Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El caso de licenciatura en educación física en México




El caso de licenciatura en educación física en México

  1. El Caso de la Licenciatura en Educación Física en México
  2. En conclusión

Cualquiera opina y enjuicia,

pero pocos se informan y analizan.

José Emilio Pacheco.

La actual renovación de los Planes y Programas de Estudio para las Escuelas Normales en México, es una medida derivada de la política educativa del anterior sexenio, en donde se planteaba a través del Programa de Desarrollo Educativo 1995-2000, la urgente necesidad de mejorar la formación inicial de los docentes en las escuelas normales.

A partir de 1996, la Secretaría de Educación Pública, en coordinación con las autoridades educativas estatales, puso en marcha el Programa para la Transformación y el Fortalecimiento Académico de las Escuelas Normales, a través de cuatro grandes líneas de acción, que dieran respuesta a las necesidades de formación inicial para los futuros maestros de la educación básica.

Posteriormente, y con base en las demandas de la nueva política educativa emanada del Programa Nacional de Educación 2001-2006, la transformación académica continúa su marcha, sustentada ahora, en seis grandes líneas de acción:

  1. La reforma de los planes y programas de estudio para la formación inicial de maestros de educación básica.
  2. La formación y actualización del personal docente y directivo de las escuelas normales.
  3. El mejoramiento de la gestión institucional.
  4. La regulación del trabajo académico de los maestros de las escuelas normales.
  5. La evaluación de las escuelas normales.
  6. La regulación de los servicios que ofrecen las escuelas normales.

La primera línea de acción, correspondiente a "La reforma de los planes y programas de estudio para la formación inicial de maestros de la educación básica", es la que ahora nos ocupa, dado que en el desarrollo del proceso, se está presentando la misma problemática y los mismos retos que en la década pasada sostuvieron países como España y Argentina, en donde al paso del tiempo, están cosechando los beneficios de un cambio que en su momento, contó con la férrea oposición de los profesores tradicionalistas, quienes al igual que hoy día en nuestro país, instalados en una confortable continuidad, no parecieron percatarse que el mundo cambió a pasos agigantados, transformando todas las estructuras en todos los sistemas sociales.

Al respecto, se hace referencia al caso argentino, que en octubre de 1993, emitió la Resolución del Consejo Federal de Cultura y Educación número 32/93, demandando el desarrollo de un plan de formación continua que diera atención a:

  1. La formación de grado.
  2. El perfeccionamiento de la actividad docente.
  3. La capacitación de graduados docentes para nuevos roles profesionales.
  4. La capacitación pedagógica de graduados no docentes

De esta forma, al año siguiente comenzó la reestructuración de los planes de formación inicial para profesores, en donde el ámbito de educación física también tuvo participación.

Por otro lado, en España, hacia 1995 se inicia la reforma de los planes de estudio de las facultades y normales de acuerdo a los estatutos de la Ley Orgánica de la Participación, la Evaluación y el Gobierno de los Centros Docentes (LOPEG), siendo ahora, a ocho años de distancia, cuando al igual que en el caso argentino, se empiezan a observar resultados positivos en la formación escolar de los alumnos de educación básica, derivados de una renovada metodología que subyace en las prácticas docentes.

Sin embargo, al igual que hoy día en nuestro país, fue necesario romper paradigmas basados en viejas concepciones y enfrentar los embates de quienes se resistían a conocer y mucho menos a aplicar la nueva propuesta educativa.

Actualmente, en México está realizando un esfuerzo enorme por diseñar un planteamiento acorde a las necesidades educativas actuales, basándose en primera instancia en el análisis realizado a través de consultas a lo largo y ancho del país, dando como resultado un diagnóstico que reveló los siguientes puntos sobre la situación de la educación física actual en México:

  1. En las escuelas, la educación física es una materia que trabaja aisladamente en el contexto escolar ya que existe una falta de vinculación total entre la disciplina y los maestros de grupo en el nivel preescolar y primaria, y entre la materia y las demás asignaturas en la secundaria.
  2. Los contenidos, en la mayoría de los casos, son aplicados sin continuidad ni propósitos previamente deliberados.
  3. Un enorme porcentaje de docentes elabora sus planes de clase y desarrolla actividades sin tener idea previa de lo que se pretende lograr a través de una sesión y/o de una actividad determinada.
  4. Los maestros leen poco, y se actualizan estrictamente "lo necesario" para ir en busca de un ascenso económico derivado del proceso de Carrera Magisterial, y no precisamente de un mejor conocimiento de los contenidos y métodos de aprendizaje, por lo que les es difícil fundamentar los planes y las actividades que ellos mismos proponen.
  5. Los conceptos teóricos les son poco interesantes, por lo que la práctica si bien tiene resultados, éstos son dirigidos a la mejora del rendimiento físico, como preparación para la participación deportiva.
  6. Derivado de un desconocimiento teórico sobre las etapas de crecimiento y los procesos de desarrollo del niño, se les dificulta (en el mejor de los casos), saber qué actividades aplicar, cuándo aplicarlas y en qué medida (dosificación) para propiciar un desarrollo integral de educando.
  7. La enseñanza de la educación física poco trabaja a favor del fomento de una cultura de la legalidad que promueva valores, tal como reza en el Programa Nacional de Educación 2001-2006, siendo hoy más que nunca, medida urgente, ante la cultura de corrupción que permea a la sociedad entera.
  8. La educación física, observa en los niveles de primaria y secundaria una práctica deportiva y mecanicista, ajena por completo al carácter educativo que alguna vez sustentó su aprobación como materia de estudios para la educación básica.

Es suma, puede decirse que a pesar de que el sector educativo, en el que residen las bases de la formación de las nuevas generaciones, ha sido el sector que más resistencia ha presentado al cambio en todas las naciones, ha ido asimilando que las necesidades y los requerimientos del siglo XXI son otros.

Actualmente, la sociedad reclama de los educadores, una formación distinta; nuevos contenidos basados en paradigmas educativos radicalmente diferentes, a través de los cuales sea posible formar individuos que desarrollen multiplicidad de competencias para enfrentar los retos que el presente trae consigo. Seres capaces de responder a las necesidades de una sociedad cambiante a través de la administración de sus propios recursos y de una sólida formación en valores.

El notable académico Pablo Latapí Sarre, ha subrayado la necesidad de atender tres aspectos relevantes en la formación de docentes:

  1. Demandar como requisito de ingreso para la formación inicial de maestros, "la vocación" del aspirante.
  2. Considerar dentro del currículum, una formación integral basada en el desarrollo de destrezas intelectuales básicas (capacidad de análisis, síntesis, relación, inferencia y comunicación, entre las más significativas), así como el fomento de valores, la autoestima, la madurez emocional y las relaciones interpersonales.
  3. Apertura por parte de los estudiantes para adquirir conocimientos de otros campos disciplinarios, que permitan al futuro educador ampliar su visión del mundo globalizado en el que estamos inmersos.

Por lo anterior, señala que será necesario partir de cuatro componentes esenciales tendientes a lograr la transformación radical en la formación de docentes:

  • Una formación integral y humanística, basada en sólidos conocimientos y valores.
  • Preparación continua (a lo largo de la vida), en la especialidad que maneje cada docente.
  • Métodos y estrategias de enseñanza-aprendizaje y de evaluación.
  • Observación y práctica docente acompañada de un asesoramiento constante.

Sin embargo, el Maestro Latapí, no es ajeno a las condiciones reales en que laboran los docentes, por lo que agrega que los profesores aprenden de distintas formas:

  • Ya sea en el ejercicio diario de su profesión.
  • A través de cursos de actualización, que no siempre son los que demandan sus necesidades.
  • Aprenden también, a partir de su cotidianidad, ya sea en el seno de su familia o en el contexto social en el que se desenvuelven.

Aunado a lo anterior, subraya que el elemento clave para que un maestro aprenda, es contar con la suficiente disposición de aprender; es decir, sentir verdaderos deseos de aprender, porque solo de esta forma, será capaz de sortear, los problemas derivados de la práctica docente, que aunados a las trabas burocráticas y sindicales que se le presentan constantemente en el camino, entorpecen su ya de por sí difícil tarea.

Es por ello que el reto de la transformación educativa que inició en México hace siete años, está centrado en una reforma orientada a proporcionar al docente competencias que le signifiquen poner en práctica nuevas formas de educar; nuevas formas de inducir al educando a la búsqueda de su propio conocimiento, porque en manos de cada formador, está centrada la educación de las generaciones del siglo XXI.

Asimismo, la transformación educativa se halla sustentada en el análisis de la situación actual de las escuelas normales del país; en la experiencia, los conocimientos y asesoría de académicos de talla nacional e internacional, cuya literatura ha sido objeto de un minucioso estudio.

En concordancia, la Secretaría de Educación Pública, a través de la Dirección General de Normatividad, ha venido editando la serie "Cuadernos de Discusión", con la intención de apoyar la reforma curricular de la educación básica y la educación normal, ofreciendo a los maestros, un cúmulo de conocimientos provenientes de autores de reconocido prestigio, para apoyar la labor docente. Algunos de los títulos publicados hasta el momento son:

  1. Documento Base.

  2. Hacia una política integral para la formación y el desarrollo profesional de los maestros e educación básica.

    Eleonora Villegas-Reimers y Beatrice Ávalos.

  3. Dos experiencias en formación docente: EUA y Chile.
  4. La buena enseñanza y el éxito escolar de los estudiantes en América Latina. Fernando Reimers.

    Richard F. Elmore. Penélope l: Peterson. Sarah J. McCarthey.

  5. Enseñanza Aprendizaje y organización escolar.

    María Guadalupe Moreno Bayardo.

  6. El posgrado para profesores de educación básica.

    Pablo Latapí Sarre.

  7. ¿Cómo aprenden los maestros?

    Jani Jordá Hernández.

  8. Formación de maestros para una enseñanza en contextos indígenas.

    Inés Aguerrondo.

  9. Formación docente: desafíos de la política educativa.

    Linda Darling- Hammond Milbrey W. McLaughlin

  10. El desarrollo profesional de los maestros.
  11. Nuevos escenarios en la formación de los educadores mexicanos. Una visión sistémica.

Héctor M. Jacobo García, Juan Luis Pintos.

Cabe señalar que este material se encuentra a disposición de los docentes en la siguiente dirección electrónica:

EL CASO DE LA LICENCIATURA EN EDUCACIÓN FÍSICA EN MÉXICO

En el caso de la reforma de la Licenciatura en Educación Física, el diseño del Plan de Estudios 2002 contempló desde un principio, el reto de transformar la formación de los futuros docentes, a fin de proporcionarles las herramientas cognitivas, metodológicas y éticas que les permitieran sentar las bases de una educación dirigida a las generaciones nacidas en la era del conocimiento, dejando atrás paradigmas anquilosados y ortodoxos.

En el ciclo 2002-2003 inició la aplicación de las asignaturas del primer semestre en el Plan de Estudios 2002, el cual dará paso a la primera generación de egresados en el periodo escolar 2005-2006. La aprobación del Plan, tuvo lugar el 29 de enero de 2003 en el Diario Oficial de la Federación (edición vespertina), en donde se señala el establecimiento del Plan de Estudios para la Formación Inicial del Profesores de Educación Física, a través del Acuerdo 322, en el cual se incluye una descripción completa del programa, finalizando con cinco artículos transitorios, que destacan la entrada en vigor al día siguiente de su publicación, por lo que los estudios de Licenciatura en Educación Física, iniciados a partir del ciclo escolar 2002-2003 tendrán validez oficial en los términos de dicho Acuerdo.

Con esta tarea la Secretaría de Educación Pública, a través de la Dirección General de Normatividad y en coordinación con los docentes de las 59 escuelas normales públicas y particulares que están operando el Plan de Estudios 2002 de la Licenciatura en Educación Física, en 28 de los 32 estados que conforman la República Mexicana, está dando respuesta a los requerimientos anteriormente planteados, en el sentido de transformar la organización y el funcionamiento de las escuelas normales, así como de fortalecer la formación del personal académico a través de la renovación de contenidos y nuevas formas de enseñar, congruentes con el contexto y la situación actual de las escuelas formadoras de docentes para la educación básica.

La reorientación del Plan de Estudios 2002, está centrado en seis grandes líneas de acción que contienen el enfoque pedagógico pertinente para lograr el cumplimiento a los propósitos de la educación básica:

  1. la corporeidad como base del aprendizaje en educación física.
  2. La edificación de la competencia motriz.
  3. El juego motriz como medio didáctico de la educación física.
  4. La diferenciación entre educación física y deporte.
  5. La orientación dinámica de la iniciación deportiva.
  6. Promoción y cuidado de la salud.

A continuación, se describe brevemente la conceptualización de cada una de ellas, con la finalidad de orillar a un estudio más minucioso a través de la lectura del Plan mismo, ya sea en formato texto, o en línea en: http://normalista.ilce.edu.mx

Planes y programas - Licenciatura en Educación Física.

1.- la corporeidad como base del aprendizaje en educación física

La corporeidad, es concebida como la unidad total del ser humano, conformada por conocimientos, afectos, motivaciones, actitudes y valores; por una herencia familiar y cultural; aspectos todos, que interrelacionados, confieren un estilo propio de movimiento a cada individuo. De ahí que la corporeidad puede ser entendida como el sello de identidad que distingue a cada persona, al que se arriba a través del conocimiento y la percepción total de sí mismo.

Por ello, la educación física, es considerada la plataforma ideal para incidir en el desarrollo de todos los aspectos que conforman la personalidad del ser humano, dada la infinita posibilidad de movimientos intencionados y creativos (inteligentes) que caracterizan al ser humano.

2.- La edificación de la competencia motriz

La competencia motriz es un proceso dinámico que se manifiesta a través del manejo que hace un sujeto de sí mismo y de sus acciones, en relación con los otros y con los objetos que tiene a su alrededor.

En la edificación de la competencia motriz, los niños y adolescentes emplean mayores recursos perceptivo motrices aprendiendo a realizar una tarea motora (saber hacer), aplicando el procedimiento en diversas situaciones (saber actuar) y asumiendo conductas y valores durante la realización de un juego o acción motora (saber desempeñarse).

De tal forma, el niño aprende a tomar decisiones, a poder explicar como las realizó y cuáles fueron los procedimientos empleados para llevar a cabo una secuencia motriz, adquiriendo con ello un sentimiento de competencia derivado de la confianza que le proporciona el conocimiento de sus posibilidades y limitaciones respecto a su propio movimiento. Es por ello, que la educación física debe atender este factor relevante en el desarrollo de los escolares desde el campo de la motricidad.

3.- El juego motriz como medio didáctico de la educación física

El juego motriz organizado, es el medio fundamental que proporciona a los niños y adolescentes el placer de sentir satisfechas sus necesidades motrices, lúdicas, comunicativas y expresivas; necesidades de descubrimiento, de ensayo, de experimentación, de superación; necesidades de ensayo y error; necesidad de vencer obstáculos, de vencer miedos, así como sus necesidades de producción y superación personal. Por último, dar respuesta a la necesidad de compararse con otros, de imitar a otros y de competir con otros.

El juego es en suma: una oportunidad para lograr aprendizajes, ya que permite poner en el centro de la actividad pedagógica a los alumnos, atendiendo a sus necesidades formativas, aprendiendo a la vez a relacionarse, a colaborar, a compartir y a adquirir hábitos y valores.

Aunado a lo anterior, el juego contribuye a vincular y reforzar los contenidos aprendidos en el aula por medio de las actividades al aire libre, siendo por ello de vital importancia que la educación física oriente su visión hacia la práctica de la actividad lúdica de carácter formativo.

4.- La diferenciación entre educación física y el deporte

La reorientación del programa de educación física, da un nuevo enfoque al deporte, asignándole el carácter educativo y formativo que tuvo en sus inicios. El maestro de educación física actual, deberá estar consciente de que a través del deporte es posible satisfacer las necesidades de aprendizaje motor del niño y adolescente en formación, y que a través de su práctica, será posible mejorar la competencia motriz, la formación en valores, la construcción de la identidad y la autoestima en el niño y el adolescente de la educación básica.

Asimismo, deberá comprender que para lograr una verdadera formación integral del individuo, es necesario desechar la idea del carácter competitivo del deporte, aportando elementos para recuperar el sentido lúdico del mismo y aprovechar su práctica para fomentar valores y actitudes de solidaridad, compañerismo y trabajo en equipo.

Siendo ésta, una de las grandes preocupaciones del gremio de educación física, es necesario subrayar, que EL DEPORTE NO SE ELIMINA EN EL NUEVO PLAN DE ESTUDIOS; por el contrario, se opta por una propuesta de carácter educativo e incluyente, en la que se otorgue la atención requerida a cada uno de los alumnos (atención a la diversidad), en lugar de dirigir ésta hacia unos cuantos (los que más habilidades demuestran); una opción más educativa, en la que la labor del docente coadyuve tangiblemente al desarrollo de competencias, así como al desarrollo de un sentido de pertenencia a un grupo social en el que el niño y el adolescente aprendan a trabajar en equipo; un deporte a través del cual, obtengan una sólida formación en valores, permitiéndoles avanzar en lo individual como seres humanos, y en lo colectivo como sociedad y como país.

En resumen, un enfoque que desde el título mismo de las asignaturas se halla descrito: "Deporte educativo y los adolescentes I y II", porque el aspirante al ingresar a las escuelas normales de educación física, va a realizar estudios que le permitirán al egresar, ejercer como maestro, como profesor, como educador y como formador; porque finalmente esa es la labor que desempeñará en la escuela básica. Y es aquí cuando cobra sentido el planteamiento de Pablo Latapí Sarre al señalar la necesidad imperante demandar a todo aquél que desee ingresar a las normales de educación física "una verdadera vocación de servicio".

Por lo anterior, el aspirante a la Licenciatura en Educación Física, deberá realizar previamente una reflexión seria y profunda de lo que desea ser y hacer a lo largo de su vida profesional, porque si elige el camino del entrenamiento o del deporte de alto rendimiento, tiene como opciones las escuelas de entrenadores.

Hacer pues, un alto en el camino antes de aplicar examen de ingreso a una carrera que posteriormente, no cubrirá sus expectativas, repercutiendo en su crecimiento personal y profesional.

5.- La orientación dinámica de la iniciación deportiva

La iniciación deportiva es un proceso que deberá darse en forma paulatina y acorde con las posibilidades y necesidades de cada uno de los niños y de los adolescentes al tiempo que propicie la participación de todos.

La finalidad que se persigue con esta línea de reorientación, es que cada educando adquiera hábitos y actitudes que fortalezcan sus capacidades y mejoren su condición física; pero sobre todo, que logre la depuración de sus habilidades motrices básicas.

La aplicación de los recursos dinámicos de la iniciación deportiva ha de incidir en la edificación de la competencia motriz de niños y adolescentes y afianzar la corporeidad en cada uno de ellos.

La formación académica de los futuros docentes, deberá proveerles del conocimiento básico de los objetivos de la actuación motriz, utilizando entre otras muchas estrategias los juegos modificados, los juegos cooperativos y la iniciación deportiva, dotándolos de herramientas que les permitan conocer y manejar los procesos de enseñanza y aprendizaje idóneos para ofrecer a los niños y adolescentes de la educción básica, ambientes de aprendizaje que estimulen su creatividad y la práctica de uno o varios deportes de manera específica, de acuerdo a sus propios intereses y capacidades.

6.- Promoción y cuidado de la salud

Por medio de la actividad física, es posible que el maestro de educación física desarrolle en el educando el gusto por continuar ejercitándose en la práctica de alguna actividad física a lo largo de su vida, con la intención de promover y conservar su salud.

Asimismo a través de la disciplina, es posible fomentar la transmisión de valores, hábitos y actitudes que propicien una vida sana y saludable, procurando la conservación del medio ambiente, la realización de actividades al aire libre y en contacto con la naturaleza.

De igual manera, enseñar al niño y al adolescente a interactuar con sus semejantes a través del trabajo en equipo en orden de lograr una sana convivencia social.

En conclusión:

El Plan de Estudios 2002 para la Licenciatura en Educación Física, pugna por una transformación que ubique al niño en el centro mismo del proceso; en la que tanto el docente aprenda del alumno a través de la observación constante, como el alumno del docente. En donde el maestro reflexione sobre su práctica diaria y su actitud ante el
proceso educativo. Trabajar por la eliminación paulatina de los modelos pedagógicos directivos (mando directo), optando por aquellos que le permitirán al alumno descubrir su propio conocimiento (a través de la exploración guiada); modelos que apoyen al niño en el descubrimiento de sus propias capacidades y al reconocimiento de sus propias carencias, en orden de mejorarlas a través de la práctica constante.

Desarrollar en el futuro maestro, una práctica docente en la que sea capaz de guiar al niño y adolescente por sus propios procesos de apropiación del conocimiento, en lugar de "llevarle de la mano" por los caminos ya trazados. Es decir, coadyuvar a que cada educando construya su propia identidad, reafirmando su personalidad, lo cual le permitirá insertarse de mejor manera en este mundo cada vez más competitivo, más demandante y en constante transformación.

Así entonces, al reflexionar sobre el enfoque pedagógico y las muchas bondades que conlleva el nuevo Plan de Estudios y tomando en cuenta: la infinidad de argumentos que soportan esta propuesta; los innumerables docentes que participan en la elaboración y en la aplicación de cada una de las asignaturas del Mapa Curricular; el tiempo, los recursos y el empeño, el deseo y... vamos, ¡las ganas! de cientos y cientos de docentes que han emprendido juntos el arduo camino hacia la transformación educativa en México, uno se pregunta: ¿por qué hay que librar batallas en contra de quienes critican y enjuician a priori, absteniéndose de presentar una propuesta alterna de Plan de Estudios tan sólido y justificado?

En este preciso instante, en cada centro de trabajo y en cada una de las escuelas normales del país, hay cientos de docentes, de formadores de docentes y de futuros educadores físicos, "sudando" (como sólo los educadores físicos sabemos hacerlo), el ejercicio de nuestra profesión.

Para finalizar, baste citar la frase que el Maestro Latapí rememora de Vasconcelos:

"No hay más que dos clases de hombres: los que destruyen y los que construyen; y solo hay una moral, la antigua y la eterna...la moral del servicio."

A esa moral apela hoy, el gremio académico que trabaja a favor de una Educación Física de vanguardia.

<>

Por:

María de Lourdes Sánchez Franyuti

México D. F.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda