Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Cultura y Cambio Social

Enviado por legna



  1. Desarrollo
  2. Conclusiones
  3. Bibliografía

Introducción.

Con frecuencia se caracteriza a una sociedad a partir de su cultura, sin embargo, no abundan en igual medida los análisis que enfaticen  el papel de la cultura en el surgimiento y desarrollo de tal sociedad, esto queda, en muchos casos, como implícito o  sobrentendido. No obstante, aunque existe consenso en considerar la cultura como factor del cambio social, la determinación de cómo esta toma participación directa en el mismo no siempre resulta fácil comprenderlo y exponerlo con suficientes argumentos.

La complejidad del concepto cultura hace que un amplio espectro de problemas aparezcan interrelacionados con éste: su esencia, carácter histórico y manifestaciones; vínculos con la producción y satisfacción de las necesidades; nexos entre cultura material y espiritual, cultura y ciencia, cultura y valores, cultura y desarrollo, cultura y educación, entre otros, son temas muy ricos en contenidos. Si nos detenemos en su definición, algunos autores como A. Kroeber y C Kluckhon (Culture a Critical. Review of Concepts and Definitions. Cambridge, Mass, 1952 ofrecen hasta 160 definiciones. En ello puede influir lo complejo del fenómeno y/o el enfoque unilateral en función del objeto de estudio de la ciencia que aborda el problema (Los etnógrafos entienden por cultura todo lo hecho por las manos y el intelecto del hombre, a diferencia de los dones de la naturaleza; los arqueólogos la relacionan con la actividad material de los hombres por la cual puede juzgarse su vida espiritual; historiadores y otros la identifican con la actividad espiritual de la sociedad) Otros limitan su interpretación al considerar como cultura sólo las expresiones artísticas y literarias de la misma; el modo opuesto es una interpretación y definición tan general que hace vago el término. Y, algunos llegan a considerar que no es necesario un concepto y que se debe limitar al lenguaje cotidiano y a ciertas ciencias especiales como la sociología. (Kelle y Kovalzon, 1976).

Desarrollo:

Cultura y sociedad por la amplitud de los contenidos que expresan, en muchas ocasiones se confunden y se identifican. Cualesquiera que sean las esferas de la vida y actividad social que tomemos, también tendremos unos u otros elementos de la cultura. Por su origen, este concepto va ligado a lo que es producto de la actividad humana (agricultura) a diferencia de la naturaleza virgen, este término proviene del verbo latín "colo", cuyos significados "elaboro", "cultivo", "honro", "venero", son quizás las más importantes entre la serie bastante extensa de acepciones. La mayoría de las conceptualizaciones realizadas tienden a abarcar todo lo creado por el hombre, lo material y lo espiritual. En ellas se ha querido sintetizar todos los adelantos: materiales, espirituales y sociales, dado que la cultura se expresa en todo el sistema de la actividad humana: material (laboral, científica y sociopolítica) y espiritual (gnoseológica, valorativa y comunicativa), reproduciéndose en la misma. En los grupos sociales, observamos que: "Cada comunidad porta y genera valores particulares de la cultura que identifican a sus miembros; la autoconciencia de estas características... constituye su identidad" (Tejeda, 1999:125) La identidad es definida por esta autora como el auto reconocimiento de la singularidad que integra a sus rasgos personales las características de un grupo social (Ob. Cit: 42). En la persona, la cultura es la característica sintética de su nivel de socialización; la definición del nivel de desarrollo individual, lo que se refleja en su modo de pensar y actuar, en los modelos individuales de conducta y de reacción ante diversas situaciones. "La formación de la personalidad es también la construcción de su identidad, que tiene como fuente de su contenido el medio social, expresado en la cultura" (Tejeda; 1999:42)

La cultura abarca, además, elementos objetivizados como: valores cosificados, logros de la producción material o espiritual; obras artísticas, cuadros, esculturas, libros; medios de producción y otros. El elemento funcional de la cultura lo constituyen: los hábitos, las costumbres, tradiciones, tecnología; cultura del trabajo; hábitos de conducta personal; métodos de creación  y  otros.

Un análisis lógico del concepto nos remite a su extensión y contenido. El primero se refiere al conjunto de objetos que pueden ser incluidos en el mismo: cultura económica, empresarial, laboral, política, jurídica; cultura de salud y demás, así como la extensión de cada uno de ellos, por ejemplo: el concepto cultura de la salud incluye: cultura dietética, hábitos y costumbres alimenticios; cultura física: postura, ejercicios, etc.; cultura de la higiene: personal, familiar y comunitaria; cultura de la medicación: consultar al médico y regirse por sus indicaciones, no automedicarse; cultura del empleo del tiempo: su distribución y aprovechamiento.  El segundo, es decir, su contenido, es el conjunto de caracteres a los que se le puede aplicar el concepto; a cada dimensión de su extensión le son comunes el:

- ser característica sintética del nivel de socialización alcanzado por individuos y grupos humanos,

- nivel de desarrollo alcanzado por personas y grupos sociales que se expresa en sus ideas, conducta y actuación,

- nivel de desarrollo alcanzado en la instrucción, la ciencia, el arte, la literatura,  la producción material, la conciencia social y sus instituciones,

- mecanismo adaptativo de la humanidad a la naturaleza y la sociedad (a esto atribuyen el cambio social,

- conjunto de valores materiales y espirituales creados por la humanidad en el curso de la actividad humana,

- horizonte (cultural) que sirve de prisma valorativo de la realidad,

- modo de vivir: hábitos, costumbres, tradiciones y,

- el ser reino de los significados; estos están determinados por las creencias y valores correspondientes.

Realizado este estudio, pudiéramos aceptar la forma en que el Diccionario Cervantes la define:

"Conjunto de valores materiales y espirituales creados por la humanidad en el curso de la historia  y, también lo define como: "Nivel de desarrollo alcanzado por la sociedad en la instrucción, la ciencia, la literatura, el arte, la moral, la filosofía, etc. y las instituciones correspondientes"

Por su parte, en el concepto cambio social es más común la coincidencia de criterios, no obstante, existen diversas definiciones. Sztompka, en su libro "Sociología del cambio social" (1999) hace referencia a un grupo de éstas. Todas son algo descriptivas, no hacen referencias a causas. De todas ellas prefiero la citada por Ritzer (1987:560): "El cambio social hace referencia a las variaciones en el tiempo de las relaciones entre individuos, grupos, organizaciones, culturas y sociedades"

Conocemos que en la sociedad se producen cambios regresivos y progresivos; cambios evolutivos y saltos; el cambio es un fenómeno constante, con aparentes estancamientos, retrocesos, pero la tendencia es el progreso. Sus fuentes y fuerzas motrices, así como las formas en que se producen son expresadas por las leyes de la dialéctica materialista descubiertas por el marxismo (Aunque, tienen por fuente teórica más cercana a la filosofía de Hegel). De todas formas, la mayoría de los autores vinculan la cultura o la civilización (culturalmente caracterizada) como objetos del cambio social, y no siempre como agentes del mismo.

Sztompka, en el libro ya citado, expone los criterios de algunos autores neoevolucionistas y otros representantes de los ciclos históricos, en los que vamos a observar el lugar que dan a la cultura en el cambio social.

Leslie White, este etnólogo norteamericano, representante del Neoevolucionismo en la Antropología Cultural, en sus dos influyentes libros": Science of Culture" (1949) y "Evolution of Culture",  describe la cultura como un mecanismo  adaptativo por medio del cual la especie humana se acomoda a la naturaleza. Esto lo hace aprovechando la energía libre  y poniéndola  a trabajar en la satisfacción de las necesidades humanas. Todas las partes de la cultura están interrelacionadas, pero el papel primario es jugado por el sistema tecnológico (tendencia hacia el determinismo tecnológico), siendo derivados o secundarios la organización política, la estructura normativa y los sistemas de conocimientos e ideologías. La cultura se desarrolla y avanza a través del incremento del tipo de energía, la cantidad de energía aprovechada por persona y año, y la eficiencia con la que es utilizada. Este factor determina el creciente dominio humano sobre la naturaleza... y  es... la tendencia evolutiva fundamental. Para este autor "El desarrollo cultural tiene orígenes biológicos y raíces en las capacidades humanas. Pero una vez nacida, la cultura humana adquiere autonomía parcial; tiene vida e ímpetus propios y evoluciona de acuerdo con sus mecanismos y ritmos específicos. Este autor no deja claro los vínculos cultura-sociedad por la base filosófica en que se apoya.

Por su parte Julián Steward, antropólogo norteamericano, en su libro "Theory of Culture Change" (1955), expone las siguientes ideas:

las culturas particulares divergen unas de otras y de sí mismas... no pasan por estadios unilineales, la evolución es multilíneal (economía, política, arte, derecho, etc.),

la adaptación  a diversas condiciones hace que las culturas adquieran formas diversas,

los factores tecnoeconómicos tienen preponderancia... sólo cuando el núcleo tecnológico es transformado es que se perciben los principales cambios evolutivos y aparecen los nuevos tipos de cultura. Hace depender el cambio cultural del factor tecnológico sin explicar la relación inversa con otros aspectos de las relaciones sociales y de la conciencia social.

Marshall Sahlins y E. Service, en su libro "Evolution and Culture" (1969), hacen distinción entre evolución general y evolución específica. La primera, implica autonomía y dominio sobre el ambiente para una adaptabilidad futura, ésta es como la dirección general de la humanidad en la que los nuevos tipos de cultura emergen constantemente; la segunda, implica ajuste perfecto a un ambiente concreto. Ambas formas de evolución pueden entrar en conflicto. Consideran que la creatividad social da lugar a la diversidad cultural, pero la creatividad es considerada como algo espontáneo; la búsqueda de adaptación es su fuerza motriz y no se habla de necesidades, intereses y conflictos sociales.

La comprensión evolucionista de la cultura (potencialidades inmanentes, cambio unidireccional e irreversible, persistencia, gradualidad incremental, y otras) está presente en estos enfoques y consideraciones. En estas ideas existen aportes que pudieran ser de gran valor e interés en la actividad teórica y práctica, sólo tendríamos que interpretarlas desde las posiciones del materialismo dialéctico y saldrían a la luz sus contribuciones con más fuerzas. Mas, el mecanismo progresivo de la cultura y sus nexos con el medio social no es explicado por ellos de una forma consecuente.

La teoría de los ciclos históricos aporta también elementos para este estudio. Aunque abundan los autores, sólo haremos mención de  algunos:

Nikolai Danilevsky (1822-1885) Concibe la historia humana como si estuviera articulada en unidades distintas, generales, en "tipos histórico-culturales" o civilizaciones. Considera que las civilizaciones tienen su lógica interna de desarrollo, cada una pasa por sus secuelas vitales, y ninguna es la mejor o es perfecta, cada civilización surge, desarrolla su propia forma morfológica, sus propios valores, enriqueciendo de este modo el tesoro total de los logros culturales humanos, y después perece sin ser continuada en su forma esencial o específica por ninguna otra civilización, negando con ello la continuidad y discontinuidad en el proceso de negación dialéctica. Agrupa los agentes históricos en tres categorías: positivos, negativos y sin élan creativo. Para Danilievsky las civilizaciones son creativas en campos selectos: la griega en la belleza, la semítica en la religión, la romana en el derecho y la administración, etc. El curso vital de las civilizaciones comprende: emergencia y cristalización, florecimiento y petrificación por falta de creatividad. La discontinuidad entre las civilizaciones es, tal vez, su mayor error, pero en este caso, está siendo consecuente con sus fundamentos filosóficos. Por otro lado, concede a la creatividad, en abstracto, un papel relevante en el cambio, pero ésta por sí sola  explica muy poco. La concepción de la civilización en la filosofía marxista suele relacionarla con: a) Un período postbárbaro: esclavitud, feudalismo, capitalismo, asociadas a factores socioeconómicos y logros de orden cultural como el surgimiento de la escritura, la división social del trabajo, logros de las fuerzas productivas (armas, arco, flecha), avances del arte y la ciencia; b) para definir un organismo social determinado: Civilización antigua, Civilización burguesa, etc.; c) como concepto a fin de "progreso" y también como d) "Civilización Universal" La cultura tiene más edad que la civilización y, en cierto sentido, es su premisa. La cultura legitimaza a una civilización concreta; idealiza, normaliza a sus relaciones sociales y a través de esta concreción se encierra, restringe, supedita, creándose con esto un conflicto entre civilización y cultura, esta última tiende a la universalización y la civilización tiende a lo concreto.

Oswald Spengler (1880-1936) en su principal obra "La  Decadencia de Occidente" (1918) expuso: "Cada cultura individual sigue el ciclo vital  de infancia, juventud, adultez y vejez; surge, crece y, tras cumplir su destino muere. Esto no es más que la expresión de su pesimismo  en cuanto al progreso social.

Arnold Toynbee (1889-1975), su teoría es  considerada la  más extensa y con más sustento histórico de las civilizaciones y de sus ciclos, aparece en los 12 volúmenes de su "Study of  History (1934-61), en ellos considera que las civilizaciones surgen a través de factores dobles, combinados: la presencia de una minoría creativa y de condiciones ambientales, ni demasiado favorables ni demasiado desfavorables... los desafíos y respuestas dan su dinámica como civilización... las respuestas a un desafío genera otros. En la fase de crecimiento la civilización tiene éxitos en sus respuestas, en la fase de ruptura dejan de ser creativos. La civilización perece desde dentro, por la falta de capacidad de respuesta a los desafíos. Resume la ruptura de la civilización de la siguiente forma: un fallo del poder creativo en la minoría, un abandono de la respuesta por parte de la mayoría que rechaza seguir las élites triunfadoras y, pérdida de la unidad social.

¿Por qué existe una fase de éxitos en las respuestas a los desafíos? Encierra la respuesta a esta interrogante en una abstracción: la creatividad y esta por sí sola, como ya señalamos, explica poco. Los factores económicos, políticos, culturales y sociales se interrelacionan, propiciando la conjugación de lo objetivo y lo subjetivo, desencadenando las fuerzas sociales del cambio. La comprensión del desarrollo social ha recorrido un largo camino en el cual el materialismo dialéctico marcó un hito fundamental al determinar el carácter regular del mismo y las leyes que rigen el cambio social.

Un trabajo más reciente y específico es el que ofrece Pitirim Sorokin en "Social and Culture Dynamics" (1937). Define la cultura como "la suma total de todo aquello creado o modificado por la actividad consciente o inconsciente de dos o más individuos interactuando entre sí o condicionando la conducta del otro" (Vol. 1:3) El principio central de la cultura ha de verse en el reino del significado y puede denominarse como "mentalidad de cultura" Clasifica la cultura en dos tipos: ideacional y sensata.

La cultura ideacional está caracterizada por:

-Es  espiritual, inmaterial.

-Las necesidades y los fines son espirituales.

-Los medios para satisfacerlos se centran en el auto desarrollo de la mente  y el cuerpo.

-Implican la noción de que la verdad  se logra a través de la experiencia interior.

-Implica la idea de que lo bueno está enraizado en valores inmateriales, interiores, espirituales.

La cultura sensata:

-La única realidad es material, accesible a los sentidos.

-Las necesidades y los fines son puramente carnales.

-El método para satisfacerla es la modificación y explotación del ambiente externo.

-La verdad se encuentra sólo en la experiencia sensible.

-Lo bueno está enraizado en los valores sensatos, empíricos y materiales.

La cultura intermedia idealista representa una mezcla de ellas. Este autor concibe el modelo principal de cambio histórico en términos cíclicos. "Las fluctuaciones socioculturales, esto es, los procesos recurrentes en la vida  social y cultural y en la historia humana" Algunas características de la cultura ideacional y la cultura sensata se contraponen, negando con ello su unidad y no siempre destaca, a partir de estas diferencias, su desarrollo; también son algo absolutas las diferencias que establece entre ellas, la cultura material y espiritual a las que llama cultura ideacional y cultura sensata. En el fenómeno de la cultura se conjugan orgánicamente y se fusionan la esfera material y la espiritual de la actividad constructiva y creadora de los hombres, guiados por la razón, el trabajo y el talento; el campo material de la cultura no es idéntico a la producción, sino que constituye el principio constructitivo, creador y racional de la actividad material del hombre. No es la propia producción, ni los mecanismos, máquinas o la tecnología, sino son las ideas y los principios, el saber y los impulsos creadores incorporados por el hombre a su creación; dominar la cultura significa, para el hombre, elaborar la facultad de "desobjetivizar" los resultados de la actividad humana pretérita, esclarecer y hacer "suyo" el contenido implícito en ellos y convertir este patrimonio cultural en base de toda la actividad espiritual y práctica, en medio para su propio desarrollo.

Como se puede apreciar, las concepciones de la historia de estos autores los limitan para establecer los nexos entre las culturas y la dialéctica de los vínculos sociedad-cultura; las fuerzas motrices y las fuentes de su desarrollo. No obstante, sus estudios brindan caracterizaciones, describen procesos y plantean ideas y problemas muy interesantes. A comienzos de los años 70 la crisis económica mundial puso en evidencia, ante todo, las contradicciones del sistema y la crisis del desarrollismo. Carlos Del Valle en su libro "La deuda externa de América Latina" (Ed. Verbo Divino, Navarra, 1992), hace un interesante análisis de esta etapa: Los costos sociales del capitalismo en los países subdesarrollados salen a la luz con mayor vigor y gravedad. Se ha ido acentuando con virulencia el abismo entre el Norte y el Sur, países élites ricos y países y masas explotadas, respondiendo al carácter concentrador y excluyente del sistema en su etapa neoliberal y global. El crecimiento económico va agravando cada vez más el desequilibrio, causado por la industrialización, entre la naturaleza y los seres humanos; la sociedad de consumo continua fomentando el consumismo sofisticado de unos olvidando la satisfacción de las necesidades básicas y elementales de otros; rivalidad, guerra, terrorismo, la xenofobia; el individualismo, la competencia, cosismo, constituyen los costos culturales del sistema capitalista. Economistas y científicos sociales multiplican estudios, desde perspectivas y contextos diversos, para intentar comprender el significado de la crisis económica internacional  en cuanto a crisis global que repercute más negativamente en los más débiles. Los países industrializados, para salir de la crisis y mantener su tasa de ganancia, refuerzan estrategias que perjudican aún más a los países subdesarrollados.

La crisis por la que  atraviesan las sociedades occidentales es algo más que una crisis económica; apunta a una crisis de civilización, de estilo de vida. "Existen indicios de que se gesta una época de convergencias hacia una concepción del desarrollo que implica un nuevo proyecto de civilización" (C. Furtado, 1978) La cultura occidental que por años ha sido impuesta al mundo, al igual que sus valores, ideologías, estilo de vida, visión del mundo y de la sociedad, ha entrado en crisis. El modelo occidental de desarrollo está  abocado hacia su agotamiento, J. L. Sanpedro señala los límites que pronostican su ocaso: físicos (agotamiento  de recursos), políticos (tensiones internacionales, polarización del consumo), interior (resistencia a la deshumanización; limita al hombre a un ser productor-consumidor) Es un modelo insostenible ante todo por los costos humanos que implica, las desorientaciones que provoca, por los valores en que se sustenta. El crecimiento económico deja de ser un medio de desarrollo para convertirse en el objetivo del mismo, considerándolo como sinónimo de bienestar social. Esto justifica la razón de ser de la sociedad de consumo. La civilización occidental que divulga la idea del progreso, se basa en la racionalidad instrumental, esta privilegia la capacidad humana de crear y adecuar medios y técnicas para conseguir lo útil, concediendo a la eficacia un valor de primer orden, es como un horizonte cultural que penetra actitudes, informa comportamientos y políticas que, a su vez, cristalizan estructuras y sistemas. No obstante, lo que se está desintegrando es más que el funcionamiento de los mecanismos y las estructuras, es el sistema de valores que inspira y motiva a la sociedad industrial capitalista.

J. Sanpedro califica la crisis actual de "... ruptura histórica; una crisis no sólo coyuntural, que abarca el nivel técnico, ni tampoco únicamente estructural, que engloba el nivel social, sino que afecta el nivel cultural, al universo de los valores, creencias y orientaciones; una crisis multidimensional, por tanto, no es meramente económica, sino que incluye las diversas dimensiones del vivir" (citado por Carlos del Valle, 1998)

La crisis del desarrollismo es, en esencia, el reflejo de la crisis global, por ello cobran fuerzas las ideas de Otro Desarrollo (tiene diferentes denominaciones y ramificaciones) o Desarrollo Alternativo, centrado en el hombre; una nueva racionalidad y cultura social y económica, un uso distinto de la ciencia y la tecnología, nuevas concepciones sociales y sistemas de valores más humanizantes; un estilo de vida diferente, y esto traducido en nuevas estructuras que afectan las relaciones internacionales a través de la distribución más equitativa del poder.

José Luis Sanpedro hace un excelente enfoque de lo que debe ser el desarrollo: Este debe estar al servicio de la cultura y de la vida; el desarrollo es un complejo proceso histórico y cultural, del que lo económico es sólo una parte y no lo esencial. El autor distingue tres niveles en la realidad social:

El nivel técnico o tecno-económico: Es el nivel cultivado por los economistas anglosajones. Un nivel de verdades parciales, de los objetos y la causalidad como categorías racional básicas. Un nivel pragmático y operativo, con variables cuantificables. La ciencia económica sería la interpretación de la realidad social en términos monetarios, ya que ciencia es medir, y para ello hace falta una unidad (la moneda) Éstos pueden explicar el crecimiento, pero no el cambio estructural inherente al auténtico desarrollo.

Nivel social o Socio-político: No es posible reducir la realidad social  a la técnica ni a variables cuantitativas. De ahí este nivel, propio de los seres humanos y sus instituciones en el que necesariamente deben incurrir los economistas políticos. (Y no solamente los economistas políticos, sino también sociólogos, politólogos, filósofos y demás cientistas sociales) Un nivel que ofrece verdades globales, dado que la comprensión sustituye a la cuantificación. El tipo de relación explicativa no será la causalidad lineal sino la interdependencia y la globalidad propia del análisis estructural. Los proyectos técnicos se ven subordinados a los procesos sociales, y los análisis estáticos, a los dinámicos, ya que las estructuras sociales son estructuras en proceso.

Nivel cultural o Axiológico: Si entendemos por cultura el modo de vivir de una colectividad, se debe afirmar que lo cultural subyace como cimiento y motivación de todo comportamiento, sea individual o colectivo. Es el nivel de los valores y verdades simbólicas o absolutas, de las imágenes y creencias. La cultura abarca los objetos de los otros dos niveles, y esto es lo específico del tercer nivel; así como lo técnico caracteriza el primer nivel y lo institucional el segundo. Es el nivel propio de los meta economistas que tendrán como campo de reflexión la dimensión económica de lo cultural. "No habrá nuevo desarrollo sin referirse a un nuevo sistema de valores. Lo que significa caminar hacia otro tipo de cultura. Los tres niveles son interdependientes, forman una totalidad. El nivel cultural engloba y es soporte de los otros dos"(J.L Sanpedro, 1980)

Muchos otros teóricos del nuevo desarrollo lo describen, caracterizan o explican utilizando variados argumentos y métodos, pero la idea del agotamiento del modelo occidental de desarrollo como crisis de su cultura y la necesidad de una nueva cultura está presente, con mayor o menor énfasis, en la gran mayoría de ellos. Admiten muchas críticas, sin embargo, sus valoraciones acerca de la sociedad capitalista moderna y la descripción del nuevo modelo de desarrollo que defienden son muy importantes a la hora de crear conciencia, establecer modelos, estrategias y políticas de desarrollo; sin embargo, no se pronuncian por un desarrollo socialista.

Conclusiones:

Cultura y Cambio Social son dos aspectos correlativos, la sociedad, en cada etapa de su desarrollo, es caracterizada por su cultura y ésta encuba los brotes de la nueva formación económico-social. Cultura y cambio social son dos aspectos estrechamente interrelacionados: la primera avanza junto al movimiento de todas las esferas de la vida social y de esta forma se va consolidando y convirtiendo en una fuerza social capaz de producir el cambio que abra pasos a nuevas culturas, por ello pudiéramos decir, que forman una unidad de contrarios: se presuponen y al mismo tiempo se excluyen y el papel activo lo desempeña la cultura. El cambio, si se retrasa, frena el progreso cultural, pero cuando se produce, ocurre el salto revolucionario de lo cultural.

Por el lugar que ocupa la producción de bienes materiales en el movimiento ascensional de la sociedad y en particular, el modo de producción de éstos, es que al trabajo y a las relaciones laborales se les considera objeto primario del cambio cultural, en sus aspectos económicos, técnicos y sociales; pero los portadores materiales activos de estas relaciones son los trabajadores y de hecho, se convierten en sujetos de las transformaciones que se imponen como necesidad histórica. La dinámica con que opera este proceso irradia todo el sistema de la actividad práctica humana y toma cuerpo en políticas, mecanismos y modelos que inciden desde la superestructura social sobre la base económica.

Muchos cientistas sociales coinciden en señalar a las décadas finales del siglo XX como incubadoras de los valores de una nueva cultura, la que niega en esencia, la ya caduca cultura burguesa. Ello cobra una importancia relevante, teórica y práctica, en la era de la globalización neoliberal

Bibliografía:

Kroeber y C Kluckhon (Culture a Critical. Review of Concepts and Definitions. Cambridge, Mass, 1952.

Alfonso González, Georgina y otros "La polémica sobre la identidad" Ed. Ciencias Sociales, La Habana, 1997.

Del Valle, Carlos "La deuda externa de América Latina" Ed. Verbo Divino, Navarra, 1992.

Enrique Saez, Hugo "Globalización, educación y cultura: Un reto para América Latina" Universidad Autónoma Metropolitana, unidad de Xochimilco.

Kelle, V. y Kovalzon, M. "Materialismo Histórico" (Ensayo) Ed. ORBE. La Habana, 1976.

Kelle, Vladislav "La ciencia, fenómeno de la cultura" Revista Ciencias Sociales No. 3; 1986.

Marx, Carlos "El Capital" Tomo I Ed. Ciencias Sociales, La Habana, 1973.

Marx, Carlos "Instrucciones a los delegados del Consejo Central Provisional sobre algunas cuestiones" O/E Tomo II Ed. Progreso, Moscú, 1973.

Marx, Carlos "Reflexiones de un joven ante la elección de la carrera" Obras, tomo-40 (en ruso)

Revista: Problemas del mundo contemporáneo, No. 96 "Civilización, Ciencia y filosofía" Academia de Ciencias de la URSS.

Revista: Problemas del mundo contemporáneo, No. 4: 1984 "Correlación de los conceptos civilización y cultura, debate.

Revista: Problemas del mundo contemporáneo, No. 96 "Civilización, Ciencia y filosofía" Academia de Ciencias de la URSS.

Revista: Problemas del mundo contemporáneo, No. 4: 1984 "Correlación de los conceptos civilización y cultura, debate.

Stompka, Piotr "Sociología del cambio social" Ed. Alianza, Madrid, 1999.

Tejeda del Prado, Lecsy "Identidad y crecimiento humano" Ed. Gente Nueva, La Habana, 1999.

Udaltsova, Zinaida "Tipología de la cultura" Revista Ciencias Sociales No. 3: 1985 Academia de ciencias de la URSS.

Vizguin, Víctor "La cultura y el saber" Revista Ciencias Sociales No. 3: 1986 Academia de ciencias de la URSS.

W. Schults, Theodore "Valor económico de la educación", 1963

Webgrafía:

AMERI, Segundo Foro de Cultura, Monterrey, Nuevo León, "Cultura Laboral del Tercer Milenio" http://www.shrmglobal.org/publications/ameri/cultura0200.htm (16-11-02)

Cultura Empresarial http://web.jet.es/amozarrain/cultura-Empresarial.htp (03-04-01)

Cultura Empresarial http://web:tet.es/amozarram/cultura-Empresarial.htm (10-03-01)

Ducc, María Angélica, 1997 en POLMOR/OIT Webmaster[arroba]cinterfor.org.uv (15-02-02) 12) Formación y cambio cultural voluntario www.transparenciacolombia.org.co/Formacion. (17-11-02)

José Gpe, Vargas Hernández, Centro Universitario del Sur.Universidad de Guadalajara, México "Cultura y Globalización" http://.cibersociedad.rediris.es/congreso/commus/g14vargas.htm.

Margulis, Mario "Globalización y Cultura" http://www.fsoc.uba.ar (20-02-02)

Margulis, Mario "Globalización y Cultura" http://www.fsoc.uba.ar (20-02-02)

Organización de Estados Iberoamericanos para la educación, la ciencia y la cultura. Cultura laboral, OIT (08-03-02)

 

Por:

Msc. Ángel B. G. Peralta Arbella


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda