública sea robado, se roban los traileres, los camiones, las camionetas", comentó José Ángel Quintanilla, Presidente del Centro de Protección de Derechos de Autor.
Las mafias de los libros copiados ya han logrado penetrar librerías y almacenes reconocidos.
Una investigación de 5 meses, llevó a la industria editorial y a la AFI a descubrir una red de distribución de libros falsos en el centro del país.
En el Estado de Michoacán se localizaron 3 librerías y una bodega con cerca de 8 mil ejemplares... La mayoría, piratas.
El propietario, Ezequiel García Delgado, declaró ante el Ministerio Público Federal la procedencia de los textos:
"En este caso se le hace a uno fácil ¿eso particularmente en dónde? Particularmente es ahí en Donceles, hay muchos
puestos y pasa uno ahí.
Fue consignado por delitos de piratería de obras literarias al Cereso de Morelia.
Con cámara oculta acudimos a imprentas de centro de la Ciudad de México, donde comprobamos que no hay derecho de autor que valga:
Te lo hacemos igualito, el mismo tipo de papel, la misma portada igual los colores igual.

El equipo de Investigaciones Especiales localizó bodegas con cientos o miles de ejemplares apilados, listos para su entrega.

"Es una delincuencia organizada, ya que un mínimo de personas son las encargadas de reproducir, y solicitar a diversas imprentas del Estado de México la reproducción idéntica o similar, posteriormente al encargar volúmenes de entre 10 y 20 mil tomos de un sólo título son almacenados temporalmente y por el lapso de horas en bodegas del centro de la Ciudad de México", comentó un investigador privado.
Pero la PGR rechaza que detrás de la piratería de libros esté el crimen organizado y dice que es mínimo el número de denuncias.
"En estos pequeños esquemas que le he relatado, que son 196 libros de Rojina Villegas, 400 de Harry Poter, otros tres mil de Baldor, son pequeñas empresas que han empezado a reproducir, y se han dado cuenta las casas editoriales y los autores, señaló Carlos Vega Memije Subprocurador de Investigación Delitos Federales de la PGR.

México es un país de pocos lectores, en promedio cada mexicano lee solo dos libros al año, y ahora resulta que muchos de los libros que llegan a sus manos, son piratas.

6. Bibliografía.

  • ZACARÍAS RAMÍREZ TAMAYO
    El Universal
    Miércoles 22 de octubre de 2003
    Finanzas, página 5
  • JORDI SABATÉ
  • MARTÍN ORQUIZ
  • Redacción de Baquía
    GUILLERMO LÓPEZ PORTILLO
  • AMADOR NARCIA
    Fuente: Noticieros Televisa
  • PATRICIA MUÑOZ RIOS
  • http://www.microsoft.com/latam/softlegal
  • http://www.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=179970&tabla=notas
  • http://www.yucatan.com.mx/especiales/mp3/011.asp
  • http://www.noticiasdot.com/publicaciones/2003/0503/0505/noticias050503/noticias050503-1.htm
  • http://www.latinamerica.adobe.com/aboutadobe/antipiracy/main.html
  • http://global.bsa.org/mexico/bsa/pirateria.htm
  • http://www.udec.cl/dti/noticias/tecnologicas/piratas.htm
  • http://www.geocities.com/cineencasa/edpiratas.htm
  • http://www.analitica.com/va/sociedad/articulos/1485425.asp
  • http://www.el-mundo.es/ariadna/2003/145/1055680752.html
  • http://www.baquia.com/com/20020530/not00009.html
  • http://www.producto.com.ve/productor/gpiratas.html
  • http://www.esmas.com/noticierostelevisa/noticieros/294138.html
  • http://www.caaarem.com.mx/COM/SPRENSA.NSF/0/8daab15d96d7424186256dd5007c8cf6?OpenDocument
  • http://www.jornada.unam.mx/2002/feb02/020226/016n1pol.php?origen=index.html
  • http://www.porrua.com/porleer/porleer_2/opinion.htm
  • http://www.esmas.com/noticierostelevisa/noticieros/

Anexo 1
¿SABES QUÉ ES LA PIRATERIA?
¿SABES A QUIÉN AFECTA?
¿HAS COMPRADO ALGÚN PRODUCTO PIRATA?
¿POR QUÉ PREFIERES UN PRODUCTO PIRATA?
¿EN QUÉ TE AFECTA QUE SE CONSUMAN PRODUCTOS PIRATAS?
¿HAS HECHO COPIAS DE PRODUCTOS ORIGINALES?
¿QUÉ PRODUCTO PIRATA ES O SON LOS QUE MAS COMPRAS?

  1. ¿Tiene licencias para cada uno de los productos de software instalados en sus PCs,?
    Si No
  2. ¿ha creado copias no autorizadas de software?
    Si No
  3. ¿compra software preinstalado a través de fuentes confiables?
    Si No

    ¿Cuál de los siguientes acciones es piratería de software?

  4. ¿Si trabaja, cuenta su empresa con una política definida para copiar software y/o comprar licencias de software?
    Si No
  5. Reproducir y vender software sin la autorización de los productores
  6. Vender computadoras con software preinstalado, sin licencia de uso de los mismos
  7. Regalarle una copia de un juego a un amigo
  8. Copiar un producto original con licencia en varias computadoras, sin obtener una licencia de uso adicional
  9. Redistribuir software obtenidos con descuentos o licencias especiales a quienes no califican dentro de éstas.
  10. Instalar en su computador casero un software licenciado para su lugar de trabajo

 

 

Autor:


Aguascalientes, Aguascalientes.
Castañeda Castan Jonatan
Mata Zapata Roberto Carlos
Pineda Gutierrez Rodrigo
Fecha De Realización: 8 de diciembre del 2003


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda